Cambio climático, ¿realidad?

Comparte

Sondeo

¿Creéis que el cambio climático que estamos sufriendo es culpa PRINCIPALMENTE de los humanos?

[ 15 ]
25% [25%] 
[ 11 ]
18% [18%] 
[ 35 ]
57% [57%] 

Votos Totales: 61
avatar
Stalin5
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 329
Reputación : 359
Fecha de inscripción : 26/10/2011
Localización : Mataro Cataluña

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Stalin5 el Jue Dic 08, 2011 4:24 pm

Este documental es mas convenciente que un verdad incomoda.

De verdad creis que el cambio climatico afecta a las petroleras:

La Shell, Exomobil, El Britis Petroleum, Pretrobras y por supuesto todos los de Club Bilderberg ganan mas en una semana que nosotros en toda la vida. Eso no les afecta Al Gore consume 20 veces mas que el americano medio y recuerden los americanos son muy consumistas su fortuna personal es de 25 millones y antes de su vida ecológica era apenas de 2 millones. Las renovables la única viable es la hidráulica y para la Gasolina el sustituto seria el Etanol. El documental no miente y sus datos sobre la temperatura y el CO2 son correctos. Africa y Sudamerica tienen suficientes recursos como para poner a determinados países en un difícil posición, si mi país dejase de exportar comida 500 millones morirían de hambre. El FMI es una organización horrible que esclaviza a decena de países. No nos creemos los documentales anticomunistas no creeremos una verdad incomoda. Ese documental no es muy famoso por lo que a mi parecer es mas fiable que lo que dice un burgués como
Al Gore.
avatar
thisisparto
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 842
Reputación : 862
Fecha de inscripción : 03/03/2011
Localización : Bilbo, Euskadi

Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por thisisparto el Lun Ene 09, 2012 2:17 am

Hola, quisiera saber vuestra opinión acerca de este tema, ya que oí hace tiempo científicos que hablaban sobre ello y diferían mucho en sus declaraciones. ¿Es posible que haya alguno que mienta? Por ejemplo, que hablen sobre el cambio climático para que compremos cosas "verdes" o al contrario, que digan que es falso para que sigamos consumiendo energía?
avatar
NSV Liit
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 5387
Reputación : 6719
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Localización : República Socialista Soviética Húngara

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por NSV Liit el Lun Ene 09, 2012 11:02 am

Bueno, el cambio climático existe, es algo indudable. La cuestión es si es producto de la actividad humana o no lo es. Pero las argumentaciones de que no es producto humano son bastante pobres y además vienen sobre todo de los círculos ultraliberales, que son un insulto a la inteligencia de por sí. Evidentemente las empresas interesadas van a intentar llevar agua a su molino, tanto unas como otras, pero ahí, las empresas energéticas contaminantes tienen mucha más fuerza que las empresas "verdes". Además negar la influencia humana en el cambio climático puede tener consecuencias muy graves, si luego resulta que estamos equivocados, nos hemos cargado el planeta. Esto no sucede si resulta que es la industria "verde" la que está equivocada. Independientemente de que afecte al cambio climático o no, es positivo tener una industria más ecológica. Y eso es indiscutible, excepto para los enfermos mentales ultraliberales.

Salud, camarada.
avatar
AlbertEinstein
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 214
Reputación : 216
Fecha de inscripción : 31/01/2010

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por AlbertEinstein el Lun Ene 09, 2012 1:06 pm

Hum, es bastante dificil de saber. Tenemos que tener en cuenta unas cosillas:

1º Que la Tierra tiene ciclos climáticos y continentales

2º Que el efecto invernadero (Acumulación de CO2) está más que demostrado por la polución.

3º Que el uso de CFCs (Clorofluorcarbonados, que se usan o usaban para fabricar los sprays, plan de pintar o de desoforante) se carga las moléculas de Ozono (Moléculas con TRES oxígenos) y genera una molécula de O2 y de otra de O. Y esto provoca que entren Rayos UVB y UVC. Los UVB son cancerigenos en poequeña parte. los UVC directamente te fríen en el sitio (Con mucha exposición, claro).


Por lo que, yo creo que se han juntado el hambre con las cagan de comer. La Tierra puede estar teniendo un cambio climático (cosa que no estoy seguro, ojo) con la emisión a la atmósfera en exceso de CO2 y CFC.

Saludos.
avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por nunca el Lun Ene 09, 2012 1:48 pm


http://antimperialista.blogia.com/2010/042701-la-red-voltaire-publica-una-serie-de-articulos-denunciando-y-destapando-el-gran-.php

http://www.voltairenet.org/1970-1982-La-ecologia-de-guerra

La Red Voltaire publica una serie de artículos denunciando y destapando el gran fraude del "calentamiento global".

El calentamiendo global fue una teoría diseñada y difundida a finales de los años 70 por la Rockefeller Fundation. La familia Rockefeller fue la creadora del primer gran trust del pretróleo, la Standard Oil Company. El objetivo de los teóricos del calentamiento global es (entre otros), a través de la difusión de la teoría de un supuesto apocalípsis climático, crear de un órgano supraestatal e internacional responsable de la toma de decisiones sobre cuanta cantidad de energía puede producir y consumir cada país, en otras palabras, la creación de un órgano global que tenga el control total de los recursos energéticos del mundo, por encima de los ciudadanos y de sus estados.

Además de Al Gore, a lo largo de la historia otros siniestros políticos como Henry Kissinger o Margaret Thatcher han hecho de apóstoles del calentamiento global, difundiendo y financiando todo una serie de estudios tan catastrofistas como falsos, que han servido para ocultar y pasar por alto los verdaderos problemas ecológicos del planeta: destrucción de ecosistemas y contaminación medioambiental (problemas denunciados por el documental difundido en este blog, "Fuego venenoso"). En el siguiente vídeo podréis ver a la pólitica ultraderechista y criminal de guerra, Margaret Thatcher, alarmando sobre las "graves consecuencias" que tendrá el calentamiento global sobre el planeta.



Thierry Meyssan, director de la prestigiosa Red Voltaire, ha escrito una serie de artículos denunciando el gran fraude de la teoría del calentamiento global. Acontinuación reproduzco un extracto del primero: "1970-1982: La ecología de guerra".

El presidente Gerald Ford, el secretario de Estado Henry Kissinger y el consejero para la seguridad nacional Brent Scowcroft. Después de haber estudiado las consecuencias del calentamiento climático, los tres decidieron, a finales de 1974, que Estados Unidos tenía que hacer de la reducción de la población mundial uno de sus objetivos estratégicos.

La conferencia de Copenhague sobre el medio ambiente fue el ejemplo por excelencia del abismo que existe entre la realidad de este tipo de evento y la imagen de él que nos ofrecen los medios.

Antes de la conferencia, numerosas personalidades aseguraban que el mundo se iba a acabar al día siguiente si no se hacía algo y calificaban la cumbre de «última oportunidad para la humanidad». Pero cuando ese encuentro se terminó sin alcanzar un acuerdo de obligatorio cumplimiento, esas mismas personalidades aseguraron que la situación no era tan grave, que se alcanzaría el acuerdo en futuros encuentros y que la Apocalipsis podía esperar un poco más.

Los principales medios de difusión ni siquiera dieran explicación alguna sobre el brusco viraje. Simplemente, pasaron la página.

Para entender lo que realmente sucedió en Copenhague y lo que realmente está en juego cuando se habla de la «amenaza climática» es necesario mirar hacia atrás y pasar en revista todo el proceso que dio como resultado el surgimiento de esta nueva ideología y desembocó en el show de Copenhague.

Nuestro objetivo no es abordar aquí las consecuencias de los cambios climáticos, que durante siglos han llevado a los hombres a desplazarse de una región a otra, ni predecir los próximos cambios climáticos y las migraciones que han de provocar.

Concentraremos nuestra atención en otro aspecto del asunto:
¿Cómo es que los eslóganes de unos se transforman en mentiras que todos compartimos?
¿Cómo se usa la supuesta ciencia para disimular la manipulación política?
Y finalmente, ¿cómo pueden derrumbarse de pronto los falsos consensos?

A lo largo de 40 años, las cuestiones vinculadas al medio ambiente han sido manipuladas con los más diversos fines políticos por Richard Nixon, Henry Kissinger, Margaret Thatcher, Jacques Chirac y Barack Obama.

Ninguno de esos líderes creía que los cambios climáticos son imputables a la actividad humana. Si aceptaban esa premisa era en función de otros intereses. Veamos la historia de la ecología como área de enfrentamiento de las grandes potencias.

El día de la Tierra

Todo comienza en 1969. El militante pacifista estadounidense John McConnell propone a la UNESCO la proclamación de un «Día de la Tierra» que debe celebrarse durante el equinoccio de primavera y en forma de día feriado mundial, para fortalecer el espíritu de unidad entre todos los seres humanos a través de todo el planeta.

Su sueño obtiene el apoyo del secretario general de la ONU, U-Thant, quien lo ve como una nueva oportunidad de expresar su oposición a la guerra de Vietnam. Para el diplomático birmano, al igual que para muchos asiáticos, el respeto por el medio ambiente es indisociable del respeto por la vida humana y forma parte de una búsqueda de la armonía que debe poner fin a las guerras. U-Thant implanta el «Día», pero ningún Estado sigue su recomendación.

El secretario general de la ONU organiza de todas formas una pequeña ceremonia en la que hace sonar la campana japonesa de la paz en el palacio de cristal y declara: «Que sólo haya en el futuro días de paz y alegría para nuestra nave espacial Tierra, que sigue viajando y rotando en el frío espacio con su cálida y frágil carga de vida.»

No se registra entonces ninguna reacción directa por parte de Washington.

Sin conexión aparente con lo anterior, Gaylord Nelson, senador por el Estado de Wisconsin, propone aplicar las técnicas de movilización de la izquierda estadounidense contra la guerra de Vietnam a las cuestiones medioambientales estadounidenses. Y proclama el miércoles 22 de abril de 1970 como… «Día de la Tierra».

Siendo Nelson miembro del partido demócrata, nadie denuncia la manipulación. Por el contrario, la prensa dominante se hace eco de su llamado y le aporta su apoyo.

El New York Times expresa su regocijo: «La creciente preocupación ante la crisis medioambiental recorre las universidades del país con una intensidad que, de mantenerse, pudiera llegar a eclipsar el descontento estudiantil contra la guerra de Vietnam».

Más de 20 millones de estadounidenses participan en el evento, que consiste ante todo en limpiar ciudades y zonas rurales de los desechos amontonados. Para el presidente Richard Nixon y su omnipresente consejero Henry Kissinger se trata de un éxito inesperado.

Se demuestra así que es posible crear un movimiento diversionista capaz de competir con el movimiento antibelicista y de desviar la energía de los manifestantes hacia otros combates. La ecología tiene que apoderarse del lugar que ocupan el pacifismo y el tercermundismo.
Esta versión estadounidense del «Día de la Tierra» logrará reemplazar exitosamente a la celebración que proponía la ONU.

Bajo su influencia personal, las asociaciones estudiantiles demandan un cambio en las prioridades del momento y que una parte de los presupuestos destinados a la Defensa se transfiera a la protección del medio ambiente. Al hacerlo están renunciando, en particular, a la condena de la guerra de Vietnam y a la condena del imperialismo en general.

Rápidamente, los republicanos logran imponer varias leyes sobre la calidad del aire y del agua, así como otras a favor del desarrollo de los parques naturales y de la protección del patrimonio natural. El presidente Richard Nixon crea una Agencia Federal de Protección del Medio Ambiente (US EPA, siglas en inglés), mientras que 42 Estados de la Unión institucionalizan la celebración anual del «Día de la Tierra».

La ecología se convierte, en lo adelante, en una «preocupación» de Washington y requiere por lo tanto un tratamiento especial en el plano internacional, sobre todo con vistas a neutralizar el movimiento antibelicista en el resto del mundo.


pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9589
Reputación : 18570
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Cambio climático: fraude catastrofista contra los despegues productivos independientes" - texto de Tamer Sarkis Fernández

Mensaje por pedrocasca el Vie Jul 20, 2012 7:59 pm

CAMBIO CLIMÁTICO: FRAUDE CATASTROFISTA CONTRA LOS DESPEGUES PRODUCTIVOS INDEPENDIENTES

texto de Tamer Sarkis Fernández

publicado en DIARIO UNIDAD

tomado del blog El camino de hierro en julio de 2012

No hay nada que como individuos podamos hacer para prevenir el Cambio Climático ...

... porque el Cambio Climático no existe. Ello no significa que los desórdenes medioambientales sean pura mentira: por supuesto, el desierto se expande, continúa la deforestación, hay especies animales en peligro -entre aquellas especies que persisten-, la masa selvática va viéndose reducida, cambia la lluvia en frecuencia y constancia de ciclos, se multiplican entre nosotros las enfermedades respiratorias y mortales, la modificación capitalista sobre la naturaleza de la alimentación animal de crianza origina mutaciones y así desórdenes mórbidos entre los consumidores, la soja transgénica es agregada a cada alimento por los monopolios agro-industriales que intentan reducir la sobre-producción de la misma, y esta invasión nos envuelve de ignotas hipertrofias hormonales, etc.

Pero, en tanto que fenómeno periodístico y político, el “gran” espectáculo del Cambio Climático es básicamente un artilugio pensado por Think Tanks al servicio de viejos Imperios; artilugio fraguado con objeto de conservar la vieja división productiva internacional y así con objeto de evitar nuevos desarrollos industriales independientes que intentan ser sostenidos por nuevos países y centros ya en trance de poner en peligro a esa vieja hegemonía menguante. Bajo el manto de “la Catástrofe” y su voz de alerta, yace el grito de miedo imperialista: “Danger: multi-polarización de las Propiedades reales sobre los procesos productivos generadores de Valor y capitalización”. Así, la secuencia: cuento catastrofista tragado, “acción colectiva cívica”, desiertos industriales, dependencia sellada en el Sur.

Puede definirse a algunos países destacables entre los Emergentes como síntesis superior de despegue y despegamiento. En radical diferencia a los dragones o tigres asiáticos, aquellos solamente habían estado “despegando”, pero sin ir despegándose de ligamen financiero neoyorkino, londinense o empresarial-“transnacional”. Así pues, los dragones orientales fueron alzados y echados a volar como Totems, y reducidos luego a mascotas de juguete por sus mismos avalistas originales. Mientras que, en cambio, Brasil, Argentina, Sudáfrica, Irán, Rusia u otros casos, parten de la radical premisa de consecución de independencia política como infraestructura sólida para armar el desarrollo económico y social.

Pero, simétricamente dentro de esta dialéctica, quienes actúan despegándose de ejecutar plegada órbita alrededor de epicentros imperialistas, invierten esa emancipación relativa en un proyecto de Despegar en producción de Valor; tanto como en armar, nutriéndola a partir de esa estructura productiva despegante, una estructura social-reproductiva que se aplica en servir al mismo marco de eficiencia de cuya riqueza se alimenta.

Este segundo movimiento al interior de la dialéctica “despegarse político/despegar productivo”, diferencia radicalmente a Brasil, Irán, Bolivia, Rusia..., de aquellas experiencias que durante la Guerra Fría se ligaron al revisionismo -Cuba, Angola, Yemen...

En estos casos últimos, la supeditación nacional -quizás por insalvables limitaciones de marco geopolítico, de recursos internos, de marco táctico contra el enemigo principal para el Pueblo, etc.- a la doble lógica socialimperialista (Grand Politik + División Internacional del Trabajo en el seno del “Bloque socialista” concentrándose tendencialmente las plusvalías en la URSS y adláteres de mayor favor) fue una supeditación que obstruyó el “despegarse político”.

Y, quien no se despegó de los “protectores”/Amos, por ello tampoco pudo despegar en la cuestión de las Fuerzas Productivas. Dicho subdesarrollo productivo determinaba a convertir el desarrollo independiente de una estructura social reproductiva potente, poco menos que en el cuento de la lechera.

El caso cubano parece desmentir esto que digo, pero recalco: desarrollo social-reproductivo independiente. Ya se está viendo y notando que, tras el desmantelamiento de la URSS, la estructura productiva cubana es incapaz de proyectarse en una continuidad/actualización/afinamiento de la estructura social-reproductiva que había sido configurada bajo el anterior contexto.

Contrástese este encajonamiento cubano en caña, procesamiento alimenticio, tallerismo no-industrial, buena ingeniería (pero vacante de aplicación productiva), cultura y tejido social-reproductivo (sanidad, enseñanza, urbanismo...), con el Brasil actual, quien acumula más de 60 sobre las 100 primeras empresas latinoamericanas en volumen de Capital. O con Rusia, quien sobre el subsuelo de la explotación y comercio energéticos, ya está constituyendo Capital financiero independiente con dirección política relativamente centralizada o al menos articulada, que será motor de bombeo hacia la empresa de re-industrializar, en medio de mercados internos colosales y polivalentes. Tanto brasileños como rusos se ofrecen a hacer de prestamistas socorristas del mismísimo FMI, operación que, de hacerse efectiva, sin duda provocará troncales virajes políticos en la institución. Mientras, China entra “por la puerta grande” en lo que había sido patio trasero del comercio estadounidense y de su miserable tejido de “intercambios desiguales”: China planta la bandera en Mercosur.

La maquinaria USA de sanción y de amortiguamiento anti-industrial surcando el Mundo, o “el perro del hortelano”


Desde hace unos treinta años, los Estados Unidos están perdiendo aceleradamente su % de PIB sobre el PIB total mundial, tendencia que continúa acelerándose exponencialmente. Así que Al Gore fue pagado por su propia Administración Bush a fin de lanzar un mensaje claro a una masa de espectadores “occidentales” hondamente condicionados en “ecología”: “El Mundo camina hacia su propio ocaso, de modo que nosotros -<>- debemos hacer cualquier cosa en nuestras manos para poner orden en este desorden”. Y, huelga decirlo, la Potencia hegemonista tiene establecidos sobrados poderes y sendas de presión en clave de comandar Resoluciones y Cuotas en “Conferencias Internacionales Medioambientales” y Encuentros...

El Hegemonismo no puede manejarse exitosamente sobre la arena de la competencia por el provecho industrial, dado la colosal crisis de sobreproducción de capitales que sufre (los Estados Unidos deben invertir un promedio de 4 puntos de Valor por cada punto adicional que obtienen efectivamente). Así pues, sus técnicos de Estado piensan: “Veamos si pudiéramos al menos decelerar el desarrollo de terceros”. Diseño de conflictos y de guerras, maniobras diplomáticas, cercos geográficos y posicionamiento militar, “intervenciones”, sujeciones financieras, compras gubernamentales, reemplazo de sistemas institucionales y de Líneas políticas de la mano de la ingeniería social y de servicios secretos...; esto es el “pan nuestro mundial de cada día” que se corresponde a las recetas hegemonistas de “auto-recuperación”. Y el “Cambio Climático” participa en pleno de esta polifacética ofensiva:

En nombre de salvar al Mundo del Cambio Climático, el super-Imperio trata de dictar a terceros sus Tasas legales de emisión, mientras él consigue apropiarse las Cuotas de un mosaico de países dependientes con vistas a incrementar la propia cuenta estadounidense de permisividad contaminante. En algunos casos, a los Estados Unidos les basta con comprar cuotas, operando con la ruina económica de esos países como la mejor Ley del Embudo posible (habiendo generado la necesidad, el super-Imperio genera la necesidad subsiguiente de vender “derechos”). En otros casos, los Estados Unidos fijan esas cuotas terceras a cambio de su soporte financiero, militar y de “contra-insurgencia”. Otras veces, usan la amenaza (variada: jurídica de sanción, de bloqueo, etc.).

Y ese acopio -esa centralización del Potencial de producción-, ¿para hacer qué?: ¡la mayoría de veces, nada!. Pues los compradores monopolistas estadounidenses en esos mercados “ecológicos”, son incapaces a la hora de aprovechar por sí mismos este potencial, que permanece inerte (aunque esto forma también parte, en definitiva, de esta misma estrategia política: secuestrar potencial productivo soberano de terceros aunque sea para poner a este potencial “en stock”).

Por otra parte, debe ser señalado que, aun contando su notable deflación productiva, los Estados Unidos siguen ocasionándole al Mundo una agresión medioambiental -cuantificada con el indicador de “Huella ecológica”- incomparablemente superior a la que suman juntas aquellas Potencias productivas peor manchadas de mala prensa (China, Rusia, Japón, India).

Poco importa la realidad: cuando se dispone de mecanismos políticos e instituciones “internacionales” para hacer lo que a uno le da la gana, el exceso con que se sobrepasa el límite de Cuota anual puede ser “desplazado” a voluntad hacia el año siguiente, siendo restado de éste. La misma treta puede repetirse consecutivamente sin penalización, de modo que se promete compensar el exceso acumulado de polución, aceptando una permisividad menor “el año que viene”..., ¡y así sucesivamente!. “Vuelva usted mañana”.

Incluso si, pongamos por caso, imaginamos como 100 la Cuota USA en 2010, y la agresión ambiental de USA para ese año pongamos que fue de 200 (de modo que, aun cargando ese sobrante a 2011, ello implicaría que no puede contaminarse ese año: Cuota de 100 en 2011 – Sobrante de 100 desplazado a 2011 = 0), tanto da a fin de cuentas: puede acumularse el cómputo y postergarse todo junto (agregado) al 2012..., o a cuando se considere, hasta que, llegado al año clave, se solicite una nueva prórroga, que será otorgada en el fondo por los mismos hegemonistas solicitantes. Por esos derroteros, la famosa fecha de sub-uso en el umbral de Cuota, que debe compensar a la postre toda la trayectoria de super-uso, se convierte poco menos que en Mito. Los Estados Unidos juegan así, relajadamente, a lo que podemos designar como “especulación ecológica”.

Genocidio controlado, neo-malthusianismo y particularismos conservacionistas de la “multi-diversidad”

Todo este “clima de opinión y sensibilidad” referido al pronto advenimiento de un Apocalipsis ígneo o neo-glacial (según uno u otro departamento de “científicos”), es creado así mismo para dar “sustento” a la idea nihilista de que “somos un cáncer para el Planeta y para la vida, y somos demasiados”. Así que los Think Tanks del Hegemonismo (más todos sus faranduleros, “cantantes” y “artistas” líderes de masas) están hablando ya de “mal menor”: genocidios “bajo control” (bajo el suyo) con objeto de “garantizar el desarrollo sostenible”, “la sostenibilidad”, “el futuro”, así como para dar “oportunidades contra la pobreza” (por el camino de “reducción” de pobres).

Esta última Ratio exterminadora inscrita en las líneas de mano del monopolio capitalista, se muestra envuelta tras la atemperada cortina “científica” y “racional” de neo-maltusianismo. Cortina que ondea con insultante “realismo” una vez que el ciudadano ya ha aceptado como pétreo fetiche a esa misma Matriz de escasez y miseria que luego viene a diseñar “genocidio controlado” para extirpar el “índice sobrante” de población. Demografía -con su fardo de “pesadas e in-sobrellevables necesidades”- supuestamente depredadora y amenazante para “la continuidad vital y las perspectivas de Bienestar humano”.

Mientras el Hegemonismo causa morbidez deliberada en el agua a fin de alcanzar “la armonía entre las Tasas de Mortalidad y Natalidad”, que ha de permitirle proseguir con su sistema salvaje “en concordancia a los techos de demografía”; mientras el Hegemonismo corrompe la comida, diseca químicamente terrenos y campos; mientras sus bombas de uranio irradian y mutan nefastamente a un Pueblo tras otro en Irak, Yugoslavia, Afganistán, Libia..., el propio Hegemonismo nos conciencia del “Cambio Climático” y de “nuestra culpa, sucia, grandísima culpa”. El Hegemonismo esconde a la Muerte -se esconde a sí mismo- tras espectaculares ropajes fluorescentes. Estrambóticos ropajes que nos imploran por la pureza atmosférica y contra un fantasmagórico “calentamiento global” (pues es contextual) aposentados desde esas Dependencias e Instancias que convierten la Tierra en infierno. Ellos -nuestros asesinos- nos “alertan” respecto de nosotros mismos, pero en este punto se hace interesante recordar la respuesta que Mao diera al “pragmatismo” ideológico de control de natalidad:

“Toda persona nace sobre la tierra con un estómago y dos manos para alimentarlo. ¿Dónde puede residir, entonces, el problema?”. Por supuesto, el problema reside en un sistema voraz de ordenación imperialista mundial en guerra abierta con la vida a fin de reproducirse a sí mismo y al modo específico de “vida” social reproducida consigo mismo (“vida” social alienada de lo que pudiera ser cubrir necesidades a través de su propia actividad objetiva consciente).

Por lo demás, es prioritario que la biliosa maquinaria de culpa funcione proyectándose “hacia afuera”, enemistando a las ciudadanías brasileñas, rusas, sudafricanas, ecuatorianas, bolivianas, chinas o indias con “la gris proliferación industrial” y sus apocalípticas calamidades. Y tanto más si los “pérfidos fabricantes” no cumplen “con la Legalidad internacional” en materia de filtros y vertidos.

O de eso acusa por lo menos el Hegemonismo en sus “informes”, enmascarados con el fragante “más allá del Bien y del Mal” al que aún huele para tantos el sello de “la ONU” o del “tejido civil no-gubernamental”. Con apremio se pone, la ingeniería social, a buscar sembrar en esas latitudes una “juventud de sensibilidad ecológica” aquejada, en su sentido de la estética, de la fealdad fabril, y siempre dispuesta a marchar o a ocupar plantas “to save the Planet”.

Preservar la virginidad del “Amazing Planet” parece ser “lo obvio” pensando en “el no-occidente”, aunque tal pureza prístina aparezca recorrida y rebozada por cementerios millonarios de tugurios de miseria. Ya nos lo rezan claro los variopintos marcos “teóricos” particularistas dentro de la “Ciencia Social” -Antropología, Sociología, Ciencias Medioambientales, Ciencias Políticas...- dominante en postmodernidad: la tecnología, técnica, inversión en innovación, los humos, las fábricas, la producción masiva, el “consumo”..., son feo distintivo “de occidente”, contra cuyo mimetismo mundial galopante ha de luchar todo buen ser humano respetuoso de “la multi-diversidad” (en común dependencia y miseria con raíz compartida de in-producción material).

¡Y a “conservar la diferencia cultural”!, salvo, claro está, si el tramo productivo fabril, la mina o el yacimiento que aprisiona a “la alteridad” es de propiedad y Capital occidentales. En ese caso último basta con derramar lágrimas de cocodrilo ante la fatal imbatibilidad del “crecimiento expansivo”, y conformarse con que al menos tanto prosaísmo exportado sea en aras del Progreso: coordenada donde los denostados “consumo” y “mentalidad de consumo” se vuelven “relativo acceso a bienes y a cuotas de Bienestar”.

Las cartas de la discordia científica

Recientemente, parte de la “comunidad” científica amanecía indignada por lo que varios científicos consideran fraude premeditado tras “estudios”, datos e indicadores alusivos al “gran y fatal cambio”. Esta indignación se revelaba en mails e intercambio de cartas formando parte de “cables” -o leaks- celosamente guardaditos, en nombre del secreto profesional, por los Padrinos promotores del “mundo académico y de la investigación”, pero que han llegado a ser objeto de filtro y así de trascendencia “pública”.

Sirva este último apunte de “aviso a navegantes” escandalizados por ver en éste y otros textos “Pecado de negación de La Ciencia”. Se trata de todo lo contrario, y en tal sentido las fisuras se han prodigado en el regazo científico mismo, siendo la lucha de los disidentes lucha en nombre de “la Ciencia” y atenta a su Método. La mayoría de estas voces de ciencia no niegan la existencia de cambios (por lo demás sensiblemente perceptibles), pero sí la inserción de estos en una narrativa operesca asentada sobre tres ideas-fuerza:

1ª. Prospectiva de progresividad: El ascenso de temperaturas habría de estar componiendo una trayectoria ascendente en la senda al derretimiento colectivo o a la fatal inundación. Otros científicos, estadísticas en mano, sitúan el significado en ciclos o intervalos, sean de onda larga o de onda corta; una especie de “Eterno Retorno” histórico de intensificación y atemperamiento alternantes. Lo que protagonizaría el cambio serían los altibajos, las “sorpresas” estacionales (a-tipicidad estacional de fenómenos) y en definitiva la mayor incertidumbre meteorológica, contrariamente una supuesta “certidumbre de superior calor sostenido por meses e invasivo de estaciones antes no-cálidas”).

2ª. Globalidad: El cambio ecosistémico y el calentamiento poseerían dimensiones globales. Pero otros científicos niegan que el espacio Natural mundial se esté uniformizando, hecho que sí sería un reflejo (y a la vez, causa en dialéctica) respecto de paulatina homogeneización climática. No se niegan las desertizaciones, pero son eso -pluralidades contextuales-, y no “La Desertización”, lo que por otra parte debe evitar confundirse con la real “desertización” de espacios y ecosistemas por la mano activa del capitalismo (deforestación, gigantescos incendios, etc.). Esta contextualidad vale, por ejemplo, para fenómenos ciertos como la prolongación en el tiempo de veranos e inviernos diluyéndose los “entre-tiempos”, o como el enfriamiento nocturno y el calentamiento diurno en territorios influenciados por desertizaciones internas o adyacentes (sin ir más lejos, España).

3ª. Sentido objetivo de cambio radical perceptible en la brusquedad de los indicadores: Pero otros científicos ponen en entredicho los datos tipo “el día más caluroso del siglo”, o bien niegan al menos su representatividad en puesta en trayectoria, a la vez que señalan cómo unos datos punta pueden contrastarse con otros datos punta en sentido adverso a la debacle, tipo “el mes de junio más suave y templado del último cuarto de siglo”. Otras aportaciones de datos niegan que las subidas estén siendo cualitativas, de un modo en que indicarían el advenimiento o la producción de cambios cualitativos; lo que sí habría es un desorden (respecto del marco climatológico de referencia) así como una multiplicidad de fenómenos acaecibles en umbrales temporales más anchos y menos rígidos (“desdibujamiento de identidades climáticas”).

De todos modos, en lo que se refiere a climatología los datos aislados o atomizados son mucho menos informativos que los datos agregados, y por lo visto estos últimos muestran -en mayor notablemente proporción a la que se cree- el hecho de que los desequilibrios parciales van compensándose entre sí en una especie de resultante total de mayor equilibrio. Por ejemplo: los altibajos y contrastes entre picos de pluviosidad son impactantes, pero esto coexiste con que la Media de pluviosidad guarda equilibrio ecosistémico, sin importar, a esos efectos, el que se trate de una Media más dispersa que en el pasado entre mínimas y máximas.

¡Double Danger!: Des-sujeción al petróleo y rupturas de la caduca centralización unipolar sobre el comercio armamentístico

Por último pero no de menor importancia, este paradigma de “Cambio Climático” está promoviendo una “crítica” parcial sobre “lo nuclear”, con objeto de evitar que el desarrollo industrial ajeno devenga con firmeza independiente respecto de las políticas del petróleo tanto como del petro-dólar.

Los dobles raseros usados en torno a este punto son obvios: las “democracias” (imperialistas) y sus lacayos concentran la arrasadora mayor parte del volumen energético nuclear mundial, mientras cualquier competencia conquistada por Pueblos que luchan contra su propia dependencia, es un movimiento etiquetado de “peligroso”, “sospechoso” y “desestabilizador” (y así es..., para los intereses monopolistas). Sin ir más lejos, desde sus mismo inicio Green Peace fue obteniendo soporte financiero de Rockefeller y de “las Siete Hermanas” conformadoras del monopolio petrolero estadounidense.

Como no podría ser de otra manera, armas y arsenales ocupan también el centro de este punto de mira salvacionista secular: la máxima es que todo arsenal debe continuar siendo producido y acumulado por los mismos de siempre, a fin de denegarle al Mundo cualquier oportunidad de obstruir el monopolio y la Dictadura que éste implica. Así pues, el Mundo queda sobre sus rodillas en forzado “amén” a la Ley del más fuerte. Pero, paralelamente, el desarrollo del comercio en materia de Defensa y la firma de contratos está reflejando un desarrollo en materia de unificación entre disidencias nacionales y de cooperación, tanto como refleja cómo las independencias políticas están portando, anexas a ellas, alternativas productivas en apertura.

Por esta razón -dar respiración asistida a esa sangrienta, asesina Ley del más fuerte-, Amnistía Internacional se haya en Campaña imperialista “contra la no regulación internacional del tráfico armamentístico”. En “virtud” de esas “filantrópicas” reglas, Sudáfrica, Siria o cualquier otro país en el futuro deberían ser privados de aptitud de respuesta..., a no ser que se convirtieran a satélites bien metidos dentro de la cartera monopolista y así empezaran a aparecer -”a pesar de sus faltas”- en los Rankings oenegeros “de democracia y voluntad de pacificación”. Tal y como figuran India, Colombia, Israel, Túnez, Turquía, Indonesia, Filipinas, Corea del Sur o Egipto, “imperfecciones en desarrollo y auto-superación” aptas para ser benditas y armadas hasta los dientes por los Directores de esos “pacifistas”, “en pro de la paz y el equilibrio mundiales”.

avatar
Valentina_
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 935
Reputación : 1202
Fecha de inscripción : 30/11/2011
Localización : Venus.

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Valentina_ el Vie Ene 04, 2013 11:50 pm

Los trapos sucios del negacionismo climático, salen a la luz...

Ayer se filtró a los medios la estrategia del Heartland Institute uno de los grupos de opinión estadounidense dedicado a sembrar la duda acerca de una realidad incuestionable: el calentamiento global. La web de DeSmogBlog publica el Memorandum confidencial del Heartland Institute para 2012 y otros documentos internos en los que se recogen datos sobre financiación, opiniones y contactos que confirman lo que muchos venimos diciendo desde hace años: que el negacionismo climático no es más que una campaña mediática orquestada por empresas como Microsoft, Koch Industries (una de las mayores petroleras privadas de EEUU) o Altria (matriz de Philip Morris), entre otras, para seguir enriqueciéndose generando cambio climático.

Allá van algunos de los datos que DeSmogBlog publica en su web:
¿Quién financia al Heartland Institute? El Memorando de la institución para este año confirma, entre otros, la financiación de la Fundación Charles G. Koch (de los magnates petroleros Koch), en la línea en que lo que se recogía en el informe de Greenpeace “Koch Industries, la oscura financiación del negacionismo climático". El Memorandum también recoge los planes del Heartland Institute para “aumentar su nivel de apoyo financiero en 2012 y acceder a su red de filántropos si nuestro centro de actividad continua estando alineado con sus intereses.. También perseguiremos otras contribuciones, especialmente la de aquellas compañías cuyos intereses se ven amenazados por la política climática”.

¿Cuáles son las voces que amplifican el mensaje del Heartland Institute y qué reciben a cambio? DeSmogBlog publica las cantidades exactas que el Instituto pone a disposición de las principales figuras del negacionismo climático para “contrarrestar el mensaje alarmista de AGW” (anthropogenic global warming), es decir, para combatir cualquier intento de comunicar la responsabilidad del hombre en el cambio climático. Algunos ejemplos son Craig Idso, Fred Singer o Robert Carter, con aportaciones mensuales de 11.600$, 5.000$ y 1.667$, respectivamente.

¿Cuáles son los canales con los que cuenta el Heartland Institute para difundir el negacionismo y a qué nuevos foros quiere llegar? En relación con su presencia en los medios de comunicación, el Heartland Institute manifiesta su preocupación por mantener una voz predominante en foros con audiencia tradicionalmente “anti-climática” como la revista Forbes, especialmente ahora que la misma “ha empezado a permitir que publiquen en sus páginas grandes científicos climáticos”. Además, resalta la necesidad de “cultivar voces más neutrales con grandes audiencias (como Revkin, que escribe en DotEart/NYTimes y tiene una reconocida antipatía hacia los mayores comunicadores de la necesidad de luchar contra el cambio climático como Romm, Trenberth y Hansen)” y se confirma que el Instituto financia al bloguero negacionista Anthony Watts (90.000$ en 2012). En cuanto a “nuevos foros”, DeSmogBlog revela los detalles del plan desarrollado por el Heartland Institute para que el negacionismo se enseñe en las escuelas de EEUU. Un plan que contó con la colaboración de David Wojick, un consultor industrial en temas referentes al carbón, contratado por el Energy Department de EEUU, y que culminó con la decisión de seis estados de EEUU de promover la enseñanza sobre el negacionismo climático en sus aulas.

Todo esto y mucho más está accesible en el siguiente enlace: www.desmogblog.com una web muy recomendable que promete nuevas dosis de realidad sobre el negacionismo climático en los próximos días. Me alegro de que hoy lo que esté en cuestión no sea el cambio climático sino la ética profesional de instituciones como el Heartland Institute y que las críticas, a diferencia de lo que nos tiene acostumbrados el negacionismo climático, se basen en pruebas irrefutables, accesibles para todos en la red.

Aida Vila Rovira (@Aidavilar), campaña de cambio climático de Greenpeace

http://www.greenpeace.org/espana/es/Blog/los-trapos-sucios-del-negacionismo-climtico-s/blog/39062/
avatar
Alexyevich
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1814
Reputación : 2062
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Localización : México

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Alexyevich el Vie Ene 04, 2013 11:53 pm

En este planeta siempre han existido cambios climáticos. Lo rato sería que la naturaleza se mantenga estática...
avatar
Valentina_
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 935
Reputación : 1202
Fecha de inscripción : 30/11/2011
Localización : Venus.

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Valentina_ el Sáb Ene 05, 2013 12:02 am

¿Quieres decir que no estas deacuerdo con la teoría del cambio climático antropogénico?

Un cambio climático con la rapidez actual no es explicable solo naturalmente... buena parte es debida a la acción del hombre.
avatar
Alexyevich
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1814
Reputación : 2062
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Localización : México

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Alexyevich el Sáb Ene 05, 2013 12:24 am

Pues este documental que postearon hace ya bastante tiempo refuta varias de las tesis sobre el cambio climático antropogénico:

http://www.youtube.com/watch?v=NWmMOoyCNYs

Aunque tampoco descarto que el hombre no tenga responsabilidad alguna.
avatar
United States of America
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 14
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por United States of America el Sáb Ene 05, 2013 1:12 am

Alexyevich
En este planeta siempre han existido cambios climáticos. Lo rato sería que la naturaleza se mantenga estática...

Sí, los cambios climáticos son procesos naturales en la Tierra. Ahora; millones do coches o millones de fábricas (por ejemplo) también han existido siempre? ¿También son procesos "naturales"? ¿Los dinosauros de hace millones de años se dedicaban a cortar masivamente junglas?
Acción lleva a reacción. No hay más. No tiene el mismo efecto carbón oculto debajo de la tierra que el carbón quemado en nuestras instalaciones. Repito; acción lleva a la reación.

Imaginaos que el cambio climático es como un corredor. ¿Qué hace corredor? Corre. ¿Que hacemos nosotros? Le proporcionamos un dopaje. ¿Qué hace un dopaje? Hace que el corredor puede correr más rápido. Punto.


Lo que hay que hacer es empezar a crear una industria más sostenible; un desarollo más sostenible; mirar más allá de los beneficios a corto plazo. Hay que cambiar la mentalidad y... mirar hacia ciencia. A mediano y largo plazo solamente el desarollo científico-tecnológico es un camino viable en la búsqueda de la sostenibilidad. Pero primero es necesario cambiar el chip; es necesario despertar nuestra conciencia planetaria; nuestro compromiso con las generaciones posteriores. Nuestro tiempo de ir por la vida como langostas (insecto) ya se termina. O cambiamos, o terminamos nosotros mismos (a largo plazo) también.


pedrocasca
"CAMBIO CLIMÁTICO: FRAUDE CATASTROFISTA CONTRA LOS DESPEGUES PRODUCTIVOS INDEPENDIENTES"
Bueno, por lo menos hay una armonía entre texto pegado por ti y su título; lo primero es un cuento de chorradas y lo segundo, su título, ya indica claramente que de un cuento de chorradas se trata Smile

Estados Unidos es uno de los mayores contaminantes del mundo. De hecho hasta hace poco, en la époco de Bush jr., fue el estado más contaminante de todos. Ahora ocupa un "noble" segundo puesto superado por China. ¿Sabes que eso significa? Significa que los "llantos" anti-contaminación van tan fuerte y tan directamente contra Estados Unidos como lo hacen contra China.






avatar
Valentina_
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 935
Reputación : 1202
Fecha de inscripción : 30/11/2011
Localización : Venus.

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Valentina_ el Sáb Ene 05, 2013 3:13 pm

.


Última edición por Valentina_ el Vie Feb 15, 2013 1:15 am, editado 1 vez
avatar
Danko
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1637
Reputación : 1776
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 38
Localización : Barcelona

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Danko el Sáb Ene 05, 2013 7:12 pm

Quienes en los 70 defendían la teoría del Enfriamiento Global, son los mismos que hoy defienden la del Calentamiento.


avatar
stalingrado en la memoria
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2261
Reputación : 2555
Fecha de inscripción : 09/12/2012
Edad : 23
Localización : Uruguay

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por stalingrado en la memoria el Vie Ene 25, 2013 2:44 am

El cambió climático que se presencia es probocado por el hombre y su grandes expulciones de CO2 en el aire, lo que causa un gradual sobre calentemiento en la superficié terrestre. Pienso que hay que comenzar a producir en menor medida y de manera mucho más responsable para savaguardar más el medio ambiente.

Luchemos por un mundo más justo, igualitario y limpio
avatar
ErichHonecker
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 122
Reputación : 144
Fecha de inscripción : 06/05/2012
Localización : Minsk

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por ErichHonecker el Vie Ene 25, 2013 6:51 pm

No es lo mismo cambio climático que calentamiento global.
El cambio climático supondría una alteración en los ciclos naturales del clima terrestre, cosa que es inexistente, ahora bien, el calentamiento global es un fenómeno natural que está siendo acelerado por las emisiones de gases de efecto invernadero(sobre todo por parte de grandes empresas y no de personas individuales como intentan hacernos creer para sentirnos culpables y no echarles la culpa) pero no significa que estemos cambiando ningún ciclo natural, solo acelerando un hecho normal y corriente, por tanto hablar de cambio climático sería un error.
Decir que generamos el calentamiento global sería un error también, lo que hacemos es acelerarlo, pero nosotros casi no influimos sino las grandes empresas.
avatar
AlbertEinstein
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 214
Reputación : 216
Fecha de inscripción : 31/01/2010

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por AlbertEinstein el Lun Ene 28, 2013 2:43 pm

No sé si lo dije antes, pero un profesor de mi facultad nos lo explicó muy claramente. Es un efecto propio de la tierra misma, pero la contaminación está acelerando ese cambio, y bastante por cierto. La tierra tiene ciclos climáticos de unos 12.000 años mas o menos, en los que se turnan altas temperaturas (Entiéndase como las que tenemos ahora) con bajas (Eras glaciales). Algún geología o estudiante de geología que nos ilumine sobre esto?
avatar
Revolución Actitud Poesía
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 76
Reputación : 85
Fecha de inscripción : 24/01/2013

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Revolución Actitud Poesía el Lun Ene 28, 2013 10:56 pm

En mí opinión el planeta siempre ha cambiado su temperatura, independientemente de que el humano estuviera o no, quizás nuestra presencia incentivó el hecho pero para nada lo ha condicionado.
avatar
surfas
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4118
Reputación : 4334
Fecha de inscripción : 15/10/2011

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por surfas el Lun Jul 13, 2015 7:26 pm

A foot of snow hits parts of Australia as the country endures its lowest temperatures for 40 years as its winter begins


Temperatures plunged to minus nine degrees Celsius in some areas while Melbourne had its coldest day in 40 years

http://www.dailymail.co.uk/news/article-3109019/A-foot-snow-hits-parts-Australia-country-hit-lowest-temperatures-40-years-winter-begins.html
avatar
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7895
Reputación : 8268
Fecha de inscripción : 12/10/2010

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por PequeñoBurgués el Lun Jul 13, 2015 8:25 pm

Aunque parezca cómico estos ramalazos de frío en Australia pueden deberse sin problema al calentamiento global.

Saludos.
avatar
surfas
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 4118
Reputación : 4334
Fecha de inscripción : 15/10/2011

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por surfas el Mar Jul 14, 2015 6:28 am

Igualmente el titulo del thread dice "cambio cimatico", no de calentamiento global. Cosa completamente natural desde que existen las cosas, hablo del cambio. Y el marxismo, coherente, dice tambien que nada es estatico... El cambio climatico es una realidad, el calentamiento o enfriamiento depende de factores naturales. Las actitudes de pretender y militar por volver petreas las situaciones, son reaccionarias.
avatar
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7895
Reputación : 8268
Fecha de inscripción : 12/10/2010

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por PequeñoBurgués el Mar Jul 14, 2015 8:40 am

surfas escribió:Igualmente el titulo del thread dice "cambio cimatico", no de calentamiento global. Cosa completamente natural desde que existen las cosas, hablo del cambio. Y el marxismo, coherente, dice tambien que nada es estatico... El cambio climatico es una realidad, el calentamiento o enfriamiento depende de factores naturales. Las actitudes de pretender y militar por volver petreas las situaciones, son reaccionarias.

Es que en efecto hay un cambio climático, dicho cambio es un calentamiento global que no paró y difícilmente parará si continua aumentando la cantidad de gases invernadero cada año, totalmente influenciado por la actividad humana. Que exista un cambio climático que eleva las medidas anuales planetarias no tiene nada que ver con el marxismo o lo que diga o deje de decir.

Saludos.
avatar
Likos
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 419
Reputación : 468
Fecha de inscripción : 14/12/2014
Localización : La trinchera de 'alante.

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Likos el Mar Jul 14, 2015 1:29 pm

Totalmente de acuerdo con PequeñoBurgués. Está claro que el clima de nuestro planeta está en constante cambio debido a factores naturales como el enfriamiento de la tierra, la luminosidad solar o la actividad tectónica. La repercusión de estos cambios en el clima se hace inapreciable en el trascurso del tiempo. Tal vez tendríamos que compararlo con el de hace cientos o miles años pare ver una diferencia palpable.

Con esto quiero decir que el cambio actual está siendo demasiado acelerado como para achacar la culpa o parte de ésta a la naturaleza, y mas cuando creo que todos conocemos los efectos devastadores de la actividad humana para la naturaleza.

Saludos.


avatar
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6108
Reputación : 7093
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por nunca el Mar Jul 14, 2015 10:15 pm

El club de Roma y el cambio climático como arma de dominación global.

En el año 1968 se reunieron en Roma, científicos, políticos e investigadores de diferentes países, con la excusa de buscar soluciones a los cambios climáticos que se estaban produciendo en el planeta. Según ellos, dichos cambios se deberían, exclusivamente, a la "acción humana". Este grupo fue el primero en plantearse una situación de cambio climático en el planeta tierra como consecuencia de la acción humana, por lo que se les debería considerar, sin ninguna duda, los padres fundadores de la actúal doctrina del cambio climático.

Es importante señalar que estos supuestos expertos medioambientales estaban, de una u otra forma, vinculados con las grandes potencias capitalistas.

Dos años después de la citada reunión, se constituye el llamado "Club de Roma" -formado por tecnócratas, dirigentes de empresas, e investigadores-, se legaliza bajo legislación suiza y cuenta con el apoyo financiero del mundo empresarial, a través de diversas fundaciones, entre ellas la fundación Rockefeller.

El "Club de Roma" ha elaborado múltiples informes sobre las medidas a tomar para frenar lo que ellos llaman "crisis ambiental", entre las instituciones que han participado en su elaboración, es curioso ver al Departamento de Estado de los EE.UU. y la CIA. El mensaje final de todos estos informes es "que el Planeta está en peligro, no por culpa de los países «ricos», sino porque los países «pobres» de la Periferia tienen un gran crecimiento de población y talan demasiados árboles. En definitiva, se sitúa la causa principal de los problemas en la explosión demográfica y la pobreza del «Sur», y no en la concentración de riqueza y formas de vida del «Norte»" (Ramón Fernández Durán).

Después de la cumbre de Río, las «ideas verdes» mayoritarias son una excusa más, en la que se apoya el Establishment, para dictar órdenes al Tercer Mundo; utiliza el problema medioambiental para reforzar su derecho a decir lo que hay que hacer, todo en interés (supuestamente) del medio ambiente mundial, para seguir tiranizándoles con el cuento de que «la protección medioambiental requiere una mayor flexibilidad con respecto a la soberanía nacional». Es decir, en este sentido, el ecologismo occidental mayoritario es intrínsecamente conservador puesto que sirve a EE.UU. y a Occidente, en general, para hacer de contrapunto ante las naciones tercermundistas, que obstruyen sus deseos. Hay quien incluso habla de «imperialismo medioambiental» (Alicia Stürtze).

Ejemplos de lo anteriormente dicho son los acuerdos trans-nacionales como el Tratado de Biodiversidad, con los que se está cediendo el control de grandes zonas de tierra al control de las Naciones Unidas (en África los parques son administrados por organismos exteriores sobre los que las personas y los Estados no tienen control) o la determinación de impedir el desarrollo industrial de los países pobres, todo ello con la excusa de frenar el cambio climático.

Se empieza a pedir a los ecólogos que determinen, tecnocrática y exactamente, la manera de vivir de los humanos: por ejemplo, se les pide que digan qué dosis de radiación no son peligrosas, o qué dosis de pesticidas; se les pide que determinen niveles máximos tolerables de emisiones de dióxido de carbono; incluso se les pide que indiquen densidades óptimas de población (al menos en los países pobres) para evitar que los pobres degraden el medio ambiente. Los organismos internacionales y los bancos multilaterales de ayuda al desarrollo económico hacen servir el concepto de capacidad de sustentación (sólo para países pobres) como base de nuevas políticas de «desarrollo sostenible».

Otra de las soluciones aportadas por estos "ecotecnócratas", es el encarecimiento del precio de los combustibles, como bien advierte Samir Amin: "El Club de Roma, hacía sonar la alarma, anunciaba la penuria generalizada y el agotamiento de los recursos naturales, preparando así el aumento de los precios de la energía y de las materias primas".

En realidad toda esta supuesta preocupación por el medio ambiente por parte de criminales de guerra, como Al Gore, o instituciones responsables de que más de un tercio de la población mundial viva en la más absoluta pobreza, como el BM o el FMI, no es otra cosa que una estrategia perfectamente diseñada, para someter a la humanidad a los intereses de las multinacionales y sus propietarios, y en ocasiones se asemeja mas a la propaganda que a análisis científicos serios.

Al igual que otras falacias como el "terrorismo internacional" o la más reciente "gripe porcina", la paranoia del cambio climático (think tank, ideado y creada por personajes con estrechos vínculos con los grandes círculos de poder económico y propagado a través de multimillonarias películas y reportajes holywodienses), se está revelando como un poderoso arma de control social, a nivel mundial.

Ni niego, ni afirmo que exista un cambio climático (más teniendo en cuenta que de cuestionar el mismo seré estigmatizado de por vida con el calificativo de negacionista), o que su origen sea las emisiones de CO2 a la atmósfera, lo que me resulta indignante y sospechoso es el uso interesado que se está haciendo del mismo, por parte de las potencias capitalistas. El último ejemplo lo constituye la acusación, el pasado 22 de abril, por parte del periódico de la oposición ultraderechista de venezolana, de que el gobierno bolivariano de Venezuela es responsable de ser el cuarto país con más emisiones de CO2, algo totalmente falso por otra parte.

Una cosa está clara y es que el poder siempre ha utilizado el miedo como una herramienta de control social. En relación con esto último veamos lo que dijo Rodrigo Rato, ex Director General del Fondo Monetario Internacional, en una de las últimas reuniones del Club de Roma, meses antes de dejar su cargo: "El ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, dijo que el cambio climático es el factor más importante que puede poner en peligro la civilización, y es que el cambio climático no es que sea perjudicial, sino que es catastrófico."

avatar
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 7895
Reputación : 8268
Fecha de inscripción : 12/10/2010

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por PequeñoBurgués el Mar Jul 14, 2015 10:30 pm

Oiga pues conozco unos cuantos investigadores absolutamente nada sospechosos de ser de algún tipo de club romano que afirman con mil pruebas en mano e investigaciones de meses y décadas (cosas científicas vamos) que en efecto hay un cambio climático por causas humanas.

Que a algunos listillos les de por usar esas pruebas totalmente verídicas para decir a los países pobres que no se industrialicen ya es otro tema, pero el problema del cambio climático del Antropoceno está ahí, y sus consecuencias son muy impredecibles.

Es lo que comenta Likos, que ciclos climáticos los hubo de toda la vida, pero esto no es un ciclo al uso si no que está siendo demasiado acelerado, porque los humanos no nos movemos en tiempo geológico, si no mucho más rápido.
Estamos llenano los océanos de nitratos y fosfatos a unos ritmos totalmente desproporcionados, ya no solamente es el CO2 que produce la acidificación de los océanos (mirad las dimensiones de los océanos y están cambiando de PH por acción del CO2, es una bestialidad), si no además las emisiones de metano (varias veces más potente que el CO2 en efecto invernadero), la desertificación por erosión de suelos, etc, todo esto en el último medio siglo, medio siglo para la geología es una nada, una mierda, no le da tiempo a hacer nada a los cambios geológicos en medio siglo, los humanos somos en cambio auténticos plusmarquistas y ya digo, se saben las causas pero no se conocen a ciencia cierta cuales serán las consecuencias.

Y esto lo digo sin ser un jipy-perroflauta-vegano-biológico, pero cuando la evidencia está ahí, hay que tomarla un poco más en serio.

Saludos.
avatar
tenkokukutiw
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 39
Reputación : 59
Fecha de inscripción : 26/06/2014

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por tenkokukutiw el Vie Jul 17, 2015 2:52 am

MI me gustas estos debates, negar cosa esta bien, abre el debates. Son me dan risa. En los años ochenta huevo debates si cambio climáticos existías, hora sabemos se adjudican al sol toscamente. No es no efectos. la tierras propio casi aislado eso mantiene el calor del sistemas. El problemas es mucho ambos las hace difícil creer.
EN esto los segregacionistas tiene el problemas el maximo solar esta pasado (2014) pasado fue (2001) y tempera  maxima mantenido creados los años calidoso. (2005)1.12 f, (2010)1.12f, (2014)  ??? el aumentos no directamente para a actividad del sol hay lo afectado.
A inicio de años leí que registro del fondo indican el composición ambiental actual no corresponde con el edad de hielo, pasada lo buscar.
Las muestras actuales, enfriamiento en inverno se dan curiosamente en invierno, Tampoco se características experimento tal. tempera en invierno mas baja atantos hay agua enfriándose el deshielo.

Es importante todo las datos posibles. Hay engaño de dos lado,
El problemas principal del negacionismo todo sistemas aislado y fingen los trabajan unidos, su metodología es separa componente parte nunca unirlos. Los postulan el cambio climáticos. Se habla del solo facto independientes de amofera tierra lo regular. No el no afecte cambio en general no tan fruco y ha sido prusco sido poca duración miren que duro mimi era glaciar en europeas no mas un par de años y se estabilidad el climas, no signo de eso.
nota: en los antropologistas han puesto atención al sol. ellos primero patada incio y negacinistas arman modelo se dever una grafica actual relación sol sitema climático como relación toman por si sólo.
No es fuente original también trata evidencias:
http://www.ciencia.cl/CienciaAlDia/volumen4/numero2/articulos/articulo6.html
esta extra:
http://www.ecoosfera.com/2014/03/10853-de-10855-cientificos-estan-de-acuerdo-el-calentamiento-global-esta-sucediendo-y-es-culpa-de-los-humanos/



Contenido patrocinado

Re: Cambio climático, ¿realidad?

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom Nov 19, 2017 7:49 am