"Dimitrov: gran revolucionario proletario" - texto de José Sotomayor Pérez "Altamira" - publicado por el PCPr - breve biografía de Dimitrov en los mensajes

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Dimitrov: gran revolucionario proletario" - texto de José Sotomayor Pérez "Altamira" - publicado por el PCPr - breve biografía de Dimitrov en los mensajes

Mensaje por pedrocasca el Lun Jul 30, 2012 1:15 pm

Dimitrov: gran revolucionario proletario

Escrito por José Sotomayor Pérez

tomado de la web del PCPr

Jorge Dimitrov, gran revolucionario proletario, nació el 18 de junio de 1882 en Kovachevtzi, pequeño pueblo de la comarca de Radomir, Bulgaria. Hijo de una familia modesta, conoció desde su infancia muchas penurias y dificultades. A los 12 años interrumpió sus estudios para trabajar como aprendiz de cajista en una imprenta. Ingreso a las filas de la clase obrera búlgara cuando el movimiento sindical daba sus primeros pasos. En las elecciones parlamentarias de 1913, el partido de los socialistas obtuvo 18 mandatos en la Asamblea Nacional y a Dimitrov le correspondió uno de ellos. Desde entonces sería reelegido, sólo con excepción de los años de exilio que tuvo que sufrir. Como parlamentario utilizó en forma brillante y magistral la tribuna para desenmascarar la dominación clasista de la burguesía y hacer la defensa de los intereses de la clase obrera y el pueblo.

EI incendio del Reichstag y la acusación contra Dimitrov

El 9 de marzo de 1933 fue detenido en Berlin, junto con otros dos revolucionarios búlgaros. Días antes, el 3 del mismo mes, había sido detenido Ernest Thaelmann posteriormente asesinado por los nazis junto U. Liebknecht. Se les acusaba de ser autores del incendio del Reichtag en complicidad con el Partido Comunista de Alemania. Tan monstruosa provocación la necesitaban los nazis para ganar las elecciones convocadas para el 5 de marzo de 1933, poniendo fuera de la ley a todas las fuerzas antifascistas, pero en forma especial al Partido de los comunistas. EI proceso se realizó en la ciudad de Leipzing y, finalmente resultó una humillante derrota para los nazis, su primera derrota. Dimitrov se convirtió de acusado en acusador; desenmascaró a los verdaderos autores del incendio del Reichstag y los objetivos que perseguían con esta criminal provocación; hizo la defensa firme de la Internacional Comunista y expuso la verdadera táctica y estrategia que utilizaba en su lucha contra la dominación y opresión de la burguesía y sus aliados en todo el mundo. Son inolvidables sus palabras ante Tribunal que lo juzgaba:

«La Internacional Comunista, ante la cual son directamente responsables todas las Secciones , no es una organización de conspiradores, sino un Partido mundial Semejante Partido mundial no juega con la insurrección ni con la revolución. Semejante Partido mundial no puede decir oficialmente a sus millones de partidarios una cosa y al mismo tiempo hacer secretamente lo contrario. Semejante Partido no conoce la contabilidad por partida doble».

Dimitrov y el Nuevo Curso de la Internacional Comunista

La crisis de los años 1929-1933 fue la más profunda y larga de todas las que, hasta entonces, afectaron al sistema capitalista mundial, asestando golpes realmente demoledores, tanto a su economía como a su superestructura político-jurídica. Todas las ramas de su economía se derrumbaron a causa de la ausencia de un mercado solvente. La crisis profundizó las contradicciones del sistema capitalista mundial, y cayeron al suelo todas las teorías burguesas sobre «el capitalismo organizado» y «la prosperidad perpetua». La profundidad de la crisis también echó a tierra todas las tesis oportunistas de los socialdemócratas (socialistas de derecha) acerca de la conquista del poder por medios pacíficos y parlamentarios. EI mundo capitalista se hundió en una aguda lucha de clases, y el descontento se extendió a las capas medias las que se incorporaron a la lucha junto con los obreros.

Contrariamente a esta profundización sin precedentes de la crisis general del sistema capitalista, la economía de la URSS siguió progresando a un ritmo impetuoso. El Partido de los comunistas bolcheviques, bajo la sabia dirección de Stalin, cumplía con gran éxito las tareas del histórico Primer Plan Quinquenal, dejando asombrado a todo el mundo. En el año de 1932 la industria de la URSS ya producía el doble de 1929. La sociedad soviética avanzó rápida y planificadamente en la industria, la agricultura y liquidó el paro forzoso, a la vez realizaba una auténtica revolución cultural. Con sus rápidos y grandes progresos los comunistas soviéticos demostraban al mundo entero que no sólo eran capaces de poner fin a un viejo sistema de explotación del hombre por el hombre, en abierto contraste con lo que ocurría en el mundo capitalista donde arreció considerablemente la lucha de clases, como consecuencia de la crisis general del sistema.

La burguesía internacional y todos los reaccionarios opusieron una fiera resistencia al movimiento revolucionario en ascenso y, haciendo abandono de la democracia burguesa comenzaron a propugnar regímenes fascistas, para sofocar el ascenso de las luchas populares. El fascismo se convirtió en la corriente política preferida del imperialismo y la burguesía reaccionaria. A principios de la década de los años 30 del siglo pasado la ofensiva del fascismo se convirtió en un verdadero peligro, sobre todo en Alemania. Fue en estas complejas y difíciles circunstancias que la KOMINTERN (I. C. ) convocó a su histórico VII Congreso que se inició el 25 de julio de 1935 en la Casa de los Sindicatos de Moscú, y al que asistieron 513 delegados representando a 65 partidos comunistas y algunas organizaciones amigas. Dimitrov abordó en su Informe «La ofensiva del fascismo y las tareas de la Internacional Comunista en la lucha por la unidad de la clase obrera contra el fascismo». Este fue «el acontecimiento cumbre del Congreso», es cierto que como resultado de un trabajo colectivo. Dimitrov subrayó el peligro que representaba el fascismo alemán, como punta de lanza de la contrarrevolución mundial y fuerza principal de las fuerzas reaccionarias de todo el mundo. Advirtió que el fascismo germano sería el primer incendiario de una nueva guerra, como enemigo jurado de la Unión Soviética. El fascismo en el poder, dijo Dimitrov «es la dictadura terrorista abierta de los elementos más reaccionarios, chovinistas e imperialistas del capital financiero». Señaló también que la subida del fascismo al poder «no es un simple cambio de un gobierno burgués por otro, sino la sustitución de una forma estatal de la dominación de clase de la burguesía - la democracia burguesa - por otra: la dictadura terrorista abierta».

El VII Congreso de la Internacional Comunista señaló que la socialdemocracia o socialismo de derecha tenía la grave responsabilidad de que la clase obrera no se hubiera unido para luchar contra los bandidos fascistas que asaltaron el poder en países como Italia y Alemania. En su célebre Informe, Dimitrov dijo: «La unidad de acción del proletariado sobre un plano nacional e internacional: he ahí el arma poderosa que capacita a la clase obrera no solo para la defensa eficaz, sino también para la contraofensiva eficaz contra el fascismo, contra el enemigo de clase». Sin embargo, también quedó claro que la aplicación de la política del Frente Unico obrero no significaba que los comunistas abandonaban sus principios de clase y la necesidad de luchar, tanto en el campo ideológico como en el político, contra la colaboración de clases con la burguesía.

La política del Frente Unico proletario fue planteada en el Informe de Dimitrov, ligada a la tarea histórica de unificar a todas las fuerzas democráticas y antifascistas. De aquí nació una nueva orientación que se concretó en la política de Frente Popular, basada en la tesis leninista sobre la relación que existe entre la lucha por la democracia con la lucha por el socialismo. «Constituiría un profundo error - dice Lenin-, pensar que la lucha por la democracia puede apartar al proletariado de la revolución socialista, o atenuar ésta, velarla». Apoyándose en esta tesis, el VII Congreso de la l.C. recomendó que cada Partido Comunista debía formular un programa de Frente Popular, que recogiera las aspiraciones políticas generales de las grandes mayorías de la población, incluyendo al campesinado, las capas medias urbanas, la intelectualidad y todas las fuerzas progresistas y democráticas. Este viraje de la línea general de la Internacional Comunista fue denominado el NUEVO CURSO.

Dimitrov, fiel discípulo y camarada de Stalin

Dimitrov fue una típica personificación del revolucionario proletario profesional, marxista leninista, formado en la etapa estaliniana de construcción del socialismo en la URSS bajo el cerco capitalista. Son conocidas sus palabras sobre el criterio que debía primar para saber si alguien era amigo o enemigo del proletariado y el socialismo. Como buen comunista revolucionario dijo que ese criterio no podía ser otro que la actitud que se tomara ante la Unión Soviética y el Partido Comunista(b) de la URSS.

El revisionismo jruschoviano, que usurpó el poder del Partido y del Estado en la URSS desde su XX Congreso el año de 1956, prohibió la publicación del Informe completo de Dimitrov ante el VII Congreso de la Comintern por sus reiteradas citas de las obras de Stalin Según los degenerados jruschovistas este fue un pecado imperdonable llamado «culto a la personalidad de Stalin». Aunque les duela a los revisionistas de toda laya, la verdad es que, el gran revolucionario búlgaro siempre buscó el consejo y apoyo de Stalin, de quien se consideraba leal alumno y camarada. Es un hecho histórico que antes de presentar su Informe ante el VII Congreso de la I.C., envió un esquema y una carta a Stalin, pidiéndole su parecer y ayuda.

Dimitrov nos ha legado un ejemplo de firmeza revolucionaria y de entrega sin condiciones a la causa del comunismo. Su herencia política y literaria es un verdadero tesoro para todo revolucionario proletario auténtico.

Sobre el Frente Popular Antifascista

«En la movilización de las masas trabajadoras para la lucha contra el fascismo, tenemos como tarea especialmente importante, la creación de un extenso frente popular anti fascista sobre la base del frente único proletario. El éxito de toda la lucha del proletariado va íntimamente unida a la creación de la alianza de la lucha del proletariado con el campesinado trabajador y con las masas más importantes de la pequeña burguesía urbana, que forman la mayoría de la población incluso en los países industrialmente desarrollados».

«El fascismo en sus campañas de agitación, encaminadas a conquistarse esas masas, intenta contraponer las masas trabajadoras de la ciudad y del campo al proletariado revolucionario y asustar a los pequeños burgueses con el fantasma del “peligro rojo”. Nosotros tenemos que volver las lanzas y señalar a los campesinos trabajadores, a los artesanos y a los trabajadores intelectuales, de dónde les amenaza el verdadero peligro; tenemos que hacerles ver concretamente quién echa sobre los campesinos la carga de las contribuciones e impuestos, quién les estruja mediante intereses usurarios, quién a pesar de poseer las mejores tierras y todas las riquezas, expulsa de su terruño al campesino y a su familia y le condena al paro y a la mendicidad. Tenemos que poner en claro concretamente, explicar paciente y tenazmente, quién arruina a los artesanos a fuerza de impuestos y gabelas de todo género, rentas gravosas y de una competencia insoportable para ellos, quién lanza a la calle y priva de trabajo a las amplias masas de los trabajadores intelectuales».

Pero esto no basta.

«Lo fundamental, decisivo para establecer el frente popular antifascista es la acción decisiva del proletariado revolucionario en defensa de las reivindicaciones de estos sectores y, en particular, del campesinado trabajador, de reivindicaciones que estén en la línea de los intereses cardinales del proletariado, combinando en el transcurso de la lucha las aspiraciones de la clase obrera con estas reivindicaciones».

«Para la creación del Frente Popular Antifascista, tiene una gran importancia el saber abordar de una manera acertada a todos aquellos partidos y organizaciones que enrolan a una parte considerable del campesinado trabajador y a las masas principales de la pequeña burguesía urbana»
(Este es un pasaje del Informe de Dimitrov al VII Congreso de la I.C.)

La derrota de la Alemania hitieriana y el Día de la Victoria

La derrota de la Alemania hitleriana por la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial fue preparada políticamente por la política del Nuevo Curso que aprobó el VII Congreso de la l.C. El «eje» nazí-nipo-fascista fue aislado y las potencias capitalistas occidentales se vieron obligadas abandonar su política dirigida a aislar a la URSS y entrar en componendas con el «eje», EE. UU. y la Gran Bretaña se vieron impulsados a formar un solo bloque con la Unión Soviética, primer y único país socialista en ese entonces. Es bueno recordar que después de la invasión de la URSS por la poderosa maquinaria de guerra nazi, que tenía el control de todo el continente europeo, los vaticinios de todos los «estrategas» occidentales, no le daban más de tres meses de resistencia al Ejército Rojo, el que seria inevitablemente derrotado. Cálculos tan aventureros tenían por base, no solo una total desinformación de lo que era el poderío soviético, sino principalmente los deseos de todos los reaccionarios por ver aplastado al Ejército Rojo y destruida la Unión Soviética. Pronto se derrumbaron estos cálculos. Toda la Unión Soviética se puso en pié de guerra, y el «mejor ejército del mundo», el que supuestamente tenía más preparación y mejor armamento, fue lastimosamente derrotado en las puertas de Moscú, cuando apenas habían transcurrido 5 meses desde el inicio de la sorpresiva invasión nazi a la URSS. Después vendría la epopeya de Stalingrado, la gran victoria de Kursk, la liberación de los países de la Europa oriental y finalmente el asalto y la toma de Berlín.

Esta victoria histórica no fue ningún «milagro». Demostró, en la práctica la superioridad del sistema socialista, la solidez del Estado de dictadura del proletariado (no confundir con forma de gobierno dictatorial), y el respaldo y apoyo de todo el pueblo soviético al Partido Comunista (b) de la URSS encabezado por J.V. Stalin. De la dura prueba de la guerra contra todas las fuerzas de la Europa controlada por Hitler, la Unión Soviética salió triunfante. Es sabido que en tiempos del renegado y traidor Nikita Jruschov y quienes le sucedieron, se propalaba la mar de falsedades sobre la falta de preparación de la Unión Soviética para la guerra. A estas gentes contestó el Gral. S. Shtemenko con las siguientes palabras: «Esta afirmación es tan audaz como ignorante» y añade: «¿Disponía nuestro país de la posibilidad potencial de combatir contra un enemigo fuerte? Si, la tenía. ¿Quien, excepto nuestros enemigos, puede negar que al comienzo de la década del 40 la Unión Soviética, de un país económicamente atrasado, se había transformado en una verdadera y poderosa potencia socialista?».

El 8 de mayo de 1945, en un arrabal de Berlín fue firmada el acta de capitulación incondicional del Ejército alemán. Y se derrumbó el Tercer Reich. Había terminado la Gran Guerra Patria de la Unión Soviética y el mundo estaba a salvo del «milenio hitleriano». Desde entonces han pasado 57 años y el imperialismo yanqui se perfila como el nuevo incendiario de guerra. Alerta pueblos del mundo.



Última edición por pedrocasca el Vie Oct 05, 2012 10:16 pm, editado 1 vez

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Dimitrov: gran revolucionario proletario" - texto de José Sotomayor Pérez "Altamira" - publicado por el PCPr - breve biografía de Dimitrov en los mensajes

Mensaje por pedrocasca el Lun Jul 30, 2012 2:08 pm

Con el uso del útil Buscador del Foro se accede a varios temas en los que hay textos del marxista peruano José Sotomayor Pérez, camarada Altamira, como por ejemplo:

"Marx y el misterio de El Capital" - texto de José Sotomayor Pérez (Altamira)

"El Comunismo herético" - texto de José Sotomayor Pérez (Altamira)

"Las clases y los sujetos sociales" - texto breve de José Sotomayor Pérez - publicado en 2011 por la Juventud Comunista de Bolivia

"Lenin y el trotskismo" - texto de José Sotomayor Pérez (camarada Altamira) - publicado por la Juventud Comunista de Bolivia

"Defensa de Stalin y su obra" - charla en vídeo de José Sotomayor Pérez "Altamira" - celebrada en 2009 - se ve en Youtube

"El antistalinismo de Mao" - José Sotomayor Pérez - capítulo del libro ''Stalin y Mao Zedong, el otro revisionista''

"Kim Il Sung, el marxismo leninismo y el Zuche" - texto escrito por José Sotomayor Pérez (Altamira)

"Lenin y el leninismo" - texto de José Sotomayor Pérez - publicado por el PCP reconstituido

"texto en defensa de Enver Hoxha" escrito por José Sotomayor Pérez - publicado en octubre de 2011 en la web de EHS - incluye link a discurso de Enver Hoxha

"El trostkismo es anticomunismo" - texto de José Sotomayor Pérez publicado en la web del Partido Comunista Peruano reconstituido

A propósito del "pensamiento guía" - texto de José Sotomayor Pérez publicado en la web del Partido Comunista Peruano reconstituido

"El legado histórico de STALIN", de José Sotomayor Pérez - publicado el 25 de junio de 2011 en la web del Diario Internacional

El “socialismo democrático” no es socialismo - escrito de José Sotomayor Pérez publicado en la web del Partido Comunista Peruano reconstituido

El maoísmo de Lin Piao - texto de José Sotomayor Pérez publicado en la web del Partido Comunista Peruano reconstituido

Gramsci, gran pensador y revolucionario - texto de José Sotomayor Pérez publicado en la web del Partido Comunista Peruano reconstituido - año 2002

"Mariátegui y el marxismo" - texto de José Sotomayor Pérez

Fallece José Sotomayor Perez


pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Dimitrov: gran revolucionario proletario" - texto de José Sotomayor Pérez "Altamira" - publicado por el PCPr - breve biografía de Dimitrov en los mensajes

Mensaje por pedrocasca el Mar Oct 02, 2012 7:13 pm

La Sección en español del Marxists Internet Archive (MIA) dispone de varios textos de Jorge Dimitrov, a los que se accede desde el índice:

http://www.marxists.org/espanol/dimitrov/index.htm



pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Dimitrov: gran revolucionario proletario" - texto de José Sotomayor Pérez "Altamira" - publicado por el PCPr - breve biografía de Dimitrov en los mensajes

Mensaje por pedrocasca el Vie Oct 05, 2012 9:17 pm

texto del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador (PCMLE) publicado en "En Marcha", el órgano de expresión del Comité Central:

Jorge Dimitrov, ejemplo de convicción revolucionaria

publicado el 15 de junio de 2011

Jorge Dimitrov nació un 18 de junio de 1882, cerca de la ciudad búlgara Radomir. Desde 1910 formó parte del Comité Central del Partido Comunista de Bulgaria. Cuando Dimitrov tenía 41 años de edad, una dictadura fascista derrocó al gobierno constitucional campesino de Stam-bolijski y desató una dura represión contra el Partido Comunista y sus militantes; a pesar de las duras condiciones de represión y persecución, se preparó en la clandestinidad el levantamiento popular antifascista, en septiembre de 1923. Este movimiento y acción armada del proletariado búlgaro fue aplastado violentamente, debiendo Dimitrov salir del país porque fue sentenciado a muerte.

Se dirigió al extranjero donde continuó su actividad política. En Yugoslavia, lideró durante 3 meses el periódico del partido “Diario Obrero”. Fue reconocida internacionalmente su labor. Como dirigente del Partido Comunista de Bulgaria, formó parte de la Internacional Comunista. En el XII Pleno del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, realizado en septiembre de 1932, dio a conocer su propuesta sobre el Frente Único y la acción del proletariado para derrotar al fascismo.

En Berlín, cuando Jorge Dimitrov tenía 51 años, conjuntamente con sus camaradas B. Popov y W. Tanev, fue detenido acusándoseles del incendio del Reichstag (parlamento alemán).

Una vez absuelto se instaló en la Unión Soviética. Desempeñó el puesto de Secretario General de la Internacional Comunista, desde 1935 hasta 1943 y fue miembro del Soviet Supremo, desde 1937 hasta 1945. Lideró el movimiento de resistencia búlgaro durante la II Guerra Mundial. En 1949 murió a los 67 años, siendo jefe del gobierno de la República Popular Búlgara y uno de los más grandes líderes de la clase obrera mundial, un comunista íntegro y un revolucionario de profesión, un luchador internacionalista, un heróico combatiente del movimiento comunista.

El proceso de Leipzig

A las 21:14 del 27 de febrero de 1933 es incendiado el Reichstag (parlamento alemán), un mes después de que Adolfo Hitler fue nombrado Canciller. Inmediatamente se dieron órdenes para iniciar la represión a gran escala contra toda la oposición, la primera acción fue emitir -el primero de marzo- la Ley de Excepción, misma que planteaba el estado de emergencia en Alemania y la ilegalización del Partido Comunista de Alemania.

Al poco tiempo del incendio se oficializaron dos versiones sobre el acontecimiento: por un lado, se encontraba el planteamiento nazi, según el cual era obra de los comunistas y la señal del comienzo de una nueva insurrección armada. Por otra parte, la Internacional Comunista denunciaba a los nazis como los incendiarios del Reichstag, con el objetivo de impulsar una provocación que les sirva de coartada para desencadenar la más alta represión.

Los líderes nazis, para confirmar su planteamiento, arrestaron en los primeros días del mes de marzo a Jorge Dimitrov, Vasil Tanev y Blagoi Popov. Tres dirigentes comunistas a quienes se les atribuía la responsabilidad intelectual del incendio del Reichstag, acontecimiento que significó el inició de una intensa represión, asesinatos y torturas a millones de personas, teniendo como principal blanco de ataque a los comunistas.

El proceso legal fue conocido como el proceso de Leipzig, recogiendo el nombre de la ciudad en la que se desarrolló el juzgamiento, en él Dimitrov jugó un rol destacado, demostró la firmeza de las convicciones comunistas, la astucia y la inteligencia de los revolucionarios, el heroísmo y la rebeldía de los marxista leninistas, a la vez, convirtió al juicio en una tribuna en donde desenmascaró al fascismo y las intensiones políticas de Hitler, logró convertir al acusado en acusador y demostró la naturaleza de clase del gobierno alemán.

Una tras otra fueron las artimañas de los nazis para doblegar el acero comunista, por meses Dimitrov fue aislado de sus familiares y camaradas, en varias ocaciones fue puesto grilletes en las manos y los pies, le impusieron abogados seguidores de Hitler, razón por la cual decidió impulsar su propia defensa .

Al terminar el juicio el camarada Dimitrov fue declarado inocente. Convirtiéndose este acontecimiento en la primera victoria de los comunistas contra el fascismo, a la vez, Jorge Dimitrov constituyó un ejemplo de temple y convicción para muchos revolucionarios.

avatar
Yeremenko
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1180
Reputación : 1789
Fecha de inscripción : 19/03/2010
Localización : En Lucha

Re: "Dimitrov: gran revolucionario proletario" - texto de José Sotomayor Pérez "Altamira" - publicado por el PCPr - breve biografía de Dimitrov en los mensajes

Mensaje por Yeremenko el Dom Ene 20, 2013 1:08 am

Textos de o sobre Jorge Dimitrov encontrados en el foro:
http://www.forocomunista.com/t23798-el-caracter-de-clase-del-fascismo-texto-de-jorge-dimitrov-agosto-de-1935-breve-biografia-y-link-en-los-mensajes
http://www.forocomunista.com/t12964-la-union-juvenil-obrera-debe-ser-una-escuela-del-socialismo-texto-de-jorge-dimitrov-de-1946-publicado-en-1992-por-la-ljc-de-mexico
http://www.forocomunista.com/t23800-la-ofensiva-del-fascismo-y-las-tareas-de-la-internacional-en-la-lucha-por-la-unidad-de-la-clase-obrera-contra-el-fascismo-informe-de-jorge-dimitrov-en-la-internacional-comunista-agosto-de-1935
http://www.forocomunista.com/t24214-escuela-de-cuadros-texto-de-jorge-dimitrov-sobre-la-necesidad-de-formacion-estudio-y-lucha-tomado-del-blog-tribuna-popular
http://www.forocomunista.com/t25042-sobre-el-revisionismo-de-dimitrov-extracto-del-texto-de-n-steinmayr-stalin-y-la-internacional-comunista
http://www.forocomunista.com/t22543-dimitrov-sobre-la-disolucion-de-la-komintern
http://www.forocomunista.com/t6884-el-frente-unico-de-la-clase-obrera-contra-el-fascismo-primera-parte-j-dimitrov



NO BASTA SOLO TENER UNA LINEA JUSTA* Por Георги Димитров Михайлов

Camaradas:

Elaborar una línea política justa es, huelga decirlo, fundamental para laInternacional Comunista y para cada una de sus Secciones. Pero, el tener una tal línea no basta para dirigir de un modo concreto la lucha de clase.Para esto es necesario que se creen una serie de condiciones y, en particular, lassiguientes:La primera es asegurar, en el terreno de la organización, que en la labor práctica sellevaran a cabo todos los acuerdos adoptados y superar resueltamente los obstáculos que se presenten en el camino.Lo que el camarada Stalin planteó en el XVII Congreso del Partido Comunista (b)de la URSS, en relación con la aplicación consecuente de la línea política, puedeconsiderarse como valedero, total o parcialmente, a la hora de tomar resoluciones en esteorden por nuestro Congreso:«Hay quienes consideran — decía el camarada Stalin—que es suficiente elaborar una línea política justa, proclamarla a todos los vientos, formularla en tesis y resoluciones generales y aprobarla por unanimidad, para que la victoria nos fuera servida, como se sueledecir, en bandeja. Pero de este modo sólo pue den pensar los burócratas incorregibles...Incluso las resoluciones y declaraciones más acertadas a favor de la línea general del Partido no son otra cosa que una base de trabajo, ya que ni significan más que el deso devictoria y no la propia victoria. Después de haber elaborado una justa línea política, despuésde haber tomado una justa resolución sobre un problema, el éxito de ellas depende deltrabajo de organización, de la lucha por aplicar la línea del Partido, de la justa selección delos cuadros, del control sobre la ejecución de las resoluciones de los órganos de dirección. Sin esto, la justa línea del Partido y las resoluciones más adecuadas corren el riesgo de ser seriamente tergiversadas. E incluso más, después de haber trazado una justa línea política, el trabajo de organización lo decide todo: el destino de la propia línea política, esto es sutriunfo o fracaso.»Creo superfluo añadir cualquier cosa a estas exigencias que deben ser un principiorector en nuestro trabajo. Otra condición es conseguir que los acuerdos de la Internacional Comunista y de sus Secciones los hagan suyos las masas. Esto es tanto más necesario ahora, cuando se plantea el problema de crear el frente único del proletariado e incorporar a las más extensasmasas del pueblo al frente popular antifascista. Donde resalta con más claridad el genio político y táctico de Lenin, es en la maestría con que supo llevar a las masas, sobre la basede su propia experiencia, a comprender la línea y las consignas justas del Partido. Estudiando toda la historia del bolchevismo, este riquísimo arsenal de estrategia y táctica política del movimiento obrero revolucionario, podemos convencernos de que los bolcheviques no suplantaron jamás los métodos de dirección de las masas por los métodosde dirección del Partido.El camarada Stalin señalaba que una de las peculiaridades en la táctica de los bolcheviques rusos, en el período de la preparación de la Revolución de Octubre, era queellos sabían determinar justamente los caminos y recodos, que podían vincular, naturalmente, a las masas con las consignas del Partido, conduciéndolas al «umbral mismo de la Revolución», ayudándolas a sentir, valorar y reconocer por su propia experiencia la justezade estas consignas ; que no confundían la dirección del Partido con la dirección de lasmasas y tenían clara conciencia de la diferencia que existe entre estas dos categorías dedirección, elaborando así la táctica no sólo como una ciencia para la dirección del Partido,sino también para la dirección de millones de trabajadores.Además, debemos tener en cuenta que es imposible que las extensas masas comprendan nuestros acuerdos, si no aprendemos a hablar su propio lenguaje. No siempre, ni mucho menos sabemos hablar de un modo sencillo concreto, con conceptosfamiliares y comprensibles para ellas. Todavía no sabemos renunciar a las fórmulas abstractas, aprendidas de memoria. En efecto, fijaos en nuestros manifiestos, periódicos,resoluciones y tesis y veréis que están escritos muy a menudo en un lenguaje y unaredacción tan pesada, que su comprensión resulta incluso difícil para los militantesresponsables de nuestros Partidos y, no digamos, para los militantes de fila. Si pensamos, camaradas, que en los países fascistas los obreros, que difunden y leenestas hojas, se juegan la vida, salta a la vista con toda claridad la necesidad de escribir paralas masas en un lenguaje comprensible para ellas, a fin de que también los sacrificios que se realicen, no sean estériles. En un grado no menor se refiere también esto a nuestra agitación y propaganda oral. Hay que reconocer con toda sinceridad que en este punto los fascistas han demostrado ser,con harta frecuencia, más hábiles y más flexibles que muchos de nuestros camaradas.Recuerdo, por ejemplo, un mitin de obreros parados en Berlín, antes de la subida deHitler al Poder. Era por los días del proceso de los hermanos Sklarek, conocidos especuladores y estafadores, proceso que duró meses. El orador nacionalsocialista que habló en el mitin explotó este proceso para sus fines demagógicos. Señaló las especulaciones, los sobornos y otros delitos cometidos por los hermanos Sklarek y subrayó cómo el proceso contra ellos se alargaba meses, calculó cuántos cientos de miles de marcosle había costado ya al pueblo alemán este proceso y, entre grandes aplausos del público, dijo que a bandidos deja calaña de los Sklarek había que fusilarlos sin ningún género de comtemplaciones y dedicar a favor de los parados el dinero que se malgastaba en el proceso. Se levantó un comunista y pidió la palabra. Al principio, el que presidía no le dejaba hablar, pero ante la presión del público, que quería oír al comunista, vióse obligado aconcederle la palabra. Cuando nuestro camarada subió a la tribuna, todo el mundo estaba atento en espera de lo que iba a decir el comunista. ¿Y qué dijo? «¡Camaradas! — exclamó con voz potente y sonora —. Acaba de clausurarse el Pleno de la Internacional Comunista. El nos señala el camino para la salvación de la clase obrera. La tarea principal que nos plantea es, camaradas, «conquistar la mayoría de la clase obrera» (Risas). El Pleno ha señalado que es necesario «politizar» el movimiento de los parados. (Risas). El Pleno nos llama a elevar este movimiento a un grado más alto...».



Y el orador siguió hablando en el mismo sentido, creyendo, evidentemente, que de este modo «explicaba» los verdaderos acuerdos del Pleno. ¿Podía un discurso semejante conmover a los parados? ¿Podía satisfacerles el que se les congregase, primero para acentuar el contenido político de sus campañas, luego revolucionizarlos y después movilizarlos y elevar su movimiento a un grado más alto?(Risas y aplausos). Sentado en un rincón, yo observaba con tristeza cómo aquel público de obreros parados, que tanto habían ansiado oír al comunista, para que les dijese lo que tenían que hacer de un modo concreto, comenzaba a bostezar y daba pruebas inequívocas de sudecepción. Y no me causó gran asombro ver que, por último, el presidente retiraba groseramente la palabra a nuestro orador, sin que surgiese ninguna protesta por parte del público... Esto no es, por desgracia, un caso único en nuestras campañas de agitación. Casos de éstos no se dan solamente en Alemania. Agitar así, camaradas, significa agitar en contra de nosotros mismos. Es hora ya de acabar, de una vez y para siempre, con este método infantil — permitidme que lo llame así, para no emplear palabras todavía más duras — de agitación.Mientras yo pronunciaba mi informe, el Presidente, el camarada Kuusinen, recibióde la sala de sesiones del Congreso una carta muy significativa dirigida a mí. Voy a leerla:«Le ruego que en su intervención en el Congreso toque un problema, a saber: que, deaquí en adelante, todos los acuerdos y decisiones de la Internacional Comunista se redactende tal modo, que puedan entenderlos no sólo los comunistas preparados, sino tambiéncualquier trabajador, sin preparación alguna, que leyendo los materiales de la InternacionalComunista vea en seguida lo que quieren los comunistas y qué beneficio aporta elcomunismo a la humanidad- Es cosa que olvidan algunos dirigentes del Partido. Hay querecordárselo aún más enérgicamente. Y desarrollar la agitación por el comunismo en unlenguaje comprensible.» No sé, a ciencia cierta, quién es el autor de esta carta. Pero, no hay duda que estecamarada refleja en ella el sentir y los deseos de millones de obreros. Muchos de nuestros camaradas piensan que su agitación y su propaganda son mejores, cuanto más palabras altisonantes, fórmulas y tesis incomprensibles para las masas se empleen, olvidando precisamente que Lenin, el jefe y teórico de la clase obrera más grande de nuestro tiempo,hablaba y escribía siempre en un lenguaje muy comprensible para las extensas masas. Es menester que cada uno de nosotros asimile firmemente, como ley bolchevique, esta regla elemental:¡Cuando escribas o hables, piensa siempre en el obrero sencillo que tiene que entenderte, creer en tus llamamientos y estar dispuesto a seguirte! ¡Piensa en aquellos, paraquienes escribes o a quienes hablas! (Aplausos)


* DIMITROV, Jorge, s/d, pp. 108-12.





Contenido patrocinado

Re: "Dimitrov: gran revolucionario proletario" - texto de José Sotomayor Pérez "Altamira" - publicado por el PCPr - breve biografía de Dimitrov en los mensajes

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 4:50 am