"Igor Kurchátov: padre de la bomba atómica soviética" - artículo de Gregori Milenin - publicado en enero de 2013 en radio La voz de Rusia

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    "Igor Kurchátov: padre de la bomba atómica soviética" - artículo de Gregori Milenin - publicado en enero de 2013 en radio La voz de Rusia

    Mensaje por pedrocasca el Dom Ene 13, 2013 6:54 pm

    "Igor Kurchátov: padre de la bomba atómica soviética"

    artículo de Gregori Milenin

    publicado en enero de 2013 en radio La voz de Rusia

    Los historiadores lo bautizaron como padre de la bomba atómica soviética, Lavrenti Beria lo mencionaba en sus apuntes simplemente como Igor, sus colegas y alumnos lo llamaban afectuosamente “Barba”, porque prometió no cortarsela mientras los nazi no fueran derrotados.

    Se trata del gran científico ruso y padre del proyecto atómico soviético Igor Kurchátov. El día del 110 aniversario de su nacimiento, expertos y científicos, incluidos aquellos que lo conocían personalmente, hablan de Kurchátov a La Voz de Rusia.

    Al término de la II Guerra Mundial el mundo se vio en el umbral de una nueva catástrofe. Tras obtener la bomba atómica, los otrora aliados de la Unión Soviética en la lucha contra los nazistas pensaban seriamente en los planes de un ataque nuclear contra la Unión Soviética. Moscú tenía solo una salida: crear esa arma cueste lo que cueste –dijo el historiador Alexánder Sagomonián:

    —Stalin y el Gobierno soviético comprendían perfectamente el terrible peligro que se cernía, y para evitarlo era necesario crear la bomba atómica a la mayor brevedad. Esto fue el eje principal de la política interna de la URSS. De esta manera, la opción de Stalin cayó en Kurchátov como jefe del proyecto atómico. Liquidar en cuatro años el monopolio atómico de EEUU supuso un trabajo tremendo.

    No obstante, se logró cumplir dicho trabajo. La capacidad científica y organizativa de Igor Kurchátov fue uno de los componentes del éxito –indicó el presidente del Centro Nacional de Investigación Instituto Kurchátov, académico Yevgueni Vélijov:

    —Fue un gran físico. A partir de 1943, cuando se puso al frente del proyecto nuclear de la Unión Soviética, fue un excelente organizador, renunió los colectivos científicos más competentes y creó una escuela. Kurchátov sentó la base de la capacidad defensiva de Rusia, que hoy sirve de sostén a todo –submarinos atómicos, buques y rompehielos atómicos. Todo esto es fruto de un grandioso trabajo, en el que contactaba con casi todos sus participantes y lo hacía personalmente sin fijarse en los rangos. Podía hablar con Beria y con un científico novato, cuando hacía falta. En este sentido, en tiempos difíciles creó en el sector que dirigía una atmósfera tal, que permitió a Rusia ser hoy una de las más grandes potencias científicas del mundo.

    Es difícil establecer quién hizo el mayor aporte al nacimiento del programa atómico soviético: el científico Kurchátov o el Kurchátov como organizador. Pero sus cualidades humanas fueron siempre un poderoso instrumento de trabajo con la gente –considera el candidato a Doctor en Ciencias Físico-Matemáticas e historiador Serguei Smirnov:

    —Kurchátov no fue un genio, pero sabía educar genios y dirigir a genios. Era algo muy difícil. Hasta fin de sus días conservó el talento de la amistad. Entre sus subordinados había una enorme cantidad de personas que veían en él a un amigo. No he oído a ninguna persona, que trabajó bajó la dirección de Kurchátov, hablar mal de este científico.

    Igor Kurchátov tenía un gran sentido del humor. Su célebre apodo “Barba” le fue puesto por una decisión original tomada por el gran físico –dice el experto militar Iliá Krámnik:

    —Existe la leyenda de que Kurchátov se dejó crecer la barba durante la guerra – “hasta la victoria sobre el nazismo”. Luego, una vez finalizada la conflagración, siguió usándola hasta la ejecución exitosa del proyecto nuclear. Pero debido a que el proyecto se iba ampliando y no acababa de terminar, siguió llevándola todo ese tiempo.

    Lamentablemente, Igor Kurchátov falleció tempranamente, a la edad de cincuenta y siete años. Pero su memoria permanece viva. Llevan su nombre ciudades, avenidas y calles, institutos y escuelas, y hasta un cuerpo celeste: el asteroide Kurchátov.



    Igor Vasilevich Kurchátov

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 1:27 am