Avance de la Revista Sol Rojo No. 38 del MPP

    Comparte

    PCE
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 38
    Reputación : 108
    Fecha de inscripción : 10/02/2012

    Avance de la Revista Sol Rojo No. 38 del MPP

    Mensaje por PCE el Sáb Jul 28, 2012 6:50 pm

    ¡APLASTAR EL NUEVO REVISIONISMO CON GUERRA POPULAR!

    “La historia nos enseña que una línea política y militar justa no surge ni se desarrolla en forma espontánea y apacible, sino en lucha contra el oportunismo de ‘izquierda’ por una parte, y contra el oportunismo de derecha por la otra. Sin combatir estas perniciosas desviaciones que minan la revolución y la guerra revolucionaria, y sin superarlas completamente, será imposible elaborar una línea justa y lograr la victoria en la guerra revolucionaria”

    (Presidente Mao, Selección de Escritos Militares pág. 99).

    “Esta convergencia de la nueva ofensiva contrarrevolucionaria revisionista coludida con el imperialismo sueña con la destrucción definitiva del marxismo, sueña con barrer todo lo que la revolución ha hecho, todos sus logros, toda su heroica acción; quieren entronizar otra vez lo viejo, el protervo dominio de la reacción en el momento más caduco y siniestro del imperialismo. Esto repercute y vemos capitulación y reniegos monstruosos, se da en la pequeña burguesía, en las costras obreras, el MRTA por ejemplo es el pregón de la capitulación en el país, difunden ‘paz’, democracia burguesa; capitulan ante el imperialismo. La capitulación se expresa en dos facetas: capitulación ante la reacción nativa y capitulación mundial, siempre es así; su objetivo es vender la revolución. Es podre, pues, que debe ser arrasada a sangre y fuego y eso requiere de una estrategia y una táctica”.

    (“¡Construir la conquista del Poder en medio de la guerra popular!”, II Pleno, PCP.)

    El surgimiento en la actualidad de un gran número de organizaciones denominadas “maoístas” de membrete, confirma y clarifica, sobre el análisis del contexto de la revolución mundial, el hecho de cuál es la nueva estrategia de la reacción y del imperialismo, principalmente yanqui.

    Ha surgido el nuevo revisionismo con el título de “maoísta”, amamantado por el viejo revisionismo, la reacción y el imperialismo. El objetivo fundamental de este nuevo revisionismo es abortar la revolución, quebrar la moral de las masas y, en definitiva, aplastar cualquier lucha armada que quiera desarrollarse como guerra popular aplicando los principios del maoísmo a las condiciones concretas de cada país – así como se ha aplicado y viene desarrollándose en el caso de la guerra popular del Perú.

    ¿Qué requiere para esto?

    1. Apuntar a capitulación. Capitulación que se da en fases de “negociación”, de argumentos infames como la solicitud de “tregua” al enemigo, como la puerta abierta a los acuerdos temporales de no agresión, como el falso puente tendido del tráfico de rehenes: todas estas acciones nefastas y viles, no son sino pasos y tentativas de regateo con el Estado reaccionario burgués en busca de prebendas, del lucro, del gaje.

    2. Colusión y convergencia, a nivel internacional, con toda la zafia ralea de vendeobreros y todas las miserables organizaciones y partidos que, incapaces de llevar una revolución adelante, medran a la caza de un curul o de un feudo político. Es decir, cretinismo parlamentario para negar la dictadura del proletariado y mantener la dictadura de la burguesía y la dominación imperialista.

    3. Generar patrañas y líneas oportunistas que apunten contra lo medular de la antorcha de las guerras populares hoy en el mundo: la guerra popular del Perú: su jefatura, su ideología y su partido, para a su vez apuntar contra estos mismos puntos en los demás países. Porque tal como es evidente:

    a. Es gracias al aporte del PCP, su Comité Central y su Jefatura el Presidente Gonzalo que se entronizó el maoísmo como tercera, nueva y superior etapa del marxismo, una lucha que el Partido sigue llevando acabo hoy bajo la dirección de su Comité Central.

    b. Es el PCP que bajo la dirección de su Comité Central, en las condiciones más difíciles, enfrentando y derrotando una guerra reaccionaria de exterminio y en la situación compleja del recodo, ha sabido mantener y desarrollar el nuevo Poder, resolviendo problemas nuevos precisamente por aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo, principalmente pensamiento gonzalo.

    Nuevo Revisionismo, Viejo Revisionismo

    Demostrar que el nuevo revisionismo disfrazado de “maoísmo” (maoísmo de palabra y oportunismo de hecho) está fundamentado, en esencia, por los mismos argumentos con que se revestía el viejo revisionismo, es tarea de suma importancia.

    Cuáles son los puntos clave para dilucidar al revisionismo, el que, tal como afirmaba Lenin, tienen el talento de eludir los principios del marxismo para así tergiversarlos: “En términos generales, puede decirse que de esta actitud evasiva ante la cuestión de las relaciones entre la revolución proletaria y el Estado, actitud evasiva favorable para el oportunismo y de la que se nutría éste, surgió la tergiversación del marxismo y su completo envilecimiento.” (“El estado y la Revolución”, Lenin, pág. 127).

    1. Oposición recalcitrante a la destrucción del viejo Estado.

    2. Oposición a la construcción del nuevo Poder. Esto es piedra de toque en la revolución mundial, en el desenvolvimiento de las guerras populares en el mundo.

    Qué decía el “Che” Guevara sobre la “Reforma Agraria” en Cuba. En diciembre de 1964 él afirmaba que:
    “Debido al predominio que en la organización de la producción agrícola mantenía el latifundio, y a las enormes plantaciones cañeras organizadas en forma capitalista, fue relativamente fácil convertir este tipo de unidad en granjas estatales y cooperativas que abarcaban enormes extensiones de área. Por esta vía, Cuba evitaba el lento proceso por el que han pasado otras revoluciones agrarias: repartir las tierras en un número fantástico de minifundios y después comenzar la agrupación de los mismos con el objetivo de aplicar técnicas más modernas, que sólo son factibles a ciertas escalas de producción.” (“Temas Económicos”, Ernesto Che Guevara, pág. 253).
    Un año antes, en un discurso en el Seminario sobre Planificación en Argelia había corroborado que la revolución cubana:

    “Era una revolución que llegaba al poder. Era un movimiento de pueblo que había destruido el poder político y militar de los títeres del imperialismo yanqui. Pero sus dirigentes eran una agrupación de combatientes de altos ideales y escasa preparación. La superestructura del Estado capitalista neocolonial estaba intacta… Los viejos ministerios eran cuevas de burócratas y de parásitos sin vida interna, sin armonía interna dentro del gobierno. Sin unificarse sus dirigentes fundamentales con la línea fundamental de la Revolución. Estos órganos del poder de la burguesía vegetaban dentro del nuevo Estado que empezaba a gestarse, y eran como arrecifes dentro del mar, independientes de él, aislados de ese mar, de la marea humana que avanzaba.”

    Nunca, en ningún momento de la historia de las luchas de liberación “guiadas” por el ejemplo cubano o “guevarista” apuntaron a destruir el viejo Estado, nunca su objetivo fue aplastar al imperialismo. Fueron movimientos que nacieron deformes, con los principios torcidos, con fraseología seudorrevolucionaria que a lo que apuntaban era estructurar gobiernos más “benevolentes”, menos depredadores, meras suplantaciones gestoras, pero que en lo esencial sólo mantenían la estructura del viejo Estado y la dominación del imperialismo (en el caso de Cuba del socialimperialismo). Ninguna de dichas “revoluciones” apuntaba a construir nuevo Poder, y estaban sujetas al baston de mando del socialimperialismo ruso.

    El costo de vidas que significó cada una de las luchas tienen como realidad el sacrificio de la clase y la traición del revisionismo: el proletariado, el campesinado, los mejores hijos e hijas del pueblo se sacrificaron para fundar una nueva sociedad, una nueva economía, una nueva cultura; y ¿qué es lo que les dio el grupo de revisionistas aupados en el feudo del liderato?: traición y capitulación. ¿De qué sirvió destruir las fuerzas vivas del enemigo explotador? De nada. Porque hubo traición de principios y capitulación. Porque nunca se apuntó a construir un Estado de nueva democracia para después, sin interrupción ninguna, establecer la dictadura del proletariado y construir el socialismo: nunca se apuntó a realizar guerra popular hasta el comunismo.

    Y si cabe alguna duda, para muestra algunos datos sobre las normas y principios de estos movimientos:
    Estatutos del FSLN:

    “Arto. 4.- El Frente Sandinista lucha por una sociedad sin discriminaciones por razones de clase, raza o género, opciones sexuales, culturales o creencias religiosas, en donde todos los seres humanos sean dignificados con iguales deberes y derechos y puedan disfrutar a plenitud de los bienes materiales suficientes para satisfacer sus necesidades personales y familiares. Una sociedad en la cual todos puedan desarrollarse integralmente en lo material y en lo espiritual.”

    “Arto. 5.- El F.S.L.N. propugna por un socialismo que responda a las condiciones históricas vigentes, su esencia consiste en procurar para todos los nicaragüenses una vida digna, con oportunidad de empleo, acceso a la salud, la educación, vivienda, a la cultura, el deporte y, en términos globales, a una justa distribución de las riquezas mediante el aprovechamiento de nuestro recursos naturales.”
    ¿Qué derechos tienen sus afiliados?

    “e. Criticar en privado, o en las reuniones de los organismos partidarios, a cualquier miembro del partido, sea cual fuere el cargo que ocupe. La crítica deberá ser objetiva, oportuna, fraternal y constructiva.”
    (Fuente:http://www.fsln-nicaragua.com/documentos/estatutos/index.html)

    Carta de Principios y Objetivos del FMLN:

    “UNO. La conquista de la paz y de la revolución democrática.
    Consolidar la paz realizando las transformaciones establecidas en los Acuerdos de Chapultepec y profundizar la revolución democrática, impulsando los cambios económicos, sociales y políticos que necesita el país.

    “DOS. Fortalecer la Sociedad Civil.
    El fortalecimiento y la vigorización de la Sociedad Civil, y el desmontaje del militarismo en el país, constituyen un objetivo para despejar el camino de la democracia y modernizar a la sociedad salvadoreña.

    “TRES. Conquistar la Democracia política.
    Construir una democracia política real y participativa, en el que los ciudadanos puedan disfrutar de todas las libertades políticas, y ejercer sus derechos, especialmente su derecho a elegir o revocar libremente a sus gobernantes, el derecho a una correcta administración de justicia, el derecho a la seguridad jurídica entendida como una garantía y servicio a la sociedad, el derecho a las libertades de asociación, a la libre expresión y a la libertad de credo y religión, lo mismo que el ejercicio de todas las libertades fundamentales que posibilite el goce pleno de sus derechos.

    “CUATRO. Asegurar la vigencia de los Derechos Humanos.
    Alcanzar la vigencia, desarrollo y garantía de los Derechos Humanos en la sociedad salvadoreña, como una condición indispensable para la convivencia pacífica, la democracia y el desarrollo nacional.

    “CINCO. Impulsar el desarrollo económico.
    Conquistar el desarrollo y modernización económica nacional, basados en la justicia social, la democratización de la propiedad, el ingreso y la economía en su conjunto, promoviendo la integración centroamericana y la cooperación internacional.

    “SEIS. La reconstrucción del país.
    El Salvador sufre los efectos de una guerra interna muy reciente, lo mismo que las secuelas de largas décadas de militarismo y de un régimen económico-social que hundió al país en una crisis profunda. Para superar esta situación, erradicar la miseria y encaminarnos a un desarrollo autosostenido y con equidad, se requiere la reconstrucción de la nación en lo económico, social, cultural, moral y ecológico.

    “SIETE. Soberanía e Independencia Nacional.
    Recuperar la soberanía y fortalecer la independencia nacional, basados en la autodeterminación de los salvadoreños, a fin de promover y desarrollar la democracia y nuestra verdadera identidad nacional, en un marco de relaciones internacionales de cooperación, amistad y respeto mutuo.

    “OCHO. Luchar por construir un régimen económico, social y político de carácter socialista.
    Orientar la lucha del Partido en procura de transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales que garanticen en el largo plazo, la consecución de un sistema de convivencia social nuevo; ese sistema estará basado en los postulados esenciales de libertad, justicia, humanismo, solidaridad, igualdad y equidad de género, equidad económica y participación democrática, orientada a superar la explotación y la marginación entre las personas de una minoría sobre la mayoría, y/o del Estado o del mercado sobre el conjunto de la sociedad, todo esto en base a nuestra propia experiencia y asimilando crítica y creadoramente las experiencias y el pensamiento humanista y socialista universal. El Socialismo así, habrá de realizar el desarrollo humano sostenible.

    “NUEVE. Promover y defender los derechos humanos de las mujeres.
    Como objetivo primordial, tomando en cuenta que las mujeres, siendo más de la mitad de la población, son víctimas de discriminación y violación a sus más elementales derechos por el hecho de ser mujeres, y que esto se convierte en un obstáculo para cualquier proceso democrático y cualquier proyecto de desarrollo, principalmente para nuestro proyecto de sociedad socialista.”

    En conclusión, ¿qué es lo que vemos con el nuevo revisionismo?

    Tras el inicio de la Guerra Popular en Perú dirigida por el PCP, partido de nuevo tipo militarizado, muchos Partidos Comunistas se han reconstituido sobre la base del maoísmo, planteando el maoísmo como nueva, tercera y superior etapa del marxismo. Partidos Comunistas han iniciado guerra popular o luchas armadas siguiendo el camino del PCP como en Nepal, India, Turquía, Filipinas, y otros se están preparando para iniciar. La importancia de la guerra popular en Perú no sólo ha sido reconocida por el proletariado internacional y los pueblos oprimidos sino que también ha sido reconocida por el imperialismo, la reacción y el revisionismo que combaten al PCP y a su Jefatura, con el objetivo de destruir la guerra popular por cualquier medio y que el maoísmo no pase a comandar la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial. Es la guerra popular en Perú la primera iniciada tras el golpe revisionista de Teng en China y fue el Presidente Gonzalo quien definió el maoísmo como tercera, nueva y superior etapa del marxismo en dura lucha contra el revisionismo. El pensamiento gonzalo es sinónimo de guerra popular, por eso lo quieren destruir.

    A 32 años del inicio de la guerra popular en Perú hoy podemos constatar cómo los pueblos del mundo se levantan en nombre del maoísmo, que las masas quieren la revolución y que dan sus vidas combatiendo esta podrida sociedad. En la actualidad las luchas de los pueblos del mundo, incluidos los países imperialistas, demuestran que la tendencia principal es la revolución.

    El imperialismo, la reacción y el revisionismo en su objetivo de destruir la revolución en Perú y el maoísmo en el mundo han elaborado sus propios planes. En Perú la LOD y la patraña de “acuerdos de paz” fue un plan piloto que después aplicaron a Nepal y que intentan aplicar en otros países. El PCP basándose en su experiencia ha establecido que la LOD y la patraña de “acuerdos de paz” fue un plan elaborado y dirigido por la superpotencia yanqui, y basándose en el análisis de la situación internacional ha establecido que existe un plan internacional de “acuerdos de paz”, cuyo objetivo es acabar con toda lucha armada revolucionaria y especialmente las guerras populares que están dirigidas por Partidos maoístas con el fin de convertirlos en Partidos maoístas de “membrete”, que se presenten a elecciones y formen parte del viejo Estado o se conviertan en revisionismo armado que hace lucha armada para presionar y llegar a acuerdos con el viejo Estado. Es dentro de este plan que han levantado la LOD y la LOI en Perú. Para llevar adelante su plan de “acuerdos de paz”, tanto en Perú como en otros países, es fundamental que viejas posiciones revisionistas ganen influencia dentro del MCI. Revisionismo es capitulación, capitulación ante la reacción interna en cada país y ante el imperialismo a nivel internacional.

    La LOI en el Perú, revisionismo armado

    El imperialismo, la reacción y el nuevo y viejo revisionismo atacan a la Jefatura del Partido porque es la sujeción del CC del PCP a la Jefatura del Presidente Gonzalo y a su todopoderoso pensamiento lo que ha permitido mantener el rumbo de la revolución en muy duras condiciones, guerra popular que no ha cesado ni un segundo desde 1980. Con un CC del PCP que sigue dirigiendo la guerra popular en combate contra la LOD y la LOI con las armas en la mano.

    Lo que plantea la LOI es un Partido sin Jefatura, sin pensamiento gonzalo, un Partido que no golpee el capitalismo burocrático, que desarrolle acciones armadas sin construir el Nuevo Poder, niega lo fundamental del maoísmo, el Poder, niega la dirección proletaria de la revolución. Que uno de sus cabecillas sea un colaborador directo de la reacción muestra cómo el imperialismo, la reacción y el nuevo revisionismo se mueven conjunta y planificadamente bajo la dirección del imperialismo, principalmente yanqui. Es una línea militarista que sólo centra en acciones militares. Aniquilamiento del enemigo, confiscación de armas respetando el capitalismo burocrático y la semifeudalidad. La LOI ataca al Presidente Gonzalo y al pensamiento gonzalo porque ésta se opone a la aplicación concreta del maoísmo a la realidad del Perú, a los desarrollos del maoísmo y especialmente a la guerra popular; se opone, en definitiva, a la dirección proletaria de la revolución en el Perú y habla de maoísmo en general. Es el revisionismo moderno el que levanta el concepto de que “dos se unen en uno” y por eso este revisionismo se opone a una Jefatura sustentada en un pensamiento: se opone a que una clase (el proletariado) con su partido y su ideología dirijan la revolución proletaria mundial; en cambio, levantan, como es el caso de Nepal, un “consejo de ancianos” donde varias líneas mercadean con la sangre de las masas; también es el caso de la “nueva síntesis de Avakian”, donde este sujeto plantea que en el socialismo (viendo sólo individuos y no clases) coexistirán otras líneas burguesas que además “dizque” “ayudarán” a construir el “comunismo”; el fulano afirma: “habrá muchas diferentes personas y tendencias en la sociedad socialista que influyan [corrección nuestra de la traducción al español - SR] en muchas diferentes direcciones —y a la larga todo eso podrá contribuir al proceso de llegar a conocer la verdad y de llegar al comunismo.” (Carta a los partidos y organizaciones participantes del Movimiento Revolucionario Internacionalista Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos).

    De la misma forma, la LOI levanta un maoísmo en general y ataca al pensamiento gonzalo, es decir, a la aplicación concreta del marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente maoísmo, a la realidad del Perú.
    Sobre la construcción del Nuevo Estado la LOI plantea que “bajo el erróneo concepto ‘generar espacio vacío de poder’ se asesinaron a miles de regidores gobernadores, a cientos de alcaldes, congresistas, se aniquiló a miles de representantes de las comunidades y caseríos por que supuestamente eran cabezas negras representantes del imperialismo” y califica al Presidente Gonzalo de terrorista. Con la LOI las masas no ejercen su dictadura contra las clases explotadoras, opresoras, gamonales o lacayos, sigue aplicando vieja política, se respeta a las autoridades del Estado reaccionario. Aquí está la esencia de la LOI: la defensa del viejo Estado.

    Sobre el Frente plantea que el Presidente Gonzalo “generó genocidio con los compañeros del MRTA, Patria Roja, PCP-U, MIR y otros que estuvieron en la senda de la lucha armada”. El Frente lo construye como un frente revisionista de organizaciones sin dirección proletaria, un frente para negociar, y no de clases con la dirección omnímoda de la clase obrera a través de su Partido. Tiende puentes al viejo Estado y se presenta como guerrilla “buena”. Afirma: no somos terroristas, el terrorista es el Presidente Gonzalo. Como revisionistas piensan que la fuerza surge de la unidad sin principios, proponen un “Frente Único” revisionista que se opone a la tesis maoísta de que la línea lo decide todo. Comparten la vieja tesis revisionista de que el Partido no dirige el Frente sino que se diluye en él.

    La LOI se opone a la militarización y a la construcción concéntrica del Partido pues construye en función de la negociación y no en función de la demolición del viejo Estado donde el Partido dirige omnímodamente el ejército y el frente apuntando a la toma del poder. “La construcción concéntrica de los tres instrumentos es la plasmación orgánica de la militarización del Partido y en síntesis se resume en lo que el Presidente Gonzalo enseña: El Partido es el eje de todo, dirige omnímodamente los tres instrumentos, su propia construcción, absolutamente el ejército y al nuevo Estado como dictadura conjunta apunta a la dictadura del proletariado” (Línea de construcción. PCP). Vemos pues por qué la LOI ataca al pensamiento gonzalo pues es éste el que garantiza el rumbo de la revolución, garantiza la dirección proletaria de la guerra popular con ideología proletaria, aparatos propios y formas proletarias de organización apuntando hacia la dictadura del proletariado.

    Sobre el trabajo de masas la LOI plantea que la creación del PCP de organismos generados causa fraccionamiento, paralelismo, sectarismo y destrucción de las organizaciones sociales. En su Línea de Masas el PCP, por el contrario, afirma que lo principal del trabajo de masas es el poder y que a las masas hay que organizarlas en función del Poder, Poder para la clase, Poder para el proletariado, Poder por la guerra. “Centrar en el Poder exige también organizarlas en las diversas formas nuevas que demandan las nuevas formas de lucha, pues la guerra imprime cambios en la lucha y organización de las masas. Como Lenin nos enseña, en épocas de revolución hay que conformar organizaciones nuevas e ir contra los viejos dirigentes que lo que buscan es vender la revolución para acomodarse dentro del sistema reaccionario. Ya no se puede, pues, usar las viejas formas de lucha y de organización de masas” (Línea de Masas. PCP). El objetivo de la toma del Poder en todo el país exige por tanto formas nuevas de organización en función de la guerra popular y dirigidas por el Partido, es la única forma de garantizar la dirección proletaria de la revolución. Lo que plantea la LOI, como todo el revisionismo, es condenar a las masas a derramar su sangre por reformas y a perder sus conquistas cuando llega la crisis en un ciclo sin fin.

    Los organismos generados son definidos por el PCP en el III pleno del 73 como “organizaciones generadas por el proletariado en los diferentes frentes de trabajo; sus tres caracteres 1) Adheridos a Mariátegui 2) Organizaciones de masas y 3) Ceñidos al centralismo democrático” y todo el trabajo de masas del Partido se centró en el inicio de la guerra popular. En los organismos generados podemos ver una plasmación del principio comunista de que son las masas las que hacen la historia y el Partido quien las dirige. Las masas, bajo la dirección del Partido, van más allá del orden burgués y su legalidad a la vez que se van templando en y para la guerra popular, la lucha reivindicativa se desarrolla en función del Poder. La LOI se opone a la dirección proletaria de la revolución pues se opone a la demolición del viejo Estado, por eso se opone a la construcción de organismos generados y a que las masas rebasen el orden burgués dirigidas por su Partido.

    La LOI en un año de balance de su accionar sólo levanta acciones militares, aniquilamientos del enemigo y confiscación de armas, pero no presenta ni una sola acción contra el capitalismo burocrático ni contra la semifeudalidad. No hay construcción, no hay nueva economía. Habla de que la superpotencia yanqui trata de monopolizar el petróleo y monopolizar el negocio de las drogas en Latinoamérica. Levanta a Venezuela y su “social fascismo del siglo XXI”, demostrando que no está por llevar a cabo la Revolución de Nueva Democracia y que sólo está por ponerse tras una facción de la gran burguesía. Por eso defiende a Venezuela porque no está por desarrollar una nueva economía al servicio de las necesidades de las masas sino por defender la vieja economía que se desarrolla en los países semicoloniales, el capitalismo burocrático, al servicio de las necesidades de los países imperialistas proporcionándoles materias primas y productos no elaborados.

    En cuanto a la economía la LOI defiende que hay que esperar hasta que los Partidos Comunistas de todo el mundo concreten “una transformación revolucionaria del sistema de explotación y opresión imperialista sobre la faz del mundo” para acabar con la vieja economía, y esperando a que llegue ese momento, como en Venezuela, que con Chávez se sigue desarrollando la vieja economía conviviendo la monoproducción del petróleo junto a los grandes latifundios al servicio del imperialismo, la LOI no lleva a cabo la revolución de nueva democracia. No se cuestiona el monocultivo de coca al servicio del imperialismo, principalmente de la superpotencia yanqui, sólo el monopolio de este negocio. Es importante resaltar cómo la LOI respeta los intereses de las multinacionales y de la gran burguesía peruana, en el caso del Consorcio de Camisea dedicado al negocio petrolífero se ha comprometido a respetar a esta empresa que opera en el VRAE siempre que cumpla las exigencias de la LOI. La LOI desarrolla la lucha armada con el objetivo de presionar al imperialismo, principalmente yanqui, y al viejo Estado para llegar a acuerdos. Han usurpado la fuerza principal del Comité Regional Principal, y con ella desarrollan foquismo, más las fuerzas locales y de base están con el Partido y su Comité Central. La perspectiva de la LOI es negra. Se opone al mar armado de masas y a la dictadura conjunta dirigida por la clase obrera. Se opone a la Revolución de Nueva Democracia.

    En cuanto a la lucha armada su objetivo es defender el viejo sistema sin salir del marco de la reforma dentro del caduco sistema explotador y entiende la lucha armada como lucha defensiva “porque no hay otro camino, tampoco existe otra solución”, en función de acomodarse al viejo Estado.

    Tanto la LOI como la LOD en Perú, como parte del plan imperialista de “acuerdos de paz”, como el nuevo revisionismo, atacan a la jefatura, al pensamiento gonzalo, al Nuevo Poder que es atacar la dirección proletaria de la revolución buscando acomodo dentro del viejo Estado.

      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 7:25 pm