[Lituania] Caso Paleckis. Los argumentos de la fiscalía son nulos.

    Comparte

    alguien
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 276
    Reputación : 476
    Fecha de inscripción : 29/10/2011
    Localización : En algún lugar...

    [Lituania] Caso Paleckis. Los argumentos de la fiscalía son nulos.

    Mensaje por alguien el Dom Nov 27, 2011 7:47 pm


    Caso Paleckis. Los argumentos de la fiscalía son nulos.
    Víctor Trushkov
    Pravda

    Traducido del ruso por Josafat S. Comín

    Al gobierno lituano la verdad le sobra

    En Vilna, en el proceso judicial que se sigue contra el presidente del Frente Popular Socialista de Lituania, Algirdas Paleckis, intervino el fiscal Jugidius Sleinius, para exponer sus conclusiones finales. “Pravda” ya informó en su momento de que el fiscal exigió aplicar a Paleckis la privación de libertad por un año con una prórroga hipócrita de dos años, durante los cuales el dirigente del Frente no podría sin permiso de las instancias pertinentes, abandonar su lugar habitual de residencia, por tiempo superior a una semana. Pero no vamos a hablar hoy de la condena, sino de los argumentos que Slenius considera suficientes para afirmar, que la culpabilidad de Paleckis está demostrada. Unos fundamentos que recuerdan demasiado a… la falsificación histórica.

    Declarar que la URSS agredió a Lituania en enero de 1991 no es solo una falsificación de la tragedia de Vilna y de las relaciones entre nuestro país y Lituania, sino del criminal proceso de destrucción de la URSS. Mientras tanto, el fiscal Slenius afirmó en el juicio que Paleckis: “con el objetivo de negar y restar importancia (¿en qué quedamos, negó o restó importancia? V.T.) a los graves y atroces crímenes cometidos en 1991, entre el 11 y 13 de enero, durante la agresión de la URSS en territorio de Lituania, de un modo consciente, grosero y ofensivo declaró: “¿Y qué pasó el 13 de enero junto a la torre (de televisión)? Como se demuestra ahora, los nuestros dispararon contra los nuestros.” Él negó y menospreció de modo burdo, el hecho de la agresión de la URSS contra la República de Lituania”.

    Sin embargo las acusaciones de agresión aparecieron en Lituania ya después de la tragedia ocurrida junto a la torre de televisión de Vilna. Ya el 8 de enero, el presidente del Soviet Supremo de Lituania y líder de “Sajudis”, V. Landsbergis, hablaba de la amenaza de perder el poder: “sobre nosotros pende una espada que puede caer cualquier día de estos, a cualquier hora… vengan a respaldar a su gobierno, en caso contrario, lo que tendrán será otro gobierno”. El motivo de sus temores no era otro que el mitin de 30 mil trabajadores, indignados con la decisión del gobierno de Lituania, de subir los precios de los productos de alimentación y otros artículos de consumo diario en 4-6 veces.

    Solo el 12 de enero de 1991, otro de los representantes de “Sajudis”, el vicepresidente del Soviet Supremo de Lituania, Mogeka, soltó que “Lituania se encuentra en estado de guerra con la Unión Soviética”. Claro que nadie en el mundo sospechaba que eso fuese así. Más bien, el mundo consideraba a Lituania parte integrante de la URSS. Landsbergis anunció la renuncia a la moratoria del acta “Sobre la restitución de la independencia del estado lituano”, después de que Mogeka hiciese esa declaración inaudita. Fue después de los trágicos acontecimientos de Vilna, junto a la torre de televisión, que Lituania hizo su solicitud formal en la ONU para que el estado lituano obtuviese reconocimiento internacional.

    Declarar que esas resoluciones ─adoptadas por encargo─ de los tribunales lituanos, no pueden ser revisadas y que la búsqueda de la verdad es inadmisible, no representa más que la aspiración de convertir la falsificación de la historia en norma de la vida contemporánea. Mientras, el fiscal Sleinius, acusó a Paleckis de “negar y restar importancia al hecho de la agresión de la URSS contra Lituania, algo reconocido por las decisiones adoptadas por los tribunales y las actas legislativas de la República de Lituania”. El fiscal repitió por tres veces esta argumentación.

    Pero tanto el actual gobierno lituano, como el fiscal, saben perfectamente que ni el juzgado de distrito de Vilna, ni el tribunal de apelación de Lituania, ni el tribunal supremo, a los que Slenius hacía referencia, nunca han aspirado a esclarecer la verdad. Algo que deja bien a las claras la nota ─que no vio la luz en los medios de comunicación─, “sobre el curso de la investigación de los hechos constitutivos de delito, acaecidos en Vilna, el 13 de enero de 1991” y que el entonces fiscal general de la URSS, N.Trubin, enviase al Soviet Supremo de la URSS.

    En ella, Trubin informaba, que ya el “13 de enero de 1991 el fiscal de la guarnición de Vilna ha abierto investigación por posible crimen, de acuerdo a lo establecido en el punto “b” del artículo 274 del Código Penal de la RSS de Lituania (abuso de poder por parte de militares)”.

    El intento de que el grupo de investigadores de la fiscalía de la URSS y de la fiscalía lituana, llevasen a cabo una investigación conjunta de los sucesos junto a la televisión, no tuvo éxito: los lituanos lo rechazaron. Por cierto, que los investigadores de la Fiscalía de la URSS, interrogaron a más de 600 militares, milicianos, testigos de los acontecimientos, así como a otros testigos. Más adelante, Trubin, informa: “Los múltiples testimonios de los militares, milicianos y testigos de los acontecimientos, las copias de la investigación del responsable judicial forense y las conclusiones periciales sobre las causas de la muerte de algunos fallecidos, las conclusiones preliminares de los investigadores forenses, los protocolos de la inspección del lugar de los acontecimientos y demás testimonios, indican que la mayoría de los fallecidos junto a la torre de televisión en realidad no cayeron víctimas de los disparos efectuados por los soldados o por la incursión de los tanques, sino por los disparos de sus propios hombres armados, el atropellamiento por vehículos convencionales y otras causas…

    A juzgar por la trayectoria de las heridas, como se indica en el informe de la oficina judicial forense de Lituania, 6 de los fallecidos resultaron muertos al recibir entre 1 y 7 impactos de bala desde diferentes puntos, incluyendo los disparos efectuados desde altura (algo que ya denuncia Paleckis en el juicio, junto a otros testigos, V.T) y por la espalda, es decir no por los militares que se encontraban frente a ellos, sino por gente armada durante el tiroteo, desde el edificio de la televisión y desde los tejados de los edificios colindantes (algo que también relataron los testigos en el juicio. V.T) contra las tropas que se encontraban junto a la sede de la televisión, junto a la multitud de civiles. Según testimonian los que presenciaron el tiroteo, donde había balas trazadoras, las tropas ciertamente, según declararon en los interrogatorios, se ocultaban detrás de los vehículos blindados, mientras la gente que se encontraba entre la muchedumbre caía al suelo (como ya se ha dicho, las tropas no contaban entre su munición con balas trazadoras).

    Además, algunos de los testigos apuntan a que esa gente armada, había ya comenzado a disparar contra el gentío que se agolpaba junto a la torre, incluso antes de la llegada de las tropas al edificio. En consecuencia, los fallecidos podrían haber muerto durante ese fuego que abrieron sobre la gente (comparar con los actuales testimonios de los testigos en el proceso de Vilna. V.T), por lo que su muerte por obra de las tropas queda excluida”

    Pero los falsificadores, es evidente que no necesitaban estos materiales que ya obraban en su poder en 1991, pues venían a desenmascarar una mentira cómoda para ellos, que rige ya dos décadas.

    Declarar que la búsqueda de la verdad ofende la memoria de los caídos, es el colmo del cinismo de los falsificadores. Para ellos la verdad no significa nada. Por eso el fiscal Slenius declaró que Paleckis “con sus manifestaciones públicas, hechas a través de los medios de comunicación, ofende la memoria de aquellos que cayeron y sufrieron en la lucha por la restauración de la independencia, y de sus familiares y personas cercanas. Los motivos por los que hizo esto, no tiene importancia para la opinión pública”. En realidad son las falsificaciones las que ofenden la memoria de los fallecidos. Entre los que cayeron esa noche, se encontraba el teniente del KGB, V. Shatskij, falleció en cumplimiento de su deber, y su memoria no merece ser ofendida. Mientras, en su “nota informativa” dirigida al Soviet Supremo de la URSS, el fiscal General, Trubin, informaba a los diputados:

    “la afirmación de los trabajadores de la fiscalía Lituana sobre que el teniente del KGB Shatskij cayó muerto por un disparo en la espalda proveniente de sus camaradas en la tropa, se refuta por el testimonio de una testigo, interrogada sobre los hechos, quien afirma como ella vio que un hombre desconocido, que se encontraba entre la multitud, vestido de civil, le disparó por la espalda y éste cayó”.

    Entonces la Fiscalía de Lituania ofreció otra versión igual de inconsistente: “La consiguiente afirmación de los investigadores de la fiscalía lituana sobre que Shatskij cayó muerto por una bala rebotada del calibre 5,45 mm, se desmiente por la conclusión de la comisión de peritos, donde se afirma que el disparo fue hecho a bocajarro, y que una bala rebotada no pudo haber atravesado el chaleco antibalas”.

    Un régimen que llega al poder con ayuda de la falsificación de la historia y que continúa aferrándose a la adulteración de la realidad, no puede ser firme y durar mucho tiempo, ya sea en Lituania, Rusia o cualquier otro país.

    http://gazeta-pravda.ru/content/view/9564/34/
    Artículo relacionado:http://josafatscomin.blogspot.com/2011/10/entrevista-algirdas-paleckis.html


    Enlace directo al sitio original = http://josafatscomin.blogspot.com/2011/11/lituania-caso-paleckis.html

      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 11:08 am