como se divierte en una sociedad socialista

Comparte
avatar
jrcomunistAa
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 19
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 05/09/2012

como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por jrcomunistAa el Jue Oct 11, 2012 3:41 am

quisiera saber que actividades o que espacios de entretenimiento diversion se pueden realizar en un sociedad socialista
avatar
Alexyevich
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1820
Reputación : 2068
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Localización : México

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Alexyevich el Sáb Oct 13, 2012 7:34 pm

Eso varía según la cultura de los países. Puedes buscar en los subforos de la URSS o la RPDC información sobre ello. No todos nos divertimos de la misma forma, ni siquiera en un mismo país.

Saludos.
avatar
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7977
Reputación : 8343
Fecha de inscripción : 12/10/2010

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por PequeñoBurgués el Sáb Oct 13, 2012 7:57 pm

follando.
avatar
Repesp
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 477
Reputación : 566
Fecha de inscripción : 12/02/2011

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Repesp el Sáb Oct 13, 2012 10:26 pm

se divierten igual que en las sociedades capitalistas pero sin la alienacion y la destruccion del medio-ambiente: deporte, cine, turismo , amigos, música, juegos de ordenador...etc
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por NSV Liit el Dom Oct 14, 2012 12:09 am

Repesp escribió:se divierten igual que en las sociedades capitalistas pero sin la alienacion y la destruccion del medio-ambiente: deporte, cine, turismo , amigos, música, juegos de ordenador...etc

De hecho en realidad tenían más diversiones que en la sociedad capitalista. Por ejemplo el teatro, la ópera, el balet, etcétera tenían precios bastante más asequibles que en occidente y la mayoría de la población podía disfrutar de esas diversiones. Por no hablar del circo, el teatro de marionetas, etc. No sé si hoy en día hay teatro de marionetas permanente en alguna ciudad española, desde luego hace algunos años no, pero en cualquier cuidad mediana de los países socialistas tenían su teatro de marionetas, por ejemplo.

En los centros culturales de los barrios había muchísimas actividades, cursos de todo tipo (gratuitos o a bajo precio), conciertos, de manera continua durante todo el año.

Como curiosidad, por ejemplo en Hungría durante el socialismo empezó a desarrollarse el movimiento de casas de baile, que eran pubs donde la gente iba a tomar algo y a aprender a bailar (generalmente bailes tradicionales). Entre cerveza y cerveza uno podía participar en los coros de baile si le apetecía, mientros los grupos profesionales tocaban o ayudaban en el baile, para que la gente se aprendiera los pasos. Lo interesante de estos centros es que la gente podía bailar con los profesionales y escuchar buena música en directo. La mayoría de los grupos de música tradicional húngara han salido de estos lugares. Había muchos de estos lugares, pero desde la llegada del capitalismo están algo decaídos, aunque siguen existiendo algunos.

Salud, camaradas.
avatar
Manifiesto
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1809
Reputación : 2199
Fecha de inscripción : 12/07/2010
Localización : Galiza

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Manifiesto el Dom Oct 14, 2012 12:47 am

Además, con Internet, a día de hoy, el entretenimiento entre la "comunidad friki" debería superar con mucho lo que tenemos en el mundo burgués, los juegos de ordenador, gratuitos y descargables, un on-line gratuito y sin gente dopada a base de Pay-Pal. Es que no hay nadie, excepto los burgueses, que no vayan a mejorar con la sociedad socialista en todos los aspectos de su vida.
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Shenin el Dom Oct 14, 2012 12:56 am

Y, si la gente aun así se aburre, hacemos como los cubanos. Misiones de solidaridad a países capitalistas en desarrollo y listo.
avatar
Soldado Rojo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 578
Reputación : 762
Fecha de inscripción : 01/01/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Soldado Rojo el Dom Oct 14, 2012 1:02 am

En la URSS las ciencias y las artes alcanzaron niveles de excelencia. La danza clásica se podía disfrutar en el famoso teatro moscovita. La cultura popular es uno de los valores de la sociedad socialista. Hoy día en Cuba por la calle hay pistas de baile improvisadas que consisten en unos altavoces con música cubana y la gente que va por la calle se para, baila un rato y sigue su camino. La diversión en la sociedad socialista es más sana, más asequible y de más calidad.
avatar
soviet93
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 57
Reputación : 64
Fecha de inscripción : 10/01/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por soviet93 el Lun Oct 15, 2012 5:42 pm

Coincido al 100% con el camarada NSV Liit. Entre los muchos atentados del capitalismo se encuentra el atentado contra la cultura y el ocio. Su constante interés por aumentar su riqueza ha llegado a un punto en el que solo puedes cultivarte y divertirte si tienes un presupuesto elevado (alejando el entretenimiento de las clases bajas y entregándoselo a la burguesía). Yo, sin ir más lejos, iba muy a menudo al cine con mis amigos hace un par de años, ahora solo vamos 1 vez al mes, y yendo el día del espectador (que es más barato). Con el fútbol igual, a mi me gustaría poder ir a ver más partidos del Barcelona (mi equipo), pero paso de pagar 60-70€ por un partido de fútbol, lo siento pero no. También me pasa con los videojuegos, no es que sea un viciado ni me pase horas jugando a la videoconsola, pero de vez en cuando me gusta jugar... pero a ver quien es el listo que se gasta 80€ en un videojuego. Y lo mismo ocurre con conciertos, con ir al teatro, etc.

Recuerdo que en el instituto, mi profesor de arte me explicó que durante la II República Española la cultura y el ocio era prácticamente gratuito... es una pena que ahora sea un simple negocio.
avatar
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7977
Reputación : 8343
Fecha de inscripción : 12/10/2010

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por PequeñoBurgués el Lun Oct 15, 2012 5:45 pm

Las danzas tradicionales o el ballet clásico me parecen un bodrio.
avatar
Alexyevich
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1820
Reputación : 2068
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Localización : México

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Alexyevich el Lun Oct 15, 2012 6:24 pm

soviet93 escribió:Coincido al 100% con el camarada NSV Liit. Entre los muchos atentados del capitalismo se encuentra el atentado contra la cultura y el ocio. Su constante interés por aumentar su riqueza ha llegado a un punto en el que solo puedes cultivarte y divertirte si tienes un presupuesto elevado (alejando el entretenimiento de las clases bajas y entregándoselo a la burguesía). Yo, sin ir más lejos, iba muy a menudo al cine con mis amigos hace un par de años, ahora solo vamos 1 vez al mes, y yendo el día del espectador (que es más barato). Con el fútbol igual, a mi me gustaría poder ir a ver más partidos del Barcelona (mi equipo), pero paso de pagar 60-70€ por un partido de fútbol, lo siento pero no. También me pasa con los videojuegos, no es que sea un viciado ni me pase horas jugando a la videoconsola, pero de vez en cuando me gusta jugar... pero a ver quien es el listo que se gasta 80€ en un videojuego. Y lo mismo ocurre con conciertos, con ir al teatro, etc.

Recuerdo que en el instituto, mi profesor de arte me explicó que durante la II República Española la cultura y el ocio era prácticamente gratuito... es una pena que ahora sea un simple negocio.

Por ver jugar al Barza creo que sí está justificado el precio Very Happy Lo contradictorio es que pidan el mismo precio por un partido de eliminatorias entre dos selecciones regularonas o un partido de bajo nivel.

Sobre los videojuegos creo que hay opciones a todo. En la PC los puedes tener gratis descargándolos de Internet o consiguiéndote un CD pirata. En la PS 2 esto es ya es normal.
avatar
ArmaTuMente
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1286
Reputación : 1657
Fecha de inscripción : 12/09/2010
Edad : 23
Localización : Bogotá

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por ArmaTuMente el Lun Oct 15, 2012 7:49 pm

PequeñoBurgués escribió:Las danzas tradicionales o el ballet clásico me parecen un bodrio.

Pues vas y follas con tu novia jaja
avatar
EatTheRich
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 59
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por EatTheRich el Lun Oct 15, 2012 8:46 pm

¿Y se conoce hasta que punto se considera algo cultural como "subversivo" en una sociedad socialista?

Más de una vez he leído que el socialismo tenía poca consideración con el tema de libertad artística. Aunque seguramente sea un bulo, ¿alguien puede explicar si el Estado limitaba en cierto sentido la creatividad de los artistas?
avatar
Manifiesto
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1809
Reputación : 2199
Fecha de inscripción : 12/07/2010
Localización : Galiza

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Manifiesto el Lun Oct 15, 2012 9:00 pm

EatTheRich escribió:¿Y se conoce hasta que punto se considera algo cultural como "subversivo" en una sociedad socialista?

Más de una vez he leído que el socialismo tenía poca consideración con el tema de libertad artística. Aunque seguramente sea un bulo, ¿alguien puede explicar si el Estado limitaba en cierto sentido la creatividad de los artistas?
Hombre, que yo sepa la legalidad no censuraba a los poetas, ni a los pintores, ni a los escritores literarios ni nada de eso... Supongo que prohibirían literatura fascista, pero esto no lo se. Tienes varios ejemplos de artistas soviéticos, como por ejemplo Máximo Gorki, Vladimir Maiakovski o Sergio Esenin...

Según la Constitución de 1936 de la Unión Soviética, por ponerte un ejemplo de censura, dice claramente que está garantizada la libertad de conciencia y que era completamente legal difundir cualquier tipo de propaganda religiosa como anti-religiosa. Otra nota, la libertad de prensa era otra realidad, supongo que con esto se incluyen las expresiones artística, pero tendría que asegurarme.
avatar
EatTheRich
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 59
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por EatTheRich el Lun Oct 15, 2012 10:08 pm

Manifiesto escribió:
EatTheRich escribió:¿Y se conoce hasta que punto se considera algo cultural como "subversivo" en una sociedad socialista?

Más de una vez he leído que el socialismo tenía poca consideración con el tema de libertad artística. Aunque seguramente sea un bulo, ¿alguien puede explicar si el Estado limitaba en cierto sentido la creatividad de los artistas?
Hombre, que yo sepa la legalidad no censuraba a los poetas, ni a los pintores, ni a los escritores literarios ni nada de eso... Supongo que prohibirían literatura fascista, pero esto no lo se. Tienes varios ejemplos de artistas soviéticos, como por ejemplo Máximo Gorki, Vladimir Maiakovski o Sergio Esenin...

Según la Constitución de 1936 de la Unión Soviética, por ponerte un ejemplo de censura, dice claramente que está garantizada la libertad de conciencia y que era completamente legal difundir cualquier tipo de propaganda religiosa como anti-religiosa. Otra nota, la libertad de prensa era otra realidad, supongo que con esto se incluyen las expresiones artística, pero tendría que asegurarme.
:stalinaproved:

¿Y sabrías de algún documento que explique más profundamente el tema de las libertades en las repúblicas socialistas? Es que sé que hay muchísima difamación con ese tema, y parece que los medios sólo se centran en los gulags y en las "purgas" del tío Pepe, mientras se olvidan de que en la RDA, por ejemplo, se disfrutaba de una libertad sexual sin precedentes...
avatar
Manifiesto
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1809
Reputación : 2199
Fecha de inscripción : 12/07/2010
Localización : Galiza

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Manifiesto el Lun Oct 15, 2012 10:28 pm

Pues mira si, te voy a colgar un texto publicado en la censurada web Antorcha que me parece que es muy ilustrativo, te va a encantar, forma parte del documento "La revolución de Octubre".

La revolución en la cultura

Por primera vez en la historia, la revolución proletaria en Rusia desafió, también en el terreno cultural, la hegemonía burguesa y, por eso, no es de extrañar que los imperialistas reaccionaran: según ellos, la revolución era consecuencia del estado de barbarie del pueblo ruso, compuesto por ignorantes y salvajes; de ahí no podía surgir ninguna expresión cultural positiva.

Sin embargo, aquella primera revolución socialista llevó a cabo una labor cultural como jamás se ha visto en ningún país capitalista. Creó las condiciones para dar un vuelco también al conocimiento y el arte: fundir a las masas con la cultura e impedir que ésta siguiera siendo un negocio privado, un objeto de compraventa y de lucro.

Hasta 1917 el arte y la cultura eran en todo el mundo patrimonio de una élite muy reducida. Según palabras de Lenin, las masas populares habían sido expoliadas en el sentido de la enseñanza, la ilustración y el saber. En la época zarista, el 73 por ciento de la población adulta era analfabeta. En lo que a la mayoría de las nacionalidades de población no rusa se refiere, el analfabetismo era total. Una de las formas de opresión nacional era el expolio cultural autóctono y la imposición de la lengua y la cultura rusas.

En aquel primer período la atención fundamental estuvo centrada en liquidar el analfabetismo. No se podía avanzar sin sacudirse esta pesada herencia del pasado. Para que las masas analfabetas pudiesen estar al corriente de los acontecimientos de la vida internacional y de la República Soviética, el Consejo de Comisarios del Pueblo aprobó en diciembre de 1918 el decreto sobre la movilización de personas con instrucción y la organización de la enseñanza del régimen soviético. Por este decreto se atraía a toda la población culta a la lectura de los decretos, octavillas, periódicos y libros a los analfabetos.

El movimiento alfabetizador adquirió gran amplitud en la ciudad, en el campo y en el Ejército Rojo. Por iniciativa de los trabajadores, en fábricas, empresas y en clubs surgieron escuelas de alfabetización y círculos de autoenseñanza. Como consecuencia de ello, en 1928 había 559 periódicos con una fantástica difusión que alcanzaba la cifra de 8.250.000 ejemplares, cifras sin comparación posible con ningún país del mundo. Los periódicos no pertenecían a ningún grupo capitalista, sino a las diversas organizaciones de masas, sindicatos, cooperativas, Partido bolchevique, Ejército Rojo y a otras instituciones públicas.

Había un entusiasmo desbordante. Era la espontaneidad, la alegría y la esperanza que traía la primera revolución proletaria. Unos necesitaban aprender y otros expresarse libremente. Las masas leían, iban a los conciertos, y participaban en las representaciones teatrales que recorrían el país en trenes y camiones habilitados expresamente para transportar el escenario, el vestuario, las luces, el equipo y los actores. Millones campesinos de aldeas remotas conocieron así por vez primera el teatro, la ópera o el ballet.

Se creó una nueva intelectualidad que no sólo no estaba separada de las masas obreras y campesinas, sino que había nacido de su propio seno, de las entrañas mismas de la revolución. Los obreros y campesinos que empiezan a leer, empiezan también a escribir: brotan espontáneos que cambian la azada por el lapicero, por los escenarios, por el cincel, por la paleta y por el violín. Surgió una nueva intelectualidad de las propias masas que comenzaba a escribir en la nueva prensa revolucionaria. Un rasgo les caracteriza: no eran profesionales, no vivían de la cultura, no solamente escriben sino que combaten, integran el Ejército Rojo. Esos que luego serían grandes literatos (Fedaiev, Babel, Beck, Fedin, Sholojov, Leonov, Furmanov, Tijonov) empuñan las armas. Precisamente algunas de sus grandes obras son biografías y relatos del frente de batalla: las suyas personales y las de tantos millones de combatientes heroicos. Y es que cuando los escritores están inmersos en la realidad, necesitan imaginar muy poco. La vida revolucionaria es muy superior a la ficción más fantástica.

La revolución socialista terminó con los vestigios culturales del pasado, emancipando a los pueblos antes oprimidos, quienes a partir de entonces obtuvieron posibilidades ilimitadas para desarrollarse en todas las esferas. En especial, las supervivencias del régimen de la servidumbre eran un freno muy fuerte para el fomento de la eseñanza, la cultura y la ciencia: el régimen estamental, la imposición de la Iglesia, la desigualdad de derechos para las mujeres, la opresión de las nacionalidades, y ni que decir tiene, la monarquía y la propiedad terrateniente en el campo. El 11 de noviembre de 1917 el poder soviético aprobó el decreto sobre la supresión de los estamentos y jerarquías civiles. Quedaron abolidas las divisiones existentes de los ciudadanos en estamentos (nobleza, clero, comerciantes, pequeños burgueses, etc.), los privilegios y las limitaciones estamentales, las jerarquías civiles, los tratamientos y títulos y los privilegios para la élite de los funcionarios.

El 20 de enero de 1918, el Gobierno soviético separó mediante un decreto especial la Iglesia del Estado y la escuela de la Iglesia, rompiendo así las trabas religiosas que durante siglos frenaron el desarrollo de la cultura. Todos los actos de registro civil pasaban de la jurisdicción de la Iglesia a la de los organismos soviéticos.

Se estableció por primera vez en la historia la plena libertad de conciencia. Los ciudadanos no sólo adquirieron el derecho a profesar cualquier religión, sino también el ateísmo, el derecho a no aceptar ninguna religión. Liquidando los vestigios de la barbarie medieval, escribió Lenin, el poder soviético limpió a Rusia de ese enorme freno para toda la cultura y todo el progreso en nuestro país. La Revolución de Octubre demolió hasta los cimientos el viejo aparato estatal de enseñanza pública, el cual, según expresión de Lenin, perseguía el objetivo de oscurecer el entendimiento popular.

El poder soviético garantizó por la ley a las mujeres su igualdad plena de derechos con los hombres. La emancipación de las mujeres tuvo una enorme significación cultural. La mitad de la población del país recibió desde aquel momento todas las posibilidades para incorporarse en la labor creadora del socialismo en condiciones iguales a los hombres. Se dice que la situación jurídica de la mujer es lo que mejor caracteriza el nivel cultural -escribió Lenin-. En este aserto se contiene un grano de profunda verdad. Y desde este punto de vista, sólo la dictadura del proletariado, sólo el Estado socialista ha podido lograr y ha logrado el más alto nivel cultural.

El Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública

Se creó el Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública, todo un aparato estatal soviético completamente nuevo que dirigió la edificación cultural del país. El Partido bolchevique designó para trabajar en este organismo a militantes suyos tan destacados como Anatoli Lunacharski, hombre de colosal erudición y profundo conocedor de la literatura y el arte, que fue nombrado Comisario del Pueblo de Instrucción Pública, cargo que ocupó hasta 1933; a N. Krupskaia, la compañera de Lenin, pedagoga y educadora; al conocido historiador marxista M. Pokrovski, a Bonch-Bruevich y otros.

El Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública emprendió su actividad en condiciones extraordinariamente precarias. Recuerdo -recordó más tarde Krupskaia- cómo tomamos el poder en el Ministerio de Instrucción Pública. Anatoli Vasilievich Lunacharski y nosotros, un puñado de miembros del Partido, nos encaminamos al edificio del Ministerio [...] En sus proximidades había un piquete de saboteadores [...] Excepto ordenanzas y mujeres de la limpieza, en el Ministerio no encontramos a nadie más. Recorrimos habitaciones vacías cuyas mesas estaban cubiertas de papeles revueltos; después, entramos a uno de los despachos y celebramos la primera reunión del Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública.

Se carecía de especialistas, no alcanzaban los medios, faltaba experiencia. La mayoría de los funcionarios del antiguo Ministerio de Instrucción Pública, como los de otros ministerios, saboteaban las medidas del poder soviético. La burguesía y los conciliadores organizaron huelgas de maestros de escuela en distintos puntos del país.

A los pocos días de haberse creado, el Comisariado de Instrucción Pública publicó un llamamiento en el que se exponían los principios fundamentales de la política del poder soviético en la esfera de la enseñanza. En primer plano se planteaba la tarea de liquidar el analfabetismo. Señalaba la necesidad de organizar una escuela soviética única y fomentar las escuelas para adultos. El llamamiento exhortaba a todos los pedagogos progresistas a colaborar con el poder soviético. El Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública declaró su tarea primordial la de mejorar la situación económica de los maestros de escuela.

El poder soviético democratizó la enseñanza: se suprimió la división de las escuelas en primarias, liceos, escuelas reales, etc. A todas las escuelas de la República se las denominó: Escuela laboral única. La enseñanza en la escuela se declaró gratuita. Quedó prohibido enseñar en las escuelas cualesquiera que fueran las doctrinas religiosas y oficiar cultos religiosos. Se introdujo la enseñanza conjunta de chicos y chicas. Se establecieron los principios generales de la instrucción politécnica. Como tareas para el futuro, se planteaba la enseñanza de todos los niños de edad escolar.

A pesar de las dificilísimas condiciones que imponían el hambre, la ruina económica y la batalla encarnizada contra la contrarrevolución, el Gobierno soviético sacó de donde pudo medios para construir escuelas, editar manuales de estudio, elevó el sueldo a los maestros y se preocupó de que en las instituciones de enseñanza superior estudiaran los hijos de los obreros y campesinos y no los de los explotadores. A los pocos días de haberse constituido el Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública, en una conversación con Lunacharski, Lenin propuso procurar por todos los medios ampliar el acceso a los establecimientos docentes superiores de las amplias masas y, en primer término, de la juventud proletaria. El Consejo de Comisarios del Pueblo aprobó el 2 de agosto de 1918 el decreto sobre el ingreso en las instituciones de enseñanza superior que facilitaba al máximo que los trabajadores pudiesen matricularse en las escuelas superiores. Quedaron suprimidos los exámenes de ingreso. En los establecimientos de enseñanza superior se admitía y se instruía gratis a los hombres y mujeres de familias obreras y campesinas.

A pesar de las extraordinarias dificultades, el Gobierno soviético asignó medios para fomentar la enseñanza superior en el país. En 1918 se abrieron nuevas universidades en Nijni-Novgorod, Ekaterinoslav, Irkutsk, Voronezh y Smolensk, la Academia de Minería de Moscú, el Instituto Agropecuario de Odesa, el Instituto de Agricultura Siberiano, el Industrial en Omsk y otros. Se organizaron nuevas instituciones de investigación científica: el Instituto de Ciencias Agropecuarias de Rusia, el Instituto Central de Aerohidrodinámica (ICA) dirigido por el fundador de la aviación rusa N. Zhukovski, el Consejo Radiotécnico y otros establecimientos científicos.

Adquirieron gran difusión las escuelas para adultos, los cursillos y las universidades populares nacidas de la iniciativa creadora de los trabajadores. En las universidades populares, los obreros, campesinos y soldados rojos ampliaban su formación; además de ruso y aritmética, los alumnos adquirían en ellas conocimientos de ciencias naturales y sociales. En la Universidad Popular de Nijni-Novgorod, inaugurada en marzo de 1918, se organizaron cursillos para maestros de escuela, estadísticos, maquinistas de barcos fluviales y electricistas, cursillos de bellas artes, se daban conferencias de carácter preparatorio para los obreros. En las fábricas y en los sindicatos, en cooperativas, clubs y regimientos se creaban células de carácter cultural y educativo y se abrían bibliotecas. Los clubs se convirtieron en los centros de la vida política y cultural del país.

Los problemas de la enseñanza pública, del funcionamiento de clubs y bibliotecas fueron objeto de particular desvelo por parte de las organizaciones del Partido y de los soviets locales. En la ciudad y en el campo se difundió ampliamente la labor cultural y educativa. Los mejores locales de las fincas terratenientes incautadas pasaron a ser bibliotecas, clubs y casas del pueblo.

En todas partes se inauguraban bibliotecas, y aunque se nacionalizaron los fondos de libros particulares más importantes, entregándoselos a bibliotecas y salas de lectura, faltaban libros. Yo concedo gran importancia a las bibliotecas –le dijo Lenin a Lunacharski- [...] El libro tiene una fuerza colosal. La afición por él después de la revolución aumentará mucho. Hay que asegurar al lector con grandes salas de lectura y dar más movilidad al libro, el cual debe llegar por sí mismo hasta el lector. El 29 de diciembre los soviets aprobaron el decreto de creación de la editorial del Estado por el que se encomendaba al Comisariado del Pueblo de Instrucción Pública comenzar una amplia actividad editora, y en primer lugar, emprender la publicación masiva de clásicos rusos y de manuales de estudio para los obreros y campesinos. A pesar del hambre, de la ruina industrial y de la encarnizada lucha contra los enemigos de dentro y fuera del país, el Gobierno soviético asignó fondos y papel, editándose durante el año 1918 con tiradas masivas las obras de Tolstoi, Chejov, Gogol, Turgueniev y otros escritores clásicos.

La prensa fue un medio importantísimo de educación política de las masas e instrumento de la construcción socialista. A finales de 1918 fueron cerrados los periódicos contrarrevolucionarios burgueses que incitaban a la sedición contra el poder soviético. Se fundaron nuevos rotativos impulsados por las organizaciones populares, sindicales, cooperativas, militares y estatales que publicaban los artículos y cartas de los trabajadores en las que éstos compartían su experiencia en la estructuración de la nueva sociedad. Se hicieron muy populares los diarios centrales Pravda e Izvestia. Sólo en el primer semestre de existencia de la República Soviética, estos periódicos publicaron más de 300 informes, muchos artículos de destacados dirigentes bolcheviques como Sverdlov, Stalin, Dzerzhinski, Krupskaia o Lunacharski, entre otros.

La revolución abrió una nueva página en la historia del teatro ruso. Ahora todos comprendemos perfectamente que de no haber sido por la Gran Revolución Socialista de Octubre, nuestro arte se habría estancado y desaparecido, dijo Nemirovich-Danchenko, destacada figura del teatro. La revolución liquidó la dependencia económica del teatro respecto a la burguesía y le abrió el camino hacia el pueblo trabajador. Era otro el público que acudía al teatro: obreros, campesinos y soldados rojos para los que representaban dramaturgos como Stanislavski, Kachalov, I. Moskvin, A. Iuzhin, M. Ermolova, A. Nejdanova, L. Sobinov y otros muchos.

La revolución restituyó a los trabajadores los tesoros artísticos apropiados por las clases explotadoras, creados durante siglos por el pueblo, por sus mejores representantes. El Gobierno soviético nacionalizó los palacios de Petrogrado y de sus afueras con todas las joyas de arte que guardaban. El 3 de junio de 1918, una disposición especial del Consejo de Comisarios del Pueblo nacionalizó la Galería Tretiakov, no sólo de importancia para toda Rusia, sino también mundial.

Hasta la revolución, las galerías de pinturas y los museos sólo eran visitados por pintores, por los aficionados a la pintura y por la intelectualidad. Cuando fueron nacionalizados, llenaron sus salones obreros, soldados, estudiantes y campesinos. En los años veinte del pasado siglo, en Leningrado o en Moscú había más exposiciones de pintura que en París, Berlín, Londres, Nueva York, Roma y todas las demás ciudades del mundo juntas. Además no había mercaderes del arte, no había negocio con la cultura ni vividores del arte. Si hasta octubre de 1917 en Rusia no había más de 30 museos, en 1918 ya existían 87. En Petrogrado, Moscú y en otras grandes ciudades se ampliaban los viejos museos y se creaban otros nuevos. Muchos de ellos se convirtieron en el orgullo del pueblo soviético.

Por una disposición del Consejo de Comisarios del Pueblo fueron declarados patrimonio del Estado los de Moscú y de Petrogrado. Pasaron a disposición del pueblo todas las instituciones musicales. Con el vasto apoyo del pueblo, el Gobierno soviético realizó una gran labor de registro y conservación de los monumentos de arte e históricos transformados en patrimonio de todo el pueblo. Se proclamaron varios decretos dedicados especialmente a la conservación de los valores culturales y que prohibían su exportación al extranjero.

A pesar de la difícil situación financiera, el Consejo de Comisarios del Pueblo asignó medios para la conservación de museos y trabajos de restauración. Comenzaron a restaurarse las catedrales y las torres del Kremlin. Empezaron grandes obras de restauración de los monumentos de la antigua pintura rusa en las catedrales de Dmitrov y Zvenigorod, en el Monasterio de Kirilo-Bielozersk y en el Monasterio de Truitsa-Serguievsk. Una vez dueños de su país, obreros y campesinos mostraron un desvelo particular por conservar los tesoros monumentales de la historia y del arte.

En este aspecto es ejemplar la historia de Yasnaia Poliana, la finca de Tolstoi. En otoño de 1917, los periódicos burgueses difundieron el bulo de que había sido destruida por los campesinos. El 20 de septiembre, la asamblea de campesinos de Yasnaia Poliana acordó colaborar por todos los medios a conservar, tanto la casa, como todos los bienes de la finca donde vivió y trabajó el gran amigo del pueblo L.Tolstoi, del que conserva sagrado recuerdo toda la opinión pública de Yasnaia Poliana.

Los campesinos cumplieron su acuerdo. La finca del gran escritor fue conservada para la humanidad. El 30 de marzo de 1918, el Consejo de Comisarios del Pueblo aprobó una disposición por la que se concedía una pensión a la viuda de Tolstoi y ratificaba la resolución de los campesinos para el usufructo perpetuo de la finca por la viuda. Los campesinos asumieron la protección de los valores culturales de la finca y pidieron que se desmintiesen los infundados rumores acerca de los inexistentes desórdenes acontecidos en Yasnaia Poliana.

No es menos característico otro ejemplo. En 1918, los combatientes de la Brigada Bashkira del Ejército Rojo, repararon con los campesinos la casa natal de Pushkin en la aldea de Mijailovskoe, deteriorada por un incendio, y establecieron una guardia permanente. A pesar del hambre y la ruina, gracias a los desvelos de los órganos centrales y locales del poder soviético y, por iniciativa de los propios trabajadores, se conservaron valiosas joyas artísticas que habían pasado a ser patrimonio del pueblo.

Impulso a la ciencia y la técnica

La Revolución Socialista creó posibilidades ilimitadas para el fomento de la ciencia y la técnica. Antes, todo el talento del hombre, todo su ingenio -dijo Lenin en el III Congreso de los Soviets-, trabajaba creadoramente con la sola finalidad de proporcionar a unos todos los beneficios de la técnica y la cultura y para privar a otros de lo más necesario, de la instrucción y del desarrollo. Ahora, todas las maravillas de la técnica, todas las conquistas de la cultura serán patrimonio de todo el pueblo y, a partir de hoy, el talento y el ingenio humanos jamás serán transformados en medios de violencia, en medios de explotación.

Por primera vez en la historia fue liquidada la dependencia del pensamiento científico del poder omnímodo del capital. Se plasmaron en realidad los sueños de los científicos más progresistas de todas las épocas acerca del servicio al pueblo, de trabajar en provecho y prosperidad de él. Ninguna clase estuvo tan interesada en desarrollar la ciencia y la técnica como el proletariado triunfante. Sólo utilizando los adelantos más nuevos de la ciencia y la técnica se podían desarrollar las fuerzas productivas del país. La ciencia ocupó un puesto de honor en la edificación socialista.

En los primeros tiempos, sin embargo, la vieja intelectualidad científica se encontraba influenciada por la ideología burguesa y pequeño-burguesa y no quería reconocer al poder soviético ni trabajar para los bolcheviques. Sólo a finales de 1917 y comienzos de 1918 se advirtió un viraje en los científicos para acercarse al poder soviético. A principios de 1918 tuvieron lugar conversaciones con la Academia de Ciencias de Rusia acerca de su incorporación para el cumplimiento de las tareas del Gobierno soviético. El Comisario del Pueblo de Instrucción Pública, Lunacharski, dirigió una carta a la Academia de Ciencias exhortándole a unificar todas las fuerzas científicas del país para colaborar con el poder soviético. En su respuesta. A. Karpinski, presidente de la Academia de Ciencias, comunicaba que los científicos estaban dispuestos a cumplir las misiones que les encargase el Gobierno soviético. Cada día era mayor el número de científicos que reconocía al poder soviético y que expresaba su deseo de trabajar bajo los auspicios del nuevo Gobierno.

En abril de 1918 Lenin escribió su borrador del plan de trabajos científico-técnicos, en el que en nombre del VSJN proponía encomendar a la Academia de Ciencias formar varias comisiones de especialistas para confeccionar con la mayor rapidez posible un plan de reorganización de la industria y del ascenso económico de Rusia. En este plan -recomendaba Lenin-, se debe prever la distribución geográfica racional de la industria y su máximo desarrollo, así como asegurar al país con todos los tipos fundamentales de materia prima y producción industrial. Se prestaba atención singular a la electrificación de la industria y del transporte y al empleo de la electricidad en la agricultura. Fue el programa de actividad para la ciencia soviética durante muchos años.

Más: El socialismo puso a la URSS a la cabeza del progreso científico (Esto creo que está en el foro, pero si no está, lo cuelgo y te lo enlazo)

‘Los Doce’ de Alexander Blok

La obra de Alexander Blok, cuya poesía inigualable, saturada de romántico ímpetu, tuvo en la revolución un nuevo estímulo, desempeñó un gran papel en la formación de la literatura soviética.

Blok acogió el Poder soviético sin reservas, y su poema Los doce es el primero sobre la revolución en la poesía rusa soviética.

Blok siempre simpatizó con el pueblo trabajador oprimido del Imperio Ruso, y por eso no fue casual que se hiciera bolchevique. Se sumó a la revolución porque ella, esta revolución bolchevique con todos sus horrores y su anarquía, le recordaba al poeta precisamente el alma rebelde de Rusia. En el poema Los doce esta concepción de la revolución encontró la expresión más completa.

Sobre el poema se han escrito miles de artículos y estudios, que señalan su papel específico e importante en la formación y desarrollo de la literatura soviética, y definen el poema como la primera plasmación de la realidad revolucionaria de Rusia en imágenes artísticas, como prueba del apoyo absoluto del poeta a las ideas de la Revolución de Octubre.

Para que todos los burgueses puedan penar
el fuego del mundo vamos a soplar
En esta consigna jubilosa del pueblo sublevado se escucha también la voz triunfal del propio Blok, quien supo distinguir, tras el aparente caos de los acontecimientos revolucionarios, la voluntad organizada de las masas que demolían el viejo mundo injusto de los terratenientes y burgueses y edificaban una nueva sociedad, en la que millones de esclavos atemorizados se convertían en dueños de su destino.

El poema fue la respuesta a los enmigos de la Revolución, que no querían ver en él más que una bufonada de la revolución, y que censuraban a la revolución porque ésta no se realizaba conforme a la leyes de la piedad y la resignación.

Es en realidad una confirmación poética de las fuerzas creadoras y de los fines constructivos de la Revolución, realizada no por gente escogida, despojada de toda la inmundicia de pasado y que haya logrado la absoluta perfección moral, sino precisamente por aquellos que aún están enterrados hasta las rodillas en el fango del mundo viejo, y que aún conservan mucho de la sicología tradicional de la sociedad capitalista. La grandeza del poeta se puso de manifiesto también en el hecho de que él vio detrás de lo pasajero y temporal, lo importante y fundamental: que la revolución bolchevique llevaba consigo la construcción de Rusia sobre principios nuevos, justos y verdaderamente humanos.

Viajes de ida y vuelta

La revolución socialista fue dialéctica. Llevó consigo la negación y la afirmación, la destrucción y la creación, los sufrimientos y la alegría. En la cruenta lucha se enfrentaron lo viejo y lo nuevo. Lo viejo se resistía obstinada y desesperadamente, pero aún más obstinada y desesperadamente rompía esta resistencia el pueblo sublevado.

Tras la revolución, la intelectualidad se dividió. Una parte adoptó posiciones reaccionarias huyendo del país. La reacción se llevaba a sus bufones consigo... Al otro lado de la barricada no sólo estaban los zaristas sino muchos (casi todos, dijo Gorki) de los que antes se llenaban la boca de revolución, los críticos exquisitos del capitalismo, a los que Blok calificó de traidores, cobardes y lameplatos de la canalla burguesa: Toda su revolución era una oposición de salón al gobierno zarista, dijo Blok.

Al respecto hay una frase del escritor Serafimovich que no estaba de acuerdo con eso de que la mayor parte de los intelectuales habían huido de Rusia: ¿No era Lenin un intelectual?, preguntaba, ¿Es que muchos militantes del Partido no eran intelectuales?, insistía. Por decirlo en palabras de Blok: Los decretos de los bolcheviques son los símbolos de la intelectualidad.

Quienes huyeron jamás crearon fuera de Rusia una obra de calidad mediana. Una parte de los que huyeron no tardaron en hacer el camino de vuelta, sobre todo el músico Prokofiev. En la cultura sucedió como en la economía y en todos los demás ámbitos sociales: la revolución puso a la atrasada Rusia a la cabeza del mundo. En ningún país del mundo coinciden músicos como Shostakovitch, Muradeli, Prokofiev o Jachaturian, cineastas como Vertov, Pudovkin o Eisenstein, y escritores como Maiakovski, V.Ivanov o Sholojov.

Sin embargo, los mejores representantes progresistas de la literatura anterior a la revolución se pasaron a las filas del proletariado triunfante. Gorki, Esenin, Maiakovski, Blok y Biedni pusieron toda la fuerza de su talento al servicio de los explotados y oprimidos. En enero de 1918 los artistas más destacados como el creador de la corriente pictórica del suprematismo Casimir Malevich, Kandinski, Vladimir Tatin, el principal fotógrafo de la vanguardia y gran pintor Alexander Rodchenko, A. Drevin y otros asumieron la presidencia del recién formado departamento de artes plásticas del Comisariado de Instrucción Pública.

Octubre. ¿Aceptarlo o no? Esta pregunta no existió para mí... Esta era mi revolución. Fui al Smolny y trabajé en todo lo que fue necesario, escribió Maiakovski en su autobiografía. Llegué a la Revolución de Octubre cuando tenía medio siglo de vida, pero la cuenta de mis años la llevo desde que comenzó la revolución, decía Serafimovich, que ingresó en 1918 en el Partido bolchevique. La revolución de 1917 fue también para mí un profundo viraje, recordaba el poeta Briusov. El novelista Leonid Leonov dijo en el Congreso de Escritores de 1934, que presidió junto a Gorki: Estoy viviendo en el periodo más fantástico de la historia mundial.

El primer año de poder soviético se caracterizó por la creación de importantes obras literarias que reflejaban el heroísmo revolucionario que estaban protagonizando unas masas hasta entonces explotadas y oprimidas. Las masas se convierten en el elemento primordial de la historia y, en consecuencia, las masas iban a ser los protagonista de las novelas. La literatura entra en aquel momento en un proceso épico. Como corresponde a la nueva época revolucionaria que están inaugurando, en aquellos relatos todo -los personajes, los paisajes, los sucesos- es grandioso. Las masas adquieren una clara conciencia de la grandiosidad de su hazaña, a su vez espejo de su propia grandiosidad. Ya no hay personajes, no hay perfiles individuales ni sicológicos porque los nuevos escritores han dejado de mirarse el ombligo. El pasado había muerto y el futuro estaba por construir. El tono confesional de los poetas es sustituido por narraciones de hechos sufridos o vividos. Frente a una narrativa urbana propia de la época prerrevolucionaria, la literatura soviética inicia en aquellos momentos otra de carácter predominantemente rural.

Los soviets en Marte

Uno de los intelectuales que huyó de Rusia tras la revolución fue el novelista Alex Tolstoi (1882-1945), quien reconoció que en 1917 odiaba a los bolcheviques y que se posicionó abiertamente con el zarismo. Pero en 1921 volvió, convirtiéndose en uno de los grandes literatos soviéticos. Luego escribió lo siguiente: A mi la Revolución de Octubre me lo dio todo como artista.

Las primeras novelas de Tolstoi fueron de ciencia-ficción, aunque luego se fue decantado progresivamente hacia el realismo y la novela histórica. Escrita en 1922, Aelita es su novela más conocida. También conocida como El Soviet en Marte, esta novela sirvió como punto de partida para una célebre película homónima de 1924, dirigida por Protozanov. La ciencia-ficción es el gran género desconocido de la producción cultural soviética, en las antípodas de lo que habitualmente se pretende hacer pasar como tal.

El argumento de Aelita se inicia cuando el ingeniero Loss decide reclutar voluntarios para un vuelo tripulado a Marte en una nave acompañado por el soldado Gusev. No tardan en trabar contacto con los azules y menudos marcianos y son conducidos a su espléndida capital, Soázera, donde gobierna el soberano Tuscub. Su hija, la bella Aelita, no tarda en cautivar el corazón del ingeniero Loss quien, gracias a ella, conoce el increíble origen y el trágico destino de esta civilización: se trata de un pueblo descendiente de la Atlántida terrestre y la esterilidad está abocando a la raza a una inevitable desaparición. Marte es un planeta crepuscular y sus habitantes aguardan resignados su fin, consolados únicamente por un narcótico, la javra. Además, algo huele mal en Soázera, como descubre Gusev. En un discurso digno de gobernante zarista, el implacable Tuscub, no se muestra especialmente comprensivo con el proletariado urbano de la capital:

La fuerza que arruina el orden mundial, es decir, la anarquía, viene de la ciudad, que es un laboratorio en que se fabrican asesinos, borrachos, ladrones, almas vacías [...] Y el deber del Gobierno es luchar contra los aniquiladores ilusos, oponiéndoles la voluntad del orden. Tenemos que hacer un llamamiento a las fuerzas sanas del país y arrojarlas contra la anarquía [...] Es, pues, necesario aniquilar la ciudad, no dejar nada de ella.
Exacerbados los ánimos, Gusev acaudilla una revolución socialista en Marte, que es reprimida sin concesiones. Tras vagar por el inframundo subterráneo de Soázera, Loss y Gusev logran huir a la Tierra, el primero desolado por la pérdida del amor verdadero, el segundo dispuesto a regresar pero esta vez acaudillando una revolución triunfante. Entre ambas posturas, Tolstoi se decanta inequívocamente por Loss, dejando de lado las heroicidades de la Revolución en favor de los sentimientos. Para Loss, la novela concluye con un tenue rayo de esperanza en forma de mensaje de su amada Aelita.

Es una novela romántica tanto como política, optimista y esperanzada, un canto al paraíso recobrado, Rusia, que tanto Tolstoi como los protagonistas de su libro daban por perdido. En resumen, una de las mejores novelas de ciencia-ficción de la década de los veinte que aún se lee con enorme gusto, aún por aquellos que no les gusta la ciencia-ficción.

Otra novela interesante de ciencia-ficción es El hiperboloide del ingeniero Garin, publicada en 1927, en la que el referido ingeniero, el típico científico loco, está dispuesto a dominar el mundo con su hiperboloide, un rayo lumínico de efectos devastadores, precursor del láser. Sus colaboradores, forzosos unos, voluntarios otros, son la guapa Zoia Monroz, mujer fatal y de pocos escrúpulos, el magnate de la industria química americana Rolling, tiburón de los negocios dispuesto a colonizar Europa, y el inspector soviético Shelgá que se dedica a organizar una revolución socialista mundial.

Garin codicia las reservas mundiales de oro, ocultas en la capa olivínica de la corteza terrestre, con la intención de depreciarlo y revalorizarlo a voluntad para así controlar la marcha de la economía mundial. La Europa de la novela está deshecha por la primera guerra mundial, el revanchismo y el presentimiento de otra futura conflagración mundial. Tampoco es muy difícil ver que Garin es el símbolo del emergente fascismo, del mismo modo que Rolling lo es del capitalismo internacional aliado con el fascismo, Shelgá es un trasunto del prometedor futuro socialista y Zoia representa la vieja y desorientada Europa, dispuesta a venderse al mejor postor. En un momento dado, Garin expone sus delirantes intenciones a Shelgá:

Lo interesante del caso es que no se trata de una utopía [...] Simplemente soy lógico [...] Está claro que a Rolling no le he dicho nada, porque no es más que un bestia [...] Verdad es que Rolling y todos los Rolling del mundo hacen a ciegas lo que he desarrollado creando un amplio y preciso programa. Pero lo hacen como bárbaros, pesada y lentamente [...] Mi primera amenaza al mundo será dar al traste con el valor del oro. Obtendré cuanto oro quiera. Después pasaré a la ofensiva. Estallará una guerra más terrible que la del 14. Mi victoria está asegurada. Luego procederé a la selección de la gente que quede viva después de la contienda y de mi victoria, aniquilaré a los indeseables, y la raza por mí elegida empezará a vivir como corresponde a dioses, mientras los ‘operarios’ trabajarán con todo empeño, tan satisfechos de su vida como los primeros habitantes del paraíso.
Es otra novela que sorprenderá a todos los que tienen un estereotipo de la producción cultural soviética.

El novelista Alexandr Beliaev (1884-1942) fue el Julio Verne de la ciencia-ficción soviética. Autor de ingente producción, unas 60 novelas, fue más famoso aún que Alex Tolstoi. Pasó gran parte de su vida postrado en la cama, a consecuencia de una caida producida a los 14 años, intentando volar en un aparato de su invención. Esto explica que los protagonistas de sus obras sean casi siempre seres dotados de superpoderes y habilidades especiales, excepto en El ojo mágico.

Consagrado a la ciencia-ficción desde 1925, Beliaev destaca por su agilidad narrativa y por ambientar sus novelas en países capitalistas, lo cual le permite una crítica feroz, no exenta de ingenio, de su modo de vida, como en el relato Mister Risus, que narra las andanzas de un estadounidense dedicado al mundo del espectáculo, cuyo mayor afán es lograr una explicación científica del fenómeno de la risa y vengarse de un empresario que se niega a darle una parte de los beneficios que le corresponden por sus chistes.

Beliaev es meticuloso en el manejo los datos científicos, tal y como demuestra en La gravedad ha desaparecido, perteneciente a una serie de relatos protagonizados por el profesor Wagner, quien en esta ocasión utiliza la hipnosis para impartir al lector, en un tono marcadamente científico, una lección sobre las leyes de la gravedad y la fuerza centrífuga.

De la obra novelística de Beliaev destacan La estrella Ketz, Ictiandro (también conocida como El hombre anfibio), El ojo mágico y Ariel. De El ojo mágico, una novela de 1938, sorprende su optimismo con respecto a las posibilidades de la ciencia y la tecnología. El autor desarrolla la idea de la televisión -el ojo mágico- y sus múltiples aplicaciones prácticas, en particular la investigación subacuática. No menos optimista se muestra con respecto a la energía nuclear:

Sí, la piedra filosofal. El sueño de los alquimistas sobre la transformación de los elementos... No es solamente una revolución. ¡Es una nueva época de la química, de la historia de la Humanidad! [...] Los motores atómicos realizarán una completa revolución en la técnica y en la vida. Seremos inmensamente más fuertes y ricos.
En el argumento D. Blasco Jurgés naufraga a bordo del transatlántico Leviatán, llevándose a las profundidades abisales la fórmula de la energía atómica. El periodista español Blasco Azores indaga en Argentina, patria del finado Jurgés, y convence a las autoridades soviéticas para organizar una expedición, capitaneada por el ingeniero Borin y seguida desde su hogar -a través de la televisión- por el joven Mishka Borin, convaleciente de un accidente. Una vez en el Atlántico, y después de descubrir nada menos que la Atlántida, coinciden con otra expedición, dirigida por un tal Scott, siempre dispuesto a entorpecerles la tarea. En cuanto a los logros de la ciencia soviética, la novela dice en uno de sus pasajes:

El encuentro de la flotilla soviética en el océano Atlántico en el lugar de la catástrofe del Leviatán fue un golpe inesperado para Scott. No dudaba de que los bolcheviques en algún modo habían olido el oro [...] Ellos disponían de tres barcos, excelentes instalaciones de televisión y, sobre todo, casi inagotables recursos materiales y técnicos [...] ¡Una potencia que no ahorraba recursos con tal de lograr su objetivo!
Publicada en 1941, Ariel narra la historia del joven heredero inglés del mismo nombre a quien sus tutores, para desposeerle de su patrimonio, ingresan en una extrañísima escuela teosófica de la India. Un tal Dr. Hyde, el científico loco de rigor, le enseña a volar. Ariel huye de su internado y sobrevuela toda la India, donde conoce la injusticia del sistema de castas. Es tomado por un dios, sirve de bufón al rajá y acaba trabajando en un circo, antes de viajar a Nueva York, ciudad en la que trabaja de Supermán. Harto de Estados Unidos, donde una buena intención puede devenir un crimen horrible, regresa a la India, junto a sus verdaderos amigos.

Beliaev murió al año siguiente, en plena guerra mundial de una manera brutal, vencido por el hambre de aquellos trágicos días.

La ciencia-ficción soviética cuenta con otras grandes obras como Dentro de mil años (1927), de V. Nikolski, donde predice una explosión nuclear para 1945 (bingo), La tierra feliz (1931), de Yan Larri y El secreto de los dos océanos (1938), de Georgi Adamov. Es un género literario que engendró una ingente producción novelística tanto en la Unión Soviética como luego en los demás países socialistas y, desde luego, de una calidad muy superior a la estadounidense. La ciencia-ficción soviética expresaba la confianza de los pueblos soviéticos por la ciencia y el progreso de la humanidad, tiene un claro signo positivo, y no tenebroso, como en los países capitalistas. También era una manera de interesar a las masas por el saber, haciéndoles partícipes de los avances del conocimiento.
Tienes más artículos descargables, como este, en el archivo sobre el PCE(r) que elaboró el blog Fracción Proletaria: http://fraccionproletaria.wordpress.com/archivo/pcer/
avatar
chiapaneca
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 116
Reputación : 114
Fecha de inscripción : 21/02/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por chiapaneca el Lun Oct 15, 2012 11:01 pm

Mmmm eso mola, entre mis compañeros la única forma de cultura que se conoce es la del botellón silent
avatar
dramaturgo
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 21
Reputación : 39
Fecha de inscripción : 15/08/2011
Edad : 24
Localización : la paz baja california sur

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por dramaturgo el Mar Oct 16, 2012 1:51 am

Creo qué cómo todos los demas, sólo qué sin olvidar los ideales y terminar cómo un sucio capitalista.
avatar
Malon_Mestizo
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 16
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 29/05/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Malon_Mestizo el Mar Oct 16, 2012 2:13 am

CON RECITALES DE ROCKANROLL GRATIS !!!
avatar
stefanos666
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 652
Reputación : 1268
Fecha de inscripción : 11/01/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por stefanos666 el Mar Oct 16, 2012 2:45 am

como es la diversion en Cuba? Vietnam? RPDC??
avatar
Soldado Rojo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 578
Reputación : 762
Fecha de inscripción : 01/01/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Soldado Rojo el Mar Oct 16, 2012 1:46 pm

En alguna ocasión he escuchado que el rock'n'roll estaba prohibido en la URSS porque se consideraba una invasión cultural por parte de los yankis. ¿Alguien sabe si esto es cierto? Yo estoy de acuerdo con restringir libertades en el Socialismo porque hay que tener control sobre la sociedad. Lo que algunos critican como "dictadura", "censura" o "represión" yo lo veo positivo y necesario pues no hay que dejar cabos sueltos que por cualquier resquicio que se deje se cuela la contrarrevolución y la reacción como pasó en la URSS.


Última edición por Soldado Rojo el Mar Oct 16, 2012 1:48 pm, editado 1 vez (Razón : ortografía)
avatar
EatTheRich
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 59
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por EatTheRich el Mar Oct 16, 2012 2:12 pm

Soldado Rojo escribió:En alguna ocasión he escuchado que el rock'n'roll estaba prohibido en la URSS porque se consideraba una invasión cultural por parte de los yankis. ¿Alguien sabe si esto es cierto? Yo estoy de acuerdo con restringir libertades en el Socialismo porque hay que tener control sobre la sociedad. Lo que algunos critican como "dictadura", "censura" o "represión" yo lo veo positivo y necesario pues no hay que dejar cabos sueltos que por cualquier resquicio que se deje se cuela la contrarrevolución y la reacción como pasó en la URSS.

Joder, prohibir el rock... pa una cosa buena que se inventan los EEUU Smile

Yo no veo bien poner muchas cortapisas, no todo mi consumo cultural está impregnado de revolución. Y en ese tema es bueno que se pueda hacer crítica del gobierno (por ejemplo), como poder hacer uso del derecho a la manifestación y a la protesta. La soberanía popular por encima de todo.

avatar
stefanos666
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 652
Reputación : 1268
Fecha de inscripción : 11/01/2012

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por stefanos666 el Mar Oct 16, 2012 4:11 pm

EatTheRich escribió:
Soldado Rojo escribió:En alguna ocasión he escuchado que el rock'n'roll estaba prohibido en la URSS porque se consideraba una invasión cultural por parte de los yankis. ¿Alguien sabe si esto es cierto? Yo estoy de acuerdo con restringir libertades en el Socialismo porque hay que tener control sobre la sociedad. Lo que algunos critican como "dictadura", "censura" o "represión" yo lo veo positivo y necesario pues no hay que dejar cabos sueltos que por cualquier resquicio que se deje se cuela la contrarrevolución y la reacción como pasó en la URSS.

Joder, prohibir el rock... pa una cosa buena que se inventan los EEUU Smile

Yo no veo bien poner muchas cortapisas, no todo mi consumo cultural está impregnado de revolución. Y en ese tema es bueno que se pueda hacer crítica del gobierno (por ejemplo), como poder hacer uso del derecho a la manifestación y a la protesta. La soberanía popular por encima de todo.


Deberiamos prohibir tambien a Edgar Allan Poe, Hemingway, Melvile o S.King ? USA tiene grandes escritores .
avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2669
Reputación : 2836
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 56
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por JoseKRK el Mar Oct 16, 2012 4:31 pm

EatTheRich escribió:
Soldado Rojo escribió:En alguna ocasión he escuchado que el rock'n'roll estaba prohibido en la URSS porque se consideraba una invasión cultural por parte de los yankis. ¿Alguien sabe si esto es cierto? Yo estoy de acuerdo con restringir libertades en el Socialismo porque hay que tener control sobre la sociedad. Lo que algunos critican como "dictadura", "censura" o "represión" yo lo veo positivo y necesario pues no hay que dejar cabos sueltos que por cualquier resquicio que se deje se cuela la contrarrevolución y la reacción como pasó en la URSS.

Joder, prohibir el rock... pa una cosa buena que se inventan los EEUU Smile

Yo no veo bien poner muchas cortapisas, no todo mi consumo cultural está impregnado de revolución. Y en ese tema es bueno que se pueda hacer crítica del gobierno (por ejemplo), como poder hacer uso del derecho a la manifestación y a la protesta. La soberanía popular por encima de todo.


Bueno, camaradas, eso, simplemente, es falso.

En todos los países del COMECON había grupos de rock, algunos realmente buenos, otros no tanto y unos pocos realmente malos.

Había respecto a ellos las mismas limitaciones de expresión que con cualquier otra actividad social o cultural.

En la R.P. de Polonia, tenían por ejemplo a Czesław Niemen, que me encanta y que cantaba con su grupo tanto pop como rock:



Czerwone Gitary (Guitarras rojas):



O un grupo medio Punk, llamado Lombard:

avatar
Manifiesto
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1809
Reputación : 2199
Fecha de inscripción : 12/07/2010
Localización : Galiza

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Manifiesto el Mar Oct 16, 2012 5:46 pm

Pues eso de que en la Unión Soviética el Rock estaba prohibido es mentira, Aria es un grupo de Heavy Soviético, entre otros.



Respondiendo a stefanos666: En Cuba tienen talleres para aprender a tocar música de todo tipo, al menos, se que hay uno en una vieja embajada española, cuando Cuba era colonia. También se que hay mucha fiesta en las calles, irán de playa, fumarán sus puros y se beberán su ron... Algunos verán telenovelas en la tele, que parece ser que hay muchas. En la RPDC hay parques de atracciones, boleras, televisión... Supongo que le darán mucho al deporte, al fútbol que parece que causa furor allí, también van a la playa como vamos aquí y este tipo de cosas, los países socialistas no son algo extraño, simplemente no hay explotación ni miseria, como aquí en el capitalismo.

PD: De Vietnam no tengo ni idea.

Contenido patrocinado

Re: como se divierte en una sociedad socialista

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Miér Ago 15, 2018 10:22 pm