Discriminación positiva

    Comparte

    cpablo
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 4699
    Reputación : 4954
    Fecha de inscripción : 13/12/2011
    Edad : 25

    Discriminación positiva

    Mensaje por cpablo el Lun Ene 02, 2012 4:00 am

    ¿Estan de acuerdo con las leyes que crean privilegios a la mujer para permitirle acceder a lugares o ejercer derechos que estan siendo en los hechos poco reconocidos?
    Como los cupos minimos que deben ponerse en una lista para cuerpos colegiados electorales o en algunos paises, para los directorios de empresas.

    Christoph Eduard
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1600
    Reputación : 1675
    Fecha de inscripción : 17/09/2011

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Christoph Eduard el Lun Ene 02, 2012 4:20 am

    En mi opinión ese tipo de políticas son artificiosas, puras fachadas del teatrillo político que nos rodea. Lo que interesa es la liberación de la mujer proletaria, y ahí los culpables son la tradición y el machismo sistémico. Un tema complejo, desde luego. Pero que una hija de la Burguesía ocupe un puesto de poder, no es nada nuevo ni liberador para la mujer. En esta canción queda claro a lo que me refiero:




    Manifiesto
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1809
    Reputación : 2209
    Fecha de inscripción : 11/07/2010
    Localización : Galiza

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Manifiesto el Lun Ene 02, 2012 10:54 am

    Este fragmento de Alejandra Kollontai es muy ilustrativo.

    "El instinto de clase —digan lo que digan las feministas— siempre demuestra ser más poderoso que el noble entusiasmo de las políticas “por encima de las clases”. En tanto que las mujeres burguesas y sus “hermanas menores” son iguales en su desigualdad, las primeras pueden, con total sinceridad, hacer grandes esfuerzos en defender los intereses generales de las mujeres. Pero, una vez que se hayan superado estas barreras y las mujeres burguesas hayan accedido a la actividad política, las actuales defensoras de los “derechos de todas las mujeres” se convertirán en defensoras entusiastas de los privilegios de su clase, se contentarán con dejar a las hermanas menores sin ningún derecho. Así, cuando las feministas hablan con las mujeres trabajadoras acerca de la necesidad de una lucha común para conseguir algún principio “general de las mujeres”, las mujeres de la clase trabajadora están naturalmente recelosas."

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por nunca el Vie Ene 01, 2016 11:00 am


    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Dlink el Dom Ene 03, 2016 3:07 pm

    El trato diferenciado no es, necesariamente, discriminatorio.

    A veces hago un facepalm tremendo y desesperante cuando me encuentro casos en los que determinados comunistas se hacen creer los abanderados del feminismo y la "igualdad plena" cuando critican la "discriminación positiva" en beneficio de las mujeres.

    Ese comportamiento es anti-feminista e incluso anti-comunista, pues cabe recordar que el propio Marx dijo:
    "De cada cual según su capacidad a cada cual según su necesidad".
    Y está claro que, en este asunto de la Igualdad, las mujeres tienen necesidad de ello.

    Actualmente nos encontramos con una situación claramente desfavorable para la Mujer. Cuando se toman medidas para forzar al cambio, muchos hombres borrachos de privilegios ponen el grito en el cielo, acusando que "la discriminación es injusta, venga de donde venga".

    Un ejemplo obvio son las listas electorales paritarias. Si bien es cierto que se "hace un hueco" entre los hombres para dejar paso a las mujeres, no hay discriminación, sino equilibrio entre sexos. Porque ¿qué sería de la representación femenina de no ser por esa obligación a la paridad?

    Y por supuesto, aprender a diferenciar conceptos:
    No es lo mismo discriminación (quitar privilegios a unos y dárselo a otros) que equilibrar (igualar los privilegios antes reservados para un sólo grupo, ya sea eliminando esos privilegios o dando oportunidad a que todos los grupos puedan acceder a ellos).

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por nunca el Dom Ene 03, 2016 3:29 pm



    Ese comportamiento es anti-feminista e incluso anti-comunista, pues cabe recordar que el propio Marx dijo:
    "De cada cual según su capacidad a cada cual según su necesidad".
    Y está claro que, en este asunto de la Igualdad, las mujeres tienen necesidad de ello.
    No, las mujeres no tienen la necesidad de ello, las mujeres parten del mismo punto de partida que los varones, van a la escuela y a la universidad y la familia les dedica los mismos recursos. La teoría marxista no sirve para justificar estas medidas.


    Un ejemplo obvio son las listas electorales paritarias. Si bien es cierto que se "hace un hueco" entre los hombres para dejar paso a las mujeres, no hay discriminación, sino equilibrio entre sexos. Porque ¿qué sería de la representación femenina de no ser por esa obligación a la paridad?
    Las listas paritarias, otra estupidez del feminismo más burgués y reaccionario del PSOE, ¿qué sentido tiene poner a una mujer solo por el mero hecho de ser mujer? Eso es inferiorizarlas, la discriminación positiva solo tiene sentido para discapacitados mentales y/o físicos.


    No es lo mismo discriminación (quitar privilegios a unos y dárselo a otros) que equilibrar (igualar los privilegios antes reservados para un sólo grupo, ya sea eliminando esos privilegios o dando oportunidad a que todos los grupos puedan acceder a ellos).

    En este asunto concreto, ¿qué privilegios tienen los hombres?

    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1090
    Reputación : 1171
    Fecha de inscripción : 03/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Máquina el Dom Ene 03, 2016 7:02 pm

    Dlink escribió:Ese comportamiento es anti-feminista e incluso anti-comunista, pues cabe recordar que el propio Marx dijo:
    "De cada cual según su capacidad a cada cual según su necesidad".
    Y está claro que, en este asunto de la Igualdad, las mujeres tienen necesidad de ello.
    Lo que está claro es que las mujeres de la alta Burguesía están en superioridad con respecto a tí que eres varón proletario.

    Otras veces cuando he tratado este tema me he llevado buenos zascas porque en mi cabeza ponía "mujeres trabajadoras" pero por escrito solo ponía mujeres. Pero eso me pasa una vez, dos, tres, no todas.

    walking
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 733
    Reputación : 812
    Fecha de inscripción : 08/11/2013
    Edad : 16
    Localización : bogota

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por walking el Lun Ene 04, 2016 12:36 pm

    Un ejemplo obvio son las listas electorales paritarias


    Este fragmento de Alejandra Kollontai es muy ilustrativo.

    una vez que se hayan superado estas barreras y las mujeres burguesas hayan accedido a la actividad política, las actuales defensoras de los “derechos de todas las mujeres” se convertirán en defensoras entusiastas de los privilegios de su clase, se contentarán con dejar a las hermanas menores sin ningún derecho. Así, cuando las feministas hablan con las mujeres trabajadoras acerca de la necesidad de una lucha común para conseguir algún principio “general de las mujeres”, las mujeres de la clase trabajadora están naturalmente recelosas."

    completamente de acuerdo , cuantas mujeres trabajadoras pueden aspirar a ser elegidas con ¿las listas electorales paritarias?. ¿en cambio cuantas burguesas seran elegidas?

    ¿consideran que tatcher o maria dolores cospedal mejoraran las condiciones de la mujer trabajadora, les dara mas representacion?

    @Dlink recomiendo leer a Alejandra Kollontai que tiene ideas muy interesates
    http://www.forocomunista.com/t36822-feminismo-sovietico

    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Dlink el Lun Ene 04, 2016 1:51 pm

    Máquina escribió:Lo que está claro es que las mujeres de la alta Burguesía están en superioridad con respecto a tí que eres varón proletario.
    Corrígeme si me equivoco, pero creo recordar que Marx incidió en ese aspecto. Dijo que las mujeres burguesas están al mismo nivel de opresión machista que las mujeres proletarias. Que todas, sin importar su clase social, están siempre relegadas a "su" varón.


    walking escribió:¿Cuantas mujeres trabajadoras pueden aspirar a ser elegidas con las listas electorales paritarias? En cambio ¿cuantas burguesas seran elegidas?
    Estamos mezclando paridad con movimiento obrero, y no va así.
    El feminismo, necesariamente, forma parte de la lucha obrera (y viceversa). Pero hay que comprender que en una sociedad capitalista como la actual, cualquier mejora feminista no es automáticamente una mejora socialista.

    Supongo que todos estamos de acuerdo en el hecho de que una mujer sea Presidenta de su país, es beneficioso. Pero si ésta mujer carece de conciencia de clase (dígase Angela Merkel), pues ¿qué importa realmente si es mujer u hombre?

    Sin embargo, recalco, que la lucha feminista va acompañada de la lucha obrera; esto no puede olvidarse.
    Rosa Luxemburgo escribió:Quien es feminista y no es de izquierdas, carece de estrategia.
    Quien es de izquierdas y no es feminista, carece de profundidad.

    A mi pesar, tengo que criticar duramente toda esta oleada de hombres "comunistas" que carecen de profundidad.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por nunca el Lun Ene 04, 2016 2:18 pm

    Corrígeme si me equivoco, pero creo recordar que Marx incidió en ese aspecto. Dijo que las mujeres burguesas están al mismo nivel de opresión machista que las mujeres proletarias. Que todas, sin importar su clase social, están siempre relegadas a "su" varón.


    Friedrich Engels, 1884, El origen de la familia, la propiedad privada y el estado escribió:
    Morgan, que pasó la mayor parte de su vida entre los iroqueses - establecidos aun actualmente en el Estado de Nueva York- y fue adoptado por una de sus tribus (la de los sénecas), encontró vigente entre ellos un sistema de parentesco en contradicción con sus verdaderos vínculos de familia. Reinaba allí esa especie de matrimonio, fácilmente disoluble por ambas partes, llamado por Morgan "familia sindiásmica. […]

    Nada sabemos hasta ahora acerca de cuándo y cómo pasaron los rebaños de propiedad común de la tribu o de las gens a ser patrimonio de los distintos cabezas de familia; pero, en lo esencial, ello debió de acontecer en este estadio. Y con la aparición de los rebaños y las demás riquezas nuevas, se produjo una revolución en la familia. La industria había sido siempre asunto del hombre; los medios necesarios para ella eran producidos por él y propiedad suya. Los rebaños constituían la nueva industria; su domesticación al principio y su cuida-do después, eran obra del hombre. Por eso el ganado le pertenecía, así como las mercancías y los esclavos que obtenía a cambio de él. Todo el excedente que dejaba ahora la producción pertenecía al hombre; la mujer participaba en su consumo, pero no tenía ninguna participación en su propiedad. El "salvaje", guerrero y cazador, se había conformado con ocupar en la casa el segundo lugar, después de la mujer; el pastor, "más dulce", engreído de su riqueza, se puso en primer lugar y relegó al segundo a la mujer. Y ella no podía quejarse. La división del trabajo en la familia había sido la base para distribuir la propiedad entre el hombre y la mujer. Esta división del trabajo en la familia continuaba siendo la misma, pero ahora trastornaba por completo las relaciones domésticas existentes por la mera razón de que la división del trabajo fuera de la familia había cambiado. La misma causa que había asegurado a la mujer su anterior supremacía en la casa -su ocupación exclusiva en las labores domésticas-, aseguraba ahora la preponderancia del hombre en el hogar: el trabajo doméstico de la mujer perdía ahora su importancia comparado con el trabajo productivo del hombre; este trabajo lo era todo; aquél, un accesorio insignificante. Esto demuestra ya que la emancipación de la mujer y su igualdad con el hombre son y seguirán siendo imposibles mientras permanezca excluida del trabajo productivo social y confinada dentro del trabajo doméstico, que es un trabajo privado. La emancipación de la mujer no se hace posible sino cuando ésta puede participar en gran escala, en escala social, en la producción y el trabajo doméstico no le ocupa sino un tiempo insignificante. Esta condición sólo puede realizarse con la gran industria moderna, que no solamente permite el trabajo de la mujer en vasta escala, sino que hasta lo exige y tiende más y más a transformar el trabajo doméstico privado en una industria pública.

    La supremacía efectiva del hombre en la casa había hecho caer los postreros obstáculos que se oponían a su poder absoluto. Este poder absoluto lo consolidaron y eternizaron la caída del derecho materno, la introducción del derecho paterno y el paso gradual del matrimonio sindiásmico a la monogamia. Pero esto abrió también una brecha en el orden antiguo de la gens; la familia particular llegó a ser potencia y se alzó amenazadora frente a la gens".
    http://www.marxismoeducar.cl/me53.htm
    El problema de muchos rojos es que confunden feminismo de clase con el femigenerismo imperante.


    "Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época" (K. Marx y F. Engels, La ideología Alemana)


    walking
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 733
    Reputación : 812
    Fecha de inscripción : 08/11/2013
    Edad : 16
    Localización : bogota

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por walking el Lun Ene 04, 2016 2:38 pm

    Dlink escribió:Supongo que todos estamos de acuerdo en el hecho de que una mujer sea Presidenta de su país, es beneficioso. Pero si ésta mujer carece de conciencia de clase (dígase Angela Merkel), pues ¿qué importa realmente si es mujer u hombre?
    tu lo has dicho a los unicos que benefician estas leyes es a la burguesia, a menos que el presidente o presidenta tenga conciencia de clase
    Dlink escribió:
    Sin embargo, recalco, que la lucha feminista va acompañada de la lucha obrera; esto no puede olvidarse.
    A mi pesar, tengo que criticar duramente toda esta oleada de hombres "comunistas" que carecen de profundidad.

    si la lucha obrera va de la mano con el feminismo. En eso tienes razon y  sobre la oleada de hombres entrecomillas que critican este ten encuenta que no solo hay un feminismo por eso mismo cito mujeres feministas y no a hombres para mostrar que la critica no viene solo del lado masculino.

    Estamos mezclando paridad con movimiento obrero, y no va así.
    si que hay una relacion intrínseca en estos movimietos pues ambos son necesarios para alcanzar la verdadera igualdad a menos que se hable del feminismo burgues y de nuevo te citare a Alejandra Kollontai que es una feminista a quien se le debe la politica social y de genero en la urss(el derecho al aborto,mismos salarios , derecho al divorsio entre muchas otras) ella decia:

    El hecho es que por “radicales” que pudieran ser las igualitaristas, siguen siendo fieles a su propia clase burguesa

    Por mucho que las feministas burguesas traten de reprimir el verdadero objetivo de sus deseos políticos, por mucho que aseguren a sus hermanas menores que la participación en la vida política promete beneficios inconmensurables para las mujeres de clase trabajadora, el espíritu burgués que impregna todo el movimiento feminista da un colorido de clase incluso a la demanda de igualdad de derechos políticos con los hombres, que podría parecer una demanda general de las mujeres. Diferentes objetivos e interpretaciones de cómo deben usarse los derechos políticos crea un abismo insalvable entre las mujeres burguesas y las proletarias

    Las feministas declaran estar del lado de la reforma social, y algunas de ellas incluso dicen estar a favor del socialismo —en un futuro lejano, por supuesto— pero no tienen la intención de luchar entre las filas de la clase obrera para conseguir estos objetivos. Las mejores de ellas creen, con ingenua sinceridad, que una vez que los asientos de los diputados estén a su alcance serán capaces de curar las llagas sociales que se han formado, en su opinión, debido a que los hombres, con su egoísmo inherente, han sido los dueños de la situación. A pesar de las buenas intenciones de grupos individuales de feministas hacia el proletariado, siempre que se ha planteado la cuestión de la lucha de clases han dejado el campo de batalla con temor. Reconocen que no quieren interferir en causas ajenas, y prefieren retirarse a su liberalismo burgués que les es tan cómodamente familiar.


    El instinto de clase —digan lo que digan las feministas— siempre demuestra ser más poderoso que el noble entusiasmo de las políticas “por encima de las clases”. En tanto que las mujeres burguesas y sus “hermanas menores” son iguales en su desigualdad, las primeras pueden, con total sinceridad, hacer grandes esfuerzos en defender los intereses generales de las mujeres. Pero, una vez que se hayan superado estas barreras y las mujeres burguesas hayan accedido a la actividad política, las actuales defensoras de los “derechos de todas las mujeres” se convertirán en defensoras entusiastas de los privilegios de su clase


    https://www.marxists.org/espanol/kollontai/1907/001.htm

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por nunca el Lun Ene 04, 2016 3:26 pm

    Por cierto, ¿esto de la paridad va en todos los campos de la vida y la sociedad o solo en lo que les interesa algunos/as?



    El fracaso escolar de los niños es mayor que el de las niñas. ESO: 29,4% niños 17,5% niñas (1996) Según el Eurostat en 2013 el 28,8 % chicos frente al 20,8 % chicas.
    Hay 3 chicas universitarias por cada 2 chicos
    La esperanza de vida de los varones es entre 7 y 8 años menor que la de las mujeres.
    Los hombres se suicidan entre 2 y 3 veces más. Los hombres mueren 4 veces más por la droga. 4 de cada 5 enfermos de SIDA son hombres.
    Los hombres son 3 y 4 veces más víctimas de asesinato.
    Las víctimas del terrorismo son mayoría hombres.
    Los hombres son 60 veces más víctimas de la guerra.
    Las víctimas de las pateras son hombres casi todos.
    Las ejecuciones de hombres son cientos de veces más numerosas que las de mujeres.
    Los accidentes laborales afectan 3 veces más a los hombres.
    9 de cada 10 presos son hombres.
    4 de cada 5 niños de la calle son varones.
    9 de cada 10 de los sin techo son hombres.
    Separaciones: el hombre casi siempre pierde el piso la custodia de los hijos, y debe pagar pensión.


    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1090
    Reputación : 1171
    Fecha de inscripción : 03/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Máquina el Lun Ene 04, 2016 3:46 pm

    Dlink escribió:
    Máquina escribió:Lo que está claro es que las mujeres de la alta Burguesía están en superioridad con respecto a tí que eres varón proletario.
    Corrígeme si me equivoco, pero creo recordar que Marx incidió en ese aspecto. Dijo que las mujeres burguesas están al mismo nivel de opresión machista que las mujeres proletarias. Que todas, sin importar su clase social, están siempre relegadas a "su" varón.
    Hoy en día una mujer de la alta Burguesía o de la Aristocracia no tiene problema en situarse donde y como quiera y no tiene impedimento de separarse o mantenerse sola, tampoco tiene problema porque haya hombres machistas en las clases populares porque esto no la afecta en lo más mínimo y dada su independencia económica el machismo que sufran porque por lo visto tienen que sufrirlo ,es del todo lo de menos en sus vidas.

    Marx lo que enseña es a analizar las circunstancias concretas. En su época tampoco había empresas muy automatizadas en las que casi no se extraía plusvalía.

    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Dlink el Mar Ene 05, 2016 5:33 pm

    walking escribió: ten encuenta que no solo hay un feminismo
    ¿Cuántos feminismos hay, pues?

    Máquina escribió:Hoy en día una mujer de la alta Burguesía o de la Aristocracia no tiene problema en situarse donde y como quiera y no tiene impedimento de separarse o mantenerse sola, tampoco tiene problema porque haya hombres machistas en las clases populares porque esto no la afecta en lo más mínimo y dada su independencia económica el machismo que sufran porque por lo visto tienen que sufrirlo ,es del todo lo de menos en sus vidas.

    Tienes razón. Pero si el feminismo se basara sólo en emancipar a la Mujer de la dependencia económica... apaga y vámonos.

    Es indudable que la economía juega un papel fundamental en cualquier relación social, pero no es el único factor.

    El hecho de que las mujeres "acomodadas" no se impliquen tanto en el feminismo, es (en mi opinión) porque carecen de conciencia de clase, no porque vivan socialmente de maravilla dada su posición económica.
    Ojalá todas las desigualdades entre géneros se solucionaran, simplemente, con dinero.

    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Dlink el Mar Ene 05, 2016 5:40 pm

    Usuario nunca,
    este hilo se abrió para hablar de feminismo. Hay otros muchos hilos donde podrías vomitar tus falacias, pero este no es uno de ellos. Me gustaría poder progresar un poco en esta filosofía sin leer entremedio tantísimas absurdeces de machirulo.
    Es la primera, y quizá única vez, que uso ese adjetivo. Pero creo que encaja perfectamente.

    No quiero ir de moralista, no pretendo hacerte recapacitar entre tu cabezonería, no quiero iniciar una discusión contigo que finalmente no llevará a nada (de hecho, ni siquiera estoy respondiendo a tus mensajes en los hilos). Sólo quiero sentirme en el siglo XXI, en un foro comunista, en un espacio donde pueda debatir con cierto criterio y nivel.

    Espero que lo comprendas. Salud.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por nunca el Mar Ene 05, 2016 6:04 pm

    Tienes razón. Pero si el feminismo se basara sólo en emancipar a la Mujer de la dependencia económica... apaga y vámonos.

    Pues el marxismo es eso, lo otro es feminismo de género burgués falaz.

    Veo Dlink que te escudas en una actitud soberbia y arrogante para no responder a mis argumentos, seguramente porque a veces es duro reconocer que se puede estar equivocado (lo sé, a mí me ha pasado, hay que tener un poco de humildad a veces).
    Me gustaría poder progresar un poco en esta filosofía sin leer entremedio tantísimas absurdeces de machirulo.



    Sólo quiero sentirme en el siglo XXI, en un foro comunista, en un espacio donde pueda debatir con cierto criterio y nivel.
    Falacia ad novitatem y falacia ad hominem, venga, te espero cuando te atrevas a argumentar seriamente, recuerda que esto es un foro marxista, o sea, materialista y ateo, defender el femenismo con actitudes religiosas no te deja en muy bien lugar.

    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1090
    Reputación : 1171
    Fecha de inscripción : 03/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Máquina el Mar Ene 05, 2016 6:09 pm

    Dlink escribió:

    El hecho de que las mujeres "acomodadas" no se impliquen tanto en el feminismo, es (en mi opinión) porque carecen de conciencia de clase, no porque vivan socialmente de maravilla dada su posición económica.
    Ojalá todas las desigualdades entre géneros se solucionaran, simplemente, con dinero.
    Las mujeres acomodadas suelen tener mucha conciencia de clase, de la suya concretamente.
    Por más que me lo imagino no logro vislumbrar quien tendría una posición, qué hombre machista tendría una posición para oprimir por ser mujer a la difunta Duquesa de Alba, a la célebre Michelle Obama, a Ángela Merkel, a la Reina de España etc...
    Sus maridos? , pues sus maridos juegan con fuego porque de hacer tales cosas se buscarían la ruina.

    Dlink, si quieres sentirte en el S.XXI nada mejor que averiguar el amplio número de feminismos que hay como te comentó Walking.

    walking
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 733
    Reputación : 812
    Fecha de inscripción : 08/11/2013
    Edad : 16
    Localización : bogota

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por walking el Mar Ene 05, 2016 11:53 pm

    Dlink escribió:
    walking escribió: ten encuenta que no solo hay un feminismo
    ¿Cuántos feminismos hay, pues?

    no es una buena pregunta es un movimiento muy dinamico. te podria decir algunos: Feminismo de la igualdad , feminismo de la diferencia, feminismo marxista,feminismo islamico,feminismo de la equidad(y a su vez hay una division historica la primera ola,segunda ola y tercera ola)

    ¿es como preguntar cuantos anarquismos hay?
    ¿cuantas democracias hay?

    es muy dificil de saber realmente , porque no es algo estatico. sino que nacen y mueren constantemete pero no es solo un nombre. pues hay diferencias profundas entre ellos


    `personalmente estoy de acuerdo con el feminismo marxista por obvios motivos y sobre algunos elementos del feminismo de la equidad ambos son incompatibles con la idea del patriarcado y la teoria de genero ,ideas de las que ya se han debatido y se a criticado en este foro  con evidencias cosas como su incompatibilidad con la lucha de clases y la imposibilidad de demostrarse de una forma cientifica.

    Máquina
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1090
    Reputación : 1171
    Fecha de inscripción : 03/08/2014
    Localización : Asturies

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Máquina el Miér Ene 06, 2016 7:00 am

    En este foro Jordi de Terrassa, PequeñoBurgués, nunca ( no sé si alguno más) y yo, coincidimos en la división de roles producto del diformismo sexual en las etapas primeras del desarrollo de la sociedad humana.

    Es más, si retrocedemos hasta los quemadísimos clásicos veremos que ya abordaban o intentaban abordar desde cuando existía el patriarcado.

    El feminismo Marxista apunta a que el patriarcado en su fase Capitalista ( diferente de la Feudal y Esclavista) se superará implantando el Socialismo.

    Lo que se ha demostrado en este foro es que las mujeres de las clases dominantes no se ven envueltas en ninguna forma de opresión machista negando así el principio erróneo de género de que todas y repito todas las mujeres están oprimidas por ser mujeres.

    Dlink
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1332
    Reputación : 1444
    Fecha de inscripción : 04/11/2013
    Edad : 19
    Localización : República Popular de Andalucía, Sevilla

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Dlink el Miér Ene 06, 2016 1:06 pm

    Máquina escribió:Lo que se ha demostrado en este foro es que las mujeres de las clases dominantes no se ven envueltas en ninguna forma de opresión machista
    ¿En serio?

    Según Simone de Beauvoir, la primera mujer que escribió para defender a la mujer fue Christine de Pizan en el siglo XV, una aristócrata casada con Étienne du Castel (secretario de la corte).

    Olympe de Gouges, perteneciente a una acomodada familia burguesa de Montauban, escribió en 1791 su famosa Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana. Hasta tal punto luchó contra la misoginia y el machismo, que fue decapitada en plena Revolución Francesa (apogeo de las libertades individuales)

    Mary Wollstonecraft (precursora del feminismo moderno), que en 1792 escribe la Vindicación de los derechos de la mujer (increíblemente avanzada para la época), trabajaba y se relacionaba con las clases más altas de Francia e Inglaterra.

    Flora Tristán, sobrina de Juan Pío de Tristán (aristócrata y coronel), casada con el propietario de un taller de litografía. Vincula en 1840, en su programa de L’Union Ouvrière, las reivindicaciones de la mujer con las luchas obreras.

    De hecho, en España, la precedente en los derechos de la mujer es Josefa Amar y Borbón, perteneciente a la vigente familia real, con diversas obras en defensa de la mujer.

    La propia Aleksandra Kollontai, a la que tanto se ha parafraseado en este hilo, nació en una familia aristocrática y fue incluso educada por un maestro particular.


    Estoy seguro que, a pesar de estas evidencias, tendréis algún argumento para rebatirlo todo. No pretendo dar lecciones a nadie; yo mismo carezco de muchísima información, pero es absurdo debatir rebajándose a este nivel. Me quema muchísimo intentar convencer a un muro de hormigón, o a varios muros unísonos, en este caso. Si éste es el criterio que se lleva por aquí, y dado que ninguna de las partes va a sacar nada de la otra, creo que lo mejor será zanjarlo y postular (como en el resto de hilos donde se habla sobre feminismo) que las mujeres son las reinas del mambo, que los hombres en este siglo están super encerrados por el hembrismo opresor y que viva el "igualitarismo".

    walking
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 733
    Reputación : 812
    Fecha de inscripción : 08/11/2013
    Edad : 16
    Localización : bogota

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por walking el Miér Ene 06, 2016 1:22 pm

    Si éste es el criterio que se lleva por aquí, y dado que ninguna de las partes va a sacar nada de la otra, creo que lo mejor será zanjarlo y postular (como en el resto de hilos donde se habla sobre feminismo) que las mujeres son las reinas del mambo, que los hombres en este siglo están super encerrados por el hembrismo opresor y que viva el "igualitarismo".


     yo ya dije que estoy a favor de varias corrientes feministas , en especifico la corriente marxista del feminismo  propone que tanto el hombre como la mujer trabajador es oprimida por la clase burguesa y no se puede hablar de mujeres multimillonarias oprimidas por el hombre trabajador en contradiccion con la teoria de genero (en la que supone que por ser mujer esta ya esta oprimida por el hombre sin hacer distinciones de clase, lo que lleva a decisiones politicas muy diferentes ) asi que no creo eso "del hembrismo opresor y el hombre super encerrado" mas parece una falacia del hombre de paja o una generalizacion que haces porque algún usuario lo menciono

    eso si  el dimorfismo sexual hace que los problemas de la desigualdad se "expresen" de forma diferente mientras el hombre tiene mayor numero de suicidios,fracaso escolar ,ser sin techo. Mientras que la mujer tiene mas posibilidades de sufrir acoso sexual , depresion, embarazo no deseado  etc


    sobre el origen noble de  Aleksandra Kollontai  pues ella misma critico los intereses de clase de sus compañer@s feministas burguesas , marx tambien era de la clase burguesa y aun asi decidio representar unos intereses de una clase social diferente.



    y si no quieres debatir nadie te obliga a hacerlo. No hace falta convencer a nadie cada quien vera en que cree con base a su interpretacion de la realidad yo solo expongo mi postura con argumentos.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por nunca el Miér Ene 06, 2016 2:14 pm

    Según Simone de Beauvoir, la primera mujer que escribió para defender a la mujer fue Christine de Pizan en el siglo XV, una aristócrata casada con Étienne du Castel (secretario de la corte).

    Olympe de Gouges, perteneciente a una acomodada familia burguesa de Montauban, escribió en 1791 su famosa Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana. Hasta tal punto luchó contra la misoginia y el machismo, que fue decapitada en plena Revolución Francesa (apogeo de las libertades individuales)

    Mary Wollstonecraft (precursora del feminismo moderno), que en 1792 escribe la Vindicación de los derechos de la mujer (increíblemente avanzada para la época), trabajaba y se relacionaba con las clases más altas de Francia e Inglaterra.

    En aquella época todo lo que sea cuestionar los roles de género, masculinos o femeninos (ya sea a nivel legal o social) era ponerte el punto de mira del poder.

    El problema de esas feministas, además del que acabo de mencionar, es que querían los derechos de los hombres pero no sus obligaciones (ir a la guerra o al Servicio militar obligatorio, trabajos forzados, tareas duras y peligrosas, etc)

    Hacia una nueva historia de las relaciones de género

    Publicado el agosto 29, 2015 por Carlos Rodríguez

    Muchas discusiones sobre temas de género han terminado con la invocación de un pasado en el que la mujer ha sido explotada y oprimida consistentemente por el varón, llevando a la necesidad de realizar enmiendas en el presente a fin de rectificar la histórica injusticia. Este discurso sobre el pasado en no pocas ocasiones desemboca también en actitudes revanchistas, ¿pero hasta qué punto es cierto?

    Nuestro artículo presentará un modelo alternativo para explicar los aspectos más discutidos en la historia de las relaciones de género y poner en contexto el sufrimiento tanto masculino como femenino que emana de sus roles. Antes de comenzar, sin embargo, quiero clarificar algunas cosas:

    Lo que voy a presentar es un modelo que se nutre de escritos realizados por historiadores y antropólogos. Todo lo que verán aquí ya se ha dicho con anterioridad. Mi único mérito es hilarlo todo y presentarlo como alternativa.

    No debe entenderse como una teoría, sino como un conjunto de explicaciones. Dichas explicaciones, por supuesto, no equivalen necesariamente a justificaciones.

    Como la variabilidad cultural ha sido inmensa a lo largo del tiempo y el espacio, este modelo no es aplicable a todas las sociedades pasadas o presentes (de hecho ningún modelo lo es), pero sí para las más extendidas.

    Continuando con el punto anterior, no debe entenderse el esquema que voy a presentar como inevitable. Los factores que señalaré no siempre producen los mismos resultados, dependiendo del contexto. Intento señalar, sin embargo, que cuando se producen no nacen necesariamente por el deseo de dominar o controlar a la mujer.

    Del mismo modo, podemos considerar este escrito como un resumen muy simplificado, donde inevitablemente se van a perder cientos de matices. Se trata de temas que todavía siguen siendo objeto de discusión y sobre los que se podrían escribir volúmenes. Lo que presento aquí es la explicación más plausible pero ha de considerarse, eso sí, como un esqueleto que iremos rellenando con futuras aportaciones, incluyendo las realizadas en la sección de comentarios.

    Para no hacer un artículo excesivamente largo, voy a referirme también a otras entradas que he escrito sobre temas históricos en este blog. Pueden leer los textos citados si quieren más detalles.


    Patrilocal y patrilineal

    Para entender por qué las culturas más exitosas antes de la Revolución Industrial son, o han sido, “androcéntricas” tenemos que examinar el modelo de residencia patrilocal, que generalmente se da en las sociedades patrilineales.

    En el modelo de residencia patrilocal, la esposa abandona a su familia para unirse a la de su marido, de la que pasa a formar parte. De esta manera la responsabilidad de mantener a los padres recae sobre los hijos varones. Las mujeres, por el contrario, pasan convertirse en una “inversión menos rentable” pues al casarse sus obligaciones son hacia la familia del marido, y no hacia su familia biológica. En algunas culturas la hija ha de contar con una dote para casarse, que se considera muchas veces como recibir la parte de su herencia por adelantado. La función de la dote es proteger a la mujer en caso de viudedad, divorcio o abandono, como se contempla por ejemplo en las Partidas de Alfonso X el Sabio (Partida IV, título XI, ley XXXI), pero al aumentar el patrimonio familiar del esposo y su familia se convierte en un bien codiciado por ésta.

    Las consecuencias del modelo patrilocal para las mujeres, como pueden imaginarse, distan de ser benignas. Un conocido proverbio indio afirma que “criar a una hija es como regar el jardín del vecino”. En efecto, invertir en la educación de una niña cuesta dinero para que luego sea otra familia la que se beneficie. Una familia rica puede permitírselo, e incluso promoverlo a fin de obtener un mejor enlace matrimonial con el que lograr influencia o establecer una alianza con la familia del esposo. Sin embargo, para aquellas familias con menos recursos, es mucho más eficiente invertir en la educación del varón, pues será aquel quien se encargue de la familia en la vejez. Dependiendo de las circunstancias, también puede ser conveniente casar a la hija a una pronta edad.

    Aquí podemos ver una razón por la que no se educaba a las niñas con la misma frecuencia que a los niños, algo que podía erróneamente llevar a la opinión general de que las mujeres eran menos inteligentes, o incluso menos aptas para aprender. Así entramos en el círculo vicioso de que las mujeres no recibían tanta educación, y por tanto no se desarrollaban intelectualmente como los hombres, pero también el hecho de que al creerlas menos capaces se las excluía de la educación, principalmente superior (que no olvidemos, tampoco estaba al alcance de la mayoría de los varones).

    La consecuencia más terrible de este modelo patrilocal podía ser, en algunos casos, el infanticidio femenino, particularmente en las familias con menos recursos y sobretodo si se requería dote para casarlas. Los hijos varones también eran asesinados en ciertos casos, principalmente si tenían algún defecto físico o enfermedad grave. Las razones generalmente eran las mismas: la familia no puede permitírselo, y en casos especialmente crueles, no quiere permitírselo.

    Es significativo que la mayor parte de los infanticidios eran y son cometidos por las madres. En los relatos de la India contemporánea podemos oír sobre mujeres que mataron a sus hijas por iniciativa propia, otras que fueron presionadas por los familiares y en muchos casos que mataron como resultado del consenso familiar. Los motivos de la madre para matar a sus hijas, en cualquier caso, no suelen ser diferentes de los del padre: la supervivencia económica.

    Al margen del infanticidio o la menor probabilidad de recibir educación, abandonar la familia para incorporarse a otra no era fácil. Tras unirse a la esfera femenina, la mujer caería inmediatamente bajo la autoridad de la suegra. Esta suegra, en su momento, había sido como su nuera una mujer extraña en la familia, pero que había encontrado su lugar teniendo un hijo, con el que desarrolla una relación especial por ser su mejor apoyo en un entorno extraño y también porque será quien cuide de ella en su vejez, especialmente tras la muerte de su marido. La nuera se percibe así como una persona que puede entrometerse en el vínculo emocional que une a madre e hijo, quien puede descarrilarlo y dilapidar los recursos que la madre pudiera necesitar para su vejez.

    Del mismo modo, hasta el nacimiento de los hijos, la esposa encuentra en el marido su único apoyo en ese entorno extraño, por lo que intentará ejercer su influencia sobre él en la mayor medida posible. El conflicto entre ambas mujeres es frecuente, especialmente si la esposa se casa a una temprana edad y no cuenta con la madurez suficiente para capear los conflictos intrafamiliares.

    Otro factor a tener en cuenta en este sistema es que cuando estallan guerras internas (pensemos por ejemplo en los clanes japoneses del siglo XVI), la mujer encontrará su lealtad dividida: hacia su familia biológica y hacia su nueva familia, razón por la que generalmente será apartada de las acciones militares y políticas. Por supuesto, éste es sólo un factor entre otros para evitar enviarla al combate.

    En este punto se estarán preguntando: ¿por qué pese a todos estos aspectos negativos para las mujeres se impuso el modelo patrilocal/patrilineal (lo que algunos llamarían “patriarcal”)?

    El modelo patrilocal no se originó por capricho, o “para dominar a la mujer”, que es la narrativa imperante, sino para concentrar a todos los varones en la familia, clan o tribu, unidos por lazos de sangre, al ser más eficiente para la defensa contra grupos enemigos, ladrones de ganado, familias rivales, clanes enemigos, etc. que el modelo contrario (p. 223, 233). Y si bien los beneficios de este sistema se pueden apreciar en las luchas entre grupos tribales, algunos antropólogos como Mel y Carol Ember también vinculan este modelo a sociedades donde pueda haber una alta incidencia de guerra interna, independientemente de su nivel de desarrollo. No olvidemos que las deudas de sangre eran mucho más frecuentes en el pasado y que podían ser devastadoras a nivel local.

    Si bien es cierto que Grecia y Roma fueron sociedades donde predominaba la residencia patrilocal, durante la Edad Media europea hubo múltiples modelos: patrilocal, matrilocal y neolocal (donde la pareja establece un nuevo hogar). Quizá por esta multiplicidad de modelos, la idea de inferioridad intelectual femenina comenzó a ser cuestionada a finales de la época en debates conocidos como “la querella de las mujeres” que se dieron en varias cortes europeas, incluyendo la castellana. No en vano, uno de los principales argumentos esgrimidos por los defensores de las mujeres era que si ambos sexos recibieran la misma educación (algo menos frecuente en las sociedades patrilocales) no habría diferencias a nivel intelectual. Estos debates prepararían el terreno para la llegada del feminismo contemporáneo. No hemos de olvidar, sin embargo, el gran peso de la herencia clásica en el área del derecho, la filosofía y las letras en general (originadas en un contexto de sociedades patrilocales que permeaba sus ideas), así como el regreso a estos referentes que acompañaría al Renacimiento.

    Economía y biología

    Tampoco podemos dejar a un lado factores económicos y biológicos. Algunos antropólogos señalan que existe una mayor desigualdad en las sociedades agrícolas que en otros modelos debido a la introducción del arado (p. 7), más adaptado al cuerpo y la fortaleza masculina. Esto le hacía dominar la producción de alimentos y en consecuencia le otorgaba un mayor estatus.

    Más allá del arado, la biología también ha favorecido la división sexual del trabajo. En las sociedades preindustriales no había sistemas de jubilación y los matrimonios dependían de los hijos para que les cuidaran en su vejez, por lo que se consideraba deseable tener varios. Sin embargo, la mortalidad infantil era extremadamente elevada y un 33% de los niños moría antes de llegar a los cinco años de edad (p. 10). Si a esto unimos una lactancia más prolongada de la que tenemos hoy día, encontramos que las tareas domésticas eran más compatibles con el embarazo y la lactancia que otras actividades.

    Esto no quiere decir que la mujer no contribuyera económicamente trabajando en el campo, tejiendo o de otra forma cuando le fuera posible. Es más, aunque hombres y mujeres tuvieran muchas veces diferentes tareas, la separación entre el trabajo doméstico y extradoméstico no estaba tan claramente marcada (por ejemplo cuidar a los animales) como lo estaría tras la Revolución Industrial y la llegada del trabajo asalariado. Sin embargo, el embarazo y la lactancia limitarían la participación de la mujer en actividades políticas y oportunidades educativas, aunque hemos de tener en cuenta que la inmensa mayoría de los hombres tampoco participaba de ellas.

    La combinación de fortaleza física, percibida superioridad intelectual y oportunidades debido a las menores limitaciones biológicas convertirían al hombre en el cabeza de familia natural, y al sexo masculino en la médula espinal de la sociedad, algo que llevaría inevitablemente al conocido androcentrismo, aunque no en todos los aspectos. De este modo se le asignarían más responsabilidades económicas (mantener a otros miembros de la familia) y por tanto los instrumentos para llevar dicha labor a cabo, restringiendo el derecho de la mujer a administrar buena parte de los bienes sin su permiso, algo explicado en el artículo sobre la licencia marital en la Edad Moderna.

    La otra cara de la moneda

    Como ya hemos señalado, el sistema pone a los hombres en el centro, pero no con el fin de “dominar” sino con el de emplearlos en beneficio de la comunidad (o de unas élites, según el caso). De ahí que esta posición central vaya acompañada de los reclutamientos forzados para ir a la guerra, de los trabajos forzados por parte del Estado o los señores, y que se le hiciera responsable de mantener tanto a su esposa como a los miembros de su familia. Por ejemplo en las Partidas de Alfonso X el Sabio y las Leyes de Toro encontramos entre las obligaciones del cabeza de familia:

    -Proveer a la esposa según la riqueza de cada uno (Partida III, título II, ley V)
    -Proveer a los hijos. La mujer es responsable de los hijos hasta los tres años (imaginamos que por la lactancia), después esa responsabilidad pasa a ser exclusivamente del padre (Partida IV, título XIX, ley III).
    -Proveer a los padres y abuelos. Al contrario que el resto, ésta no era específica para el hombre, pero lo fue en la práctica como administrador de los recursos familiares (dote), particularmente después de la licencia marital (Partida III, título II, ley II y Partida IV, título XIX, ley IV).
    -Proveer a los nietos y/o bisnietos si los padres no podían hacerlo (Partida IV, título XIX, ley IV). El texto inicial indica que la responsabilidad es masculina pero el ejemplo posterior es neutro. Sin embargo, queda claro que el responsable es el hombre cuando leemos una disposición similar en la Partida IV, título XI, Ley VIII.
    -Dotar a las hijas. No puede responsabilizarse a la hija de dotarse a sí misma si el padre puede hacerlo. Tampoco puede responsabilizarse a la madre en ningún caso, salvo que la hija sea cristiana y la madre no (Partida IV, título XI, Ley VIII).
    -Dotar a las nietas y bisnietas, si el padre no puede dotarlas ni ellas puede dotarse a sí mismas (íbidem).
    -Proveer a los hijos ilegítimos (Partida IV, título XIX, ley V). Éstos se consideran sólo del padre porque aunque la mujer cometiera adulterio, su hijo era adjudicado al marido y considerado legítimo. Es decir, también está obligado a mantener a los hijos ilegítimos de la esposa. La diferencia es que los hijos ilegítimos del padre no heredan de la madre (Ley de Toro 9).
    -Por otra parte, tanto en el judaísmo (mezonot) como en el Islam existen disposiciones similares para proteger y proveer a la esposa, entre otros miembros de la familia.

    Cuando el Estado tenía poco poder y alcance, algo común en muchos lugares de las sociedades pasadas, la protección tanto de la familia como de la propiedad recaían principalmente en los hombros del varón. Los gobiernos o Estados, a fin de que el hombre pudiera cumplir con su deber como protector o proveedor, también le proporcionaban las herramientas necesarias, como por ejemplo una mayor autoridad sobre el resto de miembros de la familia, o la habilidad de administrar la dote de su esposa, según la sociedad. Claro que había restricciones: en España la mujer podía exigir la restitución de la dote si su marido la despilfarraba o si se separaba de él, por poner un ejemplo (Partida IV, título XI, ley XXIX).

    Los hombres, en resumen, se consideraban activos para mantener y hacer funcionar la sociedad, ya fuera luchando en la guerra, pagando impuestos o trabajando para mantener a las familias y el orden social. Debido a esta visión del hombre como productor y protector, no existían (ni existen) leyes especiales para su protección por razón de sexo, como sí existían (y existen) con la mujer. Esto podemos comprobarlo en la disparidad legal que hay actualmente en torno a las víctimas de la trata, que el hombre deba mantener a su esposa después de terminado el matrimonio, que no existan ayudas para padres solteros en algunos países donde sí las hay para las madres, que sean abandonados para morir en zonas de conflicto mientras se rescata a mujeres y niños, que la ONU no haya reconocido la violencia sexual hacia hombres en conflictos armados hasta el año 2013 y un largo etcétera.

    No todos los hombres, sin embargo, eran capaces de aguantar estas cargas (o no querían aguantarlas), por lo que siempre ha habido quienes abandonaron a sus esposas e hijos, por ejemplo en España al viajar a América sin la intención de volver, tema también tratado en esta bitácora.

    Control de la sexualidad

    Claro que no se podría terminar de explicar la historia de las relaciones de género sin entrar en el control de la sexualidad. En la mayoría de las sociedades, la femenina está más controlada que la masculina, y la razón se suele atribuir de forma simplista al deseo de control masculino, cuando hay explicaciones mucho más plausibles.

    La responsabilidad y el sacrificio masculino por la familia no era una tarea fácil, pero si el hombre se involucra en ella es generalmente porque espera como mínimo trabajar para una descendencia que es suya. Recordemos que la ley otorgaba al marido la paternidad de cualquier hijo nacido en el matrimonio fuera suyo o no (por ejemplo aquí en el artículo 141), con las obligaciones que conlleva, por lo que el adulterio femenino causaba una enorme disrupción en la herencia. Sin embargo, los hijos ilegítimos del hombre podían ser o no reconocidos, ya que la maternidad siempre era segura, pero la paternidad no. De ahí que la infidelidad femenina fuera considerada como una amenaza más grave para la familia que la masculina, y que conllevara mayores penas (aunque como veremos más adelante, esta regla no era uniforme).

    Uno de los indicadores que los hombres utilizaban para determinar la probable infidelidad de la esposa era su promiscuidad antes del matrimonio. Una mujer virgen (o que se la supusiera como tal) no estaría embarazada cuando se realizara el enlace matrimonial, pero con una promiscua o que hubiera tenido relaciones, sería necesario esperar varios meses a que no estuviera con un compañero para asegurarse de que no llegara al enlace embarazada. Y si la cultura en particular censura las relaciones prematrimonales, una ruptura de la conducta sexual apropiada en ese momento (fornicación) haría al marido anticipar una ruptura de la conducta sexual apropiada una vez casados (adulterio). De ahí que una forma de ataque empleada por las mujeres para desprestigiar a sus rivales románticos sea acusarlas de comportamientos promiscuos.

    En un contexto donde no existían pruebas de paternidad ni métodos anticonceptivos tan fiables como los actuales, puede esperarse esta preferencia por las mujeres vírgenes, o al menos castas. Por otra parte, un hijo concebido fuera del matrimonio, que puede no ser reconocido por el padre, haría que fuera mucho más difícil para la mujer encontrar marido y supondría una carga económica para su familia, quien intentará asegurarse de que ello no ocurra.

    No olvidemos, sin embargo, que las mujeres también participaron de este sistema por sus propias razones. Como los académicos Roy F. Baumeister y Jean M. Twenge señalaron, al convertir el sexo un bien escaso, aumentaba el valor de éste, que podía emplearse como herramienta de negociación para obtener favores o bienes de los hombres. En casos extremos, esta supresión femenina de la propia sexualidad podía conllevar a terribles excesos como la ablación, práctica intrafemenina en la que los hombres se encuentran casi siempre excluidos (pueden encontrar más detalles en este artículo sobre el tema).

    La razón de por qué hay hombres que rechazan como pareja a las víctimas de violación es más difícil de incorporar en este esquema, porque quizá no sea un fenómeno específico de género. Como hemos visto en esta bitácora, también hay hombres violados que han sido abandonados por sus parejas femeninas.

    Todo esto no quiere decir, sin embargo, que la sexualidad masculina no tuviera control alguno. En Occidente, la Iglesia consideraba de igual gravedad las infidelidades masculina y femenina. De hecho la investigación de Sara McDougal reveló que en la Francia tardomedieval las autoridades perseguían más el adulterio masculino. En otro artículo también traté las leyes controlaban la sexualidad masculina y cómo en muchos casos sus penas eran incluso mayores. Todo esto sin olvidarnos de la circuncisión, que históricamente se consideró un método para disminuir el deseo masculino y que fue reintroducida en los Estados Unidos a inicios de los años 20 como un remedio para frenar la masturbación.

    Conclusión

    Siempre me ha parecido extraño que se hable de un sistema “para beneficiar al varón” cuando se envía regularmente a los hombres a la muerte o a los trabajos forzados, constituyen la mayoría de las muertes laborales o de los sin techo, por poner algunos ejemplos señalados. Parece bastante más razonable pensar que la principal motivación de este sistema era defender y mantener el grupo (dependiendo de los casos, también enriquecerlo y/o expandirlo). Esto se haría tanto a costa de los hombres como de las mujeres, ya que en el pasado los intereses del grupo se anteponían a los individuales.

    El sacrificio del grupo, sin embargo, muchas veces podía ser secuestrado por una élite que en principio debería dirigirlo, provocando revueltas y revoluciones.

    Pero no todo era sacrificio, también se otorgaban privilegios a cada sexo: al hombre un mayor estatus y poder en el área de lo público, y a la mujer una mayor protección y poder en el área de lo privado. Un ejemplo de esto último lo encontraríamos en la costumbre china y japonesa (también existente en muchos lugares de Occidente hasta hace poco) de que el esposo entregue su salario a la mujer para que lo administre en el hogar, o que ésta deba ser mantenida de por vida en caso de divorcio.

    Anexo. Otros artículos sobre la historia de las relaciones de género

    Hasta aquí el resumen de este modelo alternativo para explicar las relaciones de género. Como señalé al inicio de la entrada es imposible captar todos los matices de esta evolución en un artículo y no es necesariamente aplicable a todas las culturas, sino a las más extendidas. La intención no es otra que demostrar la existencia de explicaciones alternativas al desarrollo de las relaciones de género sin recurrir al simplismo de que todo se debía a un interés de los hombres por explotar a las mujeres.

    En la sección de comentarios iremos añadiendo información relevante para modificar aspectos de esta entrada y añadir otras explicaciones. Mientras tanto, les dejo con otros artículos aquí publicados que desafían la versión imperante sobre las relaciones de género.

    Poder femenino en el pasado (I)

    Autoridad masculina vs poder femenino: el caso de Carrie Nation
    El poder femenino en el matrimonio tradicional: los casos de India, China y Japón
    Doce hombres son circuncidados a la fuerza en Kenia a petición de sus esposas (es actual pero nos ayuda a comprender estas dinámicas)
    Poder femenino en el pasado (II): mujeres empujando a hombres a ir a la guerra

    La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (I, sociedades germano-escandinavas)
    La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (II, sociedades árabes preislámicas)
    La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (III, cultura corsa y otras)
    Las plumas blancas: hombría, guerra y coacción femenina
    Guerra y género: la instigación femenina
    Aprobación y comisión de la violencia: el caso de las mujeres en la Hispania prerromana
    El poder femenino en la Guerra de los Cristeros: lecciones para el presente
    Cómo se trataba la violencia doméstica en el pasado

    La violencia doméstica en la época romana
    La violencia doméstica en Castilla durante la Baja Edad Media
    La violencia doméstica en la Edad Media y Moderna
    La violencia doméstica en el pasado
    Control de la sexualidad masculina en el pasado

    Circuncisión y control de la sexualidad masculina
    El control de la sexualidad masculina en la España medieval y la América colonial
    Sufrimiento masculino y violencia contra el varón

    Opresión masculina en la Historia: el trabajo forzado
    Deudas de sangre y la opresión del varón en Oriente Medio
    Ataques con ácido en Colombia: las víctimas olvidadas (incluye algunas notas sobre la historia del fenómeno)
    Los hombres lapidados en Irán (y otros países islámicos)
    Los hombres en la Historia
    Otros artículos de interés

    La doncella en apuros y el hombre desechable: del tradicionalismo al feminismo
    El mito del padre tiránico
    Caza de brujas y denuncias falsas: lecciones para el presente
    Hombres y sentimientos: la verdadera historia
    ¿Por qué existía una licencia marital en la Edad Moderna? La explicación histórica frente a la explicación moral
    Los amantes autorizados de las aristócratas casadas en la España del Siglo XVIII
    ¿Sometida o protegida? La infantilización de la mujer y los roles de género en el pasado

    https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2015/08/29/hacia-una-nueva-historia-de-las-relaciones-de-genero/



    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por nunca el Vie Ene 29, 2016 1:57 pm

    https://es-es.facebook.com/permalink.php?story_fbid=1117366914961546&id=145661455465435
    ¿ Qué opinan ?
    Mientar Los marxistas debemos defender enérgicamente la causa de la mujer, debemos luchar contra la desigualdad y contra todas las manifestaciones de opresión, discriminación e injusticia. Pero siempre debemos hacerlo desde un punto de vista de clase. Mientras luchamos decididamente para conseguir todas aquellas reformas que representen un paso adelante real para la mujer, también debemos explicar que la única salida para conseguir realmente la completa emancipación de la mujer y de las otras capas oprimidas de la sociedad, es mediante la abolición del sistema capitalista. Esta lucha requiere la máxima unidad entre los trabajadores y las trabajadoras en su lucha contra el capitalismo. Cualquier tendencia que se califique de feminista, que intente enfrentar a la mujer contra el hombre, que divida o segregue a las mujeres del resto del movimiento obrero en nombre de la liberación de la mujer u otra cosa por el estilo, es reaccionaria y debemos combatirla enérgicamente.
    Nosotros luchamos por la unidad del proletariado, independientemente de su sexo, raza, color, religión o nacionalidad. Nuestra lucha por la causa de la mujer necesariamente presupone la lucha implacable contra todo tipo de feminismo burgués y pequeño burgués (contra la idea de que la lucha por la emancipación de la mujer sólo es posible separada de la lucha de la clase obrera por el socialismo y especialmente contra cualquier intento de enfrentar a la mujer contra el hombre). Estas tendencias, allí donde consiguen influencia en el movimiento obrero, siempre caen en manos de los elementos más reaccionarios, juegan un papel divisorio y arrojan confusión entre aquellas mujeres que se dirigen hacia el socialismo. En esta cuestión es necesario mantener siempre una postura de clase firme. El Partido Bolchevique y la Internacional Comunista en sus resoluciones siempre hablaban de mujeres trabajadoras y no de la mujer en general. Sobra decir que la lucha por los derechos de la mujer incluye a todas las mujeres proletarias, incluidas las esposas, paradas, estudiantes, etcétera. Pero el elemento clave son las mujeres trabajadoras que representan a un sector cada vez más grande de la clase obrera.
    La conquista de derechos iguales formales sin la transformación de las relaciones sociales, es una conquista muy limitada y deja inalterables las raíces de la opresión de la mujer en la sociedad capitalista. En el último periodo la mayoría de las mejoras relacionadas con la discriminación positiva han servido de vehículo para el ascenso de una capa de arribistas de la pequeña burguesía. En la última década la voz del feminismo pequeño burgués, antiguamente tan estridente con sus reivindicaciones de igualdad (el derecho de la mujer a ser sacerdote, directores de empresa y otras cosas por el estilo), cada vez tiene menos audiencia. ¿Por qué? Porque las feministas de clase media hace mucho tiempo que han conseguido lo que querían.
    La burguesía ha dejado un hueco para las directores de empresa, juezas, banqueras, burócratas y sacerdotisas. El ascenso de la mujer a los puestos medios de dirección en EEUU ha pasado del 4 al 40% en los últimos veinte años. Hoy día, 419 empresas de las incluidas en la lista Fortune 500 cuentan con al menos una mujer en sus consejos de dirección, y un tercio de estas empresas tienen dos o más mujeres. Las empresas más grandes promocionan más a la mujer que las del final de la lista de Fortune 500. Para algunas mujeres las cosas les van muy bien. Estas arribistas burguesas y pequeño burguesas siempre estuvieron a favor de la emancipación de la mujer, una a una, comenzando por sí misma.
    Por esa razón, siempre hemos mantenido una lucha implacable contra el feminismo burgués y pequeño burgués. Éste no tiene nada en común con la lucha real por la emancipación de la mujer. Estas mujeres una vez han solucionado su problema personal dentro de los confines del capitalismo, ya son felices y se olvidan del 99% de las mujeres que sufren la opresión y explotación más espantosa, mientras que las antiguas feministas se unen a las filas de los explotadores. Un fenómeno similar ha ocurrido con los negros de clase media en EEUU que han conseguido hacer fortuna en los últimos años. La clase dominante siempre se puede permitir hacer este tipo de concesiones que no amenazan su dominio como clase.
    No estamos a favor de la discriminación positiva, sea de mujeres, negros o de cualquier otro sector. Es una reivindicación pequeño burguesa que sirve para desviar la atención de las verdaderas raíces de la desigualdad. Por su propia naturaleza, la imposición de cuotas arbitrarias para mujeres, negros, etcétera, sirve como vehículo para la avance de una minoría de arribistas y da la impresión de que se está haciendo algo, mientras los problemas fundamentales siguen inalterables. Este método no responde al problema de la discriminación, desvía la atención de lo verdaderamente importante y es un ejercicio de simbolismo. Es el método utilizado con frecuencia por la burocracia para bloquear el avance de la izquierda en los órganos de dirección de los partidos y sindicatos obreros, en ayuntamientos y parlamentos. El caso más evidente ocurre en Estados Unidos, allí la burguesía utiliza hábilmente este método para calmar el tema racial creando una pequeña capa de arribistas negros. Los negros de clase media han utilizado la lucha contra el racismo para acceder a los mejores empleos, con buenos salarios y después deciden que lo mejor para ellos es ser más moderados y razonables.
    Algunas veces trabajadoras y jóvenes honestas se pueden calificar a sí mismas de feministas, sin que comprendan claramente lo que significa eso. Debemos tener una actitud flexible y positiva con ellas. Lo mismo ocurre con aquellos que pertenecen a las minorías oprimidas. De la misma forma que nos oponemos al nacionalismo, debemos oponernos el feminismo. Y esta postura no afecta a nuestra lucha contra la discriminación. Siempre abordamos la cuestión de la desigualdad desde el punto de vista de la clase obrera y del socialismo, nunca desde otro punto de vista. Una cosa es que las trabajadoras expresen su preocupación por los problemas a los que se enfrentan debido a su sexo (desigualdad salarial, el trabajo en el hogar, los problemas del cuidado de los hijos, el acoso sexual y la violencia contra la mujer) y luchar contra estos problemas, y otra cosa muy distinta es cuando las tendencias burguesas y pequeño burguesas intentan explotar los problemas de las mujeres para librar una guerra entre los sexos. La preocupación natural de las trabajadoras es la desigualdad que padecen y luchan contra ella. Este debe ser el punto de partida en la lucha para cambiar la sociedad en líneas socialistas, el feminismo burgués y pequeño burgués trata la cuestión de la mujer de una forma aislada y busca la solución dentro de los confines del sistema capitalista. Esto invariablemente conduce a conclusiones reaccionarias.


    marsupial
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 675
    Reputación : 709
    Fecha de inscripción : 16/08/2013

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por marsupial el Vie Ene 29, 2016 5:11 pm

    nunca escribió:
    El problema de esas feministas, además del que acabo de mencionar, es que querían los derechos de los hombres pero no sus obligaciones (ir a la guerra o al Servicio militar obligatorio, trabajos forzados, tareas duras y peligrosas, etc)


    ¿En la Guerra Civil de España no se acabó prohibiendo a las mujeres participar en el frente en el bando de la República?

    He encontrado esto:

    La UMA y el PCE se opusieron a que la mujer luchase en el frente, defendiendo que el papel de la mujer en la lucha contra el fascismo se limitase a las tareas de la retaguardia, haciendo labores de cocina, lavandería, enfermería, producción. [...]

    Cuando Largo Caballero, Ministro de Guerra , apoyado por el PCE, y más tarde por los anarquistas, decretó la prohibición de que las mujeres luchasen en el frente y que su labor se limitase a realizar las tareas domésticas dentro de los batallones, produjo una enorme decepción y frustración entre miles de ellas, que iban al frente reivindicando la igualdad.

    http://mujeresenelmundo.wikispaces.com/La+Mujer+Espa%C3%B1ola+en+La+Guerra+Civil+Organizaciones

    A continuación te dejo una entrada de lo que parece ser una feminista que defiende el acceso de la mujer al ejército y al frente de batalla:

    http://bastadesexismo.blogspot.com.es/2013/02/las-mujeres-en-el-frente-de-batalla.html

    Sí una mujer que se dice feminista hoy en día, defiende que el varón es el único que debe ir a la guerra, no es feminista.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por nunca el Vie Ene 29, 2016 5:56 pm

    Joder marsupial, que yo estaba hablando de hace varios siglos no de la GCE.


    A continuación te dejo una entrada de lo que parece ser una feminista que defiende el acceso de la mujer al ejército y al frente de batalla:
    El feminismo no decía nada ( o si acaso lo decía con la boca pequeña) cuando en España hasta hace poco los varones estaban sujetos al Servicio Militar Obligatorio, y a lo largo de la historia las bajas militares la han sufrido casi todos hombres, son datos, no opiniones.


    Sí una mujer que se dice feminista hoy en día, defiende que el varón es el único que debe ir a la guerra, no es feminista.

    La teoría es una cosa y la practica otra.

    http://www.forocomunista.com/t29254p270-existe-el-hembrismo#414777
    nunca escribió:
    nunca escribió:La "igualdad" del feminsimo.
    Como ya saben en Noruega comienza el servicio militar obligatorio también para las mujeres. Quienes se opusieron a esta medida fueron el Partido Democristiano y las asociaciones feministas Sección Noruega de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad, así como la Asociación Noruega por los Derechos de las Mujeres.
    Esta alianza entre feministas y tradicionalistas no resulta del todo sorprendente. En cualquier caso, la primera asociación ha emitido un comunicado que pueden leer siguiendo el hipervínculo.
    Que nadie me malinterprete, yo no quiero el servicio militar obligatorio para los hombres ni para las mujeres. Lo que realmente me molesta de esta declaración es que EN NINGÚN MOMENTO condena que la práctica sea exclusiva para los hombres. Es incapaz de decir "no debería aplicarse ni a hombres ni a mujeres". Una línea bastante sencilla, creo yo.
    En cambio, habla de forma críptica con frases como "problemas relacionados con el servicio militar obligatorio tienen que ser resueltos en sus propios términos" o "es más importante incrementar los esfuerzos de hombres y mujeres en el desarme, la resolución pacífica de conflictos y la reconstrucción de comunidades...".
    Pero no hay una sola condena o desaprobación hacia el reclutamiento forzado para hombres. El título de hecho lo dice todo: "NO al reclutamiento forzado de mujeres".

    http://womenalliance.org/no-to-female-conscription


    https://plus.google.com/+DavidPrieto100/posts/G8kQpgdVc83
    A veces me resulta curioso ver lo que alguna organización feminista dice defender en teoría, y contrastarlo con lo que defiende en la práctica.

    Por ejemplo, cada año el ejército de Noruega (el noveno país del mundo con mayor igualdad de género - goo.gl/o6W3X6) recluta forzosamente a 10.000 jóvenes elegidos de entre 60.000 chicos obligados a someterse a examen.
    http://hdr.undp.org/en/composite/GII

    En 2013 el parlamento noruego aprobó una ley que incluía a las chicas en el proceso, de modo que los 10.000 reclutas pasaban a elegirse de 120.000 candidatos de ambos sexos. Esta ley empezó a aplicarse en 2015 y en su día (goo.gl/zJajs3) el Ministerio de Defensa la justificó así:
    http://www.norway.org.uk/norwayandcountry/current-affairs/norwegian-politics/norway-extends-compulsory-military-service-to-women/#.Vp6eW5rhCzd

    Con esta decisión, que es un gran paso hacia la igualdad de derechos, Noruega será el único país europeo y el primer miembro de la OTAN con una política de reclutamiento neutral.

    Esto es importante por dos motivos: Uno, porque el reclutamiento masculino está desfasado en una sociedad donde todos los ciudadanos tienen los mismos derechos y obligaciones sea cual sea su sexo. Y dos, porque para garantizar nuestra capacidad operativa debemos reclutar a los mejores, y para eso necesitamos diversidad. Y por tanto no podemos limitar el reclutamiento a la mitad de la población.

    No establecemos el reclutamiento femenino porque necesitemos más soldados sino porque necesitamos a los mejores, sean quienes sean. Para tener un ejército moderno no basta con la tecnología; también hace falta una organización diversa con personas, habilidades y perspectivas diferentes.

    Sobre lo anterior también se pronunció la NKF, la organización feminista más antigua e influyente de Noruega, que en su página web (goo.gl/rWsvgF) dice dedicarse a eliminar actitudes, leyes y regulaciones que sean discriminatorias hacia las mujeres y que impidan la igualdad de género. Pues bien, esta organización se ha pronunciado contra la ley (goo.gl/rNL0bn) y lo ha hecho así:
    http://kvinnesak.no/english
    http://womenalliance.org/no-to-female-conscription

    La NKF no se opone a que las mujeres persigan una carrera militar si es su elección, y con el sistema actual las mujeres tienen las mismas oportunidades que los hombres a ese respecto. Pero el reclutamiento es diferente, porque incluye a todo el mundo y supone el uso de la fuerza. La NKF desaconseja vivamente que se fuerce a las mujeres a unirse al ejército, y en concreto desaconseja el reclutamiento femenino
    .

    En otras palabras: a la NKF le parece bien que las mujeres que quieran puedan unirse el ejército, pero no le gusta que se obligue a ninguna. Sobre obligar a los hombres no se pronuncia.

    Cuesta entender por qué el Ministerio de Defensa intenta reclutar más mujeres cuando la mayoría de los hombres no realizan el servicio militar (...) la NFK considera que el reclutamiento femenino se basa en una igualdad mal entendida y que se desvía de las intenciones de la Ley de Igualdad.

    La NFK está a favor de la igualdad... siempre y cuando tenga el derecho exclusivo de decidir en qué consiste la igualdad. Por ejemplo, putear a una sola mujer nunca puede ser igualdad mientras quede un único hombre sin putear.

    El concepto de igualdad supone ante todo que las mujeres y los hombres deben tener los mismos derechos y libertades fundamentales, y que hay que valorar a las mujeres y concederles poder y recursos en igual medida que a los hombres. Pero las mujeres y los hombres no tienen por qué ser lo mismo ni hacer lo mismo para ser iguales.


    La NFK también se reserva el derecho a decidir a qué profesiones se aplica el razonamiento anterior, y a cuáles no. Si hablamos de los campos STEM, no. Si hablamos del ejército, sí. Si hablamos de la administración de empresas, no. Si hablamos de las industrias extractivas, sí.

    Para lograr la igualdad de género suele ser importante tratar igualmente al hombre y a la mujer. Pero no hay que tratarlos igual en todas las situaciones; a veces hay que favorecer al género desfavorecido para que el resultado sea justo. Hay que tener en cuenta las diferencias reales entre la vida de un hombre y una mujer.

    La NKF está a favor de la igualdad, pero la igualdad consiste en favorecer a un sexo hasta que el resultado sea justo. ¿Y quién decide a partir de qué punto es justo ese resultado? Efectivamente, la NKF.

    Las mujeres hacen una contribución importante a la sociedad al quedarse embarazadas, dar a luz y dar el pecho. Y pese a los años de políticas igualitarias, el cuidado de los niños, ancianos y dependientes sigue recayendo principalmente sobre las mujeres. Y pese a este servicio a la sociedad siguen ganando menos que los hombres, teniendo menos propiedades, menos pensión y menos representación en puestos de poder. Imponerles la nueva carga del reclutamiento no solo no sería razonable, sino que aumentaría las brechas económicas y sociales. Y en vez de una mayor igualdad se obtendría una mayor desigualdad.


    La NKF no ve justo cargar con el reclutamiento a las mujeres porque ellas ya tienen otras cargas y aportan cosas a la sociedad. Los hombres, por otra parte, no tienen en sus vidas ningún tipo de carga aparte de la militar ni hacen ningún tipo de contribución a la sociedad.

    Por eso el argumento de arriba se aplica a las mujeres, pero a los hombres no. Por eso reclutarlas a ellas es injusto, pero reclutarlos a ellos no.

    A ojos de la NKF, la igualdad real no consiste en incorporar a la mujer a una estructura social formada por hombres. Las mujeres deberían tener la misma oportunidad de determinar la organización de la sociedad, e intentando promover la igualdad corremos el riesgo de que el bando más fuerte remodele al débil a su imagen y semejanza. A lo largo de estas décadas el rol femenino ha cambiado sensiblemente más que el masculino, y así, los valores y prácticas tradicionalmente masculinos se han reforzado mientras que los femeninos se han debilitado. En la situación actual, el reto es reforzar el poder e influencia de la mujer y desarrollar mejores prácticas de atención, y valores como la igualdad entre sexos.

    La NKF cree que el estamento militar promueve y refuerza una masculinidad tóxica y violenta, y por eso se opone al reclutamiento de chicas: para no exponerlas a ese rol de género tan perjudicial.

    Los chicos sin embargo son inmunes a esa influencia, por eso la NKF se opone al reclutamiento femenino pero al masculino no. Porque una chica reclutada a la fuerza adoptará esos valores y prácticas que la NKF rechaza, pero un chico reclutado a la fuerza no.

    Tampoco está clara la supuesta "mejora" militar. No podemos creer que la inclusión de la mujer en los niveles inferiores de la cadena militar nos vaya a llevar a un cambio de estructuras y actitudes. Las mujeres pueden aumentar la diversidad pero no van a cambiar la organización jerárquica del ejército, caracterizada por la creencia de que los soldados deben aprender a defenderse, a usar la violencia y, si es necesario, a matar. Al novato se le integra en este sistema y en esta cultura, y las mujeres son especialmente vulnerables a una organización así de masculina. El resultado es que las mujeres se ven militarizadas, y el ejército no se ve transformado.

    Si la propuesta fuera entrar de generalas la NKF se lo pensaría, pero para arrastrar el culo por el barro no hace falta tanta diversidad. Para eso se bastan los chicos.

    La NKF cree que en el mundo actual es más importante centrarse en el desarme, en la resolución no violenta de conflictos y en la búsqueda de la paz que en ampliar las actividades militares. Por tanto, los jóvenes entusiastas que quieran contribuir a la paz internacional deberían ser educados en dichas habilidades y dedicarse a las tareas correspondientes, en vez de realizar un servicio militar.

    Si Noruega reclutaba a 10.000 personas de un sexo concreto, y ahora pasa a reclutar a 10.000 personas del sexo que sea, está aumentando la actividad militar.

    La NKF no se opone al reclutamiento femenino porque quiera mantener un privilegio, sino porque es una organización pacifista y no le gusta aumentar la actividad militar. El hecho de que jamás hayan protestado contra el reclutamiento masculino, y ahora sí, es pura casualidad.

    La NKF no se opone al reclutamiento femenino porque quiera mantener un privilegio, sino porque expondría a las chicas a un modelo tóxico de masculinidad. El hecho de que jamás hayan protestado contra la exposición de los chicos a ese mismo modelo, y ahora sí, es pura casualidad.

    La NKF no se opone al reclutamiento femenino porque quiera mantener un privilegio, sino porque quiere lograr la auténtica igualdad. Y ambos sexos son iguales, pero uno un poco más.

    No sé, me ha parecido un buen ejemplo de la diferencia que puede llegar a haber entre lo que alguien defiende y lo que dice defender.


    Contenido patrocinado

    Re: Discriminación positiva

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:12 pm


      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 3:12 pm