"Reflexiones acerca de la familia" - publicado en 2011 en el blog Agitación y Propaganda - en los mensajes hay otro texto relacionado - Interesante

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    "Reflexiones acerca de la familia" - publicado en 2011 en el blog Agitación y Propaganda - en los mensajes hay otro texto relacionado - Interesante

    Mensaje por pedrocasca el Sáb Nov 19, 2011 12:28 pm

    Reflexiones acerca de la familia

    tomado del blog Agitación y Propaganda – noviembre de 2011

    Uno de los aspectos más destacados a lo largo de la evolución histórica, fundamentalmente en la edad media, moderna y contemporánea a nivel social es, sin duda alguna, el aspecto de la familia.

    En recientes estudios se afirmaba que la familia había sido elegida, entre otros, por la mayoría del pueblo del estado español como “la mejor forma de organización social” y es que, como se afirmaría en una larga tradición desde Aristóteles a nuestros días, el elemento de la familia ha sido considerado como un aspecto fundamental y un pilar básico sobre el cual se asienta y organiza la sociedad a lo largo de la historia.

    A pesar de que tanto su esencia en si haya sido criticada y cuestionada a lo largo de la historia (Sócrates, Engels, Marx, Bakunin, Kollontai ...) así como el papel jugado por la mujer dentro de ella incluso dentro del mundo cristiano (los apócrifos) no hay duda que no obstante, la figura de la familia tradicional o moderna ha subsistido y es hoy en día un elemento incuestionable y omnipresente en nuestras sociedades, hasta el punto de que dudar o vivir al margen de ella, produce extrañeza, asombro o en algunos casos, marginalidad por parte de la mayoría social.

    El patriarcado, ya en la época prehistórica como lo definió Engels, surge con el surgimiento de la propiedad privada y la acumulación por parte de ciertos sectores de la sociedad, y con el surgimiento del papel de la guerra y la violencia, como ya definiría Beauvoir, monopolizado por los hombres, se reduce el papel de la mujer al ámbito domestico y la crianza y sustento de los hijos de la familia; había nacido formalmente la familia.

    Como vemos, la familia surge en un periodo histórico mucho anterior al capitalismo, al feudalismo, e incluso al esclavismo clásico, y es de alguna manera ese patriarcado el que, como hilo conductor, esta presente en todos aquellos periodos históricos.

    Ya en época clásica, encontramos la dialéctica en torno a la cuestión socio-familiar, y como fiel ejemplo de la lucha de clases entre hombres libres y esclavos, la cuestión familiar también lleva inmersa en la Grecia clásica la problemática de la interpretación moviéndose entre la concepción tradicionalista y conservadora de Aristóteles frente a una concepción mas abierta propugnada por Sócrates a favor de la crianza comunal de los hijos.

    De esta forma, el modelo clásico de familia se mantiene en toda la edad media y moderna, entendida además como lugar de producción económica, definida por los ideólogos ilustrados de esta como Rousseau o Hegel, en la cual se mantiene un papel subordinado a la mujer, y la familia como plasmación individual del estado absoluto.

    Con el surgimiento de la revolución industrial, se produce una modificación y adaptación de esta familia tradicional y se pasa al modelo de familia burguesa, donde si bien el patriarcado fue y es el pilar base, la familia pasa a ser de lugar de producción a lugar de consumo, y se asientan los pilares fundamentales del moderno concepto de familia. Dotando de una serie de derechos mínimos a la mujer (educación y voto) se la cree libre y liberada, dotando de una serie de derechos mínimos a la familia (matrimonio libre, igualdad teórica del demos familiar...) se la cree moderna, justa y democrática.

    Además, desde los diversos medios político-religiosos, se vende desde el siglo XIX-XX la idea de que no se puede vivir al margen de la familia burguesa, de que es el pilar básico y clave del sustento social y ello, por desgracia, como esencia del patriarcado, pasa y cala a todas las ideologías, burguesas y proletarias. La burguesía hace suyo el concepto de familia moderna y actual (modelo parental exclusivo hombre-mujer, matrimonio cristiano, hijos educados en obediencia a los padres, jerarquía dura y estricta, sometimiento de la mujer al varón) y lo generaliza entre el proletariado, de forma que la variación de este modelo será un duro escoyo que el movimiento obrero deberá superar.

    Karl Marx y Federico Engels, en el “El Manifiesto Comunista” , hablan ya de la necesidad real de quebrar la familia burguesa y la idea de familia moral, y que solo con la disolución de la familia se conseguirá la disolución de la sociedad burguesa y las diferencias de clase que, en el ámbito intimo y familiar encuentran sus sustento básico para mantener y reproducir fielmente el modelo del estado burgués.

    Federico Engels, en su obra “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” llama a disolver los vínculos familiares y teoriza sobre una sociedad socialista al margen de estos, poniendo además, ejemplos históricos sobre diversas formas de organización social al margen de la clásica estructura judeo-cristiana de organización familiar, ofreciendo como solución un modo de vida colectivo y socialista.

    El pensador anarquista Mijail Bakunin también habla a finales del siglo XIX a romper con los lazos clásicos de la burguesía, que oprimen a la mujer, y que pervive el modelo capitalista y burgués del estado a nivel intimo en cada casa, en cada hogar. En su obra “La mujer, el matrimonio y la familia” el anarquista ruso habla también de la abolición de la familia a favor de la libre unión personal, la educación y crianza colectiva de los hijos en sociedad, que pasan de ser propiedad privada de la familia burguesa, individualista y egoísta a ser parte de la sociedad socialista y colectiva y el matrimonio una lacra del pasado totalitario de la burguesía.

    Con la llegada de finales del siglo XIX y el siglo XX, no obstante, la socialdemocracia, infiltración de la burguesía en el movimiento obrero, consigue vaciar de contenido político las proclamas de Engels y Bakunin y acepta el modelo tradicional y tradicionalista de familia, reubica nuevamente a la mujer a la tiranía de la familia (hogar, hijos, marido) de la que había sido liberada por un breve espacio de tiempo en la incipiente teoría del socialismo científico y consigue con ello influir a las nuevas y jóvenes generaciones de socialistas en todo el mundo.

    Y es que, a pesar de contar con destacados ejemplos de honradez revolucionaria como Lenin o Kropotkin, el modelo de familia tradicional consigue convertirse en vehicular en los estados burgueses y consigue infiltrarse en algunas de las primeras experiencias socialistas.

    Sin embargo, es aquí donde aparece la teoría del proletariado, el marxismo revolucionario en su pleno apogeo, como el arma de la clase obrera para golpear en plena frente el modelo patriarcal de familia y sociedad y reventar las cadenas de la opresión familiar tradicional.

    Así, en el siglo XX y al calor de la revolución obrera rusa de 1917 surge la figura de Alexandra Kollontai, la cual en sus múltiples obras (“La nueva moral y la clase obrera”, “Las bases sociales de la cuestión femenina”, “Autobiografía de una mujer comunista sexualmente emancipada” ...) asienta las bases de lo que será el pensamiento marxista revolucionario y la lucha de clases por fin, en el ámbito familiar.

    De la misma forma que Wollstonecraft criticaba a Rousseau haber llevado la revolución científica a todos los ámbitos de la vida salvo en el ámbito familiar e intimo, Kollontai rompe con las bases de la familia y la moral burguesa, criticando para ello a socialistas sexual y familiarmente no emancipados que se niegan a romper con este modelo. Lleva la lucha de clases al hogar, y consigue colocar la teoría revolucionaria de la moral por encima de la concepción clásica de la burguesía.

    Así, Kollontai recoge el testigo de luchadoras como Zetkin, Luxemburg o Krupskaia, pero consigue acertar a diferencia de sus compañeras al colocar acertadamente la lucha feminista autónoma e independiente a la lucha general obrera, al poder contemplar desde época temprana como algunos sectores masculinos, embriagados de patriarcalismo, ignoran los problemas de la mujer o se resisten a la disolución de la familia y la liberación sexual.

    A ellos, responderá Kollontai afirmando que “la mujer no depende ya del hombre” que la lucha feminista y por la liberación esta en el día a día coherente y no en fechas mas o menos emblemáticas como el 8 de marzo o de palabras huecas, afirma la necesidad de romper y destruir, como afirmaron Marx, Engels, y Bakunin la familia burguesa como una carga de la mujer en la sociedad, afirma la necesidad de la crianza colectiva de los hijxs por parte del estado obrero socialista (educación, vestido, alojamiento, sustento con casas, guarderías, jardines de infancia, colonias de niños, comedores, sanatorios …) para liberar a la mujer de la tiranía familiar de antaño, todo ello financiado y asumido por parte del estado, con el objeto de limitar el aspecto individualista de la familia burguesa, el matrimonio también deberá desaparecer y dejara de ser un contrato o atadura para ser sustituido por la unión libre y personal de las personas, deroga la prostitución, (elemento de indudable herencia del patriarcado y la familia tradicional burguesa y cristiana, y en el que se refugiaban los varones por el casticismo moral) y propone la liberación sexual absoluta, el amor libre y la libre relación sentimental y sexual de hombres y mujeres.

    Como vemos, Kollontai pone el dedo en la yaga que mas dolía al pensamiento burgués; disolución de la familia y liberación sexual. Estos dos elementos han ido siempre íntimamente unidos y ligados en la familia tradicional burguesa (familia como obediencia y sexualidad dentro de ella como sometimiento). La mujer y el hombre ahora podían relacionarse libremente con quien quisieran al margen de las costumbres morales, obligaciones familiares y validaciones antes instituciones civiles o religiosas.

    Este ejemplo también se pudo vivir brevemente en los diversos pueblos del estado español en la guerra contra el fascismo de 1936-1939 donde se vive un proceso de ruptura del modelo de familia burguesa en pos del modelo revolucionario y socialista de relaciones sociales entre las personas. Este concepto escuece y mucho en los sectores mas reaccionarios de la sociedad.

    La familia, el hogar, la casa…es un campo de batalla. Es un campo de batalla más donde se debe librar la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado. Cada hogar, cada lumbre, cada cocina…es una batalla mas que ganar en la guerra general contra la reacción. Por ello, debemos erradicar el concepto de la familia burguesa.

    Porque la burguesía prefiere antes un modelo social-fascista de familia antes que el modelo de relación social que Alexandra Kollontai proponía para la mujer y la sociedad. Sin disolución de la familia burguesa, no habrá liberación de la mujer, y sin liberación de la mujer es imposible la realización del socialismo y la revolución proletaria en su totalidad.

    Para ello, se deben reventar desde dentro los lazos tradicionales de la familia, basarse en la unión libre y voluntaria de las personas indistintamente de su orientación o postura sexual, derogando por fin y para ello toda forma jurídica de matrimonio, de forma que no se tenga que validar ante nadie la unión libre de dos seres humanos, asentando un modelo de relación sexual y sexualidad libre, abierta y sin complejos, educando a los hijos de la clase obrera, si hay un acuerdo común, entre todos, en instituciones creadas por la sociedad socialista, como responsabilidad colectiva de todos y no personal de unos pocos, y desarrollando los mismos derechos para todos, pero sin por ello, como dicen los miembros de la burguesía, perfectamente ejemplificado en los ataques a la URSS, pretender "arrebatar", o "robar" a los hijos de los brazos de sus madres o padres, si no basándonos en un concepto de familia común o social, con el consentimiento de todos.

    La familia burguesa, lo quieran o no los ideólogos de la burguesía va encaminada a su destrucción; del modelo de producción al de consumo actual, todo se va degenerando hasta su destrucción total y absoluta.

    La liberación revolucionaria deberá desarrollarse a nivel de clase y a nivel de genero, todo ello de forma simultanea, y es por ello que la lucha de clases debe llevarse dentro de la familia, vencer a los ideólogos y tendencias reaccionarias que aun pretenden conservar el modelo tradicional de familia burguesa, frenando los avances del proletariado en su afán por construir un mundo nuevo, una nueva sociedad y construirla desde las ruinas y las ceniza del viejo mundo burgués.

    Y de el, en un concepto dialéctico, nace y muere la familia burguesa, que es y ha sido siempre la translación del poder estatal a cada hogar, la prerrogativa que el monarca absoluto concedía a cada varón “pater familias” para que en cada hogar perviviera el modelo del estado absoluto; reproducir el modelo económico de producción mercantil-capitalista, el modelo moral cristiano y el modelo social clasista y desigual en cada hogar, en cada casa, hacer “de cada casa un pequeño estado” una pequeña reproducción intima del estado absoluto.

    Así lo definía ya en el siglo XIX el propio Engels, el cual ya veía esta misma situación, este mismo parangón de la familia nuclear patriarcal que lo vemos hoy en día, como una reproducción de la sociedad de clases, como una unidad económica, en la cual, y según decía el mismo;

    "En el seno de la familia, el varón representa al burgués, y la mujer al proletariado"

    ¿Quien, después, de ver esos antecedentes, puede dudar o negar la disolución de ese modelo de familia burguesa, cadena de la mujer, modelo continuador del estado?

    Y es que como dijo la feminista Kate Millett, la familia burguesa, tal y como se entiende actualmente, debe desaparecer.



    Última edición por pedrocasca el Sáb Nov 03, 2012 2:46 pm, editado 1 vez

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "Reflexiones acerca de la familia" - publicado en 2011 en el blog Agitación y Propaganda - en los mensajes hay otro texto relacionado - Interesante

    Mensaje por pedrocasca el Sáb Nov 03, 2012 2:45 pm

    Texto publicado en el blog Maoísmo línea roja acerca de la familia:

    -La familia, el frente interno

    Mao Tsetung nos enseña que en toda sociedad dividida en clases sociales, todas las ideas sin excepción llevan un sello de clase. Esto debemos tenerlo muy presente al momento de analizar el carácter de la familia y su incidencia en la vida de los comunistas.

    La familia, dentro del capitalismo, es una institución tradicional, núcleo económico y cultural de la vieja sociedad, por lo tanto de una u otra forma, directa o indirectamente, termina reproduciendo el sistema. Más aun, el código civil burgués de Ecuador, así como de la gran mayoría de países concibe al matrimonio como un “contrato solemne, entre un hombre y una mujer, para procrear, cuidarse mutuamente y generar una sociedad de bienes”. Si los comunistas no comprendemos profundamente esta verdad, corremos el riesgo de ser absorbidos por el sistema.

    Los comunistas tenemos dos tipos de familias: la vieja familia sanguínea-biológica, y la nueva familia ideológica que es el Partido Comunista; a la primera la denominamos el frente interno pues por periodos prolongados convivimos con ellos de una u otra forma.

    El sistema capitalista, como decía Lenin, se reproduce una y mil veces, de muchas formas en la vida cotidiana inclusive de la pequeña producción. Por tanto el sistema tiene como mecanismo de ordenamiento y control social no solo a las fuerzas represivas, sino otros instrumentos –como la familia- que son más sutiles, más refinados, pero no por eso menos eficaces. ¿A qué comunista no le sucede o lo sucedió que la vieja familia sanguínea le juzga mal por ser ateo?, ¿Acaso no presionan los tíos, primos, etc., porque el camarada “ya tiene 30 años” y no se casa, no tiene hijos?, ¿No plantean los novios y novias una vida “cómoda” y “color de rosa” que no está en la agenda de los comunistas?. Con esto no pretendemos negar la posibilidad de la existencia de familias democráticas o incluso comunistas, pero en este sistema eso es la excepción y no la regla.

    Debemos manejar con estrategia al frente interno, o bien democratizarlo o lograr una relativa neutralidad de ellos hacia nuestra ideología y acciones. Y lo más importante, no ceder al chantaje sentimentalista pequeño-burgués que es usual para quebrar la moral de los comunistas.

    Si no fuera por nuestra propia experiencia, aún creeríamos que estos temas son ligeros y no tienen peso dentro de la vida del Partido. Pero la vida nos ha demostrado lo contrario. Algunos desertaron presionados por sus familias, chantajeados económica y moralmente, pero sobretodo porque nunca tuvieron una posición marxista al respecto. Planteamos que con los frentes internos debemos ser equilibrados: nadie niega el cariño que se puede sentir y dar hacia los padres, hijos, hermanos, novia, etc., pero de ahí a que nos dejemos chantajear por ese sentimiento, hay una gran diferencia entre ser un pequeño-burgués que juega a hacer la revolución, y un comunista que, firme en sus principios y convicciones, no se deja quebrar.

    Más aún, los comunistas debemos aferrarnos a nuestra segunda familia, el Partido. Debemos generar un ambiente de camaradería, respeto y apoyo mutuo entre los comunistas, pues al fin y al cabo la familia sanguínea se acaba: los padres envejecen y se mueren, los hijos van creciendo y se van, buscan su propio camino; los hermanos hacen lo mismo, las parejas se separan…lo único que nos queda fijo a los comunistas es el Partido, aún cuando el Partido sufra un grave revés o lo destruyan, seguirá siendo el Partido, los que quedemos del Partido para reconstituirlo, para seguir adelante, esa es nuestra verdadera familia, con quienes nos unimos por un gran ideal, por la transformación revolucionaria de la sociedad.

    Paulina
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 99
    Reputación : 99
    Fecha de inscripción : 29/09/2011

    Re: "Reflexiones acerca de la familia" - publicado en 2011 en el blog Agitación y Propaganda - en los mensajes hay otro texto relacionado - Interesante

    Mensaje por Paulina el Lun Nov 05, 2012 11:33 pm

    "Karl Marx y Federico Engels, en el “El Manifiesto Comunista” , hablan ya de la necesidad real de quebrar la familia burguesa y la idea de familia moral, y que solo con la disolución de la familia se conseguirá la disolución de la sociedad burguesa y las diferencias de clase que, en el ámbito intimo y familiar encuentran sus sustento básico para mantener y reproducir fielmente el modelo del estado burgués."


    Me creo yo que en el Manifiesto comunista lo que se dice es que con la disolución de la sociedad burguesa y la toma del poder proletariado cambiara notablemente el papel de la mujer y la familia. Nunca lei yo en el Manifiesto Comunista que se disuelva la sociedad burguesa al disoverse la familia burguesa.

    Al eliminarse la propiedad privada y apropiarse el estado proletario de los medios de producción, al colectivizar los servicios que atañen a las tareas del hogar (lavanderias publicas, casa-cuna, comedores publicos,...)la familia cambia su carácter y lo que es mas importante desaparece el sentido de propiedad. Claro esta que la moral proletaria llevara mínimo la mitad de tiempo de lo que llevó asumir la moral burguesa.
    Por el contrario, actualmente el carácter de la familia bajo el capitalismo está cambiando por la incorporación de la mujer a la producción social, con leyes que la posibilitan la existencia de guarderías, de comedores, etc. pero ha de pagar por ello. Y no por ello cambia la sociedad (por el contrario se la aplica la violencia física y psíquica) Es una mujer independiente que decide quedarse cuidando de los hijos para evitar ser explotda y vapuleada por el empresasio, o que decide ir al mercado de trabajo para escapar de las tareas que la ahogan en el hogar; y es un hombre que si acepta la incorporación de la mujer a la producción y permite que cree riquezas y se las apropie, no le importa quedarse en casa mientras ella trabaja o un hombre que prefiere compartir las tareas del hogar pero sin que la mujer trabaje o aquel hombre debil que no aceptando la independencia de decisión, la libertar de elegir para ella desde ella misma la porrea o asesina; etc..

    Es decir que lo que realmente da carácter burgués a la sociedad y a la familia es la existencia de la propiedad privada y su acumulación, la acumulación de capital privado. La mujer puede formar su propia familia siendo ella la cabeza visible, incluso diría más, las familias entre parejas del mismo sexo pero no por ello desaparece la sociedad burguesa. Esta familias también llevan el sello de propiedad privada por darse en una sociedad burguesa y no al contrario.

    "Federico Engels, en su obra “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” llama a disolver los vínculos familiares y teoriza sobre una sociedad socialista al margen de estos, poniendo además, ejemplos históricos sobre diversas formas de organización social al margen de la clásica estructura judeo-cristiana de organización familiar, ofreciendo como solución un modo de vida colectivo y socialista."

    Tampo he leído yo que en la mencionada obra Engels llame disolver nada sino a destruir la sociedad capitalista y por tanto la sociedad burguesa. Desarrolla el materialismo dialéctico, estudia el desarrollo de la sociedad y como cambian en su desarrollo las relaciones entre los individuos y el concepto de familia, llegando a la conclusión de que las contradicciones sociales del capitalimo empujan hacia la socialización de los medio de producción y que bajo la sociedad socialista, resultada de la lucha de clases, el concepto de familia será muy diferente pues habrá desaparecido la propiedad privada y por lo tanto la moral que nos lleva a cada uno de nosotros a decir esto es mio y aquello también. No dice Engels que al destruirse la familia se facilita el cambio de moral y por tanto la disolución de la sociedad burguesa.

    "Así, Kollontai recoge el testigo de luchadoras como Zetkin, Luxemburg o Krupskaia, pero consigue acertar a diferencia de sus compañeras al colocar acertadamente la lucha feminista autónoma e independiente a la lucha general obrera, al poder contemplar desde época temprana como algunos sectores masculinos, embriagados de patriarcalismo, ignoran los problemas de la mujer o se resisten a la disolución de la familia y la liberación sexual."

    Este párrafo no es correcto. Nunca Kollontai separo la lucha de la mujer de la lucha general de la clase obrera. En lo que acertó es en dialécticamente desvelar como se fue dando la evolución de la mujer en la sociead llegando a la conclusión de que se debía fundamentalmente a la realicón que la mujer tenía con respecto a la producción social y los medio sde producción. Por eso nunca separo una lucha de la otra.

    Palabras de Kollontay en su libro "La mujer en el desarrollo social":

    "Todo observador independiente y sin prejuicios podrá afirmar fácilmente que existe una contradicción entre el reconocimiento de la mujer como fuerza de trabajo útil socialmente y su discriminación por las leyes burguesa vigentes. A esa contradicción entre la importancia del trabajo femenino en la producción, por una lado, y la falta de derechos de la mujer en el aspecto político y social, pero asimismo la tutela adicional del marido -quien hace ya tiempo ha dejado de ser su "sustentador"- debemos agradecer por lo tanto inicialmente el nacimiento del "problema de la mujer" " (A.Kollontai, La mujer en el desarrollo social. 7.-las causas "del problema de la mujer")

    "Por lo tanto no es la petición de igualdad de derechos la que ha impulsado a la mujer a la vida profesional, sino exactamente a la inversa: el papel de la mujer en la producción es la que ha originado su reivinciación de derechos sociales iguales" (Idem)

    "El "movimiento femenino" fue, por lo tanto, el resultado de una contradicción tópica del capitalismo: la proporción en aumento de las mujeres en la producción no compaginaba de ninguna manera con su persistente discriminación en la sociedad, matrimonio y estado... El movimiento femenino burgués se separó en el siglo XIX del movimiento político de los varones burgueses...Su principal objetivo era el reconocimiento de la igualdad de los derechos de la mujer y del hombre en todos los campos dentro del cuadro de la sociedad capitalista-burguesa establecida....Naturalmente, la realidad demostró que las propugnadoras burguesas de los derechos femeninos no hacían otra cosa que defender las exisgencias e intereses de las mujeres burguesas, con lo que no queremos excluir en absoluto que el movimiento femenino burgués reclutara adeptas en las capas sociales más distintas...

    En su igenuidad, las feministas intentaron trasladar la lucha por los derechos de la mujer del fundamento estable de lucha de clases al terreno de lucha de sexos...

    El movimiento femenino proletario está ligado de la manera mas estricta e inseparable con el resto del movimiento obrero y es sencillamente una parte integrante orgánica de éste. Sin embargo reincidiríamos en el error de las feministas burguesas si negáramos que no se diferencian la situación de la parte masculina y femenina del proletariado si sólo afirmarámos que ambas partes tienen en efecto un solo objetivo -el comunismo- y por eso estan unidas de la mejor manera por razón de su común interes de clase. Simplemente debemos recalcar que las propiedades físicas de la mujer y su misión social -dar a luz a sus hijos- existen tanto ahora como también antes y así será cuando se lleve a efecto la equiparacion de derechos en todos los terrenos. Precisamente la circunstancia de que la mujer no es sólo ciudadano del Estado y fuerza de trabajo, sino también madre de sus hijos, la pondrá siempre en situación especial. Esto no lo pudieron ni quisieron entender nunca las feministas. El proletariado no puede prestarse a ignorar estos hechos importantes ccuando ahora se trata de construir nuevas formas de sociedad..

    El movimiento femenino burgués se ha metido en callejon sin salida. Sólo las organizaciones revolucionarias de clase del proletariado indican el camino que deben seguir las mujeres trabajadoras...

    El proletariado es una unidad, es una clase en la que no hay lugar para la guerra entre los sexos y entre cuyos objetivos a largo plazo también se encuentra la liberación de la mujer..." (A. Kollontai La mujer en el desarrollo social. 8.-El movimiento de las feministas y la importancia delas trabajadoras en la lucha de clases)

    En mi opinión que queda claro a qué clase pertenecia la camarada Kollontai, lo poco feminista que era y lo gran marxista; queda claro que nunca manifesto una lucha de géneros y menos desvinculandolo de su clase, sino por el contrario centro y valoro toda lucha de la mujer (burguesa o proletaria) bajo el análisis de la lucha de clase.

    Mis errores, es posible pero no se puede negar lo que Kollontay dejo escrito.

    saludos

    Valentina_
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 935
    Reputación : 1202
    Fecha de inscripción : 30/11/2011
    Localización : Venus.

    Re: "Reflexiones acerca de la familia" - publicado en 2011 en el blog Agitación y Propaganda - en los mensajes hay otro texto relacionado - Interesante

    Mensaje por Valentina_ el Mar Nov 06, 2012 11:39 pm

    me largo-


    Última edición por Valentina_ el Miér Nov 07, 2012 1:42 am, editado 1 vez

    Paulina
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 99
    Reputación : 99
    Fecha de inscripción : 29/09/2011

    Re: "Reflexiones acerca de la familia" - publicado en 2011 en el blog Agitación y Propaganda - en los mensajes hay otro texto relacionado - Interesante

    Mensaje por Paulina el Miér Nov 07, 2012 12:25 am

    Es cierto, soy ignorante en tanto que me gustaría poder saber más de lo que sé pero desgraciadamente con personas como tú -que responde insultando en lugar de rebatir con datos y de forma dialéctica- no se puede aprender nada.

    Deberías mirarte el ombligo de vez en cuando para hablar tan libremente sobre los demás (para lo bueno y lo malo). Se que no seguiras el consejo pero aún así, ...se un poquito mas respetuosa si quieres que te escuchen y sobre todo, que te respeten aunque creo que necesitas primero aprender a respetarte a ti misma. Lo digo por la forma de expresarte.

    salud

    Contenido patrocinado

    Re: "Reflexiones acerca de la familia" - publicado en 2011 en el blog Agitación y Propaganda - en los mensajes hay otro texto relacionado - Interesante

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:42 am


      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 10:42 am