"El sabotaje de la revolución, línea general de los revisionistas" - texto de Agim Popa y Vangjel Mosiu - extracto de un artículo publicado en la revista “Albania hoy” en 1984

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"El sabotaje de la revolución, línea general de los revisionistas" - texto de Agim Popa y Vangjel Mosiu - extracto de un artículo publicado en la revista “Albania hoy” en 1984

Mensaje por pedrocasca el Lun Oct 15, 2012 12:28 pm

EL SABOTAJE DE LA REVOLUCION, LINEA GENERAL DE LOS REVISIONISTAS

escrito por Agim Popa y Vangjel Mosiu

Extracto del articulo: “Acerca de algunos problemas actuales de la lucha del PTA contra el revisionismo moderno

publicado en la revista Albania hoy - número 5 del año 1984, páginas: 51 y 52

(por cortesía de tovarich Dzerjinskii)


La negación de la revolución es hoy una característica común a todas las corrientes del revisionismo moderno.

En la literatura política revisionista, hasta la misma noción de revolución social es reemplazada con términos confusos tales como «la liberación social de la humanidad», «lucha en pro de transformaciones sociales», «progreso social», «solución de los problemas sociales» y otros de la misma índole. La negación de la necesidad de la revolución por los revisionistas se lleva a cabo en varias direcciones principales:

Ante todo, oponiéndole a la revolución el peligro de la guerra atómica. Fue Y. Andropov quien dio la nota en esta cuestión. «La amenaza de guerra atómica que se cierne sobre el mundo -señaló-, nos lleva a valorar de una manera nueva el significado fundamental de la actividad de todo el movimiento comunista» (1) Pero ¿qué se sobreentiende con esto? La revista Komunist, en septiembre de 1983, señalaba que «mientras exista el peligro de guerra termonuclear, que amenaza con la liquidación de la humanidad, se pone en tela de juicio hasta la práctica de la solución del conjunto de los problemas globales de la humanidad, al margen de la urgencia y la prioridad que tengan». Los partidos revisionistas de los países occidentales, asimismo, sitúan la lucha por la paz por encima de todo, relegando a un segundo plano todo otro problema y borrando toda tarea revolucionaria. Así, tal y como escribe el presidente del PC de Austria, F. Muri, este partido, en su XXIV Congreso, afirmó que «la tarea más importante a nivel nacional de los comunistas de nuestro país debe ser el fortalecimiento de la lucha por la paz» (2) Los revisionistas noruegos afirman que el PC es «la única fuerza política de Noruega que considera como lo más importante en su actividad las acciones decididas contra la guerra» (3) En el mismo espíritu se expresan los revisionistas de los EE.UU.: «En las actuales condiciones, la lucha por la paz adquiere importancia decisiva en la lucha de clases internacional y en toda la actividad de la humanidad. Esto significa que hoy el camino hacia el socialismo pasa a través de la lucha por la paz y la democracia». (4)

Otra vez se saca a relucir la fracasada tesis jruschovista de «paz a toda costa y a cualquier precio», pero ahora en un nuevo contexto y con una nueva función: enmascarar la política belicista del social imperialismo soviético ante los ojos del pueblo y presentarle como «campeón de la paz», lograr la «unión de todas las fuerzas de los pueblos» en torno a la Unión Soviética como supuesto factor principal para evitar la guerra y defender la paz, así como para presionar sobre los EE.UU. y sus aliados, es decir como táctica en la rivalidad y las componendas del social imperialismo soviético y del imperialismo americano. Claro testimonio de estos objetivos es, asimismo, la tesis del equilibrio o la paridad militar-estratégica entre el social imperialismo soviético y el imperialismo americano, que ha adquirido ahora una amplia difusión en la propaganda revisionista, sobre todo en la soviética. «La coexistencia pacífica -dijo Y. Andropov en el pleno del CC del PCUS de julio de 1983- ayuda objetivamente al equilibrio estratégico-militar entre el socialismo y el imperialismo» (5) «Esta paridad -agrega- es la sólida garantía de la paz y nosotros haremos todo por mantenerla» (6)

Pero es sabido que la tesis del equilibrio entre las grandes potencias es una vieja consigna imperialista, que siempre ha tenido como objetivo justificar su política hegemonista, legitimar el derecho que se arrogan para intervenir en los asuntos internos de los demás y dominar sobre ellos y para obligar a los demás países a abandonar sus intereses y su soberanía nacional. «La paz y la seguridad internacional en Europa y en el mundo -tal como ha señalado el camarada Enver Hoxha- no se logran estableciendo la «armonía» o el «equilibrio» entre las superpotencias, sino luchando contra las presiones y las ingerencias imperialistas, combatiendo por la liberación de los pueblos y fortaleciendo la independencia y la soberanía nacionales» (7)

Los comunistas son los más resueltos adversarios de las guerras imperialistas del tipo que éstas sean, y tanto más son adversarios de que se estimule la guerra entre las potencias imperialistas, pues causaría a los pueblos sufrimientos sin fin. Pero el camino para conjurar la guerra no es, ni puede ser, el sabotaje de las luchas revolucionarias y de liberación, ni el equilibrio entre las superpotencias, ni la «distensión» y el pacifismo fraudulento preconizados por los revisionistas, ni la claudicación ante el chantaje atómico de las superpotencias y la colocación bajo sus «tutelas defensivas». Al contrario, tales prédicas acrecientan el peligro de guerra, porque relajan la vigilancia de los pueblos, propagan entre éstos ilusiones sobre los «deseos de paz» de las potencias imperialistas y el espíritu fatalista de sumisión ante su extorsión y sus regateos, dejando las manos libres a los belicistas imperialistas y social imperialistas.

Los pueblos, que sufren en su propia carne los horrores de la guerra y derraman su sangre, no deben dejarse coger desprevenidos, no deben engañarse por la demagogia imperialista, sino levantarse en acciones decididas y consecuentes para sabotear la guerra de rapiña imperialista e impedir que se transforme en una conflagración mundial. Y, si esto resulta imposible, el deber de los revolucionarios y del proletariado es transformarla en guerra revolucionaria para la destrucción del imperialismo causante de la guerra. Si los renegados revisionistas niegan la revolución en aras de evitar la guerra atómica, nuestro Partido sostiene firmemente el punto de vista de que en las actuales condiciones «…la lucha de los pueblos y la revolución están a la orden del día no sólo como una aspiración y una tarea inmediata para librarse de la opresión capitalista y del yugo imperialista, sino también como una necesidad histórica para desbaratar los planes belicistas del imperialismo y evitar una nueva conflagración general» [8]

Actualmente, cuando los social imperialistas soviéticos y los revisionistas especulan mucho con las tesis de la lucha por la paz y del peligro de la guerra atómica, de la «distensión», del «equilibrio» de las superpotencias, etc., el centrar la atención en el desenmascaramiento de esta demagogia constituye una tarea de gran importancia para todos los auténticos marxistas-leninistas. En los países capitalistas, como Alemania y España, Portugal y Gran Bretaña, Dinamarca y Francia, Suecia y Canadá, los partidos marxista-leninistas participan activamente en el actual movimiento por la paz. Trabajan por liberarlo de las ilusiones pacifistas e imprimirle un carácter combativo antiimperialista, dotarle de justas consignas de lucha, dirigir su filo tanto contra el imperialismo americano y la OTAN, como contra el social imperialismo soviético y el Pacto de Varsovia, y desenmascarar los esfuerzos de los revisionistas por transformar este movimiento en un instrumento en manos de los social imperialistas soviéticos a fin de engañar a los pueblos y entregarse a regateos con los EE.UU. a costa de los demás pueblos y países.


Notas:

1) Problemi mira i socializma, N° 1, 1984, pág. 44.

2) Ibidem N° 3, 1983, pág. 23.

3) Ibídem, N° 4, 1983, págs. 32, 36. 4 Ibídem, N° 1, 1984, pág. 57.

5) Nauchniy Kommunizm, N° 4, 1983, pág. 14.

6) La nouvelle revue internationale, N° 12, 1983, pág. 10.

7) Enver Hoxha. Informe ante el VII Congreso del PTA. ed. en alb., pág. 215.

8] Enver Hoxha. Informe ante el VIII Congreso del PTA, ed. en alb., pág. 51.


RioLena
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1908
Reputación : 3862
Fecha de inscripción : 24/03/2011

Re: "El sabotaje de la revolución, línea general de los revisionistas" - texto de Agim Popa y Vangjel Mosiu - extracto de un artículo publicado en la revista “Albania hoy” en 1984

Mensaje por RioLena el Miér Feb 22, 2017 10:07 pm


    Fecha y hora actual: Mar Nov 21, 2017 1:00 pm