"Fútbol, Política, Burguesía y Chovinismo"

    Comparte

    clonion
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 10
    Reputación : 25
    Fecha de inscripción : 01/06/2012

    "Fútbol, Política, Burguesía y Chovinismo"

    Mensaje por clonion el Mar Jul 03, 2012 10:28 am

    Me ha parecido bastante interesante, la he encontrado en Kaos en la Red.

    http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/23487-f%C3%BAtbol-pol%C3%ADtica-burgues%C3%ADa-y-chovinismo.html

    Situación:

    La selección española de fútbol, se proclama campeona de Europa. Las fuentes están repletas de banderas rojigualdas y de sentimiento patrio (Además de miles de apariciones de banderas fascistas y cánticos neonazis), de la misma manera que las colas del paro lo están de desempleados. ¿El fútbol es puro ocio? ¿Es opio? ¿El fútbol y la política deben de ser independientes? ¿Es el fútbol otro engranaje clave dentro de la superestructura del capitalismo? Aquí os dejo mi humilde opinión.


    Desarrollo:

    En primer lugar, me parece apropiado aclarar que desde pequeñito yo era un forofo del fútbol, desde que tengo uso de razón me veo relacionado con este deporte tanto como seguidor, como practicante. Vamos, que no soy una persona que ha rechazado el fútbol desde el primer momento, sino que el tiempo y mi capacidad de razonamiento han sido los culpables de que acabara por dar la espalda al gigante social de nuestros días.

    Desde el principio creo que cabe diferenciar dos conceptos. El fútbol como deporte, como hábito sano y necesario a la hora de realizarlo y de estrechar lazos sociales de unión con amigos, familiares o conocidos, y el fútbol como superestructura mediática y económica, que es de lo que trata este artículo. Hablamos del fútbol que ensalza el sentimiento patrio en los medios de comunicación, el que hace que cientos de miles de personas salgan a la calle a celebrar un triunfo como suyo, y del fútbol que llena las primeras planas durante estos días acaparando dictatorialmente las conversaciones de los ciudadanos.

    Desde hace ya unos años, se suele hacer referencia a la frase “El fútbol y la política deben ir separados”, haciendo hincapié en que el fútbol es solo un deporte, nada más, y politizarlo es un error. Personalmente creo que esta es una sentencia que hay que desenmascarar. El fútbol (Como estructura, no hablo del deporte de un partidillo de barrio, como ya he indicado antes) es política desde el punto primordial de que todo en este mundo es política. Sin ir más lejos la Eurocopa es un torneo en el que participan selecciones nacionales, es decir jugadores que realizan profesionalmente dicho deporte y que son seleccionados según el ámbito geográfico en el que han nacido. Esto supone un fuerte enfrentamiento ideológico entre el concepto de nación, de la composición fronteriza de dicho país, y de los conflictos ideológicos entre distintos tipos de nacionalismos. Además dentro del deporte se plantean situaciones cada vez menos extrañas como es la entrega de cartas de naturaleza. Esto supone que por decisión únicamente política, una persona, en este caso un deportista, asume la nacionalidad de dicho país tan solo con que de consentimiento para ello pese a no cumplir con los requisitos para ello, acogiéndose a que se considera que esa persona favorece al desarrollo del país en ciertos aspectos (En España esto en el fútbol no se ha dado porque no ha habido necesidad, pero en baloncesto ya se han visto casos como los de Pancho Little, Serge Ibaka, o Mirotic, recientemente, y en otros países también es una práctica habitual para poder presentar a este tipo de jugadores a campeonatos internacionales). Esto supone que mientras hay miles de personas esperando la nacionalidad, cumpliendo gran parte o todos los requisitos para ello, a otros se les nacionaliza a dedo.

    El fútbol es política y burguesía desde el momento en que las personalidades que representan de manera externa a los clubes y selecciones son burguesía, políticos y miembros de la aristocracia o de la propia familia real. Ver a todos esos lagartos juntos como atenuante sociológico para que se ensalce el sentimiento patriótico y de relevancia nacional, es repugnante. Es política, burguesía y chovinismo.

    El fútbol también es política, y también es chovinismo, desde el momento en que su imagen va encuadrada con una bandera y con un himno. Desde el instante en que esa bandera y ese himno son repudiados por una parte nada despreciable de la población, desde el momento en que se nos “obliga” a adorar y se nos “pasa por la cara” una bandera y un himno que son el santo y seña del recuerdo de que en este país hubo un golpe de estado fascista, y que tras 4 décadas de dictadura, una falsa transición se olvidó (Premeditadamente por supuesto) de devolver las cosas a su sitio con una bandera votada en el año 31 y por un himno también aprobado por el pueblo de este país. Sin contar con el sarpullido que a uno le crear oír con asiduidad una expresión como la de “Arriba España”, que fue precisamente el “grito de guerra” de los fascistas en este país y que es un continuo cada vez que juega la mal llamada “Roja”, tanto política como futbolísticamente (Ya que en este último apartado, “La Roja” es la selección de Chile, al igual que “La Albiceleste” es la de Argentina). Por supuesto, el principal motor del chovinismo, además del sistema capitalista que ellos impusieron y propulsaron, es uno de los tentáculos de este, los medios de comunicación. En su misión de atraer a las masas, estos ensalzan la imagen de España, buscan crear una falsa unión y una falsa hermandad entre los ciudadanos. Es muy curioso, porque parece que gracias a esto se crean dos realidades paralelas. Una en la de la llamémosla “realidad virtual” que nos venden, donde todos tenemos algo en común, nos reunimos en locales con aglomeraciones de gente para sentirnos socialmente arropados, y donde crear unos hilos de hermandad con el ciudadano de al lado. Y luego está la realidad palpable, donde si alguien tiene un problema económico, de desalojos, de búsqueda de una ayuda o limosna (Aunque yo sea más en este último de la opinión de Oscar Wilde en El Hombre Bajo el Socialismo, pero ese es otro asunto), miramos hacia otro lado, y nos olvidamos de esa unión y esa hermandad, donde si los mineros hacen huelga, les llamamos vagos y les criminalizamos por sus actos y por su entorpecimiento del día a día de cierto sector de la población. Aquí quedó la doble moral. A mí la única realidad que ha pasado por mis ojos es que en España, como en la inmensa mayoría de países, hay 3 tipos distintos de personas, los esclavos, los fustigadores y los que miran sin mover un dedo.

    El fútbol sigue siendo política desde el momento en que si un jugador se niega a jugar abiertamente con la selección española, este recibe una sanción que le incapacita para jugar por un periodo de dos años, por lo cual si quieres seguir haciendo lo que te gusta, debes decir que sí salvo que lo justifiques con una doble nacionalidad (Es decir, si soy hispano-brasileño, si me llama España puedo negarme a ir con la selección porque puedo acogerme a que espero la llamada de Brasil y me siento brasileño). Ahí queda lo de que no se debe mezclar deporte y política. Además, otro punto en el que podemos basarnos para seguir agrietando esta afirmación, es, que muchos equipos de fútbol se ven financiados de manera directa (Subvenciones o recalificación de terreno) o indirecta (Construcción de infraestructura como por ejemplo estadios de fútbol) con dinero público. No es nada raro ver, debido a la presión social y sobretodo al tráfico de intereses, y a los enchufes y nepotismos, ver como ayuntamientos, comunidades e incluso instituciones gubernamentales apoyan a equipos de fútbol hasta cotas inexplicables. Sin ir más lejos, en el mes de Marzo de este año, salieron a la luz datos del dinero que debía el fútbol español al fisco (Y ya sabemos que si el Estado dice una cifra, es que esta siempre se queda corta) 752 millones de euros, además de 10,6 millones a la Seguridad Social, donde la clasificación era la siguiente en primera división.

    1. Atlético de Madrid 120 millones
    2. Deportivo 90
    3. Real Zaragoza 32,7
    4. Real Betis 35 (14 pendientes de la resolución de un acta)
    5. Osasuna 27,9
    6. Mallorca 26
    7. Espanyol 23,5
    8. Rayo 21
    9. Levante 19 (Aplazados en cinco años)
    10. Sevilla 18
    11. Racing 12
    12. Valencia 6
    13. Málaga 5
    14. Granada 2


    El futbol, por causa y consecuencia, es política y es burguesía, la burguesía supone capitalismo, por lo que como conclusión, el fútbol es política, burguesía y capitalismo. Es burguesía, política y capitalismo desde el momento en que la dirección de la superestructura del fútbol está dirigida por burgueses y magnates económicos, tanto por parte de los medios de comunicación, patrocinadores y entorno organizativo o económico, como por parte de los equipos que se reparten la tarta.

    Cuándo me refiero a los equipos que se reparten la tarta, realizo la división entre fútbol de primer nivel y profesional, y fútbol semiprofesional. No es lo mismo el fútbol de gran parte de segunda división y posteriores divisiones, que la primera división, por asunto de sueldos mínimos, reparto de beneficios, grado de necesidad en inversión… etc.

    El fútbol es burguesía, desde el momento en que la inmensa mayoría de equipos de primera, y equipos poderosos que hacen comprender el fútbol como un engranaje superlativo, está comandados por poderosos. La primera división española se divide en sociedades anónimas deportivas (S.A.D), y clubes de fútbol. En el primer grupo, nos encontramos con que el equipo a grandes rasgos funciona para que nos entendamos como una empresa cualquiera (Es más, en el extranjero hay equipos que incluso están cotizando en bolsa). En las S.A.D. el que posee más participaciones del club, es el propietario del equipo, y el que en última instancia toma las decisiones. Y en el caso de los clubes, los socios (que cumplen una serie de requisitos para el sufragio) eligen periódicamente a un presidente y una junta para tomar decisiones. Algo en principio más democrático si no fuera porque para presentarte tienes que presentar un aval, que por ejemplo con el Real Madrid, en el caso de Florentino Pérez ascendió a 57 millones de euros. Vamos, que hablamos, como diría Buñuel de “El discreto encanto de la burguesía”.

    Es burguesía y por lo tanto capitalismo, ya que el fútbol está inmerso en un contexto de explotación económica sin precedentes en la historia de la humanidad. El fútbol, no ya de por si se financia a través de plataformas de medios de comunicación que entregan cientos de millones de euros por emitir partidos, sino que miles de empresas a través de la explotación laboral pagan miles de millones a equipos y jugadores por patrocinar sus vestimentas o demás productos de merchandising, o por contar con sus derechos de imagen para vendernos sus productos. Realmente, por muy duro que sea, esto en principio no coge de sorpresa a la inmensa mayoría, ya que es algo que tenemos interiorizado. ¿Pero acaso no parece criminal, que el equipo el cual apoyamos, o el jugador al cual llegamos prácticamente a adorar, se enriquezcan hasta cuotas insospechadas e inimaginables a través de la explotación laboral de niños y de seres humanos? ¿Acaso yo me he despertado demasiado sensible, o es una muestra más de la pérdida de sensibilidad de la humanidad, que la inmensa mayoría de personas ni pestañeenante esto? Porque por ejemplo, nadie duda en llamar criminal a Emilio Botín o a Amancio Ortega, pero en cambio, las voces se alzan en el momento en que esta acusación se lanza contra el F.C. Barcelona, el Real Madrid, Messi o Cristiano Ronaldo. Qué cosas. Supongo que será un punto más de hipocresía para algunos, como por ejemplo el que se echen pestes de Intereconomía y después muchos de estos acaben viendo programas como Punto Pelota y por consecuencia financiando dicha cadena.

    Alguna vez he escuchado la justificación de que un jugador de primer nivel, debe ser tratado como un trabajador que ha conseguido un salario apropiado y unas condiciones laborables que cualquiera soñaría. En parte esto puede ser cierto, pero hay que hacer una reflexión consecuencia del párrafo anterior. Yo, acepto que trabajo dentro de un sistema capitalista, de acuerdo. Pero si acepto, y si muchos aceptamos esto, es porque no tenemos ninguna otra opción, y dependemos de estos sueldos para vivir, para hacer nuestra vida, más bien para sobrevivir. En cambio un futbolista de primerísimo nivel, gana cantidades desorbitadas de dinero como consecuencia del sistema de opresión capitalista, y su vida sería ya de por si más que afortunada cobrando menos de un 10% de lo que cobra. Es decir, yo entiendo que un futbolista deba cobrar bien, ya que son trabajos de duración no muy duradera, que te imposibilitan prácticamente la formación y que producen un dinero debido a entradas y marketing, pero el problema está en que estos ingresos son desorbitados y están no solo aceptando, sino perpetuando el sistema capitalista. Porque no solo aceptan este sistema, sino que son la imagen y la inspiración de generaciones enteras que sueñan con ser ellos, ser jóvenes, ricos y famosos, aceptando esto como la situación ideal, y por lo tanto, la mar de respetable. Alguno pensará que escribo esto porque no soy futbolista, y bueno, en parte tiene su lógica. Si no eres de la clase proletaria, no necesitas formarte y buscar soluciones a este sistema, y este tipo de situaciones, de la misma manera que la inmensa mayoría de burgueses no se forman ni luchan contra el sistema porque les favorece. De cajón de madera.

    Por supuesto que yo creo en el fútbol dentro de mi sistema ideal, pero un fútbol consecuencia de una política apropiada, de un fútbol proletario, con dirección proletaria, y lejos del mezquino mundo del capitalismo. Es algo obvio, yo no odio el fútbol en esencia, sino todo el circo que hay a su alrededor.

    También podría hablaros sobre el fútbol como cortina de humo. Podría hablar de la cantidad monstruosa de decisiones políticamente incorrectas que se toman al mismo tiempo que se celebran acontecimientos deportivos de magnitud, pero para qué, si ya lo tenéis más que escuchado. Mejor que os lo comente Llorente, el presidente del Valencia C.F. en una entrevista en Salvados. “El Valencia está haciendo una labor social, donde si no vinieran esos 40.000 personas el domingo aquí, ¿Dónde irían? [].. y a decirle al político… oiga…¿Qué pasa no?” o asegurando que gracias al fútbol como motor económico y social, se satisfacen ciertas necesidades, que por ejemplo justifican el apaciguamiento de las masas [Link http://www.youtube.com/watch?v=lUAFCQ8gHjE#t=5m22s] . No añadiré ningún análisis al respecto, está todo dicho de boca de un burgués. A buen entendedor, pocas palabras bastan.


    Y con esto, pongo punto final al escrito. Creo que me ganaré enemistades por esto, meterse con selección está bien visto, pero meterse con los clubes, no está tan “aceptado” socialmente dentro de la izquierda. Siempre he dado mi opinión sin importarme las repercusiones y creo que tengo una base argumental dilatada, por lo que, si yo me convertí en un converso abandonando en sí el tren del fútbol moderno, quién sabe si alguien leyendo esto recapacitase y cambiase su manera de pensar. Nunca se sabe. Tampoco es esta mi intención en sí, sino aportar una visión personal sobre el fútbol, que para mí es, política, burguesía y chovinismo. De un tiempo a aquí, quise hacer una reflexión formada sobre mi visión del fútbol, y aquí la tenéis.

    Fdo:Mesi de Creadores de la Memoria


    PD:Por lo visto es un grupo de rap. Otro rapero a lo Nega haciendo artículos en Kaos En La Red? Laughing

    Echospace
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2495
    Reputación : 2937
    Fecha de inscripción : 10/10/2011
    Edad : 33

    Acecho

    Mensaje por Echospace el Mar Jul 03, 2012 12:52 pm

    Lo que está claro es que el fútbol se ha convertido en un negocio sustancial, y allá donde haya dinero siempre habrá un burgués acechando.

    El deporte ha pasado a ser un negocio, incluso en los juegos olímpicos.

    Granma
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2913
    Reputación : 4428
    Fecha de inscripción : 06/08/2011
    Localización : ★Marte, Planeta Rojo★

    Re: "Fútbol, Política, Burguesía y Chovinismo"

    Mensaje por Granma el Dom Ago 26, 2012 2:10 pm

    Los futbolistas de la Premier League cobran un 1.500% más que hace 20 años

    ■Desde entonces, los futbolistas profesionales pasaron de cobrar alrededor de 1.500 libras a la semana (unos 1.900 euros) a las 23.000 (29.260 euros) de media actuales.
    ■Esto ha supuesto unos niveles de deuda en los clubes que hubieran sido insostenibles en cualquier otro mercado.
    ■Los precios de las entradas se han llegado a multiplicar por diez en este periodo.


    Los salarios de los futbolistas de los clubes ingleses han aumentado un 1.500% en los últimos 20 años, según revela esta semana un estudio del grupo británico High Pay Centre.

    Esta organización independiente, dedicada al estudio de los salarios y la distribución de la riqueza, publicó esta semana un análisis del aumento de los sueldos de los futbolistas en los últimos años y las repercusiones que ha tenido en este deporte. Según High Pay Centre, los emolumentos de los jugadores de los equipos de la Primera División inglesa crecieron un 1.500% desde el 1992, año en que la competición se estructuró como la Premier League.

    Desde entonces, los futbolistas profesionales pasaron de cobrar alrededor de 1.500 libras a la semana (unos 1.900 euros) a las 23.000 (29.260 euros) de media que se cobraron en la temporada 2009-2010, un aumento muy superior al de los salarios de la población inglesa que han crecido un 186 por ciento en este periodo.

    "En las últimas décadas hemos visto un incremento masivo en las pagas de los jugadores. Esto ha supuesto unos niveles de deuda en los clubes que hubieran sido insostenibles en cualquier otro mercado", indicó el autor del trabajo, Dave Boyle. Según este estudio, que solo contempla los salarios base y no contabiliza las primas por objetivos que reciben muchos de los jugadores, las pagas de los futbolistas han pasado de suponer el 48% de la facturación de los clubes a ser el 70%, provocando graves problemas de liquidez en los equipos ingleses.

    Los clubes de la Premier acumulan el 56% de la deuda de los equipos punteros de Europa y alrededor de la mitad de ellos han sido insolventes en las dos últimas décadas.

    También las entradas

    Esta burbuja futbolística ha afectado también a los aficionados de este deporte que han visto cómo los precios de las entradas se han llegado a multiplicar por diez en este periodo. Si en 1989 las entradas más baratas para ver al Liverpool o al Arsenal eran de 4 y 5 libras (entre 5 y 6,5 euros), ver un partido ahora en los estadios de Anfield o Emirates cuesta al menos 45 y 51 libras respectivamente (57 y 65 euros).

    Con este estudio, Nick Isles, director del High Pay Centre, incita a reflexionar sobre "los sueldos extremadamente altos" en este mercado que podrían invertirse en mejores infraestructuras deportivas y mejores métodos de entrenamiento. "A lo mejor, sería el momento de poner freno a esta escalada dramática de los salarios. Pedimos un debate nacional sobre si es justo pagar estas cantidades ya no solo en los clubes de fútbol sino también a los directivos de empresas y bancos", aseguró.

    http://www.20minutos.es/noticia/1570167/0/subida/salario/futbolistas/

    Contenido patrocinado

    Re: "Fútbol, Política, Burguesía y Chovinismo"

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:56 am


      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 6:56 am