partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Comparte

    piguison
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 8
    Reputación : 8
    Fecha de inscripción : 21/12/2009
    Edad : 31
    Localización : sucre - bolivia

    partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por piguison el Jue Feb 18, 2010 3:09 pm

    LA INSURRECCIÓN NACIONAL DE LOS PUEBLOS Y NACIONES DE BOLIVIA CONTRA EL IMPERIALISMO, LA GLOBALIZACIÓN Y EL NEOLIBERALISMO

    7. Introducción.
    7. 1. El Partido Comunista (marxista-leninista-maoísta),
    vanguardia ideológica de los pueblos bolivianos.
    7. 2. Los pueblos bolivianos detienen el Neoliberalismo.
    7. 3. La Guerra del Agua en Cochabamba. (Abril 2000)
    7. 4. El Septiembre Rojo 2000. (Achacachi)
    7. 5. El triunfo minero de Huanuni. (Junio 2002)
    7. 6. El PARTIDO y la nueva época.
    7. 7. Elecciones de 2002. El fenómeno Reyes Villa. Evo Morales.
    7. 8. Los conflictos de enero 2003.
    7. 9. La problemática de UPEA.
    7. 10. Octubre 2003. La Guerra del Gas.
    7. 11. La coyuntura política actual: La Constituyente y el Referéndum autonómico.
    7. 12. Las llamadas "autonomías" y el plan Imperialista para dividir Bolivia.
    7. 13. Las elecciones del 2005 y el triunfo del MAS.
    7. 14. Posición del Partido frente al MAS.


    xxxxxxxxxxxxxxxxx



    INTRODUCCIÓN

    El nuevo siglo, como habíamos previsto con mucha anticipación, abría nuevas perspectivas en la lucha mundial de los oprimidos de todos los países. Efectivamente, salíamos muy rápidamente de la derrota histórica del siglo XX; los transfugios, las vendimias y las traiciones quedaban atrás y nuevamente los pueblos del mundo y de Bolivia, comenzaban una nueva marcha hacia el futuro que esta vez, no podrá ser detenida ni siquiera por la fuerza brutal y cavernícola del imperialismo norteamericano que, como sabemos, a partir sobre todo del régimen del IV Reich del genocida George W. Bush, ha declarado la guerra a todos los pueblos del mundo.

    Queda pues ratificado que el siglo XXI será necesariamente el siglo del triunfo de la revolución mundial. El capitalismo no podrá sobrevivir de ninguna manera este siglo y será sepultado definitivamente por la lucha de los pueblos del mundo en medio de grandes festejos. Los grandes capitales, las grandes transnacionales que succionan la riqueza y el trabajo y sacrificio de las masas trabajadoras no podrán subsistir al embate de los pueblos que ya está creciendo. La conciencia en torno a las causas de los males mundiales, está siendo claramente identificada no siendo otra que la existencia misma del Modo de Producción Capitalista que desde el capitalismo de libre competencia, pasando por el imperialismo y la globalización, ha llegado a lo que hoy podemos llamar el imperio mundial del mal a cargo de los testaferros de los asesinos mundiales George W. Bush y sus congéneres.

    7. 1. EL PC (MLM) VANGUARDIA IDEOLOGICA DE LOS PUEBLOS BOLIVIANOS

    Nuestro Partido en Bolivia no ha logrado hasta ahora salir del aislamiento orgánico por la enorme carga ideológica que se ha sembrado contra el marxismo, el leninismo y el maoísmo. Todos los escribas e ideólogos reaccionarios han centrado y centran sus críticas contra la revolución y el socialismo -echan todas las culpas de las desgracias de los pueblos a los revolucionarios que no hemos tenido todavía la oportunidad de mostrar a los verdaderos y únicos enemigos de la humanidad- y desacreditan el socialismo y el comunismo. El solo hecho de levantar las banderas del marxismo resulta siendo todo un heroísmo en las horas negras de la traición y la derrota.

    A pesar de todo, tenemos un Partido, pequeño pero muy fuerte ideológicamente, podemos decir, sin temor a equivocarnos que somos invencibles en el terreno ideológico. Hemos derrotado, una y otra vez, a todos los enemigos que se han presentado en foros, debates, conferencias y otros eventos, al extremo que los jerarcas de la economía y la política neoliberal temen enfrentarse con nuestros dirigentes. Las páginas abiertas para todos los tránsfugas en los medios de comunicación, grandes y comerciales están cerradas completamente para nuestros camaradas, precisamente por el temor que sienten de ser ampliamente derrotados en los debates.

    Nuestras publicaciones que se difunden en escala no muy grande y podríamos decir mediana, abordan todos los temas con una rigurosidad y una profundidad que no alcanzan otras publicaciones. A mediados del año 2002 hemos iniciado la publicación de "Liberación" en tamaño tabloi con un tiraje de mil ejemplares que ya llegan a todas las regiones del país, como lo explicaremos en su momento. Nuestro mensuario, que a veces se retrasa por razones comprensibles, tiene una muy alta calidad en todos los aspectos.

    7. 2. LOS PUEBLOS BOLIVIANOS DETIENEN AL NEOLIBERALISMO

    Habíamos señalado en su tiempo que el Tercer Milenio, el siglo XXI, cambiaría de raíz el contenido mismo de las luchas sociales en todo el mundo. Con una gran rigurosidad se ha cumplido plenamente nuestro pronóstico. Apenas comenzado el siglo, el panorama de las luchas políticas revolucionarias han cambiado de tal modo que los pueblos ya no están a la defensiva y han pasado definitivamente a la gran oleada revolucionaria del tercer milenio y del siglo XXI.

    La globalización imperialista está en cuestión en todas partes. El repudio popular a la política imperialista es visible en todas las latitudes. Eso no puede ya ser negado. Pasaron definitivamente los tiempos de la retirada, del transfugio, de la traición y la vendimia. Ahora hay un éxodo de las filas reaccionarias hacia la llamada "izquierda" Ese no es precisamente un fenómeno positivo, pues ahora tendremos que utilizar una inteligencia superior para detectar la infiltración de elementos traidores que pueden causar el daño que causaron anteriormente.

    Es importante conocer el pasado para no cometer los mismos errores que nos ocasionaron un siglo de retraso en nuestra lucha histórica por el comunismo.

    7. 3. LA GUERRA DEL AGUA EN COCHABAMBA.

    El primer enfrentamiento con el neoliberalismo tuvo su punto culminante y de quiebre en abril del año 2000 con la famosa y heroica "guerra del agua" en Cochabamba. La empresa privatizadora "Aguas del Tunari" había acordado una elevación irracional y abusiva de las tarifas de agua potable mientras la población sufría una escasez tremenda del líquido elemento. No se podía soportar más. El pueblo y sus capas más humildes salieron a la calle al combate contra las fuerzas llamadas del "orden". Se inició pues una verdadera y auténtica guerra entre los manifestantes y la policía y el ejército que salió a reprimir las legítimas demandas de romper el contrato con la empresa corrupta y saqueadora.

    El grito de guerra de los pobladores y los regantes de los valles cochabambinos era precisamente: ¡Fuera "Aguas del Tunari"!, ¡Abajo la privatización del agua potable! Con estas consignas los combatientes enfrentaron la represión durante varios días. Las fuerzas represivas usaban toda clase de armas incluidas armas de fuego y de guerra. Aparecieron las primeras víctimas. Un joven de 18 años fue abatido por disparos de francotiradores que se ocultaban entre las tropas y las fuerzas policiales. Un canal de televisión logró captar imágenes que mostraban al oficial de ejército, vestido de civil Robinson Iriarte disparando alevosamente contra los manifestantes. Sin embargo nada detenía a los combatientes que ordenadamente avanzaban tomando calles y plazas y haciendo huir a las fuerzas represivas.

    La lucha concluyó con el triunfo definitivo de los pobladores de Cochabamba. Habían vencido heroicamente en la famosa guerra del agua. Se había logrado que la empresa privatizadora se retirara del país anulándose el contrato. Por primera vez se daba vuelta a una privatización y se lograba un hueco en la muralla privatizadora.

    ¡Había comenzado el fin del ciclo neoliberal en Bolivia!

    Lamentablemente el Partido marxista-leninista, por su debilidad orgánica en Cochabamba, participó muy débilmente en el movimiento del agua. El hecho de que el principal dirigente de la Coordinadora de El Agua, el c. Oscar Olivera, hubiera sido en el pasado militante de nuestro Partido, habiendo roto sus relaciones con el traidor Zamora, pero que no se incorporó a la reorganización del Partido, confundió a los militantes. Nuestro Comité Regional de Cochabamba sigue atendiendo a varias fracciones independientes que se acercan y alejan del Partido según las circunstancias.

    7. 4. EL SEPTIEMBRE ROJO DE ACHACACHI

    Surgiendo como consecuencia de la desatención a los requerimientos de las poblaciones campesinas sobre todo aymaras, el campesinado de Omasuyus y particularmente de Achacachi, inició un vigoroso bloqueo de carreteras hacia todo el norte paceño, influyendo de tal modo en la vida nacional que tuvimos la sensación de que temblaban y se resquebrajaban los cimientos mismos del estado oligárquico y reaccionario frente a la formidable insurgencia campesina. Los caminos estaban prácticamente cubiertos por un manto gigantesco de piedras y pedrones y el territorio aymara prácticamente había quedado al margen de la jurisdicción del gobierno central. Nuestro Partido llamó el "septiembre rojo", esas heroicas jornadas que tuvieron, efectivamente a las masas campesinas como conductoras y al líder Felipe Quispe como su cabeza visible.

    "Liberación" nuestra publicación partidaria, tenía los siguientes conceptos sobre el famoso y gran "septiembre rojo 2000":

    "Acabar con el neoliberalismo, Viva el septiembre rojo".
    1. Causas del conflicto.
    El pueblo boliviano y las naciones oprimidas sufren la explotación, la opresión y la exclusión más lacerantes. Muy poco o casi nada ha cambiado la situación desde la colonia, en especial para aymaras, quechuas, guaraníes, mojeños y chiriguanos y demás naciones amazónicas y chaqueñas. Junto a estas, los trabajadores de las minas, las fábricas y los servicios, así como los empleados, han sido despojados en los últimos 15 años de conquistas logradas en décadas de luchas sociales y políticas.....

    "Las clases dominantes ajenas al sufrimiento y a la miseria más extrema, se regodean con el cumplimiento de las metas macro-económicas fijadas por el FMI y el Banco Mundial. Para ellas y sus gobiernos, todo está muy bien. El crecimiento del PIB es aceptable, la inflación es baja, el déficit fiscal está controlado, existe mucho dinero en la banca y las inversiones extranjeras marcan un récord histórico...

    "Los desastrosos resultados de esta política que además se inscribe en la globalización neoliberal que ahoga las débiles economías de los países pobres del tercer y cuarto mundos está exasperando a los pueblos del mundo. En Bolivia, la situación ha llegado a extremos insoportables. El pueblo comienza a levantarse y decir basta a tanta infamia....

    "2. El conflicto: las movilizaciones y los bloqueos.

    Si bien es cierto que en ningún momento la aplicación del neoliberalismo se hizo sin la resistencia del pueblo y de sus organizaciones, después de la marcha por la vida, encabezada por los trabajadores mineros en 1986 y la marcha de los indígenas del oriente, recién en abril de este año, con la irrupción de un masivo movimiento en Cochabamba, se renueva el cuestionamiento de aspectos esenciales del modelo.....

    "El movimiento encabezado y liderizado por los campesinos aymaras, fue secundado por sus hermanos quechuas de Oruro, Potosí y Chuquisaca, por los colonizadores de los Yungas y el Alto Beni, gremiales, transportistas, maestros urbanos y rurales de todo el país y la comunidad universitaria de Siglo XX, la única Universidad Obrera de Bolivia y posiblemente del mundo. Simultáneamente el movimiento de la coordinadora del agua y los campesinos cocaleros del Chapare inició un movimiento un movimiento de bloqueos y movilizaciones en todo el trópico de Cochabamba, en el valle alto y en la propia ciudad....

    "El movimiento campesino pese a su corta duración y a las esporádicas apariciones de su principal dirigente en los medios de comunicación controlados -como todos los medios de producción - por las clases dominantes, ha presentado a todo el pueblo un proyecto absolutamente diferente, diametralmente opuesto al que en realidad rige desde la fundación de la república. No se trata ya tan solo de reivindicaciones aisladas, ni siquiera de combatir y derrotar al neoliberalismo -aunque este sea el imprescindible primer paso - sino de cambiar radicalmente la estructuración de un Estado opresor, genocida y excluyente, absolutamente dependiente del imperialismo norteamericano, carente de soberanía y dignidad nacional e instrumento de pequeños grupos y clanes familiares de políticos corruptos y empresarios corruptos, incapaces e ineptos....

    "Poco a poco amplios sectores de las laderas paceñas, así como pobladores de barrios periurbanos y populares de toda la ciudad, una visible mayoría de los sectores proletarios aunque silenciosos en unos casos y apoyando con manifestaciones en otros y prácticamente una mayoría abrumadora de la ciudad de El Alto hicieron suya la gigantesca movilización. La intensidad y extensión de los bloqueos, sitiaron prácticamente a todas las ciudades del país, generando un creciente desabastecimiento que amenazaba ya con una hambruna generalizada....

    "La desesperación empezó a extenderse. El gobierno, las clases dominantes y las fuerzas políticas más reaccionarias y fascistas pretendieron catalizar esa desesperación para "defender las ciudades contra la "agresión campesina", esta maniobra fue acogida por conocidos delincuentes y falangistas masacradores del pueblo especialmente en Santa Cruz, que iniciaron una campaña para reunir armas y mercenarios. La "guerra de razas", tan añorada por corifeos del neoliberalismo y supuestos historiadores y ejecutada a lo largo de la historia por conquistadores, caudillos y dictadores militares, conservadores y liberales retorna a su léxico para involucrar a las clases medias, a pequeños empresarios y a mestizos, para utilizarlos como carne de cañón en defensa de sus privilegios para aislar a los campesinos aymaras y quechuas de sus hermanos de las ciudades, obreros de las fábricas, constructores, gremiales, que en su mayoría son también aymaras y quechuas....

    "3.2. Nuestro Partido caracterizó de manera precisa la situación del país y la inminencia de un estallido social. Esto debe reconfortarnos, sin embargo nuestra debilidad sobre todo en la inserción a las masas especialmente campesinas es prácticamente nula. Por otra parte, la formación de cuadros dirigentes sigue siendo otra de nuestras grandes deficiencias...." (1)

    El gran septiembre rojo, como decíamos en nuestro artículo, fue un acontecimiento de verdad histórico. Por primera vez un gran movimiento social y nacionalitario coincidía plenamente con la estrategia general de nuestro Partido, es decir la destrucción del actual Estado nacional boliviano y su sustitución por uno estado multinacional socialista y de Nueva Democracia. Por primera vez en la historia nacional, un movimiento social y político cuestionaba directamente el Estado burgués capitalista y dependiente, planteando aunque difusamente "otra cosa". Nuestro Partido sabe cuál es esta "otra cosa".

    Lamentablemente el movimiento se paralizó con un acuerdo entre los campesinos liderizados por Felipe Quispe y el Gobierno. Se acordaron 50 puntos, algunos de ellos muy importantes. El resultado final de la lucha tuvo un sabor de victoria aunque naturalmente no podía ser total y principalmente por la actitud vacilante y cada vez más timorata de su líder principal. Es muy importante señalar que Felipe Quispe tuvo la oportunidad en septiembre 2000 de constituirse en el líder real e incuestionable no sólo de la oposición radical, sino de todos los pueblos bolivianos y las clases oprimidas, sin embargo una conducta atrabiliaria, asesorías muy dudosas entre ellas las del conocido provocador Alvaro García Linera, hicieron que ese momento tan favorable para el robustecimiento del liderazgo nacional de Quispe se debilitara poco a poco hasta prácticamente desaparecer.

    De todos modos y al margen de cualquier crítica o defecto en el movimiento, el septiembre rojo queda como un hito histórico victorioso de las clases y naciones oprimidas de Bolivia contra sus opresores nacionales y extranjeros.

    «Liberación» No. 33, celebra el primero de mayo 2001, planteando, por primera vez, la construcción del Estado Multinacional de Nueva Democracia.

    7. 5. EL TRIUNFO DE LOS MINEROS DE HUANUNI.

    Los mineros revolucionarios de la mina de Huanuni logran expulsar a una transnacional minera y que la empresa minera nacional sea nuevamente incorporada a la vieja COMIBOL. De todos modos el triunfo de los mineros constituye un paso más en la derrota definitiva del neoliberalismo en el país.

    «Liberación» celebra la lucha de los trabajadores mineros de Huanuni que reclaman:

    «Un fondo de reactivación minera, ser incluidos en el diálogo nacional, contar con un seguro de salud, aplicación de una tarifa eléctrica plana, revisión de normas de impuestos para el sector minero y fundamentalmente el retiro de la Empresa Alliend Dells de la mina Huanuni,….» (2)

    El último objetivo que lograría poniendo nuevamente a los mineros en el frente de la lucha antineoliberal en el sentido de recuperar las riquezas y las empresas para el dominio del Estado.

    7. 6. EL PARTIDO Y LA NUEVA EPOCA DE LIBERACION

    En marzo de 2002, apareció el primer número de «Liberación» en tamaño tabloi con el título de "Basta de corruptos vendepatrias" y una foto de Sánchez Lozada y Jaime Paz Zamora, como presagiando que esta pareja de politiqueros reaccionarios serían los nuevos mandamases después de las elecciones nacionales de junio de 2002. Además este No. 35 de Liberación traía un artículo sobre la crisis argentina y el apoyo de nuestro Partido a la lucha heroica de los oprimidos en ese país. Este número también trae el análisis del comienzo de la lucha de los mineros y población de Huanuni para conseguir la expulsión de los capitalizadores de la empresa minera y su retorno a manos del estado, como una reivindicación que frena la avalancha capitalizadora y privatista.

    Este número trató el problema pre-electoral vaticinando un "triunfo" pírrico del Goni Sánchez y presentando las alternativas del MNR y del MIR como equivalentes y ambas enemigas del pueblo. El resultado electoral nos dio la razón.

    Por otra parte, efectivamente nos equivocamos en cuanto a la apreciación que tuvimos en cuanto al crecimiento del MAS (Movimiento Al Socialismo) de Evo Morales que efectivamente alcanzó votaciones que nunca supusimos.

    Los números siguientes de Liberación trataron los problemas relativos a las movilizaciones de los diversos sectores.

    «Liberación» de mayo de 2002, No. 36, llama a la población y a los revolucionarios abstenerse o votar nulo o pifiado frente el fraude montado por el movimientismo corrupto.

    7. 7. ELECCIONES NACIONALES DE 2002.

    Se realizaron las elecciones generales el 30 de junio de 2002. Los resultados completamente sorpresivos mostraron a la opción derechista del MNR como ganadora de la contienda. El MNR de Sánchez Lozada, logró aventajar pero muy estrechamente tanto a Reyes Villa de la Nueva Fuerza Republicana, cuanto al Movimiento al Socialismo de Evo Morales. Como siempre la abstención electoral bordeó el 35 %. Mientras los dos partidos de derecha obtenían más o menos un 20% cada uno.

    Lo importante de estas elecciones es indudablemente la presencia y actuación del Movimiento Al Socialismo del cocalero Evo Morales (MAS) que sorprendió a todos logrando un segundo lugar muy cercano al primero. El panorama político variaba fundamentalmente con la presencia de un Partido campesino de origen cocalero que lograba superar el 20% de los votos nacionales. Por otra parte estas elecciones habían enterrado para siempre a algunas formaciones de derecha y algunas de «izquierda».

    Lo más indignante es que, no obstante que ya vivimos el eclipse del modelo neoliberal, se ha elegido aunque sea fraudulentamente al principal representante del neoliberalismo en el país: El Sr. Gonzalo Sánchez Lozada. Nuestras predicciones no resultaron correctas en este terreno, pues estábamos seguros que Sánchez Lozada sería derrotado y no alcanzaría la mayoría relativa. Es cierto que la «victoria» emenerrista fue fraudulenta y es éste el único argumento que justifica nuestra posición, la «victoria» aunque sea pírrica del MNR, hace variar toda la estrategia del movimiento popular que esperaba una derrota categórica de todas las opciones neoliberales. La batalla, entonces, volverá fundamentalmente a las calles (aunque nunca salió de ellas), mientras el apoyo parlamentario no será decisivo, sino solamente coadyuvante.

    El pronóstico que tenemos es que el MAS de Evo Morales no es un partido organizado, ni siquiera un movimiento con algún tipo de organicidad, se trata de un conglomerado amorfo de fuerzas muy dispersas y de una gama muy confusa de grupos y grupículos con intereses muy diferentes. Cada día que pasa se nota la falta de organicidad en el MAS. Su máximo líder no es precisamente un conductor político con capacidad teórica. Evo Morales no pasa de ser un líder local cocalero que ha demostrado mucha capacidad y valor civil en ese ámbito, sin embargo esas cualidades no son suficientes para alguien que se ha colocado a la cabeza del enorme movimiento popular que se opone al neoliberalismo y a la globalización capitalista e imperialista. «Liberación» 37 de junio 2002, insiste en la necesidad de votar nulo o pifiado.

    Instalado nuevamente en el gobierno el gonismo corrupto y genocida, pretendía continuar su programa general de privatizaciones y al mismo tiempo remachar e institucionalizar todos los grandes fraudes de la capitalización. En junio de 2002, «Liberación» llama clamorosamente a derrocar al gonismo vende-patria con grandes movilizaciones populares.

    En realidad comienza la larga guerra del gas cuando se denuncia el plan de regalar nuestro gas natural a las grandes transnacionales y exportar a precio de gallina muerta nuestro gas, a demás por puertos chilenos beneficiando de este modo al empobrecido norte chileno. El trabajo de investigación en este terreno es asumido por el c. Alberto que publica el libro "El Gas NO se regala", de la editorial Liberación que constituye una investigación a fondo del problema general de los hidrocarburos. La síntesis periodística del libro aparece en el número 39 de «Liberación». Y una segunda parte en el número 40.

    7. 8. EL CONFLICTO POLITICO-SOCIAL DE ENERO-FEBRERO DE 2003.

    Después de seis meses de infructuosas conversaciones entre el Presidente Sánchez Lozada y los sectores sociales, se hace evidente que el ejecutivo únicamente busca ganar tiempo y desconcertar con sus maniobras dilatorias a todos y cada uno de dichos sectores.

    Naturalmente, después del diálogo inútil, se vino el conflicto en toda su magnitud. Comenzaron los violentos bloqueos de caminos sobre todo en la carretera Cochabamba-Santa Cruz en toda la zona del Chapare cochabambino. Igualmente otros sectores campesinos, urbanos como maestros y estudiantes universitarios principalmente de El Alto, se manifestaron exigiendo cada uno sus reivindicaciones más sentidas.

    «Liberación» demostrando una perspicacia y casi como premonición, titula su número 41 del siguiente modo: ¡¡2003, año de grandes batallas". No nos equivocamos y precisamente en este año se libran esas grandes batallas que pasamos a analizar brevemente por su importancia nacional y para la historia de nuestro Partido que a pesar de su pequeñez orgánica tuvo especial participación en las mismas. La rebelión desarmada del 12 y 13 de febrero, las batallas universitarias de El Alto por su autonomía y la Gran Insurrección de Octubre que cambiaría totalmente este país.

    7. 9. LA REBELION DESARMADA. 12 Y 13 DE FEBRERO-2003.

    Llegarían pues los dramáticos y revolucionarios acontecimientos del 12 y 13 de febrero cuando el desgobierno gonista, en la forma más cínica y atrevida intentó imponer un infame impuesto a los salarios magros de los trabajadores bolivianos. La primera reacción provino de los mandos inferiores y bases de la Policía Nacional. Increíblemente, esta vez, los policías bolivianos elevaban su voz de protesta ante el atropello mayúsculo del gobierno anti-nacional.

    El motín policial tuvo la virtud de despertar de su letargo las luchas populares como una continuación del ya constatado repunte de esas luchas.

    Estudiantes de los colegios Ayacucho y Segundo Guzmán, al comprobar que no existía guardia policial ni militar en la plaza Murillo, proceden en forma completamente improvisada y espontánea a apedrear con furia el Palacio Quemado, cuyos ocupantes pensando en una asonada popular, huyen despavoridos abandonando el edificio que queda a merced de cualquier ocupación en vista de que los jóvenes simplemente después de su travesura se replegaron alegremente.

    Sánchez Lozada huyó de Palacio en una ambulancia temeroso de ser agredido y atacado por la muchedumbre en el camino y se refugió en el Gran Cuartel de Miraflores. Se dice que habría redactado su renuncia en vista de la gravedad de la situación. Inmediatamente se dirigió a la embajada norteamericana a pedir asilo político. Sin embargo en dicha embajada seguramente el embajador Greenlee le puso al tanto de la situación y ofreciéndole todo su apoyo le aconsejó dar una conferencia de prensa y volver a ejercer el mando de la nación mientras se disponía el despliegue de los efectivos especiales y paramilitares y francotiradores al mando de la propia embajada americana que junto a unidades del ejército se dispusieron a «retomar» el Palacio presuntamente tomados por los grupos «rebeldes».

    Así comenzó una extraña batalla entre efectivos que no sabían contra quién combatían o a quién apoyaban. Tanto el ejército cuanto la policía disparaban en medio de una total confusión. En cambio los francotiradores del GAI (Grupos de Acción Inmediata) de la Policía pagados por Estados Unidos sí sabían contra quién disparaban, lo hacían contra el pueblo que observaba cautelosamente en las esquinas con inmensas ganas de protagonizar una epopeya más de las tantas que logró en la historia: una gran insurrección popular revolucionaria. Los francotiradores del GAI y del GRIE, bien posicionados en las altas azoteas de los edificios del centro disparaban cual asesinos a mansalva contra la multitud ocasionando bajas enormes en muertos y heridos.

    Las jornadas fueron heroicas, las masas populares desarmadas intentaban acercarse al centro de la ciudad pero eran repelidas por fuego de las fuerzas especiales y sobre todo de los francotiradores que sobre todo defendían el Palacio de Gobierno tratando de hacer las mayores bajas en la multitud desarmada.

    Nuestro periódico «Liberación», No. 42 de abril 03, relata así los acontecimientos:


    «LA GRAN REBELION DESARMADA
    Miércoles y Jueves rojos.


    Por fin se han manifestado del modo más claro el repudio y la resistencia del pueblo boliviano al Gobierno gonista del MNR, al modelo económico neoliberal y finalmente a la economía capitalista y al imperialismo.

    Cuando Goni Sánchez Lozada pensaba que podía nomás sembrar "nabos en las espaldas" del pueblo boliviano, se encontró con que la rebelión popular puede tardar a veces largos períodos, pero llega necesaria e irremisiblemente. Como habían logrado domesticar a políticos, periodistas, líderes locales, sindicatos y otros estructuras, pensaron los movimientistas que podían aplicar mecánicamente todas las órdenes del FMI y del BM, imponiendo nuevos gravámenes al pueblo para seguir financiando el auge de las transnacionales y la vida regalada de sus sirvientes bolivianos.

    No contaron con que existe un pueblo valeroso, pero que su valentía tarda un poco en llegar, pero cuando se llena el vaso de la paciencia, se desborda y puede asumir expresiones realmente violentas. De nada valen los argumentos contra los "vándalos", contra los "extremistas", etc. Se trata claramente de una reacción legítima, digna y valiente de un pueblo oprimido que ha decidido cambiar la situación y si se le impiden transitar los caminos pacíficos y "democráticos" tomará el camino de la rebelión, pese a quien pese.

    La causa primera de la rebelión desarmada, fue, como se sabe, el proyecto de Presupuesto General de la Nación (PGN) presentado por Goni al parlamento para su aprobación mecánica aplicando el famoso impuesto al salario de la clase media baja. La resistencia era verbal y sorda y parecía que todo iba a ser finalmente impuesto por la fuerza del rodillo y la demagogia de los medios. Súbitamente surgió la Policía que recibiría el famoso "impuestazo" como trabajadores que pertenecen a esa clase media baja. El motín policial obtuvo inmediatamente el apoyo solidario y entusiasta de toda la población que, por primera vez, podía luchar sin tener que enfrentar a las fuerzas represivas policiales.

    En medio motín aparecen los aguerridos estudiantes del Colegio Ayacucho que, expresando su enorme frustración y su resentimiento de siempre contra los gobiernos anti-nacionales, encontraron la oportunidad de mostrar contundentemente su descontento, pues su objetivo primario era manifestar su oposición a algunas disposiciones administrativas referentes a sus directores y autoridades. El apedreamiento del Palacio no puede ser el velo que oculte las verdaderas implicancias del fenómeno de la crisis generalizada. No se puede, pues, echar la culpa a los jóvenes estudiantes de provocar la violencia brutal de las fuerzas represivas que siempre han atentado contra el pueblo. Rechazamos pues firmemente el calificativo y el ataque de la reacción contra una juventud revolucionaria que participará, no nos cabe duda, en las luchas que se acercan para acabar con el régimen movimientista y su modelo económico a mediano plazo.

    Sigue el enfrentamiento armado entre policías apostados en el edificio del GES y las Fuerzas Armadas que son llamadas diligentemente a "defender" el Palacio de Gobierno. Es casi seguro que de no intervenir las fuerzas que analizaremos en el párrafo siguiente, el enfrentamiento entre policías y militares no hubiera pasado a mayores y tal vez simplemente se hubiera tratado de una gran profusión de gases lacrimógenos. Entonces, ¿cuál fue el verdadero detonante de la masacre?

    Ahora sabemos a ciencia cierta que "alguien" llamó a una fuerza que por lo menos nosotros no conocíamos y que existe, precisamente, para defender a sangre y fuego, a los gobernantes y sobre todo a los representantes directos del Imperialismo y finalmente el sistema de dominación existente. Se trata del Grupo de Acción Inmediata (GAI) que según la prensa depende directamente del financiamiento de la Embajada de los Estados Unidos, su entrenamiento está a cargo de los yanquis y tiene como objetivo "actuar en operaciones de alto riesgo". El GAI responde formalmente al mando del Presidente de la República pero en realidad, como no puede ser de otra manera, depende de quien lo financia, en última instancia es una fuerza del imperialismo para reprimir al pueblo directamente por mandato del embajador. El GAI es por consiguiente una fuerza ilegal, clandestina y criminal que debe ser investigada por el Parlamento.

    Nadie sabe quién llamó al GAI, dice la prensa. Nosotros sabemos, por lógica, que las órdenes las dio pues su amo: el embajador yanqui que recibió como "asilado" a Sánchez Lozada el mismo que había huido del modo más vergonzoso del Palacio en una ambulancia y por la puerta trasera como ladrón. (Recordar el 21 de julio de 1946 y la fuga cobarde de los movimientistas acosados por el pueblo enfurecido). El GAI supuso que el Palacio había sido tomado por fuerzas "enemigas", por eso se ordenó disparar contra el edificio, pero esas fuerzas "enemigas" eran los muchachos del Ayacucho. ¡Viva el potente Ayacucho!, que por otra parte ya se habían retirado después de su singular batalla triunfante.

    Sabemos que también existe otra fuerza oculta e ilegal, también clandestina, que atenta gravemente contra la vida y seguridad de los bolivianos y que se encuentra a las órdenes de autoridades extranjeras. Se trata del Grupo de Reacción Inmediata del Ejército (GRIE) que con seguridad chocó por confusión con el GAI, cuando su "misión" es asesinar al pueblo.

    La gran batalla, entonces, se dio entre fuerzas represivas que habían perdido su cohesión y que estaban completamente desorientadas. No tenían otro camino que disparar desesperadamente contra el pueblo que observaba desarmado la batalla. Así se explica que oficiales del Ejército disparando del modo más atrabiliario y asesino contra la gente inerme.

    Los francotiradores, entonces, son miembros del GAI, enviados por el embajador yanqui por mandato conjunto del diplomático y su asilado el Sr. Sánchez Lozada alojado en una las suites exclusivas del edificio de la avenida Arce. Nosotros no necesitamos hacer investigación alguna, todo está completamente claro, incluido el cuento ridículo del golpe de Estado inventado por Pérez Iribarne.

    El resultado es conocido, 33 muertos por proyectiles de balas de guerra disparados por los yanquis contra el pueblo. Casi 200 heridos de gravedad por la munición de guerra.

    Detrás de la tragedia, un triunfo memorable, el cobarde politiquero asilado, después de constatar que su miserable vida no corría peligro, salió de su escondite para anunciar temblando de miedo que retiraba el proyecto de Presupuesto de la nación, llamando a la paz, al diálogo y al apaciguamiento.

    También tenemos otros resultados importantes. Con el precio altísimo de 33 vidas de jóvenes el pueblo boliviano logró debilitar totalmente al régimen, quitarle legitimidad, robarle credibilidad y finalmente arrebatarle la poca autoridad que todavía ostentaba.

    Constatamos pues, una victoria más del pueblo contra el neoliberalismo. Primero fue la "guerra del Agua" de Cochabamba, después el "Septiembre rojo" de Omasuyos, después la victoria los mineros de Huanuni al expulsar una transnacional, luego el rechazo de la subida del dólar y ahora la grande victoria de doblar el brazo del régimen genocida en su intento inmoral de meter las inmundas manos de los corruptos a los bolsillos de los bolivianos.

    Debemos constatar, por otro lado, que solamente la lucha revolucionaria de los pueblos y naciones bolivianas pueden derrotar a sus enemigos internos y externos. La lucha revolucionaria significa que son válidas todas las formas que inventa y crea el pueblo y que pueden aparecer aliados imprevistos en nuestra singular y sagrada lucha de liberación social y nacional.

    ¡¡Viva la rebelión desarmada triunfante de febrero 2003!!» (3)


    7. 10. EL PROBLEMA DE LA UNIVERSIDAD PUBLICA DE EL ALTO

    Del mismo modo, la problemática universitaria en El Alto vuelve, con fuerza, a ocupar un lugar preponderante en las luchas sociales en nuestro país. Esta vez se trata de la Universidad Pública más joven del país que ha tenido la mala suerte de iniciar su vida en medio de la impostura, de la traición y de otras maniobras de parte de los gobierno de turno. La llamada UPEA se ha caracterizado por ser una Universidad muy combativa, pero que, como una Universidad sin autonomía, no puede incorporarse al sistema nacional autónomo aunque se ha avanzado grandemente en la obtención de esa condición indispensable.


    El estudiantado universitario alteño participa en estas luchas hasta la final de octubre y con sus movilizaciones casi diarias desde marzo hasta octubre tiene la virtud de encender vigorosamente la llama de la resistencia popular contra el gobierno y en torno a las principales demandas del pueblo: Industrialización del gas. No exportación por Chile, Asamblea Nacional Constituyente y nueva Ley de Hidrocarburos. Además el movimiento universitario planteaba el desconocimiento de un rector espúreo y el reconocimiento de las autoridades elegidas democráticamente en un Claustro Universitario y finalmente una Ley inmediata que declare su autonomía plena. El problema universitario alteño es ampliamente descrito en el número 42 de «Liberación»

    7. 11. LA VICTORIA SIN PRECEDENTES DE OCTUBRE ROJO.

    En agosto 2003 nuestro Partido dedica su especial atención al Congreso Nacional de la COB que derrota definitivamente al sindicalismo amarillo, eligiendo una COB revolucionaria («Liberación» No. 43). Sin embargo, son los heroicos levantamientos de Octubre-2003, los que determinan la caída definitiva del gonismo. Los pobladores alteños, los estudiantes de la UPEA, los campesinos aymaras, la clase media empobrecida se levantan como un solo hombre desde los últimos días de septiembre y primeros de octubre, derrotando militarmente no obstante estar desarmados, al gobierno genocida de Sánchez Lozada. Nuestro periódico «Liberación» en su número 44, explica así la gran batalla victoriosa que derroca e Goñi:

    «LA MASACRE DE "EL ALTO"

    Para nadie ya es un secreto que el Gobierno genocida de Sánchez Lozada está viviendo sus últimos momentos. Es prácticamente un Gobierno moribundo que antes de caer piensa ocasionar todo el daño posible al movimiento popular y principalmente al movimiento campesino, comunitario y al pueblo alteño que ha sentido directamente las consecuencias de una política económica francamente criminal y genocida. Las últimas semanas se han caracterizado por un enfrentamiento cada día más violento y radical en la medida que las medidas antigubiernistas se radicalizaban al tiempo que el régimen no se daba por enterado de la gravedad de la situación. En efecto, solamente una clase política miope o ciega puede ignorar y pasar por alto la enorme insatisfacción, el rencor y el encono que demuestran los sectores oprimidos de la población boliviana, sobre todo en la zona occidental y particularmente en la ciudad de El Alto.

    Por otra parte, y esto puede ser fundamental, poco a poco se ha ido interiorizando el criterio de que la causa profunda de la crisis galopante es responsabilidad de un gobierno satisfecho y de una clase dominante insensible. De este modo se fueron acumulando las fuerzas opositoras y las fuerzas sociales en el sentido de fortalecer algunas instituciones, incluso tradicionales, pero que pueden, en las actuales condiciones, servir para la unidad de todo el movimiento. Es así que la Central Obrera Boliviana que por muchos años había sido totalmente mediatizada y relegada al olvido por la corrupción y la vendimia de sus dirigentes al Gobierno de turno, consiguió retomar el camino correcto de la defensa de los intereses supremos del proletariado y las clases oprimidas. La COB, revitalizada en el XIII Congreso Nacional, eligió una dirección revolucionaria derrotando por completo al divisionismo sindical propiciado por el gobierno.

    Por otro lado el movimiento campesino, comunitario, cocalero y nacionalitario, después de los errores del año 2000 cuando perdió una inmejorable situación, se repone y vuelve a jugar papel protagónico en la coyuntura presente. A la cabeza del campesinado comunitario de la Provincia Omasuyus y su capital Achacachi, los comunarios se desplazan a la ciudad de El Alto y en las instalaciones de Radio San Gabriel, inician una huelga de hambre subversiva que exige cambios drásticos en la política del Gobierno, así como la no venta de gas a Chile y otras reivindicaciones nacionales. El movimiento tiene sus causas inmediatas en la infame y despiadada masacre de Warisata, donde la población inerme es masacrada por el Ejército provocando víctimas fatales y heridos en grandes cantidades. Se cuenta el asesinato de una menor de 8 años alcanzada por el fuego indiscriminado de la soldadesca asesina. Por ello el movimiento comunario comienza a crecer y el bloqueo nacional de caminos, inicialmente restringido a la zona norte del Altiplano se va extendiendo a otras regiones como Yungas.

    La reunión-huelga de Radio San Gabriel juega un papel importante porque allí están reunidos todos los dirigentes campesinos del departamento paceño y de extracción aymara. Se levanta en realidad, una dirección colectiva aymara, lejos ya del caudillismo de determinados líderes. Ocurre pues un vuelco sensacional en la conducción de un conflicto. El movimiento aymara ha ideado, en base a sus experiencias propias, resoluciones comunitarios locales, una metodología nueva que consiste en tomar decisiones por amplio consenso, pero también sobre la marcha, pues se encuentran reunidos y no tiene necesidad de comunicaciones a la distancia que diluyen cualquier acuerdo. Se trata pues de un Consejo Revolucionario Aymara que sesiona permanentemente y toma resoluciones inmediatas. Hasta ahora el Consejo se ha negado a «dialogar» con el Gobierno porque sabe que una dispersión del conflicto y una disolución de la reunión puede conducir a la derrota y teniendo en cuenta que los «acuerdos» con el Gobierno no pueden ser papeles mojados en el futuro y deben cumplirse inmediatamente. Seguramente en un futuro «San Gabriel», con la conducción del Mallku, Felipe Quispe, tomará el camino del diálogo con el Gobierno pero con la condición de no desarticular el movimiento.

    Por otra parte, entra en escena la población alteña, el pueblo alteño también de origen preponderantemente aymara. La prolongación del conflicto y la dictación de un Paro Cívico general de la ciudad, constituyen la mecha que enciende la pradera que se encuentra completamente seca. Ya no solamente se trata de paralizar la ciudad, se trata de conseguir la caída del gobierno, la renuncia de Sánchez que responde como es su costumbre, con la masacre. Hoy 12 de octubre, los combates callejeros se han convertido en una verdadera guerra popular. Las wiphalas (banderas del amanecer) con un crespón negro en homenaje a los caídos de ayer y de esta mañana, inundan la ciudad. Las víctimas ya no pueden ser ocultadas ni las causas escamoteadas: en una palabra, el Ejército está utilizando armas de guerra y los heridos y muertos suman decenas. Una nueva masacre esta vez resistida heroicamente por los pobladores alteños se está realizando ante nuestros ojos.

    La dirección política del movimiento ha desaparecido y todo se mueve espontáneamente, no parece que pueda existir un cambio en ese sentido. Los pedidos de diálogo no tienen respaldo porque nadie puede garantizar un acatamiento del alto al fuego por parte de la población sublevada.

    El bloqueo de las cisternas de gasolina que pretendían atender las necesidades de la ciudad de La Paz, ha ocasionado la furia de las autoridades que han ordenado que el Ejército abra camino desde el Alto aún a costa de disparar directamente contra los bloqueadores.

    Para mañana 13 de octubre, se espera o la reanudación de los combates o una tregua que permita un cierto tipo de diálogo.

    De todas maneras, así Sánchez imponga a sangre y fuego sus condiciones para permanecer en el poder, sus planes gasíferos están destruidos, así como todas sus medidas inmediatas que no podrán ser implementadas de ninguna manera. El movimiento aún con grandes pérdidas humanas, ya ha conseguido triunfos morales muy grandes: el gobierno debe saber que no es un chiste aquello de que, para imponer medidas impopulares, tendrá que pasar sobre ríos de sangre......» (4)

    El valeroso levantamiento de octubre tiene su culminación el día 17 cuando una gigantesca manifestación de más de 300 000 campesinos, obreros, estudiantes, clase media y profesionales, obligan al genocida a abandonar el país vergonzosamente en un helicóptero que lo recoge del Colegio Militar de Irpavi en medio de la furia y la indignación de una enorme multitud congregada en el centro de la ciudad.

    La singular batalla sin embargo dejó casi un centenar de muertos y más de 500 heridos como consecuencia de las agresiones militares a los ciudadanos desarmados que exigían la renuncia de Sánchez, en primer lugar y además una Ley de Hidrocarburos que recupere la soberanía del Estado, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente y un Juicio de responsabilidades contra el delincuente mayor por que el genocida ordenó al Ejecito y la Policía a usar armas de guerra, fusiles automáticos, ametralladoras, tanques de guerra, helicópteros fletados a los Estados Unidos. Pero la batalla fue ganada. El heroísmo de una ciudad y de una nación como la aymara quedarán gravadas en la memoria del los pueblos de Bolivia indeleblemente.

    A finales del 2003, el c. Jorge publica el libro "El desafío de las naciones" que trata sistemáticamente el problema nacional o nacionalitario que a partir del 2003 adquiere una importancia fundamental para el futuro de todo el proceso revolucionario. Por ser un material importante lo destacamos en la historia del Partido.

    Por su parte el c. Jesús, publica un testimonio importante de la historia política del país y del Partido: "Fuga de la cárcel verde", un relato del episodio de la evasión de los prisioneros residenciados en la región selvática de Alto Madidi en el gobierno militar-fascista de Bánzer Suárez. Esta espectacular fuga se produjo con la captura del avión que llevaba provisiones para los prisioneros el cual fue secuestrado, conduciendo a los prisioneros hasta el territorio peruano desde donde lograron asilo político en el Chile de Allende.

    7. 12. EL VICTORIOSO II° CONGRESO NACIONAL DEL PARTIDO. (Lib. 45. Abril 2004)

    Después de una labor incansable de la dirección marxista-leninista, se convoca y realiza el Segundo Congreso Nacional del Partido (Nueva Epoca), en la ciudad de Cochabamba en abril del año 2004.

    Con la asistencia de cerca de una centena de camaradas representantes de varios comités regionales, el Congreso discutió como primer punto la Tesis Política que había sido elaborada en la Tercera Conferencia Nacional. El documento aprobado con carácter formal, determina una línea política muy clara que plantea la destrucción del Estado capitalista dependiente en Bolivia y la constitución de un Estado Multinacional de Nueva Democracia. La Tesis Política contiene un capítulo de política internacional que muestra la situación actual de movimiento revolucionario del mundo que se revitaliza en el siglo XXI después de las derrotas históricas de fines del siglo XX.

    Después la Tesis actualiza en el plano nacional el texto aprobado en la Tercera Conferencia Nacional.

    El Congreso que lo calificamos como victorioso elige un Comité Central de 20 miembros que tiene como misión levantar orgánicamente al Partido en todo el territorio nacional. El nuevo Comité Central tiene representación de los comités regionales de La Paz, Oruro, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí y Sucre.


    7. 13. EL REFERENDUM SOBRE EL GAS Y LA POSICIÓN DEL PARTIDO. (Lib. 46. Julio 2004).

    En Julio de 2004 el Presidente interino Carlos Mesa, como quién cumple con sus compromisos con el levantamiento de octubre 2003, convoca a un Referéndum nacional sobre el gas. Este Referéndum constituye la farsa y la impostura más grande de todos los tiempos pues en lugar de preguntar si el pueblo boliviano quería la nacionalización de los hidrocarburos, aprueba un cuestionario confuso y manipulador que lo único que consigue es desorientar completamente al pueblo y en lugar de resolver el problema del gas, lo complica absolutamente.

    Nuestro Partido instruyó que sobre la papeleta de sufragio se escribiera en rasgos grandes la palabra NACIONALIZACION. Esta proposición fue aprobada incluso en una gran reunión propiciada por el Comité Ejecutivo de la Central Obrera Boliviana. Sin embargo dicho planteamiento no fue llevado a la práctica y se confundió al electorado que bien pudo expresarse claramente por la nacionalización. Se prefirió proclamar una absurda abstención o la ridícula quema de ánforas que no se materializó ni siquiera en la ciudad de El Alto, pues la ciudadanía quería expresarse sobre la cuestión del gas.

    Mesa Quisbert, se proclamó ganador del Referéndum e imprimió una conducta dual y traidora en cuanto a los contratos con las multinacionales distrayendo al pueblo con respecto a la nacionalización.


    7. 14. EL COMITEISMO EN SANTA CRUZ Y LA DIVISION DE BOLIVIA.
    UN PLAN IMPERIALISTA CONTRA BOLIVIA. «Liberación» extra.

    Nuestro Partido denunció en la forma que corresponde, el gran peligro que se cernía y se cierne sobre la existencia misma de nuestro país por la acción divisionista, secesionista y balcanizadota del Comiteísmo radicado en Santa Cruz que ocultando hábilmente sus verdaderas intenciones, levanta banderas como las de las autonomías que en realidad son banderas de balcanización. Una publicación extra del Partido denuncia el complot que llevan adelante, las cinco fuerzas reaccionarias: a) El imperialismo yanqui y su jerarca demoniaco Bush; b) el expansionismo chileno ávido de conquistar el occidente boliviano; c) el comiteísmo cruceño que origen croata fascista; d) las transnacionales petroleras que suministran los recursos económicos del complot y finalmente e) el MNR derrotado en octubre bajo las consignas del asilado en Estados Unidos.


    7. 15. LA CAIDA DE CARLOS MESA Y EL GOBIERNO DE TRANSICIÓN.

    Como consecuencia de las imposturas y los engaños que implementaba Carlos Mesa que, contrariamente a sus promesas y juramentos de El Alto y la Plaza San Francisco, seguía una política de manipulación en combinación tácita con la reacción cruceña, se vuelve a producir la intervención revolucionaria del pueblo que lo obligará finalmente a renunciar.

    Frente a las aspiraciones legítimas de los pueblos bolivianos de oriente y occidente, del norte y del sur, de nacionalizar o estatizar las riquezas naturales, se levanta, como decíamos en Santa Cruz, la bandera desteñida de las llamadas autonomías. Nuestro periódico Liberación, en su número XX, dilucida claramente este problema sosteniendo que las autonomías corresponden a las nacionalidades del país y eventualmente a las regiones, pero que los departamentos actuales son divisiones arbitrarias del territorio nacional que derivan de la Colonia y que, por lo tanto, dicho concepto debe ser tratado y resuelto por la próxima Asamblea Nacional Constituyente y de ninguna manera se puede introducir una modificación de fondo en la C.P.E., por simples resoluciones o decretos incluso leyes.

    Todas estas contradicciones y el pretexto esgrimido por el comiteísmo reaccionario asentado en Santa Cruz, llevó al país nuevamente al borde de una confrontación. En junio de 2005, se produjo por fin la renuncia irrevocable de Carlos Mesa planteándose la sucesión constitucional. El Congreso Nacional dominado, como sabemos por una mayoría neoliberal, pretendía posesionar como Presidente interino a Hormando Vaca Diez, presidente del Senado Nacional. Los movimientos sociales se oponían radicalmente a dicho nombramiento que formalmente era constitucional pero que era rechazado frontalmente por la ciudadanía. Para lograr sus objetivos, Vaca Diez convocó al Congreso en la ciudad de Sucre en el entendido de que en la capital podría fácilmente con su mayoría mecánica acceder a la primera magistratura de la república, ya que según su idea no existían condiciones en La Paz para sesionar tranquilamente. Mineros cooperativistas de Potosí y otros trabajadores se constituyeron en Sucre en grandes manifestaciones exigiendo la renuncia tanto de Vaca Diez y del presidente de Diputados Mario Cossío. Fue necesaria una nueva batalla social para conseguir esas renuncias y finalmente la designación del Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Eduardo Rodríguez Veltzé como Presidente interino con la misión exclusiva de convocar a elecciones nacionales dentro de los 180 días de la convocatoria.

    Una vez lanzada la convocatoria a elecciones generales, vuelve el comiteísmo cruceño a poner piedras en el camino para hacer imposibles dichas elecciones, en virtud del avance vertiginoso de la candidatura de Evo Morales y el MAS. Ante la eventualidad del triunfo electoral del candidato cocalero, la reacción plantea una nueva redistribución de los escaños parlamentarios consiguiendo una sentencia constitucional que reconoce como constitucional el pedido no obstante que, habiéndose ya convocado a elecciones, dicho recurso era absolutamente extemporáneo.

    Como se sabe el Tribunal Constitucional está constituido por abogados elegidos por la mayoría congresal del MNR que encuentra la oportunidad de sabotear las elecciones generales donde el MNR no llega a los dos puntos porcentuales. Goni Sánchez desde Estados Unidos siguió manipulando con su mayoría electoral y ha consiguió crear una nueva situación caótica y peligrosa donde se incubó la continuación del ya conocido complot contra Bolivia.



    7. 16. LAS ELECCIONES DE 2005 Y LA VICTORIA ELECTORAL DEL MAS.

    El período electoral nuevo avanzó vertiginosamente y se hicieron visibles las posibilidades del triunfo de Evo Morales en las mismas. Nuestro Partido comprendiendo que, para hacer posible la continuidad del proceso francamente revolucionario de octubre 2003, era importante e imprescindible que la Presidencia de la República no sea nuevamente ocupada por un representante del neoliberalismo cual era el señor Jorge "Tuto" Quiroga; había que apoyar políticamente al MAS de Evo Morales y en un esfuerzo unitario se llega a la suscripción de un documento de alianza con el MAS y varios otros agrupamientos políticos de izquierda. Esta alianza es fundamentalmente política, pero indudablemente tiene también carácter electoral.

    Nuestro Partido ha sido, es y seguirá siendo un Partido revolucionario que comprende que los grandes y fundamentales problemas del pueblo boliviano y de todos los pueblos, no pueden ser resueltos sin pasar por una amplia lucha armada con las características de la guerra popular prolongada. En nuestro país se van dando claramente las condiciones de un enfrentamiento decisivo entre la reacción aliada al imperialismo por un lado y las fuerzas revolucionarias de la alianza de las clases explotadas y las naciones oprimidas, por el otro. En ese sentido, habiéndose abierto el proceso revolucionario de octubre 2003, era necesario propiciar un gran frente antiimperialista y antineoliberal con el MAS y otras organizaciones. Es este precisamente el objetivo de la alianza suscrita con el MAS.

    El documento suscrito por nuestro partido, dice lo siguiente:

    «ALIANZA ESTRATEGICA POR EL CAMBIO Y EL FUTURO DE BOLIVIA.
    POR LA DIGNIDAD Y SOBERANIA CON IDENTIDAD E INCLUSIÓN.

    Urge la necesidad de impulsar una sólida alianza entre los movimientos sociales, las instituciones colegiadas, los hombres y mujeres comprometidos con nuestro país, para derrotar el modelo neoliberal, enterrar en las urnas a los partidos de derecha y ultraderecha e instalar en la Presidencia de la República a EVO MORALES AYMA.

    Emprendemos esta tarea ante el fracaso de los partidos y políticos tradicionales y la debacle del neoliberalismo que ha condenado al hambre, la miseria y el desempleo a los trabajadores bolivianos del campo y la ciudad, y frente a la coyuntura histórica que vive el país y para concretar cambios profundos y estructurales en lo político, económico y social: tomar y construir el poder para ponerlo al servicio del pueblo y para garantizar un FRENTE AMPLIO ANTINEOLIBERAL que sirva como INSTRUMENTO POLITICO DE LIBERACION.

    Por ello, entre los partidos y grupos políticos que firman al pie y la Dirección Política Nacional del Movimiento al Socialismo, se suscribe el presente Acuerdo, Para alcanzar los siguientes objetivos estratégicos:

    PRIMERO. Consolidar el frente amplio antineoliberal con el Movimiento al Socialismo para disponer un INSTRUMENTO POLITICO que garantice el proceso histórico de toma y construcción del poder para resolver los problemas políticos, económicos y sociales generados por los partidos neoliberales.

    SEGUNDO. Fortalecer la conciencia social, politizando de manera conjunta las estructuras orgánicas, sindicales, de las bases y de las direcciones medias comprometidas en la presente alianza.

    TERCERO. Emprender acción conjunta para garantizar la realización de la Asamblea Constituyente como el escenario político-social, que inicie el proceso de transformación estructural de nuestro país.

    CUARTO. Garantizar la propuesta del Frente Amplio Antineoliberal, con la implementación de su programa de gobierno para encarar, de manera compartida, el trabajo desde las bases y la preparación de los recursos humanos para cambiar estructuralmente el destino de nuestro país.

    QUINTO. Asumir conducta y acción conjunta, en la estrategia de movilización y campaña para garantizar EVO MORALES presidente y la elección de parlamentarios por consenso de las bases y de las organizaciones comprometidas en la presente alianza.

    Para fines de nuestra lucha antineoliberal, firmamos en representación de nuestras organizaciones:

    Evo Morales Ayma.
    Presidente MAS-IPSP Alejandro Rodríguez
    Movimiento Guevarista Jorge Echazú Alvarado
    Partido Comunista MLM.

    Rolando Morales
    Partido Socialista Democrático René Fernández
    Patria SOCIALISTA multinacional
    Movimiento Guevarista.» (5)

    El presente documento fue rubricado y firmado por Evo Morales, el 15 de agosto de 2005. Sin embargo tuvo un efecto muy moderado. Es evidente que el MAS no es propiamente un partido político, ni siquiera un movimiento frentista, se trata de un conglomerado amorfo de movimientos sociales diversos sin organicidad alguna, con tendencias reformistas, indigenistas, nacionalistas y también personas de derecha infiltradas que le quitan toda unidad ideológica. Lo que le interesa al MAS es conseguir votos para seguir sosteniendo el criterio de su "revolución" democrática y que pretende cambiar el país por la vía de las reformas parciales. Las aspiraciones de nuestro Partido van mucho más lejos que las del MAS y por lo mismo el acuerdo sólo pudo ser un testimonio de nuestro vehemente deseo de unir las fuerzas revolucionarias y de izquierda para conducir un profundo proceso de cambio.




    7. 17. EL GOBIERNO DEL MAS A PARTIR DEL ENERO DE 2006.

    El gobierno del MAS a partir de enero de 2006, se caracteriza por la toma de algunas medidas reclamadas por el pueblo como la nacionalización de los hidrocarburos que se efectivizó con un carácter muy relativo pues en realidad solamente se consiguió parcialmente un cambio de las condiciones de la permanencia de las transnacionales del gas y del petróleo, algunas medidas concretas contra la corrupción como la rebaja de los sueldos de los altos funcionarios y otras, empero se nota una marcada tendencia a improvisar en el nombramiento de altas autoridades, prefiriéndose a elementos derechistas e incluso neoliberales en lugar de buscar apoyo en los sectores verdaderamente revolucionarios.

    En cumplimiento de la promesa masista de convocar a la Asamblea Nacional Constituyente, se redactó una convocatoria que desconoció sobre todo a los sectores nacionalitaríos y de otros sectores sociales, convirtiendo a la ANC, en una copia del parlamento ordinario, es decir con la sola representación de los departamentos y las circunscripciones electorales, todo de acuerdo a las exigencias de la derecha y de la oligarquía cruceña.

    De igual modo, se convocó a un Referéndum nacional sobre las autonomías departamentales con una pregunta confusa pero que será aprovechada para llevar adelante el plan de la oligarquía cruceña a fin de dividir el país. Esta verdadera conjura fue posible gracias a las concesiones realizadas por Alvaro García Linera que fue quién acordó en Santa Cruz hacer posible la Asamblea Constituyente siempre y cuando también se realice al Referéndum autonómico. Nuestro partido, a través de "Liberación" y otros documentos, planteó claramente el NO para las autonomías departamentales como un repudio a los afanes separatistas de Santa Cruz y su oligarquía que se vería grandemente favorecida por el tipo de autonomías planteadas.

    Los resultados de la elección de constituyentes y del Referéndum dieron como resultado un nuevo triunfo del MAS, sin embargo su votación disminuyó de 53.7% al 50.7%. En cuanto al Referéndum, el resultado fue un triunfo categórico del NO, propiciado por nuestro partido y otras fuerzas de izquierda auténtica con un 57% contra un 43% del SI.

    Los grandes problemas estructurales han sido tratados por el gobierno del MAS desde un punto de vista reformista. Sin embargo en las actuales circunstancias, fue imperativo que nuestro partido apoyara sinceramente las medidas progresistas y revolucionarias tomadas por el MAS. Es cierto que no se nacionalizaron los hidrocarburos, hecho que nunca prometió el MAS.

    A comienzos de 2007, el camarada Alberto fue invitado a ocupar la cartera de Minas y Metalurgia en el gabinete de Evo Morales. Nuestro Partido autorizó esa medida y actualmente el camarada Alberto está cumpliendo debidamente la línea del Partido de reconstruir a la clase obrera minera desde el Ministerio, restaurar la COMIBOL y todas las empresas estatales mineras, así como mejorar en todo lo posible el contrato del Mutún para beneficio del país. Debemos aclarar que la presencia del camarada Alberto y otros camaradas en distintas reparticiones importantes del gobierno no significa una alianza política con el MAS. Se trata entonces de una situación de carácter singular pero que concuerda plenamente con nuestro propósito de apoyar el proceso con nuestras ideas y con nuestros hombres allí donde sean necesarios. Lo contrario sería dejar campo abierto a la infiltración de sectores reaccionarios de dentro y fuera del MAS.

    El proceso revolucionario de derrota del modelo neoliberal, del pensamiento único y finalmente de toda la estructura capitalista en nuestro país y el mundo se definirá necesariamente en las primeras décadas del siglo XXI. La Tercera Ola Gigantesca de la Revolución Mundial que habíamos pronosticado allá lejos en la década 80 del siglo pasado se cumplirá rigurosamente y los comunistas bolivianos estaremos en la vanguardia de dichas luchas y victorias.

    verdadyreconciliacion
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 919
    Reputación : 1090
    Fecha de inscripción : 31/01/2010

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por verdadyreconciliacion el Jue Mayo 13, 2010 12:40 pm

    Saludos a estos valiosos camaradas bolivianos, en su incansable labor y heroica actitud de llevar el glorioso pueblo boliviano, hacia su emancipacion. Que dentro de poco tengamos noticias alentadoras sobre la posicion del partido hermano, y que en los Andes flameen victoriosas las banderas rojas del comunismo.

    Saludos!

    Che
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 451
    Reputación : 653
    Fecha de inscripción : 19/05/2010

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por Che el Jue Mayo 20, 2010 4:37 am

    Hoy mas que nunca la izquierda de paìses como Bolivia, Venezuela, Ecuador etc... deve estar unida por el socialismo...

    NI UN PASO ATRAS...

    leooonidas
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 851
    Reputación : 1084
    Fecha de inscripción : 12/08/2010
    Edad : 30

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por leooonidas el Dom Ago 22, 2010 7:14 pm

    Hoy mas que nunca la izquierda de paìses como Bolivia, Venezuela, Ecuador etc... deve estar unida por el socialismo...

    Yo entiendo con lo que dices es que debemos estar con Evo, Correa y Chavez y ellos son los paises socialista en esta parte de america el Sur, lo cual no comparto en nada.

    Ademas hasta donde yo sabia en Bolivia el partido comunista maoista estaba en proceso de reconstitución y no que se habia ya reconstituido.

    Si alguien me da fechas de cuando sucedio eso o si tienen algun documento programatico de como se dio esa reconstitución.

    Conversando con allegados bolivianos nos comentan que bolivia aun no ha reconstituido su partido bueno esta conversación que digo es de hace un año atras o algo más pero no pasa los dos años.

    El período electoral nuevo avanzó vertiginosamente y se hicieron visibles las posibilidades del triunfo de Evo Morales en las mismas. Nuestro Partido comprendiendo que, para hacer posible la continuidad del proceso francamente revolucionario de octubre 2003, era importante e imprescindible que la Presidencia de la República no sea nuevamente ocupada por un representante del neoliberalismo cual era el señor Jorge "Tuto" Quiroga; había que apoyar políticamente al MAS de Evo Morales y en un esfuerzo unitario se llega a la suscripción de un documento de alianza con el MAS y varios otros agrupamientos políticos de izquierda. Esta alianza es fundamentalmente política, pero indudablemente tiene también carácter electoral.

    Y si esto es su práctica de este partido en apoyar el mal menor ya puedo ver cual es su derrotero y es lo tipico del partiducho patria roja de perú que también dice ser maoista pero que en la practica traiciona descaradamente las luchas de nuestro pueblo.

    Y como decimos por aca en gritos de unidad se encierra la traición de los podridos revisionistas, esto se confirma nuevamente en Bolivia ya que el partido no esta para ponerse en la cola de tal o cual candidato apoyar en una elección que sólo sirve a seguir dandole vida a este viejo y podrido estado sino de mostrar cual es el camino ha seguir para la verdadera liberación.

    Ademas si me centro en lo que dice El Frente Revolucionario del Pueblo de Boliva M-L-M en enero de 2009 puedo decir sin temor a equivarme que esto que se pone aca como el partido de las clases oprimidas de Bolivia no es más que un fantoche.

    Saludos.

    leooonidas
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 851
    Reputación : 1084
    Fecha de inscripción : 12/08/2010
    Edad : 30

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por leooonidas el Dom Ago 22, 2010 7:19 pm

    Les pongo el documento del Frente Revolucionario del Pueblo de Boliva M-L-M en enero de 2009.


    revisionismo...........................................................................................14
    La necesidad de organizar el Partido del proletariado ................................................15
    No votar, desarrollar un verdadero movimiento popular ............................................16
    Bolivia, enero de 2009.
    2
    Introducción
    Colusión y pugna, unidad y lucha. Ésa es la dinámica de las clases dominantes, de las facciones de la
    gran burguesía y los terratenientes. La unidad es relativa, la lucha es constante, el cálculo político,
    cuánto cede uno o el otro en el reparto de los beneficios estatales, es lo que el pueblo boliviano ha
    visto en el proceso político del 2008.
    La agudización de las pugnas entre la burguesía burocrática (representada por el gobierno) y la
    burguesía compradora más los terratenientes (encarnados en la oposición, “media luna”) para
    imponer su proyecto de gobierno y de reestructuración del Estado devino en un pacto estampado en el
    proyecto de Constitución Política que será votada el 25 de enero del 2009. Los augurios de una guerra
    civil y una separación de Bolivia, por parte de los agoreros de una u otra facción, terminaron en nada.
    La explicación de esta ausencia de “fatalidad” es que las clases dominantes no se suicidan, por el
    contrario, cuando se ve amenazado el viejo Estado, al que llaman democrático, pactan y resuelven sus
    contradicciones, por eso es que la agudización de sus diferencias es un paso previo para la colusión o
    acuerdo. En ese marco sucedió la demostración de fuerzas en las calles durante el 2008, y la
    negociación política de las clases dominantes derivó en un pacto acorde con ese despliegue de las
    fuerzas en el campo de batalla. Como siempre, el pueblo puso los muertos y los heridos.
    El pacto de las clases dominantes
    Como venimos señalando, el gobierno de Evo Morales es reformista y busca la reestructuración del
    Estado boliviano que está en crisis profunda. Para ello levanta el viejo programa de la burguesía
    burocrática, aplicado en 1952 por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). Eso significa
    que las pugnas entre el gobierno y la oposición (representantes de las facciones de la gran burguesía)
    son contradicciones entre un programa burgués burocrático y otro programa comprador.
    Contradicciones en el seno de las clases dominantes y no una contradicción entre “el pueblo y la
    derecha”, como argumentan los oportunistas y revisionistas en el gobierno.
    El programa de la burguesía burocrática del 52 propugnaba la formación de una “burguesía nacional”
    capaz de sacar al país del atraso y la miseria. Junto a eso concretó reformas democráticas liberales, la
    nacionalización de las minas y la reforma agraria por presión de las masas mineras y campesinas. El
    programa agrario de ese tiempo planteó formalmente acabar con el latifundio, pero en el oriente la
    propia reforma inició el camino de la concentración de tierras en manos de los “nuevos”
    terratenientes. Se propugnó una “alianza de clases” para hacer la “revolución nacional”, pues, según
    algunos teóricos del “movimientismo” (MNR), la clase obrera era insignificante para hacer la
    revolución socialista.
    La burguesía burocrática comienza a aparecer en la década de los 30, pero recién en 1950 asume la
    dirección del viejo Estado y aplica su programa. En los años posteriores (1950-1985) la lucha de
    facciones de la gran burguesía continúa en función de repartirse los beneficios del Estado. En la
    década de los 80, durante el gobierno de la Unidad Democrática Popular (UDP) se produce una gran
    crisis del Estado y la bancarrota del programa de la burguesía burocrática. En 1985 la facción
    compradora retoma la dirección del Estado. Nuevamente el MNR, su ala más proimperialista, dirige
    este proceso, aplicando el programa del viejo liberalismo, ahora llamado “neoliberal”. Nuevamente la
    pugna de las facciones se agudiza, pero la facción compradora vence.
    La coyuntura actual refleja la nueva lucha por la dirección del Estado. Dada la crisis de éste y del
    programa comprador, el Movimiento Al Socialismo (MAS) entra en la batalla por el gobierno en
    3
    2004, aunque su proceso de aglutinamiento de fuerzas data de los 90. Salido de los sectores
    populares, el MAS asume la defensa del viejo Estado a nombre de “defender la democracia” y retoma
    el viejo programa burgués burocrático con un ropaje indigenista para que le proporcione legitimidad
    ante el pueblo boliviano. En el mismo sentido de las reformas liberales burguesas, incorpora la
    inclusión de los indígenas en las decisiones políticas del país, según sus argumentos, “porque los
    indígenas fueron tradicionalmente excluidos de los destinos de la patria” y de la administración del
    Estado.
    A estas alturas el pacto entre el gobierno y la oposición no nos debe sorprender. La visión del
    gobierno de Evo Morales no es más que la visión de las clases dominantes comprometidas con un
    Estado explotador, hambreador y criminal.
    Mientras en el 2005 el pueblo luchaba y demandaba la expulsión de las transnacionales (agenda de
    octubre de 2003), Evo Morales, haciendo buena plana ante el imperialismo, declaraba: "Cuando era
    ignorante pedía que se vayan las empresas transnacionales, ahora he entendido que tenemos que
    hacer negocios con ellas". Su postura “antiimperialista” gira alrededor de este eje y se complementa
    con la máxima “queremos socios y no patrones” en los negocios con las transnacionales. La
    “madurez” de las declaraciones de Morales y su pensamiento van con la necesidad de administrar el
    gobierno en alianza con los sectores compradores y terratenientes.
    Álvaro García Linera, vicepresidente del país y arrepentido de la lucha armada, expresó de manera
    nítida, en mayo del 2007, a la revista Nueva Sociedad Nº 209, que su gobierno busca una
    “redistribución pactada del poder”. Sobre las reformas en la entonces Asamblea Constituyente dice:
    “nuestro objetivo es pactarla”, refiriéndose a las pugnas con la oposición (burguesía compradora y
    viejos terratenientes). “Lo que tienen que entender las viejas élites es que ahora deben compartir las
    decisiones con los indios”, plantea, y respecto a su visión del llamado “proceso de cambios” dice que
    “es una ampliación de las élites, una ampliación de derechos y una redistribución de la riqueza”.
    La necesidad de lograr un pacto con la oposición también fue planteada claramente por Evo Morales
    en otro discurso, luego del referéndum revocatorio de mandato de agosto del 2008. Mientras sus
    correligionarios le pedían mano dura contra la oposición, Evo dijo: “Estamos convencidos de que es
    importante unir a los bolivianos, y la participación del pueblo con su voto es para unir a los distintos
    sectores del campo y la ciudad, del oriente y del occidente, y esa unidad se hará juntando la nueva
    Constitución Política del Estado boliviano (propuesta del gobierno) con los estatutos autonómicos
    (propuesta de la “media luna”). Ésa es la mejor forma de unir a los bolivianos y bolivianas”.
    Sólo la necedad de los revisionistas y oportunistas no puede ver esta dinámica de colusión y pugna,
    principalmente porque están comprometidos en puestos de trabajo en el propio gobierno.
    Las clases dominantes tuvieron la necesidad de pactar por diferentes razones:
    1. La fuerte polarización puede poner en peligro los intereses de las clases dominantes en su
    conjunto.
    2. Las facciones de la gran burguesía no tienen el interés de aplastarse una a otra porque, en
    definitiva, sus contradicciones no son antagónicas.
    3. La agudización de estas contradicciones debilita al Estado y abre la lucha de las masas.
    4. El ascenso de la lucha de las masas, a la que convocaron ambas facciones, amenazaba con salir
    del control corporativo al que están sometidas a través de la dirección de sus dirigentes. Había
    peligro de rebasar a esa dirigencia.
    4
    Por ello, gobierno y oposición iniciaron negociaciones clandestinas, mientras que en público
    azuzaban a sus bases haciendo demostraciones de fuerza.
    El pacto mostró que, como tradicionalmente ocurre, las viejas fuerzas partidarias (MNR, Podemos,
    Unidad Nacional y el MAS) tienen el poder de definir una situación y que la Asamblea Constituyente
    nunca tuvo el poder originario o fundacional, inútilmente reclamado por quienes creían refundar el
    país. A los asambleístas les quedó el papel de tontos útiles y figuras decorativas del “proceso de
    cambio” del gobierno de Evo Morales.
    Para que no queden dudas de la concepción del gobierno basta ver estas ilustrativas declaraciones de
    uno de los protagonistas principales en la negociación política, Álvaro García Linera, en un Coloquio
    público denominado “Poder y Cambio en Bolivia (2003-2007)” realizado el pasado noviembre en La
    Paz:
    “El pacto de la nueva Constitución no hubiera sido posible sin un momento guerrero en la
    historia… Ha habido una extraña mezcla con los compañeros senadores reunidos, decir ‘en
    esto cedo, en esto no’, llamar a la CAO (Cámara Agropecuaria del Oriente que agrupa a los
    terratenientes de Bolivia), llamar a Surco (máximo dirigente del Conalcam), llamar a la COB
    (Central Obrera Boliviana), hacer esos pactos inclusivos que no se redujeron a los dos
    compañeros redactores que fueron los compañeros Borth (senador de Podemos) y el ministro
    (de Agricultura, César Romero), pero esos compañeros rodeados de reuniones, salidas
    clandestinas del Congreso para tener que reunirse con empresarios, con organizaciones
    sociales, dirigentes sindicales. Hubo un nivel de pacto muy rico y de alguna manera,
    inaugurando lo que van a tener que ser los futuros pactos políticos en el país, congresales y
    extracongresales, canalizados a través de un hecho congresal. A la vez esta nueva modalidad
    de pacto político social sustancial no hubiera sido posible sin un momento de tensionamiento,
    que yo lo califiqué de punto de bifurcación que creo que se ha dado, que ese momento de
    exhibición de fuerzas, no necesariamente el despliegue brutal de la fuerza, pero si la
    exhibición guerrera de las fuerzas, pequeños choques, en mirar cuánto gano y cuánto pierdo,
    y a su modo hacer armisticios y capitulaciones. Creo que esta construcción de lo
    democrático, o este enriquecimiento del pacto democrático de los últimos meses no hubiera
    sido posible sin esta previa escenificación guerrera de correlación de fuerzas, bruta,
    despliegue de pura correlación de fuerzas, cuántos aeropuertos te toma, cuántos miles de
    movilizados cercan, cuántos regimientos están en apronte, cuántos detenidos, cuántos
    enfrentamientos, y sobre la suma política de eso, decir ‘ya está bien, me voy para atrás’, o
    ‘me voy para atrás pero déjame esto’, o ‘llego hasta aquí pero te doy esto para que te quedes
    tranquilo’… El momento de exhibición de fuerzas llana, brutal, en el caso de Bolivia ha
    costado casi 20 muertos para dar lugar, para obligar, no tanto a las fuerzas del gobierno que
    vinieron rogando pactos desde hace mas de un año y medio, sino principalmente a las fuerzas
    opositoras que, hasta el día del estado de sitio, me atrevo a pensar que confiaban en su fuero
    interior que en algún momento nos íbamos a caer... Nunca creyeron en la persistencia, y creo
    que en el momento en que entendieron que no nos íbamos a ir así nomás, que estábamos
    dispuestos a todo, fue en dos momentos cuando se dispuso, se organizó una gigantesca
    movilización en torno a Santa Cruz, más gigantesca de lo que podría parecer, y el estado de
    sitio”.
    La necesidad de pactar con la “media luna” en la cabeza de los “estrategas del gobierno” está muy
    clara. El manejo y el cálculo político de las acciones en los enfrentamientos de gobierno y oposición,
    el uso corporativo de los sectores sindicales y las masas, las negociaciones secretas con empresarios,
    5
    terratenientes y dirigentes políticos de oposición, y la organización de las protestas, que el gobierno y
    sus allegados denominaban “marchas realizadas espontáneamente por los movimientos sociales”,
    estuvieron dentro de su planificación con el fin último de ir a la negociación.
    Los maoístas venimos planteando que la agudización de la pugna política de las facciones es el paso
    previo para sentarse a la mesa de negociaciones. La naturaleza de este enfrentamiento está orientada a
    esquivar el peligro para el Estado, así lo confiesa García Linera cuando dice: “Creo que esta
    construcción de lo democrático, o este enriquecimiento del pacto democrático de los últimos meses
    no hubiera sido posible sin esta previa escenificación guerrera de correlación de fuerza bruta,
    despliegue de pura correlación de fuerzas”. Ésta es la expresión del comportamiento de las clases
    dominantes y su necesidad de pactar una convivencia en el poder. García reveló que el gobierno
    necesitaba ese acuerdo hace mucho tiempo por eso la “escenificación guerrera” fue “para obligar, no
    tanto a las fuerzas del gobierno que vinieron rogando pactos desde hace mas de un año y medio, sino
    principalmente a las fuerzas opositoras”.
    Frente a este modus operandi del MAS, los argumentos altisonantes del revisionismo no son más que
    la vil complicidad y estafa al pueblo boliviano para socapar un programa de gobierno con el
    justificativo de que éste pretende acabar con el capitalismo, que está desmontando el neoliberalismo
    y que ha iniciado la marcha hacia el socialismo. El trabajo de los revisionistas sólo sirve, en los
    hechos, para sostener al viejo Estado en su insalvable crisis y para que este viejo Estado siga
    explotando al pueblo.
    Ciertamente la habilidad del gobierno en la negociación, le ha permitido retomar la iniciativa política
    que estaba perdiendo, ha debilitado a la oposición y ha afianzado a la facción burocrática en el
    gobierno con la fuerza del control de Estado.
    Esto no significa que el pueblo ganará algo. El resultado plasmado en el nuevo proyecto
    constitucional es una muestra (una reforma constitucional no va a cambiar la situación de las clases
    explotadas) de cómo se han distribuido los intereses entre una y otra facción.
    Los resultados de la negociación
    El país pasó más de un año pagando los gastos de una Asamblea Constituyente que nunca dio
    resultados concretos. Nunca tuvo el poder fundacional que reclamaba, y ni siquiera pudo imponerse a
    los sabotajes de los sectores reaccionarios en la ciudad de Sucre. La mayor muestra de ello fue su
    triste culminación en un cuartel militar y con resultado de tres muertos, un abogado, un carpintero y
    un universitario alcanzados por balas de la Policía.
    Un año después de estos acontecimientos, el gobierno y la oposición en el Congreso sancionaron
    (octubre de 2008) una propuesta con más de 100 artículos (de 400 en total) cambiados al texto
    elaborado por los constituyentes a fines de 2007.
    La propuesta del MAS aprobada por la Asamblea Constituyente en Oruro (diciembre de 2007) era de
    por sí un mamarracho de contradicciones, donde primaba el espíritu liberal y donde el más grande
    beneficio para los sectores indígenas era un reconocimiento cultural, su derecho a las autonomías con
    una aplicación que nadie puede resolver y un “control social” que hasta la fecha no ha funcionado. La
    propuesta también planteó limitar el tamaño del latifundio a 5.000 ó 10.000 hectáreas.
    En la cuestión económica las fuerzas reaccionarias no habían puesto mayores observaciones. El
    partido del empresario Samuel Doria Medina, Unidad Nacional (UN) manifestó que no tenía
    6
    discrepancias y sus militantes participaron de la sesión de aprobación del texto en Oruro. Las
    observaciones del partido de Tuto Quiroga, PODEMOS, señalaban que la Constitución del gobierno
    atentaba contra la propiedad privada, pero este argumento era parte de la campaña propagandística de
    la oposición pues las reformas de Evo Morales nunca apuntaron, ni en sueños, a acabar con la
    propiedad privada, como sus dirigentes aclaran a diario a través de la prensa.
    Pero las cosas cambiaron en octubre de 2008, cuando el texto aprobado por la Asamblea
    Constituyente fue sometido a una revisión en el Congreso. Allí los políticos opositores se
    mantuvieron enterados de las negociaciones entre el gobierno y los representantes de la “media luna”.
    Durante las negociaciones, el diputado Pablo Klinski (PODEMOS y “media luna”) anunció
    públicamente que estaban a un 99% de llegar a un “acuerdo feliz” y que las observaciones de los
    cívicos de Santa Cruz eran de forma y no de fondo. Klinski pidió al MAS ser flexible en esas
    observaciones secundarias para poder llegar a un buen acuerdo.
    Al final la negociación de octubre de 2008 modificó más de 100 artículos del texto original. Entre los
    temas negociados más importantes se encuentran las autonomías, el control social y la tenencia de la
    tierra.
    Las autonomías fueron demandadas por las clases dominantes del oriente y chaco boliviano, con el
    Comité Cívico de Santa Cruz como principal referente. La propuesta pactada recoge en parte las
    competencias de los “estatutos autonómicos” redactados por los “cívicos”, quienes particularmente en
    Santa Cruz llegaron a plantear una estructura de pequeño Estado dentro del Estado boliviano, con
    potestades de controlar recursos naturales en sus regiones, la dotación y titulación de tierras, la
    intervención en las políticas educativas, de salud, de justicia y hasta la creación de un órgano
    parapolicial para la protección de las futuras autoridades departamentales. La facultad legislativa para
    las autonomías fue una concesión del gobierno del MAS a los “cívicos”, quienes consiguieron 36
    competencias exclusivas para administrar parte del Estado en sus regiones, fuera de las competencias
    compartidas con el Estado que se definirán a futuro. A pesar de ello, un sector minoritario de la
    oposición aún reclama que la Constitución no reconoce las autonomías departamentales.
    El tema del “control social” fue el más recortado en la negociación interna de la gran burguesía.
    Inicialmente la propuesta de las bases del MAS, sobre el “control social”, fue presentada incluso
    como un suprapoder entregado a la sociedad para controlar los diferentes niveles del Estado y evitar
    los “viejos males de la sociedad”, como la corrupción, el prebendalismo, el cuoteo político, etcétera.
    En el marco del viejo Estado, el “control social” sólo puede funcionar como un aparato de cooptación
    oficial, como actualmente sucede con los comités de vigilancia, las juntas escolares y las
    organizaciones territoriales de base (OTBs) creadas por la burguesía compradora durante el
    denominado periodo “neoliberal”. Por eso la propuesta nacida en las bases del MAS puede ser bien
    intencionada, pero es inaplicable en un Estado terrateniente burocrático, donde los “viejos males”
    están enraizados en su estructura. La idea, además, fue desechada por los mismos representantes del
    gobierno del MAS. García Linera dijo al respecto en el mencionado foro de “Poder y Cambio”:
    “Permítanme comentarles cómo es que se da esta eliminación del control social que estaba
    presente en (el proyecto de Constitución aprobada en) Oruro en las estructuras del Estado…
    Uno de los elementos del debate que se dio a nivel de direcciones nacionales y direcciones
    intermedias (del MAS), que participaron en todo el proceso de reforma de la Constitución,
    porque los congresistas…no tomaban decisiones de los elementos claves del cambio sin una
    previa consulta que se daba a nivel de estos ámbitos de dirección en los que a momentos
    participó el presidente Evo cuando caminaba de El Alto a la ciudad, tenía que ver con este
    7
    debate que ya estaba en la Asamblea Constituyente, que era de controlar a nosotros mismos.
    Es la idea del Estado como una externalidad a la que hay que someter al control del
    movimiento social, versus la idea del Estado como algo propio en el que uno está. Entonces
    los compañeros decían ‘si nosotros somos Estado, somos gobierno, somos prefectos, somos
    concejales, senadores, diputados, presidentes de YPFB, Canciller, por qué tener algo que nos
    controle a nosotros mismos, como si fuéramos opuestos al movimiento’. Ésa fue una línea de
    debate, muy rica”.
    Para García Linera, la discusión sobre el “control social” tiene que ver con la naturaleza de clase del
    viejo Estado. Su lógica introduce una propaganda nefasta: el hecho de que dirigentes indígenas y
    sindicales tengan cargos en la administración del viejo Estado (diputados, directores, ministros),
    significa que los sectores indígenas y sindicales han tomado las riendas de ese Estado. A través de esa
    lógica simplona, los operadores políticos del MAS venden el cuento de que las masas o sus dirigentes
    están administrando el Estado, por tanto un autocontrol sería inútil.
    Un aspecto secundario que confirma estas declaraciones es que las decisiones centrales, para cambiar
    la Constitución en el Congreso, fueron consultadas al propio Presidente de la República, desechando
    las versiones de quienes pretenden esconder la responsabilidad de Evo Morales en las negociaciones.
    El tema de la propiedad y tenencia de tierras fue la concesión más grande a favor de los
    terratenientes. Según el ministro de Agricultura Carlos Romero, el gobierno negoció con la Cámara
    Agropecuaria del Oriente (CAO) y acordaron llevar a un referéndum el límite del latifundio (5.000 ó
    10.000 hectáreas) para propiedades adquiridas después del 25 de enero de 2009. El artículo 399 de la
    propuesta de “nueva” Constitución dice que la delimitación del latifundio no será retroactiva, es decir
    que está garantizado el respeto a las grandes haciendas y latifundios actuales. En síntesis, el proyecto
    constitucional protege los intereses de las facciones en disputa (compradora y burocrática) y los
    terratenientes.
    La propaganda de la destrucción del latifundio fue un puntal del gobierno en respuesta a la demanda
    democrática e histórica de tierras por parte del pueblo boliviano, y en particular del campesinado.
    Esta demanda no fue resuelta por la reforma agraria de 1953, que sólo permitió evolucionar la
    semifeudalidad, consolidar la propiedad terrateniente en el oriente boliviano y generar el minifundio
    en todo el occidente del país.
    La penetración de capitalismo en el campo a través de formación de la agroindustria no ha eliminado
    la servidumbre en la producción agraria, ni el gamonalismo como práctica política, son ellas,
    juntamente con la gran propiedad latifundista, la mayor expresión de la pervivencia de la
    semifeudalidad sobre la cual se desarrolla el capitalismo burocrático.
    La medida del gobierno sólo significa que el camino terrateniente se consolida una vez más, aunque
    para convencer a sus bases campesinas se propaga el discurso de que las tierras improductivas les
    serán expropiadas a los terratenientes. La propaganda tiene el aplauso del Conalcam y todos los
    dirigentes cooptados por el gobierno.
    La semifeudalidad en Bolivia
    Las contradicciones entre las facciones de las clases dominantes han permitido ver en su aguda
    expresión la pervivencia de la semifeudalidad.
    8
    La estructuración del poder de los terratenientes y la burguesía compradora en el país, aunque
    instalada con más fuerza en la región de Santa Cruz, se desarrolló gracias al uso del Estado a través
    de concesiones, subvenciones, amnistías tributarias, prebendas, corrupción, etcétera, pero
    principalmente debido a la acumulación de plusvalor, producto de la explotación de la fuerza de
    trabajo de la gran mayoría de obreros y campesinos de esas tierras.
    La colonización de la amazonía y el Chaco boliviano para la explotación agrícola se remonta al Plan
    Bohan (de los 40), y se consolida con la titulación de propiedades de la Reforma Agraria de 1953. Así
    se reproducen nuevamente las viejas relaciones sociales que imperaban con los patrones de haciendas
    en la zona occidental del país (La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí).
    El latifundio, la servidumbre y el gamonalismo son las expresiones vivas que predominan no sólo en
    la llamada “media luna” sino también en los departamentos occidentales del país, aunque en diverso
    grado y de manera renovada o disfrazada.
    La gran propiedad, que en algunos casos alcanza hasta medio millón de hectáreas, ha mostrado su
    fuerza en este conflicto. Las pugnas de gobierno y oposición desnudaron la existencia de propiedades
    (en Santa Cruz, Beni y Pando) que superan el área urbana de la ciudad de Santa Cruz. Las familias
    terratenientes son dueñas de 10 mil, 50 mil, 100 mil y hasta 500 mil hectáreas, incluyendo bosques,
    lagos, lagunas, vías de comunicación, etcétera. En estas grandes propiedades se concentra la
    producción “agroindustrial”, la ganadería, la extracción de madera y el uso de la tierra para la
    especulación financiera.
    Junto con esto también ha sido titular de prensa la existencia de “comunidades cautivas”, es decir
    poblaciones que viven en las propiedades de los patrones, sometidas a la servidumbre que trabajan
    por pan y un techo, con aspectos como la salud, la educación y otros manejados por los patrones.
    Estas relaciones de servidumbre abiertas no existen solamente en el Chaco boliviano (región que
    involucra a tres departamentos: Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca), donde se denuncia la presencia de
    terratenientes improductivos y de viejo cuño, sino también en zonas como en el norte del país (Beni y
    Pando) donde se conoce la existencia de “comunidades empatronadas”.
    A esto hay que agregar que las relaciones a las que se someten los campesinos durante el periodo de
    la zafra (cosecha castañera, cañera, entre otros) se dan en condiciones servidumbrales. Muchas veces
    no sujetas a una relación salarial sino al cambio de productos. En otros casos los terratenientes
    utilizan el famoso “habilito” (adelanto del pago en dinero y/o en especie para forzar un
    endeudamiento del obrero) para encadenar a los zafreros a las peores condiciones de explotación.
    Estas formas se cruzan actualmente con la retención de mano de obra, a través de diversas formas y a
    veces sin pago. Según algunos académicos, en comunidades indígenas de la Chiquitanía aún se toma
    a menores indígenas para que “acompañen” el crecimiento de los hijos del patrón en la hacienda o
    estancia.
    Estas condiciones, sumadas a la existencia generalizada del minifundio y las relaciones de aparcería
    en el occidente boliviano, nos dan una idea clara de la persistencia de la semifeudalidad.
    Otro elemento importante de la semifeudalidad, el gamonalismo, también se mostró en auge en esta
    disputa. José Carlos Mariátegui señaló que
    9
    “el término «gamonalismo» no designa sólo una categoría social o económica: la de los
    latifundistas o grandes propietarios agrarios. Designa a todo un fenómeno. El gamonalismo
    no está representado sólo por los gamonales propiamente dichos. Comprende una larga
    jerarquía de funcionarios, intermediarios, agentes, parásitos, etc. El indio alfabeto se
    transforma en un explotador de su propia raza porque se pone al servicio del gamonalismo.
    El factor central del fenómeno es la hegemonía de la gran propiedad semifeudal en la política
    y el mecanismo del Estado. Por consiguiente, es sobre este factor sobre el que se debe actuar
    si se quiere atacar en su raíz un mal del cual algunos se empeñan en no contemplar sino las
    expresiones episódicas o subsidiarias” (subrayado nuestro).
    Es decir, el manejo político en función del poder terrateniente. Éste se organiza en Bolivia de
    diferentes formas y es conocido como gamonalismo o caciquismo.
    Las pugnas entre gobierno y oposición mostraron de manera clara, como en el caso de la Prefectura
    de Pando, la existencia de toda una organización política al servicio de los terratenientes. Toda una
    rama de funcionarios de mayor y menor jerarquía, ingenieros, técnicos, periodistas y hasta personal
    de servicio, que desarrollan sus actividades en función de las políticas dictadas por los grandes
    propietarios de la tierra. Esta situación se reproduce con mayor o menor similitud en otros gobiernos
    departamentales, particularmente donde hay una fuerte presencia del latifundio.
    Sin embargo a nivel del gobierno central, manejado por el MAS, también se reproduce esta práctica.
    La corrupción y el manejo prebendal no han sido ni de lejos la excepción en la administración de Evo
    Morales. Todo ciudadano que desgraciadamente debe hacer un trámite en las dependencias estatales
    sabe que la corrupción persiste, así como la repartición de puestos de trabajo previa recomendación
    de un dirigente sindical adicto al gobierno. Ahí está el caso de la venta de avales para conseguir
    cargos en el gobierno, que involucró a altos dirigentes del MAS, incluidos diputados y un senador.
    Este hecho que Morales criticó a sus correligionarios, por hacerse “pescar por la prensa”, ha quedado
    en el olvido. El caso más reciente sucedió en la Prefectura de Cochabamba, donde Rafael Puente del
    MAS renunció a ser prefecto luego de tres meses de gestión, denunciando un saqueo de la
    administración pública amparado por el mismo Evo Morales. Este manejo de las instituciones del
    Estado, que Puente denomina como la existencia de un “Estado patrimonial”, muestra la pervivencia
    de formas semifeudales en la superestructura política.
    En otra arista del gamonalismo, los terratenientes (estrechamente ligados a la burguesía compradora),
    readecuando los grupos de pistoleros que han sido práctica común en sus territorios, han impulsado
    las autodenominadas “organizaciones cívicas” compuestas también en su base por gente pagada que
    reprime los ascensos de la lucha campesina y popular (dirigida por el gobierno algunas veces y otras
    no).
    Las “uniones juveniles” se convirtieron en verdaderas puntas de lanza del poder gamonal, al servicio
    del poder terrateniente y burgués comprador en oposición al gobierno. Estas “uniones juveniles” se
    constituyeron en verdaderas mesnadas reaccionarias que usan mazos y puños para intimidar a todo
    aquel que se oponía a las políticas regionales, controladas por los opositores al gobierno.
    Si bien las acciones de estos grupos revisten un carácter fascista por su brutalidad y desprecio
    particular a los campesinos e indígenas, lo concreto es que son expresiones renovadas del poder
    gamonal al servicio de los grandes propietarios de la tierra, organizados y financiado por éstos, y son
    parte también de toda la estructura de poder político departamental. Los propios dirigentes cívicos y
    10
    autoridades prefecturales saben que estas “uniones juveniles” son necesarias para poder aplastar la
    emergencia popular y las acciones promovidas por el gobierno del MAS.
    Prebendas, cuoteo y caudillaje, expresión de la semifeudalidad
    Una expresión de la semifeudalidad en la superestructura política es el manejo del Estado como una
    instancia de botín político o como una parcela agraria. El “cuoteo político” muy practicado en los
    gobiernos anteriores sigue siendo práctica en este gobierno. Las dirigencias acólitas al gobierno
    suelen enviar, con una carta de aval, a ciertas personas para obtener puestos de trabajo en la
    administración estatal. Esta pelea por cargos administrativos desató una verdadera crisis en el partido
    de gobierno el 2007 que generó enfrentamientos entre los “militantes” y los “invitados” del MAS. De
    igual forma el “padrinaje o compadrazgo” han sido denunciados en la administración del Estado.
    Esta práctica ha sido justificada por algunos dirigentes del MAS, quienes han demandado sus cuotas
    de poder diciendo que hay que descolonizar al Estado a través de un cambio de los funcionarios
    actuales por otros de extracción indígena.
    Las Fuerzas Armadas asesinas tienen también su cuota de poder otorgada por el gobierno para
    comprar las lealtades de los altos mandos, en ese afán Morales ha llegado a declarar que las Fuerzas
    Armadas bolivianas son ahora fuerzas revolucionarias. Varios ex comandantes de las FFAA y la
    Policía están como directores y viceministros de la administración estatal, en la Aduana Nacional, el
    Ministerio de Defensa y la Prefectura de Pando.
    Otro rasgo del manejo político del gobierno es el caudillismo de Evo Morales, quien suele ser el que
    decide quién sirve o no sirve en la administración estatal. La política que aplica Evo Morales es bajar
    el perfil (incluso con la humillación) a un dirigente que comienza a surgir con alguna fuerza en el
    MAS o eliminar a algún funcionario cuando se sale del papel escrito por el caudillo. En varios casos,
    los funcionarios cuestionados se enteraron de su eliminación, a partir de una decisión de Evo
    Morales, por la prensa. Los ex militantes del MAS Guillermo Beckar y Guido Guardia, diputado y
    senador respectivamente, denunciaron por separado casos de corrupción en el gobierno, y fueron
    enviados a la congeladora y echados del MAS.
    Para el gobierno, lo que no le sirve, se desecha. Un caso ilustrativo es el del general de Ejército César
    López, ex Presidente de la Aduana Nacional. A pesar de que algunos sectores populares cuestionaron
    ese nombramiento porque López está involucrado en la “masacre de octubre de 2003”, el gobierno de
    Evo Morales defendió al militar por ser “un gran patriota”. Pero cuando López denunció al poderoso
    ministro Juan Ramón Quintana de avalar contrabando y corrupción en el departamento de Pando,
    tuvo encima una campaña propagandística desde el gobierno que le identifica como represor de
    octubre de 2003 y autor del desarme de las FFAA (entrega de misiles a EEUU), hechos inobjetables
    desde antes que el MAS asumiera el gobierno. Aquí resalta el manejo maniqueo del gobierno que ni
    siquiera da explicaciones a sus bases acerca de por qué el “ahora” genocida era hasta hace poco un
    “militar patriota” y reserva moral del Estado. El espíritu caudillesco en el partido de gobierno
    demuestra un menosprecio hacia sus propias bases.
    Bolivia semicolonial
    Aquí podemos ver, con todos estos elementos, la supervivencia de la semifeudalidad que, ligada a la
    semicolonialidad por el dominio imperialista, desenvuelve un capitalismo burocrático.
    11
    Únicamente el oportunismo y revisionismo, junto a funcionarios del gobierno, propagan la falacia de
    que el país ya no está sometido al imperialismo. En esa tarea se han elaborado las más diversas
    teorías, desde las que dicen que el país ha roto la dominación imperialista hasta aquélla que reconoce
    como imperialismo únicamente al gobierno yanqui y oculta el papel imperialista de las potencias
    europeas y de otras, como Rusia o China.
    Las grandes inversiones yanquis y europeas en hidrocarburos y minería muestran la enorme
    dependencia de la economía nacional. A esto se suma la subordinación del país al “mercado
    internacional”. El gobierno boliviano utiliza reiteradamente un discurso antiimperialista,
    reiteradamente ataca a uno que otro funcionario o a una que otra institución del gobierno yanqui a los
    que eventualmente acusa de trabajar para la oposición.
    Una característica de la burguesía burocrática en el pasado ha sido el discurso antiyanqui, para
    privilegiar otras inversiones de otras potencias imperialistas. A nivel regional lo podemos apreciar
    con el gobierno de Chávez, que si bien tiene sus principales negocios con los yanquis, busca lazos
    con Europa o Rusia para diversificar sus opciones. Bolivia no escapa a esa lógica, ha concretado
    inversiones con la India y tiene fuerte interés de hacer inversiones con Gazprom, la más grande
    empresa de exploración de hidrocarburos del mundo, que actúa como verdadera expresión política de
    los afanes hegemónicos del gobierno ruso y su burguesía. Gazprom no es precisamente una víctima
    del negocio imperialista.
    Las poses de Evo Morales en su discurso no son antiimperialistas, son a lo mucho antiyanquis o
    antiBush, pues, como enseñó Mariátegui, no se puede ser antiimperialista sin ser anticapitalista y este
    gobierno no da un sólo paso en esa dirección.
    El Estado, palanca de una facción de la gran burguesía
    Una característica del Estado boliviano es que sirve de palanca para enriquecer a las clases
    dominantes y aplastar a los sectores populares cuando éstos emprenden luchas frontales contra el
    poder que representa.
    Este uso del Estado siempre fue criticado por los sectores académicos progresistas o por liberales de
    escritorio. En los hechos la gran burguesía y los terratenientes utilizaron y utilizan al Estado como
    palanca para obtener un sinnúmero de beneficios en sus negocios como subvenciones, créditos nunca
    pagados, licitaciones arregladas, etcétera. Los grandes negocios han sido reservados para los grandes
    socios, y el grueso de la torta para el amo imperialista.
    Se trata del capitalismo monopolista de Estado, que bajo la burguesía burocrática (representada por el
    MAS) adopta apenas diferencias anecdóticas. Una vez más, García Linera ilustra este manejo del
    Estado, esta vez, para favorecer a la facción burocrática de la gran burguesía:
    “El bloque de poder ascendente y el bloque de poder descendente, el principal mecanismo de
    presión política que tienen para consolidar posiciones es fundamentalmente el PGN
    (Presupuesto General de la Nación), el uso de los recursos estatales. Cuando uno estudia con
    atención la importancia que se tiene en la consolidación de iniciativas, por ejemplo el
    ascenso contemporáneo de la China o la modificación de las estructuras políticas en caso de
    Norteamérica, está claro que el uso del PGN es decisivo”.
    Cuando García habla del bloque de poder ascendente y del descendente se refiere por supuesto al
    gobierno y la oposición dentro de su autodenominado “proceso de cambio”. Para nosotros esto
    12
    expresa la disputa entre las facciones de la gran burguesía, la burocrática y la compradora, y no una
    lucha entre los explotados y los explotadores. Aquí lo destacable es además la confesión del Vice
    acerca del uso del poder económico del Estado para “consolidar posiciones” políticas y apuntalar a
    una de las facciones de la gran burguesía:
    “Desde cosas tan sencillas como (si) hemos de comprar tractores. ¿A quién compro?, ¿al
    empresario vinculado a Podemos (partido de Tuto Quiroga) o al empresario vinculado al
    MNR (partido de Gonzalo Sánchez de Lozada)? En esa decisión administrativa se juegan 30
    millones de dólares, ya no decir de las grandes carreteras o de las grandes inversiones para
    construir empresas o el uso de dinero que tienen que ver con la alimentación de la tropa
    (militar o policial), la confección de los uniformes o la compra de material administrativo del
    Estado. Mil millones solamente en pequeñas compras, enseres, ropa, bolígrafos, fotocopias,
    hojas, movilidades, etcétera. En esa redistribución se consolidan acuerdos que luego se los
    cobra al momento de levantar la mano en el Congreso, o que se sancionan al momento de
    preguntarles ¿dónde estuviste en septiembre de 2008?, ¿de qué lado, de aquél o de éste otro
    lado? Si estuviste de aquél lado, te perdiste de la compra de 50 millones de dólares”.
    El gobierno de Evo Morales, que se autodefine como un “gobierno del pueblo”, no hace sino utilizar
    al viejo Estado para favorecer a capitalistas afines, y quebrar (con la indiferencia) a los no afines. De
    paso consigue, a nivel político, lealtades permanentes o temporales de aliados u opositores. La
    redistribución económica, que tanto quita el sueño a los economistas liberales, es exclusivamente
    favorable a las clases dominantes a las que el viejo Estado ofrece miles de millones de dólares,
    mientras que al mismo tiempo destina migajas para el pueblo a través del bono Juancito Pinto y el
    bono Dignidad que anualmente le demanda 200 millones de dólares.
    Por eso es que la propaganda de la descolonización del Estado, de “acabar con las viejas prácticas
    estatales” y del Estado al servicio del pueblo sirve simplemente para engañar a las masas. En realidad
    García Linera está confesando cuál es la forma en que se consolida el programa de la burguesía
    burocrática, por la misma vía en que se consolidaron antes los planes de la burguesía compradora. La
    única diferencia es que ahora en el gobierno están elementos nacidos en los sectores populares,
    aunque con una vieja y gastada esencia: viejo vino en nuevos odres.
    García termina su idea del manejo de la economía para consolidar al “poder emergente” con una
    hipótesis interesante: “Esta es una hipótesis personal, en los Estados en transición, la principal
    herramienta de consolidación del bloque de poder ascendente es el PGN, más que la Policía, más
    que el discurso, aparte está por supuesto el tema de la movilización social…”.
    Los Estados en transición, a los que él se refiere, son los países del tercer mundo. Desde nuestro
    punto de vista son aquellos donde se desenvuelve un capitalismo burocrático sobre una base
    semifeudal o semicolonial en diverso grado de desarrollo y sometimiento. Lo importante de la
    hipótesis de García es que muestra que las contradicciones entre las facciones de clase burguesa o
    contradicciones con los terratenientes no son contradicciones antagónicas, no son contradicciones que
    tengan como fin destruir al Estado terrateniente burocrático ni a las otras facciones de clase. En
    última instancia se trata de repartirse los espacios de poder y los recursos que pueden ser
    aprovechados del viejo Estado, una lucha que sucede manteniendo ciertos intereses y cediendo otros.
    En un proceso revolucionario los explotados se plantean la tarea de destruir el viejo Estado y
    construir uno nuevo para crear una sociedad sin explotadores ni explotados, para acabar con la
    dominación del capital sobre la fuerza de trabajo. Ahí el papel central de las fuerzas armadas, como
    13
    columna vertebral para defender el viejo Estado, es determinante. Las declaraciones de García son
    una prueba más de que no estamos frente a un proceso revolucionario, ni que su “proceso de cambio”
    sea “paso adelante” en la construcción de una nueva sociedad.
    La aristocracia sindical
    La burguesía burocrática, a través de un discurso de ropaje popular o revolucionario, busca cooptar a
    las masas y direcciones sindicales para imponer su programa. Con este fin aplica una política
    corporativa de cooptación al movimiento popular y, cuando no logra conquistar direcciones
    sindicales, las divide o crea organizaciones paralelas.
    En Bolivia, la burguesía compradora ha buscado ganar también algunas direcciones en el campo
    popular aunque sin mucho éxito. Por su lado la burguesía compradora y terratenientes forman
    asociaciones que aglutinan a grandes y pequeños productores agrícolas, ganaderos o madereros. Esta
    estrategia les permite meter en una misma bolsa a miembros de la llamada “agroindustria”, con
    productores chicos o medianos para disfrazar así las contradicciones de clase. De esta forma pueden
    enfrentarse al gobierno y mostrar que sus organizaciones representan a todos.
    En el movimiento popular, las masas son arena de contienda y cada facción de la gran burguesía
    busca apoyo para su propio programa político. A cargo de la administración del Estado y apoyado en
    el tráfico del discurso revolucionario, el gobierno saca los mayores provechos en esta política de
    cooptar a dirigentes de sectores populares, principalmente de cocaleros (del Chapare), sindicatos
    campesinos y gremiales (comerciantes). Las cooperativas mineras, incluso cuestionadas por los
    oportunistas-funcionarios, también han sido sus aliadas desde el inicio de la gestión, con tan sólo un
    “incidente” en octubre de 2006 con los hechos de Huanuni (donde murieron varios mineros).
    El apoyo de estas estructuras no ha sido gratuito. Al margen del dinero que se envía para movilizar a
    las bases, los dirigentes han recibido oficinas nuevas, cheques para financiar “proyectos”, vehículos
    para su desplazamiento e incontables viajes a Venezuela o Cuba. En algunos casos los dirigentes
    tienen ítem pagado por el gobierno. Las direcciones sindicales no alineadas al gobierno, no reciben
    absolutamente nada, más bien son combatidas con especial fuerza, denunciadas de ser “aliadas de la
    derecha” y reprimidas sus protestas con saldos de muertos y heridos. Ahí están los casos de los
    cocaleros de Yungas de Vandiola (dos muertos), los “sin techo” de Oruro (un muerto), estudiantes
    normalistas en Arani (un muerto), movilización de Sucre (3 muertos), mineros en Caihuasi (dos
    muertos), trabajadores de zona franca en Patacamaya (un muerto); esto sin contar con las
    responsabilidades políticas del gobierno en hechos como el de Huanuni, donde hizo promesa a los dos
    sectores (mineros asalariados y mineros cooperativistas) que culminaron enfrentándose con saldos de
    muertos y heridos.
    La represión contra sectores populares no alineados al MAS es un mecanismo para anularlos. El otro
    mecanismo es la creación de sindicatos, movimientos o dirigentes paralelos. En su primer año, por
    ejemplo, el MAS no tuvo un apoyo explícito de la Central Obrera Boliviana (COB), y organizó el
    Estado Mayor del Pueblo. Los masistas trataron de levantar este organismo para movilizar a las masas
    a su favor, pero nació casi muerto y el intento quedó en el fracaso.
    El revisionismo y el oportunismo pregonan que las “organizaciones populares” surgidas este último
    año han sido creadas por las masas para “controlar” al MAS a fin de que éste no se desvíe de su
    camino. Esta ridícula afirmación tiene por objetivo ocultar que el gobierno maneja de manera
    corporativa a una costra sindical que se beneficia de las gollerías gubernamentales. Es el caso de la
    14
    CONALCAM (Comité Nacional para el Cambio), organismo creado en el seno mismo del MAS e
    integrado por algunos militantes masistas.
    Tanto en la creación de la Conalcam como Corelcam (Comité Regional para el Cambio) de El Alto
    tienen el auspicio y la anuencia del gobierno. Los ministros de gobierno han posesionado a estos
    dirigentes y, por ejemplo, Fidel Surco, presidente del Conalcam, coordinó directamente las
    movilizaciones en el Palacio de Gobierno durante los enfrentamientos con la “media luna”.
    El papel del revisionismo
    En nuestro país no existe un partido revolucionario, por ello a lo largo de la historia el pueblo
    boliviano no pudo identificar claramente a los enemigos de la revolución. Los partidos comunistas de
    membrete siempre se mantuvieron a la cola de la burguesía burocrática, y llegaron a caracterizar
    como “progresistas” a algunos gobiernos militares. Aquí es importante mencionar su participación en
    el gobierno de la Unidad Democrática Popular (UDP), denominado de izquierda, como una sencilla
    muestra de que siempre han abogado por la tesis revisionista del “mal menor” y de “cerrar paso a la
    derecha”. Muchos de estos partidos terminaron luchando “en contra de la dictadura y por el retorno a
    la democracia”.
    A esto se suman las organizaciones autotituladas de izquierda o de “intelectuales”, muy influenciados
    por el postmodernismo y el indianismo. Estos “izquierdistas” niegan de manera soterrada o abierta el
    papel del proletariado en el proceso revolucionario y la necesidad del Partido revolucionario. Uno de
    los principales representantes de esta corriente es el vicepresidente de la República, Álvaro García,
    que está acompañado de toda una camada de “pensadores” que levantan “novísimas teorías” acerca
    del sujeto de transformación revolucionaria. Estas “lumbreras” identifican al indígena, a los
    movimientos vecinales o a los “movimientos sociales” como los elementos transformadores de la
    sociedad (incluso hubo quien planteó que el nuevo sujeto histórico es el migrante). Toda una serie de
    especulaciones para negar el papel histórico del proletariado y, principalmente, de su Partido.
    Por otro lado está la estrechez del trotskysmo, que carece de una estrategia de poder y que, con su
    obrerismo, ha menospreciado el papel del campesinado como clase. Aunque existe una tradición
    trotskysta en el país, esa particular experiencia ha sido nefasta porque ha conducido a las masas a un
    camino sin salida y a la derrota permanente. Su menosprecio a la potencialidad revolucionaria del
    campesinado ha generado que este sector desarrolle una animadversión al marxismo.
    En términos generales, los revisionistas están participando del gobierno o tienen una posición
    ecléctica frente al denominado “proceso de cambio”. En el gobierno están los partidos comunistas de
    membrete, así como organizaciones autodenominadas de izquierda (PCML, PCB, PS, MG, entre
    otros), cuyo fin es constituirse como escudo ideológico del gobierno y justificar el programa
    reformista del MAS. Su eterno argumento está centrado en el temor a una intervención del
    imperialismo yanqui. Para contrarrestar su miedo, trabajan en apuntalar al gobierno y apoyar las
    concesiones a la facción compradora y los terratenientes. Cuando la lógica del gobierno es conciliar
    intereses con las transnacionales (vía nuevos impuestos o “nacionalización”) o con los terratenientes
    y burgueses compradores (vía pactos, como en la propuesta constitucional), llaman a la gente a
    “profundizar el proceso”. Esta “profundización” no es otra cosa que la ejecución del programa
    burgués burocrático del gobierno, pero centralmente reestructurar el viejo Estado terrateniente en
    función de darle nueva vida y traicionar los verdaderos intereses de las masas.
    Cuando el revisionismo encuentra “errores” en el gobierno, los atribuye a la existencia de
    “funcionarios malos”. El “compañero Evo” es “el bueno” y los ministros de su entorno son “los
    15
    malos”. Incluso han levantado la teoría del “presidente cautivo”, con la que limpian la cara de Evo
    Morales para que las masas mantengan su confianza en el caudillo.
    Ahora estos revisionistas --partidarios acérrimos del frentismo en el pasado y que incluso levantaron
    armas en alianza con corrientes católicas, indianistas y foquistas-- pretenden echar la culpa de su
    derrota a la concepción de Partido, cuando en los hechos nunca aplicaron la concepción leninista del
    Partido. Sus manotazos de ahogado apuntan a “crear” una estrategia de poder a partir de las
    organizaciones populares, sin necesidad de organizar una vanguardia política, y a negar el papel de la
    violencia revolucionaria. Su más clara dirección se encamina a fabricar organizaciones electorales
    para presentarse a pugnar en “elecciones democráticas”.
    El poder nace del fusil. Eso lo reafirma la práctica política de nuestro pueblo en estos últimos
    tiempos. La rebelión de octubre de 2003 no pudo avanzar más allá debido a la falta de dirección
    política, es decir de un Partido revolucionario y a la ausencia de una fuerza armada revolucionaria. En
    ese momento las organizaciones populares buscaron organizar una Asamblea Nacional Popular
    Originaria; muchos gritaron “ahí está el nuevo poder”, pero el poder no se crea ni se sostiene con los
    discursos de los dirigentes populares. Por eso la gran lección del movimiento popular fue y es la
    necesidad de organización política. Ese momento concreto también mostró las limitaciones y
    dificultades de quienes asumimos el maoísmo, y nos ha planteado las tareas futuras.
    La necesidad de organizar el Partido del proletariado
    Sin un partido revolucionario, el pueblo boliviano no podrá conseguir sus sueños de liberación. Los
    comunistas debemos organizar y construir el Partido del proletariado que sea capaz de constituirse en
    vanguardia organizada del pueblo para hacer la revolución. Ésa es la tarea más urgente en este
    momento. Sin esa concepción no puede haber partido revolucionario.
    La lucha permanente de las masas nos señala la urgente necesidad de construir la vanguardia
    revolucionaria del pueblo. El pueblo boliviano tiene una rica experiencia de enfrentamiento contra las
    clases dominantes, pero ha carecido de una dirección proletaria para hacer la revolución. En estos
    años de formación y desarrollo del capitalismo burocrático en el país, los comunistas no han podido
    cumplir su papel por no ver con claridad a los enemigos del pueblo. Los intentos de crear el campo
    popular y construir el camino de la revolución, que significa crear los tres instrumentos para hacer la
    revolución (el Partido, el Ejército y el Frente), han sido desviados por direcciones revisionistas que
    han traicionado de mil maneras a las masas y devinieron en organizaciones electoreras o frentistas
    para eludir el camino de la violencia revolucionaria.
    Pero la crisis del capitalismo burocrático se agudiza sin pausa. Los procesos de reestructuración
    estatal son cada vez de menos aliento y es por eso que la única salida que tienen los explotados en
    Bolivia es hacer la Revolución de Nueva Democracia, proceso que implica la fundamental tarea de la
    construcción del Partido Comunista.
    Concebimos que esta construcción tiene características particulares, de acuerdo a las luchas del
    pueblo boliviano, guiado por el marxismo-leninismo-maoísmo con una aplicación a las condiciones
    concretas de nuestro país, a sus leyes particulares y a su tradición de lucha.
    El Partido de la clase no es para participar en elecciones o para conseguir ciertas mejoras a las
    difíciles condiciones de vida de las masas, tiene que ser un Partido para hacer la revolución mediante
    la Guerra Popular, para hacer la Revolución de Nueva Democracia y la Revolución Socialista, y
    16
    marchar al Comunismo a través de Revoluciones Culturales; por ello, la construcción del Partido es la
    tarea estratégica de los maoístas bolivianos.
    No votar, desarrollar un verdadero movimiento popular
    El viejo Estado se apresta a reestructurarse a través de una nueva Constitución y eso no traerá
    solución a los profundos problemas de nuestro pueblo. La propuesta constitucional sólo apunta a
    sellar el pacto de las clases dominantes y a implementar el programa de la burguesía burocrática,
    dando así un respiro al viejo Estado terrateniente burocrático.
    Las condiciones de miseria, explotación y servidumbre no serán solucionadas con una reforma
    constitucional. Para una verdadera solución es necesario hacer una verdadera revolución y acabar con
    la fuente de todos estos males: la semifeudalidad (la explotación del pueblo a manos de los
    terratenientes), el capitalismo burocrático (la explotación que hace la gran burguesía) y la opresión
    imperialista.
    El pueblo no conquista sus derechos y su liberación haciendo un cambio de leyes sino aplicando
    violencia revolucionaria y tomando el poder en sus manos para transformar nuestro país en una
    sociedad justa, que acabe con la explotación, reconquiste nuestros recursos de verdad, transforme
    nuestro aparato productivo y garantice la alimentación, la educación y la salud del pueblo.
    El pueblo boliviano necesita construir un movimiento popular independiente del gobierno con una
    visión de clase. Construir el campo popular no será fácil, pero con una dirección revolucionaria lo
    conseguirá y así dejará el engaño reformista para encaminarse en un camino revolucionario.
    El pueblo no puede esperar nada de estas elecciones, por el contrario debe rechazar este acto
    convocado por el viejo Estado y sus clases dominantes. NO VOTAR. Ni por el Sí ni por el No,
    porque ambas opciones están pensadas para avalar al gobierno o a la oposición. Nuestro rechazo es al
    sistema mismo que es el que genera hambre, miseria y explotación. Somos conscientes de que nuestro
    llamado es aún una voz pequeña, pero nuestra posición es de principio. La historia ha enseñado que
    quienes en este momento son minoría, mañana pueden ser mayoría, lo principal es coger la ideología
    correcta y señalar el camino. Nuestro camino es sinuoso pero el futuro es brillante, señalaba el
    Presidente Mao. No es menos cierto eso hoy, principalmente porque nadamos contra la corriente y es
    necesario aprender a hacerlo. Nos oponemos con fuerza a este sistema de explotación y por ello
    rechazamos el llamado de las clases dominantes a votar. Es necesario que el pueblo se organice y
    retome su camino revolucionario.
    ¡¡NO VOTAR, DESARROLLAR UN VERDADERO MOVIMIENTO POPULAR!!
    ¡¡CONSTRUIR EL PARTIDO DE LA CLASE!!
    ¡¡ABAJO EL VIEJO ESTADO TERRATENIENTE BUROCRÁTICO!!
    ¡¡CONQUISTAR LA TIERRA Y DESTRUIR EL LATIFUNDIO!!
    Bolivia, enero de 2009
    Frente Revolucionario del Pueblo m-l-m

    Saludos.

    libertad
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 8
    Reputación : 8
    Fecha de inscripción : 28/08/2010
    Localización : en todos lados

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por libertad el Lun Sep 06, 2010 5:15 pm

    que latinoamerica se una se comprometan no los paises, sino su gente mestizos de latinoamerica juntemos nuestras fuerzas ahora mas que nunca,el enemigo nos esta dando el unico camino, nos a de mostrar la forma y tiempo de reivindicarnos como humanos, porque humanos somos, el solo pensar que los damnificados somos la mayoria me da la fuerza para actuar, tendran que destruir paises enteros con sus armas para frenarnos, porque ya nada nos pueden sacar, su avaricia a dejado marcas en nuestras cabezas, que nos dicen que ya mas no vamos a aguantar.si! es cierto que vidas se sacrificaran porque el enemigo arremetera sin importar nuestras posturas, pero firme esperare el resplandor de la libertad cuando llege, porque si soñar un mundo sano para un futuro, donde los campos verdes abunden y no exista mas que amor, me hace sentir vivo, quiero VIVIRLO para morir de alegria. motorpsico844@hotmail.com

    javicho II
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 650
    Reputación : 905
    Fecha de inscripción : 30/07/2010

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por javicho II el Mar Sep 07, 2010 12:27 am

    Estimados camaradas de Bolivia, si dicen ser marxistas-leninistas-maoistas digan en qué momento y qué condiciones se están dando para iniciar la Guerra Popular en Bolivia. En ningún momento hablan de iniciarla ni que su objetivo sea la toma del poder para el proletariado con violencia revolucionaria, etc. mas bien están participando en el sistema bajo el eslogan "contra el neoliberalismo"con un ministro maoista para Evo Morales y no me digan que Hugo Chávez y Evo Morales son los más grandes socialistas de América Latina porque eso sería una farsa y un insulto a la inteligencia de cualquier simpatizante comunista.

    leooonidas
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 851
    Reputación : 1084
    Fecha de inscripción : 12/08/2010
    Edad : 30

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por leooonidas el Vie Sep 10, 2010 12:42 am

    Estimados camaradas de Bolivia, si dicen ser marxistas-leninistas-maoistas digan en qué momento y qué condiciones se están dando para iniciar la Guerra Popular en Bolivia. En ningún momento hablan de iniciarla ni que su objetivo sea la toma del poder para el proletariado con violencia revolucionaria, etc. mas bien están participando en el sistema bajo el eslogan "contra el neoliberalismo"con un ministro maoista para Evo Morales y no me digan que Hugo Chávez y Evo Morales son los más grandes socialistas de América Latina porque eso sería una farsa y un insulto a la inteligencia de cualquier simpatizante comunista.

    Algun camarada de bolivia que responda.

    Saludos a estos valiosos camaradas bolivianos, en su incansable labor y heroica actitud de llevar el glorioso pueblo boliviano, hacia su emancipacion. Que dentro de poco tengamos noticias alentadoras sobre la posicion del partido hermano, y que en los Andes flameen victoriosas las banderas rojas del comunismo.

    Saludos!

    Entiendo camarada que tus saludos son sinceros pero esto que existe como partido "comunista" de bolivia es una cuna de revisionistas que no representan al pueblo de bolivia y eso lo puedo decir claro por mis conversaciones que he tenido con camaradas de bolivia.

    leooonidas
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 851
    Reputación : 1084
    Fecha de inscripción : 12/08/2010
    Edad : 30

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por leooonidas el Vie Sep 17, 2010 7:46 pm

    leooonidas escribió:
    Estimados camaradas de Bolivia, si dicen ser marxistas-leninistas-maoistas digan en qué momento y qué condiciones se están dando para iniciar la Guerra Popular en Bolivia. En ningún momento hablan de iniciarla ni que su objetivo sea la toma del poder para el proletariado con violencia revolucionaria, etc. mas bien están participando en el sistema bajo el eslogan "contra el neoliberalismo"con un ministro maoista para Evo Morales y no me digan que Hugo Chávez y Evo Morales son los más grandes socialistas de América Latina porque eso sería una farsa y un insulto a la inteligencia de cualquier simpatizante comunista.

    Algun camarada de bolivia que responda.


    AL menos Piquison que responda a la pregunta del Camarada Javicho II.

    Yo tambien sigo esperando una respuesta y por lo que veo no creo que haya porque este partido utiliza la estrategia de electorear y si dice que esta por las armas es solo cuento para engañar a las masas.

    IonaYakir
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1868
    Reputación : 2199
    Fecha de inscripción : 14/09/2010
    Localización : Incierta

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por IonaYakir el Jue Sep 23, 2010 9:37 am

    Este no es el mismo partido comunista que fundo Mario Monje alias “traidor y cobarde” que se acobardo a la hora de la revolución y traiciono al Che y sus hombres verdad?

    leooonidas
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 851
    Reputación : 1084
    Fecha de inscripción : 12/08/2010
    Edad : 30

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por leooonidas el Vie Sep 24, 2010 7:03 am

    Pues creo diste en el Blanco.

    Son los mismo que entregaron al Che en Bolivia.

    carlos3
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2793
    Reputación : 3012
    Fecha de inscripción : 30/09/2010

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por carlos3 el Sáb Oct 09, 2010 6:24 pm

    ese famoso partido comunista maoista de bolivia , son peor que el pcr argentino , son prochinos han estado siempre participando en actos electorales, y màs encima reciben sueldo como todo funcionario revisionista


    Bolche
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 149
    Reputación : 166
    Fecha de inscripción : 23/10/2010
    Localización : Bolivia

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por Bolche el Sáb Oct 23, 2010 10:41 pm

    En respuesta a las difamaciones vergonzosas e infundamentadas.

    Como militante del Partido Comunista de Bolivia - Marxista Leninista Maoista puedo responder en brevedad a palabras sin fundamento.

    El compañero leonidas dice que el partido estaba en reconstruccion y que el se remite al frente MLM.
    No se cual sera la fuente del compañero pero de seguro que es una de muy poca confianza.
    Nuestro partido se funda el año 1965 como escicion del PC revisionista pro-sovietico de la camarilla Monje-Kolle-Otero que un par de años despues traiciona al Che. Para la llegada del comandante a Bolivia nuestro partido estaba en reciente formacion y varios camaradas reforzaron las filas de la guerrilla en Ñancahuazú como el camarada Moises Guevara. Esto responde a IonaYakir.

    El compañero leonidas se remite a la posicion de este supuesto frente de nula participacion politica tanto practica como de influencia ideologica en el pais.
    Nuestro Partido ha cumplido 45 años de su fundacion y hoy mas que nunca se encuentra en la vanguardia de la lucha ideologica contra el fascismo y la reaccion con la poderosa arma del Marxismo Leninismo Maoismo. Ademas de participar activamente de las organizaciones mundiales por la construccion socialista como el Movimiento Comunista Internacional y otros que agrupan a los Partidos Marxistas Leninistas del mundo.

    Para tener una opinion mas o menos cercana a la realidad de las organizaciones de un país dificilmente servirán las posiciones de una organizacion que confunde conceptos teoricos basicos como FRENTE y LENINISMO y que ademas es completamente inexistente en la actividad politica en todo ambito.

    Por falta de tiempo me quedo aqui y luego paso a dar a conocer nuestro analisis del Proceso de cambio y nuestro programa, y ademas respondo al documento de la organizacion fantasma.
    Saludos Comunistas


    bandadaroja
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 862
    Reputación : 857
    Fecha de inscripción : 11/07/2011
    Edad : 33

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por bandadaroja el Vie Jul 22, 2011 12:15 am

    Estimados camaradas. Siempre alegra a los maoístas del mundo el surgimiento de nuevas trincheras de combate contra el imperialismo, la gran burguesía y los terratenientes.

    No obstante, en mi condición de maoísta, es decir: de comunista, preocupa (sin que quiera asumir un rol de calificador de organizaciones) leer el documento que citan ustedes. Me permito hacer algunas reflexiones constructivas de manera suelta, generalizada.

    Por ejemplo, caracterizan a Bolivia como capitalista. Camaradas sin temor a equivocarme Bolivia es el país que tiene el mayor contenido de feudalidad y semi feudalidad en las relaciones de producción. Sostener precisamente que Bolivia es SEMI COLONIAL Y SEMI FEUDAL es un verdadero acierto que va a posibilitar, considerar el tipo de revolución que debe emprenderse en Bolivia. Es decir, bajo la óptica maoísta una revolución de NUEVA DEMOCRACIA. Porque si ustedes dicen que Bolivia es capitalista, la revolución necesariamente debe ser socialista. Pero no es este un problema de semántica y mucho menos de sintaxis, es un problema de concepción política e ideológica.

    Vuestro PC no puede ser la guía ideológica de los pueblos de Bolivia, es la guía ideológica de la clase que con correcto criterio de Frente puede conducir a otras clases aliadas a transitar el camino de la revolución, por ejemplo al campesinado pobre que pequeña burguesía, a la burguesía que es constreñida por la gran burguesía y el imperialismo. El PC ideológicamente fortalecido es la vanguardia de la clase y del pueblo.

    Difícil entender –por decir lo menos- maoístas asistiendo a un frente antiimperialista con el Mas. Es decir se apoyan o pretenden apoyarse en el revisionismo, en el camino electorero, en el camino burocrático que es el camino burgués-terrateniente para hacer la revolución?. Es más, citan como quién no quiere decir nada, “los problemas de todos los pueblos no pueden ser resueltos sin pasar por una amplia lucha armadas con características de guerra popular prolongada…” Compañeros, la Línea Militar del Proletariado es la Guerra Popular, y no es una característica de la lucha armada, es una concepción de lucha y de poder.

    Lamento camaradas pero cuesta seguir el análisis de vuestra propuesta, en verdad hay que trabajar mucho más en marxismo-leninismo-maoísmo y en Bolivia hay una organización muy avanzada en ese aspecto, se llama Frente Revolucionario del Pueblo, me permito sugerir lean los documentos de los camaradas, traten de establecer relación con ellos para objetivizar de mejor manera la teoría, la política y sobre todo la ideología.

    Siendo maoístas los camaradas puedo manifestar algunas cosas que conozco de ellos y que puede ser de utilidad:

    Los camaradas del Frente caracterizan a Bolivia como Semi feudal y semi colonial. Donde el imperialismo a generado un capitalismo atrasado y ligado a los remanentes semi feudales, es decir capitalismo burocrático, que es concepción maoísta.

    Que la guerra a emprender es Guerra Popular con objetivos plenos, destruir el capitalismo burocrático y hacer revolución de Nueva Democracia, Es decir dictadura conjunta de obreros-campesinos y propender armadamente la derrota del imperialismo, capitalismo burocrático y semi feudalidad, las tres montañas como conocemos los comunistas y para eso requerimos de los tres instrumentos: PARTIDO, FRENTE Y EJÉRCITO POPULAR. Sin esos tres elementos no es posible hacer la revolución en Bolivia y en ningún país del mundo con características afines.

    No conciben los camaradas como buenos comunistas la posibilidad de la lucha electoral porque es infecunda, sirve a la dictadura burgués terrateniente. Consolida políticamente a la vieja democracia.

    Eso en términos generales. Pero hay otros más, la lucha contra el revisionismo y el oportunismo. El problema del indígena en Bolivia preponderantemente es un problema de la tierra. El problema de la tierra es un problema de la clase. Ahora bien, cómo con revolución democrática de nuevo tipo el indígena o campesino pobre, sin tierra, que es la mejor definición accede a la tierra. Ahí entra la figura democrática de la Nueva Democracia.

    En fin compañeros, les remito nuevamente la solicitud de que lean los documentos del Frente………… y a lo mejor aclaran la figura o definitivamente se ahogarán en una subjetividad tremenda que raya en lo más absurdo del revisionismo que pretende llamarse mnaoísmo.




    Joven Guardia
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 767
    Reputación : 1248
    Fecha de inscripción : 05/04/2010

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por Joven Guardia el Jue Ago 11, 2011 9:58 pm

    Cuelgo por curiosidad la respuesta del PCB MLM ante los ataques por otros grupos maoistas;




    Frente a las viles calumnias contra nuestro Partido
    06-08-11
    Día de la Patria.
    Pronunciamiento Político No. 163
    FRENTE A LAS VILES CALUMNIAS CONTRA NUESTRO PARTIDO

    1. Fundación del Partido.
    Nuestro Partido revolucionario se fundó en abril de 1965, en el Primer Congreso Extraordinario en la localidad de Siglo XX, corazón de la clase trabajadora minera y nacional a la cabeza del más grande líder obrero y proletario de Bolivia, el camarada Federico Escobar Zapata y con la asistencia de quinientos delegados de las ciudades, los campos y las minas de la Patria. Una de las causas del rompimiento de la militancia revolucionaria con una dirección revisionista fue su alineamiento acrítico con el Gobierno del MNR que se volcaba hacia posiciones cada día más reaccionarias.

    2. Las divergencias mundiales, el revisionismo.
    Otra de las causas de nuestra ruptura con el revisionismo del PCB, fueron las graves divergencias que surgieron entre la corriente revisionista del PCUS y la dirección china del camarada Mao Tse-tung. Nuestro Partido adoptó rotundamente la línea del marxismo-leninismo contra el revisionismo.

    3. La muerte de Escobar y el ascenso del traidor Zamora.
    Lamentablemente al año del Congreso fundacional, ocurre la lamentable muerte del camarada Federico Escobar, asumiendo la dirección el más grande traidor infiltrado en nuestras filas, el conocido traficante político Oscar Zamora Medinacelli. Dos golpes sumamente graves contra la vida de nuestro Partido.

    4. Las luchas anti-dictatoriales.
    Correlativamente, comenzaban a instalarse en América Latina, los regímenes de la Seguridad Nacional. En Bolivia, nuestra tendencia todavía en el seno del viejo PCB, en octubre de 1964, se opuso con las armas en la mano al golpe de Estado de René Barrientos, en las batallas del Control Político donde liberamos al camarada Inti Peredo y en el combate del Panóptico Nacional donde fue liberado nuestro camarada Federico Escobar, para evitar el golpe fascista de Barrientos, y NO para defender a régimen corrupto de Paz Estenssoro. A esa dictadura, como se sabe, le siguió una de las más sangrientas de todas, la dictadura de Hugo Bánzer Suárez que se hizo del poder en agosto de 1971. En una de las memorables acciones revolucionarias, nuestro Partido, lesionado gravemente por la traición zamorista, tuvo la virtud de liderizar en esas jornadas la resistencia armada contra el golpe fascista. Nuestra lucha anti-dictatorial se desarrolló ininterrumpidamente durante los 18 años del ciclo militar combinando la clandestinidad, la resistencia interna y el exilio hasta 1982.

    5. Las luchas anti-neoliberales.
    Después del intervalo udepista, se inaugura el período neoliberal del MNR y nuestro Partido, junto a la COB revolucionaria y la DRU, encabeza la lucha anti-neoliberal, dicho período abarca de 1985 al 2000. Nuestro partido se opuso tenazmente a la venta de las empresas nacionales y los recursos nacionales en una lucha desigual contra la marea neoliberal que se vio fortalecida por el colapso del socialismo real en Europa y la ex Unión Soviética. Este combate anti-neoliberal tuvo características teóricas con los trabajos sobre la venta del gas y el neoliberalismo en cifras.

    6. Las jornadas de Octubre 2003.
    En los albores del nuevo siglo muestro Partido alcanza una reestructuración relativa y se convierte en uno de los principales partidos de la izquierda revolucionaria, que expresa su solidaridad militante con todos los procesos revolucionarios del mundo incluido el proceso de la guerra popular en el Perú, cuando los actuales “maoístas” virtuales no existían.

    Las jornadas de octubre 2003 encuentran a nuestro Partido liderizando la lucha de los jóvenes y el pueblo alteño por conseguir la construcción de su universidad pública fiscal y gratuita. La lucha universitaria se transforma rápidamente en rebelión política contra el gobierno neoliberal de Sánchez Lozada que finalmente es derrocado por la insurrección desarmada de octubre cuyos líderes son los pobladores alteños y particularmente los estudiantes de la UPEA. Se había abierto el proceso de cambio que tenía grandes posibilidades de convertirse en un proceso revolucionario.

    7. Antes del ascenso del MAS.
    Nuestro Partido junto a otras fuerzas de izquierda, firmó un acuerdo programa, en base a la Agenda de Octubre, con el c. Evo Morales a mediados de 2005 (ver sendos comunicados en nuestro periódico “Liberación” de ese año, es decir, antes de las elecciones), sin embargo, a la fecha ese acuerdo quedó incumplido por parte del MAS y por lo mismo lo consideramos inexistente. En el gobierno que se inicia en 2006 y continúa en 2011, nuestro Partido no participa orgánica ni políticamente, empero algunos camaradas con autorización plena del Comité Central asumen cargos técnicos por su propia capacidad política y técnica en razón de nuestro pleno apoyo al proceso de cambio.

    La discrepancia política que tiene nuestro Partido con ciertos grupos a nivel nacional e internacional, se ha expresado en la defensa, apoyo y profundización del proceso que vive Bolivia, es decir que este proceso es patrimonio de los pueblos bolivianos y por tanto también nuestro, ya que las luchas constituyen una acumulación revolucionaria que proviene desde mediados del siglo pasado.

    8. El Gobierno del MAS.
    Con el ascenso del proceso, se pone a la cabeza del mismo el c. Evo Morales y su organización política, el MAS. Es en esa oportunidad y cuando en el Perú la guerra popular planteada por el Partido Comunista del Perú, sufría serios golpes, una corriente derrotista y traidora a sus propios postulados, toma el camino de la huida cobarde y se interna en Bolivia, pretendiendo organizar una sucursal “boliviana” del PCP, con los militantes rajados y acobardados que se instalan en Bolivia.

    Estos ex -militantes y otros que no lo son, se descomponen ideológicamente en Bolivia y muchos de ellos recurren directamente a la delincuencia común ocultando sus acciones y tropelías con el manto del “maoísmo”. Nuestro Partido ha estado denunciando ante la opinión marxista-leninista y maoísta del mundo, esta pretensión reaccionaria de los rajados de constituir un “Partido” el FRP-MLM y una organización de pantalla el CEP, para combatir NO al imperialismo y a la reacción boliviana fascista, sino al gobierno progresista y anti-imperialista de Evo Morales, en una actitud francamente de tipo filo-trotskista. Estas denuncias de aquel tiempo se encuentran en nuestro órgano “Liberación” de octubre de 2004, No. 47, cuando decíamos:

    «LOS RAJADOS ATACAN A NUESTRO PARTIDO.

    Un infeliz grupo de rajados (huidos y fugados cobardemente de la gran guerra popular librada por un parido hermano), ha tenido la desvergüenza de atacar a nuestro Partido con acusaciones atrabiliarias de un supuesto “revisionismo”. El carácter “extranjero” de este grupo tiene importancia, porque al margen de nuestro innegable carácter internacionalista, estos sujetos aprovechan un prestigio que no les corresponde por su defección precisamente del movimiento que dicen representar. Cualquier revolucionario de un país hermano tiene cabida en nuestras filas siempre y cuando se incorpore y finalmente critique honestamente determinadas líneas políticas. Sin embargo los cargos falaces de “revisionismo”, solamente pueden corresponder a los enemigos. Desenmascaremos a estos agentes solapados que también desprestigian indirectamente al Partido al cual pertenecieron o colaboraron con él, huyendo en forma vergonzosa en los momentos de peligro…..

    Actualmente algunos de estos elementos fungen de “defensores” de los derechos humanos y se autotitulan exiliados políticos cuando en realidad son agentes provocadores de la reacción y el imperialismo. El ataque es solapado además de vergonzante pues solamente hemos recibido un anónimo sin firma….Denunciaremos ante la opinión revolucionaria a estos elementos perfectamente individualizados y que en el pasado fingieron solidaridad y amistad con nuestro Partido con el único objeto de acercarse a él y tratar de destruirlo por dentro. ¡No lo lograrán!...»

    Esta nota de nuestro Partido, demuestra que los trajines anti-partido de estos elementos ya fueron denunciados por nosotros y ahora los ratificamos por la enorme campaña mediática de grupo extranjeros que sin conocer una pisca de nuestra realidad hacen causa común con los rajados, es los casos de las microfracciones de Colombia, Ecuador, España, México y Chile, con algunos de los cuales tuvimos relación política que desde ahora cortamos definitivamente en vista de su carácter trotskista y filo trotskista. Existen también grupos anónimos en Bolivia como los “fraccionalistas” rojos que esconden su anti-comunismo trotskista con una falsa carátula, esta vez “estalinista”.

    9. Este “tendencia” provocadora y anti-partido, que se presenta como “partido político”, cuando apenas es un grupúsculo insignificante, se arroga, además, junto a los otros grupúsculos, y gratuitamente el título de “propietarios” del Movimiento Comunista Internacional, calificando a los cuatro individuos como “combatientes internacionalistas”, del calibre del Che Guevara, ¡no cabe aberración más grande!

    El apresamiento, el pasado 29 de junio del peruano Ulser Pillpa, junto a sus hermanos, disfrazados con indumentaria policial, en actos delincuenciales como el volteo de cocaína a otros narcotraficantes, muestra a qué grado de degeneración ha llegado una “colonia” peruana que NADA TIENE QUE VER CON EL MAOISMO.

    10. En cuanto al Gobierno le decimos que si se considera gobierno popular y anti-imperialista no puede perseguir ideas y posiciones políticas, más aún si éstas buscan la liberación de nuestros pueblos. Otra cosa es la sindicación y persecución de delitos comunes como el narcotráfico. En este caso, tendrá que probar que estos elementos, efectivamente, estaban cometiendo delitos de narcotráfico como el sindicado Ulser Pillpa, ya nombrado. Por otro lado, condenamos que fiscales, policías y algunas autoridades del ejecutivo, afirmen que tener panfletería marxista o revolucionaria, sea un delito. Es uno de los errores que se cometen gravemente por parte del Gobierno. Los maoístas reafirmamos que las libertades políticas arrancadas a la derecha y al fascismo no pueden ser confundidas con actos delincuenciales como el narcotráfico.

    11. Nuestro Partido no tiene nada que ver con la política de seguridad del Estado del MAS y que tiene todo Estado que en este caso debe que defenderse de los complots permanentes del imperialismo y la derecha fascista criolla. Si la persecución fuera real contra el pensamiento revolucionario y marxista-leninista y maoísta, los primeros en ser perseguidos seríamos nosotros, los militantes y dirigentes del PCmlm-Bolivia que proclamamos abiertamente nuestra adhesión militante a la causa del socialismo y del comunismo.

    12. Respecto a los comunicados de grupúsculos a nivel nacional e internacional, les decimos que deben ocuparse de liberar a sus pueblos de las ominosas dictaduras que tienen encima y los someten como a sumisos borregos en Colombia, España, México, Chile y los golpistas del Ecuador, en lugar de estar dando lecciones en problemas nacionales de otros países que no conocen ni por el forro y además criticando a otros partidos que bien o mal han hecho mil veces más contribución a la revolución mundial que el séquito miserable de los “virtuales”.

    13. Hacemos hincapié en el aspecto “virtual” de las denuncias de nuestros detractores. Ojalá ellos pudieran probar que en alguna oportunidad enfrentaron efectivamente a la reacción y al imperialismo. Nunca lo hicieron, porque los “enemigos” principales y el blanco de sus dardos venenosos, son precisamente Fidel Castro, Hugo Chávez y Evo Morales, mientras el imperialismo y el fascismo, ¡muy bien y gracias!

    14. Por todo lo anotado, rechazamos vehementemente las viles y atrevidas acusaciones que sugieren delaciones inexistentes en vista de las actividades abiertamente reaccionarias de una parte de esos elementos y de otros que perfectamente escondidos en la oscuridad de los “derechos humanos”, lanzan sus dardos venenosos contra el Proceso de Cambio y contra nuestro Partido.

    15. El PCmlm de Bolivia, reafirma su ideología marxista-leninista- maoísta y ratifica que el enemigo número uno y principal de los pueblos del planeta es el imperialismo euro-yanqui y sus lacayos nacionales, combatiremos hasta el triunfo final al fascismo, a la derecha, al revisionismo y al trotskismo. Lucharemos para construir el verdadero socialismo profundizando el proceso boliviano que no es propiedad privada de nadie.

    16. Como hemos expresado siempre, nuestro Partido no solamente apoya el actual proceso de cambio en Bolivia, sino que se considera con todo derecho como parte integrante del mismo por nuestra contribución práctica en la lucha alteña y aymará del 2003 que originó el proceso de cambio. Por ello mismo lo defenderemos con todas nuestras fuerzas procurando su profundización y revolucionarización con la participación de todas las fuerzas susceptibles de unirse.
    17. Los grandes partidos verdaderamente maoístas del mundo, a los cuales respetamos porque demuestran en los hechos su gran contribución a la causa mundial del socialismo y el comunismo, no intervienen en estos asuntos domésticos a los cuales hemos tenido que rebajarnos por la avalancha de expresiones insultantes, microbianas reaccionarias pro-imperialistas y siempre solamente “virtuales”.

    Es esta la última vez que nos referimos a las mismas.

    ¡¡VIVIR PARA EL PUEBLO, MORIR POR EL PUEBLO!!


    La Comisión Política del Comité Central del
    Partido Comunista de Bolivia (marxista-leninista-maoísta)

    bandadaroja
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 862
    Reputación : 857
    Fecha de inscripción : 11/07/2011
    Edad : 33

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por bandadaroja el Vie Ago 12, 2011 3:15 am

    ¡VIVIR PARA EL PUEBLO, MORIR POR EL PUEBLO”. Fantochada de estos miserables revisionistas y delatores del PC MLM de Bolivia.

    Viven para nutrir el capitalismo burocrático y fortalecer el proceso reformista del viejo estado boliviano.

    Morir por el pueblo?, No miserables, morirán por delatores y cobardes. Pero hacen bien pensando en que en que las críticas y posiciones del proletariado internacional es una cuestión aislada y que se ciñe solo al Internet. Tarde o temprano recibirán justo castigo. Los pueblos no olvidan, menos aún la clase. Hay que recordar lo que pasó con Trotsky o como dicen algunos camaradas, seguir el ejemplo del PCP y la Moyano en el Perú que hacía exactamente lo mismo que Echazú. Nadie olvidará la vileza que cometieron, esa es la verdad.

    bandadaroja
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 862
    Reputación : 857
    Fecha de inscripción : 11/07/2011
    Edad : 33

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por bandadaroja el Vie Ago 12, 2011 4:41 am

    Joven guardia.

    Cuelgo por curiosidad la respuesta del PCB MLM ante los ataques por otros grupos maoístas. RESPUESTA A ESE COMUNICADO MENTIROSO, LIMITADO Y DELATOR.

    1. El PCB nace preñado de revisionismo. Elementalmente estaba conformado por mineros, campesinos pero con una dirección de corte nacionalista.

    2. Las divergencias mundiales, el revisionismo. Si bien es cierto rompieron con el revisionismo de Jrushov emprendieron con lo mismo. Acaso en sus escritos no hablan de partido del pueblo, poder del pueblo y cosas así que son fiel reproducción de las tesis revisionistas de Jrushov?. No manifiestan partido de la clase, o Poder del proletariado, pero la prueba más evidente es la conciliación de clases que viven en la actualidad.

    3. La muerte de Escobar y el ascenso del traidor Zamora. Qué diferencia hay en todo esto?. Escobar todavía estaba “verde” en términos marxistas. Se arrastraba entre el trskismo y el nacionalismo burgués. Zamora traidor y Echazú delator. Qué diferencia sustancial hay en todo esto?.

    4. Las luchas anti-dictatoriales. Gran lucha. Confunden sistema de estado con sistema de gobierno. Desde luego que había que luchar contra las dictaduras de esa época, pero con esa misma vehemencia también debía lucharse contra la democracia de ése tiempo y las de hoy, porque las dos son formas de cómo se organiza a la sociedad en función de requerimiento de la dictadura (sistema de estado) burgués –terrateniente.

    5. Las luchas anti-neoliberales. Luchan contra el neoliberalismo y?. Gran vaina cobardes. Hay que luchar contra todas las manifestaciones del capitalismo, o es que acaso no se debe luchar contra la social democracia, la democracia popular, el liberalismo, etc., etc.,? Como si fuese poco dicen: “la marea neoliberal que se vio fortalecida por el colapso del socialismo real en Europa y la ex Unión Soviética” Qué diablos querrán decir?. Cual “socialismo real de Europa”, será acaso se refieren a Tito?, Alemania oriental?.- Están perdidos. Menos aún a la URSS, no se suponme que rompieron con Jrushov y después hablan de “socialismo real”?. Será que se refieren a la URSS de Lenin, Stalin?.

    6. Las jornadas de Octubre 2003. Eso es consecuencia. SU partido expresa solidaridad con todos los procesos revolucionarios de mundo inclusive con el PCP. Lo último, del PCP más parece como forzado, pero solo a estos miserables se les ocurre poner en el mismo saco al revisionismo armado de las FARC, ELN, o a los sandinistas, bolivarianos, zapatistas con el PCP. Viva el pluriclasismo. Viva el eclecticismo ideológico. Que pobres que son ante los importantes análisis que hace el Frente Revolucionario del Pueblo de Bolivia.

    7. Antes del ascenso del MAS. Que orgullo para estas ratas, hacen acuerdos con el MAS pero después se distancian para terminar poniendo a sus cuadros dentro del régimen. Y todavía tienen la desfachatez de sostenerlo. Bueno, hay que reconocer que revisionistas, reformistas, limitados pero “honestos”.

    8. El Gobierno del MAS. Pero aquí no tienen nombre. Los pájaros les caen a tiros a las escopetas. Si la GP en el Perú tiene un revés importante y algunos camaradas desde Bolivia (como dicen) quieren organizar una “sucursal del PCP, no ha de ser porque son rajados sino porque están convencidos de la organización, métodos, ideología, etc., no les parece? Por otro lado los tildan de delincuentes? Qué son ustedes ¿policías? Miembros de inteligencia? Encargados de descubrir delincuentes?, qué son, responsables de la seguridad interna del viejo estado de Bolivia?, No creo, seguro que sí, eso es lo que son miserables. ¡Con qué calidad moral se atreven a acusar con esos epítetos a los camaradas ratas malditas!.

    -Me disculpo con los camaradas del foro pero la sinvergüencería de estos miserables delatores estimula para que mi ODIO DE CLASE fluya de esta manera.-

    9. Este “tendencia” provocadora y anti-partido ..,quién le ha dicho que esa alcantarilla de traidores y delatores del pc mlm es un partido? Posiblemente los camaradas hayan sido pocos, tantos como siete fueron los que dirigieron el ILA en el Perú, como dos, Marx y Engels los iniciadores del proletariado internacional. De qué sirve, si son muchos los de Echazú, si son una marejada de miserables cobardes que viven bajo las polleras de Morales? Ahora al final se vuelven nacionalistas, y es que eso son, un híbrido entre indigenistas, nacionalistas burgueses y trotskistas. Y qué con que sean peruanos? No conocen aquello de internacionalismo proletario?

    10. En cuanto al Gobierno le decimos que si se considera gobierno popular y anti-imperialista no puede perseguir ideas y posiciones políticas, más aún si éstas buscan la liberación de nuestros pueblos …Bien digo, para ser revisionistas son honestos, no esconden su estupidez y hay que reconocerlo de todas maneras. Además están preocupados porque el estado acusa a un peruano de narcotráfico…en el supuesto no consentido que sea así, qué ustedes son de la DEA?. Quién sabe, acaso están dedicados a perseguir narcotraficantes?. NO se han puesto a pensar –ratas- que el régimen y el viejo estado para desprestigiar a los luchadores populares les imputa delitos y por esa vía neutralizarlos?. Seguro que no

    11. Nuestro Partido no tiene nada que ver con la política de seguridad del Estado del MAS..pues sí, nadie se da cuento de eso informantes, delatores, traidores…

    12. Respecto a los comunicados de grupúsculos a nivel nacional e internacional…infames, si para ustedes combatir al régimen burocrático de Correa es ser “golpistas”. Y bien, mil veces bien, di lo que quieras de todas las “organizaciones pequeñas y de internet” como te refieres a quienes te critican y combaten, haces bien, cien mil veces bien porque pones distancia, pones un mar entre quienes te combatimos y tu partido. No hay manera en el mundo que pueda establecer un puente de identidad ni afinidad con lo que planteas y como obran.

    13. Hacemos hincapié en el aspecto “virtual” de las denuncias de nuestros detractores …cuando la noche te trague, cuando la tempestad te caiga, cuando el relámpago te parta, y tomándome las palabras de Poma, tu paisano, además…beberé en tu cráneo, con tus dientes haré un collar, con tus huesos haré una flauta y con tu piel haré un tambor, entonces bailaremos. Ah, la lengua, vaya descuido el mío, esa se la mandamos a Evo.

    14. Por todo lo anotado
    ….y dices más adelante “lanzan sus dardos venenosos contra el cambio y contra nuestro partido”. Pues bien, esa es la tarea de todo comunista convicto de sus ideas y de sus propósitos, acabar con el reformismo burgués y con todos sus aliados, el revisionismo, es decir entre otros con Partidos como el pc mlm….

    15. El PCmlm de Bolivia, reafirma su ideología marxista-leninista- maoísta …Descarados. ¿Maoístas? Hasta aquí eran como honestos y ya se pusieron mentirosos. No, se reafirman en ser perros de investigación del MAS, reformistas, traidores, miserables, oportunistas, parásitos del viejo estado. Si, en eso se reafirman.

    16. Como hemos expresado siempre, nuestro Partido no solamente apoya el actual proceso de cambio en Bolivia, no puede ser de otra manera. De qué cambios hablan? De quién es el Poder después de ese remedo de revolución del siglo XXI, de obreros y campesinos? o de burgueses-terratenientes apoyados por ustedes los revisionistas?. Está claro, lo único que apoyan es al reformismo burgués.

    17. Los grandes partidos verdaderamente maoístas del mundo, a los cuales respetamos porque demuestran en los hechos su gran contribución a la causa mundial del socialismo y el comunismo, no intervienen en estos asuntos domésticos…y vuelve la burra al trigo….la ideología del proletariado no tiene carácter nacional, no han leído eso del internacionalismo?, no saben que hay dos ideologías antagónicas en el planeta: burguesía y proletariado y que en esa medida la idea de las fronteras, de los “asuntos internos” no existe?, sino porqué diablos dicidieron romper con Jrushov si era problema de la URSS (de acuerdo a la tonta lógica que manejan) y demás si piensan de esa burda manera?

    Para sellar:

    VIVIR PARA EL PUEBLO, MORIR POR EL PUEBLO

    Viven para el imperialismo, la gran burguesía y grandes terratenientes. Son sus mejores aliados. Y si señores, han de morir en manos del pueblo dirigidos por el proletariado, no lo duden…………


    Bolche
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 149
    Reputación : 166
    Fecha de inscripción : 23/10/2010
    Localización : Bolivia

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por Bolche el Vie Ago 12, 2011 6:42 am

    Alguien lee lo escrito por el usuario bandadaroja?

    Donde dentro de este uso provocativo y vacío de palabrería y calificaciones sin base alguna se puede encontrar algo de marxismo o maoísmo?
    Acaso Lenin no habló tanto tiempo atrás acerca del extremismo como para haberlo comprobado en el trotskismo durante tantas decadas?

    La critica de este señor no sostiene algun principio distinto al de combatir a los gobiernos progresistas como el de Evo Morales, Hugo Chavez, etc. ignorando por completo las condiciones concretas de la formación social y del país. Con la absoluta ausencia de analisis cientifico y la pura aplicación de consignas pasadas por conceptos este usuario al coro del trotskismo pregona la lucha contra gobiernos progresistas, y como ha hecho el trotskismo siempre, marcha junto al imperialismo y la burguesía local títere en los procesos progresistas alrededor del mundo.

    Por lo demás este usuario no sistiene ningún argumento real sostenido por siquiera alguna cita o fuente para justificar sus palabrerías y calificaciones.

    Como con cualquier opinion trasnochada alejada por completo del marxismo como es el trotskismo al servicio del imperialismo, ignorar la verborrea parece lo correcto antes de intentar de ellos efectuar un analisis con las armas cientificas del marxismo-leninismo-maoísmo.

    bandadaroja
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 862
    Reputación : 857
    Fecha de inscripción : 11/07/2011
    Edad : 33

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por bandadaroja el Vie Ago 12, 2011 2:42 pm

    Bolche. Con partidos como el pc mlm el proletariado internacional tiene contradicciones antagónicas y solo queda expresar profundo odio de clase y no más. Veo que estás en la misma linea. Evo Morales progresista, gobierno progresista, al igual que Chavez. Qué tienen de progresista? acaso ser reformistas es ser progresistas? Acaso estos miserables delatores no van de la mano de la burguesía, terratenientes y el imperialismo?. Argumento científico? cuál?, si por si solo estos regímenes muestran su condición de clase, las profundas contradicciones ideológicas que tienen....Citas?, faltarían páginas para llenar todas las que definen a estos regímenes fascistas, revisionistas y seudo socialistas (socialismo del siglo XXI), pero otro rato con tiempo te doy gusto al respecto.


    Verborrea?. pero por favor LEE, ANALIZA las estupideces que sostienen estos canallas, bribones como les diría Marx.....Por último deja de ser atrevido, lee a MAriátegui correctamente....con las "armas del marxismo-leninismo-maoísmo? cuáles si no las con oces, por el contrario las profanan. Mira, con las verdaderas armas del MLM serán destruidos, no dudes de eso..........solo lees su comunicado y mira la montaña de errores y horrores que escriben. Los comunistas desdeñamos de "su aporte teórico", combatimos su posición revisionista, negamos su carácter de maoístas, combatimos su condición de delatores (acá les decimos SAPOS) y Bolche, están condenados a la inmundicia.

    kantaria
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 813
    Reputación : 912
    Fecha de inscripción : 12/05/2011

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por kantaria el Vie Ago 12, 2011 3:05 pm

    Es una vergüenza que una organización que se denomina "maoísta" se atreva a proclamar a los gobiernos fascistas de Morales o Chavez como "progresistas"; este grupejo de maoísta no tiene nada, deberían claramente desenmascararse y dejar de ensuciar la ideología proletaria, su análisis económico es totalmente limitado y su análisis político no es más que revisionismo.

    Su apoyo al gobierno fascista de Bolivia es la muestra más palpable de que no son más que un oscuro grupo de agentes de la reacción, el maoísmo es claramente revolucionario y se deslinda de toda posición fascista, el maoísmo defiende la Guerra Popular y rechaza el cretinismo parlamentario; este grupejo no es maoísta, son simplemente agentes de la reacción, que esto quede claro.

    Admin
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 5403
    Reputación : 7669
    Fecha de inscripción : 01/08/2009

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por Admin el Vie Ago 12, 2011 4:16 pm

    kantaria escribió:Es una vergüenza que una organización que se denomina "maoísta" se atreva a proclamar a los gobiernos fascistas de Morales o Chavez
    ¿Gobiernos fascistas?


    ------------------------------

    bandadaroja
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 862
    Reputación : 857
    Fecha de inscripción : 11/07/2011
    Edad : 33

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por bandadaroja el Vie Ago 12, 2011 7:01 pm

    Si bien es cierto el documento que expongo del PCE-SR al respecto se refiere específicamente al régimen de Correa en el Ecuador es válido para Morales y Chávez por la gran identidad que existe en la base material de esas sociedades.

    Al fascismo no hay que buscarlo solo en el comportamiento violento de los gobiernos para "reordenar" la sociedad, también lo encontramos en la corporativización de las masas de manera absolutista.


    ALIANZA PAÍS Y EL FASCISMO

    “…la reacción arribada al poder, no se conforma con conservar; pretende rehacer. Puesto que reniega del presente, no puede conservarlo ni continuarlo: tiene que tratar de rehacer el pasado. El pasado que se condensa en estas normas: principio de autoridad, gobierno de una jerarquía, religión del Estado, etc.”Mariátegui


    El sistema de Estado en el Ecuador es de dictadura conjunta de la gran burguesía y de los grandes terratenientes, además de haber generado ese monstruo de explotación llamado capitalismo burocrático que tiene varias facetas y estrategias que desenvuelven las clases dominantes para seguir detentando el Poder. En el campo de la conciencia y sus formas de manifestación: la cultura, la educación, la política, las organizaciones de masas que comprometen a los sindicatos domesticados, las federaciones indígenas, la religión, etc., garantizan a las clases explotadoras la consolidación de sus ideas, de su lineamiento ideológico con la finalidad de neutralizar la revolución y mantener el status quo que les permita evolucionarlo a formas más complejas y últimamente con rasgos seudo progresistas. De igual manera, la democracia, las dictaduras militares, las constituyentes, han sido los sistemas de gobierno más utilizados contra nuestro pueblo en los últimos treinta años, pero la última frontera con la que cuenta el capitalismo y la reacción para salvaguardar sus intereses se basa en un andamiaje coercitivo que le posibilita el control de la sociedad y muy particularmente de las fuerzas revolucionarias, esto es la aplicación implacable de la violencia reaccionaria por parte del Estado y de sus estamentos organizativos o la corporativización de la sociedad de manera no cruenta en su primera fase. A este instrumento burgués lo conocemos como: fascismo.

    Pero ¿en qué condiciones la burguesía y los terratenientes se ven en la necesidad de imprimir estos rasgos a la vía burocrática? La crisis del imperialismo no está aislada de los conflictos y contradicciones que desata en sus semicolonias, como es el caso del Ecuador, donde el imperialismo que más allá de su figura dominante en el escenario internacional ya pervive o subsiste en nuestras entrañas económicas también generando y transmitiendo crisis, y en el capitalismo burocrático se manifiestan de manera más compleja ya que el capitalismo entrelazado con expresiones feudales y semifeudales requiere de un proceso reconstructivo urgente y más complejo, porque además de generar contradicciones con su mentor: el imperialismo, también tiene la capacidad de profundizar las contradicciones entre el proletariado, masas con la gran burguesía; entre grandes terratenientes semi feudales con campesinos pobres y también al interior de las expresiones burguesas existentes(burguesía compradora, burguesía burocrática). Entones el fascismo responde a la crisis, es una necesidad de los estados en ruina que pretenden que ésta bancarrota recaiga sobre los hombros de las masas y hoy por hoy es un requerimiento del viejo Estado que sea la burguesía burocrática la llamada a evolucionar la semifeudalidad y el capitalismo burocrático haciendo uso del fascismo para su cometido.

    Pero el fascismo no es únicamente una respuesta de supervivencia del viejo estado que está ligado unilateralmente de la crisis del imperialismo y del capitalismo mundial, se desenvuelve también como una respuesta al ascenso del proletariado y masas organizadas en su brega por desatar la revolución. Y este también es un aspecto importante del por qué el fascismo y las condiciones particulares que aplica la burguesía en el país.

    El discurso del régimen por sostener que el “Estado debe servir al pueblo” considerando que el “el pueblo es el Estado” simplifica la esencia política-fascista del gobierno.

    Es evidente la idea de desnaturalizar el concepto de Estado para mostrarlo como un instrumento con el que cuentan las masas para regular su convivencia y beneficiarse de su aparato que, bajo esta óptica está presto y destinado a resolver los problemas más acuciantes que tienen las masas, sobre todo aquellos que comprometen aspectos infraestructurales y de seguridad corporativa.

    “Todo para el Estado”, y es obvio, cualquier iniciativa que parte del gobierno precisamente como administrador del viejo Estado es aplicada bajo cualquier vía, inclusive contraponiéndose a los preceptos constitucionales, Asambleas y demás organismos de control. De igual manera, el esfuerzo colectivo, entiéndase la mal llamada “sociedad civil” que se supone debe actuar como una masa compacta, sin contradicciones y que bregue en beneficio del viejo Estado soslayando del ideario la realidad objetiva de que la sociedad está compuesta precisamente por clases y que estas tienen intereses disímiles y antagónicos, y más aún, que el Estado no es de todos, sino un instrumento de dominación con el que cuentan grandes burgueses y grandes terratenientes para detentar el Poder.

    “La clase media es peculiarmente accesible a los más exaltados mitos patrióticos”.
    “La bandera de la Patria cubría todos los contrabandos y todos los equívocos doctrinarios y programáticos”
    Mariátegui


    Desde luego que este propósito de la burguesía burocrática va de la mano del control absoluto de los medios de comunicación que se vuelcan o son direccionados al manejo de la simbología Patria que aplica por todos los medios de eliminar los conceptos o posiciones de clase para vivificar posiciones nacionalistas aupadas con cánticos como aquel de “Patria, tierra sagrada, de honor y de hidalguía” , los mensajes públicos que vienen nutridos de una alta carga semiótica donde el manejo del tricolor, aspectos culturales, históricos son redundantes que tratan de obrar en la conciencia de las masas y que hábilmente nos “meten” en todas las versiones posibles y por todos los medios de información.

    Es la clase media y muy especialmente la pequeña burguesía en alianza con sectores desclasados, revolucionarios domesticados, etc., los que nutren la fuerza principal del nuevo fascismo, otorgándole a la burguesía desde la perspectiva ideológica y con sus cuadros más avanzados los encargados de establecer el fundamento programático de su accionar.

    Exacerban los ánimos patrióticos de las masas con un discurso nacionalista, antiimperialista y muy empeñado en temas como la defensa de la soberanía nacional, marcan los rasgos del fascismo tradicional. Se empeñan en sugerir que los problemas de “violencia social” última son consecuencia de los conflictos internos en Colombia que traspasan la frontera. Es decir, el tema soberanía trata de ser sostenido aún sobre los absurdos como negar el atizamiento de las contradicciones que tienen las masas con quienes detentan el poder y sus regímenes gubernamentales.

    Los falsos posicionamientos del régimen en la agresión del gobierno narco paramilitar colombiano al revisionismo armado del las FARC en territorio ecuatoriano; los berrinches en defensa de dicha soberanía ante el comportamiento de las transnacionales petroleras, buscan simplificar el carácter o compromiso nacional en torno a la defensa del territorio y sus intereses.

    No contento con estos magros delineamientos, el régimen propugna un mayor sacrificio de los “ciudadanos” por trabajar y comprometerse con la “construcción de la Patria nueva”, sacrificio que implica a partir de estos días comprometerse bajo “premisas maltusianas”, que las masas ejerciten de más y mejor manera la planificación natal, desdeñando de la vida cómoda y endosándole los males del país al absolutismo imperialista y a la burguesía compradora, “placentas” del mal. “El capitalismo no es malo, la forma como ha sido aplicado es lo negativo de ese sistema. El socialismo que regula el capitalismo es lo que requiere el país” sostiene petulantemente Correa.

    Propio de los regímenes fascistas de vieja cuña, el régimen burocrático ensalza el “culto a la personalidad” de Correa. La reestructuración demanda de un “líder”, el inequívoco, algo así como el Führer criollo con ciertos tintes de bufón con la amarga tarea de “ridiculizar” a sus adversarios políticos. Además de la mano se apoyan en el Bonapartismo (C. Marx en El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte, tipificaba a determinado régimen burgués que políticamente se muestra por encima de todas las clases, como su representante supremo que para beneficiar un sector de la población debe quitarle a los que más tienen), obrando como un legado mesiánico que cuenta con un “movimiento de masas” que gesta y desarrolla apoyo social al fascismo, mientras que el Bonapartismo se mueve “dadivoso “desde las esferas estatales.

    La sustitución de los sindicatos de trabajadores, de organizaciones indígenas campesinas por organizaciones de corte estatal les permite corporativizar de mejor manera al proletariado y sus aliados para neutralizar sus luchas y reorientar sus esfuerzos revolucionarios al sostenimiento del proyecto restaurador.

    Durante muchos años nuestro Partido vino desplegando un importante trabajo político al interior de algunos sindicatos del país, siendo el de los Trabajadores de la Salud uno de los esfuerzos más francos y claros del sindicalismo por transitar el camino y derroteros correctos. De la reivindicación salarial empezamos a establecer frentes de guerra políticos y de solidaridad con los demás gremios y organizaciones de trabajadores, solidaridad con los hermanos pueblos en lucha, especialmente con el pueblo peruano y su vanguardia revolucionaria, el PCP, que inclusive años atrás nos llevó a emprender con las acciones más importantes que ha impulsado el sindicalismo en los últimos 50 años como fueron la toma de la sede de la Embajada de México en el país, la sede de la ONU, del Banco Mundial en protesta por las medidas anti populares del régimen y la exigencia del no pago de la deuda externa, Ministerios del Trabajo, de Salud, inclusive tuvimos el acierto histórico de concretar la toma de Carandolet, SÍ, de la Presidencia de la República en el régimen entreguista de Mahuad mientras éste, en el interior del Palacio recibía las credenciales de la nueva embajadora de EEUU en el Ecuador. La acción fue contundente, la tropa policial y la escolta presidencial no pudieron detener el formidable despliegue de los camaradas, la noticia dio la vuelta al mundo por la audacia y decisión de los trabajadores. Todas estas acciones estaban acompañadas de huelgas nacionales, concretamente siete, también alimentadas por “mítines de sangre”, rebeldía total, etc. Desde luego, el sindicato estaba dirigido por maoístas y las bases de trabajadores acogían el maoísmo en Asambleas Generales con mucho optimismo de clase.
    Hoy en día, a pesar de que seguimos sosteniendo férrea lucha contra las nuevas expresiones burocráticas del revisionismo en este sindicato donde el papel protagónico nefasto, reformista, oportunista del Partido Comunista del Ecuador (electorero, de corte guevarista) en alianza con sectores organizados de Alianza País y del MPD han plegado sindicalmente al régimen aún en términos ideológicos de manera descarada, arrastrando a los trabajadores a vivir la falsa ilusión constitucionalista, colaboracionista con la “revolución ciudadana” y con un comportamiento que los aproxima al “silencio de los corderos”.

    Esa es otra de las estrategias del régimen, salir a la senda de las reivindicaciones del sindicalismo tradicional dando paso sin mayores contratiempos a los “contratos colectivos” amarrando o circunscribiendo las luchas de los trabajadores al plano meramente economicista para absorberlos en sus manifestaciones políticas.
    El sostenido discurso “revolucionario” de la burguesía burocrática “atrae” a elementos de la izquierda para establecer sus bloques de composición social, pero también busca neutralizar el discurso e intención revolucionaria coherente, de clase, de toma de Poder a cambio del de reformas desarrollando y divulgando por todos los medios la posibilidad de una revolución pacífica donde el factor lucha de clases es simplificado a una mínima expresión: contradicción entre muy ricos y muy pobres, en el que aunar esfuerzos para salvar al estado que ha sido utilizado solo a favor de los “pelucones” (expresión recurrente de Correa para referirse a elementos de la burguesía compradora) y evidenciar que el Estado es de las masas y que basta no un partido sino un movimiento político de masas para establecer las condiciones organizativas de una revolución ciudadana (El último congreso de Alianza País determinó la creación del Movimiento). Desde luego, el proyecto de Alianza País trata de generar la idea de que entre la gran burguesía hay elementos positivos, honestos y sobre los que debe direccionarse el esfuerzo revolucionario, de cambio, es hacia la burguesía corrupta.

    Entonces está claro que el problema de las contradicciones existentes en el país no es planteado desde una posición de clase sino de individuos, como si el argumento de la revolución debería descansar en el comportamiento moral, conductual de las personas y no en su filiación y defensa de clase, en este caso de quienes explotan y oprimen a los trabajadores y masas del país.

    “Algunos disidentes del socialismo y del sindicalismo se enrolaron en los fasci aportándoles su experiencia y su destreza en la organización y captación de las masas. No era todavía el fascismo una secta programática y conscientemente reaccionaria y conservadora. El fascismo, antes también, se creía revolucionario. Su propaganda tenía matices subversivos y demagógicos. El fascismo por ejemplo, ululaba contra los nuevos ricos” Mariátegui

    Nada, absolutamente nada hubiese podido materializar en sus propósitos reformistas y restauradores la burguesía burocrática si no hubiesen tenido el cómplice aporte de la izquierda revisionista y oportunista que en muchos de los estamentos gubernamentales tienen protagonismo y voz propia confundiendo, dispersando y castrando política e ideológicamente a las masas sobre el verdadero papel que deben tener los revolucionarios y muy particularmente el Partido Comunista.

    La depuración de los aparatos represivos, entiéndase policía y FFAA buscan consolidar el proyecto fascista. Hemos sostenido que uno de los principales sectores burocráticos del país son las FFAA, y estimularlas, mejorar sus condiciones laborales-represivas, mejoras salariales, etc., propugnan la idea por un lado de fidelidad y por otro de ser garantes de este proceso. Desde luego, si no cuenta con este apoyo, el régimen difícilmente podría poner bajo observancia y regulación a la empresa privada cuyas actividades, bajo el formato fascista del régimen, demandan estar reguladas por el Estado.

    Pero un movimiento fascista también debe contar con brazo armado que obre paralelamente a los aparatos represivos del estado. Además de los “Comités de Apoyo a la Revolución” que tratan de convertirse en la base de movilización de Alianza País y que en su construcción han tenido mucha relevancia el aporte de ex miembros de AVC, particularmente en la provincia del Guayas, en estos días el régimen anuncia la propuesta de conformar una policía civil, no adscrita a los aparatos represivos, que terminen con cierta concordancia con losTonton Macoute (grupos paramilitares de François Duvalier en Haití, caracterizados por su comportamiento fascista tremendamente cruento, violento). En el país y bajo la égida de Jaime Nebot, la Policía Municipal obra bajo estas aberrantes premisas. El régimen demanda de su propia fuerza.

    Una de las vías más expeditas para combatir al fascismo que en el país se muestra como estrategia de apoyo a la burguesía burocrática es el de golpear o contrarrestar la actividad del revisionismo que se muestra como puente entre la burguesía y las masas. Es el revisionismo el que organiza, politiza e imprime el factor ideológico de sustento fascista en las masas a jugar un papel totalmente ajeno a sus reivindicaciones más próximas al Poder y rescate del Capitalismo Burocrático.
    Desde luego que esta estrategia de lucha no nos exime de la responsabilidad de combatir al imperialismo, a la dictadura burgués terrateniente, pero la lucha fundamental y el esfuerzo principal hay que direccionarlo contra el revisionismo, contra la izquierda electorera, oportunista y contrarrevolucionaria

    APLASTAR AL REVISIONISMO ES APLASTAR AL FASCISMO
    LUCHAR CONTRA EL REVISIONISMO ES LUCHAR CONTRA LA BURGUESÍA Y EL IMPERIALISMO
    ¡GLORIA AL MARXISMO LENINISMO MAOÍSMO¡
    ¡A DESATAR LA TORMENTA DE LA GUERRA POPULAR¡
    A CONQUISTAR EL SOL ROJO DE LA LIBERACIÓN: EL COMUNISMO

    Bolche
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 149
    Reputación : 166
    Fecha de inscripción : 23/10/2010
    Localización : Bolivia

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por Bolche el Vie Ago 12, 2011 9:14 pm

    kantaria escribió:Es una vergüenza que una organización que se denomina "maoísta" se atreva a proclamar a los gobiernos fascistas de Morales o Chavez como "progresistas"

    bandadaroja escribió:Si bien es cierto el documento que expongo del PCE-SR al respecto se refiere específicamente al régimen de Correa en el Ecuador es válido para Morales y Chávez por la gran identidad que existe en la base material de esas sociedades.

    Al fascismo no hay que buscarlo solo en el comportamiento violento de los gobiernos para "reordenar" la sociedad, también lo encontramos en la corporativización de las masas de manera absolutista.

    Por favor!!! Y hablan de marxismo estos señores!!!
    Ambos desde el extremismo mas ultra-radical típico del trotskismo repiten lo mismo que la burguesía local mas reaccionaria titere del imperialismo en todos los países.
    Encima el primero utiliza la imagen del camarada Stalin para repetir el rebuzne trotskista!!!

    Impresionante lo que se llega a leer en estas paginas. Espero que el camarada Administrador y los camaradas moderadores y miembros del soviet sepan encontrar estas provocaciones y alevosas y escandalosas.

    leooonidas
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 851
    Reputación : 1084
    Fecha de inscripción : 12/08/2010
    Edad : 30

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por leooonidas el Vie Ago 12, 2011 9:53 pm

    Di con argumentos que el Gobierno de Evo no entrego a camaradas comunistas al estado reaccionario peruano.

    Di con hechos que no fue por delacion del miserable de Echazu y su partido que fueron capturados estos camaradas hoy ya deportados al perú y que aberracion habran hecho ya contra su integridad física.

    Ahora estos del PCB "MLM" sacan un comunicado justificando sus miserables acciones contra la clase que dicen supuestamente estar identificados.

    Estos del PCB son solo miseros rastreros que ponen lo intereses del proletariado a la cola de la gran burguesia y eso demuestra claramente en su supuesto analisis de la sociedad boliviana publicado en el mensaje Nº1.

    Y es más lo vuelven a confesar en sus respuesta titulada "FRENTE A LAS VILES CALUMNIAS CONTRA NUESTRO PARTIDO" su actitud de fiel sirvientes a la reaccion boliviana en este caso representada por Evo Morales.

    16. Como hemos expresado siempre, nuestro Partido no solamente apoya el actual proceso de cambio en Bolivia, sino que se considera con todo derecho como parte integrante del mismo por nuestra contribución práctica en la lucha alteña y aymará del 2003 que originó el proceso de cambio. Por ello mismo lo defenderemos con todas nuestras fuerzas procurando su profundización y revolucionarización con la participación de todas las fuerzas susceptibles de unirse.

    Ahí se ve claramente como confiezan su adhesion al gobierno de Morales y es más ahora sabemos ya muy bien que sginifca "defenderemos con todas nuestras fuerzas", eso significa que no les importa delatar a todo el que se muestre contrario al Gobierno de Evo.

    La afrenta hecha contra los mejores hijos del pueblo solo se castiga con la muerte y eso les llegara tarde o temprano.

    La clase nunca olvida...

    Bolche
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 149
    Reputación : 166
    Fecha de inscripción : 23/10/2010
    Localización : Bolivia

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por Bolche el Vie Ago 12, 2011 10:11 pm

    leooonidas escribió:

    Di con hechos que no fue por delacion del miserable de Echazu y su partido que fueron capturados estos camaradas hoy ya deportados al perú y que aberracion habran hecho ya contra su integridad física.

    la reaccion boliviana en este caso representada por Evo Morales.

    Que argumento tiene usted señor para repetir semejante aberración como que Evo Morales representa la reacción en Bolivia.

    Evo Morales representante de la reacción en Bolivia!!! Así como Hugo Chavez representante de la reacción en Venezuela!!!

    Hablan de marxismo, de leninismo e inclusive de maoísmo ignorando por completo las enseñanzas del mismo camarada Lenin que advirtió del infantilismo que podemos confirmar a diario y hace decadas en el trotskismo que lucha contra la Revolución Cubana de la mano del imperialismo y hoy en día contra los gobiernos de Chavez y Morales.

    Que asco, pero que asco!


    Muéstreme la delación, a que delación se refiere usted si es que comprende el significado de la palabra!

    Estos señores se delataron entre ellos!
    El "camarada" de estos señores, Ulser Pillpa, fué detenido por presunto narcotráfico, y fué el quien nombró a sus "camaradas" en Bolivia con quienes trabajaba para alivianar la sentencia del Estado reaccionario peruano.

    Por lo demás que asco que genera leer estas provocaciones tan bajas

    Contenido patrocinado

    Re: partido comunista marxista leninista maoista de bolivia

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:19 pm


      Fecha y hora actual: Vie Dic 02, 2016 11:19 pm