¿Hay Alternativas para el capitalismo? crítica del libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón

    Comparte

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    ¿Hay Alternativas para el capitalismo? crítica del libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón

    Mensaje por nunca el Miér Nov 30, 2011 10:25 pm

    ¿Hay Alternativas para el capitalismo? crítica del libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón
    Reseña del libro de de Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón “Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España”.
    Luis González | Hoy a las 18:28 | 234 lecturas | 2 comentarios
    www.kaosenlared.net/noticia/hay-alternativas-para-capitalismo-critica-libro-v-navarro-j-torres-gar
    Compartir:
    Hay que hacer constar, en primer lugar, que Navarro ha sido consejero del presidente de la mayor potencia imperialista, Obama, Torres es un eminente miembro de ATTAC, y Garzón es hoy diputado de Izquierda Unida por Málaga, presentado como la conexión de IU con el 15-M, y que el libro es defendido por muchos como la "alternativa progresista" a la crisis del capitalismo

    El libro, cuyas propuestas coinciden milimétricamente con las de la Confederación Europea de Sindicatos y las cúpulas de UGT y CCOO, es dedicado por los autores “a todas las personas, y especialmente a las más jóvenes, que a partir del 15M han salido a las calles para rechazar las políticas neoliberales que recortan los derechos sociales y para reclamar otras medidas alternativas y más justas para salir de la crisis” no va más allá en sus propuestas que de la “humanización del capitalismo” , en la línea de los altermundialistas. ¿Es esa la línea que el diputado Garzón va defender desde el Congreso?

    Su propuesta, que culmina en la democratización de los organismos internacionales del capital un gobierno de la ONU “La primera exigencia que habría que abordar es la de reformar los organismos internacionales para democratizarlos (…) es urgente e imprescindible acabar con el sistema de gobierno informal que se ha impuesto en el planeta: cumbres de cinco, de ocho o de veinte países (…) o incluso reuniones de dirigentes empresariales y financieros que luego dictan la política a los Gobiernos. Es menester que se refuerce la organización de Naciones Unidas”. Del mismo modo, proponen reformas del FMI y del Banco Mundial en la línea de las propuesta por la ONU. ¡Como si la ONU no acabara de sancionar los bombardeos contra Libia, la invasión de Afganistán, la ocupación de Irak, como en su día aprobó la guerra de Corea!

    Salvar a la Unión Europea…

    Respecto de la Unión Europea, la propuesta es democratizar las instituciones de la UE para hacer posible un “pacto social europeo”. Así, en el apartado que titulan “Otra Europa, otro mundo”, parten de que “En primer lugar España es miembro de la Unión Europea (…) En segundo lugar España también pertenece a la Zona Euro y su política monetaria está delegada en el Banco Central Europeo (…) son factores que condicionan nuestra capacidad de actuar, como la de los demás países, pero eso no quiere decir ni que estas condiciones sean inmutables, ni que no dejen rendijas muy importantes para actuar defendiendo los intereses nacionales”. Cuando la troika FMI-UE-BCE está imponiendo a los gobiernos nacionales brutales planes de ajuste que lleva a los trabajadores a la ruina, cuando el rechazo a la Unión Europea crece en toda Europa, ellos reclaman “Una democratización muy profunda de las organizaciones europeas”. Una línea “de izquierdas” de defensa de la Unión Europea es más peligrosa que nunca.

    ¿Para qué esa defensa de la Unión Europea, eso sí, reformada? Los autores no ocultan su orientación. Se trata de facilitar la conciliación de clases entre explotadores y explotados: “la Unión Europea debería reestructurarse según una estructura federal que permitiera un pacto social capital-trabajo a nivel europeo”. O cuando defienden la existencia de convenios colectivos a nivel de toda la Unión Europea, argumentando que “Hoy no existe la posibilidad de establecer el pacto capital trabajo (base del establecimiento del Estado del Bienestar a nivel de cada país) en la Unión Europea”

    …y al euro

    “Consideramos imprescindible, si no se quiere que la Zona Euro salte por los aires, que se refuerce el gobierno europeo de las relaciones económicas mediante el incremento de la coordinación y se instituyan mecanismos de reequilibrio”.

    Para ello piden un cambio de la actitud de la UE “si no hay un giro urgente en la política europea (…) si no se admite que quien debe gobernar Europa es la ciudadanía mediante sus representantes y no los grupos de presión y los poderes financieros, no quedará más remedio que reclamar la salida de un euro convertido en un infierno para las clases trabajadoras”

    Por tanto, más poder para las instituciones antidemocráticas de la UE

    “es necesario en primer lugar que se camine en la dirección de una unificación en materia de coordinación de políticas económicas y, fundamentalmente, en materia fiscal (…) La unificación de este sistema fiscal podría permitir además que se emitieran eurobonos o títulos de deuda pública europeos en mejores condiciones”.

    “Consideramos imprescindible (…) que se refuerce el gobierno europeo de las relaciones económicas”.

    “El Banco Central Europeo debería convertirse en un verdadero banco central (…) Y por supuesto tendría que dar cuentas al Parlamento Europeo, que tendría que tener mayor responsabilidad en la política económica”. Un parlamento con “mayor responsabilidad”, pero respetando el marco antidemocrático de la UE, que le niega los poderes de un verdadero parlamento.

    “Lo que Europa necesita es apostar por un modelo de crecimiento cooperativo y coordinado”

    Los viejos lugares trillados…

    Las propuestas económicas de los autores son, con escasísimas excepciones, las mismas que venimos oyendo en las reuniones del G-20, con un ligerísimo barniz “de izquierdas”.

    “Hay que establecer una fuerte regulación sobre los mercados financieros más importantes (como el de la deuda pública) y la prohibición inmediata de determinados productos financieros que sólo se usan para la especulación”

    “Control de los movimientos de capital”. “Establecimiento de impuestos y tasas internacionales, por supuesto sobre los movimientos especulativos (…) pero también sobre el conjunto de las actividades económicas”. “Separación de la banca comercia (…) de la que se dedica a llevar a cabo inversiones financieras” (esto ya lo ha hecho Obama, con el apoyo de Wall Street).

    A vueltas con el “cambio de modelo productivo”: “Sostener la actividad económica en otro tipo de actividades caracterizadas por un uso diferente, más equitativo, racional y sostenible de los recursos materiales, humanos y naturales”. Lo que supone la renuncia definitiva a actividades industriales tradicionales, como la siderurgia, la construcción naval, la fabricación de bienes de equipo, etc.

    “Renegociar la deuda” ¿No es eso lo que proponen la UE y el FMI cuando ven que tal como está la deuda, es imposible pagarla? Renegociar significa seguir atando a los pueblos a una deuda que no ha sido contraída por los trabajadores y los pueblos

    Pero desde el respeto a la sacrosanta propiedad privada

    ¿Qué le sucede al lector que busca en el libro medidas como la nacionalización de la banca, o la expropiación de los beneficios de la especulación? La única referencia es a nacionalizar las empresas que fueron privatizadas y las cajas de ahorro que sean rescatadas con fondos públicos o las entidades que repartan excesivos beneficios entre los accionistas. Pero respetando a la banca que cumpla “criterios éticos “El papel de la banca tiene que estar basado en los deseos sociales sobre qué y cómo se quiere producir. Por eso es fundamental que se elabore una ley de ética bancaria y financiera que imponga transparencia y que asegure el buen uso de los fondos”. Con respecto al millón de viviendas vacías en manos de la banca, los autores huyen de toda propuesta de incautación, y proponen el “Fomento de la vivienda en alquiler social, usando el excedente de viviendas vacías en posesión de las entidades financieras”.

    La palabra “expropiación” no figura ni una sola vez en el texto, que, por el contrario, propone otra receta manida (y vacía): “se ha de anteponer a cualquier otro objetivo el de la satisfacción de la población, el del equilibrio territorial, sectorial y personal y, para que ello sea posible, el de distribuir de modo mucho más equitativo el ingreso y la riqueza”.

    Y un pacto de rentas

    “se hace imprescindible un gran pacto nacional de rentas orientado a garantizar (…), una participación más elevada de los salarios en la renta nacional, única forma de sostener la demanda interna, de fortalecer el mercado, de evitar la deriva especulativa”. La argumentación que dan para ello es bien ilustrativa: “si esos empresarios son inteligentes estarán interesados también en que los salarios de los trabajadores del resto de empresarios sean los más altos posibles”. “El problema, pues, consiste en que, bien sea por ceguera o porque el interés de las empresas más poderosas se impone, entre los empresarios predomina la idea de que convienen los salarios bajos cuando eso simplemente reduce sus ventas potenciales y anticipa crisis por falta de consumo”.

    Argumento que repiten una y otra vez, en su intento de conjuntar los intereses de los capitalistas con los de los trabajadores: “Podría aceptarse que a los empresarios considerados individualmente les interese que los salarios de sus trabajadores sean lo más bajos posible (…). Pero si esos empresarios son inteligentes estarán interesados también en que los salarios de los trabajadores del resto de empresarios sean los más altos posibles (…) Si los salarios bajan para todos los trabajadores, entonces la capacidad de consumo global también será mucho menor y los empresarios tendrán menos posibilidades de vender todos los productos que producen”.

    Una “explicación”, sin embargo, que contrasta con lo que decía al respecto un gran estudioso científico de los mecanismos del capitalismo como Carlos Marx. Comparemos lo que dicen estos “progresistas” con lo que decía al respecto: “Cada capitalista sabe, respecto de sus obreros, que no se les contrapone como productor frente a los consumidores y desea reducir al máximo el consumo de ellos, es decir, su capacidad de cambio, su salario. Desea, naturalmente, que los obreros de los demás capitalistas consuman la mayor cantidad posible de sus propias mercancías. Pero la relación entre cada capitalista y sus obreros es la relación general entre el capital y el trabajo, la relación esencial” (Marx, El capital Libro I, pp. 373-374).

    ¡Para estos “progresistas”, la lucha de clases no existe, y se trata de convencer a los empresarios, por el “interés de todos”, aunque sea negando los mecanismos fundamentales del sistema capitalista[1]



    --------------------------------------------------------------------------------

    [1] Curiosamente, la única referencia a “lucha” o “guerra de clases” de todo el libro, viene en el prólogo de Noam Chomsky, y referida a los EE.UU. El libro sólo muy ocasionalmente habla de “clase trabajadora” y prefiere hablar de “clases populares” y “clases adineradas”

    incontrolable
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 621
    Reputación : 690
    Fecha de inscripción : 29/10/2010

    Re: ¿Hay Alternativas para el capitalismo? crítica del libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón

    Mensaje por incontrolable el Miér Nov 30, 2011 10:40 pm

    Esta camarilla es la de la socialdemocracia, la de los democratas, los izquierdosos, los del capitalismo verde y amable, los de la negacion de la accion revolucionaria, los de la negacion del conflicto de clases. Esta gente son sirvientes del capital, y la tarea de todo revolucionario es desenmascararlos y denunciarlos.

    nunca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 6108
    Reputación : 7093
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : En la izquierda de los mundos de Yupy

    Re: ¿Hay Alternativas para el capitalismo? crítica del libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón

    Mensaje por nunca el Miér Nov 30, 2011 10:46 pm

    arturo.libertario escribió:Esta camarilla es la de la socialdemocracia, la de los democratas, los izquierdosos, los del capitalismo verde y amable, los de la negacion de la accion revolucionaria, los de la negacion del conflicto de clases. Esta gente son sirvientes del capital, y la tarea de todo revolucionario es desenmascararlos y denunciarlos.

    Ten cuidado en decir eso, no vaya a ser que venga Camarada Victor y te acuse de "izquierdismo" y de hacer crítica destructiva en lugar de constructiva.

    KZ
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 286
    Reputación : 346
    Fecha de inscripción : 08/10/2010
    Localización : No sé dónde vivo, ni sé qué hora es... (8)

    Re: ¿Hay Alternativas para el capitalismo? crítica del libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón

    Mensaje por KZ el Jue Dic 01, 2011 12:14 am

    Camarada "nunca" lo tuyo es solamente provocar o cómo va esto?

    Contenido patrocinado

    Re: ¿Hay Alternativas para el capitalismo? crítica del libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:10 pm


      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 3:10 pm