Foro de debate, intercambio y opinión


China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Sondeo

¿Es China un pais comunista?

[ 21 ]
China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Bar_left9%China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Bar_right [9%] 
[ 202 ]
China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Bar_left91%China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Bar_right [91%] 

Votos Totales: 223
Shenin
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Shenin el Mar Oct 25, 2011 9:02 pm

Smooth Jazz escribió:1) Cuba, aun tiene algo pese a ir directa a la mercantilización de su economía tras el Golpe de Estado de la Cúpula Militar con Raúl Castro al frente.

Golpe de Estado Militar de Raul Castro. En fin... Parece que algunos no se han dado cuenta todavia de que el sector mas recalcitrante contra las reformas en Cuba no es la clase obrera sino la burguesia burocratica, que ha acumulado riquezas en el mercado negro gracias al poder que obtiene por la sobredimension del Estado dado el actual desarrollo (o mas bien subdesarrollo) de las fuerzas productivas. Parece que algunos no se han dado cuenta todavia de que actualmente en Cuba el revisionismo (o al menos su version mas nociva y corrosiva) es precisamente el inmovilismo de la burguesia burocratica.
Chapaev
Chapaev
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2852
Reputación : 3433
Fecha de inscripción : 28/04/2010

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Chapaev el Jue Oct 27, 2011 8:49 pm

Una noticia de superestructura:


Actualizado a las 2011:10:27.08:17
ESPAÑOL
China: advierten sobre nociva influencia social para niños

Pueblo en Línea,27/10/2011--Según informa el Diario de los Obreros, la campaña para elegir jefes de grupos se está extendiendo en cada vez más escuelas de primaria y secundaria en Zhengzhou, provincia central china de Henan. Numerosos alumnos han difundido materiales audiovisuales y pancartas con sus imágenes, e incluso han invertido dinero para solicitar los votos de sus compañeros escolares. Esta preocupante práctica va contra de propósito original de la selección de jefes de grupos de escuelas, comentan sociólogos locales.

La opinión pública atribuye esta práctica negativa a la ideología utilitarista de las escuelas, la sociedad y los padres de los alumnos. Pero los puestos de jefatura de los grupos destinados al servicio voluntario se han convertido en medios para disfrutar de más recursos educativos y hacer más famosos los profesores. Según afirman analistas locales, la nociva práctica de apelar a todos los medios para conseguir fama y posición está envenenando el puro y limpio medioambiente educativo.

Algunos estudios han advertido de que la disputa por el poder está carcomiendo el alma de la joven generación china. Con esta práctica se está enseñando a los niños cómo colocarse por encima de otros. Como consecuencia, hay alumnos que sobornan con dinero a sus compañeros e incluso a sus profesores, para alcanzar metas egoístas. No hay que responsabilizar únicamente a los niños sino al mal ambiente social. Los padres y profesores deben reflexionar sobre sus deberes respecto a la educación de la joven generación, dicen los entendidos.

Los expertos en educación instan a los dirigentes escolares a ayudar a los estudiantes a tomar una actitud correcta, tratarlos sin discriminación y no conceder ningún privilegio “político” a los jefes del grupo escolar. Los padres de los niños y toda la sociedad deben educar a los jóvenes en la noble moral y propiciar que disfruten de una niñez sana y feliz.
[/quote]
El Diario de los obreros informa de esto pero me temo que la superestructura que se crea en el modelo chino es la responsable de estas actitudes, luego la denuncia será formal y el hecho irá a más, hasta que se silencie al diario de los obreros...

La coexistencia pacifica y el progreso material con metodos capitalistas son estrategicamente valores que han favorecido a la burguesia segun vamos comprobando.

Cada vez mas la experiencia esta demostrando que solo la revolucion mundial triunfante tendra las bases para realmente impulsar el cambio en paz de la sociedad, mientras tanto estamos en guerra y la estamos perdiendo camaradas chinos y demás.

Somos criticos con los cuadros que defienden el modelo socialista y nos dejamos engatusar por los cantos de sirena procapitalistas que acabaran devorando los avances sociales obtenidos.

Ahora es Europa la que tiene que "devolver" un estado del bienestar "prestado" por los burgueses precisamente para mantener la guerra de clases que tan bien les vá.

Con eso compraron la conciencia de la clase en europa y el burgues como Roma, no paga a los traidores, los explota...


Última edición por Chapaev el Jue Oct 27, 2011 8:58 pm, editado 1 vez (Razón : ese quote...)
eduardo1327
eduardo1327
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 32
Reputación : 41
Fecha de inscripción : 04/10/2011
Edad : 28
Localización : tlaxcala

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por eduardo1327 el Jue Nov 10, 2011 12:15 am

O OPINO QUE CHINA ES UNA NACION EN PROCESO CAPITALISTA , LA IMPORTACION LAPIDARIA A HACIA OTRSO PAISES ASI COMO, EL MODO DE PRODUCCION ESTA LLEVANDO A CHINA DIRECTAMENTE AL SOCILISMO :pensamiento:
julss
julss
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1450
Reputación : 1744
Fecha de inscripción : 29/12/2009
Edad : 26
Localización : ningun lugar de ninguna parte

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por julss el Vie Nov 11, 2011 3:36 am

modo de producción socialista con plusvalías capitalistas en mi opinión
Soviet_Merton
Soviet_Merton
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 415
Reputación : 480
Fecha de inscripción : 13/10/2011
Edad : 24
Localización : Asturias

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Soviet_Merton el Dom Nov 13, 2011 1:52 am

Esta muy claro, el comunismo se basa en el control de los medios de producción por los obreros. China esta llena de obreros trabajando en condiciones miserables, por sueldos igual de miserables. Estos bajos salarios permiten obtener grandes beneficios a los explotadores patrones. Si, China se esta vendiendo al capitalismo.
JoseKRK
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2765
Reputación : 2934
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por JoseKRK el Dom Nov 13, 2011 3:21 pm

Soviet_Merton escribió:Esta muy claro, el comunismo se basa en el control de los medios de producción por los obreros. China esta llena de obreros trabajando en condiciones miserables, por sueldos igual de miserables. Estos bajos salarios permiten obtener grandes beneficios a los explotadores patrones. Si, China se esta vendiendo al capitalismo.

Hasta donde concozco la realidad china y el análisis marxista de la realidad, creo que haces, camarada, un análisis demasiado simplista de la cuestión, empezando por exigir a China características sociales comunistas, cuando ese es un tipo de sociedad jamás realizado todavía. En el mejor de los casos la R.P. de China es un Estado Socialista.

En la realidad, la R.P. de China parece un Estado con la mayor parte de su vida económica y social organizada según principios socialistas, con un Partido Comunista bastante peculiar en la dirección del estado y con zonas geográficas en que se ha permitido la explotación capitalista de trabajadores en determinadas empresas, aunque ignoro exactamente su proporción en cuanto a la economía nacional total y también la finalidad de esa permisividad limitada con el modelo empresarial capitalista.

Yo, la verdad, no tengo las cosas tan claras como tú, pues me falta montón de información contrastada y verificable. Quizás tú puedas aportarla al foro como sustento de tu afirmación tan categórica, cosa que yo y todos en este foro te agradeceríamos enormemente.

Salud.
Rodimtsev
Rodimtsev
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1032
Reputación : 1293
Fecha de inscripción : 28/01/2010
Edad : 38

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Rodimtsev el Dom Nov 13, 2011 3:44 pm

China no tiene una dictadura del proletariado luego no construye el socialismo.

Saludos.
JoseKRK
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2765
Reputación : 2934
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por JoseKRK el Dom Nov 13, 2011 4:16 pm

Puede ser; en eso ya estaríamos más de acuerdo, camarada Rodimtsev y explicaría muchas de las cosas que siempre han sucedido allí, por disponer de un Partido que no es la Vanguardia del Proletariado, sino una amalgama interclasista con un cierto programa socialista bastante inconsecuente y vacilante, llamado "Socialismo de características chinas". Otra cosa son la explicaciones que dan desde dentro para justificar esa concepción del Partido y de "su" socialismo "de características chinas".

Tu frase apunta mucho más a la clave que cualquiera que haya oído o leído hasta ahora sobre este tema.
Soviet_Merton
Soviet_Merton
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 415
Reputación : 480
Fecha de inscripción : 13/10/2011
Edad : 24
Localización : Asturias

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Soviet_Merton el Dom Nov 13, 2011 5:40 pm

El camarada Rodimtsev ha dicho justo lo que yo queria decir. No se, no considero mi afirmación simplista, solo que pienso que se puede exponer tu opinion sin recurrir a un tochaco de mensaje.
Saludos.
JoseKRK
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2765
Reputación : 2934
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por JoseKRK el Dom Nov 13, 2011 5:51 pm

Pues si te cansa leerme, no me leas, camarada; que nadie te obliga.

¿Ves? también sé ser breve para decir bobadas.

Salud.
Soviet_Merton
Soviet_Merton
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 415
Reputación : 480
Fecha de inscripción : 13/10/2011
Edad : 24
Localización : Asturias

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Soviet_Merton el Dom Nov 13, 2011 5:53 pm

De donde has sacado de que me canse leerte? Tu opinión me parecio buena! Creo que no me has entendido camarada, solo queria decir que no la considero simplista, la considero una explicación concisa. Perdon si te he ofendido, un saludo.
JoseKRK
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2765
Reputación : 2934
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por JoseKRK el Dom Nov 13, 2011 5:58 pm

O.K. Entendido y te pido disculpas yo también por haberme "disparado" y haberte faltado el respeto, camarada. A mí me cuesta mucho trabajo casi siempre ser conciso; me resulta muy difícil, lamentablemente.

Un saludo y encantado de leer siempre opiniones de camaradas M-L, con las que aprendo mucho en todo momento.
Echospace
Echospace
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2556
Reputación : 2999
Fecha de inscripción : 10/10/2011

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Social-fascismo y traición

Mensaje por Echospace el Dom Nov 13, 2011 6:34 pm

La República Popular China se ha convertido en un estado social-fascista, social-chovinista y social-imperialista. Así de claro.

Los traidores revisionistas que traicionaron los nobles principios del maoismo, se han convertido en una panda de mafiosos que promociona la explotación del hombre por el hombre, el nacionalismo más rancio y el imperialismo más rapaz.

Al igual que la panda de corruptos y traidores aburguesados de Kruschev en adelante, estos fascistas de la antes gloriosa patria de Mao, han convertido el socialismo bien encaminado en una barbarie depredadora. Los que dejaron el maravilloso legado de nuestro camarada Stalin hecho una pena, han encontrado a sus hermanos gemelos en la República Popular China.

Esta panda de mafiosos solo merece ir al paredón y sufrir la peor de las muertes.

Saludos camaradas.
kARLnAVAS
kARLnAVAS
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 547
Reputación : 657
Fecha de inscripción : 12/09/2011
Localización : Valladolid

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por kARLnAVAS el Dom Nov 13, 2011 6:46 pm

los únicos países comunistas en la actualidad son Cuba y Corea del Norte.

Erich Honecker
Erich Honecker
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 52
Reputación : 64
Fecha de inscripción : 11/11/2011
Edad : 29
Localización : santiago de compostela

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Erich Honecker el Dom Nov 13, 2011 7:06 pm

Actualmente China conserva la jerarquía comunista de partido, lamentablemente aplicada a una feroz economía de mercado que busca competir con las grandes potencias occidentales sin tener en cuenta principios básicos y teóricos del marxismo. No hay más que observar como hacen tratos económicos con calaña capitalista, siendo su feudo Taiwán.
Rodimtsev
Rodimtsev
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1032
Reputación : 1293
Fecha de inscripción : 28/01/2010
Edad : 38

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Rodimtsev el Dom Nov 13, 2011 7:22 pm

Leed: http://www.forocomunista.com/t2368-debate-quo-vadis-china

Es bastante interesante el tema y cuenta con intervenciones e información difícil de encontrar.

Saludos.
avatar
Tachanka
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 392
Reputación : 402
Fecha de inscripción : 24/10/2011

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Tachanka el Dom Nov 13, 2011 10:21 pm

Echospace escribió:La República Popular China se ha convertido en un estado social-fascista, social-chovinista y social-imperialista. Así de claro.

Los traidores revisionistas que traicionaron los nobles principios del maoismo, se han convertido en una panda de mafiosos que promociona la explotación del hombre por el hombre, el nacionalismo más rancio y el imperialismo más rapaz.

Al igual que la panda de corruptos y traidores aburguesados de Kruschev en adelante, estos fascistas de la antes gloriosa patria de Mao, han convertido el socialismo bien encaminado en una barbarie depredadora. Los que dejaron el maravilloso legado de nuestro camarada Stalin hecho una pena, han encontrado a sus hermanos gemelos en la República Popular China.

Esta panda de mafiosos solo merece ir al paredón y sufrir la peor de las muertes.

Saludos camaradas.

Tienes toda la razón.

Por cierto, por el que dice que quedan "Cuba y Korea del Norte" como socialistas.
Cuba ha legalizado ya la compraventa de vehiculos, la compraventa de viviendas (y se espera que empiece una burbuja inmoviliaria en los próximos años), la pequeña propiedad de negocios, empresas y restaurantes, y por supuesto, las depredadoras inversiones y explotación asalariada de las multinacionales (principalmente europeas). ¿O pensais que en un Hotel Melia pagan un salario digno y justo a las que hacen las camas?

Cuba, por desgracia, está en la senda de China, con cierto retraso, es cierto, pero tiempo al tiempo. El mayor favor que ha hecho EEUU al socialismo fue el bloqueo de Cuba; aunque parezca una afirmación grotesca, creo que la necesidad de autoarquia es lo único que ha impedido que a partir de 1989 las reformas "liberalizadoras" de la economía hayan ido más deprisa.

De Korea del Norte no conozco demasiado, al menos de su política social; pero desde luego el militarismo y la jefatura hereditaria son contrarios a la práctica socialista. El "ejército rojo" debe ser el brazo armado al servicio de la política del Partido, no convertirse en guia del partido. En mi opinión la influencia de la jerarquia militar en Korea es demasiado grande, más teniendo en cuenta que dicha jerarquia no responde al concepto de democracia obrera o dictadura del proletariado. Por otra parte, que la jefatura se haya heredado por tres generaciones entre padres de hijos es una aberración, creo que eso es indefendible. Vale que se pueda discutir sobre si es necesario el culto a la personalidad o no (en mi opinión es contraproducente); pero sobre las "sagas de gobernantes" no hay nada que discutir.
Echospace
Echospace
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2556
Reputación : 2999
Fecha de inscripción : 10/10/2011

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Herencias

Mensaje por Echospace el Lun Nov 14, 2011 12:54 pm

Tachanka escribió:Por cierto, por el que dice que quedan "Cuba y Korea del Norte" como socialistas.
Cuba ha legalizado ya la compraventa de vehiculos, la compraventa de viviendas (y se espera que empiece una burbuja inmoviliaria en los próximos años), la pequeña propiedad de negocios, empresas y restaurantes, y por supuesto, las depredadoras inversiones y explotación asalariada de las multinacionales (principalmente europeas). ¿O pensais que en un Hotel Melia pagan un salario digno y justo a las que hacen las camas?

Cuba, por desgracia, está en la senda de China, con cierto retraso, es cierto, pero tiempo al tiempo. El mayor favor que ha hecho EEUU al socialismo fue el bloqueo de Cuba; aunque parezca una afirmación grotesca, creo que la necesidad de autoarquia es lo único que ha impedido que a partir de 1989 las reformas "liberalizadoras" de la economía hayan ido más deprisa.

De Korea del Norte no conozco demasiado, al menos de su política social; pero desde luego el militarismo y la jefatura hereditaria son contrarios a la práctica socialista. El "ejército rojo" debe ser el brazo armado al servicio de la política del Partido, no convertirse en guia del partido. En mi opinión la influencia de la jerarquia militar en Korea es demasiado grande, más teniendo en cuenta que dicha jerarquia no responde al concepto de democracia obrera o dictadura del proletariado. Por otra parte, que la jefatura se haya heredado por tres generaciones entre padres de hijos es una aberración, creo que eso es indefendible. Vale que se pueda discutir sobre si es necesario el culto a la personalidad o no (en mi opinión es contraproducente); pero sobre las "sagas de gobernantes" no hay nada que discutir.

Estoy de acuerdo,

Sinceramente, a mí no me hace ninguna gracia que la jefatura del estado pase de familiar en familiar.

Sin embargo, en este aspecto he de decir que el caso de Corea es diferente. Aunque la cara visible de la revolución y jefe del ejército sea Kim Yong-Il, los hombres fuertes del gobierno son Kim Yong-Nam -Jefe de Estado-, y Choe Yong-Rim -Primer Ministro-.

Si queréis más información sobre los líderes coreanos, os recomiendo esta página reaccionaria, pero interesante:

http://nkleadershipwatch.wordpress.com

Solemos equivocarnos a la hora de evaluar esto, y nos dejamos llevar por la visión general del lugar donde vivimos. Sin ir más lejos, el mismísimo camarada Stalin no tenía tanto poder como se nos quiere hacer creer. Sus propuestas debían ser aprobadas por una serie de órganos antes de hacerse efectivas, quiero decir que no era una monarquía absolutista, tal y como dicen algunos reaccionarios.

Con esto quiero decir que no hay nada más democrático que el socialismo, salvo el comunismo, evidentemente.

Saludos.
avatar
neweconomic
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1143
Reputación : 2252
Fecha de inscripción : 17/04/2010

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por neweconomic el Dom Dic 18, 2011 9:15 pm

Primero, ningún país a sido comunista, son socialistas en el caso de Mao a comienzo de los 80, se veían rasgos del capitalismo porque ya se hicieron acuerdos con USA.

Segundo, ¿como un país "comunista" como dicen, tienen la ciudad mas libremercadista del mundo que es Hong Kong?

Hasta Milton Friedman la persona mas neoliberal lo dice:

"-Si quieren ver capitalismo en acción, vayan a Hong Kong"

Y las cosas que tenéis que son multinacionales de plástico negro ¿donde creéis que se fabrican?

En mi opinión yo digo un rotundo NO a decir que China sea socialista.
Chapaev
Chapaev
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2852
Reputación : 3433
Fecha de inscripción : 28/04/2010

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Chapaev el Mar Mar 13, 2012 10:09 pm

Ejem, Petras sobre China:

12/3/2012 China: Auge, caída y resurgimiento como potencia global. Algunas lecciones del pasado x James Petras - La Haine

http://www.lahaine.org/index.php?p=60166

Los historiadores eurocéntricos distorsionaron e ignoraron el papel dominante que China jugó en la economía mundial entre 1100 y 1800

Introducción

Los estudios sobre la potencia mundial aparecen contaminados de la visión de los historiadores eurocéntricos, que distorsionaron e ignoraron el papel dominante que China jugó en la economía mundial entre 1100 y 1800. La brillante investigación histórica sobre la economía mundial a lo largo de ese período realizada por John Hobson [1] proporciona una abundancia de datos empíricos que defienden la superioridad económica y tecnológica de China sobre la civilización occidental durante buena parte del milenio referido antes de su conquista y decadencia en el siglo XIX.

La reaparición de China como potencia económica mundial plantea importantes preguntas sobre qué podemos aprender de su anterior auge y caída y sobre las amenazas externas e internas a las que puede enfrentarse esta superpotencia económica emergente en el futuro inmediato.

En primer lugar, vamos a trazar los contornos principales del auge histórico de China hasta su superioridad económica global sobre Occidente antes del siglo XIX siguiendo estrechamente el relato de John Hobson en The Eastern Origins of Western Civilization. Debido a que la mayoría de los historiadores económicos occidentales (liberales, conservadores y marxistas) han presentado a la China histórica como una sociedad estancada, atrasada y provinciana, un “despotismo a la oriental”, es preciso hacer ciertas detalladas correcciones. Y es especialmente importante subrayar cómo China, la potencia tecnológica mundial entre 1100 y 1800, hizo posible la aparición de Occidente. Fue solo tomando prestadas y asimilando las innovaciones chinas que Occidente pudo llevar a cabo la transición al capitalismo moderno y a las economías imperialistas.

En segundo lugar, analizaremos y discutiremos los factores y circunstancias que llevaron a la decadencia china en el siglo XIX y su consiguiente dominación, explotación y pillaje por parte de los países imperiales occidentales, primero Inglaterra y después Europa, Japón y los EEUU.

En tercer lugar, señalaremos brevemente los factores que llevaron a la emancipación china del dominio colonial y neocolonial y analizaremos su reciente auge hasta convertirse en la segunda mayor potencia económica global.

Finalmente, consideraremos las amenazas pasadas y presentes al auge de China como potencia económica global, subrayando los parecidos entre el colonialismo británico de los siglos XVIII y XIX y las actuales estrategias imperialistas de EEUU, centrándonos en las debilidades y fortalezas de las pasadas y presentes respuestas chinas.

China: Auge y consolidación como potencia global (1100-1800)

En un formato comparativo sistemático, John Hobson proporciona una abundancia de indicadores empíricos que demuestran la superioridad económica global de China sobre Occidente y, en particular, sobre Inglaterra. Estos son algunos de los hechos destacados:

Ya en el año 1078, China era el mayor productor de acero (125.000 toneladas); mientras que Gran Bretaña produjo, en 1788, 76.000 toneladas. Y China estaba a la cabeza del mundo en innovaciones técnicas para la fabricación de textiles siete siglos antes de la “revolución textil” del siglo XVIII de Gran Bretaña.

China era la principal nación en el sector comercial, con un comercio a larga distancia que llegaba hasta la mayor parte del Sur de Asia, África, Oriente Medio y Europa. La “revolución agrícola” y la productividad superaron las de Occidente hasta el siglo XVIII.

Sus innovaciones en la producción de papel, imprenta, armas de fuego y herramientas la convirtieron en una superpotencia manufacturera cuyos productos se transportaban por todo el mundo a través del más avanzado sistema de navegación. China poseía el mayor número de barcos comerciales en el mundo. En 1588, los buques ingleses más grandes desplazaban alrededor de 400 toneladas, los de China 3.000 toneladas. Incluso hasta finales del siglo XVIII, los comerciantes chinos disponían de 130.000 buques privados de transporte, varias veces los de Gran Bretaña. China conservó su posición preeminente en la economía mundial hasta principios del siglo XIX.

Los fabricantes británicos y europeos seguían el ejemplo de China, asimilando y adoptando sus más avanzadas tecnologías y estaban ansiosos por penetrar en el avanzado y lucrativo mercado chino.

La banca, la economía con papel moneda estable, la industria manufacturera y los altos rendimientos en la agricultura hicieron que el ingreso per capita de China igualara el de Gran Bretaña en 1750.

La posición global dominante de China se vio desafiada por el auge del imperialismo británico, que había adoptado las avanzadas innovaciones tecnológicas, de navegación y mercado de China y otros países asiáticos a fin de eludir las primeras etapas para llegar a convertirse en una potencia mundial [2].

El imperialismo de Occidente y la decadencia de China

La conquista imperial británica y occidental del Oriente se basó en la naturaleza militarista del estado imperial, en sus no recíprocas relaciones económicas comerciales con los países de ultramar y en la ideología imperial occidental que motivó y justificó las conquistas en el exterior.

A diferencia de China, fue la política militar la que impulsó la revolución industrial británica y la expansión exterior. Según Hobson, durante el período 1688-1815, Gran Bretaña estuvo implicada en guerras durante el 52% de ese período [3]. Mientras que los chinos confiaban en sus mercados abiertos y en su producción superior y sofisticadas técnicas bancarias y comerciales, los británicos acudieron a la protección arancelaria, a la conquista militar, a la destrucción sistemática de empresas competitivas extranjeras, así como a la apropiación y saqueo de recursos locales. El predominio global chino se basaba en “beneficios recíprocos” con sus socios comerciales, mientras que Gran Bretaña dependía de ejércitos mercenarios de ocupación, de la represión salvaje y de la política de “divide y vencerás” para fomentar rivalidades locales. Frente a la resistencia de los nativos, los británicos (así como otras potencias imperiales occidentales) no dudaron en exterminar a comunidades enteras [4].

Incapaces de apoderarse del mercado chino a través de la competitividad económica, Gran Bretaña se apoyó en un poder militar brutal. Movilizó, armó y envió mercenarios, desde sus colonias en la India y más lugares para forzar a China a aceptar sus exportaciones e imponer tratados injustos con tarifas más bajas. Como consecuencia, China se vio inundada del opio británico producido en las plantaciones británicas en la India, a pesar de las leyes chinas que prohibían o regulaban la importación y venta de narcóticos. Los gobernantes chinos, acostumbrados desde hacía mucho tiempo a su superioridad manufacturera y comercial, no estaban preparados ante las “nuevas normas imperiales” para hacerse con el poder global. La disposición de Occidente a utilizar el poder militar para establecer colonias, saquear recursos y reclutar ejércitos inmensos de mercenarios dirigidos por oficiales europeos anunció el fin de China como potencia mundial.

China había basado su predominio económico en la “no interferencia en los asuntos internos de sus socios comerciales”. En cambio, los imperialistas británicos intervinieron violentamente en Asia, reorganizando las economías locales para ajustarlas a las necesidades del imperio (eliminando los competidores económicos, incluidos los más eficientes fabricantes indios del algodón) y se apropiaron del control del aparato político, económico y administrativo para establecer el estado colonial.

El imperio británico se construyó con los recursos saqueados a las colonias y mediante la militarización masiva de su economía [5]. Fue así como pudo afianzar la supremacía militar sobre China. La excesiva confianza de las elites gobernantes chinas en las relaciones comerciales obstaculizó su política exterior. Las elites de comerciantes y funcionarios chinos trataron de apaciguar a los británicos y convencer al emperador de que hiciera devastadoras concesiones extraterritoriales abriendo mercados en detrimento de los fabricantes chinos, a la vez que renunciaban a la soberanía local. Como siempre, los británicos favorecieron las revueltas y rivalidades internas desestabilizando aún más el país.

La penetración y colonización británica y occidental del mercado chino creó toda una nueva clase: Los “compradores” chinos ricos importaban productos británicos y facilitaban la apropiación de los mercados y recursos locales. El pillaje imperialista forzó la explotación, además de mayores impuestos, de las grandes masas de campesinos y trabajadores chinos. Los gobernantes de China se vieron obligados a pagar las deudas de la guerra y los déficits financieros comerciales impuestos por las potencias imperiales occidentales exprimiendo a su campesinado. Esto provocó hambre y revueltas entre los campesinos.

A primeros del siglo XX (menos de un siglo después de las Guerras del Opio), China había descendido de potencia económica mundial a convertirse en un destrozado país semicolonial con una inmensa población indigente. Los puertos principales estaban controlados por los funcionarios de las potencias occidentales y el campesinado estaba sometido al dominio de corruptos y brutales señores de la guerra. El opio británico esclavizó a millones de seres.

Los académicos británicos: Excelentes apologistas de la conquista imperial

Toda la profesión académica occidental –sobre todo los historiadores imperiales británicos- atribuyeron el dominio imperial británico de Asia a la “superioridad tecnológica” inglesa y la miseria y status colonial de China al “atraso oriental”, omitiendo cualquier mención al milenio de progreso y superioridad técnica y comercial de China hasta comienzos del siglo XIX. A finales de la década de 1920, con la invasión imperial japonesa, China dejó de existir como país unificado. Bajo la égida del dominio imperial, cientos de millones de chinos habían muerto de hambre o habían quedado desposeídos o masacrados. Toda la elite compradora “colaboracionista” china había quedado desacreditada a los ojos del pueblo chino.

Lo que quedó en la memoria colectiva de la gran masa del pueblo chino –totalmente ausente de los relatos de los prestigiosos académicos estadounidenses y británicos- fue la sensación de que China había sido en otro tiempo una potencia mundial próspera, dinámica e importante. Los comentaristas occidentales rechazaban esa memoria “colectiva” de la supremacía china como las locas pretensiones de una realeza y señores nostálgicos: la vana arrogancia Han.

China emerge de las cenizas de la humillación y el saqueo imperialistas: La revolución comunista china

El auge de la China moderna hasta convertirse en la segunda mayor economía mundial fue posible solo a través de los éxitos de la revolución comunista china de mediados del siglo XX. El Ejército Rojo de Liberación Popular derrotó primero al invasor ejército imperialista japonés y después al ejército nacionalista del Kuomintang, al que apoyaba el imperialismo estadounidense. Esto permitió reunificar China como estado soberano independiente. El gobierno comunista abolió los privilegios extraterritoriales de los imperialistas occidentales, puso fin a los feudos territoriales de los señores de la guerra y gángsteres regionales y expulsó a los millonarios propietarios de burdeles, a los traficantes de mujeres y drogas así como a otros “proveedores de servicios” al Imperio Europeo-Estadounidense.

La revolución comunista forjó el moderno estado chino en todos los sentidos. Los nuevos dirigentes procedieron entonces a reconstruir una economía arrasada por las guerras imperiales y saqueada por los capitalistas japoneses y occidentales. Después de 150 años de infamia y humillación, el pueblo chino recuperó su orgullo y dignidad nacionales. Los elementos socio-psicológicos eran esenciales para motivar a los chinos en la defensa de su país ante los ataques, sabotajes, boicots y bloqueos orquestados por EEUU inmediatamente después de su liberación.

A diferencia de lo que dicen los economistas neoliberales chinos y occidentales, el crecimiento dinámico de China no empezó en 1980. Empezó en 1950, cuando la reforma agraria proporcionó tierra, infraestructuras, créditos y asistencia técnica a cientos de millones de campesinos destituidos y trabajadores rurales sin tierras. Mediante lo que ahora se llama “capital humano” y una movilización social gigantesca, los comunistas construyeron carreteras, aeropuertos, puentes, canales y vías férreas así como industrias básicas, como la del carbón, hierro y acero, para formar la columna vertebral de la economía moderna china. Los inmensos sistemas sanitario y educativo gratuitos de la China comunista crearon una fuerza de trabajo saludable, educada y motivada. Su ejército, altamente profesional, impidió que EEUU extendiera su imperio militar a través de la península de Corea hasta las fronteras territoriales chinas. Al igual que los académicos y propagandistas occidentales del pasado fabricaron una historia acerca de un imperio “estancado y decadente” para justificar sus destructivas conquistas, de la misma forma sus homólogos modernos han vuelto a escribir los primeros treinta años de la historia comunista china, negando el papel de la revolución en el desarrollo de todos los elementos esenciales para un estado, una sociedad y una economía modernas. Está claro que el rápido crecimiento económico de China se basó en el desarrollo de su mercado interno, en el rápido crecimiento de su equipo de científicos, técnicos y trabajadores bien formados y en la red de seguridad social que protegió y promovió la movilidad de la clase trabajadora y campesinado, todo ello producto de la planificación e inversiones chinas.

El auge de China como potencial global empezó en 1949 con la eliminación de las parásitas clases financieras, compradoras y especulativas que habían servido de intermediarias para los imperialistas europeos, japoneses y estadounidenses que despojaron a China de sus grandes riquezas.

La transición de China al capitalismo

A principios de 1980, el gobierno chino inició un cambio drástico en su estrategia económica: Durante las tres décadas siguientes, abrió el país a la inversión exterior a gran escala; privatizó miles de industrias y puso en marcha un proceso de concentración de la renta basado en una deliberada estrategia de recrear una clase económica dominante de multimillonarios vinculados a capitalistas extranjeros. La clase política gobernante china abrazó la idea de “prestar” conocimientos técnicos y el acceso a los mercados de ultramar de firmas extranjeras a cambio de proporcionar abundante mano de obra barata al coste más bajo. El estado chino desvió subvenciones públicas masivas a promover un alto crecimiento capitalista desmantelando su sistema nacional de educación y sanidad públicas gratuitas. Acabaron con la vivienda pública subvencionada para cientos de millones de campesinos y trabajadores de fábricas urbanas y proporcionaron financiación a los especuladores inmobiliarios para la construcción de apartamentos privados de lujo y rascacielos de oficinas. La nueva estrategia capitalista de China, así como su crecimiento de dos dígitos, se basaron en los profundos cambios estructurales y en las masivas inversiones públicas del anterior gobierno comunista. El despegue del sector privado de China se llevó a cabo en base a los inmensos desembolsos públicos hechos a partir de 1949.

La nueva clase capitalista triunfante y sus colaboradores occidentales reclamaron todo el crédito posible para este “milagro económico” mientras China se convertía en la segunda mayor economía mundial. Estas nuevas elites chinas han estado menos dispuestas a anunciar el estatus de primera categoría de China a partir de las brutales desigualdades de clase, rivalizando solo con EEUU.

China: De la dependencia imperial al competidor mundial de primer orden

El sostenido crecimiento chino en el sector manufacturero fue consecuencia de inversiones públicas altamente concentradas, altos beneficios, innovaciones tecnológicas y un mercado interno protegido. Aunque el capital extranjero obtuvo beneficios, fue siempre dentro del marco de las prioridades y reglamentaciones estatales chinas. La dinámica del régimen de la “estrategia de exportación” ha creado inmensos excedentes comerciales, que finalmente han hecho de China uno de los mayores acreedores del mundo, especialmente de deuda estadounidense. Para mantener sus dinámicas industrias, China ha necesitado de entradas inmensas de materias primas, lo que ha motivado inversiones exteriores a gran escala y acuerdos comerciales con países exportadores de agro-minerales en África y Latinoamérica. En 2010, China desplazó a EEUU y Europa como principal socio comercial de muchos países de Asia, África y Latinoamérica.

El ascenso de la China moderna a potencia económica mundial, como su predecesora entre 1100 y 1800, se ha basado en su gigantesca capacidad productiva: el comercio y la inversión se han regido por una política de estricta no interferencia en las relaciones internas de sus socios comerciales. A diferencia de EEUU, China no inició guerras brutales por el petróleo; en cambio firmó contratos lucrativos. Y China no combatió guerras en interés de los chinos de ultramar, como EEUU ha hecho en Oriente Medio a favor de Israel.

El aparente desequilibrio entre el poder económico y militar de China contrasta de forma aguda con EEUU, donde un imperio militar inflado y parasitario continúa socavando su propia presencia económica global.

El gasto militar de EEUU es doce veces el de China. Cada vez más, el ejército de EEUU juega un papel clave a la hora de moldear la política en Washington mientras trata de debilitar el ascenso de China a potencia global.

El ascenso de China a potencia mundial: ¿se repetirá la historia a sí misma?

China ha estado creciendo a un 9% por año y sus productos y servicios están aumentando rápidamente en calidad y valor. En cambio, EEUU y Europa llevan revolcándose en un crecimiento 0% desde 2007 a 2012. El innovador establishment tecno-científico chino asimila rutinariamente los inventos más recientes de Occidente (y Japón) mejorándolos, rebajando por tanto los costes de producción. China ha sustituido a las “instituciones financieras internacionales” controladas por EEUU y Europa (el FMI, el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Interamericano) como principal prestamista en Latinoamérica. China continúa estando a la cabeza como principal inversor en los recursos mineros y energéticos de África. China ha sustituido a EEUU como principal mercado para el petróleo iraní, sudanés y saudí y pronto sustituirá a EEUU como principal mercado para los productos petrolíferos venezolanos. En la actualidad, China es el mayor exportador y fabricante de manufacturas del mundo, dominando incluso el mercado estadounidense, mientras juega el papel de salvavidas financiero al poseer alrededor de 1.300 billones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense.

Bajo las crecientes presiones de sus trabajadores y campesinos, los gobernantes chinos han estado desarrollando el mercado interno aumentando los salarios y el gasto social para reequilibrar la economía y evitar el espectro de la inestabilidad social. En cambio, los salarios y servicios públicos vitales de EEUU han disminuido de forma aguda en términos absolutos y relativos.

Teniendo en cuenta las tendencias históricas actuales, está claro que China sustituirá a EEUU como principal potencia económica mundial en la próxima década si el imperio estadounidense no contraataca y si las profundas desigualdades de clase chinas no provocan importantes agitaciones sociales.

El ascenso de la China moderna a potencia global enfrenta serios desafíos. A diferencia del histórico ascenso chino a nivel mundial del pasado, el poder económico global moderno chino no va acompañado de ninguna empresa imperialista. China ha quedado seriamente rezagada detrás de EEUU y Europa en cuanto a la capacidad agresiva de hacer la guerra. Quizá esto ha permitido a China dirigir recursos públicos a maximizar el crecimiento económico, pero ha dejado a China en situación vulnerable ante la superioridad militar estadounidense frente a su arsenal masivo, su red de bases de avanzada y sus posiciones geomilitares y estratégicas justo frente a la costa china y en los territorios colindantes.

En el siglo XIX, el imperialismo británico echó abajo la posición global china con su superioridad militar, apropiándose de los puertos chinos, debido a la confianza de China en su “superioridad mercantil”.

La conquista de la India, Birmania y la mayor parte de Asia permitió a los británicos establecer bases coloniales y reclutar ejércitos mercenarios locales. Los británicos y sus mercenarios aliados cercaron y aislaron a China, preparando el camino para perturbar los mercados chinos e imponer condiciones brutales a su comercio. La presencia armada del Imperio británico dictó lo que China tenía que importar (con el opio alcanzando el 50% de las exportaciones británicas en la década que se inició en 1850) mientras socavaban las ventajas competitivas de China a través de políticas arancelarias.

Hoy en día, EEUU está siguiendo políticas parecidas: La flota naval estadounidense patrulla y controla las rutas marítimas comerciales chinas y los recursos petroleros extraterritoriales a través de sus bases en el exterior. La Casa Blanca de Obama-Clinton está en proceso de desarrollar una respuesta militar rápida que implicará a sus bases en Australia, Filipinas y otros lugares de Asia. EEUU está intensificando sus esfuerzos para socavar el acceso exterior de China a los recursos estratégicos mientras se dedica a apoyar “bases” de separatistas e “insurgentes” en el oeste de China, Tibet, Sudán, Birmania, Irán, Libia, Siria y otros lugares. Los acuerdos militares de EEUU con la India y la instalación de un régimen-títere acomodaticio en Pakistán han hecho avanzar su estrategia de aislar a China. Aunque China mantiene su política de “desarrollo armonioso” y “no interferencia en los asuntos internos de otros países”, se ha hecho a un lado cuando el imperialismo bélico europeo y estadounidense ha atacado a alguno de los socios comerciales de China con el objetivo fundamental de invertir la pacífica expansión comercial de China. La carencia de una estrategia ideológica y política de China capaz de proteger sus intereses económicos en el exterior ha sido una invitación para que EEUU y la OTAN establecieran regímenes hostiles a China. El ejemplo más destacado es Libia, donde EEUU y la OTAN intervinieron para derrocar a un gobierno independiente dirigido por el presidente Gadafi, con quien China había firmado acuerdos comerciales e inversiones por valor multimillonario. Los bombardeos de ciudades, puertos e instalaciones petrolíferas por la OTAN obligaron a los chinos a retirar a 35.000 trabajadores de la construcción e ingenieros del petróleo chinos en cuestión de días. Lo mismo sucedió en Sudán, donde China había invertido miles de millones para desarrollar su industria petrolera. EEUU, Israel y Europa armaron a los rebeldes de Sudán del Sur para interrumpir el flujo de petróleo y atacar a los trabajadores chinos en el sector [6]. En ambos casos, China permitió pasivamente que los imperialistas estadounidenses y europeos atacaran a sus socios comerciales y frenaran sus inversiones.

Bajo Mao Tse Tung, China tuvo una política activa de contención de la agresión imperial: Apoyaba a movimientos revolucionarios y a gobiernos del Tercer Mundo. En la actualidad, la China capitalista no tiene una política activa para apoyar gobiernos o movimientos capaces de proteger el comercio bilateral y los acuerdos de inversión de China. La política exterior de China está moldeada por grandes intereses comerciales, financieros y manufactureros que confían en el “aspecto económico competitivo” para conseguir cuotas de mercado y no entienden de bases militares y de seguridad del poder económico global. La clase política china está profundamente influida por una nueva clase de multimillonarios con fuertes vínculos con los fondos de capital occidentales que han absorbido sin reparo los valores culturales occidentales. Esto queda ilustrado por su preferencia a enviar a sus propios hijos a las universidades de elite en EEUU y en Europa. Tratan de “acomodarse a Occidente” a cualquier precio. Esta falta de comprensión estratégica de la construcción del imperio militar les ha llevado a responder de forma ineficaz y ad hoc a cada acción imperialista que ha socavado su acceso a recursos y mercados.

Aunque la visión de China del “negocio primero” pudo haber funcionado cuando era un actor menor en la economía mundial y los constructores del imperio estadounidense veían la “apertura al capitalismo” como un oportunidad de hacerse fácilmente con las empresas públicas de China y saquear su economía, sin embargo, cuando China (a diferencia de la ex URSS) decidió retener los controles de capital y desarrollar una “política industrial” cuidadosamente calibrada, y bajo control estatal, dirigiendo el capital occidental y la transferencia de tecnología a las empresas estatales, que penetraron eficazmente en los mercados internos y exteriores de EEUU, Washington empezó a quejarse y a hablar de represalias.

Los inmensos excedentes comerciales de China con EEUU provocaron una respuesta dual de Washington: Vendió cantidades masivas de bonos del Tesoro estadounidense a los chinos y empezó a desarrollar una estrategia global para bloquear el avance chino. Como EEUU carecía de apalancamiento económico para revertir su decadencia, confió solo en su “ventaja comparativa”: su superioridad militar basada en un amplio sistema mundial de bases de ataque, una red de regímenes-clientes en el exterior, apoderados militares, ONG, intelectuales y mercenarios armados. Washington se volvió hacia su inmenso, secreto y clandestino aparato de seguridad para debilitar a los socios comerciales de China. Washington depende desde hace mucho tiempo de sus lazos con gobernantes corruptos, disidentes, periodistas y magnates de los medios para proporcionar la cobertura más poderosa propagandística mientras avanza en su ofensiva militar contra los intereses de China en el exterior.

China no tiene nada para competir con el “aparato de seguridad” de EEUU debido a que practica una política de “no interferencia”. Dado el avanzado estado de la ofensiva imperial occidental, China ha adoptado tan solo unas cuantas iniciativas diplomáticas, tales como financiar algunas cadenas de medios en lengua inglesa para presentar sus puntos de vista, utilizando su poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para oponerse a los esfuerzos de EEUU para derrocar el régimen de Asad en Siria y oponerse a la imposición de sanciones drásticas contra Irán. Repudió severamente el vitriólico cuestionamiento de la secretaria de estado de EEUU Hillary Clinton acerca de la “legitimidad” del estado chino cuando votó contra la resolución de EEUU y la ONU preparando un ataque contra Siria [7].

Los estrategas militares chinos son más conscientes de la situación y se sienten alarmados ante la creciente amenaza militar hacia China. Han pedido, y se les ha aceptado, un 19% de incremento anual en el gasto militar para los próximos cinco años (2011-2015) [8]. Incluso con este incremento, los gastos militares de China serán menos de la quinta parte del presupuesto militar estadounidense y China no tiene ninguna base en el exterior en marcado contraste con las más de 750 instalaciones de EEUU por todo el mundo. Las operaciones de inteligencia chinas en el exterior son mínimas e ineficaces. Sus embajadas se ocupan de estrechos intereses comerciales y no entendieron en absoluto la brutal política de la OTAN para cambiar el régimen en Libia y no informaron a Pekín de su importancia para el estado chino.

Existen otras dos debilidades estructurales que socavan el ascenso de China como potencia mundial. Esto incluye a la muy “occidentalizada” intelligentsia, que se ha tragado sin sentido crítico la doctrina económica estadounidense sobre el libre mercado mientras pasan por alto su militarizada economía. Esos intelectuales chinos repiten como papagayos la propaganda de EEUU acerca de las “ virtudes democráticas ” de las multimillonarias campañas presidenciales a la vez que apoyan la desregulación financiera que habría llevado a Wall Street a apoderarse de los bancos y ahorros chinos. Muchos asesores empresariales y académicos chinos se han educado en EEUU y están influenciados por sus lazos con los académicos estadounidenses y las instituciones financieras internacionales directamente vinculadas con Wall Street y la City londinense. Han prosperado como asesores bien remunerados que logran puestos prestigiosos en las instituciones chinas. Identifican la “liberalización de los mercados financieros” con las “economías avanzadas” capaces de profundizar los lazos con los mercados globales en lugar de ser una fuente importante de la actual crisis financiera global. Estos “intelectuales occidentalizados” son como sus homólogos los compradores del siglo XIX, que subestimaron y rechazaron las consecuencias a largo plazo de la penetración imperial occidental. Son incapaces de comprender cómo la desreglamentación financiera en EEUU fue lo que precipitó la actual crisis y cómo la desregulación va a llevar a que Occidente se apodere del sistema financiero chino, cuyas consecuencias redistribuirían los ahorros internos chinos en actividades no productivas (especulación inmobiliaria), precipitarían la crisis financiera y, en último término, socavarían la importante posición global de China.

Esos yuppies chinos imitan lo peor de los estilos de vida consumistas de Occidente, y sus puntos de vista políticos están influidos por esos estilos de vida e identidades occidentalizadas que excluyen cualquier sentido de solidaridad con su propia clase trabajadora.

Hay una base económica para los sentimientos pro-occidentales de los neocompradores chinos. Han transferido miles de millones de dólares a cuentas en bancos extranjeros, han comprado casas y apartamentos de lujo en Londres, Toronto, Los Ángeles, Manhattan, París, Hong Kong y Singapur. Solo tienen un pie en China (la fuente de su riqueza) y el otro en Occidente (donde consumen y esconden su riqueza).

Los compradores occidentalizados están profundamente empotrados en el sistema económico de China al tener vínculos familiares con los dirigentes políticos en el aparato del partido y el estado. Sus conexiones son más débiles en el ejército y en los crecientes movimientos sociales, aunque algunos estudiantes “disidentes” y activistas académicos de los “movimientos pro democracia” cuentan con el apoyo de las ONG imperiales de Occidente. En la medida en que los compradores van ganando influencia, van debilitando las fuertes instituciones estatales económicas que han dirigido el ascenso chino a potencia global, al igual que hicieron en el siglo XIX actuando como intermediarios para el Imperio británico. Proclamando el “liberalismo” del siglo XIX, 50 millones de chinos se volvieron adictos al opio en menos de una década. Proclamando la “ democracia y los derechos humanos ” , las cañoneras estadounidenses patrullan ahora frente a las costas de China. El ascenso de China, dirigido por las elites, a potencia económica global ha engendrado desigualdades monumentales entre unos miles de nuevos multimillonarios y millonarios en lo alto de la pirámide y cientos de millones de empobrecidos trabajadores, campesinos y emigrantes en la base.

La rápida acumulación de riqueza y capital de China ha sido posible a través de una intensa explotación de sus trabajadores a los que se despojó de sus anteriores redes de seguridad social y condiciones reguladas de trabajo que el comunismo garantizaba. Millones de hogares chinos han quedado desposeídos a fin de promover a los promotores/especuladores inmobiliarios que se han dedicado después a construir oficinas de alto nivel y apartamentos de lujo para las elites internas y extranjeras. Esos rasgos brutales de ascendente capitalismo chino han creado una fusión entre la lucha de las masas por un lugar de trabajo y por un espacio para vivir que es mayor cada año. El eslogan de los promotores/especuladores de “hacerse rico es maravilloso” ha perdido su capacidad de engañar a la gente. En 2011, había alrededor de 200.000 fábricas costeras urbanas que englobaban pueblos rurales. El próximo paso, que seguro se producirá, será la unificación de estas luchas en nuevos movimientos sociales nacionales con una agenda de clase exigiendo la restauración de los servicios educativos y sanitarios disfrutados bajo la era comunista así como una mayor porción de la riqueza de China. Las actuales demandas de mayores salarios pueden convertirse en demandas de mayor democracia en el lugar del trabajo. Para responder a estas demandas populares, los nuevos liberales compradores occidentalizados no pueden señalar hacia su “modelo” en el imperio estadounidense, donde sus trabajadores están inmersos en un proceso por el que les están despojando de los mismos beneficios que los trabajadores chinos están intentando recuperar.

China, asolada por un conflicto político y de profundización de los enfrentamientos de clase cada vez más profundo, no puede mantener su deriva hacia el liderazgo económico global. Las elites chinas no pueden afrontar la creciente amenaza militar imperial global de EEUU, con sus aliados compradores en la elite liberal interna, mientras en el país la sociedad está profundamente dividida con unas clases trabajadoras cada vez más hostiles. La época de explotación desenfrenada de la mano de obra china tiene que terminar para poder enfrentar el cerco militar estadounidense de China y el desbaratamiento económico de sus mercados en el exterior. China posee enormes recursos. Con más de 1.500 billones de dólares en reservas, China puede financiar un amplio programa sanitario y educativo nacional por todo el país.

China puede permitirse poner en marcha un “programa de vivienda pública” intensivo para los 250 millones de trabajadores que han emigrado del campo y que en la actualidad están viviendo en la miseria urbana. China puede imponer un sistema fiscal progresivo a sus nuevos multimillonarios y millonarios y financiar las pequeñas cooperativas agrícolas familiares y las industrias rurales a fin de reequilibrar la economía. Su programa de desarrollo de fuentes energéticas alternativas, como paneles solares y energía eólica, son un prometedor comienzo para abordar su grave contaminación medioambiental. La degradación del medio ambiente y los problemas relacionados con la salud están ya preocupando a decenas de millones de chinos. En última instancia, la mejor defensa de China contra las invasiones imperiales es un régimen estable basado en la justicia social para cientos de millones y una política exterior de apoyo a los movimientos y regímenes antiimperialistas en el exterior, cuya independencia es de vital interés para China. Lo que se necesita es una política proactiva basada en empresas mixtas mutuamente beneficiosas, incluida la solidaridad militar y diplomática. Hay ya un grupo pequeño, aunque influyente, de intelectuales chinos que están planteando la cuestión de la creciente amenaza militar estadounidense y están “diciendo no a la diplomacia de las cañoneras” [9].

La China moderna cuenta con multitud de recursos y oportunidades de los que no disponía la China del siglo XIX, cuando se vio subyugada por el Imperio británico. Si EEUU prosigue intensificando su política agresiva militarista contra China, Pekín puede poner en marcha una seria crisis fiscal inundando el mercado con varios de sus cientos de miles de millones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense. China, una potencia nuclear, debería contactar con su vecina Rusia, armada y amenazada por igual, para enfrentar y frustrar los belicosos comentarios de la secretaria de estado Hillary Clinton. El próximo presidente ruso Putin ha prometido incrementar el gasto militar del 3% al 6% del PIB en la próxima década para contrarrestar la ofensiva de bases de misiles de Washington en las fronteras de Rusia y truncar los programas de “cambio de régimen” de Obama contra sus aliados, como en el caso de Siria [10].

China tiene redes poderosas comerciales, financieras e inversiones por todo el planeta así como potentes socios económicos. Estos lazos se han convertido en algo esencial para el crecimiento continuado de muchos países en el mundo en desarrollo. Al enfrentarse a China, EEUU tendrá que enfrentar la oposición de muchas elites poderosas de mercado por todo el mundo. Pocos países o elites pensarían en vincular en el futuro sus fortunas con un imperio económicamente inestable y basado en el militarismo y en destructivas ocupaciones coloniales.

Es decir, la China moderna, como potencia mundial, es incomparablemente más fuerte que a principios del siglo XVIII. EEUU no tiene el apalancamiento colonial que el ascendente Imperio británico poseía en el período previo a las Guerras del Opio. Además, muchos intelectuales chinos y la inmensa mayoría de sus ciudadanos no tienen la intención de aceptar que los actuales “compradores occidentalizados” vendan el país. Nada aceleraría más la polarización política en la sociedad china y adelantaría la llegada de una segunda revolución social china que unos dirigentes pacatos sometiéndose a una nueva era de pillaje imperial de Occidente.

Notas:

[1] John Hobson, “The Eastern Origins of Western Civilization” (Cambridge UK: Cambridge University Press 2004).

[2] Ibid, Ch. 9 pp. 190-218.

[3] Ibid, Ch. 11, pp. 244-248.

[4] Richard Gott, “Britain’s Empire: Resistance, Repression and Revolt” (London: Verso 2011) for a detailed historical chronicle of the savagery accompanying Britain’s colonial empire.

[5] Hobson, pp. 253 – 256.

[6] Katrina Manson, “South Sudan puts Beijing’s policies to the test”, Financial Times, 21.02.201 2, p. 5.

[7] Interview of Clinton, NPR, 26.02.12.

[8] La Jornada, 15.02.2012 (Mexico City).

[9] China Daily (20.02.20 12).

[10] Charles Clover, “Putin vows huge boost in defense spending”, Financial Times, 12.02.2012.

Artículo original: http://petras.lahaine.org/?p=1890 - Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández.
James Petras
tamaño texto Versión para imprimir imprimir Enviar por e-mail enviar Convertir a PDF pdf

Búsqueda avanzada Búsqueda avanzada
Traductor
Con la tecnología de Traductor de Google

barrapunto Google Buzz twitter delicious Meneame Publicar en Facebook
Contactar con La Haine :: Envíanos tus convocatorias y actividades!
Jose Maria
Jose Maria
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 51
Reputación : 75
Fecha de inscripción : 27/01/2010
Localización : Barcelona

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Muy Mal la pregunta de la encuesta, camaradas

Mensaje por Jose Maria el Miér Mar 14, 2012 9:38 pm

Muy mal la pregunta de la encuesta, camaradas.
Se supone que quien propone la encuesta es comunista.
Debiera saber que el comunismo es la fase final del desarrollo del estado socialista y por tanto, que hasta el presente ningun pais ha llegado al comunismo.
China esta en la fase primaria del socialismo. El comunismo no podrá existir en la faz de la tierra mientras sea necesario un ejercito para defenderse del imperialismo. Es el ABC del marxismo, camaradas.
A ver si estudiamos mas a Marx antes de proponer encuestas para objetivamente difamar a China socialista.
La respuesta NO sería identica si se preguntara si Cuba, Corea Popular o Vietnam son "comunistas".
Camaradas, camaradas....
Jose Maria
Jose Maria
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 51
Reputación : 75
Fecha de inscripción : 27/01/2010
Localización : Barcelona

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Pido que se retire el mensaje nazi

Mensaje por Jose Maria el Sáb Mar 17, 2012 1:16 pm

Stephen唐士明Thomas escribió:
antifa 93 escribió:
¡Pienso lo mismo que tú camarada!
China ya es capitalista en mi opinión.

¡Buenos días, Antifa!

El régimen de Pekín tiene una ideología socialnacionalista.

AQUI ESTA PUESTO EL ESCUDO DE CHINA CON LA SVÁSTICA

Muchos chinos que he conocido son muy leales a la "raza de Han", y creen en el darwinismo social.

Casi nadie toma en serio el comunismo: conceptos como "contrarrevolucionarios" son casi inexistentes en los foros chinos.

Cordialmente,

Stephen唐士明Thomas

Pido a los moderadores que se retire este mensaje del escudo de China con la svástica nazi. Es una ofensa gravísima, que no entiendo como se permite. El Sr. Steghen Thomas parece anglófilo, que le ponga la svástica a la bandera de su pais imperialista pero creo que aquí es inaceptaable. Las normas del foro lo prohiben, creo o debieran prohibirlo. No se puede hacer apología del nazismo aquí y menos insultando a un pais socialista.


Última edición por Jose Maria el Dom Mar 18, 2012 9:21 am, editado 2 veces
PequeñoBurgués
PequeñoBurgués
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 8110
Reputación : 8476
Fecha de inscripción : 12/10/2010

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por PequeñoBurgués el Dom Abr 08, 2012 1:13 pm

No veo que se desvíe al neoliberalismo, más bien al contrario, ¿no se supone que las actuales políticas están siendo más proteccionistas y de incremento del consumo interno que antaño?, pregunto claro.
milpeldones
milpeldones
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 102
Reputación : 113
Fecha de inscripción : 13/04/2012

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por milpeldones el Vie Abr 13, 2012 12:59 pm

Bueno, la verdad es que de la situación económico-política de China no estoy muy enterado, y menos de las estrategias económicas para sacar adelante el modelo socialista y la hegemonía social de la clase obrera, pero a priori y desde este punto de vista, me parece que China está dependiendo demasiado económicamente de una burguesía al parecer en tendencia muy creciente, y sabemos que sin el control de los medios de producción el poder político es una pantomima. Otra opción es que en verdad exista la dictadura del proletariado pese a ello y como han dicho en posts anteriores la burguesía esté productivamente subyugada al total de la clase trabajadora (que en realidad quienes tengan la última palabra sean los obreros organizados). Además, con el caso Bo Xilai, me surgen dudas acerca de la verdadera vocación obrerista de la cúpula del PCCh. Me gustaría que quienes saben del tema me comentaran qué piensan de lo que planteo.

Por otro lado, qué opináis de esta noticia? A mí personalmente me parece una patada al internacionalismo proletario...

ww.rue89.com/rue89-presidentielle/2012/04/12/la-chine-vote-sarkozy-au-nom-de-la-stabilite-231137

(está en francés, pero se puede traducir)
Soldado Rojo
Soldado Rojo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 576
Reputación : 762
Fecha de inscripción : 01/01/2012

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty ¿Hay en China una dictadura del proletariado?

Mensaje por Soldado Rojo el Jue Oct 18, 2012 12:55 am

Salud, camaradas.

Hace ya muchos años que no entiendo muy bien la deriva de la República Popular de China y del PCCh en las últimas dos décadas (como poco). Veo que China funciona en muchos aspectos como un gigante capitalista sin embargo el Partido Comunista mantiene el poder y la pobreza en China va reduciéndose. Muchas veces pienso que los dirigentes siguientes a Mao han traicionado el legado maoísta y que solamente son comunistas de bandera pero como no tengo mucha información sobre la realidad interna china no puedo aseverar que China sea capitalista o no lo sea. Es una impresión forjada por las grandes empresas extranjeras que van a China a multiplicar sus beneficios, los trabajadores esclavizados, los nuevos ricos chinos y un largo etcétera de elementos que hacen desconfiar de la naturaleza socialista de China. Reitero que es una impresión mía que no se genera con toda la información necesaria y, por tanto, es muy posible que me equivoque.

Camaradas, vosotros ¿qué opináis de la naturaleza actual de la RPCh y el PCCh? ¿Es China un Estado socialista, una dictadura del proletariado?


Contenido patrocinado

China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista? - Página 4 Empty Re: China, ¿estado socialista? ¿capitalista? ¿imperialista?

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Nov 22, 2019 8:16 am