Discutiendo con un neoliberal

    Comparte
    avatar
    Danko
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1636
    Reputación : 1775
    Fecha de inscripción : 25/12/2011
    Edad : 38
    Localización : Barcelona

    Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Danko el Jue Ago 09, 2012 10:18 pm

    Hace unos días estuve debatiendo en Facebook con un amigo que es economista y además un declarado neoliberal, de esos que están a favor de privatizarlo todo desde la sanidad hasta la policía. Desde mis planteamientos marxistas le expuse los males intrínsecos del sistema capitalista como de su corolario; el libre mercado. A lo que él respondió. De ahí surgió un intercambio de criterios que me ha parecido interesante postear aquí en el foro.


    En resumidas cuentas, al amigo neoliberal le expuse que en una economía capitalista sólo se satisfacen los intereses personales de una minoría propietaria de los medios de producción y no los del conjunto de la sociedad. La característica de este tipo de economía es que deja al sujeto; ya sean empresas privadas o personas individuales, a dirigir la producción de forma anárquica, buscando dominar y copar cada vez más el mercado, para así aumentar de forma análoga sus beneficios. De esta forma, se generan una serie de crisis cíclicas, ya que como cada empresa planifica la producción de manera individual, se produce un caos productivo que sobrepasa las necesidades reales de la población.


    Le argumenté que el mercado no puede planificar adecuadamente, porque está sometido a las leyes de la oferta y la demanda. Y que un mercado libre sin regulación o intervención estatal tiende siempre a la acumulación y al crecimiento, y por tanto esto origina la formación de monopolios y oligopolios que acaban por alcanzar una posición hegemónica.


    A lo que el amigo neoliberal me respondió lo siguiente:


    Eres un tópico con patas. Esa visión, desde el punto de vista de las ideas está muy, pero que muy trasnochada. Afortunadamente ya no quedan pensadores así. Y no es para menos viendo cómo han acabado los "paraísos socialistas".


    Lo que llamas "la ley del mercado" es la fuerza de todos nosotros: consumidores, productores, acreedores, clientes... Tú describes la anti-libertad, la servidumbre, rendir la voluntad del hombre, al burócrata, a un tirano de la producción u oligarquía, esto es, lo que ahora tenemos en el mundo: el capitalismo de estado y la economía intervencionista.


    El mercado es diversidad, la economía del tirano de la producción es uniformidad y pensamiento único. Un destacado deportista ucraniano decía que cuando se fue EEUU vio multitud de marcas de queso, y dijo -"¿cómo hay tantos? De queso solo hay uno, ¡el queso!"- Si el Gobierno es apartado de los medios de producción la única obsesión del empresario será entonces satisfacer las necesidades más urgentes del consumidor/cliente, y para eso ha de crear diversidad de servicios y precios.


    Incluso el monopolio se derrumba en el libre mercado porque siempre ha de tener benplácito del consumidor. Los monopolios sólo aguantan si tienen protección estatal.

    Los monopolios y semejantes solo los crea el Estado, en un escenario de libre mercado su vida es muy limitada.


    La sociedad, libre, siempre tiende a la regulación porque esta se nivela con la competencia. El productor sólo tendrá altos beneficios si la satisface, no como ahora. Un órgano centralizado de producción no crea diversidad de productos ni precios. Solo mala calidad y colas. El libre mercado crea riqueza, diversidad de ofertas y alternativas.



    En fin, que opinan de los puntos de vista de este neoliberal? son razonables lo al margen de nuestras posturas? o por el contrario es un tópico con patas?
    avatar
    AliveRC
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1322
    Reputación : 1452
    Fecha de inscripción : 09/05/2011
    Edad : 22

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por AliveRC el Jue Ago 09, 2012 10:32 pm

    Es un liberal algo consecuente, de los que quieren privatizar la educación y sanidad. Si quieres, para ver si llega a ser totalmente consecuente con su ideología, pregúntale si acepta los contrarios voluntarios de esclavitud: http://es.wikipedia.org/wiki/Walter_Block#Contratos_de_esclavitud

    Si no los acepta, pregúntale por qué, si el mercado no regularía esto, dile que entonces el Estado puede regular algunas actividades económicas por ser inmorales, y de ahí ya le obligas a sacar conclusiones que contradigan su ideología.


    Última edición por AliveRC el Jue Ago 09, 2012 10:44 pm, editado 1 vez
    avatar
    ArgentoRojo
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1110
    Reputación : 1159
    Fecha de inscripción : 14/05/2011

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por ArgentoRojo el Jue Ago 09, 2012 10:41 pm

    Una pregunta siempre a hacerle es histórica: ¿y porqué surge el Estado? ¿para beneficiar o regular qué cosa? En el "paraíso" del libre mercado, los EEUU, la acumulación de capital fué realizada CON el Estado como garante de la propiedad de una minoría esclavista-capitalista ¿o para qué luchaba el Estado capitalista contra la organización sindical de negros y blancos obreros? ¿para qué traia irlandeses para romper las huelgas y reventar a los obreros yanquis?

    ¿porqué el austríaco, amante "de la libertad", Friedrich Hayek, y Don Milton Friedman, otro "luchador", le cantaban LOAS AL HIJO DE PUTAS DE PINOCHET??

    ¿porqué amaba "el libre mercado"?

    Sí ... PINOCHET... uffff... un anti-Estatismo enorme.

    Vamos....
    avatar
    Stitch
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 584
    Reputación : 609
    Fecha de inscripción : 15/07/2012
    Edad : 30

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Stitch el Jue Ago 09, 2012 11:34 pm

    Danko escribió: Incluso el monopolio se derrumba en el libre mercado porque siempre ha de tener benplácito del consumidor. Los monopolios sólo aguantan si tienen protección estatal.

    Los monopolios y semejantes solo los crea el Estado, en un escenario de libre mercado su vida es muy limitada.


    La sociedad, libre, siempre tiende a la regulación porque esta se nivela con la competencia. El productor sólo tendrá altos beneficios si la satisface, no como ahora. Un órgano centralizado de producción no crea diversidad de productos ni precios. Solo mala calidad y colas. El libre mercado crea riqueza, diversidad de ofertas y alternativas. [/i]


    Muy de acuerdo en esa parte. Yo también he tenido platicas con algunos profesores economistas que se declaran a favor de libre mercado. Han leído a expertos en economía desde Ludwig von Mises hasta Friedrich Hayek. Y sus planteamientos han sido sumamente enriquecedores. En la Universidad donde estudiaba aveces daban exposiciones y dos o tres veces me metí a escucharlos. Ellos declaraban en pocas palabras que el problema siempre fue la intervención del Gobierno. Hasta citaron una frase del ex-presidente Ronald Reagan: "El problema es el gobierno."

    Citaron a dos países sobre todo, Noruega y Suiza. Alabando su modelo económico, ya que su ingreso per capita eran demasiado alto. La corrupción estaba en niveles bajísimos y el salario de los trabajadores era más alto que cualquier país desarrollado.

    Ya en la sección de preguntas, yo le hice sólo una, la cual era si consideraban necesario los sindicatos y cual era su opinión sobre ellos, a lo que me respondieron que su principal función como todos sabíamos era la de defender los derechos de los trabajadores. Lamentablemente aveces pierden su función, cuando existe demasiada corrupción dentro de ellos y eso es únicamente por la acción humana que predomina. Me citó nuevamente a Suiza, la cual allá casi no existen problemas, pues hay un tratado de paz. Además de que las condiciones de vida, son sumamente enriquecedoras.

    Al final, hablaron sobre la privatización parcial, sobre todo en Pemex. La cual era necesaria intervención, pues por culpa de la corrupción de su sistema, están yendo a picada. En eso si estuve de acuerdo, pero en privatizar la educación y salud, jamás. Ese tema no lo comentaron, hubiera estado bien escuchar sus razones.

    Saludos.
    avatar
    AliveRC
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1322
    Reputación : 1452
    Fecha de inscripción : 09/05/2011
    Edad : 22

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por AliveRC el Jue Ago 09, 2012 11:45 pm

    ¿Tus profesores citaban al mismo Reagan que aumentó el gasto militar del Estado?

    Citar a Noruega y Suiza como países representantes del libre mercado... esa es buenísima Laughing Si el IVA en Noruega es del 24 o del 25 % ¿eso es libre mercado? xD Y grandes empresas de sectores estratégicos de la economía son estatales ¿eso es libre mercado?
    25 % IVA y grandes empresas estatales. Vamos, libre mercado puro. Eso lo ignoran los liberales, luego te vienen con "mercado laboral desregularizado en Noruega", que no sé si eso será cierto o no, no lo he buscado. Pero aunque lo sea, está claro que la regulación estatal en Noruega es mucho más amplia que en España.

    Si de algo puede ser ejemplo Noruega es de ser una economía keynesiana, es decir, con fuerte intervención del Estado. Y que conste que yo no creo que el modelo nórdico, con pocos habitantes, muchos recursos e imperialismo, sea extrapolable al resto del mundo.
    avatar
    Stitch
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 584
    Reputación : 609
    Fecha de inscripción : 15/07/2012
    Edad : 30

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Stitch el Jue Ago 09, 2012 11:58 pm

    AliveRC escribió:¿Tus profesores citaban al mismo Reagan que aumentó el gasto militar del Estado?

    Citar a Noruega y Suiza como países representantes del libre mercado... esa es buenísima Laughing Si el IVA en Noruega es del 24 o del 25 % ¿eso es libre mercado? xD Y grandes empresas de sectores estratégicos de la economía son estatales ¿eso es libre mercado?
    25 % IVA y grandes empresas estatales. Vamos, libre mercado puro. Eso lo ignoran los liberales, luego te vienen con "mercado laboral desregularizado en Noruega", que no sé si eso será cierto o no, no lo he buscado. Pero aunque lo sea, está claro que la regulación estatal en Noruega es mucho más amplia que en España.

    Si de algo puede ser ejemplo Noruega es de ser una economía keynesiana, es decir, con fuerte intervención del Estado. Y que conste que yo no creo que el modelo nórdico, con pocos habitantes, muchos recursos e imperialismo, sea extrapolable al resto del mundo.

    Citaron esa frase solamente. Tal vez Reagan siempre intervino, pero tenía claro que el gobierno era el problema. Por algo su frase.

    Suiza tiene una de las tasas más bajas que existen. Superando aún a países desarrollados.

    Sobre Noruega no te digo nada. No sé por qué lo sacaron en ese momento. Si hubiera tenido esa información que me pasaste se las hubiera dicho para que se retractaran pirat

    Aún así, sus economías son muy estables. Comparándolas por ejemplo con mi país que es elementalmente lo que hicieron, si existe una gran diferencia.

    Saludos.
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7864
    Reputación : 8242
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por PequeñoBurgués el Vie Ago 10, 2012 1:34 am

    Pero Suiza y Noruega tienen economías cerradas y un estado muy fuerte, a parte de ser micropaíses con economías ultraespeciales o petadas de commodities en relación a su población.

    Me acuerdo cuando el embajador de Noruega salió a defender a Hugo Chávez por nacionalizar los hidrocarburos: "si en Noruega nosotros también los tenemos estatales" decía.
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7864
    Reputación : 8242
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por PequeñoBurgués el Vie Ago 10, 2012 1:36 am

    El país con la economía más liberal del mundo: http://es.wikipedia.org/wiki/Somalilandia

    así les va xD
    avatar
    AliveRC
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1322
    Reputación : 1452
    Fecha de inscripción : 09/05/2011
    Edad : 22

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por AliveRC el Vie Ago 10, 2012 11:27 am

    PequeñoBurgués escribió:El país con la economía más liberal del mundo: http://es.wikipedia.org/wiki/Somalilandia

    así les va xD

    Este ultraliberal dice que no es ejemplo de anarcocapitalismo, para luego excitarse diciendo que gracias a la ausencia de Estado tiene muy buenos progresos en algunos sectores: http://www.juandemariana.org/comentario/2984/somalia/anarquia/caos/
    avatar
    Danko
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1636
    Reputación : 1775
    Fecha de inscripción : 25/12/2011
    Edad : 38
    Localización : Barcelona

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Danko el Jue Sep 27, 2012 11:54 pm

    Siguiente con presente el hilo, volví a debatir con el liberal "Ancap" en cuestión. En este caso le hablé sobre la teoría de la explotación aportada por el marxismo, y el tío me salió con esto... muy austríaco él.


    Marx no explica el origen de la propiedad "limpia", es decir, la propiedad que fue adquirida por apropiación originaria cuando un hombre cultivó una tierra que antes no poseía nadie. Marx describe el robo de propiedad, pero no el origen. No habla de la propiedad que no fue robada a nadie. Según Marx, el hombre que adquirió propiedad limpiamente —porque antes no había sido poseída por nadie— sigue siendo un explotador sin importar que ahora las transacciones sean voluntarias entre hombres libres.


    Las ‘pruebas’ que Marx presenta para demostrar que el capitalista es un explotador es que el salario es menor que el precio de venta del producto.


    Por ejemplo, si el obrero crea valor trabajando por 5 días, sólo recibe el valor de tres días de trabajo. El resto del valor creado -la plusvalía- es apropiado por el capitalista, luego —según Marx— se prueba que hay explotación. Esa explicación es incorrecta.


    La respuesta es clara cuando uno se pregunta: ¿por qué el obrero acepta tal oferta? El obrero acepta porque el salario que recibe representa bienes de consumo presente, mientras que su trabajo representa bienes de consumo futuro. Lo que está mal en la teoría de Marx es que el no comprende el axioma de “preferencia intertemporal” como una categoría básica de acción humana. Que el obrero no reciba el valor completo de su trabajo no tiene nada que ver con explotación sino que es un reflejo de su preferencia intertemporal, la idea de que es imposible para el hombre recibir la misma cantidad de un bien hoy y dentro de 3 años a menos que esté descontada por un valor.


    Los intereses entre el el capitalista y el trabajador no son antagónicos sino armoniosos. Si el capitalista no tuviese preferencia intertemporal, el empleado estaría peor, porque tendría que esperar más de lo que está dispuesto a esperar para recibir el fruto de su trabajo. Y si el empleado no tuviese preferencia intertemporal, el capitalista estaría peor porque tendría que recurrir a procesos más largos e ineficientes de producción. Pero con el intercambio ambas partes ganan.


    El sistema capitalista no puede considerarse un impedimento para el desarrollo de las fuerzas productivas, como Marx afirma, porque si al empleado no se le permitiera vender su trabajo libremente, y al capitalista no se le permitiera comprar el trabajo, la producción sería menor porque la producción tendría que ser llevada a cabo con menores niveles de acumulación de capital.


    Si el capitalista no tuviese control exclusivo sobre propiedad, y esta fuese propiedad colectiva, el empresario no esperaría que la producción al final del periodo sea mayor, sino que podría ser menor. Esto haría que la tasa de interés sea muy alta, porque nadie quiere ahorrar, y que la sociedad produzca con menores niveles de capital, y eso llevaría al empobrecimiento.



    En definitiva, el Ancap éste argumenta que en el sistema capitalista no hay explotación, porque la relación entre capitalista y obrero hay acuerdo voluntario, es decir, no hay coacción ni violencia, y la acumulación de plusvalía por parte del empresario se ha conseguido sin "robo" ni apropiación indebida.


    La verdad, es que supongo que lo que suelta el "austríaco" éste es refutable...
    avatar
    Stitch
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 584
    Reputación : 609
    Fecha de inscripción : 15/07/2012
    Edad : 30

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Stitch el Vie Sep 28, 2012 12:11 am

    Danko escribió:En definitiva, el Ancap éste argumenta que en el sistema capitalista no hay explotación, porque la relación entre capitalista y obrero hay acuerdo voluntario, es decir, no hay coacción ni violencia, y la acumulación de plusvalía por parte del empresario se ha conseguido sin "robo" ni apropiación indebida.


    La verdad, es que supongo que lo que suelta el "austríaco" éste es refutable...

    Suiza te contradice:

    Pocas son las protestas que se producen, notablemente gracias a la convención firmada por los patrones y los sindicatos en 1937 llamada Paz del Trabajo: esta convención establece las reglas de conciliación en caso de un conflicto. Esta solución que favorece la discusión en vez de la acción, ha permitido la reducción de pérdidas de las jornadas de trabajo.

    Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Econom%C3%ADa_de_Suiza

    Aunque ya andan viendo en poner salario mínimo...

    Danko escribió:Si el capitalista no tuviese control exclusivo sobre propiedad, y esta fuese propiedad colectiva, el empresario no esperaría que la producción al final del periodo sea mayor, sino que podría ser menor. Esto haría que la tasa de interés sea muy alta, porque nadie quiere ahorrar, y que la sociedad produzca con menores niveles de capital, y eso llevaría al empobrecimiento.[/i]

    Totalmente de acuerdo, en especial lo que subrayé.

    Saludos.
    avatar
    Danko
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1636
    Reputación : 1775
    Fecha de inscripción : 25/12/2011
    Edad : 38
    Localización : Barcelona

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Danko el Vie Sep 28, 2012 12:23 am

    Stitch escribió:
    Danko escribió:En definitiva, el Ancap éste argumenta que en el sistema capitalista no hay explotación, porque la relación entre capitalista y obrero hay acuerdo voluntario, es decir, no hay coacción ni violencia, y la acumulación de plusvalía por parte del empresario se ha conseguido sin "robo" ni apropiación indebida.


    La verdad, es que supongo que lo que suelta el "austríaco" éste es refutable...

    Suiza te contradice:

    Pocas son las protestas que se producen, notablemente gracias a la convención firmada por los patrones y los sindicatos en 1937 llamada Paz del Trabajo: esta convención establece las reglas de conciliación en caso de un conflicto. Esta solución que favorece la discusión en vez de la acción, ha permitido la reducción de pérdidas de las jornadas de trabajo.

    Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Econom%C3%ADa_de_Suiza

    Aunque ya andan viendo en poner salario mínimo...

    Danko escribió:Si el capitalista no tuviese control exclusivo sobre propiedad, y esta fuese propiedad colectiva, el empresario no esperaría que la producción al final del periodo sea mayor, sino que podría ser menor. Esto haría que la tasa de interés sea muy alta, porque nadie quiere ahorrar, y que la sociedad produzca con menores niveles de capital, y eso llevaría al empobrecimiento.[/i]

    Totalmente de acuerdo, en especial lo que subrayé.

    Saludos.


    Precisamente, uno de los principales planteamientos del subjetivismo utilitarista de la escuela austríaca es justamente éste; el supuesto adelanto por parte del capitalista del salario a los trabajadores. Debido a lo dilatado en el tiempo que es un proceso productivo actual y combinado con la mayor preferencia por el consumo presente, esto es; que el trabajador asalariado no están dispuestos a esperar que concluya todo el proceso.


    Pero en realidad, es que un trabajador asalariado adelanta su fuerza de trabajo al capitalista, si cobra por meses, si a estos días le restamos el tiempo que el trabajador tarda en terminar la mercancía obtenemos el tiempo que el capitalista adelanta el salario.





    Última edición por Danko el Vie Sep 28, 2012 2:44 am, editado 1 vez
    avatar
    Ashandarei
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 293
    Reputación : 301
    Fecha de inscripción : 20/07/2012
    Edad : 25

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Ashandarei el Vie Sep 28, 2012 2:16 am

    Danko escribió:Siguiente con presente el hilo, volví a debatir con el liberal "Ancap" en cuestión. En este caso le hablé sobre la teoría de la explotación aportada por el marxismo, y el tío me salió con esto... muy austríaco él.


    Marx no explica el origen de la propiedad "limpia", es decir, la propiedad que fue adquirida por apropiación originaria cuando un hombre cultivó una tierra que antes no poseía nadie. Marx describe el robo de propiedad, pero no el origen. No habla de la propiedad que no fue robada a nadie. Según Marx, el hombre que adquirió propiedad limpiamente —porque antes no había sido poseída por nadie— sigue siendo un explotador sin importar que ahora las transacciones sean voluntarias entre hombres libres.


    Las ‘pruebas’ que Marx presenta para demostrar que el capitalista es un explotador es que el salario es menor que el precio de venta del producto.


    Por ejemplo, si el obrero crea valor trabajando por 5 días, sólo recibe el valor de tres días de trabajo. El resto del valor creado -la plusvalía- es apropiado por el capitalista, luego —según Marx— se prueba que hay explotación. Esa explicación es incorrecta.


    La respuesta es clara cuando uno se pregunta: ¿por qué el obrero acepta tal oferta? El obrero acepta porque el salario que recibe representa bienes de consumo presente, mientras que su trabajo representa bienes de consumo futuro. Lo que está mal en la teoría de Marx es que el no comprende el axioma de “preferencia intertemporal” como una categoría básica de acción humana. Que el obrero no reciba el valor completo de su trabajo no tiene nada que ver con explotación sino que es un reflejo de su preferencia intertemporal, la idea de que es imposible para el hombre recibir la misma cantidad de un bien hoy y dentro de 3 años a menos que esté descontada por un valor.


    Los intereses entre el el capitalista y el trabajador no son antagónicos sino armoniosos. Si el capitalista no tuviese preferencia intertemporal, el empleado estaría peor, porque tendría que esperar más de lo que está dispuesto a esperar para recibir el fruto de su trabajo. Y si el empleado no tuviese preferencia intertemporal, el capitalista estaría peor porque tendría que recurrir a procesos más largos e ineficientes de producción. Pero con el intercambio ambas partes ganan.


    El sistema capitalista no puede considerarse un impedimento para el desarrollo de las fuerzas productivas, como Marx afirma, porque si al empleado no se le permitiera vender su trabajo libremente, y al capitalista no se le permitiera comprar el trabajo, la producción sería menor porque la producción tendría que ser llevada a cabo con menores niveles de acumulación de capital.


    Si el capitalista no tuviese control exclusivo sobre propiedad, y esta fuese propiedad colectiva, el empresario no esperaría que la producción al final del periodo sea mayor, sino que podría ser menor. Esto haría que la tasa de interés sea muy alta, porque nadie quiere ahorrar, y que la sociedad produzca con menores niveles de capital, y eso llevaría al empobrecimiento.



    En definitiva, el Ancap éste argumenta que en el sistema capitalista no hay explotación, porque la relación entre capitalista y obrero hay acuerdo voluntario, es decir, no hay coacción ni violencia, y la acumulación de plusvalía por parte del empresario se ha conseguido sin "robo" ni apropiación indebida.


    La verdad, es que supongo que lo que suelta el "austríaco" éste es refutable...




    Como bien apuntas en tu último comentario, el asalariado adelanta su fuerza de trabajo al capitalista, y no éste el salario al capitalista.


    La propiedad primigenia de los medios de producción bien pudo ser de forma "limpia" o "sucia", bien porque una persona "ahorró" y pudo invertir en capital por primera vez, o bien porque ya se poseían los medios de producción (tierras, talleres artesanales, etc). Eso es indiferente pues la explotación surge bien como esta explicado de que el capitalista no paga el valor íntegro de su trabajo al asalariado, sabiendo que el capitalista obtiene de vuelta todo el capital invertido como parte del valor del producto final de ese proceso productivo, por lo cual, se sabe que una parte del nuevo valor creado va en parte para reponer la fuerza de trabajo(pagar trabajadores), y todo lo demás va en forma de beneficio al capitalista.

    Ahora bien, el argumento de Ancap es que los trabajadores tienen preferencia temporal, entonces veamos si es cierto o no.


    Imaginemos una empresa textil, en la que se tejen 100 camisetas diarias y hay 10 trabajadores (ejemplo simple). Sabemos que el capitalista ha comprado los materiales, la maquinaria, el edificio, pero que la mano de obra aún NO, porque la paga a final de mes (supongamos que es el primer mes que trabajan) para que el proceso productivo tenga lugar, pero el proceso productivo dura desde el momento en el que se compran los materiales y condiciones para transformar una mercancía en otra hasta que ésta se vende.



    Sabemos que la mano de obra aún no se ha pagado, por lo cual el trabajador adelanta fuerza de trabajo, y debería ser el capitalista el que pagase más por su preferencia temporal de no pagar al asalariado por su fuerza de trabajo, el cual no tiene preferencia temporal pues espera un mes a cobrar la paga, ya que en éste caso, el proceso productivo no dura ni un día, ya que la mercancía a vender, que son camisetas, se producen a un ritmo de 10 camisetas diarias por trabajador, las cuales se venden a distribuidoras-tiendas, es decir, que no deben esperar a que llegue un cliente de la calle a comprarlas, por lo que NO se le paga al trabajador su fuerza de trabajo de forma íntegra.


    De forma resumida: El capitalista NO adelanta salario al trabajador, el trabajador obtiene su salario "reducido" después de que finalice es proceso productivo, y el capitalista se queda para él parte del trabajo de los asalariados.


    Un ejemplo que ponen a veces es el de los mineros, que no esperan a que el hierro se transforme en coche, y por ello no cobran todo el valor de su trabajo, a ello respondo, que aunque DUDO que todo ese proceso dure un mes en total, el proceso productivo no es mina de hierro-hierro-barras de hierro-coche, el proceso productivo en este caso es mina de hierro-hierro, porque los mineros NO transforman el hierro en barras de hierro, ni éstas en coche, sino que su PRODUCTO es el hierro en sí, que es comprado por el capitalista que SI transforma el hierro en barras de hierro, que las vende de nuevo a otro capitalista que paga porque se transformen las barras de hierro en el coche. Por lo que, el proceso productivo del minero finalizó antes de que comenzase la construcción del coche en sí.




    Algo en lo que sí estoy de acuerdo es en que quizás la producción disminuiría, pero analicemos porqué. Supongamos que todo el país trabaja, y el 95% de la población es asalariada, lo que significa, que el 95% de la población genera plustrabajo (aquel trabajo que se realiza por encima de aquel necesario para reproducir la fuerza de trabajo), por lo que se produce MAS de lo que se consume, es decir, que si todo el país trabaja más de lo necesario y en sus manos estuviese, trabajarían menos, pero no porque quieran ver reducidos sus ingresos, sino porque no necesitan producir más.

    Otra cosa es que la producción descienda un poco y no hasta el nivel de reproducir la fuerza de trabajo, lo cual implicaría que la población desea tener un nivel de vida superior (consumiendo más de lo necesario) al de la mera supervivencia, por lo cual deberán trabajar más de lo necesario, pero no para que se quede su trabajo un capitalista, sino para disfrute personal.



    Por último decir que los trabajadores trabajan bajo coacción y violencia, lo cual está expuesto en otros hilos.


    Un saludo y un placer.
    avatar
    Danko
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1636
    Reputación : 1775
    Fecha de inscripción : 25/12/2011
    Edad : 38
    Localización : Barcelona

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Danko el Jue Abr 02, 2015 10:00 pm

    Hoy estuve debatiendo en Facebook con un declarado neoliberal. Desde mis planteamientos le expuse los aspectos más perjudiciales que representan los monopolios y la deslocalización de empresas. A lo que él respondió lo siguiente:


    Ya les gustaría a esas pobres gentes que muchos más Amancios Ortega pusiesen su capital a su servicio para permitirles GENERAR VALOR para el exterior, y así poder IMPORTAR VALOR del exterior.

    Tu solución cuál es? Dejarles morir rebozándose en el barro? Arrojarles limosnas cada cierto tiempo para que subsistan en una situación de completa dependencia y humillación?

    Repito, más Amancios Ortega, más Capital y más CAPITALISMO es lo que necesitan esas pobres gentes para salir de su calamitosa situación.

    Que Amancio Ortega no aporta nada? Qué te parece un modelo de negocio que da sentido al trabajo de esa gente? Que convierte en valor su trabajo?

    En fin...


    Hablas como si Ortega fuese el que los mantiene en la miseria, NO, Amancio Ortega es el que PUJA por sacarlos de la miseria, el que da a esa gente la oportunidad de dejar de rebozarse en el barro y GENERAR VALOR.

    Ya les gustaría a esas pobres gentes que muchos más Amancios Ortega pusiesen su capital a su servicio para permitirles GENERAR VALOR para el exterior, y así poder IMPORTAR VALOR del exterior.

    Tu solución cuál es? Dejarles morir rebozándose en el barro? Arrojarles limosnas cada cierto tiempo para que subsistan en una situación de completa dependencia y humillación?

    Repito, más Amancios Ortega, más Capital y más CAPITALISMO es lo que necesitan esas pobres gentes para salir de su calamitosa situación.

    Que Amancio Ortega no aporta nada? Qué te parece un modelo de negocio que da sentido al trabajo de esa gente? Que convierte en valor su trabajo?

    En fin...

    Hablas como si Ortega fuese el que los mantiene en la miseria, NO, Amancio Ortega es el que PUJA por sacarlos de la miseria, el que da a esa gente la oportunidad de dejar de rebozarse en el barro y GENERAR VALOR.



    El tío me ha cabreado.
    avatar
    MolotoK
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 561
    Reputación : 589
    Fecha de inscripción : 21/12/2013
    Edad : 34
    Localización : Madrid, España

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por MolotoK el Vie Abr 03, 2015 11:40 pm

    Esa tendencia liberal de que el mundo necesita más empresas porque así hay más trabajo para todos es loable. Es decir, que la intención del liberal es bienintencionada: ofrecer trabajo al ser humano para que pueda proporcionarse sustento. Por eso el análisis debería enfocarse al plano económico para darse cuenta de que el problema está en la infraestructura económica, en las reglas establecidas del sistema, no en las buenas y malas intenciones de gente como Amancio Ortega, ni en la cantidad de empresas que existan ignorando las leyes objetivas de la economía. Caer en el debate ideológico a veces es inevitable, tipo "el capitalista es un explotador", pero con los datos objetivos se obtienen mejores resultados al hablar con liberales.

    Claro que también están los liberales que se agarran como clavo ardiendo a sus ideologías y conocimientos por miedo a reconocer que estaban equivocados, o porque no quieren aprender. Si es el primer caso depende de la persona, el segundo caso está totalmente perdido. Es como convencer a un creyente de que abandone la Biblia y abrace la teoría del Big Bang. Los únicos que no soporto son los prepotentes, esos que están cerca de cruzar los límites del insulto y las faltas de respeto, y es una pena porque a veces se sacan debates muy interesantes si la otra persona solo se calmase un poco.
    avatar
    현욱한
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 873
    Reputación : 1011
    Fecha de inscripción : 08/01/2015
    Edad : 20
    Localización : Madrid

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por 현욱한 el Dom Abr 05, 2015 2:54 pm

    No hace más falta que analizar la obra El Capital para entender, sin dudas, lo que es el sistema capitalista. Uno debe entender que el dueño de los medios de producción será que defienda este sistema; mientras el resto de nosotros seremos la la base de la pirámide, lumpenproletariados e incluso, aburguesados orgullosos de serlo y, con tendencia trotskista.

    avatar
    Danko
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1636
    Reputación : 1775
    Fecha de inscripción : 25/12/2011
    Edad : 38
    Localización : Barcelona

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Danko el Lun Abr 06, 2015 1:07 am

    Es más posible que nos visiten los extraterrestres, antes que el libre mercado cumpla esa "promesa tardía" que vienen prometiendo los neoliberales desde que en los años 70s sus políticas neoliberales empezaron a implantarse a las malas en países latinoamericanos y luego en Europa y EEUU. Que "los mercados aumentarán los sueldos y la gente será prospera algún día de estos".

    El pobrecito Hayek era ingenuo, pero Milton Friedmann, sí que era un deshonesto total. Debió haber sido cura predicador, porque prometía eventos paranormales como ese de "los mercados crearán la prosperidad y la abundancia para los que se sometan a su voluntad".
    avatar
    MolotoK
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 561
    Reputación : 589
    Fecha de inscripción : 21/12/2013
    Edad : 34
    Localización : Madrid, España

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por MolotoK el Lun Abr 06, 2015 11:56 am

    Danko escribió:Es más posible que nos visiten los extraterrestres, antes que el libre mercado cumpla esa "promesa tardía" que vienen prometiendo los neoliberales desde que en los años 70s sus políticas neoliberales empezaron a implantarse a las malas en países latinoamericanos y luego en Europa y EEUU. Que "los mercados aumentarán los sueldos y la gente será prospera algún día de estos".

    El pobrecito Hayek era ingenuo, pero Milton Friedmann, sí que era un deshonesto total. Debió haber sido cura predicador, porque prometía eventos paranormales como ese de "los mercados crearán la prosperidad y la abundancia para los que se sometan a su voluntad".

    "¡Alabemos a nuestro señor Libre Mercado!"

    Spoiler:

    EL LIBERALISMO COMO OPCIÓN RELIGIOSA.

    Durante años me ha obsesionado mi incomprensión con respecto al fenómeno liberal. Y es que, da igual lo inteligentes y bienintencionados que sean (y muchos son ambas cosas en gran medida) tienen la enojosa tendencia a salirse rápidamente del campo de la lógica y entrar en el de la manipulación.

    En estas discusiones es habitual que se te atribuyan pensamientos que jamás has expresado, incluso a pesar de que varias veces los desmientas.  En general, actúan de una forma un tanto paranoide. En un reciente debate he sido acusado de “pretender juzgar el pensamiento de los demás” tan sólo por querer hacer una definición de lo que es liberalismo en que pudiéramos estar todos de acuerdo. Enseguida caen en el victimismo, viendo ataques absurdos por todas partes. Parten de la base de que todo antiliberal les ve como una especie de enemigo que quiere su sangre.

    En esta lógica, es habitual que se niegue la validez de todo tipo de cifras que no proceda de técnicos ultraliberales, a la vez que las de estos no pueden ser sometidas a ningún tipo de crítica.

    Sospecho que todos aquellos que hayáis discutido contra liberales habréis sentido una sensación de frustración semejante a la mía. Yo he llegado a una conclusión que, soy consciente, va a provocar la incredulidad entre los liberales que lean esto. Y es la de que el liberalismo funciona como si fuera un pensamiento religioso.

    Naturalmente, nadie considera que los principios liberales tengan carácter de divinidad. Pero su forma de razonar y de debatir es la propia de los religiosos. No digo que nadie considere que el liberalismo sea una religión, sólo digo que se puede comprender mejor a sus seguidores si lo interpretáramos como fuera. A los hombres nos resulta cómodo crear dogmas y apelar a principios que simplifiquen nuestro mundo. Y de la misma fuente que surgen las religiones, se ha convertido al liberalismo en una especie dogma invulnerable a cualquier evidencia. Si algo demuestra que el liberalismo es erróneo, seguramente lo que esté equivocado es la realidad, no el liberalismo.

    Me temo que no es novedoso, algo semejante sucedió con el marxismo en su momento.

    El creyente típico considerará que un golpe de buena suerte es gracias a Dios pero no le echará la culpa de la mala suerte,  el liberal considera que todo bien económico es gracias al libre mercado y todo mal es producto de la falta de este. Independientemente del país o del momento histórico. Si un país mejora, es gracias a su libertad económica, si empeora, es a causa de sus rigideces.

    ¿Y si el país que mejora es tan altamente anti-libera como la antigua URSS? Bueno, pues entonces ha sido por su inmensidad de recursos y siempre menos de lo que habría crecido en un ambiente liberal… ¿y si resulta que la Rusia pre-soviética no estaba avanzando en esa dirección? pues entonces es el momento de dar un salto argumental y ponerse a hablar de lo mala que fue la dictadura soviética para sus pobres gentes (algo que no creo que nadie esté discutiendo)

    Así tenemos que países que han mejorado tras recortar sensiblemente sus mercados (caso de la América Latina actual, por ejemplo) lo han hecho, para un liberal, precisamente gracias a aquellas porciones de libre mercado que no han recortado. En cambio, países que tras una severa liberación se han encontrado con una crisis económica (la América Latina de hace una década, por ejemplo), para un liberal esta crisis se deberá a una falta de liberalismo.

    El Dios Mercado nos castiga o nos premia según su divina voluntad. Si la economía crece, debemos agradecérselo al Dios Mercado. Si estamos en crisis, debemos realizar sacrificios para contentarle. Flexibilizar el mercado laboral, privatizar empresas públicas, reducir los impuestos, reducir la deuda pública…

    Como si fueran mandamientos del Dios Mercado, las recetas económicas SIEMPRE son exactamente las mismas para todo tiempo y lugar. Da igual que país seas, da igual en qué momento histórico se encuentre, da igual que te vaya bien o te vaya mal, siempre hay que seguir exactamente los mismos pasos.

    En realidad, no sé para qué necesitamos economistas. ¿Que hay crisis? flexibilizar el mercado laboral, privatizar empresas, reducir los impuestos, reducir la deuda pública ¿qué la economía crece? flexibilizar el mercado laboral, privatizar empresas, reducir los impuestos,  reducir la deuda pública ¿que eres Argentina? ¿que eres China? ¿que eres Alemania? todas estas cosas, no importan. La realidad de tú país, no importa. Sólo importa que sigas las mismas leyes universales. Los mismos mandamientos: No nacionalizarás. No pondrás trabas al libre despido. No aumentarás los impuestos. No aumentarás el gasto público.

    No sigas esas normas y el Dios Mercado te castigará (tarde o temprano, aunque pasen 30 años ya estarán ellos para decirte “te lo dijimos”). No las sigas y el Dios Mercado te premiará…

    O no, según le dé, que el Dios Mercado es un Dios caprichoso y si tras seguir sus mandamientos a rajatabla te encuentras con una crisis muy superior, será porque quiere de ti mayor celo todavía en el cumplimiento de su divina voluntad.

    Como si fuera una religión, el liberalismo se basa en una serie de dogmas de fé que sus seguidores aceptan sin mayor crítica. La mayoría de estos dogmas fueron ya elaborados como hipótesis por Adam Smith, aunque no podemos echarle la culpa a él ya que en aquellos tiempos no se conocían muchas cosas que conocemos ahora.  En cambio, seguir sosteniendo a principios del sXXI estas tesis, contra toda evidencia, sólo demuestra en mi opinión una cosa. Que no son teorías, son dogmas religiosos.

    DOGMAS LIBERALES:

    LA SAGRADA LIBRE COMPETENCIA. En una economía en la que la libre competencia sea perfecta, se supone que el consumidor premiará a las mejores compañías y penalizará a las peores, con lo que las distintas empresas se verán obligadas a competir entre sí para ser cada día más eficientes, vendiendo mejor calidad a menor precio. La empresa pequeña que consiga ofrecer mejor relación calidad/precio que la grande acabará superando a esta. La libre competencia perfecta creará una sociedad meritocrática perfecta.

    Este razonamiento tan bonito tiene un error de base fundamental y evidente. Los liberales parten de la base de que el consumidor comprará el producto mejor. En el sentido de que ante dos productos que tengan el mismo precio, el consumidor comprará el que tenga mayor calidad o, entre dos productos de igual calidad, el consumidor comprará el producto que tenga menor precio. Sin embargo, no es así.

    A igualdad de precio, el consumidor compra el producto que percibe como de mayor calidad.  Y aquí se quiebra la libre competencia. Hace ya mucho tiempo que las grandes empresas han comprendido que es más rentable invertir en publicidad que en calidad. Un producto de muy baja calidad y alto precio puede triunfar (y de hecho, es frecuente que lo haga) si cuenta con una buena campaña publicitaria. La empresa pequeña que guarda una mejor relación calidad/precio no podrá superar jamás a la grande mientras esta tenga mucho más dinero para invertir en publicidad. El afamado libro No Logo de Naomi Kleim muestra claramente como las grandes empresas, de hecho, han dejado de lado la producción para centrarse en la publicidad. Muchas veces, es la misma fábrica la que crea, con la misma calidad, los productos de distintas marcas comerciales, pero su nivel de ventas dependerá mucho más del logo que se incluya en ellos que de su precio.

    Luego está, claro, el problema de los monopolios. En cuanto una empresa consiga una situación monopolística, imposibilitará la libre competencia ya que la empresa grande tendrá muchas posibilidades de ahogar a sus rivales sin que estos puedan competir ni con precios ni con calidad (ni con marketing).

    Ante este problema, lo cierto es que la mayoría de los liberales estarán de acuerdo en aceptar que es necesario crear leyes que impidan los monopolios. El problema está en que ellos se quedan aquí, sin comprender que en un mundo liberal, estas leyes (aunque existan) no servirían de nada.

    No servirían de nada porque el resto de medidas liberales están destinadas a hacer que el estado sea lo más débil posible, mientras que las empresas son lo más poderosas posible. El resultado lógico de estas medidas es encontrarte con estados-David que nada podrán hacer contra las empresas-Goliath. En un mundo ideal y maravilloso, esto no importa, porque las leyes son leyes y punto. Pero en el mundo real, cuando alguien tiene mucho más poder, influencias y dinero que tú, es muy difícil que puedas vencerle ya que dispondrá de hilos de los que tú jamás podrás tirar.

    Si las tesis liberales fueran correctas, no habría sitio en el mercado para empresas que tuvieran una pésima relación calidad/precio. Así que existen dos mundos posibles. En uno McDonalds jamás consiguió abrir su segunda franquicia. En el otro el liberalismo no es correcto.

    LA SANTÍSIMA LIBERTAD: Los liberales, lógicamente, están a favor de la mayor libertad de mercado posible. La libertad es buena. Cuanta más libertad mejor. Por lo tanto, cuanta más libertad de mercado mejor. Es más, aquellos que queremos poner cortapisas a la libertad de mercado, queremos ponerle cortapisas a la libertad en general.

    En el imaginario de los liberales, existe la tendencia a suponer que sólo ellos son los verdaderos defensores de la democracia y que aquellos que no estemos conformes con el liberalismo tenemos tics autoritarios. El que es autoritario en lo económico, es autoritario en lo social. El que se opone al liberalismo, a lo mejor sin saberlo, se acerca al estalinismo.

    De todas las falacias liberales, esta es la más sorprendente. Por lo burda, digo. Parte ya de un uso absolutamente demagógico de la palabra “libertad”, porque, no conozco a nadie que realmente considere que toda libertad sea buena. Tampoco los liberales. Por ejemplo, un liberal difícilmente va a considerar que exista una “libertad para robar”.

    Las libertades (que no libertad) pueden ser positivas o negativas según como influyan sobre los demás. La libertad para agredir físicamente al que te moleste (o te apetezca) choca con el derecho de la otra persona a no ser agredido. No es una libertad positiva, la sociedad y las leyes deberían perseguirla.

    ¿Es positiva una absoluta libertad de mercado? en mi opinión, no. Pero eso ahora no importa. Lo que importa es que el hecho de que yo esté en contra de una libertad en concreto (la de mercado) no me hace contrario a otras libertades que sí considero positivas (como la de opinión).

    En la misma medida, el que alguien defienda la libertad de mercado no le convierte, ni mucho menos, en defensor de la libertad a mantener sexo con menores de edad, por decir una burrada.

    Es una falacia, por lo tanto, considerar que exista ninguna relación entre democracia y liberalismo. Podría considerarse que exista una tendencia entre aquellos que creen en la absoluta libertad de mercado a creer en las libertades democráticas, pero la historia nos demuestra lo contrario. Existen muchos ejemplos de gobiernos que han sido perfectamente democráticos a pesar de mantener posturas que hoy consideraríamos antiliberales.

    Y lo que es más importante. Existe multitud de ejemplos de gobiernos que, aplicando medidas muy liberales en lo económico, sin embargo eran dictaduras en lo social. Es famoso el ejemplo de Pinochet, pero sin remontarnos mucho en la historia podemos observar lo que sucede en las llamadas “Zonas de libre producción” en países como China o Filipinas, paraísos de economía liberal donde negarse a hacer horas extras es motivo de despido y tratar de crear un sindicato una forma de desaparecer para siempre.

    En cualquier debate lógico, sería imposible que se mantuviera durante mucho tiempo el argumento de que el liberalismo y la democracia tengan que ir, necesariamente, de la mano. Sin embargo, me parece sintomático, lo habitual es que en una discusión con un liberal este argumento se resista a desaparecer. Como si fuera una cuestión de fé religiosa, la lógica y la evidencia se quedan atrás frente a la fuerte convicción de estar en lo correcto y de que el contrario está equivocado.

    En realidad, este principio no es básico para el liberalismo. Los que defienden esta tesis podrían estar equivocados y el liberalismo seguir estando acertado. Pero, teniendo en cuenta que es un asunto que raras veces no aparece en cualquier debate con un liberal, me ha parecido importante reseñarlo. Al fin y al cabo, existen dos mundos posibles. En uno es imposible que en una sociedad en la que existe un alto grado de libertad de mercado sea dictatorial, en otro sí es posible. En uno Filipinas es uno de los países más democráticos del mundo mientras que la Europa Occidental era una dictadura hace unos años y ahora, lentamente, se está volviendo cada vez más democrática. En el otro mundo posible, no existe ninguna relación entre mayor liberalismo y mayor democracia.

    EL DOGMA DEL DIVINO DESARROLLO: Se supone que el liberalismo es la forma más eficaz de crear riqueza y, por lo tanto, la mejor forma de alcanzar un desarrollo rápido y sostenido. Y cuanto más salvaje sea tal liberalismo, más rápidamente se desarrollará el país beneficiado. En cambio, cuanto más controlado esté un mercado, menos posibilidades de desarrollo existen. Se supone también que esto viene demostrado por la historia.

    Claro, ahora toca preguntarse ¿qué historia? Porque en la historia que conozco yo, los ejemplos de países que se hayan industrializarse mediante el liberalismo pueden contarse con los dedos de una mano. En cambio, los ejemplos de países que se han industrializado mediante prácticas de tipo proteccionista y/o de planificación económica son infinitos: Japón (dos veces), EEUU, Prusia y luego Alemania (dos veces), Francia, España, URSS… De hecho, todas las grandes economías capitalistas han recurrido a la planificación económica en tiempos de guerra ¿por qué recurren a formas económicas que, supuestamente, son menos eficaces precisamente cuando más necesitan que su economía sea lo más eficiente posible? ¿tan tontos son… todos?

    Los defensores del liberalismo afirman que estos países se industrializaron gracias a aquello de liberal que tenían y los países que recurriendo al liberalismo se arruinaron (Bolivia, Chile, Polonia…) ha sido a causa de aquello de liberalismo que les faltaba. Al fin y al cabo, no existe el proteccionismo perfecto ni el liberalismo impecable… ¿o sí?

    Existe un ejemplo que todavía no he encontrado a ningún liberal que me conteste adecuadamente.

    La URSS pasó en unas pocas décadas de ser el país más atrasado de Europa a convertirse en la principal potencia del continente. El antiliberalismo de la planificación económica soviética es tan patente que nadie puede recurrir a ningún pequeño gesto liberal para achacarle la industrialización más rápida de toda la historia.

    Ante esto, por un lado, se habla de los enormes recursos de todo un país-continente como es Rusia. Pero se supone que un sistema antiliberal dificulta el crecimiento y es difícil imaginar uno más antiliberal que el de la URSS de los planes quinquenales. Sin embargo, insisto, la URSS ha vivido el desarrollo industrial más acelerado de toda la historia de la humanidad y tenía el modelo más antiliberal imaginable (supuestamente, el más erróneo a la hora de desarrollar un país)

    Realmente ¿tan importante es la abundancia de recursos que consiguen el mayor éxito con la peor política? entonces ¿por qué los países con más recursos son hoy, generalmente, los más pobres?

    El otro argumento que se utiliza mucho no merece más que un párrafo rápido. Se habla de la población soviética esclavizada. Pero esto no tiene nada que ver con el asunto en discusión, que es sobre la eficacia del liberalismo. Una población forzada a trabajar se vuelve menos eficaz y la dictadura soviética fue horrible (jamás lo negaré) pero su innegable violencia no fue la causante de la industrialización, en la misma medida que otros países que sufren crueles dictaduras se mantienen en la pobreza. Por otra parte, tal y como hablamos en el apartado sobre la Santísima Libertad, es posible mantener políticas económicas no liberales, o incluso anti-liberales sin que ello implique ninguna dictadura. Si el que diga que la URSS es un ejemplo de desarrollo está defendiendo dictadura soviética, el que se admire ante el Coliseo está defendiendo el esclavismo.

    Por mi parte, considero que existen dos mundos posibles. En uno la URSS jamás se industrializó. En el otro, están equivocadas las tesis liberales que sostienen que el desarrollo sólo se logra mediante el libre mercado.

    EL SAGRADO REAJUSTE: De vez en cuando, las rigideces del mercado provocan crisis en las cuales, es positivo, las empresas más ineficaces se hunden, produciéndose una purga general de la economía. No es bueno, por lo tanto, inmiscuirse en el libre mercado ayudando a las empresas menos eficaces ya que se premiaría su baja eficiencia. Ante la crisis tan sólo hay que sentarse a esperar que el mercado limpie a las empresas ineficaces y vuelta a empezar.

    Esta tesis me parece la más cruel del liberalismo. Se están obviando todo el sufrimiento que provocan las crisis. ¿Realmente es necesario pasar por ello?

    Aun suponiendo que el resto de principios liberales fueran acertados ¿merece la pena sostener un sistema que cada pocas décadas nos obliga a entrar en un ciclo desastroso en el que millones de personas son arrojadas a la desesperación? ¿No sería preferible buscar un modelo que no produzca crisis tan profundas como las del liberalismo? ¿Aunque sea a costa de un crecimiento menor en las épocas de bonanza?

    Por otra parte, encima, resulta que el postulado principal no es correcto. Las crisis, raramente están provocadas por las rigideces del mercado sino que, cuando no intervienen causas externas, normalmente son producidas por burbujas que estallan. Burbujas que sólo pueden tener una causa, baja regulación. Liberalismo.

    Por muchas “rigideces” de las que hablen los liberales, lo cierto es que la actual crisis la han predicho los antiliberales, mientras que los principales liberales afirmaban que era imposible. Entre dos mundos posibles, en uno el liberalismo está acertado y seguimos viviendo en una bonanza infinita e interminable. En el otro, el liberalismo no es correcto y hemos entrado en crisis desde hace un año.

    LA BENDITA REDESTRIBUCIÓN DE RIQUEZA DE ARRIBA A ABAJO: Las medidas liberales, generalmente, vienen acompañadas por un aumento en la brecha que separa a ricos y pobres. No debe preocuparnos, ya que es importante que los ricos sean más ricos porque así su riqueza generará más riqueza y eso nos hará más ricos a todos. El pobre que se queja de que el rico es muy rico, en realidad es un envidioso ¿qué más le da que el rico sea más rico si él también va a ser menos pobre gracias a ello?

    Durante las últimas décadas hemos vivido un crecimiento económico que, sin embargo, ha producido la primera generación de europeos que vive peor que sus padres desde la guerra mundial. Mientras tanto, las grandes fortunas se han multiplicado, y (seguimos en Europa) la diferencia entre el 5% más rico y el otro 95% es más alta hoy de lo que ha sido, posiblemente, desde la Revolución Francesa.

    Y, sin embargo, la prosperidad europea siempre se había basado en su fuerte mercado interno (ahora amenazado por la caída del poder adquisitivo de los europeos). En contra de lo que sostienen las tesis liberales, cuando los ricos tienen dinero, este no fluye hacia abajo. Porque sus compras no tienen gran incidencia en el consumo ni en la producción (una camisa diez veces más cara no produce diez veces más puestos de trabajo). Y porque el rico acumula poder y busca el monopolio de sus empresas, buscando concentrar la riqueza en cada vez menos manos. En un sistema liberal, el rico es cada vez más rico, pero no porque exista un crecimiento económico (puede existir o no) sino porque le quita esa riqueza al pobre. Por eso, en un sistema liberal, el rico es cada vez más rico tanto en época de crecimiento como de crisis.

    En cambio, en un sistema que coloque más riqueza en manos de los pobres, sí que se produce un movimiento de riqueza. Sus compras sí tienen una repercusión importante sobre la economía (si diez pobres pueden comprarse una camisa y antes no, se podrán fabricar diez camisas más y eso generará más puestos de trabajo). Es por esto que los impuestos deberían caer cada vez más sobre los más ricos, tal y como ha sido tradicional en Europa y no cada vez más sobre los más pobres como ha ido sucediendo durante las últimas décadas.

    EL DOGMA DE LA SAGRADA INAGOTABILIDAD DE LOS RECURSOS: Al igual que las demás teorías desarrolladas principalmente en el sXIX, el liberalismo confía en que los recursos son inagotables. O, para ser más exactos, en que la tecnología podrá encontrar formas de solucionar los problemas que produzcan la escasez de recursos.

    Las evidencias sobre cambio climático y agotamiento del planeta Tierra son tan evidentes que no quisiera discutirlas aquí, aunque muchos liberales no estén de acuerdo. Pero este artículo ya me está quedando demasiado largo así que vamos a asumir que hablamos con aquellos liberales que sí reconocen que nuestro actual ritmo de destrucción de recursos es insostenible. Tal y como la inmensa mayoría del mundo científico está advirtiendo.

    Seguramente, la humanidad sobrevivirá a la crisis ecológica que se nos viene encima, desarrollando nuevas tecnologías. “No pasa nada” dirá un liberal. Cuando la crisis esté sobre nosotros, a las empresas no les quedará más remedio que adaptarse y avanzar hacia formas tecnológicas más sostenibles. Pero, cabe preguntarse ¿y no sería más inteligente empezar a cambiar AHORA para que la crisis sea lo menor posible?

    Por otra parte, cabe preguntarse cómo el mercado podrá solucionar la crisis. Quiero decir, estoy seguro de que, como dicen los liberales, cuando la crisis esté encima, las empresas acabaran adaptándose. Pero no por el mercado, sino porque la presión social obligará a los gobiernos a legislar duramente. En otras palabras, por procedimientos antiliberales.

    La ecología no cabe en un discurso liberal. Simplemente no se puede implementar. Sólo una gran conciencia ecológica en los compradores podría premiar a las empresas más ecologistas… pero las empresas “más ecologistas” descubrirían rápido que sale muchísimo más barato invertir en marketing que en productos más ecológicos. En un sistema liberal, aquella empresa que invierta realmente en hacer más ecológica su producción se encontrará en desventaja. Desventaja frente a la empresa que invierta menos en ecología pero más en explicarle a los compradores lo ecológicos que son. Es lo mismo que sucede hoy en día con respecto a la calidad.

    Sólo existe una forma de impedir que algo como esto suceda. Crear organismos oficiales que comprueben que las supuestas ventajas ecológicas son realmente ventajas y no puro aire destinado a crear una falsa imagen de ecologismo. Deben ser organismos oficiales públicos o nos encontraremos con los mismos problemas que han provocado las auditorías privadas en el mercado financiero.

    Además, es necesario crear leyes que obliguen a las empresas a realizar esfuerzos con respecto al medio ambiente. Y es necesario crear estados fuertes que puedan hacer cumplir dichas leyes.

    El liberalismo no puede impedir el crack ambiental que se nos viene encima. Y el liberalismo tampoco podrá sacarnos de él.

    EL MITO DEL BUEN EGOISTA: Siguiendo los postulados de Adam Smith el egoísmo económico es bueno, ya que al buscar lo mejor para uno mismo, cada individuo está buscando lo mejor para toda la sociedad. (Dentro de unos límites razonables, claro, sólo unos pocos liberales defenderían que fuera positiva la acción de un estafador, por ejemplo).

    Sin embargo, el egoísmo individual, incluso el económico, no siempre beneficia a toda la sociedad. Un crecimiento desmesurado de las empresas, destruyendo empresas más pequeñas (y puestos de trabajo) por el camino casi nunca es positivo. El egoísmo de directivos que planifican su gestión pensando en su futuro personal y no en las empresas que administran tampoco suele serlo. Se han dado demasiados casos de directivos que han llevado empresas a serios problemas de sostenibilidad sabiendo que cuando todo estallara ellos estarían, forrados, muy lejos de allí.

    Por otra parte, durante los últimos años hemos observado claramente como los grandes directivos han aumentado sus sueldos exponencialmente… sacando ese dinero del resultado de despedir trabajadores. ¿Realmente son tan eficaces para la empresa esos directivos que para poder pagarlos la empresa debe renunciar a la fuerza productiva de cientos o miles de trabajadores? Me resulta difícil creerlo.

    ¿Y qué sucede si no miramos tan alto? ¿es positivo el egoísmo individual de los trabajadores? ¿Es positivo el egoísmo que empujó a millones de comerciales estadounidenses a ofrecer hipotecas a personas que no podrían pagarlas sabiendo que, en cualquier caso, ellos cobrarían su comisión? ¿Es positivo el egoísmo del empleado de banca al que no le importa que su entidad pierda clientes a cambio de conseguir cumplir unos objetivos absurdos pero muy bien renumerados?

    Existen dos mundos posibles. En uno el egoísmo individual nos hace a todos más ricos. En otro vivimos en una crisis provocada, entre otros motivos, por el desmesurado egoísmo individual de aquellos que han manejado los bancos y las empresas constructoras.

    Espero que tú, querido lector de este humilde blog, sepas identificar cual es el mundo en el que realmente vives.
    avatar
    현욱한
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 873
    Reputación : 1011
    Fecha de inscripción : 08/01/2015
    Edad : 20
    Localización : Madrid

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por 현욱한 el Lun Abr 06, 2015 4:53 pm

    MolotoK escribió:
    Danko escribió:Es más posible que nos visiten los extraterrestres, antes que el libre mercado cumpla esa "promesa tardía" que vienen prometiendo los neoliberales desde que en los años 70s sus políticas neoliberales empezaron a implantarse a las malas en países latinoamericanos y luego en Europa y EEUU. Que "los mercados aumentarán los sueldos y la gente será prospera algún día de estos".

    El pobrecito Hayek era ingenuo, pero Milton Friedmann, sí que era un deshonesto total. Debió haber sido cura predicador, porque prometía eventos paranormales como ese de "los mercados crearán la prosperidad y la abundancia para los que se sometan a su voluntad".

    "¡Alabemos a nuestro señor Libre Mercado!"

    Spoiler:

    EL LIBERALISMO COMO OPCIÓN RELIGIOSA.

    Durante años me ha obsesionado mi incomprensión con respecto al fenómeno liberal. Y es que, da igual lo inteligentes y bienintencionados que sean (y muchos son ambas cosas en gran medida) tienen la enojosa tendencia a salirse rápidamente del campo de la lógica y entrar en el de la manipulación.

    En estas discusiones es habitual que se te atribuyan pensamientos que jamás has expresado, incluso a pesar de que varias veces los desmientas.  En general, actúan de una forma un tanto paranoide. En un reciente debate he sido acusado de “pretender juzgar el pensamiento de los demás” tan sólo por querer hacer una definición de lo que es liberalismo en que pudiéramos estar todos de acuerdo. Enseguida caen en el victimismo, viendo ataques absurdos por todas partes. Parten de la base de que todo antiliberal les ve como una especie de enemigo que quiere su sangre.

    En esta lógica, es habitual que se niegue la validez de todo tipo de cifras que no proceda de técnicos ultraliberales, a la vez que las de estos no pueden ser sometidas a ningún tipo de crítica.

    Sospecho que todos aquellos que hayáis discutido contra liberales habréis sentido una sensación de frustración semejante a la mía. Yo he llegado a una conclusión que, soy consciente, va a provocar la incredulidad entre los liberales que lean esto. Y es la de que el liberalismo funciona como si fuera un pensamiento religioso.

    Naturalmente, nadie considera que los principios liberales tengan carácter de divinidad. Pero su forma de razonar y de debatir es la propia de los religiosos. No digo que nadie considere que el liberalismo sea una religión, sólo digo que se puede comprender mejor a sus seguidores si lo interpretáramos como fuera. A los hombres nos resulta cómodo crear dogmas y apelar a principios que simplifiquen nuestro mundo. Y de la misma fuente que surgen las religiones, se ha convertido al liberalismo en una especie dogma invulnerable a cualquier evidencia. Si algo demuestra que el liberalismo es erróneo, seguramente lo que esté equivocado es la realidad, no el liberalismo.

    Me temo que no es novedoso, algo semejante sucedió con el marxismo en su momento.

    El creyente típico considerará que un golpe de buena suerte es gracias a Dios pero no le echará la culpa de la mala suerte,  el liberal considera que todo bien económico es gracias al libre mercado y todo mal es producto de la falta de este. Independientemente del país o del momento histórico. Si un país mejora, es gracias a su libertad económica, si empeora, es a causa de sus rigideces.

    ¿Y si el país que mejora es tan altamente anti-libera como la antigua URSS? Bueno, pues entonces ha sido por su inmensidad de recursos y siempre menos de lo que habría crecido en un ambiente liberal… ¿y si resulta que la Rusia pre-soviética no estaba avanzando en esa dirección? pues entonces es el momento de dar un salto argumental y ponerse a hablar de lo mala que fue la dictadura soviética para sus pobres gentes (algo que no creo que nadie esté discutiendo)

    Así tenemos que países que han mejorado tras recortar sensiblemente sus mercados (caso de la América Latina actual, por ejemplo) lo han hecho, para un liberal, precisamente gracias a aquellas porciones de libre mercado que no han recortado. En cambio, países que tras una severa liberación se han encontrado con una crisis económica (la América Latina de hace una década, por ejemplo), para un liberal esta crisis se deberá a una falta de liberalismo.

    El Dios Mercado nos castiga o nos premia según su divina voluntad. Si la economía crece, debemos agradecérselo al Dios Mercado. Si estamos en crisis, debemos realizar sacrificios para contentarle. Flexibilizar el mercado laboral, privatizar empresas públicas, reducir los impuestos, reducir la deuda pública…

    Como si fueran mandamientos del Dios Mercado, las recetas económicas SIEMPRE son exactamente las mismas para todo tiempo y lugar. Da igual que país seas, da igual en qué momento histórico se encuentre, da igual que te vaya bien o te vaya mal, siempre hay que seguir exactamente los mismos pasos.

    En realidad, no sé para qué necesitamos economistas. ¿Que hay crisis? flexibilizar el mercado laboral, privatizar empresas, reducir los impuestos, reducir la deuda pública ¿qué la economía crece? flexibilizar el mercado laboral, privatizar empresas, reducir los impuestos,  reducir la deuda pública ¿que eres Argentina? ¿que eres China? ¿que eres Alemania? todas estas cosas, no importan. La realidad de tú país, no importa. Sólo importa que sigas las mismas leyes universales. Los mismos mandamientos: No nacionalizarás. No pondrás trabas al libre despido. No aumentarás los impuestos. No aumentarás el gasto público.

    No sigas esas normas y el Dios Mercado te castigará (tarde o temprano, aunque pasen 30 años ya estarán ellos para decirte “te lo dijimos”). No las sigas y el Dios Mercado te premiará…

    O no, según le dé, que el Dios Mercado es un Dios caprichoso y si tras seguir sus mandamientos a rajatabla te encuentras con una crisis muy superior, será porque quiere de ti mayor celo todavía en el cumplimiento de su divina voluntad.

    Como si fuera una religión, el liberalismo se basa en una serie de dogmas de fé que sus seguidores aceptan sin mayor crítica. La mayoría de estos dogmas fueron ya elaborados como hipótesis por Adam Smith, aunque no podemos echarle la culpa a él ya que en aquellos tiempos no se conocían muchas cosas que conocemos ahora.  En cambio, seguir sosteniendo a principios del sXXI estas tesis, contra toda evidencia, sólo demuestra en mi opinión una cosa. Que no son teorías, son dogmas religiosos.

    DOGMAS LIBERALES:

    LA SAGRADA LIBRE COMPETENCIA. En una economía en la que la libre competencia sea perfecta, se supone que el consumidor premiará a las mejores compañías y penalizará a las peores, con lo que las distintas empresas se verán obligadas a competir entre sí para ser cada día más eficientes, vendiendo mejor calidad a menor precio. La empresa pequeña que consiga ofrecer mejor relación calidad/precio que la grande acabará superando a esta. La libre competencia perfecta creará una sociedad meritocrática perfecta.

    Este razonamiento tan bonito tiene un error de base fundamental y evidente. Los liberales parten de la base de que el consumidor comprará el producto mejor. En el sentido de que ante dos productos que tengan el mismo precio, el consumidor comprará el que tenga mayor calidad o, entre dos productos de igual calidad, el consumidor comprará el producto que tenga menor precio. Sin embargo, no es así.

    A igualdad de precio, el consumidor compra el producto que percibe como de mayor calidad.  Y aquí se quiebra la libre competencia. Hace ya mucho tiempo que las grandes empresas han comprendido que es más rentable invertir en publicidad que en calidad. Un producto de muy baja calidad y alto precio puede triunfar (y de hecho, es frecuente que lo haga) si cuenta con una buena campaña publicitaria. La empresa pequeña que guarda una mejor relación calidad/precio no podrá superar jamás a la grande mientras esta tenga mucho más dinero para invertir en publicidad. El afamado libro No Logo de Naomi Kleim muestra claramente como las grandes empresas, de hecho, han dejado de lado la producción para centrarse en la publicidad. Muchas veces, es la misma fábrica la que crea, con la misma calidad, los productos de distintas marcas comerciales, pero su nivel de ventas dependerá mucho más del logo que se incluya en ellos que de su precio.

    Luego está, claro, el problema de los monopolios. En cuanto una empresa consiga una situación monopolística, imposibilitará la libre competencia ya que la empresa grande tendrá muchas posibilidades de ahogar a sus rivales sin que estos puedan competir ni con precios ni con calidad (ni con marketing).

    Ante este problema, lo cierto es que la mayoría de los liberales estarán de acuerdo en aceptar que es necesario crear leyes que impidan los monopolios. El problema está en que ellos se quedan aquí, sin comprender que en un mundo liberal, estas leyes (aunque existan) no servirían de nada.

    No servirían de nada porque el resto de medidas liberales están destinadas a hacer que el estado sea lo más débil posible, mientras que las empresas son lo más poderosas posible. El resultado lógico de estas medidas es encontrarte con estados-David que nada podrán hacer contra las empresas-Goliath. En un mundo ideal y maravilloso, esto no importa, porque las leyes son leyes y punto. Pero en el mundo real, cuando alguien tiene mucho más poder, influencias y dinero que tú, es muy difícil que puedas vencerle ya que dispondrá de hilos de los que tú jamás podrás tirar.

    Si las tesis liberales fueran correctas, no habría sitio en el mercado para empresas que tuvieran una pésima relación calidad/precio. Así que existen dos mundos posibles. En uno McDonalds jamás consiguió abrir su segunda franquicia. En el otro el liberalismo no es correcto.

    LA SANTÍSIMA LIBERTAD: Los liberales, lógicamente, están a favor de la mayor libertad de mercado posible. La libertad es buena. Cuanta más libertad mejor. Por lo tanto, cuanta más libertad de mercado mejor. Es más, aquellos que queremos poner cortapisas a la libertad de mercado, queremos ponerle cortapisas a la libertad en general.

    En el imaginario de los liberales, existe la tendencia a suponer que sólo ellos son los verdaderos defensores de la democracia y que aquellos que no estemos conformes con el liberalismo tenemos tics autoritarios. El que es autoritario en lo económico, es autoritario en lo social. El que se opone al liberalismo, a lo mejor sin saberlo, se acerca al estalinismo.

    De todas las falacias liberales, esta es la más sorprendente. Por lo burda, digo. Parte ya de un uso absolutamente demagógico de la palabra “libertad”, porque, no conozco a nadie que realmente considere que toda libertad sea buena. Tampoco los liberales. Por ejemplo, un liberal difícilmente va a considerar que exista una “libertad para robar”.

    Las libertades (que no libertad) pueden ser positivas o negativas según como influyan sobre los demás. La libertad para agredir físicamente al que te moleste (o te apetezca) choca con el derecho de la otra persona a no ser agredido. No es una libertad positiva, la sociedad y las leyes deberían perseguirla.

    ¿Es positiva una absoluta libertad de mercado? en mi opinión, no. Pero eso ahora no importa. Lo que importa es que el hecho de que yo esté en contra de una libertad en concreto (la de mercado) no me hace contrario a otras libertades que sí considero positivas (como la de opinión).

    En la misma medida, el que alguien defienda la libertad de mercado no le convierte, ni mucho menos, en defensor de la libertad a mantener sexo con menores de edad, por decir una burrada.

    Es una falacia, por lo tanto, considerar que exista ninguna relación entre democracia y liberalismo. Podría considerarse que exista una tendencia entre aquellos que creen en la absoluta libertad de mercado a creer en las libertades democráticas, pero la historia nos demuestra lo contrario. Existen muchos ejemplos de gobiernos que han sido perfectamente democráticos a pesar de mantener posturas que hoy consideraríamos antiliberales.

    Y lo que es más importante. Existe multitud de ejemplos de gobiernos que, aplicando medidas muy liberales en lo económico, sin embargo eran dictaduras en lo social. Es famoso el ejemplo de Pinochet, pero sin remontarnos mucho en la historia podemos observar lo que sucede en las llamadas “Zonas de libre producción” en países como China o Filipinas, paraísos de economía liberal donde negarse a hacer horas extras es motivo de despido y tratar de crear un sindicato una forma de desaparecer para siempre.

    En cualquier debate lógico, sería imposible que se mantuviera durante mucho tiempo el argumento de que el liberalismo y la democracia tengan que ir, necesariamente, de la mano. Sin embargo, me parece sintomático, lo habitual es que en una discusión con un liberal este argumento se resista a desaparecer. Como si fuera una cuestión de fé religiosa, la lógica y la evidencia se quedan atrás frente a la fuerte convicción de estar en lo correcto y de que el contrario está equivocado.

    En realidad, este principio no es básico para el liberalismo. Los que defienden esta tesis podrían estar equivocados y el liberalismo seguir estando acertado. Pero, teniendo en cuenta que es un asunto que raras veces no aparece en cualquier debate con un liberal, me ha parecido importante reseñarlo. Al fin y al cabo, existen dos mundos posibles. En uno es imposible que en una sociedad en la que existe un alto grado de libertad de mercado sea dictatorial, en otro sí es posible. En uno Filipinas es uno de los países más democráticos del mundo mientras que la Europa Occidental era una dictadura hace unos años y ahora, lentamente, se está volviendo cada vez más democrática. En el otro mundo posible, no existe ninguna relación entre mayor liberalismo y mayor democracia.

    EL DOGMA DEL DIVINO DESARROLLO: Se supone que el liberalismo es la forma más eficaz de crear riqueza y, por lo tanto, la mejor forma de alcanzar un desarrollo rápido y sostenido. Y cuanto más salvaje sea tal liberalismo, más rápidamente se desarrollará el país beneficiado. En cambio, cuanto más controlado esté un mercado, menos posibilidades de desarrollo existen. Se supone también que esto viene demostrado por la historia.

    Claro, ahora toca preguntarse ¿qué historia? Porque en la historia que conozco yo, los ejemplos de países que se hayan industrializarse mediante el liberalismo pueden contarse con los dedos de una mano. En cambio, los ejemplos de países que se han industrializado mediante prácticas de tipo proteccionista y/o de planificación económica son infinitos: Japón (dos veces), EEUU, Prusia y luego Alemania (dos veces), Francia, España, URSS… De hecho, todas las grandes economías capitalistas han recurrido a la planificación económica en tiempos de guerra ¿por qué recurren a formas económicas que, supuestamente, son menos eficaces precisamente cuando más necesitan que su economía sea lo más eficiente posible? ¿tan tontos son… todos?

    Los defensores del liberalismo afirman que estos países se industrializaron gracias a aquello de liberal que tenían y los países que recurriendo al liberalismo se arruinaron (Bolivia, Chile, Polonia…) ha sido a causa de aquello de liberalismo que les faltaba. Al fin y al cabo, no existe el proteccionismo perfecto ni el liberalismo impecable… ¿o sí?

    Existe un ejemplo que todavía no he encontrado a ningún liberal que me conteste adecuadamente.

    La URSS pasó en unas pocas décadas de ser el país más atrasado de Europa a convertirse en la principal potencia del continente. El antiliberalismo de la planificación económica soviética es tan patente que nadie puede recurrir a ningún pequeño gesto liberal para achacarle la industrialización más rápida de toda la historia.

    Ante esto, por un lado, se habla de los enormes recursos de todo un país-continente como es Rusia. Pero se supone que un sistema antiliberal dificulta el crecimiento y es difícil imaginar uno más antiliberal que el de la URSS de los planes quinquenales. Sin embargo, insisto, la URSS ha vivido el desarrollo industrial más acelerado de toda la historia de la humanidad y tenía el modelo más antiliberal imaginable (supuestamente, el más erróneo a la hora de desarrollar un país)

    Realmente ¿tan importante es la abundancia de recursos que consiguen el mayor éxito con la peor política? entonces ¿por qué los países con más recursos son hoy, generalmente, los más pobres?

    El otro argumento que se utiliza mucho no merece más que un párrafo rápido. Se habla de la población soviética esclavizada. Pero esto no tiene nada que ver con el asunto en discusión, que es sobre la eficacia del liberalismo. Una población forzada a trabajar se vuelve menos eficaz y la dictadura soviética fue horrible (jamás lo negaré) pero su innegable violencia no fue la causante de la industrialización, en la misma medida que otros países que sufren crueles dictaduras se mantienen en la pobreza. Por otra parte, tal y como hablamos en el apartado sobre la Santísima Libertad, es posible mantener políticas económicas no liberales, o incluso anti-liberales sin que ello implique ninguna dictadura. Si el que diga que la URSS es un ejemplo de desarrollo está defendiendo dictadura soviética, el que se admire ante el Coliseo está defendiendo el esclavismo.

    Por mi parte, considero que existen dos mundos posibles. En uno la URSS jamás se industrializó. En el otro, están equivocadas las tesis liberales que sostienen que el desarrollo sólo se logra mediante el libre mercado.

    EL SAGRADO REAJUSTE: De vez en cuando, las rigideces del mercado provocan crisis en las cuales, es positivo, las empresas más ineficaces se hunden, produciéndose una purga general de la economía. No es bueno, por lo tanto, inmiscuirse en el libre mercado ayudando a las empresas menos eficaces ya que se premiaría su baja eficiencia. Ante la crisis tan sólo hay que sentarse a esperar que el mercado limpie a las empresas ineficaces y vuelta a empezar.

    Esta tesis me parece la más cruel del liberalismo. Se están obviando todo el sufrimiento que provocan las crisis. ¿Realmente es necesario pasar por ello?

    Aun suponiendo que el resto de principios liberales fueran acertados ¿merece la pena sostener un sistema que cada pocas décadas nos obliga a entrar en un ciclo desastroso en el que millones de personas son arrojadas a la desesperación? ¿No sería preferible buscar un modelo que no produzca crisis tan profundas como las del liberalismo? ¿Aunque sea a costa de un crecimiento menor en las épocas de bonanza?

    Por otra parte, encima, resulta que el postulado principal no es correcto. Las crisis, raramente están provocadas por las rigideces del mercado sino que, cuando no intervienen causas externas, normalmente son producidas por burbujas que estallan. Burbujas que sólo pueden tener una causa, baja regulación. Liberalismo.

    Por muchas “rigideces” de las que hablen los liberales, lo cierto es que la actual crisis la han predicho los antiliberales, mientras que los principales liberales afirmaban que era imposible. Entre dos mundos posibles, en uno el liberalismo está acertado y seguimos viviendo en una bonanza infinita e interminable. En el otro, el liberalismo no es correcto y hemos entrado en crisis desde hace un año.

    LA BENDITA REDESTRIBUCIÓN DE RIQUEZA DE ARRIBA A ABAJO: Las medidas liberales, generalmente, vienen acompañadas por un aumento en la brecha que separa a ricos y pobres. No debe preocuparnos, ya que es importante que los ricos sean más ricos porque así su riqueza generará más riqueza y eso nos hará más ricos a todos. El pobre que se queja de que el rico es muy rico, en realidad es un envidioso ¿qué más le da que el rico sea más rico si él también va a ser menos pobre gracias a ello?

    Durante las últimas décadas hemos vivido un crecimiento económico que, sin embargo, ha producido la primera generación de europeos que vive peor que sus padres desde la guerra mundial. Mientras tanto, las grandes fortunas se han multiplicado, y (seguimos en Europa) la diferencia entre el 5% más rico y el otro 95% es más alta hoy de lo que ha sido, posiblemente, desde la Revolución Francesa.

    Y, sin embargo, la prosperidad europea siempre se había basado en su fuerte mercado interno (ahora amenazado por la caída del poder adquisitivo de los europeos). En contra de lo que sostienen las tesis liberales, cuando los ricos tienen dinero, este no fluye hacia abajo. Porque sus compras no tienen gran incidencia en el consumo ni en la producción (una camisa diez veces más cara no produce diez veces más puestos de trabajo). Y porque el rico acumula poder y busca el monopolio de sus empresas, buscando concentrar la riqueza en cada vez menos manos. En un sistema liberal, el rico es cada vez más rico, pero no porque exista un crecimiento económico (puede existir o no) sino porque le quita esa riqueza al pobre. Por eso, en un sistema liberal, el rico es cada vez más rico tanto en época de crecimiento como de crisis.

    En cambio, en un sistema que coloque más riqueza en manos de los pobres, sí que se produce un movimiento de riqueza. Sus compras sí tienen una repercusión importante sobre la economía (si diez pobres pueden comprarse una camisa y antes no, se podrán fabricar diez camisas más y eso generará más puestos de trabajo). Es por esto que los impuestos deberían caer cada vez más sobre los más ricos, tal y como ha sido tradicional en Europa y no cada vez más sobre los más pobres como ha ido sucediendo durante las últimas décadas.

    EL DOGMA DE LA SAGRADA INAGOTABILIDAD DE LOS RECURSOS: Al igual que las demás teorías desarrolladas principalmente en el sXIX, el liberalismo confía en que los recursos son inagotables. O, para ser más exactos, en que la tecnología podrá encontrar formas de solucionar los problemas que produzcan la escasez de recursos.

    Las evidencias sobre cambio climático y agotamiento del planeta Tierra son tan evidentes que no quisiera discutirlas aquí, aunque muchos liberales no estén de acuerdo. Pero este artículo ya me está quedando demasiado largo así que vamos a asumir que hablamos con aquellos liberales que sí reconocen que nuestro actual ritmo de destrucción de recursos es insostenible. Tal y como la inmensa mayoría del mundo científico está advirtiendo.

    Seguramente, la humanidad sobrevivirá a la crisis ecológica que se nos viene encima, desarrollando nuevas tecnologías. “No pasa nada” dirá un liberal. Cuando la crisis esté sobre nosotros, a las empresas no les quedará más remedio que adaptarse y avanzar hacia formas tecnológicas más sostenibles. Pero, cabe preguntarse ¿y no sería más inteligente empezar a cambiar AHORA para que la crisis sea lo menor posible?

    Por otra parte, cabe preguntarse cómo el mercado podrá solucionar la crisis. Quiero decir, estoy seguro de que, como dicen los liberales, cuando la crisis esté encima, las empresas acabaran adaptándose. Pero no por el mercado, sino porque la presión social obligará a los gobiernos a legislar duramente. En otras palabras, por procedimientos antiliberales.

    La ecología no cabe en un discurso liberal. Simplemente no se puede implementar. Sólo una gran conciencia ecológica en los compradores podría premiar a las empresas más ecologistas… pero las empresas “más ecologistas” descubrirían rápido que sale muchísimo más barato invertir en marketing que en productos más ecológicos. En un sistema liberal, aquella empresa que invierta realmente en hacer más ecológica su producción se encontrará en desventaja. Desventaja frente a la empresa que invierta menos en ecología pero más en explicarle a los compradores lo ecológicos que son. Es lo mismo que sucede hoy en día con respecto a la calidad.

    Sólo existe una forma de impedir que algo como esto suceda. Crear organismos oficiales que comprueben que las supuestas ventajas ecológicas son realmente ventajas y no puro aire destinado a crear una falsa imagen de ecologismo. Deben ser organismos oficiales públicos o nos encontraremos con los mismos problemas que han provocado las auditorías privadas en el mercado financiero.

    Además, es necesario crear leyes que obliguen a las empresas a realizar esfuerzos con respecto al medio ambiente. Y es necesario crear estados fuertes que puedan hacer cumplir dichas leyes.

    El liberalismo no puede impedir el crack ambiental que se nos viene encima. Y el liberalismo tampoco podrá sacarnos de él.

    EL MITO DEL BUEN EGOISTA: Siguiendo los postulados de Adam Smith el egoísmo económico es bueno, ya que al buscar lo mejor para uno mismo, cada individuo está buscando lo mejor para toda la sociedad. (Dentro de unos límites razonables, claro, sólo unos pocos liberales defenderían que fuera positiva la acción de un estafador, por ejemplo).

    Sin embargo, el egoísmo individual, incluso el económico, no siempre beneficia a toda la sociedad. Un crecimiento desmesurado de las empresas, destruyendo empresas más pequeñas (y puestos de trabajo) por el camino casi nunca es positivo. El egoísmo de directivos que planifican su gestión pensando en su futuro personal y no en las empresas que administran tampoco suele serlo. Se han dado demasiados casos de directivos que han llevado empresas a serios problemas de sostenibilidad sabiendo que cuando todo estallara ellos estarían, forrados, muy lejos de allí.

    Por otra parte, durante los últimos años hemos observado claramente como los grandes directivos han aumentado sus sueldos exponencialmente… sacando ese dinero del resultado de despedir trabajadores. ¿Realmente son tan eficaces para la empresa esos directivos que para poder pagarlos la empresa debe renunciar a la fuerza productiva de cientos o miles de trabajadores? Me resulta difícil creerlo.

    ¿Y qué sucede si no miramos tan alto? ¿es positivo el egoísmo individual de los trabajadores? ¿Es positivo el egoísmo que empujó a millones de comerciales estadounidenses a ofrecer hipotecas a personas que no podrían pagarlas sabiendo que, en cualquier caso, ellos cobrarían su comisión? ¿Es positivo el egoísmo del empleado de banca al que no le importa que su entidad pierda clientes a cambio de conseguir cumplir unos objetivos absurdos pero muy bien renumerados?

    Existen dos mundos posibles. En uno el egoísmo individual nos hace a todos más ricos. En otro vivimos en una crisis provocada, entre otros motivos, por el desmesurado egoísmo individual de aquellos que han manejado los bancos y las empresas constructoras.

    Espero que tú, querido lector de este humilde blog, sepas identificar cual es el mundo en el que realmente vives.

    El anarcocapitalismo como forma ya es un hecho y derecho que, poco a poco, irá evolucionando en la práctica aunque, puestos a reflexionar, el crac del 29 no creo que permita eso; una paranoia...
    avatar
    Sion
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 215
    Reputación : 222
    Fecha de inscripción : 24/06/2013

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Sion el Jue Abr 09, 2015 5:38 am

    Danko escribió:Es más posible que nos visiten los extraterrestres, antes que el libre mercado cumpla esa "promesa tardía" que vienen prometiendo los neoliberales desde que en los años 70s sus políticas neoliberales empezaron a implantarse a las malas en países latinoamericanos y luego en Europa y EEUU. Que "los mercados aumentarán los sueldos y la gente será prospera algún día de estos".

    El pobrecito Hayek era ingenuo, pero Milton Friedmann, sí que era un deshonesto total. Debió haber sido cura predicador, porque prometía eventos paranormales como ese de "los mercados crearán la prosperidad y la abundancia para los que se sometan a su voluntad".

    Pero es que esto se ha cumplido y hay sobrada evidencia. El libre mercado entendido como la desregularización  de los factores de la producción, capital y mercancías, pero también en menor medida del trabajo han multiplicado los ingresos de buena parte de la población del mundo.


    Cuando el capital puede ir a buscar oportunidades de inversión que le den mayor rendimiento, cuando las mercancías que se producen en China  se venden en cualquier país y las materias primas igualmente se pueden vender y comprar en un mercado global, cuando se puede ir a buscar mano de obra barata directamente en sus países de origen o cuando estos mismos trabajadores migran en busca de mejores condiciones de vida a una escala nunca antes vista, es innegable que hay quien ha mejorado su ingreso debido a estas políticas y sus consecuencias, sean estas intencionales o no.

    También hay que decirlo, los beneficiarios de la globalización y el libre mercado han sido los más ricos que poseen el capital y parte de la población más pobre que accede paulatinamente a mejores fuentes de trabajo.

    China pasó de tener una renta per cápita en 1978 de 978 dls (dls. constantes de 1990) a 6,725 en el 2008... cierto aun hay millones de pobres, la desigualdad es un problema creciente y habrá otras decenas de problemas en China, pero quien podría negar que el nivel de vida ha mejorado?? y que esto en gran parte se debe a la apertura comercial que China inició a fines de los 70´s para recibir capital extranjero, poniendo su mano de obra barata y pudiendo colocar sus mercancías en los principales centros de consumo??


    Última edición por Sion el Jue Abr 09, 2015 2:49 pm, editado 1 vez
    avatar
    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 4503
    Reputación : 4587
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 59
    Localización : Terrassa

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Jue Abr 09, 2015 7:55 am

    Apreciado Sion;

    No me fastidie, un neo-keynesiano heterodoxo como usted se definió. Que mal deben estar el mundo del utilitarismo marginal para poner como ejemplo de libre mercado a la República Popular China, siendo la economía más planificada que existe, y ha existido, en el Mundo y, por otra parte, consiguiendo los objetivos planificados.

    Existen dos falacias ampliamente difundidas, que en el capitalismo existe libre mercado y que la economía planificada es socialismo. Ambas afirmaciones son más falsas que un duro sevillano. Debe ser que las empresas, o los estados, capitalistas no planifican su producción y su economía. O que en las sociedades esclavistas no se comerciaba con la misma “libertad” que en las capitalistas. O que en las sociedades de comunismo primitivo no existía el libre comercio basado en el trueque.

    Un mito que difunden los ideólogos del capitalismo es la existencia del libre mercado en el modo de producción capitalista, olvidando que el llamado libre mercado fue impuesto a cañonazos por el Imperio Británico en el siglo XIX, siendo su intervención especialmente sangrienta en China con las Guerras del Opio, y en Paraguay con la Guerra de la Triple Alianza.

    El libre mercado solo es posible en una sociedad donde el estado no haya aparecido, o en una sociedad donde se haya extinguido. Porque solo en las sociedades sin estado es donde no existe un poder organizado que impida comerciar libremente a los trabajadores con el producto de su trabajo, tal como ocurre en las formaciones sociedades primitivas de cazadores recolectores, en las sociedades de agricultura y ganadería de subsistencia, o en la futura sociedad comunista. El libre mercado no es posible, en una formación social, donde no pueden participar en el mercado, libremente, todos los miembros que componen dicha sociedad. Esta ausencia de libertad es la existente en las formaciones sociales donde la fuerza de trabajo se ha convertido en una mercancía; un esclavo no puede comprar fuerza de trabajo ni tan siquiera vender la suya propia, esto se debe a la existencia del estado, que concede privilegios a unos y priva de propiedad sobre su propia fuerza de trabajo a otros, con el objetivo de recaudar impuestos y financiarse. De igual modo, en las formaciones sociales capitalistas, el estado, aparte de imponer tributos, concede privilegios a los capitalistas con la propiedad sobre los medios de producción, a señores feudales con la propiedad sobre los recursos naturales y a los usureros con la capacidad de crear dinero, e impone a los trabajadores asalariados la necesidad de alquilar su fuerza de trabajo para sobrevivir, al privarles de cualquier medio de subsistencia.

    Los ideólogos del capitalismo pasan por alto que el capitalismo es, en primer lugar, un régimen de producción. Régimen que necesita, previamente a la existencia del propio capitalismo, que la fuerza de trabajo sea una mercancía. El productor de la mercancía fuerza de trabajo es el estado, utilizando como medio para producir dicha mercancía la violencia de las armas.

    El desarrollo de las fuerzas productivas es la causa de todo aumento de la riqueza de las sociedades humanas, también es la causa del desarrollo de las sociedades humanas, y de la aparición del homo sapiens sobre la faz de la Tierra. El desarrollo de las fuerzas productivas, a lo largo de 1.500.000 años, ha producido un excedente de producción con que poder comerciar y, por lo tanto, la existencia de un mercado a partir del paleolítico superior, hace entre 40.000 y 60.000 años. Es en este período histórico donde ha existido el verdadero libre mercado, ya que la condición necesaria para la existencia del mercado libre es la ausencia del estado. Con la aparición del estado en Sumer hace 6.000 años se pone fin al libre mercado. El estado mediante el monopolio de la fuerza regula el comercio e impide el libre mercado, en primer lugar para cobrar impuestos con los que financiarse, probablemente la primera forma de explotación, la primera forma organizada de apropiarse del trabajo ajeno. No es el libre mercado la causa de la aparición del capitalismo, la humanidad estuvo comerciando libremente durante más de 30.000 años sin lucha de clases ni clases sociales, y por supuesto sin capitalismo ni función empresarial.

    Adam Smith aboga por el libre mercado en contra de los monopolios y en contra del colonialismo comercial de la época. Adam Smith entiende que el capital ha existido siempre y que es el mercado la causa de la división del trabajo, tanto de la división técnica del proceso productivo como de la división social de la humanidad en clases sociales. Este error ha sido aceptado comúnmente por los economistas posteriores, sin embargo, la realidad histórica es la contraria, es el desarrollo del conocimiento y sus aplicaciones tecnológicas, el desarrollo de los medios de producción y de la habilidad media del trabajador, lo que permite una mayor y más eficiente división del trabajo. Primero hay que producir un excedente para poder comerciar con él, segundo para que alguien esté interesado en el producto de otro no lo debe producir o producirlo con un mayor valor de producción, lo que implica una división técnica del trabajo, tercero es en la distribución de este excedente donde aparece la lucha de clases que dará lugar a la división social del trabajo.

    La forma más democrática de asignar recursos a la producción es el libre mercado,  siempre y cuando los demandantes partan del mismo poder adquisitivo. Aunque el libre mercado no siempre es la más eficiente forma de asignar dichos recursos, ya que la eficiencia depende que las decisiones se adopten de forma planificada y consciente, basadas en el conocimiento científico de las necesidades sociales y los recursos disponibles.

    Se define como libre mercado aquel en el que existe un gran número de compradores y vendedores de una mercancía, además de que se ofrecen productos similares. Igualmente existe libertad absoluta para los compradores y vendedores y no hay control sobre los precios ni reglamento para fijarlos. Lo que implica necesariamente una formación social con ausencia de estado y un limitado desarrollo de las fuerzas productivas, es decir, una sociedad con escasez de recursos, de “comunismo” primitivo o en la primera fase de desarrollo del comunismo. Las condiciones con las que debe cumplir son;

    • Homogeneidad del producto. Las mercancías ofertadas deben ser iguales o muy parecidas
    • Movilidad de recursos sin restricciones; los recursos deben poder movilizarse sin ningún problema entre usos alternativos, y los bienes y servicios deben ser vendibles donde quiera que el precio sea más alto.
    • Información de los agentes económicos; los cambistas conocen los precios de todos los productos, sus características y la existencia de posibles sustitutos.
    • Libre concurrencia; para que haya libre concurrencia es imprescindible la libertad de entrada y salida en las industrias, es decir, que no haya barreras que impidan a cualquier ser humano dedicarse a producir cualquier cosa.

    El perfecto libre mercado, en general, es democrático y eficiente en la asignación de recursos, siempre y cuando los demandantes de mercancías tengan los mismos votos, es decir recursos, y estén perfectamente informados, cuestiones éstas que no han ocurrido, ocurren, ni pueden ocurrir. Los ideólogos subjetivos del capitalismo dedican una gran cantidad de energías a explicar cómo funciona teóricamente algo que ni ha existido, ni existe ni puede existir en una sociedad dividida en clases sociales; el perfecto libre mercado, lo que les convierte en filósofos perfectamente idealistas.
    Paul Samuelson y Willlam D. Nordhaus en Economía, capítulo 4 escribió:La paradoja de la cosecha abundante tiene aquí una aplicación interesante. Algunos estados intentan ayudar a los agricultores reduciendo su producción. ¿Cómo podría esta medida beneficiar a los agricultores? Si el Departamento de Agricultura obliga a todos los agricultores a reducir su producción, la curva de oferta se desplaza hacia arriba y hacia la izquierda. Como la demanda de alimentos es inelástica, las restricciones a las cosechas no solamente elevan los precios de los cultivos sino que también tienden a aumentar los ingresos y las ganancias totales de los agricultores. De la misma manera en que las cosechas abundantes dañan a los agricultores, las restricciones a la producción tienden a aumentar los ingresos agrícolas. Por supuesto que dichas restricciones y precios mayores afectan negativamente a los consumidores, de la misma manera en que lo haría una inundación o una sequía que ocasionara escasez de alimento. […]

    Alguna vez la agricultura fue la industria estadounidense más grande. Hace cien años, la mitad de la población de ese país vivía y trabajaba en granjas, pero ese número se ha reducido a menos de 3% de la fuerza laboral en la actualidad. Al mismo tiempo, los precios de los productos agrícolas se han reducido en relación con los ingresos y otros precios de la economía.
    http://es.scribd.com/doc/35368070/ECONOMIA-SAMUELSON-NORDHAUS
    Se mantienen los ingresos de las empresas agrícolas sobre la base de desabastecer el mercado, eliminando el libre mercado. Samuelson demuestra que el libre mercado tiende a destruir la producción capitalista, por otro lado, también demuestra como el descenso de la fuerza de trabajo socialmente necesaria para producir una mercancía, reduce el valor de cambio de dicha mercancía. Lo que viene a corroborar lo expuesto por Marx en EL CAPITAL.

    La economía política establece que en el libre mercado no se produce plusvalía, que se intercambian valores iguales, que los precios y valores de mercado acaban coincidiendo con su precio y valor de producción. Debe ser por estas causas que los políticos profesionales, de la revolución o no, están en contra del libre mercado y quieren regularlo.

    Saludos.
    avatar
    Sion
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 215
    Reputación : 222
    Fecha de inscripción : 24/06/2013

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Sion el Jue Abr 09, 2015 3:10 pm

    Jordi de Terrassa

    Hay cosas en las que concuerdo y otras en las que no, pero yo me limitaba a hacer un comentario sobre el post de Danko

    porque prometía eventos paranormales como ese de "los mercados crearán la prosperidad y la abundancia para los que se sometan a su voluntad".

    Vamos que yo no estoy de acuerdo en la supresión del estado que proponen los anarcocapitalistas, pero tampoco hay que negar lo evidente, que en estos últimos 40 años de neoliberalismo cada vez más extendido, hay grupos de población que se han beneficiado y que se siguen beneficiando.

    Si China sigue siendo una economía fuertemente intervenida por el estado y?? Porque eso no ha estado en contradicción con su apertura comercial ni el flujo de capitales en el que participa, ni la enorme migración interna desde la regiones del interior rural hacia la costa industrializada... probablemente la mayor migración interna de la historia y sobre el cada vez más libre flujo de mercancías cuantas materias primas importa China para mantener su industria al mismo tiempo que todos hemos podido leer en algún producto "made in China"??
    No, no es la utopía del mercado perfectamente competitivo, pero a que es un mercado mucho más libre que el que tenía China antes de 1978??


    A lo mejor les jode, que alguien que no sea comunista tenga planteamientos válidos, pero la liberación de los mercados de capitales, mercancías, servicios y fuerza laboral, tienen beneficios y no hace falta ser neoliberal para percatarse de ello. A propósito de neokeynesianos, Krugman en su libro "Economía Internacional, Teoría y Política" hace una defensa de la apertura comercial.

    http://webdelprofesor.ula.ve/economia/oscared/materias/E_E_Mundial/Economia_Internacional_Krugman_Obstfeld.pdf


    Ahora bien la desregularización de los mercados no va a solucionar todos los problemas del mundo  y de hecho genera sus propios problemas, pero me parece un camino más eficiente para generar riqueza entendido como un aumento del PIB mundial, que implica un desarrollo generalmente pacífico.. que se podría mejorar el sistema o volverlo más justo y equitativo, estoy de acuerdo, pero que ha generado beneficios me parece difícil no verlo. Ahora que la economía no se trata de que aumente un numeró, sino de que la gente pueda vivir mejor y el como se ha repartido la riqueza que sea ha creado en este periodo es otra discusión.


    Los mismos comunistas reclaman libertad de comercio para Cuba, es decir, libre del bloqueo norteamericano, en otras palabras que la isla tenga la oportunidad de comerciar libremente con Estados Unidos... no es esto reconocer que el comercio puede ser beneficioso  para todos?

    El comercio internacional no resuelve todo, pero el alentarlo, es de gran ayuda o al menos esa es mi opinión.
    avatar
    Jordi de Terrassa
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 4503
    Reputación : 4587
    Fecha de inscripción : 21/03/2011
    Edad : 59
    Localización : Terrassa

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Jordi de Terrassa el Jue Abr 09, 2015 6:15 pm

    Sion escribió:Vamos que yo no estoy de acuerdo en la supresión del estado que proponen los anarcocapitalistas, pero tampoco hay que negar lo evidente, que en estos últimos 40 años de neoliberalismo cada vez más extendido, hay grupos de población que se han beneficiado y que se siguen beneficiando.
    Estimado Sion;

    Que existe una minoría, la oligarquía financiera, que en estos últimos 40 años se han beneficiado de las políticas neoliberales, no creo que lo ponga en cuestión nadie, de ahí que los índices de desigualdad hayan aumentado en todo el mundo, y por ello vivamos una crisis económica mundial sin precedentes.

    Es más, y llámeme por ello osado si lo desea, me atrevería a afirmar que, sumando al neoliberalismo las políticas liberales y keynesianas, la misma minoría se ha beneficiado los últimos 400 años.

    Por la disolución del estado no está ni usted ni ningún otro ideólogo serio de capitalismo. Porque el capitalismo necesita el estado para producir la mercancía fuerza de trabajo, expropiando de todo medio de producción a una parte de la población, para que pueda alquilar “libremente” su fuerza de trabajo. El capital también necesita del estado para expropiar a la mayoría de trabajadores del producto de su trabajo, incluso de la propiedad sobre la propia fuerza de trabajo.

    Le vuelvo a repetir que el libre mercado es una falacia bajo el régimen de producción capitalista, y cualquiera que está a favor del libre comercio debe estar en contra del modo de producción capitalista, basado en la concesión de monopolios y privilegios a una minoría. Comerciar libremente con el producto de tu propio trabajo está muy bien, solo que el capitalismo niega esta posibilidad a la mayoría de los trabajadores, y permite que una minoría de expropiadores comercie libremente con el producto del trabajo de otros.

    Históricamente las sociedades anónimas modernas encuentran su origen en las compañías coloniales, la primera fue la Compañía Británica de las Indias Orientales fundada en 1600 por la Carta Real de la reina Isabel I de Inglaterra, que le garantizaba el monopolio del comercio en las Indias Orientales. Constituida con un capital inicial de 744.000 libras esterlinas, dividido en acciones de 50 libras cada una. La compañía holandesa de las indias Orientales en 1602 con un aporte de capital inicial de 6,5 millones de florines, fundada por concesión monopolista de los Estados Generales de las Provincias Unidas. Las primeras compañías comerciales francesas se remontan al ministerio de Richelieu (1642), fueron las de Canadá y las de las islas de América. En España el estado detentó el monopolio del tráfico colonial hasta el siglo XVIII, hasta con la creación de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas (1728)

    Las sociedades anónimas de capital holandés son quienes desde 1620 en adelante se establecieron en las Antillas, y protegiendo abiertamente a los filibusteros y piratas, arrebataron a la corona española la supremacía en el Caribe. Las sociedades anónimas de capital inglés tuvieron una ruta particular en las colonias atlánticas de América del Norte, y los franceses las suyas de la región de Quebec y Mississippi. La ruta de los "metales", plata y oro, que iba de Veracruz y Lima hasta Cádiz o Sevilla, perdió la importancia del siglo anterior, debido al agotamiento de las minas y al anquilosamiento de la economía española. La ruta de los esclavos, con las nuevas sociedades anónimas, creció con la trata de negros, realizada legalmente o de contrabando por sociedades anónimas de capital francés, portugués, holandés e inglés. Iba del golfo de Guinea hasta las Antillas y Brasil.

    La sociedad anónima es una sociedad mercantil capitalista, con denominación y capital fundacional, representado por acciones nominativas suscritas por accionistas que responden hasta por el monto de su aportación. Las sociedades anónimas se crean como un privilegio concedido por el estado, mediante el cual los capitalistas dejan de responder por las deudas contraídas por sus empresas con su patrimonio, haciéndolo solo por el capital social de dichas empresas.

    Privilegio negado al resto de la población que deben responder con todo su patrimonio y el de sus familiares. Sangrante es en España el caso del capitalista señor Bárcenas de la Gurtel, que puede ir junto a su familia a esquiar a Baqueira Beret, mientras que los trabajadores en paro pueden ir a pasar frio junto a sus familias debajo de un puente.

    Que le voy a contar sobre el privilegio de poder crear dinero que el estado capitalista concede a una minoría de privilegiados.

    Dinero fiduciario
    El denominado dinero fiduciario cuyo valor real es muy inferior a su valor nominal, pero que es impuesto, de forma general por los estados, como medio de pago y depósito de valor. Los billetes y monedas que manejamos en la actualidad pertenecen a esta categoría de dinero fiduciario. El dinero fiduciario no está respaldado por valor de uso alguno, salvo que por imperativo legal sirve como forma de pago de la fuerza de trabajo, es decir, es un porta-valor de fuerza de trabajo. Es creado como privilegio monopolista de los políticos profesionales, es la legalización de la ancestral práctica fraudulenta de devaluar la moneda bajando la ley del metal del que está hecha.

    En el siglo XIII tras su viaje a China Marco Polo hace las primeras referencias que existen en Occidente acerca de la producción y uso del papel moneda, forma de pago incomprensible para las condiciones imperantes en Europa durante aquella época. Es en el siglo VII a.C. en la actual China cuando se tiene constancia del primer papel moneda, aunque su uso oficial no sería hasta  el siglo VII d.C. Los chinos llamaron a los billetes “dinero volante”, debido al escaso peso de éstos y a la facilidad con que circulaban en un área relativamente grande.  Los primeros billetes que se hicieron en Europa tienen su origen en la península Ibérica emitidos por los Reyes Católicos en el año 1483, para financiar el último episodio de la Reconquista, la guerra contra el Reino de Granada. En el período 1641-1666, el Banco de Estocolmo emitió billetes de la mano del cambista Johan Palmstruch, su fundador, quien los entregaba como recibo para quien depositaba oro u otro metal, frente a una súbita devaluación de la moneda de cobre. Fue en Inglaterra donde los billetes tuvieron mayor aceptación; donde los joyeros los entregaban contra depósitos en metales preciosos en sus bóvedas. La evolución por la cual los estados emitían billetes y monedas, que daban derecho a su portador a intercambiarlos por oro o plata de las reservas del país, es el siguiente;

    • En los siglos XVIII y XIX, muchos países tenían un patrón de dos metales, basado en oro y plata.
    • Entre 1870 y la Primera Guerra Mundial se adoptó principalmente el Patrón oro, de forma que cualquier ciudadano podría transformar el papel moneda en una cantidad de oro equivalente.
    • En el periodo entre guerras mundiales se trató de volver al Patrón Oro, si bien la situación económica y la crisis o “crack” del 29 terminó con la convertibilidad de los billetes en oro para particulares.
    • Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los aliados establecieron un nuevo sistema de usura en los acuerdos de Bretton Woods, en los cuales se establecía que todas las divisas serían convertibles en dólares estadounidenses, el dólar estadounidense sería convertible en lingotes de oro a razón de 35 dólares por onza para los gobiernos extranjeros. El patrón cambio oro es un sistema monetario por el cual se fija el valor de una divisa en términos de una determinada cantidad de oro, o cualquier otro bien. El emisor de la divisa garantiza poder devolver al poseedor de sus billetes la cantidad de oro en ellos representada. Este sistema se reimplantó al final de la Segunda Guerra Mundial, en Bretton Woods, cuando surgió el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las divisas que garantizaban el cambio al oro fueron el dólar y la libra esterlina. Este sistema dio lugar a una estabilidad relativa y duradera, de 1944 a 1971. La mayoría de las economías del mundo se desarrollaron, por lo que esa etapa se conoce en la historia como la "Edad de oro".
    • En 1971, las políticas fiscales expansivas de los EE.UU., motivadas fundamentalmente por el gasto bélico de Vietnam, provocaron la abundancia de dólares, planteándose dudas acerca de su convertibilidad en oro. Esto hizo que los bancos centrales europeos intentasen convertir sus reservas de dólares en oro, creando una situación insostenible para los EE.UU. Ante ello, en diciembre de 1971, el presidente de EE.UU. Richard Nixon suspendió unilateralmente la convertibilidad del dólar en oro, para los gobiernos y bancos centrales extranjeros. Suiza, en 1998, fue el último país en abandonar el patrón oro.

    Si usted pretende practicar el libre mercado y producir dinero rompiendo el monopolio capitalista de su producción, por el monopolio de la violencia del estado capitalista acabará con sus huesos en la cárcel.
     
    El dinero bancario
    Cuando, a finales del siglo XVII los políticos profesionales legalizaron la banca de reserva fraccionaria, convirtieron a los financieros, de reos de pena de muerte, en los verdaderos príncipes de sus reinos. Doscientos años después habían conquistado el mundo, sometiendo a los más prósperos comerciantes e industriales, han asalariado reyes y comprado princesas. Han convencido al conjunto de la sociedad que sin la banca de reserva fraccionaria no habría sido posible la revolución industrial, que gracias a sus privilegios y enriquecimiento se favorece el desarrollo de la industria, del comercio y el progreso general de la humanidad, que una mayor producción de dinero bancario se corresponde automáticamente con una mayor existencia de medios de trabajo, objetos de producción, de fuerza de trabajo y de bienes de consumo, cuando en lo que se traduce es en un aumento general de precios, en una mayor inflación debido al abaratamiento relativo del dinero producto de su mayor abundancia. La forma que utilizan los banqueros para crear dinero es mantener solo una fracción del dinero propio, o del que reciben en depósito, como reserva de los depósitos recibidos. Esta práctica fue considera delito, con pena de muerte, hasta los siglos XV y XVI.

    El sistema bancario moderno nace con el Banco Municipal de Ámsterdam que se funda en 1.607 con un coeficiente de caja del 100% y así se mantiene durante más de 150 años. Adam Smith menciona la anécdota de que alguna de las monedas que se habían retirado del mismo aparecían dañadas por el fuego que afectó al edificio del banco poco después de haber sido creado en 1609, lo que indica que esas monedas se habían conservado en el banco durante más de ciento cincuenta años. La banca moderna se funda precisamente en contra de la práctica de la banca de reserva fraccionaria, entre otros de los banqueros sevillanos, que sirvió para financiar la política imperial de Carlos I y Felipe II de España y que acabo por arruinar la economía española. Así describen los hechos y condenan la banca de reserva fraccionaria los escolásticos de la Escuela de Salamanca de la época. La política imperial europea de la Corona de España, combinada con el efecto inflacionista de esta práctica financiera de los banqueros sevillanos, acabó con el oro y la plata procedentes de las Colonias en Holanda, Inglaterra y en el resto de Europa y con paro y miseria en España.

    El Banco de Estocolmo fue nacionalizado en 1668, convirtiéndose en el primer banco público del mundo moderno. Además, este banco inició de manera sistemática una nueva actividad hasta entonces fraudulenta: la emisión de billetes de banco o certificados de depósito en un importe superior a los depósitos en metálico realmente recibidos. Por su parte, el Banco de Inglaterra se crea en el año 1694 tomando como modelo el Banco de Ámsterdam como resultado de la gran influencia que Holanda había llegado a tener en Inglaterra cuando la casa de Orange accedió a la corona británica, un decreto autoriza al Banco de Inglaterra a establecer un modesto coeficiente de caja del 50%.

    En la zona euro, el monopolio del estado en la emisión de dinero fiduciario impone que los usureros puedan apropiarse del dinero de sus clientes a través del denominado coeficiente de caja, y tengan el privilegio de la creación del llamado dinero bancario.

    En la zona euro el coeficiente de caja legal (c) es el 2 %. El encaje (e) es el dinero físico que está en las cajas del sistema de usura, es la fracción que los usureros guardan como garantía del total de los depósitos de sus clientes, al no poder utilizarse como medio de pago no se considera dinero. El llamado multiplicador de los depósitos bancario es igual a la inversa del coeficiente de caja:
    m = 1/c

    Los depósitos totales (dt) de la usura con reserva fraccionaria, es el producto del encaje legal, o que por prudencia mantiene una entidad bancaria, por el multiplicador bancario
    dt = e ∙ m

    Los préstamos (p) que la usura crea de la nada, el dinero bancario, es igual a los depósitos totales menos el encaje bancario:
    p = dt - e

    En la zona euro por cada euro que se deposita en una cuenta bancaria, los usureros pueden conceder préstamos por valor de 49 € más los intereses. El dinero bancario es dinero que no existe físicamente, solo existe como asiento contable en los ordenadores del sistema de usura y consiste en la promesa de que alguien en algún momento ingresará ese dinero en las cajas fuertes del sistema. Promesa ficticia ya que es imposible de cumplir.

    El dinero bancario (Db) que la banca de reserva fraccionaria puede crear es igual al sumatorio de los préstamos concedidos más el interés aplicado:
    Db = ∑n(i=1) (p∙i)i

    Existe la creencia que los usureros prestan su dinero y el de sus clientes. Nada más lejos de la realidad los banqueros nunca prestan su dinero, lo que prestan es un dinero que no existe, que solo existe de forma contable, el llamado dinero bancario. Gracias a la existencia legal del coeficiente de caja de 2 % los usureros pueden apropiarse del 98 % de dinero de sus clientes e iniciar el proceso de creación del dinero bancario. La creación del dinero bancario da lugar a una deuda inmensa e impagable y como consecuencia de esta deuda crisis cíclicas y paro.

    De qué libre mercado hablan los ideólogos del capitalismo, del libre mercado de la compra venta de fuerza de trabajo, y exigen al estado que la produzca en la suficiente abundancia, y a un precio razonable para los intereses del capital.

    Los comunistas no solo deberían reclamar libertad de comercio para Cuba sino para todo el mundo, ya que si es buena para Cuba, por los mismos motivos lo será para todo el mundo. Pero fíjese que los campeones capitalistas de la “libertad” y del “libre mercado” prohíben el libre comercio con Cuba, y mantienen Guantánamo. El motivo se deberá a que en el libre mercado no se produce plusvalía, que se intercambian valores iguales, que los precios y valores de mercado acaban coincidiendo con su precio y valor de producción. Debe ser por estas causas que los políticos profesionales, de la revolución o no, están en contra del libre mercado y quieren regularlo.

    Saludos.
    avatar
    SS-18
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 15566
    Reputación : 20001
    Fecha de inscripción : 16/06/2010

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por SS-18 el Jue Abr 09, 2015 8:01 pm

    excelentes aportes apreciado Jordi de Terrasa,

    Esto es ejemplo de analisis marxista con calidad didactica y academica.

    Muchas gracias.


    ------------------------------
    Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
    SE BUSCAN TEMAS IGUALES O PARECIDOS y SOLO EN EL CASO de NO existir, se abre un hilo nuevo . El desorden es motivo de sanción.
    No ABRIR HILOS HASTA LEERSE ESTO:::
    http://www.forocomunista.com/t20128-aviso-a-la-comunidad-leer-antes-de-abrir-post-importante#245530
    Obligatorio leerse las reglas del foro
    http://www.forocomunista.com/comunicados-de-la-administracion-f19/reglamento-de-foro-comunista-t2214.htm

    avatar
    Drunkharps
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 314
    Reputación : 354
    Fecha de inscripción : 16/02/2015
    Edad : 21
    Localización : Extremadura

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Drunkharps el Jue Abr 09, 2015 9:36 pm

    Vaya Danko debió ser frustrante intentar hacer comprender al neo-liberal el marxismo, sobre todo porque tienen una propia imagen del marxismo.
    Creo que Jordi de Terrassa haría llorar a cualquier neo-liberal, con lo que ha expuesto ya poco queda por decir jajaj

    No se como nadie puede defender el neo-liberalismo, es renunciar a los derechos sociales, renunciar a los derechos laborales, solo para que un par de gordos puedan seguir engordando mientras el pueblo adelgaza y se queda hambriento... para mi esta gente son unos lamebotas que quieren las miajas del pastel.

    Contenido patrocinado

    Re: Discutiendo con un neoliberal

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Sep 25, 2017 10:27 pm