¿Revolución Española 1934-1937?

    Comparte

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por gazte el Mar Mar 16, 2010 3:49 pm

    Abro este hilo como desdoble de otro, Shenin (y los que quieran), me gustaria que me explicaran su idea de la revolucion española, cuando, como, condiciones, estrategia que habria sido correcta,...

    adelante.

    aqui un articulo sobre la sitacion previa al golpe y sus motivos:
    http://enbuscadeeldorado.blogspot.com/search/label/Guerra%20Civil

    Revolucion Española I

    Era el año 1936, la clase trabajadora española votó mayoritariamente por el Frente Popular (FP), pero pese a lo que pueda parecer, no votaron por su programa, sino para expulsar a la derecha del poder. El programa político era muy similar al del periodo 31-33, en el que hubo otro gobierno de izquierdas, en aquella ocasión, la nula implantación de medidas progresistas, como la fracasada reforma agraria, y episodios trágicos con la clase trabajadora como protagonista, como el de Casas Viejas, hicieron a aquel gobierno perder el apoyo popular.

    Tras él cundió el desánimo, los trabajadores no se sentían representados por ese gobierno, como consecuencia llegaría al poder la derecha. Al finalizar ese periodo, que iría desde 1933 hasta 1936, habría como saldo 30,000 presos políticos, y un reguero de sangre por entre otras cosas, la represión a la comuna Asturiana de 1934.

    Al derribar el gobierno de la derecha, los trabajadores, con un gobierno que consideraban suyo, empezaron a hacer las reformas que consideraban oportunas por su cuenta y riesgo. Así, los obreros, abrieron las cárceles por la fuerza, reincorporaron al trabajo a los compañeros que habían sido despedidos por motivos políticos, en algunos lugares empezaron a tomar la tierra,... en contra de sus dirigentes, el pueblo español se puso en marcha, quería un cambio real, y no iban a esperar a que se lo dieran. Por ejemplo, el 25 de marzo de ese año 60.000 jornaleros ocuparon 3000 fincas, el 1 de julio había 1.000.000 de trabajadores en huelga en el estado español... Ante esta situación, el gobierno que habían votado los obreros, que debía defender sus intereses no dudó en atacarles, el problema es que con sus bases en contra, su poder real era nulo. En aquella ocasión, como hoy en día, hizo un llamamiento en defensa de la ley vigente, esto es, de una ley que protegía el derecho a la propiedad privada y por ende la explotación del hombre por el hombre.


    En esa ardua tarea, el gobierno encontro apoyos, parte de la burguesía no dudó en apoyarle en su restitución de la ley que protegía sus privilegios. Pero ante esta situación, no toda la burguesía reaccionó igual, citaré un fragmento del libro de Gramsci "La política y el estado moderno", en el que se explica mucho mejor de lo que yo puedo hacerlo la estrategia que siguió esa burguesía: "En las luchas actuales se verifica a menudo este fenómeno: una organización estatal debilitada es como un ejército enflaquecido; entran en escena las escuadras de asalto, es decir, las organizaciones armadas privadas, que tienen esa tarea: utilizar la ilegalidad, mientras que el Estado parece permanecer en el marco de la legalidad, como medio para reorganizar el estado mismo" Esto es, buscar la confrontación para que el gobierno pueda aplicar mano dura y aplastar a los trabajadores, pero teniendo en cuenta el gobienro que había eso no era posible, por lo que para el restablecimiento del orden ya sólo quedaban los militares, que tomarían cartas en el asunto el 18-19 de Julio (recomendable informarse sobre la muerte de José Castillo).

    Resumiendo brevemente, en el estado español se estaba gestando una revolución, el pueblo estaba solo, lucho incluso contra sus propios dirigentes, contra eso intervino el ejército a instancia del capital, la guerra la trataremos en la segunda parte del artículo.

    Alacran
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 17
    Reputación : 21
    Fecha de inscripción : 16/03/2010
    Localización : Cataluña

    Revolución Española 1931-1936

    Mensaje por Alacran el Sáb Mar 20, 2010 11:55 am

    La revolución se cerró con las muertes de Durruti y Rivera. Con la muerte de Durruti cayó de golpe la barrera del paso a nivel que controlaba las vías de la revolución, y aquella revolución proletaria se convirtió en una guerra. Con la muerte de Rivera quitaron de en medio a la única persona que podía rivalizar con el poder del general Franco, y aquella revolución nacional pasó a ser militar. En aquel momento terminó la etapa revolucionaria. Se podría decir que terminó las dos revoluciones que habían estallado en paralelo: la nacional y la proletaria. En cambio, comenzó la guerra. Aquella no fue una guerra española. Porque la valentía humana dejó de ser decisiva para el destino de la guerra. El factor decisivo para la victoria era si uno de los dos bandos –los países fascistas o posiblemente Rusia– consiguiese reunir el número suficiente de tanques y aviones o no. O si los países «indecisos» –Inglaterra y Francia– facilitarían estos suministros a unos o a otros. Por supuesto, la guerra siguió. Y lo hizo porque precisamente estos dos países, que podían dificultar la ayuda internacional, París y Londres, no estaban en realidad a favor de ninguna de las dos partes en conflicto. Más bien querían dirigirlas hacia alguna forma de compromiso liberal; Londres pensó incluso en alguna solución monárquica, mientras Francia prefería una republicana.
    No querían que triunfase ni el comunismo ni el fascismo. De forma consciente permitían y facilitaban que la guerra se prolongase. Lo hacían muy conscientemente. ¿Por qué creéis que cuando, en los primeros días, los rojos se hicieron con la victoria en la calle y derrotaron a los militares se permitió a países extranjeros apoyar a Franco con total libertad? ¿Por qué creéis que llegaron esas enormes cantidades de material ruso precisamente cuando Franco estaba a las puertas de Madrid? ¿Creéis que es casual que después de cada victoria de los rojos en aquella guerra se producía una victoria de los sublevados, y viceversa? ¿Pensáis que todo aquello fue obra de la casualidad? No, camaradas. Los países neutrales, los países de la «no-intervención» llevaron a cabo una labor muy sistemática. Pusieron dificultades al bando que en un momento dado tenía la ventaja, favoreciendo al que estaba en desventaja. ¿Por qué? Porque querían acabar tanto con los aliados de Rusia como con los vasallos de los autoritarismos, pretendían que el país se cansara de la guerra, que así surgiese la necesidad de un compromiso que permitiese el establecimiento de un régimen que no fuese «ni carne ni pescado»
    Un juego semejante podría acabar fácilmente en un fracaso inesperado. Pero el juego llevaba ya casi medio año y los planes de los países neutrales se estaban cumpliendo: que ninguno de los dos bandos posea una ventaja clara, debilitar sucesivamente a ambas partes y poner zancadillas al vencedor de turno. En definitiva, el mundo necesita conejillos de indias.

    ¡Salud y República!

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Dom Mar 21, 2010 10:36 pm

    Hay un excelente trabajo de Ángel Viñas que ha podido acceder a documentos de los servicios secretos soviéticos, hasta hace poco tiempo, desconocidos, y que desmonta y descabeza mucha de la mitología neofranquista encabezada por Pío Moa y César Vidal -entre otros-; acerca de la controversia que siempre ha suscitado las relaciones de la República española y la URSS durante la GCE.

    Ángel Viñas es uno de los autores españoles más destacados y versados sobre este asunto. Os recomiendo su lectura. En la web podeis encontrar textos suyos; aparte de ser el autor de la trilogía que trata de las relaciones de la URSS con la República Española.

    Salud... y República!

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Shenin el Lun Mar 22, 2010 11:48 pm

    Yo ya expuse aquí la posición de José Díaz (Secretario General del PCE durante la Guerra) acerca del carácter de la revolución española.

    Para el PCE la guerra de 1936-1939 era una Guerra Nacional Revolucionaria. Nacional porque se combatía la intervención del imperialismo del Eje Roma-Berlín en España. Revolucionaria porque se trataba de una revolución democrático-popular. Las tareas de la revolución democrático-burguesa iniciada en 1931 aun no habían sido resueltas en 1936. Era necesario que la clase obrera se pusiera al frente de la revolución democrática (transformándola de democrático-burguesa en democrático-popular) para que liquidase los restos de feudalismo en España y derrotase al fascismo. Para ello se planteaba una alianza dirigida por la clase obrera que integrase a los campesinos y a la pequeña burguesía republicana y de las minorías nacionales frente al bloque fascista-feudal integrado por los terratenientes, la gran burguesía, el ejército y la jerarquía eclesiástica. Era necesario llevar a término esta estapa democrática de la revolución, liquidando los restos de feudalismo y derrotando al fascismo español y extranjero, para poder pasar a la etapa socialista.

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por gazte el Mar Mar 23, 2010 11:06 pm

    por favor, no me hables de nacional revolucionarios http://getafenacionalrevolucionario.blogspot.com/

    aunque creo que para discutir este tema deberiamos discutir primero la diferencia entre la revolucion permanente y la teoria de las 2 etapas aqui defendida. respondiendo a jose diaz:

    Carácter de nuestra guerra

    Pero de la misma manera se engañaban y se engañan profundamente los que piensan o dicen que, hoy, no se puede hablar de la revolución porque estamos en guerra y hay que pensar en vencer. Los que adoptan esta posición no han comprendido todavía cuál es el carácter de nuestra guerra.
    "la guerra civil es la maxima expresion de la lucha de clases", "revolucion y guerra son inseparables". el PCE defendio que primero la guerra y luego la revolucion, sin entender que ese golpe venia precisamente para cortar el espiritu y el peligro revolucionario que acechaba las clases dominantes, por tanto, frenar una revolucion socialista ya madura, como se vio en asturias en el 34, cuyo unico impedimento fueron sus lideres (anarquistas y poumistas tambien) fue un acto de traicion a la clase obrera, espero que incosciente.

    El punto de partida de la guerra que hoy se libra en España es la sublevación de las castas reaccionarias, dirigidas por los generales traidores contra la enorme mayoría del pueblo que, basándose en la Constitución y en la ley republicanas, quería resolver de una vez para siempre los problemas de la revolución democrática que la burguesía española no ha sido capaz de resolver en el curso del siglo pasado. Se trata de una guerra por la libertad, por la justicia, por el progreso social, por la tierra y por el pan, contra el fascismo, que, al vencer, haría de nuestro pueblo un pueblo de esclavos. Se trata, al mismo tiempo, de una guerra de independencia nacional, porque las castas reaccionarias, en busca de un apoyo en su lucha desesperada contra el progreso y la civilización, por la defensa de sus privilegios, han abierto las puertas del país al invasor extranjero que quiere esclavizar a nuestro pueblo, y es el pueblo quien ha tomado en sus manos los destinos de nuestra patria, que coinciden hoy completamente con sus propios destinos, con los destinos de la revolución. Nuestra guerra es, por consiguiente, una guerra nacional y revolucionaria. El pueblo, que hace la guerra, hace al mismo tiempo una revolución. Los objetivos que las armas de nuestros soldados persiguen en su lucha heroica no son, solamente, los mercenarios de los ejércitos de invasión, sino que son los enemigos tradicionales de nuestro pueblo, sus opresores de siempre, desde el gran terrateniente al gran capitalista, el cacique, el hombre político corrompido y desleal. El fascismo es la defensa de todo esto, y es aún más, porque si el fascismo triunfase no se podría hablar ya de ninguna forma de libertad en nuestro país, y se instauraría un régimen de esclavitud completa, asesinando a centenares de millares de obreros, de campesinos, de intelectuales, y la vida misma de nuestro pueblo se vería amenazada en su raíz. Todo esto quiere decir que nuestra lucha contra el fascismo, que la guerra misma, en su desarrollo, es una etapa de nuestra revolución democrática, que no hay problema de la guerra que pueda ser considerado separadamente de los problemas de la revolución y cuanto más rápida y seguramente vayamos adelante, desarrollando nuestra revolución, tanto más seguros estaremos de triunfar rápidamente en la guerra misma. Y, ¿qué significa ir desarrollando nuestra revolución si no aumentar la participación de las masas en la vida política del país?

    Revolución democrática popular

    Insistimos en este punto, que es el principal. Nuestra revolución conserva hoy, en su etapa actual, el carácter de revolución democrática y popular. Esto quiere decir que sus tareas fundamentales son la destrucción, en toda la vida del país, de los residuos malditos de un pasado de opresión y de miseria del pueblo, la liquidación de toda intención de instaurar en nuestro país un régimen fascista, y la creación de condiciones que abran al pueblo el camino del progreso social más avanzado. Se trata, concretamente, de aniquilar los residuos del feudalismo en la economía, en la organización política y en las costumbres; de hacer desaparecer todos los privilegios de casta; de solucionar el problema de la tierra, entregándosela a los campesinos trabajadores; de mejorar radicalmente el nivel de existencia de todos los trabajadores, de poner al fascismo fuera de la ley, y de apoyar a las masas populares con una ayuda que les permita dar los primeros pasos en el camino de la conquista de una educación, de una cultura, de un mundo nuevo, de una vida libre y feliz.
    vamos, la demcoracia burguesa, no la liberacion social, imagino a los bolcheviques diciendo, "no camaradas. ahora toca mas capitalismo", kornilov se los habria llevado por delante. este es el maximo exponente de la aplicacion de la teoria de las 2 etapas, que ante una situacion revolucionaria desvia el espiritu revolucionario y es incapaz de plantar cara a una contra ya que los obreros no sienten estar luchando por algo propio, sino por lo ajeno. la burguesia, cuyo unico principio y fin es el beneficio individual, puede suponer un apoyo puntual en luchas puntuales, pero no puede ir mas alla, ya que se haya influenciada y controlada (economica y culturalmente) si es pequeña por la gran burguesia de tal o cual pais y si es en un pais colonial o en vias de desarrollo por la oligarquia extrangera. en la guerra civil el ejemplo mas claro de esto es la traicion del PNV. la burguesia, excepto sus capas mas bajas y proletarizadas nunca podra jugar un papel revolucionario (ademas, contituyen las bases del fascismo, sobre todo si el conflicto de clases se estanca y no ven algo claro querran orden YA), si algun sector se une adelante, pero bajo el programa marxista, nada de frentes populares, frentes unicos. es el proletariado el que tiene que contemplar las tareas de la revolucion burguesa, y sin perder un segundo pasar a las de la revolucion socialista, pero repito, una alianza con alguien cuyos intereses son antagonicos es una alianza construida sobre la arena.
    Así lo comprenden nuestros obreros, nuestros campesinos, nuestros soldados, nuestras mujeres, nuestra juventud. Se trata de destruir y, al mismo tiempo, de preparar y empezar una reconstrucción. Destruir la España feudal, caciquil y miserable, en la cual el pueblo no tenía participación en la vida política; preparar y empezar la construcción de la España en la que el pueblo será el dueño de sus propios destinos.

    Shenin
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1712
    Reputación : 1969
    Fecha de inscripción : 09/12/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Shenin el Miér Mar 24, 2010 2:24 pm

    Es evidente que gazte lee lo que quiere. Afirma que el PCE planteaba primero la guerra y luego la revolución cuando en el mismo texto que comenta eso se desmiente. Planteando, además, el PCE que el proletariado debía dirigir el proceso, lo cual crea ya bases para poder pasar a la dictadura del proletariado. La diferencia entre la democracia burguesa (dirigida por la burguesía) y la democracia popular (dirigida por la clase obrera) es cualitativa.

    Este fin podía solamente alcanzarse transformando la República democrático-burguesa en una República democrática de tipo nuevo, en una República sin grandes capitalistas ni terratenientes, una República del pueblo en la que el poder no estuviera en manos del bloque de la burguesía y los terratenientes, como en la República establecida el 14 de abril de 1931, sino en manos del bloque de la clase obrera, los campesinos, la pequeña burguesía de la ciudad, las minorías nacionales; un bloque en el que el proletariado estaba destinado a jugar un papel dirigente.
    José Díaz – Las enseñanzas de Stalin, guía luminoso para los comunistas españoles

    Gazte, además, sigue realizando paralelismos con la revolución rusa sin tener en absoluto en cuenta las circunstancias concretas de la España de 1936-1939, con la división del movimiento obrero, el peso del anarquismo y la socialdemocracia en el mismo, la no realización de las tareas democráticas de la revolución, así como la mejor organización de la reacción interior y exterior. Los partidos reaccionarios, como la CEDA , estaban mucho mejor organizados que las organizaciones zaristas o los cadetes rusos. Tampoco tiene en cuenta que las medidas democráticas del gobierno republicano afectaban, y mucho, a los intereses de las clases dominantes que dieron el golpe. Por lo que juzga al PCE por su supuestamente errónea interpretación del golpe. Un golpe feudal-fascista que se levanta contra la fuerza del movimiento obrero, pero también ante el pavor que le provocaban medidas democráticas como la reforma agraria, autonomía de las minorías nacionales, laicismo, etc...

    Hay también bastantes errores en la intervención de gazte, como indicar que la pequeña burguesía es la base del fascismo. Solamente hay que ver los resultados electorales de la Falange en 1936 para constatar que no era así. La pequeña burguesía urbana estaba organizada en los partidos republicanos de izquierda (reprimidos por la CEDA en 1934 y por el fascismo en 1939) y en partidos como Esquerra en las minorías nacionales (también reprimidos en 1934 y 1939). Se apela a la traición del PNV, sin tener en cuenta que no toda la pequeña burguesía vasca se suma a esa traición (ver ANV), ni tampoco sus homólogos catalanes, fusilados en masa por el fascismo.

    Gazte también pasa a criticar la llamada teoría dos etapas, cuando no he parado de demostrarle que está presente en la obra de Lenin. Para argumentar esto se alude a que en la Revolución rusa no había frentes populares ni frentes únicos. Lógico, en este proceso no había una reacción fascista tan bien organizada como Franco y el Eje Roma-Berlín ni tampoco la pequeña burguesía tenía tanto peso social como en la España republicana (incluso con influencia entre importantes sectores del movimiento obrero) ni tampoco una revolución democrática sin completar tras 6 años. Se plantea también el antagonismo entre la pequeña burguesía y el proletariado para negar cualquier alianza entre estos. Esto sería cierto si España tuviera ya superadas las tareas democráticas y si el cumplimiento de esas tareas no se viera amenazado por la reacción fascista. Permanecer equidistante ante esta contradicción entre la gran burguesía fascista-feudal y la pequeña burguesía democrática y no aprovecharla en beneficio del proletariado es un error táctico grave. Además es evidente que, eliminada la gran burguesía fascista-feudal, la nueva correlación de fuerzas sería claramente favorable al proletariado.

    Gazte también enaltece el sectarismo que llevó al Partido Comunista de Alemania a perder la batalla contra el nazismo. "No a los frentes populares", "no a los frentes únicos". Esta táctica sectaria frente al fascismo solo conduce al aislamiento del proletariado consciente respecto de las grandes masas. Podemos plantear que los comunistas deben guardar en todo momento su independencia en los frentes populares y únicos, pero negar su necesidad objetiva ante el ascenso del fascismo, máxime si el Partido revolucionario es minoritario dentro del movimiento obrero, es un sectarismo que demostró claramente su fracaso en el ascenso del fascismo en países como Alemania o Bulgaria. Es no comprender que en la lucha contra el fascismo la táctica a seguir es la defensa de las libertades democráticas conquistadas por la clase obrera (derecho de huelga, sufragio universal, etc...) a fin de elevar la conciencia de los elementos más atrasados de la clase. Decía Lenin que la revolución socialista es un conjunto de muchas batallas por conquistas democráticas. El problema es el de siempre, gazte aplica mecánicamente el proceso revolucionario ruso (que, dada la entrada de Rusia en la Guerra Mundial, además de otros factores, se desarrolló extremadamente rápido) a otros países, sin tener en cuenta que en cada país la revolución tiene un desarrollo y un ritmo diferente.

    por favor, no me hables de nacional revolucionarios http://getafenacionalrevolucionario.blogspot.com/
    Esto solo puedo tomármelo como un chiste, sinceramente. No creo que haga falta demostrar la diferencia entre el análisis marxista de una situación concreta y la demagogia fascista. Además es cierto que era una guerra nacional revolucionaria. Nacional porque se combatía la injerencia imperialsta-fascista del Eje y revolucionaria porque se llevaba a cabo una revolución democrático-popular.

    aunque creo que para discutir este tema deberiamos discutir primero la diferencia entre la revolucion permanente y la teoria de las 2 etapas aqui defendida. respondiendo a jose diaz:
    Ya demostré aquí con citas y bibliografía que no es que exista diferencia entre la revolución permanente y la teoría de las dos etapas, sino que lo que existe es una errónea interpretación del concepto de revolución permanente elaborado por Marx en el siglo XIX. En los textos que cito de Lenin éste habla abiertamente de que cuando realizaron la etapa democrática de la revolución rusa se aliaron con todos los campesinos, es decir, incluyendo a sectores pequeñoburgueses.

    Reproduzco aquí el extracto:

    Ha ocurrido tal y como nosotros dijimos. La marcha de la revolución ha confirmado la certeza de nuestro razonamiento. Al principio, con "todos" los campesinos, contra la monarquía, contra los terratenientes, contra el medievalismo (y en este sentido, la revolución sigue siendo burguesa, democrático-burguesa). Después, con los campesinos pobres, con el semiproletariado, con todos los explotados, contra el capitalismo, comprendidos los ricachos del campo, los kulaks, los especuladores, y, por ello, la revolución se transforma en revolución socialista. Querer levantar una artificial muralla de China entre ambas revoluciones, separar la una de la otra por algo que no sea el grado de preparación del proletariado y el grado de su unión con los campesinos pobres, es la mayor tergiversación del marxismo, es adocenarlo, reemplazarlo por el liberalismo.
    V. I. Lenin, "La revolución proletaria y el renegado Kautsky".

    Esto enlaza con otra problemática de la revolución española. La alianza con los campesinos pobres pequeños propietarios (gran mayoría de la población). En Rusia la reforma agraria duró semanas. En España aun no había sido realizada en 1936. El cumplimiento de las tareas democráticas y la derrota del fascismo eran también necesarios para atraer a los campesinos pobres a la revolución. En un país mayoritariamente campesino, sin el apoyo de las masas campesinas no se puede pasar con éxito a las tareas socialistas. Y el apoyo del campesinado a la revolución y a la lucha antifascista estaba lejos de estar asegurado. Además, los intentos aventureros de colectivizar la tierra dificultaron enormemente la alianza del proletariado con las masas de campesinos pobres. El nivel de atraso del campo, unido a la influencia católica, hacía materialmente imposible la preparación de los campesinos para la colectivización en la inmensa mayoría de los casos. La colectivización solo podía fracasar. Y así fue, provocando el crecimiento del acaparamiento y el mercado negro, así como un enorme desabastecimiento de alimentos, unido al enorme descenso de las tierras cultivadas en una zona republicana en la que precisamente esto escaseaba. Los campesinos en muchos casos, como reacción a las aventuras colectivizadoras se reafirmaron en su mentalidad reaccionaria heredada del oscuro periodo anterior. Enlazando también con lo que comenta gazte sobre Asturias del 34. Precisamente el aislamiento de este movimiento proletario respecto al movimiento campesino determinó el fracaso de la insurrección.

    También enlazo con el grado de preparación del proletariado en España, que, estando como estaba de dividido y con la elevada influencia del anarquismo y la socialdemocracia, su labor de vanguardia de la revolución se dificultaba enormemente. Se dieron pasos positivos hacia la unión política del proletariado, como en la fundación del PSUC, pero aun faltaba mucho por hacer.

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 5:55 pm

    Estoy de acuerdo con Shenin, vamos a ver, la reacción de la población afin al Frente Popular frente a la ilegalidad del golpe de Estado militar de 1.936 fue muy diversa. Las milicias de la CNT, el POUM, milicias no muy bien organizadas que ocuparon las calles con armas que les entregó José Giral y, en definitiva, la cohesión del bando republicano se iría haciendo sobre la marcha porque, ante el fracaso del golpe en las grandes ciudades, reinó un poco el desconcierto y no hubo una respuesta cohesionada militar u organizativa por parte del Gobierno de la república desde un principio.
    Os cito las memorias de dolores Ibarruri que nos aclara mucho el contexto en las previas del 18 de Julio por parte del PCE.
    Los acontecimientos se encadenaban con ritmo febril. Las derechas tenían prisa por salir de aquella situación. La tierra les iba faltando bajo los pies y querían despejar la incógnita, terminando de una vez.

    Seguían la táctica de atacar, no olvidando el proverbio español de que «el que da primero, da dos veces».

    En aquellos días llegó a Madrid el camarada Jesús Monzón, de Navarra, a informar a la dirección del Partido de la situación de aquella región y a denunciar ante el Gobierno las actividades de la reacción Navarra, que a la luz del día se preparaba para la guerra.

    En el conjunto de los pueblos de España, Navarra ha sido algo aparte. Constituía una fortaleza de la reacción, para la que no contaba ni la instauración de la República, ni el progreso de España.

    En Navarra ha tenido el tradicionalismo reaccionario un baluarte que ha figurado como inaccesible a la democracia, por las debilidades de los diferentes gobiernos republicano-socialistas, que, temerosos de enfrentarse con las fuerzas tradicionalistas, han abandonado en manos de éstas a los obreros y a los campesinos navarros.

    Los descendientes de los viejos carlistas vivían en Navarra organizados y encuadrados en los grupos de requetés con una disciplina de hierro , con fanatismo religioso y con jerarquías intocables.

    Todo era casi igual que en 1876. Lo único que había cambiado era el armamento. En 1936, los requetés navarros estaban armados no con los viejos fusiles y pistolones enterrados al terminarse la guerra carlista, sino con máuseres y ametralladoras modernas.

    Y esa organización militar, medio carlista, medio fascista, hacía constantes ejercicios y prácticas de tiro, desfiles militares y maniobras, que las autoridades toleraban sin tomar ninguna medida para ponerles freno.

    Las elecciones en Navarra se realizaron bajo la presión de estas fuerzas. Y a pesar del Frente Popular y de los abnegados esfuerzos de los socialistas y de los comunistas de Pamplona por cambiar la situación, los carlistas continuaban siendo los amos de la región. Al comenzar la sublevación militar fascista, contra los núcleos de demócratas existentes en Navarra se ensañó con salvaje violencia la locura criminal de requetés y fascistas, llenando de dolor y de luto a centenares de familias.

    El camarada Monzón llegaba a Madrid en representación del Frente Popular de Navarra, para denunciar los alijos de armas que constantemente se hacían por Vera del Bidasoa y por diferentes puntos del Pirineo Navarro, y a pedir al Gobierno que tomase medidas para cortar los desmanes de los cristeros y el desarme de su organización.

    Yo acompañé al camarada Monzón a visitar a Casares Quiroga, el cual, aunque prometió dictar algunas disposiciones, tomó un poco a broma el peligro del fascismo, considerando que los comunistas veíamos fascistas por todas partes.

    Con aquel criterio tan irresponsable, dejó que las cosas continuaran como hasta entonces.

    Y al estallar la sublevación militar-fascista varios millares de requetés navarros fueron la fuerza de choque del Ejército franquista, sobre todo en el Norte, por negligencia del Gobierno republicano, que no fue capaz de atraerse Navarra al campo de la democracia, ni de poner fuera de combate a los conspiradores y animadores de la sublevación.

    La confianza que el Partido Comunista tenía en las masas populares, en los obreros, en los campesinos, en todos los trabajadores, no era compartida por todos los hombres que militaban en los partidos del Frente Popular.

    Ante las dificultades que encontraba el Gobierno por el sabotaje económico y político del gran capital, de la alta finanza y de los terratenientes, surgían en el interior del Frente Popular voces pesimistas, agoreras, que tendían a deprimir los espíritus, a paralizar el impulso revolucionario de las masas, a frenar las iniciativas del Gobierno y a crear el clima político propicio para la claudicación ante las derechas.

    El Partido Comunista salió al paso de este pesimismo desde las columnas de Mundo Obrero.

    ...«Es tremendamente infantil —decíamos en el órgano del Partido— la idea de que el enemigo va a dejarse vencer sin ninguna resistencia. Eso, «alarmados» o «alarmistas», había que preverlo. El pánico no ha sido nunca un punto de partida adecuado para llegar a conclusiones justas.

    Con serenidad las cosas se ven y se comprenden mejor.

    Examinen la situación y reconocerán que no es achacable a los trabajadores, cualquiera que sea su significación, el trastorno que se produce en nuestro camino hacia una España democrática.

    Ahí está la política de la reacción y del fascismo, o de las derechas, para hablar su lenguaje, en la calle y en el Parlamento.

    Vean los métodos de conspiración que emplean en las finanzas y en los cuartos de banderas. Examinen de dónde parten las provocaciones y el sabotaje al régimen y las agresiones al Frente Popular; de dónde viene ese ruido de espuelas y espadones con que se trata de atenazar los movimientos del Gobierno favorables a las masas populares. El Partido Comunista ha expuesto repetidas veces la imperiosa necesidad que tenemos de dar vida a los Frentes Populares. No nos cansamos de repetir que toda la política actual debe basarse en esos órganos de unidad de todo el pueblo.

    Y en este sentido, la Asamblea de Alcaldes y delegados de los Frentes Populares de Jaén es un ejemplo que va a ser seguido en breve por Toledo. Estas asambleas populares son las que señalan el camino a seguir.

    El Frente Popular, como célula viva en cada aldea, en cada pueblo, con el Ayuntamiento como órgano ejecutor de esa política y con un programa adecuado a las necesidades de vencer a un enemigo poderoso y organizado. Fl Frente Popular, nacional, parlamentaria y extraparlamentariamente ayudando y empujando al Gobierno a realizar una política económica y social que dé satisfacción a las justas demandas de los trabajadores y masas campesinas y reduzca a polvo los siniestros planes de la reacción.

    Si esto se hace, estamos seguros de que esas aves agoreras encontrarán el horizonte más alegre y despejado»...

    Cada día aportaba una nueva inquietud. La evasión de capitales desmoronaba la economía del país. Se habían organizado agencias especiales, clandestinas, de evasión de dinero. Centenares de millones de pesetas iban a parar a los bancos franceses, ingleses o suizos. El valor de la peseta sufría bajas constantes y los productos que se adquirían en el extranjero costaban mayores dispendios, reflejándose en un encarecimiento general del coste de la vida y en un empeoramiento de la situación de las clases modestas del país, muy especialmente de los trabajadores.

    El Gobierno tuvo un «rasgo» frente a los sembradores del hambre y especuladores de la moneda. Ordenó la detención de una veintena de individuos, complicados en los negocios de la «bolsa negra», y se tomaron algunas medidas para cortar esta sangría de dinero que arruinaba el organismo económico del Estado y llevaba el hambre a las masas.

    Cada uno de los españoles que formaba en el Frente Popular o simpatizaba con él, se acostaba pensando qué sorpresa aportaría el nuevo día.Capilla ardiente del teniente de la Guardia de Asalto José del Castillo

    La turbulenta actuación de las derechas conseguía crear tal sensación de inseguridad y de peligro que se deseaba se descorriese la cortina para saber a qué atenerse.

    La idea de la resistencia y la defensa ante un posible ataque reaccionario tomaba cuerpo en las masas. En un artículo de Política, órgano de Izquierda Republicana, se escribía el 28 de junio:

    «Quien quiera tomar el Poder contra el pueblo ha de disputárselo en la calle al Gobierno legítimo. Y en la calle se encontrará frente al pueblo. Frente a todo el pueblo, porque el Ejército, en su entraña, también lo es...»

    En esos días de peligro, se establecieron las bases para la unificación en Cataluña del Partido Comunista Catalán, del Partido Catalán Proletario, Federación Catalana del Partido Socialista Obrero Español y Unión Socialista de Cataluña, que el 21 de julio de 1936 habían de formar el Partido Socialista Unificado de Cataluña, que tanto contribuyó a organizar la resistencia y que con su acertada política minó profundamente las bases del anarquismo en el movimiento obrero catalán.

    Chispazos contrarrevolucionarios.

    El día 11 de julio, los fascistas valencianos asaltaron el local de Unión Radio de Valencia. Y después de haber cortado los hilos del teléfono, para operar con más tranquilidad, radiaron el siguiente comunicado:

    «Unión Radio... Valencia. En estos momentos Falange ocupa militarmente el estudio de Unión Radio. ¡Arriba el corazón! Dentro de unos días la revolución sindicalista estará en la calle. Aprovechamos esta ocasión para saludar a todos los españoles y particularmente a nuestros correligionarios.»

    ¿Qué hicieron las autoridades ante esto, que era un aviso y una alarmante demostración de la audacia y de los propósitos de los fascistas? Simplemente radiar varias veces el himno de Riego y una alocución del Gobernador de Valencia.

    Lo que no hicieron las autoridades, en parte y a su manera, lo hizo el pueblo. El Casino Central de la Derecha Valenciana fue asaltado por las masas, que le prendieron fuego e impidieron que los bomberos actuasen para sofocarlo.
    Una enorme multitud se dirigió a la redacción del periódico monárquico La Voz Valenciana con el propósito de hacer allí lo mismo que habían hecho en el Casino de las Derechas, pero la policía lo impidió.

    Más tarde, el restaurante «Vodka», lugar donde se reunían los señoritos falangistas, fue ocupado por los obreros y destrozados todos los enseres. La policía detuvo a algunos falangistas sospechosos de ser los autores del asalto a la Radio. En algunas barriadas de las afueras de la capital valenciana fueron incendiados círculos y casinos derechistas, resultando algunas personas heridas.

    La respuesta que el pueblo daba a las provocaciones falangistas, era un anuncio de lo que días más tarde iba a ocurrir frente a la sublevación de los militares felones.

    En Madrid continuaban desde hacía dos meses la huelga de Calefacción y Ascensores, la de los obreros de la Casa Quirós, de Gal y Floralia y la más importante, la de la Construcción, que englobaba a más de 80.000 obreros y que duraba ya excesivamente por la actitud de la patronal, dispuesta a alimentar y mantener el desasosiego en el país, desacreditar al Frente Popular y llevar la desesperación a los trabajadores.

    El Plan de las derechas se perfilaba con nitidez. Los camaradas de Correos interceptaban cartas de provincias dirigidas a gentes de derecha, de Madrid, que decían cosas tan sustanciosas como éstas:

    «Como Ud. sabe tengo un revólver «Smith» y yo quiero cambiarle por una buena pistola; porque según se va acercando eso, hay que prepararse con las armas, como lo estamos de corazón todas las derechas, hombres y mujeres.»

    En la capital de la República, en algunos centros falangistas y de Renovación Española, fueron descubiertos depósitos de armas, de correajes y de uniformes de la Guardia Civil. El día 12 de julio fue asesinado por los pistoleros falangistas el teniente Castillo, joven oficial de los guardias de Asalto, conocido por sus ideas democráticas y antifascistas.

    Ante la agresividad de las derechas, el Buró Político del Partido Comunista celebró una reunión, en la cual examinó la situación y las medidas urgentes que era necesario tomar y publicó una nota protestando contra las provocaciones fascistas, llamando al Gobierno a ser más enérgico contra los enemigos de la República y a las masas, a reforzar la lucha.

    «Los elementos reaccionarios y fascistas acentúan la preparación del golpe de fuerza contra las libertades del pueblo —decía la nota del Partido Comunista.

    La provocación de Valencia, a la que el pueblo ha respondido con energía y decisión, y el asesinato del teniente Castillo forman parte de su plan siniestro de sembrar la intranquilidad en el país y crear el ambiente propicio para provocar el golpe reaccionario.

    Estos hechos llenan de indignación a todos los hombres honrados, que se ven a merced de las pistolas de los asesinos del fascismo.

    Nuestro Partido, al mismo tiempo que protesta indignado contra los hechos criminales e invita al Gobierno a tomar medidas contra los enemigos del pueblo, llama a las masas populares de Madrid y de España entera al reforzamiento de la lucha contra el fascismo, contra el terrorismo criminal de estas bandas del crimen.

    Todos los ciudadanos honrados, todos los trabajadores deben acudir al entierro del teniente Castillo, asesinado por los bandidos fascistas.

    Demostrad que el pueblo está de una manera unánime contra los provocadores reaccionarios, contra sus crímenes y provocaciones.

    Comité Central del Partido Comunista de España.»

    No se concretó el Partido Comunista a publicar este comunicado. Se puso en relación con las organizaciones obreras del Frente Popular para organizar una acción conjunta, frente a los planes de la reacción.

    A la reunión solicitada por nosotros acudieron en representación del Partido Comunista José Díaz y Vicente Uribe; de la Unión General de Trabajadores, Manuel Lois; por la Casa del Pueblo de Madrid, Edmundo Domínguez; por la Federación de Juventudes Socialistas, José Cazorla y Santiago Carrillo, y por el Partido Socialista, Lamoneda, Jiménez de Asúa, Vidarte, Cruz Salido, Prieto, De Gracia, Albar y Bujeda.

    Todos los reunidos estaban de acuerdo en reconocer la gravedad del momento y la necesidad de actuar conjuntamente ante cualquier eventualidad.

    Se nombró una comisión compuesta por representantes de todas las organizaciones para que fuese a visitar al jefe del Gobierno y ofrecerse para la organización de la defensa del régimen, en el caso de que estallase un movimiento subversivo.

    Paralelamente fue publicada por las fuerzas obreras encuadradas en el Frente Popular una nota que decía así:

    «Conocidos los propósitos de los elementos reaccionarios, enemigos de la República y del proletariado, las organizaciones políticas y sindicales, representadas por los firmantes, se han reunido y establecido coincidencias absolutas y unánimes para ofrecer al Gobierno el concurso y apoyo de las masas que le son afectas, para todo cuanto signifique defensa del régimen y resistencia contra los intentos que puedan hacerse contra él. Esta coincidencia no es meramente circunstancial; por el contrario, se propone subsistir permanentemente, en tanto que las circunstancias lo aconsejen para fortalecer el Frente Popular y dar cumplimiento a los designios de la clase trabajadora, puestos en peligro por los enemigos de ella y de la República.

    Por la UGT, Manuel Lois; por la Federación de Juventudes Socialistas, Santiago Carrillo; por el Partido Comunista, José Díaz; por la Casa del Pueblo, Edmundo Domínguez; por el Partido Socialista, Jiménez de Asúa.»

    El Gobierno suspendió algunos periódicos reaccionarios y fueron detenidos grupos de gentes derechistas. A todas luces esto era insuficiente.

    El día 13 de julio comenzaron a circular por Madrid los rumores de que Calvo Sotelo, el jefe más destacado de las fuerzas de derecha, había sido muerto.

    ¿Quién armó la mano homicida? Si en la muerte del Conde de Villamediana pudo decir el poeta que:

    «el matador fue Bellido

    y el impulso soberano»

    en la muerte del jefe de las derechas, la responsabilidad directa era de quienes mantenían y alumbraban en España un clima de odios y de guerra civil. La responsabilidad era, no del Partido Comunista, como calumniosamente han afirmado los franquistas, sino de los que armaban la mano de los asesinos del teniente Castillo, del capitán Faraudo, del señor Pedregal, de los que atentaron contra Jiménez de Asúa y contra Largo Caballero.

    Para cada uno de nosotros era evidente que la muerte de Calvo Sotelo no ayudaba a la causa de la República y, en cambio, aportaba nuevos argumentos antidemocráticos al arsenal de la contrarrevolución.Dolores Ibarruri y Jose Diáz, Secretario General del PCE.

    Las fuerzas de derecha quisieron hacer de la muerte de Calvo Sotelo una bandera y un ariete contra la República. El Gobierno salió al paso de estos propósitos suspendiendo las sesiones de Cortes durante ocho días, a lo que las derechas se oponían tenazmente.

    Cinismo e impunidad.

    En la reunión de la Comisión Permanente de las Cortes convocada por el presidente de la Cámara para aprobar la prórroga del estado de alarma en toda España, fueron pronunciados por los representantes de las fuerzas de derecha, especialmente por el conde de Vallellano y por Gil Robles, incendiarios discursos que eran ya la declaración de la guerra civil.

    Tan graves eran las afirmaciones que se contenían en el documento que el conde de Vallellano leyó ante la Comisión Permanente de las Cortes, en nombre de las minorías tradicionalistas y de Renovación Española integrantes de lo que se llamaba Bloque Nacional, que el presidente de la Comisión advirtió que las declaraciones que podrían contribuir a enconar los ánimos y exacerbar las pasiones no se publicarían.

    En aquella histórica sesión, mientras los representantes de las fuerzas de izquierda trataban de demostrar la responsabilidad de las fuerzas de derecha por el estado de inquietud que existía en el país, llamando a sus representantes a la reflexión, éstos no ocultaban sus propósitos de salirse del marco de la legalidad republicana, anunciando en trenos apocalípticos el estallido del complot que venían preparando desde su derrota en las elecciones de Febrero.

    Y como una experiencia política para el futuro, y como una necesidad de profundizar más, y de saber ver a tiempo los cambios que se producen en la correlación de fuerzas en el campo de nuestros adversarios, y afinar nuestra política, quiero recordar el papel que de una manera invariable y un tanto subjetiva continuamos atribuyendo a Gil Robles, viendo en él la cabeza de la conspiración antirrepublicana que estaba en el aire, que se mascaba cuando ya el papel de Gil Robles, sin dejar de ser importante en el campo de las derechas, no era el determinante.

    Desde el fracaso de las derechas en las elecciones de Febrero, y aunque esto no se dijese públicamente por los interesados, el papel político de Gil Robles había descendido extraordinariamente. Este no aparecía para la extrema reacción como la figura y el jefe que ella necesitaba.

    Y esto era tanto más cierto, cuanto que llevada la lucha política al terreno de la agresión abierta a la República y, con ello, a la guerra civil, no era Gil Robles el más apropiado para dirigir esta lucha, sino un hombre de otro tipo. A Gil Robles no le perdonaban haber abandonado el Ministerio de la Guerra, aunque allá hubiera colocado y dejado los hombres de la conspiración, ni tampoco le perdonaban la derrota de Febrero.

    Gil Robles podía ser el hombre de los grandes discursos y de las frases pomposas; el hombre de la reacción y de la política de represión gubernamental. Thiers y Gallifet al mismo tiempo. Pero no el hombre capaz de encabezar y dirigir una sublevación. Y esto no lo ignoraban las fuerzas que estaban tras el jefe de la CEDA.

    Fue hacia los militares hacia donde se orientaron las fuerzas derechistas. Y no es casual que fuese un militar quien tuviese en sus manos prácticamente los hilos de la conspiración, aunque en principio no fuese Franco. Este esperaba su hora y cuando ésta llegó, con el apoyo de Hitler, dio de lado a todas las fuerzas políticas de derecha que le respaldaron en la sublevación.

    De la noche a la mañana y gracias a la eliminación «milagrosa» de Sanjurjo, Franco pudo nombrarse a sí mismo, con el voto decisivo de Canaris, agente destacado del espionaje alemán, Jefe del Estado y Caudillo de España «por la Gracia de Dios».

    Y aunque fue el Partido Comunista el primero en denunciar los criminales manejos de los Franco y compañía, cuya peligrosidad era evidente, quizá no lo percibimos en toda su trágica hondura...

    En aquella reunión de la Comisión Permanente de las Cortes, la voz de José Díaz, Secretario del Partido Comunista y diputado por Madrid, se alzó junto a las de los representantes socialistas y republicanos para responder a los discursos cínicos e insolentes de los representantes de las derechas.

    «No podéis negar —dijo José Díaz—que estáis organizando complots. Estáis haciendo preparativos para un golpe de Estado, pero ¡tened cuidado! Todos nos hallamos vigilantes a fin de que no podáis llevar a España por el camino de la represión, del hambre y del descrédito. Haremos cuanto sea necesario para que la República no desaparezca de España. Y no consentiremos de ninguna manera que se pierda lo que ha costado tanta sangre y tanto esfuerzo conquistar.»

    Ese mismo día, el Buró Político del Partido Comunista publicaba otro comunicado, llamando a todas sus organizaciones a ponerse en relación con las organizaciones regionales, comarcales y locales de Frente Popular para estar preparados ante cualquier eventualidad. El Partido Comunista no echaba en saco roto las amenazas derechistas. Se preparaba para hacerles frente. Estrechaba sus filas, establecía ligazón con otras fuerzas, se ponía al habla con militares leales y reforzaba las milicias obreras y campesinas.

    «Los hechos de estos días han demostrado —declaraba el comunicado del Partido Comunista— el alcance de los planes sangrientos de la reacción y del fascismo, como ya nuestro Partido ha venido denunciando desde hace tiempo, en sus intentonas de imponer violentamente su dictadura salvaje y criminal. Frente a esas intentonas, una vez más, las masas populares se han puesto en pie, enérgica y rotundamente, como en el caso de Valencia.»

    El día 16 de julio terminaba, con una victoria de los trabajadores, la huelga de los obreros de Calefacción y Ascensores, que había durado setenta y dos días. El mismo día se resolvió también con una victoria la huelga de los obreros de la Madera. En el polvorín contrarrevolucionario la mecha estaba encendida y el estallido era cuestión de unas horas.

    D. I.

    (Texto perteneciente a las Memorias de Dolores Ibarruri, publicadas —bajo el título «El único camino»— por Colección Ebro).

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 6:03 pm

    gazte escribió:Abro este hilo como desdoble de otro, Shenin (y los que quieran), me gustaria que me explicaran su idea de la revolucion española, cuando, como, condiciones, estrategia que habria sido correcta,...

    adelante.

    aqui un articulo sobre la sitacion previa al golpe y sus motivos:
    http://enbuscadeeldorado.blogspot.com/search/label/Guerra%20Civil

    Revolucion Española I

    Era el año 1936, la clase trabajadora española votó mayoritariamente por el Frente Popular (FP), pero pese a lo que pueda parecer, no votaron por su programa, sino para expulsar a la derecha del poder. El programa político era muy similar al del periodo 31-33, en el que hubo otro gobierno de izquierdas, en aquella ocasión, la nula implantación de medidas progresistas, como la fracasada reforma agraria, y episodios trágicos con la clase trabajadora como protagonista, como el de Casas Viejas, hicieron a aquel gobierno perder el apoyo popular.

    Tras él cundió el desánimo, los trabajadores no se sentían representados por ese gobierno, como consecuencia llegaría al poder la derecha. Al finalizar ese periodo, que iría desde 1933 hasta 1936, habría como saldo 30,000 presos políticos, y un reguero de sangre por entre otras cosas, la represión a la comuna Asturiana de 1934.

    Al derribar el gobierno de la derecha, los trabajadores, con un gobierno que consideraban suyo, empezaron a hacer las reformas que consideraban oportunas por su cuenta y riesgo. Así, los obreros, abrieron las cárceles por la fuerza, reincorporaron al trabajo a los compañeros que habían sido despedidos por motivos políticos, en algunos lugares empezaron a tomar la tierra,... en contra de sus dirigentes, el pueblo español se puso en marcha, quería un cambio real, y no iban a esperar a que se lo dieran. Por ejemplo, el 25 de marzo de ese año 60.000 jornaleros ocuparon 3000 fincas, el 1 de julio había 1.000.000 de trabajadores en huelga en el estado español... Ante esta situación, el gobierno que habían votado los obreros, que debía defender sus intereses no dudó en atacarles, el problema es que con sus bases en contra, su poder real era nulo. En aquella ocasión, como hoy en día, hizo un llamamiento en defensa de la ley vigente, esto es, de una ley que protegía el derecho a la propiedad privada y por ende la explotación del hombre por el hombre.


    En esa ardua tarea, el gobierno encontro apoyos, parte de la burguesía no dudó en apoyarle en su restitución de la ley que protegía sus privilegios. Pero ante esta situación, no toda la burguesía reaccionó igual, citaré un fragmento del libro de Gramsci "La política y el estado moderno", en el que se explica mucho mejor de lo que yo puedo hacerlo la estrategia que siguió esa burguesía: "En las luchas actuales se verifica a menudo este fenómeno: una organización estatal debilitada es como un ejército enflaquecido; entran en escena las escuadras de asalto, es decir, las organizaciones armadas privadas, que tienen esa tarea: utilizar la ilegalidad, mientras que el Estado parece permanecer en el marco de la legalidad, como medio para reorganizar el estado mismo" Esto es, buscar la confrontación para que el gobierno pueda aplicar mano dura y aplastar a los trabajadores, pero teniendo en cuenta el gobienro que había eso no era posible, por lo que para el restablecimiento del orden ya sólo quedaban los militares, que tomarían cartas en el asunto el 18-19 de Julio (recomendable informarse sobre la muerte de José Castillo).

    Resumiendo brevemente, en el estado español se estaba gestando una revolución, el pueblo estaba solo, lucho incluso contra sus propios dirigentes, contra eso intervino el ejército a instancia del capital, la guerra la trataremos en la segunda parte del artículo.

    Este texto es claramente falaz, completamente falso y total y absolutamente sesgado, de dónde lo habeis sacado???

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por gazte el Jue Mar 25, 2010 6:04 pm

    y por que es todo eso?

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 6:18 pm

    gazte escribió:y por que es todo eso?

    Cualquiera que sepa un poco del tema se encuentra con un texto que presenta conclusiones mezcladas, que mezcla temas como el de Casas viejas y lo correlaciona con movimientos revolucionarios que no tienen nada que ver.
    Por ejemplo
    Era el año 1936, la clase trabajadora española votó mayoritariamente por el Frente Popular (FP), pero pese a lo que pueda parecer, no votaron por su programa, sino para expulsar a la derecha del poder.
    Hubo de todo y no votaron para echar a nadie. Se presentaron como alternativa política cohesionada en torno a la figura moderadora de Manuel Azaña. Tenían su propio programa y ganaron democraticamente las elecciones.
    Tras él cundió el desánimo, los trabajadores no se sentían representados por ese gobierno, como consecuencia llegaría al poder la derecha. Al finalizar ese periodo, que iría desde 1933 hasta 1936, habría como saldo 30,000 presos políticos, y un reguero de sangre por entre otras cosas, la represión a la comuna Asturiana de 1934.

    La situación de Casas Viejas posee otra realidad esta:

    asas Viejas podría parecer un intento más de rebelión rural anarquista tan frecuente en la época, sino fuera no sólo por la tragedia tan horrenda que ocurrió allí, con dos guardia civiles heridos mortalmente y 8 personas quemadas vivas, sino también porque en parte fue una de las causas que motivaron la caída del gobierno de Azaña y provocó una conmoción general en el país al enterarse éste de la dura represión llevada a cabo y el intento de encubrimiento por parte del gobierno.

    Casas Viejas es el ejemplo de revolución y represión posterior. Una de las piedras en el camino hacia la guerra civil. El mismo Franco reconoció años más tarde en el documental de J. Luis Sáenz de Heredia, Franco, ese hombre, que aquellos hechos le hicieron pensar en la necesidad de intervenir en contra de la Républica.

    Este tema ha sido malinterpretado muchas veces por varios historiadores y en general hay cierta tendencia negativa hacia este levantamiento y mucha crítica al anarquismo, visto como una especie de religión que llevaba a sus seguidores a un martirio inútil. El anarquismo, según estos historiadores, se trataría de un movimiento arcaico que no era compatible con la sociedad moderna ni solucionaba los problemas y males de ésta. A partir de estas premisas se analizan a veces el carácter de sus miembros con estereotipos que nada resuelven el estudio del movimiento.

    Antes de entrar en profundidad a averiguar los motivos que llevaron a los campesinos de Casas Viejas a proclamar el comunismo libertario el 11 de enero de 1933, es necesario que veamos un poco de antecedentes, de cómo llegó el anarquismo a Casas Viejas y por qué caló entre sus habitantes para luego pasar a analizar el levantamiento en sí.

    España es el único país del mundo donde el anarquismo se convirtió en un movimiento de masas a diferencia de lo que ocurría en otros países donde este espacio era ocupado por el marxismo que proponía un socialismo autoritario frente a la destrucción inmediata del estado pregonado por aquellos.

    El anarquismo llegó a España en 1868, con el destronamiento de Isabel II. Bakunin tan pronto como oyó las noticias, envió al revolucionario Giuseppe Fanelli para ganar adeptos. Su viaje tuvo éxito y enseguida junto con 21 conversos fundó la Federación regional española de la primera Internacional. Las ideas de Bakunin, cuyo comunismo libertario estaba más adaptado a sociedades agrícolas, encajaba en el temperamento español y en una población mayoritariamente rural y explotada. Barcelona pronto se convertiría en la capital del anarquismo, aunque las provincias andaluzas contaban con mayor número de miembros.

    Para los anarquistas los problemas de la humanidad se debían a un sistema social corrupto y a la autoridad opresiva de Iglesia y Estado. La revolución y la re-educación eran necesarias para establecer un comunismo libertario que aseguraría la libertad individual fuera de fuerzas opresivas (policía jueces y militares). Después de la revolución surgiría un orden social espontáneo en la que en un sistema federal se intercambiarían bienes realizados en una producción colectiva. La competición daría lugar a la cooperación, la religión a la enseñanza científica, las fronteras desaparecerían, el salario laboral sería innecesario, y el matrimonio daría lugar al "amor libre".

    El anarquismo pretendía una remodelación de la sociedad pero esta no llegaría inmediatamente sino que, a través de la re-educación continua y muchos sacrificios, aparecería tras muchas generaciones.
    Podría el anarquismo resolver los problemas del campo andaluz? Autores tan poco amigos del anarquismo como Gerald Brenan, afirman que la propiedad comunal de la tierra en Andalucía tenía muchas ventajas y que era solo la estupidez de los dirigentes del país lo que impedía llevar a cabo una auténtica reforma agraria.

    Al final Casas Viejas no es más que el conflicto entre dos ideales: el anarquismo y la democracia. Las escasas reformas republicanas no eran suficientes a los ojos de los anarquistas que además consideraban que la República socavaba sus ideales. El resultado fue que a la vez que no conseguían ningún beneficio propio, herían mortalmente los principios y bases del sistema republicano. Para muchos los anarquistas eran simplemente demasiado ingenuos: abandonar el proceso reformista a favor de un proceso revolucionario. Esta dicotomía, sin embargo no estaba sólo presente en este movimiento, sino también no era nada ajeno al socialismo. Durante mucho tiempo, durante la formación de ambos movimientos de masas, unas voces y otras se manifestaron a favor de prácticas reformistas frente a revolucionarias. Sin embargo, en una cosa estaban en lo cierto los anarquistas, en que un proceso reformista convertiría al movimiento en conservador, relegando sus ideas de tranformación de la sociedad en aras de un proceso político burgués. Ni la revolución ni las reformas dieron a los anarquistas más que una pequeña visión de esperanza seguida de derrota y dura represión. Esta situación tuvo su momento álgido durante la Republica en la que los problemas sociales y políticos alcanzaron una intensidad fatal. Los anarquistas creían que la solución a sus problemas no estaba fuera de su alcance y esta ilusión los llevó a acciones en que quedaban derrotados y divididos.


    Se puede fechar la llegada del anarquismo en Casas Viejas en 1914, cuando José Olmo, un carbonero y líder anarquista de la vecina ciudad de Medina Sidonia, se traslada a vivir allí y funda un centro. Claro está que las ideas anarquistas ya estaban entre muchos habitantes del pueblo, debido a sus contactos con otros trabajadores temporales andaluces, sobre todo de Málaga y Jérez, que se trasladaban cerca de Casas Viejas para trabajar en las labores del campo de los grandes latifundios de la zona. Para aquel entonces Casas Viejas era una población relativamente nueva, de unos 2000 habitantes, en la que la mayoría de sus trabajadores eran temporales. El empleo era de poca duración, con una media de 170 a 180 días por año, lo que arroja un resultado de 6 meses de desempleo. El salario de los trabajadores era de 3 reales por día en invierno (3/4 de peseta) y el doble en verano, muy por debajo del sueldo medio en 1914 que era de 4.7 pesetas al día. Para hacernos una idea de lo escaso de este salario veamos una tabla de precios de este año:

    5 naranjas= 5 céntimos
    1 plato de sardinas= 5 céntimos
    1 pan=35 céntimos (más de la mitad del sueldo en invierno)
    1 litro de leche= 15-20 cent.
    1 litro de aceite= 50 cent.
    1kg carne= 8 pesetas (prohibitivo)


    Vemos que el salario no alcanzaba para sobrevivir por lo que era necesario que trabajase toda una familia, niños incluidos para sustentarse. Estos eran los que pagaban el precio más alto por la supervivencia. De las 50 muertes ocurridas en 1913 en Casas Viejas, 27 (más del 50%) fueron niños menores de 3 años. Las causas normalmente eran meningitis, bronquitis, difteria, neumonías, fiebres, etc... La falta de nutrición, malas condiciones higiénicas, y escasos cuidados médicos ayudaban en gran manera a la alta mortalidad. Los que lograban sobrevivir quedaban marcados por el raquitismo y la tuberculosis.

    Casas Viejas también contaba con un cuartel de la guardia civil, aunque debido al bajo índice de criminalidad de la zona, éste más bien servía como medio de intimidación del gobierno. Oficialmente, Casas Viejas era un barrio de Medina Sidonia, una población mucho mayor y más antiguo de bastante importancia en la zona, fundada y habitada desde los fenicios. También contaba con un centro anarquista, pero mucho más antiguo, fundado en 1872, 4 años después de la llegada del anarquismo a España. En 1884 el centro contaba con 46 miembros cuyo objetivo básicamente eran los viñedos de Jérez. El número de sabotajes y boicots aumentaron junto con el correpsondiente miedo local y la represión estatal (encarcelamientos, exilio, arrestos...). En la década de 1880 además se corrió el rumor de una organización secreta llamada, "la mano negra" cuyo objetivo era la destrucción de propiedades y el asesinato de terratenientes. No se sabe a ciencia cierta si la existencia de esta organización fue real o era simplemente una excusa para la represión policial. Unas 5000 personas fueron arrestadas en la provincia de Cádiz y zonas vecinas.

    El movimiento anarquista fue madurando y sus boicots y acciones se hicieron más pensados y con unos objetivos marcados. La llegada del sindicalismo revolucionario francés a principios del siglo XX incluyó la huelga como medio de alcanzar reivindicaciones y mejoras laborales. Esta se convirtió en el arma más eficaz para conseguir los objetivos anarquistas. Una huelga general acabaría destruyendo la autoridad central y se convertiría en revolucionaria. Estas nuevas ideas ganaron enorme aceptación entre la población campesina andaluza.

    La huelgas se hicieron cada vez más numerosas empezando en 1902, seguida por la de 1905, con una terrible hambruna que asoló a España y dejó amargos recuerdos, llegando a 1909 con la "semana trágica" en Barcelona. Al año siguiente anarquistas y sindicalistas se unieron para fundar la CNT, aunque en realidad acabó constituyéndose en 1911, y aunaba dos objetivos: la aspiraciónn anarquista de conseguir una sociedad libertaria y la sindicalista que reclamaba objetivos más inmediatos,como la semana de 40 horas. La CNT solo pudo legalizarse en 1914, el mismo año en el que se fundó el centro anarquista en Casas Viejas.

    Cuando José Olmo llegó al pueblo encontró que sus ideas eran acogidas favorablemente. Más de la mitad de 54 mil hectareas de tierras en Medina Sidonia pertenecían a 22 personas. Los grandes latifundistas ya no cumplían con su contrato social de mantener a los campesinos, tal como había sido en otras épocas, y la explotación era brutal. El anarcosindicalismo también era compatible con la noción de cooperación campesina en el trabajo e intercambio de bienes. Casas Viejas todavía poseía prácticas antiguas de compartir el agua entre las diferentes huertas del pueblo. El siglo XIX había acabado con estas prácticas, cuando tierras comunales se vendieron a terratenientes y a la pequeña burguesía que pudo pagar por las tierras. Medina Sidonia tuvo unas 8000 hectareas de este tipo de tierras comunales.

    Desde el punto de vista del campesino el gobierno y las clases más altas los habían traicionado: explotados por terratenientes y oprimidos por el estado que ayudaba a los primeros. A final de 1914 el centro contaba con 170 miembros que pagaban su afiliación. El centro se unió en solidaridad a la huelga en Jérez en junio de 1914, lo que marcó el inicio de un nuevo nivel de lucha de los campesinos. Al año siguiente se declaró otra huelga para el inicio del verano. Sin embargo la guardia civil detuvo al presidente del sindicato de Casas Viejas quien, no se sabe muy bien como, firmó una confesión de que se planeba asesinar a los terratenientes de la región con historias y rumores de colaboración con la organización secreta "La mano negra". Varios líderes del centro sindical de Casas Viejas fueron arrestados, auqnue más tarde fueron puestos en libertad sin cargos.
    A partir de 1917 España, a pesar de no haber entrado en la I guerra mundial, sufrió una oleada huelguística sin precedente. Lo que se conoce como trienio bolchevique.

    Numero de huegas:


    año / total / agricultura


    1914-1917> 231 / 32
    1918 > 465 / 68
    1919 > 895 / 188
    1920 > 1.060 / 194

    *fuente, Malefakis, cita las estadísticas del instituto de reformas sociales
    Presentar a Casas viejas como causa de la revoklución del 34 me parece un disparate. en ese artículo leeras algo más completo que lo que aparece en muchos blogs.
    Al derribar el gobierno de la derecha, los trabajadores, con un gobierno que consideraban suyo, empezaron a hacer las reformas que consideraban oportunas por su cuenta y riesgo. Así, los obreros, abrieron las cárceles por la fuerza, reincorporaron al trabajo a los compañeros que habían sido despedidos por motivos políticos, en algunos lugares empezaron a tomar la tierra,... en contra de sus dirigentes, el pueblo español se puso en marcha, quería un cambio real, y no iban a esperar a que se lo dieran.
    El episodio de Asturias del 34 no es un golpe de estado: fue un movimiento revolucionario. Las elecciones en el 33 perjudicaban a las formaciones no coaligadas y el PCE no dió llegado a cabo un acuerdo con socialistas. Fue fruto de un fracaso político para dar solución a las reivindicaciones obreras. Eso de que al derribar a un gobierno de derechas, los trabajadores empezaron a hacer reformas no es cierto: la revolución de asturias fue reprimida por el ejército fiel al gobierno de la República y ya de aquellas a destacados generales franquistas tuvieron que pararle los pies en susu métodos otro tipo de militares que serían fieles a la república en la GCE. Eso de que abrieron cárceles hay que contextualizarlo y especificarlo porque parece que está hablando de España, y logicamente ese artículo no demuestra ningún rigor ni seriedad. Es que no hay ni por donde cogerlo.
    de momento lo dejo aquí...
    A parte de que las estructuras caciquiles asturianas y los terratenientes también no cedieron ni un ápice...
    Gazte, no te creas lo primero que te encuentres en internet, y ese artículo es una autentica burrada... que ni merece la pena responder...


    Última edición por kropotkin el Jue Mar 25, 2010 6:31 pm, editado 1 vez

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 6:28 pm

    Por ejemplo esta frase
    Resumiendo brevemente, en el estado español se estaba gestando una revolución, el pueblo estaba solo, lucho incluso contra sus propios dirigentes, contra eso intervino el ejército a instancia del capital, la guerra la trataremos en la segunda parte del artículo.
    Ensalza algo que ningún historiador serio sostiene. El que los movimientos anarcosindicalistas como el de casas viejas tuvieran causas bien definidas, no quiere decir que se estuviese gestando una revolución a nivel nacional como tal.
    Este tipo de argumentos son claramente justificadores del golpe de estado del 36... me los conozco muy bien
    Hubo movimientos revolucionarios desorganizados fruto del hambre y de la penosa situación que los campesinos vivían; y, en cierta parte por culpa de que las reformas políticas no daban llegqado con claridad resolutiva a sus demandas, pero de ahí a afirmar lo que he citado arriba hay un mundo: algo que nadie serio ha escrito jamás...
    Salud.

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por gazte el Jue Mar 25, 2010 6:52 pm


    Presentar a Casas viejas como causa de la revoklución del 34 me parece un disparate. en ese artículo leeras algo más completo que lo que aparece en muchos blogs.

    creo que eres el unico que entiende eso, yo por lo menos no entiendo eso. y lo mismo digo para esto


    El episodio de Asturias del 34 no es un golpe de estado:

    Invitado
    Invitado

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Invitado el Jue Mar 25, 2010 6:58 pm

    Gazte pon el link y las fuentes de lo que se postee.

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por gazte el Jue Mar 25, 2010 7:20 pm

    el articulo ese tiene la fuente justo encima

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 7:56 pm

    Hola Gazte, no te lo tomes a mal, te lo digo por bien; es decir, es un artículo muy sesgado hacia la justificación del 18 J sin ninguna seriedad; extraído de un blog poco serio.
    Es que se nota a las leguas cuando lo lees.

    Un saludo Gazte.

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por gazte el Jue Mar 25, 2010 8:12 pm

    justificacion del 18J? creo que leemos blogs distintos, donde justifica el 18J?

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 8:23 pm

    gazte escribió:justificacion del 18J? creo que leemos blogs distintos, donde justifica el 18J?
    Cierto, ahora he mirado el blog en el que se postean comentarios tuyos pero en los que no citas ningún tipo de fuente. No sé si son opiniones tuyas propias o las extraes de algún sitio. Si las extraes de otros lugares te diré que están muy sesgadas. Hay una corriente Piomoísta que habla de que en España se preparaba una especie de revolución de las izquierdas y nos presenta al Golpe del 18 J como necesario y salvador -ya veo que en blog donde posteas no hablas de eso-.
    Gazte escribió:Resumiendo brevemente, en el estado español se estaba gestando una revolución, el pueblo estaba solo, lucho incluso contra sus propios dirigentes, contra eso intervino el ejército a instancia del capital, la guerra la trataremos en la segunda parte del artículo.
    Te repito que no se puede hablar de movimiento revolucionario que se preparaba. Si bien es cierto que hubo movimientos revolucionarios anarcosindicalistas, para poder hablar de que en EL ESTADO SE PREPARABA una revolución son palabras mayores que no han sido acreditadas ni creo que expresadas a día de hoy por casi nadie.

    Un saludo.

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por gazte el Jue Mar 25, 2010 8:30 pm

    yo no leo que el estado preparara un revolucion, en serio, leetelo bien, lo que leo es que el pueblo al sentir que era un gobierno afin empezo a hacer las cosas por su cuenta, y si no se tomo el poder fue porque lo frenaron desde la direccion de la clase obrera. y cuando la cosa se estaba poniendo cada vez mas fea para los burgueses intervino el ejercito, pero los trabajadores estaban desorganizados en el sentido de que ningun partido ni organizacion estaba por la labor.

    no se si me he explicado bien

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 8:34 pm

    gazte escribió:yo no leo que el estado preparara un revolucion, en serio, leetelo bien, lo que leo es que el pueblo al sentir que era un gobierno afin empezo a hacer las cosas por su cuenta, y si no se tomo el poder fue porque lo frenaron desde la direccion de la clase obrera. y cuando la cosa se estaba poniendo cada vez mas fea para los burgueses intervino el ejercito, pero los trabajadores estaban desorganizados en el sentido de que ningun partido ni organizacion estaba por la labor.

    no se si me he explicado bien
    Gobierno afín?? No te entiendo...
    A qué período te refieres?
    Es que es importante que fijes a un período concreto tus afiramciones para poder debatirlas.
    ¿Al primer bienio -coalición republicano-socilista o bienio reformista, a la llegada al poder de la CEDA -bienio Cedista- o al gobierno del Frente Popular?

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 8:44 pm

    Mira aquí se cita muy bien y de modo escueto los sucesos durante la República. Tan sólo decir una cosa: Manuel azaña fue inocente y sería puesto en liberta después y reconocido el error -en el 34-:
    “Evolución política y Social de la segunda República”

    La segunda república se encuentra dividida en los bienios:

    EL BIENIO REFORMISTA (1931-1933): Manuel Azaña constituyó un gobierno con republicanos de izquierda, socialistas y algún independiente. Acometió un amplio programa para desmontar las estructuras tradicionales e imponer los valores de la democracia, de laicismo y de la cultura. La política de Azaña posibilitó muchos de esos logros. De otra parte sus propuestas reformistas chocaron con la realidad de un país poco preparado para asumirlas.

    Reforma Agraria: Los objetivos de la reforma agraria fueron mejorar la situación de los campesinos y acabar con el retraso de la agricultura española. Se publican una serie de decretos para proteger a los campesinos sin tierra y a los arrendatarios. En Septiembre de 1932 se firma la ley de reforma agraria.

    Ley de la Reforma Agraria: La expropiación sin indemnización de las tierras de una parte de la nobleza (Las grandes de España). La expropiación con indemnizaciones de las tierras cultivadas deficientemente a las tierras arrendadas sistemáticamente o las tierras que pudiendo ser arrendadas no lo eran. La aplicación de la reforma agraria se encomendó al instituto de reforma agraria (IRA) que contaba con un presupuesto anual para las indemnizaciones y para facilitar el asentamiento de familiar campesinas, aún así, la reforma no trajo los resultados esperados y conllevó una subida de la conflictividad social. Acabaron expropiándose menos hectáreas de las previstas y se asentaron menos familias de las esperadas.

    Reforma del Ejército: Los objetivos eran crear un ejército profesional y democrático, se fijó en la ley de retiro de la oficialidad y es decir todos los militares en activo debían prometer su adhesión al régimen, concentrándoles la posibilidad de retirarse en el sueldo integro. Si así lo deseaban además se suprimieron algunos cargos tradicionales.

    Pero la reforma del ejército tampoco logró sus objetivos pues el número de oficiales retirados fue el menos de lo esperado por el gobierno. Se consiguió la disminución de gastos del ejército para la reducción del presupuesto dificultó la modernización del material (de equipamientos de armamento). Esta ley fue recibida por los africanistas como una agresión a la tradición militar y provocó tensiones.

    Cuestión Autonómica (Reforma del estado centralista)

    Cataluña: 14/04/1931, Francesç Marciá presidente de Esquera Republicana de Cataluña proclamó la república catalana dentro de la federación regional ibérica que quedó anulada tras conversaciones con el gobierno provisional, este reconoció un gobierno autonómico. La generalitat y una comisión que encargó de redactar el estatuto de autonomía (Estatuto de Nuria), aprobado más tarde en referéndum popular (99% de votos afirmativos). En 1932 se aprobó el estatuto de Nuria. Cataluña contó con gobierno y parlamento propio en materia: económica, social, cultural y educativa. Se reconoció la confecialidad del Catalán, las primeras elecciones legislativas dieron la victoria a Esquera Republicana y el presidente del la Generalitat fue F. Marciá.

    País Vasco: Los nacionalistas del PNV juntamente con los carlistas aprobaron en Junio de 1931 una propuesta de Estatuto de Autonomía (Estatuto de Estrella) que contó con la oposición de los republicanos de izquierdas y de los socialistas, ellos consideraban que el proyecto era demasiado confesional, poco democrático e incompatible. Esto hizo que se retrasara la aprobación del estatuto. Hacia 1934 los carlistas no se aliaron con las fuerzas monárquicas antiautonomista y la nueva dirección del PNV se acercó a los republicanos. En Octubre de 1936 (ya comenzada la guerra civil) se aprobó un estatuto, fruto del consenso entre nacionalistas, republicanos y socialistas. El dirigente de PNV, José Antonio Aguirre fue elegido primer Lendakari.

    Cuestión Religiosa: El objetivo era limitar la influencia de la iglesia en la sociedad española y regularizar la vida social. La constitución estipulaba la no confesionabilidad del estado. La liberta de culto y la supresión del presupuesto del culto y clero. Se permitió el matrimonio civil y el divorcio. Ante el temor a las órdenes religiosas por la influencia que éstas tenían en la educación a través de la enseñanza, disolución de los jesuitas y nacionalización de sus bienes. Se prohibió la enseñanza a otras órdenes religiosas.

    La ley de congregaciones limitó la posesión de bienes las órdenes religiosas y previas la posibilidad de la disolución en caso de peligro para el estado. Buena parte de la jerarquía eclesiástica manifestó su oposición hacia la república. La opinión católica se movilizó en su carta y el gobierno optó por expulsar al cardenal segura y obispo de Vitoria. Los sectores más radicales continuaron mostrando su ánima versión contra la iglesia con la quema de conventos los que contribuyó a desatar nuevas décadas de anticlerismo.

    Reforma Social y Educativa: El socialista F. Largo Caballero emprendió una serie de reformas destinadas a mejorar las condiciones laborales.

    *

    Se estableció la semana laboral de 40 horas.
    *

    Se promovió la creación de seguros sociales.
    *

    Se redujo la jornada laboral de los trabajadores del campo.

    Los organizadores patronales se mostraron en contra de estos y otras medidas y consiguieron formar algunos proyectos (como el de la intervención obrera en las empresas).

    En cuanto a la enseñanza el objetivo:

    *

    Promover una educación liberal y laica.
    *

    Se crearon más secuelas sobre todo de educación primaria.
    *

    Se crearon nuevas plazas de maestros.
    *

    Aumento del presupuesto de educación.

    Se intentó acabar con el predominio de la enseñanza religiosa y se adoptó un modelo de escuela obligatoria, laica, mixta. El interés por promover el desarrollo cultural de la población entre los sectores más desfavorecidos llevó a la creación de Misiones pedagógicas, encaminadas a difundir la cultura en zonas rurales (bibliotecas, teatros…)

    BEINO DE DERECHAS (1933-1936).

    La reorganización de la derecha. La derecha republicana que había estado representada por Alcalá Zamora y Miguel Maura en el gobierno provisional, apenas pudo definirse y organizarse para las primeras elecciones generales de 1931 a cortes constituyentes. La derecha más conservadora, superada la desorientación que le provocó la proclamación de la república, contó en las cortes con los diputados agrarios que posteriormente formaron la acción popular.

    A comienzos de Marzo de 1933 el diputado José Maria Gil Robles organizó junto a otros representantes de la derecha española, la confederación española de derechos autónomos CEDA. Los monárquicos constituyeron renovación española encabezada por José Calvo Sotelo y Antonio Goicoechea. Primo de Rivera fundó la Falange Española, inspirada en los movimientos fascistas europeos y defensores de un exaltado nacionalismo español.

    Las elecciones de 1933: Las elecciones celebradas el 19 de Noviembre de 1933, las primeras en que votó la mujer en España, contaron con la participación del 64,46% cifra elevada, si se considera que los anarquistas preconizaron la abstención. El electorado se decantó por las candidaturas de la derecha y del centro. Las razones del triunfo de la derecha fueron muy variadas: la difícil coyuntura económica, el desgaste del gobierno reformista, la abstención anarquista, la depresión electoral de la izquierda y el temor ante el incremento de la conflictividad social.

    Los gobiernos de centro derecha: El presidente Niceto Alcalá Zamora, receloso de José María Gil Robles, que no se había manifestado públicamente a favor de la república, nombró al radical Alejandro Lerroux como presidente de un gobierno sin ceditas, pero con un amplio apoyo parlamentario de derechas y centro. El nuevo gobierno frenó las reformas del bienio reformistas del bienio progresistas y concedió la amnistía a los sublevados de la sanjurjada. La protesta por esta medida provocó la dimisión de Lerroux que fue sustituido por el radical Ricardo Samper. Este tuvo que hacer frente a la huelga general de Junio en el campo preconizada por los socialistas con apoyo anarquistas que concluyó con una dura represión y la detención de diputados.

    Octubre de1934: A comienzos de Octubre la exigencia del Gil Robles de participar en el gobierno condujo a un crisis gubernamental resuelta con el regreso de Lerroux y la inclusión de tres ceditas en el nuevo ejecutivo. Este hecho, la política represiva del gobierno y el afianzamiento de Hitler en Alemania fueron concebidos por la izquierda obrera como una amenaza a la república. El 5 de Octubre se declaró una huelga general revolucionaria con desigualdad incidencia en toda España. En Cataluña Lluis Companys, presidente de la Generalitat a la muerte de Maciá, aprovecho la oportunidad para declarar el estado catalán “dentro de la república federal española”. Sin el apoyo obrero y con la guarnición de Barcelona fiel al gobierno, la rebelión fue sofocada y el estatuto de autonomía quedó suspendido.

    En Asturias, el gobierno designó al general Franco para acabar con la revolución. El ejército con secciones de regulares y legionarios, desembarcó en Gijón y se dirigió hacia la zona sublevada. La revolución fue sometida y el 18 de Octubre el comité revolucionario se rindió. Los sucesos de Octubre dejaron una honda impresión. Se desencadenó una fuerte represión, alrededor de 30000 obreros fueron encarcelados, Largo Caballero considerado uno de los principales instigadores de la revolución asturiana, fue detenido, al igual que Azaña que había desaconsejado la sublevación. Se suspendió la prensa obrera y los locales de sus asociaciones y partidos quedaron censurados.

    Inestabilidad gubernamental y fin del bienio: Los sucesos de Octubres de 1934 provocaron una derechización del gobierno. Gil Robles, designado ministro de Guerra, promovió una serie de nombramientos, entre ellos el de Francisco Franco como jefe de estado mayor central. En Septiembre de 1935 estalló el asunto estraperlo. El veterano Portela Valladares accedió a la presidencia del gobierno para preparar elecciones generales que fueron convocadas para el 16 de Febrero de 1936.

    LA REPÚBLICA DEL FRENTE POPULAR: A la convocatoria de elecciones generales, la izquierda respondió con la formación de un frente popular para presentar candidaturas únicas y con un programa común. Esta alianza formalizada en Enero de 1936 agrupaba a toda la izquierda republicana y a los partidos obreros y se extendió a Cataluña con el nombre de Front de Esquerres. El programa del frente popular incluía la amnistía para los condenados por los sucesos de octubre de 1934 y la reanudación de las reformas del bienio progresista. La derecha también se reorganizó con vistas a las elecciones y así la Ceda y el bloque nacional constituyeron una gran coalición contra los revolucionarios y sus cómplices.

    Tras una campaña electoras muy disputada las votaciones contaron con una participación del 72% del electorado. Sus resultados evidenciaron la polarización del país, con un triunfo del frente popular sobre la coalición de derechas por solo 150.000 votos. Sin embargo, esta escasa diferencia quedó amplificada por la ley electoral, los partidos del frente popular obtuvieron 278 diputados, frente a los 124 de las derechas y los 51 de centro y nacionalistas conservadores. Manuel Azaña constituyó un gobierno moderado de izquierdas, sin socialistas que propuso la destitución de Alcalá Zamora como presidente de la República designando a Santiago Casares Quiroga presidente del consejo de ministros.

    Las primeras medidas del gobierno de Casares Quiroga respondieron al programa electoral del frente popular pero pronto retornó la inestabilidad social. La CNT exigió subida salariares, la semana de 36 horas. La violencia se extendió. Los encuentros callejeros falangistas y miembros de los partidos obreros y anarquistas se hicieron frecuentes. Las huelgas se intensificaron y el enfrentamiento llegó a las cortes donde se cruzaron acusaciones de bolchevismo y de fascismo. El triunfo de la izquierda aceleró los preparativos de una conspiración militar coordinada por el general Emilio Mola.

    El 12 de Julio de 1936 el teniente Castillo, de la guardia de asalto, fue asesinado en Madrid. Como represalia algunos de sus compañeros que estaban secuestraron y asesinaron a José Calvo Sotelo, el parlamento más brillante de la derecha. Sus entierros pusieron de manifiesto la grave tensión existente en España.
    http://html.rincondelvago.com/evolucion-de-la-segunda-republica-espanola.html
    Un saludo.

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por carlos el Jue Mar 25, 2010 9:14 pm

    hombre la insurrecion asturiano ( PCE , CNT , sectores revolucionarios del PSOE) si fue una revolucion

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Yeremenko el Jue Mar 25, 2010 10:59 pm

    carlos escribió:hombre la insurrecion asturiano ( PCE , CNT , sectores revolucionarios del PSOE) si fue una revolucion
    Sí, por eso le comentaba a Gazte que especificara el período porque hablar de revolución. Un saludo.

    Mecagoendios
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4200
    Reputación : 5097
    Fecha de inscripción : 10/01/2010
    Edad : 22
    Localización : En la basura que abonará un gran futuro.

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Mecagoendios el Miér Jul 14, 2010 9:45 pm

    Este tema está mal planteado... ¡193¡ Especifica bien de que periodo estamos hablando.

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por gazte el Miér Jul 14, 2010 11:41 pm

    para mi la reolucion española duro del 34 al 37, de la revuelta asturiana a las jornadas de mayo

    Mecagoendios
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4200
    Reputación : 5097
    Fecha de inscripción : 10/01/2010
    Edad : 22
    Localización : En la basura que abonará un gran futuro.

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Mecagoendios el Jue Jul 15, 2010 11:48 am

    gazte escribió:para mi la reolucion española duro del 34 al 37, de la revuelta asturiana a las jornadas de mayo
    Editado.

    Contenido patrocinado

    Re: ¿Revolución Española 1934-1937?

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:02 am


      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 5:02 am