La mujer en la URSS

    Comparte

    carlos
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3019
    Reputación : 3421
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    La mujer en la URSS

    Mensaje por carlos el Sáb Mar 13, 2010 5:19 pm

    Oleg K.


    En nuestro día también debemos recordar a las millones de mujeres soviéticas que realizaron la gesta del alumbramiento del socialismo, por primera vez en la historia de la humanidad.

    Obreras y campesinas, soldados y médicos, bolcheviques y stajanovistas, milicianas y chekistas. Todas ellas con corazón y a lado de sus compañeros y camaradas, defendieron el socialismo contra las adversidades. Contra la violencia de la burguesía, que en los años difíciles, con un simple mendrugo de pan como sustento, iban al combate contra la intervención de las 14 potencias capitalistas, que quisieron ahogar en un mar de sangre la revolución soviética. Tras la victoria contra la agresión, una nueva prueba de fuego tuvieron que afrontar: construir, crear de la nada el futuro, con las propias fuerzas, centralizando todos los proyectos y trabajos en una sola dirección, forjar la URSS. Años veinte de acumulación y superación del atraso industrial y agrícola, Nep, lucha contra el trotskismo, integración de las campesinas medias y pobres en lucha contra los "kulaks" y convencimiento gradual de que el camino era la cooperación y la colectivización.

    En los años treinta fue la confirmación de la pujanza de las nuevas relaciones de producción: creación de las granjas agrícolas colectivas (koljoses), desarrollo de los planes quinquenales de producción, campañas de alfabetización total de la población soviética, creación de las universidades obreras, gratuidad y extensión de la medicina preventiva, desarrollo del concepto del realismo socialista, como forma de elevación y emulación de la clase obrera, en lucha contra las concepciones burguesas del despilfarro y el individualismo.


    Precisamente en estos años arrancó la implicación de la mujer soviética en la economía y la producción. De una forma imparable, la educación y el convencimiento de que tenían en sus manos el instrumento esencial de su liberación de las estrechas paredes del hogar, millones de chicas se interesaron por la nueva sociedad. En el campo y las ciudades hubo un extraordinario incremento del estudio, de los ingresos en las fábricas, en la responsabilización por las labores agrícolas. La libertad de prensa, el aborto libre y gratuito, las guarderías, los servicios comunales, los sábados rojos, las obras de edificación colectivas, la libre unión de las parejas, y la desunión sin trabas oficiales. En fin todo ese engranaje de auténtico cambio de relaciones sociales, hizo florecer las mentes de las trabajadoras del campo y la ciudad, en su compromiso con el socialismo.
    Hoy, viendo la falta de perspectiva de cada ser humano por su futuro, encajonado en la repetición de la posesión sin fin, de los cánones burgueses de la familia, comprobar como fue posible otra sociedad como la soviética, es un bálsamo, y un reto para cada persona que no queremos continuar "vegetando" en esta estúpida sociedad corruptora y machista.




    Vera Mújina (1889-1953), gran escultora soviética autora del Monumento El Obrero y la koljosiana.

    Y llegaron los días en que toda esa colectividad de mujeres y hombres hubieron de enfrentarse contra la guerra de exterminio provocada por el capitalismo en forma de su verdadera máscara de terror: el fascismo.


    Y las fábricas se convirtieron en hornos de fundición de tractores en tanques. Cuando millones de hombres fueron al frente, millones de mujeres ocuparon su puesto de combate, en las minas, en la industria, en el campo, en las escuelas, en los talleres, en el socorro rojo, en las unidades de vigilancia contrarrevolucionaria, en los ferrocarriles. La elevación intelectual de las trabajadoras se realizó, con tesón en medio de incontables obstáculos y contradicciones, rompiendo con tabúes y miedos, traumas que fueron solucionándose de forma colectiva, pero con un esfuerzo personal de cada una de ellas, de heroísmo y notable ejemplo para todos nosotros. Otras miles de luchadoras volvieron a tomar el fusil como las milicianas en Leningrado, Smolensk, Kiev, Jarkov, Moscú y Stalingrado. Integraron los destacamentos guerrilleros, se destacaron en las unidades de sanidad, estados mayores e intendencia del Ejército Rojo, como soldados, oficiales y comisarias. De hecho, hoy mismo, aún después de 93 años de la revolución de Octubre, en el mundo podrido del capitalismo no se ha alcanzado las cotas de igualdad conseguidas en la Unión Soviética.




    Valentina Tereshkova (1937), primera mujer cosmonauta.

    Pero la bestia parda nazi fue destruida. Y ante los ojos de las proletarias soviéticas junto con sus compañeros y camaradas, les quedaba otro esfuerzo heroico, la reconstrucción. En un tiempo increíblemente corto, codo con codo, se fue restableciendo la economía de antes de la guerra, pero teniendo el nuevo cerco imperialista de la llamada "guerra fría". Aún con todas la dificultades, el proceso de renovación en la construcción del socialismo se fue consolidando. Nuevos retos se tuvieron que alcanzar, realizar las obras de edificación de todas las infraestructuras destruidas, recuperación de las ciudades, vuelta a la producción de las fábricas de los artículos y servicios sociales, conversión de los ejércitos en nuevos contingentes de mano de obra del campo, y las ciudades.



    Alejandra Kolontai (1872-1952), primera feminista soviética, estudiosa del marxismo, miembro del Partido Bolchevique, primera mujer comisaria del Pueblo en 1918, primera embajadora en la historia de la Diplomacia Mundial.



    Mas esta vuelta, a diferencia del capitalismo, no mermó la capacidad de integración del trabajo de las mujeres en la economía. Uno de los más destacados logros de la Revolución Soviética, fue la implicación de la mayoría de la población femenina en la reconstrucción. Los puestos alcanzados por las capacidades intelectuales y manuales conseguidos por las proletarias, no fueron apartados por los que volvían del frente. Hubo conatos, sobre todo en los soviets urbanos, pero las pérdidas sufridas por la población, hicieron que el proceso de inmersión en el trabajo de ellas, fuera de no retorno.


    De aquellos años, surgieron la pléyade increíble de obreras de choque, responsables de sovjoses, compositoras, artistas, escritoras, ingenieras, físicas, químicas, comunistas y defensoras de las naciones oprimidas.


    Este 8 de Marzo, queremos en nuestra página hacer un sentido homenaje a aquellas millones de heroínas, que llevaron la antorcha y que nos muestran el camino oscuro actual, entre tantas sombras y miserias.


    ¡VIVA EL 8 DE MARZO!


    ¡GLORIA Y MEMORIA DE LA CIVILIZACIÓN SOVIÉTICA!


    ¡SE ALZEN JUNTOS LAS MUJERES Y HOMBRES POR EL SOCIALISMO!


    ¡VIVA LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA!

    Invitado
    Invitado

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por Invitado el Sáb Mar 13, 2010 5:21 pm

    Muy bueno Carlos! gracias!

    Roland
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 647
    Reputación : 814
    Fecha de inscripción : 31/01/2010
    Localización : Venezuela

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por Roland el Jue Mar 18, 2010 4:27 am

    женщин, живущих социалистических и коммунистических ....

    cojonbarbudo
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 15
    Reputación : 21
    Fecha de inscripción : 27/03/2010
    Edad : 25

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por cojonbarbudo el Dom Mar 28, 2010 4:50 am

    Pero esta muy buenas camaradas.
    la reproduccion es un aspecto importante de nuestra vida. Somos seres sexuales todos. Las rusas despiertan las ganas de llenar nuestro mundo de pequeños proletarios peloamarillo, hábiles para manejar un torno como un Ak 47.
    Gloria a la gran estirpe que parió el vientre soviético, victoriosos ante el fascismo y conquistadores del espacio. Las rusas hicieron muy buenas ligas con los cubanos. Muchas se radicaron en la isla. Los rusos en cambio no subieron mucho exito entre nuestras mulatas. Se rumor que tenían el cargador de 32 balas pero cañon corto. Rumores.
    nosotros los cubanos debemos mucho a ese glorioso pueblo que no nos abandonó en los momentos mas difíciles.

    *n0_l0g0*
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 667
    Reputación : 1105
    Fecha de inscripción : 18/03/2010
    Localización : Leganes, Castilla

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por *n0_l0g0* el Dom Mar 28, 2010 5:30 am

    Para profundizar en una de las proposiciones que ha citado el compañero carlos, un aporte muy interesante para el debate, a ver que posiciones genera...

    El comunismo y la familia

    A. Kollontai
    Escrito: 1921
    Digitalización: Aritz
    Fuente:Editorial Marxista, Barcelona, 1937


    Alejandra Kollontai escribió:Desde la familia genésica a nuestros días

    No hay ninguna razón para pretender engañarnos a nosotros mismos: la familia normal de los tiempos pasados en la cual el hombre lo era todo y la mujer nada -puesto que no tenía voluntad propia, ni dinero propio, ni tiempo del que disponer libremente-, este tipo de familia sufre modificaciones día por día, y actualmente es casi una cosa del pasado, lo cual no debe asustarnos.

    Bien sea por error o ignorancia, estamos dispuestos a creer que todo lo que nos rodea debe permanecer inmutable, mientras todo lo demás cambia. Siempre ha sido así y siempre lo será. Esta afirmación es un error profundo.

    Para darnos cuenta de su falsedad, no tenemos más que leer cómo vivían las gentes del pasado, e inmediatamente vemos cómo todo está sujeto a cambio y cómo no hay costumbres, ni organizaciones políticas, ni moral que permanezcan fijas e inviolables.

    Así, pues, la familia ha cambiado frecuentemente de forma en las diversas épocas de la vida de la humanidad.

    Hubo épocas en que la familia fue completamente distinta a como estamos acostumbrados a admitirla. Hubo un tiempo en que la única forma de familia que se consideraba normal era la llamada familia genésica, es decir, aquella en que el cabeza de familia era la anciana madre, en torno a la cual se agrupaban, en la vida y en el trabajo común, los hijos, nietos y biznietos.

    La familia patriarcal fue en otros tiempos considerada también como la única forma posible de familia, presidida por un padre-amo, cuya voluntad era ley para todos los demás miembros de la familia. Aún en nuestros tiempos se pueden encontrar en las aldeas rusas familias campesinas de este tipo. En realidad podemos afirmar que en esas localidades la moral y las leyes que rigen la vida familiar son completamente distintas de las que reglamentan la vida de la familia del obrero de la ciudad. En el campo existen todavía gran número de costumbres que ya no es posible encontrar en la familia de la ciudad proletaria.

    El tipo de familia, sus costumbres, etc., varían según las razas. Hay pueblos, como por ejemplo los turcos, árabes y persas, entre los cuales la ley autoriza al marido el tener varias mujeres. Han existido y todavía se encuentran tribus que toleran la costumbre contraria, es decir, que la mujer tenga varios maridos.

    La moralidad al uso del hombre de nuestro tiempo le autoriza para exigir de las jóvenes la virginidad hasta su matrimonio legítimo. Pero, sin embargo, hay tribus en las que ocurre todo lo contrario: la mujer tiene por orgullo haber tenido muchos amantes, y se engalana brazos y piernas con brazaletes que indican el número...

    Diversas costumbres, que a nosotros nos sorprenden, hábitos que podemos incluso calificar de inmorales, los practican otros pueblos, con la sanción divina, mientras que, por su parte, califican de "pecaminosas" muchas de nuestras costumbres y leyes.

    Por tanto, no hay ninguna razón para que nos aterroricemos ante el hecho de que la familia sufra un cambio, porque gradualmente se descarten vestigios del pasado vividos hasta ahora, ni porque se implanten nuevas relaciones entre el hombre y la mujer. No tenemos más que preguntarnos: ¿qué es lo que ha muerto en nuestro viejo sistema familiar y qué relaciones hay entre el hombre trabajador y la mujer trabajadora, entre el campesino y la campesina?

    ¿Cuáles de sus respectivos derechos y deberes armonizan mejor con las condiciones de vida de la nueva Rusia? Todo lo que sea compatible con el nuevo estado de cosas se mantendrá; lo demás, toda esa anticuada morralla que hemos heredado de la maldita época de servidumbre y dominación, que era la característica de los terratenientes y capitalistas, todo eso tendrá que ser barrido juntamente con la misma clase explotadora, con esos enemigos del proletariado y de los pobres.



    Alejandra Kollontai escribió:

    La crianza de los hijos en el régimen capitalista

    ¿Qué quedará de la familia cuando hayan desaparecido todos estos quehaceres del trabajo casero individual? Todavía tendremos que luchar con el problema de los hijos. Pero en lo que se refiere a esta cuestión, el Estado de los Trabajadores acudirá en auxilio de la familia, sustituyéndola; gradualmente, la Sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres.

    Bajo el régimen capitalista la instrucción del niño ha cesado de ser una obligación de los padres. El niño aprende en la escuela. En cuanto el niño entra en la edad escolar, los padres respiran más libremente. Cuando llega este momento, el desarrollo intelectual del hijo deja de ser un asunto de su incumbencia.

    Sin embargo, con ello no terminaban todas las obligaciones de la familia con respecto al niño. Todavía subsistía la obligación de alimentar al niño, de calzarle, vestirle, convertirlo en obrero diestro y honesto para que, con el tiempo, pudiera bastarse a sí propio y ayudar a sus padres cuando éstos llegaran a viejos.

    Pero lo más corriente era, sin embargo, que la familia obrera no pudiera casi nunca cumplir enteramente estas obligaciones con respecto a sus hijos. El reducido salario de que depende la familia obrera no le permite ni tan siquiera dar a sus hijos lo suficiente para comer, mientras que el excesivo trabajo que pesa sobre los padres les impide dedicar a la educación de la joven generación toda la atención a que obliga este deber. Se daba por sentado que la familia se ocupaba de la crianza de los hijos. ¿Pero lo hacía en realidad? Más justo sería decir que es en la calle donde se crían los hijos de los proletarios. Los niños de la clase trabajadora desconocen las satisfacciones de la vida familiar, placeres de los cuales participamos todavía nosotros con nuestros padres.

    Pero, además, hay que tener en cuenta que lo reducido de los jornales, la inseguridad en el trabajo y hasta el hambre convierten frecuentemente al niño de diez años de la clase trabajadora en un obrero independiente a su vez. Desde este momento, tan pronto como el hijo (lo mismo si es chico o chica) comienza a ganar un jornal, se considera a sí mismo dueño de su persona, hasta tal punto que las palabras y los consejos de sus padres dejan de causarle la menor impresión, es decir, que se debilita la autoridad de los padres y termina la obediencia.

    A medida que van desapareciendo uno a uno los trabajos domésticos de la familia, todas las obligaciones de sostén y crianza de los hijos son desempeñadas por la sociedad en lugar de por los padres. Bajo el sistema capitalista, los hijos eran con demasiada frecuencia, en la familia proletaria, una carga pesada e insostenible.


    Alejandra Kollontai escribió:

    El niño y el Estado comunista

    En este aspecto también acudirá la Sociedad Comunista en auxilio de los padres. En la Rusia Soviética se han emprendido, merced a los Comisariados de Educación Pública y Bienestar Social, grandes adelantos. Se puede decir que en este aspecto se han hecho ya muchas cosas para facilitar la tarea de la familia de criar y mantener a los hijos.

    Existen ya casas para los niños lactantes, guardería infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?

    Los cuidados de los padres con respecto a los hijos pueden clasificarse en tres grupos: 1º, cuidados que los niños requieren imprescindiblemente en los primeros tiempos de su vida; 2º, los cuidados que supone la crianza del niño, y 3º, los cuidados que necesita la educación del niño.

    Lo que se refiere a la instrucción de los niños, en escuelas primarias, institutos y universidades, se ha convertido ya en una obligación del Estado, incluso en la sociedad capitalista.

    Por otra parte, las ocupaciones de la clase trabajadora, las condiciones de vida, obligaban, incluso en la sociedad capitalista, a la creación de lugares de juego, guarderías, asilos, etc. Cuanto más conciencia tenga la clase trabajadora de sus derechos, cuanto mejor estén organizados en cualquier Estado específico, tanto más interés tendrá la sociedad en el problema de aliviar a la familia del cuidado de los hijos.

    Pero la sociedad burguesa tiene medio de ir demasiado lejos en lo que respecta a considerar los intereses de la clase trabajadora, y mucho más si contribuye de este modo a la desintegración de la familia.

    Los capitalistas se dan perfecta cuenta de que el viejo tipo de familia, en la que la esposa es una esclava y el hombre es responsable del sostén y bienestar de la familia, de que una familia de esta clase es la mejor arma para ahogar los esfuerzos del proletariado hacia su libertad, para debilitar el espíritu revolucionario del hombre y de la mujer proletarios. La preocupación por lo que le pueda pasar a su familia, priva al obrero de toda su firmeza, le obliga a transigir con el capital. ¿Qué no harán los padres proletarios cuando sus hijos tienen hambre?

    Contrariamente a lo que sucede en la sociedad capitalista, que no ha sido capaz de transformar la educación de la juventud en una verdadera función social, en una obra del Estado, la Sociedad Comunista considerará como base real de sus leyes y costumbres, como la primera piedra del nuevo edificio, la educación social de la generación naciente.

    No será la familia del pasado, mezquina y estrecha, con riñas entre los padres, con sus intereses exclusivistas para sus hijos, la que moldeará el hombre de la sociedad del mañana.

    El hombre nuevo, de nuestra nueva sociedad, será moldeado por las organizaciones socialistas, jardines infantiles, residencias, guarderías de niños, etc., y muchas otras instituciones de este tipo, en las que el niño pasará la mayor parte del día y en las que educadores inteligentes le convertirán en un comunista consciente de la magnitud de esta inviolable divisa: solidaridad, camaradería, ayuda mutua y devoción a la vida colectiva.



    Rodrigo
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 143
    Reputación : 150
    Fecha de inscripción : 29/04/2010
    Edad : 23
    Localización : Madrid

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por Rodrigo el Vie Abr 30, 2010 7:45 pm

    La mujer en la URSS era un ciudadano mas del estado y como tal no habia discriminacion de sexos. :sovflag:

    juanfox
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 34
    Reputación : 34
    Fecha de inscripción : 06/06/2010
    Edad : 47
    Localización : Barcelona ( España )

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por juanfox el Mar Jul 13, 2010 9:14 pm

    Muy buen tema camaradas , quisiera agregar que las mujeres en la URSS pudieron por primera vez en el mundo abortar sin tener que sentirse victimas o culpables ante la sociedad también pudieron alcanzar grandes puestos de responsabilidad publica o profesional también pudieron ( si ese era su deseo ) ingresar en el ejercito y ser pilotos de combate , tanquistas , francotiradoras ,enfermeras de campaña , radiotelegrafitas de comunicaciones , espias y etc etc etc , y podriamos continuar hasta el infinito en el terreno laboral el avance y progreso de la mujer fue de proporciones faraonicas pudieron empezar a trabajar como trabajadoras de pleno derecho y cobrando lo mismo que un hombre cosa que en occidente no ocurria y muchas de ellas pudieron emanciparse de su familia y ser mujeres libres de decidir su propio futuro ellas fueron uno de los puntales basicos de la nueva sociedad socialista y la revolucion a todas ellas GRACIAS MUCHAS GRACIAS .

    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15292
    Reputación : 19724
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por SS-18 el Miér Jul 14, 2010 12:59 am

    *n0_l0g0* escribió:Para profundizar en una de las proposiciones que ha citado el compañero carlos, un aporte muy interesante para el debate, a ver que posiciones genera...

    El comunismo y la familia

    A. Kollontai
    Escrito: 1921
    Digitalización: Aritz
    Fuente:Editorial Marxista, Barcelona, 1937


    Alejandra Kollontai escribió:Desde la familia genésica a nuestros días

    No hay ninguna razón para pretender engañarnos a nosotros mismos: la familia normal de los tiempos pasados en la cual el hombre lo era todo y la mujer nada -puesto que no tenía voluntad propia, ni dinero propio, ni tiempo del que disponer libremente-, este tipo de familia sufre modificaciones día por día, y actualmente es casi una cosa del pasado, lo cual no debe asustarnos.

    Bien sea por error o ignorancia, estamos dispuestos a creer que todo lo que nos rodea debe permanecer inmutable, mientras todo lo demás cambia. Siempre ha sido así y siempre lo será. Esta afirmación es un error profundo.

    Para darnos cuenta de su falsedad, no tenemos más que leer cómo vivían las gentes del pasado, e inmediatamente vemos cómo todo está sujeto a cambio y cómo no hay costumbres, ni organizaciones políticas, ni moral que permanezcan fijas e inviolables.

    Así, pues, la familia ha cambiado frecuentemente de forma en las diversas épocas de la vida de la humanidad.

    Hubo épocas en que la familia fue completamente distinta a como estamos acostumbrados a admitirla. Hubo un tiempo en que la única forma de familia que se consideraba normal era la llamada familia genésica, es decir, aquella en que el cabeza de familia era la anciana madre, en torno a la cual se agrupaban, en la vida y en el trabajo común, los hijos, nietos y biznietos.

    La familia patriarcal fue en otros tiempos considerada también como la única forma posible de familia, presidida por un padre-amo, cuya voluntad era ley para todos los demás miembros de la familia. Aún en nuestros tiempos se pueden encontrar en las aldeas rusas familias campesinas de este tipo. En realidad podemos afirmar que en esas localidades la moral y las leyes que rigen la vida familiar son completamente distintas de las que reglamentan la vida de la familia del obrero de la ciudad. En el campo existen todavía gran número de costumbres que ya no es posible encontrar en la familia de la ciudad proletaria.

    El tipo de familia, sus costumbres, etc., varían según las razas. Hay pueblos, como por ejemplo los turcos, árabes y persas, entre los cuales la ley autoriza al marido el tener varias mujeres. Han existido y todavía se encuentran tribus que toleran la costumbre contraria, es decir, que la mujer tenga varios maridos.

    La moralidad al uso del hombre de nuestro tiempo le autoriza para exigir de las jóvenes la virginidad hasta su matrimonio legítimo. Pero, sin embargo, hay tribus en las que ocurre todo lo contrario: la mujer tiene por orgullo haber tenido muchos amantes, y se engalana brazos y piernas con brazaletes que indican el número...

    Diversas costumbres, que a nosotros nos sorprenden, hábitos que podemos incluso calificar de inmorales, los practican otros pueblos, con la sanción divina, mientras que, por su parte, califican de "pecaminosas" muchas de nuestras costumbres y leyes.

    Por tanto, no hay ninguna razón para que nos aterroricemos ante el hecho de que la familia sufra un cambio, porque gradualmente se descarten vestigios del pasado vividos hasta ahora, ni porque se implanten nuevas relaciones entre el hombre y la mujer. No tenemos más que preguntarnos: ¿qué es lo que ha muerto en nuestro viejo sistema familiar y qué relaciones hay entre el hombre trabajador y la mujer trabajadora, entre el campesino y la campesina?

    ¿Cuáles de sus respectivos derechos y deberes armonizan mejor con las condiciones de vida de la nueva Rusia? Todo lo que sea compatible con el nuevo estado de cosas se mantendrá; lo demás, toda esa anticuada morralla que hemos heredado de la maldita época de servidumbre y dominación, que era la característica de los terratenientes y capitalistas, todo eso tendrá que ser barrido juntamente con la misma clase explotadora, con esos enemigos del proletariado y de los pobres.



    Alejandra Kollontai escribió:

    La crianza de los hijos en el régimen capitalista

    ¿Qué quedará de la familia cuando hayan desaparecido todos estos quehaceres del trabajo casero individual? Todavía tendremos que luchar con el problema de los hijos. Pero en lo que se refiere a esta cuestión, el Estado de los Trabajadores acudirá en auxilio de la familia, sustituyéndola; gradualmente, la Sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres.

    Bajo el régimen capitalista la instrucción del niño ha cesado de ser una obligación de los padres. El niño aprende en la escuela. En cuanto el niño entra en la edad escolar, los padres respiran más libremente. Cuando llega este momento, el desarrollo intelectual del hijo deja de ser un asunto de su incumbencia.

    Sin embargo, con ello no terminaban todas las obligaciones de la familia con respecto al niño. Todavía subsistía la obligación de alimentar al niño, de calzarle, vestirle, convertirlo en obrero diestro y honesto para que, con el tiempo, pudiera bastarse a sí propio y ayudar a sus padres cuando éstos llegaran a viejos.

    Pero lo más corriente era, sin embargo, que la familia obrera no pudiera casi nunca cumplir enteramente estas obligaciones con respecto a sus hijos. El reducido salario de que depende la familia obrera no le permite ni tan siquiera dar a sus hijos lo suficiente para comer, mientras que el excesivo trabajo que pesa sobre los padres les impide dedicar a la educación de la joven generación toda la atención a que obliga este deber. Se daba por sentado que la familia se ocupaba de la crianza de los hijos. ¿Pero lo hacía en realidad? Más justo sería decir que es en la calle donde se crían los hijos de los proletarios. Los niños de la clase trabajadora desconocen las satisfacciones de la vida familiar, placeres de los cuales participamos todavía nosotros con nuestros padres.

    Pero, además, hay que tener en cuenta que lo reducido de los jornales, la inseguridad en el trabajo y hasta el hambre convierten frecuentemente al niño de diez años de la clase trabajadora en un obrero independiente a su vez. Desde este momento, tan pronto como el hijo (lo mismo si es chico o chica) comienza a ganar un jornal, se considera a sí mismo dueño de su persona, hasta tal punto que las palabras y los consejos de sus padres dejan de causarle la menor impresión, es decir, que se debilita la autoridad de los padres y termina la obediencia.

    A medida que van desapareciendo uno a uno los trabajos domésticos de la familia, todas las obligaciones de sostén y crianza de los hijos son desempeñadas por la sociedad en lugar de por los padres. Bajo el sistema capitalista, los hijos eran con demasiada frecuencia, en la familia proletaria, una carga pesada e insostenible.


    Alejandra Kollontai escribió:

    El niño y el Estado comunista

    En este aspecto también acudirá la Sociedad Comunista en auxilio de los padres. En la Rusia Soviética se han emprendido, merced a los Comisariados de Educación Pública y Bienestar Social, grandes adelantos. Se puede decir que en este aspecto se han hecho ya muchas cosas para facilitar la tarea de la familia de criar y mantener a los hijos.

    Existen ya casas para los niños lactantes, guardería infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?

    Los cuidados de los padres con respecto a los hijos pueden clasificarse en tres grupos: 1º, cuidados que los niños requieren imprescindiblemente en los primeros tiempos de su vida; 2º, los cuidados que supone la crianza del niño, y 3º, los cuidados que necesita la educación del niño.

    Lo que se refiere a la instrucción de los niños, en escuelas primarias, institutos y universidades, se ha convertido ya en una obligación del Estado, incluso en la sociedad capitalista.

    Por otra parte, las ocupaciones de la clase trabajadora, las condiciones de vida, obligaban, incluso en la sociedad capitalista, a la creación de lugares de juego, guarderías, asilos, etc. Cuanto más conciencia tenga la clase trabajadora de sus derechos, cuanto mejor estén organizados en cualquier Estado específico, tanto más interés tendrá la sociedad en el problema de aliviar a la familia del cuidado de los hijos.

    Pero la sociedad burguesa tiene medio de ir demasiado lejos en lo que respecta a considerar los intereses de la clase trabajadora, y mucho más si contribuye de este modo a la desintegración de la familia.

    Los capitalistas se dan perfecta cuenta de que el viejo tipo de familia, en la que la esposa es una esclava y el hombre es responsable del sostén y bienestar de la familia, de que una familia de esta clase es la mejor arma para ahogar los esfuerzos del proletariado hacia su libertad, para debilitar el espíritu revolucionario del hombre y de la mujer proletarios. La preocupación por lo que le pueda pasar a su familia, priva al obrero de toda su firmeza, le obliga a transigir con el capital. ¿Qué no harán los padres proletarios cuando sus hijos tienen hambre?

    Contrariamente a lo que sucede en la sociedad capitalista, que no ha sido capaz de transformar la educación de la juventud en una verdadera función social, en una obra del Estado, la Sociedad Comunista considerará como base real de sus leyes y costumbres, como la primera piedra del nuevo edificio, la educación social de la generación naciente.

    No será la familia del pasado, mezquina y estrecha, con riñas entre los padres, con sus intereses exclusivistas para sus hijos, la que moldeará el hombre de la sociedad del mañana.

    El hombre nuevo, de nuestra nueva sociedad, será moldeado por las organizaciones socialistas, jardines infantiles, residencias, guarderías de niños, etc., y muchas otras instituciones de este tipo, en las que el niño pasará la mayor parte del día y en las que educadores inteligentes le convertirán en un comunista consciente de la magnitud de esta inviolable divisa: solidaridad, camaradería, ayuda mutua y devoción a la vida colectiva.



    muchas gracias!! interesantisimo...


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm


    sorge
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4771
    Reputación : 5466
    Fecha de inscripción : 15/12/2009

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por sorge el Miér Jul 14, 2010 10:51 am

    Vi un reportaje sobre solteros españoles que concertan un viaje a Rusia a traves de una agencia matrimonial , por lo visto consideran que las rusas tienen valores que las mujeres españolas han perdido pienso que puede ser legado de la revolución, tambien se hablo de una estafa a traves de internet donde una rusa te escribe a traves de un correo interesandose por ti y pidiendote dinero para un supuesto viaje con el fin de realizar un encuentro, pienso que esto ultimo es consecuencia del capitalismo.

    EGR
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 744
    Reputación : 1193
    Fecha de inscripción : 24/10/2009
    Edad : 24
    Localización : formándome para la revolución

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por EGR el Miér Jul 14, 2010 11:21 am

    Tras el triunfo de la contrarrevolución burguesa, muchas mujeres del Este de Europa acaban en un prostíbulo.

    julss
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1448
    Reputación : 1742
    Fecha de inscripción : 29/12/2009
    Edad : 23
    Localización : ningun lugar de ninguna parte

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por julss el Miér Jul 14, 2010 12:34 pm

    sorge escribió:Vi un reportaje sobre solteros españoles que concertan un viaje a Rusia a traves de una agencia matrimonial , por lo visto consideran que las rusas tienen valores que las mujeres españolas han perdido pienso que puede ser legado de la revolución, tambien se hablo de una estafa a traves de internet donde una rusa te escribe a traves de un correo interesandose por ti y pidiendote dinero para un supuesto viaje con el fin de realizar un encuentro, pienso que esto ultimo es consecuencia del capitalismo.
    los timos con rusas son miticos, y claro, si que son culpa de la caida del sistema socialista

    Contenido patrocinado

    Re: La mujer en la URSS

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:42 am


      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 8:42 am