"Nuestro rescate global del Che Guevara" - texto de Sara Gutiérrez – publicado en la web del Partido de la Liberación de Argentina - año 1996

avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

"Nuestro rescate global del Che Guevara" - texto de Sara Gutiérrez – publicado en la web del Partido de la Liberación de Argentina - año 1996 Empty "Nuestro rescate global del Che Guevara" - texto de Sara Gutiérrez – publicado en la web del Partido de la Liberación de Argentina - año 1996

Mensaje por pedrocasca el Vie Nov 25, 2011 7:26 pm

Nuestro rescate global del Che Guevara

texto de Sara Gutiérrez – publicado en la web del Partido de la Liberación de Argentina - año 1996

El comandante Che Guevara fue fusilado en la escuelita de La Higuera, Bolivia, el 8 de octubre de 1967, por orden del imperialismo yanqui, la CIA y los generales bolivianos. Su cadáver fue "desaparecido" para que los pueblos no le rindieran homenaje en un lugar determinado y los homenajes fueron llegando lo mismo. En todas partes y en todo el mundo.

El imperialismo quiso silenciar la figura del Che en una primera etapa y luego reducirlo a un ícono, mero romántico o aventurero. Pero también esas maniobras fueron superadas. La consigna de "Che Vive" se difundió. El ejemplo del Guerrillero Heroico comenzó a atraer a sectores crecientes de la juventud y sectores obreros y populares.

Estamos a un año de que se cumplan 30 años desde su caída en combate en la Quebrada del Yuro, en Ñancahuazu. Seguramente con ese motivo se harán este año y especialmente el siguiente muchos actos y homenajes. Y está bien que así sea, con la condición de que no se caiga en el error de creer que el homenaje al Che se rinde con un acto. No. El homenaje tiene que ser en la militancia de todos los días, en el enfrentamiento al imperialismo y las oligarquías, en la construcción del socialismo, en la unidad de las fuerzas revolucionarias y en el avance de los partidos marxista-leninistas.

Cómo será de grande la figura del Che que incluso sectores de la burguesía nacional y de la "centroizquierda" dicen admirar su modelo ético.

Por otro lado, sectores nacionalistas y antiimperialistas rescatan del Che su coraje y audacia en la lucha, lo que sin duda fue uno de sus importantes atributos. Pero se quedan en eso.

El Partido de la Liberación (PL) tiene su propio enfoque para un rescate global de la figura, el pensamiento y la acción revolucionaria del comandante.

Coincidimos con la visión estratégica del Che respecto a la vía revolucionaria como la única apta para destruir el estado imperialista-oligárquico-burgués, su soporte represivo, y tomar el poder político. Como él puntualizó: "si no se alcanza el poder, todas las demás conquistas son inestables, insuficientes, incapaces de dar las soluciones que se necesitan" ("Cuba, ¿excepción histórica o vanguardia en la lucha contra el colonialismo?").

El actual marco latinoamericano, donde recrudecen las acciones guerrilleras en México, Colombia y Perú, mientras suben las rebeliones campesinas en Brasil y las puebladas de trabajadores en Argentina, indica que las orientaciones estratégicas del Che tienen terreno fértil. Esto es así a pesar de los decretos de "fin de la historia" y de las ideologías que tanto se emitieron a principios de los ’90.

El llamamiento del Che a combatir el imperialismo donde quiera que esté, a no confiar en éste "ni un tantico así", a que toda nuestra acción sea un grito de guerra contra el imperialismo, etc, tiene cada día mayor validez.

Los yanquis y demás socios del "Grupo de los 7" están superexplotando más que nunca a los pueblos dependientes (del "mal desarrollo", diría el Che). La deuda externa de Latinoamérica llegó a 616 mil millones de dólares, a pesar que desde 1982 pagó fortunas en intereses y amortizaciones, entregando -además- el conjunto de las empresas públicas con la consiguiente desocupación y entrega nacional.

El imperialismo no es sólo explotación económica y financiera. Su agresividad es esencialmente política y militar, como se vio con las sangrientas invasiones de los marines contra Grenada, Panamá y Haití. Sigue el bloqueo contra Cuba, agravado con la ley Helms-Burton. En la Guerra del Golfo los yanquis mataron a 200.000 iraquíes y posteriormente murió más de medio millón de niños en ese país a causa del embargo. En la guerra de Bosnia, promovida por el imperialismo yanqui y alemán para desmembrar a Yugoslavia, hubo más de 300.000 muertos.

La concepción guevarista de combatir al imperialismo tiene hoy en día mucha significación, en contraste con las valoraciones de Mijail Gorbachov y la "perestroika", que plantearon falazmente que el imperialismo había mudado su esencia agresiva por una política "realista".

Nos parece bien orientada la política de "crear dos, tres, muchos Vietnam" para combatir al imperialismo.

Obviamente que el desarrollo de las guerras populares en cada país no se resuelven con meras voluntad y audacia. Pero aquellas que se desarrollan, tienen que golpear coordinadamente al imperialismo y sus socios con la más amplia movilización de las masas, tal como lo hicieron los vietnamitas bajo la dirección de Ho Chi minh.

Aunque mucho se ha identificado al Che con el núcleo guerrillero rural, él planteó la lucha de guerrillas como un método, sin descartar la rebelión obrera urbana y las combinaciones entre esas formas. Además, por supuesto, advirtió que la lucha armada conduciría al desastre si previamente las masas no habían agotado su confianza en la democracia burguesa y en los métodos legales de lucha.

La unidad contra el imperialismo no es sólo una necesidad de los pueblos que llevan adelante procesos revolucionarios. Es también una obligación para los demás pueblos y partidos, y especialmente de los países socialistas. Lo dijo el Che en la Conferencia Afro-Asiática de Solidaridad en 1965: "cada vez que se libera un país es una derrota del sistema imperialista mundial. Por lo tanto a los países socialistas les interesa como cosa vital que se produzcan esos desgajamientos y es nuestro deber internacional el contribuir con nuestros esfuerzos a que la liberación se haga lo más rápida y profundamente que sea posible".

Justamente la falta de cumplimiento de los países socialistas de ese deber revolucionario, primero con Kruschov y luego con Gorbachov, fue uno de los motivos que permitieron los contragolpes del imperialismo y la crisis del bloque socialista. Hoy mismo, por ejemplo, la lucha revolucionaria surgida en México no está rodeada de solidaridad de los países socialistas sobrevivientes al desmoronamiento.

En relación a la construcción del socialismo, las propuestas y experiencias del Che se ubicaron en las antípodas de las tendencias reformistas, burocráticas y restauracionistas que ya en los ’60 levantaron cabeza en la URSS, Yugoslavia y otros países. Cuando regresó de un viaje a Belgrado calificó al modelo del mariscal Tito como "un capitalismo empresarial con una distribución socialista de las ganancias". Agregó que las empresas yugoslavas "luchan entre ellas dentro del mercado nacional como una entidad privada capitalista".

La propuesta del Che, en cambio, era el plan estatal para guiar la producción social. Concebía al socialismo tanto en su base material como en los factores de conciencia, la ideología y la política. Aclaró que "el socialismo económico sin la moral comunista no me interesa", en una obvia crítica a las tendencias predominantes en buena parte del bloque socialista de entonces.

El Che se negaba a construir el socialismo con "las armas melladas" legadas por el capitalismo: ley del valor, rol central del mercado, alienación de los trabajadores, estímulos salariales como centrales, etc.

Visto lo que ocurrió con la debacle del campo socialista en el ’90, surge claro quién tenía razón y quién no. Pese al bloqueo yanqui desde 1962 y la ruptura del comercio con el exbloque socialista, la isla de Cuba se mantuvo de pie frente al imperio. Algo habrán tenido que ver en esa continuidad los puntos de vista del Che y Fidel.

Todas las tareas políticas y económicas, nacionales e internacionales, que se plantearon el Che, Fidel y sus camaradas, requirieron de un partido marxista-leninista. En rigor de verdad, su planteo en una primera etapa fue un movimiento político-militar (el Movimiento 26 de julio y el Ejército Rebelde) durante la etapa de Sierra Maestra, y su transformación en el partido luego de la toma del poder. El partido marxista-leninista fue, eso sí, la herramienta imprescindible para la construcción del socialismo.

Desde 1961 se proclamó el carácter socialista de la revolución y se avanzó desde las ORI (Organizaciones Revolucionarias Integradas) y el PURS (Partido Unificado de la Revolución Socialista) hacia el actual Partido Comunista de Cuba.

En este sentido el Che adhería al marxismo-leninismo, al que hizo importantes contribuciones teóricas y prácticas. Fue un comunista cabal, un internacionalista que luchó en Cuba, en el Congo y en Bolivia; que desempeñó funciones de comandante guerrillero, presidente del Banco Nacional, del departamento de industria del INTA, organizador de las Milicias Nacionales Revolucionarias, representante diplomático ante la OEA y asambleas generales de la ONU, etc.

El marxismo-leninismo y el partido de vanguardia tienen que construirse y mostrar su condición de tal en medio de la lucha de clases. Como sostenía el Che, "el deber de los revolucionarios es aprovechar cabalmente ese cambio de la correlación de fuezas y hacer las revoluciones". El pensamiento del Che, como resultado de la revolución cubana, resaltó el rol de la vanguardia revolucionaria, de los factores subjetivos y de la conciencia, como palancas para acelerar los tiempos de la revolución, dentro de ciertos límites objetivos.

En medio de la transitoria hegemonía de las concepciones reformistas en el movimiento popular de nuestro país y el continente, aunque ya sin el predicamento de unos años atrás, volver al ideario de avanzada del Che nos ayudará a romper con esa hegemonía, derrotar al reformismo y el populismo y hacer avanzar la lucha revolucionaria.

    Fecha y hora actual: Miér Feb 26, 2020 9:38 pm