En el país en que ver a un médico es más peligroso que ir a una guerra

    Comparte
    avatar
    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    En el país en que ver a un médico es más peligroso que ir a una guerra

    Mensaje por nunca el Mar Mayo 22, 2012 6:44 pm



    En el país en que ver a un médico es más peligroso que ir a una guerra

    por Carlos Rivero Collado
    Viernes, 18 de Mayo de 2012 16:45

    Por lo general, cuando un paciente es atendido por un médico o en un hospital de Estados Unidos, se convierte en una mercancía a la que hay que sacarle el mayor provecho. Esa insensibilidad hace que se cometan más crímenes y fraudes médicos en EU que en todos los demás países del mundo juntos.


    A mi hermano Jorge, víctima de esta infamia.

    He escrito varias veces sobre crímenes y fraudes médicos en Estados Unidos. El tema es interminable y debo volver a él a la luz de nuevas revelaciones.

    Lo primero que hay que tener en cuenta es que, en los últimos diez años, el gobierno federal ha rebajado o suspendido los subsidios económicos a los hospitales y centros educacionales, y los gastos de guerra se han multiplicado hasta llegar a varios trillones de dólares. Esto, por supuesto, favorece a la industria bélica, columna vertebral del Complejo Militar Industrial-Terrorista, pero perjudica la salud y la educación de los habitantes del país.

    Es la guerra del gobierno bandido contra el pueblo, pero hay otra guerra, la de los bandidos del pueblo contra el gobierno. En este sentido, veamos partes de un cable noticioso que fue publicado en la prensa la semana pasada:
    1-. OTRO GRAN FRAUDE AL MEDICARE

    --Agentes federales acusaron a 107 médicos, enfermeras y trabajadores sociales de siete ciudades de Estados Unidos de ejecutar un fraude de $452. millones al Medicare, el total más grande en un caso de fraude al programa. La mayoría de los casos son del sur de la Florida.

    --Éste ha sido el mayor caso de una serie de arrestos importantes en los últimos dos años para combatir fraudes que, según se estima, pueden haber costado al gobierno entre $60,000.000,000. y $90,000.000,000. (entre sesenta mil y noventa mil millones de dólares)

    --Centenares de agentes federales actuaron este miércoles en todo el país, allanado negocios, ocupando documentos y arrestando a 107 sospechosos en Miami, Los Ángeles, Houston, Detroit, Chicago, Tampa y Baton Rouge.--La lista de los detenidos es larga y entre ellos figuran muchas personas de Miami. El fiscal federal, Wilfredo Ferrer, ofreció una conferencia de prensa en Miami y dijo que se han presentado veintidós actas de acusación ante el tribunal federal. Agregó que “todos tienen una cosa en común, la codicia” y tratan al Medicare “como un cajero automático”.

    (Hasta aquí el cable de prensa)

    (El Medicare es un programa de salud del gobierno federal que provee atención médica y hospitalaria gratuita a los mayores de 65 años. El Medicaid es un programa de salud, administrado por el gobierno federal y los gobiernos estatales, que ofrece atención médica y hospitalaria a ciertas personas de limitados recursos)

    Cientos de fraudes, como los señalados en el cable, se han cometido en este país en los últimos años, sobre todo en el sur de la Florida. Las pérdidas son por cientos de miles de millones de dólares, que han tenido que pagar los contribuyentes, o sea el pueblo trabajador.

    La Asociación Anti-Fraude del Cuidado Nacional de la Salud (NHCAA, por sus siglas en inglés) citando información del FBI, dice que el fraude médico en este país fluctúa de entre 70 a 234 mil millones de dólares al año.

    Omar Pérez, ayudante del Inspector General del Departamento de Salud de EU afirma:

    --En el sur de la Florida el fraude al Medicare no está sólo representado por grupos diversos, sino por negocios organizados y altamente competivos. El dinero envuelto en esto llega a límites incalculables. Vemos a dueños de negocios, proveedores del sistema de salud, médicos y beneficiarios del Medicare participando en el fraude. Vemos, además, a traficantes de drogas y grupos del crimen organizado defraudando al sistema.

    2-. LOS ABANDONADOS

    Veamos algunos crímenes relacionados con la falta de atención médica en este país: un informe del Institute of Medicine (IOM) revela que 18,347 adultos mueren en Estados Unidos cada año porque no tienen seguro ni pueden pagar la atención médica. El informe dice, además, que:

    ** Personas sin seguro con cáncer en el colon o en los senos tienen un 50% más posibilidades de morir.

    ** Pacientes sin seguro que sufran traumas tienen un 37% mayor de posibilidades de muerte.

    ** El 25% de las personas que sufren de diabetes y no tienen seguro han estado más de dos años sin chequeo médico y tiene, por ello, una posibilidad mucho mayor de muerte, ceguera o pérdida de alguna de las extremidades.

    3-. NIEGAN ATENCIÓN A NIÑOS CON MEDICAID

    Un estudio publicado por la revista New England Journal of Medicine, una publicación científica de Estados Unidos, demuestra que cuando se pide una cita para niños cubiertos por el Medicaid en todo el país, la respuesta es negativa en el 66% de los casos.

    --Madres de niños con problemas médicos que necesitaban cuidados especiales llamaron a clínicas pidiendo turnos para visitas. Cuando dijeron que tenían Medicaid recibieron un rechazo del 66%, pero cuando afirmaron que tenían seguro privado, el rechazo fue sólo del 4%. En las clínicas que aceptan a todos, el período de espera fue de 22 días más para los niños que tenían Medicaid que para los que tenían seguro privado, o sea de 20 a 42 días de espera. (Como se sabe, los médicos y hospitales ganan más dinero atendiendo a pacientes con seguro privado que con Medicaid o Medicare)

    --Para el estudio se presentaron casos de niños afectados de asma descontrolada, depresión severa, fractura de un antebrazo, diabetes tipo 1, apnea obstructiva durante el sueño, dificultad para respirar, infecciones crónicas de los oídos y dermatitis severa que no responde a los esteroides convencionales.

    --Otro estudio, publicado en la revista Pediatría, se refiere a la capacidad de las madres para obtener servicios odontológicos para sus hijos.

    --El 63.5% de los niños con Medicaid no pudieron lograr una cita con el dentista mientras que sólo el 11% de los niños con seguro privado no la tuvieron.

    --Cuando se preguntó a los dentistas enrolados en Medicaid que rechazaron las citas de los niños con ese plan, si aceptarían dinero en efectivo, el 100% dijo que sí y que, como promedio, pedirían $124.

    --Evik Roy, columnista de la revista Forbes, recuerda que en marzo había comentado los resultados de la Encuesta Médica sobre la Salud, que indicaba que los especialistas en medicina interna rechazaban 8.5 veces más a los pacientes de Medicaid que a aquéllos con seguro privado.

    --Roy dijo: “La cuarta parte de los niños en Estados Unidos han sido consignados a ese programa cruel e inadecuado que demuestra más crudamente que otros, la diferencia entre seguro médico y cuidado de la salud”.

    4-. UN PELIGRO AUN MAYOR

    Lo que es, sin dudas, una vileza –carecer de atención médica--, pudiera ser, por el contrario, una gran ventaja para muchas personas. No ver al médico es, muchas veces, más saludable que verlo.

    Una mayor violación de los derechos humanos, más que negar la atención médica por falta de seguro o recursos económicos, es poner en peligro la vida de los que tienen seguro, experimentando con su salud para ganar dinero.

    Por lo regular, cuando una persona va a ver a un médico con un buen seguro o el suficiente dinero para pagar, deja de ser paciente y se convierte en una mercancía a la que hay que explotar al máximo. Hay excepciones, por supuesto, pero son escasas.

    Veamos dos ejemplos sencillos que nos pueden dar una imagen más amplia de lo que pudiera sucederle en la consulta de un médico, o en un hospital, al que tiene y no tiene seguro.

    A) El que no tiene seguro

    Aquí todo el mundo es cliente, desde el recién nacido al que se le compra un biberón al recién muerto al que se le paga el funeral.

    Digamos que un cliente llega al médico, que puede tener su consulta privada o trabajar para una clínica u hospital, y le dice:

    --Doctor, tengo un dolorcito aquí en el talón del pie derecho que me está molestando.

    Ya en ese momento el médico sabe la clase de seguro o la solvencia económica de su cliente porque de eso se ocupa la empleada de la consulta, clínica u hospital al que acude antes de que pueda ver al médico, pues debe llenar un cuestionario con preguntas bien específicas.

    Si, además de no tener seguro, es pobre, el médico le dirá algo así como:

    --Eso debe ser un clavito en el zapato.

    Entonces, toma el estetoscopio y se inclina hacia el suelo para auscultar al zapato, mientras sonríe con sorna, porque en este país la pobreza no inspira compasión, sino desprecio y burla.

    Después que el paciente se quita el zapato y el médico le aprieta un poco el pie, le dice, con el propio gesto sarcástico:

    --Estás entero, no tienes ni callos.

    Concluida la farsa, que el paciente toma en serio porque le cuesta dinero, el médico le receta dos aspirinas cada seis horas, y le pasa una cuenta por 75 dólares, que es más que de lo que gana en muchas horas de arduo trabajo.

    Es posible que unos días después el dolor se le pase, o, tal vez, sea el primer síntoma de una artritis que en pocos años le ha de condenar a una silla de ruedas... pero ése ya no es asunto del médico.

    B) El que tiene seguro

    En otra ocasión va a ver al médico un cliente que tiene seguro médico o bastante dinero, y el propio dolorcito en la misma parte del pie. En este caso, el médico abre más los ojos y exclama:

    --¡Oh, esto hay que investigarlo!

    Como en este país casi siempre tener dinero o un buen seguro está en proporción directa con la ignorancia de quien los tiene, el médico puede decirle lo que se le ocurra, algo así como que pudiera ser una tara sifilítica, el largo reflejo de una muela podrida o el primer síntoma de un cáncer en la rabadilla.

    El cliente no tiene base para dudar lo que el médico diga porque no sabe una palabra de medicina ni jamás le ha interesado otra cosa que no sea hacer dinero en la estricta especialización a la que se ha dedicado, sea negocio, profesión u oficio. Está a merced del médico que, en vez de curarlo, lo explota al máximo, y puede convertir un mal menor en uno mortal.

    El médico le dice, entonces, al hombre afortunado, con los ojos bien abiertos, como si la tragedia fuese suya:

    --¡Hay que hacerte análisis de todo!

    Como el informe de los análisis está casi en chino, el médico lo interpreta en la forma que más dinero le produce. Y ahí es cuando se pone a experimentar con el cliente y, a veces, el dolor en el talón puede costarle la pierna… o la vida.

    Si el cliente tiene un buen seguro no le ha de importar mucho, y si tiene dinero lo hará con gusto porque pensará que si no lo hace le puede costar la vida.

    A veces el cliente corre con suerte porque va a ver a un médico que tiene demasiado trabajo, estafando a muchos otros clientes, y se salva con unos pocos análisis y unas modestas medicinas; pero ésta es la excepción. Por lo regular, es muy difícil que el bolsillo del cliente o los fondos del cliente mayor, la compañía de seguro, el Medicaid o el Medicare, puedan escapar a la garra mercantil del galeno, la clínica o el hospital.

    (Quiero repetir que esto lo digo por experiencia personal ya que, como tengo Medicare por mi edad, hace unos meses me sucedió lo mismo en una clínica de Miami. Por suerte, le enseñé el resultado de los análisis generales a un médico amigo mío, a quien admiro por su honestidad y cultura médica, y me dio una versión muy distinta a la de esa clínica. No digo, por ahora, el nombre de ese lugar porque lo denuncié al Medicare y el proceso está pendiente, a pesar de que el delito sucedió hace casi un año. Como es un caso menor, o sea individual, es probable que el Medicare no haga nada y que esa clínica lo siga estafando. Es, por supuesto, el dinero del pueblo, no de los funcionarios del Medicare, un asunto que, tal vez, ni les interese. Así es aquí)

    5-. LOS PEQUEÑOS ASILOS PRIVADOS

    Otro negocio preferido de estos canallas mercaderes de la salud es el de los homes.

    Los médicos que tienen el acuerdo, secreto por supuesto, con los dueños de los homes son los que logran, por anticipado, la atención profesional de los viejitos y, como todos o casi todos son mayores de 65 años y tienen Medicare, se ponen a experimentar con su salud porque saben que van a cobrarle al gobierno más rico del mundo que, por lo demás, se gasta trillones de dólares no en salvar vidas en este país, sino en acabarlas en muchos otros países.

    No se sabe cuántos viejitos mueren víctimas de estas operaciones económicas, pero se cree que es una proporción considerable.

    En ese caso, los dueños del home pierden a un cliente, que recuperan en unos pocos días, pero el médico gana decenas de miles de dólares con sus grandes estafas al Medicare, y, por supuesto, comparte su ganancia con el dueño del home para que le avise cuando pueda hacer otro buen negocio con algún otro anciano.

    Algunos médicos han sido tan bandidos y, sobre todo, tan descuidados, que han ido a parar a la cárcel; pero sólo unos pocos, en proporción a los muchos que se dedican a esto.

    La ganancia que dejan estos homes es mayor que la de muchos negocios, pues cada anciano paga unos setecientos dólares mensuales por estar en ellos, lo que es cubierto por lo que les da el Seguro Social. Les dan comida-chatarra, los maltratan físicamente y, en general, les dan el trato peor. Los familiares ni se enteran porque casi todos están tan enfermos, muchos con alzheimer, que no pueden hablar ni escribir para denunciar los maltratos.

    6-. OTRO ESCÁNDALO MÉDICO

    (Información de la prensa local) Decenas de pacientes de bajos recursos y sin seguro médico dejaron de recibir diálisis, el 31 de diciembre de 2010, en 36 centros privados del sur de la Florida, subcontratados por el Hospital Jackson Memorial.

    --No es ningún juego. Estamos hablando de la vida de personas que dependen. Exclusivamente, de su diálisis, no sé qué vamos a hacer --dijo Emelina García Cordoví, una de las afectadas con los recortes--.

    --García, de 67 años, forma parte de un grupo de 175 pacientes del sur de la Florida sin seguro médico y con insuficiencia renal que fueron notificados por escrito sobre la cancelación de la ayuda médica, debido a la crisis financiera del Jackson.

    --La asistencia general para estos pacientes incluía sesiones de diálisis al menos tres veces por semana a un costo anual de $4.2 millones, de acuerdo con información proporcionada por el Departamento de Relaciones Públicas del Jackson.

    --La medida coincide con un reporte crítico sobre el sistema de hospitales públicos del condado Miami-Dade, que hasta el 31 de octubre del 2009 tenía efectivo suficiente para 20.8 días de operaciones clave, como pago de nómina y servicios básicos.

    7-. LAS CLÍNICAS HMO

    Existe, además, el negocio de las clínicas privadas, muchas de ellas amparadas en el plan Health Maintenance Organization –HMO--, cuya ganancia mayor está cuando el paciente va a consultarse por primera vez con un médico de la clínica. Es ahí cuando deja de ser paciente y se convierte en cliente, y comienza su explotación económica.

    Si el cliente es mayor de 65 años y tiene Medicare, o si tiene Medicaid, la clínica lo exprime aun más porque sabe que se lo está haciendo al opulento gobierno que jamás ha tenido el menor respeto por la vida humana porque ha asesinado a millones y millones de civiles inocentes en todo el mundo desde hace más de dos siglos; si no tiene ninguna de estas coberturas de salud, la explotación es menor, pero siempre el cliente tiene que gastar cientos o miles de dólares en enfermedades que muchas veces no tiene.

    Este país es, tal vez, el único en que un médico puede hacerse millonario, y eso, como es lógico, no lo puede hacer en el ejercicio normal de su profesión, sino explotando al enfermo y estafando a las compañías de seguro y al gobierno, en este caso al erario público, el pueblo.

    En el resto del mundo el médico es un amigo, en Estados Unidos es, en su gran mayoría, un combatiente enemigo ☼

    http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/18712-en-el-país-en-que-ver-a-un-médico-es-más-peligroso-que-ir-a-una-guerra.html

      Fecha y hora actual: Vie Ago 18, 2017 1:28 am