"El socialismo del siglo XX" - artículo de Andoni Baserrigorri

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"El socialismo del siglo XX" - artículo de Andoni Baserrigorri

Mensaje por pedrocasca el Jue Dic 27, 2012 8:34 pm

"El socialismo del siglo XX"

artículo de Andoni Baserrigorri

publicado en el blog borrokagaraia en 2012

Las encuestas son contundentes en este sentido. En todos los países europeos que tuvieron experiencias socialistas, la mayoría de la población, la que conoció el socialismo, se expresa con claridad…añora el socialismo.

Tras 20 años de democracia burguesa (y eso que ya es hora de llamar a las cosas por su nombre, una cosa es democracia y otra bien diferente democracia burguesa) el capitalismo no ha sabido dar respuestas a los problemas de aquellas sociedades y naciones. Antes al contrario, los ha empeorado y de esta manera la realidad cotidiana en países como Albania y Rumanía es casi tercer mundista, con unos índices de pobreza y hambre impresionantes y ese escenario es idéntico al de Bulgaria, las republicas ex soviéticas y un largo etcétera.

En otros países como la exRDA o lo que fué Checoslovaquia, o Hungría que eran los países socialistas en los que las condiciones de vida eran un poco superiores al resto del este europeo, las condiciones de vida han dado un bajón espectacular y el nivel de vida es infinitamente peor que en la época socialista.

Paralelamente a estos datos que son objetivos se observa un resurgimiento del nazi fascismo en la zona muy preocupante. Los jóvenes que no han conocido el socialismo y que viven en la desesperanza que ofrece el capitalismo, optan por sumarse a bandas fascistas, algunas de ellas ocultas tras peñas futboleras. Racismo, xenofobia y otros males que vienen de la mano de la democracia burguesa están desgraciadamente a la orden del día en en esas realidades.

Los gobiernos de muchos de estos países están muy cerca del fascismo, no hay que olvidar el ultra reaccionario y nacional católico régimen de Polonia o el de Croacia, por no hablar de las repúblicas bálticas, donde se prohíbe la hoz y el martillo, al mismo tiempo que se recuerda y homenajea a las SS nazis.

Si para todo esto cayó el muro, mejor estaba levantado, ciertamente. La hipocresía del mundo occidental, en aquellos años donde nos vendían la idea de derribar muros para abrir la “casa común europea” no tiene límites. Y es que jamás han dicho ni esta boca es mía del odioso muro que levanta Israel o del muro que dividía Belfast. Todo formó parte de una propaganda anti comunista para socavar las democracias populares del este europeo.

Sin dejar de criticar los errores y desviaciones de aquellos gobiernos, que eso sería capítulo aparte, está claro que el socialismo es y era superior al capitalismo. Muy poca gente salió a la calle a defender el socialismo, precisamente por esos errores, porque mucha gente no tenía cauces de participación en la vida política y social, porque se sabía de gerifaltes del partido abiertamente corruptos, porque la vida cultural en muchos casos se centraba en factores ideologizadores y desatendía la creatividad del pueblo, mil causas más que unidas a una fortísima batalla ideológica que les llegaba desde el imperialismo y que les seducía con los bienes de consumo y con los lujos de unas falsas democracias que ellos pensaban aquí todos teníamos, hizo que la gente apenas levantase un dedo ante la caída del socialismo.

Pero con todo, insisto en que aquel socialismo imperfecto, terriblemente imperfecto, era superior, sobre todo éticamente al mejor capitalismo.

Pero los muertos, muertos están y a los muertos hay que dejar descansar. Es bueno recordarles y saber olvidar y perdonar los fallos que tuvieron en vida, y al mismo tiempo, saber apreciar y recuperar los bueno que ofrecieron en su existencia. No es ético hablar de muertos sólo para vilipendiarles.
El socialismo del siglo XX murió y hay que recordarlo para recuperar sus valores positivos que eran muchos, muchos más de lo que nos creemos.

Todo esto viene a colación porque en los últimos años se ha puesto de moda el término “socialismo del siglo XXI” que en su nombre parece querer renegar del otro socialismo, del socialismo del siglo XX, parece querer marcar distancias. No me gusta el nombre, porque el socialismo es una idea que injustamente se puede encorsetar en un siglo de la historia de la humanidad concreto. Me gusta mucho más el término “socialismo en el siglo XXI”. Y es que el socialismo, si de verdad es tal, no puede verse amputado de las líneas más importantes que lo crearon.

Sin entrar en dogmatismos, un socialismo que no recoja las ideas de Lenin, no es socialismo. Será “socialismo democrático” como decía Felipe González, pero luego se demostró que su socialismo ni era tal, ni era democrático. Si el socialismo carece de los análisis sobre el capitalismo de Marx y Engels y no los lleva a la práctica, pues sencillamente no estamos ante el socialismo sino ante la socialdemocracia.

El socialismo debe nutrirse del internacionalismo proletario, del análisis de lucha de clases, de la movilización constante de la sociedad en defensa de la revolución, del ejército popular como expresión del pueblo en armas en defensa de sus conquistas….esto es el ABC del socialismo.

Por eso sería bueno, que repasemos si quiera un poco lo que fué aquella experiencia que atravesó el siglo XX y que como dice Manuel Navarrete, en un brillante articulo, ha sido la única alternativa que fué una alternativa real al capitalismo.

Y sería mejor aún que los movimientos soberanistas europeos, la repasen y la estudien, porque si como afirman, quieren construir naciones soberanas socialistas, de este estudio, obtendrán lecciones muy prácticas para su futuro devenir como naciones auténticamente libres.

Y es que tras 20 años de experiencia, lo que está muy claro es que ni Letonia, ni Croacia, ni Lituania, ni otros pueblos que han accedido a la independencia en el este europeo ,se puede decir que son pueblos auténticamente libres. Más bien parecen marionetas de una Unión Europea cada vez más opresora y fascistoide.

La soberanía de los pueblos, tendremos que fabricarla entre todas y todos, sin desdeñar nada y menos una experiencia, la socialista europea, que marcó agendas, y sobre todo elevó a pueblos enteros desde casi el medievo a la vanguardia mundial de aquellos años.




    Fecha y hora actual: Vie Ago 17, 2018 9:38 am