El Ludismo

    Comparte

    Granma
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2910
    Reputación : 4425
    Fecha de inscripción : 06/08/2011
    Localización : ★Marte, Planeta Rojo★

    El Ludismo

    Mensaje por Granma el Vie Sep 21, 2012 2:21 pm


    El ludismo (que debe su nombre a Nedd Ludd) se llamó a la forma de lucha que adoptó la primera generación de obreros industriales ingleses, caracterizada por la destrucción de las máquinas. Los trabajadores amenazaban con destruir las fábricas y matar al patrón si las máquinas no eran quitadas, porque éstas eran vistas como la fuente de todos sus males. ¿Por qué? Para entenderlo debemos situarnos en la Inglaterra de fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX, cuando en plena Revolución Industrial, la vida del obrero empeoró sustancialmente, expresándose de diferentes maneras:

    * La jornada de trabajo duraba hasta 15 horas.

    * Los salarios eran, en general, muy bajos. No siempre eran pagados con dinero sino con vales que eran canjeados para comprar sólo en determinadas tiendas.

    * Muchas fábricas empleaban preferentemente a mujeres y niños por su bajo costo y escasa conflictividad.

    * Las condiciones de vida de los trabajadores eran denigrantes. Vivian en barrios periféricos, sin los servicios mínimos y en estado de hacinamiento.

    En este contexto, el ludismo surge como una de las primeras expresiones de protesta de los trabajadores, quienes culpaban a la incorporación de las máquinas al mundo laboral como la fuente de todas sus desdichas. Claramente sus vidas habían cambiado sustancialmente a partir de la Revolución Industrial. Era innegable. No era lo mismo trabajar dispersos en el campo, que trabajar hacinados y bajo el severo reglamento disciplinario de la fábrica.

    El maquinismo supuso muy pronto el deterioro de las condiciones de trabajo de los obreros y, al principio, dejó a muchos sin trabajo. De las 800.000 personas que en el año 1800 trabajaban en los telares manuales de Inglaterra, en 1834 sólo quedaban 200.000. Por ello, en las primeras décadas del siglo se produjeron muchos levantamientos de obreros y campesinos que protestaban contra la introducción de las máquinas y la generalización del sistema fabril. La lucha contra la máquina llegó a ser una manera de defender el puesto de trabajo y también de intimidar a los empresarios en un momento de conflicto laboral.

    Con el tiempo, la acumulación de experiencia hizo que los trabajadores incorporaran, más tarde, otros métodos de resistencia y de lucha (huelgas, cooperativas, etc.) que les permitieron lograr las primeras conquistas obreras: el derecho de asociación y reglamentaciones laborales. Estos métodos resultaron mucho más efectivos que la rotura de las máquinas, ya que el ludismo no apuntaba a la verdadera causa de sus miserias. La incorporación de las máquinas a la vida laboral era inevitable, se trataba entonces de luchar ya no por su desaparición, sino por la incorporación de derechos que protegieran al trabajador frente a la explotación de los empresarios y del sistema que los ahogaba.

    La pobreza extrema fue la manifestación más significativa del divorcio entre los derechos formales de ciudadanía y un orden económico que creaba miseria y explotación para amplios sectores de la población.

    http://www.siemprehistoria.com.ar/?p=2366

    stalingrado en la memoria
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1588
    Reputación : 1835
    Fecha de inscripción : 09/12/2012
    Edad : 22
    Localización : Uruguay

    Re: El Ludismo

    Mensaje por stalingrado en la memoria el Lun Dic 17, 2012 12:23 am

    Es sorprendente el avance de la lucha de clases, desde aquel siglo XVIII en Inglaterra, hasta la organización de los obreros liderados por Lenin en la Rusia zarista del principió del siglo XX, que pudo triunfar contra los opresores capitalistas burgueses

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: El Ludismo

    Mensaje por pedrocasca el Lun Dic 17, 2012 11:26 am

    Este tema lleva un par de semanas publicado en el Foro. El texto parece interesante:

    "Un bicentenario olvidado: la rebelión de los ludditas (1812-2012)" - capítulo inédito del nuevo libro de Renán Vega Cantor - noviembre de 2012 - (en los mensajes breve definición de Ludismo)

    http://www.forocomunista.com/t25179-un-bicentenario-olvidado-la-rebelion-de-los-ludditas-1812-2012-capitulo-inedito-del-nuevo-libro-de-renan-vega-cantor-noviembre-de-2012-en-los-mensajes-breve-definicion-de-ludismo?


    alno
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 69
    Reputación : 69
    Fecha de inscripción : 19/10/2012

    Re: El Ludismo

    Mensaje por alno el Mar Dic 18, 2012 3:33 pm

    Un texto que viene al hilo, de Santiago Niño Becerra:

    Hace un par de semanas un lector me remitió un mail en el que se reproducía unas páginas de un libro, su autor es Ernst H. Gombrich, su título "Breve Historia del Mundo", y las páginas la 191 y la 192. Pienso que es una lectura interesante: la reproduzco tal cual.

    “Ahora, de pronto, todo cambió por completo. Algunas personas eran propietarios de máquinas. Y para hacer funcionar una de aquellas máquinas no se necesitaba haber estudiado mucho, pues la máquina lo hace todo por sí sola. En unas horas se puede enseñar con facilidad su manejo.

    Pero, sobre todo, hubo algo más: los cien tejedores de la ciudad se quedaron ahora sin empleo. Morirían de hambre irremediablemente, pues su trabajo lo realizaba una máquina. No obstante, como es natural, antes de morir de hambre junto con su familia, una persona está dispuesta a todo. Incluso, a trabajar por una cantidad de dinero increíblemente escasa, con tal de recibir cualquier cosa para seguir viviendo y trabajando.

    Así, el fabricante dueño de las máquinas podía llamar a los cien tejedores hambrientos y decirles: «Necesito cinco personas que atiendan mis máquinas y mi fábrica. ¿Por cuánto dinero lo haríais?». Aunque hubiese en ese momento alguien que respondiera: «Quiero una cantidad que me permita vivir tan feliz como antes», es posible que otro dijese: «Me basta con poder comprar cada día una rebanada de pan y un kilo de patatas». Y un tercero, al ver que éste le arrebataba su última posibilidad de vivir, afirmaría: «Lo intentaré con media rebanada de pan». Y cuatro más añadirían: «Nosotros también». «De acuerdo” respondería el fabricante”, en ese caso probaré con vosotros. ¿Cuántas horas queréis trabajar al día?». «Diez horas», diría uno. «Doce», diría el segundo, para no perder aquella oportunidad. «Yo puedo trabajar dieciséis», exclamaría el tercero. Al fin y al cabo, les iba la vida en ello. «Bien», diría el fabricante, «en tal caso, me quedo contigo. Pero, ¿qué hará mi máquina mientras tú duermes? ¡No necesita dormir!». «Puedo mandar a mi hijo de diez años», diría el tejedor desesperado. « ¿Y qué he de darle». «Dale un par de monedas para pan con mantequilla». «La mantequilla sobra», diría, quizá, el fabricante. Y así se cerraba el negocio. Pero los otros 95 tejedores en paro tendrían que morir de hambre o procurar que los aceptaran en otra fábrica.

    No creas que todos los fabricantes eran, en realidad, tipos tan malos como te lo he descrito aquí. Pero el más malvado y que pagara menos podía vender más barato que nadie y tenía, por tanto, el mayor éxito. Así pues, los demás se veían obligados a tratar a los trabajadores de manera similar, contra su conciencia y su compasión.

    La gente estaba desesperada. ¿Para qué aprender, para qué esforzarse en realizar un bello y delicado trabajo manual? La máquina hacía lo mismo en una centésima de tiempo y, a menudo, de manera más regular y cien veces más barata. Así, antiguos tejedores, herreros, hilanderos y carpinteros caían en una miseria cada vez mayor e iban de fábrica en fábrica con la esperanza de que les permitieran trabajar en ellas por unos céntimos. Algunos se enfurecieron de tal modo con las máquinas que habían destruido su dicha que asaltaron las fábricas y destrozaron los telares mecánicos, pero no sirvió de nada. En 1812 se impuso pena de muerte a quien destruyera una máquina. Y luego aparecieron otras nuevas y mejores, capaces de realizar no ya el trabajo de 100, sino de 500 obreros, y que hicieron aún mayor la miseria general.

    Hubo entonces ciertas personas que se dieron cuenta de la imposibilidad de seguir así. De que era injusto que alguien, por el mero hecho de poseer una máquina que, quizá, había heredado, tuviera derecho a tratar a los demás como difícilmente habría tratado un noble a sus campesinos. Pensaban que cosas como las fábricas y las máquinas, cuya posesión significaba un poder tan inmenso sobre el destino de otras personas, no debían pertenecer a los individuos sino ser propiedad común. Esta opinión se llamó socialismo”.

    Yo me detengo aquí, Uds. mediten, piensen, analicen, comparen, vean, deduzcan.

    Voroshilov
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 39
    Reputación : 40
    Fecha de inscripción : 30/11/2010

    Re: El Ludismo

    Mensaje por Voroshilov el Miér Mar 06, 2013 5:19 pm

    El movimiento ludita es muy interesante, desde mi punto de vista. Está a mitad camino entre un naciente movimiento obrero y viejas formas de protesta del mundo feudal, como las algaradas o jacqueries.

    El ludismo aparece al calor de la naciente industria británica. Los obreros, como forma de protesta reventaban las máquinas, quemaban los telares, con lo que suponía una de estas máquinas de coste. Esto supuso una dura represión, destruir máquinas se pagaba con la vida. Para evitar que el movimiento quedase descabezado, los obreros se inventaron un lider, el capitán Nedd Lud, que firmaba cartas amenazantes para que las máquinas fuesen retiradas antes de un plazo, si no era así, entrarían en la fábrica y destruirían la maquinaría y todo aquel que se les pusiera en medio.

    Sin embargo, no solo tenía una reivindicación laboral. Influía mucho más la vieja cuestión de que el textil era un sector que solía complementar las escasas rentas del campesinado. Por ejemplo, el hilado de la lana solía hacerse por estos durante las largas noches de invierno, vendiendo después los hilos a las fábricas pañeras. Cuando se mecaniza y se industrializa el proceso del hilado, estos ingresos complementario desaparecieron, regiones como Normandía quedaron desoladas y la respuesta de los campesinos se dirigió hacia el ludismo.

    Chus Ditas
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2862
    Reputación : 5821
    Fecha de inscripción : 24/03/2011

    Re: El Ludismo

    Mensaje por Chus Ditas el Vie Nov 08, 2013 5:08 pm

    Los destructores de máquinas: en homenaje a los luditas

    texto de 11 páginas de Christian Ferrer

    se descarga desde:

    http://www.omegalfa.es/downloadfile.php?file=libros/los-destructores-de-maquinas-en-homenaje-a-los-luditas.pdf

    Contenido patrocinado

    Re: El Ludismo

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:21 pm


      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 7:21 pm