El debate sobre el IVA sigue vigente desde la época soviética

Comparte
avatar
Danko
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1637
Reputación : 1776
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 38
Localización : Barcelona

El debate sobre el IVA sigue vigente desde la época soviética

Mensaje por Danko el Vie Dic 21, 2012 12:17 am

La discusión que se ha iniciado en el gobierno sobre el IVA y el impuesto sobre las ventas nos mueve a recordar la historia de la URSS y de la Rusia moderna como una historia de impuestos sobre el consumo.




El impuesto al consumo bajo el socialismo y el capitalismo difieren, aunque en Rusia las discusiones acerca del mismo mantienen su actualidad. Fuente: ITAR-TASS


En la URSS, cualquier imposición fiscal, incluyendo los impuestos sobre el consumo,
era un completo misterio para la población. La propaganda oficial sobre los impuestos utilizaba un lenguaje muy vago.

La 'Enciclopedia soviética' de 1954 decía lo siguiente sobre los impuestos: “En los países capitalistas, los medios obtenidos de los impuestos son destinados al mantenimiento del aparato estatal burgués, al enriquecimiento personal de terratenientes y capitalistas, a la preparación y realización de guerras, y a otros fines parasitarios.

Los impuestos en los países capitalistas se dividen en directos e indirectos. Los impuestos indirectos se recaudan mediante la subida de los precios de los productos, sobre todo de los de consumo general...


En el socialismo, los impuestos son una de las formas de participación de los trabajadores para el fortalecimiento del Estado socialista. En la URSS existen solo los impuestos directos
”.

Los líderes soviéticos, durante sus apariciones públicas, solo confundían a los ciudadanos de la URSS con respecto a esta cuestión... básicamente, igual que hacían los líderes de otros países.

Por ejemplo, Nikita Jrushchov dijo en un programa de televisión estadounidense durante una visita a EE UU el 27 de septiembre de 1959: “En el futuro próximo nos negaremos, repito, nos negaremos a recaudar cualquier tipo de impuestos de la población. Creo que ustedes entienden bien el significado de esta medida”.

Por supuesto que cualquiera que así lo deseara podía leer lo que estaba escrito en cualquier manual de economía política del socialismo: la base del presupuesto soviético es el impuesto de venta, que es un elemento del precio de los productos que no son de primera necesidad, como las pieles o las alfombras (los manuales no decían nada sobre el vodka).

Es decir, que la base del presupuesto en la última etapa soviética era el impuesto sobre el consumo.

Por otra parte, los ciudadanos soviéticos sabían perfectamente que las autoridades ponían los precios a los productos de modo que les saliera a cuenta, y no creían que les estuvieran privando de algo con los impuestos sobre el consumo... tampoco tenían nada que consumir.

Los ciudadanos comenzaron a indignarse solo en 1991, cuando en la URSS se introdujo un impuesto del 5% sobre las ventas. Este impuesto afectaba a cada etapa de la producción de un artículo, es decir, que era un equivalente total del IVA.

Pero los ciudadanos no ahondaron mucho en los detalles terminológicos, sino que se fijaron solo en que en la lista de precios había aparecido una línea que indicaba “5% de impuesto sobre las ventas” y comprendieron que, en esas condiciones de déficit general cuando en las baldas de las tiendas ya no había casi nada, el gobierno además trataba de despojar a la población del dinero que tenían para pagar esos pocos artículos que aún podían obtener.

Hay que señalar que los parlamentarios que introdujeron el IVA por recomendación del gobierno de Yégor Gaidar reconocían abiertamente que los vendedores estarían encantados de tener una nueva razón para aumentar los precios con la excusa del IVA.

Confesaban también que la cifra del 28%, increíblemente alta para los estándares internacionales, sólo podía justificarse con el estado catastrófico del presupuesto, que necesitaba recaudar dinero a cualquier precio, y que en el futuro habría que reducirla de uno u otro modo.

Durante los años siguientes el IVA realmente disminuyó, y en 2008 ya era el 18% (el 10% en los artículos de imposición suavizada, como los medicamentos o los alimentos).

En marzo de 2008 surgió un debate sobre si debía reducirse más. El entonces portavoz de la Duma, Borís Gryzlov, declaró que era necesario reducir el impuesto al 10% para todos los artículos.

El Ministerio de Hacienda daba a entender constantemente que una reducción repentina del IVA sería fatal para el presupuesto y que era imposible hablar siquiera de un 10%.

La entonces directora del Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio, Elvira Nabiúlina, envió una carta al Ministerio de Hacienda con la propuesta de reducir el impuesto desde el 2009 a un 12-13%. Los representantes del Ministerio de Hacienda indicaron a modo de respuesta que se requería un debate más exhaustivo.

Entonces se desató la crisis financiera mundial de los años 2008 y 2009, y las autoridades dejaron de entender qué iba a suceder con el presupuesto en un marco de caídas catastróficas de los precios mundiales del petróleo, así que no era momento para ponerse a reformar el impuesto sobre el consumo. Y de nuevo los ciudadanos, al igual que a principios de los 90, no sabían si podrían consumir algo.

Ahora los precios mundiales del petróleo, a pesar de la nueva ola de crisis financiera mundial, vuelven a encontrarse a un nivel elevado, los ciudadanos han vuelto a desarrollar el gusto por el consumo y las autoridades vuelven a mantener ese debate exponencial sobre el futuro del IVA, especialmente ahora que se cumplen 20 años de la introducción de este impuesto en Rusia.


En el gobierno se contempla un posible regreso del IVA al impuesto sobre las ventas. El Ministerio de Hacienda, de nuevo, considera la supresión del IVA inoportuna, aunque reconoce que este impuesto acarrea grandes problemas: algunas compañías tratan siempre de recibir ilegalmente la compensación por el IVA pagado del presupuesto.


El Ministro de Finanzas Antón Siluánov declaró: “La Delegación de Hacienda creará un sistema que impida las compensaciones ilegales del IVA. Este problema existe, pero si cogemos y cambiamos todo, esto afectará en primer lugar a las empresas”.

De todo esto, los ciudadanos pueden sacar solo una cosa en claro: las autoridades tienen muchas ganas de participar en el proceso del consumo ruso. Ya no estamos en 1991, hay productos que consumir, y el impuesto sobre las ventas no causará grandes protestas.

Artículo publicado originalmente en ruso en Vlast.

http://kommersant.ru/doc/2087814

Fuente: http://rusiahoy.com/articles/2012/12/20/el_debate_sobre_el_iva_sigue_vigente_desde_la_epoca_sovietica_23015.html


    Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 9:37 pm