(Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Comparte
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

(Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por nunca el Vie Mayo 04, 2012 10:41 pm


Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda

El pensamiento único burgués, en su versión más reaccionaria y calumniosa, la emprende contra varios medios contrainformativos (Nodo50, Kaosenlared, Insurgente, Rebelión) en un delirante artículo de un incondicional del bárbaro sistema imperante. Lean y rían.

Fernando Díaz Villanueva | Periodismo digital | 23-9-2011

www.kaosenlared.net/noticia/quien-quien-digitales-izquierda-extrema-izquierda


Los más radicales que acudieron a un llamamiento de Chomsky para actuar en la red

Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda



La propaganda, agitación política a fin de cuentas, siempre ha necesitado de alguien que la financiase a fondo perdido
La irrupción de internet a mitad de los años 90 pilló a la izquierda internacional en plena crisis, desorientada y, sobre todo, ayuna de los subsidios de Moscú; porque la propaganda, agitación política a fin de cuentas, siempre ha necesitado de alguien que la financiase a fondo perdido. Por aquel entonces, uno de los paladines del anticapitalismo, el profesor del MIT Noam Chomsky, advirtió a sus correligionarios sobre los peligros que entrañaba dejar que la red de redes cayese en las manos equivocadas. "Si no hacemos nada", decía, "internet y el cable estarán monopolizados dentro de diez o quince años por las megacorporaciones empresariales", por lo que era imperativa la "coordinación entre los grupos que se oponen a esa monopolización, utilizando la tecnología con creatividad, inteligencia e iniciativa".

En España el llamamiento de Chomsky tuvo un eco inmediato. En 1994 apareció Nodo 50, un agregador de noticias extraídas de páginas ultraizquierdistas que pronto se hizo un hueco entre los favoritos de los radicales españoles. La receta de Nodo 50 se basaba en ofrecer alojamiento web y un portal a las organizaciones de extrema izquierda que quisiesen publicitar sus mensajes. Cada mañana un encargado seleccionaba las novedades que le parecían más interesantes y se las llevaba a portada. Más de quince años después sigue manteniendo similar planteamiento. Da cobijo a un millar de organizaciones de la izquierda más extrema y ofrece otros servicios como listas de correo, radio online o diseño de páginas web.

Si Nodo 50 es lo más parecido al Yahoo anticapitalista, Kaosenlared hace las veces de Wall Street Journal. Proviene del mundillo radical barcelonés, de una emisora de radio de Tarrasa exactamente, que se recicló como periódico de Internet en 2001. Su inspirador es Manel Márquez, licenciado en Historia y furibundo anticapitalista. La de Kaosenlared (así, todo junto, sin espacios) es una de las páginas web más radicales que existen en lengua española. Tal vez por eso sea de las más visitadas, 23.000 accesos diarios dice tener. Alberga noticias de redacción propia y copia las de otros medios afines, pero siempre y en toda circunstancia son de alto voltaje político.

ESTRELLAS ROJAS

Kaosenlared cuenta con secciones como las de un diario normal aunque debidamente tamizadas por la ideología y por el recolmo del lenguaje políticamente correcto. Los redactores del diario omiten deliberadamente la palabra España sustituyéndola por Estado Español o, simplemente, Estado. Para Cataluña y el País Vasco emplean los canónicos Països Catalans y Euskal Herria. América Latina dispone de sección propia, pero no economía. A cambio, Márquez ha creado subsecciones realmente extrañas como las correspondientes a los "Pueblos originarios de América", "Mujeres y género" o "Defensa animal". Toda una empanada orwelliano-periodística necesariamente indigesta.

Después de tanto esfuerzo redefiniendo la realidad tal y como debería ser en un mundo genuinamente anticapitalista, lo que el lector ve es una ensalada propagandística digna del más curtido revolucionario de los años del Terror Rojo. En las páginas de Kaosenlared se jalea el chavismo, el castrismo, se ataca sin piedad a los demócratas cubanos, se machaca a la Iglesia Católica y se da cobertura plena y abiertamente favorable a toda noticia que emane del entorno proetarra. En la sección de opinión colaboran comunistas de la vieja guardia como Ángeles Maestro, ex diputada de Izquierda Unida que abandonó la coalición porque le parecía moderada, junto a marxistas más jóvenes pero no menos fanatizados como Carlo Frabetti, antiguo guionista de La bola de cristal y gran defensor de Fidel Castro, o Santiago Alba Rico, hijo de Lolo Rico (directora de La bola de Cristal) y filósofo marxista de tendencia propalestina.

A tales extremos de radicalismo ha llegado el periódico de Márquez que hace unos meses el ayuntamiento de Barcelona, gobernado por el nada sospechoso PSC, acusó al portal de "hacer apología de la violencia". La entonces tercera teniente de alcalde y concejala de Seguridad, Assumpta Escarp, llegó a proponer el cierre de la web. La respuesta no se hizo esperar. Kaosenlared desató una campaña propagandística marca de la casa que incluía una recogida de firmas que, aún hoy casi un año después, sigue en portada a modo de aviso por si alguien se vuelve a atrever con ellos.

Kaosenlared es el periódico radical más leído en Internet, pero no el único. Otras cabeceras como Insurgente.org o Rebelion.org ofrecen material similar aunque más enfocados a la, digamos, parte teórica. Rebelión es la criatura electrónica de Pascual Serrano, un comunista valenciano, castrista hasta la médula y ferozmente antinorteamericano. En Rebelión se encuentra la flor y la nata del comunismo en lengua hispana. A diferencia de Kaosenlared, que apuesta por la propaganda inmediata, Rebelión se decanta por el trabajo ideológico más sosegado y profundo. Así, dispone de secciones dedicadas en exclusiva a Noam Chomsky o un curioso apartado que se denomina "cátedra Che Guevara" en el que diferentes autores dedican toneladas de piropos y ditirambos al revolucionario argentino.

Rebelión ni es ni pretende ser imparcial, aunque cuida muy mucho eso de sacar a paseo hoces, martillos o estrellas rojas. Desacreditado el comunismo tras la amarga experiencia soviética y los 100 millones de muertos, sus defensores procuran evitar la simbología para tratar de reinventarse, aunque solo sea en el aspecto gráfico, y conectar de este modo con las generaciones más jóvenes. Como es lógico, tan solo engañan a quien se quiere dejar engañar. En un lugar donde publica Marta Harnecker, la chilena cubanizada autora de Los conceptos elementales del materialismo histórico, superventas entre los revolucionarios de los años 70, James Petras o Alan Woods, dirigente de la Corriente Marxista Internacional, no queda demasiado espacio para interpretaciones.

Siga leyendo en el número de esta semana en el semanario Alba.

http://www.periodistadigital.com/periodismo/internet/2011/09/22/quien-es-quien-en-los-digitales-a-la-izquierda-de-la-extrema-izquierda-rebelion-insurgente-kaosenlared.shtml


Última edición por nunca el Vie Mayo 04, 2012 10:55 pm, editado 1 vez
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: (Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por nunca el Vie Mayo 04, 2012 10:46 pm



¿Quién es Fernando Díaz Villanueva? Autor de "Gulag 2.0" Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda

¿Quién es el personaje que escribe sobre los medios alternativos de izquierdas, nada más y nada menos que para asimilarnos a un Gulag? Pasen, lean, y comprendan.
Pedro Antonio Honrubia Hurtado | Para Kaos en la Red | 23-9-2011

www.kaosenlared.net/noticia/quien-fernando-diaz-villanueva-autor-gulag-2.0-quien-quien-digitales-i

“No debéis tener más enemigos que aquellos que sean dignos de odio, pero no tengáis enemigos dignos del menosprecio: debéis estar orgullosos de vuestros enemigos.” (Nietzsche, así habló Zaratustra)

“Habla el desengañado. Yo buscaba grandes hombres, y he encontrado simplemente la parodia de un ideal.” (Nietzsche, el ocaso de los ídolos)


Ladran, luego cabalgamos

Ladran, luego cabalgamos. Y a fin de cuentas, es lo que importa. Que estamos vivos, que nos movemos, que crecemos. Motivo óptimo para comenzar el otoño con felicidad, con optimismo.

Despropósitos, basura, el TDT Party y lo suyos, ¡que gran vertedero! Tiene mérito, mucho mérito, destacarse entre los destacados de tanta putrefacción pseudo periodística. Nuestro amigo, Fernando Díaz Villanueva, lo ha conseguido. ¡Enhorabuena compadre!

Personajillo infumable, has hecho buen honor a tu reputación. Vas mejorando. Tu trabajo sobre los medios digitales de izquierdas, de Pullitzer. Y de premio Nobel de física, por fin alguien ha encontrado el secreto para hacernos viajar atrás en el tiempo. ¡Y Carlo Fabretti sin saberlo!. Más joven que Ángeles Maestro, dice. ¡Cuanta rigurosidad!

Un hombre de su tiempo, un español como Dios manda

Fernando Díaz Villanueva, un hombre de su tiempo. Nada que ver con los monstruosos lectores, colaboradores y editores de Kaosenlared, propios de los años del terror rojo. Un hombre de su tiempo. Un español como Dios manda.

Miembro fundador del Instituto Juan de Mariana, subdirector de contenidos y colaborador habitual de Libertad Digital, tertuliano esporádico en Intereconomía y otros antros del TDT Party, nacionalista español de los de rancia tradición, historiador fascista-revisionista, anticatalán y antivasco furibundo, apologeta de la energía nuclear, antifeminista, antiecologista, negador de la influencia del ser humano en el cambio climático, adorador del Dios mercado, y posiblemente violado en su infancia por algún pérfido comunista, habida cuenta de su obsesión patológica para con todo lo que tenga que ver con el comunismo. Todo eso, así junto, es Fernando Díaz Villanueva.

Historiador reputado

“El Ché Guevara es un personaje lamentable”. Dice quien ha escrito panfletos en forma de libros adulando la figura histórica de los Reyes Católicos, al mejor estilo joseantoniano o aznariego. No es un tema baladí, es su especialidad. Desde lo fenicios en adelante, todos somos españoles, reyes godos incluidos. Es su tema favorito. Y los Reyes Católicos la esencia del español. Así, sus principales estudios, por Dios y por la patria, son:

Isabel la Católica, Edimat Libros S.A., Madrid España 2005.

Fernando el Católico, Grandes biografías,59, Edimat libros S.A, Madrid España 2004

Nosotros los españoles. De los fenicios a la guera de Cuba: 3.000 años no es nada, Editorial Áltera, Barcelona 2008.

¡Casi nada!, ¡qué nivelazo! Tiene alguna cosilla más publicada, como una recopilación de artículos suyos, sobre una amplia y muy curiosa variedad de temas, publicados en Libertad Digital, titulado "Historias con vida propia" (Chonrica, 2011). Otro que viene a llamarse algo así como "Ché Guevara, fraude o leyenda" (S.L. Dastin, 2010), y poco más. Pero no se preocupen, porque donde de verdad nos deleita con sus maravillosos estudios historiográficos es en la sección "historia" de su página web personal.

Se recomienda encarecidamente a nuestros lectores que entren allí y le echen un vistazo, sin duda no defraudará a los paladares lectores más exigentes. Al margen de la inmensa variedad de temas que el hombre maneja, y el maravilloso rigor historiográfico con los que los abarca (como denota el hecho de que escriba sobre tantos y tan variados temas: los historiadores sabrán de lo que hablamos), es lo menos que podíamos recomendar para con el autor de una obra tan excelsa, que, por Dios, por la patria y los reyes (católicos), poco menos que ha revolucionado la escena historiográfica mundial.

Adorador del Dios mercado

"El mercado es la mayor democracia del mundo, por si no lo sabes". Su frase favorita. Lástima que Libertad Digital sea una ruina, y esté al borde de la quiebra. Lástima que durante estos años haya sido en buena parte la publicidad institucional, esa tan propia del mercado, la que los haya sustentado, y, con todo, ahí están, al borde de la ruina, democráticamente, claro. Y es que el Dios mercado también castiga a sus malos hijos.

"En una economía globalizada como la que está empezando a nacer a gran escala el proceso es el mismo. Los ofertantes más dinámicos y que mejor satisfacen las necesidades de sus clientes triunfan, los que no son ni lo uno, ni hacen lo otro, fracasan sin remedio.", escribe el tipo.

Upss, pues sí, qué vamos a hacerle, ¿no? Bueno nada, sigan profundizando en su basura desinformativa, que estamos seguros que hay buena demanda de ella, y en breve comenzarán a repuntar nuevamente (en la televisión y la radio lo van a tener más difícil, pero con el portal de noticias, todo es ajustar unas cosillas, y listo).

Por supuesto, las sociedades capitalistas no están sometidas de cabo a rabo a los intereses de los poderes económicos y financieros. Botín no influye en las políticas que hacen Zapatero o Rajoy, y las reuniones en la Moncloa con los empresarios más importantes del estado, son solo para tomarse un café con unas pastas. La Constitución no se reforma, de manera express y sin consultar al pueblo, para "tranquilizar a los mercados", y los gobiernos no hacen políticas para beneficiar a los bancos antes que a los intereses de las clases trabajadoras. Todo esto es un invento ¡de los comunistas!:

"La dictadura del mercado no es tal a la vista de los hechos. A nadie le ponen una pistola en la sien por consumir tal o cual marca. Los empresarios, además, carecen de poder legislativo, más bien lo padecen cuando a algún político le da, en aras de un supuesto bien común, por meter la nariz donde nadie le ha llamado. Decir que existe una dictadura del mercado o que nos encaminamos hacia ella es una majadería propia de analfabetos en materia económica o de comunistas, que, bien mirado, viene a ser la misma cosa".

También es un invento de los comunistas que sea posible combinar una sociedad de libre mercado con políticas dictatoriales, entendidas estas al más puro estilo militar-fascista de toda la vida: "la libertad de mercado es un vigoroso acicate para la libertad política. De hecho siempre van de la mano.". Claro, Fernandito, Pinochet era un demócrata de toda-la-vida (como tú), y sus socios en el plan condor, más de los mismo. En los tigres asiáticos de los años 60, 70, 80, había una democracias tan avanzadas en derechos ciudadanos y laborales que ríase usted de los países nórdicos, y, en general, los países empobrecidos de la tierra, sometidos por cruentos gobiernos al servicio de las políticas del FMI y el Banco Mundial, son la viva expresión del ágora ateniense. Lástima que hasta el propio Fukuyama, profeta del capitalismo actual por excelencia, no le quedase más remedio que reconocer que el capitalismo y la dictadura son la mejor combinación posible. O, dicho de otro modo, que donde históricamente mejor ha funcionado el capitalismo ha sido en sociedades dictatoriales. ¡Pero eso un historiador tan reputado como usted lo desmonta en dos tardes!

Amigo íntimo de los catalanes

Defensor de la lengua es-pa-ño-la, a la que, por otro lado, suele maltratar sistemáticamente en sus textos, quiere expulsar a Cataluña del estado español, pero, eso sí, siempre y cuando sea por una “patada en el culo” de los españoles-de-bien como él, y en ningún caso por la decisión democrática del pueblo catalán, ¡faltaría más! Todo en Cataluña, se reduce a esto: “Yo soy de los que defienden que hay que expulsar a Cataluña de España. Cataluncha seguirá donde está, con sus gafapastas, sus okupas y sus moros catalanizados”. Así que nada, ¡fuera!: "creo que va siendo hora... de mostrar a los catalanes charneganes el camino de la puerta. ¡Charneguña independén, lliure, suberana i, ashó sí, mol digna!"., escribía el hombre en su blog cuando una serie de diarios catalanes de todas las tendencias políticas tuvieron la osadía de elaborar un editorial conjunto en defensa del estatuto aprobado democráticamente por el pueblo catalán y podado indiscriminadamente por el Tribunal Constitucional español en 2009. ¡Ay Fernandito, luego no te rajes!, ¡que no se note demasiado que lo tuyo es, como buen español-de-bien, pura catalanofobia! Así que te quiero ver firmando el próximo manifiesto que se elabore, sea donde sea, por el reconocimiento del derecho de autodeterminación de Cataluña. ¡Es la forma más rápida y democrática de conseguir lo que pides! Aunque va a ser que no ¿verdad? Pura catalanofobia.

Socialmente comprometido

Recientemente se le vio también, en un alarde de compromiso social, bastante preocupado por los problemas de Chabolismo en Madrid. Pero no en la Cañada Real, o en cualquier barrio de la periferia, no. Allí este hombre solo podría ver suelo potencial donde las constructoras y los bancos que financian su vida vía publicidad en Libertad Digital, hiciesen un buen negocio si se consiguiera quitar del medio a los loser (que no pobres) que los habitan. Su preocupación venía por el chabolismo en la plaza de Sol, concretamente durante la acampada de los indignados. "De la revolución a poblado chabolista", escribía.

"Las condiciones de salubridad dentro de las "jaimas" dejan mucho que desear. Tanto la prensa como los servicios sanitarios del ayuntamiento llevan días advirtiendo quepuede producirse un brote infeccioso. Los elementos necesarios para que esto ocurra ya están presentes. A lo largo de la última semana las pulgas, las chinches, las cucarachas y las ratas han hecho acto de presencia en la acampada. Les atrae la comida que, a raudales, circula por el poblado.". De hecho, todas las personas que esos días pasaron por la Plaza de Sol, acamparon allí o asistieron a las asambleas, pueden confirmarlo. Eso era un nido de ratas hambrientas, las pulgas y los piojos saltaban de cabeza en cabeza, y las cucarachas hacían cola en la cocina del campamento esperando su ración de comida, pues eran cucarachas, pero educadas. ¡Así que había que acabar con ello cuanto antes, por el bien mismo de los allí presentes, más que nada!, ¡Eso es preocupación por la salud pública (que no sanidad pública, claro) y lo demás es tontería!.

"La tragedia se masca en el ambiente y, cada día que pasa, se adivina más cercana", decía proféticamente nuestro queridísmo amigo. Así que había que sacar de allí cuantos antes a esa gente, por su propio bien, insistimos. Como buen ultraliberal, es que tiene un corazón y una capacidad de empatía con el prójimo que no le cabe en el pecho. ¡Era pura preocupación el hombre!, ¡se mascaba la tragedia!

Ya ven, cada cuál es libre de preocuparse por lo que quiera ¿no? ¡Y más si vives de ello!

Brazo fustigador del terror rojo

Particularmente obsesionado está este señor con el comunismo, y más en concreto con el famoso y archiconocido como "terror rojo" (con sus 100 millones de muertos, ¡o más!).

Por comunismo, eso sí, podemos entender todo aquello que nos venga en gana, desde el PSOE, al nazismo, pasando, por supuesto, por el socialismo real, la revolución cubana, o el chavismo. Necesitaríamos una enciclopedia entera para exponer aquí todos los artículos que el señor ha escrito al respecto.

No es de extrañar, pues, que ahora nos haya dedicado uno. ¡Gracias!

¿Y qué es el terror rojo?, se preguntarán ustedes. Pues muy sencillo, una cosa inventada por Lenin, "el primer genocida de la historia" (ya hemos dicho antes, el tipo es un historiador serio): "Lenin acabó con el régimen parlamentario en Rusia, creo una infame policía política, la Cheka, y fue el primer genocida de la Historia. Promovió el conocido como Terror Rojo para asentar su régimen comunista sobre laviolencia y el miedo. Planificó el exterminio de clases sociales enteras como la burguesía, la nobleza y el clero. Fue, además, un asesino muy eficiente de otros socialistas que no pertenecían a su corriente bolchevique. En resumen, un indeseable.". Lenin, uff, se comía a los niños crudos para desayunar, tanto que, a su lado, Adolf Hitler era un bendito.

Su pensamiento a este respecto, se puede resumir en la introducción que hace en unos de sus incontables artículos sobre el tema (¿Lenin o Stalin. ¿quién fue peor?): "Me recriminan algunos lectores por correo electrónico haber elegido durante una entrevista a Lenin como el peor de los tiranos del siglo XX. Argumentan, no sin parte de razón, que Stalin, Hitler o Pol Pot mataron a más gente. Uno incluso me acusa de no haber incluido a Franco en la tripleta: según el individuo en cuestión, es el tirano que nos toca más de cerca y "el peor de la Historia de España". En fin, hay gente para todo.". Y tanto que hay gente para todo, ¡pero eso de considerar a Franco un tirano, o a Hitler un personaje más siniestro que Lenin, dónde vamos a parar!, ¿qué clase de lectores tiene este hombre? Bueno, ya está él para reeducarlos.

Aunque, en realidad, tal y como él mismo confirma (¡ay, como nos traiciona el subconsciente!), lo que de verdad le molesta de Lenin es que fuera el padre de la revolución rusa, una revolución que puso en jaque al capitalismo mundial, y que por más de setenta años fue un contrapeso en el dominio hegemónico de los capitalistas mundiales que ahora pagan su sueldo de panfletario: "La razón por la que elegí a Lenin sin dudarlo un segundo no se debe tanto al número de víctimas que su Gobierno se cobró –que fueron unas cuantas– como al régimen infame y criminal que diseñó e implantó por la fuerza, sin escatimar crueldades. Un sistema que pervivió setenta años y condenó a la esclavitud a varias generaciones de seres humanos; primero, rusos, luego de todas partes del mundo. Me refiero, naturalmente, al comunismo soviético, la mayor máquina de picar carne que ha conocido la especie humana en toda su historia". Queda claro, filias y fobias.

Tampoco es que le gusten mucho los anarquistas. “Anarquistas, los héroes del infierno”, los llama. Podría ser el nombre de una novela, o el de una película de Hollywood, pero, en realidad, no es más que el título de otro de sus artículos, donde se despacha a gusto con los compañeros libertarios. Según dice, porque así se hacía llamar ellos mismos durante los primeros años del siglo XX. ¡Ya imaginamos cuanto trabajo le habrá costado, pese a todo, unir eso de la palabra héroes, con la palabra anarquistas!

“El principal enemigo del Ché Guevara fue el sentido común”. Es otra de sus frases favoritas. Desde luego, Gramsci le hubiese dado la razón con eso del sentido común. A él, desde luego también, sentido común no le falta, es más, es lo que llena su bolsillo. Prostituto del sentido común, se me ocurre que sería una manera perfecta para definirlo. Perfecta. Gracias Gramsci.

Amigo de sus amigos y buen conocedor del franquismo

Eso sí, el hombre es bastante solidario con sus amigos. No hay en España, de hecho, un tío que sea más solidario con Pio Moa que el susodicho. No es ya que su línea como (sic) historiador sea un mal calco de los conceptos revisionistas del ex GRAPO amigo de los martillos y las cabezas rotas, sino que nunca le falta tiempo para salir en su defensa cuando las campañas de la izquierda pretenden acabar con el gran historiador de la calva y el bigote. ¡Muera la Inteligencia!, escribe, paradójica aunque muy significativamente, como argumento con el que defender a su amigo. Matar la inteligencia, claro, traducido al lenguaje de Don Fernando, es atacar a Pio Moa y su revisión de la historia sobre la Guerra Civil española, entre otros temas.

Siendo así, entendiendo de tal manera la inteligencia, solo podemos decir: ¡Fernando, ya sabemos que usted de inteligencia, como Pio Moa, va sobrado! Y mientras le sigan pagando por ello, cómo si hay que defender que los rojos mataron a los Reyes magos, en un claro gesto de desprecio a los derechos de la infancia. ¡Se defiende!, ¡Si hemos sido capaces de vender a los Reyes Católicos como grandes y elogiosas figuras históricas, qué no vamos a poder vender! Incluso podemos hacer creer que los principales beneficiados por la ley de punto y final de 1977 (o ley de amnistía) fueron... ¡los comunistas!: "Los más interesados en ella eran los comunistas, que se sabían débiles y que, travestidos de Hermanitas de la Caridad, proclamaban su fe ciega en la reconciliación, el olvido y el perdón [...] La Ley de Amnistía, que Fraga apoyó a regañadientes y contra el parecer de su partido, fue un triunfo para la izquierda". ¡Y tan agusto que se queda Fernadito, oiga!

Entre otras cosas, además, al señor Fernando le gusta hacer reseñas de los libros que va sacando su amigo Pio. Por ejemplo, esta al libro "Franco para antifranquistas", en cuya reseña nos descubre, ni más ni menos, ¡que la democracia española actual es heredera directa del franquismo!: "La España democrática; la España de las libertades, la Constitución y las Autonomías; la España del euro, Zapatero y el no a la guerra; la España de las Olimpiadas, la Movida y las oenegés; la España de la risa floja y el cubata...; esta España nuestra, tan moderna, progresista y uropea, proviene directamente del franquismo. Esta es la tesis principal del último libro de Pío Moa: Franco para antifranquistas.". ¡Cojones, desde luego que eso desde la extrema izquierda del gulag 2.0 nunca lo hubiéramos imaginado!, ¡vaya par de genios! Eso sí, ya nos advierte también que el libro no es tampoco una verdadera historia de la maravillosa España franquista, que eso está aún por escribir: "Los haberes de este libro de Moa son muchos, suficientes para leerlo con atención; pero no es, ni pretende serlo, un estudio concienzudo sobre una etapa tan larga y tan importante de nuestra historia como fue el franquismo. Esa historia general de la España de Franco está aún por escribir. Para ello, hará falta que pase una generación y, sobre todo, que se abandone el pensamiento mágico que, por desgracia, impera en la historiografía actual.". Ya ven, cuan diferentes son las cosas cuando hablamos de malvados rusos bolcheviques o de patriotas españoles nacional-católicos.

Claro, que Franco, cuando quería, sabía gobernar. Nos cuenta Fernando que el señor de Ferrol, que de economía sabía poco, nos dejó una España en lo más alto de la economía mundial, un estado próspero y moderno, una potencia económica en toda regla; lo dicho antes: una España maravillosa, en la que los españoles (de bien, se entiende), vivían de vicio. Y todo gracias a que Franco siguió los consejos de un buen liberal, un tal Alberto Ullastres. Fue cuando Franco pasó del "socialismo" falangista, al progreso capitalista.

Lo gracioso del asunto es que, como hemos podido leer más arriba, este mismo señor es el que nos aseguraba que no era posible combinar políticas de corte liberal con un sistema político dictatorial, falto de libertades políticas. Que libertad económica y libertad política siempre van de la mano. Así que o antes mentía a sabiendas de que mentía, o es que en el fondo para él lo de Franco no fue una dictadura y allí había todas las libertades juntas, pese a que en el mismo artículo del que hemos extraído el párrafo que expondremos a continuación, asegura que sí lo era. ¿Mentiroso o defensor de dictaduras fascistas? Tú mismo eliges Fernandito. ¿Tal vez ambas cosas a la vez?:

"Los resultados fueron espectaculares. En sólo un año la inflación bajó del 12,6 al 2,4%, las reservas de divisas se multiplicaron por tres y se registró superávit en la balanza de pagos. En 1960 los turistas, atraídos por un sol y una playa especialmente económicos, empezaron a afluir masivamente. Las empresas europeas miraron por encima del Pirineo y, en lugar de ver un solar devastado por el socialismo azul mahón, vieron una tierra de promisión en la que instalarse con sus fábricas. Diez años después, a España no la conocía ni el propio Franco. El hombre enfermo de Europa, ese romántico país del sur donde la gente se movía en burro y los jornaleros trabajaban de sol a sol por un plato de altramuces, se convirtió en la décima potencia industrial del mundo. Se había producido el milagro español, un periodo muy corto que, sin embargo, ha tenido gran trascendencia en nuestra historia reciente. Sin el Plan de Estabilización y todo lo que trajo consigo España sería hoy muy diferente, y necesariamente peor. Nunca terminaremos de agradecer lo suficiente a Ullastres lo que hizo. Murió en el anonimato hace unos años, tras haberse convertido en uno de los mayores expertos de la Escuela de Salamanca. Lógico. De casta le venía al galgo". ¡Y los exiliados, los presos políticos, y los familiares de los cientos de miles de muertos y desaparecidos, disfrutando de lo lindo!, ¡pero qué maravilloso capitalismo! Por cierto, creemos que debería explicarle eso a su buena amiga Esperanza Aguirre, para cuando la susodicha vuelva a decir a aquello de que Franco fue socialista, al menos, puntualice: "pero solo hasta que llegó el Plan de estabilización". Todos se lo agradeceremos.

Luego, claro, cuando el amenazado es él, a Fernandito no le faltan tampoco amigos solidarios, entre ellos el mismísimo Pio Moa. Tal cual fue el caso cuando en un momento dado alguien le amenazó con darle “una somanta de hostias”. Como buen liberal, quería realizar un referéndum para que el pueblo decidiese sobre la ley del aborto, según las tesis defendidas por su muy cercano Foro de la Familia (otros liberales de pura cepa, ya se sabe). A alguien le molestó, parece ser, y le dejó escrito eso en los foros de una de las páginas "liberales" donde Fernandito participa asiduamente con la publicación de sus textos. No tardó en montarse una campaña de autoayuda a través de su blog. "De advertencia, por si alguien se vuelve a atrever con él", como él mismo diría con toda seguridad. Eso sí, no sabemos si Pio Moa le ofrecería un martillo para defenderse, aunque apoyarlo sabemos que lo apoyó. Así son los amigos. Hoy por ti…

También biógrafo

Gracias a nuestro amigo Fernando, también podemos saber, por otro de sus maravillosos artículos de historiador serio y riguroso, biógrafo para la ocasión, que Marx era un vago, un golfo, un guarro que no se lavaba, un caradura, un vicioso, un desalmado, un perroflauta y un putero. Que de no haber sido por Engels (un ricachón), hubiese pasado por la vida de manera trágica, con mucha pena, y sin ninguna gloria. -¡Lo que le gusta a los conservadores la salsa rosa, oiga!-.

Nada, que el biógrafo ocasional de Marx no se explica cómo es posible que semejante mindundi haya sido considerado como uno de los pensadores más influyentes del siglo XX (¡Por algo el siglo XX es el peor de la historia!, según el), y mucho menos que de su obra hayan bebido no solo revoluciones políticas, sino también movimientos artísticos de toda índole, sociólogos, historiadores, antropólogos, economistas; un sin fin de científicos sociales de todas las disciplinas.

¿Pero quién coño era Marx al lado de un hombre tan brillante y prolífico como nuestro amigo Fernando?

Y además visionario

Pero donde Fernandito se lleva la palma, es, sin duda, en su labor como visionario. Ya vimos antes como su pronosticada tragedia en el "campamento chabolista de Sol", no tardó en darse. Fueron cientos y cientos, o miles, las víctimas mortales de la misma. Casi todo Madrid, y parte del extranjero, se vio afectada. De hecho, lo de Sol pasará a la historia de las tragedias mundiales, y no como esas historietas sobre catástrofes nucleares que se inventan los ecologistas. El ecologismo, ya se sabe, es un comunismo encubierto que nos impone cosas tan odiosas como el Protocolo de Kyoto:

“Los ecologistas parecen tener en la cabeza una temperatura idónea fuera de la cual todo es sospechoso y antinatural. ¿Cuál es la temperatura ideal de la Tierra?, la actual, la del óptimo climático medieval, tal vez la de la pequeña edad de hielo, o quizá la de la última glaciación que transformó el continente europeo en un inmenso casquete. Ni el más curtido de los auto arrogados defensores del planeta podría contestar a esta pregunta, porque, tras el camelo del calentamiento global, no hay ecología, ni climatología, ni ciencia, ni siquiera sana curiosidad por el devenir térmico del planeta. Detrás del bulo hay ideología, y de la mala. Tras los bastidores del timo de principios de siglo se encuentra un subproducto de la ideología que subyugó a un tercio de la humanidad bajo la hoz y el martillo durante 70 interminables años. El ecologismo es marxismo simplificado, remozado y pasado por la turmix para hacerlo más digerible a las nuevas generaciones. Se vale de lo mismo, de la mentira, de la desinformación y de la propaganda, eso sí, escudándose tras un pretencioso consenso científico que, como dijo un sabio, es siempre el primer refugio de los granujas.”.

Así que, con tal claridad de pensamiento, no es de extrañar que nos encontremos, como les decimos, ante todo un visionario. De hecho, haciendo usos de sus poderes visionarios, ya nos avisó, nada más suceder el accidente, que lo de Fukushima eran unos hilillos de plastilina, nada de lo que preocuparse. Acertó de pleno, sí señor. Igual que con la tragedia de Sol, pero a la inversa.

Aunque, bueno, lo tenía fácil. Y es que el señor ya nos avisaba también hace años que si algo tiene de bueno la energía nuclear, son sus costes, y eso de que hay riesgo y tal, ná, minucias, engaños de los pérfidos ecologistas/marxistas: “El punto fuerte de la energía nuclear, allí donde no tiene competencia, es en los costes. El kilovatio / hora sale en una nuclear por 0,047 euros, frente a los 0,071 euros de la eólica o los 0,512 de la solar. Energía para millonarios esta última. Frente a evidencias tan contundentes, a los profetas del desastre no les queda a veces más remedio que recurrir a la mentira y a la falsificación, como en el caso del inexistente pez mutante del Ebro, embuste inventado por unos farsantes para calentar a la opinión pública en una campaña contra la central española de Garoña.”.

¿Fukushima no es Chernobil, no, Fernandito? Nada, nada, pecata minuta. Todo sea por ahorrar unos eurillos (y que puedan llegar luego a Libertad Digital, vía publicidad, claro). Y si además también los podemos usar para fumigar los campamentos chabolistas tipo Sol que se puedan dar en el futuro, y con ello evitar tragedias tan terribles como la allí sucedida, pues mucho mejor para toda la humanidad. ¿O no?

También, antes incluso, nos alertó de que lo del cambio climático era un camelo, y que el Climagate era el mayor escándalo descubierto en el mundo desde que se supo que Azaña era en realidad un travesti (bueno, esto aún no se sabe, pero cualquier día nos lo descubren él mismo o su amigo Pio Moa). Lástima que ahora un tribunal científico haya exonerado de toda mala práctica científica o investigativa al científico acusado en su momento por el tal Fernando y los suyos de falsear datos. Ya no hay Climagate que valga.

Fernando, no obstante, se ha quedado mudo al respecto, como con lo de Fukushima. Para ambos temas, tanto a él como a Libertad Digital, "se les ha comido la lengua el gato". Y es que las petroleras, las eléctricas y demás pagan la mal de bien, y no está la economía de Libertad Digital para jueguecitos. Los libros de Fernando, además, no se venden una mierda. Así que ya me dirán. ¡Como para no estarse calladito!

Todólogo y experto en el holocausto nazi

¿Acabó la inflación con el Imperio Romano? ¿Qué importancia tuvieron los tulipanes en el devenir de Europa? ¿Qué convirtió a Lincoln en un mito? ¿Por qué perdió el Imperio ruso? ¿Qué día vio el Caudillo peligrar su trono? ¿Cuáles fueron las causas de la caída del Sha de Persia? Son otros de los muchos temas sobre los que Fernandito gusta de dar su opinión, de reputado historiador, al respecto. También gusta hablar, de vez en cuando, del holocausto nazi.

Eso sí, se cuida muy mucho de no señalar que fueron los malvados comunistas quienes aplastaron a los nazis como cucarachas. Historia de la buena. “Deberemos esforzarnos por transmitir a las generaciones venideras lo que las anteriores nos transmitieron a nosotros. Sólo así podremos estar seguros de que algo así no vuelva a repetirse. Nunca.”. Dice al respecto.

Pero, claro, hay que matizar sus palabras: ¡deberemos esforzarnos también para que no se enteren que aquellos héroes libertadores llevaban una bandera roja, con una hoz y un martillo, cuando aplastaron a los nazis como a cucarachas!.

Los comunistas son los ecologistas, la hoz y el martillo está tras el protocolo de Kyoto, pero en la liberación de los campos de concentración, si había algún comunista, sería porque estaba de visita o andaba perdido por allí. Historia de la seria.

Inventor de teorías sociológicas profundas

Fernando es también el creador, mejor dicho, el descubridor sociológico, de la teoría del “Perroflautismo-Pajinismo-Zerolismo, Pensamiento Arsenio”. Dícese de aquellas personas que defienden la existencia de una renta básica, y aquellas personas que creen que es necesario luchar por una sociedad donde el trabajo no sea la mayor fuente de alienación y enajenación que existe. Claro, que para nuestro amigo, en consecuencia, querer trabajar 35 horas a la semana no solo es de vagos, sino que es la vía directa a la miseria:

“A falta de los subyugantes eslóganes de otros tiempos que invitaban a la poesía y a la trinchera, el nuevo sindicalismo se hizo más prosaico. Ya no se trataba de derribar el sistema que había posibilitado que casi cada obrero tuviese casa, coche y aparato de vídeo, sino hacer de él un paradigma de lo social. La revolución por la vía pacífica, el asalto a la utopía a través del ocio, la conquista del tiempo libre. La cantidad de sandeces que le dedicaron entonces era innumerable. Para defender algo que de primeras parecía indefendible se dotaron de un breviario plagado de simplezas en el que se aseguraba que la reducción de jornada crearía empleo o que, rizando el rizo de la estupidez, trabajar menos supondría para las empresas un aumento de la productividad por empleado […] Años después de que se implantase con carácter de Ley la jornada de la discordia, la economía francesa va de mal en peor, el paro ha crecido y, lo que es peor, la ética del trabajo se ha visto seriamente afectada. Las empresas francesas llevan un lustro largándose a otros países menos sociales y más productivos, las que se quedan han empezado a contratar en masa a empleados temporales, de hecho, en 2002, el 22% de los jóvenes franceses trabajaban sin contrato fijo y dando gracias porque la tasa de desempleo para los menores de 25 años ha ascendido hasta el 22% de la población activa. Estos dos simples datos vienen a demostrar que la jornada reducida, vendida como un bálsamo contra el desempleo, ha servido para todo lo contrario. Las empresas grandes y con plantillas consolidadas han frenado en seco la contratación porque cada empleado les sale más caro, un 12% más caro. Mientras tanto, los jóvenes, los que se incorporan al mercado laboral no pueden hacerlo a no ser que sea el Estado o una empresa pública la que les contrate. Tanto los ministerios como los mastodontes estatales colgaron hace tiempo el cartel de no hay vacantes, luego el sino de muchos recién licenciados es irse con su música a otra parte o pasar a engrosar la nómina de la Agencia Nacional de Empleo.”

También forman parte del “Perroflautismo-Pajinismo-Zerolismo, Pensamiento Arsenio” (de verdad, ¡qué derroche de ingenio!), como ya vimos antes, aquellas personas que acampan en poblados chabolistas en las plazas públicas, como Sol. O aquellas personas que se manifiestan en defensa de los servicios públicos, contra los recortes sociales o el ataque a los derechos laborales de las clases trabajadoras. A él lo que le pone de verdad es escribir sobre las huelgas de obreros o de albañiles en la Checoslovaquia o la Polonia comunista, o las rebeliones en los gulag rusos. ¡Que esas si eran huelgas y rebeliones de verdad, contra el enemigo oportuno, y no las protestas de estos perrofalutas que viven en el mejor de los sistema posibles, donde todo es maravilloso y todo el mundo debería estar la mal de agustito -y en silencio-!

Vamos, que "perrofalutas-pajinistas-zerolistas-pensamiento arsenio" son todos aquellos que se atreven a poner en peligro el dinerito procedente de bancos, constructoras, eléctricas, y demás multinacionales que pagan el sueldo de Fernandito cada fin de mes. Estos son, junto a los comunistas (aunque en realidad son los mismos), el mayor peligro social que existe en el maravilloso mundo de Fernando. Y ahí, claro, se incluye Kaosenlared, Rebelion.org, nodo50, Insurgente.org y similares. ¿Tal vez porque crea que nuestro crecimiento como medios digitales pueda ser inversamente proporcional al decrecimiento de su cartera como vividor de la (des) información pagada a precio de oro por los banqueros, las multinacionales, los gobiernos amigos, y otros intereses capitalistas? No te preocupes hombre, si Libertad Digital quiebra definitivamente, y detrás de ella van Intereconomía, Periodista Digital, y demás basura del TDT Party, los capitalistas en cuestión siempre te podrán hacer un espacio como asesor de esto o adjunto de aquello. Ellos tienden a ser agradecidos con sus esbirros, políticos o mediáticos, a sueldo. No sufras por eso.

Entre este grupo perroflaútico, eso sí, hemos de decirlo, no se incluye a un tal Osama ben Laden. Para el que ahora vive en una piña debajo del mar junto a Bob esponja, Fernandito le reserva el grado de “revolucionario”, un poco fanático, sí, pero revolucionario al fin y al cabo. Será por aquello de equipararlo con los revolucionarios esos rojos malditos que tanto le obsesionan. Historia de la buena. “Osama ben Laden nunca debería haberse convertido en un fanático, ni religioso ni de ningún otro tipo. Como sucedió con otros revolucionarios que le precedieron, el azar fue extremadamente benévolo con él. Nació en Arabia Saudita en 1957, cuando este país empezaba a explotar con gran provecho las inmensas reservas de petróleo que descansan en el subsuelo de su desierto.”.

¡Hay que ver, a quién se le ocurre hacer la "revolución yihadista", pudiendo haber vivido ahogado en petróleo toda su vida!, ¡estos revolucionarios! ¡son todos iguales de tontos!

Gran analista de la comunicación

El señor, que es de todo, que sabe de todo, también es un experto analista de la comunicación. Particularmente me gusta esta frase suya en otro de sus infumables artículos (en defensa de la muy liberal cadena COPE): “La gente no es tonta, sabe distinguir perfectamente lo que es información y lo que es simple propaganda destinada al consumo de los adictos a la causa.”.

Ah pues mira, y ahora ya sin ironía ninguna, ¡en eso sí que va a llevar razón el tipo!

De verdad, Fernandito, estamos de acuerdo. La gente no es tonta, la gente sabe distinguir lo que es información y lo que es simple propaganda destinada al consumo de los adictos a la causa. De eso en esta casa nunca hemos tenido la menor duda.

Así que ya se puede imaginar usted lo que pensará la gente cuando lea este artículo mío con una recopilación de esa información tan fidedigna, tan objetiva, tan rigurosa y tan desideologizada que usted nos da periódicamente. Sin ir más lejos, lo que pensará la gente cuando lea el artículo sobre los digitales de izquierdas que usted ha tenido a bien escribir, para que la gente, que no es tonta, esté bien informada de lo que se cuece a este lado mediático del “muro de Berlín”, justo en el gulag 2.0.

En fin, Fernandito, no te lo tomes a mal. Simplemente quería escribir estas líneas para que nuestros lectores te conociesen, para que pudiesen hacerse una ligera idea de quién es ese señor que escribe sobre los medios alternativos de izquierdas, nada más y nada menos que para asimilarnos a un Gulag.

Es bueno que se sepa quien y porqué hace semejante comparación. Es bueno que sepan cómo piensas, dónde trabajas, y a quién sirves. Además de cuales son tus fobias y tus filias. El conocimiento sobre tan grandioso y prolífico escritor, estaremos de acuerdo, nunca está de más. Tú bien lo mereces, y lo sabes.

Aunque, bueno, a un tipo que considera al diario Público como la extrema izquierda española, en realidad no estamos muy seguros que haya que tomarlo demasiado en serio: "Las promociones del diario Público, bandera de la extrema izquierda española, se superan con cada nueva entrega". ¡Ah vale!, ¡ahora entendemos el título de su reportaje!. Si Público es la extrema izquierda, nosotros por narices teníamos que ser el gulag. Pensamiento simplista facho/derechista, on.

Un facha de manual, ¡uy perdón!, un liberal

Yo diría, sabido todo lo anterior, que Fernando Díaz Villanueva encarna, él solito, todo lo que se puede esperar de un ultraderechista de manual, al estilo de los que ahora inundan el panorama de la extrema derecha en España, que se guardan bien de declararse abiertamente fascistas, que se dicen liberales, pero que en el fondo son la continuación de la extrema derecha española de toda la vida: furibundos antirojos, españolistas intolerantes con todo lo que huela a independentismo o nacionalismo no español, aduladores comprensivos del franquismo, auténticos demagogos a sueldo de las multinacionales y los lobbies capitalistas que pagan sus nóminas de una manera o de otra.

Vamos, lo que vienen a ser personajes siniestros que no ven más allá de su bolsillo, y que no dudarían en justificar cualquier golpe de estado, dictadura, represión o genocidio, si con ello pudieran "salvar al mundo" de los "rojos", como, de hecho, ya hacen habitualmente cuando hablan de la España de Franco, de Pinochet, y de tantos otros. Los mismos perros de siempre, con los mismos collares fascistas de siempre.

Por nuestra parte, eso sí, es todo lo que tenemos que decir. Cada cual habla de sí mismo mucho mejor de lo que pudiera hacerlo cualquier otra persona. Y Fernandito se lo dice todo él solito. Y además se lo dice muy clarito. ¿Qué mejor manera para describirlo?

Pedro Antonio Honrubia Hurtado, miembro del Colectivo editorial de Kaosenlared.net

avatar
AliveRC
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1322
Reputación : 1452
Fecha de inscripción : 09/05/2011
Edad : 22

Re: (Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por AliveRC el Vie Mayo 04, 2012 11:55 pm

Buenísima la contestación de kaosenlared xDD

NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2274
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Re: (Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por NG el Sáb Mayo 05, 2012 4:14 pm

Joder me acuerdo del artículo del personajín este sobre Lenin y Stalin
y era para matarse, muy buena contestación de kaos en la red.net
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: (Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por nunca el Sáb Mayo 05, 2012 7:53 pm

NG escribió:Joder me acuerdo del artículo del personajín este sobre Lenin y Stalin
y era para matarse, muy buena contestación de kaos en la red.net

¿Puede ser éste? Creo que no es...

Terror en La Cabaña:

http://vozdesdeeldestierro.juancarlosherreraacosta.over-blog.es/article-terror-en-la-cabana-por-fernando-diaz-villanueva-104479118.html

Por Fernando Díaz Villanueva

Hasta el siglo XVIII, dos bastiones custodiaban la entrada al puerto de La Habana: el de El Morro y el de San Salvador. Los españoles tenían por Cuba una estima mayor que por cualquier otra colonia. Sentían que la isla era parte de su propia patria. Sabían también del valor estratégico que tenía aquel puerto, por lo que lo protegieron con celo.

La Habana era un caramelo demasiado dulce. En 1762 una potente armada británica consiguió penetrar en la bahía y desembarcar un contingente de casacas rojas junto la loma de La Cabaña, desde la que bombardearon a placer los recios muros de El Morro.

El gran fortín habanero terminó cediendo, y con él la ciudad. Al año siguiente, de pura carambola, Inglaterra y España llegaron a un acuerdo en virtud del cual la primera devolvía La Habana a la segunda a cambio de una parte de La Florida. La siempre fiel isla de Cuba valía eso y mucho más. El gobernador español aprendió la lección y ordenó que sobre aquella loma se levantase un nuevo baluarte, al que llamó San Carlos de La Cabaña en honor al entonces reinante Carlos III.

Era una fortaleza portentosa, la más grande que España había levantado en tierras americanas. Era impenetrable. Ocupaba diez hectáreas. Sus muros medían 700 metros de largo por 250 de ancho y estaban diseñados para soportar grandes cargas artilleras desde el mar y desde tierra. Su potencia de fuego era terrorífica. Equipada al máximo podía albergar hasta 120 cañones y otras 120 piezas menores de artillería. Pero nunca fue necesario utilizarlas. La Habana no volvió a ser importunada y La Cabaña se quedó como cuartel general de las tropas mejor adiestradas de la Corona.

Dos siglos de plácida vida castrense se vieron interrumpidos la madrugada del 3 de enero de 1959, cuando uno de los barbudos de Sierra Maestra, el argentino Ernesto Guevara de la Serna, conocido por los rebeldes comoel Che, franqueó su puerta principal a bordo de un Chevrolet de color verde.

A pesar de su juventud, Guevara era ya una leyenda viva entre los cubanos. Días antes de su llegada a La Habana había conseguido derrotar al ejército regular en Santa Clara, una ciudad del centro de la isla. La victoria rebelde, que gozó de un gran aparato propagandístico, dio la vuelta al mundo. Era el hombre del momento, la imagen juvenil y provocadora de la vibrante revolución cubana.

A él le tocaba entrar victorioso en La Habana, pero no era cubano, así que Fidel Castro, líder máximo de la guerrilla que daba órdenes desde Santiago por si las cosas se ponían mal, decidió que fuese Camilo Cienfuegos quien hiciese los honores, mientras Guevara se hacía cargo de otro negociado mucho menos apetecible. Este negociado era el de la represión de los mandos del ejército. El castigo iba a ser ejemplar y tendría lugar dentro los muros de San Carlos de La Cabaña.

El viejo bastión español era el emplazamiento idóneo para ajustar cuentas. Estaba en la capital, pero a una distancia prudencial del centro. Disponía, además, de dependencias adecuadas para servir, a un tiempo, de cárcel, de tribunal y de cadalso. Y, sobre todo, no dejaba de ser un cuartel, por lo que nadie se quejaría si, en su interior, los militares despachaban sus asuntos en privado.

Guevara, que no era militar sino estudiante de Medicina metido a guerrillero, traía de la sierra una merecida fama de ser riguroso e intransigente con losmalos, es decir, con los que oponían a la revolución. Para dedicarse en cuerpo y alma a la tarea, el Che se instaló en La Cabaña. Pidió que le acondicionasen un despacho en el edificio principal y llamó a los periodistas para que le hiciesen una entrevista. Él estaba allí para impartir justicia y depurar las fuerzas armadas de los elementos batistianos que tuviesen las manos manchadas de sangre. Él, que era un lego absoluto en cuestiones jurídicas y cuyo rango militar –el de comandante– era pura ficción revolucionaria. Tras haber cosechado su portada, el argentino se dispuso a juzgar a la cúpula militar de la dictadura.

Los juicios, todos sumarios, comenzaron poco después. No eran juicios propiamente dichos, sino farsas procesales extremadamente rápidas que terminaban siempre con la condena a muerte del acusado. Las penas se aplicaban en la misma fortaleza, en uno de sus fosos, contra los centenarios muros de La Cabaña que todavía hoy guardan, en forma de agujero, el recuerdo de las balas que marraron su objetivo. Serían esos los primeros disparos que recibieron esos muros desde que fueron levantados.

Guevara carecía de conocimientos, siquiera básicos, de derecho, así que le enviaron un equipo de asesores legales para que el tribunal mantuviese, aunque fuese levemente, las formas jurídicas. Los asesores pusieron algunas pegas al expeditivo proceder del revolucionario. Pero el Che no estaba para formalismos burgueses. A uno de ellos, el abogado Miguel Ángel Duque Estrada, le dejó dicho:

No hace falta hacer muchas averiguaciones para fusilar a uno. Lo que hay que saber es si es necesario fusilarlo. Nada más.

Sin saberlo, el Che entroncaba con la tradición jurídica bolchevique, una tradición perversa que consistía en dinamitar desde los cimientos las garantías procesales. "No hay que equivocarse en esto. Nuestra misión es hacer la revolución, y debemos empezar por las garantías procesales mismas", le dijo a Duque Estrada en cierta ocasión. José Vilasuso, otro de los letrados testigos de aquella matanza por entregas, recordaba las palabras que el comandante les dirigía:

No demoren las causas, esto es una revolución, no usen métodos legales burgueses, las pruebas son secundarias. Hay que proceder por convicción. Son una pandilla de criminales fanáticos.

El planteamiento del responsable de La Cabaña era cristalino, pero Cuba todavía no se había transformado en una república popular de la órbita soviética y había que guardar las formas. Los aliados norteamericanos y la prensa internacional, con quien los barbudos vivían un idilio, no estaban dispuestos a tolerar ciertos excesos. Guevara, como Stalin en la Gran Purga, necesitaba autoinculpaciones que justificasen las ejecuciones de puertas afuera.



Acuciado por esta necesidad, se le fueron ocurriendo trucos para ablandar a los imputados. El primero fue realizar los juicios de madrugada. Tirando de sus conocimientos de medicina, ordenó a los abogados que fijasen los interrogatorios por la noche, momento en el que, diría, "el hombre ofrece menos resistencia: en la calma nocturna la resistencia moral se debilita". Si la moral del acusado no se había debilitado lo suficiente, el Che tenía métodos más persuasivos, como el del falso fusilamiento: se sacaba al preso al foso y allí, entre risas, el pelotón disparaba sin munición. Tras la infame ceremonia, elfusilado, preso de un ataque de ansiedad, se inculpaba de lo que fuera menester.

A pesar de las precauciones, las ejecuciones de La Cabaña terminaron por saltar a los periódicos. Tras sus muros no sólo estaban ajusticiando a oficiales con delitos de sangre probados, sino a cualquiera; de hecho, lo normal es que los condenados fuesen simples infelices, ya que los altos mandos del ejército batistiano hacía tiempo que habían abandonado la isla. Castro tomó cartas en el asunto, pero no para frenar la matanza, sino para azuzarla. En un mitin multitudinario frente al palacio presidencial, pidió a los congregados que votasen a mano alzada si querían que se continuase con losjuicios populares, eufemismo con el que habían bautizado aquellas ridículas farsas presididas por Guevara. La muchedumbre levantó el brazo al unísono.

El Che, complacido por el espontáneo refrendo de la masa revolucionaria, continuó con sus labores. El derecho romano desapareció por completo en las diez hectáreas del fuerte. Suprimieron elhabeas corpusy pasó a aplicarse la llamada "ley de la sierra", según la cual había que juzgar sin consideración de principios jurídicos generales. La declaración del fiscal,oficial investigadoren la terminología revolucionaria, constituía una prueba irrefutable y era el paso previo a la condena definitiva, sobre la que no cabía apelación. Acto seguido, el expediente pasaba al despacho del comandante, que lo firmaba sin pestañear, básicamente porque ni siquiera los miraba.

Entre los meses de enero y marzo de 1959, Ernesto Guevara de la Serna no hizo otra cosa más que firmar sentencias de muerte, unas veinte diarias, 1.892 en total. La gran mayoría de los condenados eran inocentes, y de entre los culpables ninguno cometió un delito tan grave que justificase una pena semejante.

Una vez dio por concluido su trabajo en La Cabaña, la revolución premió a Guevara con la presidencia del Banco Nacional de Cuba. Allí perpetró otra atrocidad, aunque esta vez de índole económica. Hoy Cuba sigue siendo un país comunista, y por esa razón el escenario del crimen, el fuerte de San Carlos de La Cabaña, es un museo dedicado al Che.


diazvillanueva.com
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: (Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por nunca el Sáb Mayo 05, 2012 7:57 pm


Este es:

Lenin o Stalin: ¿quién fue peor?

http://historia.libertaddigital.com/lenin-o-stalin-quien-fue-peor-1276239111.html

Por Fernando Díaz Villanueva

Me recriminan algunos lectores por correo electrónico haber elegido durante una entrevista a Lenin como el peor de los tiranos del siglo XX. Argumentan, no sin parte de razón, que Stalin, Hitler o Pol Pot mataron a más gente. Uno incluso me acusa de no haber incluido a Franco en la tripleta: según el individuo en cuestión, es el tirano que nos toca más de cerca y "el peor de la Historia de España". En fin, hay gente para todo.

La razón por la que elegí a Lenin sin dudarlo un segundo no se debe tanto al número de víctimas que su Gobierno se cobró –que fueron unas cuantas– como al régimen infame y criminal que diseñó e implantó por la fuerza, sin escatimar crueldades. Un sistema que pervivió setenta años y condenó a la esclavitud a varias generaciones de seres humanos; primero, rusos, luego de todas partes del mundo. Me refiero, naturalmente, al comunismo soviético, la mayor máquina de picar carne que ha conocido la especie humana en toda su historia.

Los izquierdistas, sabedores de que demasiadas cosas fallaron en aquel experimento sangriento, reducen el error al cuarto de siglo que gobernó Iósif Stalin, de ahí que se refieran con tanta pasión condenatoria al estalinismo, dejando el término leninismo –no digamos ya comunismo– para denominar a una noble ideología que aspiraba a emancipar a la clase trabajadora. El comunismo llegó, efectivamente, a su máxima expresión práctica durante los años de Stalin. Fue entonces cuando todo el marxismo teórico se pudo aplicar sin cortapisas en el mayor país de la Tierra, tomando a sus habitantes como cobayas. Pero Stalin, la gallina, no hubiese podido reinar sin Lenin, el huevo.

Aquí es donde empieza un fértil debate historiográfico que dura ya más de medio siglo. ¿Fue Stalin la evolución lógica del régimen instituido por Lenin, o un imprevisto accidente que arruinó la Revolución de Octubre? Aunque la visión que predomina es la primera, creo que es al contrario. Me explico.

Empecemos por el encumbramiento del ogro. Aunque Lenin se sabía mortalmente enfermo, dispuso de tiempo suficiente para nombrar sucesor. Pudo haber elegido a cualquiera, y candidatos no le faltaban. Al terminar la Guerra Civil, León Trotski o Nikolai Bujarin estaban mejor situados para ser los continuadores de la obra del padre fundador. Trotski tenía a su favor la forja del Ejército Rojo y una impecable formación revolucionaria. A pesar de las diferencias teóricas con el líder, era de la absoluta confianza de éste, y sólo las intrigas de la camarilla de Stalin consiguieron alejarle de Moscú. Bujarin, por su parte, era un teórico de primera fila muy popular dentro del Partido, hasta el extremo de que su labor había sido reconocida por Lenin en varias ocasiones. "No sólo es el teórico más valioso y destacado del Partido, sino que además es considerado, merecidamente, el preferido de todo el Partido", llegó a decir de él en su testamento.

Pero Lenin escogió a Stalin. Lo hizo libremente y sin presiones. No hubo por medio golpe de estado alguno, ni excesivas intrigas palaciegas –que, por lo demás, poca mella hacían en la inquebrantable voluntad de Lenin–. De hecho, tanto Trotski como Bujarin mantuvieron más o menos intactas sus esferas de poder al morir Lenin. Pronto caerían en desgracia. Años después, ambos fueron liquidados por órdenes directas del georgiano; Trotski, en su exilio mexicano, y Bujarin durante la Gran Purga.

Que Lenin eligiese a Stalin y no a otros, en principio, nada significa. Pudo haberse equivocado o haber creído ver en su pupilo cualidades que luego resultó no tener. Hay incluso quien asegura que Lenin, moribundo, pidió que se apartase a Stalin del poder porque era muy brusco. Posible pero improbable. Esa brusquedad es la que le había hecho ascender hasta la cúpula del poder soviético, controlada férreamente por Lenin. En definitiva, el Líder apreciaba a Trotski, a Bujarin y a otros miembros del Comité Central, pero su favorito para regir los destinos de la Revolución era Stalin, porque de otro modo le hubiese sacado de la carrera sucesoria mucho antes.

Pero, poniéndonos en la tesis oficial, aun en el caso de que Lenin se hubiese equivocado o hubiera prevenido al Partido de la zafia ambición de Stalin, la herencia que dejó ya venía envenenada. No había otra opción que perpetuar la tiranía bolchevique. Al morir Lenin, la URSS era una autocracia mucho peor que la de los zares. Los poderes que asumió Stalin eran propios de un déspota oriental. Disponía a placer de la vida de todos y cada uno de los habitantes de la Unión Soviética. Y eso se lo debía exclusivamente a su padre político.

El terror, por ejemplo, que fue el santo y seña del stalinismo, fue cosa de Lenin, que lo aplicó sin remilgos en vida. Las frases "Debemos derribar cualquier resistencia con tal brutalidad que no se olvide durante décadas" y "Cuantos más representantes del clero y la burguesía reaccionaria ejecutemos, mejor" no fueron pronunciadas por Stalin, sino por Lenin, cuyo Gobierno –de sólo siete años– sumó tantos muertos como pudo, y de la manera más brutal posible.

El Gulag, la expresión más refinada del espíritu liberticida soviético, fue creación de Lenin. Su sucesor no hizo más que perfeccionarlo y expandirlo a todos los confines de la URSS mediante una extensa red de campos de trabajo esclavo perfectamente coordinada, a la que se dotó de una función económica.

Stalin patentó el término: Gulag; Lenin, la idea.

Dentro del Partido, arrasado por Stalin durante las purgas de los años 30, la omnipotencia del líder era también legado leniniano, que, no obstante, evitó en todo momento ostentar más cargos que el de presidente del Consejo de los Comisarios del Pueblo. Así, la posibilidad de ilegalizar facciones dentro del Partido fue aprobada a instancias de Lenin, decisión que permitió a Stalin moldear el PCUS a su antojo, eliminando a todos los que podían hacerle sombra. No es casual que la primera purga del Partido fuese llevada a cabo por Lenin tan pronto como en 1921.

En definitiva: Lenin instauró una dictadura personal sin la cual el stalinismo nunca hubiese sido posible. De lo que careció es de tiempo para ejercerla, porque murió prematuramente, con sólo 53 años. Cuenta Richard Pipes que, siendo Molotov ya muy mayor, le preguntaron quién de los dos –Lenin o Stalin– había sido más duro. El viejo político, que había servido a ambos, contestó sin dudarlo:

Lenin, por supuesto. Recuerdo cómo reprendía a Stalin por ser demasiado blando y liberal.

No seré yo quien le lleve la contraria.


diazvillanueva.com
avatar
Granma
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2919
Reputación : 4434
Fecha de inscripción : 06/08/2011
Localización : ★Marte, Planeta Rojo★

Re: (Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por Granma el Sáb Mayo 05, 2012 11:12 pm

nunca escribió:
Este es:

Lenin o Stalin: ¿quién fue peor?

http://historia.libertaddigital.com/lenin-o-stalin-quien-fue-peor-1276239111.html

Por Fernando Díaz Villanueva

Vaya título madre mía,deleznable...
Pero ya que estamos,mejor que responda a eso la burguesía ¿Quién fue peor de los dos para sus intereses?.
En consecuencia,dos héroes que dieron lo mejor de sí para y por el bien de la clase trabajadora en el mundo.

NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2274
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Re: (Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por NG el Sáb Mayo 05, 2012 11:28 pm

nunca escribió:
Este es:

Lenin o Stalin: ¿quién fue peor?

http://historia.libertaddigital.com/lenin-o-stalin-quien-fue-peor-1276239111.html

Por Fernando Díaz Villanueva

Me recriminan algunos lectores por correo electrónico haber elegido durante una entrevista a Lenin como el peor de los tiranos del siglo XX. Argumentan, no sin parte de razón, que Stalin, Hitler o Pol Pot mataron a más gente. Uno incluso me acusa de no haber incluido a Franco en la tripleta: según el individuo en cuestión, es el tirano que nos toca más de cerca y "el peor de la Historia de España". En fin, hay gente para todo.

La razón por la que elegí a Lenin sin dudarlo un segundo no se debe tanto al número de víctimas que su Gobierno se cobró –que fueron unas cuantas– como al régimen infame y criminal que diseñó e implantó por la fuerza, sin escatimar crueldades. Un sistema que pervivió setenta años y condenó a la esclavitud a varias generaciones de seres humanos; primero, rusos, luego de todas partes del mundo. Me refiero, naturalmente, al comunismo soviético, la mayor máquina de picar carne que ha conocido la especie humana en toda su historia.

Los izquierdistas, sabedores de que demasiadas cosas fallaron en aquel experimento sangriento, reducen el error al cuarto de siglo que gobernó Iósif Stalin, de ahí que se refieran con tanta pasión condenatoria al estalinismo, dejando el término leninismo –no digamos ya comunismo– para denominar a una noble ideología que aspiraba a emancipar a la clase trabajadora. El comunismo llegó, efectivamente, a su máxima expresión práctica durante los años de Stalin. Fue entonces cuando todo el marxismo teórico se pudo aplicar sin cortapisas en el mayor país de la Tierra, tomando a sus habitantes como cobayas. Pero Stalin, la gallina, no hubiese podido reinar sin Lenin, el huevo.

Aquí es donde empieza un fértil debate historiográfico que dura ya más de medio siglo. ¿Fue Stalin la evolución lógica del régimen instituido por Lenin, o un imprevisto accidente que arruinó la Revolución de Octubre? Aunque la visión que predomina es la primera, creo que es al contrario. Me explico.

Empecemos por el encumbramiento del ogro. Aunque Lenin se sabía mortalmente enfermo, dispuso de tiempo suficiente para nombrar sucesor. Pudo haber elegido a cualquiera, y candidatos no le faltaban. Al terminar la Guerra Civil, León Trotski o Nikolai Bujarin estaban mejor situados para ser los continuadores de la obra del padre fundador. Trotski tenía a su favor la forja del Ejército Rojo y una impecable formación revolucionaria. A pesar de las diferencias teóricas con el líder, era de la absoluta confianza de éste, y sólo las intrigas de la camarilla de Stalin consiguieron alejarle de Moscú. Bujarin, por su parte, era un teórico de primera fila muy popular dentro del Partido, hasta el extremo de que su labor había sido reconocida por Lenin en varias ocasiones. "No sólo es el teórico más valioso y destacado del Partido, sino que además es considerado, merecidamente, el preferido de todo el Partido", llegó a decir de él en su testamento.

Pero Lenin escogió a Stalin. Lo hizo libremente y sin presiones. No hubo por medio golpe de estado alguno, ni excesivas intrigas palaciegas –que, por lo demás, poca mella hacían en la inquebrantable voluntad de Lenin–. De hecho, tanto Trotski como Bujarin mantuvieron más o menos intactas sus esferas de poder al morir Lenin. Pronto caerían en desgracia. Años después, ambos fueron liquidados por órdenes directas del georgiano; Trotski, en su exilio mexicano, y Bujarin durante la Gran Purga.

Que Lenin eligiese a Stalin y no a otros, en principio, nada significa. Pudo haberse equivocado o haber creído ver en su pupilo cualidades que luego resultó no tener. Hay incluso quien asegura que Lenin, moribundo, pidió que se apartase a Stalin del poder porque era muy brusco. Posible pero improbable. Esa brusquedad es la que le había hecho ascender hasta la cúpula del poder soviético, controlada férreamente por Lenin. En definitiva, el Líder apreciaba a Trotski, a Bujarin y a otros miembros del Comité Central, pero su favorito para regir los destinos de la Revolución era Stalin, porque de otro modo le hubiese sacado de la carrera sucesoria mucho antes.

Pero, poniéndonos en la tesis oficial, aun en el caso de que Lenin se hubiese equivocado o hubiera prevenido al Partido de la zafia ambición de Stalin, la herencia que dejó ya venía envenenada. No había otra opción que perpetuar la tiranía bolchevique. Al morir Lenin, la URSS era una autocracia mucho peor que la de los zares. Los poderes que asumió Stalin eran propios de un déspota oriental. Disponía a placer de la vida de todos y cada uno de los habitantes de la Unión Soviética. Y eso se lo debía exclusivamente a su padre político.

El terror, por ejemplo, que fue el santo y seña del stalinismo, fue cosa de Lenin, que lo aplicó sin remilgos en vida. Las frases "Debemos derribar cualquier resistencia con tal brutalidad que no se olvide durante décadas" y "Cuantos más representantes del clero y la burguesía reaccionaria ejecutemos, mejor" no fueron pronunciadas por Stalin, sino por Lenin, cuyo Gobierno –de sólo siete años– sumó tantos muertos como pudo, y de la manera más brutal posible.

El Gulag, la expresión más refinada del espíritu liberticida soviético, fue creación de Lenin. Su sucesor no hizo más que perfeccionarlo y expandirlo a todos los confines de la URSS mediante una extensa red de campos de trabajo esclavo perfectamente coordinada, a la que se dotó de una función económica.

Stalin patentó el término: Gulag; Lenin, la idea.

Dentro del Partido, arrasado por Stalin durante las purgas de los años 30, la omnipotencia del líder era también legado leniniano, que, no obstante, evitó en todo momento ostentar más cargos que el de presidente del Consejo de los Comisarios del Pueblo. Así, la posibilidad de ilegalizar facciones dentro del Partido fue aprobada a instancias de Lenin, decisión que permitió a Stalin moldear el PCUS a su antojo, eliminando a todos los que podían hacerle sombra. No es casual que la primera purga del Partido fuese llevada a cabo por Lenin tan pronto como en 1921.

En definitiva: Lenin instauró una dictadura personal sin la cual el stalinismo nunca hubiese sido posible. De lo que careció es de tiempo para ejercerla, porque murió prematuramente, con sólo 53 años. Cuenta Richard Pipes que, siendo Molotov ya muy mayor, le preguntaron quién de los dos –Lenin o Stalin– había sido más duro. El viejo político, que había servido a ambos, contestó sin dudarlo:

Lenin, por supuesto. Recuerdo cómo reprendía a Stalin por ser demasiado blando y liberal.

No seré yo quien le lleve la contraria.


diazvillanueva.com

Exactamente, ese es, aunque el de la cabaña es la hostia de subjetivista y propagandístico con rigor periodístico 0 también ja ja

Contenido patrocinado

Re: (Un poco de humor) Gulag 2.0: Quién es quién en los digitales a la izquierda de la (extrema) izquierda [Fernando Díaz Villanueva]

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Mar Ago 14, 2018 10:27 am