(Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio

nunca
nunca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6059
Reputación : 7044
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

(Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio  Empty (Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio

Mensaje por nunca el Lun Dic 12, 2011 10:28 pm


El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio

¿Por qué el hip hop español no suena en los cuarenta principales o la Cadena 100?

Nega (LCDM) | Para Kaos en la Red | Hoy a las 14:51 | 2994 lecturas | 23 comentarios

www.kaosenlared.net/noticia/hip-hop-radios-comerciales-apuntes-divorcio
Compartir:
La caja de los truenos la abría Kase O en una video-entrevista con motivo de su recientemente estrenado trabajo con la banda de jazz magnetism (trabajo que recomendamos encarecidamente a todo aquel que le guste el rap, el jazz o la música negra en general): el hip hop en España, pese a su repercusión y cifra de ventas, no suena en las radiofórmulas.

A diferencia de lo que sucede en EEUU, en el estado español los bombos y cajas quedan relegados a radios locales o comunitarias o a Radio 3 en el mejor de los casos, siempre dentro de programas especializados, es decir, dentro de programas alternativos o marginales. La contradicción es palpable y clama al cielo: pese a tratarse de un movimiento de masas (como acreditan las cifras de ventas y su presencia en festivales) el hip hop se encuentra vetado en las radios de masas y comerciales. Que escuchemos un tema de Violadores del verso, Tote o Nach en Los Cuarenta principales o la Cadena 100 es más difícil de ver que a Mariano Rajoy en un local de ambiente en Chueca (o quizá no tanto…)

Inmediatamente las redes sociales hervían y el hastag #nohayrapenlaradio recorría Twitter, el debate estaba servido en bandeja y las opiniones se contrastaban o enfrentaban a lo largo y ancho de la red de redes. Como miembro activo de la comunidad hip hop y siendo los Estudios Culturales una de mis disciplinas académicas, sirvan estas líneas de aportación al citado debate.

Los motivos son varios y de distinta índole pero todos apuntan en la dirección que el mc zaragozano señala: parece que hay una mano negra que no quiere que el hip hop suene en las radios comerciales porque "hace pensar a la peña". El primer motivo se vislumbra obvio: la propiedad de los medios de comunicación de masas pertenece a grandes corporaciones multinacionales a las que ciertamente, no les interesa que la peña piense, y se cuestione su papel o el estado de las cosas. Nadie tira piedras sobre su propio tejado. Algo no funciona en matrix y quizá el hip hop tiene las respuestas que grupos como Pereza o El canto del loco no pueden ofrecer. Su peligrosidad reside en su accesibilidad y su capacidad para penetrar entre la gente joven, colectivo que tradicionalmente y a lo largo de las décadas, ha puesto al sistema contra las cuerdas, sea mayo del 68, sea el 15M o sea los jóvenes británicos que durante una semana incendiaron los barrios de Inglaterra, ¿lo recuerdan? No faltó el analista conservador que culpó al hip hop de ese brote de violencia. Mejor culpar al hip hop que a la brutalidad policial, la precariedad laboral, el paro endémico o a la pauperización de los barrios ¿verdad?

El hip hop, en todas su variantes y tendencias, está en posesión de una serie de códigos y de normas no escritas que suscriben desde Pablo Hasel y Los Chikos del Maíz hasta Mitsuruggy e Iván Nieto, pasando por Violadores o Hablando en plata: el sé tú mismo, el salte del camino marcado, el no seas una ficha más en el tablero, pelea por ti y por los tuyos, tu patria es tu barrio, etc. Planteamiento que choca frontalmente con el manto homogéneo y unificador que genera la industria cultural masiva. Quizá así entendemos ese miedo patológico del grupo PRISA al hip hop y porqué lo veta tanto en la lista de Los Cuarenta Principales como en sus radios y revistas. Entonces tenemos casos verdaderamente esperpénticos:

Cuenta la leyenda que cuando Violadores del verso desbancaron a Malú de la lista de ventas, el capo de Sony en España lloriqueó indignado y clamando al cielo diciendo que eso no podía ser, que cómo tres raperos de Zaragoza habían desbancado del número uno a su protegida. Regresó a su lujoso despacho consternado después de que le enseñaran la lista AFYVE. Dicha lista es la de ventas oficial, no hay trampa ni cartón, refleja el número de ventas cada semana, aunque en ella se cuele en ocasiones gente como Los Chikos del Maíz, Obrint pas o Shotta, granos en el culo de la industria cultural masiva de la mano de discográficas independientes como Propaganda pel fet o BOA. Pero al grupo PRISA le trae sin cuidado lo que los españoles compren o prefieran oír: Malú continuó en la lista de Los Cuarenta Principales y Violadores continuaron vetados aunque esa semana fueran el disco más vendido de este país. La cosa en realidad se llama censura y de nuevo tiene bien poco, sólo es que ahora la venden con un envoltorio más adecuado. Es nauseabundo escuchar cómo se les llena la boca de babas hablando de libertad de expresión, ya sea en la Ser, en el diario El País o incluso sí, se atreven a hablar de libertad de expresión en los cuarenta!! Luego es en Cuba donde se persigue al hip hop ¿verdad?

Siendo sinceros la cosa viene de lejos y las raíces de la industria cultural española -siempre tan endogámica y totalitaria- se incrustan en La Transición (ese pacto de silencio que equiparó víctimas y verdugos y dio inmunidad a estos últimos), en la transición y en la movida madrileña, esa explosión cultural tutelada y dirigida desde arriba para que nadie se saliera del raíl marcado, que por algo la subvencionamos cojones. Los paralelismos son enormes: la tormentosa relación del hip hop y las radios comerciales se parece bastante a los años de la citada movida ya que, mientras grupos como La Polla récords o Kortatu llenaban pabellones, en las radios únicamente había espacio para Alaska, Radio futura y Mecano. La polla récords era un nombre demasiado irreverente para que sonara en Los Cuarenta, más de lo mismo sucede con Violadores. La mano negra tiene nombres y apellidos (PRISA, Vocento…) y actuó en el pasado, actúa en el presente y continuará actuando en el futuro para vetar a un grupo incómodo que consiga hacerse con el cariño de las masas.

Por todo ello, otro de los motivos por los que el hip hop español no suena en las radios comerciales es sin lugar a dudas su integridad. El nivel de cooptación por parte del mainstream todavía no ha llegado a límites tan descomunales como en EE.UU. Mientras el hip hop norteamericano de la mano de gente como Jay Z o Kanye West monopoliza la MTV y arrasa en las radio comerciales, en el estado español los raperos todavía tienen un poco de decencia. Lo mejor es ilustrarlo con algunos ejemplos. Paul Wall, conocido rapero vinculado al dirty south, actuó para los marines desplazados en Irak. ¿Alguien se imagina al Chojin o a Nach, actuando para los soldados españoles desplazados en el golfo? ¿Con el ministro de defensa dando palmas y Aznar moviendo la cabeza a ritmo de bombo y caja?? Los lapidarían, los enterrarían vivos y una actuación de esa índole probablemente significaría el fin de la carrera del artista que se atreviera a tal infamia. Otro ejemplo: en EE.UU son muchas las colaboraciones entre el mundo del hip hop y la música abiertamente comercial. Estrellas como Thalia o Jennifer López aparecen en discos de raperos, la comunión entre el mainstream y el hip hop es completa y sin fisuras. ¿Alguien aquí se imagina una colaboración entre Violadores y Malú, entre Falsalarma y Amaral o entre Duo Kie y Chenoa? Yo no, la verdad. A Tote King se le echó medio panorama encima por su featuring con Antonio Orozco (y eso que el tema tenía cierto corte social). En el hip hop español, a diferencia del norteamericano, todavía hay ciertas líneas rojas que son tabú o está prohibido cruzar. Luego está la cuestión de la libertad de expresión, en EE.UU no hay Audiencia Nacional y con todos sus defectos, es un país en el que la libertad de expresión se aplica hasta extremos inconcebibles en España. Grupos como RATM, Public Enemy o Marylin Manson jamás han tenido que declarar en un juzgado. Baste con imaginar lo que duraría en el estado español una serie en la línea de Padre de familia, con constantes alusiones a la pederastia de la Conferencia Episcopal o a la no salida del armario de Mariano Rajoy, duraría eso, un telediario.

Pero tampoco mitifiquemos a EE.UU, el sistema sabe cuidarse las espaldas y el hip hop suena en las radios comerciales pero ¿qué hip hop? Es la pregunta que obligatoriamente nos tenemos que hacer. Hay cancha para Jay Z, para Kanie West y para todo aquel que sus letras sean inocuas e inofensivas, preferiblemente aquellas que encumbren el sueño americano y el yo empecé de cero y mira ahora, soy millonario, tengo un hammer y una novia modelo. ¿Por qué no hay cancha para las letras de gente como Inmortal Tecnique o Vinnie Paz? Por la misma razón que el hip hop español no suena en Cadena 100 o en los Cuarenta. Hay algunos que lo intentan claro, no falta el rapero español que aparece en un vídeo con modelos espectaculares, una base insultantemente comercial y pegadiza y una letra apologeta del dinero y del pisar al vecino a cambio de un puñado de euros. Pero como digo el hip hop en el estado español todavía está en posesión de una serie de bienes muy preciados, la coherencia, la integridad, la autenticidad… y por tanto este tipo de subproductos, por fortuna todavía son minoría dentro de la escena. Por todo ello creo que al fin y a la postre, tampoco creo que sea tan malo que el hip hop no suene en las radios comerciales y se nos aplique directamente la censura, es un síntoma primero de integridad, y segundo de que todavía nos tienen un miedo terrible.

WE ARE HIP HOP. Somos hip hop. No hay límites o como diría aquél, el límite es el cielo. La música urbana por excelencia, no necesitamos comprar guitarras, las sampleamos. No necesitamos pagar un local de ensayo, podemos ensayar en un parque. Ahí radica su potencial, en su accesibilidad. Y vigila tu sala o tu garito porque llenaremos los lavabos de pintadas o robaremos la mesa de mezclas. Podemos hablar de problemas sociales, del día a día en los barrios, podemos samplear a Wagner o a Jimmy Hendrix. El hip hop marca la diferencia, siempre será el hijo bastardo de la música negra que no sabe si su padre fue el blues, el funk o el soul, quizá el jazz alcohólico de los años 30. El hijo bastardo que destronó al punk a patadas y después sodomizó al pop a punta de pistola. Aunque a PRISA y a Sony les joda.
kenohayalcohol
kenohayalcohol
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 34
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 21/01/2012
Edad : 28
Localización : La Ciudad Nunca Duerme, Uruguay

(Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio  Empty Re: (Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio

Mensaje por kenohayalcohol el Sáb Ene 21, 2012 10:06 pm

Muy bueno!
Genial el aporte.
camaradaarg
camaradaarg
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 50
Reputación : 59
Fecha de inscripción : 13/08/2011

(Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio  Empty Re: (Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio

Mensaje por camaradaarg el Vie Abr 20, 2012 10:05 am

Genial, muy bueno!
Muchas gracias por compartirlo camarada! Saludos
Dinamitador
Dinamitador
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 33
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 22/04/2012
Edad : 26
Localización : San Vicente del Raspeig, Alicante

(Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio  Empty Re: (Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio

Mensaje por Dinamitador el Dom Abr 22, 2012 2:54 am

Muy bueno el artículo de Nega, pero le corrigieron.
No suena rap en castellano en las radios comerciales porque detrás de los grupos que tocan géneros que suenan más, como el pop-rock, hay grandes discográficas que ponen dinero para que suenen ahí. El rap en España no mueve tantos beneficios como para que alguien lo haga sonar en las radios comerciales

Pero yo lo prefiero así, sinceramente. Yo personalmente estoy empezando en éste mundillo y no aspiro a sonar en la radio, simplemente a seguir fuerte como LCDM y más grupos y mc´s con actitud.
Larga vida al underground, que es donde muchas veces está la calidad, y a paseo las radios comerciales.

Contenido patrocinado

(Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio  Empty Re: (Nega) El hip hop y las radios comerciales. Apuntes de un divorcio

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom Ene 19, 2020 3:22 pm