"Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9585
Reputación : 18562
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor Empty "Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor

Mensaje por pedrocasca el Lun Feb 06, 2012 3:38 pm

"Colón y la civilización occidental"

texto de Howard Zinn

traducido por Déborah Gil, revisado por Josue Pérez – Marzo 2000

tomado de Archivo Chile

Se dice al comienzo: (...) los que dominan nuestra sociedad tienen facultad de escribir nuestra historia. Y si pueden hacerlo, pueden decidir nuestro futuro. Es por esto que es importante contar la historia de Colón. Permítanme hacer una confesión. Yo sabía muy poquito acerca de Colón hasta hace aproximadamente 12 años, cuando empecé a escribir mi libro "La otra historia de los Estados Unidos" (título que se le ha dado en España). Tenía un doctorado en historia de la Universidad de Columbia, es decir, tenía la formación apropiada para un historiador. Y todo lo que sabía acerca de Colón era poco más de lo que había aprendido en la escuela primaria (...)
Se puede descargar desde: (30 páginas de excelente formato pdf)

http://www.omegalfa.es/downloadfile.php?file=libros/colon-y-la-civilizacion-occidental.pdf


Última edición por pedrocasca el Vie Jun 21, 2013 8:05 pm, editado 1 vez
avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9585
Reputación : 18562
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor Empty Re: "Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor

Mensaje por pedrocasca el Lun Feb 06, 2012 3:44 pm

Hay en el Foro más temas relacionados con Howard Zinn:

"Sacco y Vanzetti" - breve texto de Howard Zinn (contiene link de descarga de un texto más largo del mismo autor sobre Sacco y Vanzetti)
http://www.forocomunista.com/t16598-sacco-y-vanzetti-breve-texto-de-howard-zinn-contiene-link-de-descarga-de-un-texto-mas-largo-del-mismo-autor-sobre-sacco-y-vanzetti?

La Otra Historia de Estados Unidos - Howard Zinn (contiene link actualizado para la descarga del libro)
http://www.forocomunista.com/t9944-la-otra-historia-de-estados-unidos-howard-zinn?

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9585
Reputación : 18562
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor Empty Re: "Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor

Mensaje por pedrocasca el Vie Jun 21, 2013 8:01 pm

El Genocidio colombino

texto de Howard Zinn (historiador social  y activista estadounidense. Desde la década de 1960 fue un referente de los derechos civiles y el movimiento antibélico en los Estados Unidos. Es  autor de más de 20 libros, entre los que se encuentra "A People's History of the United States", editada en castellano con el título  "La otra historia de los Estados Unidos").

tomado de Canarias semanal en junio de 2013

Los hombres y las mujeres arawak, desnudos, morenos y presos de la perplejidad, emergieron de sus poblados hacia las playas de la isla y se adentraron en las aguas para ver más de cerca el extraño barco.

      Cuando Colón y sus marineros desembarcaron portando espadas y hablando de forma rara, los nativos arawak corrieron a darles la bienvenida, a llevarles alimentos, agua y obsequios.

      "Nos trajeron loros y bolas de algodón, - escribió Colon en su diario - langas y muchas otras cosas más que cambiaron por cuentas cascabeles de halcón. No tuvieron ningún inconveniente en darnos todo lo que poseían... Eran de fuerte constitución, con cuerpos bien hechos" hermosos rasgos... Al enseñarles una espada, la cogieron por la hoja y se cortaron al no saber lo que era. Con cincuenta hombres los subyugaríamos a todos, con ellos haríamos lo que quisiéramos".

       Estos arawaks de las Islas Antillas se parecían mucho a los indígenas del continente, que eran extraordinarios (así los calificarían repetidamente los observadores europeos) por su hospitalidad, su entrega a la hora de compartir. Estos rasgos no estaban precisamente en auge en la Europa renacentista, dominada  por la religión de los Papas, el gobierno de los reyes y la obsesión por el dinero que caracterizaba la civilización occidental y su primer emisario a las Américas, Cristóbal Colón.

ENFEBRECIDO POR EL ORO

       La cuestión que más acuciaba a Colón era: ¿dónde está el oro? Había convencido a los reyes de España a que financiaran su expedición a esas tierras. Esperaba que al otro lado del Atlántico -en las "Indias" y en Asia- habría riquezas, oro y especias. Como otros ilustrados contemporáneos suyos, sabía que el mundo era esférico y que podía navegar hacia el oeste para llegar al Extremo Oriente.

         España acababa de unificarse formando uno de los nuevos Estado-nación modernos, como Francia, Inglaterra y Portugal. Su población, mayormente compuesta por campesinos, trabajaba para la nobleza, que representaba el 2% de la población, siendo éstos los propietarios del 95% de la tierra.

      España se había comprometido con la Iglesia Católica, había expulsado a todos los judíos y ahuyentado a los musulmanes. Como otros estados del mundo moderno, España buscaba oro, material que se estaba convirtiendo en la nueva medida de la riqueza, con más utilidad que la tierra porque todo lo podía comprar.

        Había oro en Asia, o así se pensaba, y ciertamente había seda y especias, porque hacía unos siglos, Marco Polo y otros habían traído cosas maravillosas de sus expediciones por tierra. Al haber conquistado los turcos Constantinopla y el Mediterráneo oriental, y al estar las rutas terrestres a Asia en su poder, hacía falta una ruta marítima. España decidió jugar la carta de una larga expedición a través de un océano desconocido. El objetivo era claro: obtener esclavos y oro.

EL NEGOCIO DEL "DESCUBRIMIENTO"

         A cambio de la aportación de oro y especias, a Colón le prometieron el 10% de los beneficios, el puesto de gobernador de las tierras descubiertas, además de la fama que conllevaría su nuevo título: Almirante del Mar Océano. Era comerciante de la ciudad italiana de Génova, tejedor eventual (hijo de un tejedor muy habilidoso), y navegante experto.

       Embarcó con tres carabelas, la más grande de las cuales era la Santa María, velero de unos treinta metros de largo, con una tripulación de treinta y nueve personas. Colón nunca hubiera llegado a Asia, que distaba miles de kilómetros más de lo que él había calculado, imaginándose un mundo más pequeño. Al cubrir la cuarta parte de esa distancia dio con una tierra desconocida que no figuraba en mapa alguno y que estaba entre Europa y Asia: las Américas.

       Esto ocurrió a principios de octubre de 1492, treinta y tres días después de que él y su tripulación hubieran zarpado de las Islas Canarias, en la costa atlántica de África. De repente vieron ramas flotando en el agua, pájaros volando. Entonces, el día 12 de octubre, un marinero llamado Rodrigo vio la luna de la madrugada brillando en unas arenas blancas y dio la señal de alarma. Eran las islas Antillas, en el Caribe. Se suponía que el primer hombre que viera tierra tenía que obtener una pensión vitalicia de 10.000 maravedíes, pero Rodrigo nunca la recibió. Colón dijo que él había visto una luz la noche anterior y fue él quien recibió la recompensa.

       Cuando se acercaron a tierra, los indios arawak les dieron la bienvenida nadando hacia los buques para recibirles. Los arawak vivían en pequeños pueblos comunales, y tenían una agricultura basada en el maíz, las batatas y la yuca. Sabían tejer e hilar, pero no tenían ni caballos ni animales de labranza. No tenían hierro, pero llevaban diminutos ornamentos de oro en las orejas. Este hecho iba a traer dramáticas consecuencias: Colón apresó a varios de ellos y les hizo embarcar, insistiendo en que le guiaran hasta el origen del oro. Luego navegó a la que hoy conocemos como isla de Cuba, y luego a la Hispaniola (la isla que hoy se compone de Haití y la República Dominicana). Allí, los destellos de oro visibles en los ríos y la máscara de oro que un jefe indígena local ofreció a Colón provocaron visiones delirantes de oro sin fin.

LA PRIMERA BASE MILITAR EUROPEA EN AMÉRICA

      En Hispaniola, Colón construyó un fuerte con la madera de la Santa María, que había embarrancado. Fue la primera base militar europea en el hemisferio occidental. Lo llamó Navidad, y allí dejó a treinta y nueve miembros de su tripulación con instrucciones de encontrar y almacenar oro. Apresó a más indígenas y los embarcó en las dos naves que le quedaban. En un lugar de la isla se enzarzó en una lucha con unos indígenas que se negaron a suministrarles la cantidad de arcos y flechas que él y sus hombres deseaban. Dos fueron atravesados con las espadas y murieron desangrados. Entonces la Niña y la Pinta embarcaron rumbo a las Azores y a España. Cuando el tiempo enfrió, algunos de los prisioneros indígenas murieron.

     El informe de Colón a la Corte de Madrid era extravagante. Insistió en el hecho de que había llegado a Asia (se refería a Cuba) y a una isla de la costa china (Hispaniola).

"Hispaniola es un milagro. Montañas y colinas, llanuras y pasturas, son tan fértiles como hermosas... los puertos naturales son increíblemente buenos y hay muchos ríos anchos, la mayoría de los cuales contienen oro... Hay muchas especias, y nueve grandes minas de  otros metales..."

Los indígenas, según el informe de Colón:

"Los indigenas son tan ingenuos' generosos con sus posesiones que nadie que no les hubiera visto se lo creería".

Concluyó su informe con una petición de ayuda a Sus Majestades, y ofreció que, a cambio, en su siguiente viaje, les traería "cuanto oro necesitasen... y cuantos esclavos pidiesen". Se prodigó en expresiones de tipo religioso: "Es así que el Dios eterno, Nuestro Señor, da victoria a los que siguen Su camino frente a lo que aparenta ser imposible.

FRACASO DE LA RESISTENCIA

       Los arawaks intentaron reunir un ejército de resistencia, pero se enfrentaban a españoles que tenían armadura, mosquetes, espadas y caballos. Cuando los españoles hacían prisioneros, los ahorcaban o los quemaban en la hoguera. Entre los arawaks empezaron los suicidios en masa con veneno de yuca. Mataban a los niños para que no cayeran en manos de los españoles. En dos años la mitad de los 250.000 indígenas de Haití habían muerto por asesinato, mutilación o suicidio.

TESTIMONIO DEL GENOCIDIO

       La principal fuente de información sobre lo que pasó en las islas después de la llegada de Colón -y para muchos temas, la única- es Bartolomé de las Casas. De sacerdote joven había participado en la conquista de Cuba. Durante un tiempo fue el propietario de una hacienda donde trabajaban esclavos indígenas, pero la abandonó y se convirtió en un vehemente crítico de la crueldad española. Las Casas transcribió el diario de Colón y, a los cincuenta años, empezó a escribir una Historia de las Indias en varios volúmenes.

      Las Casas habla del tratamiento de los indígenas a manos de los españoles: "Testimonios interminables... dan fe del temperamento benigno y pacífico de los nativos... Pero fue nuestra labor la de exasperar, asolar, matar, mutilar y destrozar; ¿a quién puede extrañar, pues si de vez en cuando intentaban matar a alguno de los nuestros?... El almirante, es verdad, fue tan ciego como los que le vinieron detrás,  y tenía tantas ansias de complacer al Rey que cometió crímenes irreparables contra los indígenas..."

EPÍLOGO
       
     El hecho de enfatizar el heroísmo de Colón y sus sucesores como navegantes y descubridores y de quitar énfasis al genocidio que provocaron no es una necesidad técnica sino una elección ideológica. Sirve -se quiera o no- para justificar lo que pasó.

      Lo que quiero resaltar aquí no es el hecho de que debamos acusar, juzgar y condenar a Colón in absentia, al contar la historia. Ya pasó el tiempo de hacerlo; sería un inútil ejercicio académico de moralística. Quiero hacer hincapié en que todavía nos acompaña la costumbre de aceptar las atrocidades como el precio deplorable pero necesario que hay que pagar por el progreso

     El tratamiento de los héroes (Colón) y sus víctimas (los arawaks), -la sumisa aceptación de la conquista y el asesinato en el nombre del progreso-. es sólo un aspecto de una postura ante la historia que explica el pasado desde el punto de vista de los gobernadores, los conquistadores, los diplomáticos y los líderes. Es como si ellos -por ejemplo, Colón- merecieran la aceptación universal; como si ellos, - los Padres Fundadores, Jackson, Lincoln, Wilson, Roosevelt, Kennedy, los principales miembros del Congreso, los famosos jueces del Tribunal Supremo-, representaran a toda la nación.

         No debemos aceptar la memoria de los estados como cosa propia. Las naciones no son comunidades y nunca lo fueron. La historia de cualquier país, si se presenta como si fuera la de una familia, disimula terribles conflictos de intereses (algo explosivo, casi siempre reprimido) entre conquistadores y conquistados, amos y esclavos, capitalistas y trabajadores, dominadores y dominados por razones de raza y sexo.

         Prefiero explicar la historia del descubrimiento de América desde el punto de vista de los arawaks; la de la Constitución, desde la posición de los esclavos; la de Andrew Jackson, tal como lo verían los cherokees; la de la Guerra Civil, tal como la vieron los irlandeses de Nueva York; la de la Guerra de México, desde el punto de vista de los desertores del ejército de Scott; la de la eclosión del industrialismo, tal como lo vieron las jóvenes obreras de las fábricas textiles de Lowell; la de la Guerra Hispano-Estadounidense vista por los cubanos; la de la conquista de las Filipinas tal como la verían los soldados negros de Luzón; la de la Edad de Oro, tal como la vieron los agricultores sureños; la de la 1 Guerra Mundial, desde el punto de vista de los socialistas, y la de la Segunda vista por los pacifistas; la del New Deal de Roosevelt, tal como la vieron los negros de Harlem; la del Imperio Americano de posguerra, desde el punto de vista de los peones de Latinoamérica. Y así sucesivamente, dentro de los límites que se le imponen a una sola persona, por mucho que él o ella se esfuercen en "ver" la historia desde otros puntos de vista.

"Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor Img_7311
avatar
Chus Ditas
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2869
Reputación : 5826
Fecha de inscripción : 24/03/2011

"Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor Empty Re: "Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor

Mensaje por Chus Ditas el Lun Jun 30, 2014 10:20 pm

"Colón y la civilización occidental", de Howard Zinn

Formatos: ePub, fb2, mobi, pdf

http://ul.to/ba4bag2p

si aparece una pantalla de advertencia: Saliendo de Argentina Warez - Hiciste click en un enlace que te redirigirá hacia un sitio externo, pulsar botón Continuar, de color azul.

avatar
RioLena
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4724
Reputación : 9297
Fecha de inscripción : 24/03/2011

"Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor Empty Re: "Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor

Mensaje por RioLena el Vie Feb 22, 2019 10:13 pm

Colón y la civilización occidental, de Howard Zinn

pdf y epub

https://es.theanarchistlibrary.org/library/howard-zinn-colon-y-la-civilizacion-occidental.pdf

https://es.theanarchistlibrary.org/library/howard-zinn-colon-y-la-civilizacion-occidental.epub



Contenido patrocinado

"Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor Empty Re: "Colón y la civilización occidental" - texto de Howard Zinn - publicado en 2000 en Archivo Chile - en los mensajes: "El Genocidio colombino", texto del mismo autor

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Ago 23, 2019 7:26 pm