"Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Comparte
avatar
Dietzgen
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 72
Reputación : 87
Fecha de inscripción : 08/04/2012

"Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Dietzgen el Lun Jul 30, 2012 5:13 pm

En este artículo se critica la herramienta del partido de vanguardia de Lenin para la situación actual, entre otras cosas. Lo posteo para que se discuta y para aportar algunas ideas sin duda interesantes de esta autora.

Dejo el enlace: http://dizdira.blogspot.com.es/2011/02/carlos-tena-hoy-el-enemigo-del-fascismo.html

Carlos Tena: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Leyendo el siempre tan divertido y estimulante blog de Carlos Tena me encontré con esta frase suya que, como musulmana y comunista, me impresionó muy gratamente. Luego he estado dándole vueltas porque quería ver si, aparte de una afirmación épatant, podía considerarse como un destello de verdad que pudiera iluminar mejor el peculiar estado de la lucha anticapitalista en el mundo.
La obra teórica de Marx fue fundamental para desmontar el mito de que el capitalismo es el sistema económico natural que se establece entre propietarios libres e iguales. Muy al contrario, dejó en evidencia que el capitalismo solo puede funcionar si la mayor parte de la población es expropiada violentamente de sus medios de producción, de modo que lo único que tengan de valor para vender sea "su propio pellejo", su fuerza de trabajo. El conocimiento y comprensión de qué es y cómo funciona el sistema económico es necesario para poder enfrentarse a él. Pero ¿cómo lograr que la masa de ciudadanos que no tienen nada que vender más que su pellejo adquieran este conocimiento?
Lenin ideó el sistema del partido de vanguardia. Consiste en formar militantes que permanezcan dentro de esa masa de proletarios pero que tengan las capacidades intelectuales y personales necesarias para concienciar al resto de sus compañeros. El partido de vanguardia debía estar sometido a una disciplina férrea para evitar los más que previsibles ataques en forma de infiltrados que intentarían debilitar desde dentro la estructura e ideas del partido. En la Rusia zarista el sistema funcionó bien y también tuvo un éxito similar posteriormente -con alguna que otra variante- en otros países como China, Vietnam o Cuba. En España estuvo a punto de triunfar y solo una larga y costosa intervención militar apoyada por las potencias capitalistas logró evitarlo.
Sin embargo cabe preguntarse por qué ese sistema tan exitoso en algunos países fracasó y sigue fracasando tenazmente en Europa o Norteamérica. Es indudable que casi todos los países de Europa occidental han tenido, antes y después de la 2ª Guerra Mundial, unos magníficos partidos de vanguardia, tanto por la formación intelectual de sus integrantes, como por su honestidad y capacidad de entrega y lucha. Podría responderse que la burbuja artificial del estado de bienestar en la que el sistema capitalista mundial mantuvo a Europa Occidental por miedo a la URSS fue la responsable. En aquellos años de la guerra fría, un proletario británico, francés o alemán podía llegar a ser conscientes de que sólo tenía para vender su fuerza de trabajo. Pero como aquella fuerza de trabajo era pagada artificialmente bien, no veían muchos motivos para iniciar una revolución. Podrían muy bien pensar: "Es verdad que no tengo nada con lo que ganarme la vida, salvo mi trabajo. Y también es verdad que eso, en teoría, podría ser aprovechado por mis jefes para explotarme. Pero en la práctica eso no ocurre: mis jefes son generosos, no abusan demasiado de su posición de poder y el estado además vela porque así sea." Así que ¿para qué iniciar una revolución?
Esta explicación, la implantación del estado del bienestar, sería más que suficiente para justificar el fracaso del sistema de Lenin en el primer mundo durante la Guerra Fría. Pero ¿por qué continúa fracasando en el tercer mundo o incluso en los países de Europa Oriental tras las contrarrevoluciones de 1989-1991?
Para el tercer mundo la respuesta podría muy bien consistir en que las condiciones infernales de absoluta destrucción, de caos, enfermedad y muerte imposibilitan cualquier revolución organizada. La necesidad es verdad que puede contribuir a estrechar las redes sociales. La esperanza o el recuerdo de tiempos mejores pudo permitir que la gente de Stalingrado o de Mauthausen no sucumbiese y perviviesen lazos de solidaridad. Pero el hambre arrastrada de generación en generación, en una población que ni ha conocido ni espera otra cosa, lo destruye todo, a los humanos y a sus redes sociales. Implantar un partido de vanguardia en un país en el que la enfermedad y el hambre no permiten a la mayoría de la población superar los 30 años de vida, es demencial. Es obvio que se necesitan unas mínimas condiciones previas.
Pero ¿cómo explicamos que en países depauperados pero no hambrientos y que han disfrutado no hace mucho de situaciones mucho mejores tampoco funcione el sistema de partido de vanguardia? Las crónicas que nuestro compañero José Luis Forneo nos envía desde Rumanía nos muestran a un país que gozaba hace solo 30 años, bajo la hoz y el martillo, de cosas como vivienda, educación y sanidad gratuítas y que hoy enfila un proceso de imparable empobrecimiento y destrucción de las mínimas garantías sociales. A pesar de ello, a pesar de incluso tener aun muy fresco en la memoria un sistema mejor, denominado oficialmente comunismo, los esfuerzos de la nueva vanguardia comunista rumana apenas pueden movilizar a un puñado de sus compatriotas.
Pero la cosa se hace aun más sorprendente si comprobamos que los países sudamericanos en los que en los últimos años se ha logrado alcanzar un sistema socialista o que avanza hacia el socialismo (Venezuela, Bolivia, Ecuador) el proceso no parece haber tenido nada que ver con lo indicado por Lenin.
De este repaso histórico y geográfico parece que cabe concluir que la concienciación necesaria para la revolución bajo el método explicado por Lenin funcionó en países y tiempos determinados, pero que no ha funcionado ni funciona en otras muchas situaciones. No quiero decir con esto, como se afirma tan alegremente por los anticomunistas, que las teorías marxistas-leninistas ya no funcionen. Marx sigue siendo la herramienta teórica clave para comprender qué es el capitalismo. Y quizá haya aportaciones teóricas de Lenin plenamente válidas hoy. Pero parece claro que su método para concienciar a las masas explotadas, tan exitoso en otras circunstancias, no es un metodo de validez universal.
Podríamos pasar ahora a sugerir dónde está el fallo, por qué el partido de vanguardia ya no funciona como en la Rusia de 1917, en la actual Rumanía, México o la India. Los motivos creo que son aquí netamente ideológico-culturales. Imaginemos la actividad de un miembro de la vanguardia comunista en la Rusia de hace un siglo, o en la España de los años 30. Lo vemos estudiando a Marx y a Lenin, participando en las movilizaciones sindicales como proletario que es, perfectamente al tanto de la teoría general marxista como de la realidad concreta de su fábrica o su latifundio. Lo vemos transmitiendo sus conocimientos de economía y política a sus compañeros, redactando octavillas. Hasta aquí en nada se diferenciaría de lo que intenta hacer un comunista de vanguardia de hoy. Pero imaginemos ahora a los compañeros a los que ese comunista de hace un siglo se dirigía. La mayoría de ellos nunca habrá acudido a una escuela, o lo habrá hecho apenas unos meses. Aunque algunos sepan leer, su nivel económico y sus agotadoras jornadas de trabajo les impiden el acceso a esas diversiones de las que gozan las familias de propietarios: periódicos, revistas, obras de teatro, libros... Una octavilla, un periódico, una charla sobre economía, sobre historia o sobre filosofía, no digamos ya un libro, eran para estos proletarios de hace cien años artículos de lujo. Sus mentes, despiertas y vírgenes, como las de un campo fértil sin explotar, captaban enseguida el contenido de aquellas octavillas, leídas por la noche, a la luz de un candil, con el interés con el que se hacen las cosas nuevas y prohibidas. No solo captaban su contenido intelectualmente, además, se hacían cargo de él, y ésto es lo más importante. Lo que las octavillas o los mítines del camarada decían interpelaban directamente a la conciencia de los obreros, les movían a la acción, porque a esos obreros nunca nadie se había ocupado de explicarles nada, de abrirles los ojos a la historia, a la ciencia, a la idea de la dignidad del hombre. Era como la lluvia cayendo en una tierra sedienta: hasta la última gota de esas ideas fue aprovechada para dar el fruto de una revolución.
Así eran los compañeros a los que se dirigían las vanguardias del partido hace cien años en Rusia o España. Pero ¿son así los compañeros del año 2011 en Rumanía, en México, en Colombia? En absoluto. El sistema capitalista ha aprendido muy bien la lección de la Revolución Rusa y le ha puesto remedio con un invento que ideó la Alemania nazi y que perfeccionó y globalizó EE.UU.: el bombardeo de información a la población depauperada. Un aparato de TV en cada favela, podría ser su lema. Cuando el camarada del partido de vanguardia llega con su octavilla a esa favela, la familia ya ha recibido infinidad de folletos publicitarios a todo color y que prometen cosas mucho más bonitas y divertidas que Marx y su revolución; ya han recibido la visita de varios predicadores evangelistas que les han prometido la felicidad de un modo más cómodo, pacífico y espiritual, ya han recibido la visita de varios candidatos políticos que les han prometido agua corriente y recogida de basuras sin que ellos tengan que preocuparse nada... Y si no han recibido visitas, ya habran visto miles y miles de horas de ideología capitalista en una TV que muestra todo de manera sencilla, colorista y excitante. La labor del partido de vanguardia de Lenin en este contexto está condenada al fracaso.
Pero hay todo un mundo que parece, al menos en su mayor parte, inmune a esta inundación de basura ideológica via mass media: los paises de tradición islámica. En estos países EE.UU. no ha podido operar con la facilidad con que lo ha hecho en el resto de África. El petróleo y el valor geoestratégico de Oriente Medio no han podido expropiarse con la absoluta brutal impunidad con la que se saquean, por ejemplo, las inmensas riquezas de el Congo. Los países islámicos por alguna razón presentan una enorme resistencia a ser tercermundizados. El caso de Somalia es paradigmático. Son países que han llegado al siglo XX en una situación de subdesarrollo tecnológico y de dependencia colonial no distinta a la de los países del África subsahariana, pero a los que no ha sido fácil sumir en el caos. Porque el caos es la situación ideal para el capitalismo, como muestra el libro La doctrina del shock, de Naomi Klein. EE.UU. solo ha podido lograr gobiernos aliados a sus intereses, pero, al fin y al cabo, gobiernos con cierto grado de soberanía. Los países del Magreb, con sus dictaduras y monarquías aliadas de EE.UU., o incluso el reino medieval de Arabia Saudí y sus diversos emiratos despóticos deben ser tratados por EE.UU. como países soberanos y aliados, no como países caóticos en los que se puede entrar a robar impunemente. Precisamente ésto es lo que se está intentando lograr ahora con las revoluciones en Túnez, Egipto, Argelia, Libia, etc. Se intenta mandar de una vez por todas a esos países al grupo del tercer mundo, países sin gobierno, sin ley, sin estado: países caóticos que son el paraíso del capitalismo. Pero la experiencia de Palestina, Afganistán o Irak nos habla de que eso no es tan fácil. Estos países son hoy un caos, sí, pero el capitalismo no acaba de operar con comodidad en ese caos, precisamente porque algo llamado Islam está ahí logrando dos cosas. Primero, resistir sobrehumanamente a años y años de brutal represión. Segundo, mantener unas redes sociales, una organización, una unidad contra las que nada pueden las torturas o las emisiones de TV.
En la República de Irán, el Islam, en su vertiente chií, que acepta el martirio como algo consustancial a la lucha por la justicia social, la rebelión contra el capitalismo ha cristalizado en un gobierno joven y fuerte que se atreve a plantar cara, también militarmente, a la apisonadora bélica capitalista. Sus ciudadanos, a pesar del bombardeo mediático, parecen inmunes a la propaganda occidental. No desean, como la mayoría de los alemanes del este o los rumanos de 1970, vestir, pensar y vivir como los norteamericanos. Alguien podrá decir que los iraníes no desean seguir el American Way of Life porque la censura les impide conocerlo. Pero, supuesto que tal censura existiese, también existía en los países socialistas y de nada servía para impedir que buena parte de los ciudadanos de aquellas repúblicas se creyeran el cuento de que al otro lado del telón de acero todo era lujo y libertad. Lo realmente significativo es que, aunque los palestinos, los afganos, los iraníes o los iraquíes creyesen toda esa propaganda, no por ello desearían cambiar sus ideas, sus valores, sus costumbres. A esta impermeabilidad a la propaganda capitalista es a lo que nuestros medios de comunicación llaman fanatismo.
Si, como reciente conversa al Islam se me preguntase ¿qué tiene entonces el Islam que protege tan eficazmente contra la tentación del American Way of Life, que logra mantener redes sociales en las situaciones más parecidas al infierno, que logra avivar la esperanza allí donde ya nada invita a ella, que permite a sus fieles preferir un pasaje del Corán a un late night show?
Si se me preguntase eso no sabría qué contestar. Lo considero un milagro.



Última edición por Dietzgen el Lun Jul 30, 2012 5:54 pm, editado 1 vez (Razón : Pongo el enlace del blog de dónde he sacado el artículo, que se me había olvidado.)
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por nunca el Lun Jul 30, 2012 5:45 pm

¿qué tiene entonces el Islam que protege tan eficazmente contra la tentación del American Way of Life, que logra mantener redes sociales en las situaciones más parecidas al infierno, que logra avivar la esperanza allí donde ya nada invita a ella, que permite a sus fieles preferir un pasaje del Corán a un late night show?
Menudo iluminado el Carlitos Tena. Hay que recordarle que el imperialismo financió al islamismo más reaccionario en Libia, Afganistán, ahora en Siria. Arabia Saudí es un país ultra-islámico y no pro eso diríamos que es "antimperialista".
avatar
Dietzgen
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 72
Reputación : 87
Fecha de inscripción : 08/04/2012

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Dietzgen el Lun Jul 30, 2012 5:58 pm

Compañero nunca, me había olvidado de añadir la fuente del artículo, que no es de Carlos Tena sino de Dizdira.

Puede que la posición de la autora sobre el grado de soberanía de Arabia Saudí sea equivocada, pero no deja de ser un detalle dentro de la idea general del artículo, que es lo verdaderamente interesante.
avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2750
Reputación : 2918
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 57
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por JoseKRK el Lun Jul 30, 2012 8:20 pm

Muchas de esas mismas reflexiones que se hace la autora, pero sin el componente islamista o el de otra religión, las he hecho y hago yo mismo con cierta frecuencia, tratando de encontrar la respuesta a la impermeabilidad de la mayor parte del proletariado del mundo al Marxismo-leninismo, al que considero acertado en sus fundamentos. Pero lo cierto es que no encuentro respuesta, salvo para el caso español, donde el Movimiento Comunista es, en general, de verdadera vergüenza; casi hasta patético.

Quizás sea que hay algún o algunos factores objetivos que deben aún madurar a nivel global para que la cosa empiece a mostrar resultados más prometedores. La derrota del primer asalto al cielo pesa mucho, sin duda; pero las derrotas de las causas alineadas con el progreso de la Historia se terminan superando a su tiempo.

Me resisto a considerar que la visión leninista de la Revolución y del camino para edificar el Socialismo y el Comunismo (la única que ha traído resultados reales en el avance de la causa, aunque haya sufrido una derrota que creo temporal) sea errada, como afirma la autora, que hace un análisis muy superficial y simplista, en vez de dialéctico, del asunto.

Yo, reconozco que carezco de respuestas más o menos claras o definidas, más allá de la desorganización y la división internas del MC, y la acción de la propaganda masiva imperialista y sus recursos muy probados para someter a las masas populares, aún incluso sin que estas se den cuenta de que están sometidas o en medio de una apatía y derrotismo gigantescos, en el "menos malo" de los casos.

Lo del Islam como respuesta, lo es en contra de la "culturización" imperialista, ante todo yanqui u "occidental", que saben que les despojaría de la mayor parte de su herencia e identidad culturales a los países de mayoría islámica, pero no contra la explotación del hombre por el hombre, por lo que como comunista a mí no me vale el islamismo como respuesta válida.

El artículo me parece en general bastante pobre, si bien apunta a un problema real, que es lo que he denominado como "impermeabilidad de la mayor parte del proletariado mundial hacia el Marxismo-leninismo" en la actualidad. Pero, insisto, yo no tengo la respuesta al problema. Y estoy seguro de que ella, tampoco. La autora tiene una respuesta, eso está claro, pero es una respuesta de mierda, para ser sincero.
avatar
Tte. Cnel. Mengistu
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 320
Reputación : 409
Fecha de inscripción : 20/01/2011

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Tte. Cnel. Mengistu el Lun Jul 30, 2012 8:53 pm

nunca escribió:Arabia Saudí es un país ultra-islámico y no pro eso diríamos que es "antimperialista".

JM Álvarez, Carlos Tena, Dizdira y un par más son blogueros que están dispuestos a decirle antiimperilista a Hitler si hubiera estado en esta época o solo hubiera guerreado contra UK-USA.

Carlos Tena: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

El fascismo es amigo del delincuente pedófilo. En todos los países musulmanes, los gobiernos integristas, palabra que tanto le gusta a Dizdira, persiguieron, torturaron y masacraron a los comunistas. Si Lenin no es el enemigo, ¿por qué los comunistas continúan proscriptos y los islamistas tan cómodos en tantos gobiernos?

"Pero la cosa se hace aun más sorprendente si comprobamos que los países sudamericanos en los que en los últimos años se ha logrado alcanzar un sistema socialista o que avanza hacia el socialismo (Venezuela, Bolivia, Ecuador) el proceso no parece haber tenido nada que ver con lo indicado por Lenin."

¡Precisamente no han alcanzado ni buscan alcanzar un socialismo!

"Si, como reciente conversa al Islam se me preguntase ¿qué tiene entonces el Islam que protege tan eficazmente contra la tentación del American Way of Life, que logra mantener redes sociales en las situaciones más parecidas al infierno, que logra avivar la esperanza allí donde ya nada invita a ella, que permite a sus fieles preferir un pasaje del Corán a un late night show? Si se me preguntase eso no sabría qué contestar. Lo considero un milagro."

¿Milagro? Es el adoctrinamiento, el lavado de cerebro que hace la religión desde la cuna.

"Los países del Magreb, con sus dictaduras y monarquías aliadas de EE.UU., o incluso el reino medieval de Arabia Saudí y sus diversos emiratos despóticos deben ser tratados por EE.UU. como países soberanos y aliados, no como países caóticos en los que se puede entrar a robar impunemente."

Entonces será que Europa Occidental es soberana y lo es gracias al profeta.

"Precisamente ésto es lo que se está intentando lograr ahora con las revoluciones en Túnez, Egipto, Argelia, Libia, etc."

Precisamente tumbaron a gobiernos laicos, enemigos de los integristas, con el visto bueno de la canallada iraní y pusieron en el poder a los verdugos con el Corán en una mano y el látigo en la otra.

"los esfuerzos de la nueva vanguardia comunista rumana apenas pueden movilizar a un puñado de sus compatriotas"

Igual que los bolcheviques tiempos antes de la Revolución. Esta señora pretende hacer creer que uno llega, tira la semilla comunista y las masas se levantan.

Y encima después habla de Afganistán, como si la resistencia talibán tuviera algo que ver con su idealista lucha de resistencia antioccidental. La autora no sabe nada o miente descaradamente sobre ese país, muchas veces ha justificado a los talibanes, que a ella la podrían haber amputado, torturado o asesinado.

En fin, típico texto de Dizdira, que con el verso de que es "comunista" pretender infiltrar a la izquierda con su islam, que no solo como religión es enemigo de la revolución comunista, sino que es de las peores religiones, que siempre ha sido y es una religión de la clase dominante para dominar sus países.
avatar
cpablo
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4519
Reputación : 5009
Fecha de inscripción : 13/12/2011
Edad : 27

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por cpablo el Lun Jul 30, 2012 9:34 pm

El problema del Islam y el imperialismo, no es que este, en tanto sistema ideologico religioso se oponga al imperialismo. Lo que ocurre es que por condiciones historicas, varias naciones musulmanas son victimas de la violencia o son titeres del capital imperial, ya sea aprovechandose de sus condiciones de cierto atraso en el desarrollo, todo lubricado por el petroleo entre otras cosas. EL mundo musulman, en mayor o menor medida es victima de las naciones hegemonicas, y como victima, se defendiende.

Lo que no hace que estas sean mas progresistas o que hayan alcanzado un nivel de conciencia mas desarrollado. Simplemente, si te bombardean tu hogar, logicamente que entenderas que el imperio es malo cuando veas a los restos de tus vecinos calcinados debajo de lo que antes era su casa. Lo que no quiere decir que entiendas la complejidad de la explotacion en el capitalismo y el imperialismo como ultima fase.

Pero fue por circunstancias historicas dadas, como el descubrimiento del petroleo en tierras musulmanas o el colapso de la ultima potencia musulmana a principios del siglo XX. Si el imperio otamano subsistiera, quizas las cosas serian distintas...
avatar
RDC
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2541
Reputación : 3027
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 27
Localización : Galicia

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por RDC el Lun Jul 30, 2012 10:08 pm

Pues yo no le veo nada de interesante al texto, al contrario, comparto la opinión de JoseKRK.

La argumentación que realiza parte de una premisa falsa: que Lenin defendiese que el proletariado adquiere conciencia de clase revolucionaria mediante lo que se podría denominar el estilo testigo de Jehová, es decir, que la vanguardia se dedique a predicar las bondades del comunismo entre las amplias masas proletarias y estas en base a ello se sumen a la revolución. Esta cita de Lenin en La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo me parece suficiente para demostrar que la premisa de la que parte la autora del texto es falsa:

La vanguardia proletaria está conquistada ideológicamente. Esto es lo principal. Sin ello es imposible dar ni siquiera el primer paso hacia el triunfo. Pero de esto al triunfo dista todavía bastante. Con sólo la vanguardia, es imposible triunfar. Lanzar sólo a la vanguardia a la batalla decisiva, cuando toda la clase, cuando las grandes masas no han adoptado aún una posición de apoyo directo a esta vanguardia, o al menos de neutralidad benévola con respecto a ella, que la incapacite por completo para defender al adversario, sería no sólo una estupidez, sino además un crimen. Y para que en realidad toda la clase, las grandes masas de los trabajadores y de los oprimidos por el capital lleguen a ocupar semejante posición, son insuficientes la propaganda y la agitación solas. Para ello es necesaria la propia experiencia política de estas masas. Tal es la ley fundamental de todas las grandes revoluciones, confirmada hoy, con una fuerza y un relieve sorprendentes, no sólo en Rusia, sino también en Alemania. No sólo las masas incultas de Rusia, frecuentemente analfabetas, sino también las masas muy cultas, sin analfabetos, de Alemania, necesitaron experimentar en su propia pelleja toda la impotencia, toda la falta de carácter, toda la debilidad, todo el servilismo ante la burguesía, toda la infamia del gobierno de los caballeros de la II Internacional, toda la ineluctabilidad de la dictadura de los ultrarreaccionarios (Kornílov en Rusia; von Kapp y compañía en Alemania) como única alternativa frente a la dictadura del proletariado, para orientarse decididamente hacia el comunismo.

La tarea inmediata de la vanguardia consciente del movimiento obrero internacional, es decir, de los partidos, grupos y tendencias comunistas, consiste en saber llevar a las amplias masas (hoy todavía, en su mayor parte, soñolientas, apáticas, rutinarias, inertes, adormecidas) a esta nueva posición suya, o, mejor dicho, en saber dirigir no sólo el propio partido, sino también a estas masas, en la marcha encaminada a ocupar esa nueva posición. Si la primera tarea histórica (atraer a la vanguardia consciente del proletariado al Poder soviético y a la dictadura de la clase obrera) no podía ser resuelta sin una victoria ideológica y política completa sobre el oportunismo y el socialchovinismo, la segunda tarea que resulta ahora de actualidad y que consiste en saber llevar a las masas a esa nueva posición capaz de asegurar el triunfo de la vanguardia en la revolución, esta segunda tarea no puede ser resuelta sin liquidar el doctrinarismo de izquierda, sin enmendar por completo sus errores, sin desembarazarse de ellos.

Mientras se trate (como se trata aún ahora) de atraerse al comunismo a la vanguardia del proletariado, la propaganda debe ocupar el primer término; incluso los círculos, con todas las debilidades de la estrechez inherente a los mismos, son útiles y dan resultados fecundos en este caso. Pero cuando se trata de la acción práctica de las masas, de poner en orden de batalla -- si es permitido expresarse así -- al ejército de millones de hombres, de la disposición de todas las fuerzas de clase de una sociedad para la lucha final y decisiva, no conseguiréis nada con sólo las artes de propagandista, con la repetición escueta de las verdades del comunismo "puro". Y es que en este terreno, la cuenta no se efectúa por miles, como hace en sustancia el propagandista miembro de un grupo reducido y que no dirige todavía masas, sino por millones y decenas de millones. En este caso tenéis que preguntaros no sólo si habéis convencido a la vanguardia de la clase revolucionaria, sino también si están dispuestas las fuerzas históricamente activas de todas las clases, obligatoriamente de todas las clases de la sociedad sin excepción, de manera que la batalla decisiva se halle completamente en sazón, de manera que 1) todas las fuerzas de clase que nos son adversas estén suficientemente sumidas en la confusión, suficientemente enfrentadas entre sí, suficientemente debilitadas por una lucha superior a sus fuerzas; 2) que todos los elementos vacilantes, versátiles, inconsistentes, intermedios -- es decir, la pequeña burguesía, la democracia pequeñoburguesa, a diferencia de la burguesía -- , se hayan puesto bastante al desnudo ante el pueblo, se hayan cubierto de ignominia por su bancarrota práctica; 3) que en el proletariado empiece a formarse y a extenderse con poderoso impulso un estado de espíritu de masas favorable a apoyar las acciones revolucionarias más resueltas, más valientes y abnegadas contra la burguesía. He aquí en qué momento está madura la revolución, he aquí en qué momento nuestra victoria está segura, si hemos calculado bien todas las condiciones indicadas y esbozadas brevemente más arriba y hemos elegido acertadamente el momento.

Desde luego que si algún comunista propone y pretende que los obreros adquieran conciencia comunista a través de la propaganda demuestra que su formación marxista es simple y llanamente nula, lo mismo que los que defiendan que la adquieren a través de la lucha de resistencia económica, de la lucha económico-sindical. La propaganda y la agitación política sirven para ganarse a la vanguardia proletaria, a los sectores más avanzados del proletariado, pero no para las amplias masas proletarias. Las masas obreras solo puede adquirir conciencia comunista mediante su propia experiencia política y esta experiencia solo la pueden adquirir a su vez mediante la participación en los órganos del Nuevo Poder Proletario donde los obreros tomen el control y la gestión del poder político, se adueñen de su propia vida, y experimenten una alternativa real al capitalismo y a las instituciones del Estado burgués.

La concepción de la autora del texto sobre el Partido de Nuevo Tipo también es errada ya que lo concibe como vanguardia desligada de las masas. Por lo que en consecuencia, según esta tesis, la vanguardia debe ir a las masas para ganarlas para el comunismo a través de la propaganda (según la autora del texto) cuando en realidad el Partido Comunista solamente existe cuando ya se ha establecido el vínculo, la ligazón entre la vanguardia y las masas. Pero bueno, esta concepción del Partido Comunista como partido de vanguardia desligado de las masas es mayoritaria entre el Movimiento Comunista.

Por último, resulta gracioso que la autora en su texto entre los ejemplos de países donde supuestamente en la actualidad, según ella, "no funciona el partido de vanguardia" sea la India donde existe un Partido Comunista constituido, centenares de miles de obreros y campesinos revolucionarios y un Estado de Nueva Democracia en formación constituido en base a Comités Populares, órganos del Nuevo Poder Popular. Ese ejemplo demuestra que la autora no tiene muchos conocimientos sobre la situación actual del Movimiento Comunista Internacional porque justamente fue a poner, obviamente al azar, como ejemplo de país donde no funciona "el partido de vanguardia" a un país donde por el contrario sí funciona la tesis leninista del Partido Proletariado de Nuevo Tipo, del PC.
avatar
Camarada Raul
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 111
Reputación : 124
Fecha de inscripción : 25/05/2012
Edad : 21
Localización : La Paz

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Camarada Raul el Lun Jul 30, 2012 11:06 pm

Si bien no estoy de acuerdo con la idea planteada por Dizdira, personalmente creo que la religion puede jugar un papel pro revolucionario por el echo muy simple de que (a exepcion de ciertas lineas protestantes) todas las religiones surgieron de esquemas no capitalistas y por lo tanto (ojo, viendo cada caso especifico) pueden darseles un enfoque antimperialista o anticapitalista ( en el cristianismo la comunidad que plantea Jesus es muy parecida al esquema comunista, Mahoma plantea que la Umma (comunidad musulmana) es la unica forma de relacionarze con Dios)
avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2750
Reputación : 2918
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 57
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por JoseKRK el Lun Jul 30, 2012 11:14 pm

Camarada Raul escribió:Si bien no estoy de acuerdo con la idea planteada por Dizdira, personalmente creo que la religion puede jugar un papel pro revolucionario por el echo muy simple de que (a exepcion de ciertas lineas protestantes) todas las religiones surgieron de esquemas no capitalistas y por lo tanto (ojo, viendo cada caso especifico) pueden darseles un enfoque antimperialista o anticapitalista ( en el cristianismo la comunidad que plantea Jesus es muy parecida al esquema comunista, Mahoma plantea que la Umma (comunidad musulmana) es la unica forma de relacionarze con Dios)

Ojo, Camarada Raúl, con ese razonamiento, que el feudalismo y el esclavismo, también son hoy día "antiimperialistas", pues el Imperialismo es la fase superior del Capitalismo, que es enemigo del feudalismo y del esclavismo, y el sistema social que los sustituyó o al menos los sometió a sus intereses. Fueron la revoluciones burguesas, no las proletarias, las que en la Historia desplazaron de la escena hegemónica al Feudalismo. En su día, el Capitalismo fue progresista, un enorme avance para la humanidad. Pero ya es mucho más que obsoleto y un freno al progreso. No digamos entonces sus predecesores, por más que se vistan de "revolucionarios".

Hasta donde conozco el tema, las religiones (sobre todo las monoteístas) tienden ideológicamente mucho más al feudalismo que al Capitalismo. Hay un antiimperialismo y un anticapitalismo que no es progresista, sino profundamente reaccionario. Creo que el "antiimperialismo" islamista, es de esos.
avatar
Camarada Raul
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 111
Reputación : 124
Fecha de inscripción : 25/05/2012
Edad : 21
Localización : La Paz

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Camarada Raul el Lun Jul 30, 2012 11:57 pm

JoseKRK escribió:
Camarada Raul escribió:Si bien no estoy de acuerdo con la idea planteada por Dizdira, personalmente creo que la religion puede jugar un papel pro revolucionario por el echo muy simple de que (a exepcion de ciertas lineas protestantes) todas las religiones surgieron de esquemas no capitalistas y por lo tanto (ojo, viendo cada caso especifico) pueden darseles un enfoque antimperialista o anticapitalista ( en el cristianismo la comunidad que plantea Jesus es muy parecida al esquema comunista, Mahoma plantea que la Umma (comunidad musulmana) es la unica forma de relacionarze con Dios)

Ojo, Camarada Raúl, con ese razonamiento, que el feudalismo y el esclavismo, también son hoy día "antiimperialistas", pues el Imperialismo es la fase superior del Capitalismo, que es enemigo del feudalismo y del esclavismo, y el sistema social que los sustituyó o al menos los sometió a sus intereses. Fueron la revoluciones burguesas, no las proletarias, las que en la Historia desplazaron de la escena hegemónica al Feudalismo. En su día, el Capitalismo fue progresista, un enorme avance para la humanidad. Pero ya es mucho más que obsoleto y un freno al progreso. No digamos entonces sus predecesores, por más que se vistan de "revolucionarios".

Hasta donde conozco el tema, las religiones (sobre todo las monoteístas) tienden ideológicamente mucho más al feudalismo que al Capitalismo. Hay un antiimperialismo y un anticapitalismo que no es progresista, sino profundamente reaccionario. Creo que el "antiimperialismo" islamista, es de esos.
si bien es inegable que las religiones monoteistas son usalmente conservadoras (vemos al papa o el velo de las mujeres) tambien se PUEDEN (ojo que es algo latente pero no implicito) ubicar muy a la izquierda (marx), un ejemplo claro de esto es la teologia de la liberacion (la desigualdad y opresion como pecado social) y verciones mas moderadas como este socialismo arabe
avatar
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2750
Reputación : 2918
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Edad : 57
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por JoseKRK el Mar Jul 31, 2012 12:21 am

Sí, camarada Raúl. Hay corrientes religiosas de tendencia izquierdista, sin duda, incluso que simpatizan con una eventual Revolución Comunista, pero eso sí, que no sea atea del todo Wink

Pero lo que no debemos es llamar al islamismo, por más "avanzado" que sea, como "revolucionario" o "pro-revolucionario", entre otras cosas porque las revoluciones las hacen las clases sociales en pugna por sus intereses. El motor de la Historia es la lucha de clases y de ella nacen las revoluciones, no de las luchas ideológicas como tales ni de las religiones.

Y me temo que el islam, a día de hoy al menos (creo que no la hará jamás), no fomenta la lucha revolucionaria del proletariado, aunque haya corrientes dentro del Islam que puedan oponerse al orden imperialista y puedan ser de alguna utilidad temporal (y muy peligrosa a la larga) para debilitar la cadena de dominación imperialista.

Las podría considerar aliadas temporales y de alto riesgo, pero jamás "revolucionarias" ni "pro-revolucionarias". La causa del Islam, no es la causa del proletariado en ninguna etapa de la lucha. Otra cosa es que puedan algunas corrientes islámicas o cristianas, budistas, teosóficas, Hare Krishna o lo que sea, ser aliadas temporales y muy inestables y peligrosas en la lucha por debilitar la dominación imperialista.

Pero te aseguro que preferiría no aliarme con ellos si puede ser. Si no queda otra, hasta con el Papa de Roma para avanzar aunque sea un pasito; pero mejor preparar el camino por otras vías, si puede ser.
avatar
Camarada Raul
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 111
Reputación : 124
Fecha de inscripción : 25/05/2012
Edad : 21
Localización : La Paz

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Camarada Raul el Mar Jul 31, 2012 12:50 am

JoseKRK escribió:
Sí, camarada Raúl. Hay corrientes religiosas de tendencia izquierdista, sin duda, incluso que simpatizan con una eventual Revolución Comunista, pero eso sí, que no sea atea del todo Wink

Pero lo que no debemos es llamar al islamismo, por más "avanzado" que sea, como "revolucionario" o "pro-revolucionario", entre otras cosas porque las revoluciones las hacen las clases sociales en pugna por sus intereses. El motor de la Historia es la lucha de clases y de ella nacen las revoluciones, no de las luchas ideológicas como tales ni de las religiones.

Y me temo que el islam, a día de hoy al menos (creo que no la hará jamás), no fomenta la lucha revolucionaria del proletariado, aunque haya corrientes dentro del Islam que puedan oponerse al orden imperialista y puedan ser de alguna utilidad temporal (y muy peligrosa a la larga) para debilitar la cadena de dominación imperialista.

Las podría considerar aliadas temporales y de alto riesgo, pero jamás "revolucionarias" ni "pro-revolucionarias". La causa del Islam, no es la causa del proletariado en ninguna etapa de la lucha. Otra cosa es que puedan algunas corrientes islámicas o cristianas, budistas, teosóficas, Hare Krishna o lo que sea, ser aliadas temporales y muy inestables y peligrosas en la lucha por debilitar la dominación imperialista.

Pero te aseguro que preferiría no aliarme con ellos si puede ser. Si no queda otra, hasta con el Papa de Roma para avanzar aunque sea un pasito; pero mejor preparar el camino por otras vías, si puede ser.
Esto me remite a una discucion antigua con una amiga y maestra marxista en el cual nos preguntabamos ¿el comunismo (sociedad comunista) debe ser ateo? (laico seguro pero en ateo se complican las cosas), concordamos en que las religones que tengan contenidos y valores muy similares al comunismo no tendrian que entrar en oposicion (esto reduce la lista a tal vez 4-5 variantes religiosas en el mundo) y de echo pueden propursarla (lo cual no quiere decir que sea riesgoso) pero veamoslo en un sentido muy practico y hasta revisionista: imanginense a los obreros de Caracas-Buenos Aires-Sao Paulo-D.F. levantandose contra los opresores burgueses con conciencia proletaria y ademas aprobacion divina! cheers ok se que es pedir mucho y hasta criticable en muchos aspectos pero recordemos que no es el obrero proletario en abstracto el que se levanta sino el obrero Juan o Maria que le rezan a Diosito y a la virgen todos los dias y si bien luchan en el sindicato tambien no dejan de ir a la parroquia cada domingo. antes de que me critiquen piensen que algo asi vendria ser tener la hegemonia cultural y religosa este tipo de simbiosis (ya su mantenimiento en una sociedad comunista es otro tema)
avatar
Araka la kana
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 308
Reputación : 500
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Araka la kana el Mar Jul 31, 2012 2:31 am

Camarada Raul escribió:
JoseKRK escribió:
Sí, camarada Raúl. Hay corrientes religiosas de tendencia izquierdista, sin duda, incluso que simpatizan con una eventual Revolución Comunista, pero eso sí, que no sea atea del todo Wink

Pero lo que no debemos es llamar al islamismo, por más "avanzado" que sea, como "revolucionario" o "pro-revolucionario", entre otras cosas porque las revoluciones las hacen las clases sociales en pugna por sus intereses. El motor de la Historia es la lucha de clases y de ella nacen las revoluciones, no de las luchas ideológicas como tales ni de las religiones.

Y me temo que el islam, a día de hoy al menos (creo que no la hará jamás), no fomenta la lucha revolucionaria del proletariado, aunque haya corrientes dentro del Islam que puedan oponerse al orden imperialista y puedan ser de alguna utilidad temporal (y muy peligrosa a la larga) para debilitar la cadena de dominación imperialista.

Las podría considerar aliadas temporales y de alto riesgo, pero jamás "revolucionarias" ni "pro-revolucionarias". La causa del Islam, no es la causa del proletariado en ninguna etapa de la lucha. Otra cosa es que puedan algunas corrientes islámicas o cristianas, budistas, teosóficas, Hare Krishna o lo que sea, ser aliadas temporales y muy inestables y peligrosas en la lucha por debilitar la dominación imperialista.

Pero te aseguro que preferiría no aliarme con ellos si puede ser. Si no queda otra, hasta con el Papa de Roma para avanzar aunque sea un pasito; pero mejor preparar el camino por otras vías, si puede ser.
Esto me remite a una discucion antigua con una amiga y maestra marxista en el cual nos preguntabamos ¿el comunismo (sociedad comunista) debe ser ateo? (laico seguro pero en ateo se complican las cosas), concordamos en que las religones que tengan contenidos y valores muy similares al comunismo no tendrian que entrar en oposicion (esto reduce la lista a tal vez 4-5 variantes religiosas en el mundo) y de echo pueden propursarla (lo cual no quiere decir que sea riesgoso) pero veamoslo en un sentido muy practico y hasta revisionista: imanginense a los obreros de Caracas-Buenos Aires-Sao Paulo-D.F. levantandose contra los opresores burgueses con conciencia proletaria y ademas aprobacion divina! cheers ok se que es pedir mucho y hasta criticable en muchos aspectos pero recordemos que no es el obrero proletario en abstracto el que se levanta sino el obrero Juan o Maria que le rezan a Diosito y a la virgen todos los dias y si bien luchan en el sindicato tambien no dejan de ir a la parroquia cada domingo. antes de que me critiquen piensen que algo asi vendria ser tener la hegemonia cultural y religosa este tipo de simbiosis (ya su mantenimiento en una sociedad comunista es otro tema)

No digo que la cuestión de la religión y la Revolución Proletaria no deba seguir siendo objeto de debate, pero este tema lo planteó de manera brillante Lenin en su trabajo Actitud del partido obrero hacia la religión.

Podríamos discutir los aspectos esenciales de este texto, sobre la cuestión de la religión, muy clarificador para el marxismo.

http://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1900s/1909reli.htm

Saludos.

P. D.: edito para pegar el link.
avatar
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Shenin el Mar Jul 31, 2012 8:50 pm

Los comunistas necesitamos que el islamismo político se desenmascare y se revele como incapaz de satisfacer las necesidades de las masas populares. Necesitamos que la experiencia de movimientos como Hamás o Hizbalá en el poder termine poniendo al descubierto su naturaleza pequeñoburguesa (o no tan pequeña) y reaccionaria. Y eso por no hablar de las tendencias imperialistas que terminarán aflorando en Irán conforme su capitalismo se desarrolle.

Los comunistas árabes y de Oriente Medio tienen una situación extremadamente difícil. Van a necesitar tanto de compromisos (contra el sionismo y el imperialismo) con fuerzas islámicas como de rupturas de dichos compromisos (cuando las condiciones de la alianza sean inaceptables para el proletariado o cuando los enemigos principales cambien). Pero está claro que los comunistas árabes no podrán triunfar hasta que los movimientos políticos islámicos se cubran de oprobio. Y deberán maniobrar para aproximar ese momento y llegar a él en la mejor situación posible.
avatar
Araka la kana
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 308
Reputación : 500
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Araka la kana el Mar Jul 31, 2012 9:49 pm

Shenin escribió:Los comunistas necesitamos que el islamismo político se desenmascare y se revele como incapaz de satisfacer las necesidades de las masas populares. Necesitamos que la experiencia de movimientos como Hamás o Hizbalá en el poder termine poniendo al descubierto su naturaleza pequeñoburguesa (o no tan pequeña) y reaccionaria. Y eso por no hablar de las tendencias imperialistas que terminarán aflorando en Irán conforme su capitalismo se desarrolle.

Los comunistas árabes y de Oriente Medio tienen una situación extremadamente difícil. Van a necesitar tanto de compromisos (contra el sionismo y el imperialismo) con fuerzas islámicas como de rupturas de dichos compromisos (cuando las condiciones de la alianza sean inaceptables para el proletariado o cuando los enemigos principales cambien). Pero está claro que los comunistas árabes no podrán triunfar hasta que los movimientos políticos islámicos se cubran de oprobio. Y deberán maniobrar para aproximar ese momento y llegar a él en la mejor situación posible.

Totalmente de acuerdo, Shenin.
avatar
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 8082
Reputación : 8448
Fecha de inscripción : 12/10/2010

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por PequeñoBurgués el Dom Ago 05, 2012 12:49 am

JM Álvarez, Carlos Tena, Dizdira y un par más son blogueros que están dispuestos a decirle antiimperilista a Hitler si hubiera estado en esta época o solo hubiera guerreado contra UK-USA.

No
avatar
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 8082
Reputación : 8448
Fecha de inscripción : 12/10/2010

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por PequeñoBurgués el Dom Ago 05, 2012 12:52 am

JoseKRK escribió:
El artículo me parece en general bastante pobre, si bien apunta a un problema real, que es lo que he denominado como "impermeabilidad de la mayor parte del proletariado mundial hacia el Marxismo-leninismo" en la actualidad. Pero, insisto, yo no tengo la respuesta al problema. Y estoy seguro de que ella, tampoco. La autora tiene una respuesta, eso está claro, pero es una respuesta de mierda, para ser sincero.[/justify]

Mal asunto, entonces apaga y vámonos.
avatar
cpablo
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4519
Reputación : 5009
Fecha de inscripción : 13/12/2011
Edad : 27

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por cpablo el Dom Ago 05, 2012 3:33 am

PequeñoBurgués escribió:
JoseKRK escribió:
El artículo me parece en general bastante pobre, si bien apunta a un problema real, que es lo que he denominado como "impermeabilidad de la mayor parte del proletariado mundial hacia el Marxismo-leninismo" en la actualidad. Pero, insisto, yo no tengo la respuesta al problema. Y estoy seguro de que ella, tampoco. La autora tiene una respuesta, eso está claro, pero es una respuesta de mierda, para ser sincero.[/justify]

Mal asunto, entonces apaga y vámonos.
Si fuera tan facil resolver los problemas de la lucha revolucionaria ahora, mas aun, si tu tienes la solucion para resolver esos problemas. Por que no esta hecho o no se esta haciendo?

Yo tampoco tengo las respuestas, pero no luchar para obtenerlas, no luchar por la causa, es conformarse con la esclavitud del proletario, nuestra esclavitud.
avatar
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 8082
Reputación : 8448
Fecha de inscripción : 12/10/2010

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por PequeñoBurgués el Dom Ago 05, 2012 12:26 pm

Una cosa es no tener la solución y otra no saber el por qué, daría para un debate pero está muy claro el por qué.
avatar
Alexyevich
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1822
Reputación : 2070
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Localización : México

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Alexyevich el Dom Ago 05, 2012 10:12 pm

Dietzgen escribió:En este artículo se critica la herramienta del partido de vanguardia de Lenin para la situación actual, entre otras cosas. Lo posteo para que se discuta y para aportar algunas ideas sin duda interesantes de esta autora.

Dejo el enlace: http://dizdira.blogspot.com.es/2011/02/carlos-tena-hoy-el-enemigo-del-fascismo.html

Carlos Tena: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Leyendo el siempre tan divertido y estimulante blog de Carlos Tena me encontré con esta frase suya que, como musulmana y comunista, me impresionó muy gratamente. Luego he estado dándole vueltas porque quería ver si, aparte de una afirmación épatant, podía considerarse como un destello de verdad que pudiera iluminar mejor el peculiar estado de la lucha anticapitalista en el mundo.
La obra teórica de Marx fue fundamental para desmontar el mito de que el capitalismo es el sistema económico natural que se establece entre propietarios libres e iguales. Muy al contrario, dejó en evidencia que el capitalismo solo puede funcionar si la mayor parte de la población es expropiada violentamente de sus medios de producción, de modo que lo único que tengan de valor para vender sea "su propio pellejo", su fuerza de trabajo. El conocimiento y comprensión de qué es y cómo funciona el sistema económico es necesario para poder enfrentarse a él. Pero ¿cómo lograr que la masa de ciudadanos que no tienen nada que vender más que su pellejo adquieran este conocimiento?
Lenin ideó el sistema del partido de vanguardia. Consiste en formar militantes que permanezcan dentro de esa masa de proletarios pero que tengan las capacidades intelectuales y personales necesarias para concienciar al resto de sus compañeros. El partido de vanguardia debía estar sometido a una disciplina férrea para evitar los más que previsibles ataques en forma de infiltrados que intentarían debilitar desde dentro la estructura e ideas del partido. En la Rusia zarista el sistema funcionó bien y también tuvo un éxito similar posteriormente -con alguna que otra variante- en otros países como China, Vietnam o Cuba. En España estuvo a punto de triunfar y solo una larga y costosa intervención militar apoyada por las potencias capitalistas logró evitarlo.
Sin embargo cabe preguntarse por qué ese sistema tan exitoso en algunos países fracasó y sigue fracasando tenazmente en Europa o Norteamérica. Es indudable que casi todos los países de Europa occidental han tenido, antes y después de la 2ª Guerra Mundial, unos magníficos partidos de vanguardia, tanto por la formación intelectual de sus integrantes, como por su honestidad y capacidad de entrega y lucha. Podría responderse que la burbuja artificial del estado de bienestar en la que el sistema capitalista mundial mantuvo a Europa Occidental por miedo a la URSS fue la responsable. En aquellos años de la guerra fría, un proletario británico, francés o alemán podía llegar a ser conscientes de que sólo tenía para vender su fuerza de trabajo. Pero como aquella fuerza de trabajo era pagada artificialmente bien, no veían muchos motivos para iniciar una revolución. Podrían muy bien pensar: "Es verdad que no tengo nada con lo que ganarme la vida, salvo mi trabajo. Y también es verdad que eso, en teoría, podría ser aprovechado por mis jefes para explotarme. Pero en la práctica eso no ocurre: mis jefes son generosos, no abusan demasiado de su posición de poder y el estado además vela porque así sea." Así que ¿para qué iniciar una revolución?
Esta explicación, la implantación del estado del bienestar, sería más que suficiente para justificar el fracaso del sistema de Lenin en el primer mundo durante la Guerra Fría. Pero ¿por qué continúa fracasando en el tercer mundo o incluso en los países de Europa Oriental tras las contrarrevoluciones de 1989-1991?
Para el tercer mundo la respuesta podría muy bien consistir en que las condiciones infernales de absoluta destrucción, de caos, enfermedad y muerte imposibilitan cualquier revolución organizada. La necesidad es verdad que puede contribuir a estrechar las redes sociales. La esperanza o el recuerdo de tiempos mejores pudo permitir que la gente de Stalingrado o de Mauthausen no sucumbiese y perviviesen lazos de solidaridad. Pero el hambre arrastrada de generación en generación, en una población que ni ha conocido ni espera otra cosa, lo destruye todo, a los humanos y a sus redes sociales. Implantar un partido de vanguardia en un país en el que la enfermedad y el hambre no permiten a la mayoría de la población superar los 30 años de vida, es demencial. Es obvio que se necesitan unas mínimas condiciones previas.
Pero ¿cómo explicamos que en países depauperados pero no hambrientos y que han disfrutado no hace mucho de situaciones mucho mejores tampoco funcione el sistema de partido de vanguardia? Las crónicas que nuestro compañero José Luis Forneo nos envía desde Rumanía nos muestran a un país que gozaba hace solo 30 años, bajo la hoz y el martillo, de cosas como vivienda, educación y sanidad gratuítas y que hoy enfila un proceso de imparable empobrecimiento y destrucción de las mínimas garantías sociales. A pesar de ello, a pesar de incluso tener aun muy fresco en la memoria un sistema mejor, denominado oficialmente comunismo, los esfuerzos de la nueva vanguardia comunista rumana apenas pueden movilizar a un puñado de sus compatriotas.
Pero la cosa se hace aun más sorprendente si comprobamos que los países sudamericanos en los que en los últimos años se ha logrado alcanzar un sistema socialista o que avanza hacia el socialismo (Venezuela, Bolivia, Ecuador) el proceso no parece haber tenido nada que ver con lo indicado por Lenin.
De este repaso histórico y geográfico parece que cabe concluir que la concienciación necesaria para la revolución bajo el método explicado por Lenin funcionó en países y tiempos determinados, pero que no ha funcionado ni funciona en otras muchas situaciones. No quiero decir con esto, como se afirma tan alegremente por los anticomunistas, que las teorías marxistas-leninistas ya no funcionen. Marx sigue siendo la herramienta teórica clave para comprender qué es el capitalismo. Y quizá haya aportaciones teóricas de Lenin plenamente válidas hoy. Pero parece claro que su método para concienciar a las masas explotadas, tan exitoso en otras circunstancias, no es un metodo de validez universal.
Podríamos pasar ahora a sugerir dónde está el fallo, por qué el partido de vanguardia ya no funciona como en la Rusia de 1917, en la actual Rumanía, México o la India. Los motivos creo que son aquí netamente ideológico-culturales. Imaginemos la actividad de un miembro de la vanguardia comunista en la Rusia de hace un siglo, o en la España de los años 30. Lo vemos estudiando a Marx y a Lenin, participando en las movilizaciones sindicales como proletario que es, perfectamente al tanto de la teoría general marxista como de la realidad concreta de su fábrica o su latifundio. Lo vemos transmitiendo sus conocimientos de economía y política a sus compañeros, redactando octavillas. Hasta aquí en nada se diferenciaría de lo que intenta hacer un comunista de vanguardia de hoy. Pero imaginemos ahora a los compañeros a los que ese comunista de hace un siglo se dirigía. La mayoría de ellos nunca habrá acudido a una escuela, o lo habrá hecho apenas unos meses. Aunque algunos sepan leer, su nivel económico y sus agotadoras jornadas de trabajo les impiden el acceso a esas diversiones de las que gozan las familias de propietarios: periódicos, revistas, obras de teatro, libros... Una octavilla, un periódico, una charla sobre economía, sobre historia o sobre filosofía, no digamos ya un libro, eran para estos proletarios de hace cien años artículos de lujo. Sus mentes, despiertas y vírgenes, como las de un campo fértil sin explotar, captaban enseguida el contenido de aquellas octavillas, leídas por la noche, a la luz de un candil, con el interés con el que se hacen las cosas nuevas y prohibidas. No solo captaban su contenido intelectualmente, además, se hacían cargo de él, y ésto es lo más importante. Lo que las octavillas o los mítines del camarada decían interpelaban directamente a la conciencia de los obreros, les movían a la acción, porque a esos obreros nunca nadie se había ocupado de explicarles nada, de abrirles los ojos a la historia, a la ciencia, a la idea de la dignidad del hombre. Era como la lluvia cayendo en una tierra sedienta: hasta la última gota de esas ideas fue aprovechada para dar el fruto de una revolución.
Así eran los compañeros a los que se dirigían las vanguardias del partido hace cien años en Rusia o España. Pero ¿son así los compañeros del año 2011 en Rumanía, en México, en Colombia? En absoluto. El sistema capitalista ha aprendido muy bien la lección de la Revolución Rusa y le ha puesto remedio con un invento que ideó la Alemania nazi y que perfeccionó y globalizó EE.UU.: el bombardeo de información a la población depauperada. Un aparato de TV en cada favela, podría ser su lema. Cuando el camarada del partido de vanguardia llega con su octavilla a esa favela, la familia ya ha recibido infinidad de folletos publicitarios a todo color y que prometen cosas mucho más bonitas y divertidas que Marx y su revolución; ya han recibido la visita de varios predicadores evangelistas que les han prometido la felicidad de un modo más cómodo, pacífico y espiritual, ya han recibido la visita de varios candidatos políticos que les han prometido agua corriente y recogida de basuras sin que ellos tengan que preocuparse nada... Y si no han recibido visitas, ya habran visto miles y miles de horas de ideología capitalista en una TV que muestra todo de manera sencilla, colorista y excitante. La labor del partido de vanguardia de Lenin en este contexto está condenada al fracaso.
Pero hay todo un mundo que parece, al menos en su mayor parte, inmune a esta inundación de basura ideológica via mass media: los paises de tradición islámica. En estos países EE.UU. no ha podido operar con la facilidad con que lo ha hecho en el resto de África. El petróleo y el valor geoestratégico de Oriente Medio no han podido expropiarse con la absoluta brutal impunidad con la que se saquean, por ejemplo, las inmensas riquezas de el Congo. Los países islámicos por alguna razón presentan una enorme resistencia a ser tercermundizados. El caso de Somalia es paradigmático. Son países que han llegado al siglo XX en una situación de subdesarrollo tecnológico y de dependencia colonial no distinta a la de los países del África subsahariana, pero a los que no ha sido fácil sumir en el caos. Porque el caos es la situación ideal para el capitalismo, como muestra el libro La doctrina del shock, de Naomi Klein. EE.UU. solo ha podido lograr gobiernos aliados a sus intereses, pero, al fin y al cabo, gobiernos con cierto grado de soberanía. Los países del Magreb, con sus dictaduras y monarquías aliadas de EE.UU., o incluso el reino medieval de Arabia Saudí y sus diversos emiratos despóticos deben ser tratados por EE.UU. como países soberanos y aliados, no como países caóticos en los que se puede entrar a robar impunemente. Precisamente ésto es lo que se está intentando lograr ahora con las revoluciones en Túnez, Egipto, Argelia, Libia, etc. Se intenta mandar de una vez por todas a esos países al grupo del tercer mundo, países sin gobierno, sin ley, sin estado: países caóticos que son el paraíso del capitalismo. Pero la experiencia de Palestina, Afganistán o Irak nos habla de que eso no es tan fácil. Estos países son hoy un caos, sí, pero el capitalismo no acaba de operar con comodidad en ese caos, precisamente porque algo llamado Islam está ahí logrando dos cosas. Primero, resistir sobrehumanamente a años y años de brutal represión. Segundo, mantener unas redes sociales, una organización, una unidad contra las que nada pueden las torturas o las emisiones de TV.
En la República de Irán, el Islam, en su vertiente chií, que acepta el martirio como algo consustancial a la lucha por la justicia social, la rebelión contra el capitalismo ha cristalizado en un gobierno joven y fuerte que se atreve a plantar cara, también militarmente, a la apisonadora bélica capitalista. Sus ciudadanos, a pesar del bombardeo mediático, parecen inmunes a la propaganda occidental. No desean, como la mayoría de los alemanes del este o los rumanos de 1970, vestir, pensar y vivir como los norteamericanos. Alguien podrá decir que los iraníes no desean seguir el American Way of Life porque la censura les impide conocerlo. Pero, supuesto que tal censura existiese, también existía en los países socialistas y de nada servía para impedir que buena parte de los ciudadanos de aquellas repúblicas se creyeran el cuento de que al otro lado del telón de acero todo era lujo y libertad. Lo realmente significativo es que, aunque los palestinos, los afganos, los iraníes o los iraquíes creyesen toda esa propaganda, no por ello desearían cambiar sus ideas, sus valores, sus costumbres. A esta impermeabilidad a la propaganda capitalista es a lo que nuestros medios de comunicación llaman fanatismo.
Si, como reciente conversa al Islam se me preguntase ¿qué tiene entonces el Islam que protege tan eficazmente contra la tentación del American Way of Life, que logra mantener redes sociales en las situaciones más parecidas al infierno, que logra avivar la esperanza allí donde ya nada invita a ella, que permite a sus fieles preferir un pasaje del Corán a un late night show?
Si se me preguntase eso no sabría qué contestar. Lo considero un milagro.


El texto toca temas muy interesantes para debatir y bastante complejos, como lo son el llamado imperialismo cultural, la crisis de los partidos comunistas y la realidad de los paìses musulmanes. Pero es malìsimo.

Para empezar, tiene razòn al decir que los PC de hoy la tienen mucho màs difìcil que los del siglo pasado, que los medios de comunicaciòn tienen un poder increìble para controlar y dominar en cierto grado a las masas pero nada màs.

En vez de brindarnos una soluciòn para combatir la propaganda mediàtica constante, nos sale con el Islam luego de haber criticado incluso a los movimientos evangèlicos. ¿Que acaso el Islam no es tan o màs retrògrada que el evangelismo para afrontar los problemas de la sociedad? ¿Acaso no legitima la explotaciòn del hombre por el hombre y en especial la de la mujer? ¿La lucha de clases se reduce al antioccidentalismo?

Si tanto conoce la teorìa marxista el autor deberìa saber que tanto los valores culturales, ideològicos, sociales, religiosos, etc; pertenecen y tienen sun origen en un sistema de producciòn determinado. La superestructura tiene su razòn de ser en la estrcutura, el sistema de producciòn o econòmico.

Si los latinos escuchamos rock, usamos aparatos tecnològicos populares en Occidente y vestimos de similar forma es porque culturalmente somos cercanos. Este tipo no se ha enterado, al parecer, que Latinoamèrica fue colonia española y portuguesa, y que por ende compartimos valores culturales de Europa. Pero la explotaciòn existe, igual que existe en todos los paìses no imperialistas, aunque en diferente grado segùn el desarrollo del paìs.

Que el tipo se rehùse a olvidar sus dogmas religiosos y sea un alienado es su problema, pero eso de que el Islam es revolucionario es un mal chiste.

Contenido patrocinado

Re: "Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma."

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun Dic 17, 2018 4:43 pm