"Stalin y la cuestión nacional" - fragmentos del ensayo de Erik Van Ree - año 1994 - publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista el 30 de diciembre de 2012 - Interesante

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Stalin y la cuestión nacional" - fragmentos del ensayo de Erik Van Ree - año 1994 - publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista el 30 de diciembre de 2012 - Interesante

Mensaje por pedrocasca el Sáb Ene 05, 2013 3:30 pm

Stalin y la cuestión nacional

ensayo de Erik Van Ree

publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista el 30 de diciembre de 2012

en el Foro se publica en dos mensajes

Fuente: Revolutionary Russia, vol. 7, N º 2, diciembre de 1994, págs. 214-238
Traducción para “Crítica Marxista-Leninista” de Fausto Hidalgo

---mensaje nº 1---

Que Stalin no pudo escribir "El marxismo y la cuestión nacional" sin ayuda de Lenin, Bujarin y otros, es uno de los infundios que aún hoy historiadores burgueses, trotskistas y revisionistas esgrimen con el objetivo de minimizar la autoridad teórica marxista de Stalin. Desde hace muchos años existen pruebas que ponen en evidencia la clara intención falsificadora de estos pseudointelectuales, pruebas que establecen la autoría única de Stalin, sin ayudas ni mentores.
Erik Van Ree, por ejemplo, profesor de la Universidad de Amsterdan, escribió en 1994 un ensayo titulado "Stalin y la cuestión nacional", fragmentos del cual reproducimos a continuación, donde demuestra histórica y documentalmente, el proceso que condujo a la publicación de "El marxismo y la cuestión nacional" a insistencia de Lenin.
No participamos de la caracterización que hace dicho autor sobre el pensamiento de Stalin como "organicista", ni de la supuesta cercanía de Stalin con Rosa Luxemburgo, ni del contraste de las diferencias entre Lenin y Stalin sobre la cuestión nacional, por mencionar algunas proyecciones de crítica teórica que hace el autor. Nos parece valioso, sin embargo, el estudio histórico del punto que queremos resaltar en esta oportunidad.

Además, al pie de este artículo, ponemos el enlace para descargar los trabajos de Stalin "La cuestión nacional y el leninismo" de 1929, en el que después de muchos años vuelve a exponer y desarrollar su clásica definición de nación, y "El marxismo y los problemas de la linguística" de 1950.


En la literatura sobre el pensamiento de Stalin acerca de la “cuestión nacional” siempre ha ocupado un lugar central su obra “El marxismo y la cuestión nacional”. El artículo fue publicado en 1913 por la revista bolchevique Prosveshchenie. Contenía la conocida definición de nación como “una comunidad humana estable, históricamente formada y surgida sobre la base de la comunidad de idioma, de territorio, de vida económica y de psicología, manifestada ésta en la comunidad de cultura” (1). Alguna vez se sostuvo que el artículo de Stalin, que contiene esta definición concisa de nación, fue en realidad creación de camaradas bolcheviques de mayor capacidad como Lenin y Bujarin. Esta tesis ha sido abandonada hace mucho tiempo. Varios investigadores han presentado la obra de Stalin en contraste con el pensamiento de Lenin, llamando nuestra atención a la influencia de Kautsky, Bauer y Renner en el artículo de Stalin de 1913. Sostengo que este análisis no es exhaustivo.

El joven Stalin estaba mucho más preocupado por la cuestión nacional de lo que comúnmente se cree. Su artículo de 1913 fue sólo un episodio en una serie de escritos sobre el tema que van desde 1904 hasta 1916. El pensamiento de Stalin sobre la cuestión nacional puede ser dividido en dos periodos, que corresponden aproximadamente a los periodos pre y post revolucionarios. Antes de la revolución, Stalin se oponía vehementemente a cualquier forma de nacionalismo, en especial al de las pequeñas nacionalidades como los georgianos y los judíos. Antes de 1916, había desarrollado una visión política que estaba más cerca de Luxemburgo que de Lenin. El Estado multinacional centralizado era su alfa y omega. En ese periodo, su definición de nación permanecía, de hecho, como un elemento extraño a su pensamiento. Sólo después de la revolución ésta adquirió relevancia práctica. Sus responsabilidades como jefe de Estado le obligaron a tener una mirada más abierta a las realidades de la vida nacional. Se dio cuenta, con más claridad que antes, que las naciones eran entes pertinaces, destinados a sobrevivir al capitalismo. Su pensamiento teórico –en lugar del político– del fenómeno de las naciones, tal como se desarrolló desde 1913 hasta 1950, se encuentra dentro de la tradición del organicismo ruso.
[...]

...A pesar de simpatizar con la posición de Kautsky, [Lenin] mostró poco interés en la teoría de las naciones. Sus primeras obras sólo contenían observaciones dispersas sobre el tema, entre ellas, el lugar común marxista de que la nación moderna es producto de las fuerzas centralizadoras de la economía capitalista (10). En 1903, mientras polemizaba con el Bund, se adhirió a la tesis de Kautsky de que la comunidad de idioma y territorio eran atributos necesarios de la nacionalidad. Negaba que los judíos fueran todavía una nación, cualquiera que fuera su sentido de unidad cultural (11). Sólo en 1912, Lenin se involucró realmente en la cuestión nacional, no a causa de un interés teórico sino por necesidad política. Su ira se encendió a consecuencia de una conferencia en agosto de 1912, donde sus oponentes en el Partido, entre ellos el Bund y muchos mencheviques, aceptaron el principio de la autonomía cultural para las naciones del imperio ruso. En diciembre de ese año, el líder bolchevique se enfureció aún más cuando los mencheviques lograron incluir esa demanda en una declaración de la fracción socialdemócrata en la Duma, mientras que sus camaradas bolcheviques fracasaban en rechazarla.

Los días 19 y 20 de diciembre 1912, Lenin escribió dos cartas al Buró Ruso del Comité Central bolchevique, pidiendo “medidas decisivas” e incluso una “guerra” para defender el programa del partido sobre la cuestión nacional. (12)
[...]

Pocos meses después del llamado de guerra de Lenin, apareció “El marxismo y la cuestión nacional” de Stalin en las ediciones de marzo, abril y mayo de Prosveshchenie. Esta revista teórica bolchevique de periodicidad mensual fue fundada en San Petersburgo en diciembre de 1911. Su consejo de redacción se dividía en un grupo ruso, encabezado por el M.A. Saveliev, y un grupo extranjero, que incluía a Lenin y A.A. Troyanovsky, que vivió en Viena desde 1912 (21). Reciente material de archivo disponible nos permite llenar algunos de los vacíos en la historia del artículo de Stalin. A principios de enero 1913, Stalin fue a la residencia de Lenin en la ciudad polaca de Cracovia, donde asistió a una conferencia del Comité Central y otros cuadros del Partido, del 8 al 14 de enero (22). Sin duda, él se encontraba en Cracovia los días 7 u 8 de enero, porque desde allí envió una carta a L.B. Kámenev en una de esas fechas (23). En otra carta del 8 de enero (quizá de nuevo a Kámenev) anunció su intención de permanecer por alrededor de una semana y media en Cracovia (24). En la conferencia, la cuestión nacional fue un tema importante de discusión (25). Troyanovsky y su esposa Elena Rozmirovich también asistieron a la conferencia (26).

En general, se asume que fue Lenin quien solicitó u ordenó a Stalin que escriba la pieza durante la estancia de éste en Cracovia. Que yo sepa, no existe una evidencia clara de este hecho. Pero de acuerdo con Sofía Veiland, la maestra de la hija de los Troyanovsky, que los acompañó a Cracovia, Lenin en efecto pidió a Stalin que escribiera un artículo sobre la cuestión nacional durante su estancia en Cracovia. Se suponía que iba a hacer el trabajo en Viena (27). Sin embargo, en una carta al comité editorial de Prosveshchenie en San Petersburgo, el 6 de enero, Troyanovsky ya había escrito: “Ayer, por fin, recibí el artículo de Stalin”. Probablemente se refiere a un primer borrador (28). En Cracovia, Stalin no tuvo tiempo de escribir nada. El 1 de enero, escribió en una carta a San Petersburgo: “Estoy muy afligido porque no encuentro tiempo para escribir. […] El punto es que tenemos un ambiente imposible aquí, todos estamos terriblemente ocupados, con el diablo sabe qué” (29).

El 25 de enero o después, Stalin partió para Viena, a donde llegó en uno de los últimos días del mes. Su misión era organizar el envío del boletín de Lenin acerca de la conferencia de París (30). En Viena, Stalin vivía donde los Troyanovsky (31). En la capital austriaca, también se reunió con el joven N.I. Bujarin, que recientemente había accedido a empezar a escribir para Prosveshchenie (32). El 13 o 14 de febrero, Lenin organizó una nueva reunión del Comité Central en Cracovia, a la que asistió a Stalin luego de haber regresado de Viena (33). Edward Ellis Smith concluía ya en 1967, que la estancia de Stalin en Viena podía haber durado “sólo dos o tres semanas” (34). Veiland dice que Stalin permaneció “algunas semanas” con ellos (35). Ciertamente, era un período demasiado corto para investigar y escribir el extenso artículo (36). Ahora sabemos que Stalin elaboró ​​un proyecto publicable antes de su llegada a Viena. El 2 de febrero le escribió una carta a Malinovsky de la capital austriaca, donde le informaba que estaba “escribiendo todo tipo de basura” y pidiéndole: “dile a Vetrov [Saveliev – E. v. R.] que no publique la ‘cuestión nacional’, sino que la envíe aquí […] Si es posible, enviar el artículo hoy mismo”. Y agregó: “Pronto voy a estar de vuelta con IIich”.(37)

Smith, que fue quien descubrió esta carta, supuso que Stalin se refiere a un artículo de Saveliev (38). Sin embargo, esto es incorrecto. El 4 de febrero Troyanovsky escribió a Prosveshchenie: “Estamos esperando el artículo de Stalin sobre la cuestión nacional, ¿por qué no lo envían? ¿Recibieron el telegrama? No lo impriman, envíenlo inmediatamente” (39). En otra carta del mismo día a San Petersburgo, Troyanovsky escribió: “Vasily [otro alias de Dzhugashvili – E. R. v] insistentemente exige […] que se nos devuelva el artículo sobre la cuestión nacional” (40). Al parecer, Stalin escribió el proyecto original del artículo a fines de 1912 y lo entregó a los editores en San Petersburgo. Lo enviaron a Troyanovsky en enero. Después de leerlo se lo devolvió a Saveliev para que se publicara. Pero cuando Stalin llegó a Viena, pidieron el artículo de regreso. Stalin pudo haber revisado el artículo en Viena, pero él no lo escribió allí.

En la segunda conferencia de Cracovia, Prosveshchenie misma era parte de la agenda (41). Troyanovsky también asistió a esta reunión, con el fin de participar en las discusiones acerca de la revista, y Lenin “conversó mucho sobre la cuestión nacional” con Stalin (42). Este último se quedó en la ciudad polaca durante algún tiempo, dedicándose a escribir. Entre el 14 y 25 de febrero, desde Cracovia, Lenin escribió una carta a A.M. Gorky, que dice: “Tenemos aquí un magnifico georgiano que se ha establecido [zasel] entre nosotros y está escribiendo actualmente [pishet] un extenso artículo para Prosveshchenie, en el que ha reunido todos los materiales austriacos y otros” (43). Alrededor del 28 de febrero, Stalin dejó Cracovia, regresando a San Petersburgo el 4 de marzo (44). Parece que Stalin dio los toques finales al artículo durante su segunda estancia en Cracovia. Lenin “participó en la edición” de los números de marzo, abril y mayo de Prosveshchenie, en los que apareció el artículo de Stalin. (45)

Como dije en la introducción de este artículo, alguna vez se creyó que la gente de Prosveshchenie, sobre todo Lenin, Bujarin y Troyanovsky, jugó un papel esencial en la redacción del artículo de Stalin. Krupskaya lo sugirió como mucho (46). Bertram Wolfe, quien decía estar informado por “otras fuentes” no especificadas, sostuvo que Stalin necesitó a Bujarin como “su mentor en la teoría austriaca” y por su dominio del alemán (47). Sin embargo, este mito “alemán” hace tiempo que se desintegró. Varios autores han señalado que Stalin utilizó ediciones traducidas de la mayoría de las obras que citó, como las de Renner y Bauer. Sólo un número muy limitado de obras alemanas necesitaban traducirse (48). Por otra parte, Stephen Cohen no ha encontrado ninguna evidencia de que Bujarin jugara un “papel importante” en la preparación del artículo de Stalin (49). Esto no es sorprendente. Bujarin había ido a Viena a finales de 1912 para estudiar economía, no la cuestión nacional. Su interés no estaba en las opiniones de los austromarxistas sobre la nacionalidad, sino en el capitalismo monopolista (50). Por otra parte, a principios de 1913, el joven Bujarin sólo había publicado dos artículos (51). Para esa época, Stalin ya había publicado lo suficiente para llenar varios volúmenes. Tanto su posición en el Partido como su condición de escritor eran muy superiores a los de Bujarin, por lo que no habría tenido ninguna necesidad especial de la ayuda de Bujarin. (52)
[...]

Durante la etapa post-revolucionaria de su carrera, Stalin nunca abandonó su admiración temprana por el gran Estado multinacional. Si tenía que elegir entre los intereses del Estado soviético y cualquier “nacionalismo” (en rigor: incluido el ruso), no habría dudado. Pero permitió a las naciones una mayor autonomía cultural y lingüística de lo que cabría esperar sobre la base de sus escritos anteriores a la revolución. En mayo de 1925 le dijo a un grupo de estudiantes de la Universidad Comunista de Trabajadores del Oriente que aunque la cultura en la época socialista era “proletaria en cuanto a su contenido”, seguiría siendo “nacional en la forma”. Negó en efecto, que las “formas” nacionales estaban determinadas por las relaciones de clase (82). En marzo de 1929, repitió y defendió su vieja definición de cuatro puntos en una larga carta sobre la cuestión nacional. Hizo hincapié en que las naciones como tales sólo surgieron con el capitalismo, pero agregó explícitamente que los “elementos de la nación (idioma, territorio, comunidad cultural, etc.) [...] se crearon poco a poco, ya en la era precapitalista”, aunque sólo en forma rudimentaria. Destacando la “extraordinaria persistencia [ustoichivost]” de las naciones y lenguas, también predijo “el crecimiento y florecimiento” de las naciones durante la era socialista. Sólo con la victoria mundial del socialismo comenzará un proceso gradual de fusión de las naciones, de sus culturas e idiomas. (83)

Stalin fue el marxista que finalmente destruyó el tradicional concepto socialdemócrata, al que incluso Lenin había estado apegado, de que la victoria del socialismo implicaba la desaparición rápida de la nación. A este respecto tenía una deuda con Otto Bauer. En términos prácticos, esto significó que los idiomas y las culturas locales permanecieron parcialmente intactos, incluso después de que se estableciera el “socialismo” en 1930. La política de rusificación cultural y lingüística conocía sus límites. Teóricamente Stalin logró esto regresando a su antigua definición de nación que había sido un elemento extraño en su pensamiento en 1913, pero que ahora, inesperadamente, ganaba importancia práctica. Sin embargo, sólo hacia el final de su vida, el líder soviético desarrolló una teoría para explicar por qué las naciones son lo suficientemente tenaces para sobrevivir a la desaparición del sistema capitalista. Aquí se concentró en uno de los elementos constitutivos de la nacionalidad: el idioma.

---fin del mensaje nº 1---




Última edición por pedrocasca el Sáb Ene 05, 2013 3:36 pm, editado 1 vez

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Stalin y la cuestión nacional" - fragmentos del ensayo de Erik Van Ree - año 1994 - publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista el 30 de diciembre de 2012 - Interesante

Mensaje por pedrocasca el Sáb Ene 05, 2013 3:35 pm

Stalin y la cuestión nacional

ensayo de Erik Van Ree

publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista el 30 de diciembre de 2012

en el Foro se publica en dos mensajes

---mensaje nº 2 y último---

Fuente: Revolutionary Russia, vol. 7, N º 2, diciembre de 1994, págs. 214-238
Traducción para “Crítica Marxista-Leninista” de Fausto Hidalgo

Probablemente el primero que señaló la importancia de “El marxismo y los problemas de la lingüística” (1950) fue Gustav Wetter. En su Der dialektische Materialismus, lo considera como una versión relativamente original del materialismo histórico (84). Stalin comienza con una explicación simple de la base y la superestructura, relatando cómo los puntos de vista políticos e ideológicos y las instituciones de una sociedad son producto de su estructura económica. Una superestructura es un producto de clase y “no vive mucho tiempo”. Es “un producto de una época”, cuando un determinado sistema económico se impone. El idioma, sin embargo, “no es creado por una u otra clase, sino por la sociedad en su conjunto” a fin de “satisfacer las necesidades no de una clase, sino de toda la sociedad”. Como un “medio de comunicación”, los idiomas no difieren “de los instrumentos de producción, digamos, de las máquinas, que también pueden servir igualmente a los sistemas capitalista y socialista” (85). El argumento de Stalin llega a la idea de que las necesidades tecnológicas de la sociedad dan lugar a determinados sistemas económicos que a su vez se traducen en estructuras político-ideológicas. Pero –y aquí reside su novedad– las necesidades tecnológica también dan lugar a otras actividades humanas, en paralelo al sistema económico, tales como el idioma. Estos fenómenos fueron determinados directamente por la sociedad en su conjunto.

En su vejez, el temor al caos, que siempre estuvo presente en la mente de Stalin, se hizo cada vez más pronunciado. “Uno puede y debe destruir la vieja superestructura”, escribió, “a fin de dejar espacio para el desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad, pero ¿cómo se podría destruir el lenguaje existente [...] sin inyectar anarquismo en la vida social, sin crear la amenaza de la desintegración de la sociedad?”. El líder soviético concluyó que “no se debe permitir que la lucha de clases, por más fuerte que sea, conduzca a la desintegración de la sociedad” (86). Hizo la observación general de que las sociedades tienden a crear estructuras para protegerse de la amenaza del caos resultante de los cambios rápidos de los sistemas económicos y la lucha de clases, y para dotarse de estabilidad. El lenguaje era sólo un ejemplo de ello. “El lenguaje pertenece a una serie de fenómenos sociales que funcionan durante todo el período de la existencia de una sociedad. Nace con el nacimiento de una sociedad y se desarrolla con ella. Muere cuando el momento de la muerte de una sociedad ha llegado” (87). De esa forma, se estableció un argumento general que sirve para explicar también la longevidad de fenómenos distintos del idioma, como las tradiciones culturales o incluso naciones como tales.

Y de nuevo brilla claramente una visión organicista, subyacente, de la sociedad. Las comunidades nacionales son entidades vivas. Como tales, están obligadas a tener algunas características relativamente permanentes, inmutables que definen su identidad. Simplemente no podían consistir sólo de modos de producción alternándose siempre y de las correspondientes ideologías, sin dejar de ser comunidades históricamente reconocibles. El sabor organicista de “El marxismo y los problemas de la lingüística” llegó al extremo de atribuir una vida corporativa y voluntad no sólo al colectivo de la sociedad, sino incluso a sus partes. La base económica, por ejemplo, “vive y actúa” con un propósito especial, a saber, “servir a la sociedad económicamente”. La superestructura, por otro lado tiene otra función. “Crea […] las instituciones de la sociedad”, mientras que ella misma es “creada por una base con el fin de servirla”. “Ayuda activamente a su base para formarse y fortalecerse a sí misma, toma todas las medidas posibles para ayudar al nuevo sistema”. Pero Stalin añadió que era muy posible que una superestructura pudiera “negarse a cumplir su función de servir y tomar una posición de indiferencia”. Entonces dejaría de ser una superestructura. (88)

La versión de Stalin del materialismo histórico era en efecto original. No puede encontrarse en esta forma en las obras de Plejánov, Bujarin o Bogdánov, por mencionar a los principales teóricos rusos en este campo.

Notas
(1) K. Stalin, ‘Natsional’nyi vopros i sotsialdemokratiia’, Prosveshchenie, no.3 (marzo de 1913), p. 54.
(10) PSS, vol. 2, p. 207; de ‘K kharakteristike ekonomicheskogo romantizma’ (1897).
(11). Ibíd., vol. 8, pp. 72-3; de ‘Polozhenie Bunda v partii’. Véase también ‘Natsional’nyi vopros v nashei programme’, en ibíd., vol. 7, pp. 233, 242, un artículo que también apareció en 1903.
(12) Ibíd., vol. 48, pp. 130-32, 134-5. Véase también ibíd., pp. 380-81.
(21) N. P. Loginov, ‘Bol’shevistskii zhurnal “Prosveshchenie” (K 50-letiia vykhoda v svet)’, Voprosy istorii KPSS, no. 6, 1961, p. 164; I. A. Portiankin et al., Bol’shevistskaia pechiat’. Kratkie ocherki istorii 1894-1917 gg. (Moscú, 1962), p. 354; E. I. Krutitskaia y L. S. Mitrofanova, ‘Posol Sovetskogo soiuza A. A. Troianovskii’, Novaia i noveishaia istoriia, no. 2 (marzo-abril de 1975), p. 91.
(22) Vladimir llich, Lenin. Biograficheskaia khronika 1870-1924, vol.3, 1912-191 (Moscú, 1972), p. 65; PSS, vol. 22, p. 465; Gorelov, op. cit., p. 195. En la Sochineniia se dice que Stalin fue “a fines de diciembre [konets dekabria]”, pero se refiere al viejo calendario (Sochineniia, vol. 2, p. 421). En mi artículo las fechas están dadas de acuerdo al nuevo calendario, a menos que se indique otra cosa.
(23) F.558, op. l, d. 5391. En ese tiempo Stalin era muy cercano a Kámenev. La carta empieza: “Hola amigo, te beso en la nariz al estilo esquimal”. El autor se quejaba de que su vida era aburrida sin su amigo.
(24) F. 558, op. 1, d. 4899.
(25) PSS, vol. 22, p. 466.
(26) P.N. Pospelov et al (eds.), Istoriia kommunisticheskoi partii Savetskogo Soinza, vol.2 Partiia bol’shevikov v bor’be za sverzhenie tsarizma. 1904-fevral’ 1917 goda (Moscú, 1966), p.400.
(27) F. 558, op. 4, d. 647, 11.427-28, 431; en O. Veiland, ‘V avstriiskoi emigratsii (Iz vospominanii starogo bol’shevika)’. Véase también l.419, en Bruno Frei, ‘Stalin v Vene’.
(28) F. 30, op. 1, d. 3. De acuerdo a la información de la opis’, Troyanovsky se refiere a un artículo sobre la cuestión nacional.
(29) F. 558, op. 1, d. 46. En esta carta, él no se está refiriendo al artículo sobre la cuestión nacional.
(30) En la Sochineniia (vol. 2, p. 421) se dice que Stalin llegó a Viena, “en la segunda mitad de enero” (lo que significaría 28 de enero o después según el nuevo calendario) desde donde envió el boletín de Lenin. Lenin escribió la carta entre el 14 y el 21 de enero y se lo envió a Kámenev en París después del 25 de enero. (Vladimir llich Lenin (pp. 70, 73). F. 558, op. 1, d. 45 contiene una carta de Stalin a Kámenev concerniente a este asunto.
(31) Véase N. K. Krupskaya, Vospominaniia o Lenine (Moscú, 1957), p. 211. Detalles de sus condiciones de vida se pueden ver en los artículos de Veiland y Frei en f. 558, op. 4, d. 647. Trotsky conoció a Stalin en Viena, recordando por siempre sus “ojos amarillos” con su “brillo de animosidad”. Véase Leon Trotsky, Stalin: An Appraisal of the Man and His Influence (Londres, 1947), p. 244.
(32) Krupskaya, op. cit., p. 211; G. L. Smirnov et al. (eds.), N. I. Bujarin. lzbrannye proizvedeniia (Moscú, 1988), p. v.
(33) En Vladimir Ilich Lenin, p. 77, esta fecha esta explícitamente referida como del nuevo calendario. Sin embargo, en la PSS, (vol. 22, p. 589), se menciona que la conferencia del Comité Central se realizó “a mediados de febrero” sugiriendo el viejo calendario. He optado por la primera fuente porque su cronología es generalmente más exacta y más detallada. Sobre la asistencia de Stalin a la conferencia véase Krupskaya, op. cit., p. 211; E. Gorodetskii y Iu. Sharapov, Sverdlov. Zhizn’ i deiatel’nost’ (Moscú, 1961), p. 68; V. T. Loginov, Lenin i Pravda. 1922-1914 godoy (Moscú, 1962), p. 111.
(34) Edward Ellis Smith, The Young Stalin: The Early Years of an Elusive Revolutionary (New York, 1967), p. 274.
(35) F. 558, op. 4, d. 647, 1. 432.
(36) De acuerdo a los inexactas memorias de Krupskaya, Stalin pasó “uno o dos meses” en Viena “trabajando sobre la cuestión nacional”, antes de mediados de febrero de 1913. (op. cit., p. 211). El segundo volumen de la Sochineniia, p.367, publicado en 1946, pone bajo el artículo “Viena, enero de 1913”, sugiriendo que esa línea figuraba en el original. Sin embargo, esta es una adulteración: el original de Proveshchenie, no la incluye. La fecha y lugar oficial fueron celebrados durante la ocupación aliada de Austria, en 1949, cuando las autoridades soviéticas pusieron una placa recordatoria en la casa donde permaneció Stalin en Viena, en la que se decía que él escribió el artículo ahí en enero de 1913. Véase Smith, op. cit., p. 275.
(37) F. 558, op. 1, d. 47.
(38) Smith, op. cit., p. 289.
(39) F. 30, op. 1, d. 4.
(40) F. 71 op. 10, d. 266, 1.251.
(41) Vladimir Ilich Lenin, p. 77.
(42) Krupskaya, op. cit., p. 211.
(43) PSS, vol. 48, p. 162. De acuerdo a Krupskaya, op. cit., p. 211, esta carta fue escrita después de la conferencia de mediados de febrero. Véase también Vladimir Ilich Lenin, p.78.
(44) La Sochineniia (vol. 2, p. 421) dice que Stalin salió para St. Petersburg, “a mediados de febrero” del viejo calendario, lo que sería alrededor del 28 de febrero del nuevo calendario. La fecha de su arribo a la capital rusa es proporcionada por V. T. Loginov, op. cit., p. 112, el 19 de febrero, posiblemente del viejo calendario.
(45) PSS, vol. 23, p. 455. De acuerdo a Stalin, Lenin “editó el libro”. See Milovan Djilas, Conversations with Stalin (Harmondsworth, 1969), p. 122. El artículo reapareció como folleto en 1914.
(46) Krupskaya, op. cit., pp. 211, 214.
(47) Bertram D. Wolfe, Three Who Made a Revolution: A Biographical History (New York,1948), p. 582. Véase también Trotsky, op. cit., pp. 154-9.
(48) Véase Pipes, op. cit., p. 41; Robert C. Tucker, Stalin as Revolutionary: 1879-1929: A Study in History and Personality (New York; Londres, 1974), p. 155; Haupt, Löwy y Weill, op. cit., pp. 60, 307. De acuerdo a Veiland, “El camarada Koba involucró a todos los que lo rodeaban en su trabajo sobre la cuestión nacional. Algunos leían a Otto Bauer, otros a Kautsky”. Y un día “el camarada Koba me pidió que le tradujera un fragmento de la revista alemana Neue Zeit”. Según Frei, Veiland “le ayudó con traducciones al ruso de textos alemanes”. (f. 558, op. 4, d. 647, 11.432-33, 419). En su artículo, Stalin utilizó ocho títulos de obras que no estaban originalmente en ruso o georgiano. De ellos, sólo utilizó tres en alemán: Verhandlungen des Gesamtparteitages der Sozialdemokratie in Oesterreich abgehalten zu Brünn vom 24. bis 29. September 1899 im ‘Arbeiterheim’ (Vienna, 1899); Dokumente des Separatismus, herausgegeben vom oesterreichischen Metallarbeiterverband zum zehnten ordentlichen Verbundstag (Vienna, 1911); y Josef Strasser, Der Arbeiter und die Nation. Il vermerht Auflage (Reichenberg, 1912). Esas obras en su conjunto, sólo explican cuatro de las 83 notas a pie de página. Lo que hace que la contribución “alemana” al artículo sea de importancia marginal.
(49) Stiven Koen, Bukharin, Poliliticheskaia biografia. 1888-1938 (Moscú, 1988), p.465.
(50) Ibíd., pp. 45f; L. I. Abalkin et al. (eds.), N. I. Bukharin. Izbrannye proizvedeniia (Moscú, 1990), p. 6. En 1913, Bujarin copió algunas páginas de A. I. Kastelianskii (ed.) Formy natsional’nogo dvizheniia (St. Petersburg, 1910). Stalin cita este libro en su artículo, pero no de las mismas páginas que Bujarin copió (f. 329, op. 1, d. 1).
(51) Sidney Heitman (ed.), Nikolai I. Bukharin: A bibliography. Con anotaciones, incluyendo la ubicación de sus obras en las principales bibliotecas de Estados Unidos y Europa (Stanford, CA, 1969), p. 25.
(52) Troyanovsky realmente no estaba contento con el artículo de Stalin. El 25 de febrero, Lenin escribió Kámenev en París: “Troyanovsky ha lanzado una especie de intriga a propósito del artículo de Koba para Prosveshchenie sobre ‘El marxismo y la cuestión nacional’. No quiere que se le dé respaldo oficial. ¡¡Digan que se trata de un artículo de carácter polémico, ya que Galina [su esposa – E. v. R.] está a favor de la autonomía cultural-nacional!!” (PSS, vol. 48 p. 169). La carta incidentalmente sugiere que para el 25 de febrero Stalin había terminado el artículo. Troyanovsky también discrepaba de la interpretación de Lenin en relación con el derecho de las naciones a la autodeterminación, interpretación a la que se adhería Stalin en su artículo. En su condición de coeditor de Prosveshchenie, por ese tiempo, Troyanovsky exigía que la revista publicara un artículo suyo contra el punto de vista de Lenin sobre el asunto (Portiankin et at., op. cit., p. 355).
(82) Sochineniia, vol. 7, pp.17-38.
(83) Véase “El marxismo y la cuestión nacional”, en ibíd., vol. 11, pp. 336, 347-49. La carta sólo fue publicada después en la Sochineniia. Era un versión editada del discurso de Stalin ante un grupo de escritores ucranianos, el 12 de febrero de 1929 (f. 558, op. 1, d. 4490).
(84) Sus comentarios sobre "El marxismo y los problemas de la lingüística" véanse en: Gustav A. Wetter, Der dialektische Materialismus. Seine Geschichte und sein System in der Sowjetuniuon (Vienna, 1958), en particular pp. 231, 234, 260, 263, 382, 396. Otro autor que ha destacado la importancia de la “lingüística” de Stalin es Anton Donoso, ‘Stalinism in Marxist Philosophy’, Studies, en Soviet Thought, vol. 19, 1979, pp. 113-41. Antes de la publicación de “El marxismo y los problemas de la lingüística”, Stalin discutió el tema con un experto en ese campo, Arnold Chikobava, a quien le pidió que escribiera también un artículo sobre la materia. Véase Mikhail Gorbanevskii, ‘Konspekt po korifeiu. Kakol vklad vuesli v nauko stalinskie stat’i 0 iazykoznanii’, Literaturnaia gazeta, no. 21, 25 May 1988, p. 12.
(85) I. V. Stalin, Sochineniia, vol. 3 [XVI], 1946-1953 (Stanford, CA, 1967), pp. 117-18, 122.
(86) Ibid., pp. 130, 120.
(87) Ibid., p.134.
(88) Ibid., p. 116, 118, 150.


Descargar "La cuestión nacional y el leninismo" de Stalin

https://docs.google.com/open?id=0ByP565N0sPRSR2RPdTNiMDFLUHM

Descargar "El marxismo y los problemas de la linguística" de Stalin

https://docs.google.com/file/d/0ByP565N0sPRSMDM4YlNWZnBKdDQ/edit


---fin del mensaje nº 2 y último---FINAL---



pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Stalin y la cuestión nacional" - fragmentos del ensayo de Erik Van Ree - año 1994 - publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista el 30 de diciembre de 2012 - Interesante

Mensaje por pedrocasca el Sáb Ene 05, 2013 3:41 pm

Nadie dude que el blog Crítica Marxista-Leninista es un auténtico:



Working Class blog


pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Stalin y la cuestión nacional" - fragmentos del ensayo de Erik Van Ree - año 1994 - publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista el 30 de diciembre de 2012 - Interesante

Mensaje por pedrocasca el Sáb Ene 05, 2013 3:44 pm

En el Foro están publicados los textos:

El marxismo y cuestion nacional

http://www.forocomunista.com/t12158-el-marxismo-y-cuestion-nacional#297764

"¿Qué es el movimiento nacional?" - texto de José Stalin que forma parte del libro breve “El marxismo y la cuestión nacional” - escrito en Viena en 1913

http://www.forocomunista.com/t25196-que-es-el-movimiento-nacional-texto-de-jose-stalin-que-forma-parte-del-libro-breve-el-marxismo-y-la-cuestion-nacional-escrito-en-viena-en-1913?


Contenido patrocinado

Re: "Stalin y la cuestión nacional" - fragmentos del ensayo de Erik Van Ree - año 1994 - publicado en el blog Crítica Marxista-Leninista el 30 de diciembre de 2012 - Interesante

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Mar Ago 21, 2018 12:12 am