Steve Biko, un héroe contra el racismo

Comparte
avatar
Granma
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2918
Reputación : 4433
Fecha de inscripción : 06/08/2011
Localización : ★Marte, Planeta Rojo★

Steve Biko, un héroe contra el racismo

Mensaje por Granma el Jue Dic 08, 2011 8:48 pm



Steve Biko, fundador del Movimiento Conciencia Negra y un heroe inolvidable de la lucha contra el apartheid, que sacrificó su vida para hacer un mundo mejor.

Bantu Stephen Biko nació el 18 de diciembre de 1946 en Ginsberg, un suburbio de King Williamstown, en la parte oriental de Sudáfrica. Desde muy joven fue un rebelde y se involucró en actividades políticas. En 1968 fundó la Organización de Estudiantes Sudafricanos (SASO), que ofrecía asistencia a las comunidades negras y que editaba una revista donde escribía el propio Biko.

La SASO fue el embrión de lo que más tarde sería el Movimiento Conciencia Negra (Black Consciousness Movement, BCM), que tenía a Steve Biko como su principal dirigente e ideólogo. La represión desatada en los años 60 contra las organizaciones Congreso Nacional Africano (ANC) y Congreso Panafricano (PAC) a partir de la Masacre de Sharpeville, produjo un gran vacío político en el movimiento anti-apartheid, siendo encarcelados sus dirigentes más destacados, entre ellos Nelson Mandela. Esto, entre otros factores, hizo que el BCM pasara a ser la referencia principal para miles de activistas.

A diferencia del ANC, el BCM no sólo se preocupaba de la liberación política, sino sobre todo de lograr un cambio psicológico en la comunidad negra. Para conseguir el poder, pimero los negros tenían que creer en el valor de lo que propiamente significa ser negro, es decir, asumir el "orgullo negro". De esta manera el cambio se dividía en dos etapas: la "liberación psicológica" y la "liberación física". Otro componente importante del BCM eran sus programas sociales, que incluían la organización de clínicas médicas, ayudas a la creación de pequeñas empresas y clases "de concienciación" para adultos.


Emblema del BCM

El punto más controvertido del BCM era que rechazaba la participación de los blancos en su movimiento, a diferencia del ANC, que defendía el no racialismo y la cooperación con los liberales blancos. Sin embargo las posiciones de Biko sobre esta cuestión fueron evolucionando hacia una mayor apertura. En poco tiempo los triunfos de este movimiento se extendieron por toda Sudáfrica y mucha gente experimentó por vez primera un nuevo sentimiento de orgullo de ser negros, ya que el BCM exponía y criticaba el complejo de inferioridad compartido inconscientemente por gran parte de la población negra.

En 1972 Biko fue uno de los fundadores de la Convención de Pueblos Negros (Black People's Convention, BPC), que reunía a más de 70 asociaciones. En 1973 fue sometido al régimen de "prohibición", utilizado por el gobierno para acallar a los opositores, y que incluía la prohibición de salir de su ciudad y de hablar y escribir sobre ideas políticas. De todas formas Biko desafió en numerosas ocasiones estas medidas y tomo parte en mítines y reuniones políticas, por lo que fue arrestado en numerosas ocasiones.

En 1976 tuvo lugar la terrible Masacre de Soweto, durante la cual murieron más de 200 jóvenes negros por la represión policial de una protesta estudiantil que reclamaba enseñanza en sus propias lenguas y no en el afrikaans, el idioma de los blancos. Tras lo de Soweto, la represión se hizo más intensa. En agosto de 1977, cuando regresaba de un mitin, Steve Biko fue arrestado por las fuerzas de seguridad en Port Elizabeth. Durante su cautiverio fue sometido a horribles torturas y malos tratos. El 11 de septiembre su estado de salud empeoró gravemente.

En lugar de llevarle rapidamente a un hospital cercano, lo trasladaron hasta Pretoria, un viaje de 1.200 kms y 12 horas de duración que Biko hizo totalmente desnudo en la parte trasera de una camioneta. A las pocas horas de llegar a Pretoria, desnudo y sólo en una celda, Steve Biko falleció a causa de los daños cerebrales provocados por los golpes recibidos en los interrogatorios. Tenía solo 30 años, y estaba casado con una activista llamada Ntsiki Mashalaba, con quien tuvo un hijo en 1974 que falleció a los dos meses, y otro que nació en 1978, tras la muerte de su padre.

Las circunstancias de la muerte de Biko fueron condenadas a nivel internacional y lo elevaron a la condición de héroe de la resistencia negra.


La tumba de Steve Biko

Las ideas principales de Steve Biko consistían básicamente en potenciar la autoestima de la población negra, ya que tras muchas décadas de humillaciones, miseria y propaganda racista, muchos de ellos habían interiorizado sentimientos de inferioridad respecto a los blancos. Liberarse de esas ideas eran el paso previo a la acción política. Según él:

"Si somos libres en el corazón, no habrá cadenas hechas por el hombre con fuerza suficiente para sujetarnos. Pero si la mente del oprimido es manipulada, de modo que crea que es inferior, no será capaz de hacer nada para enfrentar a su opresor"

La historia de Steve Biko va unida de manera inseparable a la de Donald Woods, un peridodista blanco con el que mantuvo un relación de amistad y lealtad, y que sería recogida en la estupenda película Grita Libertad (Cry Freedom, 1987), de Richard Attenborough.

Woods dirigía el diario liberal "Daily Dispatch" y era muy crítico con el apartheid. Conoció a Biko durante un encuentro organizado por la joven activista Mamphela Ramphele, y a partir de ahí fue creciendo una sincera amistad entre ellos. Aunque discrepaban en algunas cuestiones, ambos lograron comprenderse y confiar el uno en el otro.

Tras enterarse de la muerte de su amigo, Woods fue rapidamente a la morgue donde estaba el cuerpo y se las arregló para tomar varias fortografías del cuerpo apaleado de Biko, que mas tarde serían publicadas y conmocionarían a la opinión pública. El régimen endureció aun más la represión, y Woods pasó a estar en buscado por la policía. A partir de ahí vivió una auténtica odisea, arriesgando su vida para poder escapar del país. Refugiado en Londres, comenzó a llamar la atención del mundo sobre el caso Biko, sobre el que publicó dos libros, y fue uno de los activistas más entusiastas del movimiento anti-apartheid. Falleció en 2001.

En junio de 1991 se puso fin al apartheid en Sudáfrica tras más de cuarenta años de ser esta su política oficial. Entre otras fueron abolidas las leyes sobre posesión de la tierra, sobre la restricción de residencia y sobre la clasificación racial. En 1993 se llegó a un acuerdo para instaurar en Sudáfrica un régimen democrático no racista ni sexista basado en el principio de "una persona, un voto". El 26 de abril de 1994 se celebraron las primeras elecciones libres, que fueron ganadas por el Partido de Congreso Nacional Africano, y su líder Nelson Mandela (que había estado 28 años encarcelado) fue proclamado presidente del país. El proceso de transición concluyó en 1996 con la aprobación de una nueva Constitución.


Denzel Washington y Kevin Kline en Grita Libertad (1987)

En 1980 el cantautor Peter Gabriel le dedicó su canción "Biko", que se convirtió en uno de los himnos del movimiento anti-apartheid. La canción sería versionada luego por otros artistas como Joan Baez, Manu Dibango o incluso Simple Minds...

La película Grita Libertad (1987) está protagonizada por Denzel Washington (que fue nominado al oscar) en el papel de Biko y Kevin Kline en el de Donald Woods. Dividida en dos partes, la primera cuenta la historia dramatizada de Steve Biko y la segunda es sobre la odisea de Donald Woods huyendo de Sudáfrica para hacer llegar al mundo el mensaje de su amigo. Una película que nos muestra lo mejor y lo peor del ser humano.


Estatua dedicada de Steve Biko en East London

http://keikai.blogspot.com/2007/09/steve-biko-un-hroe-contra-el-racismo.html
avatar
Granma
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2918
Reputación : 4433
Fecha de inscripción : 06/08/2011
Localización : ★Marte, Planeta Rojo★

Re: Steve Biko, un héroe contra el racismo

Mensaje por Granma el Miér Nov 21, 2012 2:29 am

35 años de la muerte de Steve Biko

Aurora Moreno
Por fin África

En 1977, las imágenes de su cuerpo sin vida, tomadas en una comisaría de Pretoria, dieron la vuelta al mundo convirtiéndose -igual que la foto de Hector Pieterson- en un símbolo de las barbaridades del Apartheid.La importancia de Steve Biko radica en que que consiguió devolver la dignidad a los negros. Aunque algunos de sus planteamientos pudieran ser equivocados, e incluso contraproducentes -rechazaba, por ejemplo, la participación de los blancos en la lucha contra el Apartheid-, lo cierto es que supuso un soplo de aire fresco para la juventud negra, la de los chicos de después de 1948, la de los que habían nacido, crecido y madurado sintiéndose inferiores-.

Influenciado probablemente, aunque él nunca lo dijo, en el pensador Frank Fanon, Biko hizo hincapié en la dimensión psicológica de la dominación, como plasmó en su brillante frase: “El arma más poderosa del opresor es el espíritu del oprimido”.De ahí nació el movimiento Conciencia Negra (“Lo primero que tienen que entender los blancos es que sólo son humanos, no superiores. Y también los negros. Tienen que entender que son humanos, no son inferiores”). Esto puede parecer una obviedad, pero no lo es.

El propio Mandela cuenta en sus Memorias (Long way to Freedom) dos cosas que me impactaron profundamente. La primera es que cuando él era joven, antes de enrolarse en política y en la ANC, consideraba normal situaciones como tener que viajar en el asiento de atrás cuando iba en el mismo coche que un blanco, y que le costó mucho cambiar esa visión. La segunda es que a principios de los 60, cuando ya era uno de los líderes del partido, realizó un viaje por África en busca de apoyo -económico y armamentístico- entre los países africanos que se habían ido independizando. En uno de ellos, creo que en Ghana, se montó en un avión donde el piloto era negro.

Y de repente, Mandela se vio a sí mismo preocupado porque el piloto era negro. El sentimiento de inferioridad era tal que, por un momento, dudó realmente de la capacidad de un negro para pilotar un avión. Si esto le podía pasar a Mandela, un hombre excelentemente formado y líder del movimiento de liberación, qué no podían pensar los jóvenes que, por la llamada Ley de Educación Bantú, estudiaban poco y mal sólo durante unos cuantos años para poder ser empleados como mano de obra no cualificada.

Además de su activismo, Steve Biko tuvo una enorme influencia porque fue en realidad uno de los pocos teóricos de la liberación en Sudáfrica. Mandela y Tambo dirigieron el partido, pero Biko fue uno de los pocos que dejó escrito, en discursos y panfletos, lo que debía significar la liberación. En 1969, -después de abandonar la Unión Nacional de Estudiantes Sudafricanos, a la que consideraba dominada por los blancos- fundó la Organización de Estudiantes Sudafricanos (SASO), que comenzó a ofrecer sanidad y educación en comunidades negras. En la revista que publicaba la asociación es donde comenzó a escribir sus opiniones, en una columna llamada “Escribo lo que quiero”, que en 2002 dio lugar al libro del mismo nombre en el que se recogen sus escritos.

Era joven y rebelde, y durante años esquivó las prohibiciones del Régimen para asistir a conferencias, mítines políticos y reuniones. En numerosas ocasiones fue arrestado, pero consiguió siempre salir en libertad. Hasta una fatídica noche en agosto de 1977. Volvía de un mítin en Port Elizabeht, cuando fue detenido. Sería la última vez. El 11 de septiembre de ese año -después de más de 50 días detenido (según la legislación, la detención podía ser indefinida)- entró en estado de semiinconsciencia. Según se sabría años más tarde, durante la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, “había sufrido una lesión en la cabeza durante un interrogatorio”. El médico de policía recomendó trasladarlo a un hospital, pero la Policía decidió llevarlo a Pretoria. Más de 1.200 kilómetros, semiinconsciente, desnudo y esposado en la parte trasera de un Land Rover. Cuando llegó a la capital, estaba muerto. Tenía 30 años. Acabó su vida y empezó el mito. Una especie de Ché Sudafricano (Biko, por cierto, también había estudiado medicina).

La conmoción fue brutal en Sudáfrica y también en el resto del mundo gracias en buena medida a la participación del periodista Donald Woods,periodista sudafricano, activista antiapartheid, blanco y amigo de Steve Biko quien, nada más conocer la noticia de su muerte, se dirigió a la morgue y tomó decenas de fotografías de su cuerpo apaleado. Las fotografías se publicarían en un libro, dejando en evidencia al Gobierno, quien siempre negó que se hubiese torturado a Biko. Tras la muerte de su amigo y, después de haber sufrido en sus propias carnes la represión del Estado, Woods se exilió a Londres, desde donde siguió concienciando al mundo contra el Apartheid.

La importante participación de Woods en dar a conocer la historia de Biko terminaría dejando claro que la idea del segundo de que los blancos no debían participar en la lucha de liberación no era acertada, pero más allá de eso -el propio Biko fue modificando esta idea a lo largo de su corta vida-, Steve Biko sigue siendo hoy el hombre que ayudó a la juventud negra a salir de su letargo y de su sentimiento de inferioridad.

Fuente: http://porfinenafrica.com/2012/09/25-anos-de-la-muerte-de-steve-biko/


    Fecha y hora actual: Miér Nov 22, 2017 4:56 am