"Propiedad pública y propiedad común" - texto de Anton Pannekoek - publicado en 1947 en Western Socialist

Comparte

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Propiedad pública y propiedad común" - texto de Anton Pannekoek - publicado en 1947 en Western Socialist

Mensaje por pedrocasca el Sáb Mayo 12, 2012 7:42 pm

"Propiedad pública y propiedad común"

texto de Anton Pannekoek

publicado en noviembre de 1947 en la revista Western Socialist (El Socialista Occidental)

en la red desde 2005 digitalizado por el Círculo Internacional de Comunistas Antibolcheviques - en 2006 en el MIA


El objetivo reconocido del socialismo es sacar los medios de producción de manos de la clase capitalista y ponerlos en manos de los obreros. De este objetivo se habla a veces como de propiedad pública, a veces como de propiedad común, del aparato de producción. Hay, sin embargo, una diferencia marcada y fundamental.

La propiedad pública es la propiedad, es decir, el derecho de disposición, de un cuerpo público que representa a la sociedad, del gobierno, el poder estatal o algún otro cuerpo político. Las personas que forman este cuerpo, los políticos, funcionarios, dirigentes, secretarios, gerentes, son los amos directos del aparato de producción; ellos dirigen y regulan el proceso de producción; ellos mandan a los obreros. La propiedad común es el derecho de disposición por los obreros mismos; la propia clase obrera --tomada en el sentido más amplio de todos los que comparten el trabajo realmente productivo, incluyendo a los empleados, campesinos, científicos-- es el ama del aparato de producción, gestionando, dirigiendo y regulando el proceso de producción que es, de hecho, su trabajo común.

Bajo la propiedad pública los obreros no son amos de su trabajo; pueden ser mejor tratados y sus salarios pueden ser más altos que bajo la propiedad privada; pero son todavía explotados. La explotación no significa simplemente que los obreros no reciben el pleno producto de su trabajo; una parte considerable debe siempre gastarse en el aparato de producción y para las secciones improductivas aunque necesarias de la sociedad. La explotación consiste en que otros, formando otra clase, disponen del producto y de su distribución; que ellos deciden qué parte se asignará a los obreros como salarios, qué parte retienen para ellos y para otros propósitos. Bajo la propiedad pública esto pertenece a la regulación del proceso de producción, que es la función de la burocracia. Así, en Rusia la burocracia como clase dominante es la dueña de la producción y del producto, y los obreros rusos son una clase explotada.

En los países occidentales conocemos solamente la propiedad pública (en algunas ramas) del Estado capitalista. Aquí podemos citar al bien conocido escritor "socialista" inglés G.D.H. Cole, para quien el socialismo es idéntico con la propiedad pública. El escribía que:

“El conjunto de la gente no serían más capaces que todo el cuerpo de accionistas en una gran empresa moderna de gestionar una industria... Sería necesario, bajo el socialismo tanto como bajo el capitalismo a gran escala, confiar la gestión efectiva de la empresa industrial a expertos asalariados, elegidos por su conocimiento especializado y su habilidad en ramas particulares del trabajo" (p. 674).

“No hay ninguna razón para suponer que la socialización de cualquier industria significaría un gran cambio en su personal directivo” (pág. 676, en: Un esbozo del conocimiento moderno, ed. por el Dr. W. Rose, 1931).

En otras palabras: la estructura del trabajo productivo sigue siendo como es bajo el capitalismo; los obreros subordinados a directores que mandan. Claramente, no se le ocurre al autor "socialista" que "el conjunto de la gente" consiste principalmente en trabajadores, que eran bastante capaces, siendo personal productor, de gestionar la industria que consiste en su propio trabajo.

Como una corrección a la producción gestionada por el Estado, a veces se reivindica el control obrero. Ahora, solicitar control, supervisión, a un superior, indica la actitud sumisa de objetos de explotación desvalidos. Y entonces usted puede controlar el asunto de otro hombre; lo que es su propio asunto usted no lo quiere controlado, usted lo hace. El trabajo productivo, la producción social, es el asunto genuino de la clase obrera. Es el contenido de su vida, su propia actividad. Pueden cuidar de sí mismos si no hay ninguna policía o poder estatal para mantenerles apartados. Tienen las herramientas, las máquinas en sus manos, las usan y las manejan. Ellos no necesitan amos que les manden, ni finanzas[1] para controlar a los amos.

La propiedad pública es el programa de los “amigos” de los obreros que, dada la dura explotación del capitalismo privado, desean sustituirla por una explotación modernizada más apacible. La propiedad común es el programa de la propia clase obrera, luchando por su autoliberación.

No hablamos aquí, por supuesto, de una sociedad socialista o comunista en una fase posterior de desarrollo, cuando la producción será organizada de tal modo que no constituya ya nunca más algún problema, cuando a partir de la abundancia de productos todo el mundo tome de acuerdo con sus deseos y el concepto de "propiedad" entero haya desaparecido. Hablamos del período en que la clase obrera ha conquistado el poder político y social y está ante la tarea de la organización de la producción y la distribución bajo las condiciones más difíciles. La lucha de clase de los obreros en los días presentes y en el futuro cercano estará fuertemente determinada por sus ideas sobre los objetivos inmediatos --la propiedad pública o la común-- a ser realizados en ese período.

Si la clase obrera rechaza la propiedad pública con su servidumbre y explotación, y reivindica la propiedad común con su libertad y autogobierno, no puede hacerlo sin cumplir las condiciones y hacerse cargo de los deberes. La propiedad común de los obreros implica, primero, que la integridad de los productores es la dueña de los medios de producción y los hace funcionar en un sistema bien planificado de producción social. Implica, en segundo lugar que, en todos los talleres, factorías, empresas, el personal regule su propio trabajo colectivo como parte del todo. Así, tienen que crear los órganos por medio de los cuales dirigen su propio trabajo, como plantilla, lo mismo que dirigen la producción social en sentido amplio. Las instituciones del Estado y el gobierno no pueden servir para este propósito, porque son esencialmente órganos de dominación, y concentran los asuntos generales en manos de un grupo de gobernantes. Pero bajo el socialismo los asuntos generales consisten en la producción social; de modo que es la incumbencia de todos, de cada plantilla, de cada obrero, el discutirlos y decidirlos en todo momento por sí mismos. Sus órganos deben consistir en delegados enviados como portadores de su opinión, y estarán continuamente retornando e informando sobre los resultados a los que se llegase en las asambleas de delegados. Por medio de tales delegados, que pueden ser cambiados y revocados en cualquier momento, se puede establecer la conexión de las masas trabajadoras en grupos más pequeños y más amplios y puede asegurarse la organización de la producción.

Tales cuerpos de delegados, para los que se ha utilizado el nombre de consejos obreros, forman lo que podría llamarse la organización política apropiada para la autoliberación de la clase obrera de la explotación. No pueden ser inventados de antemano, tienen que formarse mediante la actividad práctica de los obreros mismos cuando los necesiten. Tales delegados no son parlamentarios, ni gobernantes, ni dirigentes, sino mediadores, mensajeros expertos, formando la conexión entre el personal separado de las empresas, combinando sus opiniones separadas en una resolución común. La propiedad común exige dirección común del trabajo tanto como actividad productiva común; sólo puede ser realizada si todos los obreros toman parte en esta autogestión de lo que es la base y el contenido de la vida social; y si van a crear los órganos que unan sus voluntades separadas en una acción común.

Dado que tales consejos obreros van a jugar, sin duda, un papel considerable en la organización futura de las luchas y objetivos de los trabajadores, merecen una atención aguda y estudio por parte de todos los que están por la lucha intransigente y la libertad de la clase obrera.


[1] Aquí Pannekoek dice "nor finances to control the masters". Como "finances" tiene el sentido de administrar una empresa, etc., aquí se ha traducido por "engargados" en un sentido amplio, ya que esta parece la opción más coherente teniendo en cuenta la linea argumental de Pannekoek. (Nota del traductor)

[Habiendo revisado el texto usado como base de la traducción, Public Ownership and Common Ownership, ubicado en el Anton Pannekoek Internet Archive, hemos concluido que la palabra "finanzas" es una traducción mas apropiada, por lo tanto esa es la que usamos en esta edición. (Nota del MIA)]



Última edición por pedrocasca el Miér Ene 02, 2013 12:55 pm, editado 1 vez

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Propiedad pública y propiedad común" - texto de Anton Pannekoek - publicado en 1947 en Western Socialist

Mensaje por pedrocasca el Mar Sep 11, 2012 5:24 pm

Hay en el Foro al menos dos temas más relacionadosa con Anton Pannekoek, a los que se puede accceder utilizando el Buscador del Foro:

"El socialismo y la religión" - texto de Anton Pannekoek - publicado en Revista Socialista Internacional - año 1907

"Los Consejos Obreros" - libro breve de Anton Pannekoek


pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Propiedad pública y propiedad común" - texto de Anton Pannekoek - publicado en 1947 en Western Socialist

Mensaje por pedrocasca el Miér Ene 02, 2013 12:54 pm

El texto se puede leer y descargar desde: (5 páginas de buen formato pdf)

http://es.scribd.com/doc/62175286/Anton-Pannekoek-Propiedad-publica-y-propiedad-comun



retrato de Anton Pannekoek

pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9586
Reputación : 18565
Fecha de inscripción : 31/05/2010

Re: "Propiedad pública y propiedad común" - texto de Anton Pannekoek - publicado en 1947 en Western Socialist

Mensaje por pedrocasca el Miér Ene 02, 2013 1:20 pm

En la web de la Universidad federal brasileña de Santa Catalina hay varios textos de Anton Pannekoek que se pueden leer y descargar en castellano desde el enlace:

(aunque el navegador da la opción Abrir o Descargar, recomiendo Descargar porque la otra opción parece no funcionar bien)

http://lastro.ufsc.br/?page_id=1810


Anton Pannekoek


Última edición por pedrocasca el Vie Ene 04, 2013 2:01 pm, editado 1 vez
avatar
obreromadrileño
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 212
Reputación : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2011

Re: "Propiedad pública y propiedad común" - texto de Anton Pannekoek - publicado en 1947 en Western Socialist

Mensaje por obreromadrileño el Miér Ene 02, 2013 9:39 pm

Una pregunta ¿El consejo para los comunistas consejistas viene siendo una mezcla de sindicato de clase y partido anti-parlamentario?

Contenido patrocinado

Re: "Propiedad pública y propiedad común" - texto de Anton Pannekoek - publicado en 1947 en Western Socialist

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Mar Ago 14, 2018 10:30 am