"Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por pedrocasca el Dom Nov 11, 2012 10:55 pm

Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?

texto de Nestor Makhnó

Suecia, a finales de mayo de 1925 - artículo publicado en L'en dehors, 31 de agosto 1925

traducción de Jordi Rey

En todos los países, especialmente en los estados que forman la URSS, se encuentra un grito feroz, sin sentido: "Lenin es la guía para los trabajadores de todos los países, construyó una teoría para usar, él les mostró el verdadero camino de liberación vengativa, etc... »

Pero en el país donde los verdugos rojos y blancos, en interés de sus partidos, han decapitado la incomparablemente gran revolución rusa - la liberación de los trabajadores - y desvían actualmente a los trabajadores de su verdadero propósito; por lo tanto, ha perdido la fe en sí mismo, en la fuerza creativa de la acción espontánea para la organización de la nueva sociedad. Y este acontecimiento se ha producido dentro de un país donde ha estallado esta gran revolución y donde terminó prematuramente (mucho antes de alcanzar su pleno desarrollo) a pesar del entusiasmo, Lenin y otros consortes excluidos, ¡Las masas trabajadoras se mueven!.

A estos chistes (para los partidos bolcheviques de otros países estos se muestran como afirmaciones de gran importancia) que no son chistes, por desgracia!, sino más bien la marca de una criminal irresponsabilidad, haciendo eco de los gritos de los seguidores de Lenin en los países exteriores... Como consecuencia de ello, estas alegaciones se aceptan como ciertas incluso por los no partidarios de Lenin, los hombres-esclavos, cuya inteligencia, fuerza, estará en los hierros de capital abyecto y maníaco. Muchos, por tanto, se engañan y engañan a otros, gritando: "Lenin es el guía del proletariado de todos los países, que nos dio la teoría de la liberación, él nos mostró el camino de la verdadera liberación".

Es inconcebible que el burgués Lenin sea el guía del proletariado mundial. Esta afirmación nos parece injustificable, sin fundamento, para nosotros, los campesinos revolucionarios, que hemos vivido todas las etapas de la revolución rusa y hemos tenido la experiencia del "leninismo". Colocar a Lenin en un pedestal en esta calidad es una burla que sólo demuestra la debilidad de la mente de aquellos que tratan de atribuir a este hombre la dirección del proletariado, cuando en realidad él ni siquiera se encontraba en el país durante la gran revolución rusa. El asesinato de esta última se hizo gracias a la ingenuidad infantil de la población, y sobretodo por culpa de las bayonetas de los mercenarios que, en su ceguera, se vendieron al partido leninista.

En nuestra opinión, poner en un pedestal de Lenin como un "guía de todos los trabajadores del mundo" no es nada más y nada menos que una malvada y criminal farsa cometida respecto a la humanidad engañada y oprimida, todavía cegada lo suficiente como para adjuntar a esta broma un valor definido y específico.

El partido socialdemócrata bolchevique, que todavía se denomina comunista, erróneamente, y cuyo apoyo espiritual es el burgués Lenin (Ulianov Lenin) que hasta su muerte satura toda la gran revolución rusa de su ignorancia científica y del vacío marxista-leninista; este partido actúa de la misma manera que la burguesía contra los trabajadores, es decir, que los ve como simples fieles esclavos.

De Marx a Lenin, y después de su desaparición, el partido siempre ha querido ser el maestro de toda la humanidad trabajadora, a expensas de los que trabajan. Ni siquiera se da cuenta de que él es un educador intruso, jesuítico, que se esfuerza por conducir las masas oprimidas bajo la llamada bandera de la libertad, que irresponsablemente ha perdido por una aparente victoria sobre la esclavitud económica, política, psicológica...

En realidad, no persigue una reforma de la esclavitud de la humanidad. Él claramente ha demostrado por sus acciones durante la gran revolución rusa, que supo ser un excelente villano, un villano no sólo de aquellos que, en tiempos de lucha y entre los hombres, representaban un elemento malvado y corrupto, sino también de aquellos cuyo impulso es sano, puro, bello, que abren noblemente un sendero libre, que trabajan en el desarrollo de todas las fuerzas creativas para el bien de toda la sociedad.

Se trata de un mal profesor, sobre todo un educador nocivo.

Los fenómenos que se observaron especialmente en las tácticas del partido leninista ruso, también pueden ser igualmente observados en otros países . Aquí un ejemplo: nosotros vemos los comunistas caminar en grupos por las calles, bastón en mano y con porras de goma escondidas. A partir de este hallazgo insignificante, podemos concluir que el movimiento bolchevique durante la revolución rusa, tuvo un carácter más destructor que revolucionario. (En otros países, muestra el mismo carácter.)

El bolchevismo leninista tiene en sí ideas insanas que los trabajadores del mundo no sabrán entender, en ningún caso. Esto se reconoce a veces en las filas del partido leninista, pero confusamente. Todavía hay millones de trabajadores que, bajo la instigación del partido, se imaginan estar destinados a dirigir el destino de la Humanidad, en vez pensar en una unión libre y fraternal con los campesinos pobres, solucionando sus intereses mutuos durante la revolución. Y este pensamiento criminal del partido que envenena a los trabajadores - los cuales, a lo largo de su vida, nunca sintieron y pensaron que como los esclavos asalariados, dependientes - este pensamiento criminal que, mantiene que los esclavos tienen que decidir debido a la suerte de los demás, tranquiliza su corazón. « Ah! El tiempo lo arreglará todo ».

Es con en estas palabras de esperanza y expectativa en las que se basan los atentados más evidentes del Partido cometidos sobre la clase trabajadora a expensas de su sangre y de su vida. Ellos han hecho aquello a los trabajadores, escondiendo los delitos cometidos contra la revolución y las masas revolucionarias que estaban tratando con todo su afán de llevar la revolución a un fin exitoso de la destrucción de una vez por todas, de la esclavitud y por la liberación de las cadenas de la explotación.

Es comprensible que el partido social-demócrata de los comunistas bolcheviques, que persiguiendo su objetivo en la vida pública y privada, conceda una gran importancia a garantizar a que Lenin sea elevado a la altura de líder mundial de todos los trabajadores; de manera que su nombre constituye un vínculo entre el proletariado de todos los países y su propio partido. La dedicación de Lenin a los intereses de su partido, su entusiasmo personal, son realmente importantes. Un partido que lleva su nombre considera como su deber de rendirle honor.... Y le rinde homenaje porque tiene la necesidad de ser su bandera.

Pero, ¿Qué tiene en común el bolchevismo leninista con las ardientes esperanzas de la humanidad explotada y agotada? El bolchevismo se traduce en la práctica como el derecho de dominación del hombre sobre el hombre y que será reconocido, por quienquiera que piense , como detestable y criminal.

El burgués Lenin con su Panbolchevismo. él y todo su partido, quieren esclavizar a su voluntad, por la fuerza, a la masa de los trabajadores, es también distante de los objetivos elevados de una verdadera liberación de las instituciones de la Iglesia y del Estado, como tales los vemos.

Actualmente, esta confusión de ideas parece misteriosa, pero sólo tienen que leer, con los ojos abiertos, los últimos escritos de Lenin que son, a juicio incluso de los bolcheviques," su testamento. En un informe presentado al Comité de Moscú del PCUS, el 10 de enero de este año (Isvestia del 14 de enero de 1925), Kamenev comunica estrictas instrucciones sobre lo que se debe decir de Lenin cuando se pregunte, y se consulte su testamento de ausente.

La asunción de Lenin en las alturas del cielo donde desciende hacia nosotros como guía del proletariado mundial, exige que decir dos palabras sobre este tema.. Así que, en la voluntad citado por Kamenev, Lenin dijo: "Tenemos que construir un Estado donde los obreros se considerarán por encima de la clase campesina en su conjunto. » ¿Qué se entiende por "guía del proletariado mundial"?Que los trabajadores que se adhieran al partido leninista nunca deberían considerar la construcción de una nueva sociedad en colaboración con la clase campesina? ?O que la querrían subyugar a la dominación de su inconcebible Dictadura obrero-bolchevique? Y para construir ese Estado en el cual el obrero tiene derecho a la tutela sobre toda la clase campesina, se ha vinculado muy habilmente, por Lenin, la idea de electrificación rural. Si la clase obrera le diera continuación, el mayor progreso sería posible y gran la industria sería creada. «"De esta manera," continua el pretendido guia mundial de todos los trabajadores "Estará asegurada la rápida transformación de los caballos hambrientos de los campesinos en poderosos corceles- nosotros desenvoluparemos con total seguridad una gran industria mecánica, eléctrica" y agrega: "entonces estaremos seguros de mantenernos en el poder» "

Esto no es el lugar para discutir la cuestión de la transformación de los pequeños caballos en grandes arados mecánicos. Nosotros creemos firmemente en la fuerza creativa de los trabajadores y estamos convencidos de que si realmente se expropiara a la clase burguesa de todos los medios de producción, del suelo y la propiedad de la tierra, ellos sabrán bien reorganizar su vida y todas las relaciones económicas e individuales. Una tutela dictatorial de los campesinos por los "obreros" como Lenin, Kamenev, Zinoviev, Trotsky, Derchinsky, Kalinin y muchos otros, se ha mostrado, dentro de la aplicación, impotente. No han logrado presentar más que decisiones, compromisos, desviaciones del bolchevismo al fascismo. (El terrorismo político de los bolcheviques respecto a las ideas revolucionarias y de aquellos que las defienden no se diferencian en nada del terrorismo fascista.)

Cuando Lenin invita a las masas a construir un Estado donde los obreros tienen supremacía sobre la clase campesina, atenta contra la idea de una comunidad libre del trabajo entre obreros y campesinos; conduce a la revolución rusa a una tal situación que los trabajadores abrumados harán el último aliento. Han sido literalmente estrangulados y no tendrían la libertad condicional de la cual "disfrutan" hoy en la URSS si los campesinos se habían opuesto a su propia autoridad de la clase obrera. Afortunadamente, los campesinos de Rusia y Ucrania no tienen la más mínima fe en Karl Marx, y saben muy bien que todos los actos de violencia, sea cual sea el nombre que lleven, es criminal y vulgar. El campesino ruso jamás se sintió atraído por la violencia, sigue estando maldita. Él sacrificó su libertad o su vida para proteger "el gobierno de los obreros" contra los ataques de la burguesía, porque consideraba que el obrero por su fe interior es ajeno a cualquier despotismo y que esto les ayude a acabar con la servidumbre de sus filas. En cambio, los obreros y los campesinos han sufrido, unos y otros, una nueva dominación.

La pregunta que nos surge ahora es la siguiente: Hablar de la construcción de un Estado donde una capa popular domina a otra - esta es la actitud de un Guía mundial del Proletariado? O más bien el lenguaje de un jefe de un grupo de hombres que tienen como un objetivo, bajo la llamada bandera de la liberación real del capitalismo, llevar a cabo una reforma del sistema capitalista, a través de los esfuerzos de la trabajadores y a consta de ellos.

Afirmamos que un hombre llamado Lenin habla en este último sentido - él habló como representante del Partido Bolchevique que, si quiere estar relacionado con los trabajadores del mundo, no concibe sus relaciones de la familia con las masas que la condición de considerarlas como un medio para alcanzar sin dificultades, el fin que busca, como partido.

Los trabajadores del mundo, afortunadamente, no han dicho su última palabra: - ¿Si es aceptada, se liberarán de una autoridad, de ponerse bajo el yugo de una nueva opresíon, despótica, más refinada, tan cruel (o más) que la que querían destruir? Los trabajadores del mundo saben suficientemente que su sagrada tarea, es hacer desaparecer a esta nueva violencia, como todas las demás.

Vivir fraternalmente, libre de cualquier dependencia y servidumbre - que es el ideal del Anarquismo, que incluye la sana naturaleza del hombre. El burgués Lenin y su Partido Bolchevique siempre han luchado contra este gran ideal. Mediante las bayonetas, la degollación, la persecución de aquellos que han expuesto los titulares de este ideal; los leninistas lo han tratado de manchar, de falsear a los ojos de las masas. En su lugar, se trató de hacer triunfar, gracias a la fuerza de las armas- en primer lugar contra los trabajadores y, a través de ellos, contra toda la humanidad - un ideal de asesinato continuo, de violencia brutal y de aventuras políticas.

¿Es que esto, lo que Lenin llamó "la Guía del Proletariado Mundial", no es acaso una burla?

Sí, se trata de una broma siniestra, criminal, contra la humanidad explotada, engañada, esclavizada.
avatar
AliveRC
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1322
Reputación : 1452
Fecha de inscripción : 09/05/2011
Edad : 22

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por AliveRC el Dom Nov 11, 2012 11:11 pm

Menudo cambio experimentó Néstor Makhno debido a las circunstancias que pasó. 7 años antes de que escribiese este texto, no tenía esas tan radicalmente negativas apreciaciones sobre Lenin: http://www.nestormakhno.info/spanish/majlen.htm
avatar
Platon
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2355
Reputación : 3479
Fecha de inscripción : 06/02/2012

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Platon el Dom Nov 11, 2012 11:16 pm

Digo yo, el señor este ¿tuvo que esperar hasta 1925 para llamar a Lenin burgués, ignorante, villano, educador nocivo, etc.?, ¿no pudo hacerlo cuando estuvo vivo o cuando se entrevisto con él?

Ni vale la pena mencionar la vulgar distorsión del pensamiento de Lenin sobre el campesinado y sobre el Estado que hace el tal Makhnó.

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por pedrocasca el Dom Nov 11, 2012 11:30 pm

Nestor Makhnó fue un tipo verdaderamente controvertido, no sólo en lo político, sino en lo personal. De él se contaban todo tipo de actuaciones de moral "excesivamente relajada" en lo sexual, alcohólico y adicto a los opiáceos y se dijo que su propia esposa intentó acuchillarlo por encontrarlo con jovencitas en la cama. ¿Verdad, mentira?; lo que si parece cierto es que en aquellos lugares en los que Makhnó y los suyos pasaban algún tiempo acampados, el Ejército Rojo era recibido después como un salvador que los libraba de una pesadilla. ¿Atribuible a Nestor Makhnó?, quien sabe, a su alrededor pulularon todo tipo de personajes y grupos que habían hecho del anarquismo individualista llevado a sus últimas consecuencias y de la guerra una forma de vida sin salida alguna.
avatar
AliveRC
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1322
Reputación : 1452
Fecha de inscripción : 09/05/2011
Edad : 22

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por AliveRC el Dom Nov 11, 2012 11:34 pm

¿Conocéis algún libro que aborde seria y críticamente el tema de Néstor Makhno y de los makhnovistas? La mayoría de los libros y textos que se encuentran son de fuentes anarquistas (especialmente, se encuentra muy fácil el libro de Volin).
avatar
Dzerjinskii
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1801
Reputación : 2245
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Dzerjinskii el Dom Nov 11, 2012 11:52 pm

AliveRC escribió:Menudo cambio experimentó Néstor Makhno debido a las circunstancias que pasó. 7 años antes de que escribiese este texto, no tenía esas tan radicalmente negativas apreciaciones sobre Lenin: http://www.nestormakhno.info/spanish/majlen.htm

a un foragido con un ejercito de lumpenes que vivian del saqueo no le podes pedir coherencia... para estas fechas Makhno ya andaba con sus secuaces bagando por Europa bancado por los polacos y el multimillonario Iván Kreuger.

Hay varias referencia a los remanentes de las tropas de Makhno en las memorias de Maxim Litvinov (Editorial Americana, Bs. As. 1955 Págs. 115, 129 y 130) Allí me encontré con el comentario que hace Litvinov sobre un informe de inteligencia que describe las actividades de Makhno y sus "1000 leñadores" a sueldo de una de las empresas de Ivap Kreuger en la Bukovina rumana.
Maxim Litvinov se queja de que la negativa de concesionar bosques de álamos en territorio soviético a la empresa de Kreuger, provoco que este magnate se sumara a la larga lista de lobbistas antisoviéticos de la época y empezara a tocar sus contactos en Polonia y en general en los círculos políticos y diplomáticos de Europa y EEUU para llegar incluso a realizar incursiones armadas en Podolia, sirviéndose del reanimamiento de las tensiones soviético-polacas muy comunes durante el gobierno de Pilsudski que amparaba también a los generales exiliados de Petlyuria, (otro de los focos de antisovietismo de Europa), que junto a los grupos de nacionalistas ucranianos de EEUU eran de los más activos.
Los "1000 leñadores" de Makhno, perecen poco importantes, pero no hay que olvidar que estamos hablando de un momento muy complicado para la URSS, ya que se encontraban en plena colectivización y sufriendo las consecuencias de la lucha de clases sin cuartel en el campo. Una incursión de Makhno y los nacionalistas podría mosntarce sobre el descontento de los kulaks y campesinos, peor aun cualquier enfrentamiento en la frontera con Polonia podia servir de escusa para una nueva guerra en un momento en el que los polacos habian firmado un acuerdo de defenza militar mutua en caso de guerra contra el soviets con Japon. (Otro país que en la misma época amparaba a las hordas huidas de Semionov en el extremo oriente.) Litvinov astutamente usava las concesiones y acuerdos comerciales con los burgueses para dividirlos y así, si unos querían lanzarse contra la URSS, otros, ante el hecho de perder sus concesiones y negocios hacían lobby por mantener la paz.
La información a la que se refiere M. Litvinov fue conseguida gracias al servicio de espionaje soviético que tuvo acceso a un almuerzo entre Makhno y Kreuger en el Pres Catalán del Bois de Boulogne. La misma fuente indica que se utilizaría agentes y contactos en el gobierno de Rumania para poner en apuros a Makhno. Tengo que verificar las fechas pero puede que coincida con la partida de Makhno desde Rumania hacia Polonia.

Salud.

avatar
AnarcComunis
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1723
Reputación : 2200
Fecha de inscripción : 12/05/2011
Localización : Virreinato del Rio de la Plata

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por AnarcComunis el Jue Nov 22, 2012 6:19 pm

Ese dato no lo tenia. ¿en dónde lo puedo ubicar?

Nunca lo había escuchado, ni siquiera en alguna de las biografías que leí sobre mackhno esta esto. Por el contrario, las cosas que anuncia pedro son algunas verdaderas: el alcoholismo era un punto muy débil en Mackhno.

Los pueblos liberados por Mackhno no sufrieron ninguna imposición ni ultraje. Por el contrario, se respetaba la autonomía de los pueblos para autogestionarse y organizar la producción y el consumo.

Cuando liberaban una ciudad, aldea o territorio los majnovistas colgaban y distribuian entre sus habitantes la siguiente pancarta:

«A todos los trabajadores de la ciudad y los alrededores

Vuestra ciudad está ocupada, momentáneamente, por el Ejército insurreccional revolucionario (makhnovista).

Este ejército no está al servicio de ningún partido político, de ningún poder, de dictadura alguna. Por el contrario, él trata de liberar la región de todo poder político, de toda dictadura, para proteger la libertad de acción, la vida libre de los trabajadores contra toda dominación y explotación.

El ejército makhnovista no representa, pues, ninguna autoridad. No constreñirá a nadie a obligación alguna, limitándose a defender la libertad de los trabajadores. Libertad de obreros y de campesinos que sólo a ellos mismos pertenece, sin restricción alguna. Ellos mismos han de obrar, organizarse y entenderse entre sí en todos los dominios de su vida, como la conciban o como lo quieran.

Sepan, desde ya, pues, que el ejército makhnovista no les impondrá, ni les dictará, ni les ordenará nada. Los makhnovistas no harán más que ayudarlos, dándoles tal o cual opiniòn o consejo, poniendo a su disposición todas las fuerzas intelectuales, militares o de cualquiera otra índole que necesiten, pues no pueden ni quieren en ningún caso gobernarlos ni prescribirles nada.»


Esas historias rodadas sobre la vida de Mackhno subiéndose a un carrusel y disparando al azar desde el caballito son unas pelotudeces inventadas por el poder soviético de turno.

En ninguno de los informes de la federación de grupos anarquistas de ucrania (NABAT) se lo presento a Mackhno como un delincuente. Por contrario, realizaron estadísticas notables y sus informes hablaban muy bien de sus actuaciones y el papel de las ideas anarquistas en el sur de Ucrania así como la implementación del ideal de "potrebilka" (cooperativo) en la organización del consumo y la producción.

Los compilados de Anatol Gorelik (el hombre de mi imagen) tampoco hablan sobre esa pesadilla "anarquista que vagaba por los campos aniquilando y robando a los campesinos" como trataron de ocultar las instituciones soviéticas.

Pero las pruebas estan en las personas que pudieron zafar de los balazos posteriores como Volin.

John Reed, el comunista norteamericano, atestiguo en su periódico "The Comunist" sobre los sucesos en Rusia en el año 1918 y sobre ello escribió:

"Es innegable que los anarquistas han promovido y han hecho la revolución (...) pero mas tarde, estando los bolcheviques en el poder, debieron poner freno a los excesos tendientes a impulsar la revolución hacia consecuencias imposibles"

Y contaba con muchas personas en sus filas, tanto en Rusia como en UCRANIA. El hecho de reprimir a las tendencias anarquistas era reconocido por la rata de Trostky y el fusilado posterior de Radek. Así lo demuestran sus artículos en "Para la Historia de la Revolución de Octubre" (L. Trostky) y "El Gobierno Soviético y el desarme de los anarquistas" (K. Radek)

El Partido Anarquista -escribía Jacques Sadoul desde Moscu a A. Thomas el 6 de abril de 1918- es el más activo, el más combativo de los grupos de oposición y probablemente el más popular; es también el único que se apoya en fuerzas bastante numerosas para poder entrar en lucha contra las bayonetas bolcheviques y hasta parece que va ganando terreno en la ciudad

Mackhno empezó su lucha luego de los acuerdos de Trosky sobre las zonas de influencia con Alemania, dejando a merced de los Germanos el inmenso territorio Ucraniano que años atrás había empezado a sublevarse en contra de los terratenientes rurales y la explotación descara del campesinado ucraniano. La vuelta de los Alemanes significaba el avance del capitalismo rural y el retorno de los terratenientes que fueron impiadosos a la hora de castigar a los jornaleros y campesinos sublevados ¡La venida del ejercito de Denikin significaba la vuelta a la tiranía y el despojo que ya se hacia sonar con los escarmientos ejemplares a los obreros rurales! ¿tirar por la ventana toda la experiencia campesina de lucha y resistencia por los acuerdos con Germanía?, ni pensarlo para los obreros campesinos.

Saludos.
avatar
Dzerjinskii
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1801
Reputación : 2245
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Dzerjinskii el Jue Nov 22, 2012 11:07 pm

La fuente la cito en el post: Memorias de Maxim Litvinov, Apuntes de su diario personal, Editorial Americana, Bs. As. 1955 Págs. 115, 129 y 130.

Esos apuntes privados de Litvinov escritos con la preocupación puesta en otras cosas, y donde el tema se toca casi tangencialmente, son para mí de mayor valor que la obra meditada y a posteriori exclusivamente dedicada a ensalzar las aventuras de los makhnovistas que escribe Violin.
Por cierto, que tacto que tenía J. Reed para decir las cosas…

Saludos
avatar
AnarcComunis
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1723
Reputación : 2200
Fecha de inscripción : 12/05/2011
Localización : Virreinato del Rio de la Plata

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por AnarcComunis el Vie Nov 23, 2012 2:15 am

Dzerjinskii escribió:La fuente la cito en el post: Memorias de Maxim Litvinov, Apuntes de su diario personal, Editorial Americana, Bs. As. 1955 Págs. 115, 129 y 130.

Esos apuntes privados de Litvinov escritos con la preocupación puesta en otras cosas, y donde el tema se toca casi tangencialmente, son para mí de mayor valor que la obra meditada y a posteriori exclusivamente dedicada a ensalzar las aventuras de los makhnovistas que escribe Violin.
Por cierto, que tacto que tenía J. Reed para decir las cosas…

Saludos

¿Tendrías algún enlace para ver el libro?

Lo estoy buscando pero no lo encuentro. Aun así falta recaudar mucha información estancada que se estan pudriendo en anaqueles viejos. Frank Mintz todavía no pudo recopilar en su totalidad los escritos de aquella época, pero hizo un esbozo muy grande sin duda en su último libro.

Hay ciertas cosas que estan estancadas en Berlin y que hay que sacar ya mismo. Porque fue Berlin el lugar de primer encuentro donde se refugiaron la mayoría de los anarquistas luego de la histórica huelga de hambre de los 10 días y la clausura de los diarios en Ucrania.

Saludos.
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Durruti_36 el Vie Nov 23, 2012 12:31 pm

John Reed escribió:"Es innegable que los anarquistas han promovido y han hecho la revolución (...) pero mas tarde, estando los bolcheviques en el poder, debieron poner freno a los excesos tendientes a impulsar la revolución hacia consecuencias imposibles"

El Reed, de los pocos que reconocen que en Ucrania hubo una revolucion popular de marcado caracter libertario. Pero a qué se referirá cuando habla de excesos anarquistas,¿la organizacion de los territorios libres en el sur ucraniano?¿a los panfletos o periodicos libertarios de toda rusia? ¿Al proselitismo en las fabricas y soviets? Hasta donde se los anarquistas no se levantaron en armas contra el poder sovietico. Los bolcheviques, en vez de proteger con todos sus medios ese valiosisimo experimento socialista, deciden acabar con él. Con lo dificil que es que una amplia mayoría vea con buenos ojos el ideal libertario, lo cual es condición imprescindible para poder llevarlo a la práctica. Lastima.
avatar
AnarcComunis
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1723
Reputación : 2200
Fecha de inscripción : 12/05/2011
Localización : Virreinato del Rio de la Plata

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por AnarcComunis el Vie Nov 23, 2012 5:15 pm

Durruti_36 escribió:
John Reed escribió:"Es innegable que los anarquistas han promovido y han hecho la revolución (...) pero mas tarde, estando los bolcheviques en el poder, debieron poner freno a los excesos tendientes a impulsar la revolución hacia consecuencias imposibles"

El Reed, de los pocos que reconocen que en Ucrania hubo una revolucion popular de marcado caracter libertario. Pero a qué se referirá cuando habla de excesos anarquistas,¿la organizacion de los territorios libres en el sur ucraniano?¿a los panfletos o periodicos libertarios de toda rusia? ¿Al proselitismo en las fabricas y soviets? Hasta donde se los anarquistas no se levantaron en armas contra el poder sovietico. Los bolcheviques, en vez de proteger con todos sus medios ese valiosisimo experimento socialista, deciden acabar con él. Con lo dificil que es que una amplia mayoría vea con buenos ojos el ideal libertario, lo cual es condición imprescindible para poder llevarlo a la práctica. Lastima.

EN el ínterin que duro la guerra civil Rusa las ideas anarquistas pesaron enormemente en la clase obrera y el pueblo, eso lo demuestran los siguientes informes:

En Ekaterinoslav, delegados de centenares de pueblos me vinieron a ver, pidiendo que les diera instrucciones y les enseñara como construir la nueva vida: La Comuna. Nunca habría sospechado tal sed de conocimiento y de luz del campesinado ucraniano. La sed de la novedad, de lo mejor, se apoderaba de todo el mundo. En numerosos pueblos, los campesinos daban el paso inicial a los principios de la vida Comunal. Las masas, por supuesto, no se organizaban en comunas completas, sino en arteles (I), en cooperativas, en una palabra, en múltiples organizaciones de apoyo mutuo que habría que hablar más a fondo

(I) Artel: forma de cooperativa rusa anterior a 1917 (NDT)

Anatol Gorelik


Todo el avance que habían producido los anarquistas años antes a 1917 y profundizado tras la revolución de febrero fueron desplomados tras la victoria del ejercito rojo sobre las fuerzas de denikin y wrangel.

Mismo antes que la victoria se concretase, las ordenes del kremlin eran precisas, como escribió Volin:

"Días antes de la victoria decisiva sobre Wrangel, cuando su derrota no dejaba lugar a dudas, la estación central de emisiones radiofónicas de Moscú prescribió a todas las estaciones del interior interrumpir sus recepciones, a causa de un telegrama urgente y absolutamente secreto de Lenin, que debía ser exclusivamente captado pos las dos estaciones centrales: la de Járkov y la de Crimea. Un simpatizante libertario en servicio en una estación del interior no cumplió la orden y captó el siguiente telegrama: "Establecer efectivos anarquistas Ucrania particularmente región machnovista. Lenin. "Algunos días más tarde se cursó, en las mismas condiciones, este otro: "Vigilar activamente todos anarquistas. Preparar documentos, si posible de carácter criminal para poder someterlos a acusación. Mantener en secreto orden y documentos. Distribuir instrucciones necesarias. Lenin. "Y a los pocos días se lanzó el tercero y último telegrama: "Arrestar a todos los anarquistas e incriminarlos. Lenin".

En 1919, los seguidores de Lenin y Trotsky atacan Gulái-Polé con el fin de atrapar o matar a Machno, pero como a este no lo encuentran, ejecutan a uno de sus hermanos. Pronto las diferencias entre marxistas y anarquistas se agigantan. Al mismo tiempo se da otro hecho, Pedro Kropotkin, geógrafo y biólogo de gran renombre en los ámbitos científicos, y uno de los teóricos anarquistas más reconocidos del mundo, sufrirá un allanamiento en su domicilio. Los bolcheviques lo detienen y lo encierran en una quinta en el campo de Dimitrov, para mantenerlo lejos de Moscú.

(La revolución desconocida)

El entierro de Kropotkin fue rápido bajo la constante vigilia del Partido Bolchevique. Kropotkin no se canso nunca de advertirle a Mackhno sobre Lenin, pero Mackhno seguía empecinado en unir fuerzas con los bolcheviques, el pacto iba durar.

Así le fue.
Saludos.
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Durruti_36 el Lun Nov 26, 2012 1:38 pm


La idea de igualdad y los bolcheviques por Nestor Makhno

El 14º Congreso del Partido Comunista Ruso ha condenado sin paliativos la noción de igualdad. Con anterioridad al congreso, Zinoviev había mencionado esa noción en el transcurso de una polémica con Ustrialov y Bujarin. Declaró entonces que toda la filosofía contemporánea estaba basada en la idea de igualdad. Kalinin habló enérgicamente al congreso contra este parecer, defendiendo que ninguna referencia a la igualdad podía ser de utilidad, sino más bien perjudicial y que por ello no debía ser tolerada. Sus razonamientos fueron los siguientes:

"¿Podemos hablar de igualdad a los campesinos? No, de ningún modo porque, en ese caso, se plantearían demandar iguales derechos que los trabajadores, lo que estaría en absoluta contradicción con la dictadura del proletariado. ¿Podemos hablar de igualdad a los trabajadores? No, de ningún modo, porque pueden plantearse por qué si un miembro del partido comunista y uno que no lo es hacen el mismo trabajo el primero cobra el doble que el segundo. Para conceder la igualdad habría que permitir que los que no son miembros del partido comunista demandaran el mismo sueldo que el de un comunista. Camaradas ¿sería esto aceptable? No, de ninguna manera. ¿Podemos hablar de igualdad entre los propios comunistas? No, tampoco, porque ocupan diferentes posiciones, tanto en relación a sus derechos como a sus circunstancias materiales".

En base a estas consideraciones, Kalinin concluyó que el uso por parte de Zinoviev de la palabra "igualdad" sólo podía considerarse como demagógico y perjudicial.

En su réplica, Zinoviev expuso al congreso que, aunque había hablado de igualdad, lo había hecho con un sentido diferente. Todo lo que tenía en mente, dijo, era la "igualdad socialista", esto es, la igualdad que un día en un futuro más o menos cercano sería una realidad. Para el tiempo presente, hasta que llegara la revolución mundial (y no había manera de saber cuándo ocurriría eso), no podía ni plantearse la cuestión de la igualdad. En particular, no podía haber igualdad de derechos, porque eso sería arriesgarse a virar hacia desviaciones "democráticas" muy peligrosas.

Esta interpretación de la noción de igualdad no salió en forma de resolución del congreso. Pero, en la esencia, los dos bandos que se enfrentaron en el congreso estaban de acuerdo en que la idea de igualdad era intolerable.

Antes, y no hace de eso tanto tiempo, los bolcheviques hablaban un lenguaje bastante diferente. Ellos obraron durante la gran revolución rusa bajo la bandera de la igualdad, para derrocar a la burguesía conjuntamente con los obreros y los campesinos, en cuyo nombre se hicieron con el control político del país. Fue bajo estos colores que, después de ocho años de mandar sobre las vidas y las libertades de los trabajadores de la vieja Rusia.

De modo que, después de ocho años de ser dueños y señores de las vidas y libertades de los trabajadores de la antigua Rusia (de ahora en adelante conocida como "Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas") los zares bolcheviques buscan persuadir a los trabajadores de dicha "Unión" (oprimidos por ellos), así como a los trabajadores de otros países (a los que aún no controlan) de que si ellos han perseguido, enviado a prisión, deportado o asesinado a sus enemigos políticos, lo han hecho exclusivamente en nombre de la revolución, cuyos principios igualitarios (que ellos afirman haber introducido en la revolución) supuestamente querían destruir dichos enemigos.

Pronto hará ocho años desde que la sangre de los anarquistas comenzara a correr por su negativa a inclinarse servilmente ante la violencia y la desvergüenza de quienes han amasado el poder, ni ante su ideología mentirosa y su total irresponsabilidad.

En ese acto crminal, que no puede ser descrito de otra manera que como una carnicería a cargo de los dioses bolcheviques, los mejores frutos de la revolución han perecido porque fueron los exponentes más leales de los ideales revolucionarios y porque no pudieron ser sobornados para que abjuraran de ellos. Defendiendo con honestidad los principios de la revolución, estos hijos suyos intentaron frenar la locura de los dioses bolcheviques y encontrar una salida ante su vía muerta, así como abrir paso a la libertad real y a la genuina igualdad de los trabajadores.

Los poderosos bolcheviques pronto comprendieron que las aspiraciones de estos hijos de la revolución cavarían la tumba de su locura y de todos los privilegios que hábilmente habían heredado de la burguesía, entonces con sus malas artes hicieron uso de su posición. Por estos motivos condenaron a muerte a los revolucionarios. Hombres con alma de esclavos les apoyaron en ello y la sangre corrió. Durante los últimos ocho años ha continuado corriendo y ¿en el nombre de qué? podríamos preguntar. En el nombre de la libertad y la igualdad de los trabajadores, dicen los bolcheviques, continuando con el exterminio de miles de revolucionarios anónimos, de luchadores por la revolución social, a los que motejaron de "contrarrevolucionarios" y de "bandidos".

Con estas desvergonzadas mentiras, los bolcheviques han ocultado la verdadera naturaleza de los hechos en Rusia de la vista de los trabajadores del mundo entero, particularmente su fracaso total en lo que se refiere a la construcción del socialismo, cuando se trata de algo evidente para todo aquél que tenga ojos.

Los anarquistas alertaron en todo momento a los trabajadores de todos los países de los crímenes bolcheviques durante la revolución rusa. El bolchevismo, encarnando el ideal del Estado centralizado, se ha mostrado como el enemigo mortal del espíritu libre de los trabajadores. Recurriendo a medidas sin precedentes, ha saboteado el desarrollo de la revolución y destruido sus aspectos más sublimes y dignos. Con un disfraz exitoso, ocultó su rostro real a los trabajadores, presentándose ante ellos como campeón de sus intereses. Sólo ahora, después de un reinado de ocho años, flirteando cada vez más con la burguesía internacional, comienza ya a quitarse esa máscara y mostrar directamente al mundo del trabajo su rostro de rapaz explotador.

Los bolcheviques han enarbolado la idea de igualdad, pero no en la práctica, sino sólo en la teoría y la mera enunciación de ella les parece hoy peligrosa. Esto es comprensible, pues su dominio descansa en una noción diametralmente opuesta, en una sangrante desigualdad, el horror más absoluto y las maldades de quienes viven encaramados sobre las espaldas de los trabajadores. Esperemos que los trabajadores de todo el mundo saquen las conclusiones oportunas y, a continuación, acaben con los bolcheviques, esos defensores de la esclavitud y opresores del Trabajo.

Delo Truda, No.9, Febrero de 1926

avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Durruti_36 el Lun Nov 26, 2012 2:33 pm

AnarcComunis escribió:
Mismo antes que la victoria se concretase, las ordenes del kremlin eran precisas, como escribió Volin:

"Días antes de la victoria decisiva sobre Wrangel, cuando su derrota no dejaba lugar a dudas, la estación central de emisiones radiofónicas de Moscú prescribió a todas las estaciones del interior interrumpir sus recepciones, a causa de un telegrama urgente y absolutamente secreto de Lenin, que debía ser exclusivamente captado pos las dos estaciones centrales: la de Járkov y la de Crimea. Un simpatizante libertario en servicio en una estación del interior no cumplió la orden y captó el siguiente telegrama: "Establecer efectivos anarquistas Ucrania particularmente región machnovista. Lenin. "Algunos días más tarde se cursó, en las mismas condiciones, este otro: "Vigilar activamente todos anarquistas. Preparar documentos, si posible de carácter criminal para poder someterlos a acusación. Mantener en secreto orden y documentos. Distribuir instrucciones necesarias. Lenin. "Y a los pocos días se lanzó el tercero y último telegrama: "Arrestar a todos los anarquistas e incriminarlos. Lenin".

También escribió Volin:

La tercera y última guerra de los bolcheviques contra los makhnovistas fue al par, naturalmente, una guerra contra todo el campesinado de Ucrania. No sólo se trataba de destruir al ejército insurreccional, sino de dominar definitivamente toda esa masa de espíritu rebelde, privándola de la más mínima posibilidad de retomar las armas y de hacer renacer el movimiento. Se trataba de extirpar los gérmenes mismos del espíritu de rebelión.

Metódicamente, las divisiones rojas atravesaban todas las aldeas de la región insurgente, exterminando en masa a los campesinos, a menudo -detalle sabroso- a indicación de los granjeros ricos (kulaks) del lugar. Muchos centenares de campesinos fueron fusilados en Gulai-Pole. Novospassovka, Uspenovka, Malaia-Tokmatchka, Pologui y otras grandes aldeas de la región. En muchos lugares, los tchekistas, con furia homicida, fusilaban a mujeres y niños de los insurgentes.

Frunze, comandante en jefe del frente sur, fue quien dirigió esta campaña represiva. «Hay que acabar con la makhnovtchina en dos tiempos y tres movimientos», decía en su orden a los ejércitos del Sur, la víspera de iniciarse la acción. y se comportó como infame soldadote, fiel servidor de sus amos, tratando a «esa canalla de mujiks», como conquistador y «nuevo noble», sembrando la muerte y la desolación a su paso.


Pero bueno, si los comunistas se mataron entre ellos mismos unos años despues, qué se esperaba que hicieran con esos "bandidos reaccionarios". Ya se encargó el h de la gran p de Trosky de lavar bien el cerebro de los soldados rojos, con el beneplácito cómplice de Lenin y su gobierno, por supuesto.

Kronstadt, Ucrania, Corea y en todos los lugares donde hubo una revolucion popular libertaria, ya se encargaron los bolches de aniquilarla. ¿Qué mas daba que fueran campesinos y obreros? No comulgaban con el poder sovietico y eso era suficente.

Sangre proletaria mancha su historia.. Que verguenza.





avatar
Dzerjinskii
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1801
Reputación : 2245
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Dzerjinskii el Mar Nov 27, 2012 2:49 pm

Lastima el avatar... Durruti entendió la necesidad de la disciplina y militarización, y por sobre todo, la prioridad de derrotar a Franco. Makhno en cambio, en medio de la contrarrevolución nacionalista ucraniana apoyada por la Entente se dedica a llevar a delante su particular revolución anarquista, que de hecho disputaba a los soviets el territorio, asaltando los ferrocarriles, ocupando poblados y dedicándose a sus sospechosas “expropiaciones” que terminaban siendo un saqueo para repartir con sus huestes…
Grandes favores le deben los nacionalistas ucranianos y los burgueses polacos a los héroes anarquistas…
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Durruti_36 el Mar Nov 27, 2012 7:36 pm

No has dado una. Durruti no estaba a favor de la militarización, y sobre la disciplina opinaba que debía debía ser autoimpuesta y basada en la responsabilidad propia de cada uno. Me parece que te estás confundiendo con Cipriano Mera.

Sobre Makhno, pues mas de lo mismo, no sabes con quien luchó ni contra quien. Pero lo que mas llama la atención es eso de les disputaban los territorios a los soviets ¿pero es que los soviets eran una especie de napoleones que se creian que el mundo entero era suyo? ¿acaso no habían decido soberanamente los pueblos del sur ucraniano vivir como a ellos les parecia mejor? ¿para que meten los bolches sus narizotas donde no les llaman?

Lo cierto es que Makhno luchó con el ejercito rojo para expulsar a los nacionalistas, y acabada esta importante tarea el poder sovietico decide que Makhno y su ejercito ya no es de utilidad y hay que exterminarlo, y de paso todo la construcción socialista llevada a cabo por el pueblo laborioso ucraniano. A eso se le llama simple y llanamente TRAICION.
avatar
AnarcComunis
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1723
Reputación : 2200
Fecha de inscripción : 12/05/2011
Localización : Virreinato del Rio de la Plata

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por AnarcComunis el Mar Nov 27, 2012 8:15 pm

Dzerjinskii escribió:Lastima el avatar... Durruti entendió la necesidad de la disciplina y militarización, y por sobre todo, la prioridad de derrotar a Franco. Makhno en cambio, en medio de la contrarrevolución nacionalista ucraniana apoyada por la Entente se dedica a llevar a delante su particular revolución anarquista, que de hecho disputaba a los soviets el territorio, asaltando los ferrocarriles, ocupando poblados y dedicándose a sus sospechosas “expropiaciones” que terminaban siendo un saqueo para repartir con sus huestes…
Grandes favores le deben los nacionalistas ucranianos y los burgueses polacos a los héroes anarquistas…


SOBRE LA DISCIPLINA REVOLUCIONARIA
Nestor Makhno


Algunos compañeros me hicieron la siguiente pregunta: ¿Cómo entiendo la disciplina revolucionaria? Voy a responderles:

Entiendo la disciplina revolucionaria como una autodisciplina del individuo, establecida en cualquier colectivo actuante, del mismo modo para todos y rigurosamente elaborada. Esta debe ser la línea de conducta responsable de los miembros de ese colectivo, acordando un cumplimiento estricto entre su practica y su teoría.

Sin disciplina en la organización es imposible emprender cualquier acción revolucionaria seria. Sin disciplina la vanguardia revolucionaria no puede existir, porque entonces ella se encontraría en completa desunión practica, sería incapaz de formular las tareas del momento e incapaz de cumplir el papel iniciador que de ella esperan las masas.

Hago hincapié en la cuestión sobre el aprendizaje de la practica revolucionaria consecuente. En mi caso, me baso en la experiencia de la revolución rusa que tenía un contenido típicamente libertario en muchos aspectos.

Si los anarquistas estuviésemos firmemente unidos en el plano organizativo y hubiésemos observado en nuestra acciones una disciplina bien determinada, jamás habríamos sufrido tal derrota. Sobre todo porque los anarquistas de todo estilo y de todas las tendencias, no eran, ni aun en sus grupos específicos, un colectivo homogéneo con una disciplina bien definida lo que imposibilitaba realizar el examen político y estratégico que les impusieron las circunstancias revolucionarias.

La desunión condujo a los anarquistas a la impotencia política, dividiéndolos en dos categorías:

la primera fue la que se dedicó a la sistemática ocupación de las residencias burguesas, en las cuales se alojaron y vivieron para su bienestar. Eran lo que yo he llamado "turistas", los diversos anarquistas que van de ciudad en ciudad, en la esperanza de encontrar un lugar donde permanecer algún tiempo, esparciéndose y disfrutando al máximo del confort y el placer;
la segunda se compone de los que rompieron todos los lazos honestos con el anarquismo (Aun que algunos de ellos en la URSS se hagan pasar ahora por los únicos representantes del anarquismo revolucionario) y se lanzaron sobre los cargos ofrecidos por los bolcheviques, en el momento mismo en que el poder fusilaba a los anarquistas que permanecían fieles a su puesto de revolucionarios y denunciaban la traición de los bolcheviques.
Delante de estos hechos, se comprende fácilmente porqué yo no puedo continuar indiferente al estado de despreocupación y negligencia que existe actualmente en nuestros medios.

De una parte esto impide la creación de un colectivo libertario coherente que permita a los anarquistas ocupar el lugar que les corresponde en la revolución . De otra parte esto permite contentarse con bellas frases y grandes pensamientos, olvidándose del hacer.

Es por lo que yo hablo de una organización libertaria apoyada sobre el principio de una disciplina fraternal. Una organización así, conduce al acuerdo indispensable de todas las fuerzas vivas del anarquismo revolucionario y le ayudará a ocupar su lugar en la lucha del Trabajo contra el Capital.

Por este medio, las ideas libertarias llegaran al pueblo y no se alejaran. Solamente los fanfarrones consumados y los irresponsables huirán de tal estructura organizativa.

La responsabilidad y la disciplina orgánica no debe horrorizar; ellas son compañeras de viaje de la practica del anarquismo social.

Dielo Trouda , nº 7-8, diciembre de 1925


http://www.nestormakhno.info/spanish/sobdis.htm

NUESTRA ORGANIZACIÓN
Nestor Makhno


Los tiempos que atraviesa actualmente la clase trabajadora en todo el mundo exigen que los anarquistas revolucionarios esfuercen sus imaginaciones y energías al máximo para responder a las cuestiones más importantes para las masas.

Cada compañero debe ser consciente de este planteo, meditar y llegar a la conclusión de que estas cuestiones que preocupan a las masas, los anarquistas únicamente las podrán captar y explicar a través de una organización general de las fuerzas de su movimiento.

Aquellos de nuestros compañeros que jugaron un papel activo en la revolución rusa y que mantuvieron la fe en los postulados anarquistas, saben cómo paralizó de modo nefasto al movimiento anarquista la ausencia de una organización sólida. Estos compañeros pueden jugar un rol sumamente útil en la unificación. No ha pasado desapercibido para ellos, imagino, que el anarquismo fue un gran factor de insurrección entre las masas trabajadoras creadoras de la Revolución en Rusia y Ucrania. Por todas partes las incitó a ir a la lucha, pero la ausencia de una organización capaz de encauzar estos esfuerzos contra los enemigos de la revolución, lo volvió incapaz de asumir un rol organizador.

Por eso la causa del anarquismo sufrió tanto durante la Revolución.

Siendo conscientes de todo ello, los anarquistas rusos y ucranianos no deben permitir que vuelva a suceder en el futuro. La lección del pasado es muy dolorosa y, teniendo en cuenta esto, deben ser los primeros en enseñar con el ejemplo mediante la cohesión de sus fuerzas, estableciendo una organización anarquista que puede llevar a cabo las tareas del anarquismo, no sólo durante la preparación de la Revolución Social, sino también en sus primeros días. Tal organización debe aunar a todas las fuerzas revolucionarias del anarquismo y ponerse sin vacilaciones a preparar a las masas para la revolución social y la lucha por una sociedad anarquista.

Desgraciadamente, lejos están todos nuestros medios de esforzarse por una organización real de nuestras fuerzas sin la cual un trabajo fructífero entre las masas es impensable. Muchos entre nosotros sienten claramente la necesidad de tal organización, mas pocos luchan con seriedad e insistencia por ella.

Y mientras tanto los acontecimientos están madurando en todos los países de Europa sin exceptuar Rusia empantanada en el pan bolchevismo.

No es remoto el momento en que de nuevo vamos a ser participantes activos en dichos eventos. Pero si lo hacemos, sin haber organizado de modo preciso nuestras fuerzas, volveremos a ser incapaces de anticipar la caída de eso eventos en el torbellino del sistema estatal.

La cohesión de todos los anarquistas activos dentro de un colectivo eficaz y serio es una evidencia para cada uno de nosotros. Sería entonces bastante sorprendente que los oponentes de tal unión en nuestros rangos se declararan abiertamente como tales.

La cuestión está únicamente en qué forma organizativa es la más aceptable para la unión de los anarquistas.

Personalmente, propongo como forma organizativa más aceptable y necesaria por el anarquismo, esa Unión construida sobre el principio de la disciplina general y de la orientación general de todas las fuerzas anarquistas.

Todas las organizaciones, que integren esta unión general, están vinculadas entre sí no sólo por el conjunto de objetivos sociales y revolucionarios sino por todos los medios para alcanzar esos fines.

La acción de las organizaciones locales puede adaptarse a las necesarias etapas y condiciones del lugar, pero ésta debe seguir firmemente la orientación concreta de todas las organizaciones del país, o sea de la Unión de los anarquistas.

Que se llame esta Unión de los anarquistas Partido Anarquista o de otro modo, no es importante. Lo importante es que lleve a cabo la concentración de todas las fuerzas anarquistas y la unidad de acción contra el enemigo, por los derechos de los trabajadores, por la revolución social y por la sociedad anarquista.


Delo Truda [Acción laboral], No.6, Noviembre de 1925, pp.6-7.

http://www.nestormakhno.info/spanish/nuestraorg-revised.htm

Y además Malatesta escribió:

UN PLAN DE ORGANIZACIÓN ANARQUISTA
Errico Malatesta

[Una respuesta a "Plataforma Organizativa para una Unión General de Anarquistas"]

Por casualidad (es de conocimiento común que en Italia la prensa no fascista es suprimida) me he encontrado con un panfleto en francés titulado "Plate-forme d'organisation de l'Union générale des Anarchistes (Projet)", lo cual, traducido, significa Proyecto de programa de organización de una Unión General de Anarquistas.

Este es un proyecto de organización anarquista, publicado en Noviembre de 1926 por un "Grupo de Anarquistas Rusos en el Extranjero", que pareciera estar dirigido en particular a nuestros compañeros rusos. Pero aborda cuestiones que conciernen igualmente a todos los anarquistas; y además, es claro, notablemente por el lenguaje en que está escrito, que busca reclutar a compañeros de todos los países. Cualquiera sea el caso, vale la pena examinar, tanto por los rusos como por todos, si es que las propuestas planteadas están en armonía con los principios anarquistas y, de esta manera, si es que su puesta en práctica realmente ayudaría a la causa anarquista.

Anarquismo y Organización

Los motivos de los camaradas que proponen esta Plataforma son excelentes. Se quejan, con razón, que los anarquistas no han tenido y no tienen una influencia en los eventos político-sociales en proporción al valor teórico y práctico de sus doctrinas, sin considerar su número, su valor y su espíritu de sacrificio -y ellos creen que la principal razón para esta relativa falta de éxito se debe a la ausencia de una organización grande, seria y efectiva.

Y hasta este punto, en general, estaría de acuerdo. La organización, que en realidad no es más que la práctica de cooperación y solidaridad, es una condición natural y necesaria de la vida social: es un hecho ineludible el cual ciertamente involucra a todo el mundo, sea en la sociedad humana en general, o en cualquier grupo de personas unidas por un objetivo común.

Ya que los hombres no tienen ni el deseo ni la habilidad para vivir en el aislamiento, ya que, de hecho, no puede convertirse realmente en un hombre y satisfacer sus necesidades materiales y morales por fuera de la sociedad y de la cooperación con sus semejantes, inevitablemente ocurre que aquellos que carecen de los medios o de una conciencia lo suficientemente desarrollada para crear una organización libre con otros que comparten sus mismos intereses y sentir, deben someterse a la organización de otros, generalmente de una clase o grupo dominante, que busca explotar en ventaja propia el trabajo del resto. La ancestral opresión de las masas por un pequeño y privilegiado número, ha sido siempre la consecuencia de la mayoría de la gente para llegar a acuerdo entre sí y crear organizaciones con otros trabajadores para la producción y el goce y, ante la eventualidad, para la defensa en contra de sus explotadores y opresores.

El anarquismo surgió como remedio para este estado de cosas. Su principio básico es la libre organización, creada y mantenida por la libre voluntad de sus componentes, sin ninguna clase de autoridad, es decir, sin nadie teniendo el derecho a imponer su propia voluntad sobre los demás. Y resulta, entonces, natural, que los anarquistas intenten aplicar el mismo principio sobre el cual, según su punto de vista, debería fundarse toda la sociedad humana, a su propia vida privada y organizativa.

Por algunas discusiones, podría parecer que hay anarquistas que se oponen a cualquier clase de organización; pero en realidad las muchas, demasiadas discusiones que tienen lugar entre nosotros sobre esta materia, incluso viéndose obscurecidas por cuestiones de terminología o envenenadas por las diferencias personales, básicamente son relativas a la forma y no al principio de organización. De esta manera, ocurre que cuando los compañeros que, a juzgar por lo que dicen, son los más obstinados oponentes de la organización, realmente quieren hacer algo, se organizan tal como el resto, y frecuentemente de mejor manera. El problema, repito, es enteramente un asunto de método.

Esto es por lo cual sólo puedo simpatizar con la iniciativa emprendida por estos compañeros rusos; porque estoy convencido de que una organización más general, más armoniosa, más estable que cualquiera de las intentadas por los anarquistas hasta ahora, sería ciertamente un importante factor de fortaleza y éxito, un vehículo poderoso para la difusión de nuestras ideas, aún si no tuviera éxito en eliminar todas las debilidades y los errores que son, quizás, inevitables en un movimiento como el nuestro, que está bastante avanzado a su tiempo y el cual debe, por esto, luchar en contra de la incomprensión, de la indiferencia y, frecuentemente, de la hostilidad de la mayoría.

La organización de los trabajadores y la organización específica

Yo creo que es, por sobre todo, urgente y esencial que los anarquistas alcancen acuerdo y se organicen tanto como puedan y lo mejor que puedan, para que puedan ser capaces de influenciar la dirección que las masas toman en su lucha por mejoras y por su emancipación.

Hoy en día, la fuerza más grande de transformación social es el movimiento obrero (movimiento sindical) y de su dirección depende en gran medida el curso que tomen los eventos y el objetivo a ser alcanzado por la próxima revolución. A través de organizaciones fundadas para la defensa de sus intereses, los obreros se han concientizado sobre la opresión que sufren y del antagonismo que los divide de sus amos, han comenzado a desear una mejor vida, se han acostumbrado a luchar juntos y en solidaridad, y pueden obtener esas mejoras que son compatibles con con la continuación de un régimen capitalista y estatal. Después, cuando el conflicto ha ido demasiado lejos como para ser resuelto, entonces hay revolución o reacción. Los anarquistas deben estar concientes de la utilidad y de la importancia del movimiento sindical, deben apoyar su desarrollo y hacer de él uno de sus medios de acción, haciendo todo lo que puedan para garantizar que, en cooperación con las otras fuerzas progresistas existentes, éste sea un factor de la revolución social que involucre la supresión de las clases, la total libertad, la igualdad, la paz y la solidaridad entre los seres humanos. Pero sería una gran y fatal ilusión el creer, como muchos creen, que el movimiento obrero por sí sólo puede, y debe, por su propia naturaleza, conducir a tal revolución. Al contrario, todos los movimientos fundados sobre intereses materiales y de corto alcance (y un amplio movimiento obrero no puede ser fundado sobre otra cosa), pero que carecen de energía, determinación, del esfuerzo combinado de hombres de ideas, que luchan y se sacrifican por un ideal futuro, tienden inevitablemente a adaptarse a las circunstancias; desarrollan un espíritu conservador y de miedo al cambio en aquellos que logran obtener mejores condiciones para sí mismos, y frecuentemente, terminan creando nuevas clases privilegiadas, y apoyando y consolidando el sistema que uno desea demoler.

De aquí se desprende la urgente necesidad de organizaciones puramente anarquistas, luchando desde dentro y desde fuera de los sindicatos para alcanzar una sociedad plenamente anarquista y para esterilizar todo germen de degeneración y reacción.

Pero resulta claro que, para alcanzar sus fines, la organización anarquista debe estar en armonía, en su constitución y forma de operar, con los principios del anarquismo, es decir, no debe estar de ninguna forma contaminada por el espíritu del autoritarismo; debe ser capaz de reconciliar la acción libre de los individuos, con la necesidad y el placer de cooperación y ayudar a desarrollar la conciencia y la iniciativa de sus miembros; debe ser un medio para educar en el ambiente en que operamos, y para la preparación moral y material para el futuro que deseamos.

¿Entrega el proyecto en cuestión una respuesta a estos requisitos?

No creo que lo haga. En mi opinión, en vez de crear entre los anarquistas un mayor deseo de organización, pareciera haber sido formulada para el designio expreso de reforzar el prejuicio en aquellos camaradas que creen que la organización significa la sumisión a lideres y pertenencia a una institución centralizada, autoritaria, que ahoga toda libre iniciativa. Y de hecho, expresa aquellas mismas intenciones que algunos persisten en atribuir a todos los anarquistas descritos como organizadores, contrariamente a la verdad evidente, y pese a nuestras protestas.

¿Una o muchas organizaciones?

Veamos. Primero que nada, parece ser erróneo -y en cualquier caso, impracticable- desear unir a todos los anarquistas en una "Unión General", i.e. como expresa el Proyecto, en una agrupación revolucionaria activa y única.

Nosotros los anarquistas, podemos decir que somos todos del mismo partido, si por la palabra partido entendemos todos aquellos que están del mismo lado, es decir, que comparten las mismas aspiraciones generales y que, de una u otra manera, luchan por el mismo objetivo en contra de los enemigos comunes. Pero esto no significa que sea posible -ni, quizás, siquiera deseable- unirnos todos juntos en una misma asociación específica. Hay demasiadas diferencias entre los lugares y las condiciones de lucha, demasiados medios de acción posibles que prefieren unos y otros, demasiadas diferencias de temperamento y problemas personales de incompatibilidad para que la Unión General, si es tomada seriamente, sea, en vez de un medio de coordinación y síntesis de las contribuciones de todos, un obstáculo a la actividad individual y quizás, también, causa de amargos conflictos internos. ¿Cómo, por ejemplo, podría organizarse de la misma manera y con la misma gente, una asociación abierta de propaganda y de agitación entre las masas, y una sociedad secreta, forzada por las condiciones políticas del país en que opera a ocultar del enemigo sus intenciones, medios y miembros? ¿Cómo podrían los educacionistas (1) y los revolucionarios adoptar las mismas tácticas, si los primeros creen que el ejemplo y la propaganda son suficientes para la transformación gradual de los individuos y, consecuentemente, de la sociedad, mientras que los últimos están convencidos de que es necesario destruir con violencia un orden que se basa en la violencia y crear, en contra de la violencia de los opresores, las condiciones necesarias para la diseminación de la propaganda y de la aplicación práctica de los ideales conquistados? ¿Y cómo se va a mantener junta a gente que, por razones propias, no se gustan ni se respetan entre sí y que nunca podrían ser igualmente militantes buenos y útiles para el anarquismo?

Mas aún, los autores del Proyecto (Plataforma), declaran "inaceptable" la idea de crear una organización que pueda reunir a los representantes de las diferentes corrientes del anarquismo. Tal organización, ellos dicen, "incorporando elementos heterogéneos, teórica y prácticamente, no sería más que una ensalada de individuos que ven de manera diferente todas las cuestiones concernientes al movimiento anarquista y que, inevitablemente, se desintegraría tan pronto como fuera puesta a prueba por la realidad".

De acuerdo. Pero entonces, si reconocen la existencia de anarquistas de otras tendencias, deben además aceptar el derecho que éstos, a su vez, tienen a organizarse y a trabajar por la anarquía de la forma en que lo estimen mejor. ¿O proclamarán la expulsión del anarquismo, la excomulgación de todos aquellos que no aceptan su programa? Ellos dicen "querer agrupar en una única organización a todos los elementos saludables del movimiento libertario"; y naturalmente, tenderán a juzgar como saludables sólo a aquellos que piensen como ellos. ¿Pero qué harán con los elementos no saludables?

Ciertamente, hay en el anarquismo, como en toda comunidad humana, elementos de diferente cualidad y, lo que es peor, hay quienes, en nombre de la anarquía, circulan ideas que tienen una extremadamente dudosa afinidad con el anarquismo. ¿Pero cómo evitar esto? La verdad anárquica no puede ni debe convertirse en el monopolio de un individuo o comité, ni puede depender de las decisiones de mayorías reales o imaginarias. Es sólo necesario -y esto es suficiente- que a todos les sea permitida la más grande libertad de crítica, y que cada persona sea capaz de mantener sus propias ideas y escoger a sus propios camaradas. A fin de cuentas, sólo el tiempo dirá quien está en lo correcto.

El anarquismo y la responsabilidad colectiva

Abandonemos, entonces, la idea de agrupar a todos los anarquistas en una sola organización, y consideremos a la Unión General que los rusos nos proponen como lo que realmente es, i.e. la Unión de una fracción de anarquistas; y veamos si la forma de organización propuesta se conforma a los principios y métodos anarquistas y si puede, consecuentemente, contribuir al triunfo de la Anarquía.

Nuevamente, me parece que no.

No dudo en la sinceridad de las proposiciones anarquistas de estos camaradas rusos: ellos quieren lograr el comunismo anárquico y están buscando la forma más rápida para que ello ocurra. Pero no es suficiente querer algo: es también necesario adoptar los medios correctos, tal como cuando se quiere ir a algún lugar es necesario seguir el camino correcto, de otra forma, se terminaría en otro lugar. Del mismo modo, lejos de facilitar el logro del comunismo anárquico, su organización, siendo típicamente autoritaria, no puede sino distorsionar el espíritu del anarquismo y llevar a consecuencias bastante diferentes de las que se pretendían.

De hecho, la Unión General consistiría de varias organizaciones parciales, con sus secretarios, que dirigirían ideológicamente su actividad política y técnica; y para coordinar la actividad de todos los miembros de la organización, habría un Comité Ejecutivo de la Unión, encargado de llevar a cabo las decisiones tomadas por la Unión y de "conducir ideológica y organizacionalmente a las agrupaciones en conformidad con la ideología y la política táctica general de la Unión".

¿Es esto anarquista? En mi opinión, esto es un gobierno y una iglesia. Es cierto que no hay policía ni bayonetas, como tampoco hay discípulos fieles listos a aceptar la ideología dictada, pero esto sólo significa que su gobierno sería impotente e imposible, y que su iglesia sería un criadero de divisiones y herejías. Su espíritu, su tendencia, sigue siendo autoritaria y sus efectos educativos serán siempre anti-anarquistas.

Júzguese si esto es incorrecto.

"El órgano ejecutivo del movimiento libertario general -la Unión Anarquista- introduce en sus filas el principio de responsabilidad colectiva; toda la Unión será responsable de la actividad revolucionaria y política de sus miembros; y cada miembro será responsible de la actividad política y revolucionaria de la Unión".

Y posteriormente a esto, que es la más completa negación de la independencia y acción individual, los autores, recordando que son anarquistas, se describen como federalistas y truenan en contra de la centralización, "cuyo inevitable resultado", dicen, "es la esclavitud y la mecanización de la vida social y de la vida de la organización".

Pero, si la Unión es responsible de lo que cada miembro hace, ¿cómo puede garantizar a los miembros individuales y a los diferentes grupos la libertad para aplicar el programa común en la forma que crean mejor? ¿cómo se puede ser responsable por un acto que uno no tiene la posibilidad de prevenir? Luego, la Unión, y mediante ella, el Comité Ejecutivo, deben supervisar las actividades de los miembros individuales y ordenarles qué hacer y qué no hacer; y ya que la desaprobación posterior a los eventos no puede compensar la responsabilidad previamente aceptada, nadie sería capaz de hacer nada antes de obtener la aprobación y el consentimiento del comité. Por lo cual, ¿puede un individuo aceptar responsabilidad por las acciones de una organización antes de saber qué es lo que ésta va a hacer y si no es capaz de prevenirla de hacer algo a lo que éste se opone ?

Más aún, los autores de la Plataforma dicen que es la "Unión" la cual establece su voluntad y dispone. Pero cuando se hace mención a la voluntad de la Unión, ¿significa esto, quizás, la voluntad de todos sus miembros? En tal caso, para que la Unión sea capaz de operar sería necesario que todos, en todo momento y en todos los asuntos, tuvieran la misma opinión . Ahora bien, si es natural que todos acuerden principios generales y básicos, ya que de otra manera no podría estar o permanecer unidos, es inconcebible que todos esos seres pensantes puedan, todo el tiempo, ser de la misma opinión sobre qué hacer ante cada circunstancia y sobre la elección de gente para ocupar los cargos ejecutivos.

El anarquismo y el principio de mayoría

En realidad -como el texto de la Plataforma demuestra-, la voluntad de la Unión sólo puede significar la voluntad de la mayoría, expresada por medio de congresos, que nominan y controlan al Comité Ejecutivo y deciden sobre todas las cuestiones importantes. Naturalmente, los congresos estarán compuestos de representantes elegidos por mayoría en los grupos afiliados, y estos representantes decidirán qué hacer, nuevamente, por mayoría de votos. Así, en la mejor de las hipótesis, las decisiones serían tomadas por la mayoría de la mayoría, que podrían bien, especialmente cuando hay más de dos opiniones divergentes, representar no más que a una minoría.

Debe también notarse que, dadas las condiciones en que los anarquistas viven y actúan, sus congresos son aún menos propiamente representativos que los parlamentos burgueses, y su control sobre el ejecutivo, de tener éste poderes autoritarios, podría ser oportuno y efectivo sólo con grandes dificultades. En la práctica, aquellos que van a congresos anarquistas son aquellos capaces de hacerlo, aquellos con dinero y aquellos que no son detenidos por la policía; aquellos que no representan más que a sí mismos o a un pequeño número de amigos, así como aquellos que representan realmente las visiones y deseos de una gran comunidad. Y tomando las precauciones hechas en contra de los traidores y espías, de hecho, por estas mismas precauciones necesarias, un exámen serio de los mandatosy de su validez es imposible .

De cualquier modo, este es un auténtico sistema de mayoría, uno completamente parlamentario.

Es sabido que los anarquistas no aceptan el gobierno de las mayorías (democracia), ni tampoco aceptan el gobierno de unos pocos (aristocracia, oligarquía, ni dictadura de clase o partido), ni el gobierno de uno (autocracia, monarquía o dictadura personal).

Los anarquistas han hecho innumerables críticas al así llamado gobierno de mayorías, el cual, es más, siempre lleva en la práctica a la dominación de una pequeña minoría.

¿Es necesario hacerlo nuevamente para beneficio de nuestros camaradas rusos? Ciertamente, los anarquistas reconocen que en la vida en comunidad, es frecuentemente esencial para la minoría, aceptar las visiones de la mayoría. Cuando hay necesidad o es de clara utilidad para hacer algo, y a fin de hacerlo, es necesaria la cooperación de todos, por lo que la minoría debe percatarse de que hay que adaptarse al deseo de los más. Y, en general, para vivir juntos pacíficamente, y en igual pie, es necesario que todo el mundo sea ameno, tolerante y flexible. Pero esta adaptación de unos a otros debe ser recíproca y voluntaria, y debe proceder de la conciencia de su necesidad y de la disposición de cada persona a no paralizar la vida social mediante la hostilidad; y no debe ser impuesto como principio o por norma estatutaria. Y este es un ideal el cual, quizás, en la vida social práctica será difícilmente alcanzable en su completitud, pero es cierto que en todo grupo humano, mientras más libre y espontáneo sea el acuerdo entre minoría y mayoría, más libre es de cualquier formulación que no provenga de la naturaleza de las cosas, lo que es más cercano a la anarquía.

Entonces, si los anarquistas niegan el derecho de la mayoría a gobernar la sociedad humana en general, cuando el individuo se vea forzado a aceptar ciertas restricciones, porque no puede aislarse sin renunciar a las condiciones de la vida humana, y si quieren que todo sea hecho mediante el libre acuerdo de todos, ¿cómo es que podrían adoptar la idea del gobierno de mayorías en sus asociaciones esencialmente libres y voluntarias, y comenzar a declarar que las decisiones de la mayoría deben ser aceptadas, antes incluso de ser conocidas?

Es comprensible que quienes no son anarquistas crean que la anarquía, es decir, la libre organización sin la dominación de la mayoría ni vice versa, sea una utopía imposible o que sólo sea posible en un futuro remoto; pero es inconcebible que aquellos que profesan ideas anarquistas y quieran alcanzar la anarquía, o al menos dirigirse seriamente en esa dirección, ahora antes que mañana, repudien los principios fundamentales del anarquismo a través del mismo método que proponen para garantizar su éxito.

Las bases de la organización anarquista

Una organización anarquista debe fundarse, en mi opinión, sobre bases muy diferentes a las propuestas por los compañeros rusos. Plena autonomía, plena independencia y, consecuentemente, plena responsabilidad de los individuos y del grupo; libre acuerdo entre aquellos que piensan útil unirse y cooperar para alcanzar el objetivo común; deber moral de apoyar las campañas emprendidas y no hacer nada que vaya en contra del programa aceptado. Sobre estas bases luego se construye el marco práctico, adaptado para traer vida real a la organización. Y luego, los grupos, federaciones de grupos, federaciones de federaciones de federaciones, los encuentros, los congresos, los comités encargados del enlace, etc. Pero todo esto debe ser hecho libremente para así no obstruir el pensamiento y la iniciativa de los individuos, y sólo a fin de dar más peso a campañas que, si son aisladas, serían imposibles o ineficaces.

De esta manera, los congresos de una organización anarquista, si bien sufrirían en cuanto cuerpos representativos de todas las imperfecciones que ya he mencionado, estarán libres de cualquier resabio de autoritarismo, porque no harían leyes, ni impondrían sus decisiones sobre otros. Servirían para sostener e incrementar los contactos personales entre los camaradas más activos, para comparar y estimular los estudios programáticos sobre las formas y los medios de llevar adelante la acción, para informar sobre la situación en las diferentes regiones y sobre las acciones más urgentes que se deben realizar en cada área, para formular las variadas opiniones actualmente sostenidas por los anarquistas, y llevar a cabo una estadística de ellas -sin ser sus decisiones obligatorias, sino sólo sugerencias, advertencias, propuestas para plantear a todos los involucrados, y no compromisos, excepto, para aquellos que los acepten. Los órganos administrativos que sean nominados -Comité de Enlace, etc.- no tienen poderes ejecutivos, sólo realizan iniciativas de parte de quienes las desean y aprueban, y no tienen derecho a imponer su visión; ciertamente, podrán sostenerlas y difundirlas como cualquier grupo de compañeros, pero no podrán presentarlas como la linea oficial de la organización . Ellos publicarían las resoluciones de los congresos y las visiones y propuestas comunicadas a ellos por los grupos e individualidades; y ayudarían, para quienes lo deseen, a facilitar las relaciones entre los grupos y la cooperación entre todos aquellos que estén de acuerdo en diversos asuntos: cada persona es libre de hacer contacto directo con quien quiera, o de hacer uso de otros comités nominados por grupos especiales.

En una organización anarquista, los miembros individuales pueden expresar cualquier opinión, o adoptar cualquier táctica que no contradiga los principios aceptados y que no dañen la actividad de otras pesonas. En cada caso, la organización dada dura por el tiempo en el cual las razones para la unidad son más que las razones para el disenso. De otra manera, se disuelve y sustituye por otros grupos más homogéneos.

Por supuesto, la duración, la permanencia de una organización, condiciona su éxito en la larga batalla que debemos luchar, pero es además natural para cualquier institución aspirar, instintivamente, a una vida indefinida. Pero la duración de una organización libertaria debe ser la consecuencia de la afinidad espiritual de sus miembros y de la adaptabilidad de su constitución a las circunstancias en continuo cambio. Donde ésta ya no es más capaz de cumplir una misión útil, es mejor que muera .

Conclusión

Aquellos compañeros rusos, quizás, encontrarán ineficaces a las organizaciones como yo las concibo y similares a las que hay. Los entiendo. Estos compañeros están obsesionados por el éxito que los Bolcheviques han tenido en su propio país, y quisieran, a la manera de los Bolcheviques, unir a los anarquistas en una especie de ejército disciplinado, el cual, bajo la dirección ideológica y práctica de unos pocos lideres, marche compacta al asalto del presente régimen y, entonces, alcanzada la victoria material, presida la constitución de la nueva sociedad. Y quizás sea cierto que bajo este sistema, siempre que los anarquistas lo acepten, y que los lideres sean hombres de genio, nuestra eficiencia material sería enorme. ¿Pero con qué resultado? ¿No ocurriría con el anarquismo lo que ha ocurrido en Rusia con el socialismo y el comunismo?

Estos camaradas están ansiosos de ver la victoria, al igual que nosotros; pero para vivir y lograr la victoria no es necesario renunciar a las mismísimas razones que nos dan vida y distorsionar el carácter de la eventual victoria. Queremos luchar y triunfar, pero como anarquistas -por la anarquía.

Errico Malatesta

Publicada en "Il Risveglio" (Ginebra, Octubre de 1927)


Nota del traductor:

(1) Se refiere a aquellos anarquistas iluministas, muy en boga a comienzos del siglo XX, que sostenían que la transformación social era un proceso que se daría por el elevamiento intelectual y moral de las masas, y por la iluminación del pueblo, por lo cual no conservaban mucha fe en los métodos revolucionarios, sino que ponían su fe en la educación y la propaganda.

http://www.nestormakhno.info/spanish/mal_rep1.htm
avatar
Dzerjinskii
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1801
Reputación : 2245
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Dzerjinskii el Miér Nov 28, 2012 12:12 am

Durruti_36 escribió:No has dado una. Durruti no estaba a favor de la militarización, y sobre la disciplina opinaba que debía debía ser autoimpuesta y basada en la responsabilidad propia de cada uno.

parece que te contaron solo la primer parte de la pelicula. Te recomiendo el libro de Hans Magnus Enzensberger el corto verano de la anarquia. Calculo que no impugnaras tambien a este autor anarquista. En este libro tambien te enteraras como es que realmente murio Durruti, asì te sacas oto mito de la cabeza.

Durruti_36 escribió: Me parece que te estás confundiendo con Cipriano Mera.

No muchacho a ese lo recordamos bien. Fue el anarquista que apoyo el golpe de Casado y con sus tropas ataco a los comunistas que defendian Madrid de los franquistas. Eso es realmente traición, gracias a sus ragimientos anarquistas los franquistas tomaron Madrid.

Durruti_36 escribió: Makhno, pues mas de lo mismo, no sabes con quien luchó ni contra quien. Pero lo que mas llama la atención es eso de les disputaban los territorios a los soviets ¿pero es que los soviets eran una especie de napoleones que se creian que el mundo entero era suyo? ¿acaso no habían decido soberanamente los pueblos del sur ucraniano vivir como a ellos les parecia mejor? ¿para que meten los bolches sus narizotas donde no les llaman?

Lo cierto es que Makhno luchó con el ejercito rojo para expulsar a los nacionalistas, y acabada esta importante tarea el poder sovietico decide que Makhno y su ejercito ya no es de utilidad y hay que exterminarlo, y de paso todo la construcción socialista llevada a cabo por el pueblo laborioso ucraniano. A eso se le llama simple y llanamente TRAICION.

Veo que te gusta recortar la historia... lastima que la lucha contra los nacionalistas ucranianos, los polacos y los blancos de todo pelaje duro mucho más de lo que Makhno estuvo junto a los bolcheviques... ahora dime: ¿si Makhno era ese heroe popular que ustedes dicen por que los campesinos y obreros se unieron de a cientos de miles al ejercito bolchevique y los anarquistas no pasaron de ser una banda a caballo?
y con respecto a los territorios que disputava y saqueaba Makhno te recuerdo que tambien había ucranianos rojos a los que sì se les respetó su decición, de hecho importantes dirigentes de la unión fueron ucranianos. Tu llorisqueo nacionalista no es argumento. Solo te falta poner las fotos falsas del holodomor...


avatar
Dzerjinskii
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1801
Reputación : 2245
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Dzerjinskii el Miér Nov 28, 2012 12:15 am

escribió:
Entiendo la disciplina revolucionaria como una autodisciplina del individuo

autodisciplina para los delincuentes comunes que liberan de las carceles y suman a sus tropas, ustedes si que son buenos...
avatar
AnarcComunis
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1723
Reputación : 2200
Fecha de inscripción : 12/05/2011
Localización : Virreinato del Rio de la Plata

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por AnarcComunis el Miér Nov 28, 2012 1:32 am

Dzerjinskii escribió:

Veo que te gusta recortar la historia... lastima que la lucha contra los nacionalistas ucranianos, los polacos y los blancos de todo pelaje duro mucho más de lo que Makhno estuvo junto a los bolcheviques... ahora dime: ¿si Makhno era ese heroe popular que ustedes dicen por que los campesinos y obreros se unieron de a cientos de miles al ejercito bolchevique y los anarquistas no pasaron de ser una banda a caballo?
y con respecto a los territorios que disputava y saqueaba Makhno te recuerdo que tambien había ucranianos rojos a los que sì se les respetó su decición, de hecho importantes dirigentes de la unión fueron ucranianos. Tu llorisqueo nacionalista no es argumento. Solo te falta poner las fotos falsas del holodomor...



(...) un prisionero recien liberado por el gobierno Social-Democrata de Kerensky llamado Nestor Makhno de amplia admiraciòn por Lenin, fue participe y uno de los principales fundadores (de ahì el nombre del movimiento) de una organizaciòn guerrillera originada en Gulai-Pole formada por unos 1500 (de comienzo) Campesinos y Obreros Anarquistas que pronto ascendieron en numero y popularidad.

Organización interna y recursos militares

La organización interna del Ejército Negro se basaba en tres principios esenciales:

El Voluntariado: Todos los combatientes eran voluntarios, no se obligaba a nadie a integrarse al ejército.

La Elegibilidad: Los comandantes de las unidades, los miembros del Estado Mayor y del Consejo de Insurgentes, y en general cuantos ocuparan puestos importantes, debían ser elegidos o bien aceptados por los insurgentes de la unidad respectiva y por el conjunto del ejército.

La Disciplina libremente consentida: Todas las reglas de la disciplina eran elaboradas por comisiones de insurgentes y posteriormente validadas en asambleas militares. Una vez establecidas, debían ser rigurosamente observadas bajo la responsabilidad personal de cada insurgente y de cada comandante.

La Caballería era considerada como una de las mejores del mundo, y tenía su propio cuerpo de élite: la "Sotnia Negra”.

Se estima que en 1919 más de 25.000 ucranianos combatían en el Ejército Negro.
La capacidad de movilización del Ejército Negro era muy alta, y también se acostumbraba a rotar las tropas, debido a que la mayoría de campesinos ucranianos tenían experiencia en combate, al haber participado en la I Guerra Mundial.

Algunas fuentes citan que más de 100.000 personas combatieron en el Ejército Negro durante la Guerra Civil, ya que debe ser tenido en cuenta que los campesinos, aunque muchos no fueran combatientes regulares, eran el entramado logístico.

Pese a que la historia oficial soviética siempre recalcó que ambos ejércitos eran uno solo, la realidad es que eso es falso. Los bolcheviques se sabían cada vez más débiles, combatiendo contra el Ejército Blanco y aliados, y carecían de infraestructuras y recursos para equipar, trasladar y alimentar efectivos. La posibilidad de que el Ejército Negro y el Verde pelearan contra los ejércitos blancos en Ucrania era la deseada por los bolcheviques, por lo que los soviets siempre se mostraron generosos a la hora de ofrecer hombres a cualquiera de esos dos bandos.

Los bolcheviques respetaban la bandera negra y el territorio conquistado por el Ejército Negro. A cambio, el Consejo de Insurgentes permitió instalar un soviet provisional en su territorio: El Soviet Militar Revolucionario de los Obreros y Campesinos Insurgentes. Lo que en un principio fue un soviet de carácter ejecutivo de carácter anarco-comunista, no tardó en provocar conflictos entre campesinos y obreros, ya que éste tenía la obligación de aplicar leyes y restricciones de libertad ordenadas desde Moscú, y los campesinos makhnovistas no reconocían ninguna autoridad superior a ellos, salvo la que ellos se quisieran imponer.

A juicio de los bolcheviques, Makhno se comportaba con excesiva autonomía, pues desarrollaba actividades que pronto chocaron con los comisarios políticos enviados por el Ejército Rojo desde Moscú. El aspecto esencial, es que Makhno no ordenaba coaccionar la libertad de actuación de los campesinos y acudía en su defensa cuando eran agredidos. Eso provocó numerosas escaramuzas entre pro-soviéticos y anarquistas, lo cual implicó un conflicto político.

No se produjo un enfrentamiento entre los ejércitos Rojo y Negro porque las malas relaciones entre los anarquistas y los comunistas coincidieron con la gran ofensiva del Movimiento Blanco en verano de 1919, apoyado por los que fueron aliados de Rusia durante la Primera Guerra Mundial y los sectores burgueses, mencheviques y prooccidentales del Ejército Verde.


Dejo un libro interesante para leer:

http://www.nodo50.org/bpji/Libros/Historia%20del%20movimiento%20Makhnovista%20definitivo.pdf
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Durruti_36 el Miér Nov 28, 2012 10:58 am

Dzerjinskii escribió:parece que te contaron solo la primer parte de la pelicula. Te recomiendo el libro de Hans Magnus Enzensberger el corto verano de la anarquia. Calculo que no impugnaras tambien a este autor anarquista. En este libro tambien te enteraras como es que realmente murio Durruti, asì te sacas oto mito de la cabeza.


En vez de leer a autores que hablan sobre su vida lee mejor al propio Durruti. Sobre su muerte real ¿que cuenta? me tienes intrigado.

Te cité a Mera porque él si pensó en la militarización desde un principio. Sobre la traicion del Golpe de Estado de Casado me parece que no es un caso comparable porque en España no vencieron a la reacción comunistas y libertarios. La guerra se perdió con la pérdida de Cataluña, un regalo que hizo el gobierno republicano a Franco. A partir de ahí todas la fuerzas antifascistas dieron por perdida la guerra, hasta los comunistas. Y empezaron las conspiraciones. Los comunistas se quedaron solos por haber hecho una guerra nefasta, dejandola en manos de los rusos que eran unos incompetentes y negados de cuidado; por haber asesinado, torturado y encarcelado a libertarios y otras fuerzas antifascistas; por haber roto la unidad antifascista echando del poder a las fuerzas que representaban a las masas proletarias españolas. La responsabilidad de la derrota recae en el Gobierno, el PCE, Comintern y consejeros y policias rusos que vinieron aquí a joder la marrana con sus paranoias de conspiraciones al estilo moscovita. Menudos ineptos sanguinarios.

Sobre Makhno ya te ha contestado Anarcomunist, pero que vamos, en lineas generales los sovieticos hicieron con Makhno lo mismo que hacian los capis con Stalin: ponerle rabo y cuernos en una propaganda dirigida a echar cortinas de humo para tapar sus propios crímenes.

Dzerjinskii escribió:Tu llorisqueo nacionalista no es argumento. Solo te falta poner las fotos falsas del holodomor...

jajjajaj, bueno mejor eso que tu llorisqueo imperialista. Sobre el Holodomor y esas fotos ni idea, en su momento lei que entre los kulaks que quemaron las plantaciones y los sovieticos que se llevaron el poco grano que quedó, la gente se murió por miles o cientos de miles. Pero la verdad que no se si será cierto. Y me importa bien poco. Tú sabras que parte de responsabilidad tuvieron los bolches en eso, aunque viendo lo bien que repites la propaganda elaborada por los funcionarios sovieticos..



Última edición por Durruti_36 el Dom Dic 02, 2012 11:50 pm, editado 1 vez
avatar
Dzerjinskii
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1801
Reputación : 2245
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Dzerjinskii el Vie Nov 30, 2012 11:51 pm

Durruti_36 escribió:La guerra se perdió con la pérdida de Cataluña, un regalo que hizo el gobierno republicano a Franco. A partir de ahí todas la fuerzas antifascistas dieron por perdida la guerra, hasta los comunistas. Y empezaron las conspiraciones. Los comunistas se quedaron solos por haber hecho una guerra nefasta, dejandola en manos de los rusos que eran unos incompetentes y negados de cuidado; por haber asesinado, torturado y encarcelado a libertarios y otras fuerzas antifascistas; por haber utilizado batallones anarquistas como carne de cañón en operaciones suicidas; por haber roto la unidad antifascista echando del poder a las fuerzas que representaban a las masas proletarias españolas. La responsabilidad de la derrota recae en el Gobierno, el PCE, Comintern y consejeros y policias rusos que vinieron aquí a joder la marrana con sus paranoias de conspiraciones al estilo moscovita. Menudos ineptos sanguinarios.

no voy a responder a un provocador que hace coro con el franquismo, voy a aprovechar para hacer un homenaje a los camaradas soviéticos que dieron su vida por el pueblo español:

http://www.sbhac.net/Republica/Personajes/Consejeros/Rusos.htm
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Durruti_36 el Sáb Dic 01, 2012 2:06 am

Como no tienes ni idea de historia de la guerra civil lo único que te queda es la demagogia. No me refiero a los que combatieron el fascismo militarmente e includo se dejaron la vida; esos eran lo mejorcito que había en rusia. Ya quisieran todos esos agentes de la Comintern y GPU que se dedicaban a hacer politica represiva en la retaguardia parecerse en algo a cualquiera de esos abnegados y brillantes luchadores rusos.
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por NSV Liit el Sáb Dic 01, 2012 3:16 am

Dzerjinskii escribió:
Durruti_36 escribió:La guerra se perdió con la pérdida de Cataluña, un regalo que hizo el gobierno republicano a Franco. A partir de ahí todas la fuerzas antifascistas dieron por perdida la guerra, hasta los comunistas. Y empezaron las conspiraciones. Los comunistas se quedaron solos por haber hecho una guerra nefasta, dejandola en manos de los rusos que eran unos incompetentes y negados de cuidado; por haber asesinado, torturado y encarcelado a libertarios y otras fuerzas antifascistas; por haber utilizado batallones anarquistas como carne de cañón en operaciones suicidas; por haber roto la unidad antifascista echando del poder a las fuerzas que representaban a las masas proletarias españolas. La responsabilidad de la derrota recae en el Gobierno, el PCE, Comintern y consejeros y policias rusos que vinieron aquí a joder la marrana con sus paranoias de conspiraciones al estilo moscovita. Menudos ineptos sanguinarios.

no voy a responder a un provocador que hace coro con el franquismo, voy a aprovechar para hacer un homenaje a los camaradas soviéticos que dieron su vida por el pueblo español:

http://www.sbhac.net/Republica/Personajes/Consejeros/Rusos.htm

Totalmente de acuerdo, camarada. Anda que la chorrada esa de que los rusos eran incompetentes y negados... típico de la propaganda fascista. Por supuesto los anarquistas nunca tienen la responsabilidad de nada... por cierto un poco de agradecimiento a los soviéticos por la ayuda prestada a la república no vendría mal... (esto último va por el tal Durruti, claro)
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por NSV Liit el Sáb Dic 01, 2012 3:19 am

A esto se le llama coherencia, sí señor:

Durruti_36 escribió:
dejandola en manos de los rusos que eran unos incompetentes y negados de cuidado

Durruti_36 escribió: No me refiero a los que combatieron el fascismo militarmente e includo se dejaron la vida; esos eran lo mejorcito que había en rusia.
avatar
Durruti_36
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 187
Reputación : 225
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Durruti_36 el Sáb Dic 01, 2012 11:58 am

Claro NSV, los instructores militares sovieticos eran los dirigentes de la guerra... Menos demagogia. Me refiero a los que no eran militares, los que no estaban en las trincheras, los que no se mancharon de sangre, los que se colocaron a un nivel politico-militar-policial por encima de todo y de todos. Y prefiero pensar que eran unos incompetentes negados a que eran unos interesados y estuvieran jugando una partida de ajedrez a costa de nuestra sangre. Aunque posiblemente todo tuvo que ver. No me estarás diciendo que esos militares que enlaza Dzerjinski son los mismos que formaban los chekistas de la Comintern que se dedicaron a arrestos, secuestros, torturas, desapariciones y asesinatos de los opositores a la política comunista. Nada que ver. Fue un gran acierto que nos proveyeran de armas, ropa, viveres, refugio.. Los rusos hicieron mucho por España, junto a Mexico los unicos. Pero fue un gran error que mandaran como contraprestación a toda la pleyade de listillos y matones que rompieron la unidad antifascista y que militarmente solo organizaban operaciones desastrosas. Dos ejemplos ilustrativos de esa gente enviada por Comintern y Urss y que sobraban totalmente:

Spoiler:
Aunque encargados del Departamento de Economia, teniamos la cabeza en la guerra y seguimos tratando de organizar, al margen de las disposiciones oficiales, fuerzas que pudiesen consagrarse a la guerrilla en territorio enemigo. .¿Y el armamento? Estaba en manos de los emisarios rusos. Habiamos trabado relaciones con algunos de ellos a causa de nuestras funciones. Planteamos nuestra critica a la guerra regular, en defensa de los metodos populares espanoles. Coincidimos plenamente con Antonov Ovsenko y con Stajevsky, consul general el primero, delegado comercial el segundo. Ovsenko se comprometio a gestionarnos el armamento adecuado y a convertirse en abogado de nuestras pretensiones. Recordaban ambos que fueron las guerrillas las que defendieron la revolucion rusa contra sus enemigos y que ellos mismos habian actuado en calidad de guerrilleros. Un dia nos advirtio apenado Ovsenko, que su Partido, que Rusia, no accedia a que se nos diese armamento para poner en practica las guerrillas en territorio enemigo. Nos decia que eramos considerados como buenos camaradas, pero que un dia podriamos ser peligrosos. Y porque un dia podiamos ser peligrosos para los planes moscovitas se nos rehusaba una infima cantidad de armamento. Insinuamos la idea de presentar la cosa al entonces ministro de la guerra, Indalecio Prieto, y Antonov Ovsenko nos dijo con un simulacro de sonrisa: "Perderias el tiempo, los jefes no son los que mandan" .

Esto se podria confirmar con millares de incidentes, pero queremos citar solamente uno...Un dia Garcia Oliver expuso el proyecto de internarse con algunos millares de amigos nuestros por las sierras de Andalucia; ligamos a esa iniciativa nuestro deseo de infiltrarnos hacia Navarra. Cada uno de nosotros se hacia cargo de una expedicion: dabamos la cara y ofreciamos la vida. Se llevo el asunto al Ministerio de la Guerra; Prieto se entusiasmo con la idea y quedo en contestar respecto a su inmediata aplicacion. Comenzamos a preparar los hombres que habrian de acompañarnos; pero... los jefes no son los que mandan. Por encima de Prieto, Ministro de la guerra, estaban los Consejeros rusos, y para ellos, nosotros podriamos ser peligrosos. Hubo que desistir, despues de haber iniciado por nuestra parte proficuas labores de relacion con la zona de Franco, por medio de habiles y audaces emisarios.

En muchas otras ocasiones fracasamos del mismo modo. A comienzos de diciembre de 1938, la ultima vez, con el apoyo del Estado Mayor central, los rusos que dictaminaban en lugar de Negrin, como antes lo hacian en lugar de Prieto, se opusieron a que se diese un solo paso en ese sentido, y por entonces teniamos la promesa de conseguir que las autoridades francesas hiciesen la vista gorda para pasar por su territorio y entrar en Navarra de improviso, con lo que habriamos distraido bastantes fuerzas de las que se concentraban para la ofensiva final sobre Cataluna. La sublevacion del fuerte de Pamplona, unida a nuestra iniciativa desde la frontera, habria tenido serias consecuencias.

A. de Santillán, Porqué perdimos la guerra

Operación “Comuna Libre” : la toma de Zaragoza
Todavía quedan bastantes supervivientes para poder siluetear cumplidamente lo que fueron las fases preparatorias de una operación militar gestada en la mente y en el corazón de un puñado de hombres de paz que, por un capricho de la Historia, tuvieron que transformarse en hombres de guerra. Uno de los testimonios más completos, y que inspiró este trabajo, es el de Saturnino Carod, jefe de columna primero y más tarde, tras la militarización de las Milicias, Comisario Político de la 118 Brigada Mixta del Ejército Popular. El jefe de dicha brigada no era otro que Cristoriano Castán, un pintor zaragozano que se revelaría como un auténtico genio militar, y que sería el cerebro de la “Operación Comuna Libre” -la que tenía como primer objetivo la toma de Zaragoza-, siendo el “asesor técnico” del máximo responsable de la misma: Antonio Ortíz. El que mandaría la 25 División y que, por aquel entonces, mandaba la Columna Sur-Ebro. Los tres eran de filiación libertaria. “Lo cierto es que nuestro compañero Abad de Santillán - nos puntualizó Carod- había presidido una delegación que se trasladó a Madrid para obtener la ayuda del Gobierno Central y sólo obtuvo promesas.” “También visitamos, con Díaz Sandino, al presidente de la República, Manuel Azaña, en el antiguo palacio real de Madrid. Eran los días de pánico que siguieron a los desastres de Talavera... Le expusimos nuestra situación en Cataluña y nuestras necesidades apremiantes y le dimos cuenta de las conversaciones con Giral y la acogida que creíamos haber tenido en nuestras gestiones. Pedimos a Azaña que interviniese personalmente a fin de que no se frustrasen las promesas que nos habían sido hechas. Azaña nos dijo que era como un prisionero, que la Constitución no le permitía intervenir en nada y que su función consistía en dejar la palabra a los que legalmente tenían que gobernar, con el apoyo de los partidos o del Parlamento. Le exhortamos a que utilizase el prestigio de que disfrutaba dentro y fuera de España. Su silencio y su pasividad, bajo el amparo de la Constitución o sin él, era como un delito en la hora que atravesábamos, y su actitud, cruzándose de brazos ante la tragedia, no podía ser nunca bien interpretada, En el curso de la conversación tuvimos la impresión de que aquel hombre no simpatizaba con el fascismo, pero que simpatizaba menos aún con la revolución y con la intervención directa del pueblo en la vida pública, sin respetar las barreras preestablecidas por los partidillos republicanos que nacieron al advenimiento de la República. Con hombres como Azaña era fatal la conspiración fascista y fatal la pérdida de la guerra.”(3)

“Asi que, cansados de promesas -apostilla Carod-, nos dispusimos a dar la campanada por nuestra cuenta. Una de las primeras disposiciones que tomamos fue la de escoger “responsables” -mandos- capaces de iniciativa propia y de guardar silencio sobre lo que se proyectaba.” Uno de los jóvenes libertarios que estuvo concentrado en el campamento del Cañar de Azaila -Enrique Casañas Piera- nos ha dicho: “Allí aprendimos a andar silenciosamente y a orientarnos de noche; a hablar quedamente y a no fumar, a dispersarnos en caso de peligro y a volvernos a reagrupar, No sabíamos nada sobre nuestro destino, aunque imaginábamos que tendría algo que ver con Zaragoza, y no tuvimos el menor contacto con gente ajena al campamento durante las cuatro o cinco semanas que duró aquella concentración.”

Otra prueba más de las precauciones tomadas en torno a la “Operación Comuna Libre” la constituyó las condiciones en que se desarrollo el aspecto propagandfstico de la misma. Nos lo cuenta uno de sus principales protagonistas, Manuel Salas “Salicas”, el que fue director de la publicación libertaria “Cultura y Acción”: “Estaba prevista la impresión de miles de octavillas de distintas dimensiones, color y texto. Asi como de carteles y banderolas. Todo ello lo tuvimos a punto en la fecha que se nos indicó. La mayor parte de las octavillas se enviaron al aeródromo de la “Aviación del Pueblo” de Sariñena, donde nos habíamos asegurado la colaboración de uno de los pilotos de la avioneta que hacía el enlace con Barcelona a diario. Desde ella se arrojarían las octavillas sobre Zaragoza. Yo por aquel entonces trabajaba en una imprenta de Alcañiz, donde efectuábamos todos los encargos de las columnas. La empresa habla sido colectivizada, pero el dueño segula en ella en calidad de “técnico”. Entonces, por miedo a que se fuese de la boca, inconscientemente, decidí alejarle de la imprenta durante la realización del trabajo para la “operación Comuna Libre”. y no encontré mejor medio que el de hacerle detener por los servicios de vigilancia de las milicias, como sospechoso, y encerrarle en la cárcel de Alcañiz hasta que terminamos el trabajo “secreto”. Reconozco que fue una mala pasada, que tuve que hacerme perdonar más
tarde, pero la verdad es que todas las precauciones eran pocas. Una indiscreción podía costarnos cientos o miles de vidas y el fracaso de la operación.”

Las carambolas del espionaje quintacolumnista
Carod recuerda algunos nombres de compañeros a quienes se confiaron las cinco centurias -cada una formada por cinco grupos de veinte hombres- que debían operar en el interior de Zaragoza: “Batista Albesa (de Valderrobles/Teruel), Agustín Remiro (de Epila/Zaragoza), y Melendo, Ramón y Logroño, que eran de Zaragoza. En particular los primeros -nos explica con tono admirativo Carod- eran dos elementos fuera de serie. Batista, vestido de falangista, consiguió llegar hasta Salamanca y otra vez, con uniforme de legionario, alcanzó Burgos. El y Remiro me trajeron un día varias fotos en las que se les veía, vestidos de falangistas, del brazo de unas “Margaritas” de la Falange zaragozana. Batista, a través de las relaciones que entabló en Zaragoza, como supuesto falangista, logró enlazar con un grupo de la quintacolumna de Barcelona, que se reunía en el Hotel Colón de la Plaza de Cataluña, que entonces era la sede del Partit Socialista Unificat de Catalunya (P.S.U.C.). Fuí yo mismo el que transmití la información a Garcla Oliver, el cual la pasó al compañero Escorza -colaborador de Eroles, jefe de la policía- que organizó la redada en la que, entre otros, cayeron el falangista Luys Santamarina y un sobrino suyo. La mayoría de los detenidos poseían un carnet del PSUC. ‘Muchos años después, en la tertulia del “Trascacho”, en una velada dedicada a Angel Pestaña, junto con Casasús, Calvo y “Salicas”, tuve ocasión de hablar del “accidente” con Santamarina, que asistía al acto en compañía de uno de los hermanos Vila San-Juan. Es decir, sí disponíamos de gente de valor”.

Tiempo de proyectos

“Con Durruti -sigue explicándonos Carod- y con Ortíz nos reunimos varias veces en el barracón de madera que le servía de puesto de mando en las afueras de Bujaraloz, Nunca quiso dar el brazo a torcer. Estaba empeñado en ser “el libertador” de Zaragoza y aunque a última hora dio el visto bueno, para la preparación de la operación, Durruti reservaba su respuesta definitiva hasta conocer el plan con todo detalle, en el que, por descontado, él confiaba en tener el papel de mayor relieve.” Abad de Santillán, en su libro ya citado, había señalado a Durruti “que la posición que él había ocupado (y que le obligaba a desplegar un ataque frontal si quería avanzar hacia Zaragoza) era la menos adecuada para la toma de Zaragoza y que estaba condenado, habiendo sido el primero en salir de Barcelona, a ser
el último en entrar en la ciudad apetecida, donde tantos amigos nuestros habían sido masacrados y cuya venganza se había propuesto ejecutar él”, (4) “Y no sólo eso -añade Carod-, sino que Durruti soñaba con atravesar Navarra, enlazar con el País Vasco, y luego ir a liberar su terruño natal, León, hecho lo cual pensaba dividir su columna en dos para seguir avanzando hacia Asturias y Galicia.” Durruti no desperdiciaba ocasión para airear sus deseos: “Yo seré el primero en entrar en Zaragoza y proclamaré allí la comuna libre, No nos subordinaremos ni a Madrid ni a Barcelona, ni a Azaña ni a Giral, ni a Companys ni a Casanovas. Si quieren, que vivan en paz con nosotros; si no quieren, nos plantaremos en Madrid...”, proclamará el jefe de columna anarcosindicalista al enviado especial de Pravda de Moscú. Y, dirigiéndose a otro jefe de columna, allí presente, el comunista Manuel Trueba, le espeta: “Si lo deseáis, ayudad; si no lo deseáis, no ayudéis, La operación de Zaragoza es mía, en el aspecto militar, en el político y en el político-militar, Yo respondo de ella. ¿Creéis que por darnos un millar de hombres vamos a repartir Zaragoza con vosotros? En Zaragoza habrá comunismo líbertario o fascismo, ¡Tomad para vosotros a toda España, pero dejad me a mí tranquilo con Zaragoza!”(5)

Tiempo de esperanzas
Pese a la metódica represión sufrida por la militancia libertaria de Zaragoza -la segunda en importancia del país-, al comienzo de la guerra, los supervivientes de la primera organización sindical de España habían conseguido articular unos núcleos clandestinos sumante eficaces. Gracias a ellos se poseía una información fidedigna y periódica sobre la situación en la capital de Aragón. Por otra parte, en las filas de las columnas libertarias abundaban los combatientes oriundos de Zaragoza, que conocfan palmo a palmo. En particular las barriadas obreras, donde podían encontrar refugio y ayuda. Estas fueron las razones que empujaron a los organizadores de la operación a prever la sincronización del ataque desde el exterior a cargo de diez centurias -un millar de hombres- con la insurrección interior protagonizada por cinco centurias mandadas por Batista, Remiro, Logroño, Ramón y Melendo, que debían operar a partir de los barrios del Arrabal, de las Delicias, de Buenavista, de Torrero y del de San José. Los objetivos concretos eran éstos: Ayuntamiento, Teléfonos, Telégrafos, Cuartel de Palafox, Cuartel de Falange (Frontón Aragonés), Estaciones del ferrocarril (de Madrid y de Utrillas), Gobierno Militar, Depósito de gasolina de la avenida de Palafox, Polvorín (Gran Vía/lglesia Casas Baratas), Gobierno Civil, Radio Zaragoza (en el Coso) y el Hotel Universal, donde residían altos jefes militares enemigos. Debemos recalcar que en varios de estos objetivos había elementos dispuestos a colaborar con los asaltantes. De cada centuria interior debían desgajarse dos grupos (esto es: unos doscientos hombres en total), bien provistos de bombas de mano, para situarse estratégicamente y agredir toda suerte de vehlculos militares, coches oficiales y todo aquello que juzgasen de interés interceptar para la buena marcha de la operación. Se trataba de sembrar la mayor confusión e inseguridad posible en las principales arterias de Zaragoza.

La primera fase era la de la infiltración, de noche, hacia los barrios obreros citados, en los que pernoctarían durante toda una jornada, hasta la hora H, que sonaría a la anochecida siguiente. Los primeros objetivos a alcanzar eran: la ocupación de los tres puentes sobre el Ebro (de Santiago, de Piedra y del Pilar), así como el corte de las carreteras de Huesca y de Logroño, en las que se efectuarían una serie de voladuras a cargo de los equipos especializados de Batista y de Remiro. Las carreteras de Madrid, Teruel, Castellón y de Barcelona deblan ser ocupadas por grupos avanzados de las centurias atacantes procedentes del sur y que tendrían como eje de marcha la carretera Fuendetodos-Jaulln-Zaragoza. El mando de las centurias del exterior recayó sobre Carod, el cual nos habla de la permeabilidad del sector escogido: “Días antes, para tantear el terreno, hicimos unas descubiertas por el lado de Jaulín y Valmadrid y pillamos al enemigo durmiendo. Tanto es así que les capturamos dos piezas de artillería intactas. Castán, que se quemó las cejas al lado de Ortíz, en Caspe, durante muchas noches, para preparar bien aquella operación, con sus dos centurias, ocuparla La Muela -en la carretera de Madrid para hacer frente a los posibles refuerzos enemigos procedentes de la parte de Guadalajara y vigilaría la carretera de Zaragoza a Logroño, para que nadie obstaculizase la salida de fuerzas enemigas de la capital aragonesa si estas decidlan replegarse.”(6)

En la logística revolucionaria -que empezó con la tarea encomendada a Manuel Salas “Salicas”- se preveía también la requisa inmediata de edificios y la colocación de carteles, preparados de antemano, destinados a los sindicatos confederales, a la Federación Local de Sindicatos y al Comité Regional de Aragón, Rioja y Navarra, de la CNT, así como a las Juventudes Libertarias. Se había formado un Consejo Municipal provisional, presidido por un veterano militante anarcosindicalista, Antonio Ejarque Pina. El jefe militar de la plaza, asesorado por Castán, sería Juan Garcla Oliver. Estaba por decidir quién ocuparía el puesto de Gobernador Civil, cargo que la CNT pensaba ofrecer a un miembro de Izquierda Republicana. A García Oliver incumbía, escoltado por el propio Batista y algunos de sus mejores hombres, la ocupación de Radio Zaragoza y el anunciar la liberación de la villa a los cuatro vientos.

La ausencia de Durruti, factor decisivo

Cuando ya se hablan ultimado todos los preparativos y estaban a punto de fijar el dla D y la hora H para la “Operación Comuna Libre”, Carod, en su puesto de mando de Azuara: recibió un telefonazo de Ortíz anunciándole la suspensión de la “gran excursión”. Faltaban unas horas para que Garcla Oliver llegase al campo de aviación de Sariñena y Carod sería uno de los que iría a recibirle. Al serle comunicado el aplazamiento apenas bajó de la avioneta, García Oliver se deshizo en imprecaciones y lanzó al aire una tanda de tacos, más virulentos los unos que los otros, haciendo patente así su indignación y su decisión de regresar inmediatamente a Barcelona “para pedir explicaciones a esa gente inepta que nos gobierna, y ajustarle las cuentas a más de uno”. Carod nos confiesa que, al presenciar aquel estallido
de cólera, él creyó que el recién llegado desconocía lo de la suspensión. Ahora bien, al filo de los dlas, y reajustando los recuerdos de aquel delirante período de nuestra guerra, Carod sospecha que García Oliver sabía algo y que se trasladó a Sariñena a desactivar a tiempo el previsible malestar de los combatientes. Abriendo, al tiempo, un compás de espera que no se cerraría nunca, puesto que la operación no fue aplazada sino anulada “por las altas instancias confederales”. La sospecha de que hubo algún “escape” es general y también en el que, a consecuencia de ello, la presión que echó a rodar, de verdad, la operación se ejerció desde esferas mucho más altas y ajenas a la CNT. Antonio Ortíz y Juan García Oliver todavía viven, por tierras ibero-americanas, y quizá puedan aportar algún día las piezas que faltan, al parecer, para recomponer el rompecabezas “Operación Comuna Libre”.

Cuando le pregunté al amigo Carod qué posibilidades había, en realidad, de tomar Zaragoza, el viejo luchador obrerista me respondió: “El cincuenta por ciento, que es un porcentaje válido para cualquier mando militar, y más aún si ese mando militar lo ostentan personas que se tienen por revolucionarias.”

Eduardo Pons Prades. Nueva Historia, num. 26 - marzo 1979


Spoiler:
En la cárcel modelo
El 28 de noviembre fuimos a la Cárcel modelo de Barcelona y presentamos nuestras autorizaciones al director de la cárcel de hombres. Fue muy cortés y nos llevó junto al médico de la prisión. Se nos dijo que había 1500 prisioneros, de los que 500 eran antifascistas, 500 fascistas y 500 comunes.

Como era domingo y hora de visita, nos encontramos en presencia de 500-600 visitantes pidiendo ver a sus amigos. Como corresponde, los presos de izquierda estaban en el ala izquierda de la cárcel. Entramos en una sala muy grande, a través de una inmensa puerta de hierro de 6 metros de ancho y 3,5 metros de alto. Los presos se habían enterado de que íbamos a llegar y nos dieron una calurosa bienvenida.

El problema era quién iba a comenzar a contarnos las brutalidades cometidas por la Cheka contra ellos, antes de entrar en esta cárcel. Un preso italiano nos hizo una notable descripción de las torturas que le habían sido infligidas en una celda subterránea. Fue atado al muro, las manos encima de la cabeza, con dos guardas colocados a ambos lados y con bayoneta en el fusil, mientras que un joven oficial de la Cheka apuntaba, con la mano derecha, un revolver hacia su pecho, sosteniendo unos papeles en la mano izquierda. El oficial le sometió a un interrogatorio de tercer grado, pretendiendo que su documentación era falsa y conminándole a revelar dónde podrían estar algunos de sus camaradas, bajo la amenaza de matarle y arrojar su cuerpo a una cloaca que pasaba por al celda. Fue sometido a esta tortura, durante cinco o seis horas diarias, hasta que, finalmente, se le transfirió a la Modelo.

Challaye y yo hablamos también con un francés que había pertenecido al ejército francés y que había abandonado su situación para venir a combatir al fascismo en España. Había sido nombrado oficial en el ejército español gubernamental y combatió en el frente de Madrid durante más de 5 meses. La única razón que le había llevado hasta la Cárcel modelo era que había expresado francamente su opinión sobre la Comintern y los métodos de la Cheka. Me dio una espléndida impresión. Sufría como un ultraje espantoso llevar más de 4 meses en prisión: "Que se me haga un proceso si he cometido alguna falta, y si no, que se me ponga en libertad".

Había muchos prisioneros que había sido heridos combatiendo contra Franco, y que, sin embargo, ¡estaban en prisión acusados de ser aliados de Franco! Nuestra delegación muy recibida especialmente bien por los presos del POUM, y pasamos una hora en la celda de Gironella, en la que se encontraban varios presos más.

En esta prisión había una verdadera internacional de presos, procedentes de Francia, Grecia, Alemania, Italia, Austria, Bélgica, Holanda, Suiza, América y España. Todos ellos nos insistieron en que diéramos a conocer las brutalidades de la Cheka, con sus torturas, su "tercer grado" y sus asesinatos de militantes socialistas que luchaban en España.
Cuando resolvimos abandonar la cárcel, hubo un movimiento espontáneo de todo el mundo hacia la puerta. Los presos cantaron dos himnos de la CNT, seguidos de La Internacional y de gritos a favor de la CNT, de la FAI y del POUM. El delegado del ILP fue especial objeto del reconocimiento internacional; finalmente, hubo gritos de "¡Abajo la Cheka de la Comintern!" y violentos abucheos contra ella. Resultaba muy emocionante ver a los 500 presos antifascistas, jóvenes en su mayoría, llenando las galerías, las escaleras y la sala, con el puño cerrado, la mirada brillante, la cabeza alzada en actitud de desafío. Lo último que vimos fue a centenares de hombres aplaudiendo, al otro lado de la inmensa puerta de hierro, símbolo de la Cheka del Comintern. Por esos medios pretendían suprimir el movimiento revolucionario en España con el propósito de remplazar la consigna "poder obrero" por la de "Democracia burguesa". La Internacional comunista y su organización de asesinos están haciendo nacer un odio formidable contra ellos. Un día, estallará la tempestad y destruirá su espantoso gangsterismo. Será un desastre para todos los que hayan participado en él.

El director y el médico no habían visto nunca a los presos tan emocionados y temían una revuelta, por lo que se nos pidió dirigirnos tranquilamente hacia la oficina. En el camino, nos encontramos con Aurelio Fernández, ex-jefe de policía de Barcelona (CNT), que nos contó que llevaba tres meses y medio en la cárcel. Un año antes, John Mac Nair y yo habíamos sido muy bien sido recibidos por él en Barcelona, pero ahora estaba en la cárcel por voluntad de su sucesor comunista, Burillo. El pretexto para la detención fue la desaparición y muerte de un oficial de policía durante su período al frente de la policía.

En la cárcel de mujeres
Nuestra siguiente visita fue al Hospital general, donde Julia Landau estaba prisionera y enferma a causa de su huelga de hambre. Llevaba encarcelada más de 5 meses, durante los que su marido había sido secuestrado por la Cheka, torturado y asesinado. Pese a todo, la encontramos llena de combatividad. estaba orgullosa de su lucha contra la Comintern y la Cheka. Era una mujer pequeña, de metro y medio de alto y unos 45 kilos de peso, pero llena de coraje y energía. Julia tenía a su lado dos guardias armados y nadie podía verla sin autorización.

Julia había escapado con su marido del terror hitleriano y se había refugiado en París. Ambos tenían un pasado de heroísmo en la lucha antifascista. Cuando estalló la guerra civil española, fueron a España para ayudar, en la medida que fuera posible, a la derrota de Franco. Cuando Julia fue detenida por la Cheka, logró prevenir a su marido, lo que le permitió escapar, pero en los días siguientes muchas víctimas fueron sometidas a tortura y al tercer grado para, bajo amenaza de muerte, obligarles a revelar donde se ocultaba Kurt Landau. Un comunista alemán, cuyo nombre poseo, era uno de los oficiales de la Cheka del Comintern y, tal y como hemos sabido por un preso que la sufrió, decía "Es preciso que cojamos a Kurt Landau y que le matemos, pues es un opositor a la Comintern y al Frente Popular, un trotskysta del POUM". Finalmente, Kurt fue descubierto, secuestrado y matado por orden de la banda de asesinos de Moscú.

Habíamos planteado el caso de Julia al ministro de Justicia. Éste nos dijo que la había visitado en prisión, la había disuadido de hacer huelga de hambre y la había informado francamente de que su marido había muerto. El ministro la liberó al día siguiente de nuestra visita, pero ella se encontró en una difícil situación, pues los comunistas le habían robado toda su documentación y su pasaporte, sus certificados de nacimiento y de matrimonio, como hacen siempre. A petición nuestra, recibió nuevos documentos oficiales, al igual que otra camarada alemana, Else Homberger, que, pese a tener un pasado de cinco años y medio de lucha obrera en España, había estado encarcelado 5 meses, uno de ellos en la prisión secreta de la Cheka que describiré más tarde. Su marido estaba en el frente, y fue expulsado a Francia cuando vino a visitar a su mujer.

En la cárcel de mujeres, que visitamos inmediatamente, vimos un grupo muy variado de presas antifascistas, que estaban mezcladas con las presas comunes. Entre ellas había una familia de tres personas: madre, hija y nuera. El marido de esta última estaba en el frente y ella le había avisado de que se quedase allí, ya que su vida estaría en peligro si volvía. Era una joven alemana, Erika Jilpen, encinta de 6 meses. Llevaba más de 6 meses en la cárcel por el solo hecho de ser, como otras presas, miembro del POUM.

Tuve una larga conversación con la doctora Carlotta Margulin, una alemana que hablaba muy bien el inglés. Estaba en España desde hace 4 años, y más de 5 meses en prisión. Se había encargado del primer tren sanitario en el Frente de Aragón y, después, del Hospital Maurín; se había adherido al POUM, por lo que fue detenida. Durante las primeras semanas, había estado en la cárcel secreta de la Cheka, donde se la sometió al tercer grado durante cinco horas y media. Fue a ella a quien el oficial de la Cheka de la Comintern dijo que Kurt Landau debía ser asesinado. La doctora Margulin fue amenazada varias veces antes de ser transferida a la cárcel de mujeres. Me alegra decir que, tras mi retorno a Londres, supe que había sido liberada.

Con otros dos ministros
Visitamos al ministro del Interior Zugazagoitia, del ala derecha del socialismo. Hablamos dos horas con él. Deploraba la desaparición de Andrés Nin y Kurt Landau, y nos aseguró que se estaba llevando a cabo una enérgica investigación. Reconoció abiertamente que la acusación de que los líderes del POUM estaban relacionados con Franco era una calumnia.
Yo le preguntaba: "¿Cómo es posible que Aurelio Fernández, de la CNT, jefe de policía bajo el gobierno precedente, esté en prisión por la desaparición de un oficial, mientras que está en libertad Burillo, jefe comunista de la policía cuando desaparecieron Andrés Nin, Kurt Landau, Erwin Wolf, Marc Rhein, Georges Tioli y otros"? El ministro no pudo explicarlo. Como respuesta a una pregunta sobre el poder de la Cheka, nos dijo: "¿Qué queréis? Hemos recibido ayuda de Rusia y, a cambio, hemos tenido que permitirles algunas cosas que no nos gustan". Nos prometió acelerar para todos los presos verdaderamente antifascistas.

Hicimos también una visita a Miravitlles, ministro de Propaganda. Vimos nuevas filmaciones de un ataque sobre Madrid y de las ofensivas sobre Belchite y Aragón, y mantuvimos una larga conversación con él, que deploraba la muerte de su amigo Andrés Nin y nos contó que cuando éste fue detenido él telefoneó a varios ministros para alzarse contra la hipótesis de que Nin tuviera cualquier relación o simpatía hacia Franco. Pensaba que había sido un error apoyar la resistencia de Mayo, pero decía que se trataba de un conflicto interno entre antifascistas y que no había duda de que Nin y algunos otros habían sido asesinados.

En la cárcel secreta de la Cheka
Nuestra última visita fue a la cárcel secreta de la Cheka. Varios buenos camaradas nos habían advertido de la existencia de esta cárcel. Presos que habían estado allí nos habían contado como dormían sobre el suelo, hombres y mujeres en la misma celda, vigilados por guardianes y sin luz. Yo no podía olvidar el relato del camarada italiano sobre las torturas que sufrió en la celda por la que pasaba una cloaca. Cuando nos acercábamos a esta prisión, no podía dejar de preguntarme: "¿Cuántos seres humanos han sido torturados y asesinados por la moderna Inquisición?".
Tras subir los peldaños que llevan a la entrada de la prisión, encontramos el camino cortado por dos guardias armados con fusiles y con la bayoneta calada. Presentamos nuestra autorización del director de prisiones y del ministerio de Justicia para visitar las cárceles, y ellos dijeron algo hacia el interior. Apareció un oficial, que miró nuestras autorizaciones con evidente desprecio. Nos indicó que no recibía órdenes del director de prisiones o del ministerio de Justicia, pues no eran sus jefes. le preguntamos que quién era entonces su jefe, y nos dio una dirección, la del cuartel general de la Cheka. Su rechazo a permitirnos visitar la cárcel y ver a los presos era total y definitivo.

Debo añadir que este oficial, así como sus guardias armados, nos dieron, tanto a Challaye como a mí, una impresión mucho peor que los oficiales que habíamos visto hasta entonces, pues tenían todas las características de los gangsteres.
Nos trasladamos al cuartel general de la Cheka, en la Puerta del Ángel 24. Entramos en un patio y por un pasillo llegamos a una habitación interior que tenía toda la pinta de un lugar de detención. Observamos que sobre la mesa había numerosos libros rusos de propaganda y periódicos comunistas, así como algunos otros libros y periódicos.
Tras una corta espeta, entró una joven que nos preguntó qué queríamos. No ocultó que sabía quienes éramos y que había sido avisada de nuestra llegada desde la cárcel. Tomó los documentos que nos autorizaban a visitar las prisiones, y en seguida aparecieron dos hombres jóvenes que no eran españoles. Nuestro intérprete, conocedor de muchos idiomas y países, estaba convencido de que uno era ruso y otro alemán.

El ruso nos informó de que no podíamos ver el interior de la prisión ni hablar con los presos. Contesté que teníamos autorizaciones del director de prisiones y del ministro de Justicia, y preguntamos que si nuestro interlocutor era acaso más poderoso que el gobierno, añadiendo que si se nos negaba la entrada estaríamos obligados a sacar las conclusiones pertinentes.

Los dos oficiales fueron turbados evidentemente por esta directa respuesta y se retiraron a hablar entre ellos o a pedir órdenes. Cuando reaparecieron, se repitió la negativa, ante lo que ya sólo nos quedaba el retirarnos, pero antes de hacerlo preguntamos si podíamos telefonear al ministro de Justicia. La respuesta fue: "No, lo haremos nosotros". pasaron 10 minutos y se nos informó de que Irujo no estaba en su oficina, pero que su secretario nos rogaba que no insistiésemos en visitar la prisión.

Era un desafío directo al gobierno. Hasta entonces, teníamos la intención de abandonar Barcelona ese mismo día, pero, dadas las circunstancias, decidimos quedarnos y comprobar quién sería el vencedor: el Gobierno o la Cheka.
A la mañana siguiente, telefoneamos al ministro de Justicia e informamos a su secretario de que no habíamos podido ver a los presos. Nos contestó: "No debéis dejar Barcelona con la impresión de que el gobierno no tiene esa cárcel bajo su control. Si queréis que nos encarguemos de ello, os garantizamos que podréis entrar en ella". Durante algunas horas, pensamos que, pese a todo, el ministro tenía esa cárcel bajo su control, pero cuando, tal y como se nos había indicado, telefoneamos a su oficina a las 12,30, el secretario nos contestó que no había tenido éxito. Estaba claro que el ministro de Justicia no era capaz de obtener el permiso de la Cheka. Se nos prometió que harían un nuevo esfuerzo y quedamos en telefonear al día siguiente, pero cuando lo hicimos nos dijeron que se estaban haciendo cambios en la prisión y que eso dificultaba las visitas. Pedí entonces ver a los presos en la puerta de la prisión, especialmente a Georges Kopp, Eva Sitting y algunos otros. Pero no tuve éxito.

La máscara había caído. Habíamos levantado el velo y demostrado dónde residía el verdadero poder. Los ministros querían, pero no podían. La Cheka no quería, y era ella quien podía. Nos dimos cuenta de que si insistíamos más podríamos estar nosotros mismos en peligro.

John Mac Govern, La révolution prolétarienne (París, nº263, 25/1/1938)[/

Contenido patrocinado

Re: "Lenin y el leninismo, ¿guías del proletariado mundial?" - texto de Nestor Makhnó - mayo de 1925

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 4:46 am