Participación en las ganancias 111: años de un Proyecto reformista inconcluso

    Comparte

    AnarcComunis
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1706
    Reputación : 2183
    Fecha de inscripción : 12/05/2011
    Localización : Virreinato del Rio de la Plata

    Participación en las ganancias 111: años de un Proyecto reformista inconcluso

    Mensaje por AnarcComunis el Dom Jul 29, 2012 4:47 am

    Participación en las ganancias
    111 años de un Proyecto reformista inconcluso

    El 20 de abril de 1901 el periódico anarquista La Protesta Humana en su Número 119 publicaba un artículo firmada por Pellico titulado "A confesión de parte relevo de prueba", en el cual se comentaba una nota publicada por el diario La Nación sobre una serie de huelgas que se produjeron en los puertos de Marsella y Génova. La nota del diario La Nación fue realizada por un corresponsal de ese diario en Italia y relataba con horror cómo una huelga iniciada por los cargadores del puerto de Marsella en Francia era continuada en solidaridad por los cargadores del puerto de Génova en Italia, medida que afectaba notoriamente el comercio en todo el Mediterráneo. El corresponsal del diario La Nación comentaba al respecto: "La solidaridad se había mantenido hasta ahora en las dimensiones de una ciudad, de una región del mismo país, dentro de un gremio determinado o de gremios afines, y se había extendido a lo sumo a todos los trabajadores de una misma nacióninternacional, para impedir que la situación excepcional pertenecientes al ramo de los iniciadores de la huelga… pero ya tiende a hacerse internacional, para impedir que la situación excepcional creada por la huelga de uno o varios puntos de una nación sea aprovechada por una nación vecina".

    Lo que nos interesa de este suceso periodístico es que el corresponsal de La Nación indica en su nota lo que según su parecer sería el remedio para evitar los reclamos obreros. El mismo se pregunta en la misma nota: "¿No habrá algún remedio a este mal terrible que amenaza el porvenir económico y los progresos industriales de naciones que quisiéramos ver prosperar y pujantes?". El propio corresponsal se responde: "El remedio existe, y ha sido ya proclamando por los principales economistas; estriba en la asociación del capital con el trabajo, y en la participación de los obreros en los beneficios de los patrones". De esta manera, el corresponsal de La Nación se hacía eco de la corriente progresista de la burguesía que reclamaba ya por aquél entonces el reconocimiento de concesiones a los trabajadores para reducir con ello sus aspiraciones emancipadoras, y que en nuestro país esa corriente comenzaba a hacerse visible con el proyecto González de Código del Trabajo. En este caso el corresponsal de La Nación señala dentro de esa línea dos remedios posibles. El primero es la asociación del capital con el trabajo que no es otra cosa que el modelo de "pacto social" o "alianza de clases", que será luego llevado a la práctica por el peronismo. El segundo es una resultante o instancia avanzada de ese modelo de pacto social que es la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas.

    Se anunciaba así hace 111 años a la participación en las ganancias como medida última para la consolidación de un modelo progresista de paz social sin alterar las bases del propio sistema productivo, y cuyo primer reconocimiento normativo se dio en el año 1957 con su inclusión dentro del art. 14 bis de la Constitución Nacional. Aún la participación en las ganancias no ha sido reconocida como un derecho efectivo del conjunto de los trabajadores, por lo que se puede decir que el modelo de pacto entre capital y trabajo no ha llegado al nivel de profundidad esperado al inicio de ese proyecto. Todavía los arts. 105 y 110 de la Ley de Contrato de Trabajo que regulan a la participación en las utilidades como forma de pago de la remuneración, parecen esperar ese nivel de profundidad del modelo que les dio origen.

    Lo interesante de tomar contacto con los inicios históricos del proyecto de participación en las ganancias, es que se puede visualizar todavía en la actualidad los mismos objetivos para la tan trascendental medida, al mismo tiempo en que se continúa dilatando su concreción efectiva. En efecto, el pasado 22 de noviembre de 2011 Cristina Fernández de Kirchner, en el Encuentro Anual de la Unión Industrial Argentina, criticó el proyecto de ley de participación en las ganancias presentado por la burocracia moyanista, afirmando al respecto que: "…ya hay empresas que acordaron distribuir sus utilidades, con lo que estoy muy de acuerdo, porque genera que se pongan la camiseta y defiendan a la empresa, pero se debe decidir entre empresarios y trabajadores; no lo puede imponer el Estado por la fuerza a través del Parlamento".

    La defensa de la empresa como fundamento de la participación en las utilidades y la necesidad del acuerdo entre capital y trabajo para las medidas progresistas de importancia, vuelven a resonar 111 años después de la misma manera en que lo hacía entonces el aterrado corresponsal del diario La Nación ante las nuevas huelgas europeas. Esta circunstancia permite demostrar por un lado que la participación en las ganancias sigue siendo una medida reformista destinada a eludir las aspiraciones emancipadoras de los trabajadores, haciéndolos falsos partícipes de los resultados de su propia explotación, y con ello defensores del propio modelo que los excluye (ponerse la camiseta y defender la empresa). En segundo lugar, el actual estado de la cuestión de la participación en las ganancias, que parece nuevamente dilatarse en el tiempo, demuestra la imposible concreción de medidas aún reformistas, cuando los presupuestos del modelo de pacto social no se en-cuentran presentes, en esta caso, la necesidad del acuerdo entre capital y trabajo para la concreción de la participación de los trabajadores en las ganancias de la empresa.


    Organización Obrera (Federación Obrera Regional Argentina)

      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 8:23 pm