"Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao sobre la emancipación de la mujer" - recopilación de frases publicada en 1998 en la revista Obrero Revolucionario, del PC Revolucionario de USA

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    "Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao sobre la emancipación de la mujer" - recopilación de frases publicada en 1998 en la revista Obrero Revolucionario, del PC Revolucionario de USA

    Mensaje por pedrocasca el Jue Feb 07, 2013 9:02 pm

    Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao sobre la emancipación de la mujer

    publicado en la revista Obrero Revolucionario #948, 15 de marzo de 1998, del Partido Comunista Revolucionario de USA

    tomado del blog ForuMarxista en febrero de 2013

    publicado en el Foro en dos mensajes



    Cualquiera que conozca algo de historia sabe que los grandes cambios sociales son imposibles sin el fermento femenino - "De Marx a Kugelmann", 12 de diciembre de 1868,
    Marx y Engels, Correspondencia

    Según la teoría materialista, el factor decisivo en la historia es, en fin de cuentas, la producción y la reproducción de la vida inmediata. Pero esta producción y reproducción son de dos clases. De una parte, la producción de medios de existencia, de productos alimenticios, de ropa, de vivienda y de los instrumentos que para producir todo eso se necesitan; de otra parte, la producción del hombre mismo, la continuación de la especie. El orden social en que viven los hombres en una época o en un país dados, está condicionado por especies de producción: por el grado de desarrollo del trabajo, de una parte, y de la familia, de la otra.

    Engels, "Prefacio a la primera edición", El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, 1884

    El primer antagonismo de clases que apareció en la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer en la monogamia; y la primera opresión de clases, con la del sexo femenino por el masculino. La monogamia fue un gran progreso histórico, pero al mismo tiempo inaugura, juntamente con la esclavitud y con las riquezas privadas, la época que dura hasta nuestros días y en la cual cada progreso es al mismo tiempo un regreso relativo y el bienestar y el desarrollo de unos verifícanse a expensas del dolor y de la represión de otros. La monogamia es la forma celular de la sociedad civilizada, en la cual podemos estudiar ya la naturaleza de las contradicciones y de los antagonismos que alcanzan su pleno desarrollo en esta sociedad.

    Engels, El origen de la familia, la propiedad
    privada y el estado, 1884

    �Qué es el método de síntesis? �Es posible que la sociedad primitiva pueda existir junto con una sociedad esclavista? Sí existen juntas, pero esto es sólo una pequeña parte del conjunto. El cuadro general es que la sociedad primitiva será eliminada. Además, la sociedad avanza por etapas; la sociedad primitiva se divide también en muchas etapas. En ese tiempo, todavía no existía la práctica de enterrar a las mujeres con sus maridos, pero tenían que someterse a los hombres. Primero los hombres fueron subordinados a las mujeres, y entonces la situación se transformó en su opuesto, y las mujeres fueron subordinadas a los hombres. Todavía no se ha aclarado esta etapa de la historia aunque se ha estado desarrollando por un millón de años y más. La sociedad de clases aún no ha durado 5000 años.... En una palabra, una devora a la otra, una derroca a la otra, se elimina una clase y surge otra clase, se elimina una sociedad, y surge otra sociedad.... También se eliminará el socialismo, no sería correcto que no fuera eliminado, porque entonces no habría comunismo. El comunismo durará por miles y miles de años. �No creo que no ocurrirán cambios cualitativos bajo el comunismo, que no será dividido en etapas por cambios cualitativos! �No lo creo!.

    Mao Tse-tung, "Discurso sobre unas cuestiones de filosofía",
    agosto de 1964

    En el antiguo hogar comunista, que comprendía numerosas parejas conyugales con sus hijos, la dirección del hogar, confiada a las mujeres, era también una industria socialmente tan necesaria como el cuidado de proporcionar los víveres, cuidado que se confió a los hombres. Las cosas cambiaron con la familia patriarcal y aún más con la familia individual monogámica. El gobierno del hogar perdió su carácter público. La sociedad ya no tuvo nada que ver con ello. El gobierno del hogar se transformó en servicio privado; la mujer se convirtió en la criada principal, sin tomar ya parte en la producción social. Sólo la gran industria de nuestros días le ha abierto de nuevo--aunque sólo a la proletaria--el camino de la producción social. Pero esto se ha hecho de tal suerte, que si la mujer cumple con sus deberes en el servicio privado de la familia, queda excluida de la producción social y no puede ganar nada; y si quiere tomar parte en la industria social y ganar por su cuenta, le es imposible cumplir con sus deberes de familia. Lo mismo que en la fábrica, le acontece a la mujer en todas las ramas del trabajo, incluidas la medicina y la abogacía. La familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica franca o más o menos disimulada de la mujer, y la sociedad moderna es una masa cuyas moléculas son las familias individuales.

    Engels, El origen de la familia, la propiedad
    privada y el estado, 1884

    Y, por muy espantosa y repugnante que nos parezca la disolución de la antigua familia dentro del sistema capitalista, no es menos cierto que la gran industria, al asignar a la mujer, al joven y al niño de ambos sexos un papel decisivo en los procesos socialmente organizados de la producción, arrancándolos con ello a la órbita doméstica, crea las nuevas bases económicas para una forma superior de familia y de relaciones entre ambos sexos. Tan necio es, naturalmente, considerar absoluta la forma cristiano-germánica de la familia, como lo sería atribuir ese carácter a la forma antigua, a la antigua forma griega o a la forma oriental, entre las cuales media, por lo demás, un lazo de continuidad histórica. Y no es menos evidente que la existencia de un personal obrero combinado, en el que entran individuos de ambos sexos y de las más diversas edades--aunque hoy, en su forma primitiva y brutal, en que el obrero existe para el proceso de producción y no éste para el obrero, sea fuente apestosa de corrupción y esclavitud--, bajo las condiciones que corresponden a este régimen se trocará necesariamente en fuente de progreso humano.

    Marx, El capital, tomo 1, 1867

    Hoy, en la mayoría de los casos, el hombre tiene que ganar los medios de vida, que alimentar a la familia, por lo menos en las clases poseedoras; y esto le da una posición preponderante que no necesita ser privilegiada de un modo especial por la ley. El hombre es en la familia el burgués; la mujer representa en ella al proletario. Pero en el mundo industrial el carácter específico de la opresión económica que pesa sobre el proletariado no se manifiesta en todo su rigor sino una vez suprimidos todos los privilegios legales de la clase de los capitalistas y jurídicamente establecida la plena igualdad de las dos clases. La república democrática no suprime el antagonismo entre las dos clases; por el contrario, no hace más que suministrar el terreno en que se lleva a su término la lucha por resolver este antagonismo. Y, de igual modo, el carácter particular del predominio del hombre sobre la mujer en la familia moderna, así como la necesidad y la manera de establecer una igualdad social efectiva de ambos, no se manifestarán con toda nitidez sino cuando el hombre y la mujer tengan, según la ley, derechos absolutamente iguales. Entonces se verá que la manumisión de la mujer exige, como condición primera, la reincorporación de todo el sexo femenino a la industria social, lo que a su vez requiere que se suprima la familia individual como unidad económica de la sociedad.

    Engels, El origen de la familia, la propiedad
    privada y el estado, 1884

    Las tesis deben subrayar con rigor que la verdadera emancipación de la mujer solo es posible a través del comunismo. Es preciso esclarecer profundamente el nexo indisoluble entre la situación de la mujer como persona y miembro de la sociedad y la propiedad privada sobre los medios de producción. Así delimitaremos con toda precisión los campos entre nosotros y el movimiento burgués por la "emancipación de la mujer". Esto sentará también las bases para examinar el problema femenino como parte del problema social, obrero, y por tanto permitirá vincularlo firmemente con la lucha proletaria de clase y con la revolución. El movimiento comunista femenino debe ser un movimiento de masas, debe ser una parte del movimiento general de masas, no solo del movimiento de los proletarios, sino de todos los explotados y oprimidos, de todas las víctimas del capitalismo. En esto consiste la importancia del movimiento femenino para la lucha de clase del proletariado y para su misión histórica creadora: la organización de la sociedad comunista.

    Lenin, 1920, citado en De los recuerdos sobre Lenin,
    Clara Zetkin

    �Pero es que vosotros, los comunistas, queréis establecer la comunidad de las mujeres!--nos grita a coro toda la burguesía.
    Para el burgués, su mujer no es otra cosa que un instrumento de producción. Oye decir que los instrumentos de producción deben ser de utilización común, y, naturalmente, no puede por menos de pensar que las mujeres correrán la misma suerte.
    No sospecha que se trata precisamente de acabar con esa situación de la mujer como simple instrumento de producción.
    Nada más grotesco, por otra parte, que el horror ultramoral que inspira a nuestros burgueses la pretendida comunidad oficial de las mujeres que atribuyen a los comunistas. Los comunistas no tienen necesidad de introducir la comunidad de las mujeres: casi siempre ha existido.

    Marx y Engels, Manifiesto del Partido Comunista

    Todas las clases oprimidas y explotadas de la historia de las sociedades humanas se han visto obligadas (pues en ello consiste su explotación) a entregar a sus opresores primero su trabajo no pagado y luego sus mujeres, de las cuales los "señores" hacían sus amantes.
    En ese sentido la esclavitud, la servidumbre y el capitalismo son idénticos. Sólo se modifica la forma de la explotación; y la explotación continúa.

    Lenin, "El capitalismo y el trabajo de la mujer",
    Obras completas, tomo 19, 1913

    �Señoras! Somos mujeres. �Nos hemos hundido aún más profundamente en el mar de la miseria! Puesto que también somos seres humanos, �por qué no nos permiten participar en la política? Puesto que también somos seres humanos,�por qué no nos permiten tener contacto social? Nos reunimos en rincones y no podemos salir por la puerta principal. �Los hombres sin vergüenza y rufianes nos consideran como juguetes, nos obligan a la prostitución a largo plazo y destruyen la libertad de amar! �Se limita la "castidad" a la mujer! Hay muchos relicarios a las mujeres castas, pero �dónde están los templos para los hombres castos? Algunas de nosotras nos reunimos en las escuelas para la mujer, pero nuestros maestros son los hombres sin vergüenza y rufianes. Durante todo el día discuten acerca de "la esposa virtuosa y la buena madre". No tienen otro propósito que el de enseñarnos cómo especializarnos en la prostitución a largo plazo. Temen que nosotras no aceptaremos ser controladas. �Qué miseria!
    Dios de Libertad, �dónde estás? �Por favor, ayúdanos! �Nos hemos despertado! �Las mujeres tienen que unirse y barrer con todos los malditos fantasmas que nos violan y que destruyen nuestra libertad física y espiritual!

    Mao Tsetung, "La gran unión del pueblo", 1919

    En China, los hombres viven dominados generalmente por tres sistemas de autoridad: 1) el sistema estatal (la autoridad política) constructurado en órganos de poder a nivel nacional, provincial, distrital y cantonal; 2) el sistema de clan (la autoridad de clan), que comprende desde los templos ancestrales del clan y del linaje hasta los jefes de familia; y 3) el sistema sobrenatural (la autoridad religiosa) constituido en su conjunto por las fuerzas subterráneas: el rey de los infiernos, el dios protector de la ciudad y las divinidades locales, y por las fuerzas celestiales: dioses y divinidades, desde el Emperador de los Cielos hasta los más diversos espíritus. En cuanto a las mujeres, además de estar sometidas a estos tres sistemas de autoridad, se encuentran dominadas por los hombres (la autoridad marital). Estas cuatro formas de autoridad--política, de clan, religiosa y marital--encarnan la ideología y el sistema feudo-patriarcales en su conjunto y son cuatro gruesas sogas que mantienen amarrado al pueblo chino, y en particular al campesinado. Se ha descrito más arriba cómo los campesinos derrocan la autoridad política de los terratenientes en el campo, que constituye el pilar de los demás sistemas de autoridad. Con el derrocamiento de la autoridad política de los terratenientes, comienzan a tambalear la autoridad de clan, la religiosa y la marital.... Se ha roto la vieja costumbre que prohibía a las mujeres y a los pobres participar en los banquetes del templo ancestral. En Paikuo, distrito de Jengshan, las mujeres irrumpieron en el templo, acomodaron sus posaderas en los asientos y se pusieron a comer y a beber, mientras los "venerables" patriarcas del clan no tuvieron más remedio que dejarles hacer a su antojo.... En lo que concierne a la autoridad marital, siempre ha sido relativamente débil en las familias de los campesinos pobres porque las mujeres de estas familias, por necesidad económica, tienen que participar en el trabajo físico en mayor medida que las mujeres de las clases acomodadas y, por consiguiente, tienen mayor derecho a hablar y a decidir en los asuntos familiares. Durante los últimos años, con la creciente ruina de la economía rural, se ha minado la base de la dominación del hombre sobre la mujer. Y recientemente, con el surgimiento del movimiento campesino, las mujeres han comenzado en muchos lugares a organizar uniones de mujeres campesinas; ha llegado para ellas la hora de levantar la cabeza, y la autoridad marital es sacudida día a día. En una palabra, con el crecimiento del poder de los campesinos, están tambaleando la ideología y el sistema feudo-patriarcales en su conjunto.

    Mao Tsetung, "Investigación del movimiento campesino en Junán", Obras escogidas, tomo 1, marzo de 1927

    Nuestras reivindicaciones se desprenden prácticamente de la tremenda miseria y de las vergonzosas humillaciones que sufre la mujer, débil y desamparada bajo el régimen burgués. Con esto testimoniamos que conocemos estas necesidades, que comprendemos igualmente la opresión de la mujer, que comprendemos la situación privilegiada del hombre y odiamos--sí, odiamos--y queremos eliminar todo lo que oprime y atormenta a la obrera, a la mujer del obrero, a la campesina, a la mujer del hombre sencillo e incluso, en muchos aspectos, a la mujer de la clase acomodada. Los derechos y las medidas sociales que exigimos de la sociedad burguesa para la mujer, son una prueba de que comprendemos la situación y los intereses de la mujer y de que bajo la dictadura proletaria las tendremos en cuenta. Naturalmente, no como adormecedoras medidas de tutela; no, naturalmente que no, sino como revolucionarios que llaman a la mujer a trabajar en pie de igualdad por la transformación de la economía y de la superestructura ideológica.

    Lenin, 1920, citado en De los recuerdos sobre Lenin,
    Clara Zetkin

    La mujer representa la mitad de la población. La condición económica de la mujer trabajadora y la opresión que padece, como nadie, demuestra que la mujer necesita urgentemente la revolución, y que es una fuerza que ha de determinar la victoria o la derrota de la revolución.

    Mao Tsetung, citado en Pekín informa, No. 10, 1974

    Instrucción, cultura, civilización, libertad: todas estas palabras altisonantes van acompañadas en todas las repúblicas capitalistas, burguesas, del mundo, por una serie de leyes increíblemente infames, repugnantemente sucias, bestialmente burdas, que establecen la desigualdad de la mujer en el matrimonio y en el divorcio, que establecen la desigualdad entre los hijos nacidos fuera del matrimonio y los "legítimos", y que otorgan privilegios a los hombres y humillan y degradan a la mujer.
    �Abajo esas mentiras! �Abajo los mentirosos que hablan de libertad e igualdad para todos mientras existe un sexo oprimido, mientras existen clases opresoras, mientras existe la propiedad privada del capital y las acciones, mientras existe gente rica que utiliza sus excedentes de cereales para esclavizar al hambriento! �Nada de libertad para todos, nada de igualdad para todos, sino lucha contra los opresores y los explotadores, eliminación de toda posibilidad de oprimir y explotar! �Esa es nuestra consigna!

    Lenin, 1919, "El poder soviético y la posición de la mujer",
    Obras completas, tomo 31

    Cierto observador burgués de la Comuna de París escribía a un periódico inglés en mayo de 1871: "�Si la nación francesa estuviera formada solo por mujeres, que nación terrible sería!" Mujeres y niños hasta de trece años lucharon en la Comuna de París, hombro a hombro con los hombres. Y no podrá suceder de otro modo en las batallas futuras por el derrocamiento de la burguesía. Las mujeres proletarias no mirarán pasivamente cómo la burguesía, bien armada, ametralla a los obreros, mal armados o desarmados. Tomarán las armas, como lo hicieron en 1871.... surgirá, sin duda alguna, tarde o temprano, pero con absoluta certeza, una liga internacional de las "naciones terribles" del proletariado revolucionario.

    Lenin, septiembre de 1916, "El programa militar de
    la revolución proletaria", Obras completas, tomo 24

    Estos son precisamente los gérmenes, débiles aún, pero gérmenes a pesar de todo, de la "revolución proletaria" de que hablaba la resolución de Basilea, y que nunca se hará fuerte de pronto, sino que pasará inevitablemente por las etapas de gérmenes relativamente débiles.
    Apoyar, desarrollar, ampliar e intensificar las acciones revolucionarias de masas y el movimiento revolucionario; crear una organización ilegal para la propaganda y agitación en esa dirección, para ayudar a las masas a comprender el movimiento y sus tareas, métodos y objetivos; estos son los dos puntos a que se reduce inevitablemente todo programa práctico de actividad socialdemócrata en esta guerra. Todo lo demás es fraseología oportunista y contrarrevolucionaria, cualesquiera sean las argucias izquierdistas, seudomarxistas y pacifistas con que se encubra.
    Y si se nos objeta, como suele hacerlo la gente adocenada de la II Internacional cuando exclama: ���Oh, esos métodos "rusos"!!! (La táctica rusa-Kap. VIII bei David), respondemos simplemente remitiéndonos a los hechos. El 30-X-1915, en Berlín, varios cientos de mujeres hicieron una manifestación ante elParteivorstand y le enviaron, por intermedio de una delegación, el siguiente mensaje: "Ahora que existe un vasto aparato de organización, sería más fácil difundir volantes y folletos ilegales y organizar reuniones no autorizadas que en la época de la ley de excepción contra los socialistas. No faltan recursos ni métodos, pero parece haber una falta de determinación".
    Puede ser que estas trabajadoras berlinesas hayan sido descarriadas por el manifiesto "bakunista" y "aventurero", "sectario" e "insensato", del CC del partido ruso, del 1.XI.

    Lenin, 1915, "El oportunismo y la bancarrota de la II Internacional", Obras completas, tomo 23

    En la actualidad se está militarizando toda la vida social. El imperialismo es una lucha encarnizada de las grandes potencias por la distribución y redistribución del mundo, y por ello conducirá inevitablemente a una mayor militarización en todos los países, incluso en los neutrales y pequeños. �Cómo combatirán esto las mujeres proletarias? �Solo maldiciendo todas las guerras y todo lo militar, solo exigiendo el desarme? Jamás aceptarán ese vergonzoso papel las mujeres de una clase oprimida y verdaderamente revolucionaria. Dirán a sus hijos: "Pronto serás grande. Te darán un fusil. Tómalo y aprende bien la ciencia militar. Los proletarios necesitan aprenderla no para disparar contra tus hermanos, los obreros de otros países, como sucede en la guerra actual, y como te lo aconsejan los traidores al socialismo; necesitan aprender esta ciencia para luchar contra la burguesía de su propio país, para poner fin a la explotación, a la miseria y a las guerras, y no mediante piadosos deseos, sino derrotando y desarmando a la burguesía".

    Lenin, 1916, "El programa militar de la revolución proletaria",
    Obras completas, tomo 24

    Hoy la burguesía imperialista no solo militariza a todo el pueblo, sino también a la juventud. Mañana tal vez empiece a militarizar a las mujeres. Nuestra actitud debería ser: �tanto mejor! �Adelante, a todo vapor! Pues cuanto más de prisa avancemos, tanto más cerca estaremos de la insurrección armada contra el capitalismo. �Cómo pueden los socialdemócratas caer en el temor a la militarización de la juventud, etc., si no han olvidado el ejemplo de la Comuna de París?

    Lenin, 1916, "El programa militar de la revolución proletaria",
    Obras completas, tomo 24

    ---fin del mensaje nº 1---



    Última edición por pedrocasca el Jue Feb 07, 2013 9:22 pm, editado 1 vez

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao sobre la emancipación de la mujer" - recopilación de frases publicada en 1998 en la revista Obrero Revolucionario, del PC Revolucionario de USA

    Mensaje por pedrocasca el Jue Feb 07, 2013 9:05 pm

    Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao sobre la emancipación de la mujer

    publicado en la revista Obrero Revolucionario #948, 15 de marzo de 1998, del Partido Comunista Revolucionario de USA

    tomado del blog ForuMarxista en febrero de 2013

    publicado en el Foro en dos mensajes



    Sin el despertar de la mujer, que comprende la mitad de la población china, no podrá ser victoriosa la Guerra de Resistencia en China.

    Mao Tsetung, 1939
    Mao Tsetung, 1955, Nota de introducción al artículo
    "Las mujeres se integran al frente de trabajo",
    El auge socialista en el campo chino

    �Claro que fue necesario dar a la mujer igualdad legal desde el principio! Pero todavía queda por cumplirse todo lo demás. Tienen que desaparecer, el pensamiento, la cultura y las costumbres que llevaron a China a la situación donde nosotros la encontramos, y el pensamiento, las costumbres y la cultura de la china proletaria que aún no ha nacido, deben aparecer.
    Tampoco existe aún la mujer china entre las masas, pero ya comienza a querer existir. Y liberar a la mujer no significa producir máquinas de lavar....

    Mao Tsetung, 1958, citado por André Malraux, Anti-Mémoires

    La democracia, aun la democracia para los oprimidos por el capitalismo, incluyendo el sexo oprimido, no es suficiente para nosotros.
    El movimiento obrero femenino se plantea como tarea principal luchar por la igualdad económica y social de la mujer, y no solo por la igualdad formal. Lo fundamental es incorporar a la mujer al trabajo social productivo, arrancarla de la "esclavitud doméstica", liberarla de la subordinación--embrutecedora y humillante--al eterno tráfago de la cocina y de la atención de los niños.
    Se trata de una larga lucha, que necesita una reforma radical, tanto de la técnica social, como de las costumbres. Pero esta lucha terminará con el triunfo total del comunismo.

    Lenin, 4 de marzo de 1920, "El Día Internacional de
    la Obrera", Obras completas, tomo 32

    La emancipación de la mujer trabajadora es inseparable de la victoria de su clase entera. Logrará su verdadera emancipación solo cuando sea victoriosa su clase.

    Mao Tsetung, citado en Pekín informa, 1974

    Para poder intervenir en política, en el viejo régimen, capitalista, se requería una preparación especial, de modo que el papel de las mujeres en la vida política era insignificante incluso en los países capitalistas más avanzados y libres. Nuestra tarea es lograr que la política sea accesible a toda mujer trabajadora. Desde el momento en que fue abolida la propiedad privada de la tierra y de las fábricas, y derrocado el poder de los terratenientes y capitalistas, las tareas políticas se volvieron sencillas, claras y comprensibles para todos los trabajadores, incluyendo a las mujeres trabajadoras. En la sociedad capitalista la situación de la mujer se caracteriza por una desigualdad tal, que su participación en política solo representa una mínima parte de la del hombre. Para que se produzca un cambio en esta situación es necesario el poder de los trabajadores, pues entonces las principales tareas de la política consistirán en asuntos directamente relacionados con el destino de los trabajadores mismos.

    Lenin, 1919, "Las tareas del movimiento obrero femenino",
    Obras completas, tomo 32

    Debido a sus tareas domésticas, la situación de la mujer sigue siendo penosa. Para lograr la total emancipación de la mujer y su igualdad real y efectiva con el hombre, es necesario que la economía nacional sea socializada y que la mujer participe en el trabajo general de producción. Entonces sí la mujer ocupará el mismo lugar que el hombre.
    Claro está que aquí no hablamos de igualar a la mujer con el hombre en lo que se refiere a la productividad del trabajo, la cantidad de trabajo, la duración de la jornada, las condiciones de trabajo, etc.; sostenemos que la mujer no debe, a diferencia del hombre, ser oprimida a causa de su posición en el hogar. Todas ustedes saben que incluso cuando las mujeres gozan de plenos derechos, en la práctica siguen esclavizadas, porque todas las tareas domésticas pesan sobre ellas. En la mayoría de los casos las tareas domésticas son el trabajo más improductivo, más embrutecedor y más arduo que pueda hacer una mujer. Es un trabajo extraordinariamente mezquino y no incluye nada que de algún modo pueda contribuir al desarrollo de la mujer.

    Lenin, 1919, "Las tareas del movimiento obrero femenino",
    Obras completas, tomo 32

    Porte gallardo, actitud resuelta, fusil de cinco pies,
    bajo el resplandor de la aurora en el campo de ejercicios.
    Sublimes aspiraciones tienen las hijas de China,
    desprecian las sedas, aman su ropa de combate.

    Mao Tsetung, febrero de 1961, "Milicianas", Poemas

    Donde hay terratenientes, capitalistas y comerciantes, no puede haber igualdad entre el hombre y la mujer, ni siquiera ante la ley.
    Donde no hay terratenientes, capitalistas ni comerciantes, donde el poder de los trabajadores constituye una nueva vida sin estos explotadores, existe igualdad entre el hombre y la mujer ante la ley.
    Pero esto no basta.
    La igualdad ante la ley no es necesariamente la igualdad en los hechos.
    Necesitamos que las obreras consigan la igualdad con los obreros, no solo ante la ley, sino en los hechos. Para ello es preciso que las obreras participen cada vez más en la administración de las empresas sociales y en la administración del estado.
    Al participar en la administración, las mujeres aprenderán con rapidez y se pondrán a la misma altura que los hombres.
    Elijan más obreras al Soviet, tanto comunistas como apartidistas. Con tal de que sean obreras honradas, capaces de realizar su trabajo de manera inteligente y honesta, aunque no sean miembros del partido, �elíjanlas al Soviet de Moscú!
    �Más obreras en el Soviet de Moscú! �Que el proletariado de Moscú demuestre que está dispuesto a hacer y hace todo lo necesario para la lucha hasta la victoria, para la lucha contra la vieja desigualdad, contra la vieja humillación burguesa de la mujer!
    El proletariado no puede lograr la victoria completa sin conquistar la plena libertad para la mujer.

    Lenin, 21 de febrero de 1920, "A las obreras",
    Obras completas, tomo 32

    Cuando las mujeres se levanten por todo el país, será el día de la victoria de la revolución China.

    Mao Tsetung, citado en Pekín informa, 1974

    A pesar de todas las leyes de emancipación femenina, la mujer sigue siendo una esclava doméstica, porque las pequeñas tareas domésticas la agobian, la asfixian, la embrutecen y la rebajan, la atan a la cocina y a los hijos, y malgastan sus esfuerzos en faenas terriblemente improductivas, mezquinas, que desgastan los nervios, embrutecedoras y agotadoras. La verdaderaemancipación de la mujer, el verdadero comunismo, solo comenzarán donde y cuando comience una lucha total (dirigida por el proletariado que tiene el poder) contra esa pequeña economía doméstica o, más exactamente, cuando comience su transformación general en una gran economía socialista.
    �Acaso concedemos, en la práctica, suficiente atención a este problema, que en teoría todo comunista considera indiscutible? Por cierto que no. �Dedicamos el debido interés a los brotes de comunismo que ya existen en esta esfera? No, y mil veces no. Los comedores públicos, las casas-cuna, los jardines de infantes; he aquí algunos ejemplos de esos brotes, he aquí los medios sencillos, ordinarios, sin pompa, sin elocuencia ni solemnidad, que realmente pueden emancipar a la mujer, disminuir y suprimir su desigualdad respecto del hombre, en lo que se refiere a su papel en la producción y en la vida social. Estos medios no son nuevos. Fueron creados (como todas las premisas materiales del socialismo) por el gran capitalismo; pero bajo el capitalismo eran, en primer lugar, casos aislados, y en segundo lugar-cosa muy importante-, se trataba, o bien de empresas comerciales con todas las peores características de la especulación, el lucro, el fraude y el engaño, o bien de "acrobacias de beneficencia burguesa", con toda razón odiadas y despreciadas por los mejores obreros.
    No cabe duda de que el número de estas instituciones en nuestro país ha aumentado enormemente y que comienzan a cambiar de carácter. No cabe duda de que tenemos, entre las obreras y las campesinas, mucho más talento organizador de lo que parece; tenemos mucha más gente de la que imaginamos que puede organizar tareas prácticas, con la cooperación de gran número de trabajadores y de una cantidad mucho mayor de interesados, sin tantas palabras, sin tanta alharaca, sin tantas discusiones y sin tanta charla sobre planes, sistemas, etc., cosa a la que "se inclina" nuestra presuntuosa "intelectualidad" o los "comunistas" inmaduros. Pero nosotros no cuidamoscomo debiéramos estos brotes de lo nuevo.
    Fíjense en la burguesía. �Qué bien sabe hacer propaganda de lo que a ella le conviene! �Cuántos millones de ejemplares de su prensa exaltan las empresas que los capitalistas consideran un "modelo", y cómo se transforma a las instituciones burguesas "modelo" en objeto de orgullo nacional! En cambio nuestra prensa no se preocupa, o apenas se preocupa, de describir los mejores comedores públicos, las mejores casas-cuna, a fin de que, insistiendo diariamente, se logre transformar a algunos de ellos en establecimientos modelo. No les hace suficiente propaganda, no se refiere, en forma detallada, a la economía de trabajo humano, a los beneficios que prestan a los interesados, al ahorro de productos, a la emancipación de la mujer de la esclavitud doméstica, a los progresos del estado sanitario, que pueden lograrse con un trabajo comunista ejemplar y que es posible hacer extensivos a toda la sociedad, a todos los trabajadores.

    Lenin, 28 de junio de 1919, "Una gran iniciativa",
    Obras completas, tomo 31

    Nuestras secciones nacionales conciben la labor de agitación y propaganda entre las masas femeninas, su despertar y su radicalización como algo secundario, como una tarea que afecta exclusivamente a las mujeres comunistas. Se reprocha a las comunistas que esta obra no avanza con la debida rapidez y energía. �Esto es injusto, totalmente injusto! Verdadero separatismo e igualdad de derechos de la mujer à la rebours, como dicen los franceses, es decir, igualdad de derechos de la mujer al revés. �En qué se basa esta posición errónea de nuestras secciones nacionales? (No hablo de la Rusia Soviética.) En definitiva, esto no es otra cosa que una subestimación de la mujer y de su trabajo. Eso es. Lamentablemente, de muchos de nuestros camaradas aún se puede decir: "Escarbad en un comunista y encontraréis a un filisteo". Naturalmente, es preciso escarbar en el punto sensible: en su sicología con relación a la mujer. �Existe prueba más evidente que el hecho de que los hombres vean con calma cómo la mujer se desgasta en el trabajo doméstico, un trabajo menudo, monótono, agotador y que le absorbe el tiempo y las energías; cómo se estrechan sus horizontes, se nubla su inteligencia, se debilita el latir de su corazón y decael la voluntad? Naturalmente, no aludo a las damas burguesas, que encomiendan todos los quehaceres domésticos, incluido el cuidado de los niños, a personas asalariadas. Todo lo que digo se refiere a la inmensa mayoría de las mujeres, comprendidas las mujeres de los obreros, aunque se pasen todo el día en la fábrica y ganen su salario.
    Son muy pocos los maridos, hasta entre los proletarios, que piensen en lo mucho que podrían aliviar el peso y las preocupaciones de la mujer, e incluso suprimirlos por completo, si quisieran ayudar "a la mujer en su trabajo". No lo hacen, por considerarlo reñido con "el derecho y la dignidad del marido". Este exige descanso y confort. La vida casera de la mujer es un sacrificio diario en miles de detalles nimios. El viejo derecho del marido a la dominación continúa subsistiendo en forma encubierta. Su esclava se venga de él objetivamente por esta situación, también en forma velada: el atraso de la mujer, su incomprensión de los ideales revolucionarios del marido debilitan el entusiasmo de este y su decisión de luchar. Estos son los pequeños gusanos que corroen y minan las energías de modo imperceptible y lento, pero seguro. Conozco la vida de los obreros, y no solo a través de los libros. Nuestro trabajo comunista entre las masas femeninas, nuestra labor política comprende una parte considerable de trabajo educativo entre los hombres. Debemos extirpar hasta las últimas y más pequeñas raíces del viejo punto de vista propio de los tiempos de la esclavitud. Debemos hacerlo tanto en el partido como en las masas. Esto afecta a nuestras tareas políticas, lo mismo que la imperiosa necesidad de formar un núcleo de camaradas--hombres y mujeres--que cuenten con una seria preparación teórica y práctica para realizar e impulsar la labor del partido entre las trabajadoras.

    Lenin, 1920, citado en De los recuerdos sobre Lenin,
    Clara Zetkin

    Marx dijo que el proletariado no solamente tiene que emanciparse a sí mismo, sino a la humanidad entera. Sin emancipar a la humanidad, el proletariado no puede lograr su propia emancipación.

    Mao Tsetung, citado en Pekín informa, 1972

    Así, pues, lo que podemos conjeturar hoy acerca de la regularización de las relaciones sexuales después de la inminente supresión de la producción capitalista es, más que nada, de un orden negativo, y queda limitado, principalmente, a lo que debe desaparecer. Pero, �qué sobrevendrá? Eso se verá cuando haya crecido una nueva generación; una generación de hombres que nunca se hayan encontrado en el caso de comprar a costa de dinero, ni con ayuda de ninguna otra fuerza social, el abandono de una mujer; y una generación de mujeres que nunca se hayan visto en el caso de entregarse a un hombre en virtud de otras consideraciones que las de un amor real, ni de rehusar entregarse a su amante por miedo a las consecuencias económicas que ello pueda traerles. Y cuando esas generaciones aparezcan, enviarán al cuerno todo lo que nosotros pensamos que deberían hacer. Se dictarán a sí mismas su propia conducta, y, en consonancia, crearán una opinión pública para juzgar la conducta de cada uno. �Y todo quedará hecho!

    Engels, El origen de la familia,
    la propiedad privada y el estado

    La familia, que surgió en el último período del comunismo primitivo, será abolida en el futuro. Tuvo un principio y tendrá un fin.... Históricamente, la familia era una unidad de producción, una unidad de consumo, una unidad para la procreación de la fuerza de trabajo de la siguiente generación y una unidad para la educación de los niños. En la actualidad, los trabajadores no consideran a la familia como una unidad de producción; los campesinos en las cooperativas también han cambiado mucho, y las familias campesinas generalmente no son unidades de producción. Solo se dedican a cierta cantidad de producción subsidiaria. En cuanto a las familias de los trabajadores gubernamentales y los miembros de las fuerzas armadas, producen aún menos. Tan solo se han convertido en unidades de consumo; en unidades de retaguardia para educar a las reservas de trabajo, mientras que la unidad principal de educación es la escuela. En pocas palabras, en el futuro la familia podrá convertirse en algo desfavorable al desarrollo de la producción. Bajo el presente sistema de distribución de "a cada quien de acuerdo con su trabajo", la familia sigue siendo útil. Cuando alcancemos la etapa de la relación comunista de distribución de "a cada quien según sus necesidades", muchos de nuestros conceptos cambiarán. Después de quizá unos milenios o al menos en unos cuantos centenares de años, la familia desaparecerá. Muchos de nuestros camaradas no se atreven a pensar en estas cosas. Tienen mentes muy estrechas. Pero los problemas tales como la desaparición de las clases y los partidos ya se han discutido en los clásicos. Esto muestra que el enfoque de Marx y Lenin era elevado, mientras que el nuestro es bajo.

    Mao Tsetung, 1958, "Pláticas en la conferencia de Chengtu",
    Mao Tsetung espontáneo

    La revolución comunista es la ruptura más radical con las relaciones de propiedad tradicionales; nada de extraño tiene que en el curso de su desarrollo rompa de la manera más radical con las ideas tradicionales.

    Marx y Engels, Manifiesto del Partido Comunista

    --fin del mensaje nº 2---FINAL del texto---

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: "Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao sobre la emancipación de la mujer" - recopilación de frases publicada en 1998 en la revista Obrero Revolucionario, del PC Revolucionario de USA

    Mensaje por nunca el Sáb Sep 12, 2015 8:55 pm

    Engels, El origen de la familia, la propiedad
    privada y el estado, 1884

    . En ese tiempo, todavía no existía la práctica de enterrar a las mujeres con sus maridos, pero tenían que someterse a los hombres. Primero los hombres fueron subordinados a las mujeres, y entonces la situación se transformó en su opuesto, y las mujeres fueron subordinadas a los hombres.

    Entre otras citas citas parecidas a ésta, yo me pregunto, ¿cuánto ha ayudado al marxismo a en dar argumentos al feminismo misándrico? Y antes de que alguno me señale con su dedo acusador, el primero en denunciar este tipo de errores fue el forero jordi.

    Contenido patrocinado

    Re: "Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao sobre la emancipación de la mujer" - recopilación de frases publicada en 1998 en la revista Obrero Revolucionario, del PC Revolucionario de USA

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:22 pm


      Fecha y hora actual: Vie Dic 02, 2016 11:22 pm