¿Por qué luchamos los republicanos? (Republicanos)

Comparte
avatar
Rodimtsev
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1032
Reputación : 1293
Fecha de inscripción : 28/01/2010
Edad : 36

¿Por qué luchamos los republicanos? (Republicanos)

Mensaje por Rodimtsev el Lun Abr 16, 2012 1:14 pm

¿Por qué luchamos los republicanos?

El reciente caso de corrupción en el entorno de la Casa Real, viene a profundizar el desprestigio que la monarquía arrastra en los últimos años. El debate sobre monarquía o república está adquiriendo, cada vez más, una amplia dimensión. No hay que descartar, que aunque los partidos políticos del régimen, en estos mismos momentos, estén cerrando filas en torno a la Casa Real, símbolo que unifica su interés de clase, al mismo tiempo se encuentren estudiando la posibilidad de desprenderse de la “Institución Monárquica” como una posible válvula de escape ante el desgaste del régimen, ya que, no sólo la Casa Real está sufriendo un grave desgaste y desprestigio, el resto de instituciones que conforman el estado español – el régimen del Reino de España (1939-2011)- también están siendo apuntadas por el dedo de la indignación popular.



Ante esta situación, los republicanos debemos ser capaces de clarificar el carácter de nuestra lucha, ante los amplios sectores populares y también entre las amplias bases de la izquierda, que necesitan una unificación de sus fuerzas en un Frente Popular y una clarificación de sus objetivos políticos, ante la dispersión organizativa e ideológica que actualmente sufre la izquierda.



Hemos de decir bien alto y claro, que los republicanos no luchamos simplemente contra la institución monárquica. Nuestra lucha democrática no se ciñe a la elegibilidad de la jefatura del estado. Este, es digamos, un aspecto necesario, de una lucha mucho más profunda. Nosotros luchamos contra el “Régimen del Reino de España” (1939-2011). Nuestra lucha apunta directamente a la oligarquía que tras más de 70 años dominando a sangre y a fuego al pueblo, controla una riqueza semejante al 80% del PIB del país, siendo una casta de 1.400 familias que apenas suponen el 0,0035% de la población española.



Por lo tanto, los republicanos no luchamos simplemente porque la Casa Real haga públicas sus cuentas, ni nos entretenemos en estériles debates, sobre qué sale más caro o más barato, si la república italiana o la monarquía española. Lo que verdaderamente nos sale caro de la monarquía no es la escandalosa asignación que recibe de nuestros presupuestos, sino el régimen explotador que sustenta.



Dicho esto, lo que nos diferencia a los republicanos, de las fuerzas de izquierdas que actualmente ocupan las instituciones, es el hasta dónde estamos dispuestos a luchar contra la oligarquía. Lo que nos diferencia es que nuestra lucha no pretende contentarse con arrancar migajas, u obtener una buena posición institucional en el régimen de la oligarquía, nos hemos propuesto luchar contra ella, hasta el punto de expulsarla de cualquier resorte de poder estatal, ¡Es más! Nos hemos propuesto derrocar su régimen, echar abajo su modelo de Estado y levantar sobre él una República Democrática y Federal de trabajadores de toda clase en régimen de igualdad, fraternidad y libertad. Nos hemos propuesto enterrar para siempre esté Régimen del Reino de España, que se conjuró aquel 18 de Julio de 1936, y que se ha venido manteniendo hasta nuestros días, en gran medida, gracias al sostén que la izquierda en las instituciones le ha otorgado. Este, y no otro, es el carácter de esta lucha que emprendemos ahora, que no se posterga a mañanas utópicos. Lo definimos desde hoy mismo, y lo hacemos llegar a los amplios sectores populares rompiendo con políticas localistas para sembrar esta lucha, en cada barrio, en cada pueblo, en cada ciudad.



Para emprender este camino, urge cambiar la correlación de fuerzas que actualmente existe entre la oligarquía y los trabajadores. ¿Cómo se palpa esa correlación de fuerzas? Pues se palpa fundamentalmente de dos maneras: Por una parte, podemos observar como una inmensa mayoría del parlamento pertenece a partidos que defienden a la oligarquía: PP, PSOE, UPyD, PNV, CIU, y que están llevando a cabo medidas antisociales sin apenas encontrar resistencia alguna.



Pero por otra parte, la correlación de fuerzas no solo se mide por el amplio control de las instituciones de los partidos que defienden a la oligarquía, sino también, y sobre todo, por la dispersión de la izquierda y por las dóciles reivindicaciones y la actitud timorata, en las instituciones y en las calles de los partidos que se reclaman de la izquierda.



La dirigencia de IU, sin ir más lejos, aún atrapada en las claves de la Transición, frena la ligazón que hay entre la lucha por la república y la lucha contra la oligarquía, y en ambas cuestiones, “tira por la calle de en medio”. Constriñen la lucha por la democracia republicana a un aspecto puramente formal y practican la lucha contra la oligarquía asumiendo no salirse del régimen que la propia oligarquía impone.

Para ellos, el movimiento republicano, se limita, a la lucha contra la “Institución Monárquica” y en todo caso, esta lucha se entremezcla con aspectos culturales del pasado de la izquierda, aspectos meramente folclóricos que usan para tratar de justificar su “carácter republicano” ante sus bases.

Es por eso que la cuestión republicana queda ligada al aspecto democrático formal de la elección de la jefatura del estado y por lo tanto, como dijese Alberto Garzón: “Primero es el empleo antes que la república” ¡como si pudiésemos solucionar la lacra del paro sin renunciar a nuestros derechos en el actual régimen! O como dijese Cayo Lara, contestando en un mitin a un joven que le preguntaba por la cuestión republicana: “La republica no la pide ni tu madre ni tu abuela” como modo bastante desafortunado de expresar que la lucha por la república no es un anhelo sentido entre las población española. Claro está, que el señor Cayo Lara, no entiende, o no quiere entender, que el movimiento republicano va mucho más allá de la reivindicación formal que I.U hace sobre la república. El movimiento republicano lucha por el derrocamiento del actual estado español para conseguir un sistema verdaderamente democrático, y eso, señor Lara, si que es una necesidad sentida del pueblo español que grita en las calles “Lo llaman democracia y no lo es”, un grito que encierra muchísima mas “rebeldía” que la modificación de la Ley electoral, o la Transparencia de la Casa Real



Es necesario que se comprenda esta cuestión desde ahora mismo, ya que observamos con preocupación, cómo puede ser que se esté planteando entre los bastidores del régimen algo perverso, una segunda transición con las complicidades de los actores de la primera. No se trata de hacer política ficción, pero tampoco de hacer oídos sordos a la tozuda historia y saber que quien maneja los tiempos juega siempre con años de ventaja.



Con lo anterior, me estoy refiriendo, a que como es más que posible, nos situemos, en poco tiempo, en un escenario de lucha popular ante el recrudecimiento de la crisis y ante los años de ofensiva contra los derechos sociales que el PP se dispone a emprender.

En este escenario, la oligarquía, que controla el estado español, no dudará en maniobrar, tal como hizo al final del franquismo y durante la Transición, para tratar de cambiar algo, con el fin de que todo siga igual, sacrificando, incluso, la institución monárquica, si fuera necesario, para que el núcleo del régimen siga en pie.

Es por este motivo, y que sirva como aviso a navegantes, que el movimiento republicano, no va a consentir ningún tipo de componendas ni medias tintas en lo que a la lucha por la república se refiere: No luchamos por cualquier república. Vestida de monarquía, o vestida de república, la oligarquía es y seguirá siendo el principal enemigo del pueblo y contra ella se levanta nuestra lucha.



En este sentido, la recientemente constituida Federación “Republicanos” supone todo un salto cualitativo en el proceso de fortalecimiento de la izquierda, ya que surge como una expresión organizada, que ha tomado carácter estatal, en cuestión de meses, de esa necesidad de romper con el actual régimen mediante el levantamiento de un Bloque Popular, que tendremos que construir entre todos y que luche, desde ya, por la III Republica Democrática y Federal.

Sin lugar a dudas, ese Bloque Popular deberá estar compuesto por miles y miles de ciudadanos que aún no participan en la lucha política por falta de un referente claro. A ellos nos dirigimos. También, estará compuesto por miles y miles de personas que conforman la base social de la izquierda que hoy en día no están luchando activamente por el derrocamiento del régimen y por la Tercera República, sencillamente porque sus organizaciones, no le han puesto en esa tarea. Esa es una cuestión que tendrán que solucionar desde la base y en la que contarán con el apoyo de los republicanos.



Como vemos, la dispersión política, en cuanto a unidad y en cuanto a objetivos, es hoy nuestra principal dificultad, para emprender una tarea que no permite excusas. Se trata de culminar la tarea por la que venimos luchando desde hace muchos años, ¡muchos más de los que algunos se imaginan! Esta tarea, es la lucha por la República, que desde 1936, hasta ahora, no es otra lucha, que la lucha contra la oligarquía por la democracia

Carlos Quintero.

30 de Diciembre de 2011.

http://muprhuelva.wordpress.com/2011/12/30/por-que-luchamos-los-republicanos/

    Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 12:23 pm