¿Por qué aman algunos surcoreanos a su dictatorial vecina del Norte?

Comparte
pedr0o
pedr0o
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 278
Reputación : 406
Fecha de inscripción : 09/05/2011
Edad : 28

¿Por qué aman algunos surcoreanos a su dictatorial vecina del Norte?

Mensaje por pedr0o el Jue Feb 23, 2012 11:46 am

La mayor parte del tiempo se asume que los ciudadanos de Corea del Sur son hostiles o se muestran indiferentes respecto a Corea del Norte.

Al fin y al cabo, los dos países están oficialmente aún en guerra. Además, recientes actos de agresión (el bombardeo de la isla de Yeonpyeong y el hundimiento del Cheonan) no han contribuido precisamente a dibujar una imagen de amistad.

Por lo tanto, no resultó sorprendente que a muchos surcoreanos no les inmutase la muerte de Kim Jong Il en diciembre pasado. En lugar de llorar al excéntrico líder norcoreano, muchos de ellos se mostraron más bien preocupados por lo que podría ocurrir a continuación con el nuclearizado vecino del norte, de repente sin cabeza visible.

Lo que es más sorprendente, sin embargo, es que en medio de la incertidumbre hubo surcoreanos que sí se mostraron realmente tristes por la muerte del Querido Líder.

Kim Dae Hee, de 45 años, pelo largo (algo muy poco habitual en un surcoreano de edad madura) y mirada de acero, intentó celebrar una ceremonia de duelo por el fallecido en el centro de Seúl, acompañado por otros activistas, el día en que se anunció la muerte de Kim Jong Il. Le arrestaron, y ahora está en libertad bajo fianza.

Kim forma parte de un pequeño grupo de surcoreanos que alaban abiertamente a su vecino del norte. Muchos de ellos admiten que su sueño es la reunificación de la península coreana.

Y lo hacen pese a que en Corea del Sur expresar posturas a favor del Norte es ilegal, según su Ley de Seguridad Nacional, y a que en los últimos años esa norma se está aplicando con firmeza y el número de detenidos ha aumentado.

Algunos activistas pro Norte lo son porque comulgan con la ideología del país vecino. Otros lo hacen porque sueñan con una única Corea. Y también están los que lo hacen simplemente por una cuestión de libertad de expresión. Para ellos, no se trata tanto de defender a Corea del Norte como el hecho de que reivindican expresarse en libertad, digan lo que digan.

Kim dice que su simpatía hacia el Norte es porque sueña con que Corea vuelva algún día a ser un sólo país unido.

La Península de Corea fue ocupada por los japoneses desde 1910 hasta el fin de la II Guerra Mundial, cuando las tropas soviéticas ocuparon el norte del paralelo 38 y las tropas de EEUU se hicieron cargo del sur.

“El principal problema es que nuestro país fue dividido por fuerzas extranjeras. Necesitamos que las fuerzas de EEUU abandonen este país para tener una verdadera autonomía. Eso es lo más importante, no la libertad o la democracia. Eso es secundario”, afirma Kim, que habla con efusividad utilizando términos de otras épocas.

En una solapa lleva un pin de la península coreana totalmente pintado de azul, un color asociado a la unidad.

Kim se inspira en la filosofía del padre fundador de Corea del Norte, Kim Il Sung, que predicó la auto confianza y que los coreanos eran los dueños del desarrollo de su país. Gran parte de la propaganda del Norte se basa en la idea de que el país debe resistir a la influencia corrupta del mundo exterior y forjarse un camino independiente.

Para activistas como Kim, esto es primordial. “Corea del Norte tiene su propia palabra. No tiene que seguir órdenes de foráneos. No creo que en esta nación colonizada [Corea del Sur] exista la libertad”, señala.

Para Hwang Seung Ho, que dirige el grupo de activistas “Víctimas de la Ley coreana de Seguridad Nacional”, es una cuestión de ideología.

“Admiro y aprecio la ideología de Corea del Norte. Es lo más importante en este mundo globalizado”, dice Hwang, que comenzó a formarse como sacerdote católico pero nunca terminó sus estudios.

“Encuentro en Corea del Norte los ideales cristianos de amor universal y compasión”, dice, y explica que en su opinión la del Norte es la única verdadera democracia del mundo.

En otros países, indica, cuando los líderes son elegidos tan sólo tienen una parte del apoyo de la población. En Corea del Norte “toda la población apoya a un líder, un objetivo”, subraya.

La policía surcoreana hizo una redada en la casa de Hwang a principios de febrero, y todo su material sobre el Norte fue confiscado. Sus actividades políticas han sido causa de su despido como profesor. Pero Hwang se muestra estoico, aparentemente dispuesto a aceptar el precio que tiene que pagar por sus convicciones.

“Es lo que pasa”, dice.

Al amparo de la Ley de Seguridad Nacional, en vigor desde 1948 para atajar actividades comunistas, en Corea del Sur se realizan numerosas redadas en busca de personas relacionadas con actividades pro Norte.

Aunque Corea del Sur era técnicamente una democracia tras la II Guerra Mundial, las revueltas políticas y periodos de gobierno militar impidieron que fuese una democracia absoluta hasta la década de 1980.

Los dictadores usaron la Ley de Seguridad Nacional para dificultar las actividades de los partidarios de la democracia hasta 1987, cuando la ley se quedó en desuso durante la administración del liberal Roh Tae Woo.

Pero en los últimos años, con el presidente conservador Lee Myung Bak, la ley ha vuelto a aplicarse con rigor, lo que muchos ven como una vuelta al gobierno de mano dura.


http://noticias.lainformacion.com/mundo/por-que-aman-algunos-surcoreanos-a-su-dictatorial-vecina-del-norte_zZfCklzm2SiNRRt6Hog7g3/

    Fecha y hora actual: Jue Mar 21, 2019 11:21 pm