La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

The Red Hammer
The Red Hammer
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 727
Reputación : 992
Fecha de inscripción : 09/11/2010
Edad : 27
Localización : Tenerife / Canarias

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por The Red Hammer el Mar Dic 06, 2011 2:16 pm

Pues eso, leyendo al camarada Tachanka (que por cierto, en muchas cosas difiero con él, pero es un placer leerle) y también al camarada JoseKRK creo recordar, me ha surgido una duda, y así de paso trasladamos el debate que estaban teniendo los camaradas a este hilo.

¿Fue adecuada la táctica de los Frentes Populares en su día? ¿Por qué?. ¿Es la táctica adecuada a utilizar hoy en día? ¿Por qué?. ¿Qué otro modelo táctico podríamos incluir en oposición a este (algo así como el tema de los partisanos?)? ¿Por qué?

Disculpen si mis preguntas vienen dadas desde la ignorancia, pero fue un tema que me interesó bastante, y como yo en este foro lo que más hago es leer que escribir, cuando me surgen dudas abro un hilo para que los camaradas debatan entre ellos.

Salud!.
Razion
Razion
Moderador/a
Moderador/a

Cantidad de envíos : 7219
Reputación : 7667
Fecha de inscripción : 29/09/2011

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Razion el Mar Dic 06, 2011 2:23 pm

Yo creo en la estrategias de los frentes populares si estos tienen dirección revolucionaria. Creo que había un tema similar.


------------------------------
No hay Revolución sin Revolucionarios
Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

Jose de San Martín


"Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
Comandante Ernesto "Che" Guevara

"En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
Marcelo Bielsa
m-l Power
m-l Power
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 704
Reputación : 902
Fecha de inscripción : 08/04/2010

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por m-l Power el Mar Dic 06, 2011 4:30 pm

Es un tema que a mí también me interesa, y la verdad no he reflexionado mucho al respecto.

Creo que ahora mismo el frentepopulismo interclasista no es la solución. Pero en fin, quizás cambie de opinión según vaya leyendo.
Razion
Razion
Moderador/a
Moderador/a

Cantidad de envíos : 7219
Reputación : 7667
Fecha de inscripción : 29/09/2011

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Razion el Mar Dic 06, 2011 4:56 pm

Depende en donde, si es en un país semicolonial o colonial, un movimiento de Liberación Nacional posiblemente tenga las características de un Frente Popular Antiimperialista. O bien frente a la dominación neoliberal donde tanto la pequeña burguesía como el proletariado, y los sectores desclazados, comen piedras, sea necesario el frente popular para derrotar a la burguesía. El punto principal, debe ser que este frente sea impulsado por el sector revolucionario de los trabajadores, y no por la burguesía nacional que aspira a repocisionarse.


------------------------------
No hay Revolución sin Revolucionarios
Los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos

Jose de San Martín


"Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria."
Comandante Ernesto "Che" Guevara

"En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre"
Marcelo Bielsa
gazte
gazte
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 3300
Reputación : 3648
Fecha de inscripción : 05/08/2009

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por gazte el Mar Dic 06, 2011 8:04 pm

la estrategia de los frentes populares, si no me equivoco, invocan una alianza del proletariado, con los campesinos (semiproletarios y pequeños burgueses) y un sector progresista de la burguesia. el objetivo es completar la revolucion burguesa y conseguir sentar las bases para una revolucion proletaria. esto evidentemente solo tiene sentido en sociedades donde los trabajadores asalariados no son la mayoria de la sociedad. a parte de ser esto lo que defendian los mencheviques en octubre, veamos lo que era la alianza obrero-campesina en rusia, que muchas veces se invoca para justificar esto:

un diputado era elegido por cada 25000 obreros en las ciudades, en el campo uno por cada 125000 habitantes. esto es, en esa alianza obreros y campesinos marchaban unidos pero con una clara direccion politica de los obreros en el movimiento, arrastrando a la pequela burguesia tras de si, pero siendo este quien mandaba y con el objetivo claro de acabar con las aspiraciones pequeñoburguesas de esas capas, esas fueron las bases de octubre y no otras.
The Red Hammer
The Red Hammer
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 727
Reputación : 992
Fecha de inscripción : 09/11/2010
Edad : 27
Localización : Tenerife / Canarias

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por The Red Hammer el Miér Dic 07, 2011 1:46 pm

gazte escribió:la estrategia de los frentes populares, si no me equivoco, invocan una alianza del proletariado, con los campesinos (semiproletarios y pequeños burgueses) y un sector progresista de la burguesia. el objetivo es completar la revolucion burguesa y conseguir sentar las bases para una revolucion proletaria. esto evidentemente solo tiene sentido en sociedades donde los trabajadores asalariados no son la mayoria de la sociedad. a parte de ser esto lo que defendian los mencheviques en octubre, veamos lo que era la alianza obrero-campesina en rusia, que muchas veces se invoca para justificar esto:

un diputado era elegido por cada 25000 obreros en las ciudades, en el campo uno por cada 125000 habitantes. esto es, en esa alianza obreros y campesinos marchaban unidos pero con una clara direccion politica de los obreros en el movimiento, arrastrando a la pequela burguesia tras de si, pero siendo este quien mandaba y con el objetivo claro de acabar con las aspiraciones pequeñoburguesas de esas capas, esas fueron las bases de octubre y no otras.

Entonces, bajo tu forma de ver, el Frente Popular en la 2a República y la creación de un Frente Popular en los tiempos actuales sería un error ¿no? Puesto que ya el trabajador asalariado está asentado como la mayoría de la sociedad.
RDC
RDC
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2541
Reputación : 3027
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 28
Localización : Galicia

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por RDC el Miér Dic 07, 2011 1:53 pm

En primer lugar, sobre la pregunta de si la táctica del frente popular antifascista es adecuada en la actualidad. La táctica del Frente Popular fue adoptada en el VII Congreso de la Internacional Comunista y consistía en un amplio frente de masas formado por el proletariado (revolucionario y no revolucionario), el campesinado y la pequeña burguesía urbana para luchar contra el fascismo en una situación de un auge de este, principalmente con la subida al poder de los nazis en Alemania además de las dictaduras fascistas existentes previamente en Italia y Austria. Dice Dimitrov en su Informe al VII Congreso de la Komintern:

"¿No es evidente que las acciones conjuntas de los afiliados a los partidos y organizaciones de las dos Internacionales -la Internacional Comunista y la Segunda Internacional- permitirían a las masas rechazar el empuje fascista y elevarían el peso político de la clase obrera?

Pero las acciones conjuntas de los partidos de ambas Internacionales contra el fascismo no se limitarían a ejercer una influencia sobre sus afiliados actuales, sobre los comunistas y los socialdemócratas, ejercerían también una influencia poderosa en las filas de los obreros católicos, anarquistas y no organizados, incluso sobre aquellos que momentáneamente son víctimas de la demagogia fascista.

Más aún, el potente frente único del proletariado ejercería una enorme influencia sobre todas las demás capas del pueblo trabajador, sobre los campesinos, sobre la pequeña burguesía urbana, sobre los intelectuales. El frente único infundiría a los sectores vacilantes fe en la fuerza de la clase obrera."

El Frente Popular era una táctica defensiva del movimiento comunista frente la ofensiva reaccionaria de la burguesía en forma de fascismo. Consistía en la defensa de la democracia burguesa y de los derechos que había adquirido el proletariado en dicha democracia burguesa frente al fascismo. Como dice Dimitrov en el Informe:

“Esto significa, en primer lugar, la lucha conjunta por descargar de un modo efectivo las consecuencias de la crisis sobre las espaldas de las clases dominantes, sobre las espaldas de los capitalistas, de los terratenientes, en una palabra, sobre las espaldas de los ricos.

Significa, en segundo lugar, la lucha conjunta contra todas las formas de la ofensiva fascista, por la defensa de las conquistas y derechos de los trabajadores, contra la liquidación de las libertades democrático-burguesas.

Significa, en tercer lugar, la lucha conjunta contra el peligro cada vez más inminente de la guerra imperialista, lucha que dificultaría la preparación de esta guerra.”

En la actualidad no estamos ante esta situación, ni existe un movimiento comunista fuerte y revolucionario que ponga en aprietos la dictadura burguesa ni la burguesía necesita del fascismo en la actualidad para mantener su dictadura (esto último es consecuencia de lo primero), por lo tanto la posible aplicación de dicha táctica está completamente fuera de lugar.

Respecto a la cuestión histórica, independientemente de si fue una táctica adecuada o no, es decir, de si era la mejor táctica a seguir por la Internacional una táctica defensiva frente al fascismo que no deja de ser una forma de dictadura de la burguesía al igual que la democracia burguesa y por tanto la mejor forma de acabar con el fascismo es acabando con la dictadura de la burguesía y sustituyéndola por la dictadura del proletariado y no por la democracia burguesa que sigue siendo la dictadura de la burguesía, la aplicación de dicho frente popular en España y Francia desde luego que no fue la adecuada. La tesis de Dimitrov sobre el frente popular antifascista consistía en un frente amplio sobre la base del frente único proletario, es decir, que la hegemonía en dicho frente la debería tener el proletariado revolucionario. Dice Dimitrov:

“En la movilización de las masas trabajadoras para la lucha contra el fascismo, tenemos como tarea especialmente importante, la creación de un extenso frente popular antifascista sobre la base del frente único proletario.”

Y aparte de esto se debían crear órganos de clase del frente único al margen de los partidos:

"Sin embargo, sería insuficiente darse por contentos con sellar un pacto sobre acciones conjuntas y con crear comités de enlace de los partidos y las organizaciones enroladas en el frente único, que es, por ejemplo, lo que sucede en Francia. Esto no es más que el primer paso. Los pactos son medios auxiliares para la realización de acciones conjuntas, pero no son todavía, de por sí, el frente único. Los comités de enlace entre las direcciones de los partidos comunistas y socialistas son necesarios para facilitar la realización de acciones conjuntas, pero están muy lejos de bastar por sí solos, para el despliegue efectivo del frente único, para conducir a las extensas masas a la lucha contra el fascismo.

Los comunistas y todos los obreros revolucionarios deben esforzarse por crear órganos de clase del frente único al margen de los partidos elegidos (en los países de dictadura fascista, escogidos entre las personas más prestigiosas en el movimiento de frente único) en las empresas, entre los desocupados, en los barrios obreros, entre la gente modesta de la ciudad y del campo. Sólo estos órganos pueden abarcar mediante el movimiento de frente único hasta las enormes masas no organizadas de los trabajadores, pueden contribuir a desarrollar la iniciativa de las masas en la lucha contra la ofensiva del capital, contra el fascismo y la reacción, a crear sobre esta base el extenso cuerpo de activistas obreros del frente único, que es indispensable, y a formar en los países capitalistas cientos y miles de bolcheviques sin partido."

En España, no se realizó la formación del Frente Popular según lo expuesto por Dimitrov, es decir, primero la creación del frente único proletario y sobre la base de este la creación del Frente Popular antifascista y la creación de órganos de clase del frente único en las empresas, en los barrios obreros, etc. Sino que se realizó como un simple pacto electoral donde el PCE ni tan siquiera formó parte de las negociaciones para su formación sino que fue representado por el PSOE. Posteriormente el PCE no formó parte del gobierno del Frente Popular y solo entró en el gobierno del FP con una presencia testimonial ya comenzada la guerra civil por iniciativa del sector izquierdista del PSOE, posición que mantuvo durante todo el desarrollo de la guerra civil también por esperar una hipotética ayuda extranjera de la potencias democrático-burguesas, Inglaterra y Francia, y por tanto entregando la dirección de dicho Frente a la pequeña burguesía. Esta entrega de la dirección del FP a la pequeña burguesía se vio agravada cuando el PCE ordenó la integración y la disolución del Quinto Regimiento en el Ejército Popular de la República, es decir, poner al ejército proletario bajo la dirección de la burguesía, lo que a posteriori impidió una reacción efectiva y coordinada del PCE cuando en 1939 la pequeña burguesía y la aristocracia obrera claudicaron ante los fascistas. El PCE a pesar de ser el partido con mayor número de afiliados y con mayor capacidad organizativa dentro del Frente Popular siempre fue a la zaga de la pequeña burguesía.

Una desviación derechista que incluía la tesis del Frente Popular era la de unidad orgánica de los Partidos Comunistas con los Partidos Socialdemócratas. Es decir, la unión de los revolucionarios con los reformistas, del proletariado revolucionario con la aristocracia obrera, y por tanto la pérdida de la independencia política del proletariado y del comunismo.
Shenin
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Shenin el Miér Dic 07, 2011 11:01 pm

Dejo este extracto del discurso de Dimitrov:

Sobre el gobierno del frente único

¡Camaradas! Hemos tomado un rumbo resuelto y audaz hacia el frente único de la clase obrera y estamos dispuestos a seguirlo con la máxima consecuencia.

Si se nos pregunta, si nosotros, los comunistas, luchamos sobre el terreno del frente único solamente por reivindicaciones parciales o estamos dispuestos a compartir la responsablidad, si se llegase a la formación de un gobierno sobre la base del frente único, diremos con plena conciencia de nuestra responsabilidad: ¡sí!, tenemos en cuenta que puede producirse una situación en que la creación de un gobierno de frente único proletario, o de frente popular antifascista sea no solamente posible, sino indispensable en interés del proletariado (aplausos); aceptamos, en efecto esta eventualidad. Y en este caso, sin ninguna vacilación, nos declararemos a favor de la creación de este gobierno.

No me refiero aquí al gobierno que puede ser formado después de la victoria de la revolución proletaria. Evidentemente, no está excluida la posibilidad de que en un país cualquiera, inmediatamente después del derrumbamiento revolucionario de la burguesía, se pueda formar un gobierno soviético sobre la base del bloque gubernamental del Partido Comunista con otro partido ( o su ala izquierda) que participe en la revolución. Es sabido que después de la Revolución de Octubre, el Partido de los bolcheviques rusos vencedor hizo entrar en la composición del gobierno soviético a los representantes de los socialistas revolucionarios de izquierda. Esta fue la particularidad del gobierno soviético, después de la victoria de la Revolución de Octubre.

No se trata de un caso de este género, sino de la posible formación de un gobierno de frente único en vísperas y antes de la victoria de la revolución soviética.

¿Qué sería este gobierno? ¿Y en qué situación pudiera ser posible?

Es, ante todo, un gobierno de lucha contra el fascismo y la reacción. Debe ser un gobierno formado como consecuencia del movimiento de frente único y que no limite de ninguna manera la actividad del Partido Comunista y de las organizaciones de masas de la clase obrera, sino, al contrario, que tome enérgicas disposiciones dirigidas contra los magnates financieros contrarrevolucionarios y sus agentes fascistas.

En el momento oportuno, apoyándose sobre el movimiento creciente del frente único, el Partido Comunista del país en cuestión se manifestará por la creación de semejante gobierno, sobre la base de una plataforma antifascista concreta.

¿Bajo qué condiciones objetivas será posible la formación de un tal gobierno? A esta pregunta puede contestarse de un modo muy general: bajo las condiciones de una crisis política, en que las clases dominantes ya no están en condiciones de acabar con el potente ascenso del movimiento antifascista de masas. Pero esto es sólo una perspectiva general, sin la cual apenas será posible, en la práctica, la formación de un gobierno del frente único. Solamente en presencia de determinadas premisas especiales, puede ponerse al orden del día el problema de la formación de este gobierno como tarea políticamente necesaria. Me parece que en este sentido merecen la mayor atención las siguientes premisas:

Primero: Cuando el aparato estatal de la burguesía esté ya lo bastante desorganizado y paralizado para que la burguesía no pueda impedir la formación de un gobierno de lucha contra la reacción y el fascismo.

Segundo: Cuando las más extensas masas trabajadoras y en particular los sindicatos de masas se levanten impetuosamente contra el fascismo y la reacción, pero no estén todavía preparados para lanzarse a la insurrección con el fin de luchar bajo la dirección del Partido Comunista por la conquista del Poder soviético.

Tercero: Cuando el proceso de diferenciación y radicalización en las filas de la socialdemocracia y de los demás partidos que participan en el frente único haya conducido ya a que una parte considerable dentro de ellas exija medidas implacables contra los fascistas y demás reaccionarios, luche del brazo de los comunistas contra el fascismo y se manifieste abiertamente contra el sector reaccionario y hostil al comunismo de su propio partido.

Cuándo y en qué países surgirá de hecho una situación semejante, en la que se den, en grado suficiente, estas premisas, es cosa que no puede decirse previamente, pero como esta perspectiva no está descartada en ningún país capitalista, debemos tenerla en cuenta y no sólo orientarnos y prepararnos nosotros mismos, sino orientarnos tambi&ecute;n a la clase obrera en la forma adecuada.

El mero hecho, de que pongamos hoy a discusión este problema, está relacionado, naturalmente, con nuestro modo de apreciar la situación y las perspectivas más próximas de desarrollo, así como con el ascenso efectivo del movimiento del frente único en una serie de países, en estos últimos tiempos. Durante más de diez años, la situación que se planteaba en los países capitalistas era tal que la Internacional Comunista no tenía por qué discutir un problema de esta índole.

Recordaréis, camaradas, que en nuestro IV Congreso. Celebrado en 1922, y también en el V Congreso, en 1924, se discutió el problema de la consigna del gobierno obrero u obrero y campesino. Aquí, inicialmente, se trataba, en substancia, de un problema casi análogo al que hoy se nos plantea. Los debates que en torno a esta cuestión se promovieron por aquel entonces en la Internacional Comunista y especialmente los errores políticos que se cometieron aquí tienen todavía hoy su importancia para acentuar nuestra atención vigilante ante el peligro de desviarse a derecha y a "izquierda" la línea bolchevique en esta cuestión. Por eso quiero señalar en pocas palabras algunos de estos errores, con objeto de sacar de ellos las enseñanzas necesarias para la política actual de nuestros Partidos.

La primera serie de errores obedeció precisamente a que el problema del gobierno obrero no se enlazó clara y firmemente a la presencia de una crisis política. Gracias a esto, los oportunistas de derecha pudieron interpretar la cosa en el sentido de que había que aspirar a la formación de un gobierno obrero, apoyado por el Partido Comunista, en cualquier situación, por decirlo así, "normal". Por el contrario, los ultraizquierdistas sólo admiten un gobierno obrero que e formase única y exclusivamente mediante la insurrección armada, después del derrocamiento de la burguesía. Ambas cosas eran falsas y por eso, ahora, para evitar la repetición de semejantes errores, recalcamos con tanto cuidado la necesidad de tener en cuenta exactamente las condiciones concretas y particulares de la crisis política y del ascenso del movimiento de masas, bajo las cuales puede ser posible y políticamente necesaria la formación de un gobierno del frente único.

La segunda serie de errores obedeció al hecho de que el problema del gobierno obrero no se enlazó con el desarrollo del movimiento combativo de masas del frente único proletario. Esto dio a los oportunistas de derecha la posibilidad de tergiversar el problema y reducirlo a la táctica sin principios de la formación de un bloque con los partidos socialdemócratas, a base de combinaciones puramente parlamentarias. Los ultraizquierdistas, por el contrario, gritaban: "¡Nada de coaliciones con la socialdemocracia contrarrevolucionaria!". Considerando como contrarrevolucionarios, en el fondo, a todos los socialdemócratas.

Ambas cosas eran falsas y nosotros recalcamos ahora, por una parte, que no queremos en modo alguno un "gobierno obrero", que sea sencillamente un gobierno socialdemócrata ampliado. Preferimos, incluso, renunciar al nombre de "gobierno obrero" y hablar de un gobierno del frente único que, por su carácter político, es algo completamente distinto, fundamentalmente distinto de todos los gobiernos socialdemócratas, que acostumbran a llamarse "gobiernos obreros". Mientras los gobiernos socialdemócratas representan un instrumentos de la colaboración de clases con la burguesía, en interés de la conservación del sistema capitalista, el gobierno del frente único es un órgano de la colaboración de la vanguardia revolucionaria del proletariado con otros partidos antifascistas, en interés de todo el pueblo trabajador, un gobierno de lucha contra el fascismo y la reacción. Es evidente que son dos cosas radicalmente distinas.

Por otra parte, subrayamos que es necesario ver la diferencia existente entre los diversos campos de la socialdemocracia. Como ya he señalado, existe en la socialdemocracia un campo reaccionario, pero, al mismo tiempo, existe y crece el campo de los socialdemócratas de izquierda (sin comillas), de los obreros que se revolucionizan. La diferencia decisiva entre ambos campos consiste, prácticamente, en su actitud ante el frente único de la clase obrera. Los socialdemócratas reaccionarios son contrarios al frente único, calumnian al movimiento del frente único, lo sabotean y lo descomponen, ya que éste hace fracasar su política de conciliación con la burguesía. Los socialdemócratas de izquierda son partidarios del frente único, defienden, desarrollan y fortalecen el movimiento del frente único, puesto que él es un movimiento de lucha contra el fascismo y la reacción y será siempre la fuerza que empuje al gobierno del frente único a luchar contra la burguesía reaccionaria. Cuanto con mayor vigor se desencadene este movimiento de masas, tanto mayor será la fuerza que pueda brindar al gobierno para luchar contra los reaccionarios. Y cuanto mejor organizado, desde abajo, esté el movimiento de masas y mayor sea la red de los órganos de clase del frente único, situados al margen del partido en las empresas, entre los desocupados, en los barrios obreros, entre la gente modesta de la ciudad y del campo, tanto mayores serán las garantías que se tengan contra una posible degeneración de la política del gobierno del frente único.

La tercera serie de conceptos erróneos, que se manifestaron en los anteriores debates, se referían precisamente a la política práctica del "gobierno obrero". Los oportunistas de derecha opinaban que el "gobierno obrero" debía mantenerse dentro del "marco de la democracia burguesa" y, por consiguiente, no debí dar ningún paso que se saliese de este marco. Por el contrario, los ultraizquierdistas renunciaban de hecho a todo intento de formación de un gobierno del frente único.

En 1923, pudo verse, en Sajonia y Turingia, un cuadro elocuente de la práctica oportunista derechista de un "gobierno obrero". La entrada de los comunistas en el gobierno de Sajonia, con los socialdemócratas de izquierda (grupo Zeigner), no era de por sí un error. Por el contrario, este paso estaba completamente justificado por la situación revolucionaria de Alemania. Pero los comunistas, al participar en el gobierno, tenían que haberse aprovechado de sus posiciones, ante todo para armar al proletariado, y no lo hicieron. Ni siquiera confiscaron una sola de las casas de los ricos, a pesar de que la escasez de viviendas obreras era tan grande, que muchos obreros, con mujer e hijos, no tenían donde cobijarse. Tampoco emprendieron nada para organizar el movimiento revolucionario de masas de los obreros. Procedieron en todo momento como los habituales ministros parlamentarios dentro del "marco de la democracia burguesa". Como es sabido, este fue el resultado de la política oportunista de Brandler y de sus secuaces. El resultado de todo esto fue una tal bancarrota que, incluso hoy, nos vemos obligados a referirnos al gobierno de Sajonia, como ejemplo clásico de cómo no deben actuar los revolucionarios en el gobierno.

¡Camaradas! Nosotros exigimos de todo gobierno del frente único una política completamente distinta. Le exigimos que lleve a cabo determinadas reivindicaciones cardinales revolucionarias, congruentes con la situación, como, por ejemplo, el control de la producción, el control sobre los bancos, la disolución de la policía, su sustitución por una milicia obrera armada, etc.

Hace quince años, Lenin nos invitaba a que concentrásemos toda la atención "en buscar las formas de transición o de acercamiento a la revolución proletaria". Puede ocurrir que el gobierno del frente único sea, en una serie de países, una de las formas transitorias más importantes. Los doctrinarios "de izquierda" siempre pasaron por alto esta indicación de Lenin, hablando solamente de la "meta", como propagandistas limitados, sin preocuparse jamás de las "formas de transición". Y los oportunistas de derecha intentaban establecer una "fase democrática intermedia", especial, entre la dictadura de la burguesía y la dictadura del proletariado, para sugerir a la clase obrera la ilusión de un pacífico paso parlamenario de una dictadura a otra. ¡Esta "fase intermedia" ficticia la llamaban también "forma de transición" e invocaban incluso el nombre de Lenin! Pero no fue difícil descubrir el fraude, pues Lenin hablaba de una forma de transición y de acercamiento a la "revolución proletaria", esto es, al derrocamiento de la dictadura burguesa y no de una forma transitoria cualquiera entre la dictadura burguesa y la proletaria.

¿Por qué atribuía Lenin una significación tan extraordinariamente grande a la forma que revistiese el paso a la revolución proletaria? Porque tenía presente "la ley fundamental de todas las grandes revoluciones", la ley de que la propaganda y la agitación por sí solas no pueden suplir en las masas su propia experiencia política, cuando se trata de atraer a las masas verdaderamente extensas de los trabajadores al lado de la vanguardia revolucionaria, sin lo cual es imposible la lucha victoriosa por el poder. El error habitual de tipo izquierdista es la creencia, que, tan pronto como surge la crisis política (o revolucionaria), basta con que la dirección comunista lance la consigna de la insurrección revolucionaria, para que las grandes masas la sigan. No; hasta en presencia de tales crisis, las masas distan mucho de estar siempre preparadas para eso. Hemos visto esto en el ejemplo de España. Para ayudar a las masas de millones a aprender lo más pronto posible, por medio de su propia experiencia, lo que tiene que hacer, dónde encontrar la salida decisiva y comprender qué partido merece su confianza; para esto hacen falta, entre otras cosas, junto con las consignas transitorias, también "las formas especiales de transición o de acercamiento a la revolución proletaria". Sin esto, las extensas masas del pueblo que está cautivas en las ilusiones y tradiciones democráticas pequeñoburguesas, podrán incluso, ante una situación revolucionaria, vacilar, perder tiempo, vagar, sin encontrar el camino de la revolución y hasta caer bajo los golpes de los verdugos fascistas.


Por esto señalamos la posibilidad de formar, bajo las condiciones de la crisis política, un gobierno del frente único antifascista. En la medida en que este gobierno despliegue una lucha real y verdadera contra los enemigos del pueblo, conceda libertad de acción a la clase obrera y al Partido Comunista, nosotros, los comunistas, lo apoyaremos por todos los medios y lucharemos en la primera línea de fuego, como soldados de la revolución. Pero les decimos francamente a las masas: Este gobierno no traerá la salvación definitiva. Este gobierno no está en condiciones de derrocar la dominación de clase de los explotadores y, por esta razón, no puede tampoco eliminar definitivamente el peligro de la contrarrevolución fascista. ¡Por consiguiente, hay que prepararse para la revolución socialista! Sólo y exclusivamente el Poder soviético traerá la salvación.

Si analizamos el desarrollo actual de la situación internacional, vemos que la crisis política va madurando en toda una serie de países. Esto condiciona la gran importancia y actualidad de una decisión de nuestro Congreso sobre el problema del gobierno del frente único.

Si nuestros Partidos saben aprovechar, para la prepración revolucionaria de las masas, de un modo bolchevique, la posibilidad de formar un gobierno del frente único, la lucha en torno a la formación y permanencia en el poder de este gobierno, ésta será la mejor justificación política de nuestro rumbo hacia la creación de un gobierno del frente único.

Y sobre la unidad de los PP.CC. y los PP.SS.:

La unidad política de la clase obrera

¡Camaradas! El desarrollo del frente único de lucha conjunta de los obreros comunistas y socialdemócratas contra el fascismo y la ofensiva del capital plantea también el problema de la unidad política, del partido político único de masas de la clase obrera. Los obreros socialdemócratas se van convenciendo cada vez más, por experiencia, de que la lucha contra el enemigo de clase exige una dirección política única, pues la dualidad de dirección dificulta el seguir desarrollando y fortaleciendo la lucha en común de la clase obrera.

Los intereses de la lucha de clase del proletariado y el éxito de la revolución proletaria imponen la necesidad de que exista en cada país un partido único del proletariado. El conseguirlo no es naturalmente tan fácil y sencillo. Exige una labor y una lucha tenaces y será necesariamente un proceso más o menos largo. Los Partidos Comunistas, apoyándose en la creciente gravitación de los obreros hacia la unificación de los partidos socialdemócratas a de algunas de sus organizaciones con los Partidos Comunistas, deben tomar en sus manos con seguridad y firmeza la iniciativa de esta unificación. La causa de la unificación de las fuerzas de la clase obrera en un partido proletario revolucionario único, en estos momentos, en que el movimiento obrero internacional entra en el período de liquidar la escisión, es nuestra causa, es la causa de la Internacional Comunista.

Pero, si para establecer el frente único de los Partidos Comunista y Socialdemócrata basta con llegar a un acuerdo sobre la lucha contra el fascismo, contra la ofensiva del capital y contra la guerra, la creación de la unidad política sólo es posible sobre la base de una serie de condiciones concretas que tienen un carácter de principio.

Esta unificación sólo será posible:

Primero, a condición de independizarse completamente de la burguesía y romper completamente el bloque de la socialdemocracia con la burguesía;

Segundo, a condición de que se realice previamente la unidad de acción;

Tercero, a condición de que se reconozca la necesidad del derrocamiento revolucionario de la dominación de la burguesía y de la instauración de la dictadura del proletariado en forma de soviets;

Cuarto, a condición de que se renuncie a apoyar a la propia burguesía en una guerra imperialista;

Quinto, a condición de que se erija el Partido sobre la base de centralismo democrático, que asegura la unidad de voluntad y de acción y que ha sido constatado ya por la experiencia de los bolcheviques rusos.

tenemos que aclarar a los obreros socialdemócratas, con paciencia y camaradería, por qué la unidad política de la clase obrera es irrealizable sin estas condiciones. Con ellos debemos enjuiciar el sentido y la importancia de estas condiciones.

¿Por qué, para la realización de la unidad política del proletariado, es necesario independizarse de la burguesía y romper el bloque de la socialdemocracia con la burguesía?

Porque toda la experiencia del movimiento obrero y, en particular, la experiencia de los quince años de política de coalición en Alemania han puesto de relieve que la política de la colaboración de clases, la política de dependencia de la burguesía lleva a la derrota de la clase obrera y a la victoria del fascismo. Y la senda de la lucha irreconciliable de clases contra la burguesía, la senda de los bolcheviques es la única senda segura hacia el triunfo.

¿Por qué el establecer previamente la unidad de acción ha de ser premisa de la unidad política?

Porque la unidad de acción para rechazar la ofensiva del capital y del fascismo puede y debe lograrse aún antes de que la mayoría de los obreros se unifiquen sobre la plataforma política común del derrocamiento del capitalismo; para llegar a la unidad de ideas acerca de los caminos y los objetivos fundamentales de la lucha del proletariado, sin la cual no se podría unificar a los partidos, hace falta, en cambio, un plazo de tiempo más o menos largo. Y lo mejor para llegar a la unidad de ideas, es crearla ya hoy mismo, en la lucha conjunta contra el enemigo común. Proponer, en vez del frente único, la inmediata unificación, equivale a colocar el carro delante de los bueyes y a creer que de este modo el carro andará. Precisamente porque el problema de la unidad política no es para nosotros una maniobra, como lo es para muchos jefes socialdemócratas, insistimos en que se realice la unidad de acción, como una de las etapas más importantes en la lucha por la unidad política.

¿Por qué es necesario reconocer el derrocamiento revolucionario de la burguesía y la instauración de la dictadura del proletariado bajo la forma del Poder soviético?

Porque la experiencia del triunfo de la gran Revolución Socialista de Octubre, de una parte, y de otra, las amargas enseñanzas de Alemania, Austria y España, durante todo el período de postguerra, han corroborado una vez más que el triunfo del proletariado sólo es posible mediante el derrocamiento revolucionario de la burguesía, y que la burguesía, antes de permitir que el proletariado instaure el socialismo por la vía pacífica, ahogará el movimiento obrero en un mar de sangre. La experiencia de la Revolución de Octubre ha demostrado, con toda evidencia, que el contenido básico de la revolución proletaria es el problema de la dictadura del proletariado, cuya misión es aplastar la resistencia de los explotadores derribados, armar a la revolución para la lucha contra el imperialismo y llevar a la revolución hasta el triunfo completo del socialismo. Para llevar a cabo la dictadura del proletariado, como dictadura de la aplastante mayoría sobre una minoría insignificante, sobre los explotadores -y únicamente así puede ser llevada a cabo- son necesarios los Soviets que abarquen a todas las capas de la clase obrera, a las masas principales del campesinado y demás trabajadores, sin despertar a los cuales, sin incorporarlos al frente de la lucha revolucionaria, será imposible afianzar el triunfo del proletariado.

¿Por qué el negarse a apoyar a la burguesía en una guerra imperialista es condición para establecer la unidad política?

Porque la burguesía hace la guerra imperialista para alcanzar sus objetivos rapaces en contra de los intereses de la mayoría aplastante de los pueblos, cualquiera que sea el disfraz, bajo el cual se haga la guerra. Porque todos los imperialistas, al mismo tiempo que se arman febrilmente para la guerra, refuerzan hasta el último límite la explotación y la opresión de los trabajadores dentro del propio país. Apoyar a la burguesía en semejante guerra, significaría traicionar los intereses del país y de la clase obrera internacional.

Finalmente, ¿por qué el erigir el Partido sobre la base del centralismo democrático es condición para la unidad?

Porque solamente un partido erigido sobre la base del centralismo democrático puede asegurar la unidad de voluntad y de acción, puede llevar al proletariado al triunfo sobre la burguesía, que dispone de un arma tan potente como el aparato centralizado del Estado. La aplicación del principio del centralismo democrático ha pasado una brillante prueba histórica con al experiencia del Partido bolchevique ruso, el Partido de Lenin.

Sí, nosotros, camaradas, somos partidarios de un partido político único de masas de la clase obrera. De ello se deriva la necesidad, como dice el camarada Stalin,

«de un partido combativo, de un partido revolucionario, lo suficientemente intrépido, para conducir al proletariado en la lucha por el poder, lo suficientemente experimentado, para orientarse incluso en las condiciones más complejas de una situación revolucionaria y lo suficientemente flexible para evitar todos los escollos en su marcha hacia la meta.»

He aquí por qué es necesario esforzarse para conseguir la unidad política sobre la base de las condiciones apuntadas.

¡Somos partidarios de la unidad política de la clase obrera! Por eso, estamos dispuestos a colaborar del modo más estrecho con todos los socialdemócratas que sean partidarios del frente único y que apoyan sinceramente la unificación de acuerdo con los principios mencionados. Pero precisamente por eso, porque somos partidarios de la unificación, lucharemos decididamente contra todos los demagogos de "izquierda", que intenten explotar el desengaño de los obreros socialdemócratas, para crear nuevos partidos o internacionales socialistas, dirigidos contra el movimiento comunista y que ahondan por tanto la escisión de la clase obrera.

Saludamos la tendencia creciente de los obreros socialdemócratas hacia el frente único con los comunistas. Vemos en este hecho el incremento de su conciencia revolucionaria y un signo de que se comienza a superar la escisión de la clase obrera. Considerando que la unidad de acción es una necesidad urgente y también el camino más seguro hacia la creación de la unidad política del proletariado, declaramos que la Internacional Comunista y sus Secciones están dispuestas a entrar en negociaciones con la Segunda Internacional y sus Secciones respectivas para la creación de la unidad de la clase obrera en la lucha contra la ofensiva del capital, contra el fascismo y contra la amenaza de una guerra imperialista. (Aplausos).
The Red Hammer
The Red Hammer
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 727
Reputación : 992
Fecha de inscripción : 09/11/2010
Edad : 27
Localización : Tenerife / Canarias

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por The Red Hammer el Jue Dic 08, 2011 6:03 pm

Entonces saco de conclusiones:

- El Frente Popular fue una medida puntual que tomó la Internacional Comunista para resistir el continuo avance del fascismo (sin olvidar que este es la última línea de defensa del capitalismo) y que consiste en una alianza del proletariado junto con los campesinos y la pequeña burguesía. Y este frente solo tiene sentido si viene encabezado por la dirección del proletariado, o sea, que si este va a remolque de los designios de las otras clases sería una estrategia un tanto inútil.

- Entonces aquí partimos de la base de que en el estado español, el PCE cometió un error al no hacerse con la dirección clara del Frente Popular, viéndose relegado a un segundo plano y yendo a remolque de los designios de las corrientes pequeño-burguesas del Frente Popular.

- Comentas que algo parecido sucedió en Francia ¿Podrías explicarlo con mayor detalle RDC?.

- ¿En qué otros lugares la existencia del Frente Popular resultó exitosa y se organizó en base a que el proletariado fuese la clase que guiase el propio Frente?



p.d: Muchísimas gracias por el aporte camarada Shenin!! A la noche cuando saque tiempo libre me lo leo para una mayor comprensión de la cuestión Wink
gazte
gazte
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 3300
Reputación : 3648
Fecha de inscripción : 05/08/2009

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por gazte el Jue Dic 08, 2011 7:52 pm

The Red Hammer escribió:
gazte escribió:la estrategia de los frentes populares, si no me equivoco, invocan una alianza del proletariado, con los campesinos (semiproletarios y pequeños burgueses) y un sector progresista de la burguesia. el objetivo es completar la revolucion burguesa y conseguir sentar las bases para una revolucion proletaria. esto evidentemente solo tiene sentido en sociedades donde los trabajadores asalariados no son la mayoria de la sociedad. a parte de ser esto lo que defendian los mencheviques en octubre, veamos lo que era la alianza obrero-campesina en rusia, que muchas veces se invoca para justificar esto:

un diputado era elegido por cada 25000 obreros en las ciudades, en el campo uno por cada 125000 habitantes. esto es, en esa alianza obreros y campesinos marchaban unidos pero con una clara direccion politica de los obreros en el movimiento, arrastrando a la pequela burguesia tras de si, pero siendo este quien mandaba y con el objetivo claro de acabar con las aspiraciones pequeñoburguesas de esas capas, esas fueron las bases de octubre y no otras.

Entonces, bajo tu forma de ver, el Frente Popular en la 2a República y la creación de un Frente Popular en los tiempos actuales sería un error ¿no? Puesto que ya el trabajador asalariado está asentado como la mayoría de la sociedad.

la burguesia, ni la pequeña burguesia no puede jugar un papel autonomo o de direccion politica, por su papel o ira a caballo de la gran burguesia o del proletariado.

en cuanto a los obreros socialdemocratas, es necesaria la union, pero la union por abajo, no la union por arriba con los lideres, es necesario arrancar a esos obreros de la influencia de la socialdemocracia e incorporarlos a las luchas. la union por la union solo lleva al fracaso y al mantenimiento del orden burgues, como paso aqui en el 36 por ejemplo.

el proletariado, como unica clase revolucionaria es quien debe dirigir cualquier intento de cambio revolucionario, o cualquier movimiento en defensa de sus intereses de clase, como la lucha contra el fascismo.
RDC
RDC
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2541
Reputación : 3027
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 28
Localización : Galicia

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por RDC el Jue Dic 08, 2011 9:39 pm

The Red Hammer escribió:Entonces saco de conclusiones:

- El Frente Popular fue una medida puntual que tomó la Internacional Comunista para resistir el continuo avance del fascismo (sin olvidar que este es la última línea de defensa del capitalismo) y que consiste en una alianza del proletariado junto con los campesinos y la pequeña burguesía. Y este frente solo tiene sentido si viene encabezado por la dirección del proletariado, o sea, que si este va a remolque de los designios de las otras clases sería una estrategia un tanto inútil.

- Entonces aquí partimos de la base de que en el estado español, el PCE cometió un error al no hacerse con la dirección clara del Frente Popular, viéndose relegado a un segundo plano y yendo a remolque de los designios de las corrientes pequeño-burguesas del Frente Popular.

- Comentas que algo parecido sucedió en Francia ¿Podrías explicarlo con mayor detalle RDC?.

- ¿En qué otros lugares la existencia del Frente Popular resultó exitosa y se organizó en base a que el proletariado fuese la clase que guiase el propio Frente?



p.d: Muchísimas gracias por el aporte camarada Shenin!! A la noche cuando saque tiempo libre me lo leo para una mayor comprensión de la cuestión Wink

- Correcto. Si el proletariado va a la zaga de la pequeña burguesía no solo es que la estrategia sea inútil, que lo es ya que la mediana y pequeña burguesía no están capacitadas para dirigir ningún movimiento político y terminan claudicando ante la gran burguesía como ocurrió en la guerra civil española, sino que el proletariado se convierte en carne de cañón en un conflicto inter-burgués apoyando a una fracción de la burguesía (progresista) frente a otra (reaccionaria), cuando ninguna de ellas representa sus intereses, es decir, el proletariado termina luchando y muriendo por unos intereses de clase que no son los suyos.

- Sí, lo que en primer lugar llevó a relegar la toma del poder por la defensa de la democracia burguesa (que no deja de ser una forma de dictadura de la burguesía al igual que el fascismo) y finalmente, tras la claudicación de la burguesía del Frente Popular, a la derrota.

- En Francia en el año 1936 se formó un Frente Popular con la participación del PCF. Este frente no se formó según la tesis de Dimitrov sobre el FP sino como un acuerdo electoral para las elecciones de ese mismo año, que se saldaron con el triunfo del Frente Popular y la formación de un gobierno de este. El PCF no ocupó nunca una posición de dirección en este frente sino que esta correspondió a los socialdemócratas y a los radicales que fueron quienes formaron el gobierno. Este Frente Popular estaba en el gobierno francés cuando estalló la guerra civil española y no envió ayuda (salvo una cantidad ínfima en un primer momento) al Frente Popular español en su lucha contra el fascismo y a propuesta de este gobierno se creó la farsa del Comité de No Intervención del que formaban parte Alemania e Italia mientras tenían sus tropas en España. Al final el Frente Popular terminó disolviéndose en 1938.

- Existieron Frentes Populares en países europeos ocupados por la Alemania nazi como Albania, Hungría, etc. Pero desconozco su aplicación en estos países.

Para conocer la táctica del Frente Popular lo mejor es leer el Informe ante el VII Congreso de la Internacional Comunista de Dimitrov, donde este expone la tesis del FP: http://www.marxists.org/espanol/dimitrov/1935.htm
avatar
Tachanka
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 392
Reputación : 402
Fecha de inscripción : 24/10/2011

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Tachanka el Vie Dic 09, 2011 2:32 am

The Red Hammer escribió:Pues eso, leyendo al camarada Tachanka (que por cierto, en muchas cosas difiero con él, pero es un placer leerle) y también al camarada JoseKRK creo recordar, me ha surgido una duda, y así de paso trasladamos el debate que estaban teniendo los camaradas a este hilo.

¿Fue adecuada la táctica de los Frentes Populares en su día? ¿Por qué?. ¿Es la táctica adecuada a utilizar hoy en día? ¿Por qué?. ¿Qué otro modelo táctico podríamos incluir en oposición a este (algo así como el tema de los partisanos?)? ¿Por qué?

Disculpen si mis preguntas vienen dadas desde la ignorancia, pero fue un tema que me interesó bastante, y como yo en este foro lo que más hago es leer que escribir, cuando me surgen dudas abro un hilo para que los camaradas debatan entre ellos.

Salud!.

Me alegro de que disfrutes leyendo mis mensajes (al menos alguien los lee... Wink ).
Como RDC ya ha desarrollado en gran parte la cuestión (y me parece acertado su análisis), y en lo fundamental estoy de acuerdo con él, voy a tratar de añadir algunos ejemplos bastante desconocidos, y hacer una interpretación general del tema, que si puedo, ampliaré tras informarme en aquellos aspectos que desconozco.

No podemos entender la creación de los frentes populares, es decir, el paso de la ofensiva a la defensiva por parte del movimiento comunista internacional, sin tener en cuenta el nacimiento del fascismo (los que actualmente siguen revindicando el "Frente Popular" como estrategia revolucionaria para los partidos comunistas actuales, poniendo como excusa cualquier mínimo componente reaccionario o que no satisfaga la utópica democracia burguesa plena, como puede ser la monarquia, o el gobierno de los partidos conservadores burgueses, no hacen más que enarbolar la bandera de la absoluta degeneración revisionista del discurso frentepopulista). Los comunistas del VII congreso de la tercera internacional entendieron el fascismo como una nueva amenaza, burguesa, sí, pero diferente a todas las que hasta ahora habían enfrentado, capaz de aplastar partidos comunistas teoricamente fuertes como el alemán. El partido comunista alemán interpretaba que su principal rival eran los socialfascistas (socialdemócratas) antes que los nazis, y la Internacional achacaría a esta postura su derrota y desaparición práctica con la represión nazi, pero estando los socialdemócratas completamente deslegitimados de cara a las masas la postura comunista alemana era adecuada. No tenían en cuenta en la Internacional que el Partido Comunista alemán aún no se había recuperado del intento revolucionario espartaquista, ni de las profundas divisiones en el mismo, exportadas a través de la Internacional por el PCUS y su voluntad de limpiar todos los partidos europeos de las influencias de los distintos rivales políticos (Bujarin, Kamenev, Zinoviev...), con sucesivas expulsiones y escisiones. Es decir, el Partido Comunista Alemán, aunque fuerte y con apoyos entre las masas, no estaba en su mejor momento.

Pues bien, Dimitrov y el VII Congreso interpretaban que el fascismo era la dictadura terrorista de los elementos de la burguesia financiera, y atribuían todo su éxito entre las masas pequeño-burguesas y los elementos atrasados del proletariado a la pura retórica demagógica de los nazis. Mezclaba así un análisis materialista, y otro que no era tal. La retórica era importante en el triunfo nazi, pero sin un componente de clase distinto, dicha retórica no habría ido más allá. Es decir, el fascismo no era la dictadura abierta de la burguesia financiera en solitario, sino que más bien era la movilización por parte de la gran burguesia de todas sus fuerzas sociales, de todas las fuerzas sociales de la reacción. Y dicha movilización, no era posible sin concesiones a la pequeña burguesia y a la aristocracia obrera, sin representar sus intereses mejor aún que la democracia burguesa, donde estos sectores, que en gran parte antes apoyaban a los partidos socialdemócratas, se sentían traicionados y defraudados por la absoluta dejación de la socialdemocracia a los intereses del gran capital, ya que en Alemania, sería la socialdemocracia la que gestionase no solo la derrota en la guerra imperialista, sino la posterior represión del proletariado revolucionario, la hiperinflacción de los precios, el desempleo y la crisis económica, siempre con medidas que hoy serían calificadas de "recortes" o "antipopulares".
La evidencia de esto, del conjunto de "intereses sociales" que representa el fascismo, está en las propias SA nazis, exponente radical de la pequeña burguesia "revolucionaria" y abiertamente anti-aristocrática, que Hitler se ve obligado a reprimir por mandato de sus amos burgueses. Igualmente, las formas de ordenación del trabajo asalariado que se dieron en el fascismo, como el corporativismo, beneficiaban a la pequeña y mediana burguesia, mientras esclavizaban al proletariado.

La burguesia, en definitiva, entendió la crisis de legitimidad de su hegemonia a través de la democracia burguesa incluso antes que los comunistas, y en su reacción estuvo dispuesta a hacer concesiones a la pequeña burguesia y la aristocracia obrera para decantar en la pugna con el proletariado revolucionario a estas clases "intermedias" de su lado.

Por tanto, si la socialdemocracia representaba el oportunismo, el fascismo era un oportunismo extremo, que no se habría materializado de no ser por el apoyo de la burguesia, a la cual un parlamento con una amplia presencia de los comunistas, y que era incapaz de reprimir el crecimiento y auge de estos y su poderosa influencia sobre el movimiento obrero, había dejado de ser util como forma de dominación hegemónica sobre las demás clases. Y si esto había sido así, es justamente por la acción de los comunistas, por su auge revolucionario. Es decir, el fascismo era la consecuencia del éxito revolucionario del comunismo. No es de extrañar, que surgiera precisamente en países con partidos comunistas influyentes. Por tanto, el fascismo es un movimiento de reacción, no consiste en una ofensiva burguesa, sino en una postura defensiva.

La VII internacional no supo interpretar este hecho; que la burguesia europea, como bestia herida, se lanzaba a la desesperada contra el proletariado revolucionario. Por tanto, no tocaba pasar a la defensiva, sino dar el golpe de gracia a dicha burguesia, y en abierta guerra revolucionaria contra el estado burgués, decantar a las clases intermedias (el campesinado y la pequeña burguesia) de su lado. Lo que está claro, es que los comunistas, si seguían en la postura de oposición pasiva, tenía a estas clases perdidas, y la incapacidad absoluta de defenderse de la represión estatal.
El auge del fascismo evidenciaba la buena dirección revolucionaria del movimiento comunista. La democracia burguesa, como decía Lenin, era el mejor medio de dominación del capital, y por tanto, el recurso al fascismo, significaba el reconocimiento de fracturas en el armazón social del capitalismo y de la dictadura de la burguesia. Dimitrov se centra en el aspecto de "superestructura" del fascismo, o mejor dicho, la forma de gobierno distinta que este representa, olvidando que tanto democracia burguesa como fascismo son dos formas de dictadura de la misma burguesia, y el recurso al segundo una prueba de debilidad.

A este análisis erroneo del significado histórico del fascismo, se unían algunos "mitos" no probados:


- Que era imposible el desarrollo del Partido Comunista en un clima de terror represivo fascista. Dicha afirmación no tenía en cuenta un clima represivo y de terror bastante similar durante el zarismo, y pese al cual, sería en ese clima de terror represivo donde surgiera el primer país socialista y triunfara la revolución proletaria. También, durante la SGM, las victorias partisanas en el Norte de Italia contra los fascistas, en Yugoslavia o en Grecia, evidencian nuevamente la falsedad de dicho dogma.

- Que el fascismo solo podía ser combatido con éxito "antes" de su acceso al gobierno. Por este motivo, los Partidos Comunistas se plegaran a la alianza con la socialdemocracia y los partidos progresistas de la burguesia, renunciando a la revolución, con el único fin de evitar el "triunfo" electoral de los fascistas y su acceso al gobierno.
Dichas alianzas, además de dar alas al revisionismo, se saldaron siempre con derrotas, siendo incapaces de cumplir su fin, ya que allí donde la burguesia se decantó con el fascismo, este triunfó igualmente, con o sin gobierno de frente popular. Pues estas "alianzas parlamentarias" partían de un tremendo error; el poder del "fascismo" no residía en el parlamento, no necesitaba del triunfo electoral que tuvo en Alemania con Hitler, sino que residía en los elementos armados y movilizados de la propia burguesia, tanto dentro como fuera de su Estado. En una nueva desviación revisionista, los partidos comunistas confundieron de nuevo "gobierno parlamentario" con Estado, y pensaron que ocupando los "gobiernos" evitaban la reacción fascista del estado burgués contra las masas proletarias.
El caso más sonado de esta error fue el español; tras arduos esfuerzos por defender la democracia burguesa y la alianza y unidad con los socialdemócratas en el frente popular por parte del Partido Comunista, renunciando a su propio programa revolucionario para ello, resultó que no habían conseguido nada, que la burguesia recurrió cuando le interesó al fascismo igualmente, y que el mismo Estado que se empeñaban en gobernar fue la principal arma de la burguesia (el ejército republicano golpista), y ante esa reacción, prácticamente sus únicas fuerzas, o al menos más fiables, estaban donde siempre estuvieron, en las milicias proletarias y sindicales. El frente popular no había servido para nada, había ahogado al proletariado revolucionario, dado riendas al revisionismo dentro del partido, y puesto al proletariado a luchar en una guerra entre dos facciones de la burguesia, dos modelos diferentes pero similares de dictadura de la burguesia.
No muy distinto fue el ejemplo francés, que pese a que la burguesia francesa no "necesitaba del fascismo" para derrotar la proletariado, el Partido comunista renuncia a la revolución y se alia con la socialdemocracia, que bajo el gobierno de Leon Blum hace algunas reformas "obreristas", pero igualmente reprime al movimiento obrero y sus huelgas. ¡Comunistas reprimiendo movilizaciones obreras desde el Estado burgués! El frente popular, tras "reprimir" al proletariado, cumplida su función burguesa, se disuelve en 1937, apenas un año después de su ascenso al gobierno. Sus éxitos son nulos, y los comunistas quedan en parte desprestigiados de cara a las masas obreras. Anteriormente, el mismo frente popular francés, se niega a vender armas al frente popular español, en clara prueba de "internacionalismo proletario" (lease la ironia). Derrotada la Francia burguesa en la guerra, el gobierno no tiene problema en presentar la rendición (y anteriormente, en esperar a que "Alemania atacase la URSS" mientras permanecían a la defensiva) ante los nazis, y la burguesia francesa, los "militares" del ejército francés, no ven mayor problema en cambiar de amos y colaborar con el fascismo desde Vichy.

- Que la alianza y "unidad" con la socialdemocracia podría balancear las fuerzas para la derrota del fascismo. Dicha unidad demostró siempre ser falsa, quebradiza, engañosa, y sin horizontes, y a la hora de la verdad, era el proletariado el único que dotaba de fuerza a esa alianza, el que ponía la carne de cañón y la capacidad organizativa, sin obtener nada a cambio. En el movimiento partisano francés, los comunistas ponían los heroes, y la burguesia nacionalista se llevaba el triunfo y la gloria. Pese a que prácticamente solo los comunistas presentaron una resistencia importante a los nazis, estos, de motu propio, compartieron su éxito con las fuerzas de la burguesia nacional, como hicieron igualmente en Grecia e Italia, poniéndose al servicio de "gobiernos en el exilio" con nula capacidad en los países ocupados y nulo apoyo social. Los comunistas liberaron europa, y se la regalaron a otra facción de la burguesia (nacionalista u oportunista-socialdemócrata), que en pocos días no tuvo problemas en "reconciliarse" con sus hermanos (aquellos que habían apoyado el fascismo) y juntos reprimir a los que días antes eran "luchadores antifascistas por la libertad", y ahora "rojos subersivos". Ya lo escenificó Churchill, cuando insinuaba que "Los fascistas del futuro, se llamarán a sí mismos antifascistas", es decir, ya estaba sentando las bases ideológicas para la represión de sus aliados durante la guerra.
Es decir, en todos los casos, la "unidad con la socialdemocracia" no aumentó la fuerza del antifascismo, ya que la burguesia progresista o bien no tenía capacidad movilizadora en un conflicto abierto, o bien buscaba la rendición a la primera oportunidad (como en España durante la guerra) o traicionaba a los comunistas cuando pintaban bastos (golpe de Casado en España, rendición de Francia y gobierno del Mariscal Petain...). Las traiciones no terminan ahí, y podríamos extenderlas a la reclusión de los republicanos (y especialmente los comunistas) españoles en campos de concentración de la Francia del frente popular tras la caída del norte peninsular. Parece que el proletariado revolucionario se metió en la guerra con la simple voluntad de elegir quien le iba a encarcelar.

En cuanto al aspecto internacional de estas fuerzas durante la IIGM, no debería olvidarse que Francia, donde efimeramente gobernara un frente popular, mientras estaba en guerra declarada contra Alemania (en 1939, guerra de baja intensidad), mandó tropas junto a los británicos para apoyar a los finlandeses en la "guerra de invierno" que mantenían con la URSS. Y mientras, los comunistas seguían apoyando a un gobierno en el que ya no tenían parte ni voz alguna, en su guerra contra el "fascismo", haciendo gala de un sociachobinismo pasmante; apoyaban a un gobierno que le hacía la guerra a la URSS.

- Que el nacionalismo nazi era solo retórico, cuando en realidad respondía al conflicto imperialista no resuelto existente aún en Europa, una especie de segunda edición de la primera guerra mundial entre británicos y alemanes. Por tanto, ese "ansia" de evitar una posible alianza entre las "democracias" y el fascismo alemán e italiano contra la URSS, se basaba en un análisis erroneo de la postura nazi alemana, entendiendo que sus discursos expansionistas y cargados de ataques a sus vecinos capitalistas, y no solo a la URSS, eran pura reótira, cuando en verdad eran la evidencia palpable del irreconciliable conflicto entre ambas alianzas imperialistas, conflicto que solo podía resolverse mediante la guerra, y en el cual era Gran Bretaña como potencia económica decadente pero militarmente poderosa, más que Alemania, el principal interesado en la guerra entre ambas. La URSS intentó a través de los frentes populares asegurarse la alianza, o al menos la neutralidad, de las democracias occidentales, cuando dichas democracias habrían sido igualmente abiertamente hostiles con el resurgimiento del capitalismo alemán.

- Que lo fundamental era la derrota militar del fascismo (con lo cual se asumía que la revolución proletaria mundial debía ponerse a la defensiva) y no su derrota ideológica, que por tanto supondría también la derrota de la burguesia. Como movimiento reaccionario, el fascismo surgue ante la "tendencia revolucionaria" del proletariado comunista, y el peligro que esto representaba para la hegemonia burguesa y su estado. Los frentes populares buscaban la derrota militar del fascismo (con la acumulación de fuerzas, sean países democráticos en guerra con los estados fascistas, sean fuerzas electorales y sociales en pugna con el ascenso del fascismo), renunciando para ello a la revolución, y por tanto, a la causa (la pretensión revolucionaria) de que las clases burguesas abrazaran el fascismo. Al final, la derrota militar del fascismo no la llevarían a cabo los frentes populares (Francia es derrotada sin apenas esfuerzo por Alemania, poniendo todas sus colonias y recursos al servicio de los nazis durante la guerra), sino la URSS, y otras democracias occidentales sin frente popular alguno (Reino Unido y EEUU), mientras que en los movimientos partisanos, el "frente popular" ponía los objetivos y la ideología, y los comunistas los muertos.
El fascismo sería derrotado militarmente, pero triunfo ideológicamente: en cuanto el interés de la burguesia (conservar su hegemonia y derrotar la tendencia revolucionaria de la clase obrera) sería satisfecho por sus propios enemios, por el proletariado y los partidos comunistas, que sin ser derrotados o aniquilados aceptan la renuncia a la revolución, y volver a la "situación inicial" (la democracia burguesa) y por tanto aceptar un dominio más hegemónico y eficaz de la burguesia (el fascismo no es un dominio "eficaz" en cuanto que está basado por completo en la represión, el terror y la fuerza armada, y no en la dominación ideológica). Los Partidos Comunistas abiertamente revisionistas de toda Europa son los hijos legítimos de este triunfo ideológico de la burguesia a través de la amenaza fascista; por salvar a la desesperada el "presente", los comunistas vendieron el futuro de la revolución.

En resumen, tenemos que el fascismo tenía una capacidad de movilización social mayor que la expresada por Dimitrov, ya que, al igual que el frente popular representaba las enormes concesiones del proletariado revolucionario a la socialdemocracia (aristocracia obrera y pequeña burguesia, así como elementos atrasados del proletariado), el fascismo también representaba ciertas concesiones de la gran burguesia a la aristocracia obrera y la pequeña burguesia, con la diferencia, de que el fascismo, a la vez, pretendía aplastar a la clase obrera, y los frentes populares no pretendían hacer lo propio con la burguesia.

Además, la alianza con otras "clases populares" que pretedían ser los frentes populares, además de realizarse en torno a los programas reformiastas de la socialdemocracia, abandonando los PCs por completo su propio prgrama revolucionario para convertirse en muleta electoral de los socialdemócratas, se hacían en torno a la unidad, perdiendo el proletariado su independencia política, y no en torno a la revolución, como afirmaba Lenin. Es decir, la revolución obliga a la pequeña burguesia a decantarse entre la dictadura del proletariado, ya en marcha a través de los soviets, y la de la burguesia, agonizante en los restos de su Estado. Sin embargo, el frente popular, solo daba a elegir entre dos dictaduras burguesas, y por tanto consistía en una derrota anunciada del proletariado, fue rápida y terrible como en España, o lenta y degenerativa como en Italia, donde el PCI inicia una caida sin pausa hacia el revisionismo oportunista más insultante.

Como colofón a este desarrollo general de la idea, que espero y deseo se discuta y critique, debo añadir un ejemplo desconocido; el del frente popular chileno entre los años 1938 y 1941, que también nace ante un incierto y debil peligro de "ascenso fascista" y termina como empezo, con la simple "ruptura" por parte de los socialdemócratas de la alianza electoral que habían establecido con los comunistas, por presiones del imperialismo norteamericano. Posteriormente, renuevan la alianza en 1946, y participan con varios ministros en el gobierno (burgués), pero para entonces ya estabamos en la guerra fria, EEUU llama al presidente del gobierno socialdemócrata (el mismo que apoyaran y para el que pidieran el voto los comunistas chilenos), y le pone las cosas claras, a lo que el cual, en ciega obedencia, no tiene problemas en acatar, y pasa de gobernar en "frente popular" con los comunistas, a prohibir el PCCh, persiguir a sus miembros y meterlos en campos de concentración. Vaya, parece que la VI internacional y el Partido Comunista alemán no estaban tan equivocados cuando calificaban a los socialdemócratas de socialfascistas. Cuando uno juega al parlamentarismo burgués, la burguesia pone las normas, y te puede sacar de la partida en cualquier momento de una patada en el culo. Es una partida amañada, que el proletariado siempre pierde.

Dicho todo esto, lo de si considero adecuada la aplicación de los frentes populares actualmente, creo que la respuesta es más que clara. En la primera pregunta acepto el debate, en la segunda, solo un revisionista defendería que sin "amenaza fascista" (y que no me digan que el viejo senil Borbón es una "amenaza fascista") los frentes populares tienen alguna validez; es decir, el plegarse al programa reformista socialdemócrata, la pérdida de independencia política del proletariado, el abandono de la senda revolucionaria, y el cretinismo parlamentario, y todo ello, sin ni si quiera un Hitler que nos mande a Mathausen.

Y repito; el fascismo triunfó ideológicamente, consiguió los objetivos que se había marcado la burguesia: la liquidación del proletariado revolucionario, aunque dicha liquidación no fue como la planearon (física), sino ideológica, en el sentido de que sería llevada a cabo por los propios PCs, y el medio para dicha liquidación fueron los frentes populares.




Última edición por Tachanka el Vie Dic 09, 2011 2:36 pm, editado 7 veces
avatar
Tachanka
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 392
Reputación : 402
Fecha de inscripción : 24/10/2011

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Tachanka el Vie Dic 09, 2011 3:16 am

Espero que se haya entendido lo que he pretendido decir, y no me haya hecho la picha un lio... En general, vengo a decir que la defensa de los frentes populares en el VII Congreso viene de un análisis erroneo de la situación, y por tanto, dan una respuesta igualmente erronea, cuyas consecuencias se han alargado en el tiempo hasta hoy.

De todas maneras, en defensa de Dimitrov hay que decir que ningún Frente Popular fue construido según sus tésis, y la mayoría se limitaron a alianzas electorales entre socialdemócratas y comunistas, alianzas "por arriba" y no "por abajo", es decir, bajo el trabajo de las bases. Los frentes populares, según los entendía Dimitrov, consistían en una "bolchevización" de los socialdemócratas, pero con dicha teoría, abrió las puertas al revisionismo, y en la práctica los frentes populares, como no podía ser de otra manera, fueron la socialdemocratización de los partidos comunistas.

Si en 1919 los bolcheviques fusilaban mencheviques y socialrevolucionarios (socialdemócratas en definitiva), en 1935, sin que las desviaciones de estos últimos se hubieran modificado ni un ápice en Europa, los nuevos bolcheviques pretendían "unificar" sus fuerzas con los mencheviques sin la derrota ideológica previa de estos últimos. Lógicamente, aquello fue abrir las puertas en tropel a los revisionistas y socialdemócratas a las filas de los partidos comunistas, a la vez que se daba sangre nueva y una "apariencia radical e izquierdista" a los deslegitimados partidos socialdemócratas, sin cuya crisis entre la clase obrera, sería dificil hablar de fascismo. Es decir, los Partidos Comunistas se sacrificaron para salvar a sus principales adversarios, el oportunismo socialdemócrata, pues entendieron que solo junto a estos últimos podían derrotar al fascismo, que no era más que otra forma de oportunismo. Las consecuencias de liquidación revolucionaria en los PCs, y el fracaso de los frentes populares, son innegables.

Poco taradríamos en escuchar los nostálgicos llamamientos al "frente popular" por parte de los que se dicen hoy comunistas en España, si el PsoE, cada vez más hundido y deslegitimado entre las masas como legítimo representante de la burguesia y el capital que es, decidiera renovar su "fachada oportunista" sin cambiar su base, con alguna que otra banderilla republicana y discursillo radical. Aquello abriría la vereda para la "unión" frentepopulista de la izquierda, y raudos acudirían los más ingenuos de entre los comunistas a salvar al PsoE con su alianza de la desaparición y crisis ideológica. Y juntos como hermanos, rechazarían a la "derechona neoliberal", y renovarían la fachada "estatal" del capitalismo, mientras refuerzan sus cimientos con reformas "integradoras" de la aristocrarcia obrera y la pequeña burguesia. Cambiar algo para que no cambie nada. Y todos felices y contentos con la República burguesa, y el mismo PsoE de hoy gobernándola en contra de los intereses del proletariado. Eso es el frentepopulismo hoy en España, los vientos de una traición anunciada por parte d elos que se dicen comunistas.
JoseKRK
JoseKRK
Camarada Comisario
Camarada Comisario

Cantidad de envíos : 2765
Reputación : 2934
Fecha de inscripción : 15/10/2011
Localización : Sí, claro que tengo de eso.

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por JoseKRK el Vie Dic 09, 2011 9:34 pm

Camarada Tachanka:

He de decir que encuentro irreprochable tu análisis y que me ha convencido por completo, ayudándome a comprender un fenómeno que me resultaba muy oscuro e incomprensible: la extensión tan evidente y rápida del revisionismo en los PC´s de la "Europa Democrática" tras la SGM. A su vez explica muy bien por qué en otros países europeos, fueron los propios comunistas quienes derrotaron al fascismo y emprendieron la Revolución (como Albania y Rumanía. También, pero con un partido revisionista, Yugoslavia). Esos fenómenos permanecían muy oscuros en mi mente hasta la lectura de tu análisis.

Respecto al fracaso en implementar los Frentes Populares en muchos países tal como los había concebido estratégicamente el camarada Dimitrov, considero que se debió también a una falta de influencia masiva real entre la clase obrera por parte de los PC´s (al menos en España fue así, donde el espíritu y disposición revolucionarios proletarios eran fuertes, pero el PCE era marginal, casi inexistente en la vida real de las masas proletarias), sumada al análisis erróneo del fenómeno fascista, de sus verdaderas intenciones y de su carácter (con una hábil apariencia interclasista y nacionalista, pero sometido instrumentalmente a la gran burguesía imperialista pujante del eje Berlín-Roma en pugna con la burguesía imperialista en decadencia británica. La yanqui es la que se llevó el gato al agua, al final).
The Red Hammer
The Red Hammer
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 727
Reputación : 992
Fecha de inscripción : 09/11/2010
Edad : 27
Localización : Tenerife / Canarias

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por The Red Hammer el Vie Dic 09, 2011 9:51 pm

Genial camarada Tachanka, por hilos y debates como este me encanta este foro.

He estado revisando a medida que leía el post de Tachanka la información que dejó el camarada Shenin para poder comparar y más o menos saco de conclusión lo siguiente:

- El camarada Dimitrov, y la Internacional Comunista en general, planteó la lucha contra el fascismo como una lucha defensiva, cuando en verdad debió de ser al revés, ya que si la burguesía a optado por establecer sus fuerzas más demoníacas es porque de verdad está viendo el continuo auge de los PC´s a lo largo de toda Europa, entonces se debió de aprovechar para darle la estocada al fascismo en vez de aliarse con sectores de la burguesía más "progresista" y con los socialdemócratas para defenderse, cuando lo que había que hacer era pasar directamente al ataque.

- Si a esto le sumamos que el planteamiento inicial ya cojea de por sí, luego también hay que añadir que los FP no se desarrollaron de la misma manera que dijo el camarada Dimitrov, ya que siempre las fuerzas comunistas y proletarias acabaron yendo a remolque de las socialdemócratas y no estableciéndose como los verdaderos guías de esa unión.

- Esta mala comprensión a su vez de la táctica de los FP dejó a los PC´s de toda Europa muy tocados, puesto que dio alas a que los socialdemócratas lograran "colarse" dentro de los partidos y establecer una serie de derivas revisionistas bastante fuertes de las cuales costaría recuperarse, e incluso hoy en día muchos PC´s no están recuperados de ese desastre.

¿Más o menos es algo así no camaradas?.

Quiero preguntar:

Tachanka, ¿sabes con más detalle lo que comenta el camarada RDC sobre los Frentes Populares que se dieron en Hungría y Albania y si triunfaron de verdad?.


Un saludo a todos y muchísimas gracias!.
avatar
Tachanka
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 392
Reputación : 402
Fecha de inscripción : 24/10/2011

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Tachanka el Sáb Dic 10, 2011 3:32 am

JoseKRK escribió:
Camarada Tachanka:

He de decir que encuentro irreprochable tu análisis y que me ha convencido por completo, ayudándome a comprender un fenómeno que me resultaba muy oscuro e incomprensible: la extensión tan evidente y rápida del revisionismo en los PC´s de la "Europa Democrática" tras la SGM. A su vez explica muy bien por qué en otros países europeos, fueron los propios comunistas quienes derrotaron al fascismo y emprendieron la Revolución (como Albania y Rumanía. También, pero con un partido revisionista, Yugoslavia). Esos fenómenos permanecían muy oscuros en mi mente hasta la lectura de tu análisis.

Respecto al fracaso en implementar los Frentes Populares en muchos países tal como los había concebido estratégicamente el camarada Dimitrov, considero que se debió también a una falta de influencia masiva real entre la clase obrera por parte de los PC´s (al menos en España fue así, donde el espíritu y disposición revolucionarios proletarios eran fuertes, pero el PCE era marginal, casi inexistente en la vida real de las masas proletarias), sumada al análisis erróneo del fenómeno fascista, de sus verdaderas intenciones y de su carácter (con una hábil apariencia interclasista y nacionalista, pero sometido instrumentalmente a la gran burguesía imperialista pujante del eje Berlín-Roma en pugna con la burguesía imperialista en decadencia británica. La yanqui es la que se llevó el gato al agua, al final).

Tienes razón en lo que respecta al PCE, situación extrapolable a la inmensa mayoría de los partidos comunistas europeos que aceptaron el frentepopulismo. Pero habría que responder, porqué, siendo imposible construir el frente popular bajo las bases enunciadas por Dimitrov (en parte como dices por la "falta de influencia entre las masas"), el PCE se lanza igualmente a esta tarea, más cuando, en contra de lo que sucedía en España, el proletariado encuadrado en el PSOE era masivamente revolucionario, y si seguían liderados por los socialdemócratas era por una mezcla de costumbre, prestigio, y la retórica oportunista del partido. Eso llevaba a sus líderes a "hacer revoluciones" sin realmente implicarse en ellas, sin ninguna pretensión de éxito, y siempre con motivos "electorales", como fue la de 34, a lo cual sus bases les seguían entusiastas. Pero como sabemos, solo la vanguardia revolucionaria y el PC puede liderar una revolución, y es imposible que la lidere una jerarquia socialdemócrata que se ve obligada a los amagos revolucionarios arrastrada por sus bases. En España era el momento para crecer a costa del PSOE, para ganarse el papel de referente revolucionario del proletariado, como hicieran los bolcheviques en 1905 y febrero de 1917, no para aliarse con ellos, menos aún sin fuerza para ser el PC el que absorviera al PSOE.
Luego... ¿si sabían que no tenían esas fuerzas, por qué se implicaron hasta tal punto en un Frente Popular que no ofrecía nada a los comunistas, y cuyos líderes siempre los miraron con recelo (aún en 1938 y pese al apoyo masivo de la URSS, los ministros socialdemócratas seguirían recelando de la influencia del PCE, y limitando esta en lo posible).


Última edición por Tachanka el Sáb Dic 10, 2011 5:20 am, editado 1 vez
avatar
Tachanka
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 392
Reputación : 402
Fecha de inscripción : 24/10/2011

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Tachanka el Sáb Dic 10, 2011 4:10 am

The Red Hammer escribió:Genial camarada Tachanka, por hilos y debates como este me encanta este foro.

He estado revisando a medida que leía el post de Tachanka la información que dejó el camarada Shenin para poder comparar y más o menos saco de conclusión lo siguiente:

- El camarada Dimitrov, y la Internacional Comunista en general, planteó la lucha contra el fascismo como una lucha defensiva, cuando en verdad debió de ser al revés, ya que si la burguesía a optado por establecer sus fuerzas más demoníacas es porque de verdad está viendo el continuo auge de los PC´s a lo largo de toda Europa, entonces se debió de aprovechar para darle la estocada al fascismo en vez de aliarse con sectores de la burguesía más "progresista" y con los socialdemócratas para defenderse, cuando lo que había que hacer era pasar directamente al ataque.

- Si a esto le sumamos que el planteamiento inicial ya cojea de por sí, luego también hay que añadir que los FP no se desarrollaron de la misma manera que dijo el camarada Dimitrov, ya que siempre las fuerzas comunistas y proletarias acabaron yendo a remolque de las socialdemócratas y no estableciéndose como los verdaderos guías de esa unión.

- Esta mala comprensión a su vez de la táctica de los FP dejó a los PC´s de toda Europa muy tocados, puesto que dio alas a que los socialdemócratas lograran "colarse" dentro de los partidos y establecer una serie de derivas revisionistas bastante fuertes de las cuales costaría recuperarse, e incluso hoy en día muchos PC´s no están recuperados de ese desastre.

¿Más o menos es algo así no camaradas?.

Quiero preguntar:

Tachanka, ¿sabes con más detalle lo que comenta el camarada RDC sobre los Frentes Populares que se dieron en Hungría y Albania y si triunfaron de verdad?.


Un saludo a todos y muchísimas gracias!.

Sí, es un buen resumen de lo que he expuesto. Pero igual que en defensa de Dimitrov hay que decir que los FP no se construyeron según las "recomendaciones" de la Internacional, en defensa de los PC's hay que decir que dichas recomendaciones eran en gran parte irrealizables, pues presuponían a los PC's la capacidad de absorver y arrastrar tras de sí a los partidos socialdemócratas, cuando en general se encontraban en minoria respecto a los socialdemócratas, que a su vez en todo momento siempre tuvieron clara su vinculación a los intereses de la burguesia y su fidelidad al capitalismo. Respecto a las bases proletarias de dichos partidos socialdemócratas, solo la constatación de los intereses burgueses que se escondían bajo los postulados de su partido a través de la confrontación con la vanguardia revolucionaria encuadrada en los PC's (ya sea dialéctica-ideológica, ya sea armada-revolucionaria como fue en la guerra civil rusa) hacía posible que dichas masas atrasadas abrieran los ojos y reconocieran su interés en la revolución proletaria. Pretender atraer a las masas proletarias desde la unidad de acción con los socialdemócratas era un sueño casi imposible; ¿como iba a distinguir el proletario revolucionario su partido, si en la práctica socialdemócratas y comunistas actuaban conjuntamente?
La fracasada revolución espartaquista y la represión protagonizada por la república de Weimar (asesinato de Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht) abrieron los ojos de más proletarios en toda Europa occidental respecto al verdadero rostro burgués de la socialdemocracia, que 30 años de críticas por parte de grandes pensadores como Engels o Lenin. Ese es el modelo para la bolchevización de las masas atrasadas del proletariado, no la unificación con los culpables de su atraso ideológico.

A ello se uniría la perdida de la independencia política del proletariado revolucionario, en pro de la "unidad de acción" de todas las masas, atrasadas o avanzadas indistintamente. No puede haber linea ideológica revolucionaria, sin práctica revolucionaria; al adaptar los PCs su práctica para la unidad de acción con el reformismo socialdemócrata, se vieron obligados a la larga a adaptar su linea ideológica para desarrollar su actividad en una contradicción absoluta con los planteamientos ideológicos que defendían. Sin dicha independencia política, los PCs perdieron el horizonte revolucionario, y se vieron infiltrados masivamente por elemenos pequeño-burgueses que se encontraban cómodos en el nuevo talente frentepopulista de los PCs... Cuando el PCI colapsó finalmente hace apenas un par de décadas, de sus visceras putrefactas surgieron partidos socialdemócratas, nacionalistas de izquierdas, y solo una minoria ("Refundacione") revisionista que se seguía reivindicando como comunista. Esto nos da viva imagen de hasta que punto estaban las jerarquizas de los PCs que más se entregaron al frentepopulismo pobladas por revisionistas y socialdemócratas.

Respecto al caso de Albania, sería muy atrevido si opinara, porque nunca me ha interesado demasiado la experiencia "hoxista" (cuyo colapso se inició aún antes de 1989, en particular en 1985). Respecto al caso húngaro, un análisis superficial prueba que el golpe de estado (la rebelión húngara) abiertamente anticomunista del año 56 (si recuerdo bien), y que se apoya en elementos no depurados del fascismo húngaro, así como en la pequeña burguesia y la burguesia húngara (no eliminadas socialmente pese a encontrarse en el ámbito de influencia soviético), fue un golpe desde arriba, protagonizado por el propio gobierno de frente popular (una evolución del frente popular consistente en la unificación de hecho de los partidos socialdemócrata y comunista) y sus responsables, y más en concreto, por sus elementos "socialdemócratas". Dicho golpe, además de antisoviético y anticomunista, trajo durante su corta duración un grado de terror contra el proletariado politizado solo comparable al de los países fascistas. Evidentemente, el modelo de "revolución exportada" no calaba entre las masas, que no simpatizaban en general con el "comunismo húngaro", que no era tan comunista, ya que el partido gobernante en Hungria, el Partido de los Trabajadores Húngaros, era el resultado de la unificación forzada y en falso de socialdemócratas y comunistas húngaros. Imre Nagy, figura destacada de este partido que ocupó distintos ministerios, sería uno de los líderes de la rebelión húngara, a la cual, en un nuevo alarde oportunista, tildó de "revolucionaria, obrera y campesina", mientras se dedicaban a destruir bustos de Marx, Stalin y Lenin, y buscaban la complicidad de la OTAN.
Shenin
Shenin
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1712
Reputación : 1969
Fecha de inscripción : 09/12/2009

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Shenin el Sáb Dic 10, 2011 12:52 pm

Yo creo que es más correcto hablar de Frente Único, puesto que así lo formuló Dimitrov y, de hecho, el Frente Popular es una de las formas que debía adoptar el Frente Único. Otra forma del Frente Único era el Frente Único Antiimperialista en las colonias, semicolonias y países dependientes.

Y aquí me quería detener. Porque en el caso de China el Frente Único sí fue un éxito. No solo porque el PCCh logró mantener su independencia dentro del Frente, sino también por qe supo identificar las contradicciones existentes en dicho frente y aprovecharlas.

Dejo un par de textos del camarada Mao al respecto:

El problema de la independencia y la autodecisión dentro del frente único

Problemas tácticos actuales en el frente único antijaponés

Contenido patrocinado

La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día? Empty Re: La estrategia de los Frentes Populares ¿Es la adecuada? ¿Fue la adecuada en su día?

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom Feb 16, 2020 8:41 pm