CJC - Editorial del boletín feminista nº 1

    Comparte

    Gorky
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1265
    Reputación : 2276
    Fecha de inscripción : 14/01/2010

    CJC - Editorial del boletín feminista nº 1

    Mensaje por Gorky el Vie Mar 05, 2010 9:34 pm

    Editorial del boletín feminista nº 1: “Construyendo el feminismo de clase”

    Presentamos el primer número de “El boletín Feminista”, boletín que
    pretende ser un espacio para el análisis de la situación de la mujer
    trabajadora en los diferentes ámbitos de explotación y dominación y
    aspira a ser herramienta propia en la construcción del feminismo de
    clase que nos coloque a las mujeres trabajadoras en las mejores
    condiciones de lucha.

    La doble explotación (capitalista y patriarcal) que soporta la mujer
    trabajadora se evidencia al tratar de su inserción en el mercado
    laboral. Las trabajadoras se incorporan a dicho mercado en una
    situación de partida desigual con los trabajadores produciendo lo que
    denominamos la doble jornada de la mujer trabajadora.

    Existe un trabajo socialmente necesario fuera de las relaciones
    asalariadas que es realizado mayoritariamente por las mujeres.

    De esta doble explotación son consecuencia las condiciones
    habituales de los empleos femeninos: la desigualdad salarial, la
    contratación a tiempo parcial, las mayores tasas de paro, casi el
    doble, y de precariedad y el mayor riesgo de perder el puesto de
    trabajo. La exclusión laboral es una realidad al igual que la
    incorporación mayoritaria de las mujeres al ámbito de la llamada
    “economía sumergida” y las consecuentes dificultades para tener o
    acumular cotizaciones suficientes – como en el caso de las mujeres
    campesinas, por ejemplo – la situación de las mujeres se vuelve
    dramática al recibir pensiones asistenciales que las colocan por debajo
    del umbral de la pobreza. La feminización de la pobreza se traduce en
    que aproximadamente el 80 por ciento de personas pobres del planeta son
    mujeres.

    La Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción
    Voluntaria del Embarazo ha sido aprobada, y se cierne un nuevo
    retroceso de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, en
    esta ocasión de manos de la socialdemocracia, porque mantiene el aborto
    en el código penal y el control legal de nuestro cuerpo, nuestras
    decisiones y nuestra vida. La salud sexual de las mujeres sigue estando
    al margen de la sanidad pública.

    La violencia patriarcal logra aumentar el número de mujeres
    asesinadas cada año. Las agresiones y el acoso sexual están tan
    extendidos y naturalizados que son difícilmente cuantificables. En toda
    sociedad basada en la explotación de unos seres humanos por otros, la
    dominación, la negación, la invisibilización, la imposición o la
    agresión física son formas de expresión de las relaciones de poder. La
    violencia se vuelve en ellas estructural y sistémica y éste marco nos
    ayuda a analizar y comprender que hay violencia allá donde hay y se
    alimentan relaciones desiguales.

    La Iglesia Católica, la ultraderecha política y sus medios de
    comunicación a la vez que promueven campañas antiabortistas muy
    agresivas pretendiendo imponer a toda la sociedad su modelo de familia
    patriarcal y sus valores morales, realiza con toda la impunidad
    apología de la violencia machista basándola en los mismos principios
    que utiliza el patriarcado en todos los ámbitos “la inferioridad
    natural de la mujer”.

    La historiografía patriarcal se ocupa de excluir sistemáticamente a
    las mujeres de su lugar en la historia, las aparta del espacio público
    y oculta su actividad en las luchas y su intervención en la sociedad.
    Sólo caben las que cumplieron el papel que la mujer debe tener en el
    patriarcado. La educación pública en las escuelas desarrolla esta
    labor, la participación de las mujeres en la historia está borrada en
    los libros de texto. Lo que no se nombra no existe. En este sentido el
    sexismo lingüístico juega un papel fundamental de la ideología
    patriarcal que perpetúa la situación de subordinación e
    invisibilización del género femenino.

    Las leyes promulgadas por la socialdemocracia lejos de atacar las
    causas que generan la desigualdad entre hombres y mujeres y todas sus
    consecuencias, constituyen operaciones de marketing social que dejan
    intactas aquellas estructuras económicas y sociales de las que se
    derivan: el capitalismo y el patriarcado.

    Solamente desde las posiciones del feminismo de clase enfrentaremos
    las consecuencias de la crisis capitalista en alianza con el
    patriarcado, que sufren las mujeres trabajadoras, jóvenes e inmigrantes

    Descárgate el boletín completo

    http://www.nodo50.org/cjc/?p=4248

      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 1:23 pm