¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Comparte
avatar
obreromadrileño
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 212
Reputación : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2011

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por obreromadrileño el Jue Ene 03, 2013 12:16 am

me tienes mania me atacas en todos los sitios.
Y el anarquismo es lumpenproletario, delicuente y marginal y tu no dijistes nada que confirme lo contrario.
avatar
Habeas_Corpus
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2019
Reputación : 2066
Fecha de inscripción : 30/11/2011
Localización : Euskal Herria

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Habeas_Corpus el Jue Ene 03, 2013 12:33 am

obreromadrileño escribió:me tienes mania me atacas en todos los sitios.
Y el anarquismo es lumpenproletario, delicuente y marginal y tu no dijistes nada que confirme lo contrario.

No te tengo manía. Pero tus intervenciones no tienen ni un ápice de comunistas, ya no digamos de marxistas. Solo te estás yendo a diatribas en todos los debates que estás participando, en muchos casos sin argumentar y desvirtuando el tema en cuestión, como estás haciendo en este. Con lo cual, te pido por enésima vez que dejes de trolear en el foro.
avatar
Banksy
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 2
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 31/12/2012

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Banksy el Jue Ene 03, 2013 12:37 am

Seria bueno que en vez de desvirtuar, aclaren la duda del autor del tema y de pasada la mia (Que esta más abajo) ya que soy nuevo en el tema....

Muchas gracias
avatar
Panycirco
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 93
Reputación : 111
Fecha de inscripción : 06/02/2012

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Panycirco el Jue Ene 03, 2013 1:57 am

Banksy escribió:Aprovechando el tema, En chile a los anarquistas siempre se les tilda de pequeñosburgueses... pero al respaldar esa palabra siempre quedan en silencio.

Por lo que surgen mis dudas, aveces leo que respaldan la frase pero criticando al planteamiento de Proudhon, pero la anarquia no se limita solo a Proudhon ya que siempre esta en evolución.

Tambien he leido de porque no utilizan al Estado como un mecanismo más de ayuda y surgen esas visiones burguesas en los anarquistas, pero para los marxistas va llegar el momento que tampoco va existir el Estado y alcanzar el comunismo, la organización no se diferencia mucha de los planteamientos anarquistas (En la fase de comunismo, no la transcición de los marxistas dictadura proletaria).

Saludos, espero que me informen ya que recien empiezo mi lectura(un nuevito total) sobre marx y algunos autores anarquistas para ver las diferencias, etc.

Te dejo un par de extractos de Lenin que espero que respondan a tus cuestiones.

“La concepción del mundo de los anarquistas es la concepción burguesa vuelta del
revés. Sus teorías individualistas y su idea individualista están en oposición directa con el
socialismo. Sus opiniones no expresan el futuro del régimen burgués, que marcha con fuerza
incontenible hacia la socialización del trabajo, sino el presente e incluso el pasado de ese
régimen, el dominio de la ciega casualidad sobre el pequeño productor aislado y solitario. Su
táctica, que se reduce a negar la lucha política, desune a los proletarios y los transforma de
hecho en participantes pasivos de una u otra política burguesa, pues para los obreros es
imposible e irrealizable apartarse de verdad de la política”.
Adaptación didáctica a partir de

“Socialismo y anarquismo” de V.I.Lenin


“Nosotros no señalamos como objetivo final la destrucción del Estado, es decir, de
toda violencia organizada y sistemática, de toda violencia contra el individuo en general. No
esperamos el advenimiento de un orden social en el que no se acate el principio del
sometimiento de la minoría a la mayoría. Pero, aspirando al socialismo, estamos
convencidos de que éste se transformará en comunismo y, en relación con ello, desaparecerá
toda necesidad de violencia sobre el individuo en general, toda necesidad de subordinación
de unos hombres a otros, de una parte de la población a otra, pues los hombres se
acostumbraran a observar las reglas elementales de la convivencia social sin violencia y sin
subordinación”

V.I.Lenin – “El Estado y la Revolución”
avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2534
Reputación : 2707
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 56
Localización : Celtiberialandia

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por JoseKRK el Vie Ene 04, 2013 12:59 pm

Para centrarme en el desarrollo de la cuestión que tenía contigo, Durruti_36, copio y pego tu réplica, que paso a continuación a contestar, aclarando (espero, jeje) mejor el tema tal como lo veo y con mis propias palabras, dejando claro en primer lugar que me centraré exclusivamente en contestar la pregunta que abre este hilo, sin entrar en él en los innumerables aspectos relacionados con el tema, como son las diferencias entre el Anarquismo y el Marxismo en su concepción del Comunsimo, del Movimiento Obrero o de la realidad social en general.

El compañero de foro Durruti_36 quería que algún marxista le explicara con sus propias palabras por qué considera el Marxismo una corriente pequeñoburguesa al Anarquismo y yo me limito en todo momento a cumplir eso como buenamente puedo, sin entrar en este hilo en los demás aspectos que puedan surgir a lo largo del debate, que dejo para otras personas a quienes les apasione más que a mí el asunto de las diferencias entre el Socialismo Científico y el Anarquismo:

Durruti_36 escribió:
No hay problema, te has explicado muy bien JoseKrK, y si liamos conceptos podemos aclaralos. Espero explicarme mas o menos igual de bien.

Lo más llamativamente pequeñoburgués (para mí en concreto) respecto al anarcosindicalismo (el resto de corrientes anarquistas para mí no merecen siquiera un mínimo de atención, por ser ultrautópicas y carentes de toda base mínimamente científica) es su concepción del Comunismo como una Federación o Confederación de Comunas Libertarias, esto es, de entidades autónomas autogestionarias, principalmente productivas, bien sea tomando como base de dicha organización federal o confederal el Sindicato, o bien otro tipo de estructuras libres de explotadores.

Es interesante esto que dices, porque una Federación de Comunas Libertarias no la veo como una concepción exclusiva del Comunismo, sino también del Colectivismo. Para mí, la Federación y Confederación sería la concepción de como se organizaría la sociedad socialista de manera política y territorial. El Comunismo y el Colectivismo serían las formas económicas que podría adoptar la Confederación. Las corrientes individualistas y mutualistas quedarían fuera de esa formula de "Comunas" federadas, aunque la federación tambien sea base suya.

Esa concepción no viene a ser más la que la conversión de toda la humanidad en una confederación de pequeños propietarios autónomos que se ponen de acuerdo entre ellos mediante contratos pretendidamente libres y basados en el apoyo y la solidaridad mutua. Algo muy parecido a un macroconfederación de trabajadores autónomos, que son la expresión mínima, básica de la pequeña burguesía. Esto es, los proletarios que dejan de serlo para convertirse en un micro propietarios de "su propia" empresa, haciéndola entrar en contacto supuestamente igualitario con otros sujetos similares.

Aqui es donde no entiendo porqué se les considera pequeños propietarios autonomos a los trabajadores que laboran un medio de producción en regimen colectivista. ¿Donde entrarían esos propietarios en una Comuna? Si los medios están colectivizados no puede haber pequeña propiedad. Entiendo lo de autonomos porque las Comunas serían autonomas, pero la propiedad sería colectiva en las formas economicas colectivista y comunista.

Creo que lo que subyace en esto es la cuestión del Federalismo. La pequeña propiedad no existiría sino que la Comuna sería la propietaria de los medios de producción. Entonces la Comuna al ser autonoma podría disponer de esos medios como mejor le pareciera y no tendría que rendir cuentas con otras Comunas. Los habitantes trabajadores serían, no los propietarios de su empresa, serían propietarios de todos los medios de producción que tuviera esa Comuna independientemente de su lugar de trabajo. Todas las tierras, montes, pastos, industrias de la Comuna serían propiedad de ésta, y por consiguiente de todos sus habitantes.

No veo la manera de encajar la pequeña propiedad individual ahí.

A esa conclusión sólo se llega por concebir la sociedad humana al modo pequeñoburgués, como una especie de contrato, consciente o inconsciente, y voluntario o coactivo, de individuos o entidades individualizadas.

Claro, pero esa no es la concepción anarquista, la cual es igual a la que tiene cualquier socialista o marxista: Trabajadores libres que se asocian libremente mediante el pacto libre.

Con lo de entidades individualizadas ¿te refieres a una empresa cooperativa, autogestionada o a la propia Comuna? Imagino que ésta no puede ser, en todo caso sería un conjunto de entidades colectivas.

No es una concepción nacida de las condiciones de vida y de producción del proletariado consciente. En esta concepción proletaria, marxista, no hay tal cosa como propietarios autónomos de sus propias empresas autogestionadas que entran en contacto contractual con otros similares, sino una sola clase social que, colectivamente, gestiona y posee como un todo el conjunto de medios de producción social

Lo siento JoseKrK, no puedo estar más en desacuerdo. Tenemos la misma concepción. Propietarios autónomos de sus propias empresas autogestionadas no existen en el Comunismo Libertario.

Concluyendo, no puede haber propiedad privada donde la hay colectiva. Otra cosa sería no estar de acuerdo con el Federalismo, con que cada Comuna sea la dueña de sus medios de producción. Se puede ver a la Comuna como la "pequeña propietaria" (¿entidad individualizada?), pero esto estaría muy pillado por los pelos ¿no?

Los marxistas decimos eso basándonos en la naturaleza de sus propuestas, de su cosmovisión de base y de cómo trata de lograr la transformación del mundo. Para nada es basándonos en la clase social de las personas que defienden el anarquismo.

La cosmovisión pequeñoburguesa sería la de propiedad individual de medios de producción. Lo mio es mio y de nadie mas. La propiedad colectiva entraría en plena contradicción con su concepcion del mundo. Una y otra son diametralmente opuestas, bajo mi punto de vista.

Además, ¿no ves un contrasentido aplastante que el movimiento anarquista haya sido engrosado por la clase obrera y no por los pequeñoburgueses?

Un placer debatir contigo.

Salud.

Con sólo leernos, enseguida saltan a la vista en nuestros respectivos comentarios las enormes diferencias de concepción entre el Anarquismo y el Socialismo Científico, Durruti.

Bueno, aclaro primero algunas cosillas que veo han quedado un poco oscuras en mi anterior comentario.

Cuando me refiero a micropropietarios de su propia empresa autogestionada, no me refiero a empresarios individuales propietrarios de su empresa "personal", sino a que cada colectividad o Comuna Libertaria, según el caso y el nivel social de que hablemos en cada momento, es una entidad autónoma, con entidad propia y bien diferenciada de las demás (con las que se relaciona contractualmente -mediante acuerdos mutuos-) que es propiedad de sus trabajadores. Es decir, que se establecen relaciones entre grupos de propietarios de unas entidades productivas de las que además son trabajadores. Sólo dejo apuntado aquí que ese esquema autogestionario no puede superar en modo alguno las relaciones mercantiles, sea con o sin dinero como medio de intercambio y sean estas más o menos "justas, libres e igualitarias".

Cuando hablo de "confederación de pequeños propietarios autónomos" me refiero a eso que acabo de mencionar arriba, aunque evidentemente, no he usado la expresión más adecuada para indicar lo que deseaba, desgraciadamente. Espero que ahora haya dejado más claro a qué me refiero.

Es un grado algo más elevado que el del propietario individual, ya que estamos ante propietarios grupales que se interrelacionan en condiciones de igualdad y libertad (al menos en teoría o en aspiración) mediante acuerdos, lo que es un desarrollo que parte de la concepción pequeñoburguesa y mercantil de la sociedad, como interrelación de entidades individuales en pie de igualdad (aunque estas entidades sean en su inmensa mayoría grupales en su estructura interior en las concepciones del Anarcocomunismo) que intercambian sus productos. Cada Colectividad o Comuna es una especie de feudo propiedad grupal o colectiva de sus trabajadores, en definitiva, que entra en relación mercantil (aunque sean teóricamente sobre las bases de la igualdad, la solidaridad y el apoyo mutuo) con otras similares.

No hay otro modo de llegar a un supuesto Comunismo mediante la Federación de Comunas Libertarias. Y tomo únicamente la concepción Comunista del Anarquismo porque es la que en principio se alejaría más, por sus objetivos y por necesitar apoyarse principalmente (y no como la exclusiva fuerza dirigente) en el proletariado para llevarse a cabo, de las concepciones y fines burgueses. Y lo hago así para demostrar que incluso cuando pretende ser antiburgués, el Anarquismo no lo consigue, sino que sigue hundiendo sus raíces en una cosmovisión de base burguesa. Únicamente ha dado un pequeño paso desde el individuo como base de la Sociedad hacia las comunas autogestionadas (colectividades autogestionarias) como tal base, pero sigue dentro del concepto burgués de sociedad como un conjunto de entidades individuales y autónomas que se relacionan en "Igualdad, Fraternidad y Libertad" (si pretenden no insultar a la Razón, la Libertad y a la Humanidad, todos conceptos abstractos y metafísicos de carácter burgués).

El Anarcocomunismo (o Anarcosindicalismo) sólo trata de negar o superar así las relaciones de explotación de unos hombres sobre otros, pero no desde una concepción no burguesa, proletaria, de la realidad social sino desde una concepción burguesa y democrática sumamente "radical" y pretendidamente "anticapitalista", que considera al Capitalismo como un tipo de relación social de explotación que atenta contra la Razón y la "plena" o “verdadera” Democracia, por lo que es condenable y debe ser abolida "revolucionariamente" por "los explotados de todo tipo" (que son quienes padecen sus deficiencias), que se liberan de los explotadores mediante la imposición revolucionaria del orden social de autogestión de sus propias colectividades productivas y eliminando el dinero como el medio básico del intercambio de los productos del trabajo social, considerando que con eso, en lineas generales, ya han realizado el Comunismo y cerrado la puerta a toda forma de resurgimiento de las relaciones capitalistas. Dejo apuntado aquí también que la concepción marxista (proletaria) del Comunismo es muy diferente de esta propia de los comunistas libertarios.

Es en suma una concepción burguesa del modo de abolir las relaciones sociales de explotación de unos hombres sobre otros. Y como tal, toma como su base la cosmovisión social inconsciente que posee el propietario de sus propios medios de trabajo: la Tierra y la Empresa, para quien la trabaja, en lineas generales; visión que trata de llevar a la práctica, encontrándose de bruces con el hecho ineludible de que eso sólo será posible mediante la expropiación de los medios de producción social de las manos de los capitalistas, de los burgueses, que viven de explotar el trabajo ajeno. Pero no ven más allá de esto, ya que su concepción de base de lo que es “la sociedad en general” es errada por burguesa (filosóficamente hablando; es decir, que surge de la conciencia burguesa, del reflejo de la realidad que tiene la burguesía -concretamente la pequeña burguesía- en su conciencia).

Y eso es así independientemente de que el grueso de la militancia anarcosindicalista sea de clase proletaria, lo que es lógico, ya que es el proletariado la clase explotada por excelencia en el Capitalismo (y más en su fase suprema, la Imperialista) y la que puede llegar a desarrollar la conciencia de clase que le lleve a desear liberarse de esa explotación y a organizarse para ello. Pero eso no implica que el proletariado se haya desembarazado de o haya superado la conciencia burguesa básica de la realidad y que sea capaz de desarrollar soluciones y praxis (fusión de teoría y práctica) netamente proletarias y científicas, que es exactamente lo que sucede en el caso del sector anarquista del proletariado, que aborda los asuntos desde una praxis empapada de conciencia pequeñoburguesa de la realidad y de las relaciones sociales, como ya he explicado, lo que lleva inevitablemente a todos los desarrollos anarcocomunistas en vez de a los marxistas.
avatar
obreromadrileño
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 212
Reputación : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2011

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por obreromadrileño el Sáb Ene 05, 2013 5:06 pm

AliveRC escribió:El anarquismo es la ideologia del lumpenproletariado porque promueve el desorden el caos, la destrución del estado, no creen en la ley y el orden.

El marxismo también promueve la destrucción del estado (burgués). El marxismo tampoco cree en la ley y en el orden burgueses.

El anarquismo es una ideologia criminal al servicio de los marginales, el lumpenproletariado (delicuentes, presos, estafadores, ladrones, perroflautas, punkis, drogaditos, camellos etc.)

Hay que ser muy idiota para decir esto.

Os limitais a contestar con insultos para defender al anarquismo, pero no demostrais que el anarquismo no sea lumpenproletario y marginal. Es un hecho actual que el anarquismo es la ideologia de los marginales, delicuentes y deshechos.
Y en la hisoria tambien, sólo hay que ver solo fueron apoyados por el camapesiando sin tierras y vagabundo, sólo hay que ver que su historia esta llena de atracadores y ladrones,etc. Y en la actualidad sólo hay que ver que en su mayoria son perroflautas okupas. Es la enfermedad en la que deriva el izquierdismo antipatriota. Los enemigos del orden y la ley son enemigos de la sociedad y por lo tanto también de los comunistas.

Y aqui os pongo la demostración de porque el anarquismo es el peor enemigo de los comunistas y patriotas, porque no son gente de bien como nosotros.

El anarquismo y su esencia reaccionaria

“Nosotros consideramos que los anarquistas son verdaderos enemigos del marxismo…El hecho es que el marxismo y el anarquismo se basan en principios completamente distintos a pesar de que ambos salen a la palestra bajo la bandera socialista”. ANARQUISMO Y SOCIALISMO. Stalin
“Nosotros consideramos que los anarquistas son verdaderos enemigos del marxismo…El hecho es que el marxismo y el anarquismo se basan en principios completamente distintos a pesar de que ambos salen a la palestra bajo la bandera socialista”. ANARQUISMO Y SOCIALISMO. Stalin

En nuestro país, poco a poco pero a paso firme, van siendo arrinconadas las tesis del revisionismo electorero, el oportunismo de derecha. Y simultáneamente a esto, las tesis del proletariado, el marxismo-leninismo-maoísmo cobra fuerza, se expande y va fraguándose en apreciables sectores de masas.

Sin embargo de esto, no es solo un peligro para la revolución el revisionismo expresado principalmente en oportunismo de derecha, en cretinismo parlamentario, sino también la otra forma del oportunismo, el de “izquierda” que tras discursos radicaloides esconde su verdadera esencia reaccionaria. Una de las principales variedades del oportunismo de izquierda es precisamente el anarquismo, por lo que el Partido Comunista no debe descuidar la lucha contra esa tendencia.

Conforme avanza el combate y desenmascaramiento al revisionismo, tanto a las facciones que apoyan al gobierno fascista y pro-imperialista de Correa como son el viejo PC y el PS-FA, así como a las facciones en “oposición” que son el MPD y PK, va quedando un vacío en la conducción del movimiento de masas, vacío que tratan de aprovechar distintas tendencias “radicales” no proletarias como el anarquismo, el foquismo, entre otros.

La conducción del proceso revolucionario no puede estar en modo alguno bajo el oportunismo de derecha y tampoco bajo el oportunismo de izquierda, debe estar bajo la dirección del proletariado expresada en el Partido Comunista de nuevo tipo, caso contrario las masas serán derrotadas y la revolución no se producirá.

El anarquismo, al ser una corriente pequeño-burguesa que niega el marxismo, no está en las condiciones de dar una interpretación científica de la realidad y mucho menos una propuesta de transformación revolucionaria de la sociedad que sea coherente y aplicable.

El anarquismo es en esencia la “tabla de salvación” de un sector de la pequeño-burguesía, sobretodo de sus sectores intelectuales, que por un lado ven las injusticias del capitalismo pero por otro lado ven con desprecio y hasta como un peligro la lucha del proletariado, su disciplina, sus métodos de lucha rigurosos. Es así que proclaman la lucha por un “mundo mejor” donde el individuo (o sea ellos mismos) sea “libre”.

Que el anarquismo es tan solo un discurso izquierdista con práctica derechista se puede comprobar hasta la saciedad.

Una de las principales consignas de los anarquistas dice: “contra todo poder”. Con esto dan la apariencia de ser muy radicales, pero no lo son. Por un lado dicen estar contra todo poder, lo cual significa que también están contra el sistema de Estado y Gobierno socialista, contra la dictadura del proletariado. Por otro lado, dicen estar contra todo poder, cuando en los hechos le hacen el juego al poder de la gran burguesía, pues esa clase ya tiene en la actualidad el poder, pero el proletariado no lo tiene todavía; en esas condiciones lanzar la consigna “contra todo poder” significa negar el derecho y el deber que tiene el proletariado de luchar por ser poder y con esto simple y llanamente se favorece al poder de la burguesía. ¡Esa es la esencia del discurso “izquierdista” de los anarquistas que encubre su verdadera práctica derechista de servicio al imperialismo y la burguesía!

Acorralados por sus propias e insalvables contradicciones, los anarquistas terminan, tarde o temprano, por quitarse la máscara de “revolucionarios” y generalmente se convierten en furibundos derechistas o terminan envueltos en el alcoholismo y la drogadicción para escapar de la realidad. Cuando envejecen, su grado de derechismo es inversamente proporcional al grado de virulencia que mostraban en su juventud.

¿Históricamente existe algún proceso que los anarquistas lideraron victoriosamente o que tenga alguna perspectiva objetiva? Ninguno. Inclusive el “ejemplo” del que más se enorgullecen los anarquistas, el de la guerra civil española, se derrumba por su propio peso. No fue la culpa de la Internacional Comunista ni de Stalin, el hecho de la derrota de las fuerzas revolucionarias y progresistas en la Guerra civil española, sino las desviaciones del Partido Comunista de España en torno a la lucha agraria y la enorme confusión en las filas del proletariado que causaron los anarquistas y sus reaccionarias tesis enquistadas en la CNT.

Dejamos algunas citas comunistas a lo largo de 160 años de revolución proletaria mundial, citas que reflejan la lucha entre marxismo y anarquismo.

“Pero aquí es donde se revela el pensamiento íntimo del señor Bakunin. Decididamente, él no comprende nada de la revolución social; sólo conoce su fraseología política; para él, no existen las condiciones económicas de esta revolución… La base de su revolución social es la voluntad y no las condiciones económicas.” ACOTACIONES AL LIBRO DE BAKUNÍN: EL ESTADO Y LA ANARQUÍA. Carlos Marx

“…los antiautoritarios (anarquistas) exigen que el Estado político autoritario sea abolido de un plumazo, aun antes de haber sido destruidas las condiciones sociales que lo hicieron nacer. Exigen que el primer acto de la revolución social sea la abolición de la autoridad. ¿No han visto nunca una revolución estos señores? Una revolución es, indudablemente, la cosa más autoritaria que existe; es el acto por medio del cual una parte de la población impone su voluntad a la otra parte por medio de fusiles, bayonetas y cañones, medios autoritarios si los hay; y el partido victorioso, si no quiere haber luchado en vano, tiene que mantener este dominio por medio del terror que sus armas inspiran a los reaccionarios.” DE LA AUTORIDAD. Federico Engels

“Marx y Engels tuvieron que enfrentarse a las maquinaciones de Bakunin y su grupo que "encubriéndose con el anarquismo más extremista, no dirige sus golpes contra los gobiernos existentes, sino contra los revolucionarios que no aceptan su ortodoxia y su dirección"; que "se infiltran en las filas de la organización... e intenta al principio apoderarse de su dirección; pero cuando fracasa su plan, trata de desorganizarla"; que "organiza... sus pequeñas sectas secretas"; que "ataca públicamente en sus periódicos a todos los elementos que se niegan a someterse a su voluntad"; que "no retrocede ante ningún medio, ante ninguna deslealtad; la mentira, la calumnia, la intimidación y las asechanzas le convienen por igual". En síntesis, contra el anarquismo que tras todas sus mascaradas de izquierdismo radicaloide y altisonante esconde su esencia derechista y su economicismo que niega la política de clase del proletariado.” SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO. PCP

“La atracción del anarquismo y otras formas de radicalismo pequeño-burgués para importantes sectores de la juventud revolucionaria, reflejaba un deseo de efectuar un cambio revolucionario. No obstante, estas fuerzas son incapaces de desempeñar un papel plenamente revolucionario por cuanto carecen de la única ideología íntegramente revolucionaria: el marxismo”. DECLARACIÓN DEL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO INTERNACIONALISTA, marzo de 1984.

“Las fundamentales divergencias tácticas en el movimiento obrero de nuestros días, en Europa y en América, se reducen a la lucha contra dos importantes corrientes que se desvían del marxismo, el que ha llegado a ser, en los hechos, la teoría predominante en este movimiento. Estas dos corrientes son: el revisionismo (el oportunismo, el reformismo) y el anarquismo (el anarcosindicalismo, el anarcosocialismo). Ambas desviaciones respecto de la teoría marxista y de la táctica marxista, que son las predominantes en el movimiento obrero, pueden ser observadas, con diversas formas y distintos matices, en todos los países civilizados durante más de medio siglo largo de la historia del movimiento obrero de masas.” LAS DIVERGENCIAS EN EL MOVIMIENTO OBRERO EUROPEO. Lenin

En el Ecuador el anarquismo nunca logró cuajar, más allá de algunas escaramuzas aisladas. Eso no quita que de un tiempo para acá busca echar raíces entre las masas.

Durante algunas décadas el anarquismo buscó difundirse por medio de algunas facciones del MIR. También lo hace a través del arte y la cultura; saben los anarquistas que con una cierta música como el rock protesta y otros géneros afines, se pueden “pescar” jóvenes incautos, faltos de preparación marxista, inexpertos en la lucha de clases y sobre todo intelectuales pequeño-burgueses. El cantante anarquista Jaime Guevara lo reconoce de forma abierta en una entrevista: “…a partir del 2000 una gran población juvenil procedente del punk se interesa por el anarquismo. Al principio esa juventud estuvo atraída por la música, por las apariencias y por los modos, luego se han ido interesando cada día más por la lectura de los clásicos, se acercaron a quienes tuvimos la suerte de tener literatura e información bibliográfica y se han constituido dos o tres organizaciones anarquistas. Una de ellas está realizando con éxito una biblioteca popular en la Casa del Obrero de Quito.” (http://www.diagonalperiodico.net/article3675.html)

Jaime Guevara es uno de los viejos exponentes del anarquismo en el país; un breve vistazo a su vida política basta para ver la esencia derechista del anarquismo.

Jaime Guevara como cantante ha participado en distintos procesos y eventos, pero siempre desde su confusión ideológica. Por ejemplo, en 1996 contribuyó en la elaboración del libro “EL AMOR CONTRA EL PODER” que trata sobre la desaparición de los hermanos Restrepo. Si bien no es autor directo, tuvo un papel trascendente en la redacción tal como lo expresan los autores Claude Roulet y Dora Quintero: “de manera especial, reiteramos nuestra gratitud a la labor tesonera de Jaime Guevara, quien no escatimó esfuerzos en la corrección de este texto”. Es decir Guevara influyó ideológicamente en dicho libro, en cuya parte final se plasma esta tesis: “No creo en el poder. El poder es corrupto. Creo únicamente en el amor y en la fuerza del pueblo cuando interrumpen el monótono discurrir del tiempo”.

En 1997, Jaime Guevara se presta para un filme anti-comunista denominado “ENTRE MARX Y UNA MUJER DESNUDA” del cineasta Camilo Luzuriaga.

Esa película es realizada por la burguesía ecuatoriana en plena época del más furioso anti-comunismo que vino tras la caída del Muro de Berlín y del social-imperialismo soviético. Trata de la derrota de los “comunistas”, de que los “comunistas” solo luchan por curules, mientras que asoma un Jaime Guevara con su lema “salud y anarquía” como un “revolucionario verdadero”, finalizan planteando que los comunistas “idolatran” a Carlos Marx y que en definitiva el comunismo jamás se dará.

Para darse cuenta de las verdaderas intenciones reaccionarias de los productores y protagonistas de la mencionada película basta ver quienes la financian y auspician: Ministerio de Educación y Cultura del gobierno de la burguesía compradora de Sixto Durán Ballén, Consejo Provincial de Pichincha, Municipio de Quito, y las empresas DINNERS CLUB, LUBRICANTES PETROIL, entre otras. ¿Por qué el anarquista Jaime Guevara se prestó para rodar este film reaccionario? Porque además de ser un vulgar ganapán, en su condición de anarquista manifiesta un profundo anti-comunismo, anti-marxismo y anti-revolución. Con tal de promocionar su anarquismo no le importa ser financiado por grandes empresas capitalistas; éstas a su vez le utilizan pues prefieren que los jóvenes sigan el anarquismo (que es un ícono inofensivo) antes de que sigan las ideas del comunismo que son un peligro mortal para todo el sistema capitalista-imperialista.

Para no hacer más larga la exposición de la vida de este representante del anarquismo en el Ecuador, basta con mencionar que además de prestarse para elaborar libros y películas reaccionarias, anda colaborando en espectáculos del revisionismo del MPD como son los seminarios internacionales, anda cantando en los eventos de la JCE e incluso tiene una participación en los conciertos juveniles organizados por el MIES (Ministerio de Inclusión Económica y Social) del gobierno fascista de Correa. ¡Esa es la profunda esencia reaccionaria del anarquismo: discurso izquierdista con práctica derechista!

Los comunistas y revolucionarios del Ecuador tenemos el deber de combatir simultáneamente al revisionismo parlamentarista así como al anarquismo, es decir al oportunismo de derecha y al oportunismo de “izquierda” pues si nos fijamos bien son en realidad dos caras de una misma moneda. En nuestro país el anarquismo se expresa principalmente con una envoltura cultural, fundamentalmente a través de la música protesta y el arte barrial, y tiene acogida en sectores de la pequeña-burguesía intelectual y en grupos de obreros sin dirección revolucionaria.

Si dejamos que esta tendencia reaccionaria crezca, estamos permitiendo que un sector de la pequeña-burguesía se imponga en la conducción de las masas populares, que ese sector de la pequeña-burguesía reaccionaria difunda sus tesis anti-proletarias, sus tesis contra la dictadura del proletariado, sus tesis contra la Guerra Popular y la revolución de Nueva Democracia.

Ha llegado el momento en que las diversas fracciones comunistas que se reivindican marxistas asumamos de manera frontal de qué lado estamos: si por afirmar el marxismo revolucionario, hoy Maoísmo, y avanzar en la constitución del Partido Comunista de nuevo tipo, o si estamos por conciliar con corrientes y tendencias anti-proletarias como el anarquismo, el foquismo y otras.

Los comunistas debemos comprender que en la construcción del Partido hay que tener profunda afirmación en la ideología del proletariado, una práctica consecuente y un gran temple, paciencia y perseverancia. Caso contrario si caemos en la desesperación propia de los intelectuales pequeño-burgueses corremos el riesgo de desviarnos hacia la consigna revisionista “el movimiento lo es todo, el fin no es nada”. Quienes sufren de esa desviación se desviven por llenar escenarios y por dar la imagen de “fuerza” de una forma artificial, sin sustento proletario. En nuestro Partido siempre hemos dicho: ¿de qué nos sirve reunir 100 jóvenes, si de esos ninguno o casi ninguno está dispuesto a fusionarse con los intereses y la lucha de los obreros y campesinos?, ¿de qué nos sirve realizar eventos en los cuales no está en la agenda la lucha por la revolución de Nueva Democracia?, eso no sirve de nada. Mil veces es mejor reunir a menos jóvenes (en esta primera etapa de reconstrucción del Partido) pero que sean jóvenes dispuestos a ir al campo, a empuñar un arma, a dar una parte de su tiempo para organizar a las masas y acepten la disciplina proletaria.

Todos los comunistas y revolucionarios verdaderos debemos luchar por fusionar el marxismo-leninismo-maoísmo con las masas del pueblo; organizar la lucha contra el imperialismo, el capitalismo burocrático y la semi-feudalidad y combatir simultáneamente al revisionismo electorero y al anarquismo.

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!

¡ABAJO EL REVISIONISMO ELECTORERO Y EL ANARQUISMO!

¡FUSIONAR EL MAOÍSMO CON EL MOVIMIENTO DE MASAS!

¡SALVO EL PODER, TODO ES ILUSIÓN!

COMITÉ DE RECONSTRUCCIÓN

PARTIDO COMUNISTA DEL ECUADOR

13/12/2012
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Durruti_36 el Lun Ene 07, 2013 2:39 pm

JoseKRK escribió:Con sólo leernos, enseguida saltan a la vista en nuestros respectivos comentarios las enormes diferencias de concepción entre el Anarquismo y el Socialismo Científico, Durruti.

Bueno, aclaro primero algunas cosillas que veo han quedado un poco oscuras en mi anterior comentario.

Cuando me refiero a micropropietarios de su propia empresa autogestionada, no me refiero a empresarios individuales propietrarios de su empresa "personal", sino a que cada colectividad o Comuna Libertaria, según el caso y el nivel social de que hablemos en cada momento, es una entidad autónoma, con entidad propia y bien diferenciada de las demás (con las que se relaciona contractualmente -mediante acuerdos mutuos-) que es propiedad de sus trabajadores. Es decir, que se establecen relaciones entre grupos de propietarios de unas entidades productivas de las que además son trabajadores. Sólo dejo apuntado aquí que ese esquema autogestionario no puede superar en modo alguno las relaciones mercantiles, sea con o sin dinero como medio de intercambio y sean estas más o menos "justas, libres e igualitarias".

Cuando hablo de "confederación de pequeños propietarios autónomos" me refiero a eso que acabo de mencionar arriba, aunque evidentemente, no he usado la expresión más adecuada para indicar lo que deseaba, desgraciadamente. Espero que ahora haya dejado más claro a qué me refiero.

Es un grado algo más elevado que el del propietario individual, ya que estamos ante propietarios grupales que se interrelacionan en condiciones de igualdad y libertad (al menos en teoría o en aspiración) mediante acuerdos, lo que es un desarrollo que parte de la concepción pequeñoburguesa y mercantil de la sociedad, como interrelación de entidades individuales en pie de igualdad (aunque estas entidades sean en su inmensa mayoría grupales en su estructura interior en las concepciones del Anarcocomunismo) que intercambian sus productos. Cada Colectividad o Comuna es una especie de feudo propiedad grupal o colectiva de sus trabajadores, en definitiva, que entra en relación mercantil (aunque sean teóricamente sobre las bases de la igualdad, la solidaridad y el apoyo mutuo) con otras similares.

No hay otro modo de llegar a un supuesto Comunismo mediante la Federación de Comunas Libertarias. Y tomo únicamente la concepción Comunista del Anarquismo porque es la que en principio se alejaría más, por sus objetivos y por necesitar apoyarse principalmente (y no como la exclusiva fuerza dirigente) en el proletariado para llevarse a cabo, de las concepciones y fines burgueses. Y lo hago así para demostrar que incluso cuando pretende ser antiburgués, el Anarquismo no lo consigue, sino que sigue hundiendo sus raíces en una cosmovisión de base burguesa. Únicamente ha dado un pequeño paso desde el individuo como base de la Sociedad hacia las comunas autogestionadas (colectividades autogestionarias) como tal base, pero sigue dentro del concepto burgués de sociedad como un conjunto de entidades individuales y autónomas que se relacionan en "Igualdad, Fraternidad y Libertad" (si pretenden no insultar a la Razón, la Libertad y a la Humanidad, todos conceptos abstractos y metafísicos de carácter burgués).

El Anarcocomunismo (o Anarcosindicalismo) sólo trata de negar o superar así las relaciones de explotación de unos hombres sobre otros, pero no desde una concepción no burguesa, proletaria, de la realidad social sino desde una concepción burguesa y democrática sumamente "radical" y pretendidamente "anticapitalista", que considera al Capitalismo como un tipo de relación social de explotación que atenta contra la Razón y la "plena" o “verdadera” Democracia, por lo que es condenable y debe ser abolida "revolucionariamente" por "los explotados de todo tipo" (que son quienes padecen sus deficiencias), que se liberan de los explotadores mediante la imposición revolucionaria del orden social de autogestión de sus propias colectividades productivas y eliminando el dinero como el medio básico del intercambio de los productos del trabajo social, considerando que con eso, en lineas generales, ya han realizado el Comunismo y cerrado la puerta a toda forma de resurgimiento de las relaciones capitalistas. Dejo apuntado aquí también que la concepción marxista (proletaria) del Comunismo es muy diferente de esta propia de los comunistas libertarios.

Es en suma una concepción burguesa del modo de abolir las relaciones sociales de explotación de unos hombres sobre otros. Y como tal, toma como su base la cosmovisión social inconsciente que posee el propietario de sus propios medios de trabajo: la Tierra y la Empresa, para quien la trabaja, en lineas generales; visión que trata de llevar a la práctica, encontrándose de bruces con el hecho ineludible de que eso sólo será posible mediante la expropiación de los medios de producción social de las manos de los capitalistas, de los burgueses, que viven de explotar el trabajo ajeno. Pero no ven más allá de esto, ya que su concepción de base de lo que es “la sociedad en general” es errada por burguesa (filosóficamente hablando; es decir, que surge de la conciencia burguesa, del reflejo de la realidad que tiene la burguesía -concretamente la pequeña burguesía- en su conciencia).

Y eso es así independientemente de que el grueso de la militancia anarcosindicalista sea de clase proletaria, lo que es lógico, ya que es el proletariado la clase explotada por excelencia en el Capitalismo (y más en su fase suprema, la Imperialista) y la que puede llegar a desarrollar la conciencia de clase que le lleve a desear liberarse de esa explotación y a organizarse para ello. Pero eso no implica que el proletariado se haya desembarazado de o haya superado la conciencia burguesa básica de la realidad y que sea capaz de desarrollar soluciones y praxis (fusión de teoría y práctica) netamente proletarias y científicas, que es exactamente lo que sucede en el caso del sector anarquista del proletariado, que aborda los asuntos desde una praxis empapada de conciencia pequeñoburguesa de la realidad y de las relaciones sociales, como ya he explicado, lo que lleva inevitablemente a todos los desarrollos anarcocomunistas en vez de a los marxistas.[/justify]

Claro, entiendo tu lógica y me parece bien argumentada siempre que partas de la errónea premisa de propiedad privada grupal. Pero Comunismo solo hay uno, es la propiedad colectiva, social, comunitaria, publica, general, es la superación de la privada, un todo es de todos. Que la propiedad sea comunalizada o nacionalizada a mi no me dice nada en concreto porque esa propiedad no lleva el concepto de propiedad burguesa de uso y abuso: no cultivo, paro las maquinas, especulo, no doy uso a los locales, los destruyo y me hago un chalet, los quemo, etc. Quizá esté mal llamarlo propiedad entonces, o me da igual que me digan que las riquezas estarán nacionalizadas si de todas maneras vivimos en comunismo: una sociedad sin clases ni Estado donde la propiedad es social. En un mundo comunista podría venir un surafricano a mi Comuna y disfrutar de las riquezas, las propiedades de ésta o de la nación -tal como tendría derecho en su pais- porque no son de una ni de otra en el sentido burgués de esto es mio y no tuyo. En el comunismo llamar a la propiedad cosas como individual, comunal, regional, nacional, internacional, mundial, sería meras formalidades y maneras de expresar una misma cosa: Lo que es de uno es de todos. Para mí decir nacionalización de los medios de producción es lo mismo que decir socialización. Medios sociales, nacionales, comunales... es todo lo mismo.

Según tu criterio la fuente de toda riqueza, la tierra, debería estar nacionalizada por que entregarla a los campesinos en sus organizaciones sería como subyugar al resto del pueblo a manos de un grupo de productores. Y estoy de acuerdo con ese planteamiento siempre que tengamos el concepto de propiedad particular, de uso y abuso.

Porque cuando hablas de Comunas como feudos parece que te refieres a propiedad privada grupal. La privada no tiene porqué ser individual, también lo puede ser grupal. Un feudo sería la forma primera de propiedad privada: la Propiedad Territorial. Si abolimos la propiedad privada lo hacemos en todas sus formas, socializando la riqueza, lo que implica que ya no hay propietarios de los de esto es mio y no tuyo, sean individuales, grupales o estamentales. No vamos a destruir un Estado para crear mil micro-Estados, y el Comunismo es una sociedad sin Estado: comunidad de bienes y disfrute común de los mismos por toda la sociedad sin que ningún individuo o grupo pueda utilizar la riqueza capital en su exclusivo interés y con perjuicio de otros.

Hay que entender que el Comunismo Libertario es un ejercicio de esfuerzo y responsabilidad. Cada Comuna tiene que ser al máximo autosuficiente y encargarse de todos los aspectos de la vida de sus habitantes, que no les falte de nada de acuerdo con la pauta "a cada uno según sus necesidades", y arreglarse con las otras comunas para las cosas de las que sean dependientes. Se federarán aportando (mediante sistemas de compensación) las que tengan más abundancia de bienes a las que sean más pobres o escasas de éstos. Los trabajadores libres e iguales se asocian en colectividad para administrar la economía con el objetivo de satisfacer las necesidades de todos sus componentes. Los productores se encargarían de la producción mediante una planificación orientada a satisfacer todas las necesidades. Las Comunas se encargarían de su correcta distribución y consumo.

En el Comunismo no puede haber relaciones mercantiles en el sentido de un cierto lucro, no solo porque no hay moneda, es que el valor que le damos a las cosas va en el sentido de satisfacer las necesidades de toda la población. Esto puede parecer obvio pero no viene demás recordar que es una economia en la que cada uno aporta lo que puede y se hace un reparto equitativo entre todos los miembros de esa sociedad comunista. Se colectivizan medios y productos. Dinero, salario, valor y comercio serán abolidos.

El comunismo anárquico también toma al individuo como base de su filosofía, al igual que todo anarquismo. En él, el principio de libertad absoluta individual permanece intacto, y si su interés chocara con el colectivo tendría dos caminos: desasociarse o aceptar el interés colectivo por encima del suyo individual. La necesidad o coacción economica es la que obliga a individuos, colectividades o comunas a asociarse y federarse entre si. Si los bienes los disfrutamos en común, es de lógica que la contribución a la producción también sea común. Es que el individualismo anarquista no tiene nada que ver con el burgués, ni siquiera el artesano aislado del trabajo comunitario deja de ser un individuo social, parte integrante de esa sociedad, pues lo que produce va a parar a ésta. Además todos los conocimientos y medios que tiene son productos sociales también.

Reconociendo que con respecto a la cuestión de la propiedad no me expresé lo bien que debería en mi anterior intervención, dando lugar con ello a malentendidos, sigo manteniendo que sea lo que sea esa cosmovisión o concepción pequeñoburguesa o burguesa del mundo, debe estar basada y desarrollada conforme al concepto de propiedad privada (individual o grupal), y esto es lo opuesto de propiedad social. Si el anarquismo parte de la cosmovisión burguesa de "lo mio es solo mio" para llegar a la socialista "todo es de todos" ¿cómo se explica ese proceso tan contradictorio? Es inexplicable porque no es cierto que se parta de esa concepción de propiedad particular. Se parte de su negación y de la negación del Capital sobre el Trabajo, de la explotación.

Saludos.
avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2534
Reputación : 2707
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 56
Localización : Celtiberialandia

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por JoseKRK el Lun Ene 07, 2013 6:44 pm

Bien, Durruti, lo cierto es que el problema empieza con el anarcocomunismo en cuanto debe concretar cómo realizar esa colectivización efectiva, esa transformación de toda la sociedad en una sola, en que una sola clase social posee y administra como un todo único los medios de producción social convertidos a su vez en un conjunto armónico y lo más homogéneo que la técnica permite en cada momento, es decir, como un bloque único, haciendo que esa unidad dialéctica sea empeada según el lema: "De cada uno según su capacidad, a cada quién según sus necesidades".

Cuando hablas de generalidades, de lo que el Anarquismo concibe como Comunismo sin bajar al terreno de lo concreto, lo cierto es que expresas algo muy diferente de lo que expresan luego las organizaciones anarcosindicalistas, como la CNT, a la hora de describir y explicar en lo concreto la estructura básica del Comunismo Libertario, que es exactamente lo que ya he mencionado: confederación de comunas libertarias, siendo la comuna libertaria la unidad social básica, que se apoya a su vez en las empresas autogestionarias y en el individuo como el elemento fundamental de todo el orden social, en un intento artificial, imaginario, de subir gradualmente de lo individual a lo colectivo con el fin de erradicar la explotación del hombre por el hombre, que tiene su base material en la propiedad privada de los medios de producción social y que resulta imposible en el régimen de propiedad social de los mismos. Y como se toma como base obsesivamente al “individuo”, la única manera de articular ese paso de lo individual a lo colectivo es mediante la autogestión coordinada en escalones organizativos crecientes. Y entonces, llamar a eso Comunismo y erradicación de las clases sociales, cuando no es ninguna de ambas cosas en realidad.

Por ejemplo, de esta fuente http://madrid.cnt.es/principios_tacticas_y_finalidades/concepto_confederal_del_comunismo_libertario.php:

Las comunas

Como hemos dicho en otro lugar la comuna es el ámbito en el que se desarrollarán todas las actividades humanas esenciales, tanto las económicas productivas, ya descritas, como las de relación humana general. Por ello es el eje en que se insertará la vida de la nueva sociedad.

Lo mismo que la nueva estructuración económico-productiva tendrá como base a los trabajadores/as y a las unidades productivas de base la nueva estructuración de las relaciones humanas generales tendrá como base primordial la persona y el núcleo social primario asentado en el barrio o distrito y por extensión la comuna local (o municipio libre). La comuna será la unidad básica de la convivencia ciudadana y la entidad geosocial sobre la cual se estructurará la gran federación política que debe sustituir al Estado. Las comunas serán autónomas y se federarán comarcal, regional o nacionalmente (o en el espacio ibérico) para que se cumplan los fines de solidaridad y complementariedad política y económica previstos en la sociedad comunista libertaria. La unión libre y voluntaria que empieza en la persona soberana, emancipada de toda alienación, culmina en la Confederación Ibérica de Comunas Autónomas Libertarias (C.I.C.A.L.). En los congresos de la confederación se tomarán, dentro de la más amplia libertad, las más importantes decisiones relativas a la vida e intereses del conjunto de comunas que compongan la Confederación. Por supuesto que las decisiones correspondientes a cuestiones locales o regionales se tomarán en estos ámbitos puesto que partimos del concepto básico de autonomía. Bien entendido que autonomía en el federalismo supone mutua solidaridad y apoyo mutuo dentro de los intereses comunes.

Ante una extensión posible de la revolución fuera de los límites de la península ibérica, cabe imaginar la estructuración de una Confederación Internacional de Comunas Autónomas Libertarias, formación que implicaría naturalmente la desaparición de las grandes concentraciones de poder que representan hoy todos los Estados.

La comuna autónoma

Esta entendería en la gestión de los problemas que afectan a la vida y convivencia de la colectividad. Cuestiones tales como la sanidad, el urbanismo, la vivienda, la enseñanza la cultura, el ocio, los transportes locales, la demografía y las estadísticas, la distribución y el consumo estarían a cargo de los organismos especializados creados por la comuna y que se desenvolverían bajo la supervisión de la misma. En los diversos barrios y distritos, los ciudadanos/as tomarán decisiones y ellas constituirán la voluntad decisoria sobre todos los problemas de la vida ciudadana.

Los problemas de carácter comarcal o regional se resolverán del mismo modo en cada ámbito, articulando las decisiones de abajo a arriba. Las correspondientes a niveles más elevados (nacional o ibérico) seguirán la misma modalidad, refiriéndose, como ya hemos apuntado a todas las cuestiones, de diversa importancia y transcendencia relativa al conjunto de la sociedad. Finalmente, del mismo modo federalista la voz de la C.I.C.A.L. se dejaría oír en el concierto de la confederación internacional, si ésta existiese.

Toda actividad de carácter social en el área de la comuna tendrá punto de convergencia en la misma.

Esa forma de concebir la sociedad en general y el comunismo, como forma particular de sociedad, lleva necesaria e inevitablemente en la práctica, apesar de toda declaración verbal en contra, a entidades individuales (aunque sean colectivas en su organización interior) que se interrelacionan mediante normas de regulación mutuamente acordadas, pero es seguro que entre ellas no habrá igualdad de desarrollo y de capacidades productivas en un principio, por lo que esos acuerdos mutuos, jamás pueden partir de condiciones reales de igualdad, por más que se insista verbalmente en ello. Y menos aún cuando cada comuna local debe velar por el bienestar y los intereses de sus miembros. (Aparte apunto que las relaciones mercatiles no implican necesariamente el lucro, que sólo es posible mediante la extracción de plusvalia. Las relaciones mercantiles se basan en el intercambio de valores equivalentes, precisamente).

Todo ello conlleva condiciones materiales, objetivas, de desigualdad y de potencial competencia entre las diferentes comunas, e incluso entre las diferentes empresas autogestionadas, condiciones reales, materiales, objetivas, que sólo pueden ser "anuladas" (en teoría) por el ardor de La Idea, del ideal anarquista, supuestamente compartido por todos los miembros de esa sociedad comunista libertaria en ciernes. Todo el buen desarrollo del proceso se confía a la solidaridad de clase y al ideal anarquista compartido. Puro idealismo (que es, no ya burgués, sino pre-burgués, incluso). Pero lo cierto es que recién surgidos de la sociedad capitalista, incluso los proletarios están educados hasta subconscientemente en que el que más riqueza y poder -por ello- tiene, es el que saca mejor tajada en los "acuerdos", porque es el que puede hacerlo. Eso, para empezar.

Y eso, sin recurrir al “autoritarismo” y a la coerción (en cuyo caso la “sagrada” y obsesiva libertad individual se va al garete) no hay forma de enmendarlo, me temo. Y si das a elegir a los individuos entre formar parte de una colectividad o tratar de sobrevivir por su cuenta, en el momento en que tengas personas que elijan ese camino, ya no podrás avanzar hacia la sociedad comunista, porque tendrás propietarios y productores privados, objetivo final de los postulados filosóficos y de la cosmovisión burgueses. Tendrás clases sociales diferentes, por mucho que a esa incipiente clase burguesa pertenezcan, por ejemplo, nada mas que un millón y pico de personas en todo el mundo. Y donde tienes clases, tienes lucha de clases abierta o encubierta, dicho sea de paso.

Puede quizás que tú entiendas, Durruti, por Comunismo y por Comunismo Libertario algo diferente a lo que conciben las organizaciones anarcosindicalistas o anarcocomunistas, pero en ese caso, tu opinión, aunque sumamente interesante y respetable, es irrelevante, ya que los anarcocomunistas, como fuerza o colectivo social organizado, luchan encuadrados dentro de organizaciones como la CNT y la AIT, donde determinan sus objetivos y programas, que son por tanto los que yo tomo como referencia para juzgar el carácter de clase real del anarcocomunismo (el, en teoría, anarquismo menos burgués que se haya concebido a lo largo de la historia del Anarquismo), así como sus objetivos concretos.

Y para juzgar esos programas, no puedo basarme en las declaraciones de intenciones, sino en los desarrollos que se desprenden de lo concreto, de las formas concretas de relaciones sociales reales que se desarrollan a partir de la implementación de dicho programa. Y me temo que de ello, en el caso del Comunismo Libertario, se desprenden relaciones reales de carácter burgués, salvo que se recurra a la maquinaria de coerción clasista, al Estado de la Dictadura del Proletariado para forzar en lo posible la erradicación gradual de las diferencias y desigualdades heredadas del estado o sociedad burgueses, que son no solo de desarrollo desigual entre empresas y “comunas”, sino entre trabajo urbano y rural y entre trabajo intelectual y físico, por ejemplo. Y, sobree sa base material, real, no puedes jamas pretender acuerdos basados en la solidaridad y el apoyo mutuo, sólo por efecto de las predicas previas o porque la mayoría de los miembros de la sociedad son todos “trabajadores”, pues entre los trabajadores hay objetivamente clases diferentes con diferentes intereses, quizás no antagónicos, pero sí contradictorios en mayor o menor medida, que no se van a resolver por sí mismos ni por articular federaciones de Comunas Libertarias.

Y es que en la raíz de todo este asunto está la visión anarquista moderna, afectada fuertemente, en mi opinión, por los primeros brotes históricos de la burguesía revolucionaria (que era necesariamente pequeña burguesía, en vez de imperialista, por ejemplo) de que el individuo es la base de la sociedad y lo más importante de ella, cuyos derechos y libertades deben estar por encima de todo. Y, sin liberarse de esa conciencia, de ese carácter burgués de base de la conciencia, no es posible avanzar hacia una praxis no burguesa desde la sociedad burguesa existente y a erradicar.

Y es que, en realidad no se trata de un asunto de qué es lo primario o lo más importante, si el individuo o la colectividad, en absoluto. Se trata de un asunto de caracterizar y comprender correctamente cómo se desarrollan las sociedades, que lo hacen de modo en que para nada se tiene en cuenta ni juega papel alguno el asunto de "individuos" o "colectividad". Esa dicotomía como base de los problemas sociales es falsa y es fruto del individualismo burgués, pequeñoburgués, que aspira a que cada persona sea dueña y señora de lo que produce (¿Qué libertad puede tener nadie si no dispone de la propiedad y uso libres de los medios de vida, de aquello que satisface sus necesidades y qué otra manera de obtener esa libertad hay desde la concepción burguesa de base, más que haciendo realidad eso de "la tierra y la empresa para quien la trabaje" -autogestión-?) para poder hacer con ello lo que considere oportuno para satisfacer sus propias necesidades, para lo que debe entrar necesariamente en relaciones con otros individuos o colectividades, tan productores libres como él o no, y que nadie tiene derecho a venir a joder ese esquema tan protector del individuo como lo más importante en todos los asuntos humanos.

En realidad las sociedades no son más que las formas graduales y concretas en que se desarrolla y reproduce la especie humana a lo largo de la historia. No son algo idea de nadie, sino que el ser humano es el desarrollo de especies biológicas gregarias, sociales, anteriores, de homínidos que ya eran gregrarios, que vivian en y como sociedades concretas y que sólo podían existir como tales, ya que sólo como sociedades podían obtener la producción de lo necesario para satisfacer sus necesidades vitales y reproducirse a sí mismos. La sociedad no es un "invento" ni un desarrollo humano, sino un proceso histórico desarrollado en determinadas especies vivas.

El individuo, cada ser humano concreto, es un producto más de la sociedad. Cierto es que es el único producto social consciente, que es a la vez objeto social "pasivo" y sujeto social, productor de sociedad. El ser humano sólo existe en la medida en que reproduce el orden social mediante el cual obtiene la satisfacción de las necesidades de sus miembros. Al reproducir el orden social, la sociedad, se reproduce a sí mismo como especie y, con ella, a cada individuo. Pero nadie nunca jamás decidió cómo iba de antemano a organizar la sociedad. Lo que ha ido determinando cómo se reproduce cada sociedad concreta ha sido el desarrollo de las fuerzas productivas, que han ido introduciendo en su evolución nuevas formas de organizar el trabajo, la producción social y, con ella, nuevas relaciones sociales, no el individuo ni el acuerdo colectivo. Fruto de esas relaciones sociales, los seres humanos se reproducen también a sí mismos. El individuo nace y existe como producto social, como la suma de las relaciones sociales. Nunca puede ser tomado como el origen, la base y lo esencial de la existencia, de la vida humana. Eso parte de una concepción idealista y falsa de lo que el ser humano es, que considera al individuo como una entidad altamente autoexistente, lo que no es en ningun caso.

Así es, en líneas generales, como funciona el asunto, que no tiene nada que ver con individuos o colectividades, sino con relaciones sociales determinadas por el desarrollo de las fuerzas productivas (entre las que se encuentran los propios seres humanos).

“El individuo”, libre de lo que sea o no, es el resultado de las relaciones sociales, no el principio organizador de ellas, como tampoco lo es “la colectividad”, lo es la propia dinámica del proceso de desarrollo de las fuerzas productivas, que generan determinadas relaciones sociales.

Esa es la concepción científica y proletaria básica, que es descubierta, formulada, sistematizada y tomada como base del Comunismo Científico por primera vez por Marx y por Engels.

La concepción anarquista, por contra, es anticientífica y bebe directamente de las corrientes filosóficas que apoyan y sostienen los intereses de la pequeña burguesía, con su culto u obsesión por la libertad individual y la extrema importancia del individuo como pilar de la humanidad y, por tanto, de la sociedad, como muy clara y explícitamente dice la CNT en el texto que he pegado más arriba. Y, como el Anarquismo no llega a rebasar ese marco filosófico, nunca se libera del carácter pequeñoburgués, aunque lo intenta sinceramente, con verdadera voluntad y ahínco y le jode mucho no lograrlo o que los marxistas se lo recordemos; pero eso no basta para salir de él, me temo.

Salud.
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Durruti_36 el Lun Ene 21, 2013 8:26 pm


Disculpa JoseKRK, siento tardar tanto en responder, he estado estos dias un poco liado y no encontraba el momento adecuado. Es una pena que nadie más participe y enriquezca el debate, se ha quedado estancado.

Me parecen buenas algunas objeciones que haces y entiendo las dudas que te surgen. De hecho has conseguido que tenga que refrescarme otra vez con ideas que para mi estaban ya como asumidas, y por eso relegadas al olvido. Intentaré resumir un poco.

JoseKRK escribió:(Aparte apunto que las relaciones mercatiles no implican necesariamente el lucro, que sólo es posible mediante la extracción de plusvalia. Las relaciones mercantiles se basan en el intercambio de valores equivalentes, precisamente).

Claro, entonces habrá sistema mercantil por mucho tiempo, esa misma mentalidad capitalista arraigada que indicas obligará a que se use una medida valor, y dinero quizás; también producirán en un principio, por un lado mercancías para la compra-venta, y por otro cosas necesarias destinadas a ser usadas y consumidas equitativamente, bajo un estricto control producción/consumo. Las necesidades secundarias o las de lujo, hasta tener la capacidad de producirlas en sobreabundancia al igual que las cosas de vital necesidad, sí podrían tener esa consideración de mercancías.

El comunismo tal como lo entiendo no toma referencias de Valor para el Intercambio, sería la Toma del montón, la economía del regalo y el altruismo tal como la describía Kropotkin. El Comunismo perfecto. Estamos a años luz de poder generalizar eso.

Y me temo que de ello, en el caso del Comunismo Libertario, se desprenden relaciones reales de carácter burgués, salvo que se recurra a la maquinaria de coerción clasista, al Estado de la Dictadura del Proletariado para forzar en lo posible la erradicación gradual de las diferencias y desigualdades heredadas del estado o sociedad burgueses, que son no solo de desarrollo desigual entre empresas y “comunas”, sino entre trabajo urbano y rural y entre trabajo intelectual y físico, por ejemplo.

La Comuna se podrá encargar del mantenimiento y limpieza de las calles y jardines, alumbrado, aguas potables, alcantarillado, vivienda, etc. Pero hay otra serie de servicios que rebasan a la Comuna por tener un ámbito de funcionamiento más amplio que el puramente local, tales como Ferrocarriles, Caminos, Correos, Teléfonos, Luz, Agua, Gas, etc. Estos grandes servicios podrían ser gestionados por una administración central que se ocupará de la centralización económica y la gestión de las grandes empresas sociales que rebasen el marco local y regional. El Gobierno pasará a ser la Administración de las cosas, siendo su función la de garantizar y velar porque haya siempre el aprovisionamiento suficiente.

El Estado habrá que descentralizarlo lo más que se pueda y aconsejen las circunstancias del momento; que se centre únicamente en las cuestiones de carácter general-nacional y dejar a los Consejos comunales que resuelvan sus asuntos locales. Cuanta mayor autonomía y capacidad tengan las distintas administraciones para resolver sus asuntos, mayor respiro tendrán sus administraciones superiores en cuanto a carga de trabajo.

Un Consejo nacional que se encargue de las empresas que dan un servicio de envergadura nacional(ej. Luz), Consejos regionales gestionan asuntos de ámbito regional (ej. Caminos que unan varias comarcas), Consejos comarcales asuntos de su ámbito (ej. Riegos de un mismo afluente que compartan varias localidades), y los Consejos locales lo que sea de su competencia.

¿Podemos hablar de un Estado desarmado encargado únicamente de las grandes obras sociales y la regulación y coordinación económica?. Más bien podría ser denominado Administración general de los asuntos de toda una nación. Es el rechazo de la concepción de Estado gendarme, omnipotente y omnipresente. La Federación de Comunas que viene a sustituir al Estado, se encargaría de regular económicamente los asuntos de interés nacional y tendría una función de coordinación de todas la Comunas a nivel nacional o internacional. Y poco más.

Con todo esto se sobreentiende que la organización economico-productiva no sería realizada por partidos o grupos ideológicos sean de la cuerda que sean, sino por todos los productores manuales e intelectuales reunidos en sus sindicatos. Los partidos anarquistas, comunistas, socialistas u otros solo tendrían capacidad de influencia en cuanto trabajadores en la organización económica y laboral.

Si entendemos por Dictadura del proletariado a una camarilla que diciendo representar a todos solo represente a los de su casta, la revolución se habrá perdido en ese mismo instante. La gente enseguida se acostumbra a que piensen por ella, se amodorran, se hacen serviles e indiferentes, y al final les mangonean. Cada uno será parte de la activa defensa y construcción de la revolución, haciendo valer su voz en la asamblea de trabajadores o en la asamblea municipal, formando parte de las milicias y de los consejos de fábrica y taller, en los económicos, en los de oficio, y en sus respectivos superiores, regionales o nacionales. Sólo así se podrá asegurar que los actos del Consejo nacional habrán sido la voluntad de los Consejos Regionales, los cuales transmitían las propuestas de los Comarcales, los cuales a su vez eran portavoces de los Consejos Locales, que eran la viva voz de sus habitantes. Y solo así se podrá impedir que los medios de produccion pasen a manos privadas resurgiendo el capitalismo.

En el Comunismo no habrá parasitismo, el que no trabaja no come, cada uno vivirá de su trabajo y no del ajeno. Las funciones burocráticas de los distintos Consejos serán realizadas por los propios trabajadores manuales e intelectuales. Entonces podremos hablar de Gobierno(s) obrero(s). Pero un grupo de individuos que se instituya en Estado desplazando a la antigua clase dominante será un grupo parasitario y terminará constituyéndose en nueva casta dominante, con sus propios intereses y con tendencia a restituir toda clase de privilegios. No permitirán que su vida regalona y privilegiada les sea arrebatada teniendo la sartén por el mango, la capacidad material de hacerse obedecer.

Si al contrario entendemos Dictadura del proletariado como el ejercicio colectivo del poder, del pueblo en armas, de trabajadores que forman parte del sindicato y de las milicias y de aquellos que se quieran especializar en el arte y técnica militar, no podremos estar en desacuerdo. Un amigo que había leído a Marx en alemán original me comentó que ese término tenía más de una traducción y en vez de Dictadura podría significar también Hegemonía, la de una clase sobre las demás. Me parece que esta traducción de Marx como Hegemonía del proletariado es más comprensible y que puede reunir más simpatías y menos recelos, porque se quiera o no, la palabra Dictadura causa una impresión muy fuerte y la gente enseguida se empieza a imaginar Estados militares totalitarios y reaccionarios. A Hitler, a Pinochet, a Napoleón, vete a saber.. na bueno..

En cuanto a la división del trabajo, cultura e instrucción se elevarán a niveles tales que en los centros de trabajo se alternarán las funciones manuales-intelectuales-organizativas. La división hoy existente entre esos trabajos desaparecerá, pero eso no se puede hacer en un día, será trabajo de años y décadas . En principio se puede hacer la rotación administrativa/intelectual-manual.

Sobre el tema ciudad-campo, lo ideal sería la des-aglomeración urbana con una progresiva emigración de la ciudad al campo. Que se conciliaran labores agrícolas con las industriales y que desapareciera ese contraste actual ciudad-campo. En sociedad comunista se reunificarían muchas industrias formando grandes complejos industriales que facilitarían y simplificarían las comunicaciones del transporte. Los almacenes comunales también estarían centralizados. Es de imaginar que sólo con esto ya cambiaría fundamentalmente la fisonomía de las ciudades y pueblos.

Todo ello conlleva condiciones materiales, objetivas, de desigualdad y de potencial competencia entre las diferentes comunas, e incluso entre las diferentes empresas autogestionadas, condiciones reales, materiales, objetivas, que sólo pueden ser "anuladas" (en teoría) por el ardor de La Idea, del ideal anarquista, supuestamente compartido por todos los miembros de esa sociedad comunista libertaria en ciernes. Todo el buen desarrollo del proceso se confía a la solidaridad de clase y al ideal anarquista compartido. Puro idealismo

La Solidaridad y el Apoyo Mutuo no son idealismos, son factores de evolución que ayudarán en el desarrollo de la sociedad del porvenir. Pero no son los pilares en los que se funda, los pilares deben ser:

-Propiedad Social de los medios de producción. Todo es de todos, teniendo el derecho de usar y conservar esos medios.

-Cada uno aporta según su capacidad. El trabajo es un derecho, pero también deber.

-Cada uno recibe lo que necesite. El producto del trabajo se colectiviza y distribuye equitativamente.

-Prohibición de la explotación humana

-El que no trabaja no come. Ya no habrán burgueses, comerciantes, intermediarios, agentes de bolsa, rentistas, políticos, y demás sectores improductivos y parasitarios. La burocracia será la mínima e indispensable.

Y partiendo de estos principios tan sencillos de entender por todo el mundo, que serán elevados al primer orden de las leyes humanas y protegidos con todas las consecuencias por parte la Justicia y Defensa con que se dote la revolución, será como se forme la nueva sociedad.

JoseKRK escribió:Y es que en la raíz de todo este asunto está la visión anarquista moderna, afectada fuertemente, en mi opinión, por los primeros brotes históricos de la burguesía revolucionaria (que era necesariamente pequeña burguesía, en vez de imperialista, por ejemplo) de que el individuo es la base de la sociedad y lo más importante de ella, cuyos derechos y libertades deben estar por encima de todo. Y, sin liberarse de esa conciencia, de ese carácter burgués de base de la conciencia, no es posible avanzar hacia una praxis no burguesa desde la sociedad burguesa existente y a erradicar.

¿Dónde has leído que los derechos y libertades del individuo deben estar por encima de todo?

La libertad individual solo se verá limitada cuando lesione la libertad de otro individuo o grupo. Los derechos de uno tienen al mismo tiempo su garantía y su límite en los derechos de los demás, y mientras no se perjudique a otros estarán asegurados estas libertades y derechos adquiridos. Si es que esto es abc del anarquismo, de las primeras cosas que se aprenden:

1) La libertad individual tiene su garantía, expresión y evolución en la colectiva, cuanto mayor sea la de todos, mayor será la de uno.

2) Al mismo tiempo la libertad individual tiene su límite en la libertad individual o colectiva de otros.

En el anarquismo la libertad individual y la colectiva van de la mano, son inseparables, se condicionan. La una depende de la otra.

Y es que el anarquismo no puede partir de otra cosa que no sea el individuo, ya que la esencia anarquista es no someter ni ser sometido, es el anti-autoritarismo, empezando de individuo a individuo y siguiendo de individuo a colectivo o entre colectivos. En el ámbito personal, de amistades, familiar, escolar, laboral. Se es anarquista porque no se acepta la Autoridad, ni colectiva ni individual, ni laboral ni familiar. El ir contra la Autoridad es el rasgo que define y al mismo tiempo diferencia al Anarquismo de todas las demás ideologías, ya sean de derechas o izquierdas.

Un ejemplo de esa esencia anti-autoritaria serían las relaciones de amistad cotidianas de todo el mundo, que se basan en la libertad, la igualdad y la solidaridad: un amigo no te dictará ordenes obligándote a hacer algo que no quieres, al contrario las relaciones amistosas son de igualdad y apoyo muto: son relaciones anárquicas que empiezan en lo individual y se dan de forma natural.

Libertad individual y colectiva, toda la que sea posible y dicten las circunstancias. Su evolución vendrá aparejada con la evolución del ideal comunitario y su sociedad en general, porque cuanto más avance la libertad de todos más avanzará la de uno.

El individualismo burgués se basa en cada uno para sí y nada para todos, que sería lo mismo que decir dictadura individual; sería un individualismo violento, autoritario, insolidario y antisocial. El individualismo anarquista se basaría en uno para todos y para uno, lo que sería libertad individual, un individualismo pacífico, anti-autoritario, solidario y social. La diferencia entre ambos conceptos es evidente.

El individualismo burgués es la dictadura individual, es el anti-colectivismo, el acaparamiento de las riquezas en su provecho e interés propio, es el dictar órdenes y tener la capacidad de que otros las acaten. Y esa filosofía individualista es propia de otros sistemas políticos, no del anarquismo.

Es por eso que creo que la definición anarquismo pequeñoburgués está muy pillada, no ya porque intenta relacionar esos dos conceptos de una manera idealista (cosmovisión del mundo, que por otro lado no es misma) y nada materialista (propiedad, medios de producción), sino porque se basa en querer asimilar el individualismo burgués -que pretende que un individuo o grupo se superponga económicamente a otro individuo o grupo; la máxima libertad para el enriquecimiento individual-, al individualismo anarquista -que pretende que ningún individuo o grupo pueda superponerse a otro individuo o grupo en cualquier faceta de la vida, no solo la económica-. Uno es negación del otro, son irreconciliables.

Y si das a elegir a los individuos entre formar parte de una colectividad o tratar de sobrevivir por su cuenta, en el momento en que tengas personas que elijan ese camino, ya no podrás avanzar hacia la sociedad comunista, porque tendrás propietarios y productores privados

Tal como hoy gira la Ley en torno a la propiedad privada, mañana lo hará en torno a la común. Los delitos contra la propiedad común deberán ser juzgados y penalizados. Piensa que toda la legislación dará un vuelco en el sentido de proteger los principios socialistas y comunistas de propiedad común y no explotación salarial. Si algún individuo o grupo decidera decidiera explotar a otros o apropiarse interesadamente de alguna riqueza erigiéndose así como nueva clase social, estará cometiendo un delito.

La verdad es que nunca habrá unidad de criterios y siempre habrá gente que no esté de acuerdo con el Comunismo y quiera trabajar individualmente. Si todo es de todos, a ellos les corresponde también una parte de las riquezas. Mientras no exploten a nadie y acepten el hecho de Propiedad Social, podrán experimentar otros modelos económicos socialistas. Que una persona trabaje un medio de producción de manera individual no significa que sea su propietario, ni que eso vaya a revertir en capitalismo. Hay trabajos artesanales, o explotaciones agrícolas familiares en zonas montañosas, que siempre se han hecho de forma individual-familiar, porque lo colectivo en esos trabajos no significa mejoramiento. Siempre habrán trabajos individuales, pero un individuo solo no puede fabricar un calefactor o un tractor.

Lo que produjeran sería intercambiado por productos comunales. Pero tal como lo veo, las horas de trabajo social necesarias para cubrir nuestras necesidades serían muy pocas, quizás 2 o 3 diarias, por lo que cada individuo despues de ese trabajo social tendrá tiempo suficiente para trabajos individuales que no requieran de una fuerza colectiva, como los artesanales, artísticos o algunos científicos.

Y en el plano político igual, cada Comuna que se organice como mejor vea. Anarquistas, socialistas, comunistas tendrán libre expresión y acción para organizar políticamente los asuntos locales donde influencien.

¿Qué libertad puede tener nadie si no dispone de la propiedad y uso libres de los medios de vida, de aquello que satisface sus necesidades y qué otra manera de obtener esa libertad hay desde la concepción burguesa de base, más que haciendo realidad eso de "la tierra y la empresa para quien la trabaje" -autogestión-?

¿Autogestión = La tierra para el que la trabaja? El lema es confuso, ya que el trabajador del campo será su poseedor provisional, temporal, concesionario, con derecho de uso, pero no propietario legal con derecho de abuso.

Sin conocer su procedencia, la autogestión es un término que han utilizado y siguen utilizando varias tendencias socialistas; no es lo mismo la autogestión yugoslava que la autogestión de los kibutz, o la de las colectividades Ugt-Cnt.

La autogestión anarquista no se basaría únicamente en el aspecto laboral sino que sería una autogestión total en todos los aspectos: económico, social, político, productivo, distributivo, sanitario, educacional, cultural y de coordinación entre las diferentes federaciones locales, regionales y nacionales. Por eso la visión ácrata de la autogestión no significa más que gestión por los propios interesados en lo que a ellos compete en cualquier faceta de la vida, siempre ligada a la idea federalista en un socialismo integral.

De otra manera se podría convertir en el cooperativismo pequeñoburgués que identificas como "entidades individualizadas". Al contrario, esas entidades en la sociedad comunista funcionan de una manera social, subordinadas a los distintos Consejos económicos e industriales que son la representación de todos. Las asociaciones obreras, sindicatos, no pueden tener el monopolio de sus medios de producción porque se convertirían en una nueva clase privilegiada, una aristocracia obrera que se podría guiar con intenciones de interés propio y contrario al general.

Los trabajadores, por ejemplo de una fábrica, no serían los dueños de las unidades que producen, se limitarían a seguir un plan confeccionado local, regional y nacionalmente. Lo principal sería hacer recuento de las fuerzas disponibles, de las fábricas, talleres, canteras, tierras, minas y de su capacidad de producción, para poder calcular cuánto se debe producir para satisfacer las necesidades de toda la población de acuerdo al diverso nivel éstas. La estadística ofrecerá un cuadro de la existencias y de las cantidades que se pueden fabricar para así poder hacer una planificación de lo que cada centro puede producir. También se realizaran estadísticas de consumo.

Ya que se sabe la capacidad productiva de cualquier centro de trabajo, se crearían un organismo dependiente de los distintos Consejos que supervise la buena marcha de la producción y las cuentas financieras de todos los centros productores (unas cuentas que por supuesto tendrán transparencia y publicidad). Luego serán los sindicatos de transportistas -que al igual que los trabajadores de la fábrica estarán subordinados al consejo local de economía- quienes recojan la mercancía, transportándola a los almacenes centralizados de distribución -subordinados también al consejo local- para el reparto equitativo entre toda la población.

Puede quizás que tú entiendas, Durruti, por Comunismo y por Comunismo Libertario algo diferente a lo que conciben las organizaciones anarcosindicalistas o anarcocomunistas, pero en ese caso, tu opinión, aunque sumamente interesante y respetable, es irrelevante, ya que los anarcocomunistas, como fuerza o colectivo social organizado, luchan encuadrados dentro de organizaciones como la CNT y la AIT, donde determinan sus objetivos y programas, que son por tanto los que yo tomo como referencia

Tanto ese programa de la CNT como lo que aquí te escribo, son meras declaraciones de intenciones y no algo rígido a lo que atenerse o plegarse. La CNT y yo podemos cantar misa sobre lo que es o debiera ser el comunismo anárquico, porque ya está todo escrito. Solo caben interpretaciones de cómo llegar. Yo aquí te suelto la perorata, pero esto no significa nada, ni pretendo llevar razón en nada. Es simplemente como lo entiendo yo, por supuesto sujeto a errores y equivocaciones

Encorsetar y codificar la futura sociedad en un programa es un ejercicio contraproducente. Se pueden buscar y encontrar unas líneas generales de las que partir, algo que tenga el mayor consenso posible y que tan solo se pueda tomar como una trazada a grandes rasgos. Porque todo es susceptible de modificaciones y de hecho suele ocurrir cuando la teoría es llevada a la práctica. Un ejemplo es el concepto confederal de comunismo libertario que salió del Congreso de Zaragoza en la primavera del 36, sobre cómo se debería organizar la sociedad en un comunismo libertario que veían inminente. Había diversidad de opiniones y se hizo una amalgama de las ideas de Puente y otros, que además de no aclarar gran cosa eran un tanto idealistas para el momento que vivían, tal como se vio en la práctica de la colectivización en guerra, donde se impusieron por la fuerza de la realidad otros criterios libertarios que no pudieron hacerlo en Zaragoza.

Ya que me "reprochas" que no concreto y sólo generalizo (las generalizaciones que he hecho son muy importantes porque en base a ellas se estructura lo concreto) voy a hacer un intento de concreción más allá de simples declaraciones de intenciones:

La unidad básica en el modelo laboral y económico sería el Consejo de Taller y Fábrica, de Cantera, de Mina, de cualquier oficio. Cada centro de trabajo forma su Sindicato o Sección de Oficio, que coordina a todos los centros productores según su actividad afín, Secciones que a su vez constituirán el Consejo de Ramo. Por ejemplo, el Consejo del Ramo de la Alimentación estaría constituido por todos los sindicatos o secciones de la rama industrial: carniceros, panaderos, pasteleros, conserveras, cocineros, camareros, etc.

Los Consejos de Fabrica (u otros oficios), constituirán el Consejo de Sección, que ejercerá el control técnico-administrativo y estadístico de los distintos centros productivos que abarque la sección.

Las diferentes secciones de una rama de industria concreta nombrarán el Consejo Local del Ramo, que reunirá los datos de los distintos Consejos de Sección para realizar estadísticas y ofrecerles una orientación técnica.

Los Consejos de Fábrica o del oficio que sea, solucionarán los problemas que puedan surgir en la marcha de la producción, cuidará de que se cumpla el reglamente de la industria socializada, convocarán a Asamblea de trabajadores cuando así lo soliciten, deberán adaptar el desarrollo de la producción a las normas establecidas por el Consejo Local de Economía e informarle a diario de los resultados de la producción obtenida y de las sugerencias e iniciativas que surjan de las asambleas de delegados de Sección, que se convocarían periódicamente para discutir pareceres para el mejor funcionamiento de la industria de un ramo en concreto. De acuerdo con el Consejo Local de Economía y según ritmos de producción, podrían aumentar, disminuir o trasladar al personal del cualquier centro productor.

Todos los distintos Consejos Locales de Ramo se vincularán orgánicamente formando el Consejo Local de Economía, de los que saldrán los Consejos Comarcales y Regionales de economía, que serán la base del Consejo Nacional de economía.

Y por otro lado cada Consejo Local de Ramo en concreto formará un Consejo Comarcal o Regional del Ramo, que reunidos nacionalmente serán la base de las Federaciones Nacionales de Industria del Ramo o Consejos Nacionales de Ramo. Cada uno de estos Consejos recabará datos de su subordinado y ejercerá una función de control sobre él. También contarán con su propia sección de estadística.

Además de las vertientes económica e industrial, los productores se podrían asociar por oficios si así lo vieran conveniente, formando sus Consejos locales y nacionales de Oficios, para discutir y animar propuestas propias de su oficio y crear centros de aprendizaje específicos.

Entonces tendríamos que los trabajadores estarían organizados y representados a nivel local y nacional por medio de los Consejos de Economía, de Industria, de Oficios, partiendo de lo simple a lo complejo, desde los Consejos del lugar de trabajo hasta los distintos Consejos Nacionales. Un pintor, por ejemplo, podría formar parte del Consejo de taller y Fábrica, del Consejo Local de Economía, del Consejo Local de la Construcción y del Consejo Local de Pintores, o de sus respectivos superiores.

La Banca se nacionalizaría, creando un Banco nacional que funcionaría de manera local, regional y nacional mediante Consejos de Crédito e Intercambio, ejerciendo una inspección fiscal sobre todo centro de trabajo, realizando estudios de viabilidad financiera, concediendo créditos, controlando la circulación de productos, la regulación del consumo y el reflujo de mano de obra entre localidades o regiones.

El Consejo Local de Economía es la representación de los productores y los consumidores en una localidad. Es el centro de convergencia de la producción-consumo y de las relaciones inter-locales. Tendrá funciones delegadas del Consejo Regional de Economía. Llevará el control técnico-administrativo y estadístico de las industrias locales. Tendrá una función de coordinación y relación entre los distintos Consejos de fábrica, de sección, o de industria, y de ellos con otras localidades. Obtendrá la información de las necesidades productivas y de consumo locales.

El Consejo Regional de Economía surge de la coalición de los distintos Consejos Locales de Economía de una Región. Tendrá funciones delegadas del Consejo Nacional de Economía. Llevará el control técnico-administrativo y estadístico de las industrias regionales; realizará funciones de coordinación entre todos los Consejos locales, y las mismas de estos pero a nivel regional; ejecutará obras que rebasen el marco local.

El Consejo Nacional de Economía surge de la coalición de los distintos Consejos Regionales de Economía. Llevará el control técnico-administrativo y estadístico de todas las industrias, centros de trabajo, cooperativas, bancos, seguros. A fin de facilitar sus tareas, delegará las funciones que crea conveniente en los Consejos Regionales, los cuales delegarán a su vez en los locales. No será un poder político, será un regulador económico-administrativo ya que sus actuaciones deberán estar sujetas a lo resuelto por los congresos regionales y nacionales. Aún así, con la información y sugerencias de las Regionales, las Federaciones de Industria y las Federaciones de Oficio, deliberará y decidirá sobre cuestiones de carácter nacional, pues solo este Consejo puede abarcar con un solo golpe de vista todos los factores que intervienen en la economía de un país. Sus decisiones deben ser acatadas por todos. Al contar con las estadísticas totales y los informes de los Consejos Regionales y de Industria, podrá dilucidar qué sectores son más productivos, que deficiencias se encuentran en Transportes y Comunicaciones, dónde serán necesarios nuevos cultivos o nuevas fábricas y sectores de producción, qué Comunas deficientes podrán necesitar una ayuda nacional para emprender proyectos, la distribución de mano de obra de una región a otra, fomento de nuevas tecnologías y formas de trabajo, de la solidaridad nacional. Se dotará de cuantos centros de estudios y de investigaciones económicas requiera, y en fin, todas aquellas funciones económico-administrativas que rebasen el marco regional.

El Consejo Confederal de los Consejos Nacionales de Ramo será el aglutinante de las Federaciones Nacionales de Industria o Consejos Nacionales del Ramo para mantener el contacto a nivel nacional entre unos ramos de producción y otros. Su función se limita a su ámbito de trabajo, es decir, representa la parte gremial. Tendrá una estrecha relación con el Consejo Nacional de Economía, intercambiando informes y proponiendo ideas.

Todos los Consejos tendrán su sección estadística, que será llevada con exactitud de manera que todos estarán enterados de la capacidad productiva de todos los centros de trabajo.

Resumiendo:

En el ámbito económico tenemos el Consejo del centro de producción-->Consejo de Sección-->Consejo del Ramo-->Consejo Local de Economía-->Consejo Comarcal de Economía-->Consejo Regional de Economía-->Consejo Nacional de Economía

En al ámbito industrial tenemos: Consejo del centro de producción-->Consejo de Sección-->Consejo Local del Ramo-->Consejo Comarcal o Regional del Ramo-->Consejo Nacional del Ramo-->Confederación Nacional de los Consejos de Ramo

En el ámbito profesional tenemos: Consejo del centro de producción-->Consejo de Sección-->Consejo Local de Oficio-->Consejo Comarcal o Regional de Oficio-->Consejo Nacional de Oficio-->Confederación Nacional de los Consejos de Oficio.

Espero que haya sido de provecho, que me ha costao unas horillas redactarlo todo, jeje.

Salud y Paciencia Sleep







avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2534
Reputación : 2707
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 56
Localización : Celtiberialandia

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por JoseKRK el Lun Ene 21, 2013 9:24 pm

Hombre, compañero Durruti, la verdad es que agradezco tu enorme y detallado esfuerzo para elaborar esta respuesta, que a mi entender sale del ámbito de lo que preguntaste y que yo me comprometí a tratar de explicarte en los términos que pedías: con mis propias palabras y sin recurrir a citas de Lenin y demás o repetir frases, epítetos o acusaciones de pensadores marxistas.

Ya advertí en un comentario anterior que no entraría a debatir sobre las diferencias entre ambos modelos y concepciones del Comunismo, la del Anarcocomunismo y la del Marxismo-leninismo o "Socialismo Científico".

Yo he expuesto las razones, que como ves no son ni irracionales, ni arbitrarias o infundadas, por las que los m-l consideramos al anarquismo una corriente pequeño-burguesa.

Evidentemente, pocos anarquistas váis a estar de acuerdo con esa afirmación, sobre todo los anarcosindicalistas, que tenéis más puntos de conexión con el Movimiento Obrero que cualquier otra corriente anrquista. Pero eso es algo que ya daba por supuesto, Durruti y por eso avisé de cuál era mi meta al responder a tu pregunta inicial. Pero eso no cambia los motivos por los que los m-l consideramos pequeño-burgues en su esencia al anarquismo, que son en líneas generales los que hemos apuntado otros compañeros de foro y yo.

En mis comentarios he señalado con la precisión, el detalle y la sistematización que he sido capaz de desplegar en este hilo los motivos ideológicos y de índole práctica por que los m-l consideramos al anarquismo como de naturaleza pequeño-burguesa, pero ahora (aunque ya empezaste esa tendencia en tu anterior respuesta, que en esta ya es un giro consumado), llevas el debate a las razones que consideras que justifican al Comunismo Libertario como un verdadero comunismo. Y ese es otro debate que no me comprometí a llevar o seguir, ya que lo encuentro demasiado tedioso y potencialmente irresoluble salvo por un enorme y prolongadísimo esfuerzo de debate que sobrepasa en mucho mi disposición para ello. Vamos, que es un debate que no es de mi agrado desarrollar, Durruti. Lo creo infructuoso, con total sinceridad te lo digo.

Sí quería aclarar que cuando hablé de qué es el mercado y las relaciones mercantiles, no trataba de defenderlas o justificarlas en absoluto. Soy de esos m-l que consideran que el mercado no debe tener cabida en el desarrollo del Comunismo y que debe ser erradico en la etapa socialista, salvo por las causas de fuerza mayor de las relaciones internacionales con Estados mercantiles. El no lograr erradicar las relaciones mercantiles en un Estado Socialista, considero que lo lleva a la derrota frente a las tendencias burguesas antes o después.

Simplemente quería corregir con ello una afirmación tuya en el sentido de que el mercado se basa en el lucro, cuando no es así en realidad, ya que se basa en el intercambio de valores equivalentes, no viniendo el lucro del mercado, sino de la explotación del trabajo ajeno, que es de la que brota toda forma de ganancia o lucro. Sin esa explotación, no hay lucro posible salvo por el robo directo o la estafa.

Para mí, la clave básica de todo el asunto está en la concepción de base que tiene de la sociedad el anarquismo, que no se basa en las comprensión y uso consciente y científico por parte del proletariado revolucionario -que es el pertrechado con la visión y praxis científicas y revolucionarias de la realidad- de las leyes objetivas del desarrollo social para impulsarlo, en unidad dialéctica con las masas, hacia su máxima evolución posible desde la sociedad capitalista actual, sino en ideales, básicamente, que se tratan de materializar mediante la invención o implantación de un sistema determinado de organización social que se supone permitirá a los seres humanos "conquistar la libertad en igualdad", más o menos.

A mi entender, de ahí arranca la naturaleza pequeño-burguesa del anarquismo y su enormísima (mucho más grande de la que suponen no pocos anarquistas y comunistas) diferencia y distancia con el Socialismo Científico (el Marxismo-leninismo).

Saludos cordiales, Durruti_36.
avatar
Anti-todo
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 16
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 17/01/2013
Localización : Venezuela

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Anti-todo el Lun Ene 21, 2013 10:22 pm

No es el anarquismo, es el anarquista.
avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2534
Reputación : 2707
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 56
Localización : Celtiberialandia

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por JoseKRK el Lun Ene 21, 2013 10:36 pm

Anti-todo escribió:No es el anarquismo, es el anarquista.

¡Ah, vale!
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Durruti_36 el Mar Ene 22, 2013 10:15 pm

Bueno, JoseKRK, no era mi intención desviar el debate por otros derroteros, solo quise puntualizar algunas cosas que tú mismo trajiste a colación tales como el Estado y Dictadura, Autogestión, División del trabajo, Contraste campo-ciudad, etc. Tampoco es mi intención que sigas el debate por ahí, el objetivo lo has cumplido con creces y es de agradecer. Queda claro por qué razón se establece esa relación anarquismo-pequeñaburguesía, algo así como si yo digo que el marxismo también es una ideología de base y cosmovisión burguesa porque las dos comparten la idea de Autoridad, Estado, Dictadura, Elecciones y Representatividad política, Centralismo político, etc, cosas muy burguesas todas. En fin, algo muy rebuscado en mi opinión.

Por otro lado no pretendía hacer una comparación entre comunismo marxista y comunismo anárquico, por la sencilla razón de que no tengo ni idea de cómo se organizarían los marxistas en una sociedad comunista, es decir, sin Estado ni Clases.

Saludos cordiales a ti también Wink
avatar
Ex Nihilo
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 3
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 22
Localización : Madrid

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Ex Nihilo el Lun Feb 11, 2013 11:09 pm

Otra vez con el lumpemproletariado, eso es argumento fascista.
avatar
LaMalatesta
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 24
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2012
Localización : República de La Boca

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por LaMalatesta el Lun Mar 18, 2013 8:42 pm

JoseKRK escribió:[justify]
Para mí, la clave básica de todo el asunto está en la concepción de base que tiene de la sociedad el anarquismo, que no se basa en las comprensión y uso consciente y científico por parte del proletariado revolucionario -que es el pertrechado con la visión y praxis científicas y revolucionarias de la realidad- de las leyes objetivas del desarrollo social para impulsarlo, en unidad dialéctica con las masas, hacia su máxima evolución posible desde la sociedad capitalista actual, sino en ideales, básicamente, que se tratan de materializar mediante la invención o implantación de un sistema determinado de organización social que se supone permitirá a los seres humanos "conquistar la libertad en igualdad", más o menos.

Me encanta el debate en estos términos. Es acalorado pero siempre manteniendo el buen rollo y el respeto mutuo. Así da gusto leer!

Bien, yo creo señor JoseKRK que dentro del anarquismo existen muchas ramas del pensamiento anarquista. Existe un prologo en los libros de la editorial "Utopía Libertaria" en la cual comienza diciendo: "El árbol de la anarquía ha sido fecundo aun cuando sus frutos no han madurado en campo fértil". Yo creo que es una frase que caracteriza muy bien al movimiento anarquista.

Por mi parte yo soy Comunista Libertario y aun así no creo en el cientificismo que abundan en el pensamiento del señor Marx, Engels y el mismo Kropotkin: ”La anarquía es una concepción del universo basada sobre una interpretación mecánica de los fenómenos, que abarca todas las sociedades, incluida la vida de las sociedades”.

Yo, al igual que Malatesta, tengo mis pruritos contra esos pensamientos científicos aun cuando sus obras son esenciales para conocer el desenvolvimiento de las sociedades. Estas obras son muy buenas para aportar ideas de como las sociedades van evolucionando.

Aun así creo yo que las fluctuaciones entre el capital y el trabajo son irreconciliables, como dijo Santucho "no hay tercera posición entre explotados y explotadores" por ende, el paso a una sociedad Socialista es inevitable porque la tendencia a la autodestrucción del sistema capitalista es innegable. Ahí entra nuestra labor como socialistas de guiar al pueblo en sus luchas diarias a una orientación Libertaria para crear una sociedad sin pobres, ni ricos.

Por demás, saludos.
avatar
Soyuz
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 37
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 20/12/2011

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Soyuz el Vie Mar 22, 2013 10:04 am

incontrolable escribió:

Podrías citarme algún colectivo u organización libertariana de esas?

Esque en internet se encuentran muchas gilipolleces, y no hay que hacer mucho caso de ellas. Aqui se habla de anarquismo como movimiento político y social, no de las pajas mentales de cuatro chalados a través de las cuales tu tratas de desprestigiar años de historia con una ridícula frase. Hablemos de las teóricas y practicas de las organizaciones y movimientos; CNT, FAI, FIJL, los situacionistas, el movimiento autónomo, los consejos obreros, las escuelas libres ...no se cosas reales ybtangibles sobre las que discutir y aprender.

En España tienes el Instituto Juan de Mariana, con Juan Ramón Rallo o más aún Huerta de Soto, ambos economistas que se declaran abiertamente anarcocapitalistas y tienen una influencia altísima (profesores universitarios, escriben artículos, libros, reciben premios...) en muchos liberales y capitalistas que ven el estado como una rémora para aumentar su interés privado y propiedad. Y hay muchos más economistas con ellos que yo consideraría más como "think tank" que -evidentemente- como un movimiento revolucionario, pero es cierto que me asusta el poder de convicción que tienen sobre mucha gente que les sigue a pies juntillas sin informarse del fondo de su indigna ideología.

Es decir, yo creo que son "anarquistas" en cierto sentido, pero comparto la opinión del anarcosindicalismo de que no tienen mucho que ver con ellos. La cuestión de los anarcocapitalistas es que realizan un reduccionismo tan estúpido de la realidad y tratan de darle un aspecto "técnico" y se olvidan de lo fundamental... ¿en su concepto irrealmente individualista, como se gestionaría un centro de producción? Y eso los anarquistas comunistas si lo explican.
Pero a los minarquistas o libertariamos no les interesa explicarlo. Ni pueden. Por que para ellos es SU libertad y SU propiedad, lo demás se la suda. Y en eso difieren de los anarquistas.

Sin embargo, yo también pienso que el anarquismo sí es pequeño burgués y en este post se han expuesto argumentos. Por resumir y en mi opinión, los centros autogestionados, que están muy bien, para mi no resuelven problemas de la clase trabajadora en su conjunto y no buscan su emancipación y toma del poder (lo que para ellos es de manera despectiva una dictadura) de esa clase. Lo veo innecesariamente individualista y a veces me pregunto qué tremendas diferencias causaría en las condiciones de vida de los trabajadores por zonas, pues, al final, el anarquismo trata -en mi opinión- muchos aspectos de la sociedad como "solidaridad" entre colectivos, algo para mí, burgués. En el marxismo-leninismo no hay solidaridad, hay derechos. Es decir, un trabajador obtiene sus necesidades por derecho, no por solidaridad. Ese derecho lo gestiona la clase trabajadora en sí, en un principio a través del estado y en un proceso avanzado, directamente como clase trabajadora sin estado.

Si algo aprendimos de la URSS es el buen desempeño de los centros de trabajo regidos por sus trabajadores pero enmarcados en una totalidad de interés de clase, controlado de manera -más o menos eficiente, con fallos sí, pero a grandes rasgos- asamblearia en distintos niveles. En un sistema de pequeñas colectividades, sí, es posible que no exista explotación capitalista pero ¿que ocurre cuando tengas que necesitar la relación entre medios de un lugar o de una fuente de recursos ya observando una sociedad más de una manera global? Que ahí ya dependerías de la "solidaridad" ya que esas colectividades y medios son "propiedad" de un grupo de personas y o hay "solidaridad" (algo voluntario, es decir, no es un derecho como tal) o entraremos en conflictos y en intercambios pero enmarcados ya en la pequeña-burguesía. Todo esto es mi opinión, claro.
Evidentemente, con el poder en la clase trabajadora, ese conflicto o ese vacío no existe, pues es esa misma clase (repito, a través de asambleas ya sea locales, comarcales o de cualquier representación -no veo la dictadura ahí-) la que decidirá esas relaciones y será en SU interés, cuestión que tampoco entiendo como resolvería el anarquísmo, pues el interés de un colectivo a veces no es "ganancia capitalista" si no, p. ej., mejora de condiciones de vida.

Fijaros incluso lo que paso con el golpe de estado de la URSS. Las empresas se "repartieron" entre las individualidades (se dieron una especie de "acciones" individuales a los trabajadores). Obviando que no todo fue así ni funciono en la práctica como la teoría (porque hubo chanchullos terribles), lo utilizo como ejemplo. Algo que en un principio puede parecer una "colectivización" y un reparto equitativo (a pesar de que fuera monetario) desde una óptica anarquista (en ese momento las empresas eran, literalmente, propiedad individual de los trabajadores) es PROFUNDAMENTE pequeño-burgués, algo absolutamente "anti-clase" obrera (por mucho que fuera "colectivo") y desató una "competencia" y mafias absolutas y destruyó el sistema productivo de la URSS y generó unos desequilibrios terribles (las empresas que necesitaban, yo que sé, caucho, dejaron de recibirlo, p.ej. y paralizaron la producción) ¿Por qué? Porque las decisiones dependían de la SOLIDARIDAD y en ese momento a la gente no le daba la gana ser solidaria. ¿Conclusión? Cataclismo para la clase trabajadora.
avatar
LaMalatesta
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 24
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2012
Localización : República de La Boca

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por LaMalatesta el Sáb Mar 23, 2013 12:02 am

Soyuz escribió:En España tienes el Instituto Juan de Mariana, con Juan Ramón Rallo o más aún Huerta de Soto, ambos economistas que se declaran abiertamente anarcocapitalistas y tienen una influencia altísima (profesores universitarios, escriben artículos, libros, reciben premios...) en muchos liberales y capitalistas que ven el estado como una rémora para aumentar su interés privado y propiedad. Y hay muchos más economistas con ellos que yo consideraría más como "think tank" que -evidentemente- como un movimiento revolucionario, pero es cierto que me asusta el poder de convicción que tienen sobre mucha gente que les sigue a pies juntillas sin informarse del fondo de su indigna ideología.

Es decir, yo creo que son "anarquistas" en cierto sentido, pero comparto la opinión del anarcosindicalismo de que no tienen mucho que ver con ellos. La cuestión de los anarcocapitalistas es que realizan un reduccionismo tan estúpido de la realidad y tratan de darle un aspecto "técnico" y se olvidan de lo fundamental... ¿en su concepto irrealmente individualista, como se gestionaría un centro de producción? Y eso los anarquistas comunistas si lo explican.
Pero a los minarquistas o libertariamos no les interesa explicarlo. Ni pueden. Por que para ellos es SU libertad y SU propiedad, lo demás se la suda. Y en eso difieren de los anarquistas.

Sin embargo, yo también pienso que el anarquismo sí es pequeño burgués y en este post se han expuesto argumentos. Por resumir y en mi opinión, los centros autogestionados, que están muy bien, para mi no resuelven problemas de la clase trabajadora en su conjunto y no buscan su emancipación y toma del poder (lo que para ellos es de manera despectiva una dictadura) de esa clase. Lo veo innecesariamente individualista y a veces me pregunto qué tremendas diferencias causaría en las condiciones de vida de los trabajadores por zonas, pues, al final, el anarquismo trata -en mi opinión- muchos aspectos de la sociedad como "solidaridad" entre colectivos, algo para mí, burgués. En el marxismo-leninismo no hay solidaridad, hay derechos. Es decir, un trabajador obtiene sus necesidades por derecho, no por solidaridad. Ese derecho lo gestiona la clase trabajadora en sí, en un principio a través del estado y en un proceso avanzado, directamente como clase trabajadora sin estado.

Si algo aprendimos de la URSS es el buen desempeño de los centros de trabajo regidos por sus trabajadores pero enmarcados en una totalidad de interés de clase, controlado de manera -más o menos eficiente, con fallos sí, pero a grandes rasgos- asamblearia en distintos niveles. En un sistema de pequeñas colectividades, sí, es posible que no exista explotación capitalista pero ¿que ocurre cuando tengas que necesitar la relación entre medios de un lugar o de una fuente de recursos ya observando una sociedad más de una manera global? Que ahí ya dependerías de la "solidaridad" ya que esas colectividades y medios son "propiedad" de un grupo de personas y o hay "solidaridad" (algo voluntario, es decir, no es un derecho como tal) o entraremos en conflictos y en intercambios pero enmarcados ya en la pequeña-burguesía. Todo esto es mi opinión, claro.
Evidentemente, con el poder en la clase trabajadora, ese conflicto o ese vacío no existe, pues es esa misma clase (repito, a través de asambleas ya sea locales, comarcales o de cualquier representación -no veo la dictadura ahí-) la que decidirá esas relaciones y será en SU interés, cuestión que tampoco entiendo como resolvería el anarquísmo, pues el interés de un colectivo a veces no es "ganancia capitalista" si no, p. ej., mejora de condiciones de vida.

Fijaros incluso lo que paso con el golpe de estado de la URSS. Las empresas se "repartieron" entre las individualidades (se dieron una especie de "acciones" individuales a los trabajadores). Obviando que no todo fue así ni funciono en la práctica como la teoría (porque hubo chanchullos terribles), lo utilizo como ejemplo. Algo que en un principio puede parecer una "colectivización" y un reparto equitativo (a pesar de que fuera monetario) desde una óptica anarquista (en ese momento las empresas eran, literalmente, propiedad individual de los trabajadores) es PROFUNDAMENTE pequeño-burgués, algo absolutamente "anti-clase" obrera (por mucho que fuera "colectivo") y desató una "competencia" y mafias absolutas y destruyó el sistema productivo de la URSS y generó unos desequilibrios terribles (las empresas que necesitaban, yo que sé, caucho, dejaron de recibirlo, p.ej. y paralizaron la producción) ¿Por qué? Porque las decisiones dependían de la SOLIDARIDAD y en ese momento a la gente no le daba la gana ser solidaria. ¿Conclusión? Cataclismo para la clase trabajadora.

Creo que tus conclusiones son calicatas porque el análisis que usas es de terror.

Sobre los anarco-capitalistas, debo decir que Murray Rothbard (Liberalismo Anarquista) lo ha dicho muy bien: "... we must therefore conclude that we are not anarchists, and that those who call us anarchists are not or firm etymological ground, and are being completely unhistorical".

También puedes leer esto, si lo deseas, donde se describe que el anarco-capitalismo no es identico al anarquismo, escrito por el mismo que cite arriba:
http://www.lewrockwell.com/rothbard/rothbard167.html

En cuanto a tu tercer párrafo: El anarquismo parte de su análisis del estudio minucioso del hombre, y con decir "el hombre" me estoy refiriendo a su individualidad, su entorno, como se relaciona con sus semejantes y sus formas de organizaciones económicas/políticas/sociales.

Se toma al hombre en todo su "esplendor", no se desecha nada, todo entra en el análisis anarquista. La solidaridad (voluntaria o no voluntaria) y el apoyo mutuo es una constante en la historia de la humanidad. No partimos de una base moralista con decir lo bonito que es la solidaridad y la amistad humana. Estamos diciendo que el apoyo mutuo y la cooperación (voluntaria o no voluntaria) es la forma histórica con que se han relacionado los hombres para producir y comerciar. Con cooperación "no voluntaria" me refiero a que por medio de la violencia y la esclavitud han obligado a las masas laboriosas a trabajar por determinado objetivo. Pero desde los inicios de los tiempos los hombres se han agrupado en colectivos para organizar la producción y distribución de las tareas de la vida social. A eso llamamos nosotros "solidaridad", una solidaridad en donde ambos grupos o personas perfilan beneficios como el contrato libre o libre acuerdo sinalagmatico y conmutativo como ha escrito Proudhon en "El Principio Federativo".

Luego, esa comunidad de personas produjo un excedente de producción con lo que permitió a un grupejo de hombres dejar de trabajar y domesticar bajo su seno la propiedad social de los medios de producción (suelo, herramientas, personas) y apropiarse de los frutos del trabajo de la comunidad. Para proteger sus fortunas los hombres constituyeron ejércitos y oficiales para perpetuar su régimen de trabajo asalariado/esclavitud/servidumbre etc (dependiendo de la época).

La solidaridad se ve en el seno del trabajo social, la articulación de las industrias, el trabajo a nivel global, el medio rural y el medio urbano, los medios de producción, intercambio, comercialización y almacenaje en todos los sitios y lugares del planeta.

Nuestra emancipación es total: del yugo colonial, del yugo estatal, del yugo esclavista y asalariado. Nuestra meta es la libertad total del individuo dentro de la colectividad.

En cuanto a la autogestión debe decirte que si bien es un trabajo arduo anexionar las industrias y las granjas diversas en los diferentes cantones y provincias; no es imposible. Aquí en Buenos Aires en el año 2001 con el colapso de la economía Argentina, se dieron casos de autogestión obrera en las fábricas abandonadas y cerradas por sus dueños. Un claro ejemplo de la autogestión obrera es la fábrica de cerámicos de Neuquen: "Zanon"

http://www.obrerosdezanon.com.ar/html/index1.html

Otro ejemplo entre miles es: la mítica fábrica "SASETRU" en Avellaneda, que hoy opera bajo control obrero asamblearío. Y funciona a la perfección:

http://www.recuperadasdoc.com.ar/descripciones/sasetru.htm

En Monte Chingolo también hay madereras que funcionan bajo control asambleario:
http://www.lafogata.org/02asambleas/12asambleas/mtd.htm

Nostros respondemes siempre con la Federación Agrícola-Industrial para nuclear una confederación de federaciones libres de productores y consumidores. Por medio de las cooperativas de consumo y producción. Aquí un compañero escribió en un hilo sobre la producción y el consumo:
http://www.forocomunista.com/t17883-intercambio-y-consumo-dentro-del-anarco-comunismo

Dentro de las Federaciones Agrícolas-Industriales, la propiedad ya no es parte de una persona ni de un grupo de personas sino que es colectivo, no perteneciente únicamente a sus trabajadores sino al medio social. Cambiar la propiedad privada a un sentido social para destruir la esclavitud del salario y el trabajo alienado, desarrollar los medios de producción y consumo para eliminar las crisis cíclicas del capitalismo y sus consecuencias funestas. Esa es la tarea.

Saludos Correligionarios.
avatar
Soyuz
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 37
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 20/12/2011

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Soyuz el Sáb Mar 23, 2013 12:45 pm

Hola LaMalatesta.
Justamente yo estoy dando la razón a la diferenciación del anarcocapitalismo con el anarquísmo. De hecho, repito, el anarcocapitalismo me parece una manera torticera que utilizan algunas personas extremadamente antisociales y egoístas y no tienen nada que ver con el anarquísmo que, por ejemplo, vimos en España durante el siglo pasado.

Dicho esto, no puse en duda la autogestión. De hecho la producción socialista tiene, evidentemente, mucho de eso -con diferencias respecto a la idea anarquista, claro-. No pongo en duda su eficacia ni su existencia, sin ir más lejos en Grecia están autogestionandose algunas fábricas ya, pero sigo viendo lagunas en la interrelación de la construcción de una sociedad plenamente obrera. Una cosa es una federación agrícola o algunas fabricas autogestionadas y otra es un entramado de industrias, medios y sectores altamente productivos y guiados con un fin común bajo un poder de clase. La organización de la producción para suministrar calidad de vida a 290 millones de habitantes como en la URSS o simplemente, en países como Cuba con 10 millones. Y es que es en ese punto donde creo que habría los problemas con el anarquismo que puse en mi anterior post.
Para mí, hay lagunas muy grandes, dejadas al azar, a la solidaridad o como se quiera deicr y no analizadas científicamente o detalladas y explicadas con una base científica. Y "aventurarse" a ello pensando que porque algunas fabricas individuales funcionen autogestionadas... yo no estoy de acuerdo.
Esto es más o menos lo que puse en el post anterior y sigo pensando lo mismo Smile
avatar
GAZGRAFF
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1246
Reputación : 1290
Fecha de inscripción : 21/09/2011
Edad : 24
Localización : Una vieja cantina perdida...

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por GAZGRAFF el Vie Mayo 03, 2013 4:11 am

Gracias por el aporte camaradas, en especial por el debate entre Jose y Durruti. Estoy preparando un conversatorio y este hilo me ha servido mucho.
Saludos rojos.
avatar
Ardaigh
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 946
Reputación : 1194
Fecha de inscripción : 19/06/2010

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Ardaigh el Miér Mayo 08, 2013 10:04 pm

Cito el artículo "Socialismo y cooperativismo" donde se critican las tesis de un oportunista de derecha. Quitando la referencia explícita a Campos, del texto se pueden extraer ideas importantes.


Hay un aspecto subyacente en los dos textos de Campos que conviene también dementir: la oposición entre la cooperativización y la descentralización. Eso es necesario porque los artículos divagan acerca de los males de la centralización, que de una manera superficial y ridícula Campos identifica con burocracia (y la burocracia siempre es mala por sí misma). Así Campos se rodea de un tufillo izquierdista con el que pretende disimular su oportunismo de derecha y -cómo no- en cualquier alusión a la burocracia hay que darse el lujo de citar al que califica como gran revolucionario, Trotski, el campeón en este tema, porque todos los revolucionarios, de verdad o de mentirijillas, son válidos para Campos, excepto el siempre malvado Stalin, el culpable de todo (en forma personal o en forma colectiva de stalinismo).

Pues bien, no existe la supuesta oposición que Campos plantea entre cooperativismo y descentralización. Más bien todo lo contrario. Veamos lo que dice Lenin:

En nuestro régimen actual, las empresas cooperativas se diferencian de las empresas capitalistas privadas en que son colectivas, pero no se distinguen de las empresas socialistas siempre y cuando se hayan establecido en un terreno del Estado y empleen medios de producción pertenecientes al Estado, es decir, a la clase obrera.

Más claro, agua. Además es una tesis que Lenin repite varias veces a lo largo de un texto muy breve, así como en otros artículos suyos. Por tanto, según él, en la construcción del socialismo en la Unión Soviética las cooperativas no sólo no se oponen sino que se deben encuadrar dentro de la propiedad estatal, es decir, centralizada, de los medios de producción y, específicamente, de la tierra. Por tanto, la descentralización cooperativa no sólo es compatible sino que se debe compatibilizar con la centralización estatal. Los oportunistas de derechas, como Campos, sólo tienen en cuenta la descentralización; los de izquierdas sólo la centralización. Los comunistas no estamos con unos ni con otros. Defendemos el centralismo democrático que ni es un centralismo burocrático ni es un democratismo burgués sino algo radicalmente opuesto a ambos.

Este es un aspecto importante del marxismo-leninismo que no vamos a tolerar que los revisionistas manipulen a su antojo, por más que insistan en ello. Las cooperativas no son propiedad individual sino colectiva. Por tanto, son un avance muy positivo cuando la propiedad (o su empleo) está fragmentada. Pero, por sí mismas, las cooperativas reproducen una economía mercantil y, finalmente, el capitalismo: Con la NEP -afirma Lenin en este artículo sobre las cooperativas- hicimos una concesión al campesino como comerciante.

Por eso es imprescindible que los medios de producción (especialmente la tierra) no sean de propiedad de la cooperativa sino del conjunto de la clase obrera. El socialismo no consiste en entregar la propiedad de los medios de producción a los que trabajan con ellos, como a veces se afirma, sino a todos los trabajadores (y campesinos, en su caso). A veces se emplean de una manera confusa los términos colectivización, estatalización, nacionalización o socialización. Si lo decimos rigurosamente, en el socialismo no hay propiedad estatal de los medios de producción sino de la clase obrera, de todos los trabajadores e incluso, como dice Lenin, de toda la sociedad. El Estado administra, gestiona y controla esa propiedad social, lo cual destaca la importancia que otorgamos los comunistas a ese Estado, que concebimos como dictadura del proletariado. Ese es el punto de partida, como dice Lenin al comienzo de su artículo sobre las cooperativas:

En efecto, dado que en nuestro país el poder del Estado se encuentra en manos de la clase obrera y que a este poder estatal pertenecen todos los medios de producción, sólo nos queda, en realidad, cumplir la tarea de organizar a la población en cooperativas.
Los comunistas no concebimos el socialismo sin planificación y, a su vez, ésta es una planificación centralizada. Por eso es imprescindible la propiedad social, en el sentido expuesto, de los medios de producción. Sin ella no es posible planificar ni construir el socialismo Ahora bien, tampoco vamos a admitir que, como hace Campos, se entienda por centralización cualquier cosa y se la identifique con burocratismo. La tendencia histórica de la economía, como el capitalismo demuestra, es hacia la centralización y la monopolización; el socialismo no hace más que seguir esa misma línea. Como consecuencia de ella y de la propiedad social, el Estado adquiere un protagonismo cada vez más importante, tanto en el capitalismo (recuérdese la expresión capitalismo monopolista de Estado) como en el socialismo. De aquí que los comunistas, a pesar de lo que se dice de nosotros, no sobrevaloramos los aspectos económicos sino que entendemos la economía de una manera distinta, como economía política.

Además, nosotros no entendemos la centralización sin la descentralización, como bien dice Lenin en su artículo: las cooperativas son una forma de que cada pequeño campesino pueda colaborar en la construcción del socialismo, esto es, incorporar a las masas trabajadoras activa y colectivamente a la producción: Hacer participar, y no de una manera pasiva, sino activa, a toda la población en las operaciones de las cooperativas, para lo cual, añade Lenin, se precisa toda una revolución, que él decía que era de tipo cultural, lo cual deja bastante bien indicado a qué se está refiriendo.

El centralismo democrático exige que la planificación no sea obra de unos oficinistas sino que en la misma, lo mismo que en la producción, participen las masas, es decir, que va de abajo hacia hacia y luego de arriba hacia abajo. Pero eso no tiene nada que ver -en absoluto- con la autogestión, si por eso se entiende que se entreguen las fábricas y empresas a los que trabajan en ellas. En ese sentido, esa autogestión y descentralización no es otra cosa que el capitalismo mismo, porque la centralización requiere dos cosas:

— que la propiedad se confiera a los trabajadores como clase social, no a determinados trabajadores en particular
— que todos los trabajadores se interesen por los problemas de todos, y no sólo por los suyos particulares.

Esa concepción comunista choca frontalmente con la tesis burguesa, por más que se presente con tintes radicales, de que cada cual se ocupa de sus propios asuntos. La autogestión y la descentralización de Campos es una variante de esa mezquina concepción burguesa, muy típica de los autogestionarios.

NacionalComunista
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 475
Reputación : 517
Fecha de inscripción : 02/11/2013

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por NacionalComunista el Dom Sep 28, 2014 2:32 am

Los que dicen eso no tienen ni idea del anarquismo. Del que hubo en España, en Argentina, el 1 de Mayo o el Resto de Europa (El Este, Francia, Italia).

¿Acaso entonces no sería pequeñoburgués cuando Lenin hizo la NEP -economía mixta- o Mao todavía compaginaba lo privado con lo público?

Contenido patrocinado

Re: ¿Porqué el anarquismo es una ideología pequeñoburguesa?

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Nov 18, 2017 5:44 am