"¿Es la ciencia un dogma de occidente?" - texto de Ferney Yesyd Rodríguez - publicado en Escépticos Colombia en el año 2006

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"¿Es la ciencia un dogma de occidente?" - texto de Ferney Yesyd Rodríguez - publicado en Escépticos Colombia en el año 2006 Empty "¿Es la ciencia un dogma de occidente?" - texto de Ferney Yesyd Rodríguez - publicado en Escépticos Colombia en el año 2006

Mensaje por pedrocasca el Jue Feb 16, 2012 1:22 pm

¿Es la ciencia un dogma de occidente?

texto de Ferney Yesyd Rodríguez

publicado en la web sindioses.org

tomado de Escépticos Colombia en octubre de 2006

Hace algún tiempo, uno de nuestros visitantes nos envió su opinión que palabras más, palabras menos decía: "Ustedes son una tracamanada de animales de mente cerrada...Ustedes sólo aceptan como válida la Ciencia Occidental y la toman como dogma". La verdad, no es la primera vez que escucho que la ciencia es un dogma occidental pues es un argumento esgrimido por los creacionistas, los astrólogos, los espiritistas, los ufólogos, los seguidores de la Nueva Era y los filósofos "Posmodernistas" (quienes ven en la ciencia la raíz de todos los males de la actualidad).

Pero, ¿es la ciencia un dogma? ¿Es la ciencia una imposición de occidente? ¿Son los científicos una especie de inquisición moderna que le niega la posibilidad de existir a las doctrinas de la Nueva Era? Lo primero que debemos decir es que la ciencia no es un cúmulo de conocimientos ni es "lo que creen los científicos" (como se les suele enseñar a los jóvenes en Colombia). La Ciencia es una forma de pensar que tiene por objeto acercarnos a la realidad del Cosmos.

Por otra parte, no se debe considerar la ciencia como una práctica occidental pues chinos, taiwaneses, japoneses e iraníes llegan a los mismos resultados siguiendo los mismos métodos. La ciencia no depende del país de origen; no existe una "ciencia canadiense" y otra "ciencia israelí". Al seguir el método científico, sin importar el lugar en donde se encuentra uno, tarde o temprano se descubrirán cosas similares. Un ejemplo de esto es la Teoría de la Evolución por Selección Natural, que fue descubierta por dos personas que estaban trabajando independientemente en lugares alejados: Charles Darwin (que recopiló evidencia en su viaje alrededor del mundo en el navío Beagle) y Alfred Rusell Wallace (que trabajó en el sudeste asiático).

Ahora queda por explicar por qué la ciencia no es un dogma. La razón es sencilla: en la ciencia no hay temas inmunes a tratar y cuestionar (como sí ocurre en la religión). Todo debe resistir una crítica implacable y debe revisarse una y otra vez antes de aceptarse. Una teoría no es aceptada por la comunidad científica a menos que tenga como base un cúmulo de evidencias muy amplio y sea tan consistente que refute toda explicación que le sea contraria.

Para ilustrar la forma de trabajo de los científicos podemos mencionar la investigación sobre la extinción final de los dinosaurios. Durante toda la década de 1980, un equipo de dos físicos, un químico y un geólogo habían propuesto que un impacto extraterrestre era el responsable de la extinción definitiva de los dinosaurios hace 65 millones de años. Esta hipótesis no fue aceptada inmediatamente por los geólogos y paleontólogos, no porque fueran "una tracamanada de animales de mente cerrada", sino porque esperaban que se acumularan suficientes pruebas a favor de esta hipótesis. Por otro lado, otro grupo de científicos decía que la extinción de los dinosaurios al final del cretácico se debió a un fuerte vulcanismo que está documentado en la provincia volcánica de los "Traps de Decán" en la India. Ya para el invierno 1991-1992 se habían reunido suficientes pruebas para aceptar la primera hipótesis y rechazar la segunda. Para ampliar, lo remitimos a: "Chicxulub y el pastor protestante" .

Walter Álvarez, uno de los investigadores de la hipótesis del impacto, dijo: "Las hipótesis científicas se comprueban en el crisol de la crítica absolutamente escéptica". La razón por la que rechazamos las explicaciones sobre poderes mentales para doblar objetos, la percepción extrasensorial o el creacionismo bíblico no es porque seamos animales de mente cerrada sino porque estas explicaciones no tienen una base sólida que sea inmune al ataque escéptico. Además, no permiten hacer predicciones que partan de sus hipótesis. Por ejemplo, en el caso de la hipótesis del impacto al final del período Cretácico, el equipo de Álvarez hizo una predicción: "De haberse dado un impacto extraterrestre hace 65 millones de años debe existir un cráter de esa edad en alguna parte"; eso mismo fue lo que encontraron más tarde. Cuando Darwin propuso la Teoría de la Evolución, analizó los primates antropomorfos vivientes y predijo que los ancestros del linaje humano se encontrarían en el continente africano. La evidencia fósil que tenemos hoy día verifica al mayor grado posible la predicción de Darwin. La capacidad de hacer predicciones que se cumplen es un factor importante a la hora de encontrar respuestas acertadas.

Hace algún tiempo, un arquitecto fue invitado al noticiero colombiano del Canal Caracol, (12 de julio de 2001, emisión del mediodía) quien afirmaba que del fondo de la Tierra salían unas fuerzas "positivas" y otras "negativas" que afectaban las construcciones ubicadas sobre ella, y que él podía averiguar en qué parte de la casa influía cada una de estas fuerzas. ¿Cómo lo detectaba? Con un péndulo y observando los lugares preferidos por los perros y los gatos de la casa. Según él, los perros se acostaban en donde influyen las energías positivas y los gatos donde afectan las energías negativas. ¡Muy interesante! Los escépticos podríamos hacer unas cuantas preguntas:

¿En qué consiste una "energía positiva" y una "energía negativa"?

¿Cómo puedo distinguir en el laboratorio una de otra?

¿Qué es lo que hace que una energía sea positiva y la otra negativa?

Si energía es la capacidad para realizar un trabajo, ¿cómo puedo definir estas nuevas energías?

El señor "biogeólogo" afirmó frente a las cámaras que las "energías negativas" con el tiempo producían cánceres y leucemia... ¿Cómo supo que producía esas enfermedades y no otras?

Cuando dijo que "con el tiempo producía leucemia", ¿a cuánto tiempo se refería exactamente?

¿Qué porcentaje de cánceres se deben a "energías negativas" y qué porcentaje a la nicotina del tabaco?

¿Puede saberse qué procedimientos experimentales utilizó para saber que las "energías negativas" producían leucemia?

Puesto que ya sabe que las "energías negativas" producen leucemia, ¿cómo manipulo dichas "energías" para obtener los resultados?

¿Qué experimentos hizo para saber que los gatos frecuentan los lugares con "energías negativas" y los perros los lugares con "energías positivas"? ¿Por qué no es al revés?

Mi vecino no tiene ni perros ni gatos; sólo tiene una iguana... ¿Qué lugares de la casa selecciona este reptil? ¿Los de energías positivas o los de negativas? En otras palabras: ¿qué hace que una especie seleccione un sector de la casa con determinado tipo de "energía"?

Tengo otro amigo en el que tanto su perro como su gato prefieren dormir durante la mayor parte del tiempo en el mismo lugar; ¿acaso la casa de mi amigo esta influenciado por "energías neutras"? ¿son alienígenas estas mascotas?

Si los gatos seleccionan los lugares con "energías negativas" ¿Por qué todos los gatos caseros no se mueren de cáncer o de leucemia?

Nada de lo que dijo el arquitecto biogeólogo respondería a cualquiera de estas preguntas; la presentadora, una top model colombiana, no mostró ni el menor grado de escepticismo (no hizo ninguna pregunta y se lo tragó todo); tan solo se limitó a presentar la nota sobre la importancia de contratar a este "nóbel en física" para que los colombianos cambien el lugar de sus camas en la habitación, claro está, ¡sólo después de haber pagado un jugoso cheque al arquitecto!

Pero sucede que cuando los escépticos lanzan estas críticas, reciben la misma respuesta: "Ustedes tienen la mente cuadriculada, son una partida de viejitos amargados de bata blanca, amantes de las roscas y no permiten otro tipo de explicación diferente a la suya ¡Dogmáticos, son la inquisición moderna!" Los escépticos nunca les niegan el beneficio de la duda. Tienen la oportunidad de mostrar evidencias que respalden sus postulados pero estas nunca vienen, y si muestran algo, se trata de análisis sesgados que carecen de una base sólida.

¿Somos dogmáticos por exigir pruebas para poder creer algo? Imagine que le dicen que los bebes los traen las cigüeñas desde París; Ud. responde que esto es falso ya que existen pruebas de que los bebes nacen después de 9 meses de gestación, la cual es a su vez producto de la fecundación del óvulo por un espermatozoide. ¿Eso lo hace a Ud. un dogmático? No. Esto sólo significa que basó su explicación en las evidencias y no en habladurías sin demostración. Su actitud se puede llamar racionalista. El hecho de refutar lo que no es cierto no nos hace ni dogmáticos, ni arrogantes, ni mucho menos animales de mente cerrada.

Ahora, todos tienen el derecho de creer sin basarse en evidencias, pero esto no los hace inmunes a la crítica, ni garantiza que lo que se crea se haga más cierto mientras más adeptos se ganen (o se estafen) y mientras más tiempo pase. Los creacionistas son un buen ejemplo de esta condición. Como no tienen evidencias para imponer su mito de un planeta Tierra con 6 mil años de edad, decidieron "montar" sus propios programas de geología en universidades fundadas por ellos mismos; un par de ejemplos son La Universidad Adventista de Montemorelos (en México) y la Universidad Adventista de Loma Linda (en California). Infortunadamente para ellos, esto no hace que las evidencias que demuestran una Tierra con 4600 millones de años de antigüedad desaparezcan; ellos sólo le dan la espalda a los hechos. Cabe aclarar que ninguna compañía petrolera recibe a un egresado de estos pseudoprogramas de geología, a menos que desee irse directo a la quiebra.



    Fecha y hora actual: Lun Dic 09, 2019 12:48 am