"Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña Empty "Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña

Mensaje por pedrocasca el Miér Ene 16, 2013 11:04 am

Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso

texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña

Fuente: Extracto del artículo publicado en 2005 communistreview.org.uk
Traducido para "Crítica Marxista-Leninista" por S. Fiume

Nota: El título original del presente artículo es "El capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña: Una contribución al debate". Hemos preferido utilizar el título de una versión preliminar del mismo artículo.

publicado en el Foro en dos mensajes

Algunos, interpretando erróneamente la teoría leninista, llegan a concebir el capitalismo monopolista de Estado como el capitalismo de Estado a través de empresas monopolistas de su propiedad. Supuestamente, ese grado de entrelazamiento del capitalismo monopolista con el poder del Estado sólo se habría alcanzado o se puede alcanzar en tiempos de guerra mundial, cuando la situación de excepción obliga al Estado a tomar las riendas en la economía y otras esferas de la vida social. Si bien una economía imperialista dominada por monopolios estatales en las principales ramas de la actividad económica es una tendencia del desarrollo del capitalismo monopolista de Estado, su grado más alto de concentración y centralización de capital, la expresión suprema de la fusión del capitalismo monopolista y el Estado burgués, si bien esto es cierto, es igualmente cierto que en ese proceso esa fusión se inicia y sigue con el maridaje del capitalismo monopolista privado y el Estado burgués que le sirve.

El artículo siguiente, escrito en 2005 por John Foster, nos da una idea sumaria del capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña.

Es práctica habitual abrir el debate sobre el capitalismo contemporáneo con estadísticas sobre la magnitud de las transacciones financieras mundiales y el tamaño de las empresas transnacionales en comparación con los Estados nacionales. Aquí, el enfoque será el opuesto. Será subrayar la dependencia del capital monopolista actual de su propio Estado nacional y argumentar que éste es particularmente el caso de Gran Bretaña, a pesar de que Gran Bretaña tiene proporcionalmente más inversión en el exterior e inversión extranjera directa en su interior que cualquier otra de las grandes economías.
En general, el argumento es que el capitalismo monopolista de Estado sigue siendo la descripción apropiada para el tipo de capitalismo que vivimos hoy en Gran Bretaña. Específicamente, se sostiene:
• Que el capitalismo monopolista en Gran Bretaña es hoy en día más (no menos) dependiente de la redistribución que hace el Estado de los excedentes y los ingresos, y que esta transferencia se realiza a expensas de los trabajadores y pequeños productores de Gran Bretaña y de otros lugares.
• Que la creciente magnitud de esa transferencia, necesaria para sostener la ganancia monopolística, está encontrando niveles crecientes de resistencia, tanto interna como externamente, y ahora está provocando agudas contradicciones políticas y sociales.

• Que la principal respuesta a estas contradicciones ha sido la transferencia de los poderes gubernamentales democráticos sobre el capital a instituciones transnacionales como la Unión Europea, con el objetivo de fortalecer, no debilitar, el poder del Estado capitalista en Gran Bretaña.
• Que, en general en toda Europa, el reto político creciente a esta pérdida de poderes democráticos a nivel del Estado-nación ha traído un nuevo periodo de vulnerabilidad política del capitalismo monopolista de Estado.
• Por último, que la lucha entre los principales países imperialistas para asegurarse fuentes de superganancias para su propio capital financiero está dando lugar a un nuevo y peligroso periodo de conflicto internacional, uno en que los comunistas tienen la oportunidad y la responsabilidad de dirigir políticamente trascendentales alianzas antiimperialistas.

El capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña

Gran Bretaña ocupa el tercer lugar entre los países con mayor número de empresas entre las 500 compañías globales más grandes según el valor del capital, después de los EE.UU. y Japón. Tiene en total 34. Su composición revela mucho sobre la naturaleza del capitalismo británico. Nueve –más de la cuarta parte– son bancos. Otras ocho son empresas privatizadas de servicios públicos (energía, telecomunicaciones, transporte, servicios). Dos más son empresas farmacéuticas y dependen significativamente de la Seguridad Social para sus mercados. Tres se encuentran en el extranjero, en petróleo y la extracción de minerales, incluyendo las dos mayores: BP y Shell. Dos son compañías de tabaco, que también dependen del suministro externo. De las restantes, nueve controlan el altamente monopolizado comercio minorista británico, los medios de comunicación y la producción de alimentos y bebidas.

Sólo hay una empresa británica en el top 500 en la rama de la ingeniería, la informática, la aeronáutica y productos químicos. Este es el gigante productor de armamentos BAE Systems, que ahora obtiene la mayor parte de sus ingresos del Departamento de Defensa de EE.UU., antes que del Ministerio de Defensa británico. [1]

De acuerdo con el Informe Mundial de Inversiones 2005 de las Naciones Unidas, Gran Bretaña tiene el mayor índice de “transnacionalidad”, que mide los niveles combinados de los flujos comerciales y de capital, de cualquier economía importante. Durante los últimos veinte años, la escala de la exportación de capitales de Gran Bretaña ha crecido de forma bastante desproporcionada. En 1981, las participaciones en el extranjero fueron equivalentes al 29 por ciento del PIB. En 1991, fueron equivalentes al 74 por ciento. En 2002, llegaron a 160 por ciento del PIB. Los niveles de participación extranjera han seguido más o menos estables.

El mayor inversor en el Reino Unido es Estados Unidos: con inversiones que equivalen a más del doble que los del siguiente, Alemania, y el triple que Francia. En cuanto a inversiones directas (frente a las acciones y los préstamos bancarios), la dominación de EE.UU. es aún mayor: tres veces el de Alemania y cuatro veces el de Francia. Las inversiones propias de Gran Bretaña también se concentran en los EE.UU., el doble que en cualquier otro país – aunque el total invertido en todos los países europeos es el doble del invertido en los EE.UU.

La inversión total británica en Asia (incluida China) representa sólo el 5 por ciento de su inversión en EE.UU. y el 3 por ciento de su inversión europea.
La mayor parte de las inversiones británicas en el exterior no están en la producción manufacturera sino en la banca, la energía y los servicios. En el caso del petróleo y la banca, existen vínculos muy estrechos con los Estados Unidos –tanto como mercado, campo para la inversión, como también como titular de acciones (más de un tercio de las acciones de BP, por ejemplo, son propiedad de EE.UU.).

La economía industrial británica se caracteriza, en comparación con todas las otras economías importantes, por su baja productividad, bajo nivel de investigación y desarrollo y una fuerza de trabajo poco calificada y precaria con la jornada laboral más larga de Europa. Durante los últimos ocho años, Gran Bretaña ha perdido casi el 30 por ciento de los empleos en manufactura (Alemania sólo ha perdido un 2 por ciento) y el déficit comercial de Gran Bretaña es proporcionalmente casi tan alto como el de EE.UU. En cuanto a las fortalezas que le quedan en las exportaciones manufactureras, éstas dependen, en gran medida, de un sector de computación e informática de propiedad extranjera (principalmente EE.UU.) que produce para el mercado europeo. Única entre las naciones industriales avanzadas, el 20 por ciento de los programas de investigación y desarrollo se financia en el extranjero –casi enteramente concentrado en este sector de investigación tecnológica, de alta productividad y de propiedad extranjera– y, en menor medida, financiada por contratos de defensa norteamericanos.

Entonces, ¿cómo sobrevive el capital monopolista británico, aparentemente un participante altamente rentable y dinámico en la economía global?
Hay cuatro principales fuentes de ingresos de ganancias monopolistas:

• El ingreso de las inversiones externas, la mayor parte de las cuales proviene de la banca y el petróleo y el gas (el sector individual más importante de las inversones en los EE.UU.). En 2005, estos ingresos representan el 3,5 por ciento del PIB y más del 16 por ciento del total de ingresos por ganancias.

• Un flujo creciente de ingresos del Estado hacia las empresas privadas de servicios, a través de subvenciones directas, contratos libres de riesgo, control sobre los ahorros de pensiones privatizados y traspaso de la construcción de viviendas al sector privado [a lo largo de la década de 1990, los niveles de ganancias de los privatizados servicios públicos y propiedades fueron el doble de los obtenidos en la industria manufacturera].
• Una burbuja de crédito y fuerte aumento de la deuda de los hogares que han sostenido los servicios y el desarrollo de la propiedad. Entre 1990 y 2000, la deuda familiar promedio fue equivalente al 100 por ciento de los ingresos anuales del hogar. En 2005, es de 160 por ciento del ingreso anual. Las principales causas del endeudamiento son el colapso del ahorro y los altos costos de la vivienda sin precedentes.
• Las operaciones internacionales de la City de Londres como el principal centro mundial para la negociación de acciones, derivados y divisas. Dos terceras partes de los bancos (y del capital bancario) no son británicos, la mayor parte son estadounidenses.

La mayoría de estas fuentes de beneficios dependen estrechamente de la forma en que el Estado británico regula los mercados, interviene a nivel internacional y redistribuye políticamente el ingreso de Gran Bretaña. Algunos se derivan de la política exterior y de las alianzas militares –en particular de los vínculos entre las compañías de petróleo y gas y los contratistas militares británicos y norteamericanos. Algunos dependen del acceso privilegiado a la economía de los EE.UU., basado en tales alianzas. Algunos dependen de la desregulación financiera por parte del Estado británico y la creación de condiciones privilegiadas para el capital financiero externo, principalmente estadounidense.

Algunos dependen directamente del Estado. La privatización de los servicios públicos, la vivienda y las pensiones de jubilación en los últimos veinte años, ha llevado a una acumulación de capital muy rápida en las empresas bancarias y de servicios (que en la actualidad constituyen, como hemos visto, la mitad de las empresas británicas en el top 500 del mundo).

Estos bancos y empresas de servicios son los mayores exportadores de capital. También son, junto con las empresas de Estados Unidos, los defensores más agresivos de la apertura de la banca y de los servicios públicos de la Unión Europea y de los países dependientes de la Organización Mundial de Comercio, así como de la privatización creciente de los servicios de salud, educación y sociales en la propia Gran Bretaña.

Resumiendo. El tipo de capitalismo que tenemos en Gran Bretaña, no puede ser caracterizado como capitalismo monopolista de Estado antes de las décadas de 1950 y 60. Según lo definido por Lenin y los escritores posteriores, esta fase surge del desarrollo de las contradicciones producidas por el capitalismo en su fase monopolista. En concreto, las contradicciones son el resultado de la dislocación progresiva del capital monopolista del mercado capitalista y el ciclo económico. Con el fin de evitar las depresiones resultantes de la actividad económica, como la de la década de 1930, el Estado tiene que intervenir cada vez más, en lo interno y en el exterior, para crear condiciones para la inversión rentable por parte de las concentraciones dominantes del capital, es decir, del capital monopolista. Y al hacerlo, y al redistribuir más ingresos por ganancias hacia los monopolios, refuerza la dominación del capital monopolista y agudiza aún más las contradicciones a largo plazo. De esta manera el Estado se convierte en el Estado del capital monopolista en lugar del Estado de la clase capitalista en su conjunto. [2]

Sin embargo, desde la década de 1960 se han producido cambios importantes en el capitalismo monopolista de Estado británico. Durante las tres décadas posteriores a la guerra, los estrategas del capital monopolista británico trataron de mantener una economía nacional productiva, basada en la manufactura y las exportaciones en combinación con imperialismo en el exterior. Ellos trataron de equilibrar la alianza estratégica existente con los Estados Unidos con alianzas subsidiarias en Europa y otros lugares. La relación con los EE.UU., por consiguiente, no era, en modo alguno, totalmente parasitaria y dependiente. Ahora, cada vez más, lo es.

---fin del primero de los mensajes---


Última edición por pedrocasca el Miér Ene 16, 2013 11:18 am, editado 1 vez
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña Empty Re: "Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña

Mensaje por pedrocasca el Miér Ene 16, 2013 11:07 am

Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso

texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña

Fuente: Extracto del artículo publicado en 2005 communistreview.org.uk
Traducido para "Crítica Marxista-Leninista" por S. Fiume

Nota: El título original del presente artículo es "El capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña: Una contribución al debate". Hemos preferido utilizar el título de una versión preliminar del mismo artículo.

publicado en el Foro en dos mensajes

La dinámica actual del capitalismo en los EE.UU.

Esto nos lleva a preguntarnos acerca de la sostenibilidad del rápido crecimiento económico de los EE.UU. en la actualidad [2005] y de su dominio más amplio sobre la economía mundial.

Las tasas de ganancia norteamericanas estuvieron en niveles históricamente altos durante la década de 1990. En 2000-2 los niveles de ganancia cayeron y hubo una importante corrección en la bolsa de valores de EE.UU., que eliminó una porción significativa de la valoración del capital, sobre todo a expensas de los pequeños ahorradores. Hoy en día la proporción de las ganancias con respecto a la valoración del capital está regresando más o menos al mismo nivel que la década de 1990, a pesar de los niveles de deuda internacional, gubernamental y familiar que superan incluso las de Gran Bretaña. [3]

¿Cuáles son las fuentes de esta rentabilidad? Para responder a esta pregunta necesitamos el mismo tipo de análisis riguroso de las tasas comparativas de explotación y acumulación de capital que caracteriza el trabajo de los mejores marxistas de la época anterior. En particular, se necesita información sobre los factores que Marx identificó como compensación de la tendencia de la tasa de ganancia a disminuir: recortes en los costos de los bienes de subsistencia que permiten el aumento de la tasa relativa de explotación, y recortes en el valor de reposición del capital fijo. Hoy en día hay muy poco de ese análisis concreto. Es algo que el movimiento comunista internacional tiene que abordar.

Parece, sin embargo, que los factores que sustentaron dicha rentabilidad durante la década de 1990 y principios de la década de 2000 están actualmente bajo una presión significativa.

• Los costos relativos de los bienes de subsistencia, alimentos y energía, se redujeron drásticamente a nivel mundial durante la década de 1990, con consecuencias terribles para los productores en muchos países. Este proceso parece haber llegado a su límite y, en el caso de la energía, se ha invertido bruscamente.
• En los propios EE.UU., la tasa absoluta de explotación parece haber aumentado a través de las décadas de 1990 y 2000, en términos de participación reducida de los salarios y del salario social en el PIB total. Esto también puede haber llegado a su límite cuando se combina con los costos crecientes de la energía y de crédito.
• En cuanto a los costos de reposición del capital productivo existe poca información –salvo que los programas de investigación y desarrollo en EE.UU. están ahora asignados de forma bastante desproporcionada para uso militar (más del 60 por ciento en la actualidad, frente a un 6 por ciento en Alemania y un 4 por ciento en Japón). Esto es probable que tenga efectos perjudiciales en el largo plazo.

También está claro que la política de EE.UU. involucra cada vez más estrategias de alto riesgo:

• La implementación de Bush, desde 2001, del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano requiere soluciones militares unilaterales al control de los recursos externos, sobre todo de las fuentes de energía. Las intervenciones militares resultantes han demostrado ser muy costosas en términos de recursos y alianzas previas.
• La duplicación del presupuesto de defensa de EE.UU. desde el año 1999 ha sido crucial para el mantenimiento de los niveles de ganancia e inversión, pero a costa de muy altos niveles de deuda pública y préstamos.
• El mantenimiento de esta deuda y del gasto de los consumidores en los EE.UU. es dependiente de las históricamente altas, sin precedentes, deudas en dólares con otros países, especialmente con Asia. Estas deudas a su vez han causado grandes problemas a la gestión de las tasas de interés en Estados Unidos.

Por último, es evidente que hay una búsqueda cada vez más desesperada para identificar fuentes de superganancias por parte del capital financiero norteamericano. Esto es ilustrado por las actividades altamente especulativas de los fondos de cobertura no regulados, que actualmente gestionan una parte importante del capital bancario de los EE.UU. También existe la acción para evitar el impuesto a las empresas y cualquier responsabilidad por los costos de la reproducción del trabajo. Los capitales estadounidenses y británicos están tratando de utilizar la UE y la OMC para aumentar radicalmente la tasa de explotación en todos los sectores, para reducir los niveles de imposición sobre las ganancias corporativas y transferir los costos sociales a la fuerza de trabajo, las pequeñas empresas y los pueblos de las economías subordinadas.
Todo esto es a su vez se refleja ahora en la inestabilidad política creciente, sobre todo en el rechazo popular a la constitución de la Unión Europea y la Directiva de Servicios y el fracaso del intento de Bush de volver a imponer una zona de “libre comercio” en las Américas.

El capitalismo monopolista de Estado y la rivalidad interimperialista

La relación de Gran Bretaña con el capital financiero norteamericano se describe mejor como una alianza desigual y dependiente. Es desigual en términos del tamaño de los dos aliados. Es dependiente en la medida en que el capital financiero británico depende del presupuesto militar y del poder de fuego exterior de los EE.UU., de su presencia en la City de Londres y de su uso de la Gran Bretaña como una plataforma de producción para las exportaciones de la UE.

Pero también es una verdadera alianza de intereses en cuanto a fortalezas residuales del capital financiero británico y sus actividades paralelas. Hay intereses paralelos en petróleo, donde Gran Bretaña posee dos de las cinco empresas. La City de Londres proporciona un servicio valioso al capital financiero de EE.UU. al igual que lo hace la posición de Gran Bretaña en la Unión Europea y su red mundial de banca, actividades culturales y de servicios, sobre los que, a su vez, descansa la escala de exportación británica de capital.

Como alianza desigual, sin embargo, es inevitable que tenga costos para el capital financiero británico. Las instituciones financieras de EE.UU. en gran medida se han anexado las funciones más rentables dentro de la City de Londres, en concreto de las fusiones y adquisiciones, y se están convirtiendo cada vez más en dominantes accionistas y tenedores de bonos de la deuda de las empresas públicas británicas. Ahora poseen la mitad de los bancos comerciales restantes de la City, el resto se divide entre instituciones suizas, alemanas, holandesas y francesas.[4] Políticamente, a través del mundo, ha habido también consecuencias negativas en algunas áreas de influencia británica tradicional debido a la estrecha alineación con la política exterior de EE.UU.

Por esta razón, no es raro escuchar a la generación anterior de políticos, capitalistas financieros británicos, los de la vieja ala empresarial del Partido Conservador, como Clarke, Rifkind, Hurd y Patten, hablando con nostalgia de un pasado más independiente, cuando los vínculos con EE.UU. eran equilibrados con los vínculos con Alemania y Francia. ¿Sigue siendo una opción realista? Parece poco probable, al menos para el capital financiero británico. El nivel de interdependencia es hoy demasiado grande.

Sólo en el petróleo –que se convertirá en una fuente aún mayor de ganancias monopolistas en los próximos veinte años–, BP y Shell tienen grandes intereses en los EE.UU. y en las zonas que dependen de la cobertura militar de EE.UU. Mientras puedan mantener el control sobre el suministro de petróleo, los capitales financieros británicos y estadounidenses tendrán un interés común en la promoción de su importancia estratégica en cualquier otra actividad económica. Además, y por encima de las otras áreas de dependencia, está el grado de incompatibilidad creciente entre los capitales financieros francés y alemán y el de los EE.UU. Los intentos de hacer acuerdos unilaterales con Francia y Alemania crearían grandes dificultades en las relaciones con los EE.UU.

Es importante subrayar esto. Si bien existe un alto grado de interpenetración de propiedad entre las empresas estadounidenses y británicas, esto no se observa en otras economías capitalistas. De hecho, el modelo de propiedad que se encuentran en Gran Bretaña y los EE.UU. es bastante atípico para el resto de Europa, Asia y Japón. En Gran Bretaña y los Estados Unidos, un número relativamente pequeño de instituciones financieras, bancos y sociedades de inversión, controlan las grandes corporaciones. Lo hacen según las condiciones de mercado, pero también de una manera marcadamente intervencionista. Por lo general, media docena de instituciones poseen, entre ellas, paquetes mayoritarios de acciones de cualquier empresa. Los paquetes se compran y se venden en función del rendimiento de la empresa y las instituciones financieras rutinariamente despiden gerentes si las ganancias de fin de año están por debajo de las expectativas. En general, en Gran Bretaña, no más de veinte instituciones financieras importantes ahora dominan y controlan las principales empresas. Su modelo de intervención se ha convertido cada vez más cortoplacista y especulativo, desde la crisis de ganancias de 2000-2001. De estas instituciones financieras, hasta un tercio son de propiedad estadounidense.

Esto está en marcado contraste con el patrón en otras partes de Europa. De las 170 empresas más grandes que cotizan en las bolsas de valores de Francia y Alemania el 80 por ciento tiene un solo accionista con más del 25 por ciento de las acciones, y en el 50 por ciento de los casos ese accionista controla la mayoría. Este es también el patrón de Italia, Bélgica, Austria, Suiza y, en menor grado, de los Países Bajos y España. A pesar de las medidas adoptadas por la UE –en gran parte bajo la presión de EE.UU. y Gran Bretaña– para liberalizar las normas de la propiedad cruzada, no hay ninguna indicación de que el patrón haya cambiado de forma significativa hasta 2002. En el caso de Francia y Bélgica, la propiedad se concentra principalmente en los fideicomisos familiares. En el caso de Alemania, los bancos alemanes son los accionistas dominantes. En ambos casos la relación es a largo plazo. En ambos casos, la estrategia de inversión tiende a priorizar la esencia de la investigación y el desarrollo y la inversión en la calificación de la fuerza de trabajo. [5]
Esto no quiere decir que el capital monopolista alemán, francés o suizo sea menos explotador o menos agresivo externamente. Su trayectoria en Europa del Este, los Balcanes y África es prueba de ello. Pero lo hacen de una manera muy diferente, reflejando el equilibrio político a largo plazo en sus países y la posición dentro de la división internacional del trabajo que da prioridad a la inversión interna: el dominio de la ingeniería, productos químicos, bienes de capital y manufactura en general.

El mecanismo para la redistribución política de ingresos para el capital monopolista es mucho más a través del mantenimiento patrocinado por el Estado de una mano de obra altamente calificada y la investigación y el desarrollo, la provisión pública de infraestructura y la contratación estatal, así como el uso de su productividad basada en el dominio monopólico para controlar los mercados en las economías políticamente dependientes de Europa y otros lugares. En términos de control político en sus propios países, esta combinación ha alentado en el pasado lo que podría describirse como una mentalidad socialimperialista en el que se fomenta el trabajo organizado para verse a sí mismo como teniendo un interés común con las grandes empresas en la defensa de los valores franceses, alemanes o “europeos”.

Los primeros cinco años del siglo XXI han sido testigos de la cohesión de este tipo de capitalismo monopolista de Estado ante el ataque feroz de sus rivales anglo-estadounidenses. El principal foro de esta lucha han sido las instituciones de la Unión Europea. Durante la década de 1980 y los 90, la UE ha facilitado el crecimiento general de la dominación monopólica franco-alemana, con algunos beneficios secundarios a los monopolios británicos y estadounidenses. Como se señaló antes, durante la década de 1990, también se utilizó de manera creciente el retorno al desempleo como un regulador económico en el marco del pacto de estabilidad y crecimiento, para eludir la resistencia democrática interna a las políticas capitalistas pro-monopolistas.

A fin de cuentas, ese periodo vio los intereses comunes (básicamente antidemocráticos) que unieron a los componentes nacionales de los bloques capitalistas monopolistas, superando sus conflictos mutuos. Desde la crisis de ganancias de 2001, este equilibrio se ha invertido. Los intereses de Estados Unidos, con Gran Bretaña como su principal agente, han estado tratando de transformar las estructuras institucionales, crear nuevas alineaciones con los aliados estadounidenses en Europa del Este, asegurar la subordinación militar de la UE a la OTAN, forzar el acceso ilimitado a los mercados de capitales y subvertir las disposiciones internas de las que dependen la ventaja competitiva y la hegemonía política interna de los monopolios franceses y alemanes. También ha habido aproximaciones radicalmente diferentes al suministro de energía.

Francia y Alemania han tratado de asegurar sus propios suministros a través del uso de poder de mercado y alianzas políticas con Rusia, Irak e Irán. EE.UU., con Gran Bretaña en el remolque, busca el control monopólico general de los recursos energéticos mundiales a través de una presencia militar directa, territorial, tanto en el Oriente Medio y Asia Central. Parece poco probable, dado el carácter de la economía de EE.UU., que estos conflictos disminuyan en el próximo periodo.

NOTAS:

1. Esto se basa en la lista de Financial Times de las 500 empresas más grandes del mundo según su valor de mercado del 2005. Otras Fuentes utilizadas en esta sección son ONU, World Investment Report, 2005; UK Balance of Payments 2005; Simon Humphries, “Geographical Breakdown of UK International Investment”, Economic Trends, June 2004; UK Economic Accounts Second Quarter 2005; “Research and Development Expenditure”, Economic Trends, August 2005; Bank of England Quarterly Review, Autumn 2005; Stephen Broadberry and Mary O’Mahony, “Britain’s Productivity Gap”, National Institute Economic Review, July 2004
2. Lenin, “Discurso en la VII Conferencia de Toda Rusia del POSDR” [1917], Collected Works, Vol. 24; Lenin, “La catástrofe que nos amenaza y como combatirla” [1917], Collected Works, Vol. 25; Eugene Varga, “The Great Crisis and its Political Consequences”, London 1934; Maurice Dobb, “Studies in the Development of Capitalism”, London, 1947; “State Monopoly Capitalism”, Communist Party Central Education Department education syllabus 1971.
3. Robert Brenner, “The Economics of Global Turbulence”, New Left Review, 229, 1998, ofrece un relato descriptive que se distancia expresamente del marxismo. Ben Fine, “Addressing the World Economy: two steps backward”, Capital and Class, Issue 67, Spring 1999 hace una crítica provides al igual que Alan Freeman, “Crisis and the Poverty of Nations”, Historical Materialism 5, Winter 1999. Evaluación actual de rentabilidad, en el comentario del Bank of England, Quarterly, Autumn 2005.
4. Robert Roberts and David Kynaston, City State, London, 2002
5. F. Barca,and M. Becht. Control of Corporate Europe, Oxford, 2001; P.Hall and D.Soskice, “Varieties of Capitalism: the institutional foundations of comparative advantage”, Oxford, 2001; D. Wojcik, “Change in the German Model of Corporate Governance: evidence from blockholdings 1997-2001”, Environment and Planning A, vol. 35/8, 2003, pp.1431-1458; T. Heinze, “Dynamics in the German System of Corporate Governance: empirical findings regarding interlocking directorships”. Economy and Society, vol.33, 2, 2004, pp. 218-238; B. Amable, The Diversity of Modern Capitalism. Oxford, 2003.

---fin del segundo mensaje---FINAL---


"Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña Imperialismo+USA-UK
Vamos a patear su culo
y luego robamos su mierda
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña Empty Re: "Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña

Mensaje por pedrocasca el Lun Mayo 13, 2013 12:02 pm

Son bastantes los textos publicados en el blog Crítica Marxista-Leninista que están presentes en el Foro, siendo posible su localización con el uso del buen Buscador del Foro o con el conocido buscador Google (en la caja de búsquedas: site:www.forocomunista.com espacio en blanco palabras a buscar).


Este texto también se puede leer y copiar en el blog de la revista Primero de mayo:
http://primerodemayoextremadura.blogspot.com.es/2012/12/capitalismo-monopolista-de-estado-vivo.html

Contenido patrocinado

"Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña Empty Re: "Capitalismo monopolista de Estado: Vivo, vulnerable y peligroso" - texto publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista - incluye extracto de un artículo escrito en 2005 por John Foster sobre capitalismo monopolista de Estado en Gran Bretaña

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Feb 28, 2020 7:17 pm