[Checoslovaquia]El origen del movimiento comunista en Checoslovaquia

Comparte
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

[Checoslovaquia]El origen del movimiento comunista en Checoslovaquia

Mensaje por NSV Liit el Vie Oct 26, 2012 2:52 am

Os traduzco un interesante artículo de la revista eslovaca de izquierdas Slovo (www.noveslovo.sk), se hace un breve repaso a la historia del movimiento obrero checoslovaco.

Está dividido en dos partes, la primera aquí: http://www.noveslovo.sk/c/27037/Nebojme_sa_pohladu_na_dejiny._Ani_KSC_1
La segunda aquí: http://www.noveslovo.sk/c/27044/Nebojme_sa_pohladu_na_dejiny._Ani_KSC_2

El autor es PETER DINUŠ, del Instituto de Ciencias Políticas de la Academia de Ciencias de Eslovaquia. No sé cual es su ideología política, pero ha trabajado con los cristianodemócratas y además es uno de los historiadores destacados en la investigación sobre los "crímenes del comunismo en Eslovaquia".

Ni que decir tiene que no estoy del todo de acuerdo con algunas cosas, pero básicamente me parece un buen artículo (al menos la primera parte que es la que he leído). Dado que no tenemos mucho material sobre esta cuestión, me ha parecido buena idea traducirlo. Las notas son todas de mi cosecha personal.



NO TEMAMOS ECHAR UN VISTAZO A LA HISTORIA. NI NOSOTROS,NI EL PARTIDO COMUNISTA CHECOSLOVACO


Profesor PETER DINUŠ


El surgimiento de la República Checoslovaca, en 1918, significó para la clase obrera checa y eslovaca, que en esa época representaba el 40% de la población de las regiones checas y una tercera parte de la población en todo el país, principalmente la emancipación social y la democratización vinculada a ella, como camino hacia la socialización de la sociedad. Políticamente la clase obrera estaba representada por el partido socialdemócrata.


Sin embargo la clase obrera no tenía claro qué podía conseguir en las nuevas condiciones, y en lugar de la decisión, predominaba en su dirección la vacilación y la pasividad. En sus filas se habían creado las premisas para el aumento de la insatisfacción de las masas obreras con la dirección del partido, tanto en la base de una crítica sin perspectiva, sin ningún concepto y la absoluta incapacidad del partido, que podía verse reflejada en la pérdida de influencia en provincias, como por la experiencia revolucionaria de los bolcheviques, que encontró su primera forma de expresión en el llamamiento a formar consejos obreros, campesinos y militares, donde según el modelo de los soviet rusos se tendría que haber creado un nuevo poder y una nueva estructura de control. Este llamamiento tuvo lugar a comienzos de abril de 1919 en la ciudad de Kladno.

Una tarea más fundamental exigían las voces que pedían la salida de la socialdemocracia y el paso a la Internacional Comunista (Komintern), en septiembre de 1919. A finales de ese año tuvo lugar la primera conferencia de la izquierda marxista, que al poco se estableció como un partido dentro del partido, con un programa para tomar el poder político en el estado (hubo delegados de la izquierda de Eslovaquia y la Rus Transcarpática -Rutenia-, bajo la dirección de Mark Čulen, Jozef Schiffel y Július Verčík, que se reunieron en la asamblea de Ľubochňa, en la parte septentrional de Eslovaquia, en enero de 1921).


LOS INTENTOS DE ŠMERAL POR UN CAMBIO IDEOLÓGICO

La izquierda marxista no quería hacer estallar el partido, al contrario, dejó claro que era partidaria de la unidad.Bohumír Šmeral, la principal personalidad de la izquierda y de todo el partido socialdemócrata, intentó un cambio ideológico y político del partido hacia el bolchevismo, en el marco de una socialdemocracia unida; quería extender el socialismo revolucionario desde dentro, ganándose a la mayoría de las organizaciones del partido, para crear así las bases para un movimiento revolucionario internacionalista de masas, que llevara a la consecución del poder político. Sin embargo no tuvo éxito.

Algunos autores ven el error de la estrategia de Šmeral (y en general de la izquierda marxista), en que no veía una diferencia fundamental de condiciones entre el desarrollo de la Revolución de Octubre y la República Checoslovaca. Es cierto que en Checoslovaquia no existía una situación tan catastrófica como en Rusia en 1917, y que aquí había tenido lugar una revolución democrática nacional de los checos y eslovacos. Sin embargo también es verdad que había una fuerte crísis de postguerra, estaban a la orden del día los conflictos sociales, el florecimiento del mercado negro, la inflacción, el descenso de los sueldos y la radicalización de todas las ramas de obreros. De igual manera a como en el resto de países de la región, también en Checoslovaquia predominaba una atmósfera revolucionaria. Los años 1919 y 1920 fueron la época para decidir sobre el cambio del caracter socio-económico y político de la república checoslovaca. Y en lugar del cambio, al final lo que triunfó fue la dictuadura burguesa.

Según el historiador Vojtech Mencl (en 1968 era rector de la Academia de Política Militar), Šmeral y la derecha habrían conseguido más si hubieran propuesto unos límites a su programa político, que hubiera significado al mismo tiempo la estabilización nacional-estatal así como la continuación del proceso democratizador, y si por ejemplo hubieran apartado la exigencia de la nacionalización de la banca y los centros de finanzas así como la creación de una administración popular. Después, según Mencl, se podría haber tenido en perspectiva un programa mínimo socializador, real, plausible, pero a la vez también democrática en la medida de los posible, que ofreciera una alternativa real a la situación de grave crísis económica y social. Me temo sin embargo, que en tal caso, el partido socialdemócrata no habría podido convertirse en el partido del cambio (como se expresió en su día Engels), y por lo tanto ser el partido del derrocamiento revolucionario de la burguesía. Se habría convertido únicamente en parte del régimen existente, como potenciador de su legitimidad, sólo que con mejor conciencia de su vieja democracia social. Pero algo así no lo quería ninguno de los marxistas concienciados de la época, y ni mucho menos el propio Šmeral.

LA RUPTURA DEFINITIVA Y EL SURGIMIENTO DEL PARTIDO COMUNISTA

Para la dirección derechista de la socialdemocracia checa, el crecimiento de las tendencias izquierdistas en el partido significaba una gran amenaza, por eso no permitió la celebración del congreso, en el que habría quedado en minoría, y explusó a la mayoría izquierdista del partido, se adueñó de la propiedad del partido y boicoteó con el apoyo de la mayoría de las organziaciones sindicales, la huelga general de diciembre de 1920 en contra del estado. El esfuerzo de mantener la unidad del partido socialdemócrata, criticado por la Komintern, que hizo un llamamiento para salirse del partido y crear un partido comunista centralizado, definitivamente acabó fracasando. Esa fue la razón de que en 1921 se creara el Partido Comunista Checoslovaco. Su congreso de fundación tuvo lugar en Praga, el día 14-16 de mayo (con la participación de 569 delegados, de ellos 56 de Eslovaquia). El nuevo partido se convirtió en el mayor partido masivo del proletariado (en 1925 consiguió el 13,2% de los votos, en 1929 el 10,2% y en 1935 el 10,3%).

La interpretación del origen del PCCh, en los términos de que el Komintern consiguió una nueva sección obediente, que creó un abismo innecesariamente profundo y lleno de odio, de una alienación mutua y antagónica de dos corrientes (la socialista y la comunista), oculta el hecho fundamental de que la dirección derechista de la socialdemocracia se había situado descaradamente en el lado de la burguesía. Si no consideramos la entrada del señor Millenrand en el gobierno francés en 1899, el principio de la división del movimiento socialdemócrata podemos datarlo de 1914, cuando en las discusiones sobre el manifestiesto de Basilea, la mayoría de los partidos socialdemćoratas y socialistas de los países que intervinieron en la primera guerra mundial, pusieron el partido a disposición de sus estados, en nombre de la defensa de la patria. La división de 1918-1921 en los partidos de tipo socialdemócrata como el checoslovaco, fue solo la continuación de esa ruptura de 1914. Mientras que el PCCh se inclinó más hacia la izquierda, la socialdemócracia lo hizo más a la derecha, rechazando la oferta de colaboración de la dirección del PCCh, encabezada por Šmeral, y aceptando la ley de la defensa de la república, y también el empeoramiento de la seguridad social de los obreros -el denominado sistema de Ginebra, que elimnaba las ayudas estatales al desempleo, etc.

Es un hecho indiscutible, que la política y la actividad del PCCh fue influída no solo por la situación nacional, sino también por el punto de vista del Komintern, que tenía siempre una postura. Ya en el año 1924, cuando se votó contra la mayoría en el partido y se impuso una nueva dirección, quedó claro qué papel jugaba y jugaría la influencia de Moscú en la política del PCCh. Ese año la Komintern planteó la consigna de la "bolchevización". Como puede entederse por la propia denominación, la bolchevización no era un solo acto, sino un proceso que llegó a su cumbre en 1929, en el V congreso para elegir la nueva dirección del partido, liderada por Klement Gottwald, de 32 años. El V congreso fortaleció la tendencia revolucionaria del partido, aunque para entonces había perdido gran parte de su afiliación, el partido pasó de 138 mil miembros en octubre de 1927 a 30 mil en la primera mitad de 1930. El número de votantes, que ya había bajado antes, siguió hacieńdolo. En los años siguientes - sobre todo en el marco de la crisis económica cada vez más intensa, de nuevo el número de miembros empezó a subir y acabó consolidándose.

LA INSURRECCIÓN, EL FUNDAMENTO DE LA SOBERANÍA DEL PUEBLO ESLOVACO

El Komintern crecó una situación complicada para el partido, especialmente en el momento en el que estalló la Segunda Guerra Mundial, cuando se inició la resistencia comunista contra el fascismo. Su linea en esta época fue supeditada completamente a los intereses de la política internacional soviética. La URSS, que el 18 de marzo de 1939 protestó en una nota diplomática ante el gobierno alemán por la destrucción de Checoslovaquia, reconoció sin embargo el estado eslovaco, estableciendo con él relacciones diplomáticas y cerró la embajada checoslovaca en Moscú. La resistencia comunista contra el fascismo, tenía lugar en esta época sobre todo y fundamentalmente contra la oposición burguesa nacional y extranjera. Esta línea fue denunciada y criticada por algunos representantes del PC en el extranjero, expecialmente Vladímir Clementis. El suceso fundamental sin embargo fue la invasión de la URSS en 1941: los comunistas, que participaban en la resistencia local, continuaron su lucha en el marco de la liberación nacional y la se convitieron en la fuerza de resistencia más importante.

El Partido Comunista fue declarado en la ilegalidad durante la denominada Segunda República. Primero se prohibió su actividad (en Eslovaquia el 9 octubre de 1938, en las regiones checas el 20 de octubre de 1938), luego se prohibió su prensa diaria y periódica, después el propio partido fue disuelto el 28 de octubre en Esovaquia y el 23 de diciembre de 1938 en Checoslvaquia). Durante todo el periodo de ocupación nazi, el partido luchó continuamente en la clandestinidad, fue perseguido brutalmente por los nazis, las fascistas usaron los métodos de terror más salvajes contra los comunistas: se calcula que durante la ocupación fueron asesinados unos 25 mil comunistas. La dirección ilegal del partido tuvo que ser renovada en varias ocasiones.

En Eslovaquia, donde anteriormente había existido una dirección local del PCCh, despueś de 1939 de acuerdo con el CC del PCCh, se cambió el nombre del partido a Partido Comunista de Eslovaquia, para continuar su actividad, aprovada por la dirección de Moscú, e inmediatamente fue instaurado un CC ilegal (durante el dominio fascista, en Eslovaquia funcionaron cinco CC ilegales, de los cuales su órgano oficial era "Voz del Pueblo" - Hlas ľudu). El quinto CC, con Husák-Šmidke-Novomeský fue el organizador directo del levantamiento antifascista eslovaco -(también llamado Levantamiento Nacional Eslovaco) y del movimiento partisano. La unión del PC Eslovaco y del PCCh se realizó en la práctica después de la guerra, en septiembre de 1948, cuando el PCE se convirtió en organización territorial del PCCh.

En relación con la guerra, es necesario resaltar una realidad: cuando el pensamiento de renovar la federación checoslovaca no era muy aceptado, en 1940-41, se acuñó la consigna "Por la Eslovaquia Soviética". Esta concepción errónea, a pesar de que en mayo de 1941 fue criticada por la dirección moscovita del PCCh, duró en el PCE casi tres años.

Mientras que en el periodo de entreguerras, el PCCh era uno de los grandes partidos de oposición, en el periodo de postguerra se conviritió en el sujeto político decisivo, y no solo por razón de su actividad en la lucha contra el facismo, sino también por los méritos de su política en los años de la primera república. Su apoyo político y social tras 1945 lo situaban sin duda en el principal partido de masas de descontentos.

Las posiciones de poder del PCCh garantizaron que a partir del programa de gobierno de Kosiče, desarrollado y diseñado por comunistas, no fuera posible volver a la situación anterior a Múnich, y entre otras cosas, tampoco a la ideología del checoslovaquismo, que no reconoce la soberanía de los eslovacos. La dirección moscovita del partido, durante las negociaciones con Edvard Beneš, pasó abiertamente a la plataforma de la convivencia común de checos y eslovacos en la nueva república sobre el reconocimiento de la soberanía plena del pueblo eslovaco.


Última edición por NSV Liit el Vie Oct 26, 2012 3:38 am, editado 1 vez
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Re: [Checoslovaquia]El origen del movimiento comunista en Checoslovaquia

Mensaje por NSV Liit el Vie Oct 26, 2012 3:37 am

NOTAS -

1. El Partido Socialdemócrata checoslovaco era uno de los partidos más importantes del país. Cuando se produjo la ruptura y el grupo de izquierdas se salió y formó el Partido Comunista, los socialdemócratas habían participado en todos los gobiernos checos hasta entonces. En las elecciones de 1920 el Partido Socialdemócrata había sido el más votado en las elecciones, con el 25,7% de los votos y era el principal partido del gobierno, el primer ministro era Vlastimir Tusar, socialdemócrata.Precisamente fue la crisis interna del partido la que provocó la caída del segundo gobierno de Tusar, y a consecuencia de esa crisis, acabaría formándose el Partido Comunista. Después el Partido Socialdemócrata seguiría participando en las gobiernos posteriores, sin embargo su papel fue menos importante. En las elecciones de 1925 consiguieron el 8,9% de los votos frente al 13,2% de los comunistas (que fueron el segundo partido más votado del país). Por cierto, a estos gobiernos de coalición se les llama "la coalición de los señores".

2. Vladímir Clementis (1902-50)... bueno, es una figura conflictiva dentro del moviminto comunista eslovaco, y no es casual que aparezca en el texto. Clementis es uno de los poetas eslovacos más importantes del siglo XX, y también uno de los principales dirigentes comunistas eslovacos. Murió durante las purgas de los años 50, durante el proceso de Slanský. La acusación fue la de "desviacionismo burgués", o séase, nacionalismo. Pero es que Clementis sí era nacionalista, no solo eso, fue de los que colaboró a la persecución a la minoría húngara después de la Segunda Guerra Mundial (persecución que acabó con la expulsión decenas de miles de personas de sus hogares, eso no lo hizo el partido comunista, el principal instigador fue Edvard Beneš, pero entre los comunistas, lamentablemente los hubo que colaboraron de buena gana, y Clementis fue uno de los impulsores).

Como os podeís imaginar, en la actualidad hay mucha polémica sobre el tema de Clementis. Muchos lo señalan como el representante de un socialismo de rostro humano, si no se hubieran metido en medio los estalinistas (ya sabéis, ese tipo de cosas, que les gusta tanto a los progres que van de comunistas, pero si no mencionas que Stalin comía niños es que uno es un facha). La revista de la que he sacado el artículo es de este estilo, aunque es de calidad, eso no se niega, de hecho es de las pocas cosas que hay en eslovaco decentes.

    Fecha y hora actual: Sáb Nov 25, 2017 8:59 am