MOVILIZÁNDONOS CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA

    Comparte

    txegobi
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 510
    Reputación : 640
    Fecha de inscripción : 07/12/2010

    MOVILIZÁNDONOS CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA

    Mensaje por txegobi el Vie Dic 16, 2011 9:42 pm

    MOVILIZÁNDONOS CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA


    La violencia contra las mujeres, tanto en Euskal Herria como en otras partes del
    mundo, sigue siendo un problema social, político y cultural de primer orden.
    Es un problema que se determina por la existencia de relaciones de poder entre los
    géneros y es resultado de relaciones de opresión de los hombres sobre las mujeres.
    Esta violencia tiene como consecuencia la obstaculización del ejercicio de la
    ciudadanía de las mujeres y el control sobre nuestros cuerpos.

    La violencia contra las mujeres no tiene límites, es estructural, tiene muy
    distintas formas y espacios en las que se expresa, estando presente en todo el
    engranaje social, político, cultural, jurídico e ideológico. Es necesario enumerar
    expresiones claras y a veces no tan caras de violencia ejercida contra nosotras por
    el mero hecho de ser mujeres, ya que la focalización exclusiva en los casos de
    hiperviolencia dentro de las relaciones de pareja, deja en la sombra otras violencias
    contra las mujeres:

    La violencia sexual; la psicológica; los malos tratos y torturas tantas veces
    denunciados por detenidas en comisarías y cuartelillos; las agresiones que soportan
    las mujeres inmigrantes y que no pueden denunciar por falta de acceso a la
    justicia; la infravalorizacion de las mujeres; los jefes o compañeros que acosan a
    trabajadoras y las chantajean descaradamente; los jueces y fiscales que acusan a
    las agredidas de provocadoras para justificar las conductas de violencia; las
    asalariadas que reciben sueldos inferiores a los de los hombres y son relegadas a
    los trabajos peores; los millones de horas de trabajos de cuidados y reproductivos
    que no son reconocidos económica ni socialmente, ni llevan aparejados derechos
    sociales; los novios, parejas o amantes que controlan a “sus” mujeres a través de
    los móviles, o de la forma de vestir o de comportarse y relacionarse; los y las
    millones de jóvenes que reciben una educación en la que se omite de forma
    sistemática el legado de las mujeres en la historia y en las luchas y
    reivindicaciones, de la misma forma que aprehenden desde las aulas los roles
    “políticamente correctos” de los sexos y de los géneros; la eliminación de la
    violencia contra las mujeres que no está dentro del quehacer político de las
    instituciones ni éstas asignan recursos suficientes para luchar contra ella; los miles
    de mujeres que reciben el estatus de “sin papeles” para que no puedan ser
    contratadas legalmente, o asistidas, o puedan presentar denuncias; la imagen de
    las mujeres en los medios de comunicación que transmiten la consideración de un
    objeto consumible por su apariencia estética al gusto de los apetitos masculinos… Y
    la lista sigue…

    Si tratamos la violencia machista de forma aislada y única se fortalece un
    pensamiento social común sobre el maltratador completamente sesgado,
    representándolo como casos especiales y concretos, justificados más fácilmente
    (alcohol, locura, etc.) e invisibiliza el sistema de opresión heteropatriarcal
    como causa principal.

    La heteronorma es parte de la imposición del patriarcado y romperla supone
    marginación y castigo social. El binomio hombre-mujer, y la relación naturalizada
    sexo-género-sexualidad son imperativos del sistema patriarcal; por lo que cuando
    nuestros deseos y cuerpos se sitúan fuera de la heteronorma y no entramos en los
    moldes de la feminidad establecida, bien por exceso (son las denominadas
    busconas, calentonas, putas, etc.) o bien por defecto (marimachos, tortilleras, etc)
    hace que el castigo se represente de múltiples formas.

    Así mismo, el no poseer “el privilegio” de estar protegida por la representación
    del hombre, ya sea hermano, novio, marido, padre, nos hace ante sus ojos
    vulnerables, y convierte nuestros cuerpos y deseos en territorio colonizable.

    Para eliminar de raíz la violencia sexista que describimos, más allá de las medidas
    penalizadoras policiales y judiciales, desde nuestros grupos y organizaciones
    impulsamos:

    • Autodefensa feminista: Entendida como un modo de actuar frente a la
    violencia contra las mujeres, individual y colectivamente, y como forma de
    empoderamiento, lejos de la victimización permanente de que hacen gala las
    leyes denominadas “protectoras”.

    • Solidaridad entre las mujeres: Cuando agreden a una mujer nos agreden
    a todas. La respuesta colectiva desde el movimiento feminista explica y
    enfrenta los casos aislados de violencia, que entonces se tornan grupales, de
    género, de solidaridad y sororidad, y encuentran una explicación y una
    salida en nuestra lucha.

    • Ocupación de la calle. Y es que la calle también es nuestra. La ocupación
    de todos los espacios por parte de las mujeres se nos impone. En cualquier
    lugar, a cualquier hora, de cualquier forma, en todos los medios y en todos
    los espacios, nosotras reclamamos el derecho a movernos libremente.

    • Prioridad en la prevención de la violencia: Solo desde una educación
    pública, laica, de calidad, no sexista, integral, podemos volver a recrear el
    imaginario de las mujeres fuera de los roles de género y enfrentar así al
    patriarcado. Aquí los medios de comunicación también tienen un papel clave
    ya que una explicación de la violencia sexista no pasa, por los programas
    morbo ni las apariciones de mujeres victimizadas e indefensas con la imagen
    de suplicar ayudas al todopoderoso Estado. Trabajamos por alterar estos
    modelos de comunicación que ayudan a perpetuar el rol tradicional
    inferiorizado de las mujeres y con ello siembran el camino hacia las
    agresiones sexistas.

    • Nuevos valores y modelos. La violencia sexista en las relaciones de
    pareja, cuando deriva en lesiones graves y asesinatos, ocupan el máximum
    de las preocupaciones de nuestros gobernantes y sus aparatos. En la base
    de estas agresiones está la institucionalización de la familia patriarcal y su
    consagración y elevación a los altares por la Iglesia Católica. Una denuncia
    constante de sus concepciones, creencias y supercherías está en el centro
    de nuestras reivindicaciones, que plantean unas relaciones entre personas
    libres y ajenas a la normativa heterosexual impuesta para mayor gloria de la
    familia y la descendencia.

    • Las instituciones tienen su papel en la lucha contra la violencia.
    Exigimos medidas de calidad y recursos suficientes que mejoren las
    condiciones de vida de las mujeres y, especialmente, que pongan medidas
    paliativas importantes para los casos de agresiones sexistas, además de las
    imprescindibles medidas preventivas antes descritas.

    Ante esta situación de violencia pertinaz contra las mujeres queremos destacar
    tres ideas que recorren nuestro pensamiento:

     Las agresiones sexistas no son casos aislados de situaciones o desgracias
    personales. Insistimos en la responsabilidad colectiva de ofrecer una
    respuesta integral y movilizadora, y, especialmente, desde el movimiento
    feminista.

     Las mujeres, individual y colectivamente, tenemos capacidad para
    defendernos y para contestar a las agresiones y a la violencia sexista, nos
    queremos sentir libres en la calle, en el espacio público y en el privado.

     La situación es muy grave y exige respuestas inmediatas, pero no por ello
    menos profundas ni radicales. Exigimos nada menos, que cambios
    estructurales que alteren de forma absoluta las relaciones de poder entre los
    sexos, lo que sin duda lleva aparejado un cambio en el modelo político,
    económico e ideológico.

    Euskal herriko mugimendu feminista. Abenduak 17rako testua


    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: MOVILIZÁNDONOS CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA

    Mensaje por nunca el Vie Dic 16, 2011 9:58 pm

    "La violencia contra las mujeres, tanto en Euskal Herria "
    Euskal herriko mugimendu feminista. Abenduak 17rako testua


    Quitando ese trocito, este post debería estar en feminismo ya que aunque lo escriba una organización vasca trata sobre las mujeres en general.


    txegobi
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 510
    Reputación : 640
    Fecha de inscripción : 07/12/2010

    Re: MOVILIZÁNDONOS CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA

    Mensaje por txegobi el Vie Dic 16, 2011 11:33 pm

    Yo también cambiaría cosas, lo del hetereopatriarcado por ejemplo. Pero bueno... Simplemente lo estoy difundiendo.

    Allí estaremos mañana los CJC-GKK.

    Tovaritx
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1994
    Reputación : 2408
    Fecha de inscripción : 10/06/2010

    Re: MOVILIZÁNDONOS CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA

    Mensaje por Tovaritx el Dom Dic 18, 2011 12:19 pm

    Pues estuvo bastante bien, nos juntamos unas 2.000 personas.

    CarlosMarx
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1423
    Reputación : 1606
    Fecha de inscripción : 05/08/2014
    Edad : 20
    Localización : Argentina

    Re: MOVILIZÁNDONOS CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA

    Mensaje por CarlosMarx el Lun Feb 02, 2015 3:05 pm

    Muevo a Feminismo.

    Contenido patrocinado

    Re: MOVILIZÁNDONOS CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:04 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 6:04 am