140º Aniversario del nacimiento de Alexandra Kollontai

    Comparte

    Granma
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2913
    Reputación : 4428
    Fecha de inscripción : 06/08/2011
    Localización : ★Marte, Planeta Rojo★

    140º Aniversario del nacimiento de Alexandra Kollontai

    Mensaje por Granma el Dom Abr 01, 2012 2:19 pm

    El 31 de marzo se cumple el 140º aniversario del nacimiento de Alexandra Mijailovich Kollontai, antes Domontovich (1872- 1952). Kollontai ha sido una destacada personalidad de su época. Basta con señalar que fue la primera mujer del mundo en ser ministra y en ser embajadora.



    La historia de la vida de Alexandra Kollontai, nacida en Petersburgo en una rica familia aristócrata y que desde sus jóvenes años participó en la actividad revolucionaria, resulta emocionante y extraordinaria. De ahí que no es de extrañar que en los países más diversos están rodadas películas y escrito libros sobre ella.

    Brillantemente educada, dotada literariamente, disfrutando de sus éxitos con los hombres, ella desde la juventud era activa, enérgica e independiente. En 1889 dejó a su marido y se marchó a Suiza, donde es admitida en la Universidad de Zurich para después irse a Inglaterra a estudiar el movimiento obrero inglés. Durante las ejecuciones de las protestas de 9 de enero 1905 estuvo en las calles de Petersburgo. En 1905, en San Petersburgo conoció a Vladimir Ilich Lenin. Durante la primera revolución rusa en 1905 Kollontai tuvo la iniciativa de crear “la Sociedad de Socorro Mutuo de la Mujer”.

    Tras la derrota de la revolución emigró, ya que fue acusada de incitar con al levantamiento armado. A Rusia volvió después de la Revolución de febrero de 1917, convirtiéndose pronto en miembro del Comité Ejecutivo del Consejo de Petrogrado. En el Primer Congreso Pan-ruso de los Soviets donde fue elegida como miembro del Comité Ejecutivo Central de parte de los bolcheviques. A partir de 1923 se encontraba en el servicio diplomático. En aquel tiempo fue la primera mujer de la historia en convertirse en embajadora, teniendo experiencia en cooperación con el movimiento socialista europeo, así como su experiencia en el Secretariado Internacional de la Mujer ante el Komintern.

    En 1923-1926 y 1927-1930 fue embajadora y representante comercial de la Unión Soviética en Noruega, y en muchos aspectos avivó el reconocimiento político de la URSS por este país. En 1926-1927 estuvo un tiempo trabajando en México, donde también logró éxitos en la mejora de las relaciones entre México y la Unión Soviética. En 1927 Kollontai vuelve a ser embajadora en Noruega y Suecia. En los años 1930-1945 Kollontai es apoderada permanente y embajadora en Suecia, aparte de este destino, formó parte de la delegación soviética en la Sociedad de Naciones.

    Kollontai tuvo el reconocimiento de la Orden de Lenin, y galardonada con dos Órdenes de la Bandera Roja de los Trabajadores. Es autora de varios ensayos y trabajos científicos, así como de obras literarias.

    PRIMERA DECISIÓN COMO MINISTRA DE LA SEGURIDAD SOCIAL. Escrito por Alexandra Kollontai.



    El Octubre de 1917 fue gris, y con un fuerte viento. El viento agitaba las copas de los árboles en el jardín Smolny, con sus interminables y confusos pasillos y grandes, luminosas, y como las gubernamentales habitaciones vacías, donde había un frenético trabajo, que el mundo había visto.

    En cuanto el poder pasó a manos de los Soviets, el Palacio de Invierno llevaba ya dos días en manos de los trabajadores y soldados. El gobierno de Kerensky ya no existía. Pero cada uno de nosotros era consciente de que era el primer peldaño de una difícil escalera, la que nos lleva hacia la liberación de los trabajadores y a la creación de una nueva, sin precedentes en el mundo, república de los trabajadores.

    El Comité Central del Partido Bolchevique estaba enclavado en una pequeña habitación de madera, con una simple mesa en el medio, con los periódicos en las ventanas en el suelo y unas cuantas sillas. No recuerdo por qué vine por entonces, pero recuerdo que Vladimir Ilich apenas me dejó formular una pregunta. En cuanto me vio, él decidió de inmediato que debía hacer algo más necesario, que aquello que quería hacer yo por mi misma.

    -Vaya ahora a ocupar el Ministerio de auxilio público. Esto debe ser hecho ahora mismo.

    Vladimir Ilich estaba tranquilo, casi alegre. Bromeó sobre algo. Y de inmediato se ocupó de otros, quienes vinieron a por instrucciones o informaciones…

    A la mañana siguiente sonó muy temprano el timbre del piso donde me instalé tras mi salida de la cárcel de Kerensky. La llamada era insistente. Abrieron. Era un campesino con piel de oveja, zapatos y barba. “¿Aquí está la Comisaria del Pueblo Kollontai? Debo verla. Aquí tengo para ella una pequeña nota de su bolchevique principal, de Lenin.”

    Miro y realmente es un pedazo de papel en el que de la mano de Vladimir Ilich está escrito: “Concededle lo que se le debe por el caballo de las cuentas del Auxilio Social Estatal.”

    ¿Por un caballo? ¿Qué tiene que ver aquí un caballo?

    El mujik, poco a poco, todo me lo relató. Aun cuando estaba el Zar, ante la misma revolución de Febrero, le confiscaron por necesidades bélicas un caballo. Prometían como recompensa pagar por el caballo “como Dios manda”. Pero el tiempo pasaba y de la recompensa no había ni rastro. Entonces el pequeño mujik marchó a Petersburgo, donde llamó durante dos meses a todas las puertas de las autoridades del Gobierno Provisional. Ningún resultado. Era enviado de aquí para allá, de una autoridad a otra. El hombrecillo al final perdió toda la paciencia. Y he aquí que escuchó: existe entre el pueblo unas personas, los bolcheviques, que devolverán todo a los obreros y campesinos, lo que los zares y propietarios les robaron, y todo lo que le tomaron al pueblo durante la guerra. Sólo hay que conseguir una nota del bolchevique principal, Lenin. Hete aquí que el hombrecillo consiguió la nota de Lenin en el Smolny. Le despertó en plena noche y consiguió al final la nota de Lenin, la cual el campesino me la mostró, pero no me la entregó.

    - En cuanto consiga el dinero, entonces la devolveré. Y mientras tanto la conservaré, que estará más segura.

    ¿Qué hacer con este campesino y su caballo? De hecho, el Ministerio todavía está en manos de los funcionarios del Gobierno Provisional. El tiempo era extraño: el poder estaba ya en manos del poder de los Soviets, el Consejo de los Comisarios del Pueblo estaba formado por bolcheviques, pero las instituciones, como los vagones sueltos por la pendiente, rodaban sobre los raíles de la política del Gobierno Provisional.

    ¿Cómo tomar un ministerio? ¿Por la fuerza? Correrán y te quedarás sin trabajadores.

    Entonces decidimos convocar un Congreso de delegados del sindicato. El Presidente era el mecánico Egorov. Y el sindicato era muy peculiar: una selección de diferentes profesionales, todos aquellos que trabajan en las entonces categorías del personal técnico- correos, enfermeras, fogoneros, copistas, mecánicos, trabajadores y trabajadoras con una tarjeta de fábrica, guardias y paramédicos.

    Examinamos la situación. El asunto fue discutido. Elegimos el Consejo y a la mañana siguiente fuimos a tomar el Ministerio.

    El portero engalonado no simpatizaba con los bolcheviques y no vino a la reunión. Con malas formas nos dejó pasar. Subimos las escaleras y a nuestro encuentro como un río humano fluyeron los funcionarios, mecanógrafos, secretarios y jefes… Corren, tienen prisa y ni si quiera nos quieren mirar a los ojos. Nosotros estamos arriba en la escalera y ellos abajo. Comenzó el sabotaje de los funcionarios. Quedaron unas cuantas personas. Nos comunicaron que estaban dispuestos a trabajar con nosotros, los bolcheviques. Entraron en los despachos ministeriales, en las oficinas. Todo vacío. Las máquinas de escribir y los papeles estaban tirados en el suelo. Los registros de entrada y salida estaban guardados y cerrados bajo llave. Y no había llaves, ni si quiera de la caja.

    ¿Dónde están las llaves? ¿Cómo trabajar sin dinero? El Auxilio Estatal es una institución tal que es imposible frenar su trabajo: aquí están los refugios, los soldados heridos, tiendas de ortopedia, y hospitales, y sanatorios, y colonias para penados, y casas educadoras, e institutos para niños, y casas para ciegos… ¡Un gran campo de trabajo! De todos los confines llegan, exigen… Y no hay llaves. Y el más insistente de todos, aquel hombrecillo con la nota de Lenin. Cada mañana nada más amanecer, ya estaba esperando en la puerta.

    - ¿Qué les costaba el pago del caballo? Es bastante importante. Aunque no tan urgente, pero indispensable darme el dinero por él. Y ahora ya que tengo la nota de vuestro principal bolchevique, no lo voy a dejar. Lo conseguiré, aunque medio año esté aquí.

    Y lo consiguió.

    Los funcionarios no devolvían las llaves. Nos decían: no sabemos dónde están, buscadlas vosotros mismos. Tuvimos que arrestar a algunos.

    Pasados dos días, se encontraron las llaves. La primera partida de la caja de la Seguridad Social, aun por entonces era El Comisariado Popular Estatal de Auxilio Social, era la partida por el caballo, el cual el Gobierno zarista se llevó con engaño y por fuerza del campesino, y por el cual el insistente pequeño mujik recibió plena recompensa según la nota de Lenin.

    Extraído de “Soviestkaya Rossiya-Otechestvennie Zapiski” Nº 7 (254) 29 de Marzo de 2012. Pags. 8 y 9. Tradución Ariel Morada.

    http://amistadhispanosovietica.blogspot.com.

    http://www.lamanchaobrera.es/?p=12030

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    Re: 140º Aniversario del nacimiento de Alexandra Kollontai

    Mensaje por NSV Liit el Dom Abr 01, 2012 4:20 pm

    Muy buena entrada, camarada. Gracias por subir el texto.

    Viva la camarada Kollontai!!!

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 7:33 pm