El “cocodrilo” continúa matando jóvenes rusos

Comparte
avatar
Platon
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2355
Reputación : 3479
Fecha de inscripción : 06/02/2012

El “cocodrilo” continúa matando jóvenes rusos

Mensaje por Platon el Dom Jun 10, 2012 6:41 pm


Las farmacias rusas han comenzado ya a contar las perdidas, pues en adelante, todos los fármacos que contienen codeína serán expedidos solo por receta médica.

El Estado combatirá así, con la limitación de la venta de estos analgésicos y remedios contra la tos, la epidemia de la desomorfina, un nuevo tipo de drogadicción entre la juventud. La desomorfina, conocida en el vulgo como “cocodrilo” se obtiene de fármacos no dispendiosos que contienen codeína, y es definida como “la muerte rápida por cien rublos”. Sus consumidores se, digamos, consumen en un año, e incluso hasta en unos cuantos meses.

Pero, toda medida restrictiva tiene efectos colaterales. Ellos alarman también a quienes emplean medicamentos con codeína por prescripción médica, se curan con ellos.

El “cocodrilo” devora la juventud

A partir del 1º de junio los remedios con codeína son expedidos estrictamente por receta médica. Víctor Ivanov, titular del servicio Federal Antidrogas ha subrayado hasta el cansancio que, hace tiempo que maduró el combate de la desomorfina. De 50 a 75 mil rusos son hoy adictos al “cocodrilo”. La policía antidroga definía la situación de “catastrófica”. La desomorfina, una droga barata y sumamente tóxica, ha llevado a la tumba ya de 5 a 7 mil personas, fundamentalmente jóvenes.

El “cocodrilo” da muerte ahora a un número similar que la heroína. Después de que el Estado lograse reducir el torrente de opiáceos al país, los drogadictos se reorientaron a la desomorfina accesible. La materia prima para ella son los conocidos Sedalgin, Codelak, Nurofen Plus, Pentalgin N, Cafetín, Terpinkod, los que, hasta no hace mucho, se podían compraren la cantidad que fuese. En los últimos años, en unas cuantas regiones, las ventas de estos medicamentos que contienen codeína crecieron al por mayor. Y no porque los rusos comenzaran a sufrir mas de dolores de cabeza o como consecuencia de la tos. Simplemente porque, la dependencia de la desomorfina surge casi de inmediato, con la primera o segunda dosis.

“Si la desomorfina no asesina, hace de la persona un minusválido. Pues, el “cocodrilo” devora, literalmente, el rostro: en las personas adictas comienzan a deteriorarse los huesos faciales, se caen los dientes. Ellos envejecen fugazmente: la droga tiene efectos destructores en los tejidos. Las consecuencias las pagan el corazón, los vasos, los sistemas digestivo, endocrino, nervioso e inmune.

La caza del “cocodrilo”

Era ya imposible no combatir la epidemia de la desomorfina. Era necesario aplicar las medidas que fuesen para frenar su expansión. Y la reducción del acceso de los medicamentos que contienen codeína fue una de tales medidas, la que no puede ser definida de estéril.

A propósito, en muchos países, EEUU incluido, sin receta no se compran hasta los remedios mas inofensivos. Y la mayoría de los médicos respaldan esa política, incluidos los de Rusia. Dmitri Valiukov, vicepresidente de la Fundación “Un país sano”, apuntaba que, “la autocuración es una estupidez mayúscula”. En Rusia, con frecuencia, cada uno considera que conoce todo sobre sus enfermedades. Aunque, la mayoría de las personas no puede hacerse un diagnóstico correcto”.

El Estado, junto con restringir la venta de medicamentos con codeína decidió evitar los movimientos bruscos para no afectar a quienes los toman por prescripción medica.

En un comienzo, las medidas restrictivas fueron probadas en una veintena de regiones. Algunas de ellas, por ejemplo Tartaria, Kaluga, Lipetzk, Bielgorod, Kaliningrado y Tyva prohibieron ya el año pasado su expedición sin receta. Y las provincias quedaron conforme con los resultados, pues se redujo la mortalidad como consecuencia de la desomorfina.

¿Y si de veras duele la cabeza?

Pero, resulta que la mayoría de las personas emplean los medicamentos con codeína para los fines que motivaron su elaboración: el dolor de cabeza, de muelas y la tos.

Ahora, las personas que se tratan con codeína se han visto obligadas a acudir al médico por la receta. ¿Y si el dolor es insoportable? ¿Si con él no se puede trabajar ni descansar o no hay tiempo para acudir al médico? ¿O si otros fármacos no surten efecto? Pues, hay personas que solo el Sedalgin les quita el dolor de cabeza y a otros el Kodelak les atenúa o elimina la tos.

Sus reemplazantes están en proceso de elaboración. “Trataremos de que se amplíe el surtido de medicamentos análogos”, manifestó la Ministra de Salid, Verónica Skvorzova. La titular subrayó que la población no debe salir afectada. Pero, mientras se creen y sean introducidos los nuevos fármacos pasará un tiempo. Es evidente que no será fácil para las personas que necesitan de medicamentos con codeína.

Debido a la receta obligatoria para la venta de toda una serie de analgésicos y de medicamentos contra la tos, las colas en las policlínicas serán mas largas. Y los médicos tendrán que destinar mas tiempo no para el tratamiento de los pacientes, sino para el papeleo que requiere lo de expedir recetas.

Combate a la drogadicción no solo con prohibiciones

Las meras prohibiciones son insuficientes para combatir la epidemia de las drogas. Es necesario trabajar con las causas de la drogadicción, lo que entraña un conjunto medidas. Lo mas grave son las causas biológicas. “Los genes, de las personas que nacieron así, y en las que solo es posible atenuar las consecuencias”, señala Serguei Poliatikin, titular de los programas médicos de la fundación “No al alcoholismo y la drogadicción”.

Es necesario realizar la profilaxis sicológica de la drogadicción poco menos que en los jardines de la infancia : los padres deben crear relaciones de confianza con los hijos, darles un sentimiento de seguridad en si mismos, explicarles lo que es bueno y, lo que es malo. Por último, es necesario crear el medio en el que la persona sienta confort espiritual. Y una parte de ese medio son, el hogar, la familia, el trabajo, la seguridad en el mañana.

La estrategia de la política estatal antidrogas de la Federación de Rusia hasta el 2020 supone una labor activa con los niños. Programas antidrogas educativos se ofrecen en escuelas y establecimientos superiores. Ellos comprenden video-charlas, entrenamientos, concursos. El servicio Federal Antidrogas, de conjunto con el Ministerio de Salud Pública trazó un programa de lecciones por Internet sobre esta materia.

Sin embargo, los narcólogos no siempre cuentan con el debido respaldo de los medios de difusión, un espacio fundamental para la propaganda contra las drogas. La televisión está dispuesta a colaborar, pero solo por una cantidad considerable de dinero, explicaba la titular del servicio nacional de Narcología, Evguenia Briuna.

El combate a las drogas es parte de una verdadera guerra que urge librar en todos los frentes, y que ha alcanzado ya a una parte considerable de la sociedad.

Lo principal en esta guerra es lograr que las pérdidas sean mínimas.


    Fecha y hora actual: Sáb Nov 18, 2017 12:14 am