La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Comparte
    avatar
    AlejoSola
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 929
    Reputación : 1145
    Fecha de inscripción : 02/02/2012
    Edad : 21
    Localización : Baza y/o Granada

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por AlejoSola el Vie Ago 16, 2013 12:37 am

    osip1984 escribió:Perdonen por el título tan largo, pero esta es una cuestión que siempre me he planteado y que me gustaría que algún camarada me pudiese aclarar o por lo menos que se inicie un debate interesante y científico sobre el revisionismo y las causas reales de la caída del "socialismo real" en casi todos los países del mundo. Creo que entre la izquierda marxista-leninista, por lo menos en Europa se ha hegemonizado después de 20 años, el discurso de que el socialismo real inicia su camino a la desaparición a partir de Kruschev, pero ni la China Maoísta, ni la Albania socialista, ni la Yugoslavia de Tito que tomaron caminos distintos ya sea por la izquierda o por la derecha han terminado mucho mejor.

    Gracias camaradas.
    Ten en cuenta que Albania siguió con su socialismo, más o menos fuerte, hasta un poco después de la caída del bloque socialista. Tras la caída de todo tu apoyo económico, es obvio que te sientas a las puertas de la destrucción de la estructura del país en cuestión. A Cuba le hubiese pasado lo mismo de no ser por la ayuda de ciertos países de su entorno (bien es conocida la especie de hambruna generada en Cuba cuando cayó su apoyo, pero siguieron adelante tras 20 años -no sé si menos, supongo- de sufrimiento y de endurecimiento del bloqueo norteamericano, que mermó la población cubana aunque no los ánimos antiimperialistas y socialistas/comunistas).
    Albania, por el contrario, como ya mencioné, se vio sola y aislada en un entorno históricamente hostil. Ten en cuenta su proximidad geográfica a los nuevos países ex-socialistas y a un libre mercado incipiente en la zona. Normal que se fuesen debilitando.
    Los 2 casos que comentas a parte de Albania son ejemplos de revisionismo, fíjate. Tanto las teorías prácticas de Tito, como de Mao carecen de rigor científico.
    Bien es conocida la parida maoísta de la "nueva democracia" (unión de burgueses, trabajadores, y campesinos, bajo el liderazgo de éstos últimos -inconcebible por su incapacidad social e hstórica- en un sistema que obviaba el proceso de extinción del Estado; se pretendía destruirlo de un plumazo en "20 días") y el sistema empresarial de iniciativa privada yugoslavo.
    Recuerda mucho este último caso a la política khrushovista, siendo ésta última más centralizada en la figura de la "nomenklatra", al contrario de lo que Lenin o Stalin defendían (no elitización ni profesionalización de los cargos del Estado).
    Éstas traiciones propiciaron la caída del bloque socialista y, tras éste, de Albania, que siguió una rama más o menos pareja en su historia política y/o económica.
    Al menos así entiendo yo la cuestión, estoy lejos de ser un entendido sobre el tema en cuestión Razz 
    Salud!
    avatar
    osip1984
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 366
    Reputación : 459
    Fecha de inscripción : 09/09/2010

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por osip1984 el Vie Ago 16, 2013 12:46 am

    AlejoSola escribió:
    osip1984 escribió:Perdonen por el título tan largo, pero esta es una cuestión que siempre me he planteado y que me gustaría que algún camarada me pudiese aclarar o por lo menos que se inicie un debate interesante y científico sobre el revisionismo y las causas reales de la caída del "socialismo real" en casi todos los países del mundo. Creo que entre la izquierda marxista-leninista, por lo menos en Europa se ha hegemonizado después de 20 años, el discurso de que el socialismo real inicia su camino a la desaparición a partir de Kruschev, pero ni la China Maoísta, ni la Albania socialista, ni la Yugoslavia de Tito que tomaron caminos distintos ya sea por la izquierda o por la derecha han terminado mucho mejor.

    Gracias camaradas.
    Ten en cuenta que Albania siguió con su socialismo, más o menos fuerte, hasta un poco después de la caída del bloque socialista. Tras la caída de todo tu apoyo económico, es obvio que te sientas a las puertas de la destrucción de la estructura del país en cuestión. A Cuba le hubiese pasado lo mismo de no ser por la ayuda de ciertos países de su entorno (bien es conocida la especie de hambruna generada en Cuba cuando cayó su apoyo, pero siguieron adelante tras 20 años -no sé si menos, supongo- de sufrimiento y de endurecimiento del bloqueo norteamericano, que mermó la población cubana aunque no los ánimos antiimperialistas y socialistas/comunistas).
    Albania, por el contrario, como ya mencioné, se vio sola y aislada en un entorno históricamente hostil. Ten en cuenta su proximidad geográfica a los nuevos países ex-socialistas y a un libre mercado incipiente en la zona. Normal que se fuesen debilitando.
    Los 2 casos que comentas a parte de Albania son ejemplos de revisionismo, fíjate. Tanto las teorías prácticas de Tito, como de Mao carecen de rigor científico.
    Bien es conocida la parida maoísta de la "nueva democracia" (unión de burgueses, trabajadores, y campesinos, bajo el liderazgo de éstos últimos -inconcebible por su incapacidad social e hstórica- en un sistema que obviaba el proceso de extinción del Estado; se pretendía destruirlo de un plumazo en "20 días") y el sistema empresarial de iniciativa privada yugoslavo.
    Recuerda mucho este último caso a la política khrushovista, siendo ésta última más centralizada en la figura de la "nomenklatra", al contrario de lo que Lenin o Stalin defendían (no elitización ni profesionalización de los cargos del Estado).
    Éstas traiciones propiciaron la caída del bloque socialista y, tras éste, de Albania, que siguió una rama más o menos pareja en su historia política y/o económica.
    Al menos así entiendo yo la cuestión, estoy lejos de ser un entendido sobre el tema en cuestión Razz 
    Salud!
    Gracias por la respuesta camarada, pero yo no creo que sea por el motivo al que apuntas, ya que las relaciones comerciales de Albania con el resto de países del campo socialistas eran más bien limitadas y la economía ya venía sufriendo de forma acentuada desde el 78 cuando Albania rompe con China que era su único aliado. La caída se produce de forma casi contemporánea a la del resto de los países socialistas, el año 91 meses antes de la desaparición de la URSS y a partir de una serie de protestas de obreros y estudiantes que toman como referente la información sobre lo acontecido en el resto de países socialistas, lo que indica que el grado de conciencia del pueblo Albano pese a la ortodoxia del PTB, no distaba mucho del del resto de pueblos de los demás países socialistas, iluminados y engañados también por la imagen que proyectaba occidente y el mundo capitalista desarrollado en estos pueblos.
    avatar
    AlejoSola
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 929
    Reputación : 1145
    Fecha de inscripción : 02/02/2012
    Edad : 21
    Localización : Baza y/o Granada

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por AlejoSola el Vie Ago 16, 2013 1:05 am

    osip1984 escribió:
    AlejoSola escribió:
    osip1984 escribió:Perdonen por el título tan largo, pero esta es una cuestión que siempre me he planteado y que me gustaría que algún camarada me pudiese aclarar o por lo menos que se inicie un debate interesante y científico sobre el revisionismo y las causas reales de la caída del "socialismo real" en casi todos los países del mundo. Creo que entre la izquierda marxista-leninista, por lo menos en Europa se ha hegemonizado después de 20 años, el discurso de que el socialismo real inicia su camino a la desaparición a partir de Kruschev, pero ni la China Maoísta, ni la Albania socialista, ni la Yugoslavia de Tito que tomaron caminos distintos ya sea por la izquierda o por la derecha han terminado mucho mejor.

    Gracias camaradas.
    Ten en cuenta que Albania siguió con su socialismo, más o menos fuerte, hasta un poco después de la caída del bloque socialista. Tras la caída de todo tu apoyo económico, es obvio que te sientas a las puertas de la destrucción de la estructura del país en cuestión. A Cuba le hubiese pasado lo mismo de no ser por la ayuda de ciertos países de su entorno (bien es conocida la especie de hambruna generada en Cuba cuando cayó su apoyo, pero siguieron adelante tras 20 años -no sé si menos, supongo- de sufrimiento y de endurecimiento del bloqueo norteamericano, que mermó la población cubana aunque no los ánimos antiimperialistas y socialistas/comunistas).
    Albania, por el contrario, como ya mencioné, se vio sola y aislada en un entorno históricamente hostil. Ten en cuenta su proximidad geográfica a los nuevos países ex-socialistas y a un libre mercado incipiente en la zona. Normal que se fuesen debilitando.
    Los 2 casos que comentas a parte de Albania son ejemplos de revisionismo, fíjate. Tanto las teorías prácticas de Tito, como de Mao carecen de rigor científico.
    Bien es conocida la parida maoísta de la "nueva democracia" (unión de burgueses, trabajadores, y campesinos, bajo el liderazgo de éstos últimos -inconcebible por su incapacidad social e hstórica- en un sistema que obviaba el proceso de extinción del Estado; se pretendía destruirlo de un plumazo en "20 días") y el sistema empresarial de iniciativa privada yugoslavo.
    Recuerda mucho este último caso a la política khrushovista, siendo ésta última más centralizada en la figura de la "nomenklatra", al contrario de lo que Lenin o Stalin defendían (no elitización ni profesionalización de los cargos del Estado).
    Éstas traiciones propiciaron la caída del bloque socialista y, tras éste, de Albania, que siguió una rama más o menos pareja en su historia política y/o económica.
    Al menos así entiendo yo la cuestión, estoy lejos de ser un entendido sobre el tema en cuestión Razz 
    Salud!
    Gracias por la respuesta camarada, pero yo no creo que sea por el motivo al que apuntas, ya que las relaciones comerciales de Albania con el resto de países del campo socialistas eran más bien limitadas y la economía ya venía sufriendo de forma acentuada desde el 78 cuando Albania rompe con China que era su único aliado. La caída se produce de forma casi contemporánea a la del resto de los países socialistas, el año 91 meses antes de la desaparición de la URSS y a partir de una serie de protestas de obreros y estudiantes que toman como referente la información sobre lo acontecido en el resto de países socialistas, lo que indica que el grado de conciencia del pueblo Albano pese a la ortodoxia del PTB, no distaba mucho del del resto de pueblos de los demás países socialistas, iluminados y engañados también por la imagen que proyectaba occidente y el mundo capitalista desarrollado en estos pueblos.
    Bueno, Albania estaba en el Pacto de Varsovia junto a la URSS, Bulgaria, la RDA, Checoslovaquia, Hungría, Polonia, y Rumanía, mientras que Yugoslavia simplemente estaba influenciada, y China como Estado observador. Es de suponer que la economía albanesa se relacionase mayormente con éstos países primeramente citados.
    Además de que en principio se relacionó con el COMECON (desde 1949 hasta 1961).
    Podría ser su abandono prematuro de la organización la que la hizo trastabillar.
    Pero, si nos paramos a analizar la trayectoria internacional de Albania, se ve que mantuvo relaciones primero con una influyente Yugoslavia (factor más o menos negativo) hasta 1948, para después unirse al método soviético hasta el mencionado 1961 (por causas de la inconpatibilidad política con el khrushovismo en la URSS), y divagar de nuevo en busca de un apoyo para la frágil estructura del país. Así se encontró a una China que... bueno, ya sabemos que ocurrió a partir de 1976... el lamentable Deng Xiaoping y sus coleguillas con ganas de destruir revoluciones...
    En fin, que Albania se desencantó en 1978, como ya has mencionado, instaurando por fuerza (por obligación exterior y querer mantenerse lejos de desviaciones revisionistas que apartasen del poder al pueblo) una autarquía en un país tan incapaz para ello. Eso generó una crisis económica e incluso política que acabó por destruir el socialismo del país mencionado.
    Salud!
    avatar
    surfas
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4113
    Reputación : 4329
    Fecha de inscripción : 15/10/2011

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por surfas el Vie Ago 16, 2013 1:53 am

    Creo que hay que mirar la posicion de Albania en el contexto de los años que se vivian.
    Comencemos por las experiencias las distintas experiencias, y vemos que los comunistas y obreros de los d istintos paises que tomaron el poder, sea la URSS, Albania, China etc se lanzaron en palabras y luego en los hechos demostrado hacia el desarrollo de las fuerzas productivas y muy bien lo lograron. Miremos lo atrazado de cualquiera de esos paises a la toma del poder y luego, unos años despues, los inmensos logros en todas las materias. Esto fue muy importante. Pensemos en latinoamerica, todos aquellos que luchan de una forma u otra por el socialismo, estamos convencidos que es la unica forma de sacar de la mierda a nuestros pueblos, y lo mas importante.
    Ahora bien, a mediados de los ´80, con el revisionismo triunfante sovietico y chino, con Europa mostrando de propaganda un desarrollo grande, con el problema del aislamiento, le podemos sumar la muerte de Hoxha por que no, etc, creo yo que los revisionistas o la linea burguesa dentro del partido pudo mostrar sus intenciones como lo mejor para el desarrollo y por lo tanto como mejor para el proletariado.

    Me parece una primera aproximacion a un tema mas complejo y con otras aristas logicamente.
    avatar
    osip1984
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 366
    Reputación : 459
    Fecha de inscripción : 09/09/2010

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por osip1984 el Vie Ago 16, 2013 5:28 am

    surfas escribió:Creo que hay que mirar la posicion de Albania en el contexto de los años que se vivian.
    Comencemos por las experiencias las distintas experiencias, y vemos que los comunistas y obreros de los d istintos paises que tomaron el poder, sea la URSS, Albania, China etc se lanzaron en palabras y luego en los hechos demostrado hacia el desarrollo de las fuerzas productivas y muy bien lo lograron. Miremos lo atrazado de cualquiera de esos paises a la toma del poder y luego, unos años despues, los inmensos logros en todas las materias. Esto fue muy importante. Pensemos en latinoamerica, todos aquellos que luchan de una forma u otra por el socialismo, estamos convencidos que es la unica forma de sacar de la mierda a nuestros pueblos, y lo mas importante.
    Ahora bien, a mediados de los ´80, con el revisionismo triunfante sovietico y chino, con Europa mostrando de propaganda un desarrollo grande, con el problema del aislamiento, le podemos sumar la muerte de Hoxha por que no, etc, creo yo que los revisionistas o la linea burguesa dentro del partido pudo mostrar sus intenciones como lo mejor para el desarrollo y por lo tanto como mejor para el proletariado.

    Me parece una primera aproximacion a un tema mas complejo y con otras aristas logicamente.
    Camarada, el problema no es convencernos del progreso que representó el socialismo para estos países, el problema es como aparentemente no se consigue crear un grado de conciencia suficiente en el pueblo trabajador, que lo haga impermeable a posturas revisionistas o directamente reaccionarias y restauradoras del capitalismo, especialmente entre las nuevas generaciones nacidas bajo las conquistas del socialismo. Y mi análisis es que esto se ha dado en casi todas las experiencias en las que se ha intentado construir el socialismo real. Lo que quiero decir es que no tengo claro que la caída de la URSS se geste a partir del XX Congreso del PCUS y creo que tiene más que ver con la forma de funcionar del socialismo en todos estos países, a base de grandes dosis de ideologización y voluntarismo y no de forma inercial (como dijo un camarada por aquí). Creo que la causa de esto se debe entre otros factores, a que la educación comunista que no ha sido suficientemente buena y en segundo lugar a un desempeño económico desfavorable, al menos en apariencia si lo comparamos con los de los países capitalistas más desarrollados, especialmente en lo referente a la capacidad de acceso a bienes de consumo, aunque esto se sostenga a base de explotación y expolio en dichos países capitalistas. Esto se inicia en la URSS durante el período de Breznev con lo que se ha venido a denominar la era del estancamiento brezhneviano, y que se atribuye según la lectura actual de la mayoría de marxistas-leninistas a las políticas adoptadas a partir del XX Congreso. Pero lo cierto es que muchas de estas políticas económicas fueron revertidas por el mismo Breznev y que en otros países que no cayeron bajo la influencia del XX Congreso del PCUS como en Albania o en China, el desempeño también terminó siendo desfavorable. Creo que es fundamental hacer la lectura correcta de eso para sacar conclusiones intentando no caer en la exageración de las subjetividades y las equivocaciones y traiciones de determinados individuos intentando sacar las leyes objetivas en base a la realidad material que hacen que esto se haya producido de forma recurrente, para poder aprovechar la experiencia que nos dieron las derrotas del siglo XX.
    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Vie Ago 16, 2013 5:23 pm

    En este comentario se resume, a grandes rasgos, el proceso a través del cual Albania se transformó de un Estado socialista en uno revisionista, primero, en una semi-autocracia, luego, y, por ultimo, en un Estado democrático-burgués:

    De Pickaxe and Rifle: The Story of the Albanian People (1974), p. 159: "En el plan de dos años [1949-1950] se iniciaron grandes proyectos... En este período se dedicó el 47% de la inversión total al desarrollo de la industria de los cuales un 20% se dedicó a la mejora y ampliación de las explotaciones de los recursos del rico subsuelo albanés. Hacia 1950 la producción industrial general había sido aumentada a más de cuatro veces en comparación con 1948.

    Con el primer plan quinquenal (1951-1955) el desarrollo de la industria se impulsó de tal manera que al final del período Albania había pasado de ser un país agrícola atrasado a un país industrial agrario.”

    p. 160: "En el tercer plan quinquenal (1961-1965)... A pesar de que fue durante este período que Jruschov rompió unilateralmente los acuerdos económicos... La producción industrial aumentó 35 veces en comparación con la de 1938, bastándole 11 días para producir los bienes que en aquel entonces producía en un año completo. La industria representaba un 57% de la producción total, frente al 8% en 1938. La renta nacional en su conjunto fue de 536% en comparación con 1938, y el ingreso per cápita 300%".

    De A Coming of Age: Albania under Enver Hoxha, p. 186: "la priorización de la industria pesada que permitió a Albania aprovechar la gran cantidad de recursos naturales que poseía era extremadamente lógica."

    ... Por la década de 1980 la economía se había estancado debido a la falta de comercio exterior. Se puede observar en las obras de Hoxha que en aquellos tiempos había mucha expectativa por un colapso económico esperado del capitalismo (y del revisionismo) que nunca llegó. En este mismo tiempo, pese a los esfuerzos realizados por Hoxha (análogos a los realizados por Stalin en la década de 1950) por promover la entrada de cuadros jóvenes al partido, la burocracia subsistió. En 1989 el liderazgo post-Hoxha había comenzado a alejarse del socialismo, aprobando en 1990 una serie de reformas de carácter jruchovista que causó el desplome de la economía. Como consecuencia de la mala situación económica comenzaron a surgir movimientos estudiantiles que idealizaban el capitalismo. Ramiz Alia, por su parte, comenzó a alabar a la Alemania Oriental -que la consideraba un Estado socialista-, abrió el país a los EE.UU. y al Reino Unido y tomó medidas de "desestalinización" (quitando monumentos de Stalin, destacando "la paz" sobre la "dogmática" guerra de clases, etc.), inició un proceso de purgación de los cuadros "duros" del Comité Central del Partido y acordó realizar reformas capitalistas de mercado en 1991 y 1992 que causaron el debacle total de la economía.

    En ese mismo tiempo, el recientemente formado Partido Democrático, encabezado por Sali Berisha, -de carácter claramente anticomunista- comienza a organizar sindicatos pro-capitalistas. Aún así, en las elecciones pluripartidistas de 1991 el Partido del Trabajo obtuvo una victoria muy significativa, manteniéndose muy popular en el campo. Sin embargo, "Estas fueron seguidas inmediatamente por dos meses de disturbios generalizados, incluyendo manifestaciones callejeras y una huelga general que duró tres semanas, lo que finalmente condujo a la caída del nuevo régimen en junio. Durante esos meses, la Fundación Nacional para la Democracia había permanecido allí, proporcionando $80.000 para el movimiento obrero y $23,000 "para apoyar los programas de capacitación y de educación cívica". (Killing Hope, p. 320. La FND se describe a menudo como una fachada de la CIA).

    Los demócratas habían exigido la dimisión del Gobierno, simplemente porque era "comunista". "En diciembre [de 1991], el presidente del Partido Democrático de Albania, Sali Berisha, acusó al PSA [Partido Socialista de Albania – ex Partido del Trabajo] de obstruir deliberadamente el proceso de reforma en el campo... Llamó a los miembros de la PDA a renunciar a la coalición de gobierno... Esto ocurrió mientras Gramoz Pashko [demócrata, ministro de Economía] estaba teniendo conversaciones en Londres con el Fondo Monetario Internacional (FMI)... Pashko criticó la posición de Berisha, diciendo que la medida podría introducir aún más al país en la anarquía y el caos. Esa misma semana Nexhmije Hoxha, quien había sido expulsada del partido en junio, de 71-años de edad, fue detenida... Así se iniciaba la cazas de brujas, mezclándose la corrupción con la política, que tanto preocuparía a los líderes del país durante los siguientes años... el futuro inmediato de Albania no podría haber sido más sombrío". (The Albanians: A Modern History, p. 230.)

    Después de interrumpir la economía gracias a las huelgas sindicales (que eran similares a las huelgas anti-Allende apoyadas por la CIA en Chile en la década de 1970), el PDA ganó las elecciones de 1992. El 4 de abril de 1992, Alia dimitió como presidente. "El rápido desmantelamiento del Estado unipartidista había provocado el colapso casi total de la autoridad estatal, lo que resultaría no sólo en el colapso de la economía, sino también en una escalada de delitos graves...

    Por la propia admisión de los demócratas, la reconstrucción de la devastada economía del país sería un proceso largo y lento...

    El abatimiento y la desesperación ahora se habían tipificado en la vida rural de Albania, pues a pesar de que la mayoría de los campesinos tenían un poco de leche o queso para vender, existían muchos campesinos desempleados y sin ningún tipo de ingresos. La juventud quería irse a toda costa... A principios de julio... alrededor de 6.000 albaneses intentaron comandar barcos en Durres... La interrupción de los subsidios de paro para los trabajadores del Estado fue lo que provocó el intento de éxodo: se habían cortado efectivamente los ingresos de alrededor del 20 por ciento de la mano de obra de Albania. El ambiente general de inestabilidad pronto prevaleció en todo el país... Aunque la Operación Pelícano -programa de ayuda alimentaria organizado por los italianos- había logrado evitar una hambruna masiva, difícilmente podría ser vista como una solución permanente a la escasez de alimentos en el país. "(Pp. 232-234).

    "El 12 de septiembre, el ex presidente Ramiz Alia fue puesto bajo arresto domiciliario... La causa de su detención repentina podría atribuirse a la publicación abierta de artículos en el periódico socialista, 24 Horas, en el que criticaba al gobierno por haber bajado el nivel de vida... cinco ex funcionarios del Partido Comunista y la policía fueron encarcelados hasta por 20 años... para entonces casi todo el antiguo Politburó estaba detenido... muchos encontraron en las purgas de los ex líderes una manera de alejar la atención de los graves y reales problemas que enfrentaba el país ". (pp 235-236.)

    La situación sólo degeneró.

    El país se convirtió en uno de los más corruptos del mundo, Berisha intentó centralizar el poder en sus propias manos durante el período 1993-1996, al mismo tiempo que eran acosados, detenidos o asesinados los opositores. La corrupción y el capitalismo causaron que la economía entre en un espiral de crisis, hasta el año 1997 en el que la guerra civil hace erupción. "Las acciones de Berisha se convirtieron en objeto de graves críticas del público nacional e internacional, los gobiernos occidentales condenaban los violentos ataques contra la prensa... El gobierno de Berisha... intentó recobrar el control del sur bombardeando el pueblo de minoría griega Delvina, que en ese momento estaba bajo el control rebelde... Este intento para aterrorizar a la población local fue débil e ineficaz, lo que condujo directamente a la toma rebelde de la cercana ciudad de Saranda. A ello siguió el saqueo al por mayor de los almacenes del ejército y la marina por manifestantes... la importante ciudad de Gjirokastra [lugar de nacimiento de Hoxha] cayó en manos rebeldes...

    Berisha, argumentando que se enfrentaba a una insurgencia comunista, realizó una petición formal de asistencia militar... el restablecimiento del orden era una prioridad para Occidente. Así, en un ejercicio de limitación de los daños, un grupo de trabajo multinacional se reunió debidamente y aterrizó en Durres el 15 de abril... El gobierno de Berisha se vio obligado a afrontar la realidad política y ceder a la oposición y a las demandas internacionales que clamaban por nuevas elecciones parlamentarias y un gobierno multipartidista. "(Pp. 246-247).

    Con la ayuda de la OTAN, la revuelta fue sofocada y Berisha fue expulsado en las elecciones de ese año, sólo para regresar unos años después. Albania sigue siendo un país corrupto y Berisha sigue siendo un reaccionario.


    Fuente: http://www.revleft.com/vb/showpost.php?p=2208232&postcount=40
    avatar
    AlejoSola
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 929
    Reputación : 1145
    Fecha de inscripción : 02/02/2012
    Edad : 21
    Localización : Baza y/o Granada

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por AlejoSola el Vie Ago 16, 2013 6:04 pm

    Grandísimo el aporte del camarada Platón.
    Salud!
    avatar
    osip1984
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 366
    Reputación : 459
    Fecha de inscripción : 09/09/2010

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por osip1984 el Vie Ago 16, 2013 8:58 pm

    Un post interesante el del camarada Platón, pero que vuelve a apelar al subjetivismo y la traición individual en este caso de Ramiz Alia. El problema es que esto parece darse una vez y otra en todos los sistemas socialistas y eso me lleva a pensar que hay algo que no conseguimos ver, me gustaría mucho que alguien pudiese citar algún autor que profundice en como puede el revisionismo aparecer de forma tan reiterada. Yo creo que algo allana al terreno a los revisionistas y si el grado de conciencia del pueblo fuese elevado y la dictadura del proletariado funcionase por encima de un apoyo irrestricto a las directrices del partido esto no podría pasar.

    Como apunte, creo que el fallo empieza a la hora de crear conciencia y moral comunista entre las nuevas generaciones crecidas con las conquistas del socialismo, de una juventud así seguro que saldrían cuadros que no traicionarían.
    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Vie Ago 16, 2013 9:18 pm

    osip1984 escribió:Un post interesante el del camarada Platón, pero que vuelve a apelar al subjetivismo y la traición individual en este caso de Ramiz Alia. El problema es que esto parece darse una vez y otra en todos los sistemas socialistas y eso me lleva a pensar que hay algo que no conseguimos ver, me gustaría mucho que alguien pudiese citar algún autor que profundice en como puede el revisionismo aparecer de forma tan reiterada. Yo creo que algo allana al terreno a los revisionistas y si el grado de conciencia del pueblo fuese elevado y la dictadura del proletariado funcionase por encima de un apoyo irrestricto a las directrices del partido esto no podría pasar.

    Como apunte, creo que el fallo empieza a la hora de crear conciencia y moral comunista entre las nuevas generaciones crecidas con las conquistas del socialismo, de una juventud así seguro que saldrían cuadros que no traicionarían.
    Cuando se habla de Ramiz Alia, se hace referencia a la camarilla encabezada por él (lo mismo va para Jruschov, etc.) Cuando se habla de una camarilla revisionista en el seno del Partido se hace referencia a un grupo de individuos que representaban más o menos exactamente los intereses de las viejas clases explotadoras vencidas, pero no aniquiladas. El error no es hacer referencia a la camarilla o al máximo exponente de ésta, sino el no apreciar esto último. El revisionismo no aparece -pues existe en todo momento-, sino que se desenmascara en un momento determinado y a veces logra cumplir con sus objetivos. Cuando se comprende que la lucha de clases no desaparece en el socialismo, sino que adopta formas nuevas, más agudas, se llega a esta conclusión.

    Por otra parte, podemos culpar a Hoxha y a los viejos cuadros del PTA, exactamente de lo mismo que Hoxha culpó a Stalin en su tiempo:

    "Si podemos culpar a Stalin de algo es de que... particularmente en los últimos de su vida, no percibió que el pulso de su partido no latía como antes, que el partido había perdido y perdía su ímpetu revolucionario, se había esclerotizado y... no se restableció debidamente, de lo que se aprovecharon los traidores jruschovistas."

    Por último, considero que la única manera efectiva de evitar que tras la muerte de un "líder" o una serie de "líderes" marxistas una camarilla revisionista acapare el Poder, es elevando considerablemente el nivel cultural de los cuadros de base. No hay otro camino.
    avatar
    NG
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2038
    Reputación : 2249
    Fecha de inscripción : 25/02/2011

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por NG el Sáb Ago 17, 2013 1:49 am

    Me parece un gran aporte que el camarada Platon traduzca los grandes textos del camarada Ismail de revleft, que a mi personalmente me ha ayudado con sus textos en el caso albanés. Hay un texto que cita y que algunos habéis comentado que no me cuadra para nada, me refiero al de:

    Por la década de 1980 la economía se había estancado debido a la falta de comercio exterior.
    Creo que es una forma muy simple y muy típica de explicar la caída del socialismo: colapso económico. En este caso se alude a la falta de comercio, y se ha dicho ya aquí también como si Albania y Enver Hoxha tuvieran tendencias autarquicas que incluían aislar al país comercialmente y corta relaciones diplomáticas con todo país. Veamos:

    Enver Hoxha - Informe sobre la actividad del CC del PTA - Informe presentado ante el V Congreso del PTA 1.° de noviembre de 1966

    [...] I. LA SITUACIÓN INTERNACIONAL Y LA POLÍTICA EXTERIOR DE ALBANIA SOCIALISTA

    La República Popular de Albania en sus relaciones económicas e intercambios comerciales ha sido y será siempre correcta en el respeto de las obligaciones recíprocas, pero no permitirá que, no por su culpa, sino a causa de la actividad hostil de otros países, estos acuerdos sean pisoteados y se le cause daños a su economía. Exigirá la indemnización por los daños hasta el último céntimo. Los demás países tienen igualmente ese derecho en caso de que la República Popular de Albania violara los contratos o causara daños a los otros con acciones ilícitas.

    Nuestro país mantiene relaciones diplomáticas normales con 35 países [2] y relaciones comerciales y culturales con un número todavía mayor. Está ampliando continuamente estas relaciones y está dispuesto a establecerlas también con otros Estados, independientemente de la diferente forma del régimen social y político, pero siempre sobre la base de los conocidos principios de igualdad, de no injerencia, de mutuo respeto de la integridad territorial y de la soberanía nacional, de beneficio recíproco y de coexistencia pacífica . La República Popular de Albania ha respetado y respetará con el mayor rigor estos principios en las relaciones con los demás, Estados y exigirá que también éstos los repeten en relación con ella.

    Notas:

    [2] Hasta el mes de agosto de 1981 la RPS de Albania mantenía relaciones diplomáticas con 95 Estados.
    Enver Hoxha - Informe sobre la actividad del CC del PTA - Informe presentado ante el VIII Congreso del PTA 1.° de noviembre de 1981

    [...] IV. Aumentar la exportación y economizar divisas

    Nuestro comercio exterior se ha desarrollado y ampliado sin cesar. Hoy tenemos relaciones comerciales con más de 50 Estados en diversas regiones del mundo. Trataremos de ampliar aún más nues­tras relaciones comerciales en interés del país y sobre la base del beneficio mutuo. En todo momento hemos desarrollado nuestra economía por el camino del fortalecimiento constante de la inde­pendencia política y económica, pero jamás hemos tenido ni tenemos como objetivo un desarrollo autárquico, del mismo modo que hemos luchado y luchamos contra toda clase de presión tendente a integrar nuestra economía en la de los países capitalistas y revisionistas.

    Aunque hemos chocado con serios obstáculos y dificultades, aplicando esta acertada línea mar­xista-leninista y aumentando sensiblemente la ex­portación, en los últimos años del quinquenio pa­sado nuestra economía consiguió por vez primera equilibrar con la exportación toda la importación necesaria. Este equilibrio se logró sin afectar ni alos ritmos de desarrollo de la economía ni al nivel de vida de la población. Esta es otra victoria histórica de nuestro Partido y nuestro pueblo en el camino de la completa construcción de la sociedad socialista, una clara manifestación del potencial económico de nuestro país.

    En el año 1985 se prevé que la exportación de mercancías será un 58-60 por ciento mayor que en 1980, mientras que la importación crecerá en un 56-58 por ciento. De este modo se fortalecerá aún más la balanza positiva del comercio exterior y se garantizará mejor el cumplimiento en su totalidad de las tareas del plan quinquenal.

    Se alcanzarán sensibles mejoras en la estructura de nuestras exportaciones. En el séptimo quin­quenio, la industria pesada asegurará a través de la exportación ingresos en divisas más de 2 veces mayores que los del quinquenio pasado. Los artículos elaborados representarán alrededor del 73 por ciento del conjunto de las mercancías que se exporten, frente al 70 por ciento que representaban en el quinquenio anterior.

    La producción en cantidad y calidad, la entrega a tiempo de las mercancías de exportación, la lucha por producir con el más bajo costo posible, son objetivos que deben estar en el orden del día de nuestros organismos. En todas partes se debe pensar y trabajar para encontrar nuevas fuentes para la exportación.

    A lo largo del quinquenio se realizará en un nivel superior y más completo la orientación del Partido de que la mayoría abrumadora dé nuestras importaciones, cerca del 93 por ciento, esté ocupada por las maquinarias y diversos tipos de materias primas y materiales que sirven a la ampliación de la producción en el país. Con el mayor desarrollo de la producción, será posible que aumente el peso específico de la importación de maquinarias y de equipos y se reduzca el de las materias primas y otros materiales.

    En la esfera de la importación, uno de los problemas más grandes y de mayor responsabilidad, que requiere conocimientos más profundos y medidas preparatorias concretas, colaboración y coordi­nación de los trabajos por parte de todos los departamentos centrales, de los tecnólogos, los proyectistas y los ejecutores, así como del co­mercio exterior, es el asegurar las maquinarias e instalaciones para las obras completas y para las reestructuraciones y modernizaciones que se lleva­rán a cabo a lo largo del quinquenio.

    La realización por parte de todos de las tareas del comercio exterior exige que se arraigue pro­fundamente la concepción de que la importación y la exportación deben ser consideradas siempre en su unidad, dando en todo momento prioridad a la segunda. De la misma forma que se exige que las mercancías importadas se traigan según el plan, porque toda irregularidad o demora en este terreno está preñada de consecuencias no sólo económicas, sino también políticas y sociales, igualmente, e in­cluso aún más, se debe trabajar y luchar por realizar debidamente el plan de exportación.

    En la actualidad adquiere una particular importancia la lucha por economizar tanto las mercancías incluidas en las exportaciones, como las mate­rias primas y los materiales que importamos. Se deben hacer economías sobre todo en el empleo de coque, de fuel-oil y mazut, de los aceros, de la hojalata negra y de los aceites lubricantes, de los neumáticos de automóvil y de otros materiales.

    Se deben establecer normas científicamente estudiadas y ejercer un riguroso control para el uso de estos materiales y de otros como ellos. Todos deben esforzarse por sustituir las materias primas y los materiales costosos por otros que lo sean menos y resulten más provechosos, por producir en el país maquinarias, equipos y mercancías que hoy importamos.

    El considerable aumento del volumen de la exportación-importación y la realización de las grandes tareas de este sector requieren mejorar considerablemente y elevar a un nivel superior la actividad de los organismos del comercio exterior, su capacidad profesional y su habilidad para orien­tarse en cualquier situación.
    Aparte de rechazar cualquier autocrático de modo verbal y directamente, ¿como no va a ser cierto este rechazo verbal si en la práctica se enfatiza como se dice las mercancías oportunas para la exportacción sino es para otro motivo que comerciar?

    Yo no estoy de acuerdo en la esclerosis del PTA al final de de la vida de Enver Hoxha, es más si uno se fija en las obras de Enver Hoxha y el propio PTA creo que se puede decir sin miedo que teóricamente cuando alcanzaron el nivel más alto fueron a finales de los 70 e inicios de los 80.

    Tampoco entiendo una especie de colapso multiple de los Estados vecinos a Albania:

    Se puede observar en las obras de Hoxha que en aquellos tiempos había mucha expectativa por un colapso económico esperado del capitalismo (y del revisionismo) que nunca llegó
    Quizás porque las obras escogidas en inglés apenas las he podido leer, no me he dado cuenta de esa tendencia pero creo que eso no encaja con los análisis del PTA. La única tendencia -que es justa- es la de recalcar la salud de la economía albanesa, la cual se arengaba a mejorar no para esperar un desmonoramiento del sistema capitalista sino para combatirlo mejor; porque no se iba a desmontar sólo por sus crisis y este cerco imperialista-revisionista solo podía ser liberado con las luchas de liberación nacional y revoluciones proletarias que deberían impulsar los PC's a nivel mundial:

    Enver Hoxha - Informe sobre la actividad del CC del PTA - Informe presentado ante el VIII Congreso del PTA 1.° de noviembre de 1981

    [...] En este grave período de crisis en que se debate el mundo capitalista y revisionista, caracteri­zado por numerosas convulsiones políticas, por el estancamiento y la caída de la producción, por la reducción del nivel de vida y la decadencia de los valores morales, en nuestro país existe plena esta­bilidad económica y política, la sociedad está sana, las gentes están seguras de su presente y de su porvenir. [...]

    Estos logros en el desarrollo económico-social general del país adquieren un significado especial si tenemos en cuenta lo que sucede en el mundo capitalista-revisionista, donde la crisis económica, con sus graves consecuencias para las masas tra­bajadoras y para toda la vida del país, ha ocasio­nado estancamientos y caídas de la producción. Estos logros señalan una importante victoria para nuestro Partido y nuestro pueblo. [...]

    A lo largo del séptimo quinquenio se efectua­rán algunas importantes mejoras estructurales en el terreno de la producción, de la circulación demercancías y del consumo del pueblo. Estas me­joras incluirán las fuentes energéticas, la siderur­gia, la industria mecánica, la agricultura, los trans­portes, las finanzas y los. artículos de amplio con­sumo, etc. Las mejoras previstas impulsarán la intensificación de la economía, aumentarán su efi­cacia, la harán más capaz de satisfacer las nece­sidades del país y de hacer frente al cerco y al bloqueo, así como a la presión de la crisis econó­mica del mundo capitalista y revisionista. [...]

    Vista en su conjunto, la actual situación internacional se presenta turbia, complicada y conside­rablemente tensa. Grandes fuerzas políticas y sociales se enfrentan entre sí: de un lado el imperialismo, el capitalismo y la reacción, porta­dores de la opresión, la explotación y la guerra, y del otro, los pueblos, los revolucionarios y demó­cratas, que luchan por la liberación nacional y social, por la emancipación de la humanidad. Esta confrontación amplia, profunda y multilateral, que es reflejo de los agudos enfrentamientos de clase y que se ha extendido a todos los continentes sin excepción, ha exacerbado aún más todas las con­tradicciones y la grave crisis en que está inmerso el mundo capitalista de hoy. Todo indica que la actual situación en el mundo está preñada de una conflagración general y de guerras locales, como está preñada de luchas libertadoras y de revolución.
    Se puede consultar fácilmente los logros económicos de la ALbania socialista en este post:

    http://www.forocomunista.com/t28154-logros-de-la-economia-socialista-en-la-albania-de-enver-hoxha-texto-publicado-en-el-blog-critica-marxista-leninista-en-mayo-de-2013-contiene-extractos-de-la-economia-albanesa-de-james-s-odonnell-ano-1999

    En cuanto al presentimiento de Enver Hoxha sobre las crisis en los países vecinos no iba tan desacertado, de hecho da en el clavo en algunas:

    Enver Hoxha - Informe sobre la actividad del CC del PTA - Informe presentado ante el VI Congreso del PTA 1.° de noviembre de 1971

    EL SOCIALISMO SOLO SE PUEDE CONSTRUIR SOBRE LA BASE DE LA TEORÍA MARXISTA-LENINISTA

    La Yugoslavia de hoy tiene todos los rasgos de un país burgués y padece las mismas graves y crónicas llagas típicas del capitalismo, como son las profundas crisis económicas, el desempleo, la competencia, la anarquía y la inflación, los enconados conflictos sociales y políticos y las riñas nacionales. Esta situación ha conducido a que se creen y se fortalezcan las agrupaciones y las tendencias nacionalistas burguesas, a que se exacerbe la lucha por la hegemonía entre ellas y entre las repúblicas. En el actual escenario político yugoslavo dominan los clanes «gran-servios» y «gran-croatas».
    A los primeros se les ha puesto la etiqueta de Kominformistas, pero en realidad han sido y son sus enemigos jurados, como lo son los dirigentes yugoslavos y los dirigentes jruschovistas soviéticos.

    Los revisionistas yugoslavos han colocado a los pueblos de Yugoslavia y a la clase obrera entre las tenazas de hierro de la burguesía interna y del capitalismo extranjero que se está haciendo dueño del país. De esta situación no los pueden salvar ni las reformas económicas y políticas proclamadas por los revisionistas ni las ilusiones y esperanzas que hayan cifrado en una u otra agrupación nacionalista. El mal ha echado profundas raíces y sólo podrá ser erradicado cuando los pueblos de Yugoslavia rompan, a través del camino marxista-leninista, la tenaza que los mantiene sujetos.

    Hoy se habla igualmente de socialismo en algunos países que se han liberado de la vieja dominación colonial del imperialismo. Las nociones «socialismo», «sociedad socialista», encuentran distinto contenido en diferentes países. Estas teorías encierran muchas cosas oscuras, confusas, eclécticas, son una mezcolanza de principios socialistas y capitalistas, de ideología socialista e ideología burguesa, nacionalista y religiosa.
    Sobre el carácter netamente capitalista de Yugoslavia ya se ha debatido:

    http://www.forocomunista.com/t7009p60-yugoslavia-socialismo-o-capitalismo

    Y el último trozo subrayado en negrita no es nada diferente a ese tipo de movimientos que eclecticamente intentan unir cristianismo y marxismo por ejemplo, un ejemplo muy bueno para entender eso son las críticas de Ludo Martens a diferentes Partidos autodenominados marxista-leninistas en África, en su libro: Panafricanismo y Marxismo Leninismo (1994)

    Enver Hoxha: Obras Escogidas Tomo VI

    Sobre la situación internacional (1982)

    [...] Existen muy grandes e incurables contradicciones también dentro de CAME. Su colapso total se evita sólo por la presencia de la fuerza militar soviética, que es la que hace la ley en los países miembros del Tratado de Varsovia. La Unión Soviética y sus aliados están metidos hasta el cuello en deudas a los Estados Unidos de América, la República Federal de Alemania y de otros países capitalistas. La economía de los países del COMECON esta totalmente quebrada bajo una crisis profunda. Hay, también, como en Occidente, una inflación y desempleo que va en aumento, los precios están por las nubes, y no hay suficientes bienes de consumo para satisfacer las necesidades diarias mínimas.
    Esto no era un análisis alejado de la realidad, no me voy a poner a hablar sobre la división del trabajo, la defensa de la comunidad socialista, soberania limitada y demás conceptos que obviamente no comparto, pero es mucho más fácil convencer del carácter objetivo -demostrado con datos-  del desempleo, emigración y deuda [de por ej.] la "Polonia socialista" o la "Yugoslavia socialista" con los países occidentales, y en concreto los países afines a la URSS cayeron como fichas de dominó como se afirma aquí, mientras que los países "más "independientes" de la influencia de la URSS como Rumanía y Yugoslavia aguantaron más a la hora de transitar hacia un modelo post caída muro de Berlín, aunque acabaron sucumbiendo no a los deseos nacionales de la dirigencias revisionistas, sino a los deseos imperialistas del exterior.


    Última edición por NG el Sáb Ago 17, 2013 2:04 am, editado 2 veces
    avatar
    Dzerjinskii
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1801
    Reputación : 2245
    Fecha de inscripción : 29/04/2010

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Dzerjinskii el Sáb Ago 17, 2013 1:49 am

    osip1984 escribió:Un post interesante el del camarada Platón, pero que vuelve a apelar al subjetivismo y la traición individual en este caso de Ramiz Alia. El problema es que esto parece darse una vez y otra en todos los sistemas socialistas y eso me lleva a pensar que hay algo que no conseguimos ver, me gustaría mucho que alguien pudiese citar algún autor que profundice en como puede el revisionismo aparecer de forma tan reiterada. Yo creo que algo allana al terreno a los revisionistas y si el grado de conciencia del pueblo fuese elevado y la dictadura del proletariado funcionase por encima de un apoyo irrestricto a las directrices del partido esto no podría pasar.

    Como apunte, creo que el fallo empieza a la hora de crear conciencia y moral comunista entre las nuevas generaciones crecidas con las conquistas del socialismo, de una juventud así seguro que saldrían cuadros que no traicionarían.
    Pues coincido en no asignar todo el problema a lo "subjetivo" pero noto, precisamente por eso, que te contradices al querer encontrar la solución solamente y justamente en lo "subjetivo", en la moral. Si lo subjetivo no es lo suficiente mente fuerte para destruir, tampoco lo puede ser para construir. Vengo de debatir esto con "NVslit" y veo que no me equivoqué al decirle que este error es recurrente en el foro. Hay que insistir sobre la lógica del determinismo materialista dialéctico sin pruritos.

    La moral, lo subjetivo no se logra solo con propaganda y educación. Tampoco con medidas administrativas para cambiar periódicamente lideres etc. La pregunta de fondo es ¿cuánto tiempo se puede arrastrar a la estructura desde la superestructura y cuánto se pueden minimizar las fuerzas superestructurales que generan las leyes de desarrollo capitalistas todavía no superadas que agrietan la dictadura del proletariado aquí y allá, mucho o poco, pero de forma constante? En fin, se trata de saber cuanto mantendremos la trinchera hasta que el la estructura misma de la sociedad se consoliden las leyes de desarrollo propias del socialismo/comunismo para sobre los logros de estas, imponer al proletariado como clase dominante.

    Salud.

    avatar
    Dzerjinskii
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1801
    Reputación : 2245
    Fecha de inscripción : 29/04/2010

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Dzerjinskii el Sáb Ago 17, 2013 1:56 am

    NG escribió:Me parece un gran aporte que el camarada Platon traduzca los grandes textos del camarada Ismail de revleft, que a mi personalmente me ha ayudado con sus textos en el caso albanés. Hay un texto que cita y que algunos habéis comentado que no me cuadra para nada, me refiero al de:

    Por la década de 1980 la economía se había estancado debido a la falta de comercio exterior.
    Creo que es una forma muy simple y muy típica de explicar la caída del socialismo: colapso económico. En este caso se alude a la falta de comercio, y se ha dicho ya aquí también como si Albania y Enver Hoxha tuvieran tendencias autarquicas que incluían aislar al país comercialmente y corta relaciones diplomáticas con todo país.
    Por otro lado y revisando otras fuentes yo también llego a la conclusión de que algo pasaba en el comercio exterior. No por Enver y la tan trillada falacia de que era "aislacionista" que es en ultima instancia una típica crítica liberal. Pero es una constante como en las publicaciones albanesa de la época se impone este debate y la pregunta de qué hacer ante el comercio muy desequilibrado que pretenden imponer sobre Albania las superpotencias y sus satélites. Hay que dedicarle tiempo a este tema.

    salud.
    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Sáb Ago 17, 2013 2:16 am

    NG escribió:Me parece un gran aporte que el camarada Platon traduzca los grandes textos del camarada Ismail de revleft, que a mi personalmente me ha ayudado con sus textos en el caso albanés. Hay un texto que cita y que algunos habéis comentado que no me cuadra para nada, me refiero al de:

    Por la década de 1980 la economía se había estancado debido a la falta de comercio exterior.
    Creo que es una forma muy simple y muy típica de explicar la caída del socialismo: colapso económico. En este caso se alude a la falta de comercio, y se ha dicho ya aquí también como si Albania y Enver Hoxha tuvieran tendencias autarquicas que incluían aislar al país comercialmente y corta relaciones diplomáticas con todo país.
    A mi tampoco me ha cerrado del todo esa explicación, me parece un tanto reduccionista. El problema es que escasea (o yo no he buscado bien) la bibliografía que ponga el acento en las causas de la caída de la Albania Popular (en inglés hay poco; en español nada). Algo similar sucede con todas las experiencias socialistas que no sean la China y la Soviética.
    avatar
    Dzerjinskii
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1801
    Reputación : 2245
    Fecha de inscripción : 29/04/2010

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Dzerjinskii el Sáb Ago 17, 2013 6:00 am

    Platon escribió:
    NG escribió:Me parece un gran aporte que el camarada Platon traduzca los grandes textos del camarada Ismail de revleft, que a mi personalmente me ha ayudado con sus textos en el caso albanés. Hay un texto que cita y que algunos habéis comentado que no me cuadra para nada, me refiero al de:

    Por la década de 1980 la economía se había estancado debido a la falta de comercio exterior.
    Creo que es una forma muy simple y muy típica de explicar la caída del socialismo: colapso económico. En este caso se alude a la falta de comercio, y se ha dicho ya aquí también como si Albania y Enver Hoxha tuvieran tendencias autarquicas que incluían aislar al país comercialmente y corta relaciones diplomáticas con todo país.
    A mi tampoco me ha cerrado del todo esa explicación, me parece un tanto reduccionista. El problema es que escasea (o yo no he buscado bien) la bibliografía que ponga el acento en las causas de la caída de la Albania Popular (en inglés hay poco; en español nada). Algo similar sucede con todas las experiencias socialistas que no sean la China y la Soviética.
    yo tengo algo si alguien se suma yo los puedo ir escaneando y ustedes me dan una mano para la corrección. Por suerte salen escaneos limpios y no es muy difícil.
    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Sáb Ago 17, 2013 6:47 am

    Dzerjinskii escribió:
    Platon escribió:
    NG escribió:Me parece un gran aporte que el camarada Platon traduzca los grandes textos del camarada Ismail de revleft, que a mi personalmente me ha ayudado con sus textos en el caso albanés. Hay un texto que cita y que algunos habéis comentado que no me cuadra para nada, me refiero al de:

    Por la década de 1980 la economía se había estancado debido a la falta de comercio exterior.
    Creo que es una forma muy simple y muy típica de explicar la caída del socialismo: colapso económico. En este caso se alude a la falta de comercio, y se ha dicho ya aquí también como si Albania y Enver Hoxha tuvieran tendencias autarquicas que incluían aislar al país comercialmente y corta relaciones diplomáticas con todo país.
    A mi tampoco me ha cerrado del todo esa explicación, me parece un tanto reduccionista. El problema es que escasea (o yo no he buscado bien) la bibliografía que ponga el acento en las causas de la caída de la Albania Popular (en inglés hay poco; en español nada). Algo similar sucede con todas las experiencias socialistas que no sean la China y la Soviética.
    yo tengo algo si alguien se suma yo los puedo ir escaneando y ustedes me dan una mano para la corrección. Por suerte salen escaneos limpios y no es muy difícil.  
    Dale. Hablamos por MP.
    avatar
    PequeñoBurgués
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 7883
    Reputación : 8260
    Fecha de inscripción : 12/10/2010

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por PequeñoBurgués el Vie Ago 30, 2013 4:53 pm

    osip1984 escribió:Un post interesante el del camarada Platón, pero que vuelve a apelar al subjetivismo y la traición individual en este caso de Ramiz Alia. El problema es que esto parece darse una vez y otra en todos los sistemas socialistas y eso me lleva a pensar que hay algo que no conseguimos ver, me gustaría mucho que alguien pudiese citar algún autor que profundice en como puede el revisionismo aparecer de forma tan reiterada. Yo creo que algo allana al terreno a los revisionistas y si el grado de conciencia del pueblo fuese elevado y la dictadura del proletariado funcionase por encima de un apoyo irrestricto a las directrices del partido esto no podría pasar.

    Como apunte, creo que el fallo empieza a la hora de crear conciencia y moral comunista entre las nuevas generaciones crecidas con las conquistas del socialismo, de una juventud así seguro que saldrían cuadros que no traicionarían.
    Causas del hundimiento albanés:

    Por la década de 1980 la economía se había estancado debido a la falta de comercio exterior. Se puede observar en las obras de Hoxha que en aquellos tiempos había mucha expectativa por un colapso económico esperado del capitalismo (y del revisionismo) que nunca llegó.
    No hace falta personalizar, está bien claro todo.
    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Jue Oct 10, 2013 11:32 pm

    La restauración del capitalismo en Albania: Una feroz destrucción de la economía socialista y de las conquistas de la revolución proletaria

    publicado por el blog Crítica Marxista-Leninista

    Publicamos a continuación dos textos de Nexhmije Hoxha, camarada de armas y esposa de Enver Hoxha. El primero corresponde a extractos breves de una carta desde la prisión, fechada en 1992. En ella cuenta algunos detalles del proceso de pérdida de poder del Partido del Trabajo de Albania. Es particularmente reveladora en cuanto a la falta de firmeza y liderazgo, a la vacilación y desesperación, el aislamiento y la tolerancia de Ramiz Alia ante los momentos críticos que se desarrollaban, que no era otra cosa que el reflejo de las falencias de la propia dirección del Partido. Las condiciones en que se desarrolló el X Congreso del PTA anunciaron el proceso de abandono abierto de la línea del Partido, de la desintegración de la dirección partidaria, del rompimiento de la unidad en su seno y la posterior conversión en un partido burgués reformista.
     
    El segundo texto corresponde a la intervención de Nexhmije Hoxha en el Seminario de Bruselas de 1998, organizado por el Partido del Trabajo de Bélgica encabezado por Ludo Martens. En ese discurso se hace un brevísimo repaso de la restauración del capitalismo, en el que se destaca un hecho singular que no se dio en los procesos de restauración del capitalismo en la URSS, en los otros países europeo-orientales o en China. La restauración del capitalismo en Albania asumió un carácter destructivo en el que a la captura del poder político por las fuerzas de la burguesía, a la subversión de las relaciones de producción socialistas, se sumó la destrucción física y el desmantelamiento de las empresas industriales, las cooperativas agrícolas, los servicios sociales, etc., llevando a Albania a un retroceso en todo sentido. En los procesos de restauración de tipo soviético, la burguesía revisionista en la década de los 1960, manteniendo el poder del Estado, asumió el control de todas las ramas de la economía, sustituyendo las relaciones de producción socialistas por las capitalistas, sin destruir su base material y técnica. Cuando el capitalismo de tipo soviético, asumió las formas que hoy tiene con la desintegración de la URSS, hubo cambio de manos en el control del poder del Estado burgués y en la propiedad de los medios de producción, pero nuevamente tampoco hubo proceso de destrucción de la base técnico-material. Este es un hecho peculiar que merece estudio, al igual que otros rasgos característicos del proceso albanés. Es nuestra intención publicar otros documentos sobre el proceso de restauración capitalista en Albania, que contribuyan a entender por qué el socialismo dirigido por un Partido marxista-leninista, campeón de la lucha contra el revisionismo, entra en declinación y luego contribuye a la maduración de las condiciones para su propia caída.
     
    Carta desde la prisión
    Nexhmije Hoxha 
    De La Forge
    15 de julio – 31 de agosto de 1992

    [Introducción editorial]
     
    Albania sigue hundiéndose en el caos. Cientos de personas han asaltado de nuevo las embajadas y los barcos para tratar de salir del país. Los nuevos líderes del Partido Demócrata en el poder ya se están escindiendo. En este contexto, es grande el riesgo de que se quiera hacer recaer la responsabilidad en el antiguo régimen y convertir a los líderes del PTA en chivos expiatorios. Los restos de aquellos que fueron enterrados en el cementerio de los mártires han sido removidos de ese lugar simbólico para ser colocados en una fosa común. Decenas de ex dirigentes están actualmente bajo proceso judicial. Entre ellos se encuentra Nexhmije Hoxha, miembro de la dirección del PTA desde su fundación y viuda del líder del PTA Enver Hoxha (quien murió en abril de 1985). A la edad de 75 años, ella está encarcelada, aislada, enferma, a la espera de ser condenada o puesta en libertad. 
    En uno de sus últimos números, el periódico “A Classe Operaria” del Partido Comunista de Brasil (PCB) ha publicado una traducción de una larga carta de Nexhmije Hoxha dirigida a Joao Amazonas, presidente del PCB. Ella da las gracias, entre otros, a todos los que desde Francia, Italia, Brasil... le han demostrado su simpatía o han intercedido ante las autoridades albanesas para que se le proporcione un mínimo de garantías judiciales. 
    Publicamos extractos de esta carta por dos razones principales. 
    Ante todo, porque se trata de una militante que sigue defendiendo el comunismo y está siendo perseguida por un régimen que quiere poner fin a todo aquello que, más cerca o más lejos, está relacionado con el pasado socialista de ese país. 
    También porque ofrece un testimonio, limitado por supuesto, en relación con el último período de la historia de Albania, que ha visto la completa liquidación del régimen socialista. Como ella enfatiza al final de su carta, todos los archivos del PTA están hoy en manos del Partido Socialista, un partido que se ha lanzado a los brazos de la Internacional Socialista. Uno puede imaginarse el uso que pueden hacer de ellos. 
    Por razones de extensión, estamos publicando sólo extractos relativos a los aspectos menos conocidos de la situación. Nuestros lectores pueden remitirse a los artículos que hemos escrito en nuestros números anteriores sobre la actual situación caótica, sobre las maniobras de la reacción interna apoyadas por los imperialistas, y sobre el comportamiento cobarde de ciertos falsos comunistas. 
    [Carta]

    Tirana, 14 de abril de 1992
     
    “... He visto con plena confianza la actividad de una nueva organización, la juventud euro-socialista que a pesar de cómo se autodenominan y del hecho de que son una rama del Partido Socialista, son independientes de este último. Incluso a pesar de que se han distanciado del pasado y critican al PTA y a Enver Hoxha, lo que es importante es que esta organización está en proceso de congregar a la gente joven que es estable, sana, culta, que le encanta aprender y se opone al PD [Partido Demócrata] y su organización juvenil que es conocida por su liberalismo degenerado, su espíritu anárquico, su cosmopolitismo y esnobismo”. 
    Al explicar por qué no tiene confianza en el Partido Socialista, N. Hoxha critica al partido actualmente en el poder y demuestra la incapacidad de ese partido: 
    “El nuevo presidente, Sali Berisha, practica la política de un diletante y es una persona que carece de estabilidad. (Fue comunista durante 27 años y Secretario del Partido en la Facultad de Medicina y se ha transformado hoy en una furioso anticomunista).” 
    Procede a analizar el último período: 

    “...Sobre todo después de que fuera derribada la estatua de Enver en Tirana, –y se sospecha fuertemente de que el ex ministro del Interior Hekuram Isai no hizo nada al respecto–, el presidente Ramiz Alia perdió la confianza del pueblo. Ramiz Alia subestimó al pueblo y perdió contacto con él, hasta el punto de perder las elecciones en su propio distrito. Permaneció aislado, distante, sin camaradas, sin el pueblo, sin poder. Algunas personas dicen que fue sacrificado y que asumió una carga que pesaba demasiado. Esto es cierto, pero debió haber mostrado mayor determinación. Algunas personas cuestionan su paciencia, su tolerancia y su permanente actitud de evitar el derramamiento de sangre, a pesar de las manifestaciones ilegales o mientras los monumentos estaban siendo destruidos por todas partes. Nadie quería derramamiento de sangre. Esto fue afirmado por todos, incluido el Pleno del CC del Partido. Yo también dije eso. Cuando la estatua de Enver fue derribada en Tirana, y cuando vi en la televisión a gente enojada en las reuniones, cuando un millón de personas había firmado un documento que expresaba su voluntad de defender a Enver, con el lema: ‘Vamos a Tirana para poner la estatua de nuevo en su lugar’, yo también tuve el temor de que una acción bárbara de los vándalos del PD llevara a nuestro pueblo a una sangrienta provocación, y que esa sería una mancha indeleble unida al nombre de Enver”.
    “...Fui a la sede del CC, directamente al gabinete de Ramiz Alia. Tenía numerosas cartas procedentes de las reuniones, que contenían insultos y críticas inequívocas hacia él, dirigidas contra el decreto que había firmado, y condenando el bárbaro derribamiento de la estatua de Enver, mostrado muchas veces en la televisión. Era evidente que estaba muy desesperado ante la situación creada”. 
    “...Le dije a Ramiz que, como militante comunista que llevaba el apellido de Enver, yo estaba dispuesta a ir a todas las regiones del país, para reunirme con la gente, hablar con ella, calmar los ánimos, etc... Pero él vaciló, porque en las regiones también había extremistas del PD, furiosos anti-Enveristas, y podía sucederme algo. Acordamos convocar en Tirana a 20-30 personas de cada región. Hablamos con ellos durante dos días”. 
    “La gente habló libremente acerca de las capitulaciones de Ramiz Alia y él dijo: “¿Adónde nos llevan ustedes?”. Se dio cuenta de que había perdido la confianza de los comunistas y de los simpatizantes del PTA y de Enver. La gente exigía con insistencia un referéndum para decidir si la estatua debería ser restablecida en su lugar. Hablé y, entre otros, defendí a Ramiz porque la situación lo exigía: ‘¿A quién le vamos a confiar la dirección del país?’, me pregunté. Sobre el referéndum, dije que en caso de que se decidiera celebrar uno, no sería sólo una cuestión de decidir qué hacer con la estatua, sino, además, decidir el papel y el lugar de E. Hoxha en la historia de este medio siglo”. 
    Al referirse al X Congreso del PTA, el último Congreso: 
    “...Para la preparación del informe y de los documentos del Congreso, Ramiz propuso la creación de una comisión grande, fuera del CC. Y esto fue aceptado. Durante el Pleno del CC celebrado dos días previos al Congreso, algunos miembros de la comisión comenzaron a atacar a los miembros del Buró Político y exigieron su expulsión del Pleno y del Partido. Se formularon propuestas para disolver el CC, para que en el Congreso se pueda escuchar la voz de las nuevas fuerzas. Le dije al camarada Ramiz que esto tiene un nombre: golpe de Estado. ¿Cómo una comisión puede ser capaz de revocar al CC del Partido, además el Congreso se va a reunir aquí en dos días y la mayoría del CC no se opone a una nueva línea, sino que analiza, discute y se muestra preocupada? Pero lo que no tuvo lugar en el Pleno sucedió en la primera sesión del Congreso. Hubo una exigencia de que la vieja dirección del Partido rindiera cuentas, pero no una exigencia de autocrítica de la línea política (lo que habría implicado igualmente al antiguo primer secretario, Ramiz Alia). Lo que hicieron fue enumerar hechos y cifras para desacreditar a los camaradas de la dirección que tenían ciertos privilegios vinculados a su función, pero lo que desbordó los ánimos fue la realidad de ciertos excesos cometidos por algunos camaradas, como la concesión de favores a personas cercanas a ellos, de diferencias relacionadas con la alimentación, el alojamiento, etc., elementos que, en el contexto de las grandes dificultades creadas por la falta de trabajo y de alimentos, pusieron muy sensibles a los delegados al Congreso. Muchos de esos dirigentes fueron expulsados ​​del Partido, sin tener en cuenta su lucha y su trabajo, que representaba en el caso de algunos de ellos de 40 a 45 años de su vida.
    “...Recientemente, sobre la base de la Asociación de los Partisanos de Enver, se ha formado el Partido Comunista. En mi opinión, hubiera sido mejor que esta asociación se mantuviera como tal, al menos por el momento; hubiera sido capaz de seguir siendo un movimiento amplio. Pero los miembros querían crear un partido para participar en la vida parlamentaria (no tuvieron éxito, víctimas de numerosas manipulaciones e intrigas). También querían tener un órgano de prensa, algo permitido a los partidos. De cualquier manera, tendrán tiempos difíciles. El presidente del Partido es un poeta, Hysni Milloshi , un hombre sencillo, muy valiente y guiado por una lógica inflexible. Sus artículos son muy bienvenidos por los comunistas y los simpatizantes de Enver.

    “Para concluir, unas palabras sobre mí misma. He estado prisionera desde el 4 de diciembre. Se ha hecho una investigación en mi ausencia y han fracasado una tras otra las acusaciones iniciales de ‘apropiación de sumas importantes [de dinero] del Estado’. La prensa realizó su argumentación basada en el hecho de que supuestamente aprovechamos la tesorería del Estado y que hicimos depósitos en bancos suizos. ¡Tonterías! Las acusaciones de usurpación del poder no tienen ningún fundamento. No se ha planteado ninguna acusación legal contra mí porque todos los gastos se han justificado mediante las decisiones del Partido o del Estado, con los documentos firmados por las autoridades para todo lo concerniente a la recepción [de dinero], de lo que sigue, etc.”
     
    “...Después de iniciada la investigación, seis o siete abogados se negaron a defenderme porque no quieren comprometerse. El que había aceptado me abandonó durante la investigación porque él y su familia fueron víctimas de amenazas, como la mafia acostumbra hacer en algunos países. Me hice cargo de mi propia defensa hasta el final de la investigación. Pero cuando terminé mi declaración política, en la que rechacé todas las acusaciones, inmediatamente me notificaron la decisión de arrestarme y me llevaron directamente desde el lugar de la investigación hacia la cárcel y me pusieron en un régimen de aislamiento. 
    “... Hay veinte personas acusadas, y cuatro o cinco en prisión. He pedido que mi caso sea separado de los demás y que no se presente ante un tribunal militar. En caso de que se retrase el juicio he exigido el beneficio de prisión domiciliaria. De hecho, la sentencia no se ha producido por motivos electorales. Ningún juez o fiscal quiere, por liberarnos, sacrificar el puesto que el nuevo Parlamento le ha conferido.
     
    Discurso pronunciado en el Seminario en Bruselas
    Nexhmije Hoxha
    1 de mayo de 1998 
    Queridos camaradas: 
    Después de haber estado por varios años en un régimen de aislamiento en la cárcel y después de haber sido impedida de participar en la vida política y pública, tengo el gran placer de participar en este encuentro con los amigos sinceros de Albania y camaradas de nuestro único ideal, el marxismo-leninismo. 
    Aprovecho esta ocasión para saludarles y agradecerles, a ustedes y a sus partidos, así como a los grupos representados, por el apoyo que han dado a mi país y a todos nosotros, los comunistas albaneses, en los momentos más difíciles que hemos pasado y seguimos pasando. 
    Permítanme saludar y agradecer especialmente a los camaradas del PTB y al camarada Ludo Martens por el honor que me han conferido al invitarme a los eventos por el ciento cincuenta aniversario del Manifiesto Comunista, así como a este seminario.
    El tema de este seminario es muy interesante, y en esta ocasión quien hablará es el camarada Hysni Milloshi, representante del PCA, recientemente legalizado. 
    Me gustaría hacer hincapié en que estaré muy feliz si puedo hablar de la lucha de la clase obrera, de su éxito durante estos últimos años y sobre las perspectivas que se le abren en la víspera del siglo XXI. Por desgracia, en Albania, por el momento, no existe una clase obrera en el verdadero sentido de la palabra. Hay mucha gente desempleada, proletarios listos para vender su fuerza de trabajo, pero de hecho no hay más clase obrera y sin duda no está más en el poder. Las fuerzas oscurantistas han revertido el sistema socialista en Albania con una ferocidad bárbara y, contrariamente a lo que ha ocurrido en los otros países ex socialistas, estas fuerzas han arruinado completamente nuestra industria, así como toda la riqueza que el pueblo albanés creó a costa de grandes sacrificios durante los cincuenta años de Poder popular bajo la dirección del PCA (PTA) y Enver Hoxha. A excepción de algunas centrales hidroeléctricas, ninguna fábrica se mantiene en pie. Las máquinas y las herramientas fueron destruidas y revendidas en el extranjero como vulgar chatarra, destinada a ser fundida. Incluso se removieron las vías ferroviarias para revenderlas en Yugoslavia, vía Montenegro. 
    ¿Cómo llegaron los albaneses a este punto? No es fácil de entender. Son ellos los que construyeron el país con gran entusiasmo. Durante 45 años, trabajaron y vivieron tranquilamente, honestamente, unidos. Una persona se suicida cuando está muy desesperada. Esta autodestrucción del pueblo albanés parece ser el síntoma de una inmensa desesperación. Se sintieron abandonados en la encrucijada. Pero los albaneses siempre han sido un pueblo fuerte, valiente, orgulloso y honesto. Es un pueblo muy unido, con virtudes y una cultura milenaria, y nadie puede cambiar este carácter en cinco años. Sin embargo, lo que pasó con Albania muestra la naturaleza inhumana del capitalismo y el imperialismo. 
    Albania es el único país de Europa en el que el 60% de la población es rural. La colectivización de la tierra (aparte de las parcelas privadas) se extendió a todo el territorio. La vida de los habitantes era modesta, sobre todo en las localidades de montaña (debe saberse que 2/3 de Albania es montañosa), pero su existencia había cambiado por completo en comparación con la época del rey Zog. Cada pueblo tenía su escuela, su centro médico y su clínica de maternidad. El teléfono y las calles pavimentadas dieron a los campesinos la posibilidad de modificar profundamente su existencia. La electrificación de todos los pueblos, incluso los más lejanos, la difusión de la radio, la televisión y todos los demás aparatos, fueron una verdadera revolución.

    Hoy en día, las cooperativas agrícolas han sido liquidadas, todas las plantaciones de cítricos y los olivares se han convertido en un páramo. Los campesinos son propietarios de la tierra, pero, al igual que los pequeños capitalistas en una sociedad capitalista primitiva en proceso de dar el primer paso, no pueden cultivar sus tierras debido a la falta de medios mecánicos y de fertilizantes químicos, ya que no tienen forma de adquirirlos. Todo el sistema de asignaciones que se había establecido durante el Poder popular, ha sido destruido. Los pantanos han resurgido y la malaria ha reaparecido, mientras que en nuestro tiempo era imposible encontrar un solo caso para ilustrar a los estudiantes de medicina. Otras enfermedades endémicas, como la tuberculosis, han reaparecido. Los centros médicos en las aldeas ya no existen y las escuelas tampoco pudieron escapar de la destrucción general. El Poder popular, de conformidad con el programa del Partido del Trabajo, los había construido en toda Albania, incluso en las zonas montañosas más remotas; y cientos de profesores y médicos trabajaron con pasión para desarrollar estas zonas. En el momento en que el Partido Comunista tomó el poder, el 85-90% de la población albanesa era analfabeto, y sólo había 360 intelectuales que se habían graduado en universidades extranjeras. En muy poco tiempo, se eliminó el analfabetismo y, dos o tres décadas más tarde, todos los jóvenes en las ciudades y pueblos terminaron al menos el curso de la educación obligatoria (octavo grado). A principios de los años noventa, el plan preveía que el 70% de los alumnos debían asistir a la escuela secundaria, ya sea de educación general (escuelas secundarias) o de educación técnica o profesional. Hay una característica en el campo de la educación en Albania. Históricamente, los cinco siglos de yugo otomano no fueron capaces de acabar con la lengua albanesa. Los albaneses se vieron obligados a cambiar su fe por la fuerza, pero siempre lucharon por preservar su lengua, que era el símbolo de la unidad nacional, y siempre lo será. Sin embargo, el fanatismo musulmán dejó sus huellas. Cuando Albania se liberó en 1944, en ciertas regiones y sobre todo en las ciudades, las mujeres llevaban el “chador” (como en Argelia), que en nuestro país era negro. En las aldeas, las mujeres no usaban el chador, pero seguían siendo oprimidas por los hombres. El Partido Comunista hizo todo por las mujeres. Sus militantes trabajaron con celo y ardor para atraerlas a las escuelas, y las escuelas no demoraron en convertirse en mixtas (chicas y chicos). Fue un gran paso hacia la emancipación no sólo de las mujeres, sino también de toda la sociedad albanesa. Durante los 45 años del Poder popular, las universidades de nuestro país y en parte las universidades extranjeras capacitaron a más de 300,000 mil especialistas, hombres y mujeres, en todos los campos científicos, sociales y culturales. 

    En los siete años del actual régimen democrático, el analfabetismo ha vuelto a aparecer, los niños ya no van a la escuela, pero deben atender al ganado o trabajar en los campos. Incluso en la capital, Tirana, uno ve a las niñas con el velo impuesto por misioneros islámicos, que quieren hacernos volver a los tiempos del oscurantismo medieval. En nombre de supuestas libertades democráticas, como las setas venenosas, están apareciendo muchas iglesias y mezquitas, así como diversas sectas religiosas que nunca se habían conocido en Albania. 

    La religión siempre trató de dividir a nuestro pueblo, pero nuestros grandes hombres del Renacimiento nos dejaron un proverbio: “la religión de los albaneses es Albania”. Fieles a esta máxima histórica, de carácter patriótico y también revolucionario por la unidad emancipadora nacional, el Partido del Trabajo y Enver Hoxha decidieron hacer de Albania un Estado ateo. 

    En la actualidad, en Albania, los jóvenes no ven ninguna perspectiva para el estudio o el trabajo. Albania es un país donde la edad media de la población es de 26 años, a diferencia de otros países de Europa donde la población es mucho mayor. Esta es la razón del éxodo masivo de jóvenes, que toman por asalto los barcos que atracan en nuestros puertos para huir a Italia o incluso arriesgan sus vidas para llegar a Grecia. Todos estos jóvenes han seguido el camino a Europa o Estados Unidos, donde ahora trabajan como esclavos. Para ocultar esta lamentable realidad, el clan de Sali Berisha, con la ayuda de sus padrinos, sentó las bases del fraude de las pirámides, que absorbieron todos los recursos del pueblo albanés. La gente vendió sus casas y su ganado con el fin de invertir su dinero en estos ardides piramidales que fueron presentados como el milagro del capitalismo albanés. Y lo peor es que incluso el dinero enviado por los emigrantes, ganado por los albaneses a costa de grandes sacrificios, fue absorbido por estos engaños piramidales. Se dice que en total se perdieron cerca de mil millones de dólares. Imagínense lo que eso significa para un pequeño país como Albania. Con ese dinero, Berisha compró votos, jueces y fiscales corruptos; pagó a mercenarios para defenderlo; liberó a los delincuentes de la prisión, a los que utilizó para golpear y lesionar a los militantes socialistas y comunistas y otros opositores cuando se manifestaron en contra de él,  y para poner explosivos en edificios públicos y privados con el fin de aterrorizar a la gente. 

    Sali Berisha fue demasiado lejos con sus métodos anticomunistas y dictatoriales, tanto que el pueblo se rebeló. La revuelta estalló en Vlora, nuestra capital en 1912, donde se proclamó la independencia, y en todas las ciudades del sur de Albania, luego se extendió desde el sur hacia el norte del país. La población que se rebeló tomó las armas y finalmente consiguió forzar a que el clan de Sali Berisha, llamado “el clan de mafiosos”, abandone el poder. Una vez más, las grandes potencias, muy preocupadas por la revuelta popular y por el hecho de que el pueblo estuviera armado, intervinieron a través de sus instituciones euro-atlánticas, la OSCE [Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa]. Con la asistencia de todos los partidos políticos de la izquierda y de la derecha, con sus líderes socialdemócratas y reaccionarios, formaron un gobierno de emergencia de “contención”. Hicieron un llamamiento a la ayuda de las fuerzas militares internacionales de la ONU, con el pretexto de mantener la paz en Albania. El Presidente Berisha, a quien ellos habían puesto en el poder y que no es más que un dictador y un criminal, fue salvado mientras que el pueblo que se había rebelado era traicionado. 

    Pero nuestro pueblo, consciente de su papel en situaciones catastróficas para la existencia y el futuro de Albania, decidió en el momento de las elecciones dar, con su voto, un golpe decisivo al Partido Demócrata y a su líder Sali Berisha. Las elecciones se convirtieron en un plebiscito popular que dio 2/3 de los escaños al Partido Socialista, que ejerce el poder hoy en coalición con otros partidos pequeños. El Partido Demócrata no ganó un solo diputado en la capital, lo que demuestra suficientemente el resentimiento de la gente hacia Sali Berisha. 

    El Partido Socialista ha estado en el poder durante diez meses, pero las capas enteras de la población no están contentas con el gobierno de Fatos Nano, el líder del PS. Hizo todo lo posible para asegurarse el apoyo de las grandes potencias y de las fuerzas anticomunistas internas y ha roto completa y definitivamente con la herencia del Partido del Trabajo de Albania. Con la legalización del Partido Comunista, el Partido Socialista sin duda perderá una buena parte de sus votantes, desilusionados con su política. Los albaneses han comprendido desde hace mucho tiempo que las grandes potencias quieren perpetuar la crisis de Albania. Los albaneses se preguntan: ¿por qué prometieron tantas cosas para Albania y no hicieron nada? Se organizaron reuniones en Roma, Londres, Estrasburgo y aquí, en Bruselas; se habla de ayuda, inversiones, de mini-Planes Marshall, etc., pero hasta ahora nada concreto ha salido de esto. 

    Se dice: es necesario garantizar el derecho público, pero esto es imposible si la mafia internacional sigue alimentando la delincuencia, el contrabando y toda una serie de otros fenómenos que no se conocían antes, como el tráfico de drogas, la prostitución, etc. Para los albaneses, es inaceptable que algunas de las grandes potencias de Europa y del otro lado del Atlántico defiendan a esos políticos, a los mismos que destruyeron Albania. 

    Se ha sumado otra angustia para los albaneses. Debido a masacres bárbaras por parte de la Serbia de Milosevic contra nuestros hermanos de Kosovo, se han eliminado familias y pueblos enteros. Eso constituye un presagio de los viejos planes serbios para llevar a cabo la limpieza étnica de los territorios en los que los albaneses han vivido durante siglos, desde mucho antes del siglo VII, que es cuando los eslavos serbios aparecieron en el territorio de Kosovo.

    ¿Por qué, en la reunión de Bonn y recientemente en Roma, el Grupo de Contacto de las grandes potencias concedió tiempo a Milosevic? Debido a la indiferencia y el tiempo perdido en no adoptar severas sanciones contra Serbia, este país chovinista y el más agresivo de la antigua Federación Yugoslava continúa aterrorizando a la población albanesa de Kosovo y así prepara el terreno militar y amenaza no sólo a Albania sino a toda la región de los Balcanes, e incluso más allá. La mayoría socialista [albanesa] y la coalición que lidera hacen llamamientos a la OTAN para que envíe fuerzas militares a Kosovo. Los partidos de derecha vinculados al Partido Demócrata van aún más lejos, exigen que se concedan facilidades a la OTAN para que ingrese a Albania a través de sus puertos. Tal es el objetivo de los Estados Unidos y la Comunidad Europea al alimentar la crisis en Albania: poder poner sus pies en Albania, que es el punto estratégico donde los caminos de tres continentes se cruzan. Tal es la desgracia que siempre ha perseguido a Albania. Este pequeño país, a lo largo de su historia, siempre ha sido la víctima de las potencias de Oriente, Occidente, Norte y Sur, que la codician con el fin de dividírsela entre ellos y tener así un lugar que les permita el acceso a tres continentes. 

    Pero el pueblo albanés ha luchado contra los fascistas y ha vencido, ha construido el socialismo con grandes sacrificios y se merece plenamente este socialismo. 

    Tengo la firme convicción de que el pueblo no ha olvidado y que va a luchar de nuevo por la independencia y la soberanía de Albania y por el socialismo.
     
    Fuente: mltranslations.org 
     

    Traducido para “Crítica Marxista-Leninista” por S. Fiume.
    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Lun Oct 14, 2013 11:32 pm

    De cómo el PTA se alejó de sus posiciones marxista-leninistas

    publicado por el blog Crítica Marxista-Leninista 

    El proceso de degeneración del socialismo y restauración del capitalismo en Albania tuvo como elemento fundamental el proceso de degeneración del propio Partido del Trabajo. En el presente texto, un discurso de 1997 en Italia, Nexhmije Hoxha realiza una descripción de algunos momentos importantes de la crisis del PTA y de Albania. Había sido recién liberada de la prisión de cinco años, a la que fue arrojada por la reacción fascista, y se encontró con el pueblo albanés en insurrección. La autora reconoce que hasta entonces nadie, ni ella misma, ha realizado el análisis profundo de lo que ocurrió y seguía ocurriendo en Albania. Este texto sólo puede ser considerado como una descripción incompleta y breve de lo que aún queda por analizar. En el pie del presente artículo, se puede descargar también nuestra versión de la carta de Hysni Milloshi -secretario del Partido Comunista de Albania- dirigida a Ludo Martens, en 1997, en el que se destacan algunos ideas importantes en relación con la unidad del movimiento comunista internacional.

    De cómo el Partido del Trabajo de Albania se alejó
    de sus posiciones marxista-leninistas
    Nexhmije Hoxha
    Discurso pronunciado en la ciudad italiana de Teramo
    (1997) 
     
     
    Se sabe que uno de los principios fundamentales del comunismo es el papel dirigente del Partido Comunista en la organización, dirección y realización exitosa de la revolución proletaria y de la construcción del socialismo. 
    La experiencia y la realidad de Albania atestiguan la consistencia de la tesis leninista, no sólo desde el punto de vista teórico sino también del práctico. Desde la fundación del Partido del Trabajo de Albania en 1941, el pueblo albanés luchó contra los ocupantes nazifascistas, bajo la dirección de ese partido y del camarada Enver Hoxha, desarrolló paso a paso la revolución popular, estableció el poder de democracia popular según los principios de la dictadura del proletariado, y construyó el socialismo.  
    No voy a detenerme aquí en el período de 45 años de la construcción del socialismo en Albania, ya que los resultados obtenidos bajo la dirección del Partido del Trabajo y del camarada Enver Hoxha son más o menos conocidos, y el tiempo del que dispongo no me lo permite. En realidad, tengo en mente exponer los aspectos negativos de la dolorosa experiencia de Albania, de lo que sucede cuando el partido de la clase obrera abandona la lucha por la defensa de los principios leninistas, se deja atraer por las consignas y las alternativas de los revisionistas modernos, renunciando así no sólo a su papel hegemónico sino llegando hasta el punto de negarse a sí mismo. 
    ¿Cómo sucedió todo esto? ¿Por qué el Partido del Trabajo de Albania se alejó de las posiciones marxista-leninistas? 
    En 1985, el pueblo albanés y el Partido del Trabajo perdieron a su guía, Enver Hoxha. Fue precisamente en 1985 cuando en la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov se puso al frente del Estado soviético y con sus ideas sobre la Perestroika y la Glasnost, fue, de hecho, más allá que el revisionista antileninista y antistalinista Nikita S. Jruschov. 
    Enver Hoxha no vivió para luchar contra Gorbachov, pero hasta sus últimos días luchó con la ejemplar determinación de un gran revolucionario marxista-leninista, denunciando abiertamente los peligros que el revisionismo moderno causaba al movimiento obrero, y en especial los peligros provenientes del revisionismo alimentado e inspirado por la dirección del primer primer país de la revolución proletaria, de la edificación socialista y comunista. Con respecto a su país, Enver Hoxha no se limitó únicamente a esta lucha en el plano ideológico, sino que siempre denunció el peligro que amenazaba la independencia de Albania socialista en los planos económico, político y militar, derivado de las intenciones de la nueva superpotencia imperialista soviética. 
    A la llegada de Gorbachov al frente de la Unión Soviética, con sus reformas tan aplaudidas como exageradas por los círculos imperialistas, por las cancillerías occidentales y por la prensa burguesa mundial, aparecieron las primeras grietas en el país creado por Lenin y Stalin, en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, en el país que había salvado al mundo de la Alemania nazi, que fue la esperanza de los pueblos del mundo y del movimiento obrero internacional, que siempre había apoyado sus luchas por la libertad, la independencia, por sus derechos nacionales y sociales. Gorbachov y sus colegas no sólo atacaron las bases del Estado creado por la Revolución de Octubre, sino que sirviéndose de sus teorías antileninistas, destruyeron los lazos fraternales y las situaciones internas en los países de democracia popular. Le dijeron al imperialismo norteamericano y al gran capital occidental: “hagan lo que quieran”. 
    Gorbachov afirmó su traición antileninista con el discurso que pronunció hace diez años, con motivo del 70º aniversario de la Revolución de Octubre. Para nosotros está claro todo lo que ocurrió y sigue ocurriendo en la antigua Unión Soviética después de esa estrepitosa caída y del apartamiento de la línea leninista, caída que el propio Gorbachov no pudo resistir, dando paso a los Yeltsin para que éstos consumen la traición hasta el fin, reduciendo a la Unión Soviética a un país sin el peso político y militar que tenía, abandonándola en un completo caos económico, moral y social. 
    Pero es el momento de hablar de mi país, donde ha ocurrido un desastre sin precedentes. Que yo sepa, nadie hasta la fecha ha realizado un análisis profundo y general de lo que ocurrió y sigue ocurriendo en Albania. No es fácil hacer este análisis debido a que los factores internos y externos son numerosos, y los vínculos entre ellos son obvios, pero también es indiscutible que hubo entre bastidores escenarios y planes imaginables pero que hasta el momento se desconocen. 
    Yo misma no me dediqué a ese trabajo, porque después de 1991 estuve presa durante más de cinco años, y cuando apenas había sido liberada ocurrieron los indeseables sucesos de 1997, período en el cual estuve prácticamente aislada, siendo imposible moverme y encontrar a quién yo quisiera. Pero de lo que pude entender y seguir de los acontecimientos en Albania, trataré de presentar de manera incompleta, sólo algunos momentos cruciales que influyeron en la crisis de Albania. 
    No voy a detenerme en la descripción de los antecedentes históricos y de las circunstancias que influyeron en la crisis de Albania, ni en la catastrófica situación resultante. 
    En sus análisis el camarada Enver Hoxha subrayó que el establecimiento de los revisionistas en el poder llevaría a la degeneración del socialismo y a la restauración del capitalismo, que esos partidos estaban en el fango de la socialdemocracia, que el revisionismo moderno se convertiría en un nido de gatos. El curso de los acontecimientos que estamos viviendo le da completamente la razón con respecto a estas predicciones. 
    Por desgracia, su Partido no se adhirió estrictamente a las enseñanzas leninistas sobre el indiscutible papel dirigente del Partido como vanguardia de la clase obrera. No valoró la importancia de sus advertencias sobre los peligros del revisionismo moderno resucitado que amenazaba al socialismo en los países donde se estaba construyendo y a todos los partidos comunistas y obreros del mundo. 
    La dirección de nuestro Partido se separó de nosotros en el momento en que las fuerzas políticas de la gran burguesía capitalista de los países industrializados estaban en el apogeo de su actividad para asestar un golpe demoledor a las fuerzas comunistas, sobre todo en los países en donde éstas estaban en el poder. 
    Es de esta manera que la presión euro-atlántica también se hizo sentir sobre nosotros. Funcionarios de alto rango llegaban a Albania e insistían en que “Albania cambie de vía”. La respuesta de nuestra dirección era: “Albania debe ser aceptada tal como es” (se trataba de la Comunidad Europea, del Convenio de Helsinki, OSCE, etc.). Sin embargo, “el cuartel general” anticomunista, bajo la dirección de los Estados Unidos, que organizaba la última batalla para derrocar el sistema “socialista-comunista” en la Unión Soviética y en los países de Europa del Este, no podía soportar la obstinación de los albaneses. Organizó, entonces, una quinta columna. Las amenazas políticas y económicas llegaban así, tanto del Este, de los “ex-amigos”, como del Oeste, y se sucedían una tras otra. 
    Era la época en que caía el Muro de Berlín. En Rumania ocurrían los procesos y los fusilamientos espantosos. La Red Italiana de Televisión (RAI) continuaba engañando a los jóvenes albaneses con la publicidad de una vida paradisiaca. 
    Los comunistas honestos se esforzaron por mantener, durante el año 1990 y con toda la firmeza posible, las principales posiciones encarnadas en la Constitución de la República Popular de Albania del año 1976, que Enver Hoxha nos dejó como legado. 
    La verdad es que durante este período la situación económica del país no era satisfactoria debido a razones objetivas y subjetivas, que no voy a mencionar aquí. Los elementos que organizaron manifestaciones turbulentas en nombre de la democratización del país, atrajeron el descontento de muchos colectivos de la clase obrera, a los que ya no se aseguraba la materia prima para la producción, y de los jóvenes que no encontraban trabajo como antes. 
    Nos encontrábamos bajo una extraordinaria presión, tanto interna como externa. Se insistía especialmente en la revisión de la Constitución, se exigía la supresión del papel dirigente del Partido del Trabajo y la permisión del pluralismo político; la supresión de la ideología marxista-leninista como guía de nuestro Partido y de nuestro Estado; la introducción en el país de sociedades anónimas y créditos externos; el establecimiento de relaciones diplomáticas con los Estados Unidos; la apertura de las instituciones religiosas; y la liberación de los presos políticos. 
    Entre todas estas exigencias, había algunas que podíamos aceptar, pero eran de importancia secundaria. Se exigía que renunciáramos a la vía marxista-leninista, al socialismo, que retrocediésemos al pasado, que restaurásemos el capitalismo, con todos sus fundamentos y estructuras. En medio de esta encrucijada, la dirección del Partido se encontraba en discordia. La mayoría era fiel a la línea de Enver Hoxha. Lo mismo ocurrió en las organizaciones del Partido. Sin embargo, el Primer Secretario del Comité Central y otros dirigentes no compartían el mismo punto de vista. Él tomó dos decisiones fatídicas para el Partido: primero, en un discurso personal, sin pedir la aprobación del Buró Político, sin someterse a la votación del Pleno del Comité Central, dio la orientación de abrir las reuniones de las organizaciones del Partido a cualquier persona que quisiera participar, dándole el derecho a intervenir en los debates pero sin la obligación de los miembros del Partido. Por lo general, en las reuniones de las organizaciones de base de las empresas, escuelas, cooperativas, etc., e incluso en las sesiones plenarias del Comité Central, en que se discutían importantes problemas económicos y científicos, siempre se invitaba a expertos de reconocido prestigio que no eran miembros del Partido, pero nunca a cualquiera que lo quisiera, como si las organizaciones del Partido fuesen clubes con entrada libre. Los comunistas reaccionaron mal frente a esta decisión. De hecho, la vida del Partido fue destruida y, durante los acontecimientos posteriores, éste llegó a ser liquidado para ser sustituido por un nuevo partido, que en el X Congreso de junio de 1991 tomó el nombre de Partido Socialista. La mayor parte de los comunistas, así como la mayoría de los delegados, creyó que este partido sería el continuador del Partido del Trabajo e incluso propusieron diferentes nombres, como Partido Renovado, etc. En ese mismo Congreso se dio el segundo golpe demoledor al Partido del Trabajo. Me refiero a cómo se preparó el Congreso, cómo se desarrolló, a sus entre bastidores, y sobre todo a la elección del nuevo Comité Central y a los poderes que se le dio.
    El Congreso y su informe no fueron preparados por el Comité Central, que era considerado conservador, sino por una comisión especial, en el que participaron los miembros liberales –llamémoslos así– del Comité Central y otras personas nombradas por el Primer Secretario. No habiendo sido aprobada por el Comité Central, sobre todo por sus críticas a Enver Hoxha, la comisión exigió la disolución del Comité Central a sólo cuatro días del inicio del Congreso. No estuvimos de acuerdo porque esto estaba en conflicto con el Estatuto del Partido. La comisión organizó el trabajo de tal manera que en el Congreso se desacreditara a los miembros más antiguos del Buró Político, así como a los comunistas más firmes, haciendo uso de acusaciones bajas sin carácter político y que sirvieron de base a las acusaciones que Sali Berisha les imputó más tarde cuando su gobierno los encarceló. El partido que fue creado en ese Congreso celebró otro congreso en el que fundó un Partido Socialista de tipo occidental, que envió su primer documento a Betino Craxi, de la Internacional Socialista Europea. Es comprensible que, en esas condiciones, el electorado que aún continuaba votando por el Partido del Trabajo quedase desorientado y una buena parte de él diese su voto –en las elecciones del 22 de marzo 1992– al Partido Democrático, diciendo: “veamos lo que este partido va a hacer”. Y el pueblo vio lo que hizo este partido y pagó, al precio de vidas humanas y angustias interminables, la decisión que tomó en esa elección. Durante todos esos años también conoció al Partido Socialista, que, estando en posiciones socialdemócratas, hizo una transición hacia el centro-derecha, como él mismo reconoce, en coalición con otros partidos en el gobierno. 
    La mayoría del pueblo, tomando conciencia de su responsabilidad, se levantó en revueltas para recuperar los derechos perdidos. 
    ¿Qué le dio Sali Berisha a Albania
    en los cinco años que estuvo en el poder? 
    En diciembre de 1990, un grupo de estudiantes universitarios reconocidos por su liberalismo, se lanzó a la empresa de organizar protestas y manifestaciones. Al principio, bajo el pretexto de reivindicaciones económicas. Más tarde, presentaron demandas políticas relacionadas con la democratización del país, la libertad de opinión y de organización. Con los estudiantes se encontraba –enviado por Ramiz Alia, según oímos decir– un cardiólogo y profesor, comunista con una antigüedad de 25 años, secretario del partido en la Facultad de Medicina, Sali Berisha, con el pretexto de tranquilizar la situación. Sali Berisha, originario de las aldeas más remotas del norte de Albania, había ido a Tirana a seguir sus estudios universitarios, financiado por el Estado. Estudió con celo y fue enviado en varias ocasiones a Francia para especializarse. Era un buen médico, pero también ambicioso, autoritario, duro con los amigos. Se decía que se mostraba como un militante muy entregado y valiente porque quería ser elegido miembro del Comité Central del PTA, una meta que nunca pudo lograr, tal vez porque se había casado con una albanesa cuya madre era de Montenegro, vinculada a la OZNA (servicio secreto yugoslavo). Esta fue también la razón por la que jamás fue llamado a consulta médica por Enver Hoxha como frecuentemente se dijo. 
    Siempre ambicioso, arribista, olfateando los vientos que soplaban en los antiguos países socialistas de Europa del Este, en la primera ocasión que se le presentó en Albania, se pasó al lado de los estudiantes en revuelta. Dando codazos a los estudiantes y a otros iniciadores del Partido Democrático, se puso al frente de ese partido. 
    Sali Berisha no se avergonzaba por haber dado un giro de 180 grados para convertirse de comunista en rabioso anticomunista. Su crueldad aumentó con el tiempo, convirtiéndolo en el primer perseguidor implacable, paranoico, de comunistas. 
    Bajo acusaciones absurdas mandó a arrestar, uno tras otro, a los miembros del Buró Político, así como a altos funcionarios del Partido y del Estado, incluyéndome a mí, compañera de Enver Hoxha. Miles de simpatizantes, funcionarios y trabajadores honestos perdieron sus puestos de trabajo, fueron removidos de sus oficinas, de las instituciones, de las escuelas, las reuniones militares. 
    Se puso al frente de la oposición, pero no de una oposición política democrática. Las personas serias que comprendieron sus propósitos y sus acciones se alejaron de él. El movimiento de diciembre (1990), que mucha gente llama la Revolución Democrática, bajo la dirección de Sali Berisha, se convirtió en un movimiento fascista antirrevolucionario, en el que él mismo se puso a la cabeza de escuadrones típicamente mussolinianos y hitleristas. Su lema fue: “muerte al comunismo”, la destrucción “a nivel de cero” de todo lo que fue construido por el régimen comunista, porque Estados Unidos había dado el “cheque en blanco” para reconstruir edificios más bellos y más modernos. 
    El Partido Democrático se convirtió en un conglomerado de reaccionarios, de colaboracionistas, de ex presos políticos, de propietarios y de ricos desposeídos, de gente ambiciosa, de intelectuales mediocres y serviles, y de otros aún deseosos de hacer una carrera, entre los que se encontraban también comunistas. 
    Fue con la ayuda de este contingente, rebosante de odio reprimido –durante 50 años– de los vencidos y los expropiados, de los políticos sospechosos y corruptos, que Sali Berisha emprendió una feroz campaña de represalias, hasta el punto del vandalismo y de acciones macabras. 
    Él comenzó con la demolición de los monumentos y bustos de Stalin y Lenin para más adelante derribar los de Enver Hoxha, lo que provocó la ira del pueblo que se levantó en manifestaciones masivas de protesta en todo el sur de Albania y en algunas ciudades del norte. Grupos de vándalos, de ex-presos comunes, incitados y pagados, derribaron todos los símbolos de la Lucha Antifascista de Liberación Nacional, destruyeron los museos, violaron los cementerios de los guerrilleros. Llegaron al extremo de cometer el acto macabro, en el silencio de la noche, sin avisar a las familias, de desenterrar los restos de los comandantes más importantes que habían liberado al país, entre ellos el comandante general Enver Hoxha, sacándolos del lugar respetado, designado para los mártires de la nación, donde descansaban junto a sus compañeros de guerrilla. Berisha revocó todos los honores concedidos por los órganos legítimos del Estado, mientras que al mismo tiempo condecoraba a los colaboracionistas y criminales que habían luchado por la destitución del Poder popular y que habían asesinado a maestros, pioneros, mujeres jóvenes que lucharon por la apertura de las escuelas y por la emancipación de las mujeres de las aldeas más remotas de las regiones montañosas, donde todavía habían costumbres atrasadas y serias. 
    Sali Berisha abolió mediante decreto los feriados nacionales, el 29 de noviembre, la fiesta de la liberación del país que fue conquistada con el precio de sangre y sacrificios, y el 11 de enero, día de la proclamación de la República. 
    Los hechos antes mencionados no son ni la centésima parte de todos los males que Berisha trajo a nuestro pueblo y a nuestro país. La industria volvió al punto de partida, la agricultura retrocedió al nivel del período del rey Zog, todos los fenómenos negativos del pasado resucitaron: las querellas por un pedazo de tierra o por un arroyo, las antiguas venganzas, las enfermedades endémicas que habían desaparecido por completo, resurgieron los pantanos, aparecieron los nuevos fenómenos de la sociedad capitalista totalmente olvidados, como la emigración, o completamente desconocidos en Albania, como las drogas, el SIDA, y absolutamente inaceptables, como la prostitución y el crimen organizado. 
    Durante los cinco años de poder de Sali Berisha no se construyó siquiera una sola fábrica, a no ser de la Coca-Cola, pomposamente inaugurada, que Berisha llamó “la golondrina” de la nueva industria. Sólo se construyó 5 km de carretera, mientras que todas las carreteras de Albania eran destruidas, más que en los tiempos de guerra. Lanzaron el lema: “Nosotros gobernamos, el mundo nos ayuda”. 
    ¿Cuál es la responsabilidad de las potencias occidentales
    por la situación creada en Albania? 
    Tras el derrocamiento del sistema socialista, todas las ventanas y puertas de Albania se abrieron a los extranjeros. Los que desembarcaban no eran simples turistas, sino políticos, economistas y empresarios. ¿Estos hombres no veían el estado al que se estaba reduciendo a Albania y que los valores materiales y culturales del pueblo albanés, conquistados y mantenidos a lo largo de los siglos a costa de sangre y sacrificios, estaban desapareciendo? 
    En Albania, circula el rumor, y no carece de fundamento, de que todo lo que sucede en nuestro país es parte de los escenarios ya preparados en ambos lados del Atlántico.  
    En la época que Sali Berisha visitaba todas las capitales de Europa y Estados Unidos y hacía propaganda de los resultados obtenidos por Albania, diciendo que los ingresos de los albaneses eran mayores que los de todos los ex-países comunistas de Europa del Este, ¿es posible que todos estos países, así como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Europeo, no supieran que en Albania no existía la producción, que el desempleo era casi total, que los jóvenes asaltaban las costas de Italia y las barreras fronterizas griegas, y que, finalmente, la población sobrevivía gracias al establecimiento de las “pirámides” rentistas? 
    ¡No! Estados Unidos y Europa conocían bien la situación en Albania y sabían que ella se precipitaba hacia la catástrofe. Pero las potencias occidentales pensaron que Sali Berisha era el hombre que necesitaban, lo apoyaron, alimentaron su ego, e hicieron de todo para que éste ganara. En sus mítines electorales siempre era acompañado personalmente por el embajador de EE.UU., acto ilegítimo y sin precedentes. Contó con el apoyo explícito del presidente del Consejo de Europa, Madame Eleni Fischer. Alemania y Gran Bretaña enviaron expertos para dar instrucciones para la organización de una campaña electoral. Con la ayuda de todos tipo de investigaciones manipuladas y de métodos sofisticados, trataron de convencer a la opinión pública de que la victoria en las elecciones del 26 de mayo (1997) sería del Partido Democrático, porque detrás de bastidores, aprovechando las regulaciones y las leyes impuesta por la mayoría del PD en el Parlamento, se tomaron todas las medidas para lograr ese “triunfo”. Pero los impostores no se contentaron con un porcentaje razonable y aceptable. Excesivamente celosos y usando la violencia en las elecciones, los “democráticos” robaron los votos del pueblo y declararon que habían obtenido del 80% al 90% de los votos. Esta victoria embriagó a Sali Berisha, y cuando, el 28 de mayo, la oposición, los socialistas y sus aliados socialdemócratas y liberales, se lanzaron a la plaza Skanderbeg, los líderes y los votantes de ese partido fueron despiadadamente golpeados y ensangrentados. 
    En ese momento, Sali Berisha pensó que en adelante nadie podría sacarlo del trono de presidente. Sin tener en cuenta los informes de los observadores de la OSCE, él fijó las próximas elecciones para el año 2000 y la mayoría de su partido en el Parlamento le dio su segundo mandato como Presidente de la República, hasta que en el país se declaró el estado de guerra. Sólo los que habíamos vivido los años de la guerra durante la ocupación nazifascista sabíamos lo que significaba el estado de sitio, al cual habíamos sido sometidos dos veces en 24 horas, cuando se inspeccionaron los hogares, mientras que el “alto el fuego” se observaba por la noche y sólo en Tirana. La juventud y las generaciones que vivieron durante los 50 años de Poder popular no sabían lo que quería decir alto el fuego ni estado de sitio. 
    La estrategia de Enver Hoxha
    en cuanto al desarrollo del país y de la unidad nacional 
    Desde el punto de vista histórico y geográfico, Albania se divide en dos partes, el norte, llamado Guéguéri, y el sur, llamado Toskeri. En el pasado remoto hubo diferencias claras en el campo de la cultura (los dialectos, costumbres y modo de vida), así como en los campos religioso y socio-económico. Los enemigos del país quisieron usar esta división en beneficio de sus intereses expansionistas y chovinistas. Serbia tenía la vista puesta en el norte y Grecia en el sur. Pero el pueblo albanés nunca aceptó la idea de una lucha entre albaneses, de una guerra civil fratricida, en el que el norte combatiese al sur y viceversa. Los principales representantes del Renacimiento albanés hicieron un gran trabajo en cuanto a la defensa de la integridad territorial y a la unidad nacional en Albania. 
    La religión no era un factor determinante en la división de la población y del país. Los católicos constituyen del 10% al 11% de la población y se concentran en su mayor pate en el norte, cuya ciudad principal es Shkodra. Los ortodoxos representan alrededor del 20% de la población y se concentran más en Korça, Berat, Tirana, etc. La otra parte de la población es musulmana y se encuentra esparcida por todo el país, pero su presencia es más evidente en el centro y el noreste de Albania. 
    En el norte, los católicos siempre estuvieron de acuerdo con los musulmanes para enfrentar, lado a lado, las amenazas y las agresiones de los ortodoxos serbios y montenegrinos. En el sur, los musulmanes rendían honor a los mártires ortodoxos que fueron cruelmente torturados, envenenados y masacrados por el Patriarcado Ortodoxo de Constantinopla, porque lucharon por salvaguardar la lengua albanesa bajo la consigna: “Albania es la religión de los albaneses”, y otras consignas como “Albania es un único país de sur a norte”. 
    Excepto Shkodra, donde los católicos y el clero en general estaban vinculados al Vaticano y se distinguían por su cultura, la otra parte de los católicos vivía en los pueblos montañosos donde sus viviendas se encontraban apartadas unas de otras a causa de la venganza y las disputas por razones económicas, sociales y morales, y debido a los eventuales enemigos y agresores extranjeros. Estas regiones eran muy pobres y atrasadas. Los ocupantes nazifascistas aprovechaban de esa situación y reclutaban mercenarios, que enviaban a hacer la guerra contra el pueblo que luchaba en las ciudades y en las montañas por conquistar la libertad perdida y, sobre todo, los enviaban al sur pregonando que los combatientes en esa región eran comunistas eslavos y griegos. 
    Uno de los puntos más importante de la estrategia de Enver Hoxha después de la liberación del país fue consolidar la unidad entre los pueblos del norte –los guégues– y del sur –los tosks. Se elaboró y puso en práctica un programa integral con el objetivo de reducir las diferencias económicas, culturales y sociales entre estas regiones. Se trabajó para que la población de esas regiones no estuviera aislada y que esas regiones estratégicas y muy codiciadas por los serbios y montenegrinos no desertificasen. 
    Con ese objetivo se exploró el subsuelo de esas regiones, muy rico en minerales raros y preciosos, se exploró los bosques, pastizales y se desarrolló la ganadería. En cada familia había alguien que trabajaba en las minas o en las serrerías, y los salarios correspondientes a esos puestos de trabajo eran más altos que los pagados a los trabajadores de otras profesiones. Para completar la educación de la población de esas regiones, se dio prioridad al ingreso de sus jóvenes en las escuelas de formación profesional y en la universidad. Sali Berisha es un ejemplo de un beneficiario de esta política. 
    Sali Berisha hizo exactamente todo lo contrario. Destruyó y puso fuera de servicio todas las empresas de producción y estimuló la migración interna en nombre de los derechos democráticos y la libertad de tránsito. El mundo y los extranjeros no saben que esta migración de la población dentro del país fue más dolorosa que la de los refugiados que invadieron Italia y Grecia. Esos migrantes internos no son menos numerosos que los que se fueron al extranjero, son cerca de medio millón y siguen siendo los más miserables, porque, habitando los suburbios de Tirana y Durrës, carecen de vivienda y de trabajo, y es en ese medio en que las bandas de delincuentes de Berisha encuentran refugio. Al llevar a Tirana a estos montañeses pobres y enviar a muchos de ellos al sur, a los centros más bonitos y más productivos, el espíritu maligno de Berisha tenía como objetivo conseguir votos y pretendía, si se presentaba la ocasión, armarlos, como efectivamente lo hizo, para aplastar el levantamiento popular de Vlora y de otros centros del sur, que él consideraba como comunistas y enemigos personales. 
    Criminal y traidor de su propio país, Berisha hizo todo lo posible para poner en práctica los planes históricamente conocidos de provocar una guerra civil entre el norte y el sur, para dividir Albania y entregar el norte a los serbios y el sur a los griegos. Pero Italia no podía permanecer como espectadora, ella siempre quiso su parte. Ya no estábamos en la época de la Segunda Guerra Mundial, ya no estábamos en 1920 ni en 1939, ya no era más la época de la explosión de los conflictos. A pesar de eso, se enviaron a Albania tanques de asalto y buques de guerra, soldados bien alimentados, bien equipados y bien armados, para detener el ímpetu de los “rebeldes” albaneses, para enfriarles la cabeza. En nombre de la paz y la ayuda humanitaria, las fuerzas multinacionales frenaron la revolución popular. Los patriotas albaneses, los antifascistas, los comunistas y todos nosotros saludamos la decisión del Partido de la Refundación Comunista de votar contra el envío de tropas a Albania, y por eso les reconocemos y les agradecemos de corazón, así como a todos los amigos que nos apoyaron en esos días difíciles. 
    Para nosotros fue un gran alivio saber que, aunque el pueblo estuviese armado y Berisha y sus colegas organizasen bandas criminales para sembrar el caos y aterrorizar a la gente, no hubo ningún incidente con las fuerzas multinacionales. Fue una gran satisfacción constatar que el pueblo, en esa situación explosiva, demostró su sabiduría, participó en masa en las elecciones y dio su voto a los socialistas, permitiendo que éstos y sus aliados obtuviesen dos tercios de los escaños en el parlamento. En la capital, que era considerada el bastión del Partido Democrático, los votantes no dieron ningún voto a los representantes del Partido Democrático. 
    Estos resultados demostraron hasta qué punto el pueblo detestaba a Sali Berisha que destruía y cubría de vergüenza a Albania, que causó la muerte de muchos jóvenes, que nos privó del Estado, del ejército y de todo. Berisha fue la maldición de Albania, fue el Nerón de Albania. 

    Pero las preocupaciones del pueblo todavía no han terminado. Dio su voto a los socialistas y tiene un gobierno de coalición, pero está perdiendo la paciencia y no entiende por qué se deja libre, y por cuánto tiempo, a Berisha, que cometió tantos crímenes. Éste hace de todo para impedir el trabajo normal del gobierno, organiza huelgas de hambre, protestas y manifestaciones todos los días, aparece en la televisión en conferencias de prensa, etc. La gente se pregunta: ¿Quién está detrás de este hombre? Además de sus más cercanos colaboradores, comprometidos en actos criminales y corruptos hasta la médula, ¿quién –al otro lado de la frontera– quiere prolongar la vida política de Sali Berisha? Esta es la razón por la cual en los últimos tiempos aumentaron las demandas de distintos grupos sociales para la legalización del Partido Comunista de Albania, que a pesar de que es ilegal tiene un gran apoyo del electorado. 

    Todo esto hace que la situación en Albania aún no sea tranquila ni segura. Después de haber llevado a Albania al borde del precipicio y a los albaneses a la extrema pobreza, las potencias occidentales, los Estados Unidos, el Consejo de Europa, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, pueden dictar lo que Albania debe hacer. 

    Perdimos la independencia política y económica, pero el pueblo albanés siempre luchó a lo largo de la historia, para sobrevivir, por la independencia, por la libertad. El levantamiento popular de Vlora y de todos los centros del sur, así como la solidaridad manifestada por el norte, demuestran una vez más el espíritu de lucha del pueblo, lo que nos da coraje y nos permite esperar por mejores días para Albania y los albaneses.
     

    Fuente: Revista “Princípios” nº 50, Agosto/Setembro/Outubro de 1998, páginas 26-36, Sao Paulo, Brasil.


    Traducido para “Crítica Marxista-Leninista” por Facundo Borges.
    avatar
    AliveRC
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1322
    Reputación : 1452
    Fecha de inscripción : 09/05/2011
    Edad : 22

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por AliveRC el Sáb Nov 30, 2013 1:02 pm

    ¿Alguien tiene información sobre Mehmet Shehu, qué defendía, por qué fue sustituido por Ramiz Alia como "sucesor de Enver Hoxha"?

    avatar
    NG
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2038
    Reputación : 2249
    Fecha de inscripción : 25/02/2011

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por NG el Sáb Nov 30, 2013 3:36 pm

    ¿En que estatuto de partido o constitución ponía que Shehu era el sucesor de nada? Pregunto.
    avatar
    AliveRC
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1322
    Reputación : 1452
    Fecha de inscripción : 09/05/2011
    Edad : 22

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por AliveRC el Sáb Nov 30, 2013 6:49 pm

    En ninguno, pero parecía ser el futuro sucesor de Enver Hoxha, viendo su historial: participó en la guerra civil española, estuvo en la lucha antifascista contra los nazis, luchó contra los titoístas, fue Primer Ministro en 1954, apoyó la alianza con China, y desde 1974 fue Ministro de Defensa durante unos años, y ese puesto tenía gran importancia, ya que en aquella época el peligro de que Albania fuese invadida era grande.

    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Lun Dic 02, 2013 1:37 am

    AliveRC escribió:¿Alguien tiene información sobre Mehmet Shehu, qué defendía, por qué fue sustituido por Ramiz Alia como "sucesor de Enver Hoxha"?

    Shehu se suicidó el 18 diciembre de 1981 (un días después de que la mayoría del Buró Político lo criticara severamente) y, en efecto, antes de que se matara se lo consideraba entre el Partido y el país como el "segundo al mando", sólo después de Hoxha; como "el sucesor" de Hoxha. Después de su muerte se realizó una investigación y se llegó a la conclusión de que era un agente al servicio del imperialismo norteamericano.

    Ante el 4to Pleno del CC, celebrado en septiembre de 1982, Hoxha declaró que al comienzo de la investigación:

    "...se encontró en su caja fuerte un programa escrito por su propia mano en el momento en el que llegó a Albania [en 1942]. Este no era más que un programa democrático-burgués que no hacía ninguna mención al socialismo y al partido comunista, sino que hablaba de un conjunto de partidos, que era lo mismo que los angloamericanos y los grupos reaccionarios [albaneses] que los apoyaban trataron de instaurar tras la Liberación de nuestro país."
    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Miér Dic 04, 2013 1:05 am

    Algunos datos relacionados al tema principal:

    En 1989, 4 años después de la muerte de Enver, un grupo de dirigentes* (encabezados por Ramiz Alia) comenzaron a divulgar abiertamente políticas revisionistas, por ejemplo, Alia sostenía que la RDA era un estado socialista, etc. Es probable que, por un lado, la intensificación del bloqueo económico por parte de las dos "superpotencias" que tuvo lugar a finales de los ochenta y, en por otro lado, el colapso de los regímenes revisionistas fueron los dos sucesos utilizados como pretexto por Alia y sus camaradas para comenzar a implementar políticas derechistas, de conciliación.

    No fue sino hasta junio de 1991, en el 10º Congreso del Partido, que el PTA se convirtió en el Partido Socialdemócrata de Albania (en el mismo Congreso en el que se repudió a Stalin), confirmando su desviación derechista.

    Vale mencionar que esta desviación no se produjo sin resistencia. Hubo grupos dispuestos a defender las conquistas del socialismo a través de las armas, pero Nexhmije Hoxha (la mujer de Enver) los persuadió de que Alia no desviaría al Partido realmente del camino socialista. Más tarde se demostró que estuvo equivocada, por supuesto.

    Enver Hoxha, había hablado en su momento de cómo Molotov, Kaganovich y otros viejos revolucionarios burocráticos lucharon equivocadamente contra Jrushchov a través de "legalidad burocrática", en vez de ir a las masas; según Enver, debido a esto su lucha por más honrada que haya sido estaba condenada desde un principio.

    Pues bien, Nexhmije luchó contra Alia exactamente de la misma manera como lo hicieron aquéllos viejos burócratas. Ella trató de conseguir una mayoría de delegados en el 10º Congreso para preservar al PTA como un partido marxista-leninista de algún tipo, pero el principal defensor de la línea "dura" (después de Nexhmije), Xhelil Gjoni, inesperadamente para todos atacó a Enver y alabó las reformas. El resto es historia.


    *Es lógico asumir que estos elementos representaban a la burocracia del Partido y a los administradores de las empresas, más o menos igual que en la URSS.
    avatar
    Platon
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2355
    Reputación : 3479
    Fecha de inscripción : 06/02/2012

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Platon el Sáb Feb 08, 2014 5:23 pm

    Los acontecimientos políticos en Albania desde la muerte de Enver Hoxha
    Partido Comunista Unificado de Albania

    (2000)

    La muerte de Enver Hoxha en abril de 1985 marcó el inicio de un proceso de liberal-burocratización del Partido y el estado, que condujo finalmente al derrocamiento del poder del pueblo (la dictadura del proletariado). El primer paso fue la promoción de interminables discusiones, de elogios y jactancia. El 16 de septiembre de 1982, en un mitin para conmemorar la Conferencia de Peza (60° aniversario de la organización del pueblo sin distinción de religión, distrito o perspectiva, para luchar contra los invasores fascistas italianos), el camarada Enver Hoxha efectivamente delegó [el poder] a su “camarada en armas” Ramiz Alia. A partir de este momento Ramiz Alia emprendió un viaje por todas las regiones del país para familiarizarse con las preocupaciones y las demandas de las personas, evaluar las relaciones del Partido con el pueblo y evaluar los cuadros.

    El fenómeno más evidente fue el gran interés de los trabajadores y campesinos en Enver Hoxha. La lección era clara, y Alia recorrió Albania cantando loas a Enver, procurando demostrar que él era un fiel discípulo de Enver, y por tanto un digno reemplazante. El porvenir demostraría que de esta manera Alia procuraba ganarse la confianza del pueblo como un fiel hijo del Partido, demostrar que él encabezaría al Partido a lo largo del camino de Enver.

    Los interminables mítines en las granjas cooperativas, en las empresas, y en las instituciones estatales, juntas con las acciones de masas organizadas durante la semana laboral, no podían dejar de tener un efecto negativo sobre la producción. El caos resultante y el significativo descenso en la producción gradualmente crearon un clima desfavorable para cualquier progreso.

    Los fieles comunistas, los veteranos acostumbrados a los sacrificios, los obreros de la vanguardia y los campesinos e intelectuales revolucionarios preocupados por el destino del socialismo, se opusieron al célebre programa de “autofinanciación” (Autoadministración), que se presentó como un programa “para salir del cascaron” y dar a la economía “un gran salto adelante”. Pero sus voces de protesta no fueron oídas. En lugar de tomar medidas necesarias para continuar con la revolucionarización del Partido y el estado, Alia realizó otro experimento en forma de “la campaña contra la mediocridad”, por medio de la que pretendía unir en torno a sí mismo a los arribistas descontentos.

    En 1989 Alia proclamó una amnistía a los saboteadores, diversionistas y agentes de los servicios de inteligencia extranjeros, a pesar de su condena por los tribunales. Esto animó a las fuerzas contrarrevolucionarias a iniciar otras campañas, a pesar de que todavía no se sintieran capaces de salir abiertamente con exigencias para tomar el poder de los obreros y campesinos. A su cabeza se hallaban los arribistas, los charlatanes e hipócritas, los estratos sociales más privilegiados (quienes pretendían aumentar sus privilegios bajo el nuevo sistema que preparaban), los burócratas y liberales que habían sido despedidos de sus cargos por defectos de carácter, y las personas que habían sido expulsadas del Partido.

    Mediante una serie de “reformas económicas y políticas” Alia hizo que el trabajo se interrumpiera, empeorando de día a día el suministro a la población de productos básicos como la leche, huevos, carne, mantequilla, queso, verduras, y hasta pan. La vivienda, el transporte, los servicios sociales e incluso la sanidad fueron sometidos a una importante disminución como consecuencia de la degeneración de la disciplina en el trabajo. En vez de utilizar la experiencia revolucionaria de las amplias masas de la población, el renegado Alia culpó a la “sequía prolongada”, y bajo el lema de la “democratización” llevó al Partido y al Poder Popular al borde de la destrucción total.

    Los líderes del Partido fueron atados con interminables e inútiles reuniones, y de esta manera perdieron sus relaciones con las masas, por no mencionar su confianza. Por su parte, la prensa se convirtió en un semillero de mala información y oportunismo, que glorificó el “socialismo” europeo, japonés, americano, nórdico, etc.

    Todo esto repugnó enormemente a los comunistas honestos, a los trabajadores y campesinos, quienes expresaron su oposición a este camino abiertamente revisionista. Con ellos se encontraban incluso una parte de los servicios de información, pero vanamente. La caída en la pasividad de las amplias masas de la población, que estaban cada vez más descontentas, dio a las fuerzas de la contrarrevolución la posibilidad de salir a las calles de las ciudades donde la injusticia y la negligencia eran mayores.

    El affaire de las embajadas fue el acontecimiento más serio, puesto que siguió a un detallado plan Occidental dirigido contra la Albania Socialista y contra los albaneses en todo el mundo. El 2 de julio se llamó la atención internacional a la Reunión de Kacanik, que (debido a la opresión nacional ejercida por el régimen chovinista serbio) constituyó un acontecimiento de gran importancia para los kosovares en el camino de la separación de la Federación. Más de 5,000 personas fueron animadas a dejar el país, estimulando nuevos éxodos. Kadare exigió el exilio político en Francia, después de condenar a los emigrantes de la embajada con palabras banales. El mitin de Tirana dio el visto bueno a las fuerzas contrarrevolucionarias, y fue precisamente porque éstas no tomaron ventaja de esto que el Partido comenzó a revolucionarse a sí mismo. Pero era demasiado tarde; la degeneración había ido demasiado lejos. Las acciones de Alia atestiguan lo que más tarde admitió en sus memorias —que sus acciones apuntaban de manera consciente a la liquidación del socialismo y la restauración de un sistema capitalista.

    La verdadera relación de fuerzas se vio en febrero de 1991, cuando la estatua de Enver Hoxha ubicada en la plaza central de Tirana fue derribada. La cólera del pueblo por este acto de escandaloso vandalismo fue expresada en masivas manifestaciones por toda Albania, en las que Alia fue denunciado abiertamente como un traidor. Los manifestantes corearon al unísono: “¡El presidente es un traidor!” “¡El presidente a la horca!” “¡Viva Enver Hoxha!” De hecho, más de dos terceras partes de las personas deseaban seguir a lo largo del camino del socialismo —una cifra confirmada en las elecciones del 31 de marzo del mismo año. La contrarrevolución se vio obligada a retirarse temporalmente, pero en su X Congreso Alia dio la señal para destruir completamente al Partido del Trabajo de Albania.

    Este momento marcó una movilización de las fuerzas contrarrevolucionarias para asumir el poder. Por otra parte, los miembros revolucionarios y partidarios del PTA, condenaron a Alia como un renegado del marxismo-leninismo.

    El 23 de noviembre de 1991 (14 días después de la aprobación del Ministerio de Justicia) Milloshi violó los principios del Partido declarándose su líder. El representante del distrito de Gjirokastra denunció inmediatamente esta acción como “un peligroso golpe de estado contra el Partido” y exigió la formación de una Comisión de Iniciativa (ahora llamada, después de su formación, Comisión Organizadora) para resolver el asunto. La propuesta de compromiso “un partido unificado” fue el pretexto de este aventurero para sabotear sistemáticamente la publicación de la prensa del Partido, su participación en las elecciones de marzo de 1992 y todos los asuntos del Partido.

    El 2 de mayo fue a Corea para firmar una declaración oportunista que aceptaba la existencia del socialismo mundial (es decir, en Corea, China, Cuba, etc.), a cambio de la cual recibió algunos coches, fondos y productos alimenticios como precio por la potestad de intervenir en los asuntos de los comunistas. Esto fue denunciado en la primera reunión del Comité Organizador. El Comité del Partido Comunista de Albania [le condenó] después de su arribo de Corea, junto con sus declaraciones tales como “Kim II Sung es un notable marxista-leninista”, y “Corea está edificando el auténtico socialismo”. Los delegados de Gjirokastra votaron con la mayoría. Por su actividad desviacionista y saboteadora, Milloshi fue convocado a Gjirokastra para aclarar su posición. A partir de ese momento rompió todas las relaciones con los comunistas de ese distrito y adoptó la misma actitud hacia la mayoría del COC del PCA.

    El 16 de julio de 1992, siguiendo el consejo de Guillermo Ryerson, el Embajador norteamericano en Tirana, fueron tomadas por el Parlamento varias decisiones de carácter fascista, por ejemplo:


    • la prohibición del PCA;



    • el despido de todos los comunistas de sus puestos de trabajo;



    • el desarme de todos los ex militares;



    • la cancelación del Día de la Liberación como una fiesta nacional,



    • la exhumación de los Héroes del Pueblo —Enver Hoxha, Hysni Kapo y Myslim Peza del Cementerio de los Mártires de la Nación;



    • la detención de la viuda de Enver Hoxha, Nexhmije Hoxha, y más tarde de su hijo Ilir Hoxha;



    • la detención del líder del Partido Socialista, Fatos Nano, bajo la acusación de haber malversado ayuda alimentaria (un cargo no probado hasta el día de hoy);



    • la adopción de una política servil al imperialismo, siguiendo el camino iniciado por Alia; etc.


    Los juicios a opositores políticos por desagradables cargos falsos tuvieron lugar en todos los niveles. Todos los intelectuales progresistas, en particular los periodistas, cayeron bajo el fuego enemigo. Muchos comunistas fueron encarcelados y torturados en unas condiciones tan malas como las sufridas bajo las ocupaciones hitlerianas e italianas. Muchos de ellos murieron en aislamiento. El terror blanco impuesto por la policía de Berisha fue tan feroz como el de la policía serbia en Kosovo.

    La destrucción de la economía nacional fue uno de los crímenes nacionales más graves, volviendo al país completamente dependiente de las potencias imperialistas de Occidente. Esto aumentó el desempleo a niveles escandalosos, mientras que más de 5.000 albaneses fueron obligados a vagar por los caminos del mundo para buscar su pan. Aún más trágico fue el destino de la juventud, en especial el de las 30.000 muchachas deportadas por la mafia para trabajar como prostitutas en Europa occidental.

    Por los medios más sucios Berisha creó una rica clase burguesa así como Alia y Nano habían creado una clase de pequeña y mediana burguesía mediante la privatización de las pequeñas tiendas y talleres a precios nominales.

    Según el programa del Partido Democrático el sistema judicial ha sufrido severos golpes. Sobre el curso de tres a seis meses, los nuevos magistrados del Partido Democrático “fueron entrenados”, pero fueron incapaces de resolver hasta el más simple de los casos. La corrupción, el contrabando y demás tipos de tráfico ilegal rápidamente florecieron y despertaron la envidia de incluso los hombres de negocios occidentales. La petición de Berisha para “sembrar las plantas más provechosas” animó a la gente a sembrar Cannabis sativa un narcótico muy rentable. La vida se hizo muy difícil para aquellos que habían trabajado y habían luchado incondicionalmente por la libertad y la construcción de Albania durante más de cincuenta años. Las pensiones ridículas eran insuficientes hasta para el pan y el café, y los absurdos sueldos de los doctores y profesores crearon un descontento masivo. La policía secreta se convirtió en un instrumento de terrorismo gracias al cual Berisha procuró intimidar a sus opositores mediante asesinatos y secuestro de niños.

    Los actos particularmente condenables de Berisha fueron el abandono de la lengua nacional, el aumento de la brecha entre el Norte y el Sur, la humillación de héroes y mártires, el debilitamiento del ejército y el estado, la creación de compañías piramidales, la destrucción de las instituciones culturales, educativas y científicas, y la corrupción de la juventud.

    Todo esto provocó las rebeliones de 1997, que proporcionaron un severo golpe a la dictadura fascista. La nueva burguesía, en colaboración con las potencias Occidentales, intentó manipular éstas sin lograr completamente sus objetivos. Los comunistas, a pesar de su indiscutible papel en la elevación de la conciencia antifascista del pueblo, fueron incapaces de desempeñar el papel dirigente en este movimiento popular ya que se dividieron y confundieron. Así, las rebeliones rápidamente degeneraron en la anarquía con consecuencias inoportunas para el destino del país. Berisha pretendió provocar una peligrosa guerra civil, pero fue incapaz de hacerlo puesto que “el ejército era tan suave como un melón de agua” (palabras atribuidas a Zhulali, Ministro de defensa en ese tiempo). De hecho, el ejército se componía de hombres con uniformes verdes y corazones rojos, ya que fue imposible sustituir inmediatamente a todos los soldados entrenados en el amor al pueblo y la patria.

    Las elecciones de junio de 1997 proporcionaron un duro golpe al Partido Democrático, a pesar de la ayuda prestada a Berisha por su nuevo aliado Milloshi. Berisha intentó por todos los medios en su poder desestabilizar Albania, hasta el golpe del 14 de septiembre de 1998. La declaración de Milloshi de marzo de 1998 que instaba al “acuerdo entre los serbios y los kosovares” al mismo tiempo que el distrito de Drenica estaba siendo reducido a cenizas por el genocidio, demuestra que Milloshi había emprendido el camino del revisionismo, un camino que apunta a la extinción de las guerras de liberación y el sometimiento de los pueblos a las potencias imperialistas.

    Los eventos de 1997 mostraron que el 26 de mayo de 1997 Berisha, colaborando con bandidos y criminales, había robado los votos del pueblo. Sus partidarios europeos buscaban el completo sometimiento de Albania a una política neo-Nazi (tal era la política del Partido Democrático encabezado por Berisha). Este comportamiento de Europa y los Estados Unidos —a veces en la confrontación y en otros momentos en el acuerdo— mostró que tenían un gran interés en Albania y que se esforzaban por decidir cuál de ellos debería dominarla. Durante los años más negros del terror fascista de Berisha los gobiernos de Occidente nunca dejaron de glorificar este tipo del gobierno, una política que alcanzó su punto culminante a principios de 1997 (los primeros momentos de la rebelión) cuando dijeron “apoyamos a Albania, ella debe continuar con sus reformas”.

    La llegada al poder del Partido Socialista cambió sustancialmente la situación —sobre todo en el desfascitacion de la vida interna. Fue abolida la ley que prohibía el Partido Comunista de la vida política, se realizaron algunas concesiones en torno a la prensa y a los periodistas, y fueron reducidas las actividades de la policía secreta. Sin embargo, el gobierno de Nano dejó intacto el régimen de Berisha al nivel superior y con ello la posibilidad de un rápido desplome del gobierno —que no ocurrió debido a que el golpe de estado de Berisha-Rugova-Bukoshi no contaba con el apoyo de la gente.

    Durante más de dos años los jóvenes criminales han formado peligrosas cuadrillas que han aterrorizado las ciudades y a los viajeros, causando una gran inseguridad. La economía destruida por la antipolicía nacional de Berisha no ha sido capaz de recuperarse, por el contrario, ha continuado reduciéndose, mientras que el odio del pueblo hacia la nueva clase de políticos burgueses ha crecido. Cada día no puede sino recordar el glorioso período del socialismo, y en particular las enormes transformaciones en la agricultura, industria, educación y ciencia bajo Enver Hoxha. Esto no puede ser negado ahora por nadie que posea el más mínimo sentido de realismo. Según una encuesta sobre los diez personajes más célebres del país realizada por la revista independiente “Nuestro Tiempo”, Hoxha fue segundo sólo superado por Ismail Qemali (quien proclamó la independencia en 1912).

    La educación, sanidad, el medio ambiente, han sufrido pérdidas enormes durante la década pasada. El analfabetismo, las enfermedades infecciosas, la quema masiva de árboles frutales y viñas, son fenómenos espantosos. El SIDA, la malaria, cólera, tuberculosis, poliomielitis, las epidemias causadas por agua contaminada, los accidentes de tráfico, los tiroteos indiscriminados —todos estos forman una nueva página en la estadística albanesa. Cientos de personas no disponen del mínimo alimento necesario para vivir, sin mencionar a aquellos que han muerto en la pobreza en el extranjero. En esta atmósfera contaminada, en un ambiente sin árboles o flores, el delito, la pobreza y la prostitución prosperan junto a una clase dominante cuyos ingresos son astronómicos, una clase que incluye a diputados, diplomáticos, ministros y jefes de la policía. La gente sencilla, repugnada por esta realidad, se pregunta: “¿Cuándo vamos a recuperar el poder que hemos perdido?”

    Pero el movimiento comunista se mantiene por debajo del nivel necesario para esto, y la Quinta Columna ha desempeñado su papel en esto. Los elementos arribistas, avaros, a menudo obstruyen las purgas de los falsos comunistas de nuestras filas. Sin embargo, el tiempo está de nuestro lado. El capitalismo está destinado a la destrucción, y se llevará consigo a sus sirvientes revisionistas. Esto sucederá cuando nuestro partido llegue a ser realmente marxista-leninista, cuando sus miembros se conviertan en líderes de las masas en palabra y hecho, cuando estén listos para dar incluso su vida por su clase, el proletariado.

    Pretendemos construir un partido semejante y tendremos éxito seguramente ya que somos capaces de construir sobre la experiencia de Marx, Engels, Lenin, Stalin y Enver.

    Publicado en Tiempos Rojos

    Contenido patrocinado

    Re: La experiancia socialista albanesa y las causas de su derrota

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Oct 23, 2017 1:40 pm