¿Realmente hubo un tiroteo entre ETA y la Gendarmería en París?

    Comparte

    Raisto
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 213
    Reputación : 371
    Fecha de inscripción : 17/01/2010
    Edad : 23
    Localización : Ponferrada. El Bierzo (León)

    ¿Realmente hubo un tiroteo entre ETA y la Gendarmería en París?

    Mensaje por Raisto el Miér Mar 24, 2010 9:00 pm

    Fuente

    ¿Realmente hubo un tiroteo entre ETA y la policía francesa en París, o se trata de un montaje policial más?


    Pocos días después del supuesto tiroteo entre miembros de ETA y gendarmes de la policía francesa, en el sur de París, que costó la vida a uno de estos últimos, cada día son más nuestras sospechas sobre un posible montaje policial. Y es que hay muchas cosas que huelen a podrido en este asunto: desde la ridícula e insostenible versión oficial de los hechos, hasta el último vídeo, presentado por la policía como prueba de la presencia de un comando de ETA en la zona, días antes del tiroteo, y que finalmente se ha demostrado que se correspondía con un grupo de bomberos catalanes que estaban comprando en un supermercado cercano al lugar donde ocurrieron los hechos.

    En primer lugar, a la hora de analizar el supuesto tiroteo, hay que tener en cuenta un dato importante, y es que éste tuvo lugar en un descampado, lejos de las miradas de cualquier persona que pudiera llegar a ser un testigo imparcial, de tal modo que la única versión directa de lo sucedido, es la que nos ha llegado a través de la policía, reproducida al pie de la letra y asumida con un espíritu totalmente acrítico, no sólo por los medios de comunicación del sistema, sino también por la mayoría de aquéllos considerados como alternativos.

    Se nos ha dicho que lo que puso a la policía francesa bajo la pista del comando de ETA fue la maniobra violenta realizada por un coche, para introducirse en el camino que llevaba al mencionado descampado, donde una parte del comando etarra se disponía (supuestamente) a llenar los tanques de gasolina de varios coches robados, ese mismo día, por la organización vasca. Lo primero que nos sorprende aquí, y que nos cuesta trabajo comprender, es cómo alguien que acaba de robar varios coches a mano armada, puede atreverse a llevar a cabo, en una carretera altamente transitada, algún tipo de maniobra violenta, con los mismos, que pudiese llamar la atención o resultar sospechosa. Por otra parte, si la policía (concretamente un coche patrulla de la policía) tenía en su campo de visión al coche robado que llevó a cabo la maniobra violenta, es más que probable que éste también pudiera tener en su campo de visión al coche patrulla de la policía, algo que vuelve a generarnos dudas entorno a la teoría de “la maniobra violenta”.

    Pero independientemente de todo lo analizado hasta ahora, otra parte poco creíble de la versión oficial, y que nos lleva a esbozar una sonrisa (cuando no una carcajada), es aquélla en la que se trata de justificar la actuación de los gendarmes, a la hora de efectuar las identificaciones (acercarse pistola en mano a unos desconocidos, que estaban tranquilamente parados en un descampado), diciéndonos que ¡claro! ¿cómo no iban a identificarles a punta de pistola, si uno de ellos llevaba una txapela? Teniendo en cuenta que unas horas antes, unos miembros de ETA (o al menos eso es lo que se empeñan en hacernos creer) habían robado varios coches en un concesionario; que ETA es una organización independentista vasca y que la txapela es una típica prenda vasca, el razonamiento de los policías franceses puede parecer lógico, porque ¡claro!, si en lugar de una txapela, se hubiera tratado de un sombrero mexicano, es probable que hubieran pensado que estaban frente a militantes zapatistas, quienes hace años decidieron renunciar a la lucha armada, por lo que no hubiera sido necesario identificarles en una actitud tan hostil.

    Pero aún dando por buenas las explicaciones de los policías sobre los anteriores sucesos ¿cómo se explica el hecho de que uno de los supuestos miembros de la organización vasca fuera capaz de sacar su pistola y hacer un disparo al aire, para avisar a la otra parte del comando, mientras era encañonado por los gendarmes? ¿no hubiera sido más lógico utilizar el arma para defenderse y huir? ¿y no hubiera sido lo normal que la policía francesa hubiera abatido a tiros al etarra, al sacar éste su arma? Pues no, el milagroso disparo al aire sirvió para avisar al resto del comando, que casualmente estaba repostando los demás coches robados, no muy lejos de allí, y que acudiría raudo y veloz a socorrer a sus compañeros. Una ayuda que tuvo el trágico resultado de un gendarme muerto y un miembro de ETA detenido, quien, a la postre y muy oportunamente, acabaría siendo de gran utilidad para la policía y el gobierno galo, para determinar la autoría de los hechos y orientar las investigaciones exclusivamente hacia la organización independentista vasca, a pesar de que, a las pocas horas de los sucesos, la prensa, gracias a la inestimable colaboración de la policía, publicara como foto del etarra detenido, la de un ex militante de Izquierda Unida de Euskadi (Ezker Batua), una organización que nada tiene que ver con ETA. Este extraño hecho, nos lleva a plantearnos algunas preguntas: Teniendo al detenido delante de sus narices, ¿cómo pudieron filtrar a la prensa la foto de otra persona completamente distinta? ¿Detuvieron realmente a quien se nos ha dicho que detuvieron? ¿o es que, sencillamente, ante la ausencia de una foto reciente del detenido o la no disposición de una cámara para fotografiarle, decidieron tomar prestada una foto en google imágenes de alguien que guardaba ciertas similitudes físicas con él?

    Por si esto fuera poco, a escasos dos días del tiroteo en el sur de París, la policía francesa, con la intención de reforzar su descabellada teoría, ante la opinión pública, sacó a la luz, una grabación de vídeo, efectuada unos pocos días antes de los sucesos, en la que se podía reconocer (siempre según la interpretación de la propia policía) a varios miembros de un comando de ETA comprando alegre y despreocupadamente, en un supermercado de la zona, un vídeo que fue rápidamente reproducido por los medios de comunicación de masas, dando total credibilidad a las interpretaciones de la policía y añadiendo las mamarrachadas de rigor: “Retrato de comando etarra con el carrito de la compra”, titulaba el periódico ultraderechista El Mundo. Hasta aquí todo bien, y todos convencidos de la autoría etarra del tiroteo, si no hubiera sido porque un grupo de bomberos catalanes denunciaron ante la Generalitat de Catalunya, que dichas imágenes no se correspondían con las de ningún comando de Euskadi Ta Askatasuna, sino con ellos mismos. ¡Cuántas veces nos habrán colado mentiras como éstas sin que nadie se haya dado cuenta!

    Es posible que nos podamos haber equivocado en algún punto de este análisis (o incluso de que hayamos pasado por alto algún detalle que podría hacer todavía más increíble la versión policial), pues al contrario que la policía, ni nosotros, ni ningún otro investigador imparcial, tuvimos la oportunidad de estar presentes en aquel descampado parisino, durante y después del tiroteo, ni de acceder a cualquier tipo de prueba relacionado con el mismo (incluida la autopsia del gendarme muerto), pero lo que es innegable es que algo huele muy ha podrido en la versión de la policía francesa.

    Lo triste, más allá de que las autoridades galas traten de hacer pasar por creíble una sarta de incoherencias como las anteriormente mencionadas, es que una versión así pueda ser asumida, con total naturalidad por aquellas personas y organizaciones que dicen ser críticas con el sistema, más aún cuando este tipo de versiones sólo sirven para reforzar y justificar las políticas reaccionarias del Imperio: hostigamiento a Venezuela y a la Izquierda Abertzale o el reforzamiento de la figura de Sarkozy, ante su reciente varapalo electoral en Francia. Para variar, no estaría mal que alguna de esas personas que tanto presumen de pensamiento crítico en los círculos de izquierda, por una vez, decidiese cuestionarse, desde el principio, alguna de las versiones oficiales, diseñadas por unos individuos cuyo único objetivo es engañarnos, y no asumiesen tan acríticamente todo lo que éstos nos cuentan.

    P.D.1: Te preguntarás: "y entonces ¿quién mató al policía?" y yo te responderé: “investiga (por ejemplo) el atentado de Peteano (Italia), y descubrirás que los servicios secretos occidentales jamás han sentido la menor preocupación por la muerte de uno de los suyos, si con ello pueden obtener grandes beneficios políticos”.

    P.D.2: Un dato que se está pasando por alto en los análisis de la izquierda (excepto honrosas excepciones), es que la muerte del gendarme (16-03-10), se produjo pocos días antes de que se llevara a cabo la 2ª vuelta de las elecciones municipales en Francia (21-03-10), en las que Sarkozy esperaba sufrir un tremendo varapalo electoral, como así fue, y que el tiroteo amortiguó en buena medida (la 2ª vuelta registró un aumento de la participación electoral respecto a la 1ª, pues se pasó de un 47% en la 1ª a un 53,6% en la 2ª), gracias a la campaña electoral extra que dicho tiroteo permitió hacer a Sarkozy y a su partido (vídeo de los bomberos y funerales de Estado incluidos).

      Fecha y hora actual: Dom Dic 11, 2016 1:19 am