Tina Modotti

    Comparte

    Echospace
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2495
    Reputación : 2937
    Fecha de inscripción : 10/10/2011
    Edad : 33

    Tina Modotti

    Mensaje por Echospace el Jue Mar 22, 2012 12:33 pm

    Estimados camaradas,

    Abro este hilo para que todos conozcamos a Tina Modotti, una comunista italiana cuya figura histórica ha sido reducida al de fotógrafa revolucionaria.

    En fin, aquí dejo mi primer aporte, esperando que todos conozcamos más a esta mujer:



    Carlos Bastón

    Conmovida por la explotación en la que vivía la clase trabajadora de la posrevolución mexicana, Tina se convierte en activista revolucionaria desde principios de los años veinte desarrollando fuertes lazos con miembros del grupo de la Unión Mexicana de Artistas, entre los que se encuentran Manuel Álvarez Bravo, Diego Rivera, Charlot, Orozco y Siqueiros.

    Tina Modotti fue una de las mujeres que se adelantaron a su tiempo: luchó por los derechos de la clase desposeída en un país que no era el suyo pero que acabó siendo su patria, con su lente capturó la maravilla de una nación floreciente: son famosas las cananas y mazorcas mexicanas que simbolizan la guerra y la libertad.

    Tina nació el 16 de agosto de 1896 en Undine, una pequeña ciudad de fábricas textiles en el norte de Italia, cercana a Trieste, el puerto del Mar Adriático; su padre, Giuseppe Modotti, era mecánico y su madre, Assunta Mondini, estaba dedicada a las tareas del hogar, por lo que su nombre completo fue Assunta Adelaide Luigia Modotti Mondini.

    Tina se educó en escuelas italianas y austriacas, pero debido a los bajos recursos económicos con los que contaba su familia, a los 12 años se vio precisada a trabajar en una de las fábricas textiles de su ciudad natal; no obstante, la situación monetaria familiar no mejoró.

    A los 17 años emigró con su familia a San Francisco, Estados Unidos, donde se empleó en una fábrica de seda (de 1913 a 1914) y después como modista (hasta 1917).

    Tenía 21 años cuando se casa con el poeta y pintor Roubaix de l’Abrie Richey y al año siguiente incursiona en Hollywood como actriz de películas silentes.

    En 1921 conoció a Edward Weston, excelente fotógrafo norteamericano trabaja con como su modelo y eso hace que ella se interese por la fotografía, por lo que comienza a estudiarla con él, quien fue el que le enseñó a usar la cámara, y todo lo que ella sabía de fotografía. En este tiempo, Weston ya había renunciado al Pictorialismo y comenzaba su época de transición.

    Un año más tarde, en 1922, llegó a México donde conoció a Diego Rivera y a David Alfaro Siqueiros, con quienes tuvo una gran amistad.

    Roubaix muere en la Ciudad de México lo que hace que se estreche aún más su relación con Weston, con quien existía ya una relación íntima, de influencia mutua, tanto en el plano personal como profesional; lo mismo en San Francisco que en México, hasta 1930.

    En 1923 Weston abandonó a su familia y viajó a México con su hijo Chandler y Tina Modotti quien en ese tiempo era su modelo, discípula y amante. Allí conocieron a Diego Rivera y Frida Kahlo.

    Conmovida por la explotación en la que vivía la clase trabajadora de la posrevolución mexicana, Tina se convierte en activista revolucionaria desde principios de los años veinte desarrollando fuertes lazos con miembros del grupo de la Unión Mexicana de Artistas, entre los que se encuentran Manuel Álvarez Bravo, Diego Rivera, Charlot, Orozco y Siqueiros.

    En 1927 se afilió al Partido Comunista Mexicano y desde ese año hasta 1940 Trabajó como editora, colaboradora y fotógrafa de la revista Folklor Mexicano.

    Tina, fotógrafa italiana, ha sabido penetrar muy a fondo México adentro, en los pocos años que lleva aquí. Sus fotografías ofrecen un espejo de grandeza a las cosas simples de cada día y a las sencillas gentes que aquí trabajan con las manos.

    Tina fue una mujer en lucha y activista, participó en la campaña Manos fuera de Nicaragua en apoyo a la lucha de Augusto C. Sandino y ayudó a fundar el primer comité antifascista italiano.

    Durante su estancia en México escandalizó a la mojigata sociedad de aquella época por ser una mujer que vivía bajo el mismo techo con un hombre que no era su marido, ni su hermano, salía a la calle después de las ocho de la noche y compartía la mesa en lugares públicos con varios varones; además de tener la costumbre de bañarse desnuda en la azotea de su casa cuando llovía.

    En 1928 conoció a Julio Antonio Mella, dirigente estudiantil cubano, en una manifestación. Comienza un romance con el revolucionario cubano Julio Antonio Mella, pero éste muere asesinado en 1929 y a ella la acusan de ser cómplice del asesinato, no obstante, al no comprobarle ninguna relación se le declara inocente.

    Una noche, anda Mella caminando del brazo de su compañera, Tina Modotti, cuando sus asesinos lo liquidan a balazos. Tina grita, pero no llora ante el cuerpo del caído.

    El gobierno cubano de Gerardo Machado, no tiene nada que ver con su muerte, afirman los diarios mexicanos de derecha, que Mella ha sido víctima de un crimen pasional.

    Revela la prensa mexicana que Tina Modotti, es una mujer de dudosa decencia, que reaccionó con frialdad ante el trágico episodio y posteriormente, en sus declaraciones policiales, incurrió en contradicciones sospechosas.

    Tina llora después cuando llega a su casa, al amanecer, y ve los zapatos de Mella, vacíos, que están como esperándolo bajo la cama. Hasta hace unas horas, esta mujer era tan feliz que sentía envidia de sí misma.

    Pero ella es culpable de ser amante de la libertad. Vivía sola cuando descubrió a Mella, mezclado en la multitud que manifestaba por Sacco y Vanzetti, y por Sandino, y se unió a él sin boda.

    Antes había sido actriz en Hollywood y modelo y amante de artistas; y no hay hombre que al verla no se ponga nervioso. Se trata por tanto, de una perdida -y para colmo extranjera y comunista. La policía difunde fotos que muestran desnuda su imperdonable belleza, mientras se inician los trámites para expulsarla de México.

    Al año siguiente en 1930 fue expulsada de México, por su constante activismo, acusada injustamente de conspiraciones contra políticos mexicanos. la acusan de complicidad en el intento de asesinato de Pascual Ortiz Rubio, presidente de México, por lo que se le deporta a Alemania.

    Tras su salida de México fue a Alemania donde continúa su trabajo en el exilio en Berlín, donde se hace miembro de la Union GmbH de fotógrafos de prensa y publica sus imágenes en Der Arbeiter-Fotograf.

    Llegó a Alemania a mediados de 1930. Viajó a la Unión Soviética donde se reencontró con Vittorio Vidali, a quién había conocido en México. Participó en el Socorro Rojo Internacional en la Unión Soviética. Abandona momentáneamente la fotografía por el activismo político mientras se encuentra en Moscú entre 1931 y 1934 trabajando para la Cruz Roja Internacional de la URSS.

    En 1934 se traslada a Francia, de donde partió hacia España. Trabaja en Madrid y Valencia. Después de la rebelión militar en 1936, se alistó al Quinto Regimiento y trabajó con las Brigadas Internacionales, con el nombre de María, hasta el fin de la guerra Civil Española.

    Labora como reportera del diario republicano Ayuda, al mismo tiempo que para movimientos revolucionarios y para la Cruz Roja. Su participación terminó a la par de la guerra civil.

    A finales de 1939 regresó como asilada a México, donde continuó su actividad política a través de la Alianza Antifascista Giuseppe Garibaldi con un nombre falso.

    Un año más tarde, el gobierno de Lázaro Cárdenas anuló su expulsión. Fotografió, trabajó y continuó su labor política hasta su muerte en 1942.


    Tina Modotti murió el 5 de enero de 1942 por un ataque cardiaco. En su lapida en el panteón Dolores de la Ciudad de México se lee un verso de Pablo Neruda:

    "Tina Modotti, hermana, no duermes, no, no duermes;
    tal vez tu corazón oye crecer la rosa
    de ayer, la última rosa de ayer, la nueva rosa."

    Fragmento de un poema de Pablo Neruda.

    Puro es tu dulce nombre,
    pura es tu frágil vida:
    de abeja, sombra fuego,
    nieve silencio espuma,
    de acero, línea polen
    se construyó tu férrea,
    tu delgada estructura...

    Bibliografía:
    " Mildred Constantine, Tina Modotti: Una vida frágil, Fondo de Cultura Económica, México, 1979.
    " Christiane Barkhausen-Canale, Verdad y leyenda de Tina Modotti, Casa de la Américas, La Habana, 1989.
    " Sarah M. Lowe, Tina Modotti: Photographs (25/07/02)
    " Elena Poniatowska, Tinisima (25/07/02)

    Fuente (con fotografías incluidas): http://info.nodo50.org/Tina-Modotti-fotografa.html

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: Tina Modotti

    Mensaje por pedrocasca el Vie Mar 22, 2013 11:19 am

    LA HISTORIA DEL AMOR DE TINA MODOTTI Y JULIO ANTONIO MELLA

    texto de Mercedes Santos Moray

    tomado de Mujeres, publicación semanal de las mujeres cubanas

    Nada es más hermoso que contar una historia de amor... perdón, más hermoso es vivirla, naturalmente. Pero siempre es hermoso hablar de una pareja de enamorados. Sobre todo si ese amor fue correspondido y si ellos lo vivieron con intensidad, con verdadera pasión.

    Esta es una historia de amor con un final trágico porque se ve impedida por la muerte. Y a esto, a esta triste noticia pudiéramos añadir que los amantes sólo lo fueron durante cuatro breves pero maravillosos meses. El la conoció en 1928, en la redacción de un periódico mexicano, El Machete, cuando ella tenía 32 años y Julio 25 años de edad. Aunque, para ser exactos, los dos ya se habían visto antes, en alguna actividad pública, de índole política porque ambos, como profesión, tenían la de revolucionarios.

    Ella residía en México, desde hacía algunos años. El sólo llevaba en tierra azteca algo más de año y medio. Era estudiante y había huido de Cuba por razones políticas. El desgobierno de Gerardo Machado le perseguía y, finalmente, caería asesinado unas semanas antes de cumplir los 26 años de edad, y recibiría varios balazos, por la espalda, cuando iba del brazo de ella hacía el hogar de ambos en Ciudad de México.

    Ella era fotógrafo, nadie captaría mejor la imagen de él. Sus retratos serían un símbolo y una hermosa imagen de la belleza masculina. En toda su plenitud quedaría Julio Antonio gracias a la cámara de Tina, captada para siempre aquella belleza varonil, en toda su sensualidad.

    Cuando él fue asesinado trataron de acusarla de un crimen pasional y le fabricaron una leyenda de mujer fatal, siendo incluso, todavía en nuestros días, satanizada por la reacción a escala mundial, y sujeto de polémica entre los revolucionarios y los enemigos de la revolución, como se explicita en libros, filmes en los que se le incorpora como un personaje, y otras referencias.

    Tina fue, luego del asesinato de Julio, expulsada de México y debió huir a Europa. Pero ella no podía regresar a su patria natal porque en Italia estaba entronizado el fascismo con Mussolini y Tina, como su amado, era comunista.

    Su barco, en tránsito hacia el viejo continente, tocó en el puerto de La Habana pero no se le permitió desembarcar... Aunque y para siempre ella se integró a la historia y a la cultura cubana también dentro del imaginario de su mitología.

    La leyenda de Tina Modotti y de Julio Antonio Mella ha vencido el tiempo y el olvido, como también las infancias y nutre muchas páginas que testimonian la intensidad de esa pasión compartida, solo durante cuatro meses en una de las más hermosas historias de amor de nuestra América.



    Julio Antonio Mella y Tina Modotti

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 9:51 am