Otro asesinado en las tierras de la soja

    Comparte

    JuanMoreira
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 62
    Reputación : 81
    Fecha de inscripción : 28/08/2011

    Otro asesinado en las tierras de la soja

    Mensaje por JuanMoreira el Jue Oct 25, 2012 6:33 am

    Otro asesinado en las tierras de la soja

    Ayer miércoles 10 de octubre Miguel Galván, miembro del Movimiento Campesino de Santiago del Estero-Vía Campesina (Mocase-VC), fue asesinado de una puñalada en la yugular.

    La responsabilidad del hecho recae sobre Paulino Riso, un hombre cercano a un empresario de Agropecuaria La Paz S.A. de Rosario de la Frontera (Salta). El crimen sucedió en el Paraje Simbol, al norte de Santiago del Estero. Según informó el Mocase en su comunicado, las familias de dicho paraje venían siendo hostigadas desde hace tiempo, ya que la empresa pretende alambrar parte del territorio de las comunidades indígenas Lule Vilela, quienes el pasado 15 de septiembre realizaron la primera etapa del relevamiento territorial.

    Este hecho ocurre a casi un mes de cumplirse el primer aniversario del asesinato de otro campesino miembro de la misma organización: Cristian Ferreyra, de 23 años, quien murió baleado por hombres que, según dijeron a la Justicia, trabajaban a las órdenes de un empresario dedicado al cultivo de soja.

    Desde aquel momento, las amenazas e intimidaciones contra los familiares de Ferreyra se volvieron una constante en Santiago. La última de ellas tuvo lugar el pasado lunes 10 de septiembre, cuando Sergio Arnaldo Ferreyra, primo de Cristian y querellante en la causa por el asesinato, fue golpeado y perseguido en el pueblo de Monte Quemado. Sergio identificó a sus agresores como hombres pagos por Francisco Juárez y José Ciccioli, el empresario acusado por el asesinato.

    Pero, a su vez, el asesinato de Galván sucede en un año muy particular, en el que las empresas del agronegocio sojero y el Gobierno nacional decidieron poner toda la artillería pesada con la intención de incrementar la producción y aumentar las ganancias.

    Por un lado, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció con bombos y platillos la instalación de una planta de Monsanto en la localidad de Malvinas, a 12 Km. de la capital cordobesa. Por otro lado, la misma empresa presentó, junto al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Norberto Yauhar, una nueva y más potente tecnología en soja, denominada Intacta RR2, modificada genéticamente para lograr un cultivo resistente al glifosato y al ataque de insectos. Y, como si esto fuera poco, desde el Gobierno nacional se anunció que finalmente la Ley de Semillas será modificada con la intención de reforzar los derechos de propiedad intelectual sobre la biotecnología agrícola y recortar los derechos de los productores sobre el “uso propio” de sus semillas.

    El Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), organización de la que es parte el Mocase, convocó a organizaciones sociales a concentrar hoy jueves 11 de octubre a las 13 frente al Congreso, “para repudiar los asesinatos de los campesinos en defensa de sus tierras y aprobación de la ley Cristian Ferreyra (que refiere al freno de los desalojos) que fuera presentada hace un año al Congreso Nacional”.

    http://www.marcha.org.ar/1/index.php/nacionales/91-rural/2267-otro-asesinado-en-las-tierras-de-la-soja#comments


    Última edición por JuanMoreira el Jue Oct 25, 2012 6:34 am, editado 1 vez (Razón : me falto la fuente)

    AnarcComunis
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1706
    Reputación : 2183
    Fecha de inscripción : 12/05/2011
    Localización : Virreinato del Rio de la Plata

    Re: Otro asesinado en las tierras de la soja

    Mensaje por AnarcComunis el Vie Oct 26, 2012 3:22 am

    Manejo integrado de plagas en cultivos de lechuga y acelga en Corrientes

    En una parcela demostrativa de producción bajo Buenas Prácticas Agrícolas ubicada en Riachuelo (Corrientes), se está llevando a cabo la producción de hortalizas de hoja bajo Manejo Integrado de Plagas (MIP), encarada por el Ministerio de Producción, Trabajo y Turismo del Gobierno Provincial, a través de la Dirección de Producción Vegetal, con el objetivo de divulgar alternativas productivas que permiten obtener alimentos con calidad e inocuidad.

    El MIP consiste en el combate de las plagas conjugando diferentes métodos de control, como cultural, mecánico, químico, genético, etológico, legal y otros, haciendo hincapié en este caso en el control Biológico de insectos y enfermedades.

    El lugar fue seleccionado debido a que el dueño del predio, Juan Carlos Cabral, es un productor referente de el cinturón verde de Corrientes, que además tiene llegada al Mercado de Concentración y supermercados, por lo que se consideró una buena oportunidad para fomentar y concientizar a los demás productores sobre la importancia de implementar BPA y haciendo hincapié en que es el único camino para lograr productos de calidad e inocuidad garantizada.

    El trabajo se inició hace 4 meses. Hasta ese momento el productor utilizaba sólo agroquímicos para proteger el cultivo, lo que le significaba además de costos elevados, mermas en la producción al provocar resistencia de los insectos y de las enfermedades a los productos utilizados, además de generar preocupación por la toxicidad de estos productos.

    Mediante el asesoramiento continuo de los ingenieros agrónomos de la Dirección de Producción Vegetal, el productor cambió el sistema tradicional por la utilización de organismos biológicos y fertilizantes de origen natural para la protección de sus cultivos.

    El fundamento del control biológico se basa en maximizar los efectos de los enemigos naturales de las plagas. Se utiliza para controlar los insectos y las enfermedades. Estos enemigos naturales pueden ser de origen animal (insectos) o de origen microbiano (Hongos).

    En este establecimiento se trabajó con microorganismos benéficos para el control de plagas y enfermedades como el hongo Beauveria bassiana y la bacteria Bacillus thuringiensis para el control de insectos y el hongo Trichoderma harzianum para el control de enfermedades.

    RESULTADOS

    Después de este período de trabajo, se concluyó en que es un método que se adapta perfectamente al productor promedio Correntino y bajo la cotidiana asistencia técnica funciona de manera sorprendente, hasta el punto que en 4 meses y con más de 2 cosechas no se realizó ninguna pulverización con productos de síntesis química sobre los cultivos.

    Los rendimientos aumentaron de manera considerable y se evidencia una mayor calidad en pos-cosecha y conservación de la mercadería. Este sistema de protección no le significó mayores costos al productor y se lograron alimentos con calidad e inocuidad para el consumidor, los operarios, el productor y su familia.

    En vista de los resultados, se convino que el lugar será utilizado para realizar jornadas de campo en donde se mostrarán las tecnologías que se encuentran a disposición y al alcance del productor.

    Actualmente se está planificando la primera jornada de capacitación de producción bajo BPA para la primer semana de diciembre, ocasión en que se mostrarán 12 variedades de lechuga y 2 de espinaca de verano, con el fin de brindar a los productores un abanico más amplio de opciones de producción, apuntando tanto a mercados convencionales como también a mercados diferenciados como gourmets, restaurantes, etc.

    http://www.corrientesaldia.info/es/articulo/153828/Manejo-integrado-de-plagas-en-cultivos-de-lechuga-y-acelga-en-Corrientes

    AnarcComunis
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1706
    Reputación : 2183
    Fecha de inscripción : 12/05/2011
    Localización : Virreinato del Rio de la Plata

    Re: Otro asesinado en las tierras de la soja

    Mensaje por AnarcComunis el Jue Feb 27, 2014 1:34 am

    En el chaco la soja empobrece

    Según un estudio del CEUR/CONICET, el avance de este cultivo a expensas del algodón disminuyó la producción agropecuaria de la provincia. Además, los puestos de trabajo se reducen y las ganancias se concentran en pocas manos.

    En Argentina, la soja avanza con paso arrasador. Más de 20 millones de hectáreas. Casi el 60 por ciento de la superficie cultivada. Desde que, en 1996, se autorizó la introducción de transgénicos, el proceso de sojización, o sustitución del cultivo tradicional de una región por soja, no para de crecer. Gracias al combo tecnológico de las semillas genéticamente modificadas (GM) y los cuestionados agroquímicos, fue posible expandir este cultivo hacia tierras poco fértiles y con climas no muy favorables para la agricultura, como el Noroeste y Nordeste argentino. Así, entre 1997 y 2013, el área sembrada con soja en todo el país se incrementó en más de 13 millones de hectáreas. ¿Un negocio redondo? No para todos.
    En la provincia del Chaco, la soja ocupa ya un 37,3 por ciento de su superficie cultivada, a expensas de la progresiva reducción de la tierra antes destinada a su cultivo principal: el algodón. Al mismo tiempo, persisten altos niveles de pobreza. Para el segundo trimestre de 2013, una décima parte de los habitantes de Resistencia, la capital provincial, vivía en condiciones de indigencia, en tanto un 42,9 por ciento eran considerados pobres.
    Ante estos números, el economista Agustín Mario, becario del CONICET en el Centro de Estudios Urbanos y Regionales (CEUR), se propuso analizar el impacto económico de la sojización en Chaco. Para ello, construyó analíticamente un escenario alternativo en el que la superficie con soja se hubiera mantenido fija desde la campaña 1998/99, cuando comenzó a extenderse de manera acelerada. Así, concluyó que entre esa campaña y la de 2012/13, por cada 100 hectáreas más de soja, hubo 44 menos destinadas al algodón. Pero esto no significó una mejora económica, sino que el valor bruto de la producción agropecuaria de la provincia disminuyó significativamente: 2.548 millones de dólares respecto de la situación real.
    “Como en el sector agropecuario la cantidad de tierra es limitada, cuando aumentás la siembra de un cultivo, lo hacés en detrimento de algún otro, de manera que hay que considerar las características propias de cada cultivo. En el caso del Chaco, se observa que el valor de la producción hubiera sido más alto si la tierra se hubiera usado para algodón. Básicamente tiene que ver con los rendimientos de cada cultivo”, señala a TSS Mario, cuyo trabajo fue dirigido por Alejandro Rofman (CONICET/UNSAM).
    En Chaco, el rendimiento de la soja es menor que en la región pampeana debido principalmente a la dispersión de las precipitaciones, ya que suele haber extensos períodos sin lluvias, sucedidos por otros con abundantes precipitaciones, que pueden generar inundaciones. Pero incluso en el caso de que la soja cotice mejor en el mercado y se obtengan mayores ganancias, como sucedió en solo dos campañas dentro del período analizado (2009/10 y 2010/11), eso no implica necesariamente un “derrame” de las mismas al conjunto de actores involucrados en la producción.
    “Lo que quería enfatizar con este trabajo es que hay que discutir cómo se decide el uso de la tierra. Los actores sociales que deciden cómo usar el suelo están mirando sus propias ganancias. El cultivo de algodón genera una serie de encadenamientos mayores que el cultivo de soja ya que, por ejemplo, se destina mucho más dinero a salarios en el primer caso que en el segundo”, explica el economista. Entonces, la sojización produce una ecuación que no favorece a la mayoría: menos puestos de trabajo, más ganancias concentradas en pocas manos.
    Por otro lado, el investigador advierte que la sojización no solo reemplazó hectáreas destinadas a la producción de algodón. “Con la discusión de la ampliación de la frontera agropecuaria, muchos autores plantean que se puede hacer más soja sin sustituir nada, como si no hubiera nada en esas tierras. La relación que yo encontré para el período analizado dice que, en promedio, por cada 100 hectáreas más de soja, hubo 44 menos de algodón. Pero en las restantes 56, pudo implicar sustitución de otros cultivos, de ganadería y de bosques nativos”, remarca.
    De todos modos, Mario considera que no se trata de “ponerse del lado de un cultivo”. Durante mucho tiempo, la economía del Chaco dependió fuertemente del algodón, que llegó a transformarse en un monocultivo. “Además del riesgo de poner todos los huevos en la misma canasta, tenés el problema de la no rotación de los suelos y, en el mediano o largo plazo, una tendencia a la disminución de los rendimientos”, puntualiza el investigador. “Lo deseable es que se generen herramientas para diversificar la estructura productiva de la provincia, que en lo que respecta a indicadores sociales sigue siendo una de las más atrasadas del país”, concluye.

    http://www.unsam.edu.ar/tss/en-el-chaco-la-soja-empobrece/

    Contenido patrocinado

    Re: Otro asesinado en las tierras de la soja

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:41 pm


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 2:41 pm