Fragmento del Libro "La conquista del Pan"

Comparte
avatar
AnarcComunis
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1723
Reputación : 2200
Fecha de inscripción : 12/05/2011
Localización : Virreinato del Rio de la Plata

Fragmento del Libro "La conquista del Pan"

Mensaje por AnarcComunis el Dom Mayo 20, 2012 2:02 am

La Conquista Del Pan

(...) Pero sucedio que todo cuanto permite al hombre producir y acrecentar su fuerza productiva fue acaparado por algunos. El suelo que precisamente saca su valor de las necesidades de una población que crece sin cesar, pertenece hoy a minorias que pueden e impiden al pueblo cultivarlo según las necesidades modernas.

Las minas, que representan el trabajo de muchas generaciones y su valor no deriva sino de las necesidades de la industria y la densidad de la población, pertenece hoy a unos pocos y esos pocos limitan la extracción de carbon o la limitan en su totalidad si encuentran una colocación màs ventajosa para sus capitales. Tambièn la maquinaria es propiedad de algunos y aun cuando tal o cual maquina representa sin duda alguna el perfeccionamiento aportado por 3 generaciones de Obreros, no por eso deja de pertenecer a minusculos Patrones y si los nietos del mismo inventor que construyo 100 años a la primera màquina de hacer encajes, se presentan hoy en una fàbrica de Londres o París reclamando sus derechos les gritarian: "Marchaos de aquí, esta màquina no es vuestra". Y si quisiesen tomar posesion de ella se encontrarian con las metrallas y fusiles del ejercito.

Los Ferrocarriles, que no serían más que inutil hierro viejo sin la densa población de Europa, sin su Industria, su comercio y sus cambios pertenecen hoy a minotitarios accionistas, ignorantes quiza de los caminos que les dan renta superiores a las de un Rey de la Edad Media. Y si los hijos de los que murieron a millares cavando las trincheras y abriendo los tuneles se unieran y fueran andrajosos y hambrientos a pedir pan a los accionistas, el peso de la ley los aplastarìa y dispersaría para proteger los derechos adquiridos.

En virtud de esta organización monstruosa, cuando el hijo del trabajador entra en la vida no haya campo que cultivar, máquina que conducir ni minerales que sustraer con el pico sino cede una mayor parte de lo que produzca.

Tiene que vender su fuerza para el trabajo por una ración mezquina e insignificante. Su abuelo y su padre trabajaron para poner en optimas condiciones a ese campo, para edificar aquella fábrica, en perfeccionarla si él obtiene el permiso para dedicarse al cultivo de ese campo, es condición que él ceda una cuarta parte del producto a su amo y otra cuarta parte al gobierno y a sus intermediarios. Y ese impuesto que le saca el Estado, el Capitalista, el señor y el negociante irá creciendo sin cesar.

Si se dedica a la Industria, se le permitirá que trabaje a condición de no recibir más que el tercio o la mitad del producto siendo el resto para quien la ley reconozca como propietario de la maquina.

Clamamos contra el Barón feudal que no permitia al cultivador tocar la tierra a menos de entregarle al propietario el cuarto de la cosecha y el trabajador con el nombre de libre contratación, acepta obligaciones feudales porque no encontraría condiciones más aceptables en ninguna parte. Como todo es propiedad de un amo, debe ceder o morirse de hambre.

De tal estado de cosas resulta que nuestra producción es un contrasentido: al negocio no le conmueve las necesidades de la sociedad su único objetivo es aumentar los beneficios del negociante, de aquì las continuas fructuaciones de la Industria, las crisis en estado crònico. No pudiendo los obreros comprar con sus salarios las riquezas que producen la Industria busca mercados fuera entre los acaparadores de las demas naciones, pero en todas partes encuentra competidores puesto que la evolución de todas las naciones se realiza en el mismo sentido y tienen que estallar guerras por el derecho de ser dueño de los mercados. Guerras por las poseciones en oriente, por el imperio de los mares para imponer derechos aduaneros y dictar condiciones a sus vecinos. Guerras contra los que se sublevan.

No cesa en Europa el ruido del cañon. Generaciones enteras son asesinadas. Los Estados Europeos gastan en armamentos el 1/3 de sus presupuestos.

(...)

Pedro Kropotkin
avatar
AnarcComunis
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1723
Reputación : 2200
Fecha de inscripción : 12/05/2011
Localización : Virreinato del Rio de la Plata

Re: Fragmento del Libro "La conquista del Pan"

Mensaje por AnarcComunis el Lun Mayo 21, 2012 6:47 pm

Fragmento de "Dios y el ESTADO"

" (...) Jehova, que de todos los buenos Dioses que han sido adorados por los hombres es ciertamente el más envidioso, el más vanidoso, el más feroz, el más injusto, el más sanguinario, el más despota y el más enemigo de la dignidad y de la libertad humana que creó a Adán y a Eva por no sé que capricho (sin duda para engañar su hastío, que debía de ser terrible en su eternamente egoísta soledad o para procurarse nuevos esclavos) había puesto generosamente a su disposición toda la Tierra, con todos sus frutos y todos los animales y no había puesto a ese goce completo más que un limite.
Les había prohibido expresamente que tocaran los frutos del árbol de la ciencia.

Quería que el hombre, privado de toda conciencia de si mismo, permaneciese un eterno animal siempre de cuatro patas ante el dios eterno, su creador y su amo. Pero he aquí que llega Satanás, el eterno rebelde, el primer librepensador y el emancipador de los mundos. Avergüenza al hombre de su ignorancia y de su obediencia animales; lo emancipa e imprime sobre su frente el sello de la libertad y de la humanidad impulsándolo a desobedecer y a comer del fruto de la ciencia.
Se sabe lo demás. El buen Dios, cuya ciencia innata constituye una de las facultades divinas, habría debido advertir lo que sucedería; sin embargo, se enfurecio terrible y ridiculamente: maldijo a Satanás, al hombre y al mundo creados por él, hiriéndose, por decirlo así, en su propia creación, cuando hacen los niños cuando se encolerizan y no contento con alcanzar a nuestros antepasados con el presente, los maldijo en todas las generaciones del porvenir inocentes del crimen cometido por aquéllos.

Nuestros teólogos católicos y protestantes hallan que eso es muy profundo y muy justo, precisamente porque es monstruosamente inicuo y absurdo. Luego, recordandose que no era sólo un Dios de venganza y de cólera, sino un Dios de amor después de haber atormentado la existencia de algunos millares de pobres seres humanos y de haberlos condenado a un infierno eterno tuvo piedad del resto y para salvarlo, para reconciliar su amor eterno y divino con su cólera eterna y divina, siempre ávida de victimas y de sangre, envió al mundo, como un victima expiatoria, a su hijo único a fin de que fuese muerto por los hombres. Eso se llama el misterio de la redención, base de todas las religiones cristianas. ¡Y si el divino salvador hubiese salvado siquiera al mundo humano!. Pero no; en el paraíso prometido por Cristo, se sabe, puesto que es anunciado formalmente, no habrá más que unos pocos elegidos. El resto, la inmensa mayoría de las generaciones del presente y del porvenir arderá eternamente en el infierno.

En tanto, para consolarnos, Dios, siempre justo, siempre bueno entrega la Tierra al gobierno de los Napoleón III, de los Guillermo I, de los Fernando de Austria y de los Alejandro de todas las Rusias.

Tales son los cuentos absurdos que se divulgan y tales son las doctrinas monstruosas que se enseñan en pleno siglo XIX, en todas las escuelas de Europa, por orden expresa de los gobiernos. ¡A eso llama civilizar a los pueblos! ¿No es evidente que todos esos gobiernos son los envenenadores sistemáticos, los embrutecedores interesados de las masas populares?. Me he dejado arrastrar lejos de mi asunto por la cólera que se apodera de mí siempre que pienso de los innobles y criminales medios que se emplean para conservar las naciones en una esclavitud eterna, a fin de poder esquilmarlas mejor, sin duda alguna. ¿Qué significan los crimenes de todos los Tropmann del mundo en presencia de ese crimen de lesa humanidad que se comete diariamente, en pleno día en toda la superficie del mundo civilizado por aquellos mismos que se atreven a llamarse tutores y padre de pueblos? (...)


Miguel Bakunin

    Fecha y hora actual: Sáb Nov 18, 2017 1:16 pm