Dos candidatos troskistas y uno apoyado por el PCF en las presidenciales francesas

    Comparte

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Dos candidatos troskistas y uno apoyado por el PCF en las presidenciales francesas

    Mensaje por nunca el Vie Mar 16, 2012 9:21 pm



    http://www.insurgente.org/index.php?option=com_content&view=article&id=10867:dos-candidatos-troskistas-y-uno-apoyado-por-el-pcf-en-las-presidenciales-francesas&catid=100:europa&Itemid=531

    Dos candidatos troskistas y uno apoyado por el PCF en las presidenciales francesas


    Mèlenchon, el candidato apoyado por el PCF pese a haber sido ministro con el PS, sube en las encuestas hasta el 11%.


    El candidato que apoya el PCF


    Jean-Luc Mélenchon, el candidato del Frente de Izquierda a la elección presidencial francesa, ha logrado crear un espacio político entre el Partido Socialista (PS) y la izquierda y no cesa de avanzar en todas las encuestas. La última de ellas, publicada por el instituto CSA la noche del miércoles 7 de marzo, lo situaba en 11 por ciento de las intenciones de voto entre los franceses. A esa hora, en ocasión de un mitin realizado en la ciudad Clermont-Ferrand, Mélenchon afirmaba que la voluntad popular puede “catapultarlo mucho más allá” de lo que prevén los sondeos.

    De 60 años, Jean-Luc Mélenchon fue designado candidato por el Partido Comunista y por su propio movimiento, el Partido de Izquierda, unidos en el Frente de Izquierda. Brillante orador, sus mítines de campaña atraen cada vez a miles de personas. Al de Clermont-Ferrand asistieron al menos ocho mil simpatizantes. “Es una campaña que se apoyó en miles, miles, miles de personas, las ideas del Frente de Izquierda avanzan” y “nuestro objetivo es una revolución ciudadana”, declaró entonces Mélenchon. “La ambición del Frente de Izquierda no es hacer de testigo, sino pasar a la cabeza de la izquierda”, añadió el político, reiterando que no participará en un gobierno del candidato socialista –y favorito en las encuestas- François Hollande si éste gana las elecciones presidenciales, pero que votará por él en la segunda vuelta si es el candidato de izquierda mejor situado. Aunque en sus discursos el blanco de sus ataques son el presidente conservador Nicolas Sarkozy –que busca la reelección- y la candidata de la extrema derecha Marine Le Pen, el avance de Mélenchon aparece como preocupante para Hollande.

    Como lo refleja el instituto CSA en su último sondeo, la baja de dos puntos de Hollande previstos para la primera vuelta el 22 de abril es paralela al alza de los porcentajes de Mélenchon (+ un punto) y de la extrema izquierda (+0.5). El diario Le Monde estimaba ayer, recalcando en primera plana el avance de Mélenchon, que éste es “un desafío para Hollande”, puesto que los electores que atrae “proceden del PS y de los Verdes”. No obstante, en su último mitin Mélenchon, tras pronunciar el nombre de Hollande, pidió a los asistentes que no lo abuchearan. “Él es nuestro competidor, no nuestro adversario”, afirmó. Mélenchon confirmó con ello las declaraciones hechas a la televisión días atrás sobre su voluntad de centrar su combate político en la derrota de la derecha y del liberalismo. “Estamos en la batalla para vencer políticamente a la derecha y a la extrema derecha.

    Si lo hacemos en Francia, aunque sea eligiendo a un moderado, daremos a Europa un signo de que es posible desembarazarse de los liberales”, dijo, y agregó: “Nuestro momento vendrá después”. Jean-Luc Mélenchon fue ministro de la Enseñanza Profesional y senador y es actualmente diputado europeo. Empezó en política en un pequeño partido trotskista y se adhirió después al Partido Socialista, al que renunció en 2008 tras denunciar un deslizamiento del mismo hacia el “centro-izquierda”. Fundó entonces su propio movimiento, el Partido de Izquierda, el cual se alió con el Partido Comunista formando el Frente de Izquierda, con vistas a la elección presidencial del 22 de abril y 6 de mayo próximos y las legislativas de junio.

    Pese a una menor presencia en los medios de comunicación franceses que los dos principales candidatos (lo que él no se cansa de denunciar), el interés por su campaña sigue aumentando. Con su denuncia de las “élites” y su estilo “belicoso”, “está en concordancia con el mal humor de una parte del electorado” francés, estimó el mes pasado el politólogo Pascal Perrineau, desconforme con los recortes al presupuesto y los gastos sociales por parte del presidente Sarkozy.

    El Frente de Izquierda espera dar una nueva demostración de su peso político este domingo, cuando ha convocado una manifestación en el centro de París en la que prevé la participación de decenas de miles de simpatizantes y que terminará con un discurso de Jean-Luc Mélenchon.


    Dos troskos


    Dos candidatos trotskistas obtuvieron las firmas de ediles necesarias para presentarse a la elección presidencial francesa, aunque ambos están hasta ahora relegados a un segundo plano por el candidato del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, al que los sondeos atribuyen 10% de las intenciones de voto. Después de Nathalie Arthaud, de Lucha Obrera (LO), Philippe Poutou, del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA, ex Liga Comunista Revolucionaria), obtuvo las 500 firmas de ediles y cargos electos necesarias para presentar su candidatura a la presidencial, indicó el martes a la AFP un representante del NPA.

    Poco conocidos por la opinión pública, Arthaud, profesora de economía de 42 años de edad, y Poutou, de 44 años y obrero en una fábrica de automóviles, suman entre los dos menos de 2% de intenciones de voto. Ambos suceden como candidatos a dos figuras de la extrema izquierda francesa, Arlette Laguiller (LO), que fue seis veces candidata con un récord de 5,7% de los votos en 2002, y Olivier Besancenot (NPA), que obtuvo 4,2% en 2002 y 4,1% en 2007.

    Sus programas tienen muchos puntos en común: prohibición de los despidos, reparto del trabajo, expropiación de los bancos. Según la ley francesa, los dos candidatos gozarán de igualdad de tiempo de palabra en los medios audiovisuales de información a partir de la semana próxima, pero tendrán dificultades para restar protagonismo a Mélenchon, del Frente de Izquierda (alianza de varios partidos de izquierda radical, entre ellos el comunista), que no cesa de progresar en los sondeos.

    Echospace
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2495
    Reputación : 2937
    Fecha de inscripción : 10/10/2011
    Edad : 33

    PCF

    Mensaje por Echospace el Vie Mar 16, 2012 11:37 pm

    El PCF es un partido al servicio de la burguesía copado por un puñado de traidores oportunistas que ocupan unas siglas a las que no representan. Demuestran que no son comunistas apoyando a un elemento clave dentro de un gobierno imperialista y reaccionario al servicio de la vil burguesía. Su traición denominada socialismo del siglo XXI es una negación total de las experiencias socialistas reales a lo largo de la historia. Por lo tanto han renunciado a ser el faro de la clase obrera, engañando a los más desprevenidos con el mensaje falso de que ellos son el referente para la esta. La renuncia al proceso revolucionario y la consecuente adopción de la democracia burguesa como único medio para alcanzar el socialismo son el ejemplo perfecto de revisionismo falto de contenido serio, pura fantasía. La historia nos ha demostrado que el eurocomunismo debilitó al movimiento obrero en pro del fortalecimiento de la burguesía, acabando con las esperanzas revolucionarias de muchos y limitando el radio de acción del movimiento obrero.

    Estos partidos eurocomunistas apoyan al imperialismo de la UE de manera tácita a través de su aprobación, ese mismo que chupa la sangre de los más débiles. La situación de nuestros hermanos obreros en Grecia es el ejemplo material la política imperialista y depredadora de la burguesía europea, y estos traidores apoyan sin fisuras el mantenimiento de tal estructura. El mantenimiento de la Unión Europea y el Euro forman parte de la política de estos oportunistas, demostrando una vez más su verdadera cara, la de guardianes de la jaula. Estos partidos toman un discurso populista con un fondo claramente oportunista, copando la confianza de los obreros desprevenidos, obreros que creen en el cambio de sistema pero son inconscientes de la realidad histórica que entraña el eurocomunismo. Por eso son un impedimento más a la hora de entablar un marco revolucionario real, un fiel retrato de la socialdemocracia del siglo XX, aquella que hundió movimientos revolucionarios en toda Europa, vendiendo al pueblo a precio de costo, entrando en el juego de la democracia burguesa, engañando a una población cada vez más alienada con un discurso barato que no tardan en olvidar en cuanto alcanzan el poder gubernamental.

    Los marxistas-leninistas no hemos de dar ni un paso atrás, y debemos mostrar el auténtico rostro de estos oportunistas que ha copado unas siglas a las que no representan. Hemos de tener la suficiente fuerza y preparación para hundir sus baratos argumentos con nuestra historia, representada por el socialismo real y sus logros, esos logros que algunos tratan de ocultar con un discurso afín a la burguesía, una burguesía que se frota las manos al ver como los que supuestamente tendrían que derrocarlos están siguiendo las directrices que ellos mismos redactaron para acabar con nuestra libertad. El infantilismo con el que se defiende que la lucha electoral de los partidos revisionistas será un punto de apoyo para la clase obrera demuestra la incapacidad de unos oportunistas que bien harían en marcharse.

    Para que un proceso revolucionario tome forma es fundamental que los elementos revisionistas sean expuestos y purgados, ya que su talante traidor seguirá siendo un impedimento para el desarrollo de estructuras de lucha obrera mientras sigan en el poder. Ante tal tesitura, el desarrollo de alternativas comunistas fuertes y la unión de los marxistas-leninistas bajo unas mismas siglas es algo fundamental. Tarde lo que tarde y cueste lo que cueste, el proceso de unión de los comunistas llegará, siendo el motor que impulse a la clase obrera para la adquisición los objetivos comunistas.

    El revisionismo tiene los días contados, ya que los partidos comunistas de calado oportunista han perdido su identidad y legitimidad como referentes para la clase obrera, pasando por un lento proceso de desintegración que irremediablemente llevará a su desaparición o renacimiento. Ese será el momento clave para aglutinar a la masa obrera bajo la bandera roja en pro de la revolución y el socialismo.

    ¡Viva el marxismo-leninismo!

    vilenin
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 277
    Reputación : 314
    Fecha de inscripción : 22/11/2011
    Localización : Sevilla

    Re: Dos candidatos troskistas y uno apoyado por el PCF en las presidenciales francesas

    Mensaje por vilenin el Sáb Mar 17, 2012 2:18 am

    me cago en la puta, ¡así se habla!, camarada Echospace

    Contenido patrocinado

    Re: Dos candidatos troskistas y uno apoyado por el PCF en las presidenciales francesas

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:09 am


      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 11:09 am