Foro de debate, intercambio y opinión


La Revolución Cultural Proletaria en Shanghai

kantaria
kantaria
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 786
Reputación : 882
Fecha de inscripción : 12/05/2011

La Revolución Cultural Proletaria en Shanghai  Empty La Revolución Cultural Proletaria en Shanghai

Mensaje por kantaria el Miér Ago 01, 2012 5:07 pm

La Revolución Cultural Proletaria en Shanghai y su implacable lucha contra los que tomaban el camino capitalista


La Revolución Cultural y la lucha contra "las personas en autoridad que toman el camino capitalista" involucró a las masas de Shanghai. Los representantes de muchas fábricas y universidades forjaron una amplia alianza de organizaciones rebeldes. Recorrieron la ciudad para dar a conocer su posición, para refutar falsas acusaciones y para exhortar a las masas por medio de pancartas, reuniones y manifestaciones a luchar contra los líderes revisionistas y tumbarlos del poder.

Las autoridades de Shanghai trataron de impedir que los obreros participaran en la lucha. Por ejemplo, tergiversaron la consigna "empeñarse en la revolución, promover la revolución", dándole más importancia a la segunda parte y diciéndoles que debían "obedecer la consigna", no ir a las protestas y quedarse a trabajar. Sin embargo, se formó una organización de obreros rebeldes de todo Shanghai. En un principio era clandestina, pero en noviembre proclamó su existencia en una manifestación de miles de obreros de las 800 fábricas de Shanghai. Así nació el Cuartel Rebelde de Obreros de Shanghai.

Antes de la manifestación, los obreros enviaron una delegación a reunirse con las autoridades municipales para solicitar reconocimiento oficial y para decirle al alcalde que fuera a la manifestación a escuchar las críticas del pueblo. Pero las autoridades revisionistas rechazaron esas y otras demandas, y en vez anunciaron que "los que son fieles al partido no participarán en el Cuartel Rebelde y Revolucionario de Obreros". Además, mandaron espías e instigadores a sabotear la manifestación, y pusieron micrófonos ocultos en la plataforma.

La manifestación de estudiantes, cuadros, campesinos y obreros duró siete horas. Luego marcharon hacia las oficinas del Comité del Partido y demandaron hablar con el alcalde. Cuando el alcalde rehusó, decidieron ir a Beijing a hablar directamente con Mao Tsetung.

Unos 2500 miembros del Cuartel fueron a la estación del ferrocarril y se apoderaron de un tren que iba a Beijing. ¡Otro grupo emprendió una caminata de 900 millas a Beijing!

Cuando las autoridades de Shanghai detuvieron al tren en Anting, a unos 30 kilómetros al norte de Shanghai, los que iban a pie se unieron a los que estaban en el tren.

Las autoridades de Shanghai mandaron parientes a pedirles a los rebeldes que regresaran, pero muchos terminaron apoyándolos. Los campesinos y obreros de los alrededores les llevaron comida y agua. Las autoridades siguieron implorando a los obreros que regresaran al trabajo, tergiversando una vez más la consigna de "empeñarse en la revolución, promover la producción". Dijeron que podían participar en la revolución, pero después de las horas de trabajo. Pero unos 1000 obreros dijeron que no se moverían hasta que se cumplieran sus demandas y se quedaron en el tren por tres días.

En ese momento intervino el Grupo Central de la Revolución Cultural. Zhang viajó desde Beijing y habló nueve horas con los rebeldes en Anting. Hablaron del difícil problema de cómo abordar la contradicción entre "empeñarse en la revolución" y "promover la producción" en medio de la lucha de clases. Zhang les aseguró que contaban con el apoyo de Mao y de otros altos dirigentes de Beijing y los convenció de regresar a Shanghai a continuar la lucha.

Una vez en Shanghai, Zhang convocó una reunión con los obreros que regresaron de Anting y firmó sus demandas, lo cual fue un golpe para las autoridades revisionistas. Dijo que Mao y el Comité Central estaban al tanto de la situación en Shanghai, que el Grupo Central de la Revolución Cultural reconocía al Cuartel Rebelde como organización revolucionaria y que el Comité Permanente del Comité Central había ratificado la decisión. La noticia se dio a conocer inmediatamente por medio de miles de cartelones, afiches y volantes.

El alcalde de Shanghai, que se oponía a la línea de Mao, estaba furioso y cuando se enteró de que Zhang había firmado la carta de demandas de los obreros, dijo: "¡Zhang Chunqiao firma y nos agarra con los pantalones en el suelo!". Los ataques contra Zhang se multiplicaron: recibió amenazas de muerte, allanaron su casa y agredieron a rebeldes que seguían su dirección.

De hecho, como era considerado enviado especial de Mao, el apoyo de Zhang a los obreros rebeldes dejó en una posición débil al alcalde y su Comité, e inclinó la opinión pública a favor de los obreros rebeldes. Mao aprobó abierta y específicamente la "Tormenta de Enero" y exhortó a emularla donde fuera necesario para impedir la restauración del capitalismo e impulsar la construcción del socialismo.


Publicado por Odio de Clase

    Fecha y hora actual: Sáb Nov 16, 2019 10:29 pm