El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Comparte

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Lun Abr 02, 2012 4:07 pm

    La guerra civil española fue un conflicto bélico en el que hubo caos, actos vandálicos y represión, como en todas las guerras, con la diferencia de que, desde la llegada de Juan Negrín al frente de la Presidencia en el 37, se intentó velar por los derechos de los prisioneros de guerra y la legislación internacional vigente, mientras los fascistas siguieron, como siempre, a rodillo y sin respetar ningún tipo de legislación internacional, sin hacer apenas prisioneros, respetar sus derechos, y cometiendo barbaridades desde el inicio hasta el final de la guerra y, varias facciones del anarquismo, traicionaron al bando republicano e incluso reclutaron falangistas y se unieron a Franco, porque lucharon contra La República, que tuvo un segundo frente (fue su enemigo interior). Pero hubo un Tercer Bando: aquel que, desde el principio y hasta el final fue fiel a La República y defendió sus valores y la democracia que le había sido robada hasta el final de la guerra.


    ANTECEDENTES HISTÓRICOS

    Históricamente, he de señalar que Marx y Engels fueron los primeros en considerar al marxismo como una ciencia, sin bien, A. Plenajov –fundador emblemático del marxismo- años atrás, ya había desvelado los primeros retazos de lo que iba a forjar posteriormente el marxismo (entendido como una entidad científica dinámica y en continua evolución, y no anquilosada en el siglo pasado, como muchos todavía creen). La ciencia en si es evolución, adaptación a los nuevos tiempos y debe ser flexible y mostrar atención a los diferentes contextos: económicos, coyunturales, sociales, políticos y, por supuesto, científicos. La historia es algo más que la acumulación de datos, trabajos o fuentes que pueda incidir en los diferentes ámbitos de la ciencia. Así pues, la ciencia marxista, en mi opinión, ha de ir más allá como ente trans-disciplinar de lo que independientemente busque en el ámbito de la historia. El marxismo, en este último aspecto que he citado, no sólo ha de responder a observaciones, fuentes directas, interpretaciones de obras o teorías; ha de traspasar el fenómeno de “proceso histórico” para adentrarse en el de la "progresión y cambio" de la misma ciencia marxista que, en mi opinión, ha de erigirse como un proceso de evolución constante mediante el que toda esa serie de instrumentos de trabajo, tesis, hipótesis y evidencias, hagan del marxismo una ciencia entendida como disciplina atenta y adaptada a la actualidad y era que le rodea, que recoja toda esa serie de conocimientos, como también replantee, desde un punto de vista de revisión, los fundamentos que debe modificar y cuestionar. Por poner un ejemplo, la revolución “a la rusa” no volverá, por su propia tipicidad, por su tiempo, por las circunstancias propias en la coyuntura internacional y socioeconómica, la “revolución a la china” tampoco, por los mismos motivos. Sólo el análisis de la historia desde el ámbito científico es el que nos podrá ayudar a integrar y afrontar la nueva revolución que dictará el devenir de la historia misma: el que no sabemos todavía, pero frente al que nos podremos posicionar si tenemos en cuenta que, desde el marxismo revolucionario, no perdemos de vista la investigación basada en evidencias científicas reconocidas y constatadas en el ámbito profesional de la comunidad de la ciencia para poner en “acción” las diferentes estrategias de actuación frente a los nuevos desafíos que nos esperan a fin de trazar un proyecto de emancipación marxista revolucionario.


    El movimiento anarquista ha sido analizado por autores de diversos ámbitos, del marxismo actual destacamos a E. Hobsbaw o Domenico Losurdo, para el que el anarquismo y su aestatalismo es una expresión “apoliticismo” y, por lo tanto, de renuncia, de aceptación o de interiorización de una situación de subalternidad. En realidad, la escasa comprensión del Estado significa escasa conciencia de clase. Una clase subalterna demuestra ser madura para la conquista del poder sólo cuando se revela de acuerdo con construir concretamente un “nuevo orden” y ante ello, los anarquistas siempre se han distinguido su continuo carácter reaccionario y contrarrevolucionario ante la clase obrera.

    “Sus concepciones reflejan no el porvenir del régimen burgués empujado por una fuerza inexorable hacia la colectivización del trabajo, sino su presente y aún su pasado, la dominación de la casualidad ciega sobre el pequeño productor aislado».” [1]


    Frente a Bakunin “«se agita sin cesar... entre la esperanza de elevarse hasta la clase más rica y el miedo a ser reducida al estado de proletarios, incluso de pordioseros». [2]

    Y respecto al carácter de clase, el anarquismo se había centrado históricamente en los pequeños agricultores y la pequeña burguesía con el único propósito de utilizar la violencia para alcanzar la autogestión en algunos de sus ámbitos de aplicación durante la guerra civil.

    « ... El pequeño propietario, el pequeño patrón (tipo social que en muchos países europeos está muy difundido), que sufre bajo el capitalismo una presión continua y muy a menudo un empeoramiento brusco y rápido de sus condiciones de existencia que le lleva a la ruina, adquiere fácilmente una mentalidad ultrarrevolucionaria, pero que es incapaz de manifestar serenidad, espíritu de organización, disciplina, firmeza. El pequeño burgués «enfurecido» por los horrores del capitalismo, es un fenómeno social propio, como el anarquismo, de todos los países capitalistas» [3]

    No podía dejar de citar un autor muy difamado a nivel histórico, el más difamado quizás por los lobbies que financiaron y financian gran parte del nazi-fascismo racista –entre otros lobbies pro-imperialistas- en EE.UU y el clero, puesto que es un personaje histórico que, bajo los cargos que ostentó, siendo democráticamente elegido en los distintos congresos del partido, la URSS logró, por primera vez en la historia, pasar de ser un pueblo con una gran desigualdad de su riqueza, oprimido por el zarismo de origen feudal, con altos índices de analfabetización e incultura, pobreza económica y desigualdad social, a ser una República industrializada (que sería un elemento clave para ganar la Segunda Gran Guerra Patria posteriormente), en la que la mujer gozó de multitud de derechos hasta entonces impensables en aras de la igualdad, y donde los niños fueron a escuelas, fomentándose la cultura en todos los ámbitos. Toda esta transformación social convirtió a la URSS de Iósif Stalin a través de una teoría filosófico - política, en un estado realmente Socialista. Es por esta razón que tanto lo critican: desde el neo-revisionismo de Jruschëv, hasta el poderoso aparato de los medios de comunicación de masas, cultural, literario, historiográfico y financiero estadounidense que, incluso a día de hoy, tanto influye en la opinión pública en España. Por un lado, he de reseñar que la era de los dos bloques, en mi opinión, se inicia a partir de ciertas mentiras históricas que se producen durante el XX Congreso del PCUS de la mano de Nikita Jruschëv, que le interesa deshacerse del gran apoyo social y la adhesión de la que Stalin gozaba ante el pueblo soviético, sabiendo que encontraría una fuerte resistencia para desmantelar sus bases sociales y políticas. Además, la incidencia en la demonización de Stalin fue retomada durante la Perestroika y continuó después de la desaparición de la Unión Soviética: de aquí vienen la cantidad de calumnias que se vertieron de modo gratuito, como Holodomor, en la que numerosos documentos y fotografías falsificadas se pueden ver en exposiciones de arte histórico contemporáneo en la actualidad en el mundo capitalista. Tenemos también la exageración de hechos históricos y la falsificación de documentos y cifras sobre las deportaciones y los campos de trabajo. Esto no quiere decir que Stalin no cometiese errores de calado por el excesivo dominio del control político que concentraba en su persona –cuestión que debemos dirimir adecuadamente del lema propagandístico imperialista de “culto a la personalidad”-. No me voy a perder entre condenas o absoluciones de la figura histórica, pero sí incidiré en mi interpretación de hechos históricos, no caeré bajo el falso paradigma del que son víctimas muchas personas por su influjo endocultural propio, tildando de "éxito o fracaso” a los movimientos, los períodos históricos y políticos, en lugar de la aproximarse a un análisis detallado y con perspectiva histórica de los diferentes procesos. Centrándonos en el artículo que nos ocupa y en la concepción que Stalin tenía sobre el anarquismo, “escuchémosle”:

    «El marxismo y el anarquismo están construidos sobre principios completamente distintos, a pesar de que ambos salen a la palestra bajo-la bandera socialista. La piedra angular del anarquismo es la personalidad, cuya liberación, en opinión de los anarquistas, es la condición principal para la liberación de la masa; es decir: en opinión de los anarquistas, la liberación de la masa es imposible hasta que no se libera el individuo, en vista de lo cual su consigna es: «Todo para el individuo», mientras que la piedra angular del marxismo es la masa, cuya liberación es la condición principal para la liberación del individuo, es decir que para el marxismo es imposible la liberación del individuo en tanto no se libere a las masas, y de ahí su consigna: ; «Todo para las masas». [4]

    El intento de colaboración con Falange Española por parte de ciertos sectores anarquistas están recogidos en multitud de documentos históricos. Incluso al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, ciertos sectores anarquistas ofrecen, a través de Jouhaux, el gobierno de Daladier, sus servicios para luchar contra los comunistas, en lugar de luchar contra el nazi-fascismo de Hitler. También, al servicio de “Inteligence Service”, estas secciones, son partidarias de la tesis de que la reconquista de la República en España sólo es posible con la victoria del imperialismo Inglés en plena guerra civil española. ¡Y qué decir de la FAI al servicio de de los servicios de inteligencia de Estados Unidos! Una reseñable parte del anarquismo, durante la guerra civil española, que tenía un carácter nacional-revolucionario desde el punto de vista marxista, dio un ejemplo de cómo no debía enfocar la estrategia del bando republicano. Con la excusa de la "socialización" y "colectivización" demolieron, en muchas ocasiones, los intereses del campesinado y la clase pequeño burguesa que tenía pequeñas tiendas, a los que utilizaban contra la clase obrera, en lugar de provocar la unión del bando republicano contra el fascismo. Durruti en la retaguardia incidió en estos aspectos más de una vez, quizás por eso le mataron. Durruti fue el ejemplo de un gran anarquista con convicción que debemos recordar siempre: su problema fue que cierta parte de sus seguidores no supieron articular una forma de lucha eficaz contra el fascismo. Durruti murió y el anarquismo se diluyó…

    Por otro lado, hemos de destacar casos aislados en los que, algunos trabajadores y campesinos que estaban en contra de los intereses de la autogestión en diferentes regiones españolas, fueron fusilados por elementos incontrolados de la CNT por oponerse sus intereses de autogestión.

    Por último, no nos olvidamos de la columna de anarquista Cipriano Mera, Marín, y Del Valle en marzo del 39, que traicionó a la República y se pasó al bando fascista de Franco para organizar el asesinato de comunistas que lucharon casa por casa y calle por calle de modo heroico y ejemplar, ante un Madrid casi entregado en una actitud encomiable que jamás olvidaremos.

    Otra cita:

    "Se sublevaban, de acuerdo con los trotskistas, contra el gobierno del Frente Popular, como en mayo de 1937 en Barcelona; luchaban contra la unidad del ejército, de la clase obrera y del Frente Popular. Y finalmente, fueron el brazo armado principal de los traidores de la Junta casadista, participaron en ella, como Mera, Marín y Del Val, y dirigieron los asesinatos de los comunistas durante este período. Los anarquistas apuñalaron por la espalda al heroico pueblo español, lo entregaron a los verdugos de la contrarrevolución española: a Franco y a los invasores." [5]


    ¡QUE SEA DE JUSTICIA RECORDARLO HOY!



    LAS COLECTIVIDADES DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

    El golpe de estado militar suponía para los anarquistas una oportunidad única para la revolución social en aras de la autogestión, del individuo, de la ausencia de estado, en contra de lo que proponía el marxismo, que era otorgarle el poder a la clase trabajadora a través de la industrialización cuando las condiciones fuesen favorables a nivel social, político, y la conciencia de clase entre el proletariado, campesinado y ¡porqué no!, cierta parte de la pequeña burguesía y también eses poquitos de la ¡burguesía! lo propiciaran. Esta distinción nos delata que la poca representación que tenía el PCE poco antes del estallido del conflicto militar fue consecuente y coherente con un único objetivo: no era el momento ni se daban las condiciones para una revolución de un país tras el estallido de la guerra, pero había que luchar contra el fascismo, y así lo hicieron: desde el principio hasta el final, desde el 18 de julio hasta la lucha contra la columna anarquista de Cipriano Mera. Por la contra, el movimiento anarquista gozaba de una gran representatividad sindical, pero apenas había elaborado un verdadero fin o análisis económico para establecer el colectivismo agrario e industrial. El análisis era sustituido por el frentismo o la crítica del imperialismo que, si bien era, en cierto modo necesario, (panfletos) no daba enunciado político de contenido a sus propuestas. Es de destacar que para los anarquistas, el vacío de poder tras el golpe de estado militar de franco fue una oportunidad que creyeron única para su revolución, la del nuevo orden, pero no fueron conscientes de crear las bases para su consolidación política. El impacto de la colectivización durante la guerra civil fue desigual, muy disperso, tanto en su contenido como en las actuaciones que organizaron las colectividades a lo largo de todo el territorio nacional y, si bien, en algunas regiones sirvieron de abastecimiento local frente a la lucha contra el fascismo, en otras se impuso mediante la violencia de determinadas facciones anarquistas que recaía sobre el campesinado y el pequeño comercio debido a la descoordinación de la CNT en determinadas fases de la guerra y algunas regiones como Aragón. Datos que se pueden consultar en el archivo histórico nacional al que todos tenemos acceso en la web.

    Aludiendo a la teoría, el anarquismo no tejía un plan con el suficiente enunciado político como para afrontar las complejidades de la economía. Su utópico planteamiento de la abolición de la propiedad privada y la desaparición del estado, que lo dejarían al descubierto ante el imperialismo y su brazo militar ante la posibilidad real de defensa en caso de una posible invasión, no hacían más que dejar un inmenso vacío sin contenido político alguno tras el supuesto triunfo de la revolución. Ni Kropotkin a través del anarco-comunismo (que nos hablaba de la racionalización de la producción y el uso de la tecnología para aprovechamiento de los recursos rurales e industriales con el objeto de generar productividad en aras de la “abundancia” tras la revolución), ni Phroudon (cuyos enunciados nos acercan a la aportación individual que “retralimentaría” al individuo en función de su labor y aportación a la comunidad) consiguieron cuajar sus ideas ante el devenir de la historia que encontró en el caso español, la gran esperanza de la revolución anarquista en la guerra civil española.

    Muchos de los folletos de propaganda anarquista escritos en el 37 fueron en contra de los verdaderos intereses del campesinado para darle soluciones de abastecimiento o subsistencia frente a un avance implacable de las hordas fascistas. En algunos de esos folletos, se confronta la idea del ámbito rural y urbanita, generando una cierta división frente a la unidad que debería reinar en el bando republicano frente al fascismo, puesto que creaban una cierta animadversión que tildaba a la realidad de las urbes de burguesa, frente a un gobierno republicano en el 37 a cuyo frente estaba el Doctor y exPte. Don Juan Negrín, que combatía con honor y compromiso republicano a las hordas rebeldes.

    Por otro lado, el interés del movimiento anarquista en el ámbito de los pueblos de España no se correspondía con la organización de la CNT en el ámbito rural y agrario. Nos cuenta Frank Mintz que desde la época Primoriverista hasta el final de la guerra civil no existió una Federación Nacional de Campesinos.

    Tanto la CNT como la UGT fueron los principales movimientos sindicales (le intentarían dar enunciado político e ideológico de orientación a la economía) que coexistieron en las diferentes colectividades. Se calculan alrededor de entre 1000 a 1500 las existentes en plena guerra civil. La solvencia económica de las colectividades es tremendamente subjetiva porque el ámbito agrario, de por si, dificulta hacer estimaciones o resultados fiables: las inclemencias meteorológicas, la desaparición de documentación abundante en el franquismo y la escasa participación en las colectividades de hombres jóvenes que estaban en el frente son tres elementos a tener en cuenta en este aspecto.

    Las colectividades se crearon a través de los Municipios y de los sindicatos; realmente éstos últimos eran quienes se hacían cargo tras tomar las milicias las poblaciones, y aquí nos pudimos encontrar con episodios de tremenda violencia a cargo de facciones de la CNT que obligaron a la fuerza y consideraron enemigos a todos aquellos que, de algún modo, se negasen a que se confiscasen sus tierras o productos. Aunque no fueron episodios generalizados, cabe destacar incidentes en Aragón y Cataluña.

    El objeto o fin de la colectividad estaba basado en la producción, pero el problema que se encontró fue múltiple:

    1. La guerra en si y el avance fascista.
    2. Muchos campesinos no querían ceder sus tierras, lo cual generó un problema de seguridad y violencia entre facciones anarquistas y aquellos que no deseaban ceder su medio de vida.
    3. Para evitar conflictos con los campesinos y las otras fuerzas políticas el PCE tomó partido y no le quedó más remedio que crear sus propia Federación Comunista para reforzar la idea de la "nacionalización contra colectivización y abuso" que se cometía contra aquellos labradores que sintieron la violencia anarquista en sus carnes. La nacionalización era un medio mucho más útil ante una guerra en la que la economía era una de las piedras angulares para cohesionar una entidad de más fuerza a nivel nacional frente a un enemigo poderoso. [6]



    [1] Lenin, «Socialismo y Anarquismo». Páginas escogidas, t. II.
    [2] F. Engels, «Revolución y contrarrevolución en Alemania».
    [3] Lenin, «La enfermedad infantil del «izquierdismo» en el comunismo», pág. 18, ed. española, 1941.
    [4] Stalin, «Anarquismo y socialismo», 1906.
    [5] Sobre el anarquismo (Marx y Engels)
    [6] Fuente: mi cabeza


    Última edición por Yeremenko el Mar Abr 24, 2012 4:50 pm, editado 8 veces

    polo
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 75
    Reputación : 107
    Fecha de inscripción : 27/10/2011

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por polo el Mar Abr 03, 2012 10:49 am

    Todo ese texto está lleno de mentiras. Bazofia antianarquista al servicio de la burguesía.

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Jue Abr 05, 2012 12:24 am

    No debato con trolls como tú y, viendo el trato que le has dispensado al camarada JoseKRK, así como tu continua actividad trolling en este foro no voy a perder un ápice de mi tiempo contigo ...

    Prefiero aportar, sinceramente.

    polo
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 75
    Reputación : 107
    Fecha de inscripción : 27/10/2011

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por polo el Jue Abr 05, 2012 9:21 am


    Yeremenko, la voz de Franco, dijo: Los anarquistas asesinaron a obreros y gran parte del campesinado que no estaban de acuerdo con la autogestión.

    Qué decir ante esta acusación, que es la misma que empleaba la propaganda franquista.

    Vamos Yeremenko, no tires la piedra y escondas la mano, prueba eso que dices.




    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Jue Abr 05, 2012 12:51 pm

    polo escribió:
    Yeremenko, la voz de Franco, dijo: Los anarquistas asesinaron a obreros y gran parte del campesinado que no estaban de acuerdo con la autogestión.

    Qué decir ante esta acusación, que es la misma que empleaba la propaganda franquista.



    Vamos Yeremenko, no tires la piedra y escondas la mano, prueba eso que dices.



    Propaganda es la tuya en este foro.. Va a ser la primera y última vez que postee aquí, contigo no voy a perder el tiempo, entre otras cosas, porque esto es un artículo y tu actividad trolling en el foro es evidente. Lee, infórmate, documéntate y, después, escribe con conocimiento de causa ...


    Una:

    La violencia anarquista se dirigía tanto contra los comunistas como contra el clero, la clase media o los pequeños agricultores. Los esfuerzos en general fallidos de la Generalitat por controlar los excesos de la CNT—FAI se plasmaron en la tibieza de las negociaciones emprendidas por Josep Tarradellas, que ocupaba el cargo de primer ministro [sic] desde finales de septiembre [de 1936]. A mediados de ese mismo mes, el presidente Companys transmitió a Ilya Ehrenburg su indignación por las barbaridades que los anarquistas estaban cometiendo contra los comunistas y manifestó su extrañeza por el hecho de que el PSUC no respondiera de la misma manera. (pág.340.)

    Dos
    :

    Como ejemplo de esas actividades puede ponerse la llamada Columna de Hierro, "fundada por José Pellicer, un hombre que representaba la línea más dura del movimiento anarquista" (pág.347), e integrada primordialmente por delincuentes comunes excarcelados. Su llegada a Valencia en setiembre de 1936 marcó una ola de terror, jalonada de asesinatos y robos, según explica Preston: "Saquearon los comercios, principalmente las joyerías, y se llevaron de los establecimientos de hostelería el alcohol y el tabaco, además de robar a los clientes" (pág.348). Asaltaron la cárcel de Castellón y mataron a 35 reclusos.

    Tres:

    Las autoridades republicanas crearon la Guardia Popular Antifascista para erradicar la violencia. Fue muerto uno de los líderes de la Columna de Hierro, Tiburcio Ariza, y a su entierro se convocó a los milicianos anarquistas que luchaban en el frente de Teruel, quienes lo abandonaron tranquilamente. El motivo era enfrentarse a los comunistas valencianos, lo que dio lugar a una treintena de muertos (pág. 349).

    El Gobierno constitucional no era respetado por los anarquistas, contrarios a toda forma de autoridad. No obstante, Largo Caballero consiguió incorporar a tres ministros anarquistas a su Gobierno el 4 de noviembre de 1936, lo que obligó a sus correligionarios a callarse las opiniones políticas por el momento.

    También creó el Gobierno legítimo las Milicias de Vigilancia de Retaguardia, el 16 de setiembre de 1936, encargadas del mantenimiento del orden público. Su propósito consistía en impedir que se cometieran atentados contra las personas y saqueos, pero no disponía de fuerzas suficientes, por lo que siguió habiendo bandas incontroladas que desprestigiaron a la República ante los corresponsales de Prensa extranjeros.

    Paul Preston: "El holocausto español"
    y tendría, además, decenas de citas de estudios históricos y libros....

    polo
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 75
    Reputación : 107
    Fecha de inscripción : 27/10/2011

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por polo el Jue Abr 05, 2012 4:04 pm

    ¿Donde están en esas citas las pruebas de que anarquistas mataban a gran parte de los obreros y campesinos que no estaban a favor de las colectivizaciones? No escurras el bulto, dame datos oficiales del gobierno de la epoca, de alguna institución pública, de periodicos, vamos que si cometieron el "genocidio" que dices no debe ser muy dificil. Venga esfuerzate, que para soltar mentiras si que lo haces. Ahora toca comprobarlas.

    Ya, si ya he leido y me informado de todas esas calumnias, y ya ves, son todas del estilo de tu querido Paul Preston, ataques sin pruebas. Él puede decir misa mientras no presente pruebas palpables de lo que dice. Tú le sigues el juego, lees algo suyo y te lo crees. Que poco exigente eres con tus lecturas.

    Paul Preston, ese tio es un arrastrao y un calumniador que bebe de fuentes antianarquistas. Eres tú, Yeremenko, el que debe informarse bien y empezar a leer las fuentes anarquistas antes de despotricar contra ellos. Yo te copio la opinión de un miliciano y de José Pellicer, ese anarquista de linea dura (uy que miedo!) que fundó la Columna de Hierro (formada, dice Preston, por delincuentes comunes -que poca verguenza gasta el tio- y que eran asesinos y violadores y comeniños), y a ver si te enteras que esos 35 muertos que cita el libelista infame Preston pertencen a la Columna de Hierro. ¡Que fueron ellos los muertos!

    José Pellicer conocido en la retagurdia burguesa valenciana por "el comeniños" escribió:[..]Entonces la Columna de Hierro celebró una asamblea y concluyó que en aquellas condiciones no podía seguir. Los milicianos sabían que la burguesía y el Estado levantaban cabeza en la retaguardia y hacían responsables a quienes permanecían en ella. «Cuando vimos que en Valencia las cosas no iban por el camino que nosotros hubiésemos deseado, cuando constatamos que en la retaguardia, lejos de ser una seguridad para nosotros era un motivo de preocupación, una duda, es cuando decidimos intervenir»47. Emplazaron a la Organización a que disolviera la Guardia Civil, enviara al frente a los cuerpos armados estatales y destruyera los archivos y ficheros del régimen anterior al 19 de julio, pues de lo contrario bajarían a Valencia «a hacer la revolución» que en la CNT «no sabían hacer».

    El 14 de septiembre dos centurias dirigidas una por Pellicer y la otra por Rodilla, los dos blindados y la Guardia Móvil entraron en Valencia para administrar «justicia seca», asaltando a plena luz del día el Gobierno Civil, donde estaba la Jefatura Superior de Policía y la Delegación de Hacienda, y el Palacio de Justicia, un edificio del siglo XVIII que fue fábrica de tabacos, quemando todos los archivos de la Audiencia y del Registro de Propiedad, los papeles en trámite, los sumarios y los ficheros policiales. Los legajos fueron lanzados por la ventana. Significaban años de condenas infames que una justicia servil y parcial ofrendaba al régimen capitalista.

    La Columna tomó posesión del Palacio de Justicia pero no molestó a los tribunales populares49 y sobre las cuatro de la tarde el grupo de Pellicer se fue para la cárcel Modelo, irrumpiendo en el patio de la cuarta galería, donde estaba la tercera parte de los detenidos. Pellicer señaló a los del patio como «fascistas » que tenían que seguir presos y dijo que los demás podían marchar. Sin embargo, algunos de los presos «fascistas» apelaron al peligro que corrían si permanecían en la cárcel y Pellicer, después de oír al celador su opinión de que «eran buenas personas», sin más garantías, les permitió irse. En total fueron puestos en libertad unos doscientos detenidos. Pellicer quiso en todo momento evitar derramamiento de sangre y dirigió la furia miliciana hacia las oficinas de la prisión, quemando los ficheros y la documentación.

    Al día siguiente los milicianos planearon visitar el Ayuntamiento. El alcalde Cano Coloma lo supo y se atrincheró en el edificio con doscientos cincuenta voluntarios armados con mosquetones y diez soldados atendiendo a cuatro ametralladoras, esperando lo peor. A las nueve de la mañana aparecieron en la plaza Castelar los blindados y los milicianos. Éstos no pensaban atacar a ningún antifascista, pues comprendían que teniendo delante al fascismo sería criminal liarse a tiros con cualquiera. Después de parlamentar con el alcalde, dieron la vuelta a la plaza, enfilaron por la calle de Las Barcas hasta la Glorieta52 y de allí cruzaron el río y se fueron a Las Salesas. Lo que la Columna de Hierro pretendía con tales actos incruentos era dejar claro que el pasado no volvería, que no había vuelta atrás.

    Lo siguiente fue solucionar el problema de la vestimenta, pues los pocos envíos que recibían de las colectas de los Sindicatos eran prendas de verano. Recogieron de los establecimientos la ropa, los zapatos, las mantas y los abrigos que necesitaban, extendiendo vales que abonaría el Comité Regional. Cierto que a veces lo pidieron prestado:

    Íbamos a los espectáculos públicos y un par de milicianos se apostaban a cada lado de la fila de butacas; iban pasando y todos los abrigos de caballero nos los llevábamos para el frente. Encendíamos las luces y, uno por un lado y el otro por el otro, cogíamos los abrigos y decíamos a la gente que si querían usarlos que viniesen al frente.

    Uno de los principales motivos de la bajada del destacamento de la Columna era la compra de armas. Sus gestiones fracasaron por falta de dinero y, mientras pensaban de dónde lo iban a sacar, observaron el escaparate de una joyería. Los milicianos captaron la idea y se incautaron del oro y la plata de varios establecimientos, para continuar la visita por bancos, garitos, cabarets, prostíbulos y domicilios de burgueses y aristócratas. Pellicer reconoció haber visitado con su grupo al menos cuarenta locales en busca de dinero o alhajas.

    El 23 de septiembre, Pellicer y las dos centurias de Segarra y Cortés sitiaron el cuartel de Arrancapinos y con la amenaza de asaltarlo obligaron a la Guardia Civil o «Nacional» a entregarles sus fusiles. Se daba la circunstancia de que la Guardia Civil no prestaba ningún servicio ni en Valencia ni en el frente, por decisión del Gobierno, y en cambio poseía armas largas y municiones de las que carecían las columnas. Según Delgado, secretario del Consejo de Obreros y Soldados —un organismo formado en agosto a instancias de militantes catalanes que aspiraba controlar los cuerpos armados desde dentro—, se había llegado a un acuerdo con los guardias para la entrega de las armas, «pero habiéndose presentado inopinadamente la Columna de Hierro, se precipitó indebidamente y se apoderó de todo el armamento que tenía la Guardia Nacional sin que ésta hiciera resistencia alguna»58. La Columna no creyó oportuno negociar con unas fuerzas que se habían distinguido sobradamente en la represión del proletariado y procedió a desarmarlas sin contemplaciones. También desarmó a la guardia del Consulado Británico y a unos cuantos números de la Guardia Popular Antifascista, la «Guapa», cuerpo policial recién organizado por el departamento de Milicias del CEP, al mando del comunista Uribes, al que no habían querido adherirse las patrullas de seguridad anarquistas.

    El impacto de la visita a la retaguardia de la Columna de Hierro fue formidable incluso en los medios confederales. Tuvo la virtud de aterrorizar a la burguesía de todos los colores que sobrevivía y medraba bajo la República, y alteró el semblante de sus mejores defensores del momento, los comunistas. Inmediatamente empezaron a correr rumores sobre incendios, saqueos, violaciones y asesinatos, especies con que las clases poseedoras y sus servidores traducen el terror que sienten ante la revolución. La leyenda sanguinaria de la Columna de Hierro tuvo su origen en aquellos días. Sin embargo, la realidad era distinta. Si no se puede negar que la Guardia Móvil a partir de septiembre había llevado a cabo algunas ejecuciones en los pueblos cercanos al frente; los comunistas, a través de diversos organismos policiales, eran los principales responsables de una represión silenciosa e indiscriminada de supuestos fascistas, en general, personas religiosas, de orden, sin ninguna significación política ni militancia de ninguna clase. Para muestra, un botón. Pellicer fue puesto sobre aviso por su tía María Gandía, hermana de su madre, de que en Tabernes Blanques, pueblo limítrofe con Valencia donde vivía su hermano Vicente, sacaban a gente de sus casas para matarlos. Pellicer se presentó ante los patrulleros y les espetó: «uno más y acabo con vosotros». Los «paseos» en Tabernes Blanques terminaron.

    Resulta curiosa la impresión que causaba Pellicer entre los policías comunistas. En una fecha tan tardía como el 16 de enero se presentó con su hermano Pedro a la checa de la plaza Tetuán y sacó por la fuerza al corredor de comercio Antonio Gómez Genovés, considerado desafecto y serio candidato al «paseo». La acción fue absolutamente desinteresada; los hermanos no conocían al detenido ni simpatizaban con él, actuando sencillamente a petición de sus angustiados familiares. Tanto Pedro como José hicieron lo que pudieron para impedir las muertes inútiles que salpicaban la causa revolucionaria, pero
    su influencia difícilmente iba más allá de los medios libertarios. Su vecino Antonio Marco Tejero, militar retirado, al que los hermanos impidieron el registro de su casa donde tenía escondido al yerno, tuvo el empaque de recriminar a José los asesinatos de gente de derechas que se cometían, y «se disculpaba éste diciendo que eran los comunistas quienes los realizaban y que él nada podía hacer».

    No hemos venido al frente a defender una República democrática burguesa. Si fuera para eso no valdría la pena derramar tanta sangre. No valdría la pena porque las democracias burguesas llevan en sí el germen fascista [...] La época de las democracias burguesas ha pasado. Estamos en la época del proletariado. Entre el dolor de los caídos vamos forjando un mundo nuevo. Y es grotesco ver las guiñoladas de una sombra de parlamento diciendo tonterías, cuando en los campos de batalla son segadas muchas vidas proletarias [...]Los que estamos en el frente, en todos los frentes, aplastaremos el fascismo, pero no consentiremos dar un paso hacia lo que murió el 18 de julio. ¡¡Cuidado con la retaguardia!!
    (Circular en Linea de Fuego)

    Un miliciano de la Columna de hierro escribió en Linea de Fuego escribió:¡Once años sujeto al tormento de no ser hombre, de ser una cosa, de ser un número! Conmigo salieron muchos hombres, igualmente sufridos, igualmente dolorosos por los malos tratos recibidos desde el nacer. Unos, al pisar la calle, se fueron por el mundo; otros, nos agrupamos con nuestros libertadores, que nos trataron como amigos y nos quisieron como hermanos. Con éstos, poco a poco, formamos la "Columna de Hierro"; con éstos, a paso acelerado, asaltamos cuarteles y desarmamos a terribles guardias; con éstos, a empujones, echamos a los fascistas hasta las agujas de la sierra, en donde se encuentran. Acostumbrados a tomar lo que necesitamos, al empujar al fascista, le tomamos víveres y fusiles. Y nos alimentamos, durante un tiempo, de lo que nos ofrecían los campesinos, y nos armamos, sin que nadie nos hiciese el obsequio de un arma, con lo que a brazo partido, les quitamos a los insurrectos. El fusil que acaricio, el que me acompaña desde que abandoné el fatídico presidio, es mío, mío propio; se lo quité, como un hombre, al que lo tenía en sus manos, así como nuestros, propios, conquistados, son casi todos los que mis compañeros tienen en las suyas. Nadie o casi nadie nos atendió nunca. El estupor burgués al abandonar el presidio, ha continuado siendo el estupor de todos, hasta estos momentos, y en lugar de atendernos, de ayudarnos, de auxiliarnos, se nos trató como a forajidos, se nos acusó de incontrolados, porque no sujetamos el ritmo de nuestro vivir que ansiábamos y ansiamos libre, a caprichos estúpidos de algunos que se han sentido, torpe y orgullosamente, amos de los hombres, al sentarse en un Ministerio o en un comité, y porque, por los pueblos por donde pasamos, después de haberle arrebatado su posesión al fascista, cambiamos el sistema de vida, aniquilando a los caciques feroces que intranquilizaron la vida de los campesinos, después de robarles, y poniendo la riqueza en manos de los únicos que supieron crearla: en manos de los trabajadores. Nadie, puedo asegurarlo, nadie se puede haber portado con los desvalidos, con los necesitados, con los que toda la vida fueron robados y perseguidos, mejor que nosotros, los incontrolados, los forajidos, los escapados de presidio. Nadie, nadie -desafio que me lo prueben- ha sido más cariñoso y más servicial para con los niños, las mujeres y los ancianos; nadie, absolutamente nadie, puede tildar a esta Columna, que sola, sin auxilio y sí entorpeciéndola, ha estado desde el principio en la vanguardia, de insolidaria, de despótica, de blanda o de floja cuando de la lucha se trataba, o de desamorada con el campesino, o de no revolucionaria, ya que el arrojo y la valentía en el combate ha sido nuestra norma, la hidalguía con el vencido nuestra ley, la cordialidad con los hermanos nuestra divisa y la bondad y el respeto el marco en que se ha desenvuelto nuestra vida. ¿Por qué esta leyenda negra que se ha tejido a nuestro alrededor? ¿Por qué este afán insensato de desacreditarnos, si nuestro descrédito, que no es posible, sólo iría en perjuicio de la causa revolucionaria y de la misma guerra? Hay -nosotros, hombres del presidio, que hemos sufrido más que nadie en la tierra, lo sabemos-; hay, digo, en el ambiente, un aburguesamiento enorme. El burgués, de alma y de cuerpo, que es todo lo mediocre y servil, tiembla ante la idea de perder su sosiego, su cigarro puro y su café, sus toros, su teatro y su emputecimiento, y cuando olía algo de la Columna, de esta Columna de Hierro, puntal de la Revolución en estas tierras levantinas, o cuando sabía que la Columna anunciaba su viaje a Valencia, temblaba como un azogado pensando que los de la Columna iban a arrancarle de su vida regalona y miserable. Y el burgués -hay burgueses de muchas clases y en muchos sitios- tejía, sin parar, con los hilos de la calumnia, la leyenda negra con que nos ha obsequiado, porque al burgués, y únicamente al burgués, han podido y pueden perjudicar nuestras actividades, nuestras rebeldías, y estas ansias locamente incontenibles que llevamos en nuestro corazón de ser libres, como las águilas en las más altas cimas o como los leones en medio de las selvas.



    Yeremenko, siga ud poniendo todas las citas que quiera, que si vienen de fuentes tan fiables como el malinformado Preston, las voy a rebatir una por una.

    Manda c. que el deshistoriador éste quiera poner mal a la Columna de Hierro, no le llega ni a la suela del zapato ni al último miliciano delincuente común que dio su sangre contra el fascismo en el frente.

    Debería haber titulado a su libro el Holocuento español



    Última edición por polo el Jue Abr 05, 2012 4:12 pm, editado 1 vez

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Jue Abr 05, 2012 4:10 pm

    Se ha respondido usted a si mismo, claro que hay fuentes oficiales de la época, las mismas de Preston se basan en archivos y documentación de la época, y no me vengas a fastidiar un hilo o artículo que para eso ya hay tribunas de debate, PRO-VO-CA-.DOR (lo hiciste ya con uno de los admins del foro y ahora vienes aquí a destruir, provocar y joder la marrana). Que los lectores interpreten tus y mis afirmaciones y decidan. Usted o tú, amiguito, eres un troll, eso es lo que eres, no aportas más que discordancias al foro y te aseguro que tu futuro en esta web será corto... OHHH qué miedo....

    Esta es la respuesta que te mereces, no otra!!

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Jue Abr 05, 2012 4:54 pm

    Tus fuentes beben de
    aquí:

    "Virus editorial" Jo Jo y JO!!! Laughing Laughing Laughing Laughing

    Las mías, beben de aquí, seguro que están confundidas "anarquista" de bajo nivel ( y el gazte ya se apunta a la juerga, el oportunista Grumete, como lo llamó el camarada Muntz)


    No se trata de simples espías o saboteadores, de agentes desmoralizadores, nide meros agitadores, sino de una malla fuertemente tejida, que se tiende sobre todas las actividades en las cuales se pueda restringir o anular la capacidad de acción, el poderío de las Columnas combatientes o el de los Comandos. Esa Quinta Columna, que ya estaba montada en Madrid desde antes del comienzo de la guerra, según han revelado sus propios componentes, había fracasado al iniciarse el conflicto y durante los cuatro primeros meses de actividad bélica; pero ahora, cuando se trataba del asalto a Madrid, podía entrar en juego de manera decisiva, haciendo imposible que el gobierno lograra lo que aún podía conseguir: la conservación de la capital. De aquí que, sabiendo la existencia de ese poder oculto, el Mando tuviera que adoptar la decisión de hacerle frente para anularlo si entraba en acción.


    FuenteS:

    ¿Qué pasa, no te gusta el párrafo, pero si se basa en FUENTES ANARQUISTAS..?


    Casanova, De la calle al frente..., pp. 49-52; Juan García Oliver, El eco de los pasos, Ruedo Ibérico, Barcelona, 1978, pp. 115-136; Macarro Vera, La utopía revolucionaria...,p. 124; Vega, El Trentisme a Catalunya..., pp. 68-72 y 132-136; Vega, Anarquistas y sindicalistas..., pp. 57-59 y 85-97; Julià Díaz, Madrid, 1931-1934..., pp. 172- 190; Chris Ealham, Class, Culture and Conflict in Barcelona 1898-1937, Routledge/Cañada Blanch Studies, Londres, 2004, pp. 90-101.



    Buena parte de la violencia anarquista se inspiraba en dos nociones, la purificación por el fuego y la limpieza del legado de toda la historia española previa, tanto republicana como monárquica y clerical. Esta noción inspiró las matanzas y la destrucción de propiedades, principalmente eclesiásticas, perpetradas por elementos idealistas, pero, como ya se ha apuntado, también sirvió para justificar la actividad de delincuentes comunes que, tras ser liberados de prisión, se sumaron a las milicias y a las checas recién creadas por la CNT-FAI. Individuos condenados por asesinato o robo a mano armada, simples delincuentes, terroristas, incluso monstruos psicópatas, fueron
    glorificados como héroes de la lucha social por parte de muchos anarquistas, quienes solían estar inspirados por ideales humanitarios. Un importante sector del movimiento anarquista veía la violencia como un instrumento esencial para el cambio social



    FUENTE ANARCo- FALANGISTA!!:

    Alejandro Corniero Suárez, Diario de un rebelde, Ediciones Barbarroja, Madrid,
    1991, pp. 47-50 y 66-68.


    Además, algunas columnas anarquistas fueron acusadas de saqueo, abuso de las mujeres y robo de las cosechas. En los pueblos de Valencia los agricultores recibieron unos comprobantes sin ningún valor a cambio del ganado requisado, a la vez que las columnas se apoderaban de las cosechas de trigo y naranjas para llevárselas a Valencia, donde la CNT se encargaba de su exportación. A finales de agosto se requisaron en La Puebla de Valverde, en la provincia de Teruel, decenas de miles de jamones curados «para la revolución ». Los principales culpables de estos abusos eran los hombres de la Columna deHierro


    FUENTES:
    El Obrero de la Tierra (18 de abril; 1, 16, 23 y 30 de mayo; 13, 20 y 27 de junio de 1936); Claridad (6, 9 y 18 de junio de 1936); Manuel Requena Gallego, Los sucesos de Yeste (mayo 1936), Albacete, 1983, pp. 83-100; Manuel Ortiz Heras, Violencia política en la II República y el primer franquismo. Albacete, 1936-1950, Siglo XXI de España Editores, Madrid, 1996, pp. 58-63. Existe una crónica de estos acontecimientos notablemente gráfica y llena de verosimilitud en la novela de Juan Goytisolo, Señas de identidad, Editorial Joaquín Mortiz, México D. F., 1969, pp. 130-145. Los sucesos de Yeste del 29 de mayo se debatieron en las Cortes el 5 de junio.





    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Jue Abr 05, 2012 5:17 pm

    Aburres tío, estudia, lee y documéntate, no te voy a responder más porque este foro merece un trataminto más serio que el que tú demuestras desde que has llegado: solo has provocado, no has aportado y no tienes o demuestras un mínimo interés por la historia... (virus editorial...)

    ¡A pastar!, como decía mi gran maestro y camarada Muntz!

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por gazte el Jue Abr 05, 2012 5:54 pm

    me hace gracia que me metas a mi por medio, cuando lo que te he dicho es que le contestes al chaval en vez de insultarle y pongas la traduccion, para que nos podamos enterar bien de lo que has escrito.

    por otro lado resulta ridiculo, ahora las requisas a los campesinos estan mal? lo que defiendes me recuerda horriblemente lo que defendian los insurrectos de kronstdat. y bueno, tus fuentes ya son lo mas gracioso de todo:

    Un importante sector del movimiento anarquista veía la violencia como un instrumento esencial para el cambio social
    yo tambien, y tu, si te consideras comunista y no un socialdemocrata pintado de rojo deberias considerarlo. estas son tus fuentes. no quiero glorificar a los anarquistas, ya que quieres aportar datos y estas empeñado en demostrar que no eran mas que un ejercito de delincuentes y terroristas(!!) que se dedicaban a saquear al "emprendedor" (solo faltaba que pusiese eso), no estaria de mas que pusieran ejemplos concretos, de quien era un terrorista(!!) y que hizo, y podamos ver si eso realmente existio, si fue una excepcion, o si fue la norma.

    vamos, que recurras al debate demostrativo, no te pido nada mas, no queria entrar hasta ver la traduccion, pero me has llamado, y no entrare de nuevo hasta que no pueda leer el documento completo en condiciones.

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Jue Abr 05, 2012 6:57 pm

    Gazte, el que no sé si eres comunista eres tú porque yo ya me he dado de ostias el otro día por ello y a nivel personal, los que me conocen dicen que soy como Anguita en el aspecto de no querer ni dinero ni trabajo capitalista ni sobornos políticos (cosa que pude hacer una y mil veces por conocidos) y vivo como puedo (él renunció a su paga vitalicia, recuerdas?) Así que no me vengas a dar clases de cómo se dan ostias en la calle por el comunismo porque yo ya he dado y recibido. ¿Cuántos añitos tienes? ¿Los tienes bien puestos? Me gustaría ver lo valiente que eres tú por la causa en la calle conmigo... ya veríamos quién es realmente comunista porque aquí, en este mundillo de los foros, todos somos muy valientes.. Y, por cierto, quien me has llamado fuiste tú, no yo a ti:

    Gazte escrito en la sección de debate avanzado escribió:te ha sacado datos y no has podido rebatirle, el que esta hacienod de troll eres tu, soltando afirmaciones que no alcanzas a fundamentar decentemente, y ante sus exposiciones contestas insultandole.

    pd: estoy esperando a que traduzcas ese articulo al castellano para contestarte yo.. porque lo que he medio entendido...
    Lo traduciré, no te preocupes, y acudo, y respondo a un troll, y te respondo a ti, y te emplazo a un debate dialéctico, demostrativo e histórico cuándo y dónde quieras, pero habéis manchado lo que era un artículo escrito con la intención de "aportar", mediante un lenguaje sencillo que no quise enmarañar para que los recién incorporados a la web sacaran sus conclusiones. Y tú, te apuntaste al oportunismo, al carro del trolling. Ahora me debo ir pero ya hablaremos, seguro que sí.

    Los casadistas, esa es la mejor definición de TRAICION... eso es lo que más les molesta a muchos anarquistas: el deshonor de la traición a La República. ¿Sabes quién combatía en Madrid en marzo del 39 contra los fascistas, ¿?¿ no ?¿? No era la Columna de Hierro, precisamente...

    polo
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 75
    Reputación : 107
    Fecha de inscripción : 27/10/2011

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por polo el Jue Abr 05, 2012 7:12 pm

    Yeremenko escribió:Se ha respondido usted a si mismo, claro que hay fuentes oficiales de la época, las mismas de Preston se basan en archivos y documentación de la época

    Que no hombre, que no me vale que digas que Preston bebe de fuentes oficiales, pon esas fuentes exactas que imagino que cita preston en su libro, vamos a ver qué dicen, ¿o no las hay?

    Te ries de Virus? ese libro está hecho con los testimonios de gente que luchó en esa columna, familiares, el organo de expresión de la columna. Gente que estuvo ahí, no tu Preston que bebe de las fuentes que calumniaron a la Columna. La cita del miliciano está sacada directamente del periodico Linea de Fuego. estamos hablando de la Columna de Hierro y te doy fuentes directas y te ries. Tú si que tienes nivel campeón.

    Y las citas esas que pones después con un montón de bibliografía que no dices qué pone ¿eso qué m. es?

    Yeremenko escribió:No se trata de simples espías o saboteadores, de agentes desmoralizadores, nide meros agitadores, sino de una malla fuertemente tejida, que se tiende sobre todas las actividades en las cuales se pueda restringir o anular la capacidad de acción, el poderío de las Columnas combatientes o el de los Comandos. Esa Quinta Columna, que ya estaba montada en Madrid desde antes del comienzo de la guerra, según han revelado sus propios componentes, había fracasado al iniciarse el conflicto y durante los cuatro primeros meses de actividad bélica; pero ahora, cuando se trataba del asalto a Madrid, podía entrar en juego de manera decisiva, haciendo imposible que el gobierno lograra lo que aún podía conseguir: la conservación de la capital. De aquí que, sabiendo la existencia de ese poder oculto, el Mando tuviera que adoptar la decisión de hacerle frente para anularlo si entraba en acción.

    FuenteS:

    ¿Qué pasa, no te gusta el párrafo, pero si se basa en FUENTES ANARQUISTAS..?

    Casanova, De la calle al frente..., pp. 49-52; Juan García Oliver, El eco de los pasos, Ruedo Ibérico, Barcelona, 1978, pp. 115-136; Macarro Vera, La utopía revolucionaria...,p. 124; Vega, El Trentisme a Catalunya..., pp. 68-72 y 132-136; Vega, Anarquistas y sindicalistas..., pp. 57-59 y 85-97; Julià Díaz, Madrid, 1931-1934..., pp. 172- 190; Chris Ealham, Class, Culture and Conflict in Barcelona 1898-1937, Routledge/Cañada Blanch Studies, Londres, 2004, pp. 90-101.

    Ese fragmento hablando de la Quinta columna ¿qué tiene que ver con lo que estamos discutiendo? Que tiene que ver con que tú digas que los anarquistas asesinaron a la mayor parte de los obreros y campesinos que se opusieron a la colectivización? Que saques las fuentes de ese "genocidio"!!!

    Y luego toda esa bibliografía ¿qué quiere decir? ¿la has metido ahí de bulto porque la gente no tiene los libros para comprobar que dicen? Pues resulta que yo tengo dos de esos libros. En el primero que citas de Julian Casanova, un autor no anarquista, esas páginas corresponden a una crónica de la CNT en tiempos anteriores a la guerra, hablando cuestiones sindicales. Nada de lo que estamos hablando aquí. En el libro de García Oliver pasa lo mismo, habla de la CNT antes de la guerra. ¿Qué quieres demostrar con esto?


    Yeremenko escribió:Buena parte de la violencia anarquista se inspiraba en dos nociones, la purificación por el fuego y la limpieza del legado de toda la historia española previa, tanto republicana como monárquica y clerical. Esta noción inspiró las matanzas y la destrucción de propiedades, principalmente eclesiásticas, perpetradas por elementos idealistas, pero, como ya se ha apuntado, también sirvió para justificar la actividad de delincuentes comunes que, tras ser liberados de prisión, se sumaron a las milicias y a las checas recién creadas por la CNT-FAI. Individuos condenados por asesinato o robo a mano armada, simples delincuentes, terroristas, incluso monstruos psicópatas, fueron glorificados como héroes de la lucha social por parte de muchos anarquistas, quienes solían estar inspirados por ideales humanitarios. Un importante sector del movimiento anarquista veía la violencia como un instrumento esencial para el cambio social

    FUENTE ANARCo- FALANGISTA!!:
    Alejandro Corniero Suárez, Diario de un rebelde, Ediciones Barbarroja, Madrid,
    1991, pp. 47-50 y 66-68.

    Por favor ¿qué cosa más amarilla, sensacionalista y fascista me pones como fuente fiable? ¿esas son tus fuentes, un falangista? A ver Yeremenko, ¿Qué monstruos sociales asesinos comeniños fueron glorificados como heroes? Es de risa lo tuyo.


    Yeremenko escribió:Además, algunas columnas anarquistas fueron acusadas de saqueo, abuso de las mujeres y robo de las cosechas. En los pueblos de Valencia los agricultores recibieron unos comprobantes sin ningún valor a cambio del ganado requisado, a la vez que las columnas se apoderaban de las cosechas de trigo y naranjas para llevárselas a Valencia, donde la CNT se encargaba de su exportación. A finales de agosto se requisaron en La Puebla de Valverde, en la provincia de Teruel, decenas de miles de jamones curados «para la revolución ». Los principales culpables de estos abusos eran los hombres de la Columna deHierro

    FUENTES:
    El Obrero de la Tierra (18 de abril; 1, 16, 23 y 30 de mayo; 13, 20 y 27 de junio de 1936); Claridad (6, 9 y 18 de junio de 1936); Manuel Requena Gallego, Los sucesos de Yeste (mayo 1936), Albacete, 1983, pp. 83-100; Manuel Ortiz Heras, Violencia política en la II República y el primer franquismo. Albacete, 1936-1950, Siglo XXI de España Editores, Madrid, 1996, pp. 58-63. Existe una crónica de estos acontecimientos notablemente gráfica y llena de verosimilitud en la novela de Juan Goytisolo, Señas de identidad, Editorial Joaquín Mortiz, México D. F., 1969, pp. 130-145. Los sucesos de Yeste del 29 de mayo se debatieron en las Cortes el 5 de junio.

    Yeremenko, el pueblo revolucionario cometió desmanes, ya lo sabemos, eso no significa que mataran obreros y campesinos a porrillo como tú dices. Esta nueva cita que pones ¿qué tiene que ver con lo que hablamos? Hay que ser sinverguenzas y caraduras para acusarles también de violadores!!, ¿La columna de Hierro requisó decenas de miles de jamones? ¿Sabes que esos jamones los cogieron de un restaurante después de liberar el pueblo de los fascistas? ¿Cómo es posible que en un restaurante hayan decenas de miles de jamones? jajajjajajjajajaja. Tú sigue creyendo las mentiras que te cuentan sobre los anarquistas. ¿Y toda esa bibliografia qué dice? ¿es de relleno como la otra? Te copio la version anarquista del asunto de los jamones vista por un mando de la columna:

    Los milicianos descubrieron el secadero de jamones y embutidos del restaurante Barrachina, el de la plaza Castelar de Valencia, y aquello fue un festín. Muchos nunca antes habían probado el jamón. Los jamones y los chorizos colgaban de los árboles. Muchos años después, cuando bromeando le preguntaban por los jamones a José Espí, de Petrel, que formó parte del Comité de Guerra, éste respondió: «¿Qué queríais, que no los comieran los combatientes y los mandáramos a Valencia a que se los comieran los burgueses?»

    La gente del pueblo tuvo su parte. Cuando un año después la reacción burguesa y comunista se dedicase a tejer un manto de mentiras sobre la Columna, Cano Carrillo, que conoció bien sus inicios, elogiaría el comportamiento de sus miembros y la responsabilidad de sus delegados:

    Yo puedo referiros cómo los hombres de la Columna de Hierro, al ocuparun pueblo, lo primero que hacían era poner todo lo que se cogía de las casas de los fascistas huidos al servicio de todos los habitantes del pueblo. Seres humanosm que siempre habían dormido encima de un puñado de paja y cubiertos con trozos de sacos, pudieron tener un colchón y mantas para cubrirse. Hombres mujeres y niños, mantenidos años y años con pan y sardinas y alguno que otro plato de bazofia, comían jamón mientras había, porque estaban almacenados en las casas de los señores que vivían en la abundancia a costa de la miseria de los pobres. Los hombres de la Columna de Hierro no querían nada para ellos y lo repartían todo para los hijos del pueblo.

    Ya se que estás deseando que me echen para tú poder seguir a gusto metiendo mierda sobre los trabajadores anarquistas que dieron su vida contra el fascismo, acusandoles de delincuentes comunes, asesinos, violadores, espantaviejas..pero mientras esté aquí y sigas en esas voy a seguir dando por saco.

    Y venga, otra vez, no me canso de repetirtelo, saca las pruebas de todo eso que acusas.


    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Jue Abr 05, 2012 8:47 pm

    Amiguete, ou non entendes o galego ou defendes e tersiverxas o que che interesa…

    A ver si nos centramos y acotamos el debate hombre:
    “Asesinaron obreros y a gran parte del campesinado que iba en contra de sus intereses de autogestión”

    Y es cierto, y te he dado fuentes, y...

    De todo el artículo, sólo te llama la atención esta frase que descontextualizas al generalizarla diciendo lo que no he escrito: que los anarquistas masacraban a los campesinos, hablas de GENOCIDIO, ¡no Polo, por ahí vas mal! Lee la frasecita que va entrecomillada unas líneas arriba en rojo, hombre… Te he citado fuentes como el libro “Eco de los pasos” para demostrarte que incluso fuentes anarquistas son extraídas para lo que ya te he expuesto: que los anarquistas traicionaron a la República en el 39 y se pasaron al bando fascista haciéndole el caldito gordo a franco, asesinando a los últimos comunistas que luchaban por las calles de Madrid; combatieron contra el fascismo, cierto, pero también metieron la mano dónde no debían liberando presos, delincuentes y siendo partícipes de abusos de mujeres -de lo que ya te he dado fuentes- y del asesinato de obreros y pequeños campesinos a los que no les gustaba que se apropiasen de sus jamones ni de sus bienes en pro de la "autogestión" ("un hito de la humanidad") y por los que habían trabajado mucho para poder subsistir, ya que les servían de sustento en la guerra para luchar contra los fascistas (a muchos de ellos) o, de único medio de vida si eran viejecitos (tienes en las múltiples fuentes que ignoras y que te he citado y abundantes testimonios personales, citas de revistas y de prensa de la época frente a lo que tu biblia hagiográfica bendita se queda corta, porque de lo que estamos hablando es de exponer una tesis en base a un trabajo multidisciplinar constatado, elaborado con seriedad y numerosas colaboraciones desde todos los ámbitos (académico, universitario, científico, voluntario, periodístico, hispanista, etc…) frente a un monográfico de las aventuras de “Tintín el valiente” que tú nos muestras y que no dudo que tenga datos veraces, pero las memorias autobiográficas tienden, a veces, a la visión del “cuento lo que me da la gana, omito lo que no me interesa y … soy un héroe al final de la historia”…. Por ahí van los tiros…




    Que no hombre, que no me vale que digas que Preston bebe de fuentes oficiales, pon esas fuentes exactas que imagino que cita preston en su libro, vamos a ver qué dicen, ¿o no las hay?

    Sí hombre, sí que las hay, sólo tienes que bucear entre las que ya te he expuesto y NO HAS REBATIDO –por cierto-, pero te voy a dar más, para que te pierdas un poquito por la web y no te obsesiones tanto en la tinta negra de ediciones virus…


    Los supervivientes de la matanza en La Puebla de Valverde se sumaron a la Columna de Hierro, fundada por José Pellicer Gandía, un hombre que representaba la línea más dura del movimiento anarquista. Esta columna se componía principalmente de trabajadores portuarios y de la construcción de Valencia y obreros metalúrgicos deSagunto, aunque incluía también a un número sustancial de delincuentes comunes a los que se ofreció una oportunidad de «redención social» tras ser liberados de la cárcel de San Miguel de los Reyes. Según el ministro comunista, Jesús Hernández, muchos falangistas se refugiaron en la columna, entre ellos el marqués de San Vicente. Para el teórico del POUM Juan Andrade, la Columna de Hierro era un grupo indisciplinado y heterogéneo, y entre los presos excarcelados que la integraban había tanto revolucionarios convencidos como «individuos de vivir turbio y de moral depravada» animados por los bajos instintos y el afán de venganza, en unos casos contra la sociedad que los había encarcelado, y en otros, contra los defensores de los rebeldes responsables de la matanza en La Puebla de Valverde.

    Fuentes de este parrafito que sé que no te gusta:

    1.- Jesús Hernández, Yo fui un ministro de Stalin, G. del Toro, Madrid, 1974, pp.
    182-183. Pero… con la colaboración asimismo de Boris Volodarsky

    2.- Y esta más nutrida: Max Rieger, Espionaje en España, Ediciones Unidad, Madrid, 1938, pp. 73-131; Georges Soria, Trotskyism in the Service of Franco. Facts and Documents on the Activities of POUM, International Publishers, Nueva York, 1938, pp. 5 y 12-23.

    ¿¿Entiendes ahora lo del amarillismo anarco - falangista?? ¡Que no las pillas hombre!

    Mucho me temo que tienes fuentes para estudiar durante un mes, yo algunas ya las he ojeado y te puedo decir que la de George Soria bebe de fuentes testimoniales directas, no de intepretaciones y en que, en este mundo, Polo, hay que contar con todo, ya me entiendes…



    Ya se que estás deseando que me echen para tú poder seguir a gusto metiendo mierda sobre los trabajadores anarquistas que dieron su vida contra el fascismo, acusandoles de delincuentes comunes, asesinos, violadores, espantaviejas..pero mientras esté aquí y sigas en esas voy a seguir dando por saco.

    El lenguaje demagógico conmigo no cuela “amiguete”, así que ya puedes ponerte a estudiar y dejar de provocar al personal, que ya somos mayorcitos, …


    polo
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 75
    Reputación : 107
    Fecha de inscripción : 27/10/2011

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por polo el Jue Abr 05, 2012 8:57 pm


    Yeremenko!! lee esto, te interesa!!

    El 29 de octubre la «Guapa» hizo una redada en un bar del barrio chino en busca de prófugos y maleantes. Identificaron al miliciano Tiburcio Ariza González como miembro de la CNT y lo asesinaron cuando se negó a ser esposado. Estaba de permiso en Valencia para extraerse un trozo de metralla del pie e iba desarmado; pertenecía a la 4.ª centuria cuyo delegado era Bernal. Ésta quiso organizar el entierro e invitó a otras. La 8.ª, la 9.ª y la 10.ª se apuntaron. Las tres columnas confederales valencianas estaban reunidas para tratar de la creación de un organismo de enlace entre las fuerzas del frente de Teruel y las de los demás frentes, un «Comité de Operaciones integrado por dos delegados civiles y un técnico militar con carácter asesor por cada columna y por el delegado de Guerra del Comité Ejecutivo Popular»35. Al final de la reunión se acordó que una representación de las tres asistiera al entierro y exigiera responsabilidades. Por la noche todos llegaron a Valencia y durmieron en el cuartel de Las Salesas. Los responsables de la Columna de Hierro no calibraron bien lo que podían esperar de la presencia de milicianos las fuerzas de la reacción estatista, particularmente el gobernador y el Partido Comunista, después de la experiencia de las bajadas anteriores. Esa imprevisión fue fatal, máxime cuando compañeros anarquistas habían avisado de que el Gobierno Civil y otros edificios situados en el trayecto estaban protegidos con sacos terreros y erizados de fusiles. Al día siguiente, a las dos del mediodía, la comitiva del entierro salió, cosa sorprendente, en perfecto orden de desfile de las Salesas, pasó por delante de las Torres de Serranos y llegó hasta la plaza del Temple. Los milicianos querían dar un ejemplo de autodisciplina. El féretro estaba «colocado en lo alto de un camión, adecuadamente recubierto y engalanado. Flanqueando ambos lados del ataúd se situaron dos filas de milicianos libertarios, rodilla en tierra, con los fusiles levantados»36. Delante iban los miembros del Comité, los hermanos Pellicer,
    Rodilla, Armando... y los compañeros de Tiburcio. Tras el catafalco móvil, las otras tres centurias de la Columna de Hierro y los milicianos de la Torres- Benedito y la CNT n.º 13. Cada cinco minutos disparaban salvas en señal de duelo. Dijeron los asistentes:

    Al llegar al Gobierno Civil fuimos sorprendidos de las formidables precauciones adoptadas: puertas cerradas con un tanque para defenderlas; balcones con colchones y sacos de arena, fusiles enfilados hacia la calle, tejados ocupados estratégicamente.37


    Eran las medidas tomadas por Zabalza en previsión de una nueva intentona de asalto. El comunista J. A. Uribes contó una historia inverosímil según la cual un alarmista Juan López se habría presentado al gobernador anunciando la llegada de 20.000 hombres armados, y él le había encañonado diciéndole: «Tú no te muevas de aquí. Si llegan aquí y asaltan el gobierno, la última bala será para ti, toma asiento y espera»38. El cortejo no se inmutó y siguió adelante, penetrando en la plaza de Tetuán, donde estaban los antiguos locales de la Derecha Regional ocupados por el Partido Comunista, la Delegación de Milicias Antifascistas, también de mando comunista (Uribes, Uribes, precisamente), y Capitanía General, metiéndose en la boca del lobo. Los milicianos vieron que en esos edificios «estaba la gente preparada como si hubiera de recibir un ataque o lo preparase». En efecto, los comunistas tenían preparada la agresión, y, aprovechando la presencia de un batallón que había vuelto de Madrid, encargaron al coronel Eixea montar un dispositivo de fuego alrededor de la plaza. Estaban convencidos de la necesidad de golpear fuerte a los anarquistas para detener su influencia revolucionaria y las confidencias de Martín Blázquez, Zabalza u otros les debieron convencer de que contaban con la complicidad más o menos camuflada del Gobierno.

    Según el cónsul inglés Sullivan, también testigo, el primer disparo salió de un joven comunista que se acercó a la cabecera de la manifestación protestando por el tono amenazador de los fusiles39. Ese disparo, hecho a bocajarro, fue seguido de varias descargas y de un nutrido fuego de ametralladora contra los manifestantes. En medio del tiroteo, Gregorio Falomir, delegado de la Centuria 18, se desgañitaba llamando al alto al fuego sin que milagrosamente ninguna bala lo alcanzase. El ataúd en cambio quedó acribillado. Los milicianos se cobijaban tras los árboles, los vehículos apartados o los portales de las casas y trataban de repeler la agresión, mientras otros salían por la calle del Gobernador Viejo o se arrojaban por los pretiles al cauce seco del río, lugar donde rápidamente se improvisó un puesto de atención inmediata a los heridos. José Pellicer, herido, fue sacado del tiroteo por su hermano Pedro, que le arropó con su cuerpo. Un grupo de cinco milicianos de la Torres-Benedito que estaba en el centro de la plaza se quedó agazapado en la isleta de la parada del tranvía hasta que una bala disparada desde la Delegación de Milicias alcanzó a uno de ellos en una pierna:

    Nos lanzamos en su ayuda los cuatro sin titubear, haciendo caso omiso de las balas [...] Optamos por cogerlo entre los cuatro y dirigirnos a Capitanía General, puesto que nos creíamos más a salvo que en la Central Comunista, aparte de encontrarnos más cerca de la salida. En ésta nos atendieron bien, haciendo una cura de urgencia y luego trasladándole a un hospital.40

    El desigual combate duró media hora, después fue cesando poco a poco. Entonces intervino la Policía, estableciendo un cerco para identificar a la gente y dispersarla. Las ambulancias atendieron a los heridos y los camiones de la Cruz Roja cargaron con los muertos y los llevaron al depósito. Los demás milicianos se retiraron al cuartel de Las Salesas en espera de acontecimientos. El manifiesto que publicó la Columna comentaba:

    Aunque se contestó de nuestra parte, dado lo inesperado de la agresión y la posición que cada cual ocupábamos, no tuvo ninguna eficacia, mientras que sus disparos, hechos a sangre fría, contra un conglomerado de gente, causaron grandes estragos.

    Hubo premeditación y ensañamiento.

    Como dato citaremos el de su ametralladora que, con gran maestría, iba persiguiendo hasta cazarlos a los compañeros que querían alejarse de la plaza, bien desarmados y con los brazos en alto, o bien heridos. No se respetó ni a las compañeras, ni a los que, guiados de su espíritu humanitario, fueron a recoger a los caídos. En fin, los «bravos combatientes» del PARTIDO COMUNISTA alcanzaron una resonante VICTORIA, pues nos hicieron TREINTA MUERTOS Y MÁS DE OCHENTA HERIDOS.41 No fue solo gente de nuestra columna la que cayó, pues sólo de la Columna Torres-Benedito hubieron 38 bajas, entre muertos y heridos. En resumen, que la perfidia de un Partido, desateniendose por completo de la situación en que vivimos, olvidándose de que sus esfuerzos deben emplearse en el frente, contra los fascistas, y no en la retaguardia, contra los anarquistas, hizo derramar una enorme cantidad de sangre de revolucionarios que desde el primer día del movimiento lucharon con todas sus energías contra la reacción..

    Aproximadamente la cuarta parte de las bajas eran campesinos.

    Dime Yeremenko, ¿estos hechos los cita tu querido Preston en su libro El Holocuento español?

    A la nueva joya de mensaje que has escrito ya te contestaré, no te preocupes.


    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Jue Abr 05, 2012 9:08 pm

    Point Final!!!

    Don't feed the troll... Na.. de na..
    Es que no hay debate.. ya con mi penúltima contestación y anteriores está todo dicho. Yo argumento y rebato, tú lanzas textos de los que no citas fuentes y no rebates las mías...

    A estudiar Polo, por cierto, me voy a ver una película ahora.... Que le vaya bien!

    polo
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 75
    Reputación : 107
    Fecha de inscripción : 27/10/2011

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por polo el Jue Abr 05, 2012 10:33 pm


    Yeremenko escribió:Amiguete, ou non entendes o galego ou defendes e tersiverxas o que che interesa…

    A ver si nos centramos y acotamos el debate hombre:
    “Asesinaron obreros y a gran parte del campesinado que iba en contra de sus intereses de autogestión”

    Y es cierto, y te he dado fuentes, y...

    De todo el artículo, sólo te llama la atención esta frase que descontextualizas al generalizarla diciendo lo que no he escrito: que los anarquistas masacraban a los campesinos, hablas de GENOCIDIO, ¡no Polo, por ahí vas mal! Lee la frasecita que va entrecomillada unas líneas arriba en rojo, hombre…


    Lo primero, yo no soy tu amigo, nunca sería amigo de una persona que ensucia la memoria de unos trabajadores que dieron su vida por un mundo mejor. Hay más cosas que llaman la atención en el artículo pero lo de los asesinatos no lo dejo pasar, fijate tú. Esa frase dice lo que dice, si gran parte del campesinado estaba en contra de las colectividades y los anarquistas los mataron, entonces hubo un genocidio. mira no tienes ni idea de lo que pensaban los campesinos. No se obligaba a nadie a entrar en las colectividades, eran de libre entrada y salida. En Aragón un 70% de los pequeños campesinos propietarios se unieron voluntariamente a las colectividades, los que no, siguieron cultivando su pequeña parcela.

    ¿que entiendes tú por "asesinaron a gran parte del campesinado que estaba en contra de la autogestión"? ¿Un escarceo, un caso aislado, o que se les mataba por sistema y en cantidad?

    Yeremenko escribió:Te he citado fuentes como el libro “Eco de los pasos” para demostrarte que incluso fuentes anarquistas son extraídas para lo que ya te he expuesto: que los anarquistas traicionaron a la República en el 39 y se pasaron al bando fascista haciéndole el caldito gordo a franco, asesinando a los últimos comunistas que luchaban por las calles de Madrid;

    ¿Ahora nos vamos al final de la guerra? ¿No estabamos hablando de los colectivistas asesinos y la delincuente Columna de Hierro? ¿Porqué te vas por las ramas? Qué bien se te da echar balones fuera, difamador.

    Yeremenko escribió:pero también metieron la mano dónde no debían liberando presos, delincuentes y siendo partícipes de abusos de mujeres -de lo que ya te he dado fuentes

    ¿Pero donde están esas fuentes? Vamos a ver una cosa, que parece que eres un poco atascao; las fuentes que citas son libros que yo no tengo a mano para consultar, ¿qué es lo que pone en esos libros? ¿eres capaz de transcribirlo o vas a quedar como un calumniador? Abusos de mujeres.. qué increible tener que leer estas patéticas acusaciones surgidas de la burguesía en 1936 de boca de un "comunista" de hoy.

    Yeremenko escribió:y del asesinato de obreros y pequeños campesinos a los que no les gustaba que se apropiasen de sus jamones ni de sus bienes en pro de la "autogestión"

    Pero tú has leido lo que he puesto sobre los jamones? ¡Que no eran de los campesinos! ¡Que eran de un restaurante y los repartieron entre ellos y el pueblo! !Que no te enteras! Volver a explicar cosas ya explicadas es muy cansado, relee con más atención o deja de hacerte el despistado.

    Yeremenko escribió:tienes en las múltiples fuentes que ignoras y que te he citado y abundantes testimonios personales, citas de revistas y de prensa de la época frente a lo que tu biblia hagiográfica bendita se queda corta, porque de lo que estamos hablando es de exponer una tesis en base a un trabajo multidisciplinar constatado, elaborado con seriedad y numerosas colaboraciones desde todos los ámbitos (académico, universitario, científico, voluntario, periodístico, hispanista, etc…) frente a un monográfico de las aventuras de “Tintín el valiente” que tú nos muestras y que no dudo que tenga datos veraces, pero las memorias autobiográficas tienden, a veces, a la visión del “cuento lo que me da la gana, omito lo que no me interesa y … soy un héroe al final de la historia”…. Por ahí van los tiros…


    No, no tengo esas múltiples fuentes, eres tú el que las tiene y juegas a especular sobre si hablan de esto y de lo otro. Que las trascribas, hombre, esfuerzate, que para difamar si que lo haces. ¿Y a mí que me cuentas de trabajos multidisciplinares si todos beben de la misma fuente? ¿Hay que hacer caso de todos esos trabajos multidisciplinares que escribían sobre la URSS bebiendo todos de la fuente Goebbels? Por favor, ahora excusandote en el academicismo, no tienes remedio, Goebbels del anarquismo!!

    Yeremenko escribió:Los supervivientes de la matanza en La Puebla de Valverde se sumaron a la Columna de Hierro, fundada por José Pellicer Gandía, un hombre que representaba la línea más dura del movimiento anarquista. Esta columna se componía principalmente de trabajadores portuarios y de la construcción de Valencia y obreros metalúrgicos deSagunto, aunque incluía también a un número sustancial de delincuentes comunes a los que se ofreció una oportunidad de «redención social» tras ser liberados de la cárcel de San Miguel de los Reyes. Según el ministro comunista, Jesús Hernández, muchos falangistas se refugiaron en la columna, entre ellos el marqués de San Vicente. Para el teórico del POUM Juan Andrade, la Columna de Hierro era un grupo indisciplinado y heterogéneo, y entre los presos excarcelados que la integraban había tanto revolucionarios convencidos como «individuos de vivir turbio y de moral depravada» animados por los bajos instintos y el afán de venganza, en unos casos contra la sociedad que los había encarcelado, y en otros, contra los defensores de los rebeldes responsables de la matanza en La Puebla de Valverde.

    Fuentes de este parrafito que sé que no te gusta:

    1.- Jesús Hernández, Yo fui un ministro de Stalin, G. del Toro, Madrid, 1974, pp.
    182-183. Pero… con la colaboración asimismo de Boris Volodarsky

    2.- Y esta más nutrida: Max Rieger, Espionaje en España, Ediciones Unidad, Madrid, 1938, pp. 73-131; Georges Soria, Trotskyism in the Service of Franco. Facts and Documents on the Activities of POUM, International Publishers, Nueva York, 1938, pp. 5 y 12-23.

    Jesús Hernandez.. y me hablas a mí de hagiografías.. Tú sabes lo que escribia tu fuente Hernández sobre Stalin y los bolcheviques?

    Espionaje en España.. pero dime que pone hombre, que no me vale que me digas nombres de libros, quiero saber qué ponen sobre los temas que estamos tratatando.

    Yeremenko escribió:Point Final!!!

    Don't feed the troll... Na.. de na..
    Es que no hay debate.. ya con mi penúltima contestación y anteriores está todo dicho. Yo argumento y rebato, tú lanzas textos de los que no citas fuentes y no rebates las mías...

    Eres patético y muy infantil. Tú no has argumentado nada, lo único que has hecho es insultarme y calumniar la memoria de los anarquistas españoles. Todavía estoy esperando que demuestres lo de "asesinaban a la mayor parte del campesinado contrario a sus ideas" y de la columna eso de que eran "asesinos y violadores". Vamos, no me cites más libros a los que no tengo acceso, tú eres el que acusa con tus libros, demuestralo Goebbels marxista.

    No me has contestado tampoco a si Preston cita los muertos anarquistas tiroteados en Valencia mientras iban en sepelio. Esos no ¿verdad? cómo se le ve el plumero al pajaro ese.. Inventando cosas y omitiendo otras.


    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Vie Abr 06, 2012 11:27 am

    Lo primero, yo no soy tu amigo, nunca sería amigo de una persona que ensucia la memoria de unos trabajadores que dieron su vida por un mundo mejor.


    Vaya, tenemos ante nosotros a un salvapatrias que no se toma la molestia de leer las fuentes que le ofrezco y se empecina en la descalificación fácil, ramplona y provocadora, frente al debate dialéctico y demostrativo, lo que es lo mismo: un charlatán. Mira, en primer lugar voy a pedir disculpas por mis salidas de tono con Gazte, que no venía a cuento pero a las personas como tú, que van de faltones en tu primer post, en vez de criticar el artículo e incitar al debate, les respondo como se merecen, sin pensármelo mucho… Ya veo que lo tuyo es provocar y no debatir, ya… a ti las cerca de 30 fuentes (si la mayoría están a tu alcance en la web, no tienes más que darle al google hombre…) que he posteado te resbalan como Doctor Honoris causa de la historia que debes de ser. Tu demagogia es tan superficial y evidente que hasta el oligarca más cortito del mundo podría detectarla. Paja… paja… y paja… Rebatir mis fuentes no rebates, no pones fuentes de tus textos (cosa que yo sí hago para probar mis afirmaciones). La metáfora no es tu fuerte (que xamóns tamén os hai nas adeguiñas de Teruel e aragonesas, caralludos, por certo) y tu punto más ostentoso es la difamación, la tuya, porque eres un frontón de paja al que le lanzo argumentos que se basan en fuentes y escupe hierba muerta, pero me voy a tomar la molestia de contestarte por troll y por última vez porque, entre otras cosas, entro al foro a leer, aprender de quien merece la pena y aportar documentos, no tanto a debatir y menos a entrar a provocaciones de trolls como tú, pero esta vez sí lo haré. Tu lucidez mental no te hace distinguir de la facción anarquista disidente de la MAYORITARIA que se unió el POUM en Barcelona, y que ocupó la telefónica en contra de la legitimidad legal del gobierno catalán. Para ti, yo meto a todos los anarcas en un saco para empañar su historia claro… Ya te eriges en tildar a Yeremenko en el enemigo de la clase trabajadora, vete guardándote esos discursitos demagógicos y grandilocuentes con los que llenas de paja el foro y vamos al grano… Has sido incapaz de ver en el artículo que traduciré y ampliaré hoy a la noche que la principal diferencia entre el marxismo y el anarquismo (que, como dijo Lenin creó 4 comunas agrícolas y poco más) es que el marxismo a través de la industrialización trata de conseguir el poder para el proletariado en vez de pensar en comunas agrícolas que impulsen la revolución que nada han conseguido en la historia de la humanidad, y eso es lo que dice, de modo claro y conciso, el camarada Stalin, al que, por lo menos, le deberías de tener un mínimo de respeto en esta web, porque la URSS a su mando sí que nos salvó del fascismo ¿Los anarquistas, dónde estaban entonces? Ah.. ya.. en sus comunas y colectividades…


    mira no tienes ni idea de lo que pensaban los campesinos.

    Es realmente difícil meterme en la mente de una persona que vivió hace unos 75 años, sí… A lo mejor tú nos iluminas a todos los presentes con tu omnisapiencia…

    No se obligaba a nadie a entrar en las colectividades, eran de libre entrada y salida. En Aragón un 70% de los pequeños campesinos propietarios se unieron voluntariamente a las colectividades, los que no, siguieron cultivando su pequeña parcela.

    Mira tú la importancia que tuvieron las colectividades anarquistas que, desde el 18 ó 19 si no recuerdo mal, hasta el 37 no tuvieron ni siquiera una Federación Nacional (menuda organización sindical), cosa que sí lograron los comités paritarios de la mano de la UGT…. Recordémonos también de las colectividades UGN-CNTistas -por aquello de ver todos los matices- e incluso considerar la importancia que la CNT tuvo en ciertas etapas a nivel sindical. Lo que pasa Polo, es que acabas de meterla hasta el corvejón, se ve que no dominas la temática anarquista en lo que a las colectividades se refiere cuando afirmas ante esta web y los que nos leen que no se obligaba a nadie a entrar o a salir en las colectividades. Cuando se crearon las colectividades a través de los sindicatos en Aragón controladas por las facciones de Barcelona, las participación en las mismas no eran voluntarias (porque hablamos del 37, que es donde debatimos, sí en la G.C.E, acuérdate: del 36 al 39) y se aprobaba la violencia a través de las minorías anarquistas disidentes de las facciones mayoritarias (UNA VEZ MAS, como pasó en Barcelona). Por lo tanto, esta vez el ingreso en las colectividades no era voluntaria y, aunque algunos anarquistas no aprobaban el uso de la violencia, OTROS SÍ, no había libertad de elección, y todo aquel que se opusiera a la incautación de las tierras o bienes era considerado enemigo (incluso los de los jamones … hombre). Sí, enemigo, con lo que ello conllevó y te vuelvo a mandar a estudiar mis fuentes, las que he posteado.. . Ah.. espera, creo que llegan más ….fuentes sobre este tema… que espero rebatas (Julián Casanova, Anarquismo y revolución, p. 119.). Es del mundo académico y seguro que “miente” y no tiene ni idea de lo que escribe a lo largo de todo el libro … ya… (sic)…



    ¿que entiendes tú por "asesinaron a gran parte del campesinado que estaba en contra de la autogestión"? ¿Un escarceo, un caso aislado, o que se les mataba por sistema y en cantidad?

    Te hablo no sólo de campesinos, te hablo de revolucionarios como Trillas, Sesé o Durán. Y te remito a mis fuentes, ¡senón as queres ler alá ti!


    ¿Ahora nos vamos al final de la guerra? ¿No estabamos hablando de los colectivistas asesinos y la delincuente Columna de Hierro? ¿Porqué te vas por las ramas? Qué bien se te da echar balones fuera, difamador.

    Hablo de realidades, de hechos históricos constatados y, para difamador, tú, charlatán, que me das la razón de la verdad de la traición de Mera y los suyos, el deshonor militar y la traición a la causa republicana… Y me voy a dónde me tenga que ir… faltaría más… Y lo hago para salvar la memoria de la República que una facción anarquista traicionó asesinando a dirigentes sindicales como Andrés Rodríguez y haciendo la guerra por su cuenta contra la República infiltrándose en y contra los servicios de seguridad republicanos (nos lo cuenta el historiador Manuel Tarín en su libro). Te hablo de los tiros que los quintacolumnistas le metieron a Pablo Yagüe que era el consejero de Abastecimientos en Madrid para el bando republicano, te hablo del asalto de la Quinta Columna a edificios protegidos amparados por derecho internacional como la embajada de Finlandia en el 36, te hablo también del círculo de espionaje dentro del ejército republicano descubierto en el que estaba infiltrado López de Letona (quintacolumnista MONARQUICO y exafiliado de Renovación Española).


    ¿Pero donde están esas fuentes? Vamos a ver una cosa, que parece que eres un poco atascao; las fuentes que citas son libros que yo no tengo a mano para consultar, ¿qué es lo que pone en esos libros? ¿eres capaz de transcribirlo o vas a quedar como un calumniador? Abusos de mujeres.. qué increible tener que leer estas patéticas acusaciones surgidas de la burguesía en 1936 de boca de un "comunista" de hoy.

    Aquí: La CNT FAI al mando de Escorza que hicieron la guerra por su cuenta reclutando a delincuentes y siendo culpables de numerosos abusos sexuales sobre mujeres republicanas y no republicanas; fuente de este hecho concreto: Pos Galari en “Un republicá”, Colé i sabaté y Villarolla i Font en “La Represió a la Retaguarda”. César M. Lorenzo “Los anarquistas españoles y el poder 1868-1969, Ruedo Ibérico, París. Carlos Semprún Maura en “Revolución y Contrarrevolución en Cataluña”. Es por ponerte un pequeño ejemplo, ya tienes más libros para leer. Me pides fuentes y gustosamente te las doy…

    Y respecto a las guerritas por parte de ciertas secciones de la CNT y el POUM, y contra La República aquí:


    Y, para finalizar, te voy a dar toda la "razón", como hizo el camarada Jose KRK cuando lo aburriste con tu trolleo porque a mi ya me has aburrido:

    Estamos, camaradas, ante un hecho histórico sin precendetes en la historia de la humanidad que quedará para los anales de las grandes gestas, de lo que el mundo ya jamás olvidará: El Anarquismo, camaradas, nos libró del nazi-fascismo y pasará a la historia por ello gracias a sus comunas de autogestión.


    SALUD




    polo
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 75
    Reputación : 107
    Fecha de inscripción : 27/10/2011

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por polo el Vie Abr 06, 2012 8:14 pm


    Yeremenko escribió:a ti las cerca de 30 fuentes (si la mayoría están a tu alcance en la web, no tienes más que darle al google hombre…) que he posteado te resbalan

    A ver mentirosillo, las "fuentes" que das no se encuentran en internet, las unicas que he encontrado han sido el libro de Garcia Oliver, El eco de los pasos, y el de Requena, Los sucesos de Yeste. En ninguno de estos libros se habla sobre la calumnias que estás difundiendo, a saber:

    "Los anarquistas asesinaron a la mayor parte de los obreros y campesinos que se oponían a la colectivización" y,

    "La Columna de Hierro estuvo formada por asesinos violadores comeniños".

    Mira, la cuestión es bien sencilla, no tengo acceso a esos libros y no me los voy a comprar sólo por rebatirte, como comprenderás. Tú eres el que hace las acusaciones, por tanto te toca a ti demostrarlas. Y ya veremos sin son ciertas o no, quien las hace, bajo que ordenes, en que contexto, a quien se las hacen, etc. Vamos a analizar a partir de tus libros todas estas cuestiones, si te prestas a trascribir que pone en ellos, que no será tan largo para dos cuestiones sencillas y que de ser verdad deberían tener fácil comprobación.

    Rebatir mis fuentes no rebates, no pones fuentes de tus textos (cosa que yo sí hago para probar mis afirmaciones)

    No puedo rebatirlas porque no las tengo a mano. Mis fuentes sobre la Columna de Hierro son los libros Jose Pellicer, el anarquista íntegro (está en pdf gratis en internet) y La Columna de Hierro de Abel Paz, escritos por los propios protagonistas de la Columna de Hierro, y su órgano de expresión Linea de Fuego.

    y tu punto más ostentoso es la difamación, la tuya, porque eres un frontón de paja al que le lanzo argumentos que se basan en fuentes y escupe hierba muerta,

    ¿A quién estoy difamando? Se cree el ladrón que todos son de su condición.. Yo no he difamado al comunismo en este foro, ni suelto información falsa como tú haces. No confundas papeles, el difamador eres tú, y así te lo haré saber hasta que no demuestres las graves acusaciones a las que sometes a los anarquistas. Y seguimos con las "fuentes", ¿para ti fuentes son libros? No hombre, las fuentes son los documentos oficiales de las autoridades, registros, documentos orgánicos de los sindicatos y partidos, los dossieres e investigaciones que realizaban, etc.

    Tu lucidez mental no te hace distinguir de la facción anarquista disidente de la MAYORITARIA que se unió el POUM en Barcelona, y que ocupó la telefónica en contra de la legitimidad legal del gobierno catalán.

    En ningún momento me he pronunciado sobre facciones, telefonicas ni ná de eso. No intentes meterte en mi cabeza que te estás columpiando, estamos tratando los siguientes temas:

    "Los anarquistas asesinaron a la mayor parte de los obreros y campesinos que se oponían a la colectivización" y,

    "La Columna de Hierro estuvo formada por asesinos violadores comeniños".

    Para ti, yo meto a todos los anarcas en un saco para empañar su historia claro… Ya te eriges en tildar a Yeremenko en el enemigo de la clase trabajadora, vete guardándote esos discursitos demagógicos y grandilocuentes con los que llenas de paja el foro y vamos al grano

    Por favor, deja de excusarte de cara a tus compañeros y los anarquistas que puedan leer este foro diciendo que yo te hago pasar por blablabla. Tú dices: "Los anarquistas asesinaron a la mayor parte de los obreros y campesinos que se oponían a la colectivización", y yo te digo que eres un difamador de tres pares. Que la gente juzgue si soy yo el que te hago pasar por eso o eres tú mismo el que daña tu propia imagen. A mi me da igual lo que seas y lo que pienses, solo te pido debate demostrativo, del cual rehuyes mediante insultos, mandando a leer y poniendo en mi boca palabras que no he dicho. Yo no voy a entrar en tu juego provocador de insultos y faltas de respeto, y como eres muy pesado con este tema, que no ha habido ni un solo post en el que no me hayas dedicado algun epíteto, yo también voy a ser muy pesado con el tema por el que estoy debatiendo: Demuestra tus calumnias, difamador!

    Has sido incapaz de ver en el artículo que traduciré y ampliaré hoy a la noche que la principal diferencia entre el marxismo y el anarquismo (que, como dijo Lenin creó 4 comunas agrícolas y poco más) es que el marxismo a través de la industrialización trata de conseguir el poder para el proletariado en vez de pensar en comunas agrícolas que impulsen la revolución que nada han conseguido en la historia de la humanidad, y eso es lo que dice, de modo claro y conciso, el camarada Stalin, al que, por lo menos, le deberías de tener un mínimo de respeto en esta web, porque la URSS a su mando sí que nos salvó del fascismo ¿Los anarquistas, dónde estaban entonces? Ah.. ya.. en sus comunas y colectividades…

    Otra vez poniendo en mi boca palabras que no he dicho, ¿cuando he hablado de Stalin faltandole al respeto? ¿Los anarquistas en sus comunas en la URSS? No, algunos anarquistas se pasaron al bando bolche, otros a la clandestinidad, los demás en la cárcel o fusilados. Pero estos temas se salen de lo que aquí tratamos, no es el lugar. Puedo rebatir el resto del artículo cuando lo traduzcas, pero mientras no resolvamos la cuestión primera que estamos debatiendo no voy a pasar a otra cosa, te recuerdo cual es: "Los anarquistas asesinaron a la mayor parte de los obreros y campesinos que se oponían a la colectivización". Cuando demuestres esto seguimos con la joya de artículo ese. Venga Goebbels, tú puedes.

    Lo que pasa Polo, es que acabas de meterla hasta el corvejón, se ve que no dominas la temática anarquista en lo que a las colectividades se refiere cuando afirmas ante esta web y los que nos leen que no se obligaba a nadie a entrar o a salir en las colectividades.
    aunque algunos anarquistas no aprobaban el uso de la violencia, OTROS SÍ, no había libertad de elección, y todo aquel que se opusiera a la incautación de las tierras o bienes era considerado enemigo (incluso los de los jamones … hombre). Sí, enemigo, con lo que ello conllevó y te vuelvo a mandar a estudiar mis fuentes y blablablabla

    No claro, no domino esa temática, eso lo sabes tú que me conoces personalmente. Otra vez haciendome pasar por inculto y desinformado.. otra vez el ladrón cree que todos son de su condición.. yo no voy a hacer como tú, soltando consignas y propanganda burguesa, aparte de recomendarte unos libros te voy a trascribir unas citas, cosa qe estoy esperando que hagas tú sobre el tema ese tan espinoso del que hablamos, con respecto a la cuestión de la obligatoriedad de entrar en las colectividades:

    Congreso regional de campesinos de 1936 escribió:El 5 de septiembre de 1936 se celebró en Barcelona un congreso regional de campesinos, que organizó el Comité de Relaciones y estudió con interés los problemas planteados por la colectivización en el campo catalán. El congreso llegó a la conclusión de que había que respetar a los pequeños propietarios que cultivasen sus tierras con sus propios brazos en régimen de explotación familiar. Concediendo esto se quería impedir que los individualistas saboteasen la revolución. Se confiaba en que el ejemplo colectivista y sus evidentes ventajas acabarían por ablandar la resistencia de los recalcitrantes. Se establecería la colectivización total en aquellos casos no susceptibles de producir conflictos.

    El fenómeno colectivista en la zona de la Litera-Comarcal de Monzón escribió:Según la misma CNT, “era necesario hacer un trabajo de convencimiento entre los colectivistas”, ya que el funcionamiento colectivista no podía imponerse, sobre todo teniendo en cuenta, por otra parte, las múltiples reticencias iniciales. En el planteamiento de una revolución desde abajo, la línea ascendente partía desde una colectividad local, pasando por la comarcal, la regional, hasta llegar finalmente a la nacional.
    Lo primero que se hacía era reunir al pueblo en asamblea e informarle de la voluntad de constituir una colectividad. “No se forzaría a nadie” a entrar en ella y se nombraría una Junta Administrativa anual. Los que quedasen fuera de la colectividad serían respetados (los individualistas), pero sólo tendrían derecho a cultivar la tierra necesaria para sobrevivir.
    Por distintas razones, también entraron a formar parte de las colectividades personas de derechas, mientras que, por otro lado, republicanos convencidos no formaron parte de ellas.

    F. Mintz, La autogestion en españa escribió:– De seguida, una vez estallado el movimiento y establecidos los frentes se montaron las colectividades, pero hubo una parte que eran de guerra. O sea que con la presión, la atmósfera de la guerra, se dieron colectividades en casi todos los pueblos, pero era más mucho por miedo que por convicción. Porque la convicción sobre las colectividades era una minoría como en todas las cosas, siempre es una minoría la que es el terreno. El resto es masa. Y claro al estallar el movimiento pues se montaron colectividades por todo, pero hubo muchas que hubo que deshacerlas, porque no respondían al espíritu, a la conciencia libre de una colectividad.

    – Cuando dices muchas, ¿piensas en la comarcal de Barbastro o hablas en general?

    – Sí en general la comarcal de Barbastro, y había otras comarcales, por ejemplo la de Monzón. Huesca no cuenta: estaba en manos de los fascistas, pero se montó la comarcal de Angüés [...] Había quien especulaba con las colectividades, porque hubo pequeños propietarios que se pusieron en la colectividad y si por ejemplo la riqueza era el vino y si aquel año veían que iba a haber buena cosecha de vino, se salían de la colectividad con los pequeños trozos [de tierras] que tenían. Y después de coger el vino, volvían. Y claro pues nos dimos cuenta de todo eso.

    El colectivismo agrario en la revolución española escribió:[...]Tielmes de Tajuña. De unos dos mil habitantes. Como tantos otros pueblos de la zona, previamente ha sido fundado un Sindicato de Oficios Varios, afecto ala CNT, el 4 de diciembre de 1936. Trece días más tarde, el 17 de diciembre, se funda la colectividad, con los miembros del sindicato, a la que aportan «todo lo que tenían; los pequeños propietarios, sus tierras, sus simientes, sus aperos, sus productos, ¡su dinero! Los pobres de solemnidad, sus brazos y su buen deseo de procurarse una vida menos azarosa que la anterior. Así, al fundarse la colectividad no se requisa nada e incluso ceden a la ugetista Federación Española de Trabajadores de la Tierra (F.. E. T. T .) una fábrica de aceite y una era.

    El colectivismo agrario en la revolución española escribió:

    [...]Estatutos de la colectividad agraria de Cuenca

    1) Las tierras e industrias incautadas serán explotadas en colectividad.
    2) Esta colectividad, que se formará entre los productores de cada población, cualquiera que sea la organización sindical a que pertenezcan, nombrará un consejo de administración cuyas funciones serán:
    a) Dirigir el trabajo y administrar la producción con arreglo a las normas trazadas en las asambleas de la colectividad y por los estatutos de la misma.
    b) Negociar el intercambio de productos con otras localidades y provincias.
    c) Vigilar el cumplimiento, por cada uno de los colectivistas, de lo acordado por mayoría en las asambleas.
    3) El Consejo de Administración debe componerlo un número reducido de individuos elegidos en asamblea por la colectividad y nombrando igual número por organización, procurando sean estos los más capacitados.
    4) Para pertenecer a la colectividad basta el título de trabajador , representado por el carnet de cualquiera de las dos sindicales, UGT y CNT.
    5) Si algún pequeño propietario quisiera ingresar a la colectividad pondrá a disposición de ésta cuantos bienes posee, entregándosele recibo de lo cedido.. Sin este requisito previo no podrá pertenecer a la misma.
    6) Del trabajo. El Consejo de Administración, en función de sus facultades directoras de la producción, determinará los trabajos y la duración de las jornadas con arreglo a las necesidades de cada estación, época y jornada, de acuerdo con las decisiones tomadas en las asambleas de la colectividad.
    7) Nadie podrá eximirse de acudir al trabajo si no es por alguna causa de enfermedad o accidente que se lo impida.
    8( El trabajo será por grupos, tan numeroso como las necesidades del mismo lo exijan, y se nombrarán delegados en lo lugares de trabajo de acuerdo con los trabajadores.
    9) Todos los delegados se reunirán diariamente con el Consejo de Administración a fin de cambiar impresiones y ponerse de acuerdo para la mejor marcha del trabajo.
    10) Los delegados procurarán por todos los medio persuasivos de que el trabajo se realice con la mayor eficacia, debiendo demostrar afinidad y moralidad y enseñando a sus compañeros aquellas labores para las cuales no tengan una preparación previa.
    11) Los delegados no podrán aplicar sanción alguna a ningún compañero, las anormalidades que observen las pondrán en conocimiento del Consejo, éste de la asamblea y ésta será en definitiva la que resuelva.
    12) Tanto los delegados como los miembros del Consejo Administrativo que se extralimiten en sus funciones serán inmediatamente suspendidos en sus cargos, dando cuenta a la asamblea, la cuál resolverá.
    13) Del consumo. En el colectivismo el salario no existe, por ser una fórmula de compensación al trabajo humillante, injusta e insuficiente. Por consiguiente, el productor disfrutará de un anticipo igual al jornal que tiene en la actualidad, no pudiendo percibir más que veintiocho céntimos de demasía sobre ese jornal por cada hijo menor de quince años que tenga al amparo del colectivismo. Esto habrá de hacerse mediante la carta de trabajo.
    14) El intercambio de productos, interlocal, se verificará por medio de las cooperativas, siendo éstas las que distribuirán conjuntamente con la colectividad
    15) Al constituirse la colectividad, las incautaciones de fincas o industrias verificadas por una de las dos organizaciones pasan a ser de la colectividad, no pudiendo dividirse dichas fincas más que en caso de desacuerdo entre ambas sindicales, y en este caso, improbable, se haría partición proporcionalmente.
    16) Los beneficios sobrantes del pago de gastos y anticipos se dividirán en la forma siguiente: un 25% para enseñanza; otro 25% para adquisición y mejora de material de trabajo, y el 50% restante quedará a beneficio de todos los colectivistas, si así lo acuerdan éstos en la asamblea.
    17) Serán consideradas jornadas de trabajo los casos de enfermedad de los afiliados a la colectividad.

    Las colectividades del Cinca Medio durante la guerra civil escribió:[...]En las colectividades que se crean a finales de julio, y durante los meses de agosto y septiembre, suelen participar [en las asambleas]todos los vecinos, sobre todo en las localidades más pequeñas, y las forman pequeños propietarios, jornaleros, arrendatarios, comerciantes y miembros de profesiones liberales. Los colectivistas se organizan a partir de la toma de posesión del monte comunal y la expropiación de las tierras y propiedades de los grandes terratenientes, así como de la puesta en común de los bienes y herramientas de la localidad y la incautación de las fincas urbanas de elementos declarados fascistas, que se convertirán en locales de la colectividad, albergues para refugiados, escuelas, etc. Las aportaciones voluntarias son inventariadas para que en el caso de que alguien quiera separarse de la colectividad le sea devuelto lo aportado.

    La colectivitat de la indústria pesquera de Roses escribió:[...]Al principio, el rol del sindicato fue importante en la creación y puesta en marcha de la colectividad, mas a medida que ésta se iba desarrollando por sí misma, en pocos meses prescindió de todo apoyo exterior, creando su propio modelo de trabajo, de venta, de distribución y reparto. Un detalle que enaltece. Todos aquellos que consiguieron que con la tierra que poseían ya tenían bastante, renunciaron a tener más en el reparto que se hizo. La comisión repartidora de los terrenos se nombró entre los mismos que quisieron entrar en el sistema colectivo. La C.N.T., no impuso nada a nadie. Lo colectivo y lo individual estuvieron en buenas relaciones y en perfecta armonía. Los más necesitados fueron los que optaron por la colectividad. En las “masías” permanecieron los antiguos propietarios y sus hijos. Siguieron viviendo en las casas donde residieron y quizá vinieron al mundo. Gozaban de todos los derechos. Por conocer el trabajo y las tierras algunos de ellos fueron técnicos de la nueva organización del trabajo.

    F. Carrasquer, Las colectividades de Aragón escribió:

    Asamblea constituyente de la colectividad agraria de Binefar.

    [...]Por fin, el compañero que presidía, dijo para cerrar la asamblea:

    «Conocida la opinión de cuantos han querido expresarse y como la decisión es de gran importancia, pensamos que será mejor dejar que cada familia reflexione serenamente y que, durante dos o tres días, pase cada cabeza de familia por el Comité Revolucionario a decir si está de acuerdo o no en formar parte de la colectividad. Queda bien claro, sin embargo, que a partir de este momento no habrá asalariados y que aquellos que no quieran entrar en la colectividad podrán trabajar sus tierras; pero sólo las que puedan llevar con su familia, ya que si tienen más de las que puedan cultivar, el resto les serán requisadas. Cada uno es libre de hacer lo que quiera; pero la guerra y la justicia social exigen que los campos produzcan y no permitiremos que haya fincas sin cultivar.»

    […]Entre los muchos temas del orden del día, uno muy importante fue el que se refería a los «individualistas»; así llamados los pequeños propietarios que no quisieron formar parte de las colectividades. Leamos a continuación la resolución final a propósito de la actitud que debían tomar los colectivistas frente a la pequeña propiedad:[6]
    «1° Al apartarse los pequeños propietarios por propia voluntad de las colectividades, por considerarse capacitados para realizar sin ayuda su trabajo, éstos no tendrán derecho a percibir nada de los beneficios que obtengan las colectividades.
    No obstante esto, su conducta será respetada siempre que estén dispuestos a no tratar de perjudicar los intereses de las colectividades.
    2° Todas las fincas rústicas y urbanas como otros intereses de los elementos facciosos que han sido incautados serán usufructuados por las organizaciones obreras que existían en el momento que se hizo la incautación, siempre que estas organizaciones acepten la colectivización.
    3° Toda las tierras de un propietario que eran trabajadas por arrendatarios o medieros pasarán a manos de las colectividades.
    4° Ningún pequeño propietario que esté apartado de la colectividad podrá trabajar más fincas que aquellas que le permitan sus fuerzas físicas, prohibiéndosele en absoluto el empleo de asalariados.
    5° Para quitar el egoísmo que puedan sentir los pequeños propietarios, las pequeñas propiedades que disfruten no serán registradas en el registro fiscal.
    6° Las juntas administrativas de las colectividades sólo se preocuparán de los asuntos de su competencia.


    ¿Quieres que te ponga más ejemplos o ya tienes bastante? Estos son pruebas, datos verificables de las asambleas constituyentes y los estatutos de las colectividades, escritos y ratificados en papel. Muy a tu pesar, Yeremenko, yo sí he leido mucho sobre las colectividades, y este respeto a los pequeños propietarios es lo habitual. Conozco algún caso de pequeños propietarios a los cuales no se les obligó a participar de la colectividad pero si que les requisaron sus bienes, estos casos correspondían a individuos que anteriomente habían tenido un claro comportamiento antiobrerista, y claro, en una revolución los odios y rencores se disparan, en esta y en todas las revoluciones. No quieras pasar la violencia revolucionaria del pueblo por una violencia sistemática como la que tenía Franco, por ejemplo. Tu famosa "frase lapidaria" denota violencia sistemática. Ya te he dicho que hubieron desmanes y excesos, para que vamos a negarlo, sería estupido ponerse una venda en los ojos. Se pasearon personas que por solo afinidad ideologica estaban señalados, o clero, burgueses, reaccionarios y derechistas en general. Mal, mu mal, y no se me caen los anillos por reconocerlo, pero hay que entender un poco cómo eran los obreros en aquellos dias, muy radicales y muy echaos pa'lante, demasiado. Y las revoluciones que hacían se traducían en eso, aquí y en la china. La cnt hizo lo que pudo por contener a los suyos, se puso el fusilamiento como pena para los que cometieran ciertas clases de delitos y no les tembló el pulso a la hora de ponerlo en práctica, por ejemplo cuando un destacado militante que fue secretario de algun ramo de Barcelona fue fusilado por tomar venganza personal. La violencia anarquista está sobrevalorada, un estudio estadístico sobre esto en todo el territorio republicano mostraba una cantidad menor de violencia en las zonas de influencia libertaria, y lo siento pero de esto no puedo darte referencia, tendrás que creerme, si quieres Smile, este estudio no parecia parcial en absoluto y me extraña mucho que fueran anarquistas los técnicos que lo elaboraron, eran academicistas de los que te gustan a ti. Violencia de esa que tanto cacareas, de casos aislados que no eran la norma general pero que tú intentas hacer ver que si, hubo en todas las fuerzas, cnt, poum, pc, ezquerra, ugt, etc.¿Qué c. me estás contando?¿Tú te crees que una revolución es camino de rosas? Pero ese no es nuestro debate hasta que no muestres esa cantidad de obreros y campesinos asesinados por los anarcos. Quiero datos, nombres, fechas, informes policiales o militares, prensa de la epoca que recogiera los hechos, atestados, informes hospìtalarios, de la morgue, del cementerio, algo Yermenko, algo con lo que yo pueda comprobar que lo que dices es cierto. De lo contrario no te tomaré más en serio y me veré obligado a abandonar el debate. Y cuando digo que abandono lo hago, no como tú que lo llevas repitiendo desde el primer mensaje.

    Te hablo no sólo de [el asesinato por parte de anarquistas de] campesinos, te hablo de revolucionarios como Trillas, Sesé o Durán. Y te remito a mis fuentes

    Ahora te pones a dar listas de nombres, ¿Quieres que haga una mia? Mira que me parece que puedes salir escaldado. No voy a entrar en ese juego macabro, me parece que eres muy inocente y que estás muy mal informado. No te metas en esos embolaos, es un consejo. Y te lo vuelvo a repetir, lo primero a aclarar es el asesinato de obreros y campesinos por parte de libertarios, centra tus esfuerzos en eso.

    El resto del mensaje en el que ladras un montón de descalificaciones y consignas de sucesos históricos que nada tienen que ver con lo que tratamos es demasiado abrumador para mi por hoy. Ya estoy cansado de ti, si no eres capaz de demostrar las cosas tan graves que afirmas abandono el debate, para ti la perra gorda. Sólo espero que en tu próximo mensaje, a parte de los consabidos insultos, muestres las pruebas de que "los anarquistas asesinaron a la mayor parte de los obreros y campesinos que estaban en contra de la colectivización".



    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Sáb Abr 07, 2012 5:59 pm

    La guerra civil española fue un conflicto bélico en el que hubo caos, actos vandálicos y represión, como en todas las guerras, con la diferencia de que, desde la llegada de Juan Negrín al frente de la Presidencia en el 37, se intentó velar por los derechos de los prisioneros de guerra y la legislación internacional vigente, mientras los fascistas siguieron, como siempre, a rodillo y sin respetar ningún tipo de legislación internacional, sin hacer apenas prisioneros, respetar sus derechos, y cometiendo barbaridades desde el inicio hasta el final de la guerra y, varias facciones del anarquismo, traicionaron al bando republicano e incluso reclutaron falangistas y se unieron a Franco, porque lucharon contra La República, que tuvo un segundo frente (fue su enemigo interior). Pero hubo un Tercer Bando: aquel que, desde el principio y hasta el final fue fiel a La República y defendió sus valores y la democracia que le había sido robada hasta el final de la guerra.


    ANTECEDENTES HISTÓRICOS

    Históricamente, he de señalar que Marx y Engels fueron los primeros en considerar al marxismo como una ciencia, sin bien, A. Plenajov –fundador emblemático del marxismo- años atrás, ya había desvelado los primeros retazos de lo que iba a forjar posteriormente el marxismo (entendido como una entidad científica dinámica y en continua evolución, y no anquilosada en el siglo pasado, como muchos todavía creen). La ciencia en si es evolución, adaptación a los nuevos tiempos y debe ser flexible y mostrar atención a los diferentes contextos: económicos, coyunturales, sociales, políticos y, por supuesto, científicos. La historia es algo más que la acumulación de datos, trabajos o fuentes que pueda incidir en los diferentes ámbitos de la ciencia. Así pues, la ciencia marxista, en mi opinión, ha de ir más allá como ente trans-disciplinar de lo que independientemente busque en el ámbito de la historia. El marxismo, en este último aspecto que he citado, no sólo ha de responder a observaciones, fuentes directas, interpretaciones de obras o teorías; ha de traspasar el fenómeno de “proceso histórico” para adentrarse en el de la "progresión y cambio" de la misma ciencia marxista que, en mi opinión, ha de erigirse como un proceso de evolución constante mediante el que toda esa serie de instrumentos de trabajo, tesis, hipótesis y evidencias, hagan del marxismo una ciencia entendida como disciplina atenta y adaptada a la actualidad y era que le rodea, que recoja toda esa serie de conocimientos, como también replantee, desde un punto de vista de revisión, los fundamentos que debe modificar y cuestionar. Por poner un ejemplo, la revolución “a la rusa” no volverá, por su propia tipicidad, por su tiempo, por las circunstancias propias en la coyuntura internacional y socioeconómica, la “revolución a la china” tampoco, por los mismos motivos. Sólo el análisis de la historia desde el ámbito científico es el que nos podrá ayudar a integrar y afrontar la nueva revolución que dictará el devenir de la historia misma: el que no sabemos todavía, pero frente al que nos podremos posicionar si tenemos en cuenta que, desde el marxismo revolucionario, no perdemos de vista la investigación basada en evidencias científicas reconocidas y constatadas en el ámbito profesional de la comunidad de la ciencia para poner en “acción” las diferentes estrategias de actuación frente a los nuevos desafíos que nos esperan a fin de trazar un proyecto de emancipación marxista revolucionario.


    El movimiento anarquista ha sido analizado por autores de diversos ámbitos, del marxismo actual destacamos a E. Hobsbaw o Domenico Losurdo, para el que el anarquismo y su aestatalismo es una expresión “apoliticismo” y, por lo tanto, de renuncia, de aceptación o de interiorización de una situación de subalternidad. En realidad, la escasa comprensión del Estado significa escasa conciencia de clase. Una clase subalterna demuestra ser madura para la conquista del poder sólo cuando se revela de acuerdo con construir concretamente un “nuevo orden” y ante ello, los anarquistas siempre se han distinguido su continuo carácter reaccionario y contrarrevolucionario ante la clase obrera.

    “Sus concepciones reflejan no el porvenir del régimen burgués empujado por una fuerza inexorable hacia la colectivización del trabajo, sino su presente y aún su pasado, la dominación de la casualidad ciega sobre el pequeño productor aislado».” [1]


    Frente a Bakunin “«se agita sin cesar... entre la esperanza de elevarse hasta la clase más rica y el miedo a ser reducida al estado de proletarios, incluso de pordioseros». [2]

    Y respecto al carácter de clase, el anarquismo se había centrado históricamente en los pequeños agricultores y la pequeña burguesía con el único propósito de utilizar la violencia para alcanzar la autogestión en algunos de sus ámbitos de aplicación durante la guerra civil.

    « ... El pequeño propietario, el pequeño patrón (tipo social que en muchos países europeos está muy difundido), que sufre bajo el capitalismo una presión continua y muy a menudo un empeoramiento brusco y rápido de sus condiciones de existencia que le lleva a la ruina, adquiere fácilmente una mentalidad ultrarrevolucionaria, pero que es incapaz de manifestar serenidad, espíritu de organización, disciplina, firmeza. El pequeño burgués «enfurecido» por los horrores del capitalismo, es un fenómeno social propio, como el anarquismo, de todos los países capitalistas» [3]

    No podía dejar de citar un autor muy difamado a nivel histórico, el más difamado quizás por los lobbies que financiaron y financian gran parte del nazi-fascismo racista –entre otros lobbies pro-imperialistas- en EE.UU y el clero, puesto que es un personaje histórico que, bajo los cargos que ostentó, siendo democráticamente elegido en los distintos congresos del partido, la URSS logró, por primera vez en la historia, pasar de ser un pueblo con una gran desigualdad de su riqueza, oprimido por el zarismo de origen feudal, con altos índices de analfabetización e incultura, pobreza económica y desigualdad social, a ser una República industrializada (que sería un elemento clave para ganar la Segunda Gran Guerra Patria posteriormente), en la que la mujer gozó de multitud de derechos hasta entonces impensables en aras de la igualdad, y donde los niños fueron a escuelas, fomentándose la cultura en todos los ámbitos. Toda esta transformación social convirtió a la URSS de Iósif Stalin a través de una teoría filosófico - política, en un estado realmente Socialista. Es por esta razón que tanto lo critican: desde el neo-revisionismo de Jruschëv, hasta el poderoso aparato de los medios de comunicación de masas, cultural, literario, historiográfico y financiero estadounidense que, incluso a día de hoy, tanto influye en la opinión pública en España. Por un lado, he de reseñar que la era de los dos bloques, en mi opinión, se inicia a partir de ciertas mentiras históricas que se producen durante el XX Congreso del PCUS de la mano de Nikita Jruschëv, que le interesa deshacerse del gran apoyo social y la adhesión de la que Stalin gozaba ante el pueblo soviético, sabiendo que encontraría una fuerte resistencia para desmantelar sus bases sociales y políticas. Además, la incidencia en la demonización de Stalin fue retomada durante la Perestroika y continuó después de la desaparición de la Unión Soviética: de aquí vienen la cantidad de calumnias que se vertieron de modo gratuito, como Holodomor, en la que numerosos documentos y fotografías falsificadas se pueden ver en exposiciones de arte histórico contemporáneo en la actualidad en el mundo capitalista. Tenemos también la exageración de hechos históricos y la falsificación de documentos y cifras sobre las deportaciones y los campos de trabajo. Esto no quiere decir que Stalin no cometiese errores de calado por el excesivo dominio del control político que concentraba en su persona –cuestión que debemos dirimir adecuadamente del lema propagandístico imperialista de “culto a la personalidad”-. No me voy a perder entre condenas o absoluciones de la figura histórica, pero sí incidiré en mi interpretación de hechos históricos, no caeré bajo el falso paradigma del que son víctimas muchas personas por su influjo endocultural propio, tildando de "éxito o fracaso” a los movimientos, los períodos históricos y políticos, en lugar de la aproximarse a un análisis detallado y con perspectiva histórica de los diferentes procesos. Centrándonos en el artículo que nos ocupa y en la concepción que Stalin tenía sobre el anarquismo, “escuchémosle”:

    «El marxismo y el anarquismo están construidos sobre principios completamente distintos, a pesar de que ambos salen a la palestra bajo-la bandera socialista. La piedra angular del anarquismo es la personalidad, cuya liberación, en opinión de los anarquistas, es la condición principal para la liberación de la masa; es decir: en opinión de los anarquistas, la liberación de la masa es imposible hasta que no se libera el individuo, en vista de lo cual su consigna es: «Todo para el individuo», mientras que la piedra angular del marxismo es la masa, cuya liberación es la condición principal para la liberación del individuo, es decir que para el marxismo es imposible la liberación del individuo en tanto no se libere a las masas, y de ahí su consigna: ; «Todo para las masas». [4]

    El intento de colaboración con Falange Española por parte de ciertos sectores anarquistas están recogidos en multitud de documentos históricos. Incluso al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, ciertos sectores anarquistas ofrecen, a través de Jouhaux, el gobierno de Daladier, sus servicios para luchar contra los comunistas, en lugar de luchar contra el nazi-fascismo de Hitler. También, al servicio de “Inteligence Service”, estas secciones, son partidarias de la tesis de que la reconquista de la República en España sólo es posible con la victoria del imperialismo Inglés en plena guerra civil española. ¡Y qué decir de la FAI al servicio de de los servicios de inteligencia de Estados Unidos! Una reseñable parte del anarquismo, durante la guerra civil española, que tenía un carácter nacional-revolucionario desde el punto de vista marxista, dio un ejemplo de cómo no debía enfocar la estrategia del bando republicano. Con la excusa de la "socialización" y "colectivización" demolieron, en muchas ocasiones, los intereses del campesinado y la clase pequeño burguesa que tenía pequeñas tiendas, a los que utilizaban contra la clase obrera, en lugar de provocar la unión del bando republicano contra el fascismo. Durruti en la retaguardia incidió en estos aspectos más de una vez, quizás por eso le mataron. Durruti fue el ejemplo de un gran anarquista con convicción que debemos recordar siempre: su problema fue que cierta parte de sus seguidores no supieron articular una forma de lucha eficaz contra el fascismo. Durruti murió y el anarquismo se diluyó…

    Por otro lado, hemos de destacar casos aislados en los que, algunos trabajadores y campesinos que estaban en contra de los intereses de la autogestión en diferentes regiones españolas, fueron fusilados por elementos incontrolados de la CNT por oponerse sus intereses de autogestión.

    Por último, no nos olvidamos de la columna de anarquista Cipriano Mera, Marín, y Del Valle en marzo del 39, que traicionó a la República y se pasó al bando fascista de Franco para organizar el asesinato de comunistas que lucharon casa por casa y calle por calle de modo heroico y ejemplar, ante un Madrid casi entregado en una actitud encomiable que jamás olvidaremos.

    Otra cita:

    "Se sublevaban, de acuerdo con los trotskistas, contra el gobierno del Frente Popular, como en mayo de 1937 en Barcelona; luchaban contra la unidad del ejército, de la clase obrera y del Frente Popular. Y finalmente, fueron el brazo armado principal de los traidores de la Junta casadista, participaron en ella, como Mera, Marín y Del Val, y dirigieron los asesinatos de los comunistas durante este período. Los anarquistas apuñalaron por la espalda al heroico pueblo español, lo entregaron a los verdugos de la contrarrevolución española: a Franco y a los invasores." [5]


    ¡QUE SEA DE JUSTICIA RECORDARLO HOY!



    LAS COLECTIVIDADES DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

    El golpe de estado militar suponía para los anarquistas una oportunidad única para la revolución social en aras de la autogestión, del individuo, de la ausencia de estado, en contra de lo que proponía el marxismo, que era otorgarle el poder a la clase trabajadora a través de la industrialización cuando las condiciones fuesen favorables a nivel social, político, y la conciencia de clase entre el proletariado, campesinado y ¡porqué no!, cierta parte de la pequeña burguesía y también eses poquitos de la ¡burguesía! lo propiciaran. Esta distinción nos delata que la poca representación que tenía el PCE poco antes del estallido del conflicto militar fue consecuente y coherente con un único objetivo: no era el momento ni se daban las condiciones para una revolución de un país tras el estallido de la guerra, pero había que luchar contra el fascismo, y así lo hicieron: desde el principio hasta el final, desde el 18 de julio hasta la lucha contra la columna anarquista de Cipriano Mera. Por la contra, el movimiento anarquista gozaba de una gran representatividad sindical, pero apenas había elaborado un verdadero fin o análisis económico para establecer el colectivismo agrario e industrial. El análisis era sustituido por el frentismo o la crítica del imperialismo que, si bien era, en cierto modo necesario, (panfletos) no daba enunciado político de contenido a sus propuestas. Es de destacar que para los anarquistas, el vacío de poder tras el golpe de estado militar de franco fue una oportunidad que creyeron única para su revolución, la del nuevo orden, pero no fueron conscientes de crear las bases para su consolidación política. El impacto de la colectivización durante la guerra civil fue desigual, muy disperso, tanto en su contenido como en las actuaciones que organizaron las colectividades a lo largo de todo el territorio nacional y, si bien, en algunas regiones sirvieron de abastecimiento local frente a la lucha contra el fascismo, en otras se impuso mediante la violencia de determinadas facciones anarquistas que recaía sobre el campesinado y el pequeño comercio debido a la descoordinación de la CNT en determinadas fases de la guerra y algunas regiones como Aragón. Datos que se pueden consultar en el archivo histórico nacional al que todos tenemos acceso en la web.

    Aludiendo a la teoría, el anarquismo no tejía un plan con el suficiente enunciado político como para afrontar las complejidades de la economía. Su utópico planteamiento de la abolición de la propiedad privada y la desaparición del estado, que lo dejarían al descubierto ante el imperialismo y su brazo militar ante la posibilidad real de defensa en caso de una posible invasión, no hacían más que dejar un inmenso vacío sin contenido político alguno tras el supuesto triunfo de la revolución. Ni Kropotkin a través del anarco-comunismo (que nos hablaba de la racionalización de la producción y el uso de la tecnología para aprovechamiento de los recursos rurales e industriales con el objeto de generar productividad en aras de la “abundancia” tras la revolución), ni Phroudon (cuyos enunciados nos acercan a la aportación individual que “retralimentaría” al individuo en función de su labor y aportación a la comunidad) consiguieron cuajar sus ideas ante el devenir de la historia que encontró en el caso español, la gran esperanza de la revolución anarquista en la guerra civil española.

    Muchos de los folletos de propaganda anarquista escritos en el 37 fueron en contra de los verdaderos intereses del campesinado para darle soluciones de abastecimiento o subsistencia frente a un avance implacable de las hordas fascistas. En algunos de esos folletos, se confronta la idea del ámbito rural y urbanita, generando una cierta división frente a la unidad que debería reinar en el bando republicano frente al fascismo, puesto que creaban una cierta animadversión que tildaba a la realidad de las urbes de burguesa, frente a un gobierno republicano en el 37 a cuyo frente estaba el Doctor y exPte. Don Juan Negrín, que combatía con honor y compromiso republicano a las hordas rebeldes.

    Por otro lado, el interés del movimiento anarquista en el ámbito de los pueblos de España no se correspondía con la organización de la CNT en el ámbito rural y agrario. Nos cuenta Frank Mintz que desde la época Primoriverista hasta el final de la guerra civil no existió una Federación Nacional de Campesinos.

    Tanto la CNT como la UGT fueron los principales movimientos sindicales (le intentarían dar enunciado político e ideológico de orientación a la economía) que coexistieron en las diferentes colectividades. Se calculan alrededor de entre 1000 a 1500 las existentes en plena guerra civil. La solvencia económica de las colectividades es tremendamente subjetiva porque el ámbito agrario, de por si, dificulta hacer estimaciones o resultados fiables: las inclemencias meteorológicas, la desaparición de documentación abundante en el franquismo y la escasa participación en las colectividades de hombres jóvenes que estaban en el frente son tres elementos a tener en cuenta en este aspecto.

    Las colectividades se crearon a través de los Municipios y de los sindicatos; realmente éstos últimos eran quienes se hacían cargo tras tomar las milicias las poblaciones, y aquí nos pudimos encontrar con episodios de tremenda violencia a cargo de facciones de la CNT que obligaron a la fuerza y consideraron enemigos a todos aquellos que, de algún modo, se negasen a que se confiscasen sus tierras o productos. Aunque no fueron episodios generalizados, cabe destacar incidentes en Aragón y Cataluña.

    El objeto o fin de la colectividad estaba basado en la producción, pero el problema que se encontró fue múltiple:

    1. La guerra en si y el avance fascista.
    2. Muchos campesinos no querían ceder sus tierras, lo cual generó un problema de seguridad y violencia entre facciones anarquistas y aquellos que no deseaban ceder su medio de vida.
    3. Para evitar conflictos con los campesinos y las otras fuerzas políticas el PCE tomó partido y no le quedó más remedio que crear sus propia Federación Comunista para reforzar la idea de la "nacionalización contra colectivización y abuso" que se cometía contra aquellos labradores que sintieron la violencia anarquista en sus carnes. La nacionalización era un medio mucho más útil ante una guerra en la que la economía era una de las piedras angulares para cohesionar una entidad de más fuerza a nivel nacional frente a un enemigo poderoso. [6]



    [1] Lenin, «Socialismo y Anarquismo». Páginas escogidas, t. II.
    [2] F. Engels, «Revolución y contrarrevolución en Alemania».
    [3] Lenin, «La enfermedad infantil del «izquierdismo» en el comunismo», pág. 18, ed. española, 1941.
    [4] Stalin, «Anarquismo y socialismo», 1906.
    [5] Sobre el anarquismo (Marx y Engels)
    [6] Fuente: mi cabeza


    Última edición por Yeremenko el Mar Abr 24, 2012 4:51 pm, editado 3 veces

    Stanis12
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 352
    Reputación : 398
    Fecha de inscripción : 13/04/2012

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Stanis12 el Sáb Abr 14, 2012 9:25 pm

    Yeremenko Gracias por la información es realmente útil. Todo mi apoyo en contra de los Anarquistas que no te dejan postear tranquilamente. Fueron una lacra total para la II República.

    Yeremenko
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1180
    Reputación : 1789
    Fecha de inscripción : 19/03/2010
    Localización : En Lucha

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Yeremenko el Lun Abr 16, 2012 12:43 am

    Stanis12 escribió:Yeremenko Gracias por la información es realmente útil. Todo mi apoyo en contra de los Anarquistas que no te dejan postear tranquilamente. Fueron una lacra total para la II República.

    Hola Stanis12, creo que hubo una parte del anarquismo que luchó contra el fascismo y ayudó a la República. No podemos generalizar. Me gusta analizar los procesos históricos desde la serenidad y sin mucha moralina -al menos que me provoquen, claro, soy humano-. Ahora bien, y aunque no venga a cuento en este hilo de debate y foro, en el procuro leer y aportar más que escribir, creo que una cosa es analizar un proceso histórico desde el marxismo y otra muy diferente la opinión que, desde nuestras respectivas fuerzas políticas o, simplemente como ciudadanos podamos tener sobre ello. No todo es blanco o negro, y noto que a veces, en el foro, en ciertas ocasiones, enseguida se rehuye del matiz y entramos en las generalizaciones y en el dogmatismo (es una opinión personal).

    Por último, te doy a ti las gracias por leer el artículo.

    Salud.

    gazte
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 3300
    Reputación : 3648
    Fecha de inscripción : 05/08/2009

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por gazte el Jue Abr 19, 2012 1:16 pm

    paso a comentar tus reflexiones sobre la guerra civil, no te va a gustar lo que he escrito, pero quiero que sepas que lo escribo con la intención de construir y de debatir de ideas.

    Yeremenko escribió:La guerra civil española fue un conflicto bélico en el que hubo caos, actos vandálicos y represión, como en todas las guerras, con la diferencia de que, desde la llegada de Juan Negrín al frente de la Presidencia en el 37, se intentó velar por los derechos de los prisioneros de guerra y la legislación internacional vigente, mientras los fascistas siguieron, como siempre, a rodillo y sin respetar ningún tipo de legislación internacional, sin hacer apenas prisioneros, respetar sus derechos, y cometiendo barbaridades desde el inicio hasta el final de la guerra y, varias facciones del anarquismo, traicionaron al bando republicano e incluso reclutaron falangistas y se unieron a Franco, porque lucharon contra La República, que tuvo un segundo frente (fue su enemigo interior). Pero hubo un Tercer Bando: aquel que, desde el principio y hasta el final fue fiel a La República y defendió sus valores y la democracia que le había sido robada hasta el final de la guerra.
    Hasta aqui sin más, pones como positivo el respeto formal de las "libertades burguesas", y haces una defensa indirecta del regimen democratico burgués, como si el asunto tratara de más o menos democracia. Para mi empiezas bastante mal, la lucha del proletariado nunca ha sido si más o menos democracia, de hecho, cuando Lenin hacía la valoración de la democracia burguesa hablaba de que tanto mejor, puesto que sería más difícil engañar a los trabajadores bajo consignas democráticas. (como por ejemplo hicieron aquí en la transición)

    ANTECEDENTES HISTÓRICOS

    Históricamente, he de señalar que Marx y Engels fueron los primeros en considerar al marxismo como una ciencia, sin bien, A. Plenajov –fundador emblemático del marxismo- años atrás, ya había desvelado los primeros retazos de lo que iba a forjar posteriormente el marxismo (entendido como una entidad científica dinámica y en continua evolución, y no anquilosada en el siglo pasado, como muchos todavía creen). minipunto positivo para ti Wink La ciencia en si es evolución, adaptación a los nuevos tiempos y debe ser flexible y mostrar atención a los diferentes contextos: económicos, coyunturales, sociales, políticos y, por supuesto, científicos. La historia es algo más que la acumulación de datos, trabajos o fuentes que pueda incidir en los diferentes ámbitos de la ciencia. Así pues, la ciencia marxista, en mi opinión, ha de ir más allá como ente trans-disciplinar de lo que independientemente busque en el ámbito de la historia. El marxismo, en este último aspecto que he citado, no sólo ha de responder a observaciones, fuentes directas, interpretaciones de obras o teorías; ha de traspasar el fenómeno de “proceso histórico” para adentrarse en el de la "progresión y cambio" de la misma ciencia marxista que, en mi opinión, ha de erigirse como un proceso de evolución constante mediante el que toda esa serie de instrumentos de trabajo, tesis, hipótesis y evidencias, hagan del marxismo una ciencia entendida como disciplina atenta y adaptada a la actualidad y era que le rodea, que recoja toda esa serie de conocimientos, como también replantee, desde un punto de vista de revisión, los fundamentos que debe modificar y cuestionar. Por poner un ejemplo, la revolución “a la rusa” no volverá, por su propia tipicidad, por su tiempo, por las circunstancias propias en la coyuntura internacional y socioeconómica, la “revolución a la china” tampoco, por los mismos motivos. Sólo el análisis de la historia desde el ámbito científico es el que nos podrá ayudar a integrar y afrontar la nueva revolución que dictará el devenir de la historia misma: el que no sabemos todavía, pero frente al que nos podremos posicionar si tenemos en cuenta que, desde el marxismo revolucionario, no perdemos de vista la investigación basada en evidencias científicas reconocidas y constatadas en el ámbito profesional de la comunidad de la ciencia para poner en “acción” las diferentes estrategias de actuación frente a los nuevos desafíos que nos esperan a fin de trazar un proyecto de emancipación marxista revolucionario.
    Dices que la revolución a la "rusa" no volverá, es evidente que ninguna revolución, si no quiere estar condenada al fracaso, puede plantearse con el mismo esquema y plazos que otra. Pero en lo esencial las contradicciones siguen siendo las mismas, y toda revolución que se precie tendrá que tener inevitablemente, como primer paso, la construcción del poder proletario, seguido de la destrucción del poder burgués.

    El movimiento anarquista ha sido analizado por autores de diversos ámbitos, del marxismo actual destacamos a E. Hobsbaw o Domenico Losurdo, para el que el anarquismo y su aestatalismo es una expresión “apoliticismo” y, por lo tanto, de renuncia, de aceptación o de interiorización de una situación de subalternidad. En realidad, la escasa comprensión del Estado significa escasa conciencia de clase. Una clase subalterna demuestra ser madura para la conquista del poder sólo cuando se revela de acuerdo con construir concretamente un “nuevo orden” y ante ello, los anarquistas siempre se han distinguido su continuo carácter reaccionario y contrarrevolucionario ante la clase obrera.

    “Sus concepciones reflejan no el porvenir del régimen burgués empujado por una fuerza inexorable hacia la colectivización del trabajo, sino su presente y aún su pasado, la dominación de la casualidad ciega sobre el pequeño productor aislado».” [1]


    Frente a Bakunin “«se agita sin cesar... entre la esperanza de elevarse hasta la clase más rica y el miedo a ser reducida al estado de proletarios, incluso de pordioseros». [2]

    Y respecto al carácter de clase, el anarquismo se había centrado históricamente en los pequeños agricultores y la pequeña burguesía con el único propósito de utilizar la violencia para alcanzar la autogestión en algunos de sus ámbitos de aplicación durante la guerra civil.

    « ... El pequeño propietario, el pequeño patrón (tipo social que en muchos países europeos está muy difundido), que sufre bajo el capitalismo una presión continua y muy a menudo un empeoramiento brusco y rápido de sus condiciones de existencia que le lleva a la ruina, adquiere fácilmente una mentalidad ultrarrevolucionaria, pero que es incapaz de manifestar serenidad, espíritu de organización, disciplina, firmeza. El pequeño burgués «enfurecido» por los horrores del capitalismo, es un fenómeno social propio, como el anarquismo, de todos los países capitalistas» [3]

    No podía dejar de citar un autor muy difamado a nivel histórico, el más difamado quizás por los lobbies que financiaron y financian gran parte del nazi-fascismo racista –entre otros lobbies pro-imperialistas- en EE.UU y el clero, puesto que es un personaje histórico que, bajo los cargos que ostentó, siendo democráticamente elegido en los distintos congresos del partido, la URSS logró, por primera vez en la historia, pasar de ser un pueblo con una gran desigualdad de su riqueza, oprimido por el zarismo de origen feudal, con altos índices de analfabetización e incultura, pobreza económica y desigualdad social, a ser una República industrializada (que sería un elemento clave para ganar la Segunda Gran Guerra Patria posteriormente), en la que la mujer gozó de multitud de derechos hasta entonces impensables en aras de la igualdad, y donde los niños fueron a escuelas, fomentándose la cultura en todos los ámbitos. Toda esta transformación social convirtió a la URSS de Iósif Stalin a través de una teoría filosófico - política, en un estado realmente Socialista. Es por esta razón que tanto lo critican: desde el neo-revisionismo de Jruschëv, hasta el poderoso aparato de los medios de comunicación de masas, cultural, literario, historiográfico y financiero estadounidense que, incluso a día de hoy, tanto influye en la opinión pública en España. Por un lado, he de reseñar que la era de los dos bloques, en mi opinión, se inicia a partir de ciertas mentiras históricas que se producen durante el XX Congreso del PCUS de la mano de Nikita Jruschëv, que le interesa deshacerse del gran apoyo social y la adhesión de la que Stalin gozaba ante el pueblo soviético, sabiendo que encontraría una fuerte resistencia para desmantelar sus bases sociales y políticas. Además, la incidencia en la demonización de Stalin fue retomada durante la Perestroika y continuó después de la desaparición de la Unión Soviética: de aquí vienen la cantidad de calumnias que se vertieron de modo gratuito, como Holodomor, en la que numerosos documentos y fotografías falsificadas se pueden ver en exposiciones de arte histórico contemporáneo en la actualidad en el mundo capitalista. Tenemos también la exageración de hechos históricos y la falsificación de documentos y cifras sobre las deportaciones y los campos de trabajo. Esto no quiere decir que Stalin no cometiese errores de calado por el excesivo dominio del control político que concentraba en su persona –cuestión que debemos dirimir adecuadamente del lema propagandístico imperialista de “culto a la personalidad”-. No me voy a perder entre condenas o absoluciones de la figura histórica, pero sí incidiré en mi interpretación de hechos históricos, no caeré bajo el falso paradigma del que son víctimas muchas personas por su influjo endocultural propio, tildando de "éxito o fracaso” a los movimientos, los períodos históricos y políticos, en lugar de la aproximarse a un análisis detallado y con perspectiva histórica de los diferentes procesos. Centrándonos en el artículo que nos ocupa y en la concepción que Stalin tenía sobre el anarquismo, “escuchémosle”:
    Dado que la cosa va del anarquismo en la guerra civil española, considero este último párrafo apologista, prescindible.

    «El marxismo y el anarquismo están construidos sobre principios completamente distintos, a pesar de que ambos salen a la palestra bajo-la bandera socialista. La piedra angular del anarquismo es la personalidad, cuya liberación, en opinión de los anarquistas, es la condición principal para la liberación de la masa; es decir: en opinión de los anarquistas, la liberación de la masa es imposible hasta que no se libera el individuo, en vista de lo cual su consigna es: «Todo para el individuo», mientras que la piedra angular del marxismo es la masa, cuya liberación es la condición principal para la liberación del individuo, es decir que para el marxismo es imposible la liberación del individuo en tanto no se libere a las masas, y de ahí su consigna: ; «Todo para las masas». [4]

    El intento de colaboración con Falange Española por parte de ciertos sectores anarquistas están recogidos en multitud de documentos históricos. Incluso al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, ciertos sectores anarquistas ofrecen, a través de Jouhaux, el gobierno de Daladier, sus servicios para luchar contra los comunistas, en lugar de luchar contra el nazi-fascismo de Hitler. También, al servicio de “Inteligence Service”, estas secciones, son partidarias de la tesis de que la reconquista de la República en España sólo es posible con la victoria del imperialismo Inglés en plena guerra civil española. WOW, esto es nuevo para mi, podrías por favor aportar algún documento anarquista donde diga algo semejante, pues el discurso de "la revolución para luego, que ahora nos tienen que ayudar las democracias occidentales" me suena bastante mas de otros. ¡Y qué decir de la FAI al servicio de de los servicios de inteligencia de Estados Unidos! Una reseñable parte del anarquismo, durante la guerra civil española, que tenía un carácter nacional-revolucionario desde el punto de vista marxista, dio un ejemplo de cómo no debía enfocar la estrategia del bando republicano. Con la excusa de la "socialización" y "colectivización" demolieron, en muchas ocasiones, los intereses del campesinado y la clase pequeño burguesa que tenía pequeñas tiendas, a los que utilizaban contra la clase obrera, en lugar de provocar la unión del bando republicano contra el fascismo. Durruti en la retaguardia incidió en estos aspectos más de una vez, quizás por eso le mataron. Insinuaciones como esta sobran, podría decir también que hay anarquistas que opinan que se lo cargaron los stalinistas. Esto es una falacia, total y absoluta que no está fundamentada en ninguna prueba. Además, el Durruti que luego pintas no es real, Durruti reconquistó Aragón colectivizando la tierra. Durruti fue el ejemplo de un gran anarquista con convicción que debemos recordar siempre: su problema fue que cierta parte de sus seguidores no supieron articular una forma de lucha eficaz contra el fascismo. Durruti murió y el anarquismo se diluyó…
    A ver, echemos el freno, ¿Cuáles son los intereses de la pequeña burguesía?. El pequeño burgués, como hemos visto en la cita de Marx aportada por tí mismo más arriba, se enfrenta al gran capital pues este le lleva a la ruina. Su aspiración es la de ser un gran burgués, no la de ser un proletario. El deber del proletariado es mostrarle que está condenado a desaparecer, ganárselo en la lucha contra el gran capital, pero teniendo claro que éste, el pequeño propietario, es en esencia reaccionario.

    Por otro lado, hemos de destacar que cierta parte de los trabajadores y gran parte del campesinado republicano que estaba en contra de los intereses de la autogestión en diferentes regiones españolas, fueron vilmente asesinados por ciertas facciones anarquistas por oponerse sus intereses de autogestión
    Bueno, una falacia como la de Durruti.


    Por último, no nos olvidamos de la columna de anarquista Cipriano Mera, Marín, y Del Valle en marzo del 39, que traicionó a la República y se pasó al bando fascista de Franco para organizar el asesinato de comunistas que lucharon casa por casa y calle por calle de modo heroico y ejemplar, ante un Madrid casi entregado en una actitud encomiable que jamás olvidaremos.

    Otra cita:

    "Se sublevaban, de acuerdo con los trotskistas, contra el gobierno del Frente Popular, como en mayo de 1937 en Barcelona; luchaban contra la unidad del ejército, de la clase obrera y del Frente Popular. Y finalmente, fueron el brazo armado principal de los traidores de la Junta casadista, participaron en ella, como Mera, Marín y Del Val, y dirigieron los asesinatos de los comunistas durante este período. Los anarquistas apuñalaron por la espalda al heroico pueblo español, lo entregaron a los verdugos de la contrarrevolución española: a Franco y a los invasores." [5]
    Nadie que conozca la situación de Barcelona a principios de 1937 puede decir que las jornadas de mayo fueran una sublevación organizada por el POUM y la FAI, sólo los ignorantes hoy y los que de manera interesada lo escribieron en su día pueden mantener tal cosa. Por cierto, abajo, en las referencias a las citas, pone que esta es de Marx y Engels, revísalo.

    ¡QUE SEA DE JUSTICIA RECORDARLO HOY!



    LAS COLECTIVIDADES DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

    El golpe de estado militar suponía para los anarquistas una oportunidad única para la revolución social en aras de la autogestión, del individuo, de la ausencia de estado, en contra de lo que proponía el marxismo, que era otorgarle el poder a la clase trabajadora a través de la industrialización cuando las condiciones fuesen favorables a nivel social, político, y la conciencia de clase entre el proletariado, campesinado y ¡porqué no!, cierta parte de la pequeña burguesía y también eses poquitos de la ¡burguesía! lo propiciaran. Esta distinción nos delata que la poca representación que tenía el PCE poco antes del estallido del conflicto militar fue consecuente y coherente con un único objetivo: no era el momento ni se daban las condiciones para una revolución de un país tras el estallido de la guerra, Si el PCE en esos momentos no tenía apoyos no es porque no se dieran las condiciones, sino por sus cambios de estrategia y una línea política incorrecta, del Tercer Periodo pasaron a los frentes populares, del izquierdismo más infantil al derechismo más oportunista. He ahí la debilidad del PCE hasta aquel momento, culpar a las masas es algo que suelen hacer bastante los sectarios y los oportunistas, "nosotros somos cojonudos, pero es que las masas no quieren" pero había que luchar contra el fascismo, y así lo hicieron: desde el principio hasta el final, desde el 18 de julio hasta la lucha contra la columna anarquista de Cipriano Mera. Por la contra, el movimiento anarquista gozaba de una gran representatividad sindical, pero apenas había elaborado un verdadero fin o análisis económico para establecer el colectivismo agrario e industrial. El análisis era sustituido por el frentismo o la crítica del imperialismo que, si bien era, en cierto modo necesario, (panfletos) no daba enunciado político de contenido a sus propuestas. Es de destacar que para los anarquistas, el vacío de poder tras el golpe de estado militar de franco fue una oportunidad que creyeron única para su revolución, la del nuevo orden, pero no fueron conscientes de crear las bases para su consolidación política. El impacto de la colectivización durante la guerra civil fue desigual, muy disperso, tanto en su contenido como en las actuaciones que organizaron las colectividades a lo largo de todo el territorio nacional y, si bien, en algunas regiones sirvieron de abastecimiento local frente a la lucha contra el fascismo, en otras se impuso mediante la violencia de determinadas facciones anarquistas que recaía sobre el campesinado y el pequeño comercio debido a la descoordinación de la CNT en determinadas fases de la guerra y algunas regiones como Aragón. Datos que se pueden consultar en el archivo histórico nacional al que todos tenemos acceso en la web. ¿Fuentes burguesas para analizar economía proletaria? En cualquier caso, las colectividades en Aragón produjeron más, el metro funcionó mejor, y la gente no pasó hambre. Luego vino la devolución de la propiedad al burgués, la vuelta de las colas de racionamiento... pero en una cosa te voy a dar la razón, los anarquistas fueron víctimas de sus propias limitaciones, intuían lo que querían, pero no sabían como ponerlo en práctica. La comprensión que nos otorga el socialismo científico les faltó a ellos, no construyeron un poder proletario y no destruyeron el poder burgués.
    Por otro lado hablas de vacío de poder, osea, que no había poder burgués tras el golpe, pero luego este se reconstruyó. Y eso lo tuvo que hacer alguién, la burguesía encontró un aliado excepcional en el PCE.


    Aludiendo a la teoría, el anarquismo no tejía un plan con el suficiente enunciado político como para afrontar las complejidades de la economía. Su utópico planteamiento de la abolición de la propiedad privada y la desaparición del estado, que lo dejarían al descubierto ante el imperialismo y su brazo militar ante la posibilidad real de defensa en caso de una posible invasión, no hacían más que dejar un inmenso vacío sin contenido político alguno tras el supuesto triunfo de la revolución. Ni Kropotkin a través del anarco-comunismo (que nos hablaba de la racionalización de la producción y el uso de la tecnología para aprovechamiento de los recursos rurales e industriales con el objeto de generar productividad en aras de la “abundancia” tras la revolución), ni Phroudon (cuyos enunciados nos acercan a la aportación individual que “retralimentaría” al individuo en función de su labor y aportación a la comunidad) consiguieron cuajar sus ideas ante el devenir de la historia que encontró en el caso español, la gran esperanza de la revolución anarquista en la guerra civil española.

    Muchos de los folletos de propaganda anarquista escritos en el 37 fueron en contra de los verdaderos intereses del campesinado para darle soluciones de abastecimiento o subsistencia frente a un avance implacable de las hordas fascistas. En algunos de esos folletos, se confronta la idea del ámbito rural y urbanita, generando una cierta división frente a la unidad que debería reinar en el bando republicano frente al fascismo, puesto que creaban una cierta animadversión que tildaba a la realidad de las urbes de burguesa, frente a un gobierno republicano en el 37 a cuyo frente estaba el Doctor y exPte. Don Juan Negrín, que combatía con honor y compromiso republicano a las hordas rebeldes.

    Por otro lado, el interés del movimiento anarquista en el ámbito de los pueblos de España no se correspondía con la organización de la CNT en el ámbito rural y agrario. Nos cuenta Frank Mintz que desde la época Primoriverista hasta el final de la guerra civil no existió una Federación Nacional de Campesinos.

    Tanto la CNT como la UGT fueron los principales movimientos sindicales (le intentarían dar enunciado político e ideológico de orientación a la economía) que coexistieron en las diferentes colectividades. Se calculan alrededor de entre 1000 a 1500 las existentes en plena guerra civil. La solvencia económica de las colectividades es tremendamente subjetiva porque el ámbito agrario, de por si, dificulta hacer estimaciones o resultados fiables: las inclemencias meteorológicas, la desaparición de documentación abundante en el franquismo y la escasa participación en las colectividades de hombres jóvenes que estaban en el frente son tres elementos a tener en cuenta en este aspecto.

    Las colectividades se crearon a través de los Municipios y de los sindicatos; realmente éstos últimos eran quienes se hacían cargo tras tomar las milicias las poblaciones, y aquí nos pudimos encontrar con episodios de tremenda violencia a cargo de facciones de la CNT que obligaron a la fuerza y consideraron enemigos a todos aquellos que, de algún modo, se negasen a que se confiscasen sus tierras o productos. Aunque no fueron episodios generalizados, cabe destacar incidentes en Aragón y Cataluña.

    El objeto o fin de la colectividad estaba basado en la producción, pero el problema que se encontró fue múltiple:

    1. La guerra en si y el avance fascista.
    2. Muchos campesinos no querían ceder sus tierras, lo cual generó un problema de seguridad y violencia entre facciones anarquistas y aquellos que no deseaban ceder su medio de vida.
    3. Para evitar conflictos con los campesinos y las otras fuerzas políticas el PCE tomó partido y no le quedó más remedio que crear sus propia Federación Comunista para reforzar la idea de la "nacionalización contra colectivización y abuso" que se cometía contra aquellos labradores que sintieron la violencia anarquista en sus carnes. La nacionalización era un medio mucho más útil ante una guerra en la que la economía era una de las piedras angulares para cohesionar una entidad de más fuerza a nivel nacional frente a un enemigo poderoso. [6]



    [1] Lenin, «Socialismo y Anarquismo». Páginas escogidas, t. II.
    [2] F. Engels, «Revolución y contrarrevolución en Alemania».
    [3] Lenin, «La enfermedad infantil del «izquierdismo» en el comunismo», pág. 18, ed. española, 1941.
    [4] Stalin, «Anarquismo y socialismo», 1906.
    [5] Sobre el anarquismo (Marx y Engels)
    [6] Fuente: mi cabeza

    Y permíteme añadir alguna cosilla más. El PCE se llenó de elementos pequeñoburgueses y contrarrevolucionarios, te aportaré una fuente poco sospechosa de favorecer mis postulados políticos.
    El PCE multiplica su militancia, nutriéndose de numerosos cuadros pequeño burgueses que se ponen al servicio del Partido de la clase obrera, aumentando las posibilidades de hacer frente al fascismo..
    http://www.nodo50.org/cc27s/trotskismo.htm

    no es muy clarificadora, pero es de una fuente que no encontrarás hostil. Así es como el PCE "creció" gracias a su línea política "correcta", agrupando elementos atrasados y reaccionarios, como cuando fundaron en Cataluña la federación empresarial dentro de la UGT. Y es que la corrección de las ideas no se mide en número de militantes, sino ahora el PSOE sería el genuino partido de la revolución, y creo que ahí estamos todos de acuerdo.

    Te voy a pedir también que me nombres grandes victorias republicanas donde se ganara territorio, no sólo se resistiera. Te diré la única que conozco, la reconquista de Aragón, aunando guerra y revolución. Cuando se desarmaron las colectividades y retiraron las milicias obreras... colapsó. Te adjunto unos parrafitos para que veas como se las gastaban los propagandistas de la época.
    ______________________________________________________________________
    El frente del Norte entero pronto iba a ser traicionado por la burguesía vasca y los
    oficiales, y la Quinta Columna de simpatizantes fascistas en la Guardia Civil y de Asalto y
    entre la población civil. La lucha contra la “Quinta Columna” era una parte inseparable de
    la lucha militar. Pero, como Camillo Berneri había escrito, incluso antes de la
    intensificación de la represión bajo Negrín, “está bien claro que durante los meses en que
    se hace un intento de aniquilar a los (CNT-POUM) “incontrolados, el problema de
    eliminar la Quinta Columna no se puede resolver. La supresión de la Quinta Columna
    primordialmente debe ser conseguida por medio de actividades de investigación y
    supresión que sólo pueden ser llevados a cabo por revolucionarios con experiencia. Una
    política interna de colaboración de clases y de consideración hacia las clases medias lleva
    inevitablemente a la tolerancia hacia elementos que son políticamente dudosos. La Quinta
    Columna está hecha no sólo de elementos fascistas, sino de todos los descontentos que
    esperan una república moderada”.
    - 221 -Mientras el frente del Norte fue dejado a la burguesía vasca, el frente de Aragón fue
    sometido a una purga tremenda. El general Pozas inició en junio lo que, ostensiblemente,
    era una ofensiva general. Tras varios días de lucha artillera y aérea, se dio órdenes de
    avanzar a la división 229 (antiguamente la Lenin del POUM) y a otras formaciones. Pero el
    día del avance ni la artillería ni la aviación fueron preparados para protegerse. Pozas declaró
    que se hizo así porque las fuerzas aéreas estaban defendiendo Bilbao. Los soldados del
    POUM se dieron perfecta cuenta de que eran expuestos deliberadamente. Pero no ir a la
    lucha hubiera dado al bloque estalinista-burgués un argumento contra el frente de Aragón.
    Fueron a la línea de fuego. Un flanco fue claramente asignado a una Brigada Internacional
    (estalinista), pero poco después de que empezara el avance recibió órdenes de retirarse a la
    retaguardia. El teniente coronel a cargo de una formación de guardias de Asalto en la otra
    ala, felicitó más tarde a las tropas del POUM: “En Cariñena me advirtieron que cabía la
    posibilidad de que vosotros nos disparaseis por la espalda, no sólo no fue así, sino que
    gracias a vuestro valor y a vuestra disciplina hemos evitado una catástrofe. Estoy dispuesto
    a ir a Cariñena a protestar contra los que siembran las semillas de la desmoralización para
    hacer triunfar su política partidista.” Izquierda Revolucionaria.
    Durante esta ofensiva, Cahue y Adriano Nathan, comandantes del POUM, fueron
    muertos en acción. La Policía venía en ese momento a arrestar a Cahue como “fascistatrotskista”.
    Cuando acabó el ataque, la 29 fue enviada a la retaguardia. Eso, según la costumbre,
    hubiera significado entregar los rifles -¡aún no había bastantes para la línea de fuego y la
    retaguardia en este frente!-; pero las tropas del POUM sospecharon y se negaron a entregar
    las armas. Se declararon listos para volver al frente. Pocos días después dos batallones de la
    división fueron mandados sobre Fiscal (en el frente de Jaca) a rechazar un ataque fascista.
    No sólo rechazaron el ataque, sino que reconquistaron posiciones y material perdido
    previamente. Entonces fueron retirados a esperar nuevas órdenes, pero no se les envió con
    su división. ¿Por qué? Para desarmarlos. Pozas lo ordenó. Se les concentró en el pueblo de
    Ródano y rodeados por una brigada estalinista. Se les quitaron todos los objetos de valor:
    relojes, cadenas, incluso buena ropa interior y zapatos nuevos. Los dirigentes fueron
    arrestados, al resto se les dejó ir a pie. Cuando caminaban de vuelta a casa, muchos fueron
    arrestados en las ciudades al pasar. La única razón por la que no se usaron los mismos
    métodos contra el resto de la división era que las noticias corrían muy de prisa y Pozas
    temía que las divisiones de la CNT vinieran en su defensa. Pero unas semanas más tarde la
    - 222 -29 Brigada fue disuelta oficialmente, los hombres que quedaban fueron distribuidos a lo
    largo y a lo ancho en pequeños grupos38
    .
    La División Ascaso (CNT) fue hecha pedazos también. Acracia, órgano de Lérida de
    la CNT, escribía:
    “Ahora sabemos exactamente por qué no se tomó Huesca. La última operación
    en Santa Quiteria suministra una buena prueba de ello... Huesca estaba rodeada por
    todas partes y sólo la traición de las fuerzas armadas (controladas por el PSUC) fue
    responsable por el desastre con que terminó esta operación. Nuestras milicias no
    fueron apoyadas por la fuerza aérea, y fueron de esta manera dejadas sin defensa de
    cara a un fuerte ametrallamiento de las fuerzas aéreas fascistas. Esto es sólo una de
    las numerosas operaciones que terminaron de la misma manera a causa de la misma
    traición de las fuerzas aéreas.”
    Poco después hubo una sesión plenaria del Comité Central del PSUC en Barcelona.
    Entre los prominentes participantes estaban los “camaradas” general Pozas, mayor del
    frente de Aragón; Virgilio Llanos, comisario político del frente, y el teniente coronel
    Gordón, Estado Mayor...
    Se había ofrecido a las tropas del frente de Aragón aceptar el control del gobierno
    central, prometiéndoles que esto sería el fin de todos sus problemas. En vez de esto, esta
    medida se utilizó para descomponerlas todavía más. El corresponsal en el frente del
    anarquista Libertaire (París) escribía el 29 de julio:
    “Desde que el gobierno central se hizo cargo del control, el boicot financiero
    se ha acentuado. La mayor parte de las milicias hace mucho tiempo que no reciben su
    paga. En Bujaranas de Durruti, ambos –oficiales y soldados- no han visto un céntimo
    durante los últimos tres meses. No pueden lavar la ropa porque no tienen jabón. En
    más de un sitio, visitado tras algunos meses de ausencia, he encontrado camaradas a
    los que conocía bien: ahora están pálidos, delgados y visiblemente debilitados. El
    estado físico de las tropas es tal que no pueden mantener ejercicios prolongados. No
    pueden marchar por más de 15 kilómetros por día. En la región de Farlete, las tropas
    viven de la caza, sin ello morirían de hambre.”

    38
    Este relato viene del corresponsal del frente de Avanti (emigrado a París), órgano de los socialistasmaximilitas italianos, difícilmente una fuente trotskista o POUM.
    - 223 -La persecución sistemática de las principales fuerzas del frente de Aragón difícilmente
    podía sentar las bases para victorias militares, aunque en Belchite y Quinto la 25 División
    (CNT) dio buena cuenta de sí misma. Pero el supuesto éxito de la ofensiva de julio en el
    frente de Aragón no fue más que un alarde informativo. “¿Resultados? –escribía el órgano
    ilegal anarquista Libertad (1 de agosto)-: Dos pueblos perdidos en el sector del Pirineo y
    3.000 hombres muertos. Esto es lo que llaman un éxito. ¡Desastroso, calamitoso,
    vergonzoso éxito!”

    pd: ando con mucho lio, digo porque se que tengo respuestas pendientes en otros hilos, pero no doy a basto, que solo soy uno xD

    Smooth Jazz
    Comunista
    Comunista

    Cantidad de envíos : 194
    Reputación : 229
    Fecha de inscripción : 06/08/2009

    El Sabotaje Anarquista en la Segunda República Española

    Mensaje por Smooth Jazz el Vie Abr 20, 2012 1:14 am

    Como ya ocurrió con la Primera República, los anarquistas en España intentaron sabotear la Segunda República. Al poco de la invasión de Franco en España, la CNT en Cataluña asaltó los cuarteles de las ciudades y se armó. Entonces liberaron a los delincuentes y criminales que había en las cárceles y también los armaron. Es más, dichos criminales se afiliaron su inmensa mayoría en la CNT, sin prácticamente organización de base alguna, y fueron presentados como héroes, ya que se supone que habían sido encarcelados por un sistema opresor y claro, eso era terrible. No obstante, toda esta situación dió como resultado la creación de peligrosas mafias criminales, anarquistas, en el seno de la CNT, que se dedicaron al robo y al asesinato indiscriminado: pobres, ricos, comunistas, iglesias, etc. Dicha actitud sanguinaria y desorganizada provocó el pavor de las clases medias, que no dudaron en huir a Francia o pasarse al lado del invasor fascista Franco. También sirvió para que toda la prensa burguesa internacional, dispuesta a destruir la Segunda República, utilizara todos estos actos para criminalizar sistemáticamente a la Segunda República.

    Además, en el campo, el panorama fue muy similar. Los anarquistas, que salían de las ciudades en interminables columnas para luchar en el frente contra Franco, de hecho nunca llegaron al frente para luchar contra los fascistas, se perdían por el camino para dedicarse a la comuna libertaria, es decir, a robar a los campesinos pobres y a sembrar el terror por media España. Debido a esto, muchos campesinos y personas de las zonas rurales, al llegar Franco lo recibieron con los brazos bien altos.

    En definitiva, que mientras los fascistas amenazaban con dominar España, los anarquistas se dedicaron a saquear España, y a traicionar a la República. En Cataluña, una de las zonas más industrializadas de España, los anarquistas pararon la producción industrial y fundaron sus cooperativas autónomas, autogestionadas, dando rienda suelta a sus delirios libertarios. Cuando la Segunda República necesitó de armas para combatir a Franco en el frente y pidió ayuda a las empresas militares anarquistas, éstos se negaron a subministrar armamento, alegando que sus cooperativas eran suyas y no respondían ante nada externo a ellas. Vamos, lo que es la habitual anarquía productiva.

    Por suerte, y a diferencia de lo ocurrido en la Primera República, el ejército de la Segunda República logró liquidar a todas estas bandas criminales anarquistas. Una de las más famosas columnas anarquistas que se dedicaron a arrasar con todo lo que encontraron a su paso, fue la denominada Columna de Hierro.

    La Segunda República tardó más de 6 meses en liquidar la estúpida revolución anarquista y estabilizar la situación del país para concentrar las fuerzas productivas en la lucha contra la invasión fascista.

    No obstante España no ha sido el único escenario donde los anarquistas han protagonizado levantamientos absurdos y contrarrevolucionarios. En la propia Rusia, donde Lenin y el Partido Bolchevique lograron materializar la esperada Revolución Socialista, los anarquistas se levantaron en armas contra el nuevo poder obrero. Evidentemente la rebelión de Kronsdat fue aplastada por los bolcheviques, que no vacilaron en defender el triunfo de la revolución.

    Y esto, compañeros, es lo que es el anarquismo, nula organización, un par de gritos, cuatro tiros, y a vivir robando, que la vida son dos días.

    Stanis12
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 352
    Reputación : 398
    Fecha de inscripción : 13/04/2012

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Stanis12 el Vie Abr 20, 2012 1:22 am

    Muy buen aporte, recomiendo leer Homenaje a Cataluña de George Orwell para quienes quieran entender lo que es un Troskista en pura acción. Critica tanto a las fuerzas republicanas que uno ya no sabe si los fascistas son peores. Aparte esta lleno de dogmas y contradicciones sobre los eventos, sin embargo es considerado un gran libro ... Hay una película que se basa en su obra : Tierra y Libertad, esta en otro post del foro.

    Un saludo Camarada.

    incontrolable
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 621
    Reputación : 690
    Fecha de inscripción : 29/10/2010

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por incontrolable el Vie Abr 20, 2012 11:46 am

    Bilis anti-anarquista del dia. Creo recordar que la segunda republica era unarepublica burguesa y capitalista, creo!
    Y eso de que sabotearon la primera republica, puedes explicarlo un poco mejor?

    Contenido patrocinado

    Re: El comportamento del anarquismo desde la perspectiva marxista: APUNTES HISTORICOS

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:02 am


      Fecha y hora actual: Dom Dic 11, 2016 9:02 am